Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por chicoaeseg15 Ayer a las 03:02 pm

» Torreón Maciel
por chicoaeseg15 Ayer a las 02:58 pm

» Torreón Letargo
por Giniroryu 17/11/17, 05:39 pm

» Faro
por Giniroryu 17/11/17, 05:17 pm

» Trama
por Giniroryu 13/11/17, 11:02 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35969 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Sede de los Taumaturgos

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 22 ... 43  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 43.]

1 Sede de los Taumaturgos el 02/08/11, 06:38 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Minarete de madera rojiza de tres plantas decorado con cenefas y arabescos. El interior es amplio principalmente iluminado por antorchas. Se divide en dependencias individuales donde imperan los muebles de madera ignífuga, los colores cálidos y el cuero. También hay áreas comunes como una cocina, dos salas de entrenamiento bien equipadas, un pequeño estudio y un salón decorado con tapices que narran batallas importantes de la historia de la ciudad.

Ver mensajes anteriores (click aquí):


13 Re: Sede de los Taumaturgos el 16/12/13, 11:43 pm

Red


La respuesta del Tap le llegó telepáticamente, lo que le hizo bastante gracia. Sin embargo sus palabras no llegaban en un tono muy alto, y aunque el norteño le había entendido, no había sido una recepción demasiado clara.
-Cuando te venga a ti bien, simplemente avísame con antelación. Ya sabes donde encontrarme -dijo, poniéndose en pie-. Nos vemos Tap, disfruta de nuevo cuerpo -dijo con un gesto de despedida, saliendo de la cocina y perdiéndose escaleras arriba.

Era relativamente pronto para el idrino, pues se había levantado hacía unas pocas horas, así que se cambió en su cuarto y bajó a la sala de entrenamiento con una ropa mas cómoda a pesar de ser de madrugada. Pasó el resto de la noche practicando diversos estilos de combate con su hacha y sin ella, completamente concentrado en lo que estaba haciendo. Disfrutaba de aquellos entrenamientos a falta de una lucha real. No había participado en una pelea de verdad desde la llegada de la Luna, pero aun recordaba con claridad como la adrenalina había recorrido sus venas, como la sed de sangre había ardido en su interior. Había disfrutado aquella batalla, si, la violencia desatada le había resultado atractiva a una parte oscura de su personalidad, una parte que por lo general estaba dormida. Había pocas emociones más grandes que la de jugarse la vida, pues no había apuesta mas alta, excepto, quizá, la de jugarse el alma.

Tampoco descuidó su entrenamiento mágico, y cuando terminó con los ejercicios físicos, el norteño empezó a practicar algunos hechizos de magia ofensiva, cuidándose de apuntar bien a los muñecos de prácticas.

14 Re: Sede de los Taumaturgos el 17/12/13, 12:55 am

Yber


GM
Tap se despidió de Saren y fue hasta la entrada. Antes de salir de la sede, abandonó unos instantes su cuerpo y se materializó para cargar las runas. Hecho eso, abrió la puerta y corrió en dirección a la plaza de los colaespinas. Tenía ganas de probar su muñeco jugando a las ratas eléctrizadas.

15 Re: Sede de los Taumaturgos el 17/12/13, 02:42 am

Poblo


De modo que ahora Tap tenía un cuerpo nuevo, y había recuperado la voz. “Mis problemas se multiplican”
Hice lo posible por bloquear los mensajes telepáticos del repoblador, pero no paraba de repetirlos, y yo tampoco era precisamente un experto en defensas mentales, así que al final acabó consiguiendo decirme lo que quería, haciéndome soltar un gruñido.

Volví a mi cuarto, para terminar de hacer los últimos ajustes de los nuevos guanteletes, algo que llevó más de lo que pensaba, pero una vez hube terminado salí hacia la sala de entrenamiento con la intención de probarlos.
En ella se encontraba Saren, practicando magia. Le dediqué un saludo silencioso por si necesitaba concentración, y elegí mis propios muñecos de prácticas para la prueba.

Comencé con disparos básicos, con un éxito excelente en el funcionamiento de los tubos, y también relativamente bueno en puntería. Había un par de defectos pero podría calibrarlos.
Lo siguiente fue probar las partes nuevas, las preparadas para corta distancia. Las dos cuchillas del guantelete derecho resistieron bien los envites, y parecían tener un poder de penetración más que decente. No iban a ser tan eficaces como un hacha o un espadón, pero harían su trabajo. Las del otro guantelete las dejaría para más tarde.

Solo quedaba por probar un mecanismo: el que hacía que los tubos dispararan hechizos de inyección si estos estaban vacíos al apretar el gatillo. Todo había ido bien hasta ahora, por lo que decidí ser algo más temerario y probé a activarlo a la vez que le soltaba un puñetazo al muñeco.
Los resultados fueron algo inesperados. El hechizo liberado fue más potente de lo que había calculado y abrió un boquete en el torso de mi objetivo, por el que entró mi brazo limpiamente hasta que el puño salió por el otro lado.
Tras recuperarme de la sorpresa inicial sonreí para mí. Todo estaba saliendo bien esta vez. Bueno, casi todo, porque cuando quise sacar el brazo del muñeco no pude. Alguna parte del guantelete se había enganchado por dentro del muñeco y cuando tiraba lo arrastraba conmigo.
-Oh.... mierda.

16 Re: Sede de los Taumaturgos el 17/12/13, 11:27 am

Jack


<<¡Es verdad! ¡Si superamos las pruebas, el ejército tendrá su propio sueldo!>>

Sí, he estado, aunque sólo fui a buscar pasteles. Pensándolo bien... Algo haré para celebrar todo esto.—dije relamiéndome y riendo. Pero volví a adoptar un tono serio.—Comprar allí... No pienso pedirles nada a los del orfanato y no tengo ahorros para tanto siquiera.

El tema de la ropa me seguía desconcertando. O encontraba un calzado adecuado para las uñas o tendría que... <<No, un helión sin uñas no es un helión, por favor>> ¿Pero entonces? <<Entonces más le vale a nadie pisarme. Así de sencillo>>

Espera, espera, ¿un spa, masaje, baños...? ¿A todos?—pregunté estupefacto. <<¡Pues menuda ricachona!>> pensé, pero sin malicia.—A mí me vendrá bien para el estrés de prepararlo todo.—añadí riendo.—¡Me lo imagino, me lo imagino! ¡No, mentira, no me lo imagino! Agh, hay tanto que preparar, tanto que hacer... Necesito movimiento, no puedo quedarme aquí sentado.—dije nervioso.

Y lo necesitaba. De estar acostumbrado a no parar quieto, trabajando o entrenando, a estar pensando en preparar semejante evento... ¡Estar sentado y hablando era inconcebible!

Entonces ¿quedamos en eso? Mis invitaciones para quien quieras y hacemos las pruebas y lo preparamos todo bien y le compro maquillaje a Nia y luego...—me embalé a punto de organizarlo todo al detalle.—Vale, me callo, tranquilo. Ahora sí que me vendría bien un buen baño o un masaje.—bromeé.—Así que me voy a duchar y luego a descansar y mañana a organizar cositas. ¡Buenas noches!

Me habría despedido con algún gesto o algo cercano pero estaba harto del resfriado y de tener que sonarme, así que lo evité y salí del dormitorio con mi sobre. Lo dejé en mi cuarto y luego me di una buena ducha bastante caliente. Luego de una cena muy ligera, me fui a consultar con la almohada todo lo que tenía que hacer y preparar...

17 Re: Sede de los Taumaturgos el 17/12/13, 10:23 pm

Red


Saren le devolvió el saludo silencioso a Pablo cuando este entro en la sala, y tras concluir el hechizo que tenía ente manos decidió tomarse un descanso. Se acercó a uno de los bancos que había pegados a las paredes y se sentó con una toalla seca y una botella de agua fresca. Su organismo agradeció el primer trago al instante, pues aunque poco a poco se había ido acostumbrando al ambiente seco de la ciudad, el ejercicio intensivo le hacía susceptible a la falta de humedad, y tras enjuagarse la frente procedió a observar el entrenamiento del vampiro.

Los guanteletes que había modificado el humano eran bastante interesantes, y por lo que estaba viendo el norteño también eran muy versátiles. Posibilitaban el combate a distancia y el combate cuerpo a cuerpo, y si se quedaba sin proyectiles un ingenioso mecanismo disparaba hechizos de inyección que podían causar grandes destrozos. El idrino fue testigo de lo mortífero que podía ser encajar uno de aquellos sortilegios, pero también presenció como el brazo de Pablo quedaba atrapado en su "víctima", y tuvo que contener la risa al imaginar lo absurdo que habría sido aquello en un combate real.
-¿Necesitas ayuda para desenganchar el guantelete? -le preguntó, poniéndose en pie y acercándose al chico- Bonitas armas, por cierto -añadió con una sonrisa curiosa mientras esperaba la respuesta del vampiro.

18 Re: Sede de los Taumaturgos el 18/12/13, 03:05 am

Muffie

avatar

- ¡Ya verás, Atol, va a ser fantástico!- exclamó emocionada.- Nos van a amar. ¡A amar!

Karime se quedó sola en su habitación y, eufórica, comenzó a saltar transformándose en cada salto. Cuando consiguió tranquilizarse, comenzó a organizar su mente.

Durante esa semana la licántropa no paraba y apenas dormía. Poco después de habar con Atol, ambos habían decidido hablar con Cica y esta les había informado de que las pruebas serían en una semana. Una semana para prepararse para las pruebas y luego otras dos para el viaje a Libo. Suficiente tiempo para cualquiera, excepto para ella.

Había visto a Ariv en cuanto había podido y esta le había tranquilizado al decirle que no podía ir a Libo. No es que no quisiera que la sinhadre fuera con ella a Libo, pero el hecho de que ella no pudiera ir le quitaba problemas de encima. Karime pasó una agradable velada junto a la lémur, un par de fantasmas y unas tazas de syv caliente. La loba le había contado su idea y Ariv se había entusiasmado con el proyecto. Ambas sabían que lo más efectivo y útil sería un tatuaje, pero hasta que tuviera dinero se tendría que conformar con la tinta más resistente que pudieran encontrar. Ariv le prometió estudiar el libro que Karime le había traído y dos días más tarde estuvo en su puerta preparada para llevar a cabo el proceso. Horas más tarde, el brazo de Karime estaba adornado por un par de inscripciones de hechizos de anclaje: una de ropa y otra de armas. Luego de esto, Ariv realizó algunas anotaciones en un papel por si acaso ella no estaba disponible cuando tuviera que repasarla o volverla a hacer de nuevo y tenía que recurrir a otros. La licántropa no tardó en guardarse el papel en su cuaderno ya que sabía que siempre lo llevaba encima.

Otra cosa a la que se dedicó aquellos días fue a la relectura de sus libros de alquimia, con la suficiente eficacia para atreverse a realizar una poción, una de las más sencillas que ralentizaba al afectado durante algunos segundos. La licántropa tenía claro que, una vez formara parte del ejército, debía profundizar de verdad en sus estudios de alquimia y en la mejora de sus dardos, pasándole por la cabeza la idea de hablar con Tap para que le explicara el mecanismo de su cerbatana, así como para que le hablara de sus venenos.

Durante toda la semana entrenó muy duramente, tanto sola como con todo aquel que quisiera hacerlo con ella. En cierta manera, Karime sufría un deja vú constante, pues ella ya había pasado por unas pruebas para entrar en el ejercito hacía algunos años y aunque sabía que no serían iguales, sentía el mismo nerviosismo e impaciencia. Por suerte para ella y su salud, había moderado su comportamiento y no había perdido demasiadas horas de sueño por entrenar, como si había pasado esa primera vez, lo que le había hecho ganarse una enfermedad por agotamiento que le duró una semana después de las pruebas. Esta vez, había tenido que moderarse bajo amenaza de utilizar magia sobre ella, cosa que la licántropa odiaba siempre que no fuera estrictamente necesario.

Y, entre entrenamientos y estudio, llegó el día de las pruebas.

19 Re: Sede de los Taumaturgos el 18/12/13, 07:31 pm

Jack

avatar
Al día siguiente, K y yo fuimos a hablar con Cicatriz y nos dio la fecha de las pruebas. Después, fui a la Botica y, en el transcurso de las horas, le hablé con emoción (y para, a la vez, ir organizándome) de la visita a Libo. Y, por ende, le compré algo de maquillaje. También le avisé de que las pruebas estaban a la vuelta de la esquina, por lo que no hicimos nada que me pudiera entorpecer para superarlas. Luego, con el dinero recién adquirido me fui derechito al Mercado, donde conseguí un par de sandalias y guantes de cuero a "medida para heliones". Si tenemos en cuenta lo que hice en los días siguientes, el estrés de este primer día fue inexistente.

No hice otra cosa que acabar la coraza y entrenar. Pero no con suavidad, no, hasta la extenuación. Los dos primeros días caí rendido en el suelo del dormitorio, directamente. Luego fui normalizando el ritmo y organizándome mejor. Sabía que las armas nos las darían allí, por lo que incluí las que pude de la Sede en los entrenamientos físicos. Sólo tenía que adaptar lo que ya sabía hacer a las otras armas. En cuanto a hechizos, me centré en los físicos, ofensivos y algunos defensivos, más el de curación. Había preparado las uñas de forma que, por un lado, en los pies tuviera los que me afectaban a mí (curación, levitación, intangibilidad, algunos defensivos) más uno de impulso en cada pie. Las manos, por otro lado, se repartían los ofensivos y físicos.

El día de la víspera de las pruebas, sin embargo, fue de descanso. Me aseé a conciencia, me las ingenié para darle cierta decencia a mi pelo, recorté los vellos que habían ido apareciendo y preparé mis ropas y complementos para el día de mañana. Mientras, por supuesto, me iba mentalizando, motivando. Si conseguía entrar en el ejército, sería alguien para ambos mundos, y para mí mismo, pues no era lo mismo cazar hienas o colaespinas u otros bichos que ingresar en un ejército. Aunque ya tuviera un sueldo, el del ejército sería como algo más honorable... porque salía de la Botica a veces con un marrón encima... Y, si me admitían, tendría posibilidad de entrar de aprendiz en alguna herrería para, con el tiempo, independizarme. Eso, además, facilitaba el hacerme armaduras y mejoras para manos y pies, así que... Todo era bueno. Pero todo dependía de superar las pruebas. Y por último... Llevaría ropas de la Sede, sí, pero iría maquillado a la manera guerrera de Libo. Entre que en la criba fui perdiendo maquillaje y no tuve acceso a este... y que luego no me atrevía a vestirlo... Pero ahora la cosa cambiaba. Era un guerrero, era libense, y lo llevaría con orgullo. Bueno, ahora no, ¡mañana en las pruebas!


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

20 Re: Sede de los Taumaturgos el 19/12/13, 01:52 am

Poblo

avatar
Para aumentar lo ridícula que era la situación, Saren se dio cuenta al instante de mi problema. Prácticamente a la vez que se ofrecía a ayudar, de forma algo instintiva por lo embarazoso del problema, dí un tirón con más fuerza de la habitual sacando por fin el brazo sin ningún cuidado, y llevándome varios trozos del muñeco en el proceso, que comencé a quitar del guantelete tan pronto como pude.

-Parece que ya no, y gracias. Los terminé esta mañana, y aquí estoy, probándolos.

Todavía le quedaban algunas cosas por probar, como la resistencia del guantelete de defensa ante golpes, y de paso ver como funcionaba lo de disparar hechizos a larga distancia.

21 Re: Sede de los Taumaturgos el 27/12/13, 04:01 pm

Red

avatar
Pablo se liberó del muñeco con un tirón fuerte antes de que el norteño le pudiera echar una mano, y empezó a retirar los restos que se le habían quedado enganchados en el guantelete mientras le contaba que había terminado la pareja aquella misma mañana. Resultaban mas curiosos de cerca, y después de pedir permiso con la mirada al vampiro, el selkie se inclinó y los observó con mas atención, fijándose en los acabados y en las distintas runas que activaban los mecanismos. Saren no sabía demasiado de runas, aunque era un tema bastante interesante y le había estado dando vueltas a un par de ideas, su experiencia con ellas era bastante nula; no tenía ni idea de que estaba viendo exactamente. Se puso derecho de nuevo y se estiró para destensar sus músculos.
Si necesitas ayuda para evaluar alguna cosa no tengo nada mejor que hacer ahora mismo —se ofreció con una media sonrisa—, pero que no sea probar la eficacia de los virotes en objetivos móviles o la resistencia de la carne viva a ese hechizo de inyección, por favor, aun no he desayunado —bromeó.

Hacía bastante que no hablaba con el vampiro, pero quería preguntarle acerca de su transformación desde hacía un tiempo. Sabía de sus cambios bruscos de humor y podía intuir que su nueva naturaleza, cortesía de la Luna, tenía algo que ver, pero necesitaba que se lo confirmara el propio humano.
Oye Pablo, no es por ser indiscreto, ¿pero que tal llevas la transformación? —le preguntó, modulando su tono para no resultar demasiado invasivo— No tienes que responder si no quieres, pero a lo mejor te viene bien hablar. Mis problemas no se parecen demasiado a los tuyos, pero siguen siendo problemas, tal vez te pueda ayudar en algo...

22 Re: Sede de los Taumaturgos el 30/12/13, 02:04 am

Poblo

avatar
No tuve ningún reparo en dejarle ver los guanteletes a Saren. Total, si había dejado a Noel ver los anteriores era evidente que se los dejaría ver a casi cualquiera. 

Cuando los hubo examinado se ofreció a ayudarme, algo que ahora me venía de perlas, ya que necesitaría un oponente. La pregunta sobre mi transformación ya no me vino tan bien, y fruncí el ceño algo molesto antes de contestar.
-Bien, supongo. Al menos todo lo bien que se puede llevar teniendo en cuenta lo que exige- No había hablado con nadie de las partes de mi transformación que implicaban matar a gente, así que no estaba seguro de cuánto sabía el idrino, ni si sería sensato contárselo o no. -Pero en lo último tienes razón. Tus problemas no se parecen en nada a los míos, y da las gracias a que sea así. De todos modos, con que se queden en solo míos, y no se conviertan en los problemas de alguien más me es suficiente- Aun así, el autocontrol tenía que pulirlo bastante. O acabaría metiéndome en problemas. La brusquedad de mi respuesta era una prueba clara. 
Que me cabree de más entre conocidos ya es problemático, ¿cómo será entonces si me pasa con desconocidos?

-Y sobre si necesito ayuda: Lo cierto es que sí. De momento solo he probado las partes ofensivas, pero para las defensivas necesito que alguien me ataque- Señalé el "guantelete-escudo" como para dejar claro que era ahí donde había que golpear -Si eres tan amable de interpretar el papel de enemigo te lo agradecería mucho. Además como eres el que atacas no tendrás que preocuparte de acabar con el muñeco- Terminé devolviéndole la sonrisa, aunque con un toque de malignidad añadido. Obviamente el escudo hacía algo más que parar ataques, o no necesitaría probarlo con alguien. Pero no iba a decirle más.

Tras ponerme en una posición defensiva, con el escudo alzado, acerqué la otra mano y pulsé una runa que el "guantelete-escudo" tenía en la zona de la muñeca, siendo la unica respuesta visible de dicha runa que comenzó a brillar de forma muy tenue. Invisiblemente acababa de activar los circuitos de runas que tenía el escudo. Varios eran muy sensibles, y era muy fácil activarlos por accidente, de ahí que tuviera una runa que impedía su funcionamiento mientras no la pulsara. En otras palabras, un interruptor.

-Estoy listo. Puedes atacar cuando quieras, y de cualquier forma que se te ocurra sea física o no... dentro de unos límites, claro. No quiero acabar en pedacitos si algo sale mal y esto no funciona.

23 Re: Sede de los Taumaturgos el 30/12/13, 11:32 pm

Red

avatar
No había que ser idrino para percibir la brusquedad de su respuesta, pero aunque le habría encantado insistir, el norteño permaneció en silencio, dándole vueltas a sus palabras. Estaba claro que sus problemas eran diferentes, el chico no estaba de acuerdo con la opinión del vampiro, pues aunque Saren sabía perfectamente lo que implicaba la transformación del humano, los propios pormenores de la suya se le antojaban mas molestos. Tal vez sonara como un lunático si lo expresaba con palabras, pero beber sangre para continuar vivo le resultaba mucho mas atractivo que pasar el resto de su vida sin fiarse de nadie. Lo disimulaba muy bien, pues seguía siendo sincero en todos los demás aspectos de si mismo, pero aquella faceta de su transformación había echado raíces en su mente y había aprendido rápidamente a ocultar y mantener a buen recaudo su piel y sus emociones con respecto a ella. Le aterrorizaba la posibilidad de estar a merced de quien se la robara, de ser una simple marioneta en manos de un desconocido, o incluso peor: en manos de un amigo.

Al final resulto que si necesitaba ayuda, por lo que el selkie escuchó con atención las palabras de Pablo mientras este le explicaba lo que tenía que hacer, sin que se le pasara por alto la sonrisa con tintes malignos hacía el final de su discurso. Saren sonrió a su vez y se acercó a un estante repleto de armas de entrenamiento, decantándose por un bastón de madera tras unos segundos de indecisión. No sabía que ocultaba el guantelete del vampiro aparte de un escudo, pero estaba claro que había algo mas si necesitaba probarlo con alguien, por eso aquella elección de armamento: el bastón le proporcionaba cierta distancia si su ataque activaba algún mecanismo ofensivo. Los dedos de Saren se movieron rápido, y en apenas unos instantes tejió un escudó mágico y un sortilegio de protección básica sobre si mismo, ambos de potencia moderada, cubriendo así cualquier posible respuesta no demasiado imaginativa por parte del artefacto de Pablo en el momento del ataque.
Estoy listo —le dijo al vampiro, volteando el bastón entre sus dedos y adoptando una posición básica de combate—. Cuando quieras —añadió, saltando hacia delante y lanzando un golpe descendente hacia el guantelete-escudo en cuanto el español le dio luz verde.

24 Re: Sede de los Taumaturgos el 31/12/13, 01:27 am

Poblo

avatar
Pasaron dos cosas cuando Saren atacó, pero solo la segunda pudo ser notada por el idrino.
Encajé el golpe con el escudo sin problemas, y aparentemente no sucedió nada, pero las apariencias engañan, y el selkie sin duda tuvo que notar que, en el mismo instante en el que el bastón golpeó, su escudo mágico se había hecho pedazos.
Mi única reacción ante el suceso fue que alcé una ceja. El guantelete hacía lo que tenía que hacer, pero había cometido un error de cálculo y su potencia era ligeramente menor a la esperada.

La otra cosa, la que el idrino no podía notar había sucedido en el mismo instante en el que había conjurado sus defensas. Una runa sensora había detectado la magia del idrino y respondido en consecuencia.

-Hmmm funciona bien, pero no tan bien. ¿Qué te parece si hacemos un combate entero? A ver si lo resiste. Eso si, espera que me quite el otro guantelete, o acabaremos hechos picadillo-

25 Re: Sede de los Taumaturgos el 01/01/14, 08:34 pm

NH

avatar
Llegaron a la Sede y pasaron directamente a la cocina. Zmey sacó algunos frutos secos para picar mientras Yoel cocinaba. Estaba claro que le chico quiso lucirse; preparó ancas de rana a la plancha con verduras sinhadres al vapor, y una pasta de hierbas para untar en bollitos de té rojo. Los bollitos los había hecho hará un par de días y estaban algo duros, pero los calentó en el horno unos minutos pasa disimular.

-Es todo comida de mi mundo- explicó cuando terminó de poner la mesa.

Zmey miró la comida con suspicacia. Reconocía algunos platos y no le hacía especial gracia volver a comer lo que comía en su antigua casa, pero tenía hambre, y tampoco quedaría bien hacerle un feo a Yoel delante de la chica. Podía llevar a preguntas que no quería responder. Cogió un bollo y lo partió para untarle un poco de pasta.

-¿Como conseguiste a Garras? No me suena el desierto que mencionaste, ¿de qué mundo es? -preguntó Zmey, por tener un poco de conversación durante la comida.

26 Re: Sede de los Taumaturgos el 01/01/14, 10:36 pm

Leonart

avatar
Tania

De camino a la sede, la lagarta habia estado olisqueando la cercania y se habia cazado una pequeña criatura peluda que inentó huir volando al ver a la enorme lagarta trotar hacia ella, pero cuya lentitud le llevó a la tumba cuando esta logró atraparla de un salto con su boca. Mordisqueando el cadaver sin llegar realmente a comerselo, acabó arrastrandolo en el hocico hasta llegar a la sede. Como era costumbre, hizo una inentción clara de intentar entrar al edificio por la puerta. Forzandola a sentarse, Tania la regañó brevemente y la insistió que permaneciera sentada. La lagarta, si hubo entendido las ordenes de la nublina, no se inmutó al respecto y tan solo le dio un baboso lametazo en la cara. Escuriendose de su pegajosa lengua, la nublina entró al edificio siguiendo a los dos sinhadres.

Aunque algo nerviosa, la nublina les acompañó a la cocina. Ahí, Yoel dijo que iba a preparar algo típico de su mundo. Aunque algunas cosas parecian apetitosas, habia ciertas cosas que no tenia ni la más remota idea de que podrian ser, pero, ya que se lo habian ofrecido, no iba a hacerles el feo de no aceptarlo. El otro sinhadre pareció complicado por la comida tambien, pero no dijo nada. Tania se sentó a la mesa, sintiendose algo incómoda, pues nunca habia sido una invitada en ningun sitio y mucho menos en una casa ajena en aquella ciudad de monstruos. Inconscientemente, se frotaba las manos por debajo de la mesa, nerviosa. Comenzó a comer lentamente, esperando que los otros dos empezasen. Sorprendentemente, sabia bastante mejor de lo que podia parecer y, comparado con sus primeras comidas al llegar a la ciudad, bien podrian ser un manjar. Se lo tomó como una comida exótica y fue abriendose paso en su plato.

Zmey rompió el hielo mientras comian. Tania, aunque no era muy habladora, lo agradeció, pues el silencio empezaba a sentirse algo incómodo.
-Hubo que robar un huevo del nido. Si nacen cuando estan en libertad se vuelven completamente salvajes y se complica mucho el entrenarles. El mundo de donde viene se llama Ulterania.-le contó. Por un momento se dio cuenta que sabia bien poco de Ulterania para darle más detalles y sabia que cierta amiga ulterana que ella tenia daria un mechón de pelo por participar en una conversación sobre su mundo natal.-Sus habitantes son...-pensó en como describir a los ulteranos.-Pálidos y... su pelo se mueve.-dijo, haciendo unos aspamientos torpes por encima de su cabeza, para explciarse.-Pueden moverlo.-se refraseó. Tras unos segundos continuó, casi para avisarle al chico.-Es un mundo vinculado con mucha seguirdad y no saben de rocavarancolia.-
Debatió mentalmente sobre si comentarle que conocia a aquellos que habian cometido aquel desastre, pero acabó por guardar silencio. Cuanto menos supiesen de ella, mejor. Estaba claro que Zmey queria hablar de la lagarta y para ello le habia invitado a aquella agradable comida. No le iba a molestar dándole más detalles de los que pidiera.
Finalmente, acabó imitando al piromante y cogiendo un bollo, lo partió y lo mojó en la pasta, para luego llevarselo a la boca algo tímidamente.


_________________________________________

TFW le pones dos velas a la Virgen pa que os saque de aquí pero a un ingrato le da por ser ateo
Spoiler:

27 Re: Sede de los Taumaturgos el 01/01/14, 11:04 pm

NH

avatar
-Conozco el mundo- comentó Zmey- Bueno... tuve un compañero de criba de ese mundo. Lo cierto es que no tengo ni idea de qué fue de él.

Los recuerdos del final de su criba estaban algo difusos, y muchos detalles de sus propios compañeros simplemente no le venían a la mente, pero sí podía recordar a Serokrai, sus aires militares y sus tentáculos. No hablaba mucho en general, pero Zmey le hizo algunas preguntas sobre su mundo para añadir a su cuaderno, y los datos que Tania mencionaba le eran familiares.

-Debe ser un bicho realmente valioso si fuisteis a un mundo con tanta seguridad solo por un huevo. ¿Ese es todo el tamaño que alcanza o puede hacerse más grande?

Mientras tanto, Yoel mordisqueaba un anca de rana y observaba comer a la nublina. No tenía ni idea de lo que ellos hablaban, y la lagarta le importaba más bien poco. Quería hablar con Tania, sobre la propia Tania, pero su situación era demasiado delicada, y sabía que si abría la boca acabaría cagándola. Además, Zmey estaba delante.

-¿Te gusta?- le preguntó.

Zmey se había servido verduras. No le apetecían las ancas, rellenaría el hueco con pan para no quedarse con hambre.

28 Re: Sede de los Taumaturgos el 04/01/14, 02:35 am

Red

avatar
En cuanto el bastón contacto con el guantelete del vampiro, el escudo mágico del norteño desapareció, hecho añicos por algún hechizo que el selkie no había podido detectar. Observó confuso unos instantes al humano y recuperó su semblante tranquilo cuando este habló.
Claro, no hay problema —dijo, aceptando la petición y esperando a que se quitara el guantelete mas ofensivo.

En cuanto Pablo estuvo listo, Saren deshizo el hechizo de protección básica por resultar inútil y alzó un nuevo escudo mágico, algo mas potente que el anterior. Volvió a golpear el artilugio del vampiro con idénticos resultados, aunque esta vez el escudo titilo unos segundos antes de desaparecer. A partir de entonces empezó a probar con barreras de distinta intensidad, aumentando poco a poco la cantidad de golpes que lograban aguantar. El último que conjuró aguantó seis arremetidas antes de caer, pero dejo exhausto al idrino, pues el gasto de magia había sido importante. Aun no había sido capaz de identificar el hechizo que usaba el artefacto del humano, así que decidió pasar a un método mas directo y, tras recuperar el aliento durante unos instantes, el norteño alzó el bastón de nuevo y golpeo sin ningun escudo activado.

En cuanto madera y metal hicieron contacto, un hechizo de impacto golpeo de frente al selkie, empujándolo hacia atrás hasta que chocó con la pared de la sala con cierta violencia, quedándose unos instantes sin respiración. Cuando el aire volvió a llenar sus pulmones, el chico se puso en pie entre tosidos, apoyándose en la pared y limpiándose con el dorso de la mano libre el hilillo de sangre que le bajaba desde la nariz.
Hay que joderse —comentó entre risas con voz jadeante—, pero podría ser mucho mas potente —añadió el idrino, estirándose y haciendo crujir la espalda—. Admito que es bastante molesto, pero esta lejos de dejarme fuera de combate... tal vez pueda echarte una mano con la potencia de las runas si quieres aumentar los posibles daños en una pelea real —ofreció con una media sonrisa.

29 Re: Sede de los Taumaturgos el 05/01/14, 11:52 pm

Poblo

avatar
Me mantuve a la defensiva durante todo el entrenamiento. Después de todo era para probar las defensas, no para atacar.
Funcionaba bien. Resistía perfectamente los golpes físicos, contraatacando por su cuenta sin errores. De la misma forma, las pocas veces que el selkie decidió atacar con magia las protecciones contra ataques de este tipo se activaron correctamente en el momento que tocaba, bloqueando los hechizos.
Así, con las continuas pruebas acabó por aparecer el primer fallo en el guantelete-escudo.
Era un error en el diseño del circuito que controlaba las protecciones mágicas, debido al cual los escudos que protegían de los hechizos eran activados también ante ataques físicos. Esto sucedía porque, al activarse el hechizo de impacto del escudo, lo identificaba como cualquier conjuro peligroso, y activaba el escudo aunque yo no fuera el objetivo del ataque. “Vaya.. tendré que rediseñar esa parte”

En el último golpe el idrino atacó sin defensas, comiéndose por primera vez el hechizo de impacto. Sangraba un poco, pero no era nada serio.

-La potencia no es el problema. Después de todo lo diseñé para defender, no para atacar, y puedo aumentarla yo mismo si hace falta- Respondí con seriedad mientras le echaba una mirada pensativa al guantelete, terminando de pensar en los problemas que daba. Luego le sonreí, satisfecho con las pruebas y contento de tener ayuda si la necesitaba.

-Tomo nota de tu ofrecimiento. No necesito tu ayuda con fuerza bruta, pero nunca está de más contar con alguien que me pueda ayudar con hechizos por encima de mi nivel.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 43.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 22 ... 43  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.