Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Sede de los Taumaturgos
por Yber Hoy a las 05:42 pm

» Libo
por Dal Ayer a las 06:50 pm

» El Macetero
por Tak 14/12/18, 04:10 pm

» Dudas sobre transformaciones
por Giniroryu 13/12/18, 11:36 pm

» Clínica Luna Roja
por Evanna 13/12/18, 12:23 am

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38635 mensajes en 730 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Sudeste » Sede de los Taumaturgos

Sede de los Taumaturgos

Ir a la página : Precedente  1 ... 23 ... 42, 43, 44 ... 50 ... 58  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 43 de 58.]

1 Sede de los Taumaturgos el 02/08/11, 06:38 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Minarete de madera rojiza de tres plantas decorado con cenefas y arabescos. El interior es amplio principalmente iluminado por antorchas. Se divide en dependencias individuales donde imperan los muebles de madera ignífuga, los colores cálidos y el cuero. También hay áreas comunes como una cocina, dos salas de entrenamiento bien equipadas, un pequeño estudio y un salón decorado con tapices que narran batallas importantes de la historia de la ciudad.

Ver mensajes archivados:

Habitantes actuales:

Anriel y Nero
Barael
Devoss
Eriel
Hyun
Karime
Keiriarei
Kin
Kudryavka
Rádar
Ramas
Rasqa
Ruth
Samika
Saren
Siete
Sox
Surásara
Tayron (y Dafne)
Varsai
Xalkoth


505 Re: Sede de los Taumaturgos el 24/08/17, 08:11 pm

Tak


GM
Giz se fue sin que pudiesen sacar nada en claro o quedarse más tranquilos. Hasta el goliat estaba extrañado con lo que había sucedido. Aquello no hacía más que echar leña a la inquietud, no importaba pedir ayuda a quien fuese (se endeudasen o no) con tal de sacar algo en claro. Al siguiente al que los demás decidieron llamar fue a Shizel. No le conocía realmente, pero tampoco importaba. Estaba de acuerdo si decían que podía ayudar y era de fiar.

Al mismo tiempo, se había empezado a hablar de ritos fúnebres y qué hacer con el cuerpo de Marsi, que fue el tema principal mientras el pájaro de Evelhan enviaba el mensaje. Dolía pensar en aquello, en no volver a verla más. Se volvía más real cuando pensaban en formas de deshacerse del cuerpo.

La llegada del mentalista lo llenó de expectación. Escuchó la explicación de Saria asintiendo casi inconscientemente, y cuando llegó la respuesta de Shizel, su mente se resistió a ver lógica aquella posibilidad.
Aun así… Hay que tomarse muchas molestias para hacer eso. Un enfrentamiento directo en algún callejón sería más fácil: Marsi no tenía reservas mágicas, para empezar. Y sigo sin entender quién podría querer matarla. Tenemos que investigar todo su entorno y a las personas que la conocían…

506 Re: Sede de los Taumaturgos el 30/08/17, 08:57 pm

Jack


La bruja despidió al genemante cuando este no pudo aportar nada más y suspiró. Aquello escapaba no solo a su entendimiento sino al de todos los allí congregados. Ni siquiera Giz había podido aportar algo. ¿Cómo diablos iban a investigar? Por suerte, los demás sí que conocían a más gente. Un mentalista, un tal Shizel. No le conocía, aunque el nombre le sonaba de alguna conversación.

Le llamaron y apareció al rato. Saria contó lo sucedido y Alice pensó que debía agradecerle una y mil veces lo que estaba haciendo por ellos, pues bastante terrible le resultaba tener que hablar de su amiga a un desconocido, por mucho que estuviera allí para ayudar.

Hablaron, barajaron posibles causas, e incluso comentaron algo de unas maldiciones, idea de la mala sombra, pero todo acabó en el mismo callejón sin salida. El rastro estaba cada vez más frío. Para colmo, ella empezaba a no poder pensar, razonar, como debería. Agradecía mucho la ayuda, muchísimo, pero no podía pensar como ellos con lo afectada que estaba. Estaba agotada, frustrada, y si ya le parecía desolador seguir viviendo sin volver a ver, oír, tocar y hablar a su Marsi, aún menos se imaginaba vivir con el desconocimiento de qué le habría pasado ni, no menos importante, si podía pasarles a ellos también.

¿Y no puede haber sido aleatorio? ¿O que tropezase con alguien en el Mercado y le guardase un rencor solo comparable con el nivel de maldad de esta ciudad? O alguien del Ejército que la viera como una rival o... —se separó de Dhelian y se fue para la cama— ¡Hay tantas posibilidades! No acabaremos nunca. Lo peor que puede pasar es que en el funeral nos intenten atacar también a nosotros —masculló y se sentó de nuevo junto a su amiga. Cogió una mano entre las suyas y miró a Shizel una última vez—. Gracias por intentarlo, de veras.

Dicho eso, hizo lo que tendría que haber hecho rato atrás pero no se había atrevido por todo lo que significaba. Dejó la cabeza junto al cuello, besó la frente de su amiga y el cuello por última vez y tapó el cuerpo con la manta, por completo. Volvía a llorar cuando se separó de la cama, sin saber qué hacer o a dónde ir. Le costó horrores soltar su mano y levantarse por fin, pero la dejó con suavidad en la cama y la tapó también. Miraba al dormitorio y a los que quedaban allí con la mirada perdida mientras se acariciaba las manos, echando de menos el roce de la piel de la varmana. Pero estaban frías. Habría matado por que el cuerpo de Marsi hubiera estado caliente y poder llevarse algo de ese calor con ella, pero se lo habían arrebatado todo, del todo. <<¿Y ahora?>> ¿Pasar el resto de la noche allí, velándola, o descansar un rato en el salón hasta que supieran qué hacer? ¿O volver a Serpentaria? Si dormía allí, tendrían que separarla a la fuerza de ella y sería una tortura.

E... Estaré en el salón un rato, no puedo seguir aquí.

Las onyces del techo la siguieron a través del grupo y las de fuera se agolparon en la planta baja del torreón, por fuera, a la vez que la bruja se dejaba caer en uno de los sillones. Se abrazó a un cojín y enterró la cabeza en este, con el pelo despeinado a los lados. No quería dormir, pero estaba destrozada y sabía que lo necesitaba. ¿Pero y las pesadillas? ¿Y si el asesino o lo que fuera que había matado a Marsi en su sueño aparecía de nuevo? Sus onyces se rieron ante esa posibilidad: unas a favor de poder vencer a cualquier atacante y otras a favor de que la bruja muriera esa misma noche. Sea como fuere, al final se durmió, ajena a cualquier otra cosa que sucediera a su alrededor.

507 Re: Sede de los Taumaturgos el 31/08/17, 01:24 pm

Giniroryu


GM
La llegada de Shizel rompió el silencio que se había instaurado una vez más en el edificio. El kairós invirtió aquel tiempo en continuar evaluando posibilidades, pero todas aquellas que resultaban factibles no lo eran demasiado si se tenían en cuenta las circunstancias que rodeaban a la varmana.

Saria tomó la palabra una vez más para explicar lo que había sucedido y el kairós no vio necesario añadir nada. Atendió a las elucubraciones que se realizaron a continuación y, aunque ya sospechaba que no resultaba posible realmente acabar con la vida de alguien mediante el mentalismo, el skrýmir ofreció algunas posibilidades extra mediante las cuales las circunstancias de la muerte de Marsi podrían cobrar cierto sentido. Pero Kin tenía razón: el principal problema radicaba en el motivo. Las opciones que Alice puso sobre la mesa encajaban con el modus operandi de muchos de los habitantes de aquella ciudad, pero tal y como había dicho el demonio raigaurum, ¿para qué tomarse tantas molestias? La dullahan tan solo era una recién transformada y les hubiese resultado más sencillo acabar con su vida emboscándola, aquello era un hecho.

Observó la marcha de Alice en silencio. Ya no sabía a quién más recurrir y estaba de acuerdo en que habían llegado a un callejón sin salida en aquel momento.
Gracias por tu ayuda, Shizel, tomaré en consideración las posibilidades que has expuesto durante la investigación.
Porque, por supuesto, el ingeniero estaba de acuerdo con Kin: debían explorar minuciosamente las posibilidades. Pero, llegados a aquel punto, también sabía que no era el momento de continuar. Antes de nada acompañaría a sus amigos asistiendo al rito funerario que fuesen a llevar a cabo.

508 Re: Sede de los Taumaturgos el 01/09/17, 02:14 pm

Naeryan


—Ah, ya veo —Kin ofreció más luz sobre la situación y Shizel también pensó que entonces aquello sí que tenía un tinte extraño. Si era una dullahan desprotegida había mil maneras diferentes de pillarla por banda. ¿Por qué elegir una tan misteriosa? ¿Temían acaso las represalias de alguno de sus amigos que no hubiera renacido bajo la Luna hacía tan poco como ella? ¿Pero qué clase de contactos poderosos podía tener tan pronto?

Aunque racionalmente sabía que lo más conveniente en aquella ciudad era tragar lo que te tocaba lo más rápido posible, entendía que Marsi no hubiese procesado su precio. Bastel tampoco lo había abrazado desde el principio. El idrino daba gracias al Reflejo de no tener que hacer nada de aquel calibre a cambio de su magia. Asintió ante las palabras de Krono y Alice y las consideró una buena señal para despedirse discretamente y no estorbar el luto del grupo.
—Os avisaré si encuentro algo más que pueda ser relevante —ofreció, tras lo cual regresaría al castillo con sentimientos profundamente encontrados. Aleksei también había muerto tras la Luna sin haber llegado a desarrollar su transformación del todo, dejando un hueco con el regusto amargo de las sorpresas desagradables en el grupo de los que habían sobrevivido hasta el final de la criba. El skrýmir no habría sabido decir, aún hoy, si su compañero había tenido mala suerte o más bien al contrario.

509 Re: Sede de los Taumaturgos el 06/09/17, 01:05 pm

Aes


Antes de la Séptima Cosecha

-¿Lo mejor que te ha pasado en la vida?- sonrió- qué exagerado eres- pero le gustaba sentir el entusiasmo familiar del holandés, una jovialidad casi hogareña.
Ruth se acercó a su amigo para contemplar el bestiario que había adquerido. Lo cierto es que la israelita no tenía interés alguno por información de seres ajenos a ella o su grupo de torreón. Sin embargo notaba leve excitación en el licántropo por sus descubrimientos y la demonio de fuego sabía de sobra que lo justo era prestarle atención. Sobre todo teniendo en cuenta que estaba a punto de revelarle su charla con el repoblador.

-¿Con quién puedes tener conversación y con quién no?- su tono impaciente priorizó pinceladas de picardía- ¿o más bien a quién le puedes hincar el bocado?- luego fue directamente al grano- ¿No me vas a preguntar cómo me ha ido con Quemaduras?.

510 Re: Sede de los Taumaturgos el 10/09/17, 07:32 pm

Yber

avatar
GM
Saria sintió que había sido un desperdicio acudir a Giz y a Shizel. Habían colocado un par de interrupciones en mitad de un momento muy duro para muchos y no había servido para nada: <<Que no se sabe qué pasa ya lo sabíamos>> se quejó internamente. <<Pero ha pasado algo, eso está claro>>. Y era algo horrible, la mala sombra lo sentía en la carne. Tras la visita de la Luna y la muerte del resto de sus hijos, para la ordesa era mucho más fácil alimentar la negrura: lo peor siempre ocurría. Lo de Marsi no había sido una muerte natural.

Muy profesionales todos —se quejó en voz baja, una vez se quedaron solos. La ordesa hablaba desde las vísceras—. Tienen los dos mucha experiencia en no saber.

El mal humor que mostraba se había incubado durante cinco funerales y no reflejaban el verdadero pensamiento de la mala madre. Shizel y Giz les habían dado información: lo que había ocurrido era mayor que todos ellos.

La ordesa guardó silencio un instante y luego se dirigió en voz baja a todos los que aún estuvieran con ella:

Nos espera un día largo —suspiró.

Con la experiencia que le daba la pérdida, Saria se dispuso a tomar la vara de mando para que el peso del entierro reposara sobre sus hombros y no sobre los amigos más cercanos a Marsi. Tocaba despedirse de dama Estribo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

511 Re: Sede de los Taumaturgos el 15/09/17, 04:24 pm

Seth

avatar
Antes de la séptima cosecha

El holandés pasó las páginas emocionado, nunca había sido de los que leían mucho, pero la ocasión lo merecía. Vieron animales dispares con más de dos ojos, o incluso algún que otro bicho con cuernos. No pudo evitar pensar en Kimbra cuando lo vio.

El licántropo se rió.- Son...distintas formas de decirlo, si. ¡Oh, tienes razón! Se me había olvidado por completo, Ruth. ¿Qué tal te ha ido en  esa tenebrosa casa? ¿Había muchos criminales? He oído por ahí que ese sitio casi escupe delicuentes por su puerta.

512 Re: Sede de los Taumaturgos el 24/09/17, 11:59 am

Aes

avatar
Antes de la Séptima Cosecha

-Entonces has oído bien- aseguró mientras ensombrecía el rostro sin querer, Ruth hizo un pésimo intento de explicar lo que la Casa de Gar albergaba sin que se notara miedo en su voz- había traficantes, sicarios y gente sin hogar, son... sucios- casi escupió- parece como si Rocavarancolia se hubiera colado dentro de cada uno de ellos.

-Pero encontré a Quemaduras y parece diferente- la demonio de fuego fijó sus ojos en el licántropo, quería que creyera aquello a pesar de los rumores sobre el antro. Ruth tampoco metería la mano en el fuego por cualquiera que habitara en ese edificio pero... por una vez creía de verdad en un desconocido, y una vez depositaba algo de su confianza esta echaba raíces. Esperaba que Quemaduras no lo echara todo a perder-es un repoblador, como Ergot. Hace tatuajes ¿sabes?- desvió la mirada al suelo y se saltó a propósito la parte en la que contaba el oficio de Tap- me dijo que la Luna nos ha tratado bien y empiezo a pensar que es verdad ¿no?- un fulgor en sus ojos y la manera en la que enrollaba su cola en la pierna la delataban, tenía esperanzas-  no le conté lo que me pasaba... lo de quemar a la gente y aun así lo sabía. Ha debido pasar por lo mismo.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

513 Re: Sede de los Taumaturgos el 06/02/18, 09:22 pm

Seth

avatar
Antes de la Séptima Cosecha

-Bueno, de algún modo u otro la Luna Roja está dentro de nosotros, Ruth. Quizá ellos han dejado que  entrara demasiado.- Dijo  mientras se miraba la mano derecha con gesto pensativo.

Devoss escuchó con atención la experiencia de Ruth en la Casa de Gar,  y aunque estaba orgulloso del evidente progreso de su amiga estaba preocupado. Esas personas eran criminales, asesinos, esclavistas y cosas peores. El tipo de gente que uno no querría cruzarse en un callejón oscuro. Y la demonio le estaba contando que había entrado en ese hervidero del mal a darse conocer, básicamente.

Cuando habló sobre el trato de la Luna hacia ellos se entristeció. Ruth era una de las personas que peor lo había pasado, su transformación no solo era permanente. Además era una llama andante que podía arrasarlo todo y a todos a su paso. Al licántropo no se le escapó la esperanza de la chica y sus deseos de convencerse.- Pues claro que sí, Ruth. No tengas ninguna duda de ello, eres mejor de lo que ya eras antes. Todos lo somos.- Le dijo con una sonrisa en los labios. Era una verdad a medias, pero el holandés sabía que la israelita necesitaba oir eso.

-¿No temes que Quemaduras sea como el resto? Mira lo que nos pasó con Sigrún, deberías estar alerta. A lo mejor quiere algo de ti.- Devoss estaba preocupado, pero respetaría su decisión y la apoyaría. Aunque eso no quitaba que echara un vistazo por su cuenta a aquel antro.

514 Re: Sede de los Taumaturgos el 15/02/18, 11:22 pm

Aes

avatar
Antes de la Séptima Cosecha

Ruth asintió en silencio a las primeras palabras de su amigo, tenía completamente la razón, aquella gente debía ser del tipo que dejaba entrar a la Luna de pleno en sus vidas. Seguramente no habría retorno para ellos, ni lo deseaban.
-No todos somos mejores- recordó a Roaxen pero no hizo falta nombrarle para que el licántropo la entendiera. La israelita fijó la mirada en el chico discretamente, ahora era más fuerte y corpulento que el chiquillo asustado con el que se topó- pero estoy de acuerdo en que la mayoría, ahora lo estoy- se acordó del repoblador invocando a las salamandras.

La mención a Sigrún en cambio le heló la sangre, si es que aquello era posible. Lo de ese chico si que les pilló por sorpresa, todo aquel tiempo engañados... para nada.
-Sigrún está bien donde está y  de encontrarse vivo es probable que frecuentara la Casa de Gar- casi escupió en un arrebato emocional de repente, sí, aún tenía que controlar eso- la basura se junta con la basura. Y claro que lo temo, Devoss- le habría puesto la palma de la mano en el hombro pero se contuvo a tiempo- pero tampoco podemos fiarnos de esta gente y vivimos con ellos- rodó los ojos- claro que no hay comparación entre ambos lugares pero...- debía explicarse mejor- necesito ayuda- admitió- hoy ha sido la primera vez que no he querido ser normal, es decir, como antes. Me he dado cuenta de que esta- se señaló a la cola- es la normal y la otra la rara, ahora soy yo. Y creo que es buena señal, si quisiera algo de mí  habría tenido oportunidad de coaccionarme y no lo ha hecho, ya nada nos protege.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

515 Re: Sede de los Taumaturgos el 17/02/18, 06:01 pm

Seth

avatar
Antes de la séptima cosecha

Al licántropo no le hizo falta explicaciones para entender la referencia. Para Devoss y sus compañeros Roaxen había sido un enorme grano en el culo. Y era evidente que la cizaña iba por el mismo camino que los habitantes de la Casa de Gar. Solo esperaba no volver a encontrárselo en su vida. -Puede que tengas razón-. Le dio la razón el chico, al fin y al cabo no se habían encontrado con tantos criminales.

-¡Y que lo digas, joder!- Alzó la voz haciendo notar su odio a Sigrún.-Ojalá lo hubiera matado yo y no Sekk, lo habría disfrutado muchísimo-. Afirmó Devoss más por el enfado que por otra cosa, sin embargo se dio cuenta que así era. Realmente lamentaba no haber podido matarlo , y no sabía si verlo como algo positivo o negativo. Incómodo y nervioso agradeció el cambio de conversación que hizo Ruth.

-Supongo que eso es cierto, y me alegro chica de fuego.-Le concedió el licántropo con una sonrisa demasiado felina.- Pero no hay que olvidar que somos nuevos en todo esto. Absolutamente en todo. Y tú te has metido de lleno en lo más chungo de la ciudad, Ruth. Solo...ten mucho cuidado. Si la cascas no tendré a nadie con quien hablar cuando me aburra...vamos, todo el día.- Bromeó para suavizar el ambiente.

-Bueno, ¿ y qué más te ha contado Quemaduras? ¿Viste a más licántropos? Me gustaría conocer a más de los míos.

516 Re: Sede de los Taumaturgos el 18/02/18, 10:57 am

Aes

avatar
Antes de la Séptima Cosecha

Inconscientemente la demonio bajó los ojos al suelo con semejante afirmación. No se imaginaba a su mejor amigo asesinando a alguien, y sin embargo y aunque no lo hubiera hecho nunca, sabía que sería capaz si se trataba de alguien como Sigrún. Pensó en Sekk, qué sería del intara.

Ruth esbozó una sonrisa  con las ocurrencias del licántropo.
-Te admito lo de fuego- era más que evidente- ¿pero chica? ¿te lo sigo pareciendo?- tiraba más a demonio que otra cosa, pero seguía siendo una adolescente. Igual que Devoss a pesar de sus gestos felinos y la masa muscular.  Con la alusión de nuevo al repoblador cambió el tono de broma- lo sé, te prometo que tendré cuidado, confía un poco en mí.

-¿Más licántropos?- aquello le enterneció, él carecía de alguien que pudiera entenderle a esos niveles o instruirle meramente en algo- la verdad es que no, pero no debes preocuparte, seguro que hay muchos como tú- el fuego de su cola se hizo más intenso con la broma- no eres tan especial como crees.

Luego fue directa al grano.
-Que somos espectadores- fue lo primero que le asaltó a la mente pues estaba entre las cosas favoritas que el tatuador había explicado- no tenemos por qué usar la violencia de primera mano- pero no siguió por esa línea pues su amigo no dejaba de ser un licántropo, y por lo tanto, de cazar y comer carne- en realidad... voy ya con lo importante- desde la Luna su nueva naturaleza le impedía andarse con rodeos. Ruth suspiró, mientras las aristas de sus ojos refulgían más que nunca- podemos invocar demonios mediante ritos, Quemaduras me lo mostró- había un brillo especial en sus ojos y el cabello ahora en llamas que denotarían una excitación nunca vista en ella si Devoss prestaba atención- hay que pagar precios para que obedezcan y me ofreció un libro con información al respecto. Y voy a ir- afirmó con decisión- digas lo que digas tú, pero quería saber si te parece bien.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

517 Re: Sede de los Taumaturgos el 19/02/18, 07:10 pm

Seth

avatar
Devoss chistó con la lengua al oír a Ruth. Cierto era que conocía a otra licántropo, Varsai y la existencia de otra más, pero no podían ser los únicos en la ciudad. Tenía la impresión de que no era raro que surgiera un licántropo cada poco tiempo y que no sería difícil encontrar a otros.  Seguro que había más licántropos como ellos, y aunque por el momento no era una prioridad sabía que acabaría buscándolos.

El holandés se rió con la broma de la demonio.-¿Eso es lo que piensas? Ni que hubiera repetido constantemente lo guay y molón que soy-. Dijo con tono sarcástico. El licántropo tigre escuchó la siguiente explicación de Ruth con atención cruzándose de brazos. <<¿Demonios? ¿Precios?>>. Pensó un poco alarmado. A Devoss no le costó ver como su pelo se iluminaba más a medida que hablaba emocionada.

-Alto, alto ahí-. Dijo extendiendo los brazos hacia ella en señal de paz, la idea no le gustaba un pelo. -¿Qué clase de demonios se pueden invocar? Porque si son demonios chungos vete olvidando ¿Y pagar un precio cómo cortarte un dedo o qué?-.  Necesitaba saber de qué se trataba. Por lo que había visto en películas y leyendas hacer tratos con demonios nunca acababa bien. Y entre eso y la visita a esa casa de criminales Ruth lo estaba bordando ese día.

-Sabes que intentaré convencerte, me gusta dar mi opinión  Dijo con tono tranquilo, desde que su amiga se había transformado Devoss había aprendido a relajarse un poco o ambos acabarían estallando. Con llameantes consecuencias, claro.<<Quién lo diría...Nunca había sido el pacifista en una conversación.>> -Si aún así no me haces caso me gustaría acompañarte-.
Estaba un poco enfadado, y aunque intentaba no demostrarlo se hacía evidente.

518 Re: Sede de los Taumaturgos el 26/02/18, 05:18 pm

Aes

avatar
Ruth percibió la preocupación de su amigo como un jarrón de agua fría, aunque en el fondo lo entendía. Tendria que haber fragmentado la información y no soltarla todo de golpe.
-Está bien- se calmó, Devoss merecía una explicación- no sé qué clases de demonios se pueden invocar ni a cual tendré acceso yo, eso es lo que quiero averiguar. No te preocupes, no voy a llamar a Azazel ni voy a cortarme nada- se cruzó de brazos, aún en posición defensiva. ¿Era simple sobreprotección la del licántropo? ¿O no le gustaba su naturaleza de demonio después de todo?.

-Gracias- sin embargó acabó con una sonrisa de medio lado, no queria que la conversación terminara con un mal sabor de boca- por querer venir y estar ahí siempre.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

519 Re: Sede de los Taumaturgos el 12/04/18, 06:02 pm

Evanna

avatar
Los últimos meses para Samika habían sido un constante ajetreo, su afan por seguir con su entrenamiento físico y las pequeñas misiones que había tenido, sin moverse de la ciudad claro esta. Todo eso la había mantenido entretenida por lo que no había podido ponerle la atención deseada a lo de la búsqueda de runas que necesitaba para vestirse o para protegerse. Si había podido hablar con algunos de sus compañeros del ejercito y sabia ya que buscaba, pero quería ser precavida respecto a eso y documentarse bien del asunto y para ello necesitaba que le pintasen las runas al grado que fuese visible para sus ojos y enterarse bien como funcionaban. Sin poder leer, pues aun Lanor estaba trabajando de a poco en su pedido del muñeco, y a expensas de lo que otros le dijeran era un proceso lento. Samika no tenía especial prisa, era mas una cuestión de comodidad, pero dado que iba a lidiar con algo desconocido y que ante todo, no iba a ser claramente visible para sus ojos, prefería tomarse el tiempo de investigarlo bien antes de nada, mas cuando descubrió gracias a su entrenamiento en el ejercito con gente que poseía runas, que su voz no funcionaba con estas, algo que le parecía interesante.

Si que preguntó aun así, en el mercado para ver donde podría encontrar expertos en runas y escucho cosas bastante interesantes, así como el detalle curiosos de que se podía hacer incluso quemando directamente la piel, algo que no le llamó mucho la atención inicialmente, pero que se apuntó ante el caso de no encontrar nadie que pudiera hacerlo con tinta. Porque si algo tenía claro Samika, de lo que había investigado sobre el tema, es que era preferible tatuarse las runas, para tener un efecto de por vida, siempre que se las recargasen; era mejor eso a estar a expensas que aparte de que se las recargaran, encima tuvieran que estar pintandoselas una y otra vez. Sabía que para asuntos de magia debía depender de sus amigos o de compañeros del ejercito, pero para ella era importante imponerse un limite a su propia dependencia de los demás. Y si para eso necesitaba hacerse un tatuaje, algo que nunca le había llamado especialmente la atención, pues total ella no iba a poder admirarlo adecuadamente, pues se lo haría. O lo haría en cuanto tuviese tiempo, dinero ahorrado y alguien adecuado, pues no iba a ir a loco a que le tatuase un desconocido cualquiera sin mas, pues una cosa era ser sociable y otra estúpida.

Sin contar que tenia otras preocupaciones con las que lidiar y que se hicieron especialmente patentes durante sus últimos días y es que a pesar de su horario de trabajo y su horario de sueño, que últimamente mas que hacerle descansar le agotaba aun mas, usaba parte de su tiempo en estar al tanto de sus compañeros. Le gustaba hablar con los habitantes de la sede siempre que podía, ya fuesen sus antiguos compañeros o alguno de los otros que vivían allí, aunque fuese de vez en cuando, charlaba con Rasqa a menudo, también con otros del antiguo Letargo y Ergot y visitaba siempre que podía Serpentaria para ver como le iba al resto. No le agradaba la idea de que por estar en torreones distintos y cada uno en sus cosas, se rompiera la relación por lo que ponía de su parte en seguir manteniendo esta.

Tal vez por eso, aquella ausencia se le hizo evidente desde el primer día, varios días atrás, y ahora se arrepentía un poco de no haberle dado mas importancia. Estaba realmente empezando a preocuparse, aquello definitivamente no era normal. Ya le pareció extraño la primer anoche que notó la ausencia de Ergot en el torreón, siendo que siempre que podían cenaban juntos o charlaban un poco antes de que vespido se durmiera, dado que Samika era nocturna. Pero no le dio importancia suponiendo que tal vez este había decidido dormir con sus compañeros de Serpentaria, ya que la mayoría de su grupo de Maciel se encontraba allá. Al día siguiente no supo de el tampoco, cosa que descubrió en la mañana cuando se dirigió a dormir, dado que había hecho turno nocturno aquella noche. No le dio importancia suponiendo que tal ver Ergot había salido temprano al almacen donde trabajaba, pero ver que esa noche tampoco volvía empezó a escamarle.

Al día siguiente, sin dormir siquiera, se dirigió al lugar del trabajo de su amigo, sintiéndose algo preocupada y también paranoica. Seguro se hacia una bola estúpidamente y Ergot había caído dormido en cualquier calcetín, igual a cuando estaban en Letargo. O al menos eso antes de escuchar de los compañeros que llevaban unos días sin ver al vespido, que aunque pequeño era imposible que pasase desapercibido, inquieto enormemente a Samika. No era posible que Ergot faltase, a pesar de ser un poco cabeza loca era muy diligente y ante todo, no habría estado tantos días sin hablar con nadie o dar señales de vida.

Samika, nerviosa incluso se atrevió a ir donde el árbol de Emmit se encontraba, solo con el fin de preguntarle a la dichosa bruja si había visto a Ergot, consciente que el vespido solía ir a visitar a su antiguo amigo. La respuesta no le agradó nada a Samika que se fue desconfiado aun de las palabras de la mujer y ya impaciente, decidió que solo había una cosa por hacer: avisar a los demás de la ausencia de Ergot, rogando porque en todas sus idas y venidas el repoblador estuviera en Serpentaria y solo fuese una falsa alarma suya.

-·-·-·-·-

Había pedido que se reunieran en la Sede para hablarles, no sin antes pedir permiso en el trabajo para ausentarse aquel día. Sin haber dormido nada desde el día anterior, sumado a la preocupación y la culpabilidad de no haber estado mas atenta, las ojeras de Samika parecían a punto de querer cubrir todo su rostro, junto con sus cabello despeinado de tantas veces que se había pasado las manos por ellos, nerviosa. Visión que notarían sus compañeros en cuanto a empezasen a llegar, tanto si era del torroen como de afuera, tras el aviso de que algo había ocurrido con Ergot.

-Chicos...¿está Ergot con vosotros?-pregunto apenas se reunieron algunos de sus compañeros de Serpentaria, algo impaciente.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

520 Re: Sede de los Taumaturgos el 12/04/18, 06:22 pm

Aes

avatar
Antes de la Séptima Cosecha.

Durantes las siguientes semanas solo unos pocos pensamientos en la cabeza de la israelita se mantuvieron constantes. El de seguir avanzando con los hechizos, y el día en el que se reuniría de nuevo con Quemaduras, el repoblador de la casa de Gar que había recibido los mismos dones que ella en su luna.
Como ya había comprobado antes tenía manera con los hechizos relacionados al fuego así que logró dominar con facilidad el esculpido de llamas y su correspondiente coloreado. Imitando imágenes, formas en movimiento y texturas. Además, podía aprovechar que ya se sabía al dedillo el conjuro ignífugo y que tenía mayor libertad en la Sede que en cualquier otra parte que conociera.
Algunas veces llamó al holandés para que observara sus progresos, como unas amenazantes llamas púrpura que se asemejaban a un tigre feroz o unas del color del cielo terrestre que emulaban a lo que ella entendía como un dragón chino. Aquello le permitió abrir su imaginación, conocer lo que su mente quería moldear ya fuera con llamas más grandes o pequeños fuegos y perfilarlo. Lo cierto es que le gustaba. Se descubrió varias noches inventando pequeñas historias hasta las tantas de la noche. Esbozó a Vorela en una llama blanca y pura tal y como la recordaba pero sin grandes detalles faciales, lo mismo ocurrió con Ziack, al que solía crear como un pájaro azul e intenso sin alas rotas y que echaba a volar siempre antes de caer al abismo. Pero era un hobbie, algo a lo que empezaba a recurrir cuando estaba aburrida o quería practicar.

Los demonios en cambio eran otra cosa.  Los demonios se abrían camino en  los más hondo del pecho, Ruth los imaginaba saliendo de su torax desgarrado en una espiral de zarpas y alas. Pero también bajo su dominio, proporcionando fuerza o magia. Casi se arrepintió aquel día sentada en su cama, ya con el pesado libro del repoblador apoyado en sus rodillas. Se lo había prestado, eso y una daga de plata. Todo a cambio de hablar bien de su negocio y traer dibujos de la Tierra para mayor inspiración. Un precio muy bajo que no dudaría tener en cuenta.
-Vamos allá- se animó antes de abrir el compendio de ritos. Primero pasó los dedos por la áspera tapa sin llegar a cortarse con las finas hojas. La portada era del color de la sangre, no podía ser de otra forma, se dijo. Y en medio había lo que parecía el dibujo de un carnero negro, aunque cualquiera diría que se trataba de un manchurrón de tinta con forma malévola. Insipiró hondo. Cuando reunió el valor para despegar sus páginas una leve brisa se desató con el movimiento brusco y le azotó la cara. Olía a antiguo, se lo agradecía a Quem, pero no quería pensar por cuantas manos había pasado el tomo- Invocación básica- murmuró con el primer escrito, y se internó en el peligroso mundo de las cábalas y jerarquías con la única ayuda de su cola haciendo de antorcha.  La oscuridad de la noche y sus susurros no ayudaban en absoluto. Sin percatarse de ello, perdió la noción del tiempo.

Devoss escucharía tres golpes fuertes y claros en el umbral de su puerta a la mañana siguiente, aunque probablemente ya habría advertido su presencia gracias a su olfato. Sabía que molestaba a altas horas de la mañana, pero no podía acallar el eco de lo que conocía.
-Tienes que ver esto- fue su saludo inicial, acompañado de unas ojeras prominentes bajo sus ojos, que en cambo, ardían más fuertes que nunca con un toque febril- y ayúdame a no volverme loca.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

521 Re: Sede de los Taumaturgos el 12/04/18, 09:05 pm

Zarket

avatar
GM
Lanor Gris llegó a Serpentaria con el corazón en la boca y hecho un manojo de nervios. El miedo y el horror campaban a sus anchas, mientras su imaginación creaba escenarios a cada cual más desagradable. Escabrosos escenarios de castigos por incumplir la ley de secretismo se abrieron en su mente, demasiados detallados. El demiurgo casi se vio destripado en mitad de una plaza pública, humillado por el Consejo entero, siendo servido como comida al dragón del rey... Su mente corría y saltaba de un drama a otro, el freno a aquella emotividad desbordada roto por completo.

En paralelo también se imaginaba al guardia varmano, o mejor dicho a su entorno. A pesar de que apenas recordaba las heridas que se había ganado, o quizás precisamente por eso, no le costaba ningún trabajo imaginarlo muerto, con buenos amigos o incluso pareja llorándole. El joven en realidad no sabía qué secuelas había sufrido aquel desconocido, pero la irracionalidad de aquellos miedos borraron toda lógica y le hicieron pensar, con absoluta certeza, que era un asesino. Aquello fue suficiente para borrar el terror por su vida.

Estuvo en su habitación, desconsolado y hundido, hasta altas horas de la madrugada. El último demiurgo arribado a Rocavarancolia necesitó muchas horas y todo su esfuerzo para recordar el entrenamiento emocional que había hecho tras su transformación, pero ni siquiera eso sirvió para serenarlo por completo. Cuando cayó en su cama, rendido, estaba apenas lo suficientemente tranquilo para dormir.

De poco le sirvió. Aquella noche su mente se llenó de pesadillas. Ejecuciones y asesinatos, juicios ajenos y propios, sangre y dolor, tristeza y desolación acamparon a sus anchas en el subsconciente de Lanor Gris, formando sueños horrendos tan vividos como el que le atormentó meses antes, durante su cosecha.

Pasó dos días más sumido en la aflicción, apenas capaz de sacar el metal robado y moldearlo para poder ordelarlo en su cuarto. Con aquello tenía para dos constructores medianos o uno solo grande, pero en aquel momento no le pudo importar menos. No estando como estaba: asustado y afectado a partes iguales, casi sin salir de su habitación.

Virai Nura le visitó para recuperar su bolsa, y tras una conversación neutra donde el demiurgo procuró no mostrar qué le pasaba sus ánimos fueron mejorando. El espía no hizo mención alguna al incidente, y con el paso de los días Lanor se fue convenciendo de que el Consejo no le iba a hacer nada. El terror se fue desvaneciendo, y con eso llegó más objetividad para pensar que, después de todo, quizás no era ningún asesino. No lo sabía y probablemente nunca podría saberlo, pero aquello empezó a mitigar algo la tristeza.

Finalmente decidió realizar dos constructores algo más modestos, en vez de uno más grande. El esquema de su "anatomía" lo sacó con facilidad: varas segmentadas servirían para poseer una especie de esqueleto, y ensartadas en ellas iban ciclindros gruesos pero cortos, de forma que fuera muy flexible. Los brazos iban hasta los codos, a partir de ahí el demiurgo les dio, en cada brazo, una lámina de metal gruesa, segmentada en dos gracias a una bisagra. Una vez hecho el diseño moldeó el metal para tenerlos, lo cual le llevó más que el día que originalmente había calculado. Pero, finalmente, los tuvo.

Su altura apenas superaba a la de él mismo, y Lanor sabía que no serían especialmente rápidos. Eran los primeros que hacía, sin embargo, y tenía cierta confianza en que cuando tuviera dinero podría comprar mucho más material y crearlos más grandes, más fuertes y más veloces.

La investigación del ser que quería Samika, sin embargo, lo llevó a un callejón sin salida. Cuando descubrió que le harían falta años, quizás décadas, para crear algo así sufrió una decepción que le llevó, una vez más, a un bucle de autoculpabilidad. Consiguió salir de este con más facilidad de la común, sin embargo, y se puso a investigar otras formas de fabricar algo así. A pesar de no estar a su nivel sí descubrió quién podría hacerlo, y poder llevarle un nombre a su amiga mitigó un poco el mal sabor de la noticia que debía darle.

En todo ese tiempo, sin embargo, no se fueron las malas noches. Las pesadillas se espaciaron mucho, y el poco descanso se daba con independencia de si los sueños habían sido buenos, malos o inexistentes. Esto, junto con el hecho de que las pesadillas empezaron a coger otros derroteros, por lo que su teoría de que aquello se debía a culpabilidad subyacente por su error en Varmania perdió fuerza. Fuera por lo que fuera, sin embargo, Lanor Gris dormía mal, y eso acabó notándose en el ritmo de sus estudios, que empezó a caer en picado.

Que la evaki les citara en la Sede le pareció raro, aunque no dedicó mucho tiempo a pensarlo debido al agotamiento y a lo apretada que tenía su propia agenda interna. Sí cayó en la cuenta de que podía usar aquella ocasión para darle la noticia acerca del ser lector, algo que no tenía ganas de hacer, pero que no debía postergar.

Las palabras de Samika tardaron un momento en llegar a su cerebro, que terminó de procesarlo a medio bostezo. Mientras se frotaba sus ojerosos ojos dio su respuesta.

No... Creo que la última vez que lo vi fue cuando visitasteis ambos Serpentaria, hace una o dos semanas —todavía tardó un instante en comprender el significado de las palabras de su amiga, y entonces el cansancio se esfumó, consumido por la preocupación, que también tiñó su voz—. Espera, ¿ha desaparecido?



Última edición por Zarket el 13/04/18, 05:19 pm, editado 1 vez

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 43 de 58.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 23 ... 42, 43, 44 ... 50 ... 58  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.