Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Callejones sin Salida
por Cuervo 12/12/17, 10:55 pm

» El Cuchitril
por Giniroryu 12/12/17, 07:13 pm

» Faro
por Bellota 11/12/17, 12:22 pm

» Torreón Letargo
por Muffie 11/12/17, 01:53 am

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Yber 10/12/17, 09:58 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 36030 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Una conversación a solas (Torneo, 1ª fase)

Ir a la página : Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 2.]

Naeryan

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Dahannei paladeaba unos caramelos sanguinos que le había ofrecido un sinhadre encargado de un puesto de comida. Las sombras del hechizo de protección diurna la envolvían a jirones, pero estaba en un rincón donde el sol no daba directamente. Era más a modo de precaución, y estaban lo bastante despejadas como para que la persona a la que estaba aguardando pudiese reconocerla. Estaba segura de que lo vería venir: al fin y al cabo la Luna parecía haberle concedido, además de todo lo demás, muchos centímetros extra.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

Zarket


GM
—Tú precisamente pasarás otra cosa, pero hambre no —solté con una risita, aunque comprendiéndola. Algo bueno de los refugios es que nadie pasaba hambre... Y vampiros y trasgos podíamos buscarnos fácilmente la vida con los mundos vinculados, aunque en mi caso estuviese el tema de la Secta para facilitármelo todo aún más.

—Supongo que cada grupo tuvo suerte en algo —admití en voz alta, poniendo en palabras un pensamiento propio más que una respuesta a la daeliciana. Ellos también habían tenido alguien inestable, cierto, pero al menos Corann no había intentado matarlos y destrozarles el torreón. «Si bien después estuvieron a merced de uno de nuestros locos asesinos» recordé.

Escuché en silencio su confesión, recordando mis propios sentimientos en aquella época. Extrañamente, nunca me había planteado, al menos no directamente, si me estaba volviendo loco. Sí recordaba el agobio, la histeria y, especialmente, el asco.

—Yo pensaba que era una locura, pero nunca llegué a llamarme a mí mismo loco —musité, distraido en mis memorias—. Siempre se me había enseñado a creer en las... Maravillas —la última palabra la había dicho con tono de burla, acompañado de una sonrisa sardónica— de Rocavarancolia, así que simplemente lo tomé como la antítesis de mis enseñanzas. Pero de aquel despertar recuerdo mejor el horror, el asco y... La confusión. Especialmente la confusión —reconocí, teniendo muy presente aquel lejano día en el que me derrumbé bajo la lluvia.

No dije nada acerca de los sueños. No, ciertamente no había tenido otro sueño donde obtuviese recuerdos de otras personas, ni ella ni yo. Pero no podía evitar preguntarme si habría tenido pesadillas, si habría soñado los mismos horrores que soñé yo.

—Pues no, no te lo imaginaste, ninguno se lo imaginó«para bien o para mal, fue completamente real». Y supongo que el miedo tiene cierto fundamento —solté con una risita nerviosa—. No se puede decir que la Luna me dejase con el mismo físico, y, exceptuando aquel sueño, nunca interactuamos demasiado que se diga.

Naeryan


La daeliciana le escuchó en silencio.
-Brina también me hablaba mucho de maravillas- comentó-. Mmm, cuando estaba viva- añadió un poco incómoda. Se retorció un mechón de cabello entre los dedos-. Ahora ya ha visto lo que hay.
El silencio que siguió a continuación fue mucho más sombrío que el anterior. Branniel sabría por qué cuando la vampira volviese a hablar, esta vez para decir:
-Yo tuve ese sueño la noche después de que muriese ella- le contó en voz baja-. Lo primero que recuerdo al despertarme fue preguntarme... "¿Y ese otro nublino? ¿También estará muerto?"- sacudió la cabeza mirando al suelo, como tratando de quitarse los pensamientos oscuros de la cabeza-. Me alegra ver que no lo estás. Aunque hayas cambiado un montón. Creo que yo sí tuve que morirme para atravesar el cambio- soltó una risa floja-. Cómo llevas tú... ya sabes, ¿lo de alimentarte?- preguntó a continuación, con precaución-. A mí al principio me daba repelús mientras bebía, pero a la vez me hacía tanta falta que... acababa dando igual.

Zarket


GM
La mención de Brina hizo que recordara la noche de la Luna, la única vez, que recordase, que vi a su fantasma.

—Sí, todos los nublinos nos debemos dar una hostia cuando sale la Luna. Me imagino que en su caso fue especialmente dura...«... debido a su muerte» fue lo que pensé pero no dije.

Asentí distraidamente cuando nombró la noche en la que soñó. Recordaba confusos fragmentos de la trampa mágica, pero lo mejor grabado en mi mente había sido la caída de Brina.

La pregunta de la alimentación me puso casi en tensión, pillándome por sorpresa. No sabía qué responder, quizás porque ni siquiera sabía qué sentía yo mismo. No era capaz de averiguar si simplemente había aplastado los remordimientos, o si realmente me había convertido en el monstruo.

—Sí. Al principio es muy duro —coincidí, recordando como rabiaba de hambre en aquella época—. Yo me pasaba días sin comer, hasta el límite de mis fuerzas. Me decía que podía soportarlo —solté, con una risita escéptica—. No podía.
»Al final me descontrolaba y prácticamente engullía a mis presas, dominado por completo por el instinto. Y al final... Digamos que sucumbí. Creo que he aceptado lo que soy
—mi tono era parcialmente dubitativo, y en mi siguiente frase se explicaba por qué—. Aunque bueno, si bien me alimento regularmente, cuando no tengo hambre empujo esta... Faceta al fondo de mi mente. Así que no sabría decir cuánto hay en mi actitud de amarga resignación y cuánto de aceptación real.

Una risa amarga coronó mi discurso.

Naeryan


Dahannei esbozaba una sonrisa muy leve mientras Branniel hablaba. No era una sonrisa de lástima, de cortesía o de simpatía.
Era de comprensión.
-Yo perdí los nervios la noche de la Luna- le contó-. Me volví completamente loca entre tanta alimaña que sangraba, y tuvieron que mantenerme sujeta para poder llevarme a Serpentaria. Pero me escapé- desvió la mirada-. Vino alguien a visitarme, otro vampiro... y me di cuenta de que no sería capaz de controlarme si bebía tan poco. Habría sido una manera estupenda de aprender autocontrol a la fuerza, pero...- negó con la cabeza-. No me sentí lo bastante fuerte. Creí que cuando menos lo esperasen perdería el control de mí misma y bebería de mis amigos hasta que se quedasen secos. No quería que pasase eso.
Suspiró profundamente.
-Así que pasé un tiempo... por ahí- hizo un gesto vago-. Alimentándome de animales y cosas así al principio. Aprendiendo- hizo una pausa, decidiendo omitir con esa palabra al parecer la parte en la que había pasado a seres inteligentes-. Y luego regresé.
>>No creo que empujes nada, ¿sabes? Yo normalmente soy Dahannei, y atiendo a mis cosas. Cuando tengo sed, soy Dahannei con sed, y atiendo a eso porque es parte de mí. Siento sed de sangre como los demás sienten necesidad de respirar. Y no quiere decir que ellos dejen de ser ellos mismos para ponerse a respirar, y cuando terminan vuelven a serlo. No soy sólo sed cuando bebo. Y tampoco creo que cuando comas tú eres solo hambre.

Zarket


GM
Escuché pacientemente a Dahannei, dando pacientes vueltas mentales alrededor de sus palabras. Era curioso darse cuenta de lo privilegiado que había sido, en ese sentido, de pertenecer a la Secta. Mi proceso fue mucho más psicológico, porque al menos cuando me descontrolaba siempre tenía una presa al alcance... Una con la que nunca había hablado. Pero ella en ese tema lo tuvo mucho más difícil.

«No le falta razón» pensé al escucharla. Ya no sentía remordimientos por comer, o al menos no exactamente eso, pero sí dudas sobre mi naturaleza, sobre lo que era o lo que debería sentir. Escuchar su punto de vista, sin duda, ayudaba.

—Gracias —fue mi respuesta a su discurso, acompañada de una sonrisa—. Una buena visión«mejor que lo que yo hago». La tendré en cuenta.

Naeryan

avatar
-Un placer- la lengua de Dahannei que Branniel podría atisbar fugazmente estaba teñida de rojo cuando ésta sonrió con malicia. Había apurado al máximo aquellas chucherías sanguinas. Miró dubitativa al trasgo, con un atisbo de su timidez anterior-. Oye, ¿te parecería bien seguir en contacto? No hay más jugo que sacarle a lo del sueño, pero...- se encogió de hombros-. Es interesante hablar de estas cosas.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

Zarket

avatar
GM
Sonreí ante su ofrecimiento. ¿Por qué no? No todos mis amigos tenían que provenir de mi torreón.

—Claro que me parecería bien.

Tras aportarle un método de contacto que no implicaba visitar el Templo me despedí de ella, algo más sosegado con el tema del sueño, y con varias cosas que pensar acerca de mi propia condición.


_________________________________________

Criaturas acompañantes de Lanor Gris:

-Acompañante: su bufanda, con dos botones a modo de ojos.
-Una libélula: alas de papel, cuerpo y cola de maderas, ojos que son cabezas de alfileres y patas que son alambres retorcidos.
-Defensores: tres "mosquitos". El cuerpo es un pequeño cilindro de madera, ojos y patas idénticos al de la libélula y alas de papel parecidas. Donde estarían sus bocas hay una triada de alfileres puntiagudos y relativamente largos.
-Vigilante: una esfera de madera con dos grandes alas de tela (el "esqueleto" de las alas es alambre) en la parte superior y un gran botón pegado en la parte inferior.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 2.]

Ir a la página : Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.