Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Sede de los Taumaturgos
por Tak Hoy a las 11:18 am

» Krabelin
por Muffie Hoy a las 01:47 am

» Clínica y taller de biomecánica
por Giniroryu Hoy a las 01:30 am

» Torre Serpentaria
por Giniroryu Hoy a las 01:25 am

» Torreón Letargo
por Red Ayer a las 11:48 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 175 miembros registrados.
El último usuario registrado es Frontera.

Nuestros miembros han publicado un total de 36698 mensajes en 695 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Torreón Letargo (Archivo IV)

Ir a la página : Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 32 ... 59  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 6 de 59.]

1 Torreón Letargo (Archivo IV) el 08/08/13, 11:29 am

Dal

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

-Uffff, menos mal que llegamos, este tío no se vuelve ligero por momentos,- digo llegando al fin frente al torreón,- que alguien busque la puerta entre toda esa maraña de plantas.- dejo el cuerpo de Ozzchreanos en el suelo y segundos después encuentran la puerta.- Yo entraré sola, no quiero peros,- digo mientras compruebo la expresión que empezaba a formarse en sus caras,- Si he de pelear puedo protegerme a mi misma, si venís vosotros ahora mismo solo me estorbaríais. No os preocupéis, estaré bien, en cuanto vea si es seguro os pego un grito.- Voy a entrar pero antes prefiero repetirles una cosa,- No me sigáis,- digo en tono de orden.

Sin esperar mas me adentro en el torreón en completo silencio. Lo primero que me llama la atención es la ingente cantidad de polvo, <<Joder, ni en los barracones estaba tan sucio, y mira que nos encargábamos de ensuciar ¿eh?>>. Lo segundo que me llama la atención es algo escrito en la pared, "estamos rodeados". <<Sí, si que vamos a estar rodeados, de porquería hasta que no limpiemos>>. Me acerco con cuidado a ese mensaje y lo borro, no quiero inquietar a los demás, y desde luego no el primer día.

Abro una puerta que casualmente da a una especie de patio, que seria bastante bonito de no ser por la estatua que esta en el centro. <<En esta ciudad tienen un sentido del gusto encantador>>. Más allá hay mas puertas que al abrir veo que llevan a las letrinas. <<Bueno, al menos tenemos algún lugar donde hacer nuestras necesidades, pensé que tendríamos que hacerlo en el foso>>. Casi al irme veo lo que parecen ser unas tumbas, me acerco y compruebo que realmente son eso. <<Gente que murio aqui, yo no pienso cavar tumbas>>.

Vuelvo al torreón y aseguro el primer piso mirando en lo que parece ser una cocina. Subo al primer piso lentamente por las escaleras, tratando de no hacer ruidos, veo varias puertas y las escaleras que dan al segundo, miro en cada puerta y todos parecen despachos o cosas parecidas, me sorprende lo revuelto que esta todo allí. La ultima puerta que abro me pone de buen humor, hay una bañera.

Sigo subiendo y veo dos puertas, al abrir ambas veo dos habitaciones comunales con unas cuantas camas en un estado mediocre. <<Mira, cada vez se parece mas a los barracones, de lo malo un sitio en que dormir>>.

Subo al último piso ya sin tanto cuidado, si no ha habido peligro hasta ahora dudo que vaya a haberlo ahora. El último piso resulta ser una sala de entrenamiento, algo que me vendrá bien a mi y a los que quieran entrenar conmigo <<Bueno, y a los que no quieran también, por que de este torreón no salen si no es conmigo o entrenados>>.

Bajo ya sin cuidado y abro la puerta.

-Ala podéis pasar, no hay nada peligroso, a excepción de las arañas que hay un huevo y más.- les digo tratando de comprobar cuan valientes son,- Bienvenidos a vuestro nuevo y sucio hogar, iros acostumbrando por que hasta que no limpiemos seguirá así, hay habitaciones, una cocina, un patio, baños, una bañera, una sala de entrenamiento y.....-dejo pausa para darle emoción- arañas, así que aprended a convivir con ellas,- y me alejo riéndome en busca de un cubo para empezar a limpiar. Pero cuando doy dos pasos me acuerdo de Ozzchreanos y salgo a por el, lo levanto y lo dejo tumbado en un sofá.



P.D.: No ha examinado los sótanos por que no se ha fijado en las escaleras, asi que el que se fije que avise o algo ^^



Última edición por Aleazar el 08/08/13, 10:07 pm, editado 1 vez


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

61 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 16/08/13, 06:33 pm

Jack


Mi respuesta no cuajó como hubiera esperado. Es decir, Lhelian primero mostró confusión y luego se explicó. <<¿Cargas familiares? ¿Tener niños a mi edad? Ni con diez ni veinte... ¿Pero qué?>> No dije nada mientras le escuchaba y llenaba la bañera, intentando a la vez darle un sentido a lo que decía <<Tiene que ser algo de su mundo>> Y en efecto lo era. Pero aunque le hubiera entendido, seguía siendo algo chocante. Parpadeé varias veces, rápidas, antes de responder de manera confusa. Marsi se cruzó con nosotros y, habiendo captado la conversación, respondió algo más normal y comprensible. También dijo que sería la última por la limpieza y que bajaría al patio... Y habría bajado, pero el enfrentamiento entre polvo y tierra contra el baño y hablar de mundos distintos lo ganó este último. Así que respondí.

-En mi mundo igual, Marsi. Ah, ¡luego te ayudo con el agua de la bañera!-le dije cuando se perdía escaleras abajo. Y luego a Lhelian, descargando cubos mientras tanto.-Las chicas pueden concebir prácticamente a la misma edad que en vuestro mundo, Lhelian, pero no es normal ni está bien visto. En la Edad Media y antes sí se hacía así, pero de eso hace ya muchísimos años. Es decir, la gente se suele casar a partir de los dieciocho y luego tener los hijos. También puede pasar al revés, tener el niño más jóvenes, con dieciséis o diecisiete -lo cual suele ser por error- y entonces casarse. Lo que no... entiendo, es... Cómo podéis tener hijos si tú... ¿Tenías diez años? Cuando tenéis un bebé... ¿Quién le da el pecho, tenéis matronas más mayores aparte? ¿O acaso eso es porque os desarrolláis de golpe?-inquirí finalmente, <<Si es otro mundo y son distintos de piel... Pueden ser distintos por dentro, ¿no?>>

62 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 17/08/13, 01:19 am

Vlad


Yrfylltabgemesh miró a Alice claramente molesto mientras que escuchaba su pobre razonamiento. Tampoco podía pedirle más, se dijo. Hacía lo que buenamente podía dentro de sus capacidades.

-Exactamente soyunserinteligente  Yporesomismomeniegoadedicarmeatareasindignaseinapropiadasparamicondicióncuandohayseresintelectualmentedefecitarioscapacesdehacerlopormi  ¿Locomprendes?-dijo a la muchacha, para seguidamente realizar los acostumbrados dos chasquidos de lengua rutinarios.- Ydormirédóndeconsidereoportunoymenester  Huelgadecirquemeniegoenrotundoaobedecerórdenesdeinfraserescomotú  Vehahacerloquedebasynomemolestescontustontadas.

Sin más que decir, el hagaloch se retiró al patio, investigando de nuevo las plantas que por allí habían echado raíces, para luego regresar a la sala de entrenamiento, examinando ahora con ojo crítico las instalaciones. Finalmente, se decidió a comprobar el estado de su puntería y, echando mano de su ballesta, hizo un par de pruebas de tiro, cuyos resultados consideró satisfactorios, dando todos los disparos en el blanco, siendo los últimos más precisos que los primeros, efectuados sin conocimiento previo de las cualidades del arma. Reprimió rápidamente el orgullo que comenzaba a emanar en su interior, recordando las enseñanzas de su maestra.

-Elorgulloeslalosadelosnecios-susurró en voz baja, agachando la cabeza y reprochándose a si mismo su falta de rectitud.

Sin más preámbulos, decidió descender de nuevo hacia el sótano dónde había montado su pequeño altar, utilizando esta vez el techo como vía. Por el camino, se pudo cruzar con aquellas hembras que habían descendido a limpiar los sótanos, dato al que no dio demasiada importancia, y que archivó junto con el resto de localizaciones de sus demás compañeros de torreón.

Cuando llegó allí, pudo contemplar la horrenda estampa de la profanación de su altar. Lo primero que hizo fue, henchido de un pavor que hervía en su fuero interno junto con otro remolino de sentimientos difusos, la imagen de Chernogar, que pudo encontrar con facilidad gracias a su leve fulgor radiactivo. Seguidamente, comenzó ha hacer deducciones precipitadas, mientras los engranajes de su mente giraban a un insospechado número de revoluciones, propulsadas por la ira que crecía como una bestia que despierta entre rugidos en el interior de su corazón.

Sabía qué infraseres habían estado allí abajo, y tenía una idea aproximada de por qué podían haberlo hecho.

Sin perder ni un segundo, desenfundó su katana y, apretando contra su pecho la pieza tallada de su deidad, subió las escaleras hasta el segundo piso. Pasó de largo ante el infraser que había reconocido tener nociones de uso de armas, pues prefería matarla por separado y no permitir que su combate diera tiempo a las otras dos a huir. Así ascendió a toda velocidad por las escaleras, irrumpiendo en la sala de baño, dónde se encontró a dos de las infraseres, a las que lanzó una mirada de profundo odio y ciega ira.

-¡Blasfemosabortosdechargputridayleprosa!  ¡Vuestraherejíaoscostarávuestrasmiserablesvidas! ¡PreparáosparasufrirelsuplicioprevioalaContemplacióndeChernogar! ¡LIMPIADVUESTRAINQUIEDADCONVUESTRASVÍSCERAS!-les gritó con su voz aguda y rasposa, convertido en un grotesco y amenazador rugido.

63 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 17/08/13, 01:50 am

NH


Marsi había acabado con el último piso. Había fregado un poco por encima porque estaba cansada ya de tanto polvo y quería salir al patio a tomar el sol, además de que la visión de la ciudad le había hecho ilusionarse, y no podía esperar a contarle a los demás lo que había visto y proponerles salir a explorar en un futuro. Ya iba por el segundo tramo de escaleras que unía el segundo piso con el primero cuando oyó el portazo, y el discurso rabioso y acelerado de Yrfy. Llevaba el látigo colgado del cinturón como siempre, y lo agarró con fuerza mientras corría escaleras abajo, hacia la fuente del estruendo. Lo que encontró le quitó el color del rostro. La rata se había armado con una katana y amenazaba a Alice y a Lhelian. La varmana respiró hondo y chasqueó el látigo contra el suelo para llamar la atención de Yrfy.

-¿Qué está pasando aquí?- preguntó con el tono firme y la sangre fría que usaba con sus osogrifos, aunque por dentro temblase. La rata se había girado hacia ella, y Marsi le miraba directamente a los ojos- ¿Vas a explicarme a qué viene todo esto? ¿Por qué esta ira repentina?

Su mente trabajaba frenética. Con suerte el sonido del látigo, aparte de los anteriores gritos del auro habían llamado la atención de los demás. Podía intentar mantenerlo a raya, o atacarle en caso de que volviese su atención a las otras dos chicas, pero la espada le preocupaba. Nunca había visto una espada así, solo conocía armas similares de sus libros y tampoco se parecían tanto. Y por otro lado, el auro parecía saber utilizarla. << Tranquila Mar, has tratados con bichos más grandes y con dos pares de espadas como esas... puedes con esto>> se dijo mentalmente para mantener la calma, mientras esperaba su respuesta.

64 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 17/08/13, 03:11 am

Zarket


GM
La primera planta tenía unas cuantas habitaciones, así que cada uno se ocupó de una o dos en concreto. Tuvimos que barrer, primero, y después, como aquel mundo parecía anclado en la edad media, usamos trapos y cepillos en vez de fregonas para limpiar y fregar el suelo. «Joder, no sé cómo las amas de casa de antes podían hacer esto día sí y día también». No es que nunca haya sido especialmente quejica (bueno, quizás un poco sí), y tampoco estaba poco acostumbrado a fregar, pero nunca había tenido que estar de rodillas frotando el suelo con un cepillo que tenía los pelos tan duros que más bien parecía un ladrillo. «¿Maravillas y poder? Mis cojones. Mierda por un tubo, aliens drogados o que son incapaces de hacer una pausa entre palabra y palabra y cosas para limpiar que destrozan la espalda. Buen trabajo Rocavarancolia, está claro que estás a nuestro lado». Tomármelo algo a guasa era la única manera para no coger un cuchillo, correr detrás del camino que había seguido la serpiente voladora y mi secuestrador particular e intentar ensarlarlo como a un cerdo a la vez que le insultaba por ser un mentiroso aficionado a drogar y secuestrar gente.

El primer estudio era una tanto simple y no tenía mucho más que hacer a parte de matar bichos, barrer y fregar, así que terminé relativamente rápido. «Menos mal, espero que el otro también sea así» me dije, con un suspiro de alivio por haber acabado la primera habitación.

—No, si ya sabía yo que no iba a tener tanta suerte. Puñetero desorden —la habitación en la que acababa de entrar tenía papeles tirados por todos lados, con lo que era bastante más caótica que la otra. «Cojonudo. Simplemente cojonudo». Aquella ciudad parecía el paraíso de algún aficionado al desorden y a la mierda, cosa que, siendo sinceros, tampoco me molestaba mucho. A menos que yo tuviera que limpiarlo, claro. Ahora no me parecía tan bien que los que habían vivido antes allí fueran gente con alergia a ordenar las cosas—. Malditos críos con los que hay que comportarse como un padre, recogiendo todo lo que dejan tirado —fui refunfuñando algo molesto mientras iba cogiendo los papeles, aunque sabía que, fueran quienes fueran los que habían hecho eso, ya no vivían allí.

Iba ojeando los papeles que estaban tirados por el suelo, curioso a lo que ponía. Eran unos apuntes de unos símbolos bastante raros, encima de los cuales estaba puesto "Runa de x" (donde x ponía cualquier cosa, desde exdplosión hasta paralización) y, en ocasiones, lo que hacían al lado. Por supuesto, al recordar las casas carnívoras del día anterior una palabra me vino a la cabeza. «Magia... Parece un poco imposible, por no decir mucho, pero eh, mírate. Estás en un torreón con una rata gigante, una nutria que va a dos patas drogada, otra nutria que camina de pie y dos chicas con la piel morada. Eso por no hablar del bicho acosador. Bueno, mejor dejo de pensar en si es imposible o no. Especialmente cuando casi he sido la cena de una casa carnívora». Teniendo en cuenta lo que había pasado desde que había llegado a Rocavarancolia, lo mejor era no darle tantas vueltas a la cabeza.

Al casi tropezar fue cuando me di cuenta que había otra cosa en la habitación, además de los papeles con runas que estaba leyendo. Varios escudos, pintados a medias con esos símbolos, estaban tirados aquí y allá. «¿Armas? ¿Y de la edad media? Me encanta esto, cada cosa que sale es más y más antigua. Esta ciudad parece el paraíso de cualquier historiador». Los aparté sin mucho cuidado a un rincón de la habitación para seguir leyendo aquellos papeles. No sabía cómo funcionaban, pero algunas, por no decir muchas, de esas runas podían ser usadas de forma bastante curiosa contra cualquier peligro. «Es un poco como los videojuegos, aunque aquí sí podemos morir» me dije, reprimiendo un escalofrío. Vivir cosas entretenidas eran buenas, pero morir es malo. Y seguro que doloroso. «Sin embargo, si esto es así...». No es que hubiese jugado a muchos juego de fantasía, pero normalmente los magos eran tipos más bien delgaduchos, con túnicas y malos físicamente. «»Ciertamente, yo pegaría más con el estereotipo de guerrero», me dije, no demasiado molesto. Repartir mamporros es divertido, al fin y al cabo, y más si es a monstruitos más feos que una rana.

Me interrumpió un grito cercano, que por lo endiabladamente rápido que hablaba solo podía pertenecer a uno de mis compañeros. «Jodida rata que no necesita respirar». Fui hacia donde venía la voz, aunque al escuchar el látigo de Marsi comencé a andar más rápido. «¿Pero qué cojones pasa?» me pregunté alarmado, rezando por que no hubiese nada peligroso. «¡Mierda, lo que rajó las sábanas! ¡Sabía que había que advertir a los demás, joder!»

—¿Qué coño está pasando? —se me escapó al ver el percal que se había montado, aunque me relajó ver que no estaba la criatura que había ensangrentado las sábanas. La rata tenía una espada con la que parecía de todo menos inofensiva, y de hecho, por las caras de Alice, Lhelian y Marsi, desde luego que no lo era—. Guarda ese arma anda, que aquí no estamos para sacarnos los ojos unos a otros. ¿Por qué has gritado? —le dije a Yrfy, que parecía ser el centro de aquella escena—. Y bueno, estaría bien saber qué está pasando.

65 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 17/08/13, 03:06 pm

Jack


Esperaba satisfacer mi curiosidad con el mundo de Lhelian, pero de nuevo, algo se antepuso. Si ayer fue la cena, ahora fue Yrfy entrando a toda velocidad, armado con una katana y profiriendo unos chillidos casi incomprensibles. Por el susto, solté una especie de "¡eh!" y luego me alejé de la rata lo más que pude. Sólo entendí lo primero y lo último: "blasfe", que debía ser "blasfemos" o "blasfemia" por narices y "sceras", que dada la situación seguramente había dicho "vísceras". Más motivo para alejarse aún más de él, cosa imposible dado el tamaño del baño. Como acto reflejo alcé las manos como todo terrícola haría, aunque eché en falta el lazo para serpientes. Y una vez tomé aire, le dije, intentando mantener la compostura. No era lo mismo "enfrentarse" a una taipán o a un cocodrilo que a una criatura "inteligente" armada con una katana y una ira asesina considerable, casi palpable..

-No sé qué te ha dado, pero baja el arma. Si ha sido por lo de la cocina, me parece que estás exagerando. ¿Esto es lo que entiendes por colaborar?

Entonces escuché un chasquido fuera y al momento vi a Marsi tras la rata, con una sangre fría inesperada. Tanto que logró que la criatura -que dijo ser inteligente, ¡ja!- se girase hacia ella. Mientras le pedía explicaciones, apareció Álvaro quien también le dijo lo de guardar el arma. <<Y que se quite de paso de la puerta. Ya sabéis, para salir y no nos triture en la bañera>> pensé, como si pudieran escucharme y no así Yrfy. <<Si hay murciélagos flamígeros, ¿por qué no la telepatía?>> Quizá debería haber estado más nerviosa, pero no iba a permitir que se notara, menos si Marsi parecía tan tranquila. Y también... <<Aquí no hay arbustos, tengo a Yrfy justo delante, solo está Lhelian en medio y los otros detrás... Tenemos cubos, bañera, un mueble y... Algo podríamos hacer en caso de no calmarse... ¿Soy demasiado optimista?>> Quizá no: había visto el pelo de Sura detrás de los otros dos, de refilón al menos, lo cual en teoría -si no era un espejismo mío por la situación- inclinaría la balanza a nuestro favor. <<Pero mientras se solucione hablando, mejor...>>

66 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 17/08/13, 05:59 pm

Evanna

avatar
Era evidente que las cosas en el mundo del que provenía Alice era diferente del suyo, si incluso Marsi que había pasado cerca del baño menciono algo al respecto. Dhelian no tuvo tiempo a explicarse, pues de forma inesperada la rata que vivía junto a ellos en el torreón apareció por la puerta del baño, portando una espada  apuntando hacia ellas mientras un cantidad de palabras inconexas para el daeliciano salían de su boca, ante la amenaza que provenía de la rata se echo hacia atrás con cierto temor  mas que evidente a ser ensartado. Por lo absurdo de la situación en un principio Dhelian le miro sin comprender, lo poco que había capturado de esa retahílas de sonidos era un "blasfemo", "sufrir" y "vísceras" que juntandolo todo no era muy halagüeño. Alice parecía tan confusa como el

Por suerte, antes de que tanto el como Alice acabaran a cachitos, apareció Marsi resonando su látigo y llamando la atención de la rata, no tardando mucho en aparecer también Alvaro aumentando el numero de personas que estaban tan confundidas como Alice y el mismo por lo ocurrido. "¿Por que ha venido a por nosotras? No le hemos hecho nada como para que tenga que amenazarnos así" pensó Dhelian nervioso ante la visión de aquella espada, mas en ese espacio minúsculo donde apenas tenían espacio para defenderse ni nada con que hacerlo salvo algunos cubos. "Piensa Dhelian piensa...¿hicisteis algo que pudiese enojar a la rata aquí presente?" dijo intentando pensar rápidamente, habían estado limpiando el sótano el lugar donde la rata había estado durmiendo, ¿se habría enfadado tal vez por eso? ¿por invadir su espacio de dormir, tal vez? "No puede ser eso, no tiene nada que ver con blasfemar" pensó el daeliciano aprovechando, pegándose a Alice es busca de protección y buscando con la mirada una forma de poder defenderse en el caso de que la rata atacase, sintiendo sus piernas temblar y su mente pensar a toda velocidad. Lo único que había habido extraño e incomprensible para Dhelian en el sótano, aparte de las armas y la suciedad obvia, fue aquella caja y velas, junto aquel medalla. "Blasfemar....¿tal vez se refiere a eso? Deshice ese lo que sea de alguna religión extraña ¿¡por eso esta tan enojado con nosotras!?" ahora empezaba a entender el porque de las palabras de la rata, pero no porque se ponía de aquel modo, al punto de amenazarlos de muerte. Había que entenderlo en el mundo del que provenía el daeliciano no existían altares ni lugares de rezo como tales, para el un altar no tenia significado alguno, aun así sentía que había hecho mal si eso había provocado aquella reacción en su compañero de torreón. Tal vez no era inteligente en lo mas mínimo, pero había sido culpa suya.

- Lo siento mucho, todo esto es culpa mía, deshice un lugar de rezo que había en el sótano...y que al parecer había hecho el. Lo siento de verdad....no sabia que era tan importante,...no hay cosas así en mi mundo- dijo rápidamente Dhelian temblando visiblemente asustado de la reacción que pudiese tener la rata en su contra, pegándose aun mas a Alice. Era un maldito cobarde, daba igual quien fuese, no es como si pudiese pelear contra una rata armada.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

67 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 17/08/13, 11:53 pm

Vlad

avatar
Yrfylltabgemesh observó con profunda ira a la joven Marsi, lanzándole una mirada llena de desafío. ¿Realmente estaba dispuesta a enfrentarse a él? No tenía demasiados remilgos en destriparla a ella también si decidía interponerse en su camino, pero parecía que únicamente estaba intentando saber el motivo por el cual iba ha proceder a la purificación de aquellos impíos infraseres.

No tuvo que hacer especial esfuerzo lingüístico gracias a la rápida confesión de una de las herejes.

-MancillaronelaltardeChernogar yahoradeberánpagarconsusentrañasparalimpiarsuherejía- explicó en un tono más relajado, con la lentitud que confiere la ira templada con la pura determinación de la venganza.-Ahoranointerfiráisenmitareaotambiénvosotrosseréispurificados.

El hagaloch esperó a que sus palabras calaran en los infraseres y que estos se apartaran, permitiéndole continuar con su trabajo. De lo contrario, se deberían afrontar las consecuencias.


_________________________________________

¿Qué es más divertido que matar a un bebé en una batidora?

Matarlo con la tapa abierta.

68 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 18/08/13, 12:52 am

NH

avatar
A Marsi le latían los oídos de la tensión. No podía distinguir lo que Yrfy decía palabra por palabra, pero había logrado entenderle sin mayor dificultad. Supuso que tarde o temprano se acabaría acostumblando a su forma de hablar. De nuevo, se trataba de un tema cultural, como el de las sábanas mortales de las chicas fruta pero mucho más escamoso. Trató de ordenar sus pensamientos y tomó aire.

-Ya veo. Comprendo que te hayas ofendido, pero ten en cuenta que venimos todos de mundos completamente diferentes, tal ve Lhelian no sepa lo que es un altar ni el valor que tiene, todo esto ha sido un malentendido. Ya se ha disculpado, y puede rehacer lo que ha desmontado, si ves bien permitir que toque tus cosas, claro está- añadió rápidamente.- Así que baja el arma, por favor, no cometas una carnicería por un malentendido. Mira, propongo una cosa; bajamos todos a la cocina y nos sentamos a la mesa, y hablamos de nuestros mundos. Puedes hablarnos de Chernogar y explicarnos lo importante que es- << Para ti>>-, todos vamos a escucharte, pero no van a poder escucharte si están muertos. ¿Vale? De esta forma no se cometerá el fallo otra vez.

Se había tomado su tiempo con la última parte de su discurso para no pronunciar mal el nombre de Chernogar, pues suponía que eso echaría por tierra la escasa receptividad que había logrado del auro. Su voz y su postura no reflejaban una pizca de miedo, aunque en su interior estuviese confusa y acelerada. Había bajado el látigo y trataba de no parecer amenazadora, eso sí, por muy comprensiva y razonable que tratase de ser no pensaba lamerle el culo a ninguna rata. Le escucharía si al final él acababa escuchándola a ella. En caso de que las cosas saliesen mal, seguía alerta, y aunque no se creía capaz de enfrentarse a la rata, sí que podría frenarla lo bastante para darles tiempo a los demás a llegar.

69 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 18/08/13, 02:27 pm

Elliot

avatar
Marsi hizo el desayuno para los demás que, conforme se iban despertando, iban pasando por el salón para comer. Las dos chicas moradas, persistiendo en su idea de no dormir en sabanas blancas, fueron a buscar algunas de otro color. Neith seguía sin entender porque tanto alboroto por un color.

Después todos se pusieron a limpiar. Se dividieron en grupos para ello. La mayoría decidieron ir a la armería, mas por curiosidad que porque fuesen necesarios, pensó Neith. Ella pensaba que era mas importante limpiar el salón y las habitaciones que la armería, pero no todos lo creían así. La chica decidió que ella bajaría después, cuando estuviese ordenada, así le sería mas fácil ver lo que había.

Se dirigió hacia el lugar donde estaban los útiles de limpieza y se puso con el salón. La noche anterior ya habían limpiado una buena parte de esa planta, pero aun quedaba bastante por hacer. Se pusieron manos a la obra.

Un rato después, Kora llego, y Neith pudo escuchar como le decía a Marsi que habían encontrado otras sabanas. "Por lo menos dejarán de quejarse ya..." pensó la chica. Luego Alice subió, avisando de que la armería ya estaba practica mente limpia.

Neith continuaba limpiando tranquilamente, cuando unos gritos ininteligibles le sobresaltaron. Esa voz y esa forma de hablar solo podía salir de un sitio... "la rata..." Fue corriendo hasta el lugar donde la rata apuntaba con una katana a Alice y a Lhelian. La chica se quedó paralizada y no pudo hacer otra cosa que retroceder un paso sin dejar de mirarles. Marsi fue la que reacciono. Habia llegado sin que Neith se diese cuenta, al igual que otros mas. Neith apenas podía moverse. Si las ratas ya le daban miedo de por si, una rata con una katana era el culmen del horror.

La chica trató de tranquilizarse. Respiró despacio hasta que notó que volvía a recuperar el control de su cuerpo. -Va... vamos... si, hablemos... hablemos... - murmuró apoyando las palabras de Marsi, aunque no lo suficientemente alto como para que los demás pudiesen escucharle.


_________________________________________

Me haré una cama con tus huesos, Invitado, Muajajaj!


Taceant Colloquia.
Effugiat risus.
Hic locus est ubi mors gaudet succurrere vitae.

¡Superpor la aceptación, la integración y los derechy'x Frivy's!

Spoiler:




Click en la imagen para ver el esquema de relaciones entre los Cosechados del Rol

70 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 19/08/13, 02:47 pm

Vlad

avatar
Yrfylltabgemesh meditó durante unos instantes las palabras de la joven del látigo, pensativo. Cierto era que habían cometido una tremenda herejía y que dicha profanación debía ser penada con la muerte. Pero, evidentemente, no podía pedir a seres tan inferiores que comprendieran estos hechos por inspiración divina, y que era su obligación explicarles quién era Chernogar y cuanta era Su Infinita Grandeza. Por esto mismo, más relajado, bajó su arma, analizando su filo con aire pensativo.

-Tienesrazón supongo- comentó con tono introvertido, más ablando para sí mismo que para el resto de presentes.- Supongoquepuedodejarpasarlablasfemiasitangrandeesvuestraignorancia Seríacorrectoquefueramosbajando paraqueasípudierahablarosdeChernogar Tambiénesciertoquetengociertacuriosidadporvuestrasculturas…

Sí, ciertamente el racismo extremo del hagaloch no le impedía sentir ciento interés sobre los lugares de procedencia de aquellos infraseres. ¿Eran de su mismo mundo? Y si no era así… ¿De dónde demonios procedían? A fin de cuentas, todo el conocimiento que pudiera reunir sobre aquellas gentes terminaría por serle útil antes o después. Como parte de su adoctrinamiento, se le había enseñado que ningún saber podía ser desdeñado si se pretendía ejercer el control sobre cuanto a uno le rodea.

Y, como si aquello hubiera quedado zanjado tan fácilmente, se echó el arma al hombro y comenzó a descender por las escaleras, camino de la mesa, ignorando aparentemente que hacía escasos segundos se disponía a asesinar a dos de sus compañeros.


_________________________________________

¿Qué es más divertido que matar a un bebé en una batidora?

Matarlo con la tapa abierta.

71 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 19/08/13, 10:38 pm

Jack

avatar
Lhelian empezó a disculparse y según hablaba, fui dándome cuenta de lo que estaba pasando. Lo podríamos haber evitado, haber devuelto las velas y lo demás al lugar donde lo encontramos pero... No le di la importancia que Yrfy le daba. <<Tonta, par de tontas. Por muy rata evolucionada e inteligente que sea, si se molestó en hacer un altar, ¿no se molestaría al verlo "profanado"? Agh... En mi mundo sí hay cosas así, para colmo... Pero tampoco son tan inteligentes si tan fanáticos son, ¿no? No creo que echarle eso en cara en semejante situación sea... adecuado. ¿Y entonces?>> Para colmo, Lhelian se pegaba cada vez a mí, mientras Yrfy se reafirmaba en nuestra "purificación" <<¡Como si no hubiera espacio entre Yrfy y yo! Esa katana puede atravesar a esta moza como a papel y quedarse atascada...; como se complique esto, lo siento por Lhelian>> pensé rápidamente, cada vez menos optimista.

Por suerte, Yrfy atendió a las palabras de Marsi y empezó a razonar algo en voz alta, para luego dejar de amenazarnos con el arma y bajar al salón. <<¿En serio? ¿Hablarnos de su reli... fanatismo? No puede ir en serio>> Pero vaya que si lo iba. <<Aunque... Mejor seguirles la corriente... Que explique lo que quiera y luego nos deje tranquilas>>

-Sí, eso, venga, intercambio cultural pacífico y con buenas palabras.-dije casi en un murmullo cuando Yrfy desapareció escaleras abajo. Luego por fin pude respirar tranquila y miré a Marsi.-Gracias...-y empujé levemente a Lhelian para que me dejara libre.-Vamos pues.-rematé, con la típica energía "arrastrando" por los suelos.

Salí del baño sin decir nada más y, una vez en el salón, me quedé mirando a Ozzy sentado en mitad del salón, rodeado de escudos y cantando en lo que parecía su idioma. Era cuanto menos peculiar, pero se le veía bien. Es decir, lo hacía voluntariamente, sin que le tirasen de la mano o le dijéramos nada. <<Será algún rito de su hogar... ¿Más religión? Bueno, por lo menos canta. ¿O quién sabe si no está invocando a un dios asesino para nosotros, herejes?>> Rodando los ojos, cansada de estos temas, me senté lo más alejadamente posible de Yrfy, aún con cierto temor por este. <<Clase de religión con la fanática ratita presumida... ¡Ha intentado matarnos! Agh... Contente, todo sea por entendernos y saber más unos de otros>>

-A ver si esta puesta en común sirve para que no nos molestemos, ofendamos, mutuamente en el futuro inmediato...

<<¡Y rapidito, que necesito un baño ahora más que nunca!>>



Última edición por Jack el 21/08/13, 12:28 am, editado 1 vez


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

72 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 20/08/13, 12:41 pm

NH

avatar
Marsi estuvo a punto de derrumbarse en el suelo de lo que le temblaban las piernas. Lo había logrado, y no tenía ni idea de como, aunque parecía que las técnicas para amansar bestias servían también con el auro.

Bajaron a la zona del salón más cercana a la cocina. Por el camino Marsi vio a Ozzy rodeado de escudos metálicos y cantando, o al menos parecía que estaba cantando. Pasó por su lado y vio que tenía los brazos llenos de cortes

-Luego te los desinfectaré- susurró, pero dudó que pudiese oirla por encima de los cánticos.

Se fueron sentando en la mesa del comedor, uno tras otro, Marsi justo enfrente de Yrfy porque intuía que nadie iba a querer. Tenía los brazos cruzados sobre la mesa y movía el pie de forma nerviosa, como con un tic. Se detuvo en cuanto se dio cuenta de lo que estaba haciendo.

-La verdad-comenzó a hablar en tono bajo para romper el incómodo silencio que se había formado- Es que todo eso de los dioses únicos es nuevo para mi. En mi mundo tenemos a los espíritus de los bosques, que son enormes árboles centenarios que superan fácilmente el tamaño de una casa. Está todo lleno de bosques muy espesos, pero la gente no se interna mucho en ellos, mejor dejar a los espíritus tranquilos. El novio de mi madre me contó historias de excursionistas o recolectores de moluscos que se trajeron de regalo un espíritu furioso que atormentó su casa durante días...- se detuvo, y al darse cuenta de las tonterías que estaba diciendo se puso roja como un tomate. Su madre le había dicho que no eran más que supersticiones, aunque ella había creído en espíritus desde muy pequeña- Bueno... fue un espíritu del bosque el que me trajo aquí. Era un chico desnudo de orejas cortas, la piel le brillaba y podía convertirse en árbol- Ahora sí que hablaba como una verdadera lunática.



Última edición por NH el 21/08/13, 12:29 am, editado 1 vez

73 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 20/08/13, 03:01 pm

Zarket

avatar
GM
La explicación de la rata me dejó helado. «¿De verdad se ha puesto así por semejante gilipollez?» pensé, bastante sorprendido y con algo de cabreo. Es cierto que en la Tierra había gente así de extremista, pero jamás pensé que me encontraría con alguien así. Menos en otro mundo.

Fui a abrir la boca para intervenir aunque, por suerte o por desgracia, Marsi se me adelantó. Supongo que por suerte, porque por cómo era la rata y con lo bocazas que yo mismo he sido siempre probablemente me habría rajado antes de poder terminar una sola frase. Por suerte, al final todo se aclaró y acabamos bajando para hablar de nuestros mundos.

La primera en hablar fue Marsi, explicando cosas de su mundo. «Que raro, así que en vez de dioses creen en espíritus». Nunca había sido muy religioso, pero siempre había creído que existía algo más, así que escuchar que en su mundo más que dioses creían en espíritus era curioso cuanto menos.

—Si es por religiones, a la Tierra no le faltan, la verdad. Hay montones de ellas, algunas creen en espíritus, otras en varios dioses, otras en su solo dios... Donde yo vivo la más extendida es una que cree que dios se convirtió en hombre hace dos mil años y murió para que los humanos dejasen de ser unos subnormales egoístas. No lo consiguió«No me puedo creer que de verdad estemos hablando de religión». Me preguntaba qué más decir de la Tierra, aunque decidí dejárselo a Alice y Neith—. Y en cuanto al tipo que me secuestró, bueno... La verdad es que no lo recuerdo muy bien porque, la verdad, esa noche me había pasado un poco bebiendo —dije mientras me rascaba la nuca con una risita algo nerviosa. Pocas cosas me daban vergüenza, y admitir que no siempre sabía controlarme al beber era una de ellas—. Era el tío de la serpiente voladora que nos dio el discursito donde lo de la fuente, y tenía muchas cosas... Raras, como criaturas voladoras, pajaritos de metal y esas cosas que tiraban mucho humo verde al aire. Dijo algo de poder y potencial oculto, sé que esa parte me interesó... —fruncí el ceño intentando recordar, pero acabé negando con la cabeza. Nada— Al final dijo que no tendría que volver a ver a mis padres, así que acepté. Y sacó una especie de contrato. Y una pluma mordedora que me rajó el dedo cuando fui a firmar, llenando el contrato de sangre.



Última edición por Zarket el 20/08/13, 04:21 pm, editado 1 vez

74 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 20/08/13, 03:26 pm

Dal

avatar
Veo como la rata sube al piso de arriba con una katana desenfundada, le sigo con tranquilidad pensando que iria a entrenar, pero cuando oigo el látigo de Marsi restallar echo a correr escaleras arriba. Estoy tentada de intervenir un par de veces, de intervenir a lo bestia. Por suerte para la rata Marsi consigue que todo se solucione pacíficamente, aunque resoplo lo indecible y mas teniendo que oír sobre sus dioses. Espíritus y cosas parecidas, parecen idiotas creyendo en esas tonterías. Pronto me toca explicar cosas sobre Ulterania.

-Los ulteranos no creemos en cosas que no podemos ver o tocar, o de lo que no tengamos un registro. Si tenemos sin embargo diversos héroes por sus acciones registrados en la historia. El mayor de todos ellos fue Ul, hasta el momento claro. También muchos creen en el poder del Emperador, el cual controla toda Ulterania, toma todas las decisiones, casi siempre las mejores para el pueblo. También es capaz de realizar milagros, yo he sido testigo de un par.- explico con tranquilidad,- Respecto a la persona que me trajo aquí era una mujer, una mujer un tanto extraña eso si es cierto. Mencionó un par de cosas que me interesan y aquí me tenéis.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

75 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 20/08/13, 05:35 pm

Evanna

avatar
El alivio que sintió cuando la rata bajo su arma fue inmenso, no entendió del todo lo que dijo pero si lo principal. Bajarian todos a hablar sobre las religiones de sus respectivos mundos para evitarse mas problemas de ese tipo, cosa que Dhelian agradeció, al menos no habría derramamiento de sangre. Todos bajaron y empezando por Marsi comenzaron a cantar detalles de sus mundos y de las personas que los trajeron a aquella ciudad, cada cual mas extraño que el anterior. Dhelian intento procesar todo lo que decían, dándose cuenta de la enorme diversidad de creencias entre sus compañeros. El había tomado lugar un poco lejos del auro y algo nervioso decidió intenta explicarse lo mejor posible.

- En Daelicia, el lugar donde provengo, la religión que tenemos se basa en la perfección de los sentidos, le damos mucha importancia a esto, el tacto, el gusto, el olfato sobretodo...toda nuestra religión se basa en esto. En mi mundo se piensa que Daelicia como tal es un mundo imperfecto, copia de un anterior mundo perfecto en todo sus sentidos y que fue creado por un Demiurgo a partir de su sangre. Se intenta conseguir la perfeccion de los sentidos, satisfacerlos en su maximo exponente, para asi lograr estar mas y mas cerca de ese mundo anterior- intento explicarse como buenamente pudo para intentar darse a entender, algo un poco complicado tal vez teniendo en cuenta lo que había oído de las religiones de sus compañeros, dejándolo inconcluso por si Korasihanna quia añadir algo mas a lo dicho, mientras pensaba en la persona que que lo cosecho- En cuanto a la persona que me trajo aquí, se trataba de una mujer de cabellos blancos y ojos de un color rojizo, u ojo, pues el otro lo llevaba cubierto por un parche sino recuerdo mal...creo...no estoy seguro, me dio un té con un olor y sabor desconocido aunque agradable antes de que despertara en aquella mazmorra-añadió Dhelian intento recordar mas claramente aquella conversación con la mujer, no recordaba mucho solo le hablo de que irían a un lugar donde habría magia, magia como la del ser de huesos, como en sus libros, donde no se sentiría incomodo, Hablaron de algunas cosas mas pero de eso ya no se acordaba.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

76 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 20/08/13, 07:48 pm

Jack

avatar
Atendí a las chicas con curiosidad aunque miré a Álvaro con el entrecejo fruncido al ver que no lo contó todo y que me tocaría a mí o a Neith <<Qué listo>> pensé, mirándole con el ceño fruncido <<Espíritus de los bosques, elevar al Emperador a deidad y Daelicia tiene un toque de Platón... Aunque lo del "culto" a los sentidos es nuevo. ¿Me toca?>> Tomé aire y con la cabeza apoyada en una mano, continué lo de Álvaro.

-No voy a repetir lo que él ha dicho, así que añadiré solo unas cositas. En donde yo vivía, los nativos -llamados aborígenes- creían -y aún creen- en el Tiempo del Sueño. Este sería como un plano espiritual eterno, en el que existen como espíritus antes de existir en la Tierra en forma física, y al que van cuando sus cuerpos mueren. Pero además, cuando nacen se convierten en "guardianes" de la naturaleza del lugar en que nacieron y se les prepara para esto. No es que sean belicosos, sino que mantienen un equilibrio en la fauna y flora. Respetan la naturaleza en mayúsculas.-dije, denotando con la forma de hablar que me gustaba. Pero entonces tomé aire y miré a Yrfy directamente, para seguir con otro tono.-Luego están las religiones "poderosas", seguidas por la mayoría del planeta, que por desgracia, se dedican a forzarnos para creer. Y no siempre de forma pacífica, además.-añado, mosqueada por el asunto de antes. <<Y para tu información, la gente es libre de creer en lo que le plazca, joder>>.-Sobre quien vino a buscarme... Fue el mismo tipo que dio el discurso en la fuente. Me habló de un mundo de libro, con criaturas de leyenda y que sería como vivir mi propio libro de fantasía... Suficiente para convencerme.-digo mirando a las chicas, sonriendo por fin. Y vuelvo a mirar a Yrfy.-Pero no mencionó que fuese obligatorio creer en dios alguno. Yo creo en la fuerza más creativa y destructiva que existe: la Naturaleza. Y nada más.-mascullo al final, sin poder contenerme, con una sonrisa por la referencia final.

<<Eso último sobraba. ¡Sobraba! No, ¡tenía que haberle dicho todo! Que se entere, agh. Es como si los que llamasen a la puerta llevasen una katana bajo la sotana, hay que joderse>> Y esto me daba ideas para seguir hablando, pero la criatura aún llevaba su espadita así que tuve que hacer un esfuerzo. Bajo la mesa, los pies no paraban de moverse, aunque sin hacer ruido, nerviosa como estaba. <<Cuando esto acabe... Este se viene conmigo a la Tierra, ya verá lo que dura con su querida espadita...>>



Última edición por Jack el 31/08/13, 06:01 pm, editado 1 vez


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

77 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 20/08/13, 08:16 pm

Matt

avatar
La respuesta secante de Marsi me hace arrugar un poco la nariz al intuir que a esa chica enferma no le caía nada bien. "Sera mejor alejarse por el momento hasta que se relaje el ambiente de crispación que se respira en este pútrido sitio. Tengo mucha sed y no veo nada que pueda saciarme por aquí." Pienso mientras me alejo de la chica para terminar de barrer mi parte.

Al acabar salgo por la puerta que da a la parte trasera del torreón. Lo primero que me llama la atención de esta estancia es la macabra figura de una persona empalada por varios palos. "Definitivamente este lugar nos esta recordando tanto en las sabanas como en esta figura que nuestro destino es acabar así. ¿Habrá sido ella una antigua habitante de este torreón? Me niego a tener su misma suerte." La puerta a mi espalda se abre y por lo que observo los chicos comienzan a subir cubos de la misma sustancia que expulsaba la fuente de la plaza de un pozo. Algunos los meten en otros baños y se los llevan e incluso alguno que otro le da profundos buches por lo que mi mente comienza a elaborar curiosas hipótesis sobre esa sustancia incolora.

Comienzo a observar todos los recovecos del patio haciendo tiempo hasta que hayan acabado de usar el  pozo para poder acercarme sin que nadie me estorbe para poder analizar en condiciones ese extraño liquido. El patio tiene bastante maleza y de entre ella se alza algo parecido a un huerto seco y unos pasos mas alejado de ellos una especie de palos sujetados por un montón de piedras me hace acercarme extrañada. "¿Qué clase de monumento representan estos montículos? ¿Serán alguna creencia extraña de alguno de los mundos de procedencia de estos seres?¿Qué querrán decir?" Pienso mientras cojo una de las piedras y la lanzo traspasando el muro.

Cuando se tranquiliza el patio me acerco al pozo y me asomo pudiendo ver la negrura del fondo y el rumor del liquido al pasar por el fondo. Miro el cubo y empujándolo con un dedo lo lanzo al fondo escuchando el sonido del mismo al chocar contra la superficie liquida. Subo el recipiente lleno y miro su contenido con la mayor cara de poker posible mientras intento tragar saliva, cosa casi imposible por la sequía que ostento.

"Ellos han bebido y por lo que parece ser no han enfermado mas de lo que ya lo pueden estar. No pierdo nada por probarlo." Meto las manos en el cubo y la poca densidad del liquido me resulta rara pero haciendo de tripas corazón hago un cuenco con las manos y me llevo el liquido a la cara para olerla. Tras meditarlo unos segundos le doy un trago largo y, tal como pensaba, no sabe a absolutamente a nada pero esta consiguiendo quitarme la sed por lo que bebo abundantemente eructando cuando por fin me siento saciada. Me lavo la cara aprovechando que aun queda agua en el cubo.

Tras limpiarme la cara me siento mas fresca pero unas voces en el interior del torreón me hace girarme extrañada. Entro rápidamente para comprobar que todos los chicos están bajando del primer piso y se sientan en la mesa del salón. Me siento en silencio comprobando que algo ha ocurrido por el ambiente de tensión del lugar. Los chicos comienzan a hablar sobre sus respectivas religiones por lo que yo me recuesto en mi sitio cruzándome de brazos. Tras terminar Lhelian su explicación y escuchar la respuesta de Alice comienzo a hablar yo negando con la cabeza. -Es cierto lo que cuenta ella sobre la historia de nuestro planeta. Aunque yo discrepo en la idea del Demiurgo y del mundo superior pero respeto todas las creencias que tengáis pero, a decir verdad, no creo que haya nada superior a nosotros mismos. Para mi, lo único real en la vida es la existencia de la muerte.- Sentencio mirando a Alice a los ojos

Sobre el comentario de Lhelian sobre la mujer que la trajo a Rocavarancolia me hizo poner las manos en la mesa y girarme hacia ella. -A mi, al igual que a mi compañera, también me persiguió la mujer con el cabello de la muerte. Aunque le costó un tiempo alcanzarme a decir verdad. Ella me ofreció una imagen de la ciudad completamente diferente a la que hemos visto todos. Esa mujer me ofreció un brebaje dulce que me quedó claramente drogada. He visto muchos tipos de drogas en mi vida pero ninguna me da tanta serenidad como ese liquido rosaceo.-

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 6 de 59.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 32 ... 59  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.