Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Explanada de los portales
por Giniroryu Hoy a las 12:56 am

» Resumen del rol (borrador)
por Kial Hoy a las 12:23 am

» Torreón Maciel
por Zarket Ayer a las 09:39 pm

» Trama de los Sueños
por Yber Ayer a las 08:29 pm

» Torreón Sendar
por Yber Ayer a las 08:29 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 177 miembros registrados.
El último usuario registrado es jeff_98.

Nuestros miembros han publicado un total de 37449 mensajes en 706 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Torreón Letargo (Archivo IV)

Ir a la página : Precedente  1 ... 31 ... 57, 58, 59

Ir abajo  Mensaje [Página 59 de 59.]

1 Torreón Letargo (Archivo IV) el 08/08/13, 11:29 am

Dal

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

-Uffff, menos mal que llegamos, este tío no se vuelve ligero por momentos,- digo llegando al fin frente al torreón,- que alguien busque la puerta entre toda esa maraña de plantas.- dejo el cuerpo de Ozzchreanos en el suelo y segundos después encuentran la puerta.- Yo entraré sola, no quiero peros,- digo mientras compruebo la expresión que empezaba a formarse en sus caras,- Si he de pelear puedo protegerme a mi misma, si venís vosotros ahora mismo solo me estorbaríais. No os preocupéis, estaré bien, en cuanto vea si es seguro os pego un grito.- Voy a entrar pero antes prefiero repetirles una cosa,- No me sigáis,- digo en tono de orden.

Sin esperar mas me adentro en el torreón en completo silencio. Lo primero que me llama la atención es la ingente cantidad de polvo, <<Joder, ni en los barracones estaba tan sucio, y mira que nos encargábamos de ensuciar ¿eh?>>. Lo segundo que me llama la atención es algo escrito en la pared, "estamos rodeados". <<Sí, si que vamos a estar rodeados, de porquería hasta que no limpiemos>>. Me acerco con cuidado a ese mensaje y lo borro, no quiero inquietar a los demás, y desde luego no el primer día.

Abro una puerta que casualmente da a una especie de patio, que seria bastante bonito de no ser por la estatua que esta en el centro. <<En esta ciudad tienen un sentido del gusto encantador>>. Más allá hay mas puertas que al abrir veo que llevan a las letrinas. <<Bueno, al menos tenemos algún lugar donde hacer nuestras necesidades, pensé que tendríamos que hacerlo en el foso>>. Casi al irme veo lo que parecen ser unas tumbas, me acerco y compruebo que realmente son eso. <<Gente que murio aqui, yo no pienso cavar tumbas>>.

Vuelvo al torreón y aseguro el primer piso mirando en lo que parece ser una cocina. Subo al primer piso lentamente por las escaleras, tratando de no hacer ruidos, veo varias puertas y las escaleras que dan al segundo, miro en cada puerta y todos parecen despachos o cosas parecidas, me sorprende lo revuelto que esta todo allí. La ultima puerta que abro me pone de buen humor, hay una bañera.

Sigo subiendo y veo dos puertas, al abrir ambas veo dos habitaciones comunales con unas cuantas camas en un estado mediocre. <<Mira, cada vez se parece mas a los barracones, de lo malo un sitio en que dormir>>.

Subo al último piso ya sin tanto cuidado, si no ha habido peligro hasta ahora dudo que vaya a haberlo ahora. El último piso resulta ser una sala de entrenamiento, algo que me vendrá bien a mi y a los que quieran entrenar conmigo <<Bueno, y a los que no quieran también, por que de este torreón no salen si no es conmigo o entrenados>>.

Bajo ya sin cuidado y abro la puerta.

-Ala podéis pasar, no hay nada peligroso, a excepción de las arañas que hay un huevo y más.- les digo tratando de comprobar cuan valientes son,- Bienvenidos a vuestro nuevo y sucio hogar, iros acostumbrando por que hasta que no limpiemos seguirá así, hay habitaciones, una cocina, un patio, baños, una bañera, una sala de entrenamiento y.....-dejo pausa para darle emoción- arañas, así que aprended a convivir con ellas,- y me alejo riéndome en busca de un cubo para empezar a limpiar. Pero cuando doy dos pasos me acuerdo de Ozzchreanos y salgo a por el, lo levanto y lo dejo tumbado en un sofá.



P.D.: No ha examinado los sótanos por que no se ha fijado en las escaleras, asi que el que se fije que avise o algo ^^



Última edición por Aleazar el 08/08/13, 10:07 pm, editado 1 vez


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

697 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 03/08/14, 02:55 am

Evanna


El primer despertar de Dhelian tras la luna fue penoso. El pregón ya lo había medio espabilado, peor lo que termino haciendo que se diera de bruces contra el sueño, fue el inesperado graznido despertador de una de sus estirges en pleno oído.

-¡Auch...mi nariz ¿¡porque me despertáis así!?- se quejo adolorido  mirando con ganas de hacer pollo a la brasa de Pasota, la causante de su mal despertar. El dolor de su pobre rostro le extraño, siendo que la noche anterior no había sentido el picotazo de las estirges y desde luego cualquier pensamiento de que todo lo ocurrido la otra noche había sido una pesadilla se había esfumado incluso antes de llegar a formarse en su cabeza.

-Os odio- refunfuño mirando a los tres pájaros que la graznaron en respuesta mientras Dhelian se pasaba la mano por su pelo despeinandolo y enredándolo aun mas, peinar eso iba a ser algo imposible. Bostezando se levanto del suelo, allí donde había ido a parar y un poco aturdido al ver donde estaba durmiendo. Ya de pie, pudo ver el estropicio del cuarto y un leve tic nerviosos apareció en su ojo -¿Esto es algún tipo de venganza porque no podíais atacarme a mi? -gimió al ver lo que esos condenados pájaros habían creado. La cama de al lado estaba echa un desastre, la sabana cortada a tiras, con agujeros de garras y picos, no sabia como habían abierto el baúl lo suficiente para sacar la ropa del interior y lo mismo con el armario. Eso sin contar con el relleno de la cama que formaba un bonito colchón por todo el suelo.

-Salid del torreón y esperad afuera, ni se os ocurra entrar hasta que lo diga- dijo con mal humor al ver el destrozo las tres estirges ante su orden imperiosa salieron por la ventana del cuarto sin  ponerse melindrosas como otras veces. Dhelian suspiro por tener que ponerse a recoger tan temprano. Hizo lo que pudo con los destrozos en la ropa y el colchón y recoger el relleno fue una autentica pesadez "Como tenga que hacer esto cada vez que duerma la paralizo antes" refunfuñaba tras terminar de recoger.

Ahora que estaba todo recogió y podía por fin buscar a los demás, pudo pensar en el pregón que había escuchado y en lo que la noche anterior Alice y Marsi les había contado. Ese día debían salir del torreón y separarse temporalmente con la promesa de verse a menudo. Dhelian ya sabia a donde iría, el pregón mismo le había dado el lugar, también pensaba aquello del cambio de nombre, algo que comentaría con Alice antes de partir.

Tras recoger y sin llamar aun a las estirges de vuelta bajo a la primera planta, encontrándose a Surasara despierta y desnuda de cintura para arriba lo que hizo que el daeliciano se la quedara mirando sin apartar la mirada por lo que le parecieron minutos. Lo único que logro que el pre adolescente eterno apartara sus ojos del busto de la naga fue una cara nueva ataviada con las ropas del ochrorio del torreón.

-¿Ozzchreanos?- pregunto confundido pues esa cara no era la suya ni por asomo ¿Eso le había hecho la luna? ¿Quitarle su cara?-¿Estas bien?¿No te sientes mal ni na...?- no pudo terminar al frase pues un bola de plumas negras llamo su atención. La imagen de la estirge atravesada por la daga le encogió el estomago- ¿Que hace esa estirge aquí?- pregunto mirando a sus compañeros pues el estaba seguro de haber ordenado que no entraran. ¿Le había desobedecido sin mas?-¿Quien la mato?- pregunto un poco fastidiado por aquello, otra ave mas fuera de su dominio ya era la séptima. Sus ojos se posaron primero en Surasara, la que mas estirges había matado, pero luego pensando que ella sabía que eran su dominio, miro a Ozzchreanos. La marca del picotazo en su nuevo rostro le hizo una imagen de lo ocurrido. Ya había visto que esos pájaros eran un tanto vengativo por lo que no pudo culparlo si intento atacarlo. Se sentía un poco molesto, pero la culpa  fue de la estirge por desobedecerlo.

-Siento que te haya atacado, me desobedeció, las estirges son mías por la luna así que no las mates, intentare controlarlas -le explico viendo curioso como parecía tener que escribir para hablar ¿En que se había transformado?

698 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 03/08/14, 06:19 pm

Dal


Dejo al ochrorio un poco de espacio para que pueda asimilar sus cambios y me alejo un poco tras unas palabras.

-Si necesitas algo avísame.

Sigo moviéndome un rato, es un gusto ver que aunque me quede quieta puedo mantenerme erguida. Me pregunto cuales pueden ser los límites ahora que tengo una cola como esta. De pronto una voz irrumpe en el silencio anunciando lo que ya nos habían comentado Alice y Marsi la noche anterior. <<Bueno, una vez que todos estén despiertos supongo que tocará moverse>>. Me acerco a la puerta que da al patio y me quedo mirando las tumbas unos segundos, suspiro y recojo la botella en la que están las cenizas de Álvaro, no podemos llevar armas ni el resto de cosas pero esto sí que lo llevo conmigo.

Dhelian baja las escaleras y ni siquiera da los buenos días, se queda embobado mirándome. Sigo la dirección de sus ojos y veo donde acaba, una sonrisa de satisfacción se pinta en mi rostro, después de lo de la cola pensaba que ningún otro hombre me volvería a mirar y saber que aún sigo pareciendo atractiva aunqeu sea a ojos de un adolescente es satisfactorio y levanta la moral. Pero quizá deba ponerme la camiseta para que no se distraiga nadie.

-Eh, Dhelian, hazme un favor y seca esto - y le lanzo la camiseta que aún está mojada. Mientras y con una sonrisa perversa paso mis brazos bajo los pechos y los aúpo para que sean más visibles.

699 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 04/08/14, 03:20 am

Yber


GM
(Tiempo paralelo, todavía durante la noche)

¿Eh? Creo... No—confesó. Dirke no había tenido muy en cuenta qué hora era. Nunca lo hacía, sobre todo durante la luna, porque tampoco tenía muy claro si las transformaciones tenían horarios fijos, pero aquella vez su percepción del paso del tiempo había disminuido hasta algo despreciable mientras hablaba.

Escuchando solo a medias el intercambio de palabras sinhadre, el hombre árbol se puso las gafas de aviador nuevas y toqueteó un par de botones rúnicos que tenía a los lados, para hacerla funcionar. La había comprado en el mercado, como sustituto para muggles de los hechizos de niebla mágica, y todavía no acababa de saber usarlo. <<Ya podían haberse currado unas instrucciones>> pensó no muy mosqueado. Tocar los botones al azar era divertido para cualquiera con mentalidad de niño de tres años y el alemán solía ser de esos.

También podemos espiarles desde aquí, me basta con saber si Marsi sigue... Mmmffhh...—concentrado en regular lo que veía, Ramas no fue capaz de acabar la frase—. Veo... Pájaros y sombras, deber de haber brujos. También hay un muerto.... ¿Muerto en vida o muerto muerto?—comenzó a chapurrear, pronunciando peor que de costumbre. Estaba nervioso por encontrar qué había sido de la varmana—. Ah, en vida, se mueve... ¡Es como Kaethe!  ¡Oh! Y también hay una nueva Abi, espero que sea más maja... —un par de pulsaciones de botones extra le dieron la respuesta que quería—. No me lo puedo creer... ¡He traído a una nueva Elliot a la ciudad!—también esperaba que fuera más maja que su contraparte en la comparación, pero por respeto a los muertos no expuso aquello en voz alta. Contento y satisfecho con su éxito cosechil, Dirke se quitó las gafas y se las acercó a Alder—¿Pruebas?

700 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 04/08/14, 12:12 pm

Lupin


Ozzchreanos se declaró enseguida culpable de la pérdida de cabeza de la estirge. No necesitó ni palabras, pues la herida en su tabique hablaba de lo sucedido por sí misma.
Gracias, Dhelian. ¿A qué te refieres con que son tuyas? —Fue toda su respuesta por escrito.
No tenía por qué hacer nada a los pájaros, por supuesto, pues no tenía nada en contra de ellos. Pero siempre, claro, que no le hicieran nada. Cuando Dhelian le contestó, le preguntó por él mismo y por los demás. Su curiosidad era sincera, su preocupación notable. Quería saber qué les había sucedido bajo la influencia de la luna. Pero, más que nada, quería saber qué habían designado los dioses para su sacerdote.

701 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 04/08/14, 03:09 pm

NH


Marsi no soñó nada, por primera vez en mucho tiempo. Su mente parecía haberse cerrado por el cansancio y todo fue calidez y oscuridad hasta que su niebla percibió movimiento y ruido. Toda la información le vino de golpe cuando recuperó la conciencia, y durante unos instantes se sintió mareada y confusa.

Desde fuera, se podía ver cómo la niebla negra, que antes había sido fina y escasa, aumentaba ascendiendo como una humareda espesa, hasta normalizarse. Aunque no lo necesitaba para mirarla, Marsi se giró hacia Alice, contenta por verla de una pieza, y un poco sorprendida por encontrarla en su cama. Le hizo un gesto para hacerle saber que no tenía mayor importancia. A su espalda vio su cabeza, despeinada y con algún mechón de pelo de menos, pero ni rastro de la estirge a su cargo. Imaginó que Dhelian las habría echado. Se incorporó, quedando sentada en la cama, y cogió su cabeza para peinarla con mimo. Luego le señaló la puerta a Alice, técnicamente para proponer que bajasen a desayunar.

Tan solo se puso unos pantalones, y pronto se arrepintió de bajar descalza pues las estirges habían dejado el torreón hecho un asco. Todos los demás estaban ya abajo, rodeando a... alguien con la ropa y el cuerpo de Ozz, pero con una cara distinta. Lo señaló para preguntar por él, estaría bien una explicación. Posiblemente fuese el ochrorio, con algún cambio de la Luna, pero que le hubiesen cambiado la cara se le antojaba extraño. << Bueno, a algunos se la cambia, y a otros nos la quita>>

702 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 04/08/14, 06:22 pm

Jack

avatar
No sabía en qué estaba pensando. Había esperado que sonriera como de costumbre..., ¡como si el humo pudiera dibujar sonrisas o reaccionar de alguna forma! <<¡Idiota!>> Estaba claro que teníamos que aprender telepatía, ella por ella y yo para recuperar la comunicación. O solo ella, pero eso. La imité y me senté, mientras la miraba con curiosidad peinar su cabeza. ¡No es que fuera raro peinarse! Pero era curioso... osea, parecía haberlo aceptado sin problema —y no es como si pudiera rechazarlo—, y no dejaba de ser una imagen nueva. Pero me alegró saberlo. Tenía miedo de que la llegada de la Luna fuera traumática... pero... no fue para tanto. Lo sentía por Drael, pero mis amigos habían salido bien parados dentro de lo malo. <<¡Falta Ozz!>>

También la imité en peinarse y me arreglé la cabellera, haciéndome una trenza... aunque a mitad del proceso cambié de idea y lo dejé suelto. Pegaba más con lo que era ahora: ¡una bruja! <<Como en mi sueño, toma ya>> Luego dijo de bajar a desayunar y asentí. Ya había oído el pregón, así que cogería la ropa con la llegué, pero para desayunar bajaría con lo que usaba de pijama, también descalza. Quería probar una cosa con las onyces si daba tiempo antes de irnos... <<¡Sandalias de Hermes!>>

¡Eh! ¡Buenos días! Desayuna rápido, que tenemos que pillar el mejor sitio en la Torre Serpentaria-me dijo una onyce que nos siguió al salir.
¿El mejor sitio? Eso ya lo veremos al llegar. Todo a su tiempo.

Mala idea fue salir descalzas. En cuanto salimos al pasillo, lo vimos todo cubierto de plumas y relleno de los colchones del dormitorio contiguo.
Esos bichos están locos. Da la orden y las exterminamos. A todas-siguió diciendo la misma. A un gesto, la hice sentarse en mi hombro derecho, para tenerla controlada por si había más estirges abajo.

No fue así. En su lugar, estaban todos ya despiertos... y un relativo desconocido, al que señaló Marsi, con la ropa de Ozz. Sura nos explicó que, en efecto, era él, mientras Dhelian le daba una camiseta. <<¿Qué demonios hacía desnuda con Ozz recién transformado y una estirge muerta?>> También pedí explicaciones por la estirge y el caos de arriba y nos lo explicaron: las estirges y su sistema despertador. Yo también aproveché y puse al día a Ozz de lo que habíamos aprendido la noche anterior. Y, de paso, me enteré de cómo fue el funeral de Drael.

¿Ves? Da la orden, por-fa. Puedes apuntarte también a la masacre-me dijo entonces la onyce, moldeando sus manos para darles forma de garras.

Shhh. Bueno, Ozz... No sabemos qué eres, pero en este libro quizá aparezca tu transformación—le dije, alcanzándoselo—. Y ya habéis oído el pregón así que... ¿Desayunamos y recogemos? Va a ser muy raro ir sin armas por la calle... con las onyces y estirges—bromeé, y luego recordé una cosa por si acaso—Ah, Marsi, la libreta quédatela por si te hiciera falta al principio.

Dicho y hecho, a desayunar y recoger. El torreón lo encontramos ordenado aunque sucio y hasta arriba de polvo, así que pretendía dejarlo igual de ordenado al menos. Quizá podría recurrir a las onyces... pero seguramente molestarían más que ayudar así que no lo hice. Lo que sí hice fue vestirme con la ropa inicial en cuanto desayuné y me aseé. Y mira que el conjunto lo recordaba como favorito pero ahora que lo veía... le faltaba algo. Quizá si fuera rojo más oscuro o negro... ¡A juego con las onyces! <<Esperemos que haya ropa más decente en esos refugios>> Y, de todas formas, creía poder ordenar a las onyces que se juntaran haciendo alguna prenda, igual que me cubrieron la noche anterior... <<Pero las muy... bromistas son capaces de dejarme desnuda en plena calle>>


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

703 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 04/08/14, 07:59 pm

Evanna

avatar
Dhelian explico a Ozzchreanos los pormenores de la transformación de cada uno de ellos, o al menos lo que sabia y cuando bajaron Marsi y Alice se disculpo el desastre causado por las estirges en el dormitorio, explicándole sobre su buen despertar.

-¿Ya sabéis todos donde iréis no?- pregunto mientras desayunaba sin dejar a las estirges entrar de nuevo al torreón, poniéndose luego a adecentar el torreón antes de marcharse sin olvidar que tendrían que salir con lo puesto y que tendrían que abandonar tanto los amuletos y cristales como sus dagas, que era lo que mas pena le daban. El había decidido ir a Serpentaria, pues a pesar de tomarse en serio el entrenamiento físico quería saber sobre su dominio, porque aparentemente no surtía el mismo efecto sobre las estirges como Alice sobre las onyces. Ya como extra, también quería perfeccionar su magia dado que era un tipo de ghoul extraño por su dualidad. Aparte lo de esa pronta ida al torreón de la magia le hacia pensar en ese detallito que había estado rondando por su mente a intervalos desde el día anterior, no es que fuera de vital importancia pero quería de algún modo dividir su vida con su grupo del torreó, con los que tenia confianza, a con el resto de la ciudad y solo se le ocurra que fuese de ese modo.

-Sabéis llevo pensando desde la explicación que ayer nos dieron Marsi y Alice. Creo...que cambiarse de nombre de cara a esta ciudad no seria mala idea- comento Dhelian mientra adecentaban el torreón, que con todo lo de anoche, había plumas, sangre, polvo ya  saber cuantas cosas mas toda la mazmorra y salón-No se que pensáis pero...se me hace raro tener confianzas con los individuos de la ciudad después de todo lo que hemos pasado. No es como si nuestro nombre fuese importante pero es nuestra identidad y me gustaría mantener esta solo para aquellos con los que tengo confianza- dijo rascándose la nuca pues no tenia claro como hacerse entender-Así que yo lo cambiare, de cara a la ciudad, cuando se me ocurra algo ¿Que haréis los demás?- añadió mientras terminaba de recoger finalmente el salón y lo dejaban decente, tuvo que dejar las dagas en la armería y tras pensarlo un poco decidió dejar también su ropa en el torreón y salir con lo puesto.

Unas botas marrones y desgastadas, un pantalón vaquero, su riñonera y una sudadera con cremallera y gorro con el que se cubrió la cabeza y su actual estropajoso pelo, que estaba mas que decidido a tratarlo de algún modo pues realmente parecía que tenia un nido en la cabeza en vez de pelo.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

704 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 04/08/14, 10:41 pm

Dal

avatar
Me pongo la camiseta ya seca y le doy las gracias a Dhelian, casi detrás de Alice y Marsi aparecen Gres y Naeleth a las que también ha despertado el pregón.

-Recoger para qué, si total se va a llenar todo de polvo otra vez. Y tal como nos lo encontramos nosotros se lo encontrarán otros igual - yo estaba resignada a eso así que me puse a comer algo para agotar las existencias de las cestas.- Bueno, bien mirado los siguientes que vengan por aquí heredarán nuestras armas ya modificadas, será una ventaja para ellos. Aunque me encantaría ver la cara que pondrían si usaran las tonfas - comento riendo por lo bajo.

-Lo del nombre yo no lo tengo del todo claro, me lo pensaré estos días y ya veremos - digo mirando al resto. Me quedo pensativa un poco y luego digo.- Me gustaría pasar por la biblioteca antes de ir a los refugios, nos vendrá bien buscar más información sobre lo que somos o lo que podemos hacer y yo quiero llevarme un libro de magia de allí, que no sé si en la sede esa tendrán algo.

Dejo las espadas en la armería con un gesto de pena, de veras me han gustado. Me pongo las vendas y la camiseta con que llegué y salgo chalando animadamente mientras que Dhelian se adelanta.

Sigue en la sede de los Taumaturgos


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

705 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 04/08/14, 11:24 pm

Jack

avatar
Cuando Dhelian sacó el tema de los nombres y terminó de hablar, puse cara como de pensando y acabé diciendo:

Yo creo que lo tengo claro. Yo seré vuestra Alice para siempre, si queréis. ¡Pero la ciudad me conocerá por un nombre que inspire temor, soy una bruja!—exclamé, en tono serio pero acabé riéndome—Ya pensaré algo que encaje con la ciudad y con mi transformación. Y que os guste, claro.

¡Y que nos guste! Ni se te ocurra inventarte alguna tontería—exclamó la de mi hombro, haciéndose entender por todos.
También, también—añadí riendo—. Las armas... Bueno, ya encontraremos mejores. Y tenéis que averiguar si podéis hacer...—pero entonces razoné lo que Sura había dicho—. Espera, Sura, ¿puedes hacer magia? ¡Oh! Casi todos podemos entonces... ¿Y tú, Marsi? —inquirí, ilusionada. No ya la ilusión influida por la euforia de anoche sino por el deseo de poder hacer magia juntas.

Un rato después de hablar y prepararnos, salimos. Primero hacia la Biblioteca y luego al sur, hacia la Sede de los Taumaturgos. Dejaríamos al grupo de allí y luego a Serpentaria... Tenía curiosidad por ver los refugios, pero lo primero —después de pasar por la Biblioteca— era dejar a los de la Sede. ¿Por qué primero ellos? Porque íbamos sin armas, Dhelian y yo teníamos nuestras criaturas, solo teníamos magia los de Serpentaria mientras que las que iban a la Sede, aunque la Luna les hubiera dado la capacidad, no sabrían ejecutar ningún hechizo por el momento.

Una vez fuera, dije a los demás:

Somos vuestra escolta y os llevaremos sanas y salvas a la Sede. Y gratis. Bueno, quizá os pida un abrazo en pago cuando lleguemos—luego me giré y quedé frente al torreón. Suspiré una vez, recordando a todos los que habíamos perdido en el camino, tanto de nuestro grupo como de los sendarios, y me despedí mentalmente.
¿Solo un abrazo? Pídeles sus cabezas para decorar el dormitorio! Ya tienes una lista, eso que te ahorras...

Pero la interrumpí. Al menos estaba segura de que solo yo la había entendido. ¿Cómo se atrevía?
¡Silencio! Nunca, jamás, volváis a bromear sobre eso. Nunca, jamás.
Lo dije tan seria y tan repentinamente enfadada que la onyce saltó de mi hombro y se reunió con las que nos seguían. Lancé una mirada al grupo que no admitía preguntas al respecto.
Lo dicho, vámonos.

Sigue en la Sede de los Taumaturgos.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

706 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 05/08/14, 05:01 pm

NH


Marsi quiso desayunar antes de irse. Quedaba poco de las cestas, pero lo que sobrase se lo llevaría para que no se quedase pudriéndose en el torreón. No sería un buen recibimiento para los que llegasen después de ellos.

Aún se le hacía extraño pensar que llegarían más cosechados a la ciudad, que pasarían por las mismas penas que ellos, que posiblemente algunos morirían, y que ellos no podían hacer nada al respecto. ¿Cómo sería ver morir a alguien de la misma forma que murieron sus compañeros durante la criba? ¿Cómo podrían soportarlo los ya transformados? Se lo preguntaría al violinista la próxima vez que lo viera.

Se puso sus pantalones de trabajo, su chaleco y debajo una camisa del torreón, pues la que había traído de Varmania no había sobrevivido a la criba. También su látigo y sus botas. La cabeza ahora iba guardada en la bolsa de Saren, colgada del cinturón. Quiso llevarse el escudo que le habían regalado Alice y Dhelian, pero le aseguraron que tenía que dejarlo en Letargo, y eso hizo, muy a regañadientes. La comida iba envuelta en trapos y metida en un hatillo junto con sus libros. No necesitaría nada más, por lo que esperaría fuera de la biblioteca mientras los demás buscaban.

Hizo un forzado gesto de negación a Alice cuando le preguntó por la magia, y se apresuró a salir del torreón junto a sus compañeros. A su espalda, su niebla grababa la imagen de Letargo. A pesar de todo lo que habían sufrido lo echaría de menos.

Sigue en la Sede de los Taumaturgos.

707 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 06/08/14, 06:02 pm

Matt

avatar
La luna a ojos de Kora:
Las horas iban pasando lentas en aquella tarde. A cada momento que pasa noto poco a poco una presión en el pecho, una pesadumbre viscosa me inunda lentamente. Me agobio, mucho, demasiado hasta para aguantar si quiera las paparruchas de mis compañeros. No he comido, simplemente no tengo apetito, tengo el estomago como cerrado con esta angustia. Los recuerdos mas sombríos de la cosecha se me pasan hoy por la mente. Achacándolo a la llegada de la luna y la lastima de que no todos pudiésemos ver el astro rojo decido subir a la planta superior con una manta y, tras cubrirme con ella y sentarme en el suelo, seguir pensando en que es lo que va a pasar esta noche.

No se muy bien cuantas horas han pasado desde que estoy aquí arriba pero mis cabeza sigue recordándome mi vida y sufrimiento en estas paredes. Cada muerte duele mas que la anterior, incluso parecen hasta recientes. Pronto mi cabeza decide que martirizarme por mi vida en Rocavarancolia no es suficiente y comienzo a recordar mi vida en la Ciudad del Mar. Recordando mis penurias mis manos temblorosas re colocan mis mechones de pelo hasta que, cuando la habitación se llena de rojo carmesí, el nudo en mi pecho se deshace y comienzo a llorar lentamente.

Primero es un pequeño sollozo, esa primera lagrima hace que mi cuerpo se destense un poco pero de pronto y, sin saber muy bien como, mi cabeza es asaltada por todas las desgracias de mis compañeros haciendo que no pueda reprimir un grito de  desesperación que se ahoga en mis propias lagrimas. No puedo parar de llorar, escucho ruidos y golpes en el torreón mientras yo lloro cubierta por la manta blanca, ahora roja, lamentándome del doloroso destino que están sufriendo mis compañeros de cosecha. Casi no puedo respirar entre lamento y lamento. En la noche siento una sensación extraña, siento muchísima lastima y dolor pero a la vez me siento poco a poco fuerte, lastimera, pero fuerte. Sin saber muy bien como ni cuando mi cuerpo ebrio de pena acaba sucumbiendo y me quedo desmayada tirada en el suelo hecha un ovillo entre sollozos.

Me despierto sobresaltada y mareada cuando noto un bamboleo extraño que me saca de mi sopor. Rápidamente me incorporo y miro hacia la mano que me ha despertado para comprobar que es Naeleth la que me mira sobresaltada como si estuviese viendo un fantasma. la chica no ha cambiado nada, la idea de que la chica se encuentra en perfectas condiciones me hace que la felicidad me abrume y me agarre a ella para llorar en su hombro de pura felicidad. -Me alegra que sigas viva y entera Naeleth- Le digo entre sollozos.

Naeleth no dice nada, simplemente me agarra de la mano y me hace bajar al salón donde me encuentro con todos los presentes para comprobar absolutamente anonadada como todos han sido deformados por la luna. -¿Pero que os ha pasado? Pregunto llevándome las manos a la boca ahogando un aullido de dolor al ver la cola de Surasara. Me siento débil, solo puedo llorar en silencio dejándome llevar por mis deformes compañeros.

Sigue en La Sede de los Taumaturgos

708 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 08/08/14, 02:52 pm

Alicia

avatar
(Tiempo paralelo, todavía durante la noche)

Alder reguló las gafas y miró el caos interior con una mueca. Cuando llegó a la varmana, para comprobar lo dicho por el humano, sonrió:

- Está claro que perdemos la cabeza por ti, arbusto.

Seon por su parte ya estaba mirando con su propio hechizo. Lo deshizo al mismo tiempo que Alder se quitaba las gafas y se las devolvía a su dueño. Tras un breve espacio de silencio, en el que la aurva miró a Alder para comprobar su estado anímico, quedaron en que podían esperar a recibir a los macieleros al día siguiente.

-Me alegro de que haya salido bien- dijo Seon-. Espero que Marsi no tenga muchos problemas con lo de la decapitación. La propia y la ajena, quiero decir. Oh, los primeros días parecen dificiles. Yo es que... bueno, fue bastante divertido, pasadas las primeras pesadillas.


_________________________________________

-

709 Re: Torreón Letargo (Archivo IV) el 10/08/14, 01:38 am

Yber

avatar
GM
(Fin del tiempo paralelo).

Dirke soltó una carcajada ante el chiste de Alder y se guardó uno bastante malo sobre Nick Casi Decapitado y tan solo se encogió de hombros cuando Seon comentó acerca de lo que le esperaba a la Dullahan. Dirke ya había aprendido a no horroriarse ante los precios de la magia y los entendía de una forma un poco lejana y amable.

Yo una vez me transformé no tuve problemas. Los primeros días solo hice la fotosíntesis —comentó divertido mientras recogía las gafas—. Pero Marsi es fuerte, sabrá sobreponerse a todo. —Estaba tan seguro de ella que probablemente resultara raro. Lo había hecho siempre, con todos los que traía, y solo tres le habían dado la alegría de sobrevivir. Suponía que precisamente por eso su creencia en ella era cierta.

La charla y las bromas sobre Dullahan se repetirían durante el camino de vuelta a sus respectivos refugios. Al día siguiente llegarían los novatillos y el hombre árbol se moría de ganas de recibirlos.

Sigue en la Sede de los Taumaturgos.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 59 de 59.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 31 ... 57, 58, 59

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.