Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Letargo
por Goliat Hoy a las 05:19 am

» Bajos Fondos
por Jack Ayer a las 09:36 pm

» Rocavaragálago
por chicoaeseg15 Ayer a las 09:08 pm

» Dryfus
por Giniroryu Ayer a las 04:36 pm

» Faro
por Jack Ayer a las 03:24 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 36162 mensajes en 686 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Torreón Maciel (Archivo VI)

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4 ... 21 ... 39  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 3 de 39.]

1 Torreón Maciel (Archivo VI) el 20/04/14, 07:13 pm

Giniroryu

avatar
GM
Recuerdo del primer mensaje :

Archime no pudo hacer otra cosa que dejarse arrastrar hasta Maciel una vez más. Como aquella ocasión en la bahía. En realidad había más paralelismos de los que parecía a simple vista, pues en aquella ocasión también habían rescatado a Taro -aunque no solo a él- y el biomecánico también había agotado sus energías. El camino transcurrió si que el biomecánico fuese apenas consciente de lo que lo rodeaba, centrado en todo momento en controlar su respiración. No había llegado a darle un ataque de asma, pero si se sobreesforzaba sin duda le ocurriría.

Se aposentó en el sillón de siempre, todavía recuperando el aliento y habló tras Anriel.
Debemos... curarlo... —musitó con la respiración agitada para después intentar llevar a cabo un hechizo de restauración.
No pudo. Probablemente todavía conservaba cierta reserva de energía mágica, pero el cansancio del uso continuado de hechizos exigentes fue superior a él. Se agitó ligeramente cuando recibió la palmada de Shaco y dejó en sus manos la tarea de curar al carabés mientras se recostaba en el sillón completamente agotado. Posiblemente debían repetir los sortilegios sanadores durante los próximos días para que Taro se recuperase correctamente, pero Archime les dio su visto bueno internamente a los que aplicó el humano a modo de primeros auxilios, dejando de preocuparse por aquel asunto en concreto.

No deberías realizar... movimientos bruscos. Es preferible que... pidas ayuda para lo que necesites, por ahora —advirtió al carabés poco después cuando este hizo ademán de moverse.


25 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 24/04/14, 03:09 pm

Dal


Coño por fin salen, ya creía que se iban a quedar a tomar el postre o algo. Espera, ¿y esas caras? Igual me pasé hablando y luego les dijeron algo hiriente, lo mejor será preguntar. Me acerco a Marsi y la examino, aunque no parece estar del mejor humor del mundo prefiero arriesgarme a lo que sea antes que quedarme sin saber.

-Oye Marsi, ¿ha pasado algo adentro? ¿Me he pasado con lo que dije quizá? - no me arrepiento de lo que he dicho, pero aun así....

Sigue en el Torreón Letargo.

26 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 24/04/14, 04:02 pm

Naeryan


Taro había dormido durante toda la tarde con la profundidad que le concedía el agotamiento, mentalmente inexistente a todos los efectos. No había llegado a oír ninguna de las voces que podrían haberse colado en su descanso, y ningún sueño perturbó el vacío en que se había sumido su cabeza en las horas siguientes.

De nuevo fue una punzada de hambre la que lo despertó. La fruta y el estofado, sustanciosos pero comida no carabesa al fin y al cabo, habían llenado su estómago pero no calmado su ansia. Su metabolismo, indiferente al hecho de que su estómago no podía sostener la cantidad de calorías necesaria para satisfacerlo, reclamaba insistentemente que le supliesen la energía restante y en consecuencia el muchacho notaba la contradictoria sensación de tener el estómago lleno pero de sentir hambre.

Taro tardó unos minutos largos en ser consciente de dónde estaba, o más bien de dónde no estaba, y de que los sonidos apagados del edificio provenían de abajo y no de arriba. Se removió entre las mantas hasta quedar semiincorporado.
Ahora que estaba consciente seguía agotado, aunque era una clase diferente de cansancio, más sana. Eso también le daba espacio a tener preguntas sobre todas las cosas que el día anterior había dejado de lado. Le invadió la inquietud y con ella las ganas de moverse y salir de la cama.

Sospechaba que si se levantaba sin más se iba a marear, de modo que optó por una solución más sencilla. Rodó hasta el extremo de la cama y dejó que la gravedad hiciese su trabajo, cayendo al suelo con un ruido sordo.
-Au- se quejó mientras pasaba de la posición tumbada a una sentada. En ese momento un calambrazo de dolor le recorrió la espalda, desperezándole del todo. Fue estirándose con precaución y poco a poco se le pasó.

El siguiente paso fue levantarse apoyándose en las camas de alrededor, y el siguiente sería caminar observando las mismas precauciones. Cuando consiguiera levantarse iría despacio pero seguro a bajar las escaleras.

27 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 24/04/14, 09:37 pm

Poblo


Si Xalkoth no había dado señales de vida durante tanto tiempo, era porque se había mantenido en segundo plano. Ya estaba confuso tras las muertes del día anterior, y la aparición de Taro no había hecho sino aumentar dicha confusión, añadiendo más preguntas en la cabeza del clinger. En este caso concreto la confusión venía de la costumbre clinger de abandonar a su suerte a los que estaban tan mal que no podían seguir. Eran un lastre y podían provocar la muerte del grupo entero. En  el pasado habría protestado por cargar con el de vuelta. Ahora ya no estaba seguro, así que no había dicho nada. 

De forma parecida prefirió no entablar conversación alguna con los recién llegados. Debido a eso estaba arriba, y debido a que estaba arriba fue quien vio a Taro arrastrarse hacia las escaleras.
Dudó al principio, peor al final acabó por acercarse al carabés.
-¿Taro? ¿No deberías estar en cama?
Al parecer quería comer, pero ya lo había hecho, y el clinger no veía con buenos ojos que se alimentara más. Si le sentaba mal por el exceso lo vomitaría, y esa era una forma de desperdiciar alimentos. No pensaba permitirlo.
Intentó convencerle de que ya había comido lo suficiente, pero su interlocutor insistía, y la paciencia del insecto no destacaba por ser grande. Cansado y harto de muchas cosas optó por la vía rápida: 
Fingió que lo habían convencido y se ofreció a ayudar al hambriento a moverse, pero cuando fue a sujetarle en su lugar lo agarró y le estampó la cabeza contra la pared, dejándolo inconsciente pero no muerto (tuvo especial cuidado en esa ultima parte). Tras eso lo arrastró con torpeza hacia la cama pero a medio camino se topó con Lara. Inmediatamente su cerebro se puso a trabajar a toda velocidad para inventarse excusas, y por primera vez se le ocurrió algo coherente.
-Oh... esto... ¿Me echas una mano? Se acaba de caer mientras intentaba bajar a por más comida-

28 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 25/04/14, 12:01 am

Yber


GM
Lara se había quedado casi en trance, mientras escuchaba las diferentes conversaciones que le llegaban al oído, con los ojos cerrados; hasta que un golpazo la hizo pegar un brinco en el sitio. La voz de Xalk le llegó entonces, hablando con... ¿con Taro? Entonces escuchó un segundo golpe. Alarmada, la ordesa se puso en pie y bajó los pocos escalones que se interponían entre Xalkoth y ella. En un giro se topó con Xalk. Arrastrando a Taro. Inconsciente.

¿Qué nari...—Lara no estaba de humor para ninguna tontería, estaba mal y aquello tenía pinta de ir a empeorar su ánimo; se trataba del bicho, al fin y al cabo. Sin embargo, la explicación de Xalkoth pareció tan lógica que decidió no rechistar. Puso todas sus fuerzas en ayudar a alzar a Taro, para no desollarle la espalda al pobre carabés, y al mismo tiempo en no hacer daño a los bebés del marsupio. Cuando lo acabaron de llevar hasta la cama, preguntó con preocupación—. ¿Sabes si se ha golpeado la cabeza al caer? Puede ser peligroso e incluso...— no acabó la frase.

No era capaz de poner en voz alta lo que seguía. En su lugar pidió explicaciones de nuevo a Xalk con la mirada, conteniendo las decimosextas ganas de llorar de aquel día. Quería darse prisa en asegurarse de que a Taro no se lo iba a llevar un accidente doméstico.

29 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 25/04/14, 12:30 am

Poblo


Juntos colocaron a Taro sobre la cama de nuevo, luego llegaron más preguntas.
-Esto… sí. Pero ya le eché un vistazo antes, no es nada serio. De todos modos…
Sin acabar la frase se puso a conjurar hechizos de curación para sanar los posibles daños, y de paso borrar cualquier posible evidencia que indicara que el golpe había sido cosa suya.

-Ya está… como nuevo… bueno, quitando la desnutrición y eso…
Se estableció un silencio incómodo. Lara no estaba bien, y tampoco el clinger terminaba de estarlo mentalmente. Además no sabía que se esperaba de él en una situación así. No era algo para lo que lo hubieran educado o entrenado. Era algo totalmente nuevo, algo para lo que no estaba preparado para nada.
“¿Qué debería hacer?”

30 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 25/04/14, 12:49 am

Yber

avatar
GM
Xalkoth sorprendió a Lara cuando comenzó a curar a la gente por su cuenta. <<¿Es este el mismo saltamontes que quería matar a Kora por un frasco de miel venenosa?>>. Suspiró hondo y lo dejó trabajar sin decir nada. Las ganas de hablar de la ordesa seguían siendo pocas y no quiso ni rechistar ante lo frívolo que sonaba aquello de la desnutrición en boca de Xalk. Aún así, le alegró saber que no había sido ninguna locura suya.

Cuando la ordesa sintió lo incómodo de aquel gran silencio, parecía que habían pasado años. El bicho estaba de pie parado ahí, sin dar señales de ir a hacer nada relevante. La ordesa fue directa al grano para poder sumergirse en sus pensamientos de nuevo, tal y como había hecho antes en su rincón.

¿Tienes intención de quedarte a supervisarlo? —preguntó. Ella seguía necesitando algo de espacio, pero si el clinger planeaba dejar solo a Taro después de un desmayo, Lara no tendría problemas en buscar ese espacio junto a la cama del carabés inconsciente. No había tanta diferencia entre estar en la habitación y tras las escaleras.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

31 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 25/04/14, 07:42 pm

Poblo

avatar
-Pues…
La verdad era que el Xalk no quería quedarse, pero vista la situación suponía que hacerlo era lo correcto.
-Supongo que si… es lo correcto ¿no?
Se podía ver perfectamente que preferiría estar en cualquier otro lugar, pero tampoco se iría si le decían que era necesario hacerlo.

32 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 25/04/14, 08:01 pm

Yber

avatar
GM
Lara suspiró y le dirigió una mirada a Xalkoth que intentaba ser de reproche, pero que solo parecía cansada. Tenía los ojos enrojecidos. Agachó la cabeza enseguida, desviando la vista tanto del clinger como de Taro y se mordió los labios unos instantes. El sortilegio de ampliación sensorial se estaba disipando y la madre empezaba a sentir esa falsa invalidez que venía siempre con aquel bajón sensitivo.

Vete, anda, antes de que me arrepienta —intentó sonar firme, con muy poco éxito—. Ya me quedo yo aquí a... Bueno, eso.

Xalk se fue disimulando lo feliz que estaba y Lara negó con la cabeza antes de sentarse en el suelo y recostarse contra la pared. Se quedaría ahí hasta que cualquiera decidiera tomarle el relevo presencial. Sin hacer nada más que evitar pensar.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

33 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 26/04/14, 12:36 am

Tak

avatar
GM
Después del regreso de los letarguinos a su torreón, Cío fue al patio a sentarse, quizá esperando en vano que alguien saliese a entrenar ese día para hacer volar el tiempo de la mejor forma que sabía. Aquello no llegó a pasar, y tampoco se veía con ánimos para entrenar solo. Terminó perdido por las carpetas ininteligibles de su ordenador, buscando algo sin saber el qué, y haciendo pasar el tiempo entre canciones, fotografías, y algún minijuego simplón que ya tuviera demasiado visto de recurrir a él desde que vivía allí.

Durante la tarde empezó a levantarse un viento fresco, que aunque no era para nada desagradable, terminó destemplándolo. No quería regresar al interior del torreón, porque de alguna manera aquel ambiente solitario y estar al aire libre ayudaban a no pensar en los bajos ánimos contagiosos del interior del torreón. Estaba huyendo. Al final fueron las bajas temperaturas las que le obligaron a ir al baúl de su habitación para coger alguna prenda más abrigada.

Ver a Lara en la habitación lo hizo detenerse en la puerta y dudar. Casi se podía decir que la había estado evitando, pero era algo que hacía precisamente porque no se sabía capaz de tratarla con la delicadeza que era necesaria. Al final se decidió a entrar, pasando por el baúl primero. Miró tanto a la ordesa como a Taro, que dormía, mientras se ponía la chaqueta. «¿Cuánto tiempo llevará ahí parada? ¿Está vigilándolo?».
Si… te preocupa dejarlo solo… ¿quieres que me quede un rato yo con él? No estaba haciendo nada importante ―preguntó con una inseguridad impropia de él.
Probablemente sí llevaba bastante tiempo allí, y pronto supo también por qué no se iba. Le advirtió de que casi se había caído por las escaleras cuando se había despertado. Cío resopló, sorprendido de que hubiese pasado algo así, y se tiró en su cama cuando Lara ya hubo salido del cuarto. No fue capaz de decirle nada más que lo estrictamente necesario.

Siguió haciendo lo mismo que fuera, con la diferencia de que de vez en cuando volvía la cabeza hacia Taro, comprobando que el vaivén de su pecho seguía ahí, preocupado de forma inconsciente por que desapareciese de un momento a otro. Su aspecto no ayudaba. Fue en una de esas ocasiones cuando notó que empezaba a moverse. La noche ya había caído y probablemente con solo bajar un piso se podría sentir el olor a comida. Se levantó de su cama y se acuclilló al lado de la del carabés, esperando a que abriera los ojos.
Hey, ¿cómo te encuentras? ―sería lo primero que diría.

34 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 26/04/14, 11:50 pm

Naeryan

avatar
Xalk podía aliviar el moratón pero no el golpe en sí, que envió a Taro de vuelta al mundo de los sueños sin opción a billete de retorno hasta unas horas después.

Fue un familiar pinchazo en la tripa el que le despertó, más insistente y tirando a lo doloroso que la mera ansia falsa que le embargaba unas horas antes, dado que ahora iba acompañada de un verdadero vacío físico en el estómago.
La confusión y las preguntas se le mezclaban con un dejá vù extrañísimo en el que también le había dolido la espalda al incorporarse en la cama, en el que también había tenido hambre y la intención de bajar a por papeo, y en el que Xalk estaba presente y le estampaba contra una pared. La última parte era la más confusa, y Taro se tanteó la nuca con precaución. No encontró indicios preocupantes, lo que le desconcertó más aún. Desde hacía unas horas muchas cosas no tenían sentido para él, y aquel episodio deslavazado venía a hacerle plantearse la preocupante posibilidad de que siguiera en el sótano de la casa nepente y estuviese alucinando o soñando de forma inducida por el hambre o vete a saber qué droga mágica todo lo que le había estado pasando. No sería la primera vez.

Tenía a Cío por un tío sensato, de modo que consideró buena señal que fuese él quien le estuviera vigilando cuando abrió los ojos. Si era una alucinación, al menos no tenía un inicio absurdo.
-¿Qué hago aquí arriba?- preguntó con la voz aún tomada. Procesó tarde la pregunta que el irrense había formulado justo antes y se aclaró la garganta antes de responder-. Me comería una ballena, pero me puedo mover. Estoy mejor. Creo- aquella última frase iba acompañada nuevamente de un matiz de incertidumbre. La verdad era que no tenía ni idea de muchas cosas.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

35 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 27/04/14, 12:43 am

Tak

avatar
GM
Sonrió cuando el carabés respondió a su pregunta, pero empezó por el principio, aclarando su duda.
Ri te subió cuando te quedaste dormido después de comer. ―Se volvió a poner en pie y le tendió una mano―. La cena debe estar a punto de servirse, pero si quieres bajar mejor te echo una mano, no vayas a tener problemas con los escalones.
Taro aceptó su ayuda y Cío le sirvió de apoyo para caminar hacia las escaleras y bajarlas con mucho cuidado. Apenas dijo nada, hasta que estaban descendiendo por el último tramo. Cuando habló, lo hizo sin alzar apenas la voz.
¿Sabes? Has vuelto en un momento un tanto… Las cosas han cambiado bastante, es mejor si te vas haciendo ya a la idea. ―Después de decirlo pensó que, tal vez, no era la mejor forma de advertirlo. Le esperaban muchas novedades al carabés, varias de ellas desagradables, y todavía no tenía ni idea de nada. Por el momento, en realidad, era mejor si lo único de lo que se preocupaba era de que hubiera comida en su plato. Pero más tarde o más temprano se daría cuenta, y no faltaba mucho para eso―. Pero primero lo primero. Ballena no tenemos –salvo que comas huesos–, pero creo que será plato de mejor gusto lo que esté soltando este olor.
Habían llegado a la planta baja y se podía casi degustar el aroma del aire. Si había añadido aquello era para zanjar aquel tema y evitar las preguntas. «Tal vez debería haber mantenido el hocico cerrado».

36 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 27/04/14, 01:08 pm

Naeryan

avatar
"¿Ella sola?"
-Ostras, perdón- murmuró, dándose cuenta con retraso de que el objeto de su disculpa no estaba allí.
Aceptó la ayuda de Cío, descendiendo las escaleras con precaución. Aún estaba muy lejos de recuperarse del todo, pero se notaba más descansado, más fuerte.

Desde el rellano atisbó a Ri dormida en el sofá, lo que podía convenirle: quizás Cío fuese menos estricto que ella con aquella restricción demencial de la comida. En otro sillón estaba Shaco, al que saludó con toda la efusividad que le permitía su estado actual. Sin embargo el ruso no contestó y ni siquiera pareció haberle oído, lo que desconcertó al carabés.

El desconcierto se tornó en mal sabor de boca ante las palabras de Cío. Fue a preguntar de qué estaba hablando, pero la mención a la comida le distrajo eficazmente. Su foco de atención no estaba muy fijo desde hacía tiempo.
-Si me aparcas en la mesa me las apaño- le indicó. Se le hacía la boca agua ante el olor que flotaba en el aire, y se sentía con fuerzas para servirse él mismo en lugar de dejar que le dieran de comer como a un crío. Se sentía muy extraño teniendo a los demás tan pendientes de él.
-Entonces... ¿no he bajado en ningún momento?- preguntó para asegurarse una vez estuvo sentado. Si era así, el vívido recuerdo que tenía de ser golpeado era falso, y eso no hablaba muy bien de su cordura y de la veracidad de su situación actual-. Todo es muy raro. Si te soy sincero ni siquiera estoy seguro de estar aquí de verdad. Igual estoy loco. Igual sigo en el sótano- la risotada seca que soltó a continuación tenía poco de humorística.
Mientras tanto había ido rebuscando en las cestas con creciente expectación, con pausas de vez en cuando para descansar los brazos, anticipando el banquete que iba a darse. La olla con la comida estaba servida en la misma mesa, y buscó ansiosamente con la mirada un plato.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

37 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 27/04/14, 02:31 pm

Tak

avatar
GM
Cuando alcanzaron la mesa lo dejó en una de las sillas y se puso a rebuscar en las alacenas para ayudar a poner la mesa. Cuando el carabés empezó a hablar se volvió para mirarlo, y vio que no paraba de revolver en las cestas. Aunque desde su cabeza escuchó a su madre riñendo al Taro, él no quería comportarse como si fuera ella.
Puedes estar tranquilo. Te aseguro que todo esto es de verdad ―respondió tras su risotada, sin saber muy bien qué decir. Pensar en la terrible experiencia que debía haber vivido, encerrado tantas semanas, le daba escalofríos―. No sé si llegaste a bajar, estuve en el patio casi toda la tarde. Solo sé que tuviste algún problema con las escaleras. Debías de ir muy zombie.
Ya estaba poniendo la mesa y enseguida le llegó el turno a Taro de tener un plato y cubiertos delante. Al poner el último servicio dijo a los presentes que iba a avisar a los que faltaban por ponerse a la mesa y se fue a buscarlos.

38 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 27/04/14, 07:12 pm

Naeryan

avatar
-No recuerdo nada raro en las escaleras- murmuró Taro perplejo. De hecho recordaba distintivamente haber llegado abajo, pero vete a saber qué cosas estaba confundiendo. Cío le confirmó que todo aquello era real y eso le hizo sentirse un poco más seguro, aunque no del todo.

Siguió sirviéndose de forma metódica mientras el irrense ponía la mesa, preparando frente a sí todo lo que pretendía comer. Por sus manos pasaron bollos irrenses, tabletas energéticas, pan, requesón ordés, fruta, y todo lo que pudo encontrar que tuviera buena pinta. La avidez había provocado que se le olvidase que la comida no carabesa solo engañaría el hambre temporalmente. "Lo repondré todo saliendo a buscar cestas", se prometió mentalmente.

Levantó la vista para seguir formulando preguntas a Cío en cierto momento, pero el irrense se había marchado a llamar al resto de macieleros a comer. En Carabás no se crecía con la costumbre de esperar a los demás para comer, y aun de ser así Taro no lo habría hecho igualmente. Estaba desnutrido y tenía excusa.

Cuando terminó miró inexpresivo un momento todas las viandas frente a él como si se tratasen de un espejismo. Había fantaseado con festines tantas veces a lo largo de aquel encierro que no le habría extrañado que fuesen un truco cruel más de la casa, y que se despertase justo en ese mismo momento.

Entonces le llegó la primera vaharada de olor a comida del plato que tenía delante, y un instinto animal despertó dentro de él haciéndole reaccionar. Empezó a salivar y esbozó una sonrisa canina, ansiosa.

Empezó despacio, pero el estallido del sabor en la boca, unido al conocimiento de que ahora nadie podía restringirle a cucharaditas, hizo que perdiese el autocontrol y comenzase a comer con voracidad enfermiza, con la rabia vengativa que confería el hambre de semanas acumuladas. Pinchaba y cortaba con brusquedad y lo justo para que el trozo que se metiese en la boca no le asfixiase, masticando con tanta fuerza que se hacía daño. Se mordió varias veces la lengua y el interior de los carrillos con las prisas pero lo ignoró, reclamando la comida para sí como si temiera que una fuerza invisible se la quitase. Se detenía lo justo para respirar, ignorando las protestas de su garganta y de su estómago cuando ingería algo demasiado grande, que quemase o demasiado rápido, bajándolo todo con agua. Su estómago, empequeñecido por el tiempo de ayuno, no estaba preparado para aquel ataque repentino y las punzadas de protesta que en un principio había ignorado crecieron progresivamente hasta convertirse en insoportables.

Habría seguido comiendo hasta reventar de no ser porque en un momento dado sucedió lo que tenía que suceder y el carabés se atragantó. Empezó a toser y en ese momento su estómago contraatacó al bombardeo sin piedad al que estaba siendo sometido.

Taro se puso pálido y trastabilló al terminar de incorporarse. Tambaleándose al caminar pero apoyándose en las paredes para conseguir no caerse, llegó a duras penas a las letrinas y una vez allí vomitó con violencia todo lo que había ingerido. Con las arcadas expulsó junto a la comida todo el miedo acumulado a lo largo de aquellas largas semanas en el sótano.

Le quemaba la garganta, le dolía el estómago y el mareo no le dejaba volver a incorporarse, de modo que se limitó a sentarse y apoyar la frente cubierta en sudor frío en la puerta de la letrina. Iría a lavarse más tarde, cuando el mundo se estabilizara un poco. Se sentía como un estropajo y probablemente presentaba el mismo aspecto, pero también se notaba más consciente de sí mismo.
No entendía por qué había vomitado, y seguía habiendo muchos otros agujeros que no sabía rellenar, pero ahora había encontrado una pequeña certeza que había acallado, de momento, una de sus dudas.
Había salido realmente de la casa. No era una ilusión, y el alivio que sintió en ese momento fue tan intenso que se tapó la cara con las manos y empezó a convulsionarse en silencio, sin saber hasta qué punto le estaba invadiendo la risa floja y hasta cuál habían empezado a escaparse las lágrimas.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

39 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 27/04/14, 07:42 pm

Alicia

avatar
Ri  se quedó traspuesta en un rincón del sofa, hecha un ovillo, después de comer. Cuando se despertó no se sentía descansada; era como haber hecho un paréntesis en su vida sin ninguna consecuencia -Excepto un ligero dolor de cervicales, quizás-. No había sido un sueño tranquilo, pero sí uno vacío, sin nada desagradable que recordar.  El sonido la arrastró con lentitud a la realidad: voces que aún no se molestaba en descifrar, actividad...  Entonces el ruido de alguien que se atraganta la hizo incorporarse bruscamente, buscando el apoyo del reposabrazos.  Su cerebro unió las ideas confusas que le  habían llegado medio dormida. Siguió a Taro al patio.

- Te lo dije- sonó tan plano que  pareció más duro de lo que pretendía. Se agachó a su lado consciente de las suaves sacudidas de sus hombros y lo que podían significar.  Se sintió ligeramente incómoda por interrumpir aquello. No se amilanó, por otro lado, aunque su tono se dulcificó- Tu estómago no tiene donde meter todo eso. Tendrá  que recuperar su tamaño con el tiempo. ¿Quién estaba contigo? – “¿por qué no te lo ha impedido?”.  Suspiró. Se deshizo el vendaje de la mano izquierda y se lo tendió.- Por si necesitas limpiarte.  Si aún tienes apetito... después de enjuagarte la boca podemos sustituir eso por una cantidad más razonable. Usaremos algo de tu mundo.
Ri  trataba de respetar la intimidad del carabés no mirándole a la cara. Aun hablando a su clavícula, más que a él, se disculpó
. -¿Quieres....  ¿Necesitas ayuda para algo? ¿o prefieres que me vaya?



Última edición por Alicia el 27/04/14, 10:16 pm, editado 1 vez


_________________________________________

-

40 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 27/04/14, 08:40 pm

Naeryan

avatar
Se percató de que había llegado alguien, pero estaba demasiado cansado para sentir bochorno. Le sorprendió que fuese Ri y no Shaco, cuya actitud inexpresiva cada vez le resultaba más extraña. No se había esperado un despliegue de efusividad cuando había bajado las escaleras pero sí al menos un saludo al llegar, aunque el hambre había desplazado rápidamente aquella cuestión.

Se limpió los ojos a toda prisa y tosió para despejarse la garganta. Ya le había visto, no tenía sentido representarle una película para hacerse el duro. Bastaba con no montarle un drama.
-No lo sabía- murmuró con tono culpable ante la mención de tener el estómago encogido. Nunca había oído nada parecido, pero tenía bastante sentido. No respondió cuando la sinhadre preguntó por quién le estaba vigilando en ese momento; no quería chivarse de Cío que, al fin y al cabo, no había hecho nada malo.
-Gracias- aceptó el vendaje procurando mancharlo lo menos posible; se lo lavaría en cuanto pudiera. Podía pedir a Archi o a cualquier otro que usase un hechizo de limpieza que probablemente lo dejase incluso mejor que cuando la sinhadre lo llevaba puesto, pero para cualquier carabés era ilógico que otro limpiase lo que uno iba ensuciando a su paso.

-No, no- se apresuró a decir, y empezó a incorporarse en ese momento, tampoco muy entusiasta para establecer contacto visual. Era una situación incómoda para él también y no pretendía alargarla más de lo necesario. Dejaría las reflexiones para más tarde-. Ya pasó, no me voy a quedar aquí toda la vida, ¿no?- añadió con una risa desganada, intentando quitarle hierro al asunto. Dudó un poco en ese momento preguntándose si debía importunarla aún más, pero en vistas de que aparentemente ese mismo día se había caído por las escaleras decidió no jugársela-. Pero si me acompañas al pozo antes de entrar me sentiré un poco más seguro de que no me la voy a pegar con el suelo.

La sinhadre accedió y allí Taro aprovechó que ya había un cubo lleno fuera para asearse. Mientras tanto su cerebro empezó a superar la impresión y a funcionar en direcciones más mundanas.
-Me han dicho que me subiste al piso de arriba- comentó cuando recordó el comentario de Cío-. Estás más cachas de lo que creía- era una frase un poco rara, pero Ri no parecía ser del tipo que se ofendía por chorradas así que Taro la soltó tal cual la pensó-. ¿Entramos?



Última edición por Naeryan el 16/09/15, 08:47 pm, editado 1 vez


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

41 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 27/04/14, 09:32 pm

Alicia

avatar
La observación del chico le arrancó una sonrisa.

-Pesas muy poco-repuso-. Llevo años haciendo Qin, y exige una buena forma física. Procuro no descuidarla.

Asintió y todavía con un brazo tras su espalda, que había colocado ahí para llevarlo al pozo, y con el que lo sujetaba, le ayudó a pasar al salón. Le dedicó una mirada significativamente hosca al aurva humano, sin reacción por su parte. Le molestaba la expresión de su rostro, tan fuera de lugar. En realidad, era más correcto decir que había pasado a formar parte del lugar. Era como si ya no fuese un chico, sino un mueble más. Anriel frunció el ceño momentáneamente y reprimió toda su irritación para echar una mano al carabés. Cogió un bollo irrense y requesón. El primero lo partió por la mitad, y lo segundo en pequeñas porciones, apenas un bocado. Se lo tendió en un plato.
- Esto es lo que puede ser tu cena, si todavía quieres. Deberías comer, de todas formas. Pero lento- añadió en seguida. A pesar de todo, creía que la vomitera le habría quitado las ganas de otra cosa. Alzó la cabeza al regreso de Cio y de los demás comensales. Si preguntó, Anriel le dio una explicación parca de lo sucedido. Miró de soslayo al carabés. Esperaba que no sintiese envidia de los otros platos.


_________________________________________

-

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 3 de 39.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4 ... 21 ... 39  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.