Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Plaza del Estandarte
por Evanna Hoy a las 05:32 pm

» Calles
por Lathspell Hoy a las 02:54 pm

» Sede de los Taumaturgos
por Aes Hoy a las 01:51 pm

» Antiguo Mercado
por Muffie Ayer a las 12:34 am

» Torre Serpentaria
por Tak 14/10/18, 10:51 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Pablo Matthies Fonseca

Nuestros miembros han publicado un total de 38294 mensajes en 723 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Consejo » El archivo » Cosechas » Quinta Cosecha » Torreón Maciel (Archivo VI)

Torreón Maciel (Archivo VI)

Ir a la página : Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 22 ... 39  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 6 de 39.]

1 Torreón Maciel (Archivo VI) el 20/04/14, 07:13 pm

Giniroryu

avatar
GM
Recuerdo del primer mensaje :

Archime no pudo hacer otra cosa que dejarse arrastrar hasta Maciel una vez más. Como aquella ocasión en la bahía. En realidad había más paralelismos de los que parecía a simple vista, pues en aquella ocasión también habían rescatado a Taro -aunque no solo a él- y el biomecánico también había agotado sus energías. El camino transcurrió si que el biomecánico fuese apenas consciente de lo que lo rodeaba, centrado en todo momento en controlar su respiración. No había llegado a darle un ataque de asma, pero si se sobreesforzaba sin duda le ocurriría.

Se aposentó en el sillón de siempre, todavía recuperando el aliento y habló tras Anriel.
Debemos... curarlo... —musitó con la respiración agitada para después intentar llevar a cabo un hechizo de restauración.
No pudo. Probablemente todavía conservaba cierta reserva de energía mágica, pero el cansancio del uso continuado de hechizos exigentes fue superior a él. Se agitó ligeramente cuando recibió la palmada de Shaco y dejó en sus manos la tarea de curar al carabés mientras se recostaba en el sillón completamente agotado. Posiblemente debían repetir los sortilegios sanadores durante los próximos días para que Taro se recuperase correctamente, pero Archime les dio su visto bueno internamente a los que aplicó el humano a modo de primeros auxilios, dejando de preocuparse por aquel asunto en concreto.

No deberías realizar... movimientos bruscos. Es preferible que... pidas ayuda para lo que necesites, por ahora —advirtió al carabés poco después cuando este hizo ademán de moverse.


61 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 30/04/14, 05:02 pm

Leonart


Jack Nabukov

El ruso soltó una risa pobremente disimulada ante las palabras del carabés.
-¡Oh! Pero me temo que no funciona asi, querido compañero.-

Se abrió de brazos con y, con teatralidad, hizo una leve reverencia.
-Lo que teneis enfrente a vuestros ojos es lo más parecido a lo que habeis tenido antes. Que haya sufrido un lavado de cara es lo de menos: A fin de cuentas, somos la misma ente, jugando papeles distintos. Imagino que ya os encontrasteis con otro más ¿No es cierto? Algo directo al grano, violento bajo presión pero normalmente muy callado y despegado de toda emocion... Si... Le conoceis...-se cruzó de brazos, adoptando una postura pensativa.-¿O es que de veras creiais que el chico con las gafas naranjas y la bufanda que conocisteis aquel día en la fuente es "el verdadero"? De ser así, siento comunicaros que estais siendo terriblemente ingenuos.-acabó por replicar con condescendencia.

62 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 30/04/14, 06:45 pm

Naeryan


Desórdenes como la múltiple personalidad se arreglaban en Carabás con genemagia y pastillas, y al no ser algo común sus entresijos no solían ser de dominio público. Taro no sabía exactamente cómo funcionaba, pero lo que sí sabía era que el tipo que tenía delante le estaba poniendo de los nervios. No obstante justamente por haber pasado un tiempo fuera y haberse encontrado ese cambio de golpe le resultaba más fácil verlo como una persona distinta, y no como su amigo fingiendo o con una ida de pinza. El que hablase de forma diferente y tocase tanto las narices ayudaba mucho, la verdad fuese dicha.

Era posible que el hecho de no estar en condiciones de imitar el ejemplo de Ri y darle un puñetazo le hiciese tomarse todo aquello con más calma de lo que lo habría hecho de estar en plena forma. A Taro no le impresionaba la amenaza implícita de hacerle daño al aprendiz a la vez, ya que sabía que cualquier estropicio se podía arreglar al segundo con cualquier hechizo curativo, pero tampoco por eso era cuestión de liarse a hostias con él hasta "sacar al aprendiz a golpes". Le había sorprendido oír esa frase justamente de la sinhadre, y no podía evitar pensar en lo irónico que era que la serena albina se tomase aquello con menos calma que él, que era un culiinquieto. No sabía que aparentemente ella y el ruso hubiesen intimado tanto.

Taro había empezado a hartarse de tantos rodeos. La forma rebuscada en la que hablaba el otro le rechinaba en los oídos y no pensaba escuchar cháchara más tiempo del necesario.
-Mucho bla bla bla y dices poco- escudriñó los ojos verdes del aprendiz por si acaso, en busca de alguna chispa familiar. "Nop, nada."-. Por ella no voy a hablar- hizo un gesto de cabeza hacia Ri-, pero a mí no me la puede soplar más quién viniese primero, así que no sigas por ahí. El tío de las gafas y la bufanda es al que estoy buscando, y no he pasado tres putas semanas en un sótano para encontrarme a un gilipollas en su lugar. Tenemos un montón de tiempo en este agujero para esperar a que te tomes las pastillas o lo que sea que tengas, o a que Shaco vuelva solo. De ti sólo me interesa saber si nos vas a dar algún problema- Nero había mencionado salidas sorpresa en plena noche, y Taro temía por la vida del aprendiz más que cualquiera de los demás precisamente porque a él ya le había costado caro bajar la guardia.

63 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 30/04/14, 07:15 pm

Leonart


Jack Nabukov

El ruso esbozó una mueca de tristeza.
-Bueno pues dicho así suena bastante aburrido.-dijo en un principio. Su expresión se animó de pronto.-Pero si te refieres a que voy a esperar a que os vayais a dormir por la noche y que entonces os cortaré la garganta mientras descansais vuestras preocupadas cabecitas...-suspiró entonces.-...Puedes dormir tranquilo.-y. añadio después con la mirada perdida, como hablando consigo mismo.-Lo último que quiero yo es otro formateo de última hora causado por más sensación de culpabilidad... O se despierte... Con lo que me ha costado conseguir esta posición...-chasqueó con la lengua entonces y dió un alegre respingo para recobrar el hilo de los que les estaba diciendo.- Lo que me recuerda que, probablemente, estemos juntos un laaaaargo tiempo. Despues de todo ninguno de los presentes tiene muchas ganas de morir ahora mismo, ¿No? Porque seria una tremenda pérdida de tiempo si me haceis esperar para nada.-se hundió de hombres.-Bueno, da igual.-les tendió la mano para que se la estrechasen y les clavó la mirada a los presentes.-Espero que tengamos una experiencia brutal, llena de asesinatos, traiciones, muerte y sangre mientras estemos bajo el mismo techo.-y terminó con una risilla nerviosa.

64 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 30/04/14, 07:55 pm

Alicia


"Sangre", pensó como respuesta a lo que podía o no sacarse de aquel tio.

- No necesito un manual, gracias.- respondió cortante a la ulterana. Miró al humano con una cara de plano aburrimiento y desdén. El poco vello de los brazos se erizó, en cambio, según pronunciaba las últimas palabras. No era Ri fuera de quicio la que hizo lo siguiente, el gesto en su rostro no había variado y todo fue hecho con precisión y cálculo. Cogió la mano que le tendía, firmemente, y tiró de él para derribarlo, barriendo con la pierna para ayudarse. Lo tiró de boca contra el suelo y rápida como un rayo lo inmovilizó contra la piedra.
Nero le hizo un gesto a Kei para que no interviniese. O al menos, para que no interrumpiese hasta que Ri hablase. Con cierta dificultad perdió el vendaje de la mano derecha. Ató sin miramientos las manos del chico e hizo cuantos nudos vio necesarios.
- Lo llevo a la mazmorra- dijo sin inflexiones en la voz- Y si alguien quiere discutirmelo lo hará cuando haya terminado con esto primero.

Él se reía, pero ya  no producía ningún efecto aparente en el rostro calmado de ella. Lo arrastró tras ella y lo dejó contra una celda cuya llave estaba en la cerradura, dio dos vueltas y subió.

- Aun no he terminado- No quería interrupciones hasta haberlo asegurado todo. Sacó de los baules un par de prendas absolutamente feas.
En la celda de nuevo, una hecha una pelota estaba entre las manos de Shaco, la otra las envolvía para impedirle hacerse con nada que pudiese cortar sus ataduras o conjurar una salida. Agachada a su lado tuvo un ultimo gesto.
- Lo siento, Shaco- dijo, y le dio un beso suave en la mejilla.  Dos nuevas vueltas de llave.
Con ella en el puño subió a enfrentarse a la opinión popular. Pero solo le acogió el silencio. Vaciló.
Nero no sabía si le complacía o le daba lastima su aspecto. Que bien habían visto los sacerdotes la dignidad de una princesa en una niña sin casta ni fortuna. Porque guardaba la entereza, pero nada había mejorado su aspecto. Quieta y expectante, ojeras profundas, pelo despeinado, el leve temblor de las rodillas que no conseguía detener, estaba casi vulnerable. Y aun asi tenia el descaro de no derrumbarse.

- Lamento lo sucedido. - dijo. Subió las escaleras sin decir nada más.



Última edición por Alicia el 01/05/14, 12:19 am, editado 2 veces

65 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 30/04/14, 08:30 pm

Leonart


Jack Nabukov

Cuando la sinhadre se abalanzó sobre él, primero reaccionó con sorpresa pero se transformó al poco en una risa maniaca, casi enajenada, mientras la albina le reducia y lo ataba.
-Vaya vaya... No hace falta ponerse tan física, Ri. No al menos tan en público~-soltó en respuesta mientras no se resistia. Su voz entonces habia transicionado a una más aterciopelada.

>> Aluqa ¿Se puede saber que estas haciendo? ¡Me vas a arruinar todo el plan!
>> Vine porque parecia se estaba poniendo interesante. Y no te sientas con derecho a acaparar. ¿No te acuerdas? Estamos en esto juntos.
>> Grr...

Entonces la sinhadre expuso su intención de encerrarlo en la mazmorra y lo arrastró hacia ahí. Lejos de chocarle, el ruso reaccionó de una manera muy alegre.
-¡Me van a desflorar! La~ La~ Lara~ La~ La~ ¡Me van a desflorar!-se puso a canturrear entre carcajadas enajenadas y, antes de desaparecer por las escaleras que conducian hacia abajo, se despidió.-¡Deseadme suerte, compañeros! ¡Voy a volver hecho todo un hombre!-y, a continuación soltó una última risotada enajenada que se perdió en el interior del torreón.

Una vez en las mazmorras, Ri le arrojó en una de las celdas.
-Es increible lo fuerte que eres.-la halagó.-Todavia no lo tengo claro pero no serás un tio, ¿verdad?-chasqueó con la lengua.-Lo cual supongo que tampoco es un problema muy grande... Pero siempre está ahi ¿Sabes? La duda.-comentó de casual con voz aterciopelada.

La chica entonces le besó y se despidió de él, usando de nuevo aquel nombre.
-No tienes ni idea de como funciona esto, ¿verdad?-
Y una última y lánguida risa se pudo escuchar a medida que Ri abandonaba las mazmorras.

66 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 01/05/14, 02:27 am

Naeryan

avatar
Taro miró la mano del otro frente a él como si se tratase de una cucaracha. Su plan había sido dispararle una última mirada hostil y dar por finalizada la conversación subiendo al dormitorio, pero las cosas se salieron de madre en ese mismo momento.

Aunque Keiria se quedó callada, el carabés empezó a protestar inmediatamente entre las líneas de "¡¿pero qué coño haces?!" cuando Ri tumbó al ruso de una llave. Un puñetazo no había funcionado para hacerle entrar en razón y sabía hacer magia, ¿de qué narices les servía encerrarle? ¡Saldría a la media hora!
La sinhadre le ignoró, y Taro no pudo hacer más que mirar impotente y cabreado desde el sofá cómo se lo llevaba mazmorra abajo. Cerró los ojos y resopló profundamente, exhalando el agotamiento psíquico y físico que en ese momento se aglutinaban dentro de él, y ni se dio cuenta cuando Ri volvió a subir para dar un segundo aviso. Cuando los abrió decidió que había llegado el momento de pasear su inutilidad por otra parte y largarse a dormir, o al menos a intentar dormir.
-Te debo una por meterte en medio al principio. Visto lo visto la cosa al final se habría puesto igual de fea, pero habría pasado mucho antes- le dijo a Keiria con tono cansado. Se había percatado del apretón de ánimo en su hombro por parte de la ulterana en su momento, e hizo el esfuerzo de sonreír débilmente-. Buenas noches.

Subió tercamente las escaleras, con el ceño fruncido a la vez por el mosqueo y por la concentración de fuerzas que le requería. Sin embargo a medio camino alguien que también ascendía se cruzó con él, y al girarse vio que era Ri. Hubo un silencio y un cruce de miradas tenso.
-Se te ha ido un poco la mano ahí abajo- le recriminó Taro con cierta acritud, aunque reconoció a regañadientes-. Aunque no nos lo ha puesto fácil. ¿Qué has hecho, noquearlo o sigue igual?
Ninguno de los dos tenía muy buena pinta, y el carabés tampoco tenía muchas fuerzas para guardar despecho.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

67 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 01/05/14, 05:12 pm

Alicia

avatar
- Solo le envolví las manos en tela para evitar hechizos – Vaciló -. Seguía peor. No sabemos quien es, y como de sinceras son las amenazas veladas en lo que dice, no es que no pueda encajar una burla. Antes quizás me lo habría replanteado, pero después de las últimas cosas que dijo...esta desquiciado.


_________________________________________

-

68 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 01/05/14, 05:47 pm

Naeryan

avatar
"¿Peor que cuando se lo llevó? ¿Cómo se come eso?"
Taro se recostó contra la pared del rellano para descansar, con un resoplido. Inconscientemente bajó la voz al hablar.
-La fuerza se le va por la boca- opinó-. Habrá que ver qué dicen mañana los demás, pero hazte a la idea de que seguramente digan de soltarlo- añadió, recordando el relato de Nero sobre los trastornos de comportamiento anteriores del ruso-. Porque las otras veces no le duró mucho, ¿no? ¿O es que esta vez lleva muchos días en este plan?


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

69 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 01/05/14, 10:07 pm

Alicia

avatar
- No, no lleva muchos días- reconoció-. Pero tampoco lo había visto así nunca. Y parece que esta otra persona si sabe como funciona, o sabe más que Shaco, al menos. No sé que hacer.

No quería decirle que al principio si habia perdido la paciencia y cuanto le preocupaba y se arrepentía de aquellos arranques. Que ella había sido siempre ejemplo de autocontrol y lo había perdido. Pero por lo que había llegado después, lo último, al menos, no tenía nada de lo que disculparse. Le había afectado aquella locura retorcida en la voz de alguien a quien se había acostumbrado como para llamarlo casi amigo, todavía la notaba oprimiendole el pecho. Y no se fiaba, ni permitiría correr riesgos.


_________________________________________

-

70 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 01/05/14, 10:43 pm

Naeryan

avatar
Ver que otra persona lo admitía claramente le alivió.
-Yo tampoco- confesó Taro-. No me esperaba ninguna fiesta de bienvenida, pero desde luego que tampoco este marrón. No tenía ni idea de que le pasaba algo así, nunca me dijo nada. Vaya desastre- suspiró, pensando en la conversación en general. Hubo un silencio breve en el que cada uno dio vueltas a sus propios pensamientos.

-Creo que sería buena idea comprobar si se ha traído medicación. Si no le había contado a nadie lo de la amnesia puede que la estuviera tomando a escondidas y se le haya acabado- señaló el carabés a continuación, algo inseguro-. Es eso o esperar a que se le pase, que yo sepa no se controla de otra forma. Ya te digo que de esto no tengo ni idea- se encogió de hombros impotente-, pero... no sé, si este tío, sea quien sea, supiera controlarlo mejor que Shaco... ¿no estaría siempre así en lugar de yendo y viniendo? No sé si me explico. A lo mejor se está marcando un farol. Puede que él sí sepa que tiene un problema, pero que no controla cuándo va y viene.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

71 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 01/05/14, 10:54 pm

Alicia

avatar
- No, no debe tener medicación. Nosotros fuimos quienes le descubrimos que le sucedía, porque nunca recuerda que hacen los otros. Hace un tiempo prometió no mentirme, y siempre se lo ha tomado muy en serio.

Suspiró con suavidad.
- Sí te hubiera armado una fiesta. Él el que más- murmuró. No le explicó por qué, por supuesto.- Creo que... solo podemos esperar. E ignorarlo en la medida de lo posible.


_________________________________________

-

72 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 02/05/14, 02:01 am

Naeryan

avatar
-Pues sí que te dijo cosas- Taro estaba sorprendido. Aparte de las prácticas en los muros y algún que otro combate cuerpo a cuerpo (durante los que él siempre se había limitado a animar echando leña al fuego, a salvo desde una distancia prudente), no tenía constancia de que Shaco y la sinhadre hubieran intimado mucho. En ese momento cayó con retraso en otra parte importante de lo que había dicho Ri-. Espera, ¿los otros? ¿Hay más?- se le coló un matiz en la voz que indicaba que no sabía si echarse a reír o a llorar.

No supo qué decir ante el comentario de la fiesta. Desvió la mirada y dio vueltas al reproductor de música en el bolsillo, el cual se había desenganchado de las orejas hacía mucho tiempo.
-No podemos hacer otra cosa- coincidió-. Pero si algo bueno tiene que el tío vaya a mala leche es que se ve a la legua que no es Shaco. Cuando vuelva lo sabremos- "el problema es aguantarlo mientras", añadió mentalmente. Taro pasaba de tener otra trifulca semejante, pero la que se había montado era un buen indicativo de que no tenían garantía de poder aguantar indefinidamente que el otro les tocase los huevos, y si alguien estallaba volverían a estar como al principio.

-Sé franca conmigo un momento- dijo, dando a entender que la pregunta siguiente tenía intención de ir a alguna parte. Se revolvió el cabello por acto nervioso-. Lo llamaste amigo ahí abajo. No sé de qué hablaríais todo este tiempo ni me interesa preguntártelo, ¿pero puedo dar por hecho que te interesa cómo esté Shaco en sí y que no te implicas sólo por... yo qué se, la paz y la armonía del torreón o alguna chuminada de ésas?- el numerito justiciero de encerrarlo en las mazmorras le había dejado sus dudas.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

73 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 02/05/14, 07:50 am

Alicia

avatar
- Las primeras veces era desagradable, pero de otra manera. No hablaba igual y no era precisamente pasivo.

>Odio verle así- dijo apartando la mirada incómoda-.Lo que no significa que vaya a dejar a alguien peligroso suelto por el torreón; nadie está para estas cosas. Además... no creo que Shaco pudiese perdonarse hacernos algo.

"Ni quiero que se lo haga a sí mismo."

Se quedó callada, tensa por unos momentos.
- Siento mucho la brusquedad con la que te aparté.- deseó no estar ruborizandose, porque sentía vergüenza. En parte no sabía si su perdida de control inicial no era lo que había hecho a Shaco pasar de ser un perro triste a un loco desquiciado. Esa era la culpabilidad que le embargaba y no otra.


_________________________________________

-

74 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 02/05/14, 05:51 pm

Naeryan

avatar
-Me vale- determinó Taro tras reflexionar sobre las palabras de la sinhadre-. Queda hablar con los demás mañana, pero tanto si lo soltamos como si no voy a estar con los nervios de punta igual. Me voy a quedar más tranquilo si alguien más está atento- miró a Ri con cautela-. Mira, ¿qué te parece si estamos los dos pendientes? Así si vemos algo raro lo podemos comentar. Prefiero eso a comerme la cabeza solo.

La disculpa le cogió completamente por sorpresa. No era en absoluto el tipo de cosa por la que estaba acostumbrado a que se pidiera perdón. Si alguien te empujaba, generalmente tenía derecho. Y si no pues te quejabas, pero desde luego ninguno de los dos se paraba a decir que "lo sentía".
-No pasa nada, se notaba que era porque estabas de mala leche- murmuró-. Pero si no le llegas a pegar tú puede que lo hubiera acabado haciendo yo de estar en condiciones, así que no te culpo- se cruzó de brazos con un bufido-. La cosa es no dejar que nos provoque y ya está. Nos lo podemos ir recordando mutuamente si vuelve a intentar torearnos. Nos ahorraríamos mucho cabreo inútil.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

75 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 02/05/14, 06:20 pm

Alicia

avatar
- Sí, claro- dijo con plena calma. El chico justificandola lo hacía todo peor, sin embargo. Porque frente a su indulgencia, a ella le parecía peor su reacción. - Pasa- y aunque el tono no variaba, su cuerpo la traicionaba. El suave rubor inicial era ahora fácil de advertir, y aunque no lo veía, sentía el calor en el rostro y quería desaparecer. Tenía prisa por irse y no lo dejaba notar. Respiraba despacio, tenía un gesto inmutable. Pero la pared de ladrillo le parecía de pronto muy interesante. -¿Tú te sientes mejor?


_________________________________________

-

76 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 02/05/14, 07:32 pm

Naeryan

avatar
En la penumbra de las escaleras Taro no había notado en un principio que Ri había empezado a sonrojarse, pero ahora sí porque en aquellos momentos a la sinhadre la condición de albina la estaba traicionando de forma tan vil que parecía un farolillo. Decidió que era más cómodo para los dos ignorarlo y bufó con sorna ante la pregunta de la chica.
-Bastante, y en lo que pueda volver a ponerme morado estaré aún mejor- bostezó ostensiblemente-. Si hemos terminado por aquí, buenas noches- dijo, antes de empezar a ascender las escaleras. Posteriormente se paró y añadió con aire socarrón-. Es estupendo volver a estar en casa.

En cuanto llegó arriba se dejó caer de espaldas en la cama, con la intención de quedarse frito al instante. Sin embargo aquél ya no era el sueño pesado inducido por el agotamiento, y el acostumbrarse de nuevo al techo sobre él y a los suaves ronquidos de los demás se interponía a que Taro cayese en un descanso natural. La oscuridad le inquietaba y cada vez que cerraba los párpados los volvía a abrir inmediatamente, creyéndose todavía en el sótano y todavía sintiendo el pinchazo de los grilletes en las muñecas. Aunque el hambre ya no acuciaba, sí lo hacía el impacto de todo lo que había sucedido a lo largo de las últimas veinticuatro horas. Su rescate, las horas de confusión inicial y la discusión de Shaco zumbaban en su cabeza reorganizando sus ideas e impidiéndole dejar la mente en blanco. Al cabo de un par de horas infructuosas Taro se rindió a la evidencia de que no iba a dormirse.

Rocavarancolia ya le parecía fría de por sí, pero ahora que había perdido peso se lo parecía todavía más. Se arrebujó en las mantas y se sentó con las rodillas encogidas en la cama hasta apoyar la espalda contra la pared, mirando a las ventanas para ver entrar el sol cuando saliera. Entrecerró los ojos, rabiando de sueño pero sin llegar a atreverse a cerrarlos, mientras rebuscaba en su bolsillo.

Su reproductor de música había dejado de recargarse en cuanto los niveles de energía que presentaba Taro habían descendido drásticamente bajo el influjo de la casa, y solo fuera de ella estaba volviendo a hacerlo. El carabés lo juzgó suficiente para poder aguantar toda la noche escuchando y eso hizo, apoyando la cabeza entre los brazos meditabundo mientras esperaba la llegada del amanecer.

El carabés acabó no pegando ojo en toda la noche. El runrún de la música le hería los oídos cada vez que estaba a punto de dormirse, pero era mejor que imaginarse el sonido del techo traqueteando sobre él.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

77 Re: Torreón Maciel (Archivo VI) el 02/05/14, 08:29 pm

Yber

avatar
GM
El ánimo de Lara mejoró  solo un poco, a lo largo de los siguientes cuatro días. Seguía afectada, se le notaba cuando se dedicaba a los pequeños y se le humedecían los ojos o cuando se le perdía la mirada en la pared y se llevaba la mano al fantasma que habitaba en su marsupio. Lara retomó los entrenamientos de puntería y los mágicos, los cuales afrontaba siempre con desánimo y pocas ganas. Sin embargo, procuraba mantener la fachada de actitud positiva que la solía caracterizar para no pecar de ser un lastre sentimental para el grupo. <<Puedo yo sola con mis fallos>> solía decirse.

Lo primero que había hecho  en su intento de reconquistar el ámbito social fue hablar con Taro, darle la bienvenida que no fue capaz de dar el día que lo rescataron. El muchacho le había dicho que lo sentía, a lo que la ordesa simplemente dio las gracias, y se había ofrecido a cuidar de los bebés si Lara salía. Esta consideró que le vendría bien tomar el aire. El carabés no era para nada experto en cuidar niños, pero los fallos que cometía eran sencillos de corregir y graciosos de ver para la madre, casi terapéuticos.

Lara recibía apoyo de prácticamente todos sus compañeros y aquello le ayudaba a la hora de sobrellevar los bajones de ánimo. La vuelta de Taro también había conseguido eclipsar en gran medida la desaparición de Baurus. Solo hubo una persona entre sus compañeros de la que Lara prefirió no saber nada. Lo había escuchado hablar el día del rescate y sintió asco. La ordesa no mantendría una sola conversación con el usurpador que ocupaba desde entonces el cuerpo de Shaco. Y no dudaba en decir a diario que lo prefería encerrado en la mazmorra, aunque solo acabara indignada porque no parecían hacerle caso.

Un par de semanas tras la muerte de Rica, Randa 11 pareció contraer la misma enfermedad y Lara cayó en una depresión. <<Es un mal presagio>> se decía una y otra vez. Su mente empezaba a trabajar siguiendo unos parámetros diferentes a los habituales y, poco a poco, la madre fue abandonando cualquier visión de futuro para su bebé rosa. Aquella Lara deprimida había perdido una pequeña porción de su cordura y era incapaz de creer en otro resultado que no fuera la muerte de su hijo. Era terrible, resultaba doloroso tan solo pensarlo, pero era lo más probable y no había ni Suerte ni dados que lo cambiaran.  Lara, tristemente, lo veía claro y lo aceptó con tanta resignación como pudo, que fue muy poca.

Lloró la muerte de Randa desde mucho antes de que muriera, incluso cuando el hechizo vigorizante de Archi parecía funcionar y calmaba la fiebre del pequeño. De ahí que cuando realmente murió, no hubiera lágrimas. Lara las había agotado todas y aquel funesto día  para ella solo hubo un silencio lleno de remordimientos, una pequeña pira y más huesos y cenizas bajo su cama. A pesar de haber empezado el duelo antes, la ordesa tardó más en recuperarse. Las preguntas no paraban de asolarla: <<¿Acabaré quemándolos a todos?>>, <<¿Tendré que vivir esta misma situación cinco veces?>>. Las respuestas eran tan claras para ella que le escocía el alma. Ya se lo había dicho dama Aroma en aquel sueño, al que cada vez le daba más importancia: Iban a morir todos y Lara se vería obligada a vivir soportando el peso de sus cadáveres.

La madre se convirtió entonces en un fantasma más. Dejó de relacionarse con la gente y poco a poco una nueva idea se instalaba entre las viejas <<Vamos a morir todos>> se decía a menudo. Los primeros días fue desagradable pensarlo. Dolía imaginar el torreón vacío y, aún más, la cantidad de maneras en las que esta ciudad podía arrebatarles la vida. Lara sabía que no había seguridad ninguna. Lo que el torreón les procuraba era una sensación falsa, un placebo tan agradable que la desagradaba. ¿Cuánto protegían un par de paredes contra las enfermedades o el hambre? ¿Y contra los monstruos que volaban? Si una criatura posiblemente había destrozado la última planta, ¿qué no podrían hacerles a ellos? <<Vamos a morir todos>>. Poco a poco la idea fue doliendo menos. Lara fue aceptando ese destino, el de sus hijos y el de todos. No había vuelta de hoja, el simple hecho de vivir entre aquellas ruinas era una sentencia de muerte. ¿De qué manera podían enfrentarse a algo así?

La ordesa comenzó a salir de su aislamiento al mes de la muerte de Rica, casi dos semanas tras la de Randa. Volvió a hablar con la gente procurando hacerlo igual que antaño, pero el cambio de mentalidad que estaba afrontando le hacía mella. Lara no tenía problemas en afirmar en voz alta el destino que les esperaba. No tenía problemas en condenar a nadie. Total, ¿cómo puedes decirle a alguien que va a morir y equivocarte? Antes o después, viendo o sin ver la Luna, morirían todos. Eso ya era un acierto seguro. Y si además entraba en escena la ciudad de locos en la que estaban, para ella solo aumentaba su seguridad. Dedicó los primeros días a sus bebés, a jugar con ellos, a inventarles nanas y a contarle historias de dos héroes de mundos lejanos, Rica y Randa. Poco a poco retomó por segunda vez el tiro al arco y las lecturas mágicas. La desgana que la había asolado entre una y otra muerte, tras la de Randa se fue viendo sustituida por una determinación cada vez más feroz, una determinación suicida. Lara había aceptado que iba a sufrir, había aceptado que ya sufría y que acabaría muerta algún día; pero también había decidido que iba a dar guerra mientras permaneciera viva.

Cada día le dolía menos el brazo al tensar la cuerda y contaba más flechas clavadas en la diana. Avanzaba con lentitud, pero avanzaba. Y aquello era lo único que necesitaba saber. En cuanto a la magia, la ordesa siguió los horarios a rajatabla: dedicaba poco tiempo a la traducción de hechizos nuevos y gran parte a practicar con los que ya sabía. Sin embargo, había algo que no podía faltar un solo día: el conjuro de amplificación sensorial. Lara cada vez lo necesitaba más. La sensación que le producía le resultaba estimulante, un gran subidón de ánimos, y los escasos días que Lara se pasó de la raya practicando y agotó sus reservas antes de tiempo, los pasó nerviosa. La ordesa empezaba a comprender la relación que unía a su madre con aquellos inciensos con olor a hierbas. Aquel hechizo le revelaba la cara oculta de las cosas: escuchaba conversaciones privadas, descubría olores y sabores nuevos, veía lo invisible. El incienso le mostraba el futuro a su madre y el conjuro, la verdad a ella. Y poco a poco, lo fue necesitando más.

Hechizos que practica/conoce:

-Curación General.
-Sanación superficial.
-Amplificación sensorial.
-Parálisis.
-Protección básica.
-Escudo mágico.
-Impulso.
-Impacto.

-Levitación
-Protección contra rotura.
-Molear materia inorgánica.
-Fundir materiales sólidos entre sí.
-Luz mágica.
-Inducir al sueño con caricias.
-Limpieza de ropas.
-Explosión de Luz.

Algunas noches volvía a ser débil y lloraba por los hijos que había perdido. Eran las peores noches. Lara se presionaba para superarlo y se ayudaba obligándose a mirar solo los saquillos con los huesos de sus hijos; porque todavía le costaba enfrentarse a las cenizas. Observando aquellos dos sacos solo conseguía llorar más, pero, generalmente, tras los llantos venían sueños profundos y, a la mañana siguiente, la madre amanecía dispuesta a hundir la ciudad en nombre de los dos pequeños. Cuando aquello no servía, Lara acababa en el estudio. A veces leía el libro de las runas y las dibujaba con saliva sobre el suelo. No le salían bien, no funcionaban. Pero la ordesa se distraía y acababa durmiéndose. Otras veces, simplemente despilfarraba magia hasta que el agotamiento tiraba de ella.

Un día, casi dos meses después de la muerte de Rica, Lara se sintió preparada para nombrar el arco. “Va a llamarse Rompemuros 115” informaría al grupo, creyendo que aquello se trataba de algo relevante. “Y algún día, mataré a toda esta ciudad con él”. La seriedad con la que lo afirmaba era tan real como su determinación de hacerlo.

Por la tarde de ese mismo día, Lara pidió a sus compañeros que la acompañaran a la biblioteca. La ordesa había acabado por reconocer que se había equivocado con Milo y había pedido perdón a Xalkoth por liberar un libro asesino. Con todo lo que había sufrido, el abandono de Milo no  fue muy distinto de cómo habría sido con un libro normal. La única diferencia fue que Lara se sacó del bolsillo un retal de tela con tres moscas muertas y las vertió dentro de la jaula de Milo antes de perderse entre las estanterías. El resto de su estancia en la biblioteca se dedicó a investigar sobre las afinidades y encontró algo que se le quedaría grabado a fuego en la memoria: brujos y dominios.

El tema del nuevo Shaco la traía por el camino de la amargura. Lara no soportaba dejarlo libre, era un payaso peligroso, riéndose todo el tiempo de las gilipolleces que hacia y, a pesar de que no se acercaba mucho a ella ni a sus hijos y que Archi lo mantenía bastante a raya, Lara no podía evitar sentirse insegura. De ser por ella, Shaco estaría bien tanto dentro de la mazmorra como fuera del torreón. No le importaba pagar la protección de sus hijos a costa de la libertad del humano o de cualquier desgracia que le ocurriera fuera de Maciel. Una persona cuya personalidad podía cambiar de forma tan radical distaba de ser apta para vivir en grupo. Varios días de entrenamiento después de la visita a la biblioteca, saltó de nuevo la alarma cuando el tercer Shaco molestó a Ippon. Archi estaba de guardia en aquellos instantes y el ruso acabó encarcelado, después de ser inmovilizado mágicamente. Aquella noche, Lara durmió un pelín más feliz.

…….

Esa misma noche, los bebés obligaron a Lara a levantarse antes de que amaneciera. La ordesa bajó a la cocina y se hizo un vaso de leche entre canciones infantiles. Les dio de comer, comprobó sus pañales y los guardó con cuidado en la cesta. Habían crecido mucho en estos dos meses, pero gracias al espacio que habían dejado Rica y Randa la cesta todavía no les quedaba del todo pequeña. Lara los dejó en el interior, en un punto donde se aseguró de que los oiría si pasaba algo y fue a buscar su arco y las flechas.

Una vez fuera, dirigió una mirada pensativa al nido de las estirges y comenzó a disparar flechas a las dianas, sumida en sus pensamientos. No hizo pausa alguna en su entrenamiento matutino hasta que no apareció Archi con su ballesta y se giró hacia él.

Deberíamos matarlos a todos—añadió con seriedad, señalando a los pájaros y olvidándose de dar los buenos días.

Independientemente de si le respondiera o no, Lara sacó otra flecha del carcaj y apuntó por quincuagésima vez a la diana.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 6 de 39.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 5, 6, 7 ... 22 ... 39  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.