Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Manual de Kiki: De como dormir con el enemigo (??)
por Reifon Hoy a las 12:30 am

» Sede de los Taumaturgos
por Giniroryu Ayer a las 11:51 pm

» Torreón Silente
por Giniroryu Ayer a las 11:40 pm

» Barrio de los Mil Dioses
por Jack Ayer a las 11:37 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Aes Ayer a las 07:48 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 113 durante el 20/11/19, 02:41 am
Estadísticas
Tenemos 185 miembros registrados
El último usuario registrado es Luki_137

Nuestros miembros han publicado un total de 41255 mensajes en 775 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Consejo » El archivo » Burdel de dama Espasmo (Archivo IV)

Burdel de dama Espasmo (Archivo IV)

Ir a la página : Precedente  1 ... 16 ... 28, 29, 30

Ir abajo  Mensaje [Página 30 de 30.]

1Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) - Página 30 Empty Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) el 27/09/11, 05:54 pm

LEC

LEC
Recuerdo del primer mensaje :

Ayer, en Letargo conocí a Nikolas, a la niña con los tentáculos, al chico de fuego (que me recordaba a uno de los chicos del torreón) y al que era humo, aunque podría ser cualquiera de mis amigos. Ese chico...parecía que le atraía, que quería algo de mí. Todos habían cambiado. Cuando volvimos al Burdel, me dejé caer en un puff y me quedé allí sentada hasta dormirme.

Despierto. Voy a la cocina y cojo algo de comer. Cuando me lo acabo, vuelvo al salón. Allí veo a Drike, no sé como no me he fijado antes en él, si continúa brillando. El chico está sentando frente a la puerta, jugando con la tierra. Me acerco a él.
-Hola, Drike- le saludo.-¿Qué tal?
Empiezo a repasar mentalmente la lista de hechizos que me sé mientras espero a que responda. Mañana me pondré a estudiar más hechizos y a practicarlos.


_________________________________________

On se tiendra prêt parce qu'on a la rage, le cœur et la foi

349Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) - Página 30 Empty Re: Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) el 11/04/12, 11:26 pm

Administración


-Vale, veo que pareces tenerlo controlado -susurró rápidamente dama Liviana. Ponía cada palabra en un hálito de brisa para distorsionarlas a los oídos de Elunin. Luego volvió a hablar con normalidad-. Gracias, varanublino -dijo cogiendo su libro de entre la pila-. Puedes irte -hizo un digno gesto con la mano en dirección a la puerta pero lo interrumpió de pronto y se la llevó a la boca a modo de disculpa-. Perdón, es la costumbre -dama Liviana soltó una risita incómoda-. Bueno, he de irme ya, nos vemos en Varanublagálago... o no -bromeó mirando al nublino. A pesar de que no volvió a atacar el prestigio ni el crédito de sus líderes resaltando lo dudoso que era que pudiera llegar a construirse el edificio, le dirigió una amplia sonrisa enigmática con la evidente intención de perturbarlo.
-Por cierto, veo que habéis tenido este sitio trabajando de nuevo -dijo con una sonrisa, confiada-. Seguro que alguien no se ha aburrido nada estos días.
Acto seguido, salió al pasillo abriendo poco la puerta y se fue flotando por la primera ventana que encontró.

350Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) - Página 30 Empty Re: Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) el 13/04/12, 03:37 pm

Jack


No respondo al comentario sobre el contro del nublino pero sonrío cuando le dice gracias. Este ya no está receloso sino que rápidamente inclina la cabeza y me mira, nervioso, cuando Dama Liviana le ordena irse.
-No es necesario, quédate.-luego miro a la dama y respondo en un tono neutro.-Disculpas aceptadas.
Por fin empieza a despedirse, pero no puede irse sin más, no, tiene que seguir diciendo lo que ambos sabemos delante de mi nublino. ¿Qué pretende?
-¿Mi.. mi señora irá a Varanublagálago? Sería maravilloso que nos acompañase a mi Señor y a mí.

¿Qué está diciendo? Nadie ha puesto el burdel a funcionar de nuevo, que yo sepa. Aún seguimos viviendo Cain, Vac, Elliot, Eliel y yo, bueno, y el nublino ahora. No hay nadie más y nadie de nosotros vende sus servicios... ¿A qué vino eso?
-Un momento...-empiezo, para resolver mis dudas, pero Dama Liviana es más rápida y tras despedirse, sale al pasillo, unos segundos después de que yo me aleje del haz de luz del pasillo-Síguela y dime por dónde sale.-le ordeno al nublino
-Sí, mi señor.
-¡Corre!-le grito, ya que tarda en reaccionar.

Elunin se apresura y lo oigo y huelo correteando por el pasillo, hasta que se detiene y vuelve. Oculto en la oscuridad del dormitorio, le veo entrar y cuando cierra la puerta tras de sí, ladeo la cabeza interrogativamente.
-Salió por una ventana, mi Señor
-Bien.-concedo, despegándome de la pared y sentándome en la cama.
Miro a la ventana y niego con la cabeza: aún es de día y falta mucho para el anochecer, ¿qué hacemos ahora? El nublino no estará cansado, no lo aparenta... ¡Eso!
-Dime tu nombre.
-Elunin, mi Señor.
-Elunin...-repito, como si paladease cada letra.-Me gusta.-le digo sonriendo.-Y ahora... A dormir. Yo hago vida nocturna, así que tú harás vida nocturna.
-Pero... No tengo sueño, mi Señor.-responde dubitativo
-Ya lo sé.
Salto de la cama y descuelgo unas de las pieles de las paredes, las extiendo en el suelo y luego me tumbo sobre una.
-Harás ejercicio hasta que estés cansado, luego comerás y te dormirás. Además, si vas a ser mi Servidor, necesito un servidor fuerte y resistente. Ven.
-¿Ejercicio? Pe...pero...En Varanubla no... no hacemos ejercicio, mi Señor-responde como tenía previsto.
-No me constestes. Estás en Rocavarancolia. Obedece.-le digo duramente sin posibilidad de réplica.
El nublino acaba tumbándose en la otra piel y yo empiezo a hacer series de flexiones y abdominales sin esfuerzo ninguno, mientras Elunin me imita como puede. <<<También podríamos hacer prácticas con espada y escudo. La magia... dudo que sea apto para la magia>>>

351Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) - Página 30 Empty Re: Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) el 13/04/12, 04:02 pm

Nihil


Cain besó el cuello de Elliot mientras ella hablaba, soltando bufidos burlones y risillas cínicas en algunos casos.
-No te gustans los huéspedes? Qué lástima, porque tengo intención de volver a poner esto en funcionamiento, y como se te pase por la cabeza agredir a alguno de nuestros clientes tendré que encerrarte más a menudo.- le advirtió.
Tenían muchas formas de conseguir dinero, pero poner el burdel en funcionamiento, ya fuera como hostal, como casa de comidas o como burdel precisamente era la más cómoda y le dejaba tiempo para ocuparse de otras cosas. Tan solo tendría que atender a los clientes cuando estos reclamasen su presencia, supervisar las comidas y ya, de lo demás podrían ocuparse sus demonios.
-Y pensé que estando en un trío serías un poco más abierta de mente, además que tú seas incapaz de resistirte a los encantos de ese pobre chico no es su culpa... Y tampoco te morirías por dejarte llevar ¿Qué es lo peor que te podría pasar? ¿No poder sentarte en una semana?- se burló Cain, dándole un lametón a Elliot en el hombro antes de dejarla en el suelo.
Ya que la dullahan no tenía ninguna intención de proponer algun entretenimiento, y Cain no estaba por la labor de ponerle a la chica las cosas en bandeja, decidió que saldría a dar una vuelta por su cuenta y ya ella vería si acompañarle o no. Se acercó a uno de los espejos y tomó un botecito de khol para pintarse su ojo sano, como siempre hacía antes de salir. Se cubrió de amuletos, chasqueó los dedos para llamar a Fresser y salió al recibidor, atravesando el muro falso que se evaporó al roce.
-No pienso compensarte con nada- le dijo Cain, desafiante mientras bajaba las escaleras, curvando su boca en una sonrisa maliciosa.- No voy a premiarte cada vez que no matas a alguien como si fueses algún tipo de bestia, y más is es alguien a quien sencillamente no debes matar.
Llegó al recibidor y el portero le informó de una visita. Era una visita para Jack así que no pidió detalles, él sabría a quien deja entrar. Salió a la calle y esperó un rato para ver si Elliot bajaba también. últimamente estaba algo hostil con la chica y eso no le gustaba... pero tampoco la actitud arrogante que estaba tomando ella le gustaba lo más mínimo. Una parte de él deseaba que cualquier día alguien le diese un buen rapapolvo... algo que le demuestre que por muy poderosa que sea, siemrpe habrá alguien más poderoso...

352Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) - Página 30 Empty Re: Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) el 21/04/12, 01:33 am

Jack


Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) - Página 30 S
Cuando nos despertamos hace horas, Elunin ya acostumbrado a mi horario, ambos desayunamos, cada uno a su manera, y luego seguimos con los entrenamientos del nublino, para acabar con su parte sedentaria pero sin extenuarle mucho. Le conseguí una espada corta y un escudo circular y también le fabriqué petos y una armadura muy ligera con pieles y huesos, reforzando las costuras con magia. Aunque le costó aceptarlo todo, al final se lo quedó con una amplia sonrisa pero sin atreverse aún a empuñar la espada. <<< En el entrenamiento en la bahía le apuntaré a esgrima contra mí, quiera o no >>>

Después de la sesión de ejercicio le ordené que bajase a la cocina y les dijese a los diablillos que quería comer, pero de nuevo volvió asustado e intimidado por la idea de ordenar algo. Ains... Así pues le ordené que les dijera d mi parte que preparasen algo de comida para cuando volviésemos de la terma. Elunin volvió al poco y me preguntó que qué era una terma. Una imagen vale más que mil palabras, así que le dije que cogiera la ropa con la que vino de Nubla (limpia) y yo, que entrenaba con unos pantalones cortos, cogí mi ropa normal para después bajar a las termas. Al nublino le encantó el lugar nada más penetrar en la cálida atmósfera pero noté que algo iba mal en cuanto me desnudé y cogí una toalla para después: se había quedado como congelado en el sitio.
-¿Qué haces ahí parado? Te vas a enfriar con el sudor y a resfriarte. Ven, tienes que lavarte.-pero al no haber respuesta me acerco a él y en un tono conciliador sigo hablándole.-A ver, Elunin... Tenemos que ir al entrenamiento, ¿pero no querrás resfriarte e ir sudando? Sigo siendo yo, sin la ropa, pero soy yo.
-S...sí, Señor, pe...
-¿Pero? Pero nada. No puedes lavarte con la ropa puesta. Venga. Esto es Rocavarancolia. Vamos, ven.-insisto, tirando de él hacia las sillas para enjabonarse.

Al final cede y aunque la situación es un tanto extraña, se acaba quitando el kimono y lo dejo a salvo junto con mi ropa. Evito mirar su desnuda figura mientras hay contacto visual con él, para no incomodarlo.
-Muy bien. Ahora siéntate y enjabónate, yo haré lo mismo. Y luego te va a gustar bañarte, ya verás.
-Va...vale, mi Señor.

Armado con el jabón y luego con el cubo de agua, acabo en apenas unos segundos y tras enjuagarme, recojo lo empleado para a continuación zambullirme con lentitud en la poza, sonriendo y disfrutando de la sensación. ¿Elunin? Estará terminando, no lo sé porque le doy la espalda.
-Señor, ya he terminado... ¿Subo y preparo las cosas del entrenamiento?
Me giro, cruzo los brazos en el borde y apoyo la barbilla en estos, medio a flote el resto del cuerpo.
-No. Ven aquí.
Pero como veo que, ya enjuagado y chorreando todavía, no se mueve, está tan quieto que ni parece que respire, pues salgo de un salto de la poza y sin que pueda evitarlo, lo cojo con un abrazo y me sumerjo con él hasta que el agua cubre nuestras cabezas para salir al segundo. Tiene cierta expresión de espanto, así que lo siento en los escalones y me quedo flotando frente a él sin tocarlo y señalando el lugar y a nosotros mientras hablo.
-Mira, Elunin. No ha pasado nada. Estamos en mi hogar, en Rocavarancolia, en una poza termal, los dos solos. El agua está perfecta, la temperatura genial, ¿no sientes cómo te relaja?-Cómo va a sentirlo, está en tensión... no todo su menudo cuerpo pero casi.-Relájate, Elunin. Eres mío, estás a salvo conmigo. Solo es agua. ¿Que estamos desnudos? Sí, pero es natural. Mira, si hasta somos parecidos, solo cambia el color de la piel y la altura.-sigo diciéndole con una sonrisa, tomando sus manos y comparándolas con las mías, luego los dedos.-¿Ves? Y ahora relájate, vamos. Disfruta del momento...-acabo susurrando y hundiéndome de nuevo del todo cuando le veo asentir.

Me alejo y me voy hacia el borde sin sacar la cabeza hasta que veo cómo baja al siguiente escalón y se sumerje hasta el cuello. Cuando me fijo en su cuerpo, más concretamente en la zona de las arterias, no puedo evitar estremecerme y casi doy una calada de agua, saliendo a flote tosiendo sin mayor problema. Pero el nublino se ha horrorizado y rápidamente vuelvo a su encuentro
-Eh, eh, tranquilo, estoy bien. ¿Y tú?
-Bi...bien si lo está mi Señor.
-No. Tú tienes que estar bien por tu cuenta. De nuevo. Di lo que quieras, sin miedo. Venga.
-Estoy... bien. Me encanta el agua, el sitio... todo. Pero... pero lamento el comportamiento de antes...
-Ese es mi Elunin. Lo de antes se olvida, no volverá a suceder. Y ahora ve, nada un poco para mover la musculatura.

Cambiamos de posición y le observo yendo de un borde al otro, o bien dando vueltas sin miedo excepto en el punto más lejano con respecto a mí. Y en una de las vueltas, cuando me da la espalda, me escurro hasta el fondo y me quedo abajo unos segundos, disfrutando de la calidez que emana toda la poza, con los ojos cerrados, casi sintiendo que el cuerpo no me pertenece: solo soy yo y el agua.

Pero un chapoteo nervioso sobre mi cabeza me devuelve a la realidad y veo al nublino nadando en círculos y sumergiendo la cabeza para mirarme cada dos segundos. No da para sustos el pobre... <<< Buena idea... >>> Doy un rápido pataleo y salgo a flote pero arrastrando al nublino en mis brazos, cogiéndole por la espalda con fuerza pero no demasiada y dejando mi barbilla en su hombro derecho, para después llegar a los escalones y sentarnos, aún con él cogido, pero acabamos flotando y tumbados.
-No te voy a soltar hasta que dejes de temblar. Venga, tranquilo, tranquilízate.
Nos quedamos un rato así, sin soltar el brazo y acariciándole el cuerpo desnudo con la otra mano mientras aprisiono su hombro con mi barbilla, aspirando todo el aroma de su ser, su sangre, nuestros cuerpos húmedos y el vapor del lugar. Estoy tan relajado, atontado, que no me percato de que ha dejado de temblar hasta que noto su aliento en mi rostro: giró la cabeza y me miraba, con una expresión totalmente natural... ¡y sonriente! <<< Bien, es un progreso >>>
-Mi Señor se había dormido.
-Oh... Es que se está tan bien aquí...-digo en un suspiro mirando nuestro reflejo en el agua.
-Si mi Señor está a gus... Corrijo. Estoy a gusto aquí con mi Señor...-dice, sacándome una sonrisa.- Y es mejorable...-dice de pronto, sin dejar de mirarme, para después ofrecerme su cuello.

<<< Si le mordiera ahora... Creo que no saldríamos de la poza hasta acabar exhaustos... >>>
-No... No ahora, tenemos que ir a entrenar, ¿recuerdas? Necesitas todas tus fuerzas...
-Mi Señor no parece listo para entrenar, ¿no crees?
-Ja, ja. No, en serio, tenemos que irnos.
Elunin vuelve a mirarme y asiente, pero yo aprovecho para cogerle de la nuca y sin que pueda evitarlo agarro sus labios con los míos, arañando con los colmillos tanto los suyos como los míos, para probar su sangre y que luego cicatricen las heridas. Pero como no se resiste ni se debate y se entrega, yo tampoco puedo evitarlo y lo beso y muerdo varias veces, lamiendo luego las gotitas pero sin atreverme a ir más allá de los labios. Las manos, antes perdidas por los recovecos de su arrugado cuerpo, ahora se apoyan en su pecho y me separo de él, no sin antes dejar que mi sangre bañe sus heridas. Sacudo la cabeza y cuento hasta diez mentalmente para intentar relajarme. Casi pierdo el control.
-¿Estás...-empiezo, cuando baja el ritmo de la respiración.
-Bien, mi Señor... No te preocupes...-pero compruebo sonriente que también está agitado.
De pronto doy dos palmadas y salgo de la poza, le cojo en volandas y le ayudo a secarse a velocidad de vértigo. Y una vez ya vestidos subimos a cenar, yo mis copas de sangre y él un filete rodeado de verduras nublinas de una breve incursión que hice solo para eso.
-Son... son...
-No sé el nombre pero sí, son de allí.
-Gracias...-susurra emocionado pero le callo con un fugaz beso en los labios.
-Come o te como.-bromeo luego, consiguiendo que se ría.

Y cuando terminamos de cenar, nos armamos cada uno con lo suyo y tras despedirnos de los diablillos y el guardia ponemos camino hacia la Bahía, como cada noche, contándole lo poco que sé sobre la ciudad y sobre lo que me pregunta...
Sigue en la Bahía de los Naufragios .

353Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) - Página 30 Empty Re: Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) el 05/05/12, 10:42 pm

Nihil


Cain abrió los ojos perezosamente y levantó la cabeza. Había estado casi una hora sumergido en la poza y uno de sus sirvientes reclamaba su atención. La noticia le hizo dar un salto y salir de la poza a toda prisa, casi resbalando en el suelo mojado.
-¿Cómo que ha vuelto y está en la taberna??- preguntó incrédulo al informador mientras varias sirvientas le secaban y vestían.- ¿Y al muy mamón no se le ha ocurrido venir a casa antes?
No se lo podía creer. Que Elliot, en su cabezonería, se pasase días fuera sin dar señales de vida y luego volviera como si nada... vale, ella era así... Pero que Vacuum estuviese meses sin aparecer por casa, perdido por otros mundos, y que nada mas volver lo primero que haga sea meterse en una puta taberna??? ¡¡¡Y sin llamarles!!! Cain siseó varias maldiciones y despidió a su servidumbre ya vestido, para subir al estudio.
Llevaba unos pantalones oscuros y un chaleco largo abierto y atado por varios cinturones, sus botas casi destrozadas y sus amuletos, con el anticristo entre los dientes, sufriendo su ira. Los nuevos tatuajes repartidos por sus brazos y manos centellearon ligeramente, todos círculos mágicos y símbolos de invocación de los demonios que más usaba. Cogió algo de oro y se acercó al espejo para mirarse.
-Ya que voy a salir, al menos estar presentable...- murmuró para sí, comprobando su reflejo. Volvía a tener el pelo largo, cortado a capas extrañas, casi a trasquilones, y con el flequillo cubriéndole el parche oscuro que protegía su ojo dañado. Del sano se habían apoderado las tinieblas, tiñendo de negro el blanco y haciendo brillar el dorado de forma siniestra..- Pues perfecto.- sonrió.
Bajó con su sonrisa falsa y caminó a paso tranquilo pero tenso hacia la taberna.
-Se va a cagar...

354Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) - Página 30 Empty Re: Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) el 07/05/12, 07:22 pm

Red

Red
Vac llegó al burdel al cabo de un rato. Seguía cubierto de polvo y de sangre, ya seca, pero no parecía darse cuenta. Enfilo hacia la puerta con paso rápido, pero a medida que se acercaba al edificio que hacia tanto que no veía, fue perdiendo fuelle. ¿Qué iba a decir?, ¿como se iba a disculpar?. No sabía como afrontarlo, el sabia que había obrado mal, que había hecho el idiota... ¿pero como solucionarlo?. Toda la vida había estado solo,, y desde que había llegado a la ciudad eso había cambiado, sin embargo, a veces, sin poder evitarlo, buscaba esa soledad que había perdido y que aunque no echaba de menos, llevaba muy dentro de él.

Primero sus compañeros de torreón, y después Cain y Elliot, todos ellos habían eliminado ese sentimiento... pero en esencia, formaba parte de él, y a veces no lo podía controlar. Normalmente, pequeños gestos como la abstracción, o su habitual empanamiento, le servían, pero aquella vez había ido demasiado lejos, había estado mucho tiempo fuera de casa, y no sabia como justificarlo, ya que el mismo no lo entendía.

Era cierto que los viajes habían sido muy provechosos, había aprendido muchas cosas, había conseguido magia, y había traído cosas interesantes; pero el hecho de que había sido mucho tiempo seguía ahí, por muchos beneficios que le hubieran acarreado los viajes. Ya había vuelto, pero esta vez la había pifiado pero bien.

Ahora tenía que justificar una parte de si mismo que ni siquiera el comprendía del todo... ¿como se hacia eso?. El hado sacudió la cabeza furioso por dudar de su resolución y abrió la puerta con celeridad... pero el italiano no estaba en casa, lo sabía, no detectaba su presencia en el edificio. Vac buscó con la mirada y se acercó al portero, que leía en una esquina. Le saludo y le pregunto por el paradero de su amo.

-Esta en los acantilados, chico -le contesto tras unos instantes.

El hado le dio las gracias y volvió a salir a la calle. Una vez al aire libre silbó tres notas y espero. Feliks no tardó nada en bajar del tejado, y cuando estuvo a su altura, el chico se encaramó a su espalda, pidiéndole a continuación que le llevara a los acantilados. Mientras volaba hacia su destino, pensó que seguramente Elliot también estaría enfadada, pero tenía que arreglarlo primero con Cain, si discutía con los dos no sabría como arreglarlo, y no quería perderles.

Continúa en los Acantilados .

355Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) - Página 30 Empty Re: Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) el 11/05/12, 11:55 pm

Elliot

Elliot
El burdel bullía ante los ruidos de los huespedes, que paseaban de un lugar a otro en un incesante repiqueteo de sonidos exasperantes, pero sin embargo, Elliot lo notaba demasiado silencioso. Había voces y pasos, había risas y conversaciones... pero no era las que ella buscaba. En el cuarto, la niña se había despertado unas horas atrás y, sentada en la cama, escribía en la pequeña libreta que había convertido en su diario desde que el violinista se lo dijo. Durante esos meses, había aprendido a paliar la soledad en que le había dejado Vacuum, y la frialdad que se había instaurado entre ella y Cain mediante entrenamientos y actividades que le mantenian ocupada en todo momento. Cuando simplemente no tenia nada que hacer, hablaba con el dragón que trataba de enseñarle cuanto podía.

Elliot cerró la libreta de un golpe y se levantó dispuesta a volver al anfiteatro para continuar su entrenamiento, pero un sonido hizo que parara en seco. Un ave negra, enorme entró por la ventana y la primera reaccion de la niña fue hacer aparecer las cariocas sobre sus manos para defenderse de cualquier ataque... pero entonces se fijó mejor y vio algo familiar en el pajaro... Era imposible... "¡Feliks!" Exclamó la niña mentalmente mientras se acercaba. Creia que el corazón se le iba a salir del pecho. El Fenix había crecido tanto que sin duda no parecía el mismo. "Ha vuelto... Vacuum ha vuelto, está en casa" rió mientras se asomaba al balcón con demasiada esperanza. Poco tardó en darse cuenta de que Vacuum no iba a ir al burdel. "¿Por que no viene? ¿Que se supone que está haciendo que pueda ser mas importante que venir aqui?" Protestó la niña mientras se tumbaba en la cama. "Dale tiempo" Contestó una voz en su cabeza. "No, no hay tiempo que valga, el deberia estar aqui ya, conmigo." Enfadada, salió de la habitación y se sentó en una de los puff de la entrada, mirando a la puerta con los brazos cruzados sobre el pecho, en una posicion que dejaba claro su estado de ánimo. La gente que pasaba por su lado podía notarlo, podia sentir el fuego que quemaba por dentro como si el aire se enrareciese a su alrededor. Evitaban acercarse, y lanzaban miradas de soslayo asegurándose de que la chica seguía inmovil.

"Sal a buscarle... pero no dejes que te vea" le pidió a Deatach con un tono demasiado monotono. El dragón asintió mentalmente y sin decir nada mas un humo pétreo se se coló a través de las puertas, donde el dragón tomó forma ascendiendo hasta quedar por encima de las nubes. Elliot había conseguido aprender a dividir sus pensamientos de modo que el dragón y ella no solo podían compartir sentimientos, sino tambien imagenes, sonidos, olores o sensaciones como si fuesen uno solo. Elliot observaba la ciudad que se extendía bajo el dragón a la vez que miraba la puerta del burdel.
Elliot pudo ver perfectamente a Vacuum entrar a la taberna y salir acompañado de ella por Cain. Pudo ver la discusión que mantuvieron e incluso pudo ver como Vacuum se acercaba al burdel, y llamaba a Feliks. Tambien pudo ver como el chico daba media vuelta y se iba por donde había venido sin dignarse a entrar, ni tan siquiera a decirle a alguno de los diablillos de Cain que se había pasado por aqui. Eso pudo con ella y con el poco autocontrol que le quedaba.
Se levantó de un salto, asustando a la mayoria de los presentes y, a grandes zancadas salió del burdel, cerrando las puertas con un golpe que seguro debería de haberse escuchado a kilometros de distancia.

El dragón le esperaba fuera, y sin decir nada, la niña se montó sobre él. Deatach alzó el vuelo rápidamente, contagiado por los sentimientos de la chica. "No le mates o luego lo lamentarás" Dijo en broma, pero tras las palabras podía notarse cierto temor a que realmente lo hiciese. "Matarlo sería demasiado facil... cuando le pille él mismo querrá estar muerto, te lo aseguro"



Sigue en losAcantilados .


-------

http://www.rocavarancoliarol.com/viewtopic.forum?t=402


_________________________________________

Me haré una cama con tus huesos, Invitado, Muajajaj!


Taceant Colloquia.
Effugiat risus.
Hic locus est ubi mors gaudet succurrere vitae.

¡Superpor la aceptación, la integración y los derechy'x Frivy's!

Spoiler:
Burdel de dama Espasmo (Archivo IV) - Página 30 47695438.th



Click en la imagen para ver el esquema de relaciones entre los Cosechados del Rol

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 30 de 30.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 16 ... 28, 29, 30

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.