Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Mil Dioses
por Zarket Ayer a las 09:38 pm

» Faro
por Giniroryu 21/11/17, 04:40 pm

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Jack 21/11/17, 11:43 am

» Plano de los sueños
por Naeryan 20/11/17, 09:50 pm

» Torreón Letargo
por Evanna 19/11/17, 07:23 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35980 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Mazmorras de la Cosecha (Archivo III)

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 4 de 4.]

Elliot

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

El sueño engaña mis sentidos, empujandome a un lugar entre la realidad y el delirio, viajando entre mundos y épocas. Muy poco a poco, voy siendo consciente del frío que invade mi cuerpo y que penetra hasta los huesos haciendo que estos tiemblen como si el propio hielo del aire los agitase violentamente. Pero no es el frio lo que me despierta. Tampoco es la luz, que de tan escasa, apenas se puede ver mas que una ventanita, que ilumina parte del camastro en el que estoy tumbada. Lo que hace que me despierte es la inminente sensación de libertad. La sensación de que esos muros de piedra gris no son lo que me retiene en aquel lugar, la completa seguridad de que tras la puerta no hay un guardia listo para activar el collar eléctrico y hacer que me retuerza en el suelo... Al menos eso fue lo que la muerte me dijo en su visita. Tenía el pelo y la piel blanca, no podía ser otra cosa que la guía hacia el mundo de los muertos.

Poco a poco abro los ojos, sin ver practicamente nada. No me muevo de la cama hasta que me acostumbro un poco a la oscuridad y consigo distinguir algunas formas en la habitación. Me envuelvo en la sábana que me cubre, del color de la muerte, como si fuese una capa, tratando de no castañear los dientes. Cuando me fijo en que el collar sigue alrededor de mi cuello, una tremenda sensación de miedo me recorre, aunque al detenerme a pensar, me doy cuenta de que el cosquilleo permanente que este emite cuando está activado ha desaparecido. Eso me tranquiza en parte. Mi ropa sigue siendo la del centro en el que estaba. Un vestido azul cyan, del color de la sangre, cuya manga derecha se enrolla alrededor de mi brazo y el pico de la falda, corta por la derecha, se alarga hacia mi pierna izquierda enrollandola, recordando a quien lo mire que está atado.
Me doy cuenta que la muerte ha limpiado mi piel de sangre, pero no ha conseguido quitar todas las manchas del vestido. Lo siguiente que llama mi atencion es el olor. El aire no huele como debería oler. Huele a rancio, a amargo a agrio. Huele a miedo y a muerte. Huele a libertad.

Me pongo de pie, sintiendome algo debil y me acerco a la puerta, que es de una tosca madera marrón. ¿Quien habrá hecho eso? ¿Porque la hizo así? ¿Porque no la pulió y la pintó para hacerla mas agradable?¿Porque la sabana es tan áspera? ¿Porque el aire estan gelido? ¿Porque no hay luz? ¿Porque no hay color?
Aun no sé si estoy soñando, si todo esto no es más que un delirio provocado por la perdida de sangre o si realmente la muerte me ha ido a visitar. En tal caso, ¿me ha acogido el demiurgo entre sus brazos ya? ¿Es éste el mundo anterior con el que tantas veces mi raza ha soñado? No... no puede ser. ¿Como iba esta habitacion fria y gris a formar parte de un mundo tan maravilloso como el que describen las historias, como el que tratamos de alcanzar? No es el mundo anterior. Me niego a que lo sea.

¿Estoy viva entonces? ¿Estoy soñando? ¿Estoy realmente en otro mundo? El nombre aun resuena en mis pensamientos. Rocavarancolia. Yo siempre me había imaginado un nombre mas... armonioso, pero no dejaba de ser musical. Hay un millon de dudas en mi interior, no se lo que es real o lo que no, no se si estoy viva o muerta y la verdad es que tampoco me importa. Yo he elegido mi camino. Sea como sea, esté donde esté, soy mas libre de lo que era antes.


_________________________________________

Me haré una cama con tus huesos, Invitado, Muajajaj!


Taceant Colloquia.
Effugiat risus.
Hic locus est ubi mors gaudet succurrere vitae.

¡Superpor la aceptación, la integración y los derechy'x Frivy's!

Spoiler:




Click en la imagen para ver el esquema de relaciones entre los Cosechados del Rol

LEC


La chica se gira al oírme llegar. Malamente, la observo mejor: pelo negro liso y ojos grises, algo normal… ¿Pero esa piel blanca? Eso no es normal. Además, parece bastante mayor que yo y más fuerte. ¿Será realmente de Nubla? Lo dudo, seguro que es de un mundo vinculado a Rocavarancolia.

La chica se agacha despacio y mete algo en ese calzado raro que lleva. ¿Eso es algo normal en el sitio de donde viene? Porque en Nubla no. Su ropa también es extraña.

Mis sospechas sobre su origen se confirman al oírla hablar en un idioma que no entiendo. Decididamente, la chica no es de Nubla. Intento descifrar lo que dice, pero me resulta imposible entenderla. Detrás de ella aparece otro chico. Se parece a ella en lo de la piel blanca y en que es bastante alto. Pero su pelo es marrón y sus ojos, negros. Su ropa es extraña, como todo en él. Otro rarito que dice algo que no entiendo. El chico este lleva algo en la boca. De esa cosa sale humo. ¿Qué es eso? Me da igual preguntarlo, no me entienden. Entonces la chica le quita la cosa rara que hace humo y se la pone en la boca. Después, baja por las escaleras.
Miro hacia abajo intentando ver a alguien más. No veo a nadie, así que me doy la vuelta. Un chico en el que no me fijé antes, de piel blanca, pelo blanco y muy poca ropa está de espaldas a mí. ¿Por qué no hay nadie de Nubla aquí?

Murmuro cosas ininteligibles, quejándome de no entender a nadie, cuando vislumbro un destello. Automáticamente me acerco a una grieta que hay en la pared y observo el destello, moviéndose hasta llegar a un punto situado no muy lejos de aquí, sobre una plaza.


«La Plaza de la Fuente»

Sí, es como en la historia que contaban mis abuelos. En la Plaza había una fuente que te enseñaba el idioma de Rocavarancolia. Si consiguiese que todos los que están aquí me hiciesen caso y bebiesen de ella nos entenderíamos. Ahora el problema es convencerles. Si no me entienden, difícilmente me van a hacer caso. Pero habrá que intentarlo. Me acerco al chico de los ojos negros. No me va a entender, no es de Nubla, pero siempre puedo intentar comunicarme por gestos. Señalo una grieta, intentando decirle que mire. Si ve el destello y no es muy idiota, llegará a la conclusión de que tenemos que ir allí él solito. Y si los demás hablan su idioma, le harán caso e iremos a la Plaza.

Frikomid


*Si... es una luz verde... ¡VERDE! tiene que ser bueno ¿y si es efecto de un Don de Flora? Como sea, algo verde en un mundo gris tiene que ser bueno*

Tan rápido como me permiten mis cortas patitas persigo a esa luz. Me tropiezo con piedras que hay tiradas por ahí y para colmo de males hago demasiado ruido al respirar... ojala nadie lo oiga... ¡ESCALERAS! ¡NOOOO! ¡MAS ESCALERAS! Bueno, al menos están vacias... Las bajo lo más rápido posible, pero acabo resbalando y aterrizo de mala manera.

*Mis brazos... ays*

No parece haber sido nada grave, los puedo mover bien, pero con dolor... ¡La luz se escapa! Tengo que seguirla... es verde... Tras un buen rato sigo los lugares por los que estoy seguro que ha pasado la luz hasta que llego a un punto en el que se abre un panorama bien diferente al que estaba acostumbrado. De repente y tras un marco rectangular con una puerta destrozada al lado se abre ante mi la ciudad de Rocavarancolia. Cojo una astilla grande de la puerta y a riesgo de no encontrar la luz verde, salgo.

Respiro lo menos que puedo para no hacer nada de ruido; pero no importa, hay un Sepalian Xila a mi lado. No es el que me trajo a Rocavarancolia, pero tiene su misma composición física... salvo porque no lleva máscara de madera. No viste de verde... no merece la pena arriesgarse a algo... podría ser peligroso, no se como actguan los Sepalians...


Sigue en la Plaza de la Fuente.





Última edición por Frikomid el 01/04/12, 12:53 pm, editado 2 veces

Sepalian Xila


Aviso para frikomid: la plaza de la fuente está lejos y tienes que postear en su propio tema. Edita.

C.a.e


Mientras me dirigía hacia los ruidos, un chispazo verde iluminó la torre por el gran boquete. Me dirigí a ver lo que pasaba.

Una gran luz verde que parecía estar viva marcaba el camino hacia una plaza. ¿Así qué es ahí adónde quieren que vayamos?

Con mucho cuidado salí del boquete y me fui en su busca.




Sigue en la Plaza de la Fuente.

Matt


“ ¡¡Aleluya!! Por fin alguien normal.... Británica por su pronunciación pero habla ingles que es lo que cuenta” Sonrío mientras que veo que se acerca hacia mí a pasos rapidos y me quita el cigarro de la mano casi sin darme tiempo a responder. - De nada hija mía, puedes darle una calada sin problemas, mejor quedatelo, es un regalo- Le dije de manera divertida aun que por dentro no me gusto en absoluto. “Me ha cogido desprevenido la muy cerda... Tss que se quede el cigarro total para dos caladas guarras”

“Venga aprovecha y hablale que esta si entiende, es la mas normal” Me acerco hasta la chica que apura mi cigarro como si no quedase nada mas en la vida. - ¿Perdona? Pero ya que me has quitado el cigarro creo que me he ganado saber como te llamas ¿No crees?- Intento poner mi mejor cara de pokér mientras me dirijo a la chica del pelo negro, en un momento desvío la mirada de la chica y me fijo en la chica lila que no para de mirarme por el rabillo del ojo, me pone algo de los nervios, es una mezcla entre pena e indiferencia “Pobre enferma”

De pronto un brillo verde entra por las ventanitas del salón tiznando todo de un color verde que hizo que esa sala pareciera el escenario de una película mala de terror de clase B, no duró demasiado el cambio de color de la sala. “Pero que coj...” Pensé y me acerqué a la puerta. “Para gilipollas que salir tiene que salir otro antes” A si que rápido cambié el rumbo de mis pisadas hacia una ventanita que daba a la calle.

El destello verde se movía, iba directo hacia una plaza en donde desembocaba esa misma calle “Se mueve, ¿Será una señal para que vayamos?” Me giro hacia la muchacha Británica y le digo de forma sarcástica:
-Creo que nuestro comité de bienvenida nos espera por allí, y a mi me gustaría decirle un par de cosas sobre el servicio de habitaciones.¿ Me acompañas?- Mientras que digo esto extiendo mi mano hacia ella en un amago de tenderle la mano, “Estoy demasiado lejos de ella como para que pueda tocarme así pues relajate”
(tengo permiso de LE para mover a enna cuando sea necesario)

dama draco


Hay mucha gente-Dije mientras bajaba por la escalera, me detuve en seco, por un boquete de la pared entraba un rayo de luz verde que lo iluminaba todo con un aura fantasmal…
-¿¡Que es eso!?-No me detuve a averiguarlo, baje las escaleras a toda velocidad. Algo en ese resplandor verde me llamaba, no era el mismo verde de la hierba, pero no podía ser nada malo, tenía que ser la señal de bienvenida…
No sabía si el chico aún me seguía pero continúe corriendo. Alguien estaba espiando en las escaleras, tampoco me detuve a averiguar quién era. Solo al llegar abajo frené y me detuve a observar. Allí había gente, eran todos muy raros, una era una niña de color lila, los otros dos eran de un color pardo pálido parecido a las pieles oscuras de los grantas, y ninguno de ellos tenían orejas sobre la cabeza.
-¿¡Quienes sois vosotros!?-Exclamé sobresaltada…

hechdi


Una luz verde inundaba todo. La chica pregunto qué era, pero no le dio demasiada importancia y bajó corriendo por las escaleras, hasta llegar a un grupo de gente. La seguí.

- !Espera! La grité. Y bajé corriendo detras de ella. "Me parece que no ha sido buena idea eso de gritar aquí" Pensé mientras bajaba corriendo. Por un momento me pareció ver a alguien vigilando desde las escaleras, pero pensé que sería una sombra. "¿Quién va a querer vigilar a alguien aquí? seguro que solo ha sido una sombra." Llegué al final de las escaleras. Esas personas eran todas muy raras. Tenian unas orejas enanas. " Eso no pueden ser orejas, ¿quién va a escullar el menor sonido con unas orejas tan pequeñas". Me dije mientras me acercaba al grupo. "todos unas ropas muy raras, muy extravagantes, comparado con lo que veo normalmente en la ciudad en la que vivo, o vivía" Ella les ha preguntado quienes son, me pongo a su lado y les miro uno a uno. "En el ambiente hay un poco de humo, pero no hay fuego, no creo que sea para preocuparse". Me digo para tranquilizarme.

- Creo que deberiamos ir hacia la luz verde. La digo a la chica sin dejar de observar al resto. Miro hacia la luz y me acerco un poco a una ventana para ver mejor de donde viene la luz. "Ese verde me gusta. Contrasta mucho con el resto de la ciudad, o por lo menos lo poco que he visto desde la ventana" Me vuelvo a acercar al grupo. Entonces me fijo en una chica de color lila que está un poco apartada. "¿Por qué no estará con el resto?" Me pregunto. Entonces dejo de observar a esa gente y miro a la chica con la que estaba en la celda, la unica que parece de mi mundo, esperando alguna respuesta.

Esmael

avatar
Esto empieza a mejorar cada vez son más chicas con lo que podemos aplastar a ese imbécil, sigo sin levantar la cabeza. Con vergüenza por alzar mi “arma” contra una chica, me acerco a ella y me pongo detrás de ella, en cierta manera, detesto estar encerrado por lo que me aparto del centro del circulo de personas y me acerco a la puerta, con la esperanza de encontrar a la chica que canta.

Al pasar por la puerta oigo como el chico de pelo marrón empieza a hablar de nuevo, pero que le pasa a ese tío, porque no se calla. De repente dos individuos bajan corriendo por las escaleras y un segundo después soy cegado por una intensa luz verde que brilla a través de un boquete de la pared. Cuando me acostumbro a la luz, veo como el capullo de pelo marrón le habla a la chica de pelo oscuro, ¡pero qué coño le pasa ese cerdo! Un sentimiento ira desemboca en mis piernas.

Me voy a meter en medio cuando el gilipollas ese le extiende la mano a la chica. ¿Le está pidiendo perdón?

De todas formas merece un castigo por lo que me pongo entre los dos y digo:
-¡Échate atrás idiota!


_________________________________________

Quería pedir perdón a todas las personas de este rol por la espera ocasionada por mí, mis más sinceras disculpas: Guillem.


Muffie

avatar
El estadounidense le contestó entre bromas. “un graciosillo, por lo menos no me aburriré.” Wen siguió fumando y, cuando lo terminó, tiró la colilla al suelo de forma despectiva. El chico se acercó a ella con aire despreocupado y preguntó por su nombre con un intento de cara de póker que le hacía ver un tanto patético, pues no pegaba nada con su actitud.

Mientras esperaba su respuesta, desvió la mirada hacia una esquina donde, para sorpresa de Wen, se encontraba la niña azúcar glas. Se golpeó mentalmente por haber estado tan enfadada como para no analizar lo suficiente la estancia y verla. “Podría haberme atacado si lo hubiera querido.” Decidió no permitirse un fallo como ese nunca más.

Un destello verde iluminó la habitación. Al instante, Wen se puso en guardia. Todos parecían impresionados por el brillo verde que se introducía en la estancia por las ventanas y rendijas. No parecía que fuera algo normal en ese lugar, por lo que Wen pensó que debería ser algún tipo de aviso para ellos. Y el americano se lo confirmó con su humorística manera.

El chico mantuvo tendida su mano en su dirección esperando a que ella reaccionara. Observó toda la habitación: además de ellos y los tres niños, se les habían unido dos chicos más con orejas de gato. Tal y como iban las cosas, no se le pasó por la cabeza la posibilidad de que fuera un disfraz de Halloween, ya no.

De repente, el niño albino pareció querer amenazar al americano poniéndose entre los dos y gritándole algo incomprensible. A Wen se le antojó un tanto tierno, por lo que le revolvió el pelo con una mano y empujó su cabeza levemente hacia un lado para que la dejara pasar. “Parece que el americano no le cae muy bien y a mí me tiene respeto…, es como un gatito intentando ser león.” Pensó internamente con humor.

- Becca. - contestó a la anterior pregunta del americano, se acercó a él andando y, cuando pasó por su lado sin detenerse si quiera a mirarlo, prosiguió.- Ann, Rita, Brittany, Cathy, Daisy, Edna,… - fue nombrando uno por uno los nombres con los que la habían “bautizado” en cada una de las casas de acogida en las que había estado. Cuando terminó con los nombres, giró su cabeza para mirar al chico mientras andaba en dirección a la puerta.- pero siempre termino siendo Wedn. - contestó finalmente a su pregunta. “a ver cuánto tarda en variar mi nombre a Wed o Wen.”

Cuando Wen volvió a girar su cabeza hacia adelante ya tenía ante sí la puerta de doble hoja y, sin pensarlo demasiado, le dió una fuerte patada. Esta se abrió fácilmente sin apenas daños, pues probablemente ya estuviera abierta, pero necesitaba descargar adrenalina.

- Que, Yankee, ¿vienes a ver qué es lo que está pasando y para que nos quieren, o te quedas aquí tomando el té con los niños y los gatitos? - le preguntó al americano de forma pícara, con burla. Le daba la sensación de que fastidiar a ese chico iba a ser su próxima diversión favorita y, con la reacción del americano a esta pregunta, iba a confirmarlo.

Seguidamente salió por la puerta con actitud arrogante, segura de sí misma, como si a cada paso se fuera a comer el mundo y continuó su camino dirección a la luz verde. Por el rabillo del ojo atisbó una figura en el suelo, pero ni se le pasó por la cabeza parar a observarla. No iba a estropear su salida triunfal.

Sigue en la Plaza de la Fuente.




Última edición por Muffie el 01/04/12, 07:07 pm, editado 2 veces

Matt

avatar
“¿Pero se puede saber que le pasa al niño este desteñido?” su rápido movimiento me hizo ponerme en guardia. La chica Británica le acaricio el pelo de forma algo tierna y lo aparto de su camino dirigiéndose hacia mi. L a chica se acerca diciéndome mogollón de nombres hasta que al final me termina diciendo que se llama Wedn.

“Wedn.. extraño nombre, ¿De donde vendrá ese nombre? Bah ya lo descubriré” mientras divago en mis pensamientos Wedn abre la puerta de una patada y comienza a hablarme de una manera que me pareció bastante familiar para mi... “ O me intenta imitar o es de las mías” después de su invitación a salir fuera hago una exagerada reverencia mientras hablo - Las señoras primero querida -

En cuanto me encamino hacia la puerta noto movimiento a mi espalda. “Como sea el niño este otra vez le voy a soltar un capón” Me giro y veo asombrado como no es el niño blanco el que se acerca sino la chica lila que con su sonrisa perenne se acerca a mi “ Así que no estaremos solos querida Wedn” y salgo por la puerta, ante mi se presenta una calle bastante amplia y al girarme para ver el edificio en el que estábamos no puedo evitar soltar un silbido al ver que es mas grande de lo que imaginaba.

La chica lila se me adelanta y mira hacia el cielo y para mi sorpresa empieza a andar dando saltitos con su sonrisa perenne hacia Wedn, “ definitivamente esa esta loca”. La chica de lila sigue dando saltitos hasta llegar a Wedn pero para mi sorpresa no se para con ella si no que mira hacia un bulto en el lateral de el edificio y se encamina hacia el bulto dando saltos cortos “ si, esta enferma, no hay nada mas que decir” Entonces la niña lila hizo algo que no llegué a comprender, le dio una patada a el bulto con todas sus fuerzas, el bulto solo se movió pero no hizo nada mas “ sera un saco de algo, es... como un saco de patatas” Me digo mientras veo a la niña lila mirando fijamente a el bulto.

-Tss enferma- me digo mientras me acerco para ponerme al lado de Wedn. -Bueno tu me has dicho tu nombre y para tu información, que creo que te interesa, no me llamo yankee. Me llamo Matt encantado de conocer a alguien normal en este sitio- digo riéndome mientas vuelvo a hacer una pequeña reverencia moviendo mi cabeza levemente. -Bueno hechas las presentaciones vamos a por el comité de bienvenida-
Diciendo esto encamino mis pasos hacia el destello verde mientras que la niña lila nos seguía de cerca dando saltitos y mostrando su sonrisa perenne que tanto me pone de los nervios

Sigue en la Plaza de la Fuente.

alpeca

avatar
Veo que la gente empieza a salir y decido que es hora de moverme. Me levanto y, sin dejarme ver, me dirijo a la plaza de la fuente dando un rodeo para evitar encontrarme con nadie.
-Habrán cambiado el discurso o seguirá siendo el mismo que usaban para asustar a los nuevos?-me pregunto.
En cualquier caso, el discurso de bienvenida es un acto importante y me permitirá ver a los próximos transformados (o carne de gusanos, según como se mire).

(SIGUE EN LA PLAZA DE LA FUENTE)

LEC

avatar
Hay gente que empieza a salir fuera. Recuento los que somos: El niño blanco, la rarita y el rarito que hablan el mismo idioma y una chica ¿con la piel violeta? ¿De dónde viene esa chica? Abandono mis pensamientos sobre los demás y bajo las escaleras despacio. No soy tan rápida como ellos, ni mucho menos, pero corro lo más rápido que puedo para alcanzar al grupito. No quiero quedarme sola y mucho menos en un sitio oscuro.

Observo la ciudad, para mí es magnífica, perfecta. No he visto nunca Varanublia, pero seguro que esta ciudad la supera con creces en todo.

Siento que vuelvo a quedarme atrás del grupo, por lo que acelero el paso. Los dos raros de piel blanca van hablando entre ellos, sin que yo me entre de nada. Ojalé lleguemos pronto a la plaza y bebamos de la fuente para aprender rocavarancolés de una vez, estoy deseando comunicarme con normalidad.


Sigue en la Plaza de la Fuente.


_________________________________________

Que ahora sea una transformada no quiere decir que odie menos los spoilers, Invitado, por lo que no te recomiendo hacerme ninguno.

MewtwoEsMiAmanteBandido

avatar
Recién en el pasillo, que se encontraba fuera de la habitación, me puse a observarlo. De un lado a otro, es un pasillo alargado e igualmente oscuro, como la pequeña habitación de la que acabo de salir. Aquí no hay nadie y, sin embargo, los gritos y voces que oigo no cesan. Siguen en mi cabeza, no callan, no me dejan vivir tranquilo, quiero callarlas, deseo callarlas.

Miro de izquierda a derecha varias veces, pero nada cambia. Sigue todo desierto, todo uniforme, todo idéntico... Me aburro, tengo que salir de aquí.

Me dirijo hacia la derecha, y, al caminar unos pocos pasos, puedo divisar unas escaleras. Me acerco a ellas sin hacer ruido y miró hacia abajo. No hay nadie...pero se oyen voces. Más que voces, se oyen ruidos. Lo que dicen no tiene ningún sentido, puede que no sea gente, puede sólo que algo este haciendo ruido, que no sea alguien.

Decido bajar sigilosamente, sin dejarme ver, por si hay alguien. Dejo sin bajar las dos últimas escaleras y me asomo. Esta perspectiva me deja ver a lo lejos un grupo de seres muy extraños. En lo único que se podría decir que se parecen a mi es en estar erguidos, pero son muy diferentes.

Esa presencia me confirma que no soy el único aquí, que no estoy sólo. Hay más gente a la que le han prometido diversión. Rio irónicamente. Mi primer pensamiento es que debo seguirlos. Será agradable oir voces reales en vez de las de mi cabeza, pero no por eso voy a mostrarme antes de tiempo. Debo observarlos. He de saber si alguno es una amenaza, o, si por el contrario, podré con ellos..., quizás sea mejor saciar mi hambre de gritos y sexo mas tarde.

Me acerco cautelosamente y, sin ser visto, observo a la gente. Unos cuantos son similares entre sí. Veo a tres de pequeño tamaño. Pienso que quizás sean crías de algo; crías de los seres que están con ellos de un tamaño algo mayor. Aunque mirados de cerca, no se parecen tanto. Uno de los seres más pequeños tiene el cabello negro como uno de tamaño normal. Quizás ellos si tengan algo que ver, aunque sus pieles no sean del mismo color; pero los otros dos no.

Aun hay otros dos seres más. Se mueven diferente, con más soltura, más sigilosamente. Parece que esperan algo. Quizás saben algo, debo acercarme a ellos, debo saber que está pasando; pero, por ahora, decido seguirlos sin hacerme notar demasiado. Veo que la morena de tamaño normal sale por la puerta y los otros la siguen. Esperaré a que todos salgan y los seguiré yo también.

Sigue en la Plaza de la Fuente.



Última edición por MewtwoEsMiAmanteBandido el 01/04/12, 08:17 pm, editado 2 veces

hechdi


Parece que hay tres personas de orejas menudas que están discutiendo, o algo así. La chica sale del edificio con aires de superioridad, y uno de los chicos con los que discutía y la chica violeta la siguen. Otra chica sale corriendo detras de ellos. Es menuda, sus orejas tambien son pequeñas. "Me parece que entre esos ya hay una lider, aunque nosotros tambien deberiamos salir" Pienso, miro a la chica con la que estaba en las mazmorras y la digo:

- Creo que nosotros también deberíamos salir fuera. La digo en un tono de voz bastante alto. Salgo fuera sigilosamente y miro a los dos lados de la calle. Es una calle bastante grande. El chico que ha salido mira el edificio asombrado, incluso me parece escuchar un silbido. Me giro yo tambien y observo que si es un edificio enorme. "Normal que le sorprenda" Pienso mientras doy dos paso de espaldas. La chica con la que habia salido de la celda me sigue. -Por cierto, ¿cómo te llamas? La pregunto.

La chica violeta va saltando hasta un bulto y le da unos golpes, ignoro el bulto y miro al resplandor verde. Mi sed aumenta por momentos
"Necesito encontrar agua" Me digo mientras me coloco en el centro de la calle. Observo muchos escombros. "Creo que no es el mejor sitio para andar descalzo" Pienso y decido seguir a los otros, a cierta distancia.


Sigue en la Plaza de la Fuente.

Esmael

avatar
La chica morena me aparta del medio despeinándome suavemente el pelo, solo espero no haberla avergonzado. La chica se dirige al chico del pelo marrón. Lo sabía, estaba seguro que no dejaría pasar esta impertinencia. Ahora que lo recuerdo que es esa luz que me ha cegado antes, aun está presente, pero con menor intensidad, de todas formas la actitud de la morena vuelve a llamar mi atención: Después de hablar con el idioma de los dioses, el chico finge entenderla y intenta imitar su idioma, patético…

Después de eso, todos se dirigen a la puerta, incluida la chica de pelo oscuro, por lo que la sigo…

Sigue en la Plaza de la Fuente.

dama draco


“En menuda nos hemos metido” Pienso mientras caminamos hacia el resplandor.
Yo creía que esto iba a ser solo para mí, que no habría nadie más, Y encima son todos más fuertes y más altos que nosotros… “Tu tranquila Lía, espera a encontrar una buena espada en vez de esta barra y se van a enterar…”estaba alerta ante todo, no le gustaba la sonrisa de la niña lila, sabía que no era una sonrisa real, y el chico de orejas menudas también la inquietaba bastante. Le pareció ver un movimiento fugaz por el rabillo del ojo. Estaba tensa “Habrá sido tu imaginación tonta” Desde luego se sentiría mucho más segura en compañía de su sable. “por muy horrible que fuera el tío hizo bien en apuntarme a esas clases de esgrima, estoy segura de que me van a ser muy útiles aquí”
El chico, Lief, le había preguntado su nombre-Me llamo Liarnha, Pero puedes llamarme Lía.


Sigue en la Plaza de la Fuente.

NH

avatar
-Muyyyy bien...
Definitivamente estaba perdido... Nasher había salido en busca del origen de ese extraño olor, peo otra esencia había llamado la atención de su nariz.. Luego otra, y otra. En un instante la cueva se había llenado de olores diferentes moviéndose en varias direcciones y Nasher no estaba muy seguro de cuál debía seguir. Eran todos distintos, extraños y curiosos, jamas había olido nada como aquello... La confusión y la excitación le hizo vagar sin rumbo aparente por las galerías, corriendo de vez en cuando en la dirección que le marcaba un rastro y cambiando el rumbo de repente para seguir otro. Así estuvo un buen rato, olvidándose momentáneamente de que su objetivo era encontrar a alguien y salir de allí, y no andar jugando al pilla pilla. Acabó en una sala bastante más grande que aquella en la que había despertado, con un agujero enorme en la pared que le permitía ver la mayor parte de la ciudad. No era como sus poblados, esa una extensión tan basta, tan enorme, toda llena de caminos laberínticos... Suspiró. Tenía que bajar a la ciudad. Estaba sentado al borde del agujero, con las piernas colgando, miró hacía abajo sopesando la idea de saltar desde allí. Estaba alto, pero no tan alto como el monumento mirie que solía usar para practicar salto, lo malo era que el suelo abajo era de piedra, y no de arena...

-Creo que me las apañaré...

En ese instante una luz verde pasó como una centella por su lado, perdiéndose por la ciudad y casi hizo caer a Nasher. El chico se agarró a la piedra como pudo, evitando abrirse la cabeza y pudo ver como el destello marcana un camino. Sonrió

-Vamos allá...

Cogió impulso y valiéndose de la pared, de dejó caer desde la sala, saliendo por fin del edificio. Ya abajo, percibió varios de los rastros que ya había olido antes, en la misma dirección por la que se había ido el destello...

Sigue en la Plaza de la Fuente.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 4 de 4.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.