Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Bajos Fondos
por Leonart Ayer a las 09:50 pm

» Biblioteca Mágica
por Giniroryu Ayer a las 09:49 pm

» Trama de los Sueños
por Giniroryu Ayer a las 06:45 pm

» Torre Serpentaria
por Giniroryu Ayer a las 06:44 pm

» Krabelin
por Giniroryu Ayer a las 06:44 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 175 miembros registrados.
El último usuario registrado es Frontera.

Nuestros miembros han publicado un total de 36718 mensajes en 695 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Torre Serpentaria

Ir a la página : Precedente  1 ... 18 ... 33, 34, 35, 36, 37  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 34 de 37.]

1 Torre Serpentaria el 02/08/11, 06:42 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Una de las torres de hechicería. Está situada junto a la plaza de la fuente y su puerta protegida por un hechizo que solo pueden desactivar los inquilinos. Tiene cuatro plantas, la última de las cuales está coronada por una cúpula de cristal y solo pueden acceder a ella los magos, en ella se encuentra el estudio con una pequeña biblioteca y está surtida de amuletos y artilugios mágicos. En las plantas inferiores se encuentran las habitaciones, dos salas comunes con dos chimeneas centrales interconectadas y una cocina comedor. La mayoría de los muebles están hechizados y a algunos les gusta gastar bromas.

Ver mensajes anteriores:


397 Re: Torre Serpentaria el 01/08/17, 08:11 pm

Zarket


GM
El demiurgo dormitaba en su cama, sin dejar de dar vueltas. Estaba indeciso con todo lo que había oído y hablado aquella tarde. Nombre, demiurgia y arquitectura mágica se mezclaban en su cabeza. ¿Realmente importaba tanto cortar todo lazo con su mundo de origen? ¿Debería dejarse de tonterías y dedicarse a fondo a entrenar los dones que le había regalado la Luna Roja? ¿Era la reconstrucción de aquella ciudad de mil estilos distintos algo a lo que podría (y querría) dedicar su vida?

Había acabado desvelado. Resopló, no del todo contento, y con un sencillo hechizo de levitación de asomó a la noche, asegurándose de tener a su preciada bufanda al cuello. Subió alto y más alto, mucho más allá de la línea de los edificios más grandes de la ciudad. Subió hasta tener Rocavarancolia entera a sus pies, y luego paró. Contempló y pensó.

«¿Qué veo? ¿Qué es esto? ¿Qué soy yo?» pensaba, casi delirando. A sus pies se encontraban las ruinas de un reino terrible, el lecho de una ciudad casi moribunda que se agarraba a la vida con garras y colmillos. Contempló, con una tristeza cada vez más desoladora, las muchas zonas de la ciudad, sus incontables barrios. Algunos vivos. La mayoría muertos.

Su más preciada creación contemplaba Rocavarancolia a través de botones que le había cosido. Hal la contempló, cayendo en que, sin Rocavarancolia y la Luna Roja, ella nunca habría vivido. En Carabás no podría haber podido convertirse en demiurgo, no cuando su habilidad era algo que se tenía, no que se aprendía. El potencial que ahora se le abría, la infinita posibilidad de sus creaciones, solo podía desarrollarse allí. Rocavarancolia podría haberle quitado mucho, pero...

«Al final Trazo tenía razón» pensó, casi con resignación. No cesaba de acariciar su bufanda, aceptando la verdad. Sí, era aquella ciudad de demonios y monstruos a la que él pertenecía. Porque Rocavarancolia también era de milagros. Y lo que él podía hacer, sin duda, lo era.

Y por todos los dioses incapaces de existir, también había encontrado algo que nunca habría en Carabás.

El demiurgo soltó el aliento, sin haberse dado cuenta antes de que lo había contenido. Luego comenzó a reír. Poco al principio, y en una progresión cada vez más histérica después.

Estaba en una encrucijada entre dimensiones. En un mundo que se unía con decenas de mundos, y que a cada año se unía a más. En un mundo que, en el pasado, se había unido a más de cien distintos a la vez. Y de cada uno de esos mundos llegaban ciudadanos... ¿Cómo no iba Rocavarancolia a ser tan diversa, tan heterogénea? ¿Cómo no iba a impresionar, siendo, al menos en parte, decenas de mundos cosidos a parchetazos? ¿Y cómo no iba a ser tan increíble aquella noción? Rocavarancolia era un cruce entre caminos, entre realidades, entre miles de millones de seres vivos de mundos completamente distintos. Aquellos vórtices eran, sin duda, parte de la belleza del lugar.

Su bufanda le acarició la mejilla, y él no pudo más que acariciarla de vuelta, con una sonrisa desvaída. Como a cualquier persona de cualquier mundo a él le habían educado para amar su sociedad. Para pensar que no podía haber mayor utopía que el lugar en el que había nacido. Ahora, flotando en las alturas, comenzaba a dudar seriamente de aquello. Carabás era mejor a muchos mundos, de eso estaba firmemente convencido, pero... Vislumbraba ya que aquel exceso de reglamentación, aquella afición a ser tan estrictos...

Él se había despreciado durante años por no ser capaz de mantenerse en los puestos altos, y no podía sino preguntarse si de verdad un mundo que provocaba semejante autodesprecio era uno que mereciese respeto. En especial si, como era su caso, la incapacidad de mantener el ritmo nacía de la obsesión perfeccionista que provocaba el propio sistema carabés. Sí, quizás Carabás era su punto de partida, y seguía pensando que tenía cosas buenas, pero ahora veía que no era perfecto. Y no debía sentirse mal por renunciar a aquella parte de su bagaje que, en su opinión, estorbaba.

Quizás el piromante muerto tenía razón al afirmar que cambiar el nombre era un buen símbolo para aquello. Un buen rito de paso.

Suspiró, mirando aquellas ruinas con nuevos ojos. Sí, él trabajaría con ellas. Aquella tierra podía ser brutal, pero también le había dado una habilidad con la que muchos soñarían. Y ahora era su hogar. Un hogar inmisericorde, quizás, pero un hogar.

-------

Su primera acción fue crear un pequeño séquito de criaturas que volaran a su alrededor. Su cuerpo era de madera, con alas de alambres retorcidos y tela. Deseaba usar metal coloreado como elemento principal, pero de momento tenía que conformarse con los materiales de los que disponía. Tenía la esperanza de que, con el paso del tiempo, podría mejorar su técnica lo suficiente como para crear vida hermosa más allá de toda descripción.

Para eso tenía que mejorar, claro, y dedicó incansablemente su tiempo a ello. Cada ser que creaba era un poco mejor que el anterior. Por un tiempo dejó atrás su estudio de magia y se centró en lo principal de su transformación: si quería ser un gran demiurgo tendría que ser, antes, un gran hacedor de manualidades. Trabajó y trabajó a través de las horas, los días, las semanas, con un tesón que dejaba atrás sus anteriores dudas. Y en esta ocasión, cuando quedaba moderadamente satisfecho, les daba vida. También tenía que afinar su propia habilidad, al fin y al cabo.

Pero en el que iba siendo su séquito permanente solo dejaba entrar a lo mejor. A todas les puso ojos y les realizó el hechizo que permitía ver a través de ellos, que salía en cada ocasión con menos torpeza y más agilidad que en el anterior. Era siempre vida perenne, pero no anclada. Todavía podía mejorar mucho aquella manufactura, y era para aquel momento para cuando reservaba el hechizo de vida.

Fue cerca de Samhein cuando se dio cuenta que su piel había adquirido cierto matiz gris. No era mucho, apenas apreciable, de hecho. Pero su piel ya era grisácea, no el blanco casi nuclear que había sido antes. Y, tras muchas dudas, unió el nombre de aquel color al nombre que había elegido para sí: Lanor. Le hizo algo de gracia pensar en que muchos de su antiguo mundo mirarían con desdén aquel nombre: compuesto y autodefinido. Hasta él lo habría hecho, seguidor eterno de las corrientes de otros. Ahora, sin embargo, Lanor Gris no le parecía en nada malo, al contrario: buena conjunción y sonoridad compensada con la apropiada simpleza, que no estaba ausente pero tampoco era excesiva.

Entre medias fue eligiendo libros de arquitectura mágica de Serpentaria y la biblioteca. Al principio le había llamado la atención uno que trataba sobre la demiurgia aplicada a la arquitectura, pero pronto le quedó claro que todavía tenía mucho que aprender antes de poder crear edificios sintientes. Sin embargo se prometió a sí mismo que esa sería su casa: una vivienda pensante, una vivienda con una conciencia creada y cedida por él.

A veces, mientras estudiaba las bases de la arquitectura, se preguntaba cómo podría conseguir trabajo. Le había contado a sus amigos cercanos que aquella sería su profesión, pero no tenía ni idea de cómo darse a conocer más allá de allí. Esas ocasiones erna las más difíciles, cuando más le asaltaban sus dudas, pero Lanor se sobreponía a aquellas como podía. Por una vez luchaba contra su inseguridad, y a veces ganaba.

La madrugada posterior a Samhein, mientras en el Castillo medían esencias y la tormenta mística terminaba de azotar Rocavarancolia, metió una de sus creaciones en las mazmorras. Observó a los dormidos, preguntándose cuáles sobrevivirían a la Luna Roja, cómo cambiarían sus cuerpos y sus mentes. Sintió recelo al comprobar los carabeses que habían cosechado: puestos altos, sin duda, aquellas estéticas tan llamativas lo dejaba suficientemente claro.

Verlos estuvo a punto de despertar algunos de sus conflictos, pero el demiurgo se limitó a suspirar. Luego, antes de irse, deseó que todos aquellos ninños tuvieran suerte —en especial, a su pesar, los carabeses—. Suerte con lo que iban a empezar a vivir en pocas horas, claro, pero en especial con lo que vivirían muchos meses después, cuando la Luna Roja llenara el cielo.

-------

Se encontraba en la sala común de Serpentaria aquel día, haciendo unos ejercicios básicos de arquitectura. El tener que mirar constantemente el libro mientras apuntaba cosas era algo que le frustraba sobremanera, y ya comenzaba a pensar si podría crear lapices que apuntaran y dibujaran lo que él pensaba. Seguro que sí, pero tenía que investigar cómo.

Por el rabillo del ojo observó cómo entraba una mujer de pelo azul. La había visto alguna vez en los pasillos de la torre, pero nunca había hablado con ella.

398 Re: Torre Serpentaria el 02/08/17, 07:05 pm

Alicia


Seon se había forzado a salir de la cama, empujandose mentalmente con las voces de sus personajes queridos. A veces imaginaba a Alder, pero el pinchazo era demasiado fuerte todavía y hacer una copia era una herejía. Dejaba que todo impulso de oír su voz muriera según nacía.

Había ocasiones en las que estar despierta en Rocavarancolia tenía casi tanto encanto como soñar, momentos donde el pulso de magia y los acontecimientos debían ser vividos de primera mano. Samhein era uno de estos. Había estado despierta toda la noche, y aun arrastraba unas horas despierta, asegurandose de comer y moverse para variar. Le gustaba también la confluencia de personas en el plano de la ciudad. "Debería viajar más" pensó. Otros meses el pensamiento no había tenido el mismo peso. En la época de más luz y soledad, en realidad nada tenía mucho más que un regusto culpable y transparente. Llevaba ya tiempo recuperandose; quizás podía empezar de nuevo con aquello también. Divisó una figura conocida en la mesa.

- Lanor- llamó, andando hasta el demiurgo. Seon no creía encontrar nada extraño en el tono afectuoso-. Llevo tiempo queriendo conocerte y presentarme. En un sentido, somos esquirlas de un mismo cristal. Y cuando creas almas, creas historias, es así como funciona. ¿Sabes si sueñan?


Se quedó mirando las creaciones, con intensidad desenfocada.

399 Re: Torre Serpentaria el 04/08/17, 04:00 pm

Zarket


GM
Al demiurgo le sorprendió que fuera a hablarle. Parpadeó un momento, comprendiendo el significado de la pregunta de aquella desconocida.

—Pues... no estoy seguro, la verdad —confesó, con una media sonrisa algo enigmática—. Creo que eso solo lo saben ellos —el progresivo mayor gusto hacia su transformación le había dado un mayor deseo de hablar de él, pero también de mantener sus secretos. Estaba bien que otros supieran qué hacían los demiurgos, pero dentro de unos límites.

Estaba mirando a su bufanda, que se deslizó por la mesa de esa forma que recordaba vagamente a las serpientes, rumbo a la desconocida. Comenzó a acariciarle la mano, casi preguntando si podía subir, mientras Lanor se preguntaba cómo seguir con aquella conversación. Entonces cayó en que aquella mujer sabía su nombre, y su transformación, pero él no sabía nada sobre ella.

—Por cierto, tú eres...

Había levantado la mano, con un gesto tan dubitativo como su expresión, confuso ante el hecho de que aquella completa desconocida, de algún modo, parecía conocerle.

400 Re: Torre Serpentaria el 04/08/17, 04:50 pm

Alicia


Seon estuvo encantada al notar la atención de la bufanda en ella. Bajó la mano para permitirle serpentar hacia arriba y la acarició con delicadeza, luego cogió la mano que le tendía Lanor. Como sinhadre que era, su mano se cerró en torno a la muñeca del chico, como saludo, antes de soltarle de nuevo.

- Me llamo Seon- dijo, sonriendo-. Yo hago al revés que tú. Creo historias, y de ahí a veces salen conciencias. Solo me acompañan en la cabeza, por desgracia, al menos aquí, pero estaba segura de que compartiríamos ese entusiasmo.

401 Re: Torre Serpentaria el 05/08/17, 02:02 pm

Zarket


GM
Lanor escuchó las palabras de su interlocutora, intentando recordar alguna transformación que encajara con lo que decía.

—Bien, ya sabemos los nombres de ambos —sonrió, pensando al momento si aquellas palabras no sonarían ridículas. Sin exteriorizar sus dudas intentó ignorar aquella sensación, tambolireando suavemente con su índice y anular derechos en la mesa. Un momento después se le ocurrió una posibilidad acerca de la naturaleza de su interlocutora—. ¿Eres una... soñadora?

La pregunta desveló su interés, aunque lo contuvo un momento después. Lanor seguía sin tener claro cómo actuar con otras personas, pero lo poco que había leído de aquella transformación también le recordaba a la suya propia.

Uno de sus mosquitos se posó en su pelo y otro en el hombro, algo pasivos. Lo cierto es que a a aquel trío el demiurgo no les había otorgado gran conciencia, aunque sí el vínculo mental más fuerte que pudo hacer.

402 Re: Torre Serpentaria el 20/08/17, 07:08 pm

Alicia

avatar
- Exactamente- respondió, todavía acariciando la bufanda como si fuera un animalillo. Si aquello fuera un sueño, Brina habría cogido una silla para sentarse a escucharlos, y estaría en ese momento alargando la mano para tocar ella la creación demiurgica. Hubo un suspiro pequeño en la cabeza de Seon, que ella repitió sin querer. Azazel a su hombro, clavando sus patas de ave en la piel a través de la tela. Pandora y Karim estaban en otra parte indefinida. Seon reproducía mentalmente los estímulos, como un recuerdo cercano, dirigiendo a sus personajes por la escena. Brina posó la mano en su rodilla "Señorita, esta siendo maleducada".
Seon levantó la mirada con un breve sonido de asentimiento, que podía interpretarse casi como cualquier cosa. Cuando la soñadora centraba la vista, sus ojos tenían siempre un aire comprensivo, como si viera más cosas de las que estaban allí, incluso cuando no era cierto.
- ¿Que planes tienes ahora que eres ciudadano de pleno derecho? Si no te importa compartirlos conmigo.


_________________________________________

-

403 Re: Torre Serpentaria el 20/08/17, 07:23 pm

Zarket

avatar
GM
Al demiurgo le agradó comprobar que, efectivamente, así era. Tenía que releer información de aquella transformación, pero en principio no recordaba que llevara en lo alto la perversidad. Había muchas partes de Rocavarancolia con las que no podía tragar, al menos en aquel momento, y comprobar que no todos sus ciudadanos debían ser como aquel trasgo púrpura y perturbado le alegraba.

—Pues... me gustaría dedicarme a la arquitectura mágica —confesó, forzándose a no esconder aquello. Debía decirlo, debía hacer que la gente lo supiera, o nunca obtendría ningún trabajo—. ¿Tú... te dedicas a algo?

El tono dubitativo de su pregunta era más que palpable. Lanor Gris seguía teniendo miedo: a fracasar, a molestar, a no tener nada ni a nadie. Pero intentaba superarlos.

404 Re: Torre Serpentaria el 11/01/18, 10:29 pm

Giniroryu

avatar
GM
This is another tiempo paralelo... en algún momento de la séptima cosecha.

Hacía demasiado tiempo que no tocaba. La idrina se sentía terriblemente torpe con el instrumento en las manos, insegura incluso de si estaba recordando cómo sujetarlo correctamente. Probó a deslizar el arco cautelosamente unas cuantas veces, buscando las notas que, a pesar del tiempo que había transcurrido, aún tenía en su cabeza. Aquella canción debería poder ser capaz de tocarla sin partitura, pero temía haberse olvidado de alguna parte. Antes de atreverse a tocarla entera desde el principio, repasó varios trozos para asegurarse de que sonaban correctamente. No del todo satisfecha con el resultado, pero deseosa de volver a escuchar la melodía después de tanto tiempo, comenzó.

Era una de sus piezas favoritas incluso si no era especialmente compleja. Trasmitía la tranquilidad de un lago helado, pero también lo acogedor de una chimenea calentando el ambiente de un frío día de invierno. A sus padres no les gustaba: no era tan sofisticada como otras. Tal vez eso también influía en su gusto por aquella pieza en particular.

Tras tocar el inicio, una nota mal dada rechinó en mitad de su pequeña interpretación, haciendo que la idrina torciese el gesto y bajase el arco inmediatamente. Decidió inspirar hondo y volver a empezar. La canción comenzó otra vez, colándose por las rendijas de la puerta al igual que los pequeños jirones de niebla que desde hacía un tiempo indicaban claramente cuál era el cuarto de la nebulomante, casi permanentemente envuelto en una leve bruma.

405 Re: Torre Serpentaria el 12/01/18, 02:00 am

Tak

avatar
GM
No hacía mucho que Ayne se había levantado debido al turno de trabajo nocturno que les tocaba hacer en el macetero, por eso volvía de la cocina con una taza humeante de té con leche. Eara le había ofrecido aquella bebida tras escucharle bostezar varias veces consecutivas y después había vuelto al trabajo. «Se pasa el día cocinando» pensaba el anima, «entre plantas o cocinando».

Cuando subía por las escaleras empezó a llegarle una melodía que provenía de una de las habitaciones. Aguzó el oído, tratando de identificar el instrumento, pero lo único que sacó en claro fue la familia de este. Lógicamente, no tenía por qué ser un instrumento sinhadre, y Ayne ya había conocido unos cuantos que no había visto delante nunca antes.

No le costó encontrar de qué cuarto procedía la música porque el camino a su habitación pasaba justo por delante. Para su sorpresa, se trataba del cuarto de Irianna y Kimbra. «Solo de Irianna ahora» se recordó. Aunque él mismo habría descartado a la hija de lunas de seguir conviviendo ambas en aquella habitación, ya que la chica no tenía mucha pinta de interesarse en ese tipo de cosas. Luego llamó a la puerta sin pensárselo dos veces. Le podía la curiosidad, aunque justo después de hacerlo pensó que podía ser un poco descortés interrumpir.

406 Re: Torre Serpentaria el 12/01/18, 04:33 pm

Giniroryu

avatar
GM
Su interpretación fue interrumpida por los toques en la puerta. La idrina sintió el impulso de desplazar parte de su niebla para saber de quién se trataba de antemano, pero probablemente aquello no fuese de muy buena educación y de todos modos era posible que se tratase de Kimbra. Miró a su alrededor: con el violín en la mano no podía abrir la puerta sin arriesgarse a dañarlo y desde luego no quería hacerle ni un solo arañazo a un valioso instrumento que ni siquiera era suyo.
Un momento —dijo alzando ligeramente la voz mientras se acercaba a la cama para posar el violín suavemente sobre esta.
Rápidamente se dio la vuelta para alcanzar la puerta, aunque todavía con el arco en la otra mano, por la prisa.
Una breve expresión curiosa surgió en su rostro unos instantes al encontrarse a Ayne en lugar de a la demonio rakshasa o incluso a Eara, pero enseguida supuso que iba a decirle algo sobre el trabajo.
>>Oh, hola. Dime.

407 Re: Torre Serpentaria el 13/01/18, 02:43 am

Tak

avatar
GM
La música cesó y la puerta se abrió enseguida. Irianna llevaba en la mano una especie de arco, una pieza cuyo uso al menos podía reconocer.
Buenos días —le respondió con una sonrisa—. Espero que no te moleste, pero escuché la música desde las escaleras y sentí curiosidad por tu instrumento. Suena muy bien. No sabía que tocases ninguno.
Ya había echado un vistazo rápido y localizado el violín más allá de la puerta. No tener ojos le resultaba ventajoso a veces para echar miradas descaradas sin ser descubierto.

408 Re: Torre Serpentaria el 13/01/18, 04:01 pm

Giniroryu

avatar
GM
Sus suposiciones resultaron ser completamente erróneas y cuando Ayne explicó el motivo de su visita la idrina tuvo que esforzarse en mantener su lenguaje corporal en “ligera sorpresa” cuando en realidad se sentía más bien avergonzada.
No pensé que fuese a oírse tanto fuera del cuarto —comentó dejando escapar una risa nerviosa y apartándose el pelo con la mano libre. Ciertamente no se dio cuenta de insonorizar el cuarto para practicar y sin duda lo haría de aquel día en adelante—. Estaba intentando tocar una de las canciones que mejor me sabía, pero la verdad es que estoy muy oxidada con el violín —explicó, insegura de cómo debía responder al cumplido—. Creo que no se lo he contado a casi nadie ya que no es que tuviera oportunidad hasta ahora de volver a tocar —añadió para aclarar el motivo de su último comentario. Miró a su alrededor, siempre tratando de ocultar su ligero nerviosismo, pensando qué sería lo apropiado en aquella situación—. ¿Quieres pasar y te enseño el violín? Imagino que a ti también te gusta mucho la música, ¿no es así?
Había llamado a la puerta de su cuarto solo porque escuchó sus torpes intentos por retomar el violín; no era una suposición demasiado arriesgada.

Hubiese preferido que hablasen en otro lugar, pero a la lacustre le parecía que ofrecer ir a otro sitio disinto estando su habitación ahí mismo habría resultado extraño y probablemente indicativo de que tenía algo que ocultar, incluso si fuese un cuarto desordenado.
Oh, retiraré temporalmente la niebla —se dio cuenta entonces mientras iniciaba el proceso de absorción.

409 Re: Torre Serpentaria el 13/01/18, 09:21 pm

Tak

avatar
GM
El anima escuchó las explicaciones de Irianna empezando a sentir algo a lo que podría llamar envidia. Envidia porque la idrina había podido dedicar su tiempo a un instrumento antes de ser cosechada, y ahora solo necesitaba practicar para volver a retomar su afición donde la había dejado. Ante la segunda pregunta de la chica, asintió.
Sí, así es, pero no sé tocar ningún instrumento. Y no te preocupes —continuó—, no me molesta la niebla, y tampoco quería distraerte más de la cuenta. Estaba interesado en ver cómo es y cómo se toca. Ahora que ya nos hemos instalado en Rocavarancolia podría considerar comprar un instrumento.
Pasaría al interior de la habitación si Irianna le abría el paso, pero no le importaba continuar hablando frente a la puerta. Él mismo consideraba un poco invasivo entrar después de haber sido él quien había llamado a la puerta.

410 Re: Torre Serpentaria el 14/01/18, 12:24 am

Giniroryu

avatar
GM
Se detuvo cuando el anima le dijo que no hacía falta, pero le indicó de todos modos con un gesto que pasase: seguía pensando que mantenerlo allí de pie en medio del pasillo no era muy cortés por su parte.
No te preocupes por eso, siempre es bienvenido encontrar a más gente a la que le guste la música —quitó importancia a la preocupación del sinhadre sobre distraerla demasiado. No mentía: en realidad, incluso aunque no se sintiese del todo cómoda, le apetecía hablar sobre ello con alguien y desde que trabajaban juntos su confianza con el anima había aumentado lo suficiente—. Puedes sentarte, si quieres —le señaló la silla de su escritorio, en el que como siempre había útiles de escritura cubriendo la mayor parte de su superficie, aparte de un buen fajo de apuntes sobre magia.

Recogió con sumo cuidado el instrumento y lo extendió con igual delicadeza para permitir que Ayne lo observase.
Intuyo por lo que dijiste que nunca habías oído un violín… Supongo que es lógico que los instrumentos varíen de mundo a mundo, aunque este pertenece a alguien procedente de la Tierra. Se toca con este arco. —Lo levantó para que lo viese y a continuación lo deslizó por las cuerdas del instrumento, realizando algunos acordes sencillos que solían emplearse para comprobar la afinación.

411 Re: Torre Serpentaria el 14/01/18, 01:49 am

Tak

avatar
GM
Ayne se dejó guiar al interior, pero rechazó el asiento cortésmente, dado que no quería contradecir lo que había dicho poco antes. Su mirada se centró en el instrumento y apenas echó un vistazo rápido a la estancia. Parecía delicado y bien elaborado, aunque también había visto instrumentos bien manufacturados antes, en Sinhdro, solo que tal vez no tan de cerca.

Me gusta el sonido —comentó tras la demostración de Irianna—. En mi mundo hay instrumentos similares. Tienen diferente tamaño, y la forma cambia... pero el sonido que emiten es muy parecido. De hecho, este parece reverberar más.
El anima observó el violín durante unos segundos más y añadió:
»Son algo difíciles de ver salvo en fiestas y celebraciones. En mi casa no estaba bien visto que perdiese el tiempo con algo que se consideraba puramente lúdico, por eso nunca intenté conseguir uno. ¿Cómo lograste que te dejasen aprender a tocar?

El edeel no creía que aquella pregunta fuese a molestar a Irianna, pero era pura curiosidad que poco tenía que ver con el instrumento. De alguna manera había asumido que la situación de la idrina había sido similar a la suya, siendo de buena familia. Sabía lo mucho que variaba todo de un mundo a otro, pero para él las cosas siempre habían sido de ese modo.

412 Re: Torre Serpentaria el 14/01/18, 05:27 pm

Giniroryu

avatar
GM
La lacustre asintió: era de esperar que los instrumentos variasen de mundo a mundo a pesar de que los violines de Idris y los de la Tierra eran prácticamente idénticos. Pero en cierto modo la cultura humana guardaba más parecido con la idrina en más puntos que la sinhadre, y especialmente por lo que sabía el desarrollo tecnológico de Sinhdro estaba menos avanzado y eso era algo que también contaba a la hora de encontrar similitudes.
Me gustaría escuchar como suenan algún día.

Nuevamente un intercambio de nociones culturales sobre las que era difícil pensar fuera de la caja desde el principio. La consideración que afirmaba Ayne que tenía la música en Sinhdro no era exactamente contraria a la de su propia cultura, pero sí que había diferencias en cuanto a lo que ella estaba acostumbrada.
La verdad es que en Idris no se ve del mismo modo, aunque mis padres tampoco hubiesen querido que me dedicase exclusivamente a la música no siendo un prodigio ni nada parecido. —Se mantuvo pensativa: parecía algo obvio porque se trataba de un elemento cultural común, pero al tener que explicarlo ya no lo era tanto—. Un instrumento como el violín está bien considerado y que yo supiese tocarlo para mis padres era como una especie de forma de… fardar de que su hija sabe hacer algo visto como de gente culta y de bien. Pero solo como hobby extraescolar. ¿Sabes a qué me refiero, no? — Suspiró. Estaba bastante segura de que el anima lo entendería, especialmente porque ya había sobreentendido que su familia también era bastante estricta—. Por suerte yo empecé a tocarlo porque me gustaba cómo sonaba y el resto vino después. Si me lo hubiesen querido imponer desde un principio lo habría odiado —le aseguró—. Es una auténtica lástima que nunca tuvieses oportunidad de aprender si es lo que querías. Te puedo ayudar a iniciarte cuando quieras —ofreció con una pequeña sonrisa.

413 Re: Torre Serpentaria el 14/01/18, 08:14 pm

Tak

avatar
GM
Entiendo a qué te refieres —respondió a Irianna tras escuchar su historia con interés—. Cada familia tiene sus particularidades, y no es que en Sinhdro esté mal vista la música. Allá había casas en las que las cosas serían como en la tuya, seguramente. Sin embargo, mi padre estaba obsesionado con todo lo útil, y para él lo más importante era que aprendiese a llevar su negocio. A Eara le sucedió algo parecido, pero con el de mi madre. Una de las pocas cosas buenas de estar aquí es que ahora nadie puede decirnos qué hacer, ¿no crees?

»Pero bueno, nos hemos desviado bastante del tema —añadió tras una pausa breve—, me alegro de poder contar con tu consejo si decido comprar un instrumento. ¿Crees que será muy difícil iniciarse aquí en la música? Solo hay libros polvorientos y ningún tutor, que yo sepa.

No se lo había planteado seriamente hasta ese momento, pero siempre que le había rondado por la cabeza había desistido al creer imposible encontrar maestros en aquella ciudad. Pero aquel era un buen momento para tomarse en serio aquella idea. Tenían trabajo, tenían donde vivir, y Ayne ya no estudiaba magia tan exhaustivamente como antes, ya que había asentado los conocimientos básicos hacía tiempo.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 34 de 37.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 18 ... 33, 34, 35, 36, 37  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.