Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Sede de los Taumaturgos
por Red Hoy a las 02:54 am

» Bahía de los Naufragios
por Lathspell Ayer a las 04:12 pm

» Octava cosecha - Inscripción y fichas
por Tak 21/03/19, 11:36 pm

» Libo
por Dal 21/03/19, 11:09 pm

» Canciones y listas de reproducción de personajes
por Nihil 21/03/19, 03:56 am

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 182 miembros registrados.
El último usuario registrado es Mrrblake

Nuestros miembros han publicado un total de 39298 mensajes en 745 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Sur » Torre Serpentaria

Torre Serpentaria

Ir a la página : Precedente  1 ... 23 ... 41, 42, 43

Ir abajo  Mensaje [Página 43 de 43.]

1 Torre Serpentaria el 02/08/11, 06:42 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Refugio para neotransformados de cinco plantas. La torre culmina en una cúpula. Está situada junto a la plaza de la fuente y su puerta protegida por un hechizo que solo pueden desactivar los inquilinos. En las plantas inferiores se encuentran las habitaciones, dos salas comunes con dos chimeneas centrales interconectadas y una cocina comedor. En la planta superior, bajo la cúpula, hay una sala de entrenamiento mágico que cuenta con medidas de seguridad para no dañar el edificio. La mayoría de los muebles están hechizados y a algunos les gusta gastar bromas.

Los pomos de las puertas de los cuartos ocupados se vuelven de color rojo y una placa con el nombre de la o las personas que lo ocupan aparece en medio de la puerta.

Ver mensajes archivados:

Habitantes actuales:


Aldhias (PNJ)
Ayne y Eara
Baste 12 (PNJ)
Evelhan Kaw
Fiuxy's (PNJ)
Granta (PNJ)
Gres (PNJ)
Heraldo Rocuo
(Dama) Isis
Irianna
Jace
Kimbra
Kirés
Lanor Gris
Lulú (PNJ)
Naeleth (PNJ)
Onyx
Saria Omen
Sekkeh Reikayame
Seon


505 Re: Torre Serpentaria el 06/02/19, 01:16 am

Nihil


Twix se alegró de que Irianna aceptase su abrazo, y de que Samika y Eara parecieran perdonarla tan fácilmente. Así podía dedicarse a algo más productivo que sentir vergüenza y compadecerse: mostrarles a las chicas el arte de los smoothies.

Fueron a la cocina, donde se había quedado Kimbra. La saludó con una sonrisa como si no hubiese pasado nada y les fue explicando qué era un smoothie (básicamente un batido de frutas sobrevalorado pero no iba a decirles eso) y les preguntó sobre sus frutas favoritas. Eligió teniendo en cuenta que iba a usar umbra en lugar de leche para que el color fina fuese bonito, así quedó un batido espeso y suave de un brillante naranja que adornó con hojas de menta.

Primero atendió a la crónica de la merienda y lo que cada una quisiera contarle de sus progresos como forma de compensarles por la interrupción, luego las puso al día con la tienda y lo que llevaba de la colección para su debut. Era una buena oportunidad para preguntarles qué echaban de menos en materia de moda en la ciudad y lo que les gustaría ver, así podría tenerlo en cuenta para sus futuras colecciones. También aprovechó para quejarse del volumen de trabajo, la falta de profesionales para cosas tan básicas como instalar la fontanería y otras tantas cosas que la tenían harta. Al final, aun con el malentendido, fue una tarde agradable, y le dio a Twix algo con lo que trabajar sobre sí misma.

506 Re: Torre Serpentaria el 06/02/19, 02:52 am

Tak


GM
- Temporalidad: el día del sueño común -

Eara y Ayne habían vuelto en silencio del Macetero. No importaba cuantas veces Eara se armase de valor para hablar de algo, al final no era capaz de abrir la boca. A su edeel no parecía importarle que no hubiese ningún tipo de conversación, y su expresión neutra la ponía nerviosa porque no sabía en qué estaba pensando. ¿Qué clase de reacción esperaba de ella? ¿Decía en serio que podían fingir que nada había pasado? La mejor forma de comprobarlo era hablarle de cualquier cosa, pero a Eara se le atragantaban las palabras.

Ya en Serpentaria, Ayne subió a la biblioteca y Eara se quedó sola con sus pensamientos. Pasó la tarde limpiando la habitación y cocinando algo para que sus amigos tuviesen la cena hecha al volver al refugio. Aunque había bajado a comer algo, Ayne seguía en la biblioteca cuando ya estaba bien entrada la noche. Eara ni siquiera podía seguirlo allí por sí misma, así que decidió prepararse syv artificial e irse a dormir. No llegó a hacerlo, porque mientras escogía las hierbas sintió cómo su cuerpo perdía fuerza y se desplomaba. Mientras su consciencia se iba, la imagen de una torre siniestra permanecía grabada en sus retinas.

-----

Lo mismo le había sucedido a Ayne, que estudiaba magia en la biblioteca con una bandeja llena de migas y un vaso medio vacío a su lado. Se desplomó sobre sus notas y, cuando despertó, no supo ni precisar cuánto tiempo había pasado. Sentía su cuerpo pesado y difícil de mover, pero se levantó. Posiblemente era demasiado tarde para encontrar a otros despiertos, si se había dormido sobre la mesa después de cenar, pero lo que le había sucedido con la torre le parecía demasiado extraño. Tenía la sesación de que algo iba mal y, aunque fuese lo más difícil para él en aquel momento, tenía que buscar a Eara y comprobar que todo estaba en orden.

La aurva no se encontraba en su habitación, pero no tardó en escuchar su voz en la primera planta. Mientras bajaba las escaleras la escuchó sollozar, y también distinguió la voz de Irianna. Se detuvo, inconscientemente, pero ellas ya se iban. Pasaron por delante de las escaleras sin verlo y salieron por la puerta del refugio. Cuando se dio cuenta, llevaba un rato allí de pie, apretando con fuerza el pasamanos. Se dio la vuelta y empezó a subir peldaños con lentitud.

«Pero algo va mal» tuvo que recordarse. No sabía por qué, pero estaba completamente seguro de ello, y aquella certeza le dio fuerzas para decidirse a ir tras ellas.

-----

Cuando Eara despertó, su corazón estaba acelerado. Se separó enseguida del frío del suelo y miró a su alrededor, esperando que algo terrible le hubiese pasado, pero seguía en la cocina de Serpentaria. Echó a andar hacia su habitación. Estaba vacía. Llamó a Ayne. Luego llamó a Irianna, a Twix, a Lanor, a Kirés. Se acercó a las puertas de sus habitaciones, pero nadie contestaba ni al otro lado ni en ningún lugar.

«Me han abandonado» fue el pensamiento intrusivo que la invadió. Negó con la cabeza, como si así pudiese espantarlo. Era absurdo pensarlo, pero estaba asustada. Había un silencio anómalo en Serpentaria, y cuando empezó a reparar en los detalles se dio cuenta de que faltaban cosas por todo el refugio. Su preocupación fue en aumento de tal manera que decidió abrir las puertas de los cuartos de sus amigos, donde antes no había obtenido respuesta, solo para encontrarlos completamente vacíos de sus pertenencias.
¿Cómo es posible…? —empezó a murmurar cuando hubo revisado el último. Estaba tan confundida que solo era capaz de sentirse afectada por aquel abandono repentino. La percepción del tiempo se había difuminado para ella, y se veía en un futuro que había llegado mientras ella seguía con su día a día insulso. Nadie necesitaba a una aurva sin transformar en sus nuevas vidas. Mil preguntas se agolpaban en su cabeza: ¿qué iba a hacer? ¿debería haber vuelto a Sinhdro cuando tuvo la oportunidad? ¿incluso Ayne a había abandonado? ¿lo había hecho por cómo se había comportado con él? ¿cuándo había empezado todo aquello?

-----

Lo que Ayne se encontró al atravesar la puerta de Serpentaria era muy diferente de lo que habría esperado. Samika, Twix e Irianna lo miraban de forma inquisitiva, de pie al otro lado del umbral. Su aurva no estaba por ningún lado.
—¿Por qué no te disculpaste? —soltó Irianna a bocajarro. El anima apenas reaccionó debido a la sorpresa—. Mira lo que has conseguido.
¿Qué? —farfulló, confuso—. ¿Qué es lo que he conseguido?
—¿De verdad no te enteras de nada, no? —dijo Twix con desdén.
Ayne frunció el ceño, comenzando a enfadarse por aquella emboscada, hasta que escuchó lo que tenían que decirle.
—Por tu culpa Eara se ha marchado. —Era Samika—. Se ha vuelto a Sinhdro. Lanor y Kirés la están acompañando al portal ahora mismo.
¿Qué? —bramó. Comenzaba a notar palpitaciones en las sienes—. ¿Por qué nadie me ha dicho nada…? ¿Cómo…?
Trató de pasar entre las chicas, pero ellas se plantaron con firmeza en su camino.
—Es demasiado tarde, Ayne —dijo Irianna—. Ya han debido de borrarle la memoria. Para ella su edeel está muerto, y tú ya no te pareces a la persona que ella conocía antes de venir a Rocavarancolia.
¿Pero qué estás diciendo? ¿En qué momento…? —Su mundo se vino abajo en un instante. Se hizo dolorosamente evidente lo hipócrita que había sido al ofrecerle a su aurva volver a Sinhdro. ¿Qué habría hecho si le hubiese dicho que quería volver? ¿Qué iba a hacer ahora? Ni siquiera se había despedido de él. ¿Había sido porque lo creía mejor así o porque le despreciaba?
—Haberlo pensando antes —escuchó decir a Twix. Todas le hablaban con desprecio, culpándolo de la decisión de Eara.
Quizá aún no es tarde —dijo con un hilo de voz. Sacó fuerzas de donde pudo y se abrió paso entre las chicas de un empujón. Echó a correr por las calles en dirección a la explanada de los portales. Ninguna lo siguió, y eso se debía a que ya no era necesario retenerlo más tiempo. El anima se sentía enfermo hasta las entrañas. De dolor, culpa y odio hacia a sí mismo.

507 Re: Torre Serpentaria el 12/02/19, 07:15 pm

Giniroryu


GM
La despertó aquella abrumadora sensación de que algo ominoso se acercaba. No le dio tiempo, no obstante, ni a echar un vistazo a lo que podía discernir entre la niebla que cubría su cuarto, porque su visión fue totalmente eclipsada por la aparición de aquella imagen de una torre cuya mera existencia transmitía malevolencia. Y tan repentinamente como había despertado volvió a caer inconsciente sobre la almohada.

No supo cuánto pasó hasta que abrió los ojos de nuevo. Le habían parecido un instante, pero el cuarto, antes tenuemente bañado en la luz del amanecer que se colaba por la ventana, ahora se hallaba sumido en la más absoluta oscuridad. No veía nada, y aquello le hizo ponerse alerta de inmediato porque significaba que su niebla había desaparecido. Se levantó de la cama y se llevó una mano al pecho al notar el ambiente opresivo y pesado que había sustituido a la bruma de su cuarto. Estaba aterrorizada y ni siquiera sabía muy bien por qué. ¿Qué estaba ocurriendo? No tenía una respuesta, pero de algún modo sabía que se trataba de algo muy malo.

Buscó a tientas sus zapatillas y trató de extender su niebla, sin éxito. No quedaba ni rastro de su dominio ni en la habitación ni en el interior de su cuerpo. ¿Cómo podía ser? Con una mano temblorosa conjuró una luz mágica. Aparentemente, a excepción de la ausencia de la niebla y de la anormal atmósfera, todo estaba en su sitio en el cuarto. Abrió la puerta del mismo cautelosamente con la intención de dirigirse de inmediato a la habitación de Kimbra. El pasillo de Serpentaria también se encontraba a oscuras y la idrina dio unos pasos hacia la dirección del cuarto de la demonio rakshasa sin dejar de mirar en todas direcciones. No podía llevarle más que unos segundos llegar hasta el cuarto contiguo al suyo… Pero no fue así. Caminó y caminó durante varios minutos y solo veía pared. La nebulomante sentía su creciente inquietud apoderándose de ella.

Aquello no tenía ningún sentido, pensó, y se detuvo. Tragó saliva y se mantuvo varios segundos a la espera hasta que finalmente reunió el valor de hablar en voz alta.
¿Hay alguien? ¿Kimbra? ¿Eara?
Su voz resonó en el vacío y no hubo respuesta. Comenzaba a preguntarse si debería intentar atravesar el suelo volviéndose intangible cuando el eco de pasos subiendo escaleras llegaron a sus oídos. Giró su cabeza en la dirección del sonido y se dirigió hacia la fuente de este. Se encontraba totalmente desorientada, pero parecía que las escaleras debían hallarse en aquella dirección. Con la esperanza de encontrarse con alguno de los habitantes de la torre apretó el paso, ansiosa por librarse de aquella fulminante soledad.

Cuando el rostro que se dibujó con cada vez más nitidez al verse iluminado por su hechizo apareció ante ella, no obstante, deseó no haberlo hecho.
—Vaya, vaya, parece que sin tu molesta niebla ya no eres tan valiente.
El shock la paralizó en una mueca de horror y tratando de apartarse de aquella pesadilla. Pues para la lacustre no había ninguna otra forma de definir la presencia de Veril.
¿Cómo…?
—¿…estoy aquí? —completó la frase por ella—. Creía que a estas alturas ya te habrías dado cuenta de que no ibas a poder librarte de mí.
Irianna negó violentamente con la cabeza.
Tú no puedes estar aquí. Es imposible.
El otro idrino compuso una sonrisa que no podía definir de otra forma que repulsiva.
—Y sin embargo aquí estoy, Iri. ¿No te parece una señal? El destino no quiere separarnos.
La lacustre apretó los dientes.
Cállate. Tú no puedes estar aquí. Sigo dormida, ¿verdad? Tiene que ser eso.
Veril bufó y adoptó una actitud burlona.
—Sigue diciéndotelo a ti misma. ¿Acaso te parece esto un sueño?
Irianna no respondió. Todo lo que estaba ocurriendo no tenía ningún sentido y aquella atmósfera opresiva y ominosa dejaba claro que algo malo ocurría. Y sin embargo, el idrino decía la verdad: no creía estar soñando. Incluso si en la ciudad había experimentado las pesadillas más vívidas que nunca podría haber imaginado, aquello era distinto. Ni siquiera sabía explicar por qué, pero lo era.

—Veo que empiezas a aceptar la realidad, Iri.
La idrina no esperó. Empujó a Veril y trató de correr escaleras abajo. Daba igual lo que estuviese ocurriendo, si soñaba o alucinaba, pero no pensaba dedicarle ni una sola palabra más a aquel fantasma de sus recuerdos. Perdió el equilibrio al soltársele una zapatilla en mitad de los escalones que bajaba apresuradamente. Se precipitó hacia abajo y su hechizo lumínico se desvaneció. No veía hacía donde iba a caer, pero antes de que pudiese tocar el suelo unos brazos la sujetaron.
—No puedes huir de mí. Y lo sabes.
Veril la había atrapado al vuelo y ahora la estrechaba entre sus repugnantes brazos. Irianna lo miró con odio y comenzó a forcejear.
Suéltame, escoria. Ahora —escupió las palabras con odio mientras luchaba por deshacerse de él.
El idrino solo rio. Una risa fría y despiadada que le heló la sangre. De pronto hacía mucho frío.
—¿No eras más fuerte que yo, Iri? A lo mejor es que en realidad siempre quisiste dejarte atrapar por mí.
Sus palabras se clavaron en su piel fría como agujas de hielo. Irianna sintió un escalofrío de horror y rechazo, pero se negó a rendirse. Comenzó a forcejar con más ímpetu, buscando propinarle patadas o cabezazos al idrino.
¡No! ¡No entiendo lo que está pasando, pero no pienso permitir que vuelvas a controlar mis actos! ¡Sal de mi cabeza!
Irianna gritaba cada vez más alto y emitía resoplidos y gruñidos sin dejar de tratar de deshacerse de él. Veril reía y reía cada vez más, disfrutando de la incapacidad de la nebulomante para deshacerse de él.

Y entonces el idrino la tiró al suelo con un placaje, sin dejar de sujetarla ni de sonreír con aquella mueca repulsiva. Su captor le liberó los brazos, pero Irianna comprobó con horror que era incapaz de levantarse del suelo. De pronto todo su cuerpo resultaba extremadamente pesado.
—Ya te he dicho que no podías huir de mí.
Veril se inclinó sobre ella, tocando el contorno de su camisón. La nebulomante se revolvió tratando de rodar por el suelo, sin éxito. Los hechizos sin componente gestual que sabía morían en sus labios al intentar pronunciarlos.
—Tendrías que haber aceptado. Yo te ofrecí la única forma de deshacerte de él y te negaste. Ingenua…
La voz de otro idrino resonó tras ella. Irianna alzó la mirada para ver por encima de su cabeza a su dueño: el extraño idrino que había aparecido en sus sueños en otras ocasiones. Su mente bloqueada encontró en aquella nueva aparición un resquicio de sentido al que aferrarse.
¡Es una pesadilla! ¡Tiene que serlo! ¡Lárgate y llévate a esta aberración contigo!
—¿Aberración? Eso duele, Iri —rio Veril—. Pero, ¿a quién le estás hablando?
El otro idrino ya no estaba y la lacustre volvió a mirar a Veril con rabia.
¡¡Desaparece de una vez por todas!!
El idrino la observó en silencio dedicándole una mirada que transmitía todo aquello que repudiaba de su presencia: burla, condescendencia, lujuria, egolatría…
—Lo lamento, Iri. Pero simplemente no va a ocurrir.

Irianna gritó y mientras lo hacía de pronto todo empezó a desvanecerse a su alrededor. Su grito continuaba, perdiéndose en un torbellino de imágenes difuminadas. Lo último que vio antes de despertarse fue la mirada azul de Veril.

Sigue en el Salón del trono.

508 Re: Torre Serpentaria el 06/03/19, 04:35 pm

Evanna


La niña no pudo mas que parpadear ante el resuelto halago de Rox sobre su aspecto. Ese dia, el humano era curiosamente reconocible, mas aun de lo habitual si aquello era posible. Al niña no le había pasado desapercibido los animales que día tras día en ese tiempo, habían ido apareciendo tatuados sobre el brazo de este. Imagino que era parte misma de su entrenamiento con su trasformación, aunque también a sus ojos le aprecia una buena forma de reconocerle siempre que supiese quien erra originalmente el dueño de aquel brazo.

La transformación de Rox no dejaba de fascinarle e intrigarle de alguna manera. Era como tener un amigo con millones de cuerpos y caras en un solo espacio.

-Mm no creo que haya problemas en que te escojan ¿vas como dependiente o para ayudar con la construcción no? No sabes coser- dijo Pelusa sin vergüenza alguna en ser tan clara en admitir aquello- Con eso de que puedes cambiar tu aspecto y todo eso, puedes ser tan atractivo como  quieras o tan fuerte como quieras, en ese sentido tienes mas versatilidad que yo ¿no? - indico la niña con toda simplicidad mientras ya veía el torreón de Serpentaria, no difícil de identificar ante la cúpula que la coronaba y de la que ya le habían hablado. Una biblioteca se encontraba allí dentro y Pelusa tenia especial curiosidad por ella.

Una vez frente al portón, vieron el cartelito en la entrada que pertenecía a a Dama Isis y dió la contraseña que ya había pedido de antemano, una vez dentro Pelusa, recorrió con la mirada el lugar.

-Ya pregunto yo por la habitación de Dama Isis-dijo pelusa sin mucho problema pues ya había medio notado que su compañero no interinaba demasiado con otra gente en la Sede aparte de ellos, así que en principio prefirió ahorrarle la problemática de hablar con un nuevo desconocido mas a la lista de desconocidos que ya les rodeaba a de serie. Eso si no podría ayudarle cuando tuviese que hablar con Dama Isis, aunque bueno imaginaba que eso ya lo sabia y estaría mas que preparado para eso.

Por suerte la persona que encontró no era del todo desconocida, pues tampoco es que ella fuese muy fan de tener largas conversaciones con desconocidos sino le aportaban nada. Solo la había visto una vez que recordase, el primer día que llegaron, aun así Pelusa se adelantó a preguntarle a Naeleth sobre la habitación de Dama Isis y una vez le dijo le agradeció con calma, mirando a Rox por un momento antes de subir las escaleras. Ya frente a la puerta llamó esperando ver a quien se encontrara tras aquella puerta, no sin sentir algo de curiosidad.

-¿Dama Isis? Venimos por el anuncio que puso en la Sede buscando empleados-dijo Pelusa una vez llamo para dar aviso de su llegada.

509 Re: Torre Serpentaria el 10/03/19, 01:51 am

Goliat


Rox pudo notar el rubor subir a sus mejillas cuando Pam recitó aquello que podía hacer. Puede que su nueva sangre fuera blanca, pero la sensación de estar poniéndose rojo tiñó sus mejillas de dicho color. El chico nunca se había considerado feo, le gustaba su cara y su cuerpo -disforia a parte- a grandes rasgos incluso antes de ser cambiante, pero debía admitir que desde que tenía sus poderes se había esforzado por verse lo mejor posible. Antes le había dado la razón con un gesto al no ser útil cosiendo, pero no esperaba seguidamente aquella suerte de piropo. Sabía que la mona solo hablaba de forma generalizada, pero eso no quitaba la agradable chispa de orgullo y satisfacción de su pecho.
Trató de ocultar el rubor con una sonrisa, dudando unos instantes como responder, si darle las gracias o devolverle algún cumplido relacionado a sus dotes de costura.

No me lo digas dos veces, que me subes el ego —dijo, acompañado de una risa tímida—. Y tampoco te quites importancia, que sin ropa de poco sirve el vendedor.

La torre de Serpentaria apareció muy poco después ante sus ojos. No había sentido nervios hasta el momento, pero con el edificio tan cerca se removieron en su interior. No tenía idea de qué tipo de entrevista, si es que la tenían, iba a ser, ni qué tipo de persona era Dama Isis, y aquel fue el momento en el que empezó a darle vueltas a todo con más fuerzas. Agradeció mentalmente que Pam se encargase de la parte sociable, no tanto por su (ya disminuyente) aversión a los veteranos, sino porque así tendría tiempo a controlar su creciente nerviosismo. Respecto a lo otro, todavía estaba trabajando en ello. Si quería un trabajo de cara al público que menos que saber fingir una sonrisa, además, la política de no intervención, sus consecuencias y la empatía por haber pasado todos por lo mismo había ido calando en él.

No tuvieron tiempo a investigar demasiado el lugar, aunque ganas no le faltaron. Su vida en los últimos meses se había resumido a Letargo, más recientemente la Sede y la biblioteca, así que cualquier sitio que no estuviera en ruinas ni condiciones deplorables era todo un mundo nuevo. Se emocionó con la posibilidad de explorar con la excusa de buscar el cuarto de Dama Isis, pronto mitigado por el objetivo al que habían venido. «Luego», se reprimió.

Reconoció a Naeleth, a la cual le dio las gracias con una sonrisa avergonzada. Le daba palo pensar en el recuerdo que pudiera tener la mentalista de él, cuando aún siendo amable y de mucha ayuda el rubio había estado tan a la defensiva. Eso y, bueno, el hecho de que no se acordaba su nombre.
Ya situados y a pie de las escaleras le devolvió la mirada a la mona, con renovada determinación, antes de subir. A cada escalón sus nervios eran reemplazados por el simple gusanillo de la curiosidad, incentivado por un constante "venga, va a salir bien" en su cabeza. Pelusa llamó a la puerta y Rox se imaginó todo tipo de cosas antes de que esta se abriera, todas relacionadas al aspecto que tendría quien aguardaba dentro y como sería para querer abrir una tienda de ropa en el infierno.

510 Re: Torre Serpentaria el 11/03/19, 03:11 am

Nihil

Nihil
Dama Isis no esperaba que su anuncio tuviera tan buena acogida y estaba entusiasmada. Ya le habían llegado un par de personas ofreciéndose para trabajar en la tienda y parecía que algunas manos más bastaban para que su proyecto avanzase a pasos agigantados.

Como esperaba recibir a gente tan solo se pasaba por el edificio para revisar las obras un par de veces al día y trabajaba desde su habitación en Serpentaria. Tenía varios rollos de tela apoyados contra la pared que planeaba llevar al taller esa misma tarde, algunos marcos viejos que pensaba reutilizar apilados sobre la cama y en su escritorio el boceto final del rótulo de la fachada al que estaba dando los últimos retoques para entregárselo por fin al evanista que se encargaría de hacerlo. La llamada a la puerta la pilló con un pincel finísimo en la mano y la piel moteada de pintura dorada. Se apresuró a cerrar los botes de pintura y ordenar un poco el escritorio y se limpió las manos con un hechizo antes de abrir la puerta.

-¡Holi! Yo soy dama Isis, es un placer. Así que venís por el anuncio -dijo dedicándoles una gran sonrisa. Trataba de mantener su aura al mínimo para no deslumbrar a nadie, aunque se aseguraba de que la chispa estuviera ahí para causar una buena impresión.

Dama Isis llevaba ese día el pelo rosa recogido en un moño informal y el flequillo despuntado. Vestía un top también rosa, de tirantes, con franjas horizontales de tela transparente, unos vaqueros cortos con bordados de flores y unas zapatillas de lona con plataforma. El maquillaje era ligero, en tonos nude y se había hecho la manicura para que fuera a juego con su pelo y su top.

Sus visitantes eran claramente novatos, o eso o habían vivido bajo una piedra durante un año porque Isis no los había visto nunca. Los miró de arriba a abajo sin mucho disimulo, evaluándolos. El alto no estaba mal, la veela podía apreciar que cuidaba su aspecto aunque por su estilo deducía que no era frivy. La pequeñita de ojos gigantes tenía un aspecto algo inquietante pero la Luna le había regalado unas alas preciosas que le daban ganas de añadirlas en uno de sus diseños. Se preguntaba qué transformaciones tendrían.

-Pasad, por favor. Si no os importa os haré algunas preguntas.

Se apartó para dejar paso a los neotransformados al interior de la habitación y cerró la puerta tras ellos. Con un gesto descolgó un par de sillas plegables de la pared y las hizo levitar hasta un hueco despejado del suelo. Les invitó a tomar asiento y ella se sentó justo enfrente, en su silla de escritorio, con las piernas cruzadas. En sus manos sostenía una libretita y un bolígrafo de Pusheen que había comprado en su viaje a la Tierra.

-Bien, ¿para qué puesto os presentáis? Imagino vinisteis en la última cosecha, ¿no?


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

511 Re: Torre Serpentaria el 11/03/19, 02:55 pm

Evanna

Evanna
La mona del queso no pudo mas que levantar bien la vista a ver a Dama Isis no siendo capaz de apartar sus ojos totalmente de ella. Definitivamente era una mujer preciosa incluso si la mona del queso no tenia estandartes de belleza podía aceptar eso. Lo era incluso a pesar de su sencillo peinado y la ropa casual.

Un vistazo al interior de su cuarto le dejo a la vista los botes de pinturas con los que debía estar trabajando, así como los rollos de tela que atraparon por un instante la atención de la noche antes de seguirla, viendo como ponía un par de sillas para que se sentarse. La Spriggan lo hizo de un pequeño saltito, cuidando de no sentarse sobre sus propias alas, para ello las desplegó un poco para acomodarlas a su espalda de forma que no importunasen.

Sinceramente no tenía idea de como comportarse pues nunca había trabajado de esa forma, con contrato, cobrando y todos eso que parecía de otro mundo. Se sentía nerviosa de alguna forma y aunque su expresión no hacia evidencia de eso, el como mantenía los puños cerrados sobre sus piernas lo hacia evidente. Miró a Rox de reojo por un instante, no sabiendo si respondería algo primero, así que uniendo coraje intento alejar el nerviosismo de ella antes de hablar.

- Si, ambos somos de la ultima cosecha de Letargo, mi nombre es Pelusa - respondióo la niña con un voz suave mirando atentamente a Dama Isis pues realmente llamaba su atención. Cómo una polilla ala luz o algo así. No creia que fuese necesario al menos sino preguntaba el decir su transformación u origen, aunque igual no sabia si los monos del queso eran habituales en ese lugar- Yo vengo por el puesto de costurera. Era una de mis labores principales en mi mundo y aquí en la ciudad, dado mi tamaño, he tenido que arreglármelas con la ropa. - añadió la niña aun algo nerviosa no teniendo idea de si lo estaba haciendo bien o tal vez debía callar y no decir tanto. No sabia nada de nada de como se hacían esas entrevistas.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

512 Re: Torre Serpentaria el 14/03/19, 06:01 pm

Goliat

Goliat
La chica que abrió la puerta era guapa. Muy guapa. Como demisexual, Rox había sentido atracción sexual contadísimas veces en su vida (más allá de lo puramente visual), pero Dama Isis le hizo dudar durante unos segundos. Se quedó en blanco unos segundos antes de responder, asintiendo fugazmente con la cabeza.

Un placer… sí.

Se obligó a parecer despreocupado cuando la chica les miró de arriba abajo, buscando dar otra imagen que no fuera la suya con los ojos en plato. Notó como descansaban sus hilos cuando la otra se dispuso a otra cosa, invitándoles a entrar.

«Muy buena, tigre, empiezas bien la entrevista» se riñó. «Si esos son los estándares frivys la llevo clara.»

Paseó la mirada por el cuarto, siguiendo con la mirada las sillas en las que debían sentarse. El hechizo de levitación no era nada nuevo para él, pero que lo hiciera con tanta soltura le pareció de película. Tomó asiento con una ligera sonrisa, encontrándose luego de bruces con la situación. Como si estuvieran conectados, le devolvió la mirada a Pam, agradeciendo inmensamente que respondiera primero. Con Dama Isis expectante se le ponían los nervios a flor de piel. Escudriñó en su cerebro que podía responder, agobiado. Pam al menos tenía experiencia cosiendo, podía corroborarlo, pero él…

Pelusa tiene muy buena mano con la aguja —siguió tras la mona con seguridad, mirándola unos segundos antes de volver a la mayor. Soltar la lengua le libraba tensiones, y era mejor hacerlo con algo en lo que no tenía dudas—. Durante la cosecha era ella quien nos arreglaba la ropa.
«Cuando veníamos totalmente destrozados» pensó, pero no lo dijo.

Puede arreglar cosas que están para tirar y dejarlas como nueva. Yo… no tengo experiencia laboral, pero estoy dispuesto a aprender. A las malas puedo cargar peso —ladeó la cabeza a un lado, dudando—. Sino, me gustaría como dependiente. Soy cambiante, puedo ser como quieras que sea, siempre que me des una referencia.

Sonrió de forma algo incómoda, llevándose una mano a la nuca para pasarse el pelo entre los dedos. No tenía ni idea de si había hablado demasiado.


_________________________________________

chambelán de carameloo:



513 Re: Torre Serpentaria el 15/03/19, 02:06 am

Nihil

Nihil
Dama Isis atendió encantada a los novatos, disfrutando de la sensación de poder que le daba ver pequeñas muestras de nerviosismo. ¿Quien iba a decirle que ser empleadora sería tan divertido?

-Yo también me ocupaba de arreglar la ropa de mis compañeros durante mi criba -comentó con una sonrisa -¿Entonces ese vestido es obra tuya? A ver, da una vuelta, déjame que lo vea.

Instó a Pelusa a que se levantara de la silla y girase sobre sí misma para poder ver mejor el vestido. Era básico y tosco, con los materiales que tenían los nuevos a su alcance no se podía hacer mucho más, pero el acabado era bueno. Asintió con aprobación.

-Nada mal. ¿Sabes usar máquina de coser?

No había reconocido a Pelusa como mona del queso, así que no podía saber que seguramente no habría visto una máquina de coser en su vida, igual que Saria.

La intervención de su compañero le pareció adorable, el buen ambiente en el trabajo era importante y si ambos eran amigos ya tenía un buen trecho ganado. Ya estaba pensando en que sería un desperdicio mandar al otro chico con los obreros cuando dijo la palabra mágica:

<< Cambiante.>>

A Isis se le iluminaron los ojos. Había oído hablar de los cambiantes pero los únicos que había en la ciudad tenían sus propios empleos, y claro como no había prestado atención a la última cosecha no había podido saber que la Luna Roja les había bendecido con un tercero.

-¡Eso es maravilloso! -exclamó. -Estoy preparando una nueva colección y necesito modelos para el catálogo y la publicidad. Oh, y claro que puedes ser dependiente si quieres, nadie ha solicitado ese puesto y seguro que puedes adaptarte bien a la imagen que busco.

El chico tenía cierto estilo, no tendría que empezar desde cero. Levitó un taco de revistas desde su mesilla de noche al regazo del novato.

-Eso es más o menos lo que estoy buscando, ¿crees que podrás hacerlo? No tienes que cambiar completamente, solo adaptarte a los cánones.

Las revistas eran en su mayoría frivys pero también había algunos recortes y revistas de moda terrícolas.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

514 Re: Torre Serpentaria el 19/03/19, 01:30 pm

Evanna

Evanna
Rox pareció animarse al fin a hablar, lo que no esperaba Pelusa es que lo hiciera hablando  bien de su forma de coser. La mona del queso le miro un tanto sorprendida y repentinamente algo avergonzada, sabía que era buena cosiendo, había sido su principal labor ademas de la enseñanza y la cocina, pero ser alabada por ello aun le era extraño. Removió inquieta en la silla, agradeciendo cuando Rox cambió su objetivo de ella, a el mismo.

Era la primera en mucho que la escuchaba decir su transformación en voz alta.

La petición de Dama Isis le pillo algo desprevenida pero Pelusa asintió, bajando de la silla y haciendo lo que le pedía, algo tensa. Vio que Dama isis sonreía tras observar su vestido atentamente y Pelusa se relajo un poco, al parecer lo que había visto entraba dentro de lo estándares pedidos.

-¿Maquina de coser?- susurro confundida ante aquello, pues no sabia lo que era. Se subió de nuevo a la silla viéndole con ojos muy abiertos <<¿¡Existe una cosa que cose por ti!? >> su sorpresa era genuina cuanto poco pero al parecer era la la única presente que no sabía que era eso- No, que yo sepa...no existía eso en el mundo de Ordesta. Y si existen a mi nunca me dejaron uno para trabajar, tenía que hacerlo de forma manual - dijo Pelusa confundida ante la posibilidad que si existiera pero no estuviera al alcance de los monos del queso- Pero no es problema, si me da un poco de tiempo, me quedo rápido con lo que se me enseña. Si me gustaría aprender a usarla...pero mientras lo hago puedo coser manual si hay prisa, soy bastante rápida...- comento Pelusa un poco nerviosa aun así aunque se mantuviera muy recta sentada en su silla. No sabiendo si el no saber coser con esa maravillosa maquina fuese a ser un impedimento muy grande.

La reacción de Dama Isis a la transformación de Rox o tal vez en general a las palabras de ambos no se dejo esperar. Pronto ambos tuvieron frente a ellos un montón de revistas con lo que parecía ser modelos visuales para que Rox pudiera tomas referencias. Pelusa lo miro interesada, sabía la transformación de Rox y había visto el antes y el después, así como sus nuevos tatuajes sobre la piel. Ademas era evidente que Dama Isis parecía conocer un poco sobre la trasformación de su amigo ¿sería de conocimiento mas bien común o tal vez existían mas cambiantes en la ciudad? Ella mismo sabía que no había mas spriggan como tal, pero en cuanto a Rox si había mas como el no tenía idea.

-Parece ser una transformación conocida...¿hay muchos cambiantes en la ciudad? -preguntó suavemente Pelusa ante el hecho de que Dama Isis pareciera saber que su amigo incluso podía cambiar solo partes y no totalmente, aunque bueno imaginaba que debía ser normal. Estaba habituada a verlo siendo que vio como Rox paso de ser un muñeco hilado a ser Rox.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 43 de 43.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 23 ... 41, 42, 43

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.