Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Burdel de Dama Espasmo
por Nihil Hoy a las 12:30 am

» Torreón Sendar
por Reifon Ayer a las 07:51 pm

» Torreón Silente
por Nihil Ayer a las 01:32 am

» Libo
por Nihil 17/11/19, 03:22 am

» Clínica y taller de biomecánica
por Nihil 17/11/19, 02:00 am

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 98 durante el 13/08/19, 07:13 am
Estadísticas
Tenemos 184 miembros registrados
El último usuario registrado es aceice

Nuestros miembros han publicado un total de 40721 mensajes en 770 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Sudoeste » Torreón Maciel

Torreón Maciel

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1Torreón Maciel Empty Torreón Maciel el 31/10/15, 02:16 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Torreón de cuatro plantas de piedra azulada, cuya fachada está adornada en la parte superior por varias estatuas similares a gárgolas pero que representan estirges. Se accede por un puende levadizo y un portón. El corredor de la entrada termina en una reja llena de púas. El patio, con el suelo de piedra, está rodeado de un muro coronado con cristales, y en el centro de éste hay una reproducción a escala de una ballena voladora, hecha con las vértebras de aquella que cayó sobre el torreón durante el transcurso de una cosecha. El esqueleto de la ballena flota en el aire sostenido por magia, aunque bajo ella hay un pedestal sobre el que se encuentra un reloj de sol. En la cara de la fachada que da al patio, a media altura, se encuentra el reloj de Luna que antiguamente estaba en Margalar.

Ver mensajes archivados:

2Torreón Maciel Empty Re: Torreón Maciel el 10/03/19, 05:50 pm

Tak

Tak
GM
Cuanto más se acercaba Garoni a los restos del antiguo torreón Maciel, mejor podía escuchar las voces que daban órdenes o se pasaban mensajes entre los escombros. Un buen número de esclavos y miembros del ejército trabajaban en la reconstrucción del refugio desde que la ciudad había sido liberada de las pesadillas. Su estructura comenzaba a tomar forma de nuevo, y los escombros que iban a ser reutilizados estaban apartados a un lado para no entorpecer el trabajo.

El tesorero real buscaba al supervisor de la obra, Plumagris, quien se encargaba de vigilar regularmente que todo fuese bien y de dirigir a los soldados. El ziz se encontraba hablando con un animorfo, pero cuando se percató de la presencia del miembro del consejo le hizo volver a su trabajo con un movimiento de cabeza.
—¿Qué te parece? Avanzamos bien para la mano de obra de la que disponemos. Incluso me ha sorprendido la resiliencia de los esclavos más recientes —dijo en cuanto Garoni se detuvo a su lado.
—¿Crees que estará acabado en el plazo previsto y cumpliendo con el presupuesto?
—Debería. Tampoco me gustaría tener al ejército al completo distraído con obras durante demasiado tiempo. La lista de tareas pendientes que tenemos ahora mismo es demasiado larga. ¿Qué hay de los demás?
—También estiman cumplir el plazo.
—Tienen suerte de que no les haya tocado retirar escombros como a nosotros —comentó Plumagris señalando la montaña de piedras con la cabeza.
—Tenebra se quejó precisamente de lo contrario —dijo la momia—. Parecía creer que era más fácil tu trabajo porque ya tenéis unos cimientos excavados.
Plumagris frunció el ceño, pero no respondió. Garoni no tenía nada que ver con sus rencillas.
—Esta noche le daré el informe a Cicatriz en el cuartel. Todavía tengo que terminar de redactarlo.
—Bien. Solo quería asegurarme de que no hubiese ningún problema. Tengo que volver ya al castillo.

La momia se marchó volando, cosa que hizo que el ziz removiese las alas con incomodidad. Llevaba días atado con papeleo y responsabilidades, y por tanto atado a la tierra firme. Estaba deseando que todo acabase. O, al menos, que llegase el día del desfile.

3Torreón Maciel Empty Re: Torreón Maciel el 14/09/19, 03:24 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
El grupo liderado por Teyn había llegado finalmente a uno de los prometidos refugios: el torreón parecía robusto y en buen estado, contrastando enormemente con las ruinas de su alrededor, por lo que no les había costado mucho más encontrarlo. Habían explorado el edificio concienzudamente, aunque Reira lo había hecho de forma mucho más distraída ya que su principal objetivo seguía siendo tratar de calmar a la pequeña Jara. La irrense estaba charlando con la repobladora acerca de sus respectivos mundos cuando oyó una voz que no reconoció.
—Hay un chico gris como Nori ahí fuera.
El mono del queso que no había hablado hasta ese momento estaba asomado por el enorme portón y pronto todo el grupo comenzó a congregarse a su alrededor. El citado nublino se adelantó, seguido de cerca por Teyn y Keskit. En la distancia se podía ver a un chico de baja estatura que no se movía. Nori observó a Teyn dubitativo, pero finalmente fue el primero en encaminarse hacia allí, seguido muy de cerca por la mayoría del grupo. Solo Reira, con Jara, permaneció cerca de la puerta. La irrense contemplaba la posibilidad de que aquel chico también estuviese gravemente herido y no quería que la repobladora volviese a presenciar algo así en su estado.

—Oye, ¿estás bien?
El chico bajito temblaba, abrazándose a sí mismo y mirando fijamente al suelo. Hizo un aspaviento repentino al escuchar la voz de Nori, pues ni se había dado cuenta hasta ese instante de que se le había acercado un grupo de gente.
—N-n-no me hagáis daño por favor —se llevó las manos a la cabeza y volvió a fijar su vista en el suelo, sin dejar de temblar.
—Claro que no: queremos ayudarte.
Nori se acercó e intentó colocar una mano sobre el hombro del chico, pero este reaccionó esquivándola. Nori dirigió una mirada a Teyn. El carabés se debatía consigo mismo al no saber qué hacer, pero intentando aparentar que sí. Dio un paso al frente, pero entonces para sorpresa de todos alguien se le adelanto.
—Aquí estás a salvo. Te trataremos bien. Me llamo Sere, ¿y tú?
El mono del queso había vuelto a hablar, sorprendiendo a todos. Su tono había sido tranquilizador y pareció tener efecto en el chico nublino, que despegó la vista del suelo y miró a Sere.
—S-soy V-Veriel.
—De acuerdo, Veriel. Vamos a ponernos a salvo ahí dentro y nos cuentas qué ha pasado.

El mono del queso echó a andar y Veriel asintió. Todavía se abrazaba a sí mismo pero caminó sin detenerse tras él. El resto del grupo intercambió una mirada difícil de describir pero no tardaron en hacer lo mismo. Reira se apresuró a preparar un vaso de agua para el recién llegado. Transucurrieron unos minutos durante los que dejaron espacio a Veriel para que se calmase lo más posible y pudiese explicarles algo. Al nublino todavía le estaba costando hablar, por lo que Teyn decidió que lo mejor sería ir a bajar el puente levadizo con el mecanismo que habían encontrado durante la exploración. No se había querido perder cualquier explicación que pudiese dar el recién llegado, pero estaba claro que no iban a sacar mucho de él por el momento. No había dado apenas un paso en dirección al sótano cuando escuchó golpes en la puerta que acababan de cerrar.

Al otro lado, un reptil gigante esperaba a que le abriesen con aire desinteresado.



Última edición por Giniroryu el 02/10/19, 05:48 pm, editado 1 vez


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Torreón Maciel WLJLnOD

4Torreón Maciel Empty Re: Torreón Maciel el 02/10/19, 05:48 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
—¿Quién eres? ¿Eres un... asreniano? —vaciló Teyn, inseguro durante un instante de si se acordaba bien del nombre de la especie a la que pertenecía Dren.
—Soy Setenta y siete. Vi a ti y los tuyos entrar al refugio de piedra y quiero pasar.
El carabés le miró con cierta desconfianza. No estaba siendo especialmente educado y era enorme, pero tampoco quería ser prejuicioso. Allí había miembros de especies provenientes de sociedades en estadios de desarrollo altamente dispares, a fin de cuentas.
—¿Eres también un cosechado entonces?
El reptil gigante pareció dudar, clavando su mirada amarilla en Teyn durante un instante. En realidad no sabía qué le estaba preguntando.
—Sí —dijo finalmente.

Setenta y siete se asomó por la puerta en cuanto pudo y todo el grupo pudo ver su morro de reptil abriéndose paso más y más hacia el interior. Jara, que tan solo se había atrevido a asomarse tímidamente desde el bolsillo de Reira, soltó un chillido y volvió a meterse dentro temblando. Veriel, que hasta aquel momento había permanecido sentado en silencio, se levantó de golpe y clavó su mirada perdida en la puerta.
—Oye, espera, ¿cómo sé que no nos estás intentando engañar? Dren, ¿es uno de los tuyos?
El mencionado asreniano se acercó para observar más de cerca al recién llegado. Enseguida se dio cuenta de que lo que le había parecido una posible hembra de su especie no lo era. Negó con la cabeza.
—No, es distinto a los míos. ¿De dónde vienes?
—Del interior de Bakaiar —dijo Setenta y siete—. Supongo que ahora estamos en otro sitio —afirmó mientras miraba a su alrededor.
Todos volvieron a mirarse entre ellos. Teyn carraspeó y volvió a hablar mientras cerraba la puerta tras de sí. Si quisiera hacerles algo ya lo habría hecho y, aunque su apariencia fuese intimidamente seguramente estaría tan perdido como ellos, tal y como evidenciaban sus palabras que poco sentido tenían para él.
—Pues... no sé qué es eso, pero supongo que no —respondió finalmente Reira mientras trataba de apaciguar a Jara en el interior de su bolsillo—. Esto es Rocavarancolia.
—Ro-ca-va-ran... —Empezó a repetir Setenta y Siete—. Rocavarancolia.
—Eso es —asintió Nori—. ¿No te lo dijeron en tu mundo?
El lagarto se giró hacia el nublino con cierta brusquedad.
—Me dijeron... Sí, me dijeron —respondió escuetamente.
—Oye, ¿cómo te llamas? —Le preguntó Reira al cabo de unos segundos de silencio.
—¿Nombre? No, yo no soy un nombrado. —El reptil casi pareció escupir aquellas palabras—. Soy un kievek. Soy Setenta y siete.
—¿De verdad ese es tu...? Bueno, supongo que no es un nombre. Esto es confuso —Nori se rascó la nuca tratando de comprender aquel galimatías.
—No importa, da igual si tiene nombre o número —intervino Teyn—. ¿Dónde has estado hasta ahora, Setenta y siete?
El kievek los miró a todos terminando por Veriel, todavía inmóvil y que había comenzado a balbucear algo. Keskit y Sere se habían acercado a él. Si lo reconoció no dio muestras de ello, y simplemente se volvió a girar hacia el carabés.
—Ahí fuera. ¿Es fuera, verdad? Si esto no es el interior de Bakaiar... Es fuera. El exterior.
—Eh... bueno, supongo que quieres decir que estabas en las calles. No importa, ya nos intentaremos entender más tarde.
—Yo quiero entender. Puedo proteger a cambio de entender. Soy un guerrero.
Teyn asintió, mostrando de pronto un renovado interés en el recién llegado.
—Es verdad que pareces muy fuerte. Yo te enseñaré muchas cosas si nos ayudas a sobrevivir.

A excepción de Keskit y Sere que trataban de volver a hacer que Veriel se sentase todos se acercaron al kievek.
—Guau, creo que nuestras posibilidades de supervivencia acaban de aumentar considerablemente. Esas bestias de ahí fuera seguro que no podrán con Setenta y siet... ¿Qué ocurre, Jara?
Reira se vio interrumpida por los cada vez más incesantes movimientos de la repobladora en el interior de su bolsillo. La pequeña consiguió volver a asomarse sin dejar de temblar y, mientras con dos manos se sujetaba al borde del bolsillo, con las otras dos señaló al kievek.
—Es él. ¡ÉL MATÓ A SHEILA!
Y volvió a dejarse caer dentro, sin dejar de temblar.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Torreón Maciel WLJLnOD

5Torreón Maciel Empty Re: Torreón Maciel el 14/10/19, 11:51 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
Nadie les creyó.

—¿Tú me habías visto antes?

—N-no lo sé, pero...


Jara no había sido capaz de responderle a Setenta y siete. Aquella mirada penetrante la paralizó. Pero además sabía que tenía razón: no lo había visto. No realmente. Había visto de forma fugaz una cola de reptil y le había parecido ver el color de las escamas del kievek que tenía delante en aquel momento... Pero lo cierto es que no había visto al asesino de Sheila con claridad.

Veriel lo había señalado e intentaba decir algo, pero no fue capaz hasta el día siguiente. De forma fragmentada y con tartamudeos les habló de dos reptiles gigantes peleando. Uno de ellos era Setenta y siete.

—Sí, luché contra el lynokek. Son estúpidos y solo piensan en luchar. Mató a uno de los vuestros sin motivo. Son el enemigo, por eso tenía que matarlo. Conmigo estáis a salvo.

Veriel dudó. Sus recuerdos eran confusos. Ya no sabía quién había matado a otros cosechados.


Todos creyeron a Setenta y siete. Hablaba de forma escueta pero calmada, mientras que Jara y Veriel claramente no se encontraban en sus cabales. Probablemente el sanguinario lynokek del que les habló Setenta y siete había sido el causante de todo, incluida la muerte de Sheila que tal vez no había sido una pesadilla después de todo. O eso creían los compañeros de la repobladora, pues ella tenía claro desde el principio que había sido real. ¿Pero había sido Setenta y siete el perpetrador? En realidad no lo sabía. No pensaba acercarse al kievek, no obstante, y así se lo hizo saber a Reira y a Teyn.
—No te preocupes, no tienes por qué hacerlo. Seguro que con el tiempo podrás confiar en él —le decía Reira con una sonrisa.

Habían pasado varios días y la estancia en Rocavarancolia del grupo no había tenido demasiados incidentes. Tal y como había prometido, Setenta y siete los protegió en las ocasiones que les salió al paso alguna criatura. El carabés, que se había auto proclamado líder del grupo, estaba muy satisfecho con su presencia y, tal y como prometió, comenzó a enseñarle todo aquello por lo que el kievek sintiese curiosidad.
—Esto es una cocina que funciona con leña. Se mete aquí y entonces...
Setenta y siete observaba y escuchaba en silencio. Sus pensamientos bullían, no obstante. Analizaba, y cada vez mejor, cuáles debían ser sus pasos. Jugaría al protector por un tiempo más.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Torreón Maciel WLJLnOD

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.