Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Callejones sin Salida
por Cuervo Ayer a las 10:55 pm

» El Cuchitril
por Giniroryu Ayer a las 07:13 pm

» Faro
por Bellota 11/12/17, 12:22 pm

» Torreón Letargo
por Muffie 11/12/17, 01:53 am

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Yber 10/12/17, 09:58 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 36030 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Torreón Maciel

Ir a la página : Precedente  1 ... 25 ... 46, 47, 48 ... 53 ... 59  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 47 de 59.]

1 Torreón Maciel el 31/10/15, 02:16 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Torreón de cuatro plantas de piedra azulada, cuya azotea y última planta fueron destrozadas por una ballena, de la que ya solo queda el esqueleto. Allí anidan las estirges. Se accede por un puende levadizo y un portón. El corredor de la entrada está plagado de pintadas y mensajes y termina en una reja llena de púas. El patio, donde se reparten algunas vértebras del animal del techo, está rodeado de un muro coronado con cristales, y en el centro de éste hay una estatua de gran pájaro negro con el pico serrado en cuya base está apoyado el reloj robado del torreón Margalar. A partir de la séptima cosecha también hay un reloj de sol.

Ver mensajes anteriores (click aquí):

Click para un recordatorio de cómo funciona nuestro anillo mágico:
Estado de carga actual: 24 unidades/41 (suficiente para dos usos clavados)
Perteneció a una bruja de su propio dolor y está equipado para ofrecerle los mayores beneficios posibles:

*) ONROL

—El contacto con el cristal engarzado detona un hechizo de curación activa, configurado de tal forma que ralentiza el proceso curativo y amplifica el dolor sufrido. El proceso completo depende de la extensión y profundidad de los daños, pero en media dura varios minutos. El dolor es más intenso que al recargar, pero localizado a los lugares donde están situados los daños.

—El anillo se puede cargar llevándolo puesto, lo cual provoca un dolor intenso repartido por todo el cuerpo. El dolor es tal que los músculos se tensan de forma espasmódica; dificulta el pensamiento y, en general, la vida. Se recomienda vaciar los intestinos y la vejiga antes de cargarlo. El tiempo posible de aguantar llevándolo puesto depende de la fortaleza del cosechado y lo acostumbrados que lleguen a estar con el anillo; aun así los cosechados que lo lleven puesto más de una hora seguida se arriesgan a caer desmayados.

—Una referencia del tipo de dolor la proporciona Yber aquí a partir del minuto 13. La intensidad del dolor del anillo es menor que ésa al cargar, y parecida cuando está curando. Ha dado el visto bueno a lo que hemos estado roleando previamente a la existencia de este post de recordatorio, de modo que no tenemos más que seguir en la misma línea.

—Cuando está completamente cargado el anillo deja de doler.

*) OFFROL

—El anillo tiene una capacidad de unas 42 unidades mágicas y cada uso del hechizo consume 12 unidades mágicas. Completamente cargado, tiene para tres usos. La energía que sobra queda almacenada para luego.

—Mientras se lleve puesto, el anillo roba a su usuario una unidad mágica (un asterisco) por hora. Si habéis estado menos de una hora quitaos un asterisco sin más, para simplificar. El proceso empieza en cuanto se pone y se da de forma gradual.

—El anillo no se carga mientras el portador está inconsciente, pero sí puede curar a una persona que haya perdido el conocimiento.

—Aquellos de nivel de magia "normal" pueden cargar el anillo, aplicándoseles las mismas consecuencias que en un traspaso (detalladas en el hilo de Sistema de magia).

—Yber nos da cierta libertad con la forma de rellenarlo mientras seamos razonables, así que no tenemos que rendir cuentas exactas.

  • Podemos usar inactivos, pero no exclusivamente y teniendo en cuenta que son cosechados como cualquier otro y no van a servir de mulas de carga (aka aguantarán lo que aguanten los nuestros).

  • No hay que describir siempre el dolor en directo, pero sí es recomendable mencionar con regularidad qué personajes activos lo recargan. Ejemplos como mencionar que X PJ se une a una conversación después de haber estado cargándolo, o decir que después de la cena pasó un turno con él, son suficientes.

  • De la misma forma inrol no hay que ir contando con exactitud los tiempos de recarga de cada uno: poniendo aproximadamente en tu post el tiempo que se ha estado es suficiente, y podemos dar por hecho que entre todos, activos e inactivos, suman X cantidad razonable. Si nos hace falta podemos rellenar X cantidad que nos haga falta en un minisalto para completar la que necesitemos, sin necesidad de ir contando tediosamente.



Click para un recordatorio de los hechizos de que disponemos:

-Sanación superficial: cierra cortes, desgarros en la piel (*), heridas de profundidad moderada (**). Funciona de forma diferenciada por cada tipo de herida (heridas de corte limpio o de corte irregular como un desgarro).
Lanzamiento a ojo: el mago traza en el aire unos centímetros por encima de la herida el contorno de ésta (una línea por ejemplo). Conjuración de muy rápida a rápida.

-Térmico: aumenta o disminuye notablemente la temperatura de un objeto de tamaño pequeño (*). Con práctica pueden limitarse esos cambios a una dirección controlada por el mago (chorros de calor, [**]). Puede anclarse a una sala concreta, creando una cámara frigorífica (***): no obstante es necesario repetir varias veces el hechizo si se quiere usar una habitación como congelador ya que este hechizo supone solamente un descenso térmico. Van de fuera a dentro.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida-media.

-Levitación: un hechizo exigente mentalmente, cansa más de lo acostumbrado. Cuando una persona levita lo más normal es caminar sobre el aire; uno puede dejarse arrastrar simplemente por el hechizo sin moverse, pero la sensación de indefensión es mayor.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida.


  • Brujos bajos: objetos ligeros (por ejemplo una manzana)(*) con poca práctica, un baúl (**) con práctica.
  • Brujos altos: Un baúl con poca práctica, una persona (***) con práctica.
  • Magos: Una persona con algo de práctica, objetos muy pesados (****)con mucha práctica.


Barael, nuestro mago manco local, podrá hacer los tres pero hasta un nivel inferior: sanación superficial y térmico solo hasta el nivel indicado por un asterisco amarillo; levitación hasta el nivel brujo alto con la salvedad de no poder levitar personas. C⁠⁠onserva las unidades mágicas y la facilidad.

-

HECHIZOS SIN TRADUCIR

-Esculpir llamas (*): La precisión del esculpido depende de la capacidad mágica. Los brujos bajos pueden hacer figuras sencillas como esferas o alargar las llamas. Los brujos altos pueden ondularlas o sacar figuras secundarias. Los magos pueden tratar de imitar imágenes.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida-media.

-Nudo de Cerática (*): ¿Harto de que se le desmoronen los sándwiches de más de dos pisos? ¿Cansado de que, al cortar una tarta, la mitad de la nata que la rellena se salga por los lados? ¡No se preocupe más! El Nudo de Cerática tiene la solución. Con este simple hechizo, podrá hacer una hamburguesa de diez pisos, luego cortarla en rodajas perfectas, ¡y hacerse un bocadillo de hamburguesa! El Nudo de Cerática lo mantiene todo en su sitio perfectamente. ¿Los sanjacobos le estallan llenándole el plato de queso? ¿Teme morder un taco por miedo a llenarse el regazo de salsa picante? ¡Se acabó, gracias al Nudo de Cerática! ¡No me puedo creer que no sea una variación del hechizo tapón!
El Nudo de Cerática se anula al cortar rodajas o mordiscos lo suficientemente finos, o con los ácidos gástricos. Cuesta más cuanto más endeble, complejo y líquido sea su sándwich.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida.

-Colorear llamas (*): cuanta más habilidad mágica tenga quien lo emplee, más colores diferentes y texturas podrá darle a la llama. Los brujos altos pueden llegar a teñir llamas, mientras que los magos podrán incluso hacer gradaciones y texturas.
Lanzamiento a ojo. Conjuración media.

-Hechizo de Dentera (*): transforma la voz del usuario en un sonido muy alto y desagradable, similar a uñas raspando metal oxidado. Puede espantar a muchos monstruos, pero también atraer a otros.
Lanzamiento por voluntad. Conjuración muy rápida.

-Hechizo humedecedor (***): envuelve la superficie deseada de una fina película de agua que no empapa los otros objetos en los que esté en contacto. Aplicable sobre la piel y sábanas, por ejemplo.
Lanzamiento por área. Conjuración rápida-media.

-Imagen de Néctar: invoca una espectacular orquídea hecha de magia, de textura acuosa y brillo tenue. Esta flor etérea atrae a todos los mantófagos en aproximadamente un kilómetro a la redonda. El efecto es mucho más intenso cuanto más cerca, y no atrae a todas las especies por igual. Al cabo de un rato, acaban consumiéndola por completo, y la proliferación consecuente puede ser un peligro. Existen variantes menores: las Hojas de Néctar, que invocan una pequeña brizna con un radio de efecto de unos diez metros.
Lanzamiento por voluntad. Conjuración lenta.



Click para un recordatorio del calendario y nuestra posición en él:


Tiempo de cosecha transcurrido: cuatro meses y una semana aprox.

Tiempo hasta la Luna Roja: algo menos de tres meses.

—Maciel: ocho de marzo, día de la salide de la Emisaria, dos meses y medio por delante de Letargo y un mes por delante del Faro.

—8 marzo: salida de la Emisaria.

Emisaria en adelante: poco a poco van apareciendo más estrellas en el cielo. Algún día suelto pueden observarse tupidas nubes en el cielo.

Primera semana de abril en adelante: empiezan a aparecer noches de frío. Para entonces hay 12 estrellas en el cielo, que forman dos constelaciones en forma de tridente y lágrima.

Segunda semana de abril en adelante: aparecen vórtices viejos en el cielo o ciertas partes de la ciudad, en forma de pequeñas auroras boreales. Empieza a reaparecer vegetación en los jardines de las casas abandonadas, enredaderas en torno a ventanas...). Mar embravecido por la proximidad de la Luna roja.

Tercera semana de abril en adelante: un sector entero del cielo está lleno de estrellas.

Última semana de abril en adelante: días de clima caótico, por ejemplo un día muy caluroso seguido de otro día de crudo invierno. Durante las noches más frías la superficie del río puede congelarse levemente y la fachada de los edificios tener escarcha.

—2 junio: ¡Luna Roja!


Click para un recopilatorio de lo importante que tener en cuenta para el siguiente salto que tengamos:

Se terminan de traducir casi todos los hechizos, exceptuando el de néctar.

Tuétano sobrevuela el torreón alguna vez.

—Hay un librito de bolsillo sobre episodios de la historia de Rv, por si alguien quiere echarle un ojo a algunos pasajes.

Click para leer nuestro almacén de ideas:

Salidas:


Rocavaragálago.

Malyadar (+montañas opcionalmente)

Barrio quemado.

Cementerio.

Capilla de los nombres.

Social links:
Grupales:
—Traducir los textos/distinguir los textos que son morralla de lo que realmente les puede ser útil. Social link varios grupales o individuales sobre fragmentos pasajeros de la historia de Rv.

—Hablar de discotecas y posiblemente de todo (o lo que más) lo que echen de menos de sus mundos.

Fiestecilla de celebración por una salida potencialmente peligrosa que les haya salido bien / una celebración más sobria el día de la luna mientras esperan, meramente por haber llegado al final del recorrido.

Noche helada. Despiertos a las cuatro de la mañana para buscar mantas y Rad menciona casualmente que son las cuatro de la madrugada, no es hora para estar despierto. Tapar las ventanas con algo para que no escape el calor.

Día muy caluroso, y que usen el hechizo humedecedor para mantener empapada la cara interna de unas sábanas sin manchar el sofá o las camas, o sus camisetas para mantenerse algo más frescos.

Tetrakill+ social links de duelo. Abiertos a sorpresa de cualquier tipo; preferencia por un Lizbeth, un Roallen, un monstruo grande, sangre, vísceras...

—Post-tetrakill: entrenamiento mágico colectivo.

—Contar el número de gente que queda al final (presumiblemente seis) en comparación a los diecisiete del principio.

—Social links sobre la cercanía de la Luna, lo que les aguarda y qué poder les gustaría recibir.


Individuales:
—Social link entre Eriel y Siete sobre sus familias y costumbres, posiblemente derivando a que Siete confiese que viene huyendo de algo que hizo en su mundo.

—Siete se da cuenta de que Barael miente sobre por qué cogió el anillo cuando lo de Tuétano.

—Alguien ofrece a Siete usar el hechizo humedecedor en alguna sábana para que pueda mantener húmeda la piel.

—Competición de tiro al blanco entre Sox y Eriel. Si más gente quiere socialinkear, pueden estar mirando y/o llevando la puntación.  

—Sox cocina cosas distintas con Siete.

—Posiblemente Sox se trague el orgullo tras una salida complicada en la que no le baste la ballesta y le pida a Rad que le dé algunos consejos sobre la espada (opcionalmente cambiarse de arma a una vara o lanza)

—Levitarse unos a otros para que cuando lo hagan en un apuro y por ejemplo es un arquero, éste pueda apuntar con fiabilidad mientras lo están desplazando.


553 Re: Torreón Maciel el 02/08/17, 10:14 pm

Dal


-No sé si serán monstruos o no - respondió a Siete.- Hasta donde yo sé han sido gente como nosotros, la pregunta no es cómo o por qué son así ahora. La pregunta es cómo seremos nosotros cuando la Luna nos toque, y no hablo de cambios físicos. Lo miréis como lo miréis hemos cambiado desde que llegamos, ¿cuánto más cambiaremos hasta la Luna?

Eriel se calló entonces y se limitó a escuchar lo que contaba Sox desde el libro. No se esperaba el cómo habían llegado los hermanos a la ciudad pero el resto casaba con todo lo que sabía de la ciudad. Sonrió con suficiencia cuando oyó la parte de Harex bajando un trozo de Luna, mentalmente anotó preguntarle más tarde al carabés por eso de ingeniería mágica. La muerte de los hermanos tampoco le sorprendía, en Nubla había historias de su muerte aunque no fuesen las mismas.

Al final de la historia Eriel sintió como si debiera una disculpa.

-La historia de Hurza y Harex nunca fue mi favorita - comentó encogiéndose de hombros.- Pero esta ciudad sí tiene historias bonitas, no todo es así. De todas formas Rocavarancolia es un mundo conquistador, ¿vuestros mundos no han tenido nada así nunca?

554 Re: Torreón Maciel el 02/08/17, 11:46 pm

Zarket


GM
Rádar miró estupefacto conforme Eriel dio su parca opinión, observándolo como si le hubiera crecido otra cabeza. No podía creer que el fanatismo de aquel niño estuviera tan arraigado como para defender, incluso después de lo de su mundo y aquel pasaje fundador, lo que a todas luces era una ciudad de monstruos surgidos del más profundo y abyecto pozo de inmoralidad. La última frase agotó su ya de por sí corta mecha, haciendo que el tipo E se levantara como un resorte. Exhudaba una incredulidad airada apenas contenida.

—¡¡Mi mundo aprendió la lección!! —casi un grito, pero lo suficientemente bajo como para no considerarlo realmente como tal—. ¡¡Y no, nuestros errores del pasado nunca llegaron a semejantes cotas de salvajismo y horror!! Porque sí, hace mucho usamos la nigromancia, y sí, hace mucho guerreamos entre nosotros, ¡¡pero jamás hicimos ni habríamos hecho algo como... como eso!!

Había señalado con su brazo hacia el libro, en un gesto que contenía todo el asco y desprecio que reservaba hacia Rocavarancolia.

—Y aunque lo hubiéramos hecho, aprendimos la lección. Cosa que, por lo que hemos leído, visto y nos has contado, no han hecho estos. Los fundaron demonios, siempre han sido unos demonios, siguen siendo unos demonios, y está claro que siempre serán unos demonios nacidos del más infame y pútrido agujero del infierno —su sentencia era absoluta y lapidaria, como si el carabés realmente fuera un juez capaz de definir en una sola frase el alcance de millones de vidas existentes y no existentes a lo largo de miles de años del pasado y del futuro—. Por muy poderosos que sean, honestamente, no sé cómo alguien puede ser capaz de admirarlos en lo más mínimo.

No era difícil adivinar a quienes dirigía el menosprecio de su última frase.

555 Re: Torreón Maciel el 03/08/17, 12:30 am

Dal


Eriel se sorprendió por la reacción de Rad. El verlo levantado y gritándole tan sólo por hacer una simple pregunta curiosa le parecía tan surrealista que el nublino se echó a reír.

-Demonios, dioses - dijo una vez se le pasó la risa que no fue mucho tiempo.- Todo depende del prisma con que lo mires. Gente con poder al fin y al cabo.

-¿Y qué quieres que haga yo, Rad? - le preguntó alzando ligeramente la voz como si de un desafío se tratase.- ¿Quieres que resucite a todas las personas que mató la ciudad en su ansia de conquista? ¿Deseas que viaje en el tiempo e impida a esos pescadores rescatar a Harex y Hurza?

-O, mejor aún dime - espetó.- ¿Qué habrían hecho vuestros mundos de presentarse Rocavarancolia ante vosotros? Déjame adivinar les combatiríais con magia y vuestras armas. Los nublinos no tenemos magia y armas no es que haya muchas tampoco. ¿Pretendes que nos levantemos en armas contra la ciudad? ¿Para morir como murieron esas personas que arrasaron los dos hermanos en una sola noche?

-Personalmente no voy a preocuparme por las personas muertas. A ellas ya nada puede hacerles daño. Me preocuparé por los vivos, me preocuparé por vosotros que sois mis amigos, mi tribu, mi familia - sentenció sin dudar.- Gastar esfuerzos en los muertos sólo hará que invierta menos fuerzas en los vivos. Primero lleguemos a la Luna, luego ya veremos.

-No puedo cambiar el pasado, no puedo resucitar a los muertos. Lo que sí puedo hacer es cuidar a los vivos e intentar que el futuro sea mejor que el presente o el pasado - le dijo con voz tranquila aunque el corazón le latía a mil por hora.- Si quieres gritarme grítame, si quieres golpearme hazlo. Si te hace sentir mejor cargaré con todo eso. Si te quieres meter con mi mundo o mi religión adelante, pero ten presente que nunca tuvimos mucha elección - completó mirándolo a los ojos aún sentado en el sillón esperando el puñetazo que en cualquier momento le iba a llegar.

556 Re: Torreón Maciel el 03/08/17, 10:06 pm

chicoaeseg15


Tayron permaneció en silencio cuando Eriel advirtió que ya habían cambiado. No podía tener más razón en eso. Ahora eran distintos. Más cautelosos. El grupo había pasado por experiencias terribles y no era su caso, pero no todas las evoluciones siempre iban a mejor. De todas formas si tuviera que resaltar algo sería que la idea de grupo se había incrementado más. Se imaginaba más como un núcleo y ya no tanto como una peña que habían coincidido para sobrevivir. La victoria sobre las hienas era un ejemplo de ello.

La irritación del belga no llegó cuando el nublino pareció echar mierda sobre los otros mundos. Eso le parecía hasta lógico. La Tierra tenía monstruos a su manera, muchos monstruos. Y conquistadores. Gente horrible, intolerantes.
Así que la reacción de Rad le provocó un mini salto que intentó disimular con la mirada al suelo. Fue la risa lo que le sacó de sus casillas, y sobre todo lo que el pequeño de los hermanos soltó después. Tayron no alzó tanto la voz como el carabés. Pero su tono no tenía dobles interpretaciones. Le había tocado las pelotas.
-No te rías- saltó como un resorte- no tiene ni puta gracia, si es que eres... eres...-Gilipollas. Pensó.- gilipollas -le dijo. Su expresión se afiló- así que gente con poder ¿eh?- la voz le traicionó un poco con lo siguiente- ¿tuvo Nad la oportunidad de mirarlo con otro prisma?. Me revientas- confirmó ahora con un breve silencio incómodo por lo directo que había sido con un tema espinoso como ese- me revientas mucho con tu indiferencia. Si quieres comerle el culo a la ciudad adelante, pero no intentes convencer a nadie de que todo es perspectiva.

Prosiguió un poco más calmado, pero lo fulminó con la mirada.
-No te puedo decir lo que la Tierra haría si descubriera todo esto porque no voy a criticar la falta de defensa de Nubla. Pero te puedo decir lo que no haría- tenía presente que no echaría flores a su mundo, también aclararía las atrocidades que había cometido el suyo- La Tierra ha visto auténticas barbaries y guerras, todo lo que conlleva tener unos mierdas al mando. Pero no somos perritos de nadie. Ni de coña- sentenció- que no tuvierais la oportunidad de rebelaros lo capto. Que seais sus fans incondicionales no lo entiendo ni a la de tres. Así que una vez aclarado todas las cosas que no puedes hacer- insultó a su discurso, el cual le parecía patético- te puedo decir lo que te vendría bien hacer. Cierra el pico, o ten un poquito de tacto- eso era lo que verdaderamente le había sentado como un puñetazo. El que el asesinato en masa fuese tratado como un mero punto de vista. Si Dafne hubiera recibido el virote aquel día, y Eriel hubiese pronunciado aquella frase... Tayron habría encadenado un gancho sin pensarlo- cuidado con lo de golpéame si quieres, a algunos no les hace falta que se lo repitas dos veces.

557 Re: Torreón Maciel el 04/08/17, 04:32 pm

Alicia


Siete escuchó encogido en su sillón. La atmosfera había cambiado con el relato extendido de los fundadores de Rocavarancolia. Él seguía al principio las evoluciones del grupo, pero pronto pasó a mirar solo al narrador, intentando discernir la verdad. Sentía rechazo físico a creer aquello como cierto. Todavía lo estaba procesando hacia el final. Sí que había un edificio rojo, y otro que palpitaba. Habían visto mostruos antes. La brecha del suelo, repleta de huesos, o el jardín que estaba dibujado en ese mismo libro eran recordatorios de la realidad. Hurza y Harex habían vivido, matado y muerto.

Levantó la vista hacia Eriel, y lo miró con aprensión. Quizás había esperado que la nueva información le resultara terrible, pero entendió con retraso que era parte de las cosas que el nublino ya había aceptado.
Siete alargó la mano hacia Rad, un amago de consuelo que no llegó a realizarse, presintiendo tormenta. Dio un respingo ante el movimiento súbito y la voz alzada. Con cara de susto, todavía pegado a su asiento, Siete escuchó la conversación caldearse, y a Tayron unirse a la hostilidad. Barael, detrás de Rad, parecía a punto de hacer algo.

- Esperad- dijo alarmado, levantandose él también, con las dos manos extendidas-. Eriel no...- Siete no quería una pelea ahora-. Eriel no es responsable de lo que hemos leido ni de su mundo. Algunas de las cosas que ha dicho son razonables. Ha sido maleducado reirse de vuestras frustraciones, pero no pasemos a las manos, por favor. Ellos han tenido mas tiempo para conocer Rocavarancolia y aceptar que era un lugar como el que es. Nadie aquí quiere cubrirse de sangre, y solo estamos nosotros ahora. No ha dicho que le encante lo que pasó. Calmémonos, ¿por favor?



Última edición por Alicia el 05/08/17, 12:47 pm, editado 1 vez

558 Re: Torreón Maciel el 04/08/17, 09:52 pm

Reifon

avatar
La mente del nublino estaba en colapso, no sabía qué hacer ni que decir a su hermano  postrado en el suelo a lágrima viva, solo permaneció a su lado, ignorando las advertencias del resto y maldiciéndolos. ¿Cómo he sido tan idiota? ¿Cómo he bajado la guardia tanto  como para dejar a hermano se apuntarse a esto?  Imbécil. Imbéciles.

El anillo encontró reposo en su dedo mientras entraban a la casa. Había estimado que se cargaba entre diez o dieciséis horas de uso, y si iba a funcionar para curarlo no dejaría que pasara ni un día. No se separó de su hermano ni un segundo, con el dolor sofocado por rabia y tristeza que no pudo si no aumentar cuando entraron en aquella habitación. Su hermano sordo, por una triste y mísera habitación. Se guardo tres libros que simplemente tenían su titulo legible y se marchó con el resto, más dejándose llevar que actuando, sumido en dolor que lo expiaba de la idiotez que había cometido.

Calles y mas calles, un gran rodeo entre elegantes escombros de lo que alguna vez fue el centro religioso de la ciudad, en los momentos de cautelosa pausa Barael empezó a fijarse en los símbolos, cada ruina tenia los suyos a veces parecidos, a veces diferentes y en una de las ocasiones dos de las ruinas parecían incrustarse la una en la otra, como si en el pasado aquellos dos símbolos diferentes hubieran peleado para saber cuál era el mejor. Dos instancias ahora completamente vacías. Barael las envidió.

__________________________________________________________________

La llegada al torreón estuvo llena de silencio y pesadumbre, solo el agua que movía Siete y las preguntas y explicaciones incomodas rompían con ello. No se atrevió a subir con su hermano, más por si mismo que por él, se sentó apoyando su espalda en una pared, encogido sobre sí mismo, esperando su turno para cubrirse de agua haciendo oídos sordos a sus compañeros sabía lo que había, pero lo peor era que su hermano quedara sordo hasta poco después de la Luna, si ella no le curaba seguro que había gente que podía, aunque eso significase deberle algo a alguien.

Se limpió y se cambió de ropa, quería irse a las mazmorras pero no podía, se acabaría desmallando si no se ocupaba en algo. Lo primero que hizo fue buscar un sustituto para su daga, bajó a la armería y encontrando y ordenando veinte probó una a una cual sería mejor. Empezó a  entrenar con una espada de madera, golpe tras golpe, sin cansarse pero con constancia intentando llevar una pauta que lo distrajese. Golpe, golpe, escudazo. Golpe, golpe, escudazo. A ritmo constante el dolor físico en su antebrazo derecho carente de escudo lo aliviaba y distraía de aquella corriente antinatural que le recorría. Necesitaba comer y beber, no quería, pero lo necesitaba. Su estomago se retorcía intentando echar todo lo que caía en él y el nublino no podía más que taparse la boca y tragarlo de nuevo. Miró al cielo.

¿Cuánto tiempo había pasado?

Daba igual. Necesitaba mucho más.

Vuelta a algo que hacer. Sacó agua del pozo y con el cubo empezó a refrescarse cada poco, no quería pensar otra cosa que no fuera mantener la comida dentro, no quería seguir llorando y odiándolo todo.

No se dio cuenta de cuando había cruzado el umbral, las siluetas hacía formas extrañas, aquello que debía ser su reflejo en el agua parecía algo totalmente ajeno a sí mismo, un ser cubierto de cicatrices y con una mirada dispuesta a hacer lo que él no haría. Aquel no era él, debía resguardar la felicidad de su hermano, debía... ¿Protegerlo? ¿A aquel que se había ido a suicidarse con una sonrisa en los labios? Tenía tanta culpa como el resto.

Pero... ¿Pero qué? ¿Es lo que yo quiero o lo que me hizo querer mi abuelo? ¿Cuál era la diferencia?

Arrastró sus manos en cuenco del fondo del cubo a su cara, pero el agua se deslizó por aquel vacio que no volvería dejando solo a unas frías gotas deslizarse por encima del dolor.


Seguía pensando en sí mismo cuando una voz que sobresalió por encima de todas las demás, alegre y risueña en vez de triste y decaída. El cubo rodó sobre su agua derramada mientras el nublino con el anillo en su bolsillo se abalanzó a llorar en su hermano.


_______________________________________________________________________

Más días muertos, más días grises, todo el mundo consideraba una victoria aquella suerte de supervivencia que habían tenido más para él solo había sido una tontería. Cada vez se sentía más lejos de todo aquello, más ajeno a ese grupo que su hermano trataba de proteger y al que pertenecía más de lo que a él mismo. ¿Porque se extrañaba a estas alturas? Sabía desde pequeño que no encajaba, su abuelo lo había convencido de que estaban por encima y debían usar esa ventaja para protegerlos y había avanzado siempre según ese credo, pero ahora no le bastaba. No se sentía cómodo.

Tampoco se separaba ya de un cinto con su cuchillo y su nueva daga.

A un lado el hogar, Per, Brinabra. Al otro un mar de conocimientos, respuestas a todas sus preguntas. ¿Siquiera algo de eso me llenaría? Antes se conformó con lo que su abuelo le había dicho que quisiera y lo había llegado a querer pero ya no se conformaba sin saber si eso era suyo o una mera sugestión.

De todas maneras nada podía hacer ahora y ahora había cosas que hacer. Jabón, fue lo primero, se lo había prometido a Dafne y las promesas no debían hacerse en vano, al menos en eso creía, así que le enseñó y juntos hicieron una nueva remesa, con una sola mano el hubiera tardado demasiado. También limpiaba cuando le tocaba como podía y entrenaba junto a Charlie y Lorenzo todos los días, aparte de su entrenamiento matutino. Ayudó a Sox a traducir los nuevos hechizos que habían conseguido con la esperanza de que les sirvieran contra Tuétano y ayudó en la despedida de Lorenzo, Mónica, Sinceridad y Fahran. Recargó una hora el anillo todos los días y en general hacía todo lo que podía.

En el fondo solo quería estar distraído.

Los shinadres podrían estar por ahí aunque fuera improbable que siguieran vivos por lo que les deseó suerte, aunque la pérdida de su mejor guerrero y su baza aérea no le hacía gracia, pero era su decisión y la respetaría. Al menos ellos tenían algo propio.

Empezó a trastear con la magia, tratando de mezclar los hechizos que ya conocían entre sí pero no consiguió absolutamente nada, solo cansancio en la mano. Al final se puso a entrenar su magia por la noche con el fin de controlar mejor objetos levitados, cuando se noto cansado, se puso el anillo como siempre y se desmayo al instante, tirado en medio de ninguna parte hasta que llegara alguien a verlo.

____________________________________________________________________________

Ya había desayunado y llevaba con el anillo un largo ratocuando los murmullos empezaron a elevarse en la sala principal. Al principio los ignoró, a gusto como estaba sentado solo en el patio, pero cada vez fueron a más por lo que acabó guardándose el anillo y llendo hacia la conversación.

Según se acercó Rad empezó a gritar hacia su hermano y empezaron a hablar de llegar a las manos a lo que Tay se unió. La daga de Barael salió más rápida del cinturón de lo que fueron sus pensamientos y el cuerpo del nublino apareció por la espalda de Rad con una mirada de fría furia que paso del carabés al belga. Una mirada que no acontecía nada bueno. Por suerte para el carabés Siete intervino en ese momento.

-Tiene razón. -Acompañó el nublino sin conseguir sonar tranquilo. La daga se veía de sobra en su mano. -Calmaos ambos porque os aseguro que una mierda de anillo no os salvará de lo que os haré como le toquéis un pelo. -Se adelantó hacia su hermano y miró al libro, entendiendo un poco el porqué de todo el revuelo. -No sé cuál de las barbaries habéis leído pero os puedo contar algo ya que hablamos de moralidad y poder. Varago Tay, un hombre que se opuso a toda la maldita ciudad y ¿como creéis que lo hizo? ¿Con abrazos y palabras bonitas? ¡No joder! Lo hizo porque tenía el poder para hacerlo, punto. Aquí no importa si lo que quieres es bueno o malo, aquí solo importa que tengas el poder para conseguirlo. -Su tono de voz empezó a aumentar. -Así que, más os vale a todos coger eso que llamáis moralidad, ¡Y METEROSLO BIEN POR EL CULO! -Bajo el tono de nuevo. -O acabareis, con mucha suerte, solamente muertos. -El nublino respiró, tratando de alejar de si aquel cabreo.


_________________________________________

Un blanco que es mas negro que el negro.

Un negro que es mas blanco que el blanco.

559 Re: Torreón Maciel el 05/08/17, 12:07 pm

Zarket

avatar
GM
—¿La mancura de tu hermano también depende del prisma con el que lo mires? —escupió, con la voz algo más baja pero todavía visiblemente alta—. Lo único que quiero es que dejes de justificar los crímenes de esta ciudad —Rádar sentía  que su mal humor no hacía sino empeorar conforme oía hablar a Eriel, por lo que esperó a que temrinara para soltárselo todo junto—. ¿No lo entiendes, eh? Si tú quieres ser un monstruo como el que mató a Nad adelante, pero deja de intentar justificarte con que depende del prisma desde el que lo mires. O dejas de justificar a Rocavarancolia y quitarle importancia a las aberraciones de esta ciudad o dejas de lloriquear cada vez que matan o mutilan a uno de nosotros. ¡No puedes pretender que solo te importen las monstruosidades cuando te tocan, maldita sea!

Entonces comenzó a hablar Siete, pidiendo una llamada a la calma. El carabés se revolvió el pelo con fuerza, preguntándose qué hacía falta para meter sentido común en determinadas molleras, cuando Barael se adelantó a hablar.

Rádar tardó un segundo en procesar aquellas palabras, y cuando lo hizo se lanzó a reír. Una risa fría, burlona y sin el más mínimo rastro de humor. Luego se inclinó hacia él, subrayando la diferencia de altura entre ambos.

—¿Me estás amenazando, enano mequetrefe? —gruñó, sin el más mínimo rastro de respeto en su voz. Luego sus ojos percibieron la daga. Para cuando volvió a mirar a la cara al nublino su expresión era la misma que si estuviera mirando a los fundadores de la ciudad—. ¿Estás enfrentando poder y moralidad como si fueran incompatibles? Barael, hazme el favor y tírate a la fosa de los huesos, a ver si algún gusano te revienta —durante sus palabras había ido a tomar la empuñadura de la espada como medida de precaución, pero la había dejado en la armería tras el entrenamiento. Con un bufido, volvió a hablar. Su tono volvió a ascender—. Mira, ojalá Tuétano no te hubiera dejado manco, no. ¡Ojalá te hubiera reventado la cabeza! Que total, está claro que no la usas mucho.

»¿Sabes quién va a vivir menos que nosotros dos? Tú. Porque créeme, si intentas hacer daño a alguno de nosotros no creo que el resto se quede mirando.


_________________________________________

Criaturas acompañantes de Lanor Gris:

-Acompañante: su bufanda, con dos botones a modo de ojos.
-Una libélula: alas de papel, cuerpo y cola de maderas, ojos que son cabezas de alfileres y patas que son alambres retorcidos.
-Defensores: tres "mosquitos". El cuerpo es un pequeño cilindro de madera, ojos y patas idénticos al de la libélula y alas de papel parecidas. Donde estarían sus bocas hay una triada de alfileres puntiagudos y relativamente largos.
-Vigilante: una esfera de madera con dos grandes alas de tela (el "esqueleto" de las alas es alambre) en la parte superior y un gran botón pegado en la parte inferior.

560 Re: Torreón Maciel el 05/08/17, 06:19 pm

Dal

avatar
La vista de Eriel estaba empezando a nublarse, se encontraba ligeramente mareado. <<¿Cómo hemos llegado a esto? Siempre que hablamos de la ciudad terminamos así... La ciudad...>>.

Eriel abrió los ojos de repente como si se hubiera sobresaltado. Las palabras de todos aún flotaban en su mente y la visión de su hermano con el cuchillo bailó delante de él llenándolo de pesar. Tenía que mediar allí, no quería terminar mal con nadie y para eso tendría que mediar él también, no sólo dejárselo a Siete.

-Basta - dijo con la voz rota. Carraspeó y repitió.- Basta. Barael guarda eso, nadie aquí va a hacerle daño a nadie. No somos bastantes ni lo bastante fuertes para hacerle frente a la ciudad si sólo nos peleamos entre nosotros - comentó negando con la cabeza mientras se pasaba una mano por el pelo.

-Quiero aclarar algunas cosas - empezó esperando que su voz llegase al resto.- Yo no he dicho eso Rad. No son dioses para mí, ya no. Son sólo gente con poder que ha elegido usarlo mal. Yo no soy igual que ellos, no quiero ser igual que ellos, yo quiero el poder que me dará la Luna para intentar cambiar las cosas.

-De todos los que estamos aquí yo soy el que más motivos tiene para estar enfadado con la ciudad. Me han mentido toda mi vida, este lugar no es como yo imaginaba, he perdido amigos, mi hermano ha perdido una mano, yo por poco me quedo sordo de por vida y estamos todos en la misma condición - respiró hondo.

-Lo que quería decir es que no puedo seguir llorando por todo lo que ha pasado, no puedo atascarme en el pasado. Necesito mirar al futuro y quiero que todos estéis allí conmigo. Ya he llorado por Nad, he llorado por la mano de mi hermano y he llorado por mí, quiero dejar de llorar - afirmó con voz cansada.

-Otra cosa, yo no me he reído de nuestras frustraciones - hizo incapié en el "nuestras".- Me reí porque me pareció absurdo que Rad me gritase por preguntar por el pasado de vuestros mundos. Si he ofendido a alguien con esa pregunta me disculpo, no era mi intención. También lamento haberme reído, me salió sólo.

-Estas discusiones no nos hacen ningún bien, chicos. Y siempre son en torno a la ciudad. Yo personalmente estoy harto de discutir y pelearme por cosas que no puedo cambiar - dijo levantándose del sillón.- Necesito pensar, si alguien quiere decirme algo más estaré arriba.

-Me has decepcionado, hermano - le dijo a Barael cuando pasó a su lado.- Recurrir a las armas contra amigos... - negó con la cabeza mientras subía las escaleras.

Eriel llegó a la habitación y se dejó caer sobre la cama mirando al techo. Las palabras del resto seguían clavadas en su mente, quizá tenía más cosas en que pensar de las que creía.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

561 Re: Torreón Maciel el 06/08/17, 09:57 pm

chicoaeseg15

avatar
Tayron era de la calle.

El muchacho reaccionó perplejo a Siete y buscó la mirada de Charlie. Puede que fuera por estar demasiado nervioso pero no encontró indicios de posicionamiento alguno en el estadounidense. Aquello lo enfureció más pero se esforzó por no demostrarlo.
-¿En serio?- le soltó a los presentes. Podía notarse la indignación en su voz, como se marcaban las venas del cuello- no le pondría una mano encima- admitía haberse explicado mal. Pero las ganas que tenía de contradecirse en aquel momento superaban a las de desarrollar lo que había querido decir- Eriel no es responsable de lo que su mundo hizo, es cierto. ¡Pero quitarle color a un asesinato es de imbéciles!- alzó la voz, casi pisando al mayor de los nublinos al hablar- y de cobardes- añadió obteniendo más fuerza cuando Rad atacó a matar.

Y entonces vio el cuchillo. El corazón estalló en su pecho con un fuerte lanzazo que decía basta. Era como un ultimátum. “Pum Pum. Pum Pum. PUM PUM”.
La respiración se agitó.
Y sonó un clic en su cabeza que le recorrió el cuerpo entero. Una palanca mental se activó con el brillo del acero reflejado en sus ojos. Alzó la barbilla en un acto de chulería. Era su primera respuesta a las peleas que había tenido en la Tierra cuando alguno de sus amigos o él mismo se metía en problemas. Pero no se engañaba, tenía miedo, mucho miedo, incluso si Barael no iba en serio. Cualquier arma blandida en su contra le daba pánico. Pero tomaba como gesto estratégico el fingir. El mostrar esa mirada depredadora de matón. Intimidación.
Tayron era de la calle.
-Hazme un solo rasguño...- amenazó claramente con lentitud, acercándose al carabés para dar la sensación de que eran más. Aunque dudaba que eso tuviera efecto alguno en el nublino, parecía mostrar una faceta oculta- y te vas a tener que peinar con los pies- le dolió decir aquello y bajó la mirada al suelo para levantarla de nuevo, llevándose una mano al bolsillo. El roce de sus dedos con la navaja le resultó familiar, y en cierto modo, le asqueaba. No era esto lo que quería.

Las palabras de Eriel se colaron en él y el belga las agarró deseoso de encontrar algo que parara la situación. Sus argumentos no le convencían, desde luego que no. De hecho aumentaban sus ganas de escupirle. Pero se quedó con su intención y que no pretendía hacer daño. El humano estaba demasiado enfadado para olvidarlo en el instante, pero en su interior ya lo había perdonado.
-Cállate- le espetó, en cambio- gilipollas, cállate- habló la impotencia desde su cuerpo.
Pero no era a él a quién quería ver derribado en el suelo de un puñetazo. El chico había estado mirando a su hermano mayor todo el tiempo, sus ojos danzaban nerviosos del filo de la daga a su rostro.
No lo pudo evitar. Se tensaron sus músculos, su mente empezó a trabajar con velocidad de dónde podrían venir los ataques, como los esquivaría, si era mejor hacia un lado o hacia otro. Si le salía rentable emplear un objeto cercano.
Se aferró a la navaja, aún escondida. Pero notó una presión en el pantalón y una respiración a la altura de la nuca. El ritmo cardiaco se estabilizó. Dafne había entrelazado sus dedos con los de él en el interior de su bolsillo y había cerrado la mano entorno a la suya, cubriendo la navaja. Tayron la miró. Ella devolvió la mirada con determinación y en silencio. Le había leído completamente. Sus ojos verdes lo traspasaron y dejaron claro que lo había descifrado. El belga se deshizo del contacto, y se cruzó de hombros con semblante serio, dejando la pequeña arma reposar donde estaba.
-No iba a pegarle- sintió la necesidad de explicarse, refiriéndose a Eriel, que ya había subido las escaleras- no me hables- le dedicó a Barael.

Si el arquero había elegido reflexionar arriba él se decantó por la armería. Escuchó los pasos de la noruega a su espalda cuando descendió

Tayron era de la calle, y sin embargo no sucumbiría a sus impulsos.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Conquistar Sin Riesgo, Es Triunfar Sin Gloria."

562 Re: Torreón Maciel el 07/08/17, 04:54 am

Reifon

avatar
La mirada del nublino cambió en cuanto comenzaron las risas de Rad y sus palabras, pero no paso a ser rabia, ni tristeza, ni miedo. Era puro aburrimiento, aquella chulería ya era bien conocida por el nublino, aunque lo que implicaban sus siguientes palabras provocó una pequeña gracia interna en el, que en una discusión seria hubiera dado paso a la exasperación. Ni la unión de Tay ni sus palabras lo hicieron retroceder, pero si sacarle una chispa de sorpresa en su cara, enfocada a la curiosidad.

Estoy cansado.

Sin embargo antes de que pudiera contestarles su hermano tomó la palabra y él, con respeto inculcado y una sensación ambigua en el estomago, escuchó. No guardó la daga, ahora mismo sería una estupidez. Siguió escuchándolo paciente.

Ya estoy harto.

Aquello no iba con él en su mayoría, y alzó una ceja en la parte de que le gritasen por simplemente preguntar pero la última frase de su hermano rompió algo dentro de él

Estoy harto de fingir.

Su pose y sus facciones  se relajaron completamente, como un títere al que le cortan las cuerdas.

-Yo no veo a esos amigos que dices Eriel.

Fueron las palabras que le dedicó bien alto a su hermano, pero no había ningún tono de tristeza o rabia en ellas. Y cuando volteó la cara a Tay y Rad lo único que reflejaba esta era una clara, helada y exasperante indiferencia.

Todo lo que obtuvo Tayron a su intento de redimirse fueron dos palabras. -Ya, claro. -Sus reacciones le habían dejado claro que no era tan dulce como aparentaba ser.

Máscaras como la mía. No debería sorprenderme.

-Sigamos. -Declaró. -En cuanto a morirme no os preocupéis por eso, puedo abriros un par de sitios buenos a cada uno antes de hacerlo. -Hablaba pausado, no era un tono prepotente, no era una frase de ciega furia, el nublino hablaba calmado, como si estuviese formulando un hecho, como si estuviese diciendo que dos más dos son cuatro. Empezó a hablar de nuevo antes de que lo cortasen. -¿Por cierto para juzgar tan duro lo que se ha hecho en esta ciudad no deberías ser el primero en no hablar de matar a alguien? -El tono de la pregunta iba tan carente de malicia y tan cargado de curiosidad que dolía. -No lo entiendes Rad. -Negó con la cabeza, diciendo lo siguiente mientras miraba a la daga en su mano. -La moralidad y el poder van de la mano. Aquel con poder, impone su moralidad.

-No lo hagas, es de mal gusto. -Decía su abuelo. -No lo hagas, te vas a mancar. -Decía su tía. Se le había escapado aquella pequeña manía una vez enfrente del carabés y ahora le volvía a pasar, solo que esta vez no fue una simple vuelta. La daga voló describiendo giros en el aire, a él le encantaba. La simple belleza de los movimientos, los reflejos bailantes en la hoja, el vaivén del peso en su mano... ¿Cómo podía ser algo tan simple tan entretenido? Lo había tenido prohibido tanto tiempo...

Arriba, abajo. Arriba y abajo la daga bailaba. -Y ahora no me vengas conque solo decías de matarme porque bla, bla, blaaa. Eres otro monstruo esperando a ser liberado, igual que yo. -Era como si se hubiese quitado algo molesto y pesado de encima, se veía bien, calmado y en cierta medida alegre. -Y yo quiero imponer orden  y lógica. ¿Qué es lo que buscas tú? -Sus ojos se separaron de la daga y se clavaron en los del carabés con intensidad. Llevaba toda su vida haciéndose preguntas, era hora de formular y obtener respuestas.


_________________________________________

Un blanco que es mas negro que el negro.

Un negro que es mas blanco que el blanco.

563 Re: Torreón Maciel el 07/08/17, 09:25 pm

Zarket

avatar
GM
—Pues no los justifiques. O no des la sensación de que lo haces —respondió de vuelta a Eriel, con su sequedad habitual—. Si te he gritado —hubo un tono extraño, casi irónica, en la forma en la que Rad pronunció aquella palabra. El carabés no consideraba que aquello hubiera sido en realidad un grito, pero ponerse a discutir sobre la definición de la palabra sería perder el tiempo— ha sido porque parecía que les justificabas, que le quitabas importancia. ¿No lo has hecho? Maravilloso. Entonces aprende a expresarte mejor.

Había sido categórico e inflexible con sus palabras, pensando que tenía toda la razón ahí, pero no había particular rabia o veneno en su voz ni en su expresión hacia el más joven del torreón. Esto cambió conforme Barael fue hablando.Su expresión fue expresando el odio a pasos agigantados que comenzaba a sentir hacia aquel chico, y no solo se reflejaba en su cara: Rádar apretó los nudillos con tanta fuerza que palidecieron. Las uñas dolían en la palma de su mano, pero prefería aquello a lanzarse contra alguien que estaba haciendo volar un cuchillo.

«A ver si se te escapa, cabrón de mierda» pensó, observando la daga. «A ver si se te escapa, se te clava y nos libramos de ti» deseó, sin querer pensar en las implicaciones de otra muerte en el torreón.

—¡Nunca te he amenazado, descerebrado! —su explosión tras el final del discurso de Barael fue acompañada de aspavientos y gestos exaltados—. ¡Que a ver si usas esa masa gris que tienes entre oreja y oreja! ¡Lo único que te he dicho es que si haces daño a alguien el resto del grupo no se va a quedar de brazos cruzados! ¡Y estaba hablando de destierro, so listo! ¡¿Dónde coño ves ahí un "te voy a matar"?!

»¿Que qué es lo que quiero? ¡Oh, no sé, quizás sobrevivir! ¡Quizás no ver morir a nadie más! ¡Cosas que, está claro, a ti te importan una mierda!
—el tipo E había estado tentado de escupir allí mismo a Barael, pero apenas había podido contenerse—. No, miento, ahora hay otra cosa que quiero. Quiero que te guardes esa daga y que ni se te ocurra volver a amenazar a nadie aquí, ¡en especial cuando ha sido LA OTRA PERSONA quien ha mencionado la palabra pegar!

»Y después de eso quiero que no vuelvas a dirigirme la palabra.


_________________________________________

Criaturas acompañantes de Lanor Gris:

-Acompañante: su bufanda, con dos botones a modo de ojos.
-Una libélula: alas de papel, cuerpo y cola de maderas, ojos que son cabezas de alfileres y patas que son alambres retorcidos.
-Defensores: tres "mosquitos". El cuerpo es un pequeño cilindro de madera, ojos y patas idénticos al de la libélula y alas de papel parecidas. Donde estarían sus bocas hay una triada de alfileres puntiagudos y relativamente largos.
-Vigilante: una esfera de madera con dos grandes alas de tela (el "esqueleto" de las alas es alambre) en la parte superior y un gran botón pegado en la parte inferior.

564 Re: Torreón Maciel el 09/08/17, 05:54 pm

Alicia

avatar
Siete miró con horror indignado a Barael. El nublino estaba haciendo lo contrario a hacer caso. Eriel, en cambio, le sacó un gesto de perro apaleado, pero no hubo mucha más disculpa que la de la mirada de Siete siguiéndolo en su camino a las escaleras. Habría pensando que aquello iba a rebajar los humos, de la misma forma que Dafne controló el ánimo de Tayron, pero la discusión siguió escalando. Siete estaba ahí de pie, con las manos expuestas delante del pecho y el torso inclinado hacia atrás , paralizado en el sitio.

Su expresión cambió de forma más sutil con el cambio de tono de Barael. Seguía con la mirada el truco de la daga, y podía haber usado su magia, quizás, en ese momento en que la atención del chico estaba en otra parte, pero se le ocurrió tarde, y todavía tomó segundos en intentar decidirse. Si susurraba ¿se le oiría? Se encogió fisicamente con las palabras de Rad. Dio un paso atrás, tentativo. Giró el rostro hacia el patio, robando un vistazo de la puerta. Después otra vez a los dos chicos. Siete tenía la lengua pegada a la mandíbula, y los pies que habían estado pegados al suelo ahora hormigueaban con el deseo de alejarse. Barael no era de fiar. Había algo mal, algo equivocado en aquella conversación y en las cosas que decía. Había algo mal en sus ojos, y la expresión ya deformada por la cara paralizada por las cicatrices. Siete no sentía miedo del cuchillo tanto como del camino que había tomado la conversación. La hostilidad lo había intimidado más que el gesto de bravuconería. Si es que era eso. Aun así, oponerse abiertamente parecía peligroso. Dos pasos más, y un par de zancadas hasta el patio, en silencio.

- Sox- el tono de Siete añadía cierta urgencia, una especie de "luego me explico, haz algo ahora" implícito en la voz- Barael y Rad están discutiendo - "no como tu y como Rad" quería decir -. ¿Eres rápido con los hechizos? Quizás no sea necesario pero por si acaso. Solo no te añadas a gritar, por favor. .


_________________________________________

-

565 Re: Torreón Maciel el 09/08/17, 10:53 pm

Naeryan

avatar
Sox se había quedado abstraído en cuanto había cerrado el libro, sumido en las implicaciones de que toda aquella monstruosidad hubiese quedado grabada en un tomo de historia y no uno de cuentos. Tras aquel momento inicial de estupor volvió a abrirlo, intentando aislar el zumbido de fondo de las voces de sus compañeros ahora que también lo habían asimilado. Cuando los comentarios sueltos pasaron a conversación el carabés intuyó que el debate iba a prolongarse, y murmuró una disculpa antes de marcharse al patio para poder concentrarse en leer.

¿Qué habían hecho con todos esos niños? Aquella pregunta le había atado un nudo en el estómago y en la garganta desde que el relato había concluido, indiferente al hecho de que aquel interrogante podría valerles la vida. ¿No había habido cosechas en los años del reinado de Harex y Hurza? ¿O los secuestros habían sido para eso, pero las cribas funcionaban entonces de otra manera?

¿Qué les había pasado a toda esa gente? ¿Qué iba a pasarles a ellos?

Lo que le llegaba de las voces había subido de volumen, y Sox frunció molesto el ceño y se esforzó más fuerte por ignorarlas mientras hojeaba los capítulos. Buscó primero por cosechas, luego tuvo un rapto de inspiración y se le ocurrió buscar la historia de las mazmorras de la ciudad. Cuando renunció a encontrar un capítulo entero pasó a hacer lectura por encima en busca de alguna referencia suelta, por nimia que fuese. Maryalé, dama Serena, Varago Tay, Andras Sula; nombres que no encerraban ningún significado para él fueron desfilando con rapidez frente a sus ojos a medida que los descartaba como poco importantes. Le daba un vuelco el corazón cuando se topaba con palabras como "mazmorra" o "secuestro", pero éste volvía a asentarse, decepcionado, cuando al leer con más detenimiento dichos pasajes se revelaban referidos a otra cosa.

Después de lo ocurrido en esos meses escuchar la urgencia en voces ajenas le inducía una punzada aprensiva en el pecho: algo de ello se reflejó en la rapidez con la que alzó la vista del libro al oír que Siete le llamaba, una parte irracional de él convencida de que había sucedido otra desgracia.

Exhaló aliento visiblemente cuando el idrino le aclaró que Rad y Barael solo estaban peleándose, entre aliviado y molesto por la interrupción que ahora creía innecesaria. No le extrañaba: él mismo había discutido con los dos, era cuestión de tiempo el que lo hicieran entre sí.
—¿Y qué-...? —la siguiente pregunta le interrumpió, y la perplejidad hizo que respondiese automáticamente—. Depende de cuál sea—hizo la cuenta de los tres que tenían, preguntándose a qué venía aquello. Frunció el ceño ante la última petición de Siete, preguntándose ahora específicamente qué demonios estaría pasando dentro, pero accedió y se levantó dejando allí el libro.

Rad hablaba a grito pelado y según se asomó al salón sólo captó retazos de lo último.
—¿Qué coño pasa? —su pregunta fue sucinta y emitida con el ceño fruncido. Un rápido vistazo le permitió constatar que el resto de los que habían participado en la lectura habían emigrado por una razón o por otra. Desplazó la vista de su congénere al nublino, y se tensó visiblemente en el umbral de la puerta al ver la daga. La alarma apareció en su mirada al conectarlo con lo que había entreoído de Rad.

No podía ser. Tenía que haber estado haciéndose el chulo. De por sí ya era lo bastante malo, y la alternativa era creer que había amenazado de verdad a alguien con ese cuchillo.
—Deja eso, no tiene gracia. A este paso vas a perder la otra mano —dijo con aspereza.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

566 Re: Torreón Maciel el 11/08/17, 07:01 pm

Reifon

avatar
-Si... Mala elección de palabras. -Habló en alto pero simplemente hablaba consigo mismo. -Me refería a lo de querer que Tuétano me reventara la cabeza, la diferencia entre querer eso y hacerlo tú mismo no es muy alta Rad. -Su tono seguía igual de neutro, explicativo, sin emociones de por medio.

-Por supuesto que me importan. -Saltó de repente medio indignado. -Cada vez que alguien muere mi hermano se pone triste y yo no quiero eso. O al menos quiero creer que soy yo quien lo quiere. -Volvió a mirar a la daga, tenía que seguir pensando largo y tendido sobre aquello. Pero no ahora. -Además necesitamos los números para poder hacer algo en esta ruina infecta. Aunque va a ser difícil, aún no tenemos ni la más mínima posibilidad de hacerle algo a Tuétano en la Luna.

Entonces interrumpió Sox.

-Eso es imposible, como mucho me pinchará en una vena y sangraré un poco. -Contestó a Sox de inmediato. Entonces miro a Siete. ¿Preocupación? ¿Miedo? Parecían ambas. Un suspiro salió de él. Miró a la derecha, Charlie sentado expectante y preocupado por si algo pasaba, probablemente para separar a ambos bandos. Barael sonrió, y le dedicó esa sonrisa para intentar calmarlo.

-Lo dejaré simple y claro. Si alguien le pone un dedo encima a mi hermano lo mataré. -Palabras firmes cargadas de seguridad. -Fuera de eso no pienso ni matar ni hacer daño a nadie, simplemente no me interesa, no es como si me agradase matar o cosas del palo. -Acompañó esa última parte con un encogimiento de hombros. La daga se deslizó de su mano a su funda pero su dueño aún estaba alerta.


_________________________________________

Un blanco que es mas negro que el negro.

Un negro que es mas blanco que el blanco.

567 Re: Torreón Maciel el 11/08/17, 08:26 pm

Zarket

avatar
GM
—La puta diferencia, Barael —remarcó Rádar, en un tono alto y condescendiente—, es que tú me has amenazado por discutir con tu hermano, y lo que yo te he dicho ¡¡HA SIDO DESPUÉS DE QUE AMENAZARAS CON MATARME!!

Apenas registró las entradas de Siete y Sox, cabreado como estaba con las palabras que salía de la boca del nublino. Rádar no llegó a registrar lo extraño que era que a Barael le importaran las muertes solo por cómo afectaban a Eriel, se limitó a mirar al nublino como si fuera un ser nauseabundo surgido de una cloaca infecciosa. En aquel momento ni siquiera era capaz de expresar con claridad todo lo que pensaba por lo que, tras abrir y cerrar varias voces la boca, acabó resumiendo su parecer en una única frase.

—Tírate al pozo.

Tras estas palabras, cargadas de veneno y aversión, el carabés saldría en dirección al patio.


_________________________________________

Criaturas acompañantes de Lanor Gris:

-Acompañante: su bufanda, con dos botones a modo de ojos.
-Una libélula: alas de papel, cuerpo y cola de maderas, ojos que son cabezas de alfileres y patas que son alambres retorcidos.
-Defensores: tres "mosquitos". El cuerpo es un pequeño cilindro de madera, ojos y patas idénticos al de la libélula y alas de papel parecidas. Donde estarían sus bocas hay una triada de alfileres puntiagudos y relativamente largos.
-Vigilante: una esfera de madera con dos grandes alas de tela (el "esqueleto" de las alas es alambre) en la parte superior y un gran botón pegado en la parte inferior.

568 Re: Torreón Maciel el 11/08/17, 10:19 pm

chicoaeseg15

avatar
-Que no- repitió una y otra vez mientras hablaba con Dafne. La cabeza de ella apoyada en su hombro, la de él recostada en la fría pared de las mazmorras. Desde allí podía oler a la perfección el pelo sudado de la noruega, el calor que desprendía su cuerpo se le antojaba como un abrazo consolador. Se arrepentía de haberla asustado así- de verdad, no iba a pegar a Eriel, no sé si tengo que bailar mientras te lo digo para que se te grabe a fuego o cómo- una breve pausa- Te quiero- lanzó, casi con prisa. Y la achuchó, ella no opuso resistencia pero el humano imaginó que no sonreía- como un infinito -tono de indignación segundos después- ¿que hay infinitos más grandes que otros?- Dafne se dio la vuelta, con expresión seria en un principio, luego cambiando a un rostro más relajado. Sus ojos verdes lo conviertieron en piedra, su mano se deslizó hacia el bolsillo y le arrebató la navaja con calma. Tayron no hizo nada aún a pesar de que conocía sus intenciones. Probablemente se quedaría con el arma un tiempo- te lo prometo Dafne- sus alientos se fundían, sus narices casi podían tocarse- no iba a pegarle.

Pero entonces siguieron los gritos y las llamas que se ocultaban dentro de él crepitaron. Dafne pareció advertirlo y por un momento ambos callaron para poner atención. Al rato sus miradas volvieron a cruzarse. No podía, no podía escuchar la rabia del carabés y hacer oídos sordos. Y tampoco podía ocultar con los ojos lo que su corazón quería hacer. Se imaginaba a Barael arriba con expresión neutra y el cuchillo danzar entre sus manos y ardía por dentro. Quería quitarle esa semblante con un buen gancho. No permitiría que... jamás lo permitiría.
-Ya lo sabes- anunció seco, ella asintió, intuyendo con éxito de quién hablaba ahora- si toca a uno de nosotros o a ti...- todavía no sabía como gestionar aquel torrente de emociones pero tenía una idea bastante aproximada de cuál sería su reacción. Y se avergonzaba de ello.- te juro que lo mato.
“Lo sé”. Fue su respuesta.
Dafne se incorporó sobre sus piernas y le tendió la navaja de nuevo. Tayron aceptó el contacto gélido del acero en sus manos.
-No has visto cómo nos miraba. Era como si todo el tiempo que ha permanecido con nosotros no hubiera servido para nada- su voz se volvió mas grave, cargada de veneno- lo he mirado y no le he conocido- y aquello le daba más miedo del que reconocería jamás. Tendría que hacer algo llegado al caso. Agitó la navaja entre sus dedos y ella captó el gesto- solo si se le fuera la pinza- paró unos segundos con la atención volcada en ella- solo si fuera necesario.
“Lo sé”.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Conquistar Sin Riesgo, Es Triunfar Sin Gloria."

569 Re: Torreón Maciel el 12/08/17, 07:28 pm

Naeryan

avatar
Sox se quedó estupefacto, la salida de Rad emborronada por el puro absurdo moral que estaba saliendo por la boca del nublino. Que hablase de matar como si fuese nada cuando acababan de leer qué sucedía con una sociedad fundada por gente así, cuando acababan de dar a entender que la vida de aquellos niños no había valido un ápice más que la suya ahora. Como si fuese algo sin consecuencias, cuando habían pasado aquellos tres putos meses luchando con todas sus fuerzas contra la posibilidad de perder a nadie más. Y cuando le habían visto llorando a moco tendido después del susto que se habían dado con Eriel, el maldito hipócrita.

Barael había esperado hasta el final de su amenaza para guardar el cuchillo. El carabés comprendió entonces por qué Siete le había preguntado por sus reflejos con la magia, y una parte de él quería levitarlo cabeza abajo y zarandearlo hasta que aprendiera la lección. Respiró hondo.
Se alegró de que Siete le hubiese recordado que mantuviera la calma. Estaba por encima de eso. Se masajeó una mano con la otra para asegurarse todavía más a cal y canto de que contenía el impulso. No era su lugar castigar a alguien en un lugar que no tenía leyes. Sería infantil y ponerse a su altura. Amenazándoles Barael ya había perdido la razón, se repitió. No tenía que demostrar nada.

—No te lo creas tanto. No eres nada comparado con toda la mierda que hay ahí fuera y podemos pararte los pies —no podía ponerse nervioso y gritarle como Rad, estaría dándole la razón. Con la gente así no merecía la pena debatir. Si uno llegaba al punto de justificar el asesinato, ya había cruzado la línea del pensamiento coherente—. Eres un idiota al que se le va la fuerza por la boca —había pretendido sonar calmado, pero la indignación se le colaba en el leve temblor de la voz—. O eres como los de aquí y vas a terminar igual. No voy a discutir con alguien como tú: no nos dés problemas o pilla puerta.

Mantener en mente todas aquellas justificaciones funcionaba mejor en la teoría que en la práctica, y cuando salió de la vista del nublino Sox no lo hacía satisfecho. La adrenalina contenida le circulaba por todo el cuerpo, sin salida por donde quemarse ahora que se negaba a soltarla con la discusión acalorada que realmente estaba deseando. No. Cortar aquello pronto había sido la decisión correcta, era lo que le habían enseñado. No dar coba y dejar que los que estaban equivocados se hundieran por sí solos.

Le pidió a Siete que le acompañase a otra parte para enterarse de qué diablos había pasado. A fuerza de chocar el uno con el otro Sox tenía un dominio aproximado de los niveles de cabreo de Rad, y prefería dejarlo tranquilo.
—No me lo puedo creer —resopló al oír la historia, una mezcla entre exasperado y abrumado. A decir verdad le había costado centrarse en el contexto, todavía dándole vueltas a la conversación surrealista que acababa de tener lugar. Al menos los demás también habían oído algo de talante similar antes de marcharse. Al carabés le costaba procesar que pudiera haber alguien que pensase así y encima estuviese lo bastante orgulloso de ello como para proclamarlo en voz alta.
—Voy a subir a hablar con Eriel. Tiene que saber esto último —terminó decidiendo—. ¿Vienes?

El nublino no parecía del mejor humor posible para hablar, pero la urgencia por saber qué diablos opinaba de todo aquello le quemaba.
—Eriel, tu hermano acaba de decir que le da igual matar gente pero que no está por encima de pasar a cuchillo a cualquiera de nosotros —dijo sin tapujos—. ¿Esto es normal entre vosotros o qué? ¿Tú que eres su hermano sabes qué le pasa en la cabeza?


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 47 de 59.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 25 ... 46, 47, 48 ... 53 ... 59  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.