Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Maciel
por Aes Hoy a las 05:20 pm

» Resumen del rol (borrador)
por Lathspell Hoy a las 01:18 pm

» Torreón Letargo
por Giniroryu Hoy a las 12:50 pm

» El Cuchitril
por Tak Hoy a las 12:45 am

» Faro
por Bellota Ayer a las 04:25 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 1 Invitado

Zarket

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 177 miembros registrados.
El último usuario registrado es jeff_98.

Nuestros miembros han publicado un total de 37438 mensajes en 706 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Torreón Maciel

Ir a la página : Precedente  1 ... 35 ... 67, 68, 69, 70  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 68 de 70.]

1 Torreón Maciel el 31/10/15, 02:16 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Torreón de cuatro plantas de piedra azulada, cuya azotea y última planta fueron destrozadas por una ballena, de la que ya solo queda el esqueleto. Allí anidan las estirges. Se accede por un puende levadizo y un portón. El corredor de la entrada está plagado de pintadas y mensajes y termina en una reja llena de púas. El patio, donde se reparten algunas vértebras del animal del techo, está rodeado de un muro coronado con cristales, y en el centro de éste hay una estatua de gran pájaro negro con el pico serrado en cuya base está apoyado el reloj robado del torreón Margalar. A partir de la séptima cosecha también hay un reloj de sol.

Ver mensajes anteriores:

Click para un recordatorio de cómo funciona nuestro anillo mágico:
Estado de carga actual: 24 unidades/41 (suficiente para dos usos clavados)
Perteneció a una bruja de su propio dolor y está equipado para ofrecerle los mayores beneficios posibles:

*) ONROL

—El contacto con el cristal engarzado detona un hechizo de curación activa, configurado de tal forma que ralentiza el proceso curativo y amplifica el dolor sufrido. El proceso completo depende de la extensión y profundidad de los daños, pero en media dura varios minutos. El dolor es más intenso que al recargar, pero localizado a los lugares donde están situados los daños.

—El anillo se puede cargar llevándolo puesto, lo cual provoca un dolor intenso repartido por todo el cuerpo. El dolor es tal que los músculos se tensan de forma espasmódica; dificulta el pensamiento y, en general, la vida. Se recomienda vaciar los intestinos y la vejiga antes de cargarlo. El tiempo posible de aguantar llevándolo puesto depende de la fortaleza del cosechado y lo acostumbrados que lleguen a estar con el anillo; aun así los cosechados que lo lleven puesto más de una hora seguida se arriesgan a caer desmayados.

—Una referencia del tipo de dolor la proporciona Yber aquí a partir del minuto 13. La intensidad del dolor del anillo es menor que ésa al cargar, y parecida cuando está curando. Ha dado el visto bueno a lo que hemos estado roleando previamente a la existencia de este post de recordatorio, de modo que no tenemos más que seguir en la misma línea.

—Cuando está completamente cargado el anillo deja de doler.

*) OFFROL

—El anillo tiene una capacidad de unas 42 unidades mágicas y cada uso del hechizo consume 12 unidades mágicas. Completamente cargado, tiene para tres usos. La energía que sobra queda almacenada para luego.

—Mientras se lleve puesto, el anillo roba a su usuario una unidad mágica (un asterisco) por hora. Si habéis estado menos de una hora quitaos un asterisco sin más, para simplificar. El proceso empieza en cuanto se pone y se da de forma gradual.

—El anillo no se carga mientras el portador está inconsciente, pero sí puede curar a una persona que haya perdido el conocimiento.

—Aquellos de nivel de magia "normal" pueden cargar el anillo, aplicándoseles las mismas consecuencias que en un traspaso (detalladas en el hilo de Sistema de magia).

—Yber nos da cierta libertad con la forma de rellenarlo mientras seamos razonables, así que no tenemos que rendir cuentas exactas.

  • Podemos usar inactivos, pero no exclusivamente y teniendo en cuenta que son cosechados como cualquier otro y no van a servir de mulas de carga (aka aguantarán lo que aguanten los nuestros).

  • No hay que describir siempre el dolor en directo, pero sí es recomendable mencionar con regularidad qué personajes activos lo recargan. Ejemplos como mencionar que X PJ se une a una conversación después de haber estado cargándolo, o decir que después de la cena pasó un turno con él, son suficientes.

  • De la misma forma inrol no hay que ir contando con exactitud los tiempos de recarga de cada uno: poniendo aproximadamente en tu post el tiempo que se ha estado es suficiente, y podemos dar por hecho que entre todos, activos e inactivos, suman X cantidad razonable. Si nos hace falta podemos rellenar X cantidad que nos haga falta en un minisalto para completar la que necesitemos, sin necesidad de ir contando tediosamente.



Click para un recordatorio de los hechizos de que disponemos:

-Sanación superficial: cierra cortes, desgarros en la piel (*), heridas de profundidad moderada (**). Funciona de forma diferenciada por cada tipo de herida (heridas de corte limpio o de corte irregular como un desgarro).
Lanzamiento a ojo: el mago traza en el aire unos centímetros por encima de la herida el contorno de ésta (una línea por ejemplo). Conjuración de muy rápida a rápida.

-Térmico: aumenta o disminuye notablemente la temperatura de un objeto de tamaño pequeño (*). Con práctica pueden limitarse esos cambios a una dirección controlada por el mago (chorros de calor, [**]). Puede anclarse a una sala concreta, creando una cámara frigorífica (***): no obstante es necesario repetir varias veces el hechizo si se quiere usar una habitación como congelador ya que este hechizo supone solamente un descenso térmico. Van de fuera a dentro.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida-media.

-Levitación: un hechizo exigente mentalmente, cansa más de lo acostumbrado. Cuando una persona levita lo más normal es caminar sobre el aire; uno puede dejarse arrastrar simplemente por el hechizo sin moverse, pero la sensación de indefensión es mayor.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida.


  • Brujos bajos: objetos ligeros (por ejemplo una manzana)(*) con poca práctica, un baúl (**) con práctica.
  • Brujos altos: Un baúl con poca práctica, una persona (***) con práctica.
  • Magos: Una persona con algo de práctica, objetos muy pesados (****)con mucha práctica.


-Esculpir llamas (*): La precisión del esculpido depende de la capacidad mágica. Los brujos bajos pueden hacer figuras sencillas como esferas o alargar las llamas. Los brujos altos pueden ondularlas o sacar figuras secundarias. Los magos pueden tratar de imitar imágenes.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida-media.

-Nudo de Cerática (*): ¿Harto de que se le desmoronen los sándwiches de más de dos pisos? ¿Cansado de que, al cortar una tarta, la mitad de la nata que la rellena se salga por los lados? ¡No se preocupe más! El Nudo de Cerática tiene la solución. Con este simple hechizo, podrá hacer una hamburguesa de diez pisos, luego cortarla en rodajas perfectas, ¡y hacerse un bocadillo de hamburguesa! El Nudo de Cerática lo mantiene todo en su sitio perfectamente. ¿Los sanjacobos le estallan llenándole el plato de queso? ¿Teme morder un taco por miedo a llenarse el regazo de salsa picante? ¡Se acabó, gracias al Nudo de Cerática! ¡No me puedo creer que no sea una variación del hechizo tapón!
El Nudo de Cerática se anula al cortar rodajas o mordiscos lo suficientemente finos, o con los ácidos gástricos. Cuesta más cuanto más endeble, complejo y líquido sea su sándwich.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida.

-Colorear llamas (*): cuanta más habilidad mágica tenga quien lo emplee, más colores diferentes y texturas podrá darle a la llama. Los brujos altos pueden llegar a teñir llamas, mientras que los magos podrán incluso hacer gradaciones y texturas.
Lanzamiento a ojo. Conjuración media.

-Hechizo de Dentera (*): transforma la voz del usuario en un sonido muy alto y desagradable, similar a uñas raspando metal oxidado. Puede espantar a muchos monstruos, pero también atraer a otros.
Lanzamiento por voluntad. Conjuración muy rápida.

-Hechizo humedecedor (***): envuelve la superficie deseada de una fina película de agua que no empapa los otros objetos en los que esté en contacto. Aplicable sobre la piel y sábanas, por ejemplo.
Lanzamiento por área. Conjuración rápida-media.


HECHIZOS SIN TRADUCIR

-Imagen de Néctar: invoca una espectacular orquídea hecha de magia, de textura acuosa y brillo tenue. Esta flor etérea atrae a todos los mantófagos en aproximadamente un kilómetro a la redonda. El efecto es mucho más intenso cuanto más cerca, y no atrae a todas las especies por igual. Al cabo de un rato, acaban consumiéndola por completo, y la proliferación consecuente puede ser un peligro. Existen variantes menores: las Hojas de Néctar, que invocan una pequeña brizna con un radio de efecto de unos diez metros.
Lanzamiento por voluntad. Conjuración lenta.



Click para un recordatorio del calendario y nuestra posición en él:


Tiempo de cosecha transcurrido: cuatro meses y una semana aprox.

Tiempo hasta la Luna Roja: algo menos de tres meses.

—Maciel: tercera semana de marzo aproximadamente, alrededor de una semana y media tras la salida de la Emisaria.

—8 marzo: salida de la Emisaria.

Emisaria en adelante: poco a poco van apareciendo más estrellas en el cielo. Algún día suelto pueden observarse tupidas nubes en el cielo. Una semana después comienza a terminar la monotonía climática de Rocavarancolia.

Última semana de marzo en adelante: la Luna Roja comienza a aumentar el poder de los capaces de hacer magia.

Primera semana de abril en adelante: las noches son suficientemente frías para que aparezca rocío. Para entonces hay 12 estrellas en el cielo, que forman dos constelaciones en forma de tridente y lágrima.

Segunda semana de abril en adelante: un sector entero del cielo se llena de estrellas una noche de esta semana.

Tercera semana de abril en adelante: empieza a reaparecer vegetación en los jardines de las casas abandonadas, enredaderas en torno a ventanas, hierba en patios abandonados...

Primera semana de mayo en adelante: días de clima caótico, por ejemplo un día muy caluroso seguido de otro día de crudo invierno. Durante las noches más frías la superficie del río puede congelarse levemente y la fachada de los edificios tener escarcha.

Segunda semana de mayo en adelante: a veces aparecen nubes blancas en el cielo.

Tercera semana de mayo en adelante: leves temblores de tierra comienzan a sacudir la ciudad.

Cuarta semana de mayo en adelante: el aura de Rocavaragálago cubre la ciudad entera.

—2 junio: ¡Luna Roja!


Click para un recopilatorio de lo importante que tener en cuenta para el siguiente salto que tengamos:

Se terminan de traducir casi todos los hechizos, exceptuando el de néctar.

Tuétano sobrevuela el torreón varias veces.

—Una noche a mediados del salto un sector entero del cielo se llena de estrellas. El resto de noches el ritmo de salida de estrellas será superior al que ha habido hasta ahora (mínimo una o más por noche)

—El tiempo climático es ya frío, con rocío formándose por la noche.

—Hay un librito de bolsillo sobre episodios de la historia de Rv, por si alguien quiere echarle un ojo a algunos pasajes.

Click para leer nuestro almacén de ideas:

Salidas:


Rocavaragálago.

Malyadar (+montañas opcionalmente)

Barrio quemado.

Cementerio.

Capilla de los nombres.

Social links:
Grupales:
—Traducir los textos/distinguir los textos que son morralla de lo que realmente les puede ser útil. Social link varios grupales o individuales sobre fragmentos pasajeros de la historia de Rv.

—Hablar de discotecas y posiblemente de todo (o lo que más) lo que echen de menos de sus mundos.

Fiestecilla de celebración por una salida potencialmente peligrosa que les haya salido bien / una celebración más sobria el día de la luna mientras esperan, meramente por haber llegado al final del recorrido.

Noche helada. Despiertos a las cuatro de la mañana para buscar mantas y Rad menciona casualmente que son las cuatro de la madrugada, no es hora para estar despierto. Tapar las ventanas con algo para que no escape el calor.

Día muy caluroso, y que usen el hechizo humedecedor para mantener empapada la cara interna de unas sábanas sin manchar el sofá o las camas, o sus camisetas para mantenerse algo más frescos.

Tetrakill+ social links de duelo. Abiertos a sorpresa de cualquier tipo; preferencia por un Lizbeth, un Roallen, un monstruo grande, sangre, vísceras...

—Post-tetrakill: entrenamiento mágico colectivo.

—Contar el número de gente que queda al final (presumiblemente seis) en comparación a los diecisiete del principio.

—Social links sobre la cercanía de la Luna, lo que les aguarda y qué poder les gustaría recibir.


Individuales:
—Social link entre Eriel y Siete sobre sus familias y costumbres, posiblemente derivando a que Siete confiese que viene huyendo de algo que hizo en su mundo.

—Siete se da cuenta de que Barael miente sobre por qué cogió el anillo cuando lo de Tuétano.

—Alguien ofrece a Siete usar el hechizo humedecedor en alguna sábana para que pueda mantener húmeda la piel.

—Competición de tiro al blanco entre Sox y Eriel. Si más gente quiere socialinkear, pueden estar mirando y/o llevando la puntación.  

—Sox cocina cosas distintas con Siete.

—Posiblemente Sox se trague el orgullo tras una salida complicada en la que no le baste la ballesta y le pida a Rad que le dé algunos consejos sobre la espada (opcionalmente cambiarse de arma a una vara o lanza)

—Levitarse unos a otros para que cuando lo hagan en un apuro y por ejemplo es un arquero, éste pueda apuntar con fiabilidad mientras lo están desplazando.


805 Re: Torreón Maciel el 11/07/18, 03:19 pm

Zarket


GM
Los días pasaron con un vuelto a una rutina que, a veces, Rad sentía como una mortaja. Sin la más mínima posibilidad de escapar de aquel lugar el carabés se focalizó en cumplir objetivos, una vez más. Conseguir comida, entrenar y, en general, ser útil al grupo, era lo único que hacía. No sentía que hubiera nada más que pudiera hacer mientras esperaba a que pasara el tiempo, y aquello sacaba de quicio al tipo E.

Aquel día fue de los primeros que se levantó. Bajó y desayunó algo, a una velocidad relativamente alta. En su cabeza sus dos relojes iban marcándole los pasos de los minutos. Uno, los minutos que se añadían a aquel día. Otro, los minutos que se resteban de aquella maldita espera que bien podía acabar provocándole un infarto.

Salió al patio una vez terminó aquello, con el objetivo inicial de conseguir agua. En cuanto salió, sin embargo, vio a Sakrilt con un nuevo exoesqueleto, con los restos del anterior a un lado. Rádar la miró con seriedad, intentando forzarse a hacer la pregunta que quería.

Sakrilt —empezó a decir, despacio, sin saber bien cómo decir aquello—, este... crecimiento acelerado... ¿Es normal entre tu gente?

La clinger le obsequió con una habitual sarta de palabrotas donde quedaba claro que no. La cara del tipo E, entre tanto, se ensombreció mientras miraba hacia el reloj gigante que había allí. La estrella de diez puntas ya estaba más cerca de las once que de las diez, y eso le hacía preguntarse si quería que llegara de una vez a la cúspide o no.

La única conclusión, sin embargo, fue que lo de su compañera insectoide era otra señal más. Menos repugnante que la de Daer, quizás, cuyo descubrimiento lo había dejado genuinamente acongojado, pero no estaba seguro si menos inquietante.

Como si fuera una señal de lo que el futuro les deparaba vio en aquel cielo limpio a Tuétano. Como siempre que la veía no pudo reprimir un escalofrío producto del terror. Aquella rocavarancolesa todavía les acechaba cada poco tiempo, como si fuera una señal de mal agüero o un cazador acechándolos.

Y aquello era lo único que el tipo E temía más que la Luna Roja: que Tuétano un día pasara de acecharles a matarles.

806 Re: Torreón Maciel el 11/07/18, 03:38 pm

Giniroryu


GM
Dafne se había mostrado de acuerdo con Tayron y se había limpiado las lágrimas con el brazo antes de levantarse de la cama. Recogió su nuevo colgante para ponérselo, ya que había decidido que sería su amuleto de la suerte, y siguió al belga escaleras abajo, donde saludó a Daer y Charlie que ya se encontraban en la cocina.
—Voy a despejarme un poco y traigo un cubo de paso para hacer el desayuno... —le informó al belga antes de dirigir sus pasos hacia el patio.
Dirigió un gesto de saludo también a Sakrilt y Rádar, que se encontraban allí, y fue directa al pozo evitando que se le viera demasiado la cara. Una vez allí recogió un poco de agua con las manos y se la echó en el rostro mientras cogía aire. Ya se sentía mejor.

Justo en ese momento, no obstante, notó como algo se deslizaba por su cuello.
—¡Ah!
Dejó escapar una exclamación al ver como el colgante, al que se le había roto el cordel, se precipitaba hacia delante. Se iba a caer dentro del pozo, así que la chica alargó el brazo para evitarlo. No consiguió recogerlo, pero sí apartarlo para que no se cayese al interior. Eso hizo, no obstante, que se diese un golpe contra el borde del pozo.
>>Mierda, creo que se ha roto... —murmuró Dafne al ver que se habían esparcido varios pedacitos azules alrededor de la piedra que se encontraba en el suelo.

Dafne alzó la piedra para examinarla y descubrió algo que no se esperaba: había otra piedra roja en el interior de lo que en realidad era una cubierta de color azul. Mientras se daba la vuelta para volver a la cocina, aún examinando su colgante y olvidándose de que se suponía que debía llevar un cubo con agua, acercó un dedo al núcleo de la gema para comprobar la diferencia de textura entre el exterior de la misma...

Fue en ese momento, en mitad del patio, cuando ocurrió. La noruega se detuvo de sopetón y sus ojos brillaron de color carmesí durante unos instantes.
—¿Qué...? ¿Qué pasa? —Dijo en voz lo suficientemente alta como para que le escuchasen los que estaban cerca.
Dafne se mareó y tuvo que luchar por mantenerse en pie. La joya se le cayó de las manos. Había tenido una súbita sensación abrumadora difícil de describir. Una especie de subidón de adrenalina. Se llevó las manos a la cabeza tratando de enfocar y de contener las ganas que tenía de tirarse al suelo allí mismo porque apenas podía soportar aquella sensación tan fuerte.

Mientras tanto, Daer y Charlie habían salido al patio para ver qué ocurría.

807 Re: Torreón Maciel el 11/07/18, 04:24 pm

Yber


GM
Desde que sus compañeros se percataron de sus nuevas costumbres alimenticias, Daer sentía que lo miraban raro, que lo juzgaban con el mismo horror que los daelicianos empleaban para analizar los cuadros más feos. Había pasado días cabizbajo, hablando sobre todo con Charlie, a solas. Deprimido y cansado, como si estuviera esforzándose por reprimir al monstruo carnívoro que llevaba dentro. Daer estaba tanto o más horrorizado que ellos, pues en lo más hondo de sus entrañas, sabía que se estaba convirtiendo en una afrenda a su fe.

Esa mañana salió con Charlie al patio por petición del muchacho, que parecía insistir en reintegrarlo y había visto que los más madrugadores se reunían allí. Sakrilt y Rad charlaban distraídos y Dafne parecía estar sacando agua del pozo. Los dos muchachos se acercaron a ella, justo a tiempo para ver el brillo en los ojos de la humana. Charlie y Daer intercambiaron miradas confusas, primero entre sí y luego con Dafne, que parecía ausente, y ambos se agacharon a por la joya que se le había caído.

La suerte quiso que Daer la alcanzara primero. Charlie lo miró a los ojos y encontró lo que buscaba: un fulgor rojizo similar al de Dafne. Para Daer fue una corriente de energía que le sacudió los intestinos y le nubló la vista, luego un instante de intenso dolor y cambio. Su piel se cubrió de parches de escamas fucsias y todo su cuerpo se estiró y se ensanchó, rompiendo la ropa. De su corcusilla nació una cola corta y ancha, mal crecida.

El daeliciano lanzó un grito al aire que mutó en un gorjeo aterrador. Su mandíbula se estiró tanto que no hubo piel suficiente que la cubriera y partes del hueso quedaron al aire. Sus dientes se afilaron y sus manos se volvieron garras robustas. En lo que duró un instante, el monstruo interno de Daer vio la luz del día y el daeliciano no pudo sino dejarse llevar por él. El cambio y el dolor fueron liberadores.

La cara de Charlie se deshizo en una expresión de terror profundo en cuanto entendió lo que ocurría y trató de alcanzar la joya. Sin embargo, la mandíbula de un caimántropo lo alcanzó a él primero y se cerró en torno a su cráneo. Los ojos de Charlie pudieron contemplar la garganta del monstruo durante una eterna décima de segundo, justo antes de que su cabeza se partiera como una sandía en una tarde de verano.


808 Re: Torreón Maciel el 11/07/18, 06:31 pm

Aes


-Mierda, ahora vuelvo- maldijo una vez llegó al final de las escaleras, tras un saludo rápido al daeliciano y el estadounidense puso los ojos en blanco- se me ha olvidado la chaqueta- repuso al notar un repentino escalofrío en la nuca. Y giró ciento ochenta grados en dirección contraria con un nudo en el estómago. Diablos, que hambre tenía.
Y allí estaba, su favorita, negra y de cuero debajo de su almohada, tras el accidente con los baúles ya no se fiaba de meter sus prendas más preciadas en ellos así que prefería tenerla cerca. El tacto de las mangas le resultó placenteramente familiar. Andaba pensando en algunos relatos que Dafne le había contado sobre la mitología nórdica- como el árbol Yygdrasil, el cual albergaba cantidad de criaturas- cuando lo escuchó con claridad. “AL SALÓN”.
Tayron se paró en seco a penas dos segundos aún de espaldas a la puerta de su habitación, no dudó en reconocer la voz de Rad, y por supuesto, tampoco obvió su tono alarmante. No hubo tiempo para pensar demasiado, su cuerpo salió disparado por impulso casi antes de saber que estaba haciendo con claridad. ¿Qué pasaba?. Porque la voz del carabés disipaba vacilaciones. Era el mismo tono que podría haberse empleado con la muerte de Nad, con las hienas o la cabra loca. Porque era la misma que avisaba de Tuétano.

Se dirigió a la escaleras pero se permitió pararse antes en la ventana al escuchar gruñidos y voces. Lo que el humano descubrió a continuación fue desolador. Siempre se había considerado bueno reaccionando ante adversidades pero sus músculos no le obedecían al tiempo que un sudor frío se instaló en su nuca. Sus pulmones se quejaban con una sensación de sofoco y asfixia nueva, que se abría paso por su cuerpo.
Charlie estaba muerto, y una bestia de escamas fucsias le acababa de reventar la cabeza. No pudo girar la cabeza ni seguir sus intintos hacia el salón, toda esa sangre, toda esa porquería esparcida en el suelo era su amigo. Charlie estaba muerto. Charlie estaba muerto. Trozos de su cara derramados por el patio, el rojo contra el gris.
Y entonces lo recordó, como un chute de energía, sus manos reaccionaron primero acercándose más al borde de la ventana.
“Voy a despejarme un poco y traigo un cubo de paso para hacer el desayuno”
“¿Nos levantamos y nos lavamos la cara? Así te despejas.”
“Mierda ahora vuelvo”.
Dafne estaba sola, al lado de esa cosa y estaba rara, las muecas faciales del chico se recompusieron en una nueva que hasta ahora jamás habían formado, el horror absoluto.
-¡Sal de ahí joder!- aulló sin darse cuenta con tal fuerza que esperaba sacarla de su trance, la garganta le ardía, pero no importaba, tampoco el ritmo cardiaco por las nubes- ¡DAFNE!- y lanzó el hechizo de levitación sin más, notando el cosquilleo familiar del uso de la magia con más fuerza por la cercanía de la Luna. Por suerte de alguna forma notó el peso familiar de la chica. Comprendió al segundo que la noruega estaba en sus manos. Haciendo acopio de todas sus fuerzas y voluntad, y esperando que toda la práctica que tenía con ese hechizo sirviese para algo, comenzó a elevarla, un metro por encima del suelo al principio. Luego, más alto. Lo suficiente para que esa cosa no la alcanzara, tenía que ser capaz. Quién si no.
-Vamos...- medio salió de su boca, totalmente concentrando y notando un sabor salado en los labios. Se percató entonces que no había parado de llorar desde que contempló a Charlie, de hecho jamás había sentido algo así desde lo de la pequeña.- más alto- se interrumpió intentando alejar a su amigo de sí con todo el dolor. Ahora no podía fallar.
Más, más alto.

809 Re: Torreón Maciel el 11/07/18, 08:17 pm

Kial


Hyun agradeció que fuera un cambio de conversación verdadero. Y dejaran al menos un poco atrás el tema anterior.

Iba siendo hora de dormir, y el coreano se fue con el resto arriba. Aunque los primeros días había sido duro, se había acostumbrado a Charlie y sus semi gritos. El hecho era que agradecía ya no dormir solo, sentirse una vez más acompañado. En rocavarancolia le daba una falsa sensación de calidez, de seguridad, y sabía que era una mentira, pero le gustaba engañarse. Además todavía podía salir al patio en el caso de un ataque de pánico; y solo necesitó que tayron le acompañara un par de veces, pues a veces tardaba en salir y le era demasiado tarde, su miedo le bloqueaba, no era ni capaz de moverse sin pedir ayuda. Cuando lo pensaba le parecía irónico que pidiera ayuda a aquel del que al principio huia, aquel que asumió de macarra sin más; aquel, era de los que mejor le caían del torreón.

Desde la charla del muñon, a Hyun le costaba sacarse de la cabeza el día de la luna roja. Dos lineas de pensamiento luchaban por ser aquello que más le aterrorizara. La primera, en que monstruo se transformaría. Le daba miedo su corazón, siempre tranquilo, constante, cada golpe le recordaba que dejaría de ser humano, que no volvería a ver a su familia. La segunda, la fecha de caducidad del torreón, hacia un tiempo que lo pensaba, cuanto más olvidaba a sus amigos de margalar, cuanto menos le hacia sufrir recordarlos, más recordaba que no quería morir. Por eso había dejado de salir con el grupo, llevaba días creciendo una idea en su mente <<¿Por qué tendría que morir?>> ya había olvidado por qué quería morir, y no solo afectaba a las salidas; si se quedaba con Maciel, moriría cuando saliera la luna. Y aunque se entretuviese juntandose con los humanos del torreón, aunque distrajera esa idea, le seguía atormentando al irse a dormir, al aburrirse. Y lo peor era que no creía que hubiera solución. Con ese pensamiento se había despertado esa mañana, había tenido otra pesadilla. La luz de la mañana le salvaba de tener un ataque de pánico.

- Buenos días.- Dijo a nadie en particular, rellenando el silencio, intentando callar su mente. Y efectivamente era a nadie en particular, no quedaban muchos en el dormitorio. Sacó su martillo de debajo de la almohada y bajó en busca del resto de la gente. Algo en su estomago le decía que no bajara. De abajo no llegaban más que murmullos, pero algo en él no quería bajar, imaginaba que era culpa de su pesadilla, así que continuó. Se equivocaba. Había bajado justo a tiempo para cruzarse con tay mientras este volvia a por su chaqueta. Llegó justo a tiempo para ver a Daer mutar. Horrorizado, Hyun dio unos pasos atras, agarrando su martillo con fuerza. Acelerando al ver a la criatura que antes era  Daer matar a Charlie. Ya no notaba el revuelto de su estomago ni sus nervios, solo el terror, ese terror que había superado, el del día que perdió a sus amigos de margalar.

- Hay que salir de aquí- La voz apenas le salía, solo quienes quedaran cerca podrían oirle. Hyun llevaba un martillo y cuchillo que nunca había usado, ni sabía, ni quería. Y eso era un monstruo, no era Daer ni era otra cosa. Tenían que huir, Tenía que sobrevivir. Sus pies no tardaron en liarse los unos sobre los otros. Hyun cayo al suelo en su intento de girarse.

810 Re: Torreón Maciel el 11/07/18, 10:47 pm

Reifon

avatar
Desde luego no entendía al resto, no había habido una clara reacción al decir que le atraían cosas de muertos pero si espanto al ver uñas degeneradas salir de un muñón. No pudo pensar otra cosa que "deberíais organizar un poco vuestros miedos". No hubo mucha más charla, su hermano lo achacó a la Luna cosa que él ya daba por sentada y los demás simplemente estaban algo en shock. Sakrilt pasaba de ello como de costumbre, aunque la veía algo inquietada.

Pocos días pasaron, más rutina, más cerca de la Luna, más cestas, más entrenar... No tenían nada. Literalmente seguían al borde de la muerte voladora que los acechaba como un insecto molesto al que no alcanzas pero ahí sigue. En algún punto Daer confesó y ya no tuvo que esconder más carne cruda por las mazmorras.

Barael había dormido con su hermano a petición de este y se despertó temprano como siempre, pero no se movió. Seguía dándole vueltas y vueltas a donde ir o que hacer para librarse de Tuétano, repasando la ciudad, las vistas de ella desde las montañas, peligros y recompensas que no eran más que elucubraciones.

Eri lo abrazó acurrucándosele y comenzó a hacerle cosquillas. Barael saltó y comenzó a hacérselas de vuelta a sabiendas de que él mismo no tenía tantas.

-Ahora verás.

Todo estaba bien, hallaría una forma aunque tuviese que dar su propio corazón para invocar a un demonio.

Todo estaba bien.

Aquel grito roto rompió el jugueteo de los hermanos, y el chasquido sumado a los gritos de Rad solo apuró más a Barael.

-NO TE ACERQUES SEA LO QUE SEA. -Le dijo a su hermano. Y estoque en mano bajó apresurado a intentar acabar con lo que pasara.

Bajó a saltos las escaleras solo para encontrarse con todo aquello, Charlie muerto en el suelo sin cabeza, Dafne flotando por Tay pero agarrándose la cabeza como si algo le pasara pese a que parecía ilesa, Hyun muerto de miedo murmurando algo y aquel ser que en sus ropajes solo podía ser uno de ellos... y solo faltaba 1 persona a la vista.

Charlie, Daer. Adiós.

Las lamentaciones tendrían que ser luego y no encontró motivos para vacilar, seguramente Daer hubiera preferido morir a seguir haciéndoles aquello.

-Id a coger las lanzas y el anillo. -Declaró alto mientras se plantaba entre ellos y Daer.

Descansad. Ya habéis hecho los dos suficiente. Descansad...

-Aguanta así Tayron.


_________________________________________

Un blanco mas oscuro que el negro.

Un negro mas claro que el blanco.

El gris se desborda en mil tonos.

Y el arcoiris se hunde en monotonia.

811 Re: Torreón Maciel el 12/07/18, 12:57 am

Alicia

avatar
Siete esbozó media sonrisa alentadora para Hyun y asintió para apoyar la frase de Tayron.
- Aprovecharé para limpiar mi ropa esta noche y creo que me daré un baño- aportó.

Con aquellas tareas, terminó el día. No había pasado mucho cuando se encontró con Daer en la cocina, una mañana temprana y le hizo un gesto para hablar. Siete todavía mantenía el deber autoimpuesto de la cocina, y preparaba la gran mayoría de comidas y cenas, así como aperitivos improvisados para las personas que comían a deshora. Tenía tiempo libre y le traía satisfacción. Por tanto, conocía de primera mano sus provisiones. Había descuadre, desde hacía tiempo. Y sartenes limpias.

- Daer, me he fijado en que últimamente no tocas tu plato- dijo Siete tentativo. Puso las palmas de la mano a la vista, apaciguador-. Veo esas cosas.
- No tengo mucho apetito.

Era una mentira visible e incómoda. A Siete no le gustaba llevar la contraria. Encogió la nariz en una mueca un segundo, antes de recolocarse para afrontar la pregunta de forma distinta.

- Queda menos carne - desaparecían piezas rutinariamente, aunque no recordaba ver a nadie comerla o el olor en el torreón. Siete intentó hacerlo sonar casual en vez de acusador-, pensé que quizás no estabas a gusto con la dieta y habías comido al margen. Últimamente he estado probando con las verduras que no son de mi mundo, y si no doy con los sabores que te gustan, solo tendrías que decirlo.
- No es por ti- dijo Daer, y con las palabras le contaba mucho más a Siete. Era un tono bastante sufrido, el cuerpo casi pidiendo una verdad distinta. Siete alargó una mano para darle un apretón consolador al niño en el antebrazo-. No es por... Es que no tengo ganas de nada. Sí que es verdad que me estaba comiendo la carne. No quería que lo vieseis.
- ¿por qué?
- No me gusta cocinada.
- Oh - dijo Siete solamente, con la comprensión en los rasgos. Daer no le miraba.
- Ha ido a más con el tiempo. Me da asco el resto de cosas.
- ¿Es un síntoma también?
- Supongo.
- Será mejor decírselo al resto. Deberías poder comer con nosotros. Dejaré carne a parte para ti y lo tendremos en cuenta- dijo Siete, más recuperado de la sorpresa. Le cogió las manos con cariño-. No tiene porque ser algo malo. Es mejor si estamos preparados.

Pero lo cierto es que le resultaba extraño ver comer a Daer desde entonces. Más voraz, dientes hincados en carne gruesa y roja, sangre resbalando al plato. Notaba la incomodidad que resultaba de ello y se preguntaba si había sido buena idea aconsejar a Daer hacerlo público. Le faltaban recursos para apoyarle emocionalmente. Por no dar pasos equivocados, Siete se mantuvo al margen de la conversación general al respecto.

Siete despertaba temprano, a juego con el sol, y había ido con la fruta de desayuno a observar el pozo mientras pensaba en lo que habían descubierto en los últimos días. Las señales inquietantes de cambio se unían a la perspectiva cada vez más cercana de la Luna, lo suficiente como para que Siete tuviera espacio a preguntarse por el después, por su vida más allá de aquello. Nunca dejaría de ser un fugitivo para su clan, pero sus nuevos compañeros tenían vidas anteriores y lugares que echar de menos, y con ellos, la posibilidad de abandonarle pronto también. Siete se preguntaba si ser monstruos detendría sus marchas, o si sería la forma en la que los perdería. Le daba más miedo que su propio destino. No quería estar solo.

Se cruzó con Dafne cuando está salía al patio. Aunque se giró al oírla exclamar, como Daer y Charlie habían salido a ver que sucedía, Siete no llegó a avanzar.
- ¿Estas bien, Dafne? ¿Sucede algo? - dijo, desde la distancia, con las manos cogidas con preocupación y preparado para ir a por paños fríos o lo que fuera necesario si le dolía la cabeza o le había salido fiebre. Nada lo había preparado para el cambio, y Siete retrocedió rápido antes incluso de procesar lo que veía con los ojos. Se había dado la vuelta para correr, del susto, para cuando sonó el chasquido húmedo y el crujir de hueso. Gritos. Siete se volvió una vez más con ojos desorbitados para ver el cadáver roto caer al suelo, y la sangre. Rad los enviaba dentro, Hyun los quería fuera, Barael quería armas. Siete había gateado de espaldas el último tramo hasta dar con el sofá y que el corazón amenazase con salirle por la boca. Todavía tardaría en alcanzarle la realidad de que era Daer bajo las escamas, el responsable de todo.


_________________________________________

-

812 Re: Torreón Maciel el 13/07/18, 01:15 am

Dal

avatar
Su hermano le hizo cosquillas de vuelta y el joven se desternilló. Se desperezó con bastante reticencia. Poco sabía Eriel que aquel día habría sido mejor no salir de la cama nadie. Nada sabía de que era posible que aquel momento fuese el último que tuviese en el torreón.

Salió de la cama y mientras se vestía hubo ruido y gritos en el patio. Reconoció la voz de Rad. Su hermano salió a la carrera estoque en mano diciendo alguna tontería de que se quedase allí. Y un cuerno.

Terminó de vestirse aprisa y corriendo, salió justo a tiempo para ver a Tay, con lágrimas en los ojos y con el esfuerzo bastante evidente en el rostro. Se acercó rápido y miró fuera por la ventana que daba al patio.

El espectáculo era difícil de describir. Sangre por todo el suelo y un monstruo de escamas rosas. Reconoció el cuerpo de Charlie en el suelo.

Las lágrimas estuvieron a punto de asomar a los ojos pero su determinación las empujó hacia dentro. <<Ya habrá tiempo de llorar, la amenaza primero>>.

-Tay intenta llevarla a la parte delantera del torreón, no dejes que esa cosa la agarre - dijo precipitándose escaleras abajo.- Atrancad la puerta del patio - les gritó a los de la planta baja mientras él mismo saltaba escaleras.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

813 Re: Torreón Maciel el 14/07/18, 03:02 am

Naeryan

avatar
Barael, descubrieron en los días siguientes, no era el único portador de malas noticias. Daer confesó días después que últimamente sólo era capaz de comer carne cruda.

Aquella vez Sox se obligó a tener paciencia. No dijo nada y tenía el visaje de quien estaba pasando por una enorme migraña, pero se quedó en la mesa escuchando mientras sentía que el desasosiego se lo comía por dentro. No sabía qué pensar. No sabía ya qué conclusiones sacar. Si seguía aquel hilo sólo iba a llegar a la conclusión de que el daeliciano iba a convertirse en un animal, que iba a perder su conciencia y convertirse en vete a saber qué que devoraba presas crudas, ¿y quería de verdad estar seguro de algo así? ¿Convencerse de que ésa era la teoría más probable?

Terminaron por no hacer nada al respecto, porque ¿qué había que pudiera hacerse? La Luna Roja se había filtrado al interior del torreón mucho antes de aparecer en el cielo.

-

Aquel bramido inhumano, sobrenatural, llegó perfectamente a los dormitorios del segundo piso. Sox había estado rebuscando en un baúl en busca de un jersey y se detuvo en seco, con el corazón bombeándole en los oídos con tanta fuerza que podría haber enmascarado un segundo reclamo. Se levantó despacio y de la misma forma avanzó hacia la ventana como si temiera provocar, incluso a distancia, a lo que fuese que estaba allí fuera.

A la primera a la que vio fue a Dafne, flotando a cierta distancia enfrente de él. Su expresión le conmocionó hasta el mismo tuétano pero los gritos abajo reclamaron enseguida su atención. Sox había pretendido preguntar algo, lo que fuera, pero el horror le evaporó las palabras en los labios.  

Un monstruo se había colado, había saltado el muro o salido del pozo o lo había conducido Tuétano hasta allí o vete a saber qué posibilidad espantosa se les había echado encima. Estaba allí, estaba en el patio, y aquella certeza era un taladro tan estridente en su mente que Sox sintió ganas de gritar. Tenía las fauces empapadas de sangre, y cerca de aquella cosa había ropas rotas y un montón de-

Sox se quedó un momento muy largo con la mirada fija en aquel amasijo, tratando de entenderlo. Correspondía a alguien, uno de ellos ya no estaba y ya no había que contarlo; ido sin más como un insecto aplastado bajo un pisotón. Las matemáticas se cumplieron en su cabeza con escalofriante rapidez, pero no así todo el peso que arrastraban.

Oía voces de alarma en el piso de abajo de gente a la que no veía, pero en aquel estado de estupor todas parecían indistintas. Podría ser cualquiera el que estaba hecho pedazos ahí abajo. En aquella confusión afable de ropa en la que todos compartían la mayoría de las prendas de los baúles, aquel cadáver roto en el suelo era de un anonimato aterrador y el vacío en la cabeza de Sox olvidó por completo que no todos sangraban del mismo color.

Oyó a alguien gritar "al salón" y de la forma mareante de un bofetón en la cara el mundo volvió a tener sentido. Sox trastabilló lejos de la ventana por las prisas de llegar a la escalera, de ver qué pasaba, de comprobar... ¿el qué? La que pensaba así era una parte obsoleta de él, el conocimiento académico e inútil de que a la segunda vez las cosas se entendían mejor. Como si la imagen allí abajo fuese a mejorar, sus detalles a perfilarse a algo más procesable solamente por mirarlos dos veces.

Cuando llegó abajo respiraba a bocanadas y con ellas también inhaló a pulso el pánico en la habitación. Peleó con todas sus fuerzas contra él, con la fiereza ciega de a quien se le ha echado algo encima en la oscuridad. Se habría resistido a cualquier cosa que le hiciera sentir más miedo todavía.
Era Barael el que pedía en voz alta que alguien trajera lanzas, y la idea sobre vacío le supo a gloria. Hacer algo, aguijonear a aquella cosa, hostigarla hasta que se fuera, hasta que desapareciera de allí como fuese. Eriel decía que atrancasen la puerta pero seguía habiendo gente fuera. Ahora empezaba a enterarse mejor, a identificar las voces. El mundo todavía se movía más rápido que él.

Avanzó lo más rápido que pudo pegado a la pared, incapaz de retirar la mirada del monstruo pero sin lograr hacer más que vigilarlo. La ansiedad y la incomprensión aún le prendían el pecho, pero al menos estaba consiguiendo moverse. El hechizo se rompió cuando por fin logró darle la espalda al salón y bajó corriendo las escaleras a la armería, casi huyendo.

Armas. Armas. ¿Qué cogía? Su ballesta. El arco de Eriel. El resto lo cogió sin reconocer nada porque en aquel pánico ciego apenas recordaba a quién pertenecía cada cosa.



Última edición por Naeryan el 14/07/18, 01:43 pm, editado 1 vez


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

814 Re: Torreón Maciel el 14/07/18, 12:33 pm

Zarket

avatar
GM
Rádar posó la vista en la humana, que se encontraba manipulando su colgante, cuando vio aquel destello rojo en los ojos. Su cuerpo envió un espasmo por toda su columna, aunque el tipo E no supo ni por qué. Ni siquiera ubicó el lugar donde había visto aquel tono particular de rojo, aunque eso no evitó que supiera que aquello no le gustaba nada.

Había dado un par de pasos hacia la humana para preguntarle cómo estaba cuando Charlie cogió el colgante. Y entonces el mundo entero se convirtió en un pozo de horror. El destello rojo se repitió una vez más, y en esta ocasión Rádar sí se dio cuenta de dónde había visto antes aquel tono: era el color de Rocavaragálago. El color de la Luna Roja.

El carabés, sin embargo, no pudo pensar en qué significaba aquello. Contempló, asqueado, el proceso que estaba sufriendo Daer. Su estómago dio una voltereta ante aquel cambio, ante aquella cola deforme y aquellos huesos que ahora quedaban a la vista, ante aquel grito y gorgoteo repulsivo que había inundado todo el lugar. Su cerebro había quedado completamente bloqueado, incapaz de comprender qué había pasado, el significado del destello rojo ni la perturbadora mutación de su compañero de torreón. A pesar de que la respuesta estaba ante sus propios ojos el horror, la repulsión y las ganas de vomitar acaparaban demasiado la atención para que Rádar comprendiera el significado de lo que estaba pasando (lo que había pasado) justo delante de él.

Aléjate de él —advirtió a Charlie, en una voz que no era un grito pero que, decididamente, sí era alta. Podía no saber lo que estaba pasando, pero la mutación de Daer era lo suficientemente horripilante para que no quisiera arriesgarse a nada.

La muerte del humano lo dejó congelado en aquel lugar. Rad contempló con una expresión de espanto cómo la cabeza de Charlie era aprisionada dentro de la boca de aquella... cosa. Oyó, más que vio, la rotura de aquellos huesos, la aniquilación de aquella vida. Dio un par de pasos hacia atrás, tambaleándose, incapaz de procesar lo que había visto y oído. En aquella décima de segundo, en la cual vio al cadáver decapitado de Charlie caer al suelo, con la cabeza convertida en una pulpa de hueso, carne y sangre, su mente se ralentizó. Era como si hubiera contemplato algo tan espantoso (como, de hecho, había pasado) que ya no fuera capaz de trabajar. La noción del fin de Charlie, de que Daer (o algo que había sido Daer) lo había matado, había extinguido su vida, había eliminado todo su futuro, lo había dejado incapaz de hacer nada.

Luego miró hacia Daer, imposible de reconocer, y más atrás: hacia Dafne. Y el shock no pasó, pero la adrenalina producto del más primitivo pavor que podía sentir un animal se hizo cargo de la situación.

¡AL SALÓN!

Rádar no tenía armas ni magia. Era incapaz de matar a aquella cosa, y por contra era muy probable que muriera si se enfrentaba a eso. Y tenía claro que no quería morir.

Así que se dio la vuelta y corrió hacia el salón. Sin la más mínima posibilidad de defenderse (de que ninguno de ellos se defendiera) solo podían intentar poner todas las barreras posibles entre ellos y el ser que había aparecido en el patio. Luego ya podrían pensar en cómo matarlo, cuando no fuera una amenaza aterradoramente peligrosa.

Cuando llegó al salón se giró, esperando ver a Dafne y Sakrilt entrando tras él. No solo no lo vio, sino que contempló, con consternación, cómo el mayor de los nublinos se adelantaba y salía al patio, diciendo cosas que apenas entendió. El carabés no comprendía cómo podía querer que hicieran nada cuando aquel monstruo estaba en mitad del patio, completamente capaz de acceder a ellos y abrirles las tripas.

¡¿ESTÁS LOCO?!

A Rádar le habría gustado hacer algo. Echarse para adelante, quizás, y arrastrar a Barael hacia el salón. Para bien o para mal, sin embargo, no tuvo tiempo de moverse antes que quienes se encontraban en el patio.

815 Re: Torreón Maciel el 14/07/18, 02:33 pm

Yber

avatar
GM
La bestia masticó y tragó los restos de su amigo y el sabor que llenó su boca le supo a gloria, como si alcanzara de forma retorcida el mundo del Demiurgo. La baba sobresalía por los restos de las fauces que quedaron al descubierto, asomando junto a hilachas de carne y algún fragmento de hueso que quedaron atrapados en sus colmillos. Daer sabía que ya no había vuelta atrás, que su esencia era la de un monstruo, era antiestética y aberrante; jamás volvería a casa. Asumido esto, supo que Maciel tampoco era su casa. Que sus compañeros, en lo más profundo de su ser, en aquel lugar de su mente que se regía por el instinto, no eran más que carne. Y ahora que había probado el sabor de aquel manjar, quería más.

Gastó varios segundos saboreando su premio, suficientes para que todos huyeran de él y para que Barael se acercara peligrosamente. Esbozó una sonrisa pérfida, arruinada como todo él, y se relamió, enseñando al nublino una lengua inusualmente larga. Emitió un lloro salvaje.

—¿A QUÉ SABES, BARAEL? —le dijo con una voz gutural que poco recordaba al habla dulce de su yo reprimido.

En ese mismo instante, Daer echó a correr. El daeliciano no pudo sino maravillarse de sus nuevas piernas, de la fuerza con la que lo impulsaban y la velocidad que alcanzaron.   Recortó la distancia en tan poco espacio de tiempo que Barael no podría responderle. El caimántropo hizo una finta, rodeó al nublino y se agachó con las mandíbulas por delante. Aquellos colmillos recién estrenados se hundieron en el costado derecho y atravesaron la carne. El tacto viscoso de la lengua de Daer acarició la piel desde el interior del bocado para probar a su presa. Si la carne sabía mejor cruda, Barael sabría mejor antes de matarlo.

Aunque Daer se contuvo, la fuerza del mordisco sería suficiente para que Barael soltara su arma.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

816 Re: Torreón Maciel el 14/07/18, 07:18 pm

Tak

avatar
GM
Sakrilt no sabía si tenía miedo. No necesitaba saberlo para defender su propia vida o la de sus compañeros, y en su mundo de origen había visto animales mucho más grandes y traicioneros que aquel. Hacía unos minutos había estado intentando acelerar su proceso de muda con un machete modesto, que todavía estaba tirado a sus pies. La clinger perdió tiempo recogiéndolo, el suficiente para no poder interponerse entre Daer y Barael antes de que el segundo fuese mordido en el costado.

Pero Sakrilt no retrocedió ni cambió sus planes. Ella también corrió hacia el monstruo; sus manos no temblaron mientras dirigían el machete al hueco entre dos costillas de Daer con todas sus fuerzas.
—¡Mejor prueba metal, cabronazo! —le gritó. Ella tampoco pensaba dejar en paz a su presa. Su reciente aumento de tamaño le había proporcionado más confianza en sí misma de la que ya tenía.

817 Re: Torreón Maciel el 14/07/18, 07:32 pm

Giniroryu

avatar
GM
Dafne, todavía mareada asimilando el torrente de energía que había comenzado a fluir por todo su cuerpo, en principio se dejó levitar hasta alcazar la ventana. Abajo todo transcurría muy rápido, y cuando la chica empezó a ser consciente de lo que estaba sucediendo empezó a agitarse. Apenas se había enterado de lo que había ocurrido con Charlie, pero vio claramente como el monstruo atacaba a Barael.
—¡No, espera, Tayron! ¡Tengo que...! ¡Tengo que hacer algo, puedo hacer algo! ¡De algún modo... lo sé!
Dafne usó su propio hechizo de levitación. El de Tayron se desvaneció instantáneamente y ella tomó el control. Descendió rápidamente, justo cuando Sakrilt se lanzaba al ataque. Ella se dirigió hacia el nublino herido y comenzó a conjurar el hechizo de sanación superficial. A pesar de lo débil que era aquel sortilegio, tuvo un efecto mucho mayor de lo que cabría esperar. No bastó, ni mucho menos, para curar la herida por completo; pero desde luego Barael podría notar una mejoría considerble teniendo en cuenta que se suponía que tan solo servía para curar arañazos.

<<Aguanta, Sak...>> pensaba mientras se aseguraba de que Barael no corría peligro y su mente discurría a toda velocidad tratando de pensar cómo podría detener a la bestia en la que se había convertido Daer con el poco arsenal del que disponía.

818 Re: Torreón Maciel el 14/07/18, 08:09 pm

Yber

avatar
GM
Un dolor lacerante le hizo soltar su agarre y Daer lloró como niño y como caimán, emitiendo un chillido lastimero que pronto dio paso a la rabia. Dio un giro de ciento ochenta grados en busca de su atacante y, de una sacudida bestial, sus dientes encontraron carne nueva. Sus mandíbulas se cerraron a la altura del hombro de Sakrilt, cuyo exoesqueleto la salvó de perder el brazo izquierdo. Daer la sacudió enrabietado contra el suelo, se agachó para incorporarse a cuatro patas y se arrastró con ella hacia la entrada. Dejaban tras de sí un rastro de sangre cyan mezclada con hemolinfa, una suerte de cuadro abstracto formado por los degradados de un único gran trazo.

Una vez dentro se incorporó levemente, adoptando una pose encorvada por el peso de Sakrilt, a quien se negaba a soltar. La suerte quiso que pasara cerca, muy cerca de Rádar, y que dirigiera un zarpazo en su dirección. La brusquedad con la que se agitaba sirvió para abrir la carne en su rostro. Cuatro zarpazos cruzaban en diagonal la cara de Rad y su sangre roja pronto dio un nuevo toque de color al suelo.

Cuando estuvo frente a sus compañeros, los buscó con unos ojos que aun guardaban el color ambarino tan característico del daeliciano, unos ojos a medio convertir, con pupilas de diferentes tamaños y una esclerótica teñida de amarillo. Con esos ojos desiguales, arruinados como todo él, los desafiaba henchido de orgullo. Daer no era como ellos, ya no, no había vergüenza en su condición monstruosa; quería que lo vieran comer. Así, apretó con fuerza sus fauces y todos pudieron oír como el exoesqueleto nuevo de Sakrilt se partía.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

819 Re: Torreón Maciel el 14/07/18, 08:26 pm

Tak

avatar
GM
Sakrilt no gritó, gruñó y resistió el ataque, pero Daer la zarandeó y, durante unos momentos que parecieron interminables, la clinger perdió casi por completo el control de su cuerpo. Solo casi porque había algo que sabía que no podía dejar de aferrar: el machete. Si lo perdía, su mejor baza desaparecería.

La clinger solo tuvo tiempo de arrancar el machete de la carne de Daer antes de que su exoesqueleto crujiese bajo la presión de su mordisco. El dolor fue lo que le dio el impulso suficiente para volver a clavar el arma, esta vez sin poder tomar carrerilla, con el pulso tembloroso, pero con toda la fuerza de quien quiere librarse de una muerte inminente. Sakrilt buscaba hundirla lo más cerca del corazón posible. Sabía que tenía los segundos contados sin la protección de su exoesqueleto.

820 Re: Torreón Maciel el 14/07/18, 08:43 pm

Yber

avatar
GM
En esta ocasión el dolor fue mucho más intenso, tanto que Daer cerró las fauces en un acto reflejo. La fuerza de su mordida arrancó definitivamente el brazo de Sakrilt frente a todos sus compañeros. La clinger cayó al suelo e intentó alejarse, pero la ira de un depredador herido cayó sobre ella. Daer la pisó con tanta fuerza que le partió la columna con unas garras tan grandes que habían roto sus zapatillas viejas. El dolor producido por el movimiento le hizo perder el control y el caimántropo rugió, colérico, cegado por todas las sensaciones y pensamientos que bullían en su mente. No contento con el daño que ya le había causado, se agachó para desmenuzarla con uñas y dientes.

Sus ojos no perdían de vista la habitación, ni a sus antiguos compañeros. A quienes fueran que quisieran acercarse, les lanzaría primero las piezas mayores del exoesqueleto, luego los brazos, las piernas y la cabeza... Mientras tanto, disfrutaría del sabor de cada bocado.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

821 Re: Torreón Maciel el 15/07/18, 12:07 am

Aes

avatar
Tay no escuchó al mayor de los nublinos dedicándole palabras de apoyo pero sí a su hermano cuando pasó veloz a su lado para reunirse con el resto. “No dejes que esa cosa la agarre”. La visión de Dafne siendo atrapada por aquella cosa entre sus garras fue estremecedora, aquel momento en que el tiempo se para y sabes que se acabó esa persona, que aún no ha pasado nada pero se acabó, va a morir. Como en las pelis.
No, Eriel. No iba a dejar que la tocara, Dafne merecía vivir, como todos ellos, se lo habían currado tanto, lo habían hecho tan bien hasta ahora... para que algo se colara de pronto en el torreón y lo destrozara todo, todas las buenas y malas decisiones que habían tenido en grupo pero que al final desde lo de Nad y los sinhadres nadie había muerto o desaparecido. Y ya hacía un tiempo de eso.

-¿QUÉ?- dijo desesperado cuando Dafne le habló en el aire, tan cerca de entrar por la ventana y a la vez tan lejos de él. Se deshizo de su hechizo de levitación al instante y antes de que pudiera hacer nada la noruega se deslizó por el aire hacia abajo de cabeza al peligro arguyendo que podría hacer algo más- ¡No! ¡DAFNE! ¡No puedes hacer nada sola!- pero no tenía tiempo para convencerla, sabía que no podía, Dafne era más valiente que él, ahora lo comprendía, por eso se había enamorado de ella.  Algo le decía que saldría mal, que estaba dejando escapar a la persona que más amaba enfrentar al monstruo. Necesitaba lanzarse por la ventana él también y encontrar una solución juntos.
-¡Mierda Daf! Cabeza loca, ¡Joder!- en cambio, no conjuró sobre sí mismo ni sería el héroe de la historia que siempre se imaginaba que algún día sería. Aquellos sueños se habían alejado de la realidad con los restos de Charlie en el suelo. Tayron corrió hacia abajo lo más rápido que pudo con frustración casi tropezando por las escaleras y teniendo que saltar por encima de Siete que se hallaba apoyado contra el sofá hasta la armería. Nunca había sentido nada igual, la descarga de adrenalina que había en su cuerpo era demasiada, su mente se veía nublada y dividida entre lo que podía, debía y quería hacer. A pesar de todo agarró su lanza con fuerza y temblores debido a los gritos continuos provenientes de arriba. Preciosos segundos, Dafne ya podría estar muerta, quién seguiría vivo cuando subiera en aquellos segundos era un misterio. No estaba dispuesto a dejar pasar más tiempo así que se dirigió hacia el salón únicamente con su arma.

Pensó que la escena de Charlie no podía empeorar. Entender que Daer era el que acababa de morder a Barael y a Sakrilt en el hombro fue aún peor. Todo el tiempo había sido el daeliciano, ¿lo tendría planeado durante todo ese tiempo? ¿Quizás avisar de su nueva condición días antes solo era una despedida a sus presas?. El humano creyó, que jamás lo sabría con certeza. Tragó saliva.
-¡Arriba!- gritaría al que estuviera en el suelo- ¡Por favor coged las armas!- se sentía un cobarde por pedir una formación ahora, cuando Sakrilt se debatía con Daer a duras penas en un duelo a muerte. Pero fue demasiado tarde, todo sucedió deprisa. En un instante la clinger se vio arrastrada por el patio hasta el salón dejando un reguero de sangre tras de sí. Rad cayó con unos zarpazos y el brazo de Sak fue arrancado de cuajo. -¡NO!- alzó la lanza con lágrimas de impotencia cruzando su rostro, aquello no era un brote incontrolable del daeliciano, estaba disfrutando, podía verlo en sus ojos, los ojos inocentes de quien llegó un día al torreón como uno más- ¡Déjala! ¡Para de una puta vez!- pero el sonido de la columna de Sak fue definitivo, su lucha terminó.

A lo lejos, cruzó una mirada desoladora con Dafne, que había curado a Barael, solo él sabía lo desafortunado que se sentía de no poder estar al otro lado. Pero aquella bestia se interponía ante ellos. Tenía miedo hasta de respirar por si él era el siguiente objetivo, de hablarle a Dafne por si lo era ella. Sin embargo Tay seguía con la lanza en pie en alto, en clara posición defensiva ante el cuerpo desmenuzado de su amiga, aún no sabía por qué, seguramente por instinto básico de supervivencia.
-Venid a-a-quí- dijo con voz temblorosa y sin parar de mirar a la noruega deseando que no hiciera una locura. Ahora lo único que podía pensar era que no debían presentar un objetivo claro, si se agrupaban sería más fácil. Ojalá Daer no se diera la vuelta, deseó con todas sus fuerzas- venid- y aún sí lo sabía, se conocía lo suficiente. Sus ojos aún puestos en la noruega, si ella efectuaba un movimiento, Tay lo correspondería desde el otro lado en un santiamén con su lanza. Le temblaban las piernas, pero no podía fallar.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Conquistar Sin Riesgo, Es Triunfar Sin Gloria."

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 68 de 70.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 35 ... 67, 68, 69, 70  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.