Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Maciel
por Dal Hoy a las 01:20 am

» Rocavaragálago
por Lathspell Ayer a las 04:16 pm

» Bahía de los Naufragios
por Yber Ayer a las 02:41 am

» Equipos Pokémon de vuestros personajes
por Tak 17/09/18, 12:54 am

» Canciones para el rol
por Lupin 16/09/18, 10:05 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 180 miembros registrados.
El último usuario registrado es Shadow Quartz

Nuestros miembros han publicado un total de 38180 mensajes en 723 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Sudoeste » Torreón Maciel

Torreón Maciel

Ir a la página : Precedente  1 ... 38 ... 72, 73, 74 ... 76 ... 80  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 73 de 80.]

1 Torreón Maciel el 31/10/15, 02:16 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Torreón de cuatro plantas de piedra azulada, cuya azotea y última planta fueron destrozadas por una ballena, de la que ya solo queda el esqueleto. Allí anidan las estirges. Se accede por un puende levadizo y un portón. El corredor de la entrada está plagado de pintadas y mensajes y termina en una reja llena de púas. El patio, donde se reparten algunas vértebras del animal del techo, está rodeado de un muro coronado con cristales, y en el centro de éste hay una estatua de gran pájaro negro con el pico serrado en cuya base está apoyado el reloj robado del torreón Margalar. A partir de la séptima cosecha también hay un reloj de sol.

Ver mensajes anteriores:

Click para un recordatorio de cómo funciona nuestro anillo mágico:
Estado de carga actual: 24 unidades/41 (suficiente para dos usos clavados)
Perteneció a una bruja de su propio dolor y está equipado para ofrecerle los mayores beneficios posibles:

*) ONROL

—El contacto con el cristal engarzado detona un hechizo de curación activa, configurado de tal forma que ralentiza el proceso curativo y amplifica el dolor sufrido. El proceso completo depende de la extensión y profundidad de los daños, pero en media dura varios minutos. El dolor es más intenso que al recargar, pero localizado a los lugares donde están situados los daños.

—El anillo se puede cargar llevándolo puesto, lo cual provoca un dolor intenso repartido por todo el cuerpo. El dolor es tal que los músculos se tensan de forma espasmódica; dificulta el pensamiento y, en general, la vida. Se recomienda vaciar los intestinos y la vejiga antes de cargarlo. El tiempo posible de aguantar llevándolo puesto depende de la fortaleza del cosechado y lo acostumbrados que lleguen a estar con el anillo; aun así los cosechados que lo lleven puesto más de una hora seguida se arriesgan a caer desmayados.

—Una referencia del tipo de dolor la proporciona Yber aquí a partir del minuto 13. La intensidad del dolor del anillo es menor que ésa al cargar, y parecida cuando está curando. Ha dado el visto bueno a lo que hemos estado roleando previamente a la existencia de este post de recordatorio, de modo que no tenemos más que seguir en la misma línea.

—Cuando está completamente cargado el anillo deja de doler.

*) OFFROL

—El anillo tiene una capacidad de unas 42 unidades mágicas y cada uso del hechizo consume 12 unidades mágicas. Completamente cargado, tiene para tres usos. La energía que sobra queda almacenada para luego.

—Mientras se lleve puesto, el anillo roba a su usuario una unidad mágica (un asterisco) por hora. Si habéis estado menos de una hora quitaos un asterisco sin más, para simplificar. El proceso empieza en cuanto se pone y se da de forma gradual.

—El anillo no se carga mientras el portador está inconsciente, pero sí puede curar a una persona que haya perdido el conocimiento.

—Aquellos de nivel de magia "normal" pueden cargar el anillo, aplicándoseles las mismas consecuencias que en un traspaso (detalladas en el hilo de Sistema de magia).

—Yber nos da cierta libertad con la forma de rellenarlo mientras seamos razonables, así que no tenemos que rendir cuentas exactas.

  • Podemos usar inactivos, pero no exclusivamente y teniendo en cuenta que son cosechados como cualquier otro y no van a servir de mulas de carga (aka aguantarán lo que aguanten los nuestros).

  • No hay que describir siempre el dolor en directo, pero sí es recomendable mencionar con regularidad qué personajes activos lo recargan. Ejemplos como mencionar que X PJ se une a una conversación después de haber estado cargándolo, o decir que después de la cena pasó un turno con él, son suficientes.

  • De la misma forma inrol no hay que ir contando con exactitud los tiempos de recarga de cada uno: poniendo aproximadamente en tu post el tiempo que se ha estado es suficiente, y podemos dar por hecho que entre todos, activos e inactivos, suman X cantidad razonable. Si nos hace falta podemos rellenar X cantidad que nos haga falta en un minisalto para completar la que necesitemos, sin necesidad de ir contando tediosamente.



Click para un recordatorio de los hechizos de que disponemos:

-Sanación superficial: cierra cortes, desgarros en la piel (*), heridas de profundidad moderada (**). Funciona de forma diferenciada por cada tipo de herida (heridas de corte limpio o de corte irregular como un desgarro).
Lanzamiento a ojo: el mago traza en el aire unos centímetros por encima de la herida el contorno de ésta (una línea por ejemplo). Conjuración de muy rápida a rápida.

-Térmico: aumenta o disminuye notablemente la temperatura de un objeto de tamaño pequeño (*). Con práctica pueden limitarse esos cambios a una dirección controlada por el mago (chorros de calor, [**]). Puede anclarse a una sala concreta, creando una cámara frigorífica (***): no obstante es necesario repetir varias veces el hechizo si se quiere usar una habitación como congelador ya que este hechizo supone solamente un descenso térmico. Van de fuera a dentro.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida-media.

-Levitación: un hechizo exigente mentalmente, cansa más de lo acostumbrado. Cuando una persona levita lo más normal es caminar sobre el aire; uno puede dejarse arrastrar simplemente por el hechizo sin moverse, pero la sensación de indefensión es mayor.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida.


  • Brujos bajos: objetos ligeros (por ejemplo una manzana)(*) con poca práctica, un baúl (**) con práctica.
  • Brujos altos: Un baúl con poca práctica, una persona (***) con práctica.
  • Magos: Una persona con algo de práctica, objetos muy pesados (****)con mucha práctica.


-Esculpir llamas (*): La precisión del esculpido depende de la capacidad mágica. Los brujos bajos pueden hacer figuras sencillas como esferas o alargar las llamas. Los brujos altos pueden ondularlas o sacar figuras secundarias. Los magos pueden tratar de imitar imágenes.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida-media.

-Nudo de Cerática (*): ¿Harto de que se le desmoronen los sándwiches de más de dos pisos? ¿Cansado de que, al cortar una tarta, la mitad de la nata que la rellena se salga por los lados? ¡No se preocupe más! El Nudo de Cerática tiene la solución. Con este simple hechizo, podrá hacer una hamburguesa de diez pisos, luego cortarla en rodajas perfectas, ¡y hacerse un bocadillo de hamburguesa! El Nudo de Cerática lo mantiene todo en su sitio perfectamente. ¿Los sanjacobos le estallan llenándole el plato de queso? ¿Teme morder un taco por miedo a llenarse el regazo de salsa picante? ¡Se acabó, gracias al Nudo de Cerática! ¡No me puedo creer que no sea una variación del hechizo tapón!
El Nudo de Cerática se anula al cortar rodajas o mordiscos lo suficientemente finos, o con los ácidos gástricos. Cuesta más cuanto más endeble, complejo y líquido sea su sándwich.
Lanzamiento a ojo. Conjuración rápida.

-Colorear llamas (*): cuanta más habilidad mágica tenga quien lo emplee, más colores diferentes y texturas podrá darle a la llama. Los brujos altos pueden llegar a teñir llamas, mientras que los magos podrán incluso hacer gradaciones y texturas.
Lanzamiento a ojo. Conjuración media.

-Hechizo de Dentera (*): transforma la voz del usuario en un sonido muy alto y desagradable, similar a uñas raspando metal oxidado. Puede espantar a muchos monstruos, pero también atraer a otros.
Lanzamiento por voluntad. Conjuración muy rápida.

-Hechizo humedecedor (***): envuelve la superficie deseada de una fina película de agua que no empapa los otros objetos en los que esté en contacto. Aplicable sobre la piel y sábanas, por ejemplo.
Lanzamiento por área. Conjuración rápida-media.


HECHIZOS SIN TRADUCIR

-Imagen de Néctar: invoca una espectacular orquídea hecha de magia, de textura acuosa y brillo tenue. Esta flor etérea atrae a todos los mantófagos en aproximadamente un kilómetro a la redonda. El efecto es mucho más intenso cuanto más cerca, y no atrae a todas las especies por igual. Al cabo de un rato, acaban consumiéndola por completo, y la proliferación consecuente puede ser un peligro. Existen variantes menores: las Hojas de Néctar, que invocan una pequeña brizna con un radio de efecto de unos diez metros.
Lanzamiento por voluntad. Conjuración lenta.



Click para un recordatorio del calendario y nuestra posición en él:


Tiempo de cosecha transcurrido: cuatro meses y una semana aprox.

Tiempo hasta la Luna Roja: algo menos de tres meses.

—Maciel: tercera semana de marzo aproximadamente, alrededor de una semana y media tras la salida de la Emisaria.

—8 marzo: salida de la Emisaria.

Emisaria en adelante: poco a poco van apareciendo más estrellas en el cielo. Algún día suelto pueden observarse tupidas nubes en el cielo. Una semana después comienza a terminar la monotonía climática de Rocavarancolia.

Última semana de marzo en adelante: la Luna Roja comienza a aumentar el poder de los capaces de hacer magia.

Primera semana de abril en adelante: las noches son suficientemente frías para que aparezca rocío. Para entonces hay 12 estrellas en el cielo, que forman dos constelaciones en forma de tridente y lágrima.

Segunda semana de abril en adelante: un sector entero del cielo se llena de estrellas una noche de esta semana.

Tercera semana de abril en adelante: empieza a reaparecer vegetación en los jardines de las casas abandonadas, enredaderas en torno a ventanas, hierba en patios abandonados...

Primera semana de mayo en adelante: días de clima caótico, por ejemplo un día muy caluroso seguido de otro día de crudo invierno. Durante las noches más frías la superficie del río puede congelarse levemente y la fachada de los edificios tener escarcha.

Segunda semana de mayo en adelante: a veces aparecen nubes blancas en el cielo.

Tercera semana de mayo en adelante: leves temblores de tierra comienzan a sacudir la ciudad.

Cuarta semana de mayo en adelante: el aura de Rocavaragálago cubre la ciudad entera.

—2 junio: ¡Luna Roja!


Click para un recopilatorio de lo importante que tener en cuenta para el siguiente salto que tengamos:

Se terminan de traducir casi todos los hechizos, exceptuando el de néctar.

Tuétano sobrevuela el torreón varias veces.

—Una noche a mediados del salto un sector entero del cielo se llena de estrellas. El resto de noches el ritmo de salida de estrellas será superior al que ha habido hasta ahora (mínimo una o más por noche)

—El tiempo climático es ya frío, con rocío formándose por la noche.

—Hay un librito de bolsillo sobre episodios de la historia de Rv, por si alguien quiere echarle un ojo a algunos pasajes.

Click para leer nuestro almacén de ideas:

Salidas:


Rocavaragálago.

Malyadar (+montañas opcionalmente)

Barrio quemado.

Cementerio.

Capilla de los nombres.

Social links:
Grupales:
—Traducir los textos/distinguir los textos que son morralla de lo que realmente les puede ser útil. Social link varios grupales o individuales sobre fragmentos pasajeros de la historia de Rv.

—Hablar de discotecas y posiblemente de todo (o lo que más) lo que echen de menos de sus mundos.

Fiestecilla de celebración por una salida potencialmente peligrosa que les haya salido bien / una celebración más sobria el día de la luna mientras esperan, meramente por haber llegado al final del recorrido.

Noche helada. Despiertos a las cuatro de la mañana para buscar mantas y Rad menciona casualmente que son las cuatro de la madrugada, no es hora para estar despierto. Tapar las ventanas con algo para que no escape el calor.

Día muy caluroso, y que usen el hechizo humedecedor para mantener empapada la cara interna de unas sábanas sin manchar el sofá o las camas, o sus camisetas para mantenerse algo más frescos.

Tetrakill+ social links de duelo. Abiertos a sorpresa de cualquier tipo; preferencia por un Lizbeth, un Roallen, un monstruo grande, sangre, vísceras...

—Post-tetrakill: entrenamiento mágico colectivo.

—Contar el número de gente que queda al final (presumiblemente seis) en comparación a los diecisiete del principio.

—Social links sobre la cercanía de la Luna, lo que les aguarda y qué poder les gustaría recibir.


Individuales:
—Social link entre Eriel y Siete sobre sus familias y costumbres, posiblemente derivando a que Siete confiese que viene huyendo de algo que hizo en su mundo.

—Siete se da cuenta de que Barael miente sobre por qué cogió el anillo cuando lo de Tuétano.

—Alguien ofrece a Siete usar el hechizo humedecedor en alguna sábana para que pueda mantener húmeda la piel.

—Competición de tiro al blanco entre Sox y Eriel. Si más gente quiere socialinkear, pueden estar mirando y/o llevando la puntación.  

—Sox cocina cosas distintas con Siete.

—Posiblemente Sox se trague el orgullo tras una salida complicada en la que no le baste la ballesta y le pida a Rad que le dé algunos consejos sobre la espada (opcionalmente cambiarse de arma a una vara o lanza)

—Levitarse unos a otros para que cuando lo hagan en un apuro y por ejemplo es un arquero, éste pueda apuntar con fiabilidad mientras lo están desplazando.


865 Re: Torreón Maciel el 29/07/18, 02:00 pm

Naeryan


[Consecuencias grupales de la tragedia roleadas con detalle en Incisos ]

Sox nunca habría dicho que ninguno de los cuatro ausentes fuese la persona de la que más cerca se sentía del torreón, pero su ausencia dejaba un enorme hueco abierto en la rutina de Maciel, tan tangible como un boquete en los muros: una sensación extraña de vértigo, repetida una y otra vez con el paso de los días, al contar las caras reunidas en torno a la mesa, quedarse corto y volver a recordar el por qué.

El carabés había expulsado de sí al reaccionar, de forma similar a Rad al vomitar nada más suceder la tragedia, toda la rabia, el miedo, la desesperación reprimida y el deseo asfixiante de lograr hacer algo, cualquier cosa, por evitar la Luna y los cambios monstruosos que podía traer con ella. Estaba sumido ahora en un estado de extraña calma: la del ojo del huracán que acababa de arrasar con todas sus horas de releer los textos que habían reunido en busca de pistas, sus ansias de unir los puntos de los síntomas que exhibían sus compañeros y dar con una respuesta, con soluciones.

Atrás solo había asentado, por fin, el hecho de que la Luna Roja estaba a un mes de ellos, y que perdía el tiempo si pretendía planear o prevenir nada sin saber qué ocurriría entonces. El día de la Luna se extendía en su mente como una enorme sima negra que le impedía ver nada del futuro más allá de ella. Rocavarancolia había dejado de ser un acertijo que resolver.

Lo que antes le habría aterrado de forma innombrable ahora le hacía impermeable a otro de sus miedos antiguos, los que le preocupaban más antes de que se vieran reducidos a siete. No era capaz de asustarse por la perspectiva de pasar allí toda su vida, sobrevivir y envejecer allí en aquella ciudad, en aquel torreón y con aquellas personas, porque no era capaz de visualizar cómo sería la vida para ellos una vez saliera la Luna Roja y lo cambiara todo.

Aquel estado de calma chicha le permitía vagar por el torreón, relacionarse, vivir, y Sox se sentía como si hubiera emergido del agua sin saber que había estado sumergido todo ese tiempo. Tenía la sensación de que lo sentía más adentro que antes cuando alguno de sus compañeros tenía un arrebato, como las llanteras esporádicas de Tay por las noches. Sentir emociones ahora era más fácil cuando Sox ya no sentía el deber de sofocar las ni de luchar contra ellas. Habían muerto cuatro personas, y la noción carabes a de que debería seguir con su vida lo más rápido que pudiera, en lugar de sentir aquel vacío horrible en el pecho cuando algo en el torreón se lo recordaba, se le antojaba ahora artificial: la clase de norma impuesta por quienes no habían experimentado nada de lo que estaban prohibiendo. Si cuando Tay lloraba él también sentía ganas de llorar, ahora le daba igual. Era normal. Se arrebujaba en silencio en su manta y observaba a Eriel dándole consuelo. Era como si tranquilizar a Tay fuera un bálsamo también para todos los demás que se dolían, aunque en menor medida, de la misma pérdida.
Llegado el momento se había mudado al cuarto de los nublinos junto a todos los demás. Había un consuelo tangible en no estar solo ahora, la complicidad de los que todavía quedaban vivos.

Dejó de practicar la magia. Los apuntes que quedaban por traducir quedaron sobre la mesa, inconclusos, y terminó por guardarlos para que no estorba sen. Ningún hechizo menor iba a ser capaz de ayudarles en lo que se les venía encima.

Pasaba más tiempo leyendo y menos aprendiendo de Rad o con la ballesta, estirando las tardes con el libro de historia de Rocavarancolia que ya se había terminado antes. Ahora lo leía despacio, con detenimiento pero ya no con la obsesión de extraer datos que antes había imbuido sus lecturas. Ninguna de las historias podía responder qué les pasaría a ellos: eran todas historias pasadas y no futuras. Aún así cuando lo leía se encontraba preguntándose qué pasaría, en qué se convertirían. Ya no podía permitirse el lujo de pensar que simplemente ganarían poderes.
Sox leía sobre todo en el patio y mirando por la ventana, sintiendo las ráfagas del viento en su cara y el sol cambiante de aquellas últimas semanas en su piel. Hacerlo le ayudaba a ser conscientes de los últimos días que pasaría siendo el mismo que cuando llegó, y durante los que se preocuparía de las mismas cosas que entonces.

-

El clima de Rocavarancolia había enloquecido las pasadas semanas, pero aquel día la propia ciudad parecía haber decidido concederles un respiro.
Sox no había dormido bien la noche anterior, incapaz de detener sus pensamientos, y en todo momento de vigilia había sentido el impulso de despertar a Rad y preguntarle cuánto quedaba. Hacía tiempo que había dejado de echar de menos un reloj, pero esa noche volvió a hacerlo.

No se sorprendió al ver a gente ya abajo. La calma forzosa que había asentado en él durante las pasadas semanas empezaba a disolverse ahora, con la certeza de que por fin era el día.

Al bajar se topó con una escena que no había esperado. Sox se quedó un momento en el último tramo de las escaleras, vacilante. Había llegado a oír lo último y, contagiado por el ambiente del salón, también dijo lo que necesitaba.
—Yo prefiero pasar esto juntos.

Había terminado por acostumbrarse a la visión de Eriel sin ojo, Barael sin mano, Rad con aquellas marcas voraces en la cara. Era como si Rocavarancolia se los comiera poco a poco.



Última edición por Naeryan el 04/08/18, 12:48 pm, editado 2 veces

866 Re: Torreón Maciel el 29/07/18, 04:16 pm

Zarket


GM
A Eriel no le pareció hacer gran efecto sus palabras, aunque pronto aparecieron más compañeros. Tayron no era al que había esperado, ya que probablemente estaba incluso peor que Eriel. Su presencia, de alguna forma, ayudó, y eso hizo suspirar al tipo E. Contemplarlos le hizo pensar, por un momento, que las formas de manejar aquellos temas que le habían enseñado no eran las idóneas. No en Rocavarancolia.

Luego Tay abrió la boca, y Rádar no pudo evitar el deseo de darle un puñetazo.

Inspiró hondo, con varios argumentos surgiendo al unísono en su mente. Todos coincidían en que aquello era una mala idea, incluso sin lo que decía Eriel.

Yo también —coincidió tras Sox. Su estómago eligió ese momento para gruñir un poco y, después de que su cara se oscureciera de la vergüenza, fue a sacarse un plato. Siguió hablando, sin embargo, intentando convencer a Tay de no hacer aquello—. Mirad... No creo que haya que hacer planes. No hoy —casi le entraban ganas de reír al decir aquello: parecía tremendamente irónico que, de todos, él fuera el que estuviera expresando su rendición a la incertidumbre de los eventos que sucederían aquella noche. Aunque estaba más o menos seguros que la mayoría, si no todos, pensaban así—. No podemos saber si alguien será un peligro, si los seremos nosotros mismos o si lo será otro —consiguió no mirar a Barael al pronunciar sus palabras, aunque en su mente tenía claro que si alguien se convertía en algo peligroso ese sería el mayor de los nublinos. Sí miró, sin embargo, a Tay—. Abajo hay solo tres celdas, no podemos encerrarnos todos... ¿Y si soy yo el que se convierte en algo peligroso y necesitan tu ayuda para contenerme?

Negó con la cabeza, agobiado y sintiendo  algo que no sentía desde hacía años: la posibilidad de tener un ataque de ansiedad. Era un torrente de agobio, el peso de un astro mágico en su conciencia, un río que circulaba muy por debajo de la superficie. Rad lo notaba, pero eran unos sentimientos sordos, amortiguados por lo único que en aquel momento podía llamar certeza. El momento llegaría, y ni él ni nadie podía hacer nada para adelantarlo, atrasarlo o evitarlo.

No sabemos qué sucederá esta noche, ni la más mínima pista, así que... Solo podemos estar alertas y esperar que no pase nada malo —aquella admisión en voz alta fue, en muchos sentidos, un alivio para el carabés. Un alivio que ni siquiera había sabido que necesitaba.

867 Re: Torreón Maciel el 29/07/18, 05:45 pm

Aes


Tay pasó los brazos por los hombros de Eriel cuando este se revolvió entre su cuerpo para aumentar el llanto. A su apretón lo correspondió con otro del mismo calibre, consolando al nublino y en cierta forma aprovechando aquel momento antes de la Luna. Antes de quizás perderle para siempre, o perderse él.
-No-no...- dijo apoyando la barbilla en su cabello- no lo sientas- el jamás había pedido perdón por llorar. Se daba cuenta ahora del cambio que había sufrido, meses atrás llorar era de débiles. Ahora no encontraba otro método mejor para poder ser fuerte de verdad.

Cuando Eriel regresó escuchó atentamense sus palabras, agachando la cabeza con dolor al escuchar el nombre “Daer” en voz alta, aquello provocaba emociones contradicctorias, la rabia por el monstruo y la tristeza por su antiguo amigo.
Tenía razón, puede que no sirviera de nada pero cómo soportar no haber intentado algo al menos para retrasarlo.
-El don de la Luna verdadero...- susurró con la llegada de Barael, pensativo. Aquello podía significar muchas cosas. Al mirar a los ojos del mayor de los hermanos recordó, era un momento incierto y jamás llegaría a saber quién dijo qué con total seguridad pero sí recordaba las frases de Barael, frases que en su momento no tenían ningún significado pero que ahora necesitaba creer. “No le niegues tu sonrisa ahora que ella estará aquí contigo”. Se llevó la mano al corazón. Si Dafne realmente estaba en él, si le veía, estaría tan nerviosa como él por descubrir en qué se convertiría. Y no le gustaría verle solo en una mazmorra. Miró a Barael y sintió la repentina necesidad de encogerse de hombros y simplemente dedicarle una sonrisa cansada. Un gesto tan natural como intentaba ser la mayoría del tiempo. Pero casi. Solo casi llegó.

-Está bien- asintió ante Rad y Sox, siempre sin ningún problema en reconocer que podía estar equivocado. No tenían a nadie más que no fueran ellos, merecían pasarlo juntos, sí. Y si notaba algo raro no tendría nada más que decirlo. Tayron habló una vez mirando al suelo, extrañado por hablar tanto y dar su opinión como hacía antes- nosotros tenemos que ser diferentes- al daeliciano, quiso decir- él empezó a comer carne, hasta ahora nadie ha presentado algo parecido que sepamos- quería creerlo, que volaría, que nadaría, cualquier cosa. Magia, no magia, le daba igual. Sólo quería seguir siendo él. Incluso aunque cambiara totalmente su aspecto, pero por dentro, él- merecemos algo distinto, mejor.

868 Re: Torreón Maciel el 29/07/18, 07:40 pm

Dal


Poco a poco empezó a aparecer gente y Eriel dio gracias de haberse limpiado la cara antes. Habría sido preocuparlos innecesariamente.

-Te lo dije - le soltó a Rad tras las palabras de Tayron.- Podemos hacer recapitulación de nuestras cosas y tratar de aventurar nuestras transformaciones. Si os apetece para pasar el rato, si no nada... - su voz se fue apagando poco a poco dándose cuenta de que igual no era buena idea.

-De todas formas - dijo rápido para cambiar de tema,- yo también quiero pasar el día con vosotros. Simplemente pasar el día. Ya no hay que entrenar, ni hacer magia, ni cocinar. Simplemente estar juntos.

Y con aquellos que ya no están con nosotros. Pero eso ya no lo añadió.

869 Re: Torreón Maciel el 30/07/18, 04:37 pm

Kial


El día avanzo lenta y dolorosamente. A cada rato volvía a llorar, incapaz de frenarse. Llegó un punto en que no le quedaban lagrimas que acompañaran los gemidos. Y luego estaba el silencio, fuera de los llantos ocasionales y algun que otro intercambio, nadie hablaba. El silencio remataba el ambiete, hacia verdaderamente pesada la tarde, nada que le distrajera.

Radar no fue el único en vomitar. En un par de ocasiones durante la limpieza Hyun no pudo controlarse.

En la noche todos se mudaron a la habitacion de los nublinos. Durmió con Tayron, preocupado. Sin saber cómo poder ayudarle, cómo consolarle. Con miedo a fallar como amigo. Triste también por su lado, y apenas acostumbrado al contacto físico. Un contacto que le era incomodo, pero agradecido, seguro, en momentos compartió los llantos con el otro humano.

Realmente no pegó ojo nadie de la habitacion o no lo pareció. En el silencio se oía claramente los suaves gemidos que se turnaban por echar los chicos, las respiraciones entrecortadas, los jadeos. Hyun en la completa oscuridad prefería entretenerse concentrandose en los ruidos de sus compañeros, en el tacto de Tayron, de la cama, en su situación. Abriendo los ojos cada cierto tiempo. Lo que fuera antes de permitirse irse a otros sitios en su cabeza.

Lo que habían pasado le daba miedo, recordarlo; pero nada le daba tanto miedo como el futuro. La luna. Y aquello en lo que Daer se había convertido. Le aterrorizaba poder dejar de ser él, ni lo que pudiera hacer después ni ninguna otra cosa. Le daba miedo no regresar a casa, todavía. <<Estupido>> aun con lo seguro que era que nunca volvería, no dejaba de tener esa esperanza. No dejaba de querer irse a su piso, ver a su hermana, a su madre, abrazarla. Hacer como que era un niño normal, aun cuando había vivido cosas peores que cualquiera de sus abuelos. Recibir continuos "pobrecito" y "ahora ya estas bien". Olvidar rocavarancolia, a Dafne, a Charlie, a Amaro, a Bandrael, a Ran, lo que sentía y lo que había sentido. Una vez más rompió a llorar.

La primera semana fue dificil. Hyun no podía hacerse cargo de los sentimientos de Tayron, tenía miedo a fallarle. Él se sentía ya muy mal por si mismo y no quería ni creía poder lidiar con el humano. Trataba de evitarle y con ello estaba perdiendo a su mejor amigo en el torreón. Hyun sabía que estaba mal, que estaba solo. Sox todavía le provocaba demasiado respeto como para acercarse. Pero con Rigel consiguió un poco rellenar ese hueco, por poco que se hubieran hablado realmente en el torreon. Rigel era lo que necesitaba entonces, alguién que le consolara, alguién que le entretuviera, alguién con quien hablar.

Tayron acabó por mudarse a la cama de Eriel. Le dolía verlo, pensar que había fallado a Tay, sabía que no hubiera hecho nada de otra manera, que no podría. Pero eso no le quitaba los celos, ni la pena que se daba a si mismo. Las noches eran duras, apenas dormía y no parecía que iba a parar de llorar. Los cambios muchas veces vienen sin más, y poco a poco o derrepente, tu cabeza hace click y los aceptas, cómo la muerte de Charlie y Dafne. Pero la luna era un cambio que conocía, era un terror que se acercaba progresivamente, era un cambio que esperabas, y del que no sabías si te recuperarías. Era cada vez peor.

Ya llevaba unos cuantos días durmiendo poco entre pesadillas y las secuelas de estas, y los últimos días vivía con unnudo en la garganta y un vacio en el estomago, sin hambre ni capacidad de comer casi. Esa última noche la había pasado en vela, se levanto y tragó saliva como hacía cada cierto tiempo, asegurandose de que seguía podiendo tragar o respirar. Abajo hablaban, hablaban de lo que estaba por llegar. Cuanto más alto les oía mayor era el vacio de su estomago. Por un lado quería distraerse, siempre pensaba que en su mente era peor, pero oir en alto los miedos que compartían era horrible. Hyun se quedo a cierta distancia de la charla. Le tenía un poco de miedo a unirse como si nada a una conversación en la que estuviera Tayron, pero lo que él humano había dicho no era cierto. A rocavarancolia no le importaba que mereciera quién, y por eso el coreano estaba vivo. Sin embargo fue lo que dijo Eriel lo que uso para dar un paso al centro.

- Si - dijo con no demasiada fuerza. Tampoco lo creía con seguridad. Pero quizás estar juntos hacia más llevable lo que se les venía encima, esa especie de santa claus del horror que era la luna, en el fondo Hyun desaba que fuera así.

870 Re: Torreón Maciel el 31/07/18, 12:17 am

Naeryan

avatar
Las palabras de Tay le infundir on algo que no podría llamarse optimismo, pero que sí le hizo sentirse más fuerte frente a aquella espera incierta. Habían sobrevivido, habían resistido frente a todo lo que la ciudad les había echado encima. Merecían una recompensa.

—En todo caso, en unas horas se acabó —terció mientras tomaba asiento junto a los demás. Miró el desayuno que había preparado Eriel con cierta desgana. No tenía apetito, el estómago entretenido con mil cosas distintas que no tenían nada que ver con la comida, pero no quería echar a perder el esfuerzo del nublino. Al final dio un bocado.
—¿Cuánto queda? —terminó por preguntar a su compatriota. No se le había escapado que había dicho "esta noche"—. ¿Has dejado de sentirlo ahora que ya es el día?

Eriel ofreció un cambio de tema y Sox no sabía cómo le hacía sentir. Seguía sin ser una conversación completamente cómoda pero como mínimo no le producía el rechazo categórico de hace unos meses, y en aquel ambiente de desear lo mejor en las últimas horas que podían, de alguna forma no resultaba fuera de lugar limitarse a desear poderes e ignorar todo lo que podía salir mal.

—Yo no he sentido nada —admitió—. No me ha salido nada, ni siento que me observan ni que tiran de mí hacia ninguna parte.
Hizo una pausa mientras intentaba recapitular algo, lo que fuera.
—Creo que no cambiaré mucho —terminó. No se le ocurría nada más que aventurar—. ¿O me habéis notado vosotros algo raro?



Última edición por Naeryan el 04/08/18, 01:12 pm, editado 1 vez


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

871 Re: Torreón Maciel el 31/07/18, 12:47 am

Yber

avatar
GM
La noche de atrevimiento o verdad ya queda lejos para los cosechados, pero para Rocavarancolia apenas ha pasado un suspiro ansioso. La verdad que salió a luz ha crecido a las vísperas de la Luna y hoy, en un rincón del patio, ha surgido un quiste en el cemento. El bulto en el suelo no es muy llamativo, la grieta que lo cruza no es muy preocupante; la planta que lo corona, sin embargo, destaca enmarcada en un paisaje yermo como es el patio de Maciel.

Consta unicamente de un tallo cubierto de espinas, una hoja a cada lado y una flor roja, vibrante. La disposición de los pétalos recuerda a un hombre ahorcado. Quizás lo más inquietante son los ojos que han crecido allí donde debería ir la cabeza. Ojos con sus irises verdes y sus pupilas negras. Diminutos. Ojos que miran con nerviosismo a un lado y a otro.

Algo preocupa a aquella planta. Y no es para menos. Augurando la llegada de la luna, el suelo tiembla, pero es una sacudida tan leve que solo ella la nota.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

872 Re: Torreón Maciel el 01/08/18, 01:08 pm

Alicia

avatar
Siete hizo por ser útil porque la alternativa era un vacío donde solo le esperaban sus errores. Arrastraba consigo la vergüenza de no poder decir que se prefería muerto, o asegurar que habría hecho distinto de darle otra oportunidad. Aun así, le dolían sus decisiones. Le dolía pensar en Daer y su ausencia, y en cómo lo habían tratado después de su muerte. La muerte de otros más valientes lo mantenía allí con vida, a la espera de una nueva guillotina.

Fue después, con su casa limpia y devuelta a una semblanza de espacio seguro, increíblemente vacía y silenciosa, que Siete se echó a llorar sin saber pararse. Incluso los pasos parecían acallados, menos frecuentes ahora que cuatro personas faltaban.  Siete seguía esperando aun así, habituado a rutinas que le habían arrebatado de golpe, voces y gestos. Soñaba que abrían el portón y estaban allí los cuatro. Sus manos habían dejado de contar platos de más para la mesa, pero algo en él esperaba. Por las noches, cuando realmente nadie hacia ruido, Siete estaba solo y dejaba que lo inundara la desesperación.

Cuidar de los demás era más sencillo que resolver su propia maraña de sentimientos. Siete creía además que aquello era lo que debía a los demás, después de abandonarlos. Así que hacía lo que podía, calentaba infusiones especiadas para después de los derrumbes, ofrecía consuelo en manos apoyadas en otras, gestos de mimo como los que él había recibido de pequeño. Estaba para ellos, para escuchar y llorar discreto después.  Limpiaba, hacía camas, reordenaba para agruparlos en los espacios comunes. Usaba las pocas palabras de consuelo que aun creía sinceras.

Otras tareas tuvo que abandonarlas, sin embargo. La primera vez que había ido a cocinar, la carne cruda entre sus dedos lo había manchado de sangre. La sensación del musculo partido y las fibras descubiertas le hizo soltar el pedazo por instinto y lavarse las manos. Siete tuvo que dejar de encargarse de los platos principales. Incluso cuando preparaba pescado y carne para otros, no era capaz de tomarlo para sí.

El tiempo se les escapó entre las manos, con la certeza constante de la fecha de la Luna Roja. Aquella última noche juntos Siete se arrebujó bajo las sabanas con la sensación al cerrar los ojos de que se preparaba para un golpe. Se despertó varias veces, con una mezcla de alivio y decepción ante la madrugada. Las últimas horas las pasó dormido de forma que cuando bajó, ya todos estaban fuera de la cama. La falta de descanso le palpitaba en las sienes, y la ansiedad le había cerrado el estómago. Venía escuchando la conversación desde las escaleras.
- Hola- saludó a media voz. Se buscó dónde colocarse entre los demás, atento a la conversación en la medida que le era posible.


_________________________________________

-

873 Re: Torreón Maciel el 01/08/18, 02:43 pm

Zarket

avatar
GM
Todos parecían concordar en que querían pasar juntos aquel día. Rad tenía una expresión que casi podía definirse como sonrisa ante aquello: no era alegría, ni tranquilidad, ni esperanza. Era algo más difuso que nada de aquello, y a la vez mucho más potente. Daba igual qué acabara por surgir de la oscura sima ante la que se encontraban, fuera lo que fuera al menos podrían encararlo juntos.

La pregunta de Sox le hizo resoplar, haciéndole cierta gracia que el tipo A no tardaría mucho en comprender...

Ni de lejos, de hecho se me ha afinado —haberse levantado con aquella nueva precisión casi lo había asustado, en especial teniendo en cuenta que hacía meses que la habilidad de medición del tiempo se había estabilizado por completo—. Nueve horas, siete minutos y treinta segundos... Coincide con el atardecer, de hecho —no había sido muy difícil descubrir aquello una vez había comparado las dos mediciones temporales que la Luna parecía haberle regalado.

Saludó con la cabeza a Siete, escuchando las palabras de su compatriota. No se le ocurría qué podía ser, probablemente porque no conocían realmente ninguna de las transformaciones. No hizo ese apunte, sin embargo: aquello no era más que una forma de pasar aquellas últimas horas, ¿así que qué más daba?

No, y no tengo ni idea de qué puede significar eso. Quizás tus cambios han sido muy sutiles, o... no sé. Muy a nivel celular, quizás —Rad ni siquiera sabía qué pensar acerca de la aparente situación del tipo A. Luego se preguntó si la clasificación mágica influía de alguna manera en la transformación, o si eran temas independientes—. Yo... diría que la Luna me dará la gloriosa transformación de reloj andante, pero casi parece que ya lo soy.

Había un punto de sarcasmo en aquellas palabras. Una forma de expresar frsutración, incertidumbre y miedo.

874 Re: Torreón Maciel el 02/08/18, 07:29 pm

Aes

avatar
Tayron cambiaba la mirada entre los presentes de manera intermitente conforme llegaban y se sintió más seguro y por una vez, aunque ya hubieran coincidido todos en una habitación antes, también menos solo. Puede que fuera el día del astro rojo, que los unía, pero no quería despedirse de ellos y seguir su camino. El caos y la muerte los había hecho indispensables para él, insustituíbles, y aunque algún día encontrara otro sitio u otra gente sabía que ellos serían el único hogar al que quizás podía volver. Y le daba miedo que la Luna lo arruinase. Miró a Hyun recordando el día en que se lo contó todo y casi sentía el impulso de preguntar por qué le evitaba tanto en medio de todos. Sólo quería tranquilidad, que la Luna saliese un mes más tarde. Que todo volviese a ser como antes pero estando igual de unidos.
-Nueve horas- repitió- casi parece que te regodeas recordándolo- hizo un intento de broma para calmar sus nervios por primera vez en un tiempo.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

875 Re: Torreón Maciel el 03/08/18, 01:22 am

Reifon

avatar
Empezaron a hablar de estar juntos y el nublino calló, aquel desastre había mostrado de sobra que él no pertenecía allí y así era. Y no le preocupaba, Barael se lo tomaba ya como devenir natural de las cosas tras todo aquel mes, simplemente no eran lo mismo. Todo avanzó hacía los síntomas mientras que Hyun y Siete llegaban, pero él no habló de ello, no sabía más que preguntas así que lo consideraba inútil.

Últimamente nunca hablaba.

-Parece la mejor opción. -Fue casi un susurro mientras aquel maniquí móvil se volteaba para dejar a la familia sola un rato. Quería volver a sus estatuas, a su mundo imaginario de tranquilidad y cariño, relajarse y vaguear antes de unirse a ellos para la vigía antes de la Luna.

Ya podía ver a Per cuando notó aquello, el retoño verde que había estado en el patio había florecido y tenía...

¿Ojos...?

Barael se acercó atónito, aquella flor con forma de persona que miraba a su alrededor agitada había sacado al nublino de su apatía, aunque parecía ignorarle. Barael no tardó en arrimar sus estatuas y echarse a contemplar la flor, estudiándola, maravillado de como una planta había desarrollado órganos animales.

Y así fue pasando el tiempo, entre contemplar a aquella maravilla y añadir nuevos detalles a sus pequeñas mientras se planteaba que hacer con su vida. En algún momento su hermano vino a llevárselo con los demás y él simplemente se dejó llevar recogiendo las tallas y despidiéndose mentalmente de aquella cosita. Y allí pasó el tiempo, sentado con sus estatuas mientras los demás hablaban, añadiendo escasamente algo si lo veía necesario o para no preocupar a su hermano.

Poco a poco fue pasando la tarde, el nublino lo notaba, nervios por todas partes, sonrisas forzadas para mantener la calma, el mismo no había comido nada en todo el día por culpa lo que significaba.

Había acabado todo, pero aún quedaba Tuétano. En los últimos minutos Barael empezó a rezarle a la Luna por un don rápido y poderoso para todos, algo con lo que pudieran parar a una ciudadana transformada con experiencia contando solo con su propia muerte. Era todo lo que quería ahora.

-Chicos. -Dijo alto para todos. El mayor de los nublinos extendió a Eru hacia el centro de la mesa y comenzó a hablar por su propio pie por primera vez desde hacía un mes. Se atragantó un poco, le costaba ponerse a dar anuncios después de todo. -En una familia siempre hay algún que otro problema. -Comenzó. -Son muchas personas que opinan diferente y es normal acabar chocando, pero el solucionar todo ello y mantenerse juntos es lo que los hace tan fuertes. Precisamente la Luna os puede dar cosas que os hagan chocar y querer cosas diferentes, así que me gustaría que pase lo que pase mirarais a esta estatua y recordarais todo lo que habéis vivido y como os ha unido para que os apoyaseis ahora que no sabemos qué pasará. -Barael comenzó a colocar las estatuillas de los caídos en la mesa, quedándose para él a Nar y a Cad. -No es mucho, pero espero que os sirva para evitar lo que sea que se os meta en la cabeza con la Luna.


_________________________________________

Un blanco mas oscuro que el negro.

Un negro mas claro que el blanco.

El gris se desborda en mil tonos.

Y el arcoiris se hunde en monotonia.

876 Re: Torreón Maciel el 03/08/18, 09:00 am

Zarket

avatar
GM
Por supuesto que no —resopló ante las palabras de Tay—. Simplemente si vosotros preguntáuis, yo respondo. Y tampoco viene mal que sintáis un poquito lo que yo —una pequeña sonrisa ladeada había acompañado a sus últimas palabras. Un intento de broma en un momento donde estas podían ser tan adecuadas como inadecuadas.

El día pasó de una forma extraña: el tiempo a veces parecía dilatarse, a veces parecía contraerse. Ni siquiera la nueva percepción que Rad sentía sobre los segundos era capaz de aliviarle aquello, como si su habilidad se hubiera convertido en arena seca ante sus ojos. Todavía era capaz de sentirlo, claro, pero el peso de la Luna Roja en el fondo de su conciencia y los nervios provocados por la incertidumbre le dificultaba percibir el tiempo en la otra forma. La de un chiquillo de diecisiete años, en vez de la de... lo que estuviera transformándolo aquel astro.

Habían estado juntos, todos ellos, eso sí. En ocasiones hablaban, en ocasiones no. El tipo E no podía saber de verdad qué pasaba por sus mentes, pero podía imaginárselo. En el fondo sabía que todos estaban igual. Les diría cuánto quedaba si preguntaban, pero no con la afinación anterior. Horas y minutos. De cuartos de hora en cuartos de hora, de diez minutos en diez minutos, de cinco en cinco, de uno en uno: conforme el momento se acercaba más reduciría su afinación.

No volvió a hablar de segundos, sin embargo. No tenía sentido cuando cambiaban constantemente.

Las palabras de Barael le hicieron sentir sentimientos difíciles de definir, como el propio nublino. Ahora que había aceptado que ninguna institución competente iba a solucionar el problema convivir con él era, a la vez, más fácil y más difícil que antes. En cualquier caso agradecía, al menos un poco, aquellas figuras. Esperar que aquello ayudara era una esperanza fútil, pero ante aquella incertidumbre las esperanzas fútiles eran lo único que tenían.

Los últimos minutos pesaron mucho en su conciencia. Los últimos segundos, más.

«Diez»

¿Qué serían cuando llegara al cero? ¿Qué les pasaría?

«Nueve»

¿Serían ellos mismos, se reconocerían al mirarse en el espejo?

«Ocho»

¿Serían ellos mismos en su propia mente, el lugar más importante de todos?

«Siete»

¿Cambiarían para ser como Daer o como Tuétano? ¿Se transformarían para convertirse en otros seres, unos que no fueran monstruosos pero que tampoco fueran ellos mismos?

«Seis»

La Luna Roja inundaba su conciencia. Su luz empezaba a filtrarse en el patio conforme iba saliendo. La luz del sol menguaba incluso más rápido de lo normal en los atardeceres de Rocavarancolia.

«Cinco»

Rodeado de sus compañeros Rádar se sentía asfixiado y respirando, solitario y acompañado. Todos estarían juntos, todos estarían cerca, unos de otros, para ayudarse de ser necesario. Y todos sufrirían su dolor (físico, o peor) en solitario.

«Cuatro»

El suelo tembló, como habia temblado más veces, ese día y los precedentes. El miedo a un trauma producido unos meses atrás siguió aflorando en su conciencia, devolviéndole por un momento la tensión de aquel momento. Y a ese miedo le siguieron el resto de cosas que lo aterrorizaban en aquel momento.

«Tres»

Miedo a que su cuerpo se descoyuntara de agonía y se volviera irreconocible. Miedo a cambiar, a perderse para siempre, a que un día mirara sus cicatrices y le fueran indiferente. Miedo a que, en algún momento del futuro cercano o lejano, no sintiera ni una pizca de dolor al recordar a Sakrilt, a Charlie, a Dafne, a Daer. A Inna y Eorlir. A la pequeña Nad.

«Dos»

Fuera se cuajaba una tormenta que permanecería días, semanas, un mes entero encima de Rocavarancolia. Fuera (y dentro) el suelo volvió a temblar. Fuera Rocavaragálago se encendía, preparándose para liberar el polen que aceleraría el cambio de la cosecha. Fuera Rocavarancolia se preparaba para dar la bienvenida a su madre, reina y señora, igual que hacían sus habitantes. Fuera la Luna Roja comenzaba a inundar los cielos, con la rotundidad y la seguridad que solo podía poseer aquella magia salvaje y primordial convertida en piedra.

«Uno»

Dentro, Rádar temblaba de pavor, nervios y expectación. Dentro, Rad observaba la profunda sima ante la que se encontraba, la puerta cerrada que empezaba a abrirse, revelando lo que había detrás. Dentro, el carabés se veía obligado a cambiar, a mutar, a dejar atrás, cuanto menos, parte de lo que había sido, y con toda probabilidad todo lo que podría haber conseguido en otras circunstancias.

Dentro, el tipo E temblaba como un recién nacido ante el nuevo, terrible y desconocido mundo que pronto se abriría para él.

877 Re: Torreón Maciel el 03/08/18, 10:31 am

Kial

avatar
9 horas, le dio otro salto el estómago, era tan poco. Tan inevitable. Hyun respiró una vez más con fuerza.

- Y a mi no me va el corazón bien.- Era extraño volver a decirlo en alto, también era raro que hablara de forma tan directa. Y Hyun era el primer sorprendido, pero ya estaban al filo de su final para bien o para mal. Y quizás en este caso si que funcionara el sistema que tenía su padre Jung de hacerle superar los miedos, quizás si enfrentaba, aunque fuera hablando, la realidad. Luego estaba lo de su sintoma, no lo escondia, pero sabia que quizás solo lo sabian Sox, Siete, Tay y poco más. - Quizás la luna me lo pare del todo y la palme sin más. Sería irónico.- Era un intento de chiste. Añadió una risa, que no pudo si no resultar amarga. No. Seguía siendo horrible hablar de ello y pensarlo. Se le saltaron un poco las lagrimas. - ¿Que significará eso para mi cuando salga la luna? - Miraba a Siete, pues no se sentia todavia comodo. Esperaba que la conversación siguiera siendo ese intento de alegre que llevaba todo el rato siendo. Que ésta siguiera escondiendo lo cagados que estaban, lo tristes que estaban.

El día siguió lento, más lento que nunca y desagradable a cada rato que había silencio. Era horrible, esperaba que la falta de sueño le permitiera dormir, le hiciera caer tras la comida y poder despertar al otro lado de lo que hubiera pasado pero no. Las horas siguieron sin más y Hyun solo podía dejar pasar los segundos. Sentía que quedaba menos y que no podía hacer nada. Era como si hiciera un mal trabajo en parar el tiempo y en el proceso eternalizara la horrible e inevitable espera espera. Pero aun así y aunque fuera lentamente, la hora llegaba. El nublino dio una de sus extrañas charlas "motivacionales", quizás la última. Ni Eriel ni Bandrael ni Zobriel sonaban tan extraños pero quizás era una cosa de su planeta, y Hyun empezaba a aceptarlo. Aun así no pudo evitar mencionar en voz baja:

- Esto no cambiara ni ayudara a nada.- Solo aquel que hubiera estado muy cerca del humano lo habría oido, si es que había alguien así de cerca.

Finalmente llegó la hora, la inmensa luna se alzaba delante suya sobre un fondo negro, bañando el patio con luz roja y robandole a Hyun el ultimo aire que quedaba en sus pulmones, cerrandole la garganta. Y tras los segundos más largos de la vida de Hyun, todo se volvió negro. La conciencia de Hyun no duró lo suficiente ni para sentir su caida al chocar con el suelo. Solo le dio tiempo a maldecir, a maldecir por su vida, su suerte y a maldecir porque no quería morir <<Me cago en todo>>. Se desplomó en la puerta al patio.



Última edición por Kial el 03/08/18, 12:28 pm, editado 3 veces

878 Re: Torreón Maciel el 03/08/18, 11:53 am

Dal

avatar
Eriel aventuró con el resto cosas de sus posibles transformaciones. No sabía ni qué pensar para sí mismo, le atraía una aurora. Qué significaba aquello no tenía ni idea, no sabía cómo iba a cambiar. Quizá no cambiara en absoluto. Al menos físicamente.

Eriel comió como no había hecho en meses. Hubo gente que apenas tocó la comida pero no le molestó. Entendía que por nervios hubiese gente que no comiese, él era todo lo contrario, cuanto más nervioso más comía.

Eriel se forzó a sonreír a todo el mundo. Era la mejor forma de darles ánimos, de decir que no pasaría nada, de darse ánimos a sí mismo. Después de esa noche todo cambiaría, aunque el más joven de los nublinos esperaba que no cambiase nada, si acaso la relación que todos tenían con Barael.

El tiempo pasó, Eriel no sabría decir cómo pes se le hizo eterno. Cuando echó de menos a su hermano salió a por él y lo llevó dentro. El gesto de su hermano le pareció muy tierno y le sonrió agradecido por aquello.

A falta de un minuto para la salida de la Luna, según Rad y Eriel se fiaba de la percepción de su amigo, salió al patio acompañado por su hermano para observar la salida.

Por la expresión del carabés el nublino fue prediciendo lo que quedaba en segundos. El sol se ocultó, la ciudad se oscureció y a lo lejos se oyó un relámpago.

La Luna Roja se alzó, apenas un trozo visible en el horizonte. Más hermosa de lo que Eriel jamás imaginó, mucho más que cualquier dibujo o grabado suyo. Era casi hipnótica, como si demandase atención de todo el mundo, y lo consiguiese.

El nublino miró a Rad y se fijó en algo que le aparecía en la cara. También otra cosa en el brazo. Se acercó y de pronto notó que le costaba ligeramente moverse, como si tuviese los músculos agarrotados.

-Oye, Rad, no quiero alarmarte pero creo que te están saliendo lunares por la piel - le dijo.- Mírate al agua a ver si no es cos... ¡AH! - Eriel sintió dos tirones muy dolorosos en la espalda y que algo le bajaba por ella. Metió una mano y tocó lo que le corría espalda abajo. Sacó la mano llena de sangre.

Rápidamente se quitó la camiseta, notaba los músculos raros. También sintió una sensación de agobio que nunca había experimentado.

-¿Qué rayos tengo en la espalda? - preguntó, no seguía doliendo pero escocía horrores. A su lado oyó a su hermano soltar un improperio y luego gritar de dolor. Cuando Eriel lo miró vio como se sujetaba el muñón. Más allá, junto a la puerta, Hyun estaba tirado en el suelo.

Aquello era la Luna, esa era su transformación y todos iban a pasar por ella quisieran o no.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

879 Re: Torreón Maciel el 03/08/18, 03:35 pm

Aes

avatar
Tayron no tuvo mucho más que contestar a Rad, de hecho, no habló demasiado en el tiempo de espera. Era interminable la sensación de que lo que habían estado esperando tanto tiempo iba a llegar por fin. El “para qué”. No se sentía especial, sino desafortunado. Aunque al menos, entre sus amigos. Un grupo de desafortunados que habían tomado una decisión errónea.

Esperó y esperó hasta que Barael alzó la voz y lo miró con ojos empañados cuando descubrió en su mano una figura de Dafne. Su cara volvió a ser una mueca de dolor, pero esta vez estaba en el mundo real, lejos de su burbuja. Acercó la mano hacia la estatuilla, no le hacía falta para recordar quién quería ser pero necesitaba cualquier cosa que recordara a Dafne. La deslizó por sus dedos.
-Gracias- le habló directamente al nublino, conteniendo las ganas de marcharse solo a las mazmorras- gracias, Barael -era todo lo que podía decir.

El momento fue brutal, se hallaba sentado es las escaleras que precedían la planta baja cuando oyó un murmullo y supo lo que era al instante. Porque a penas hacía siete minutos le había preguntado al carabés cúanto quedaba, y aunque sin don, él también contó los últimos segundos en su cabeza. Como esperando unos fuegos artificiales, que la tierra se partiera en dos o que unas naves gigantes de otros mundos salvadores descendieran del cielo y aullaran “Se ha acabado, niños.” “Despertad”
Y lo haría en su cama, en su pueblo de bélgica, como antes.

Pero el sonido de un peso muerto y varios gritos y voces de alarma lo sacaron de su realidad paralela. El humano se levantó con rapidez agrupándose con sus compañeros. Cuando vio el cuerpo de Hyun echó a correr, alarmado.
-¡Tíos!- llegó hasta a él derrapando con la rodilla en el suelo, como hacía un mes lo hizo con la noruega. No podía repetirse, la escena no podía volver a ocurrir. Las lágrimas acudieron a él antes que cualquier otra cosa de nuevo. Estaba condenado a perder- ¡Hyun! Por favor, despierta- seguía llamando a voces al resto de sus amigos, no podía perder al coreano ahora, la ciudad terminaría por llevárselo a él para siempre entonces. Le dio algunas palmadas en la cara, pero no reaccionaba. ¿Qué le estaba pasando?. La luz fúnebre y roja de la luna parecía enfocarlos, Tay apenas la había mirado un segundo. Inmensa, sublime y dominante ante él. ¿Qué terminaría pasándole a él?- por favor... ¡eh, eh, Hyun!- en su mente las culpables eran las lágrimas. Pero ya llevaba un rato rascándose los ojos y a penas fue consciente de que ya estaba ocurriendo, cuando un dolor en la rabadilla le sorprendió.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

880 Re: Torreón Maciel el 03/08/18, 04:01 pm

Reifon

avatar
No le dió ninguna estatua a nadie en particular, aunque sabía quién cogería o rechazaría la de Dafne inmediatamente, el nublino solo asintió mientras volvía a su apatía normal, esta vez con un claro nerviosismo que acabó por impedirle detallar nada más.

Siguió a su hermano afuera, que menos que ver la Luna al fin con él después de tantas cosas. Al menos eso se lo habían ganado, pasase lo que pasase, habían sobrevivido y se convertirían en dioses.

El momento estuvo claro pues la cara de Rad fue un poema del acercamiento, pero aunque sabía que iban a cambiar nada había preparado al nublino para aquello. Todo fue rápido, la luz roja bañándolos, el primer resquicio de la Luna, hermosa, superior e imponente sobre el cielo alzándose como el ente de poder que era y en un instante... Oyó detrás de si el caer de un cuerpo y se giró un segundo para comprobar a Hyun tirado en el suelo y a Tay yendo a por él. Volvió a girararse preocupado y nervioso solo para encontrarse la camiseta de su hermano empezando a sangrar por la espalda.

-Eri... -Quiso comenzar, pero su propio cuerpo no se lo permitió. -¡MIERDA, ¿QUE?! -Su muñón empezó a arder y a chillar de dolor y Barael con ello mientras lo agarraba, solo podía compararlo a otra vez Tuétano reventándolo con su pie mientras el añillo lo curaba. Apretó los dientes y empezó a emitir una mezcla entre gritos y gruñidos humanos mientras luchaba por respirar y por mantenerse de pie, pero pronto la mandíbula se unió a aquella fiesta macabra y alguna zona en su cadera debió gustarle y decidió sumarse también.

Barael se tiró al suelo sin poder articular palabras coherentes ni ver nada. Lo único que veía, sentía, y pensaba, era dolor. Apenas podía siquiera respirar entre grito y grito.


_________________________________________

Un blanco mas oscuro que el negro.

Un negro mas claro que el blanco.

El gris se desborda en mil tonos.

Y el arcoiris se hunde en monotonia.

881 Re: Torreón Maciel el 03/08/18, 04:43 pm

Zarket

avatar
GM
La luz sanguina se colaba por la puerta, aunque el peso sobre su conciencia era una prueba mejor que cualquiera visual. Rádar no miró más allá, no quería y no podía observar el astro que iba a cambiar sus vidas para siempre, no con la presencia perenne que había ocupado en su mente. Todavía necesitaba, al menos, unos minutos antes de enfrentarse a aquello.

La voz de Eriel lo sacó de su ensimismamiento. El tipo E intentó sobreponerse al ahogo que le provocaba aquella luna para comprender y decir algo ante las palabras del nublino. Un vistazo a su mano izquierda confirmó que, de hecho, habia dos lunares nuevos en su piel. Uno de un rojo intenso, otro de un azul casi tan claro como el blanco.

¿Esto es?

Su murmullo fue bajo y extraño. Rad sentía cierto sentimiento anticlimático, aunque no podía dejar de sentir que aquellas pecas no eran todo. Aquello se mezclaba con alivio, pero también con frustración. No podía ser que el "premio" a todo aquello que había pasado fueran unas simples manchas en la piel, no era justo. Resultaba casi ridículo que el miedo a perderse a él mismo desembocara en... aquello.

Los gritos acabaron con una línea que podría haber acabado en la mezcla de alegría, ira e histeria. A su alrededor sus compañeros sufrían dolores y heridas, que no provocaron sino alivio en el tipo E. Contempló horrorizado las heridas de Eriel, dando medio paso atrás, solo para escuchar las palabras de Tay. Su mente quedaba inundada por la Luna Roja y tantas emociones que resultaba imposible describirlas o, tan solo, deshacer el nudo que habían formado.

Contemplar a Hyun le provocó un terror abisal en sus entrañas, un terror que le hacía recordar las palabras del humano aquella misma mañana. A su alrededor los gritos de agonía seguían, incluso aumentaban. Rádar sacudió la cabeza, sobrepasado, ahogado y enterrado por el caos, por las circunstancias, por el astro que gobernaba en los cielos.

«Tengo que limpiarles la sangre» decidió, sabiendo que no podía curarlos y que no tenían anestesia alguna. Apenas lo único que podía hacer era intentar mantenerlos a salvo y lo menos sufrientes posible.

Sabiendo aquello decidió colgarse la vaina de su espada al cinturón, como cada vez que salía, y luego salir fuera. Se paró un momento ante Tay, quien seguía con Hyun, y lo tomó del hombro.

¡Tienes que meterlo adentro —era una petición urgente, más que una orden, aunque intentó que se le entendiera claramente entre el ruido de la tormenta y los gritos de dentro—. ¡No estáis seguro aquí fuera, Tay, y menos con esta tormenta! ¡Mételo en el torreón! —Tayron era el único que parecía un poco menos sufriente, por lo que Rad confiaba en que pudiera hacerlo.

En su salida al patio, donde pronto acabó empapado, no dejó de mirar al suelo, intentando mantenerse ajeno a la Luna Roja. La había visto de reojo, y aquello había sido suficiente para ahogarlo con su belleza, pero por esa misma razón se negaba a mirarla directamente. Rádar temía olvidar lo que debía hacer si la observaba.

Caminaba encorvado hacia el pozo, luchando contra el viento y la tormenta. El clima parecía haber enloquecido más allá de toda medida, como si solo aquella fuerza fuera digna de recibir a la Luna Roja. A medio camino el suelo volvió a temblar, un temblor mucho más notable que cualquiera que hubieran vivido aquel día y los anteriores. Rádar acabó cayendo por fin al suelo, sintiendo que se mordía la lengua y escupía sangre, pero aquello no lo detuvo. Se levantó, llegó al pozo y empezo a subir agua por el cubo.

«Aunque lo más probable es que el cubo acabe lleno del agua de la lluvia, no del agua del pozo» pensó, con cierta ironía.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 73 de 80.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 38 ... 72, 73, 74 ... 76 ... 80  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.