Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Sede de los Taumaturgos
por chicoaeseg15 Hoy a las 10:57 am

» Torreón Maciel
por chicoaeseg15 Ayer a las 12:15 pm

» Ruinas de Margalar
por Naeryan 16/02/18, 09:38 pm

» Bajos Fondos
por Lupin 16/02/18, 07:56 pm

» Primer sueño de Sox
por Alicia 16/02/18, 06:16 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 175 miembros registrados.
El último usuario registrado es Frontera.

Nuestros miembros han publicado un total de 36274 mensajes en 686 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Torreón Letargo

Ir a la página : Precedente  1 ... 41 ... 78, 79, 80

Ir abajo  Mensaje [Página 80 de 80.]

1 Torreón Letargo el 31/10/15, 02:22 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Este torreón de cuatro plantas está completamente cubierto de enredaderas, por lo que en un inicio es un poco complicado encontrar la puerta, algo más pequeña que en los otros torreones. El puente levadizo suele estar bajado, y da a una franja de tierra que rodea la parte delantera del torreón. Los capullos de las flores, que solo se abren con la Luna Roja, despiden al anochecer una fragancia que atonta y adormece a quien la huele. En el patio tiene suelo de tierra y también está repleto de plantas, en su mayoría secas o raquíticas. En el centro hay una estatua de una ninfa atravesada por cientos de estacas.

Ver mensajes anteriores (click aquí):


Hechizos que conocemos:

-Hechizo térmico.
-Pulso púrpura.
-Curación superficial.
-Lumínico.
-Hechizo de restauración
-Hechizo vigorizante
-Moldeo de materia orgánica


949 Re: Torreón Letargo el 27/01/18, 02:33 am

Tak


GM
Nime no se enteró de mucho durante un rato. El ajetreo superaba su dolor de cabeza, como si todo se moviese más rápido de lo que pudiese procesar. No empezó a reaccionar hasta que comprendió que Eitne no se iba a morir. Gracias a la magia había dejado de perder sangre… o lo que fuera aquel líquido azul. Todavía había esperanza.

Se levantó e intentó seguir a los demás por las escaleras, aunque al pasar al lado de Pelusa le dijo:
Cura a los demás primero, lo mío no es nada. —Y era verdad, se decía, en especial en comparación con lo de Eitne. O Drusar. La niña se frotó el golpe de la cabeza y tocó la sangre seca. Ya había parado de sangrar y no dolía demasiado. Sí le dolían las cervicales, que habían recibido la mayor parte del impacto, pero aquello no le impedía moverse, y por tanto para ella no era preocupante.

Se quedó bastante cerca de la puerta dle cuarto, incapaz de mirar a Eitne más que de reojo por culpa del destrozo de su pierna. Tampoco fue capaz de mirar a los ojos a nadie, aunque trataba de comprobar a base de vistazos rápidos que los demás heridos estuviesen bien.

Se sentía culpable. Había empezado a procesar lo ocurrido, y a pesar de que se había puesto a la defensiva, cerca de Guille y Eitne, lo único que pudo hacer fue salir despedida al primer golpe. Ella o Guille podrían haber sido los que estuviesen en aquella cama ahora. No podrían haber hecho nada ni aunque el ataque no los hubiese cogido por sorpresa, y ese pensamiento era aterrador.

Cuando Eitne despertó, Nime levantó la mirada del suelo, esperanzada, pero entonces escuchó las palabras de Milo y la poca entereza que le quedaba debido al shock se vino abajo. ¿Acaso no era obvio que aquella herida no se iba a quedar sin consecuencias? ¿Por qué la magia era tan traicionera e inútil cuando más se la necesitaba?

La libense no pudo hacer otra cosa que abandonar la habitación tratando de no llamar la atención. Tenía la puerta al lado. Se apoyó con una mano en la pared y se dirigió al hueco de las escaleras, hacia arriba, y allí se derrumbó, más que tomar asiento. Comenzaron los espasmos previos al llanto ya no fue capaz de contenerlo más. Aunque acallase sus sollozos, no podía dejar de llorar. Pensaba «lo siento» una y otra vez. No sabía qué era lo que lamentaba. Probablemente todo. Sentía haber sido inútil allí afuera. Sentía no haberse opuesto a salir. Sentía que le debía una disculpa a cada muerto o desaparecido. ¿Por qué se había ido de Libo? ¿Qué pintaba en aquella ciudad?

950 Re: Torreón Letargo el 27/01/18, 02:21 pm

Lathspell


Hay momentos para los que nunca llegas a estar preparado. Ser elegido para viajar a un sitio que prácticamente era inalcanzable, ver a tus amigos desaparecer frente a tus ojos...no había muchos mas de esos momentos en la vida de Zob, pero de lejos, este se llevaba la corona. Incluso la sangre de su grisáceo cuerpo parecía querer huir lejos de allí abandonando la piel del pequeño mientras su cerebro asimilaba de golpe la situación. Cortarle la pierna a Eitne. Sin más.

Había vivido algunas situaciones parecidas con el ganado de su mundo pero de ninguna manera podían...y sin embargo, era lo lógico. El tierno Eitne que pintaba cosas en las paredes y lanzaba hechizos sin propósito en el patio. Antes de que pudiera notarlo los demás ya estaban moviéndose, era mejor no perder tiempo después de todo. Pero en algún lugar dentro de Zobriel, algo no quería moverse. Normalmente hubiera saltado y corrido y hecho cualquier cosa para ayudar a sus amigos, pero ahora non solo era capaz de seguirlos y hacer algunas acciones mecanicas mientras llevaban al daeliciano arriba. El mundo pasaba demasiado lento y la vez rápido frente a él. Caminaban y todos parecían destrozados. Pero a diferencia de ellos, Zob no era capaz de desahogarsede alguna forma en aquel momento.

No lloro, ni se desespero, por fuera al menos, solo se quedo con los ojos abiertos, sin parpadear desde hace rato. Se sentía sobrepasado por todo. Miro a Milo y a Eitne, a Pam y a Eitne, al suelo y a Eitne. Solo se quedo allí parado cerca de la cama sin mudar la expresión de su rostro esperando por la respuesta del pequeño mientras la boca se le secaba mas y mas y el nudo de su garganta se cerraba dolorosamente.

951 Re: Torreón Letargo el 27/01/18, 04:14 pm

Goliat


La señal ya estaba dada. Irónicamente, las palabras de apoyo de Milo eran su pistoletazo de salida, y aún sabiéndole mal tras aquel "estamos aquí contigo", Rox no pretendía quedarse de espectadora ni un segundo más. Con discreción, abandonó la habitación, allá donde la escena no estuviera en su campo de visión.
Nime había salido antes que ella y la duda le abarcó. No quería estar en la habitación con el resto, pero tampoco quedarse a solas mientras pasaba. Sin embargo, quizás fuera soledad lo que la menor buscaba. Finalmente, la necesidad de calor humano le pudo, y siguió los pasos de la libense con precaución.
Era como si volviera a tener 5 años y acabara de despertar de una pesadilla en medio de la noche, esperando a los pies de la cama de sus padres, con miedo a recibir una regañina por despertarlos, pero con más miedo aún de volver a su cuarto.

Había conseguido encapsular relativamente bien sus sentimientos gracias al shock, mas al ver a la morena llorar en silencio, todos y cada uno de ellos se volvieron contra ella como si de un enjambre de avispas se tratase.

Nime—masculló finalmente. Aquello había sido tan difícil como lo había sido preguntar a sus padres si podía dormir con ellos.—¿Me puedo sentar contigo?
Era más una pregunta retórica, puesto que ni esperaba respuesta ni pensaba obligarla a responder. Tomó asiento a su lado y, despacio, pasó un brazo por su hombro, atenta a cualquier gesto para apartarlo o no. De repente se sentía culpable, muy culpable, por haberse enfadado con todos.

952 Re: Torreón Letargo el 27/01/18, 06:37 pm

Yber


GM
No se equivocó, la respuesta de Milo no le gustaba. Conforme hablaba el irrense, el daeliciano negaba con más insistencia y lloraba más fuerte.

N-n-no, no, no, n-no, no —era todo lo que salía de su boca.

Eitne quería huír de aquella escena, saltar de la cama y correr lejos; pellizcarse hasta despertarse o saltar por la ventana. En su lugar, en un impulso inconsciente, con el último atisbo de esperanza que albergaba, levantó la manta y deseó que las palabras de Milo se revelaran como la gran mentira que eran. En su lugar, el vacío de su estómago cogió carrera y Eitne sufrió arcadas. Su pierna... La ropa estaba llena de sangre, de sangre azul, de la que daba miedo, de la suya. Y su pierna... Tapó la manta entre arcada y arcada y no se esforzó en limpiar el hilo de babas que colgaba de su boca.

No, por favor, no quiero... No, no, no —los mocos le hicieron pompas en la nariz.

Su llanto cogió fuerza, el niño se llevó las manos a la cara y berreó de manera inconsolable. ¿Y si no volvían nunca? ¿Y si no tenía la opción de viajar a Irraria? Iba a quedarse roto para siempre, iba a quedarse cojo; inútil. Sintió una punzada de rencor hacia todos sus compañeros: hacia los que estaban con él por no haberle ayudado antes y mejor; hacia los que se quedaron en Letargo por no haberles acompañado en una salida tan peligrosa; hacia Guille, por haber insistido en arriesgarse por cuatro niños muertos; hacia Milo, por ser el portador de la mala noticia; hacia los que estaban cerca y no hablaban y hacia los que se habían ido de la habitación...

Sin embargo, la angustia de Eitne no discriminaba, y el mayor rencor lo sentía hacia sí mismo. Hacia las palabras que había soltado como un estúpido esa misma mañana y que ahora le roían el cráneo desde dentro. «Nada sale bien aquí. Nada sale bien. Nada sale bien», se repetía mientras lloraba.

953 Re: Torreón Letargo el 27/01/18, 10:27 pm

Giniroryu


GM
Adrune se mordía el borde del pulgar mientras atendía a la explicación acerca de lo que ocurriría con la pierna de Eitne. Dirigió varias miradas alternativas y preocupadas de Milo y Rena al inconsciente daeliciano, a veces también a Neil y a alguno de sus compañeros cercanos. No hacía falta pensar mucho para saber que al pequeño no iba a gustarle la idea. A ella, desde luego, le hubiese horrorizado que le dijesen que tenían que cortarle la pierna. No tanto por lo doloroso que sonaba, que incluso para alguien tan temerario como la edeel resultaba una perspectiva aterradora, si no por todo lo que implicaba perder la extremidad. No obstante, en el estado que estaba la pierna del pequeño… se podría decir que incluso con los limitados conocimientos de la sinhadre sobre anatomía y medicina no le costaba creer que lo que había explicado Milo tenía sentido.

Se dejó llevar, figuradamente ya que seguía los pasos de su aurva de forma automática, al piso de arriba tras las indicaciones que dio Pelusa. Se sentía incapaz de tomar decisiones en aquel momento, por lo que agradeció que le dijeran todo lo que debía hacer. Se dejó curar la herida por Neil sin hacer comentarios y sin ser capaz de apartar la vista de cómo metían a Eitne en una cama. Se sentía muy impotente, una vez más. Tanto por la situación como por saber que no iba a poder hacer nada más que observar. Y Drusar aparecía en sus pensamientos de tanto en cuanto, aunque la preocupación por el daeliciano era más apremiante en aquellos momentos.

Varios salieron del cuarto cuando Eitne se despertó, pero ella no fue capaz de moverse ni un solo centímetro mientras Milo le explicaba al pequeño lo que tenían que hacer. El irrense había sido directo y, según le parecía a Adru, elegido bien las palabras, pero el rechazo de Eitne no se hizo esperar. Todavía inmóvil mientras el pequeño sufría un ataque de pánico predecible, tardó un buen rato en empezar a reaccionar. Con la mirada fija en un punto en el vacío finalmente se movió, levantándose de la cama donde estaba sentada y acercándose a la del daeliciano. Se agachó para ponerse a su altura a un lado de la cama y finalmente le miró.
¿Confías en Rena y Milo, verdad? Ellos siempre saben lo que es mejor para nosotros… —Hizo una pausa larga, tragando saliva visiblemente. Le costaba que la voz no le temblase—. Sé que es desagradable, pero deberías fijarte en cómo está tu pierna. No se puede curar tal y como está y es muy peligroso dejarla así. Tienes que ser valiente, no podemos perder a nadie más. Yo te daré la mano todo el tiempo para darte fuerzas.
Estiró levemente el brazo posándolo sobre la cama, al alcance de Eitne y giró la cabeza, no queriendo que el niño viese las lágrimas que habían comenzado a brotar de uno de sus ojos a pesar de sus esfuerzos.

954 Re: Torreón Letargo el 29/01/18, 01:20 am

Muffie

avatar

No es que Neil confiara mucho en sí mismo, y menos teniendo en cuenta el estado en el que se encontraba, pero había tenido la vaga esperanza de que el hechizo consiguiera sanar la pierna de Eitne lo suficiente como para que la curación fuera posible con el tiempo. No solo el hechizo no había logrado curarlo, sino que además la única solución era amputar su pierna. Si quería que Eitne viviera tendría que ver cómo le quitaban la pierna. Aquella terrible noticia hizo temblar de miedo al aurva.

Con un asentimiento mecánico y llorando en silencio, el sinhadre cumplió la orden que le había dado Pam y guió a su edeel al piso superior donde procedió a curarla intentando no mirar hacia el lugar en el que habían recostado al daeliciano, pero eso no evitó que escuchara como Milo le explicaba que tenían que cortarle la pierna.

Mientras Eitne suplicaba por su pierna, Neil solo podía quedarse sentado donde hasta hace poco había estado curando a Adru, mirando en dirección contraria a sus compañeros, llorando en silencio y susurrando para si mismo "Lo siento" una y otra vez, consciente de que si él no fuera un inútil quizás Eitne podría haber mantenido la pierna y Drusar no hubiera caído por aquel agujero.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

955 Re: Torreón Letargo el 01/02/18, 07:38 pm

Red

avatar
La respuesta de Eitne, desesperada y aterrorizada, encogió el corazón del irrense hasta el punto de que tuvo que apoyarse contra el borde de la cama para no venirse abajo.
No te preocupes, no haremos nada que tu no quieras... —murmuró, su voz demasiado débil para hacerse oír por encima del llanto del daeliciano. La mirada que les dirigió a todos el pequeño, cargada de resentimiento y miedo, dolía muchísimo.

Fue Adru la que intervino, tratando de tranquilizarlo con palabras amables a pesar de que ella también lo estaba pasando mal, y Milo se lo agradeció en silencio apretándole el hombro con suavidad. La herida de Eitne empezaba a oscurecerse debido a la falta de circulación, las primeras señales de la necrosis, pero si el niño no daba su brazo a torcer solo les quedaba la magia, Aquella solución, sin embargo, acabaría empeorando la situación a largo plazo. El irrense no insistiría, a pesar de todo, y no dejaría que nadie lo presionara en ese sentido a pesar de que el tiempo se les escurría como arena entre los dedos.

956 Re: Torreón Letargo el 02/02/18, 01:14 am

Cuervo

avatar
Masticaba el silencio de su propia estupidez, le golpeaban cada una de las caras y los pensamientos de cada uno de sus compañeros. No quería mirarlos a los ojos no quería tener que verlos, ya que sabía lo que iba a encontrar, el desprecio, la culpa, la responsabilidad.

Siguió ahí encerrado dentro de sí mismo, quieto, desenado desparecer, ¿y si él no hubiera existido? ¿Serian todos más felices? Podría haber estado encerrado para siempre en su pensamiento, si no fuera porque un puñal de palabras cruzó su oído y llegó a su pensamiento.

No…no…no…Eitne necesita su pierna, como va a saltar o correr? ...Tiene que haber alguna magia que funcione…”

Cada parte de su cuerpo temblaba por culpa del miedo de escuchar cada uno de los gritos de Eitne negándose a que le cortaran la pierna.

Se obligó a no huir a ver y escuchar aquello de lo que en parte era culpable, una parte quería huir, volver a casa antes que todo pasará, aunque él sabia que eso era más imposible que la magia que curará la pierna a Eitne.


“¿Qué puedo hacer? ¿Para que sirvo? ¿Por qué estoy en esta ciudad?


_________________________________________

He aquí mi secreto:


"Lo esencial es invisible a los ojos"

"Reír para alejar a los fantasmas"

"Una vez que conoces a alguien, nunca lo olvidas realmente"

"Un corazón es una carga muy pesada"

"Eres mas valiente de lo que crees, mas fuerte de lo que pareces y mas inteligente de lo que piensas"

"Yo no estoy loco, mi realidad es diferente a la tuya"





957 Re: Torreón Letargo el 03/02/18, 01:18 pm

Tak

avatar
GM
Nime se había abrazado a sus propias piernas, pero las punzadas de su espalda le impedían estar cómoda. Todo salía mal, nunca salía bien nada allí. ¿Cómo pudo pensar siquiera que tenía lo que hacía falta para pasar aquella prueba?

En aquel momento parecía que el mundo fuese a dejar de girar, ya que Nime no veía sentido a entrenar, a fortalecerse, que había sido hasta ese día su motivación más grande. Se había esforzado, y había salido despedida igualmente.

Entonces escuchó los pasos y se asomó  entre sus brazos sin querer enseñar la cara. Reconoció a Rox, pero volvió a esconderse. Pese a todo, se avergonzaba de que la pillasen así. Ante la pregunta del coreano tardó un poco en responder, lo suficiente para asentir despacio cuando él ya había tomado asiento a su lado. No se resistió cuando sintió su brazo. No era capaz.

Aunque normalmente le costase admitirlo, sabía perfectamente lo reconfortante que era que alguien te apoyase. En aquel momento habría deseado que su padre estuviese allí, con todas sus fuerzas. Siempre sabía elegir las palabras que necesitaba oír. Al menos tenía a sus nuevos amigos.

Durante un rato no supo qué decir, o si debería decir algo, sin más. Se dio cuenta de que la presencia de Rox le ayudaba a ganar un poco de entereza, así que no pudo evitar pensar en Eitne. No se veía capaz de estar con él en el momento en que más necesitaba el apoyo de todos. No era capaz de mirarle a la cara.

Espero a ser capaz de hablar sin trabarse, y murmuró sin levantar la cabeza:
¿Qué va a pasar ahora?
Con Eitne y en general. «¿Qué va a pasar con todos nosotros?».

958 Re: Torreón Letargo el 04/02/18, 04:37 pm

Evanna

avatar
No pudo mas que aceptar la petición de Nime de no curarla por el momento, asegurándose de decirle que la revisaría luego, para atender expectante al despertar de Eitne y a las palabras de Milo explicándole la situación.

El llanto de Eitne le rompió el corazón, la frustración y las miradas de sus compañeros llenas de tristeza y preocupación le provocaron un nudo en el estomago. Sentía que los ojos le ardían deseando llorar pero Pam se contuvo, sin poder evitar pensar en algún rincón de su mente donde la situación no llenaba todos sus pensamientos, en la cantidad de veces que sus lagrimas le habían vencido en su estancia con ellos. Las emociones le habían superado mas con esos extraños que se habían vuelto importantes de algún modo para ella, que en toda su vida. Pero aun así Pam no lloró, ni se desmorono, como veía que el resto que aun quedaba en la habitación intentaba no hacer con toda la fuerza de voluntad que les quedaba.

Sus ojos no se despegaron de Eitne y de su llanto, podía entender su dolor en menor medida. El miedo a morir si no hacían algo, la evidencia de que nada sería igual si aceptaba que le cortasen la pierna. Ella se había pasado mas de una semana incapacitada debido a las quemaduras de sus pies, dependiente de otros y había sido horrible, así que entendía su miedo. ¿Como no podría estar asustado sabiendo que ya no existiría una parte de ti con la que habías nacido y vivido?. No era una elección fácil, pero Pam sabría cual escogería de estar en esa situación, por que simplemente la mona del queso había vivido con la certeza de que cada día viviendo era un regalo de la suerte. No iba a rendirse por una mano o una pierna menos y permitiría que Eitne lo hiciera. Uno puede recuperarse de dolor, de la perdida, mas no de la muerte.

<< Voy a quedar como la mala sin corazón, pero no me importa. Enfrentarle a esa elección es algo demasiado duro para un niño tan activo como el... >> pensó Pam acercándose a la cama de este. El miedo y el resentimiento era tan fuerte en Eitne que cortaba el aliento Pero Pam respiro hondo ante de mirarlo, serena, seria.

-Eitne, lo haremos- dijo con un tono suave pero tan claro y directo que difícilmente podría ser obviado- Lo haremos, porque confió en Milo y Rena, porque incluso sin tu pierna, hay posibilidades de vivir aun - dijo con una suave, llevando su mano a su cabeza mientras se aupaba un poco sobre la cama, acariciando sus cabellos- Mientras vivas, buscaremos una forma de no pierdas tu movilidad...pero necesitas no morir para ello y cada minuto que transcurre sin que hagamos algo, eso se vuelve mas difícil- indico la mona del queso mirándole atentamente sin vacilar- Y no puedo permitirlo, incluso si llegas a odiarme por ello- dijo mirándole de forma seria pero con los ojos aguados sin poder evitarlo-  No quiero perder a nadie mas, Eitne - añadió con una expresión seria, serena casi inexpresiva mientras la lagrimas caían sin control por su rostro, no escondiéndolas como siempre hacia. De nuevo habían vencido sus emociones.

-Prefiero que me odies por escoger, a que mueras- susurro la mona del queso besando suavemente su frente antes de alejarse un poco y mirar de forma fija al resto. Sus palabras podían sonar duras y hasta crueles, pero eran coherentes, era supervivencia, ni mas ni menos. Eitne podía aun salvarse y eso debían intentar hacer, no podían seguir esperando a que Eitne decidiera algo tan difícil de escoger.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

959 Re: Torreón Letargo el 05/02/18, 12:37 am

Yber

avatar
GM
Eitne escuchó a todo el mundo, pero solo a medias; sus propios sollozos, sus sorbos de nariz sonoros y el dolor no le permitían prestar más atención. El niño empezó a entender el horror en el que había quedado atrapado cuando la mano de Adru posó cerca de él. Eitne extendió la suya y se agarró a la sinhadre con la poca fuerza que le quedaba en el cuerpo después de haber sido arrastrado y comido por un ser monstruoso.

Entonces habló Pam y, como ella cuando se peleó con Hyun, Eitne también sintió un martillazo, escondido en el beso de la mona. Lloró más fuerte, sin soltar a Adru, y balbuceó sin cesar algo que sonaba parecido a "no quiero, no quiero, no quiero". Eitne no quería quedarse cojo, no quería ser un tullido. ¿Cómo iba a ayudarles sin una pierna? ¿Cómo iba a limpiar el torreón? ¿Cómo iba a jugar? ¿Cómo iba a bailar al son de las canciones de su abuela cuando volviera a casa? ¿Cómo iba a hacer siquiera pis o caca a partir de ahora? Sin una pierna, Eitne sabía que se convertiría en un estorbo, en un lastre para el grupo. Sabía que iba a necesitar apoyo constante, a unos niveles que nadie jamás le entregaría, porque la ciudad no era buena nunca y cada vez serían menos y estarían peor. Y aun así...

No quiero morirme —logró hacerse oír. Sus palabras sonaron claras entre sus gimoteos, tan claras como la decisión que acababa de tomar.

Pam, Adru, Milo... Todos tenían razón: mejor cojo que muerto.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

960 Re: Torreón Letargo el 05/02/18, 06:29 pm

alpeca

avatar
Eorlir no dijo nada mientras veía a Eitne llorar cada vez más fuerte, negando lo que le proponían. No podía culparle, nadie quiere quedarse tullido, y sin embargo, no podía hacer más que estar de acuerdo con las palabras de Pam. Por muy cruel que fuera cortarle la pierna a un niño, no tenían medios ni conocimientos para salvarsela. Miró a Pam, cogiendose más fuerte las manos y rezando para que lo que harían con su extremidad no acabara matándole también.

Cuando oyó la decisión final de Eitne, entre gimoteos, cerró los ojos. El ataque de ansiedad que había logrado controlar antes volvía a la carga. Sabía que no sería capaz de presenciar lo que venía a continuación, por mucho que fuera lo correcto en esa situación.

-Yo... voy a salir... -El sinhadre estaba muy pálido-. Necesito aire.

Bajó las escaleras como pudo y salió al patio del torreón, centrándose en respirar con normalidad para evitar hiperventilar. Apretaba fuerte la mano de Ina, que había bajado con él, tratando de tranquilizarla. Tenía la sensación de que todo lo que estaba sucediendo era una pesadilla. "Ojalá lo fuera..."

961 Re: Torreón Letargo el 06/02/18, 02:30 pm

Lathspell

avatar
Lo había dicho el mismo, y de alguna manera eso lo hacía peor. El pálido Zob había estado tentado a acercarse a su amigo y consolarlo pero todo era demasiado real para él. Pam tenia razón, Milo y Rena tenían razón. Eitne podía salvarse pero sin su pierna. Y la abrumadora verdad era que aquel sitio no los dejaría respirar ni pensar bien las cosas. Tenían que salvar al daeliciano como sea. Y si como sea implicaba tratar con la agonía del niño en sus oídos, el estaría allí pasara lo que pasara.

Cuando algunos empezaron a salir, su cuerpo fue consciente de la tensión y el miedo que estaba en el. Querría salir, dar mil vueltas alrededor del pozo  hasta no poder mas y solo dormir para olvidarse de todo. Pensó en lo que había debajo de su querido jardín y aunque los parpados estaban esforzándose para cerrarse y mojar sus ojos, lo evito y frunció el ceño. no dejaría que Eitne acabara en ese trozo de tierra.  Miro lo que Eorlir había llevado y sintió de nuevo el vacio en su estomago que le recordaba que estaban solos allí. Dio un par de pasos y jalo del brazo a Milo suavemente. Con las últimas fuerzas que tenía su garganta dejo salir un poco de aire muy despacio.

- Yo me...quedo. Por favor, quiero....ayudar... - No podía decir más. quería añadir un "Hare lo que me pidan pero déjenme ayudarlos a salvarlo, es mi amigo." Pero simplemente no podía articular más cosas por el nivel de pánico que tenia.

Paso la mirada del irrense al chico que estaba llorando en manos de Adru . Las lagrimas caían por los ojos de su amigo y el sin saber porque sintió una chispa de ira. Dejarlos solos...¡y una mierda! El maldito escorpión ese había matado  con sus manos y su magia. pero la momia que había dudado de su valor... Eitne llegara a la Luna, y todos. ¡maldita sea! Aunque sabía que estaba pensando estupideces  por la sensación de inutilidad que tenia, cerro la mano apretando a la ropa de Milo y volviéndolo a mirar para confirmar su solicitud de quedarse con ellos allí pasara lo que pasara.


_________________________________________

El Odio es por mucho el placer mas duradero. El hombre Ama con prisas, pero llega a Odiar con mucha calma.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 80 de 80.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 41 ... 78, 79, 80

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.