Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Adru y Rox charlan sobre género
por Giniroryu Hoy a las 02:29 pm

» Explanada de los portales
por Lupin Hoy a las 12:37 pm

» Resumen del rol (borrador)
por Kial Hoy a las 12:23 am

» Torreón Maciel
por Zarket Ayer a las 09:39 pm

» Trama de los Sueños
por Yber Ayer a las 08:29 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 177 miembros registrados.
El último usuario registrado es jeff_98.

Nuestros miembros han publicado un total de 37451 mensajes en 707 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Primer sueño de Nime y Sinceridad

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 3 de 4.]

1 Primer sueño de Nime y Sinceridad el 25/03/16, 02:40 am

Yber

avatar
GM
Recuerdo del primer mensaje :

Nime y Sinceridad despiertan al mismo tiempo, cada una en una habitación distinta, aunque ambas iguales. Cuatro paredes de cemento las rodean. No hay puertas, no hay ventanas. Una antorcha cuelga ilógicamente bocabajo en el techo e ilumina las estancias. En la cuarta pared, una pantalla pequeña muestra a Nime la habitación de Sinceridad y otra muestra a Sinceridad la de Nime. Ambas se verán y se oirán a tiempo real. El resto de las habitaciones es todo sobriedad y abandono.

En cuanto ambas se acerquen a sus respectivas pantallas, un pequeño mensaje surgirá brevemente: "Conoce a tu contrincante". Al mismo tiempo, una voz neutra se escuchará en las dos salas al unísono:

—CARGANDO LOCALIZACIÓN: 10% COMPLETADO.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Tak


GM
Ve al ave escamosa tomar tierra y no puede evitar pensar que su habilidad para volar le da una enorme ventaja, de forma general. Por el momento Nime decide que puede fiarse mínimamente de ella, porque es cierto que aliarse puede ser ventajoso, y porque también le parece alguien razonable por su forma de hablar. Sin embargo, que su aspecto sea tan extraño es algo que solo la desconcierta y le provoca cierto recelo.
¿Atacar? Yo no he visto nada por aquí, solo estamos tú y yo —responde sorprendida al escuchar la paranoia del ave—. Y… ¿qué otra cosa podemos hacer? Les van a hacer daño si no peleamos… aunque si peleamos también. —Nime aparta la mirada hacia el suelo un instante. Como dice el ave, son ellas quienes los han metido en ese lío. Cuando vuelve a dirigirse a la roquense lo hace bajando la voz—. ¿Crees que podríamos… ya sabes… rescatarlos?

Jack


La roquense gruñe al oír a la hembra. Para Sinceridad, parece estar claro que no ha tenido muchos encuentros con gente invisible ni "habitantes divinos". Pero cuando lo piensa más detenidamente, no es tan raro: en su mismo grupo hay gente que no ha salido, así que el peligro lo conocen de oídas solo. <<Si Nime no ha salido nunca... pff>>

—Tú no has visto los bichos que había en la costa o en la ciudad, ¿no? Pensé que podría haberlos también en el agua, no es tan descabellado —se cruzó de brazos y miró a las gradas— Y no lo sé, eso espero. Este sitio no hace más que engañarnos y lo único que se me ocurre es volar hasta las gradas, pero tampoco quiero ser un blanco fácil para su magia —<<Ni para ti>> y volvió a girarse hacia la hembra—. O podemos probar los hechizos que nos dieron, ya que no sabemos qué hacen... Y eso si nos fiamos de que no sea una trampa mortal y nos maten —dijo con una risa muy falsa que remató con—: joder.

<<O probar suerte, herirle cuando menos se lo espere y a ver qué pasa, o matarle. No es la mejor opción pero al menos es una opción>>

Yber


GM
Los abucheos del público no tardan en hacerse oír. No está pasando nada y la conversación entre los contendientes no da para un buen espectáculo. En cuanto Sinceridad suelta la última palabra, el suelo tiembla levemente. La noche cae sobre la arena de forma repentina al tiempo que los temblores dan nacimiento a varias brechas en el suelo boscoso cercano a Nime y Sinceridad.

Lo primero que sale de los surcos son luciérnagas que se reparten por el bosque y lo iluminan tenuemente. Lo segundo son unos chillidos agudos y el sonido de garras arañando la piedra.

Jack


Sin embargo, en lugar de Nime, quien ha empezado a "responder" es el público invisible en las gradas. Les abuchean y eso enfurece a la roquense. ¿Cómo se atreven a jugar así con ellas? Si no estuviera en Rocavarancolia, creería que aquello es cosa del Coro... Pero lo peor está por llegar.

Lo siguiente que Sinceridad escucha, justo después de hablar, es el suelo. No es normal que el suelo haga ruido... y mucho menos que tiemble... o que se haga de noche de pronto. Sea lo que sea que vaya a pasar, la roquense no se lo piensa: en cuanto ve una grieta, salta y echa a volar. No muy alto, lo justo para que la hembra le oiga, pero a la vez, manteniendo las distancias con aquellas luciérnagas, por si acaso.

—¡Intenta subirte a un árbol o algo!

Los ruidos que vienen del suelo, que parecen provocados más por fieras que por los temblores, dan la razón a su decisión de mantenerse en el aire. Nime, en cambio...

—¡Espero que sepas usar esas armas! ¡Parece que si no peleamos, nos matarán ellos!

Tak


GM
Le ofende un poco que el ave dé por hecho que no sabe ni dónde está. Lo cierto es que no sabe a qué bichos se refiere, pero sabe de sobra que es peligroso. Lo ha visto con sus propios ojos. Le habría replicado de no estar en una situación tan complicada, y la mención a los hechizos le hace preguntarse si será peligroso conjurarlos sin dirigirlos a ningún blanco concreto, porque por la descripción semejaba ser algo bastante peligroso.
No sé si… —Los abucheos ya estaban haciendo que su voz apenas fuese audible, pero la niña calla finalmente porque mientras pretende responder, empieza a notar el temblor.

Resulta ser tan mal augurio como parece. El suelo se fragmenta y cae la noche de forma antinatural. La guinda del pastel se encarga de ponerla el ave, echando a volar y dejándola completamente sola en tierra. La niña se pone histérica, lo único que puede hacer es gritarle a su compañera.
¡Eh… eh! ¡Espera! ¡No me dejes aquí, no puedes hacer eso! ¡Yo no tengo alas!

Habría continuado gritando de no ser por lo que empieza a escuchar a la vez que las inquietantes luces surgen de las grietas. Justo cuando cree que las cosas no pueden ser peores. Es en ese momento cuando decide hacer exactamente lo que ha sugerido la roquense, que no juzgó muy útil en un primer momento. Tira la espada y el escudo y echa a correr hacia los árboles. Sea lo que sea lo que está escuchando, no quiere averiguar qué es, y si hay otra opción más coherente, a la niña no se le ocurre.

No se le pasa por alto lo que dice entonces la roquense, pero es imposible cargar las armas y trepar a la vez.
¿Estás loca? ¿Cómo quieres que peleemos así? —De alguna manera, ella parece el menor de sus problemas, pero si decide realmente atacarla en ese momento, Nime está perdida. Aunque, ¿no lo está ya de todos modos? Lo sabe de sobra, y por eso no es capaz de coordinar bien sus movimientos para trepar por el tronco. Nunca antes en su vida ha tenido tanto miedo. No es ni consciente de que lo que le nubla la vista es un río de lágrimas.

Yber

avatar
GM
De un salto, un enorme puma surgió de una de las grietas. Además de por su enorme tamaño, destacaba por tener seis patas y, sobre todo, por portar sobre su cabeza un cráneo de pantera ensangrentado, adornado con cuatro cuernos dorados. Nime lo reconocería al instante como el símbolo de la reina libense. El felino oteó la zona y no tardó en percibir a la niña que trataba de trepar a un árbol. Se puso en posición de acecho y se erizó, mostrando un plumaje negro en lugar del pelo que se esperaría de él.

Antes de echar a correr, la bestia emitió un rugido que sonó misteriosamente parecido a un "ahí estás" y, al mismo tiempo que el puma corrío hacia nime, algunas de sus plumas se desprendieron. Estas se fueron conglomerando entre ellas para formar poco a poco una bandada de cuervos amorfos cuyo objetivo sería dar caza la roquense.

Si Nime y Sinceridad no querían pelear, sería la grandiosa reina de Libo, bendecida por la Luna, quien acabaría con ambas.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Jack

avatar
A Sinceridad apenas le da tiempo a responder a Nime. De la nada, o mejor dicho, del suelo, sale una bestia enorme para los estándares roquenses con tanta rapidez y tanta sorpresa que la emplumada bate las alas y se impulsa hacia atrás, asustada.

—¿¡Malditos hijos del Coro, qué es esa cosa?!

Con un rápido vistazo lo tiene claro: ella sola lo tiene jodido para abatir a esa criatura, y no hablemos ya de Nime. <<Y parece que tiene plumas... espero que no tenga alas ocultas o estamos muertas>> Pero no, es... parecido. Es peor, si le preguntan a la roquense <<Casi prefiero que vuele a que haya más pajarracos como los del torreón...>>

—¡Ojalá te quedes afónico! —exclama en respuesta al rugido de la bestia.

Después, acto seguido y sin perder de vista a los cuervos, recupera el recuerdo del hechizo que les dieron en las celdas y lo conjura apuntando a la colosal criatura. La roquense recordaba la descripción "invoca una gran fuerza de la naturaleza para que acuda en ayuda del conjurador" bastante bien, por lo que al conjurarlo se imagina que los árboles cobren vida y les ayuden o algo así. O lo que sea. Pero la cara de Sinceridad al ver la "cosa" púrpura que se lanza en dirección al bicho es de risa.

<<¿Qué...?>>


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

Rocavarancolia Rol

avatar
El miembro 'Jack' ha efectuado la acción siguiente: Número Aleatorio


'Dado de 100 caras' : 7

Tak

avatar
GM
Nime alcanza a ver la silueta de la bestia que emerge de la tierra y del susto vuelve a resbalar hasta tocar el suelo. Siente con tanta nitidez los latidos de su corazón que parecen retumbar por todo su cuerpo. El felino tiene algo que le resulta familiar. No sabe qué, no desde el principio. Llega a calar en ella el reconocimiento, pero cuando sucede ya es demasiado tarde, o ya es demasiado poco importante para pensar en ello. La niña opta por echar a correr al ser perseguida, olvidando sus torpes intentos de trepar al árbol y sin dejar de sollozar. Está aterrorizada. Sabe que no importa a dónde intente huir, sea a la cima de un árbol o al propio mar, aunque al final opta por dirigirse hacia este último. Ni siquiera recuerda ya la amenaza que la roquense creyó ver en el agua. ¿Qué importa a dónde se dirija si la fiera la puede alcanzar en cualquier lugar? ¿Qué importa, si puede correr más rápido que ella?

Yber

avatar
GM
El estallido de plumón provoca una oleada de ovaciones inesperada y no es para menos. El plumón invocado por Sinceridad sufre una metamorfosis idéntica a la de las plumas de la reina: estas se conglomeran y forman una suerte de palomas deformes. Las aves invocadas no siguen los deseos de la roquense, en su lugar vuelan contra los cuervos de forma kamikaze. Cada vez que dos pájaros rivales entran en contacto, ambos se desvanecen acompañados de un sonido parecido al silbido de una tetera.

Sinceridad ha sido afortunada, ya nadie la persigue.

Por otro lado, Nime es perseguida por la reina transformada. Sin embargo la carrera, distorsionada por el sueño, no discurre como debería. Nime puede sentir en todo momento a la bestia felina tras ella, corriendo a tanta velocidad como sus seis patas le permiten, pero en ningún momento llega a alcanzarla. Al menos es así hasta que salen del bosque y la playa se abre ante sus ojos.

En ese momento, Nime sentirá tres cortes lacerantes abriéndose paso en su espalda y el aliento de la reina contra su cuello. Sin embargo, los daños no irán a más: la reina ha quedado atrapada entre las últimas lianas del bosque y pelea por salir entre rugidos. Frente a ella tiene el mar, a su izquierda el puerto con algún barco varado y, a su derecha, los puestecillos de un mercado abandonado. Vaya a donde vaya, se desplazará con la certeza de que la reina no tardará en pisarle los talones de nuevo.

Los aplausos del público rompen el silencio de forma repentina. Los contrincantes por fin están contribuyéndo al espectáculo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Jack

avatar
La roquense nunca terminaría de creer lo que sucedió ante su mirada, que pasó de frustrada a perpleja en unos instantes, pero en este momento le basta con saber qué ha pasado: las aves que han "salido" del plumón han acabado tanto con sus "vidas" como con los cuervos que iban a por ella.

Toma aire un momento, sin dejar de batir las alas. No puede dejarse llevar por la fascinación y ponerse a pensar en el hechizo. Necesita actuar. También podría relajarse del todo y alejarse de allí, pero Nime sigue en peligro y tienen que acabar con ese coloso. Por mucho que Sinceridad dejara que se matasen entre ellos (aunque el resultado parecía claro en su opinión), luego tendría que lidiar con esa cosa. Mejor acabar con ella cuando son dos que hacerlo ella sola.

Toma aire una segunda vez  y bate las alas hacia las lianas que han salvado a la hembra (y atrapado a la otra). Confiada por el efecto del hechizo, lo vuelve a conjurar. Mejor ahora que tiene a la criatura a tiro, bloqueada, que cuando sea un blanco móvil.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

Rocavarancolia Rol

avatar
El miembro 'Jack' ha efectuado la acción siguiente: Número Aleatorio


'Dado de 100 caras' : 46

Tak

avatar
GM
En todo momento Nime cree que es el último segundo antes de ser alcanzada y morir. Pero nunca pasa, y nunca –ni en broma– se detendría a comprobar a cuánta distancia la sigue el felino, porque no es necesario girarse para saber que es poca.

En el momento en que nota el zarpazo, por fin, casi siente un alivio inexplicable porque da la persecución por terminada. Cree que ya no se alargará más su sufrimiento, pero no resulta ser como ella piensa. Por algún motivo no está siendo atacada de nuevo, así que recupera el equilibrio y continúa corriendo. No tiene constancia de Sinceridad ni de nada de lo que le sucede a la roquense.

El mar es lo que llama su atención ya en el puerto, a donde quiere dirigirse, con la esperanza de que el agua aleje al felino. Solo tal vez. Aquel no parece para nada un animal normal. Los barcos varados no son ni tenidos en consideración una sola vez: desatar las amarras y alejar la embarcación la harían perder valiosos segundos, y el felino no necesitaría más que un salto para alcanzarla. Por tanto, su intención es la de nadar y alejarse todo lo posible. A la desesperada.

Yber

avatar
GM
El hechizo de Sinceridad no funciona como cabría esperarse y una voz resuena por todo el anfiteatro diciendo lo siguiente: "Nunca sacarán su magia fuera de mi memoria, ¡voy a acabar vomitando púrpura!". Sin embargo, las repercusiones negativas no recaen sobre la roquense, sino sobre su objetivo. El pelaje de la bestia majestuosa que había perseguido a Nime engrisece y se cae a parches. La piel que clarea se ve arrugada y el puma de seis patas pierde la capacidad de levantarse para desatarse de su enredo.

Nime se libra de su persecutora sin saberlo, pero llama la atención de algo peor. En el segundo que sumerge el primer pie en el agua; un tentáculo deforme, cubierto de pelo, plumas y escamas la agarra del tobillo y la arrastra a las profundidades. Bajo el agua, Nime apenas percibe varios ojos clavados en ella, pero no puede ver a su atacante hasta que no la alza de nuevo sobre la superficie del agua. Nime queda bocabajo frente a un amasijo de ojos llenos de horror y cientos de picos cartilaginosos abiertos de par en par, cantando la historia de la religión roquense con una armonía sobrecogedora.

La libense es presa de una químera formada por todos los miembros del Coro conocidos por Sinceridad, pero ni la propia Sinceridad podría reconocerlos, convertidos como estaban en una suerte de pulpo grotesco. Sin embargo, la roquense tiene cosas mejores que hacer, pues es casi la única persona que puede impedir que la pequeña Nime muera a base de ser estrellada repetidas veces contra la arena de la playa.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Jack

avatar
En la ocasión anterior seguramente tuvo mucha suerte, pero ahora era prácticamente imposible no acertarle con el hechizo. Estaba plenamente convencida de ello al dispararlo, y el resultado no defraudó. No obstante...

<<¡Eso no es lo que pasó antes!>> La roquense observa de hito en hito a la criatura. No es el mismo efecto que antes, pero sea lo que sea le está afectando y el coloso cada vez parece menos capaz de continuar la cacería. No sabe si ha muerto, pero al menos está inmóvil. <<Podría acercarme y comprobarlo o matarlo del todo... Si es que puedo atravesarle con estas armas>> piensa, pues no confía mucho en lo que lleva encima. Al menos... No, espera, ¿y la hembra?

—¡Nime! ¿Dónd... ¡NIME!

No hay ni rastro de ella. A simple vista. Apenas le da tiempo a aterrizar del todo antes de escuchar un chapoteo hacia fuera. El grito le llega antes de que se gire del todo hacia la orilla. Se paraliza al momento, con una pata todavía retrasada, sin haber finalizado el giro. Por suerte, pero por necesidad e instinto más que nada, apenas tarda unos instantes en recobrarse. No sabe qué es aquella cosa gigante que sujeta a Nime como tampoco sabe qué es el bicho desplomado que tiene detrás. Solo sabe que detesta aquella ciudad. Odia que todo sea tan monstruoso y haya criaturas horribles tan grandes, colosales. Y aquel sitio, aquel espectáculo del que forman parte. Pero también lo que está a punto de hacer, cuando la alternativa sería más sencilla.

—La va a destrozar... ¡NIME!

La roquense vuelve a lanzarse al aire, en diagonal hacia arriba y hacia ambas criaturas... Hasta que ve qué es exactamente aquella cosa. Traga saliva. Otra vez. S... Es gente del Coro. Náuseas. Reconoce rostros entre los cuerpos maltrechos
que dan forma a todo ese... horror. Se tiene que obligar a seguir aleteando o caería al agua, y no sería muy sano que digamos. Si antes lo pensaba, ahora es más acuciante: aléjate de ahí. <<A saber cuántas de esas criaturas hay bajo el agua, o a saber si no es aún más grande. Y si tiene un tentáculo, puede tener más>> Al menos, no se ha acercado demasiado y no quita ojo al mar bajo sus patas. Muy abajo. Tanto, que Nime queda por debajo de donde está la emplumada.

Además, con las armas que tiene poco puede hacer. Lo más efectivo y rápido que conoce... El hechizo. ¿Contra el tentáculo o contra la parte visible del bicho por encima del agua? Contra lo primero lo tendría más difícil ya que lo movía... pero podría acertarle a la "cabeza" o lo que fuera aquello que asomaba. No tenía tiempo que perder, así que conjura el hechizo. Por tercera vez. <<Ojalá que sea la última, ¿qué cosas peores pueden atacarnos?>>


Offrol: tirada doble: una para ver dónde apunta y otra para el hechizo en sí.Fifty/fifty cabeza/tentáculo.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

Rocavarancolia Rol

avatar
El miembro 'Jack' ha efectuado la acción siguiente: Número Aleatorio


#1 'Dado de 100 caras' : 11

--------------------------------

#2 'Dado de 100 caras' : 57

Tak

avatar
GM
La pequeña libense no llega ni a echar a nadar en el puerto, sino que es atrapada, y no por quien ella esperaba. La confusión ahora es aún mayor. Bajo el agua apenas puede ver nada, solo sabe que algo la constriñe, y el agua salada se cuela en sus ojos y en sus pulmones. Cuando es levantada fuera del agua no para de toser, pero lo que ve la hace chillar entre sus sonidos de ahogo. Es sostenida boca abajo por un monstruo inexplicable y grotesco. Algo que recuerda a su compañera, un híbrido grotesco de muchos como ella. Le parece oír la voz de esta a lo lejos pero no puede voltearse para localizarla. Aquella monstruosidad aparenta tener algo que ver con ella, pero Nime en el fondo no considera que constituya una diferencia muy grande. Es irrelevante si son sus captores o su compañera quienes la atacan. Lo que no quiere es morir. Por eso patalea intentando soltarse, a la desesperada, casi por reflejo.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 3 de 4.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.