Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Callejones sin Salida
por Cuervo Hoy a las 10:55 pm

» El Cuchitril
por Giniroryu Hoy a las 07:13 pm

» Faro
por Bellota Ayer a las 12:22 pm

» Torreón Letargo
por Muffie Ayer a las 01:53 am

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Yber 10/12/17, 09:58 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 1 Invitado

Zarket

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 36030 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

La vida en la tierra de Hyun-su

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 La vida en la tierra de Hyun-su el 26/10/16, 03:21 pm

Kial

avatar
¿Cuanto más duraría el silencio? Hyun se rascó el brazo nervioso, subió un poco la vista, seguían mirandole. El salón ese día se veía especialmente gris <<¿Cuando me dejaran volver a mi cuarto?>>. Jung cogió aire; hubiera empezado con su charla si Rose no le hubiera tocado el brazo.

- Hyun-su, ya sabrás que a tu padre y a mi ya nos han llegado los resultados de tu test de inteligencia.- dijo su madre, lo decía tranquila y no muy alto, eso solo empeoraba la situación. El chico suspiró, sabía lo que se le venía encima.

- Así que ya sabemos que tus notas son culpa de tu vagueza.- Jung hablaba mucho más alto que su madre. Hyun apretaba los dientes y fruncía el ceño, como si ello le protegiera de la bronca. Sabía que su padre no estaba orgulloso, nunca lo había estado. Y daba igual que su madre intentara fingir que no era así, el coreano sabía que tampoco estaba orgullosa. Quien iba estarlo con hijo como él, pensaba para sí: No terminaba nada de lo que empezaba, sus notas eran mediocres hasta en inglés, aún con una madre estadounidense, y de amigos solo tenía a su hermana, por no hablar de sus miedos y ataques de pánico.

- Eres más que capaz de sacar grandes notas pero no lo haces. ¿No tienes ni un poco de verguenza? ¿Es que no quieres llegar a la universidad?- Su padre siempre le echaba esta charla cuando recibía sus resultados de algún examen, pero esta vez notaba   mucha más recriminación en sus palabras. Y como siempre Hyun tenía que tragar.

- Lo que queremos decir hijo...- Continuó Rose bajando el tono de la charla otra vez -... Es que ahora que sabemos que eres bastante listo, pusieras al mismo nivel tu esfuerzo y empezaras a mejorar tus notas.

- Y ya no tienes excusas- puntuó Jung.

- Solo ten claro que te queremos y que queremos lo mejor para ti.- terminó su madre.

Acabada ya la charla Hyun subió la cabeza, se puso de pie y pidió:

- ¿Puedo irme ya a mi cuarto?

Kial

avatar
Los gritos de Baek habían despertado a Rose, y ahora solo el ruido habitaba su casa. Un ruido que casi parecía ajeno al coreano, Hyun podía ver a su hermano sangrando pero estaba bloqueado. Esto no debería haber salido así. Los pensamientos del adolescente eran ecos que trataban el futuro como algo lejano "¿Que le pasaría?¿Que hacer?¿Como saldría de esta?" Y ninguno era respondido. Baek era solo gritos de dolor y quejidos inconexos.

Si Baek no se hubiera metido en su cuarto, si no le hubiera molestado, «si no me hubieras tirado eso a la cabeza», si Hyun no le hubiera empujado. El tiempo parecía haberse realentizado con la caída de Baek, cada segundo que tardaba su madre en reaccionar y llegar eran un mar de pensamientos en la mente de Hyun todos buscando escapatorias o la forma más correcta de recibir a su madre para no cargarsela, sin hacer nada al final, sin que tengan finalidad o resultado. Y, como si alguien hubiera pulsado el play, el tiempo volvio a su velocidad normal. Rose estaba viendo lo ocurrido.

- ¿Como ha pasado esto Hyun? - Preguntó, tenía su tono de bronca. ¿Qué podía decir el niño de vuelta? La única respuesta que le salío fue poco más que un encogimiento de hombros, una mentira. Sabía perfectamente qué había pasado. La cara de Hyun pocas veces había estado tan expresiva como en este momento, escribiendo preocupación en cada detalle de esta.

- A veces no te entiendo hijo ¿A ti que te pasa? ¡Eres su hermano mayor! Tienes que protegerle ¡¿Y ni siquiera sabes responderme!? ¡Muevete, haz algo! Tu hermano se ha caído y estas ahí parado. Tu padre lo llevara al hospital, y tu y yo vamos a tener una charla por mucho que no quieras hablar. Ah, y da por hecho que estas castigado.- Cuando Hyun creía que no podía sentirse peor miro a su padre que negaba con la cabeza con su expresión de decepción. Una cara que había visto muchas veces. A lo que el adolescente solo podía pensar «Lo se»

Kial

avatar
Su mente tardó en relacionar los toquecitos en el hombro con algo externo. Llevaba varios minutos perdido en sus pensamientos, y parecia que su madre quería sacarlo. Rose le miraba con desaprobación​, acto seguido se llevo las manos a la cara y con sus índices marco el camino a sus labios para formar una sonrisa. Hyun no se había dado cuenta o no le importaba pero llevaba toda la boda con cara de muerto. Su padre no estaba muy lejos, al lado de su madre con una expresión neutra; Hyun sabía que antes no debía haber sido muy diferente la expresión de su padre a la suya, Rose le debía haber llamado también la atención. La boda que Jung quería, hubiera sido tradicional «si hubiera sido así, al menos no cegaría a quien pasara». Todo en la boda era blanco con la excepción de los invitados, estaba tan luminoso que casi dolía a los ojos. El peli-rosa se consolaba con que al menos duraría poco.
Dirigió una mirada a la familia del novio «que asco» eran todos igual que él, sus dos hermanos parecían clones del padre en joven, los tres con el mismo peinado, los tres atléticos «perfectitos». Todavía recordaba el encuentro de las familias, a Jung le habían parecido geniales hasta que lo contradijeron por no querer una boda moderna. Hyun les había cogido asco desde el principio, los hermanos de Seung, el prometido de Hye, habían empezado muy rapido a usar el apodo que usaba su hermano par Hyun "No", y ese mote lo odiaba. Hyun volvió a mirar para el altar, y entonces ocurrió. Era oficial, había perdido a su hermana, la persona más importante de su vida se iría de la casa y le dejaría con gente que solo lo considera una decepción, lo que era para todo el mundo que lo conocía ¿Como podría si no era con odio mirar al que le quitaba a su hermana? La única que le hacía sentirse bien con su vida.

[...]

- Bueno No ¿Te está gustando la cena?- Preguntaba Seung con su típica sonrisa. En la mesa estaban ambas familias, cada parte con su conversación; el resto de mesas se disponían a su alrededor con primos, tios, amigos, contactos de trabajo y familiares de los que no había oido y probablemente no vería más hasta la siguiente boda. A Hyun le molestaba profundamente que Seung lo tratara como si fuera su amigo, y mucho peor como a un niño. A veces fantaseaba con clavarle el tenedor, devolverle de alguna forma el que le quitara a su hermana, cambiarle la cara de contento, esa felicidad falsa que en el fondo envidiaba.

- Esta seco.- respondió con un tono igual de seco. Seung busco la mirada de Hye, que tras encontrarla se la comunicó de vuelta a su hermano pidiéndole compasión. En respuesta Hyun no volvió a abrir la boca para nada que no fuera comer. La boda resultó tan insufrible como la imaginaba, pero justo antes del final su hermana le dijo en bajo:

- podrás venir cuando quieras, y yo te visitaré a diario.- Hyun solo pudo asentir con la cabeza incapaz de formar palabra con un nudo que se hacía fuerte en su garganta. La abrazó para despedirse.

En casa despidió a sus padres y hermano con tristeza, pues aun con su aparente felicidad sabía con claridad lo que pensaban de él. Esa noche no durmió, no por miedo, si no angustia, angustia por el futuro, el futuro en que su hermana ya no estaba. Sin moverse dejó que le cayeran una lágrima tras otra humedeciendo la almohada y dandole un calor temporal a sus orejas.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.