Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Clínica Luna Roja
por Evanna Hoy a las 12:23 am

» Sede de los Taumaturgos
por Red Ayer a las 11:44 pm

» Torre Serpentaria
por Evanna Ayer a las 10:23 pm

» Libo
por Dal Ayer a las 05:21 pm

» El Cuchitril
por Lupin Ayer a las 12:49 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38615 mensajes en 730 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Anexos » Sueños » Plano de los sueños

Plano de los sueños

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Ir abajo  Mensaje [Página 6 de 6.]

1 Plano de los sueños el 30/03/17, 08:07 pm

Naeryan

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Todos los habitantes de la ciudad lo visitan de forma periódica, pero sólo unos pocos pueden moverse libremente por él.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

61 Re: Plano de los sueños el 25/05/18, 06:25 pm

Tak


GM
Ayne no creía que estuviese tomándose a la ligera las palabras del desconocido. Lo que decía tenía sentido. Podía funcionar. Formar parte de una cadena de favores era un método para ser alguien en la ciudad a pesar de ser recién llegados. No le iba a pedir nada que no pudiese hacer, y Ayne lo creyó. Varias de las cosas que él había puesto como ejemplo el anima podía hacerlas por otros. Pero no todas.
Parece un trato justo —dijo finalmente. Su postura se había relajado notablemente—. Aunque antes de nada me gustaría saber quién eres. No me enseñaron a hacer tratos a ciegas. También me gustaría saber si puedo poner mis propias condiciones. No tengo problema en ayudar a otras personas, pero hay cosas que no me veo capaz de hacer. Yo… —Dudó, incómodo, antes de continuar—. No podría matar a alguien si fuese eso lo que me pidieses. También dudo que fuese a pedir esa clase de favor.
Si de verdad fuese necesario deshacerse de alguien para que Eara pudiese vivir tranquila, la enviaría de vuelta a Sinhdro quisiese o no. O eso pensaba, al verlo como una posibilidad remota.

62 Re: Plano de los sueños el 23/06/18, 05:39 pm

Naeryan


—Por supuesto. La idea no funciona si alguien no está dispuesto a hacer su parte —dijo conciliador, y era cierto. La ventaja de Rocavarancolia era precisamente que ofrecía una gran variedad en lo que a los límites de sus habitantes se refería.

—Me llamo Corann —el íncubo sabía que habría gente que querría investigarle a la luz del día, y aunque no pensaba dejar que le encontrasen proporcionarles su nombre verdadero que rastrear era un compromiso razonable. No quería a gente desconfiada de más que desistiese antes de tiempo—. Y no te preocupes. Tendrás justo lo que pidas.

Depósitó un ladrillo ennegrecido en el suelo y se marchó del sueño.

63 Re: Plano de los sueños el 09/08/18, 11:26 pm

Naeryan


La Luna Roja relumbraba en el cielo. Corann había vuelto a buscarla mil veces en los sueños de los demás, con tal de contemplarla hasta olvidarse de sí mismo. Ninguna rota como lo fue la suya, pero todas igual de hermosas y terribles.

Se preguntó si habría alguien que soñase con mil Lunas Rojas, con mil Rocavaragálagos. Se preguntó cómo sería un mundo así, cuando por fin lo viera materializado dentro de poco.

64 Re: Plano de los sueños el 28/09/18, 12:28 am

Naeryan


Algunos sueños agradables. Otros horrores que no tienen nombre. Para ciertos elegidos, maravillas al borde de la concepción.

Esta noche en Rocavarancolia, sin excepción, todos sueñan.

65 Re: Plano de los sueños el 29/09/18, 06:02 pm

Giniroryu


GM
Cinco portentos soñaban. Todos ellos hijos de las tinieblas, todos afectados por el influjo de la Torre... pero sus delirios oníricos eran muy diferentes entre sí.

Un kairós prodigio soñaba con que su negocio se expandía por todos los mundos vinculados y su éxito era cada vez mayor. La premisa del sueño era positiva, no obstante, ¿por qué cuando despertase tendría la sensación de que algo estaba yendo muy mal?

Una gamusino recién bañada por la Luna, todavía buscando su propia identidad en más de un sentido, saltaba y corría a través de un bosque no parecía tener fin. Rezumaba alegría mientras zigzagueaba entre los árboles y saltaba sobre los arbustos, dejando tras de sí una estela de copias de sí misma. Pero no sería feliz cuando despertase, tendría una sensación horrible: en aquel sueño Neil no existía y era imposible que hubiese podido ser feliz así.

Una nebulomante que se había acostado agotada pero feliz dejó de estarlo en cuando su consciencia se precipitó hacia la pesadilla. Allí nada había cambiado, ella seguía siendo la chiquilla débil que llegó a la ciudad huyendo de su pasado; y de él. Él estaba por todas partes y había un mensaje que no dejaba de perseguirla, resonando en cada esquina, haciendo eco en su cabeza: "deberías haber aceptado". Cuando despertase sentiría un gran alivio, pues por muy real que hubiese parecido, no lo había sido. La inquietud que aquel sueño le había implantado, no obstante, la acompañaría por mucho más tiempo del que desearía aunque supiera que no era cierto.

Un draco de estínfalo durmió apenas durante un par de horas aquella madrugada. Durante ese tiempo no dejó de soñar que hacían daño a sus seres queridos. Que los torturaban, que los mataban... Lo peor fue darse cuenta de que él mismo había sido el perpetrador. En sus manos manchadas de sangre, de la sangre de los suyos, se reflejó su rostro: un rostro horrible, también ensangrentado. El rostro de un auténtico monstruo. Se despertaría sudando profusamente y gritando. Hacía mucho tiempo que no gritaba. Y ya no volvería a intentar dormir por ese día, asustado de la posibilidad de repetir la experiencia.

Y por último un soñador, el que debería tener control absoluto de lo que le mostraba su subconsciente. Simplemente nada. Vacío. Y no podía hacer nada por evitarlo. Ya sabía a qué se debía y ya sabía qué debería hacer. Pero eso no lo hacía más sencillo. El momento se acercaba demasiado rápido.

66 Re: Plano de los sueños el 01/10/18, 06:22 pm

Yber

avatar
GM
Un hombre árbol sueña, como siempre, pequeñas cosas inconexas. Una tarde de charlas con las flores más extrañas, un paseo amable con un monstruo azul o tres vueltas a la ciudad sobre los patines. Todo entretejido para dar lugar a un único escenario cambiante del que no recordará nada.

Todos los experimentos han muerto, abandonados por su propio dueño dentro del laboratorio. Lean y Miloslava recogen los últimos cadáveres con una fuerza que no es de ellos mientras que el genemago, enloquecido, no les presta atención. Este Giz no ha contado con el apoyo de nadie y ha sucumbido al ansia más oscura. Espera con impaciencia frente a una vitrina mientras los hechizos programados hacen crecer a un feto: una masa de carne informe que poco a poco adquiere patas y brazos y cola. Aparecen los ojos y la boca. Los dedos se dividen poco a poco hasta formar una manecilla diminuta. Finalmente, la superficie de la criatura se llena de escamas que brillan al compás de unos sentimientos recién nacidos. Todo ha salido bien, pero el vacío en el pecho del asreniano tan solo crece. Creador y creación lloran a la vez.

Todos los niños viven en este sueño. Las calles de Rocavarancolia están llenas de colores y formas vertidos con una aleatoriedad que imita la arquitectura ordesa. Lara 37 guía a sus quintillizos hasta la Academia Serpentaria, en la que la mala sombra imparte clases para niños con poderes. Rica 5 levita, Yara 73 habla y comprende todos los idiomas, Taz 7 mengua hasta el tamaño de una hormiga, Randa 11 exhala bocanadas heladas y Zaende Pi ha heredado los ojos azarosos de su madre. Lara 37 es una madre orgullosa y ha manipulado la suerte para conceder a sus hijos cinco excelentes futuros.

En el sueño de Malahierba se abre un portal inmenso que cubre el cielo de Rocavarancolia. De la distorsión llueven gigantes, gigantes de verdad, de más de cinco metros de altura cada uno. Silente llama al escuadrón de espías y Malahierba se prepara para defender la ciudad junto a sus compañeros del ejército, pero no hay nada que se pueda hacer. Los gigantes resisten todos los ataques y les basta con pisar el suelo para que la tierra tiemble. Poco a poco, minan las fuerzas defensivas de la ciudad y los pocos amigos que tiene el poltergeist van cayendo hasta que no queda nadie. En un pestañeo, Rocavarancolia ha perdido y no queda vida sobre ella más allá del repoblador, que vaga entre las ruinas, intangible. Incapaz de morir en un mundo sin vida, Tap llora sin lágrimas y anhela viajar al pasado par impedir su propia cosecha.

Rasqa contempla el paisaje desde lo alto de la montaña. Rocavarancolia es un festival de llamas, humo y aullidos, congelada por la Canción de la Roca que él mismo ha conjurado. Las chispas desprendidas de los incendios levitan atrapadas en un instante petrificado que llena al parqio de júbilo. El moloch aspira, bate sus alas y emprende el vuelo con un aura de magnificencia subrayando sus escamas. Antes de arder eternamente, algunos lo llamaron traidor, pero para traicionar a alguien antes hay que servirle y Rasqa, en este sueño, solo sirve al fuego que nace de sus entrañas.

Eitne solo corre por prados de color pastel. Las hierbas rosáceas se hunden primero bajos sus pies humanos, ¡sus dos pies!, y el aire acaricia su rostro mofletudo y agita sus rizos. Su cuerpo se comba en plena carrera, pero Eitne ni siquiera frena. Su piel se oscurece y se deshace poco a poco en volutas de negrura, pero Eitne no puede preocuparse porque está corriendo. ¡Corriendo! No se lo cree. La oscuridad lo envuelve y se expande, crece hasta que, finalmente, su centro de gravedad cambia y Eitne cae sobre la hierba a un, dos, tres, cuatro patas. ¡Están todas! Una nube negra corre por el prado, esquiva las ramas sueltas, deja que sus pulmones se llenen del frescor de la hierba y muestra los dientes al cielo que le cubre. La bestia sonríe. Sonríe y corre.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

67 Re: Plano de los sueños el 02/10/18, 01:52 am

Muffie

avatar

Aquella noche toda la ciudad soñó. Soñó miedos y deseos, inquietudes y alegrías. Soñó aquello que sería y aquello que nunca ocurriría. Soñó sueños y pesadillas.

La vouivre soñó con ruido y muerte. Soñó con un ranta segando las vidas de sus amigos. Soñó con su gema siendo arrancada de su frente. Soñó los gritos de dolor y agonía. Se soñó vacía de vida, encerrada en si misma. Soñó la muerte en vida y el ruido de la muerte.

Cuando despertó su frente se sintió vacía durante unos segundos, a la par que su alma.

La loba soñó con desesperación y horror. Soñó con Ilol en la ciudad. Soñó con la alegría de tenerlo ahí empañada por la angustia de no poder protegerlo, de verlo sufrir y sentirse atada de manos por no poder ayudarlo. Soñó con su muerte, la cual no pudo evitar, devorado por una bestia, un monstruo tan similar a ella misma que bien podría serlo.

Cuando por fin despertó, todavía sentía la sangre de su hermano en su boca.

La demonio soñó con placer y poder. Soñó con sus garras enterrada en cálidas entrañas. Soñó con la sangre, las vísceras y la bilis cubriéndola y la energía superior llenándola. Se soñó poderosa depredadora ante su débil presa. Soñó gloria.

Pero cuando despertó el sueño se tornó amargo, pues solo en aquel momento reconoció los cabellos plateados entre la sangre escarlata.

El brujo soñó con lo dulce y lo amargo. Soñó con cientos de pasteles que se volvían arena en su boca. Soñó con suaves y agradables colores que se convertían en luz cegadora. Soñó con un abrazo de Adru que se convertía en unas garras que la separaban de ella. Soñó con abejas, con su dulce miel y sus amargas picaduras.

Cuando despertó, la cera bajo su almohada formó un panal durante algunos segundos.

Y ella... ella soñó con libertad. Soñó con aguas claras y el aroma del té. Soñó con sus cadenas rotas y su cuerpo siendo por fin suyo. Soñó con la arena del desierto, las nieves de las montañas y las olas del mar. Soñó que corría como una gacela, volaba como un águila y nadaba como un delfín. Se soñó libre, plena y suya.

Cuando despertó lloró durante horas, apretujada sobre sí misma en la esquina de la habitación intentando no hacer ruido y temiendo el momento en el que él volviera.

Aquella noche toda la ciudad soñó. Y ellos con ella.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

68 Re: Plano de los sueños el 26/10/18, 06:36 pm

Lupin

avatar
Era aquel un mundo feliz.

Los feligreses se congregaban a la sombra de lo que ya no era un gran monumento a la crueldad y la barbarie, sino a la luz y la Acromía. Aquel que había sido conocido como Rocavaragálago era ahora un templo de la verdad, de los Dioses. La multitud cuya fe la vista no alcanzaba había sido bendecida con la razón y el conocimiento de la verdadera divinidad, y así habían difundido esta por toda la creación. La realidad misma los adoraba. Heraldo Rocuo lo observaba todo y lloraba.

Era un mundo ideal. Terrorífico.

Los Dioses no existían allí.

******

El draco de estínfalo quien, incapaz de escapar de su naturaleza, destruía los cuerpos de sus allegados y se horrorizaba de lo que anidaba en su mismo ser.

También el Goliat enloquecido. En su obsesión, fracasaba al intentar llenar un hueco imposible con su ciencia.

La vouivre y a la mayor de sus pesadillas. Aquel que debía estar muerto retornaba y arrancaba todo por lo que había luchado la británica.

Vio a más, a muchos más.

Y la ángel negro era muda, impotente. Oculta permanentemente a la sombra de sus más queridos, nada podía hacer por ayudarles.

69 Re: Plano de los sueños el 27/11/18, 03:16 am

Naeryan

avatar
Corann contempló en silencio el entramado pulsante y creciente de ansias silenciosas, de anhelos enterrados tan adentro que dolían, de sentimientos tan poderosos que contenerlos le desgarraba a uno. Un laberinto de realidades fabricadas, tan falsas y a la vez tan verdaderas como solo podía serlo un deseo, en el que uno se dibujaba a sí mismo tal y como quería ser.
"No soy débil."
"No soy un monstruo."
"Soy libre."
"No tengo hambre."
"No tengo sed."
"No estoy equivocado."
"No me avergüenzo."
"No tengo miedo."
"No estoy solo."
"No maté a nadie."
"Les maté a todos."
Pasó un lapso de tiempo indeterminado hasta que Corann por fin despegó los labios para aportar su pequeño grano de convicción al caos.
—No estoy muerto.


-


Como una profecía de catástrofe inminente que se ve cumplida, las palabras de los muertos se transforman en una realidad terrible, una sensación abrumadora, una fuerza mágica imparable se extiende en ese momento por toda Rocavarancolia. En las mentes de todos los ciudadanos, esclavos, criaturas y alimañas de cualquier tipo aparecerá una ominosa torre rodeada de un aura de color morado oscuro: la Torre de los Soñadores. Lo último que sentirán antes de caer rendidos ante el poder que emana el edificio es la certeza de que está a apunto de suceder algo terrible.
Todos caen inconscientes, en un coma muy profundo. No importa si se encuentran en la comodidad de sus casas, paseando, en los subterráneos o sobrevolando la ciudad. La Torre no hace excepciones.
En cuanto alguien atraviese un portal, en caso de encontrarse en algún mundo vinculado, caerá en el mismo estado de inmediato.

Cuando despierten, lo harán en una Rocavarancolia soñada, aunque para ellos será como si tan solo hubiesen recobrado el conocimiento. El aura maligna de la Torre se extiende por toda la ciudad y, aunque solo es visible cerca de esta, dota al ambiente de una sensación opresiva y aciaga. Todos y cada uno de los seres que pueblan Rocavarancolia saben que está sucediendo algo terrible, aunque la mayoría no pueda comprender qué está ocurriendo en realidad.



-


[La torre por fin ha reunido toda la energía que necesita para hacer soñar a toda la ciudad. A partir de ahora Rocavarancolia se poblará de los sueños de todos sus habitantes, entremezclados y salvajes. Sois libres para imaginar cualquier maravilla o aberración que deseéis (los GM os avisaremos si hay alguna incongruencia). El nivel de caos puede ser igual, o mayor, al de la Luna de la cuarta cosecha. Daos libertad, colaborad unos con otros si queréis para escapar o entregarse a lo soñado].


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

70 Re: Plano de los sueños el 27/11/18, 03:43 pm

Giniroryu

avatar
GM
Eorlir e Innadriel caminaban en ese momento en dirección a la biblioteca. La transformación del edeel no aparecía en los libros que habían traído sus compañeros el primer día, aunque habían encontrado algo de información al respecto en la biblioteca de la Torre Serpentaria días más tarde. Lo que habían leído les preocupaba: Eorlir probablemente era un selkie y al parecer eso no eran muy buenas noticias. Necesitaban más información.
Así pues, cuando empezó todo, la pareja sinhadre se encontraba a punto de cruzar la Cicatriz. Eorlir se había adelantado un poco y cuando aquella abrumadora sensación le sobrevino estaba al borde de la grieta. Completamente desorientado, trató de moverse hacia su aurva, que lo llamaba desde un par de metros más allá. Lo siguiente que supo Eorlir, mientras una imagen terrible aparecía en su mente, es que el suelo había desaparecido. Caía. No sabía qué estaba pasando.
La carandela contempló a Eorlir precipitándose hacia el fondo de la Cicatriz. Gritó y trató de correr hacia él. La misma imagen que había visto el selkie en su mente la paralizó por completo y cayó al suelo. Su visión se emborronó mientras escuchaba como la montaña de huesos en el fondo de la Cicatriz crujían con fuerza tras ser golpeados por algo. Quiso volver a gritar pero ya no pudo.
-
Cuando despertó, Innadriel se sentía terriblemente confusa. Y asustada. Algo horrible había ocurrido. El propio aire se lo decía. Se sentía extraña, la realidad a su alrededor tenía… algo. Algo que no supo identificar como otra cosa que “peligro”. Pero no era lo único. Ante sus ojos, al borde de la Cicatriz, apareció Eorlir, que la miraba de forma penetrante. Entonces recordó. Recordó ver como se caía.
—¡Eorlir!
La carandela corrió hacia él. La distancia que los separaba era pequeña, pero de algún modo el selkie parecía cada vez más lejano. Se dio la vuelta en cierto momento y le dedicó una mirada cargada de desesperación por encima del hombro. Ina supo lo que iba a pasar a continuación.
—¡No!
Para cuando la aurva alcanzó el borde de la Cicatriz tan solo pudo dejarse caer de rodillas y asomarse en busca de su edeel. Había vuelto a oír aquel sonido terrible. Eorlir había caído. No podía verlo, pero había caído. Estaba muerto.

-
Horas más tarde volvió a la Sede de los Taumaturgos. A su alrededor estaban sucediendo toda clase de cosas. Rugidos de criaturas en la distancia, fantasmas que la atravesaban y a cuya sensación gélida no prestaba atención. Un fantasma de pelo azulado la atravesó y se giró bruscamente dejando escapar una exhalación. Ya no estaba allí para cuando se quiso dar cuenta. Siguió su camino creyendo ver a Eorlir en más de una ocasión, pero siempre se trataba de una ilusión pasajera. No estaba sonriéndole y tendiéndole la mano delante de ella, no estaba esperándola en la puerta de un edificio ni tampoco se había convertido en un fantasma. Simplemente estaba muerto, y aquella certeza era aplastante.
Al volver al refugio este parecía vacío. El silencio era tan ominoso como reconfortante en cierto modo para la aurva en ese momento. No se sentía capaz de explicar a nadie lo que había sucedido. Se dirigió a su dormitorio de forma automática. Volteó su cabeza al haberle parecido que alguien la llamaba, pero solo vio una sombra al final de las escaleras que acabó por desvanecerse. Finalmente llegó a su cuarto y se sentó en la cama, mirando hacia el infinito.
-
La carandela perdió por completo la noción del tiempo. No supo cuando su cuerpo había comenzado a moverse por sí solo, en dirección a la salida del edificio. ¿Había gente en esos momentos? No lo sabía. Creía oír voces de fondo y figuras moverse, pero no estaba segura y tampoco importaba. Tenía un destino: en su mente había aparecido con claridad un lugar al que debía ir. Se lo había susurrado sin palabras: allí podría encontrar la paz que necesitaba.
Así fue como Innadriel llegó al Puente del Abismo.
—No quieres una vida incompleta, ¿verdad? Sabes cuál es tu única salida.
No hizo falta más. La carandela tampoco vaciló. Innadriel desapareció en las profundidades del Abismo soñado.
-
En ese mismo momento, en la Rocavarancolia real, el cuerpo de Innadriel que yacía en coma cerca del borde de la Cicatriz tuvo un espasmo. Justo en el instante en el que la Innadriel del sueño se lanzaba al abismo, su ritmo cardíaco y su respiración cesaron para siempre. No había alimañas despiertas para carroñear su cadáver, pero poco a poco se iría pudriendo.



Nota: este post ha sido publicado íntegramente en el plano de los sueños por comodidad, pero no quiere decir que todo lo que suceda en la Rocavarancolia soñada tiene que rolearse aquí: podéis utilizar las localizaciones de forma normal, salvo que estén ocupadas con roleos anteriores que tal vez sea mejor emplear este tema.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:

71 Re: Plano de los sueños el 03/12/18, 02:15 am

Nihil

avatar
Trama de los sueños:

Dama Isis llevaba en pie desde bien temprano. Ya había hecho sus ejercicios y estaba sentada en su escritorio peleándose con el papeleo. No durmió bien la noche anterior y daba cabezadas, algo que le sacaba de quicio. En una de estas debió tener una pesadilla. Solo podía recordar una imagen, un edificio sombrío, y despertó con una sensación realmente desagradable en el cuerpo.

-Vale, hora de tomar algo que te despeje -se dijo a sí misma.

Estaba buscando sus zapatos por el cuarto cuando llamaron a la puerta. Dio permiso y Samika asomó la cabeza y le sonrió. Era raro, a esa hora su amiga solía estar entrenando y no recordaba que hubiesen quedado para un brunch.

-¿Te apetece tomar algo? -propuso. Isis aceptó sin pensárselo mucho. Sea lo que fuere que había alejado a Samika de su entrenamiento ya se lo contaría.

Iban por el pasillo y la sensación seguía presente. El aire se sentía más espeso y el suelo parecía bailar bajo sus pies. Samika no parecía sentir nada. ¿Se habría puesto enferma? ¿Le estaría afectando la falta de sueño? Tendría que haberse ido al apartamento de Frivo a dormir.

-Ah, espero que no te importa Twix -dijo de pronto Samika. Isis tuvo un mal presentimiento -Pero le comentamos a Diurna lo de tu transformación.

Dama Isis se paró en seco.

-¿Que habéis hecho qué?

Samika se apresuró a hacer un gesto para apaciguarla.

-No te enfades. Estábamos en la taberna y se nos escapó. Pero no debes preocuparte, dama Diurna es de fiar, es una chica muy maja. Nosotras nunca te pondríamos en peligro.

La veela no estaba muy convencida, pero las palabras de su amiga lograron evitar una rabieta monumental que se quedó en una mueca de desaprobación. Aunque lo hubiesen hecho sin mala intención y aunque ella no desconfiase del criterio de sus amigas para juzgar a la gente, prefería ser ella misma la que decidiera quien era o no de fiar y a quien podía hablarle de su transformación. Samika le habló de bollos integrales y salmón ahumado, una especie de ofrenda de paz que había traído para ella, y le aseguró que se encontrarían con dama Diurna para que puediese hablar tranquilamente del tema.

Llegaron a la cocina y allí estaban los bollos que le había prometido Samika, pero también estaban Eara, Irianna y dama Diurna. El mal presentimiento se intensificó, el corazón se le disparó en el pecho.
-Samika me ha dicho lo que eres -dijo la mujer. Isis miró a su amiga pero esta miraba al frente, con las orejas desviadas como si la cosa no fuera con ella -Lo que no les has dicho tú es todas las ventajas de las que te estás aprovechando y que no has compartido con tus compañeros. Eres un poco tramposa, ¿no?

-No sé de qué me estás hablando -respondió Isis. Había veneno en su voz, pero también miedo.

-Parece que tu pelo es mucho más valioso de lo que nos has contado -dijo Irianna

-Y que tu aura es mucho más poderosa de lo que nos dijiste también -añadió Eara. Ambas la miraban con desprecio.

-No entiendo… -dijo dama Isis

-Eres una manipuladora y una falsa.

-¡No es verdad! -protestó Isis. Empezó a retroceder. Se sujetó el pelo, que parecía querer delatarla también y no paraba de cambiar de color -Vosotras sois las falsas. ¿Os cuento un secreto y vais corriendo a contárselo a la primera persona de la ciudad que conoceis? ¿Qué clase de amigas sois?

-¿Qué clase de amiga eres tú? -saltó Samika -Sabemos que a la mínima nos vas a sustituir como hiciste con Lemus

-¡No es verdad!

-Nos rechazarás si no somos lo bastante guapas como hiciste con Ayne! -dijo Eara.

-¡¡No es verdad!!

La sala daba vueltas. A la veela le costaba mantenerse en pie. Dos regueros de lágrimas le caían por las mejillas y con ellas también su maquillaje, como si llevase alguna marca cutre y barata. Se agarró a un banco para no perder el equilibrio.

Entonces vio a dos personas más entrar en la cocina: un chico altísimo con enormes alas grises y una mujer de alas rojas. Los había visto antes, en la ballena, la noche de la Luna Roja. No necesitó que le explicasen por qué estaban allí.

-No… No, no podéis hacerme esto.

-Nos daran un buen pellizco en el mercado por esto -dijo dama Diurna.

-Será más rentable si la mantenéis con vida, el pelo le vuelve a crecer -apuntó Samika.

Dama Isis le lanzó una mirada de desprecio antes de intentar huir, pero el suelo seguía temblando bajo sus pies, todo dava vueltas, sus piernas eran de mantequilla. No podía correr. Alguien la agarró del pelo y ella chilló. Sintió como le cortaban la melena de un tajo, con un hacha enorme, y le pareció que le estuvieran cortando un brazo. La veela no podía hacer nada mas que gritar, engullida por su propia pesadilla, y algo en su interior se quebró; un pequeño brote de algo que solo había podido cultivar después de llegar a la ciudad.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 6 de 6.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.