Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Adru y Rox charlan sobre género
por Goliat Hoy a las 05:06 am

» Libo
por Nihil Hoy a las 03:25 am

» Sede de los Taumaturgos
por Tak Hoy a las 12:42 am

» La Bodega
por Jack Ayer a las 04:48 am

» El Cuchitril
por Yber Ayer a las 01:02 am

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38643 mensajes en 730 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Otros Mundos » Mundos vinculados » Ormivas

Ormivas

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 3 de 4.]

1 Ormivas el 01/05/17, 06:04 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Ormivas

El portal se encuentra en el ecuador, encima de un archipiélago volcánico. Hacia el este se divisan muchos archipiélagos más, más numerosos cuanto más alejados del portal. En el oeste el horizonte tiene una fina línea verde: la isla más oriental del continente ecuatorial.


25 Re: Ormivas el 26/06/17, 05:34 pm

Zarket


GM
Por un instante el demiurgo se preguntó si la broma de Virai era real o no, pero intentó deshecharlo con algo de nerviosismo. Había dicho que eran muy agradables, ¿no? No parecía que aquel hombre pensara aquella clase de cosas sobre trasgos y similares, ¿no?

Aceptó el par de amuletos con aire dubitativo, queriendo pedir en vez de aquello un hechizo de invisibilidad pero sin atreverse a hacerlo. Aun así no se internaría, o no inmediatamente, al menos. Con el hechizo de niebla mágica era más que capaz de espiar aquel poblado.

Los poblados insulares apenas se merecían aquel calificativo. Eran más bien una colección de casas puestas de una forma un tanto aleatoria, con al menos tres o cuatro metros de espacio entre cada una de ellas. Los mivenses, en aquel momento, se encontraban haciendo actividades de diversa índole: cuidar se sus jardines, tallar, practicar con sus instrumentos... Algunos usaban magia, otros sus propias manos.

En poco tiempo comenzaron a inquietarse, muy moderadamente. El cielo se oscurecía y, muy poco a poco, algún trueno lejano resonaba. Se acercaba tormenta.


El demiurgo miró hacia arriba, sintiendo el viento desapacible que estaba creciendo. El aire ascendía, se enfriaba y, siendo ya incapaz de almacenar toda la humedad que poseía, se preparaba a descargarlo. No solo los mivenses habían notado que pronto llovería, muchos animales también lo habían hecho y comenzaban a corretear. Había que meterse en madrigueras.

Aprovechando el carácter orográfico de la tormenta tanto el demiurgo como él comenzaron a irse hacia la otra zona de la isla, por lógica más seca que aquella. Hal observó la tremenda velocidad que tomaba la transición conforme dejaban atrás la pendiente hacia la que llegaba el viento marítimo. En aquella zona había menos musgos y hierbas y más árboles, además de que allí la clorofila roja tomaba más protagonismo. También pudo observar que allí había más reptiles y menos anfibios. Sonidos lejanos indicaban lo que él ya sospechaba: aquella zona de la isla era el hábitat de los dragones.

Habían salido a una playa de arena y agua impoluta. El carabés observó la inmensidad del mar y se llenó los pulmones de aquel olor a salitre. Había aprovechado para remojarse los pies en la orilla y dejado a su bufanda viva serpentear por el lugar.

Entre sus pies había una docena de pequeños peces nadando sin cesar, ignorándole. Sus escamas eran iridiscentes y, según observó, carecían de dientes. Se preguntó cuál era su dieta.

Suspiró, estaba maravillado.

—Virai... ¿Todos los mivenses viven en poblados tan simples o tienen otras formas de organizarse?

Tenía sus ojos perdidos en el gigante verduzco de las alturas. Sabía que Rocavarancolia era una tierra brutal, aficionada a conquistar otros planetas, y se preguntó si planeaban anexar ese. Lo que había visto, desde luego, no era rival para el poder del orbe de las pesadillas.

26 Re: Ormivas el 29/06/17, 01:33 am

Yber


GM
El brujo contempló las huellas que iban dejando en la arena.

—Qué va —respondió al demiurgo—, yo a estos los llamo "los mivenses de pueblo". Luego están "los de ciudad", mucho mejor organizados.

El brujo estaba visiblemente distraído. Virai aisló sus zapatillas con magia y se metió en el mar. Las playas rara vez eran feas, pero esta en concreto le hacía vibrar, lo atraía. Y no era para menos, los peces que nadaban en el agua tenían escamas iridiscentes; el brujo notaba el cosquilleo de la magia alcanzando su cuerpo. Sumergido hasta los muslos, chasqueó los dedos teatralmente y las escamas de los peces se apagaron. El paisaje entero pareció perder pequeños matices de luminosidad mientras Virai sentía la recarga corriendo por sus venas.

La fealdad apenas duró unos segundos. A Virai Nura se le iluminaron los ojos y se le encendió una sonrisa amplia y verdadera, un espectáculo extraño para todos los que conocían su cara. Aún cuando sentía que la Luna Roja se había reído de él, tenía estos momentos. Pequeños instantes en los que la desidia se apartaba de su camino. El brujo hundió la punta de los dedos en el agua y la luz iridiscente no solo volvió a las escamas de los peces, sino que se vertió en el mar y tiñó de colores toda la costa alrededor de ambos. Los arcoiris nacian y morían, se movían y se entremezclaban.

El brujo volvió a la orilla y se sentó cerca de Hal. Mientras las olas morían a sus pies, contempló en silencio como la luz volvía poco a poco a su comportamiento natural.

—Cuando nos dejen toquetear un poco más este lugar, creo que me fabricaré un acuario y lo llenaré con estos peces —le explicó al demiurgo.

La sonrisa del brujo se apagó y volvió a mirar al horizonte con expresión ausente.

27 Re: Ormivas el 01/07/17, 05:04 pm

Zarket


GM
El demiurgo observó maravillado la explosión de luz que provocó Virai en aquella zona de la playa. Era un espectáculo de luces de una belleza extrema, una maravilla que quitaba el aliento. Y él volvió a preguntarse cuál era la transformación de su acompañante, y por qué no parecía gustarle. Si la Luna Roja le había dado la capacidad de realizar ese portento no podía tener un don tan inútil como había dicho... ¿No?

Las dudas lo carcomían, pero no se atrevió a expresarlas. Su vergüenza y timidez vencieron, dejando a su paso una estela de frustración. Hal no soportaba aquella forma de ser suya, pero no sabía cómo vencerla.

Un movimiento llamó su atención. Su bufanda serpenteaba con rapidez hacia Hal, que frunció el ceño. Había algo raro allí, y tardó un instante en darse cuenta. La arena de la playa, tras su creación, se abombaba sin parar, a una velocidad cada vez más rápida.

Lanzó un veloz hechizo de levitación hacia la bufanda, que ascendió en el aire segundos antes de que unas pinzas surgieran de la arena y se cerraran a milímetros de su tela.

La arena donde se había encontrado la creación del demiurgo implotó de súbito. Del hoyo que comenzaba a formarse surgieron primero pinzas, luego un tórax y, por último, la cola de un escorpión que medía más de un metro de largo. Este, tras comprobar que su comida estaba fuera de su alcance, giró hacia los dos nuevos seres que había catalogado como presas. Sus pinzas se abrían y cerraban sin cesar.

28 Re: Ormivas el 01/07/17, 11:01 pm

Yber


GM
Un conjuro rápido y Virai flotó. Varios hilillos de arena llovieron desde sus piernas, para caer de vuelta a su lugar. Después de la amenaza del dragón, el brujo no veía peligro en aquella criatura y confiaba en que Hal se pusiera a salvo por sí mismo.

—Esto es lo que ocurre cuando dejas que un cizaña se acueste con un cangrejo —bromeó mientras sacaba la libreta y se concentraba en crear una representación exacta de aquella criatura—. ¿Será venenoso? —Tener tenía toda la pinta—. Algún día encontraremos un bicho que escupa purpurina y será el día más feliz de mi vida.

29 Re: Ormivas el 02/07/17, 12:08 am

Zarket


GM
El demiurgo realizó con la mayor rapidez con la que fue posible el sortilegio de levitación. Comenzó a flotar instantes antes de que aquel engendro intentara agarrarlo con sus pinzas, a una prudente distancia que imposibilitaba que el escorpión gigante lo atrapara. El corazón le latía con furia en los oídos, y Hal no tardó mucho en recuperar la bufanda y agarrársela al cuello, intentando ahorrar energía. Una parte de él no dejaba de maravillarse de lo fácil que lo tenía ahora para cceder a sus reservas completas: antes de la salida de la Luna Roja aquellos hechizos habrían mermado de forma bastante aceptable su energía.

Los broskor llevaban milenios alimentándose de mivenses. En aquel tiempo habían acabado aprendiendo, igual que las alimañas carroñeras de Rocavarancolia, qué significaba el aroma a plata sucia que desprendía la magia. A diferencia de ellas, sin embargo, residían en Ormivas, un mundo donde los usuarios de magia era sensiblemente menos hábiles que los de la ciudad de las pesadillas. Aquellos escorpiones no habían aprendido a evitar magos: habían aprendido a matarlos. Y a hacerlo rápido.

En cuanto captó el olor del hechizo que preparaba Virai hizo un curioso camino: un arco que le llevaba hacia el brujo. Había intentado evitar un hechizo ofensivo, pero al no haberse lanzado ninguno al final solo había perdido un precioso tiempo que evitó que atrapara al espía. Eso no evitó que al instante se lanzara hacia el otro rocavarancolés, pero este ya estaba completando los compases del hechizo.

El escorpión se quedó cloqueando en el suelo, intentando extender lo suficiente sus pinzas para agarrar a aquellos sacos de carne, pero sin lograrlo.


—P-pues eso parece, sí —fue la respuesta de Hal a Virai. No cesaba de observar aquella cola, preguntándose qué inyectaría.

Virai, por ser el más cercano a los altos juncos secos que separaban la playa del bosque, sería el primero en percibir movimiento allí, tanto sonoro como visual. Tres mivenses nómadas se acercaban, con poca ropa y portando un arma cada uno.

El broskor tampoco tardaría en percibirlos.

30 Re: Ormivas el 02/07/17, 12:18 am

Yber

avatar
GM
Virai acabó su dibujo y guardó la libreta. Buscó a Hal con la mirada para asegurarse de que estaba bien y llegó justo a tiempo de ver a la criatura abriendo y cerrando las pinzas. Le recordó a los bebés cuando tienen hambre pero no queda más comida; salvo por ser mucho más grandes y mortales.

—Parece que hemos ligado.

En ese mismo momento escuchó ruido desde los juncos a su lado. Un hechizo de niebla mágica reveló enseguida a los causantes y Virai se acercó al demiurgo.

—Vienen tres mivenses —le explicó—. ¿Quieres que veamos como se desenvuelven contra este mozo pinzudo o intervenimos?

Para Virai, ambas opciones eran buenas; pero sospechaba que para el demiurgo era otra historia.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

31 Re: Ormivas el 02/07/17, 04:12 pm

Zarket

avatar
GM
Hal se dio cuenta del movimiento entre aquellas especies de juncos instantes antes de que el espía le hablara. Se mordió los labios, indeciso, sin poder soportar la idea de ver morir a aquellos mivenses. Y, a la vez, a pesar del miedo que le daba, no podía sentir absoluto asco por el broskor, aunque solo fuera porque, como animal, no se le podía atribuir intención moral. El demiurgo lamentaría algo tener que matarlo.

—Podemos... ¡No!

El propio broskor interrumpiría sus palabras. Habiendo percibido el olor de la carne mivense su decisión fue que más valía presa capturable que no capturable. Y, por tanto, se lanzó a toda velocidad hacia el límite de la playa, por donde apenas segundos después asomaría el primero de los mivenses.

32 Re: Ormivas el 02/07/17, 05:54 pm

Yber

avatar
GM
Virai volvió a ambos invisibles para evitar que les vieran. Aún no se sabía de qué forma se relacionaría Rocavarancolia con Ormivas y no quería causar problemas. Acto seguido, hizo levitar al broskor levemente y lo lanzó al otro lado de la playa con ayuda de un hechizo de impulso. El broskor aterrizó suavemente sobre la arena y Virai esperó a ver cómo reaccionaban tanto el animal como los mivenses.

No es que tuviera la brujula moral rota como un demiurgo, pero el espía prefería que los mivenses salieran de ahí con vida para contar historias del escorpión que voló misteriosamente.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

33 Re: Ormivas el 05/07/17, 05:04 pm

Zarket

avatar
GM
Dejó escapar un suspiro de alivio al comprobar que Virai parecía optar por alejar a la amenaza de allí. Hal esperaba que aquella bestia se fuera y los mivenses quedaran a salvo, pero no andaba convencido de que aquel fuera a ser, finalmente, el resultado.

El broskor se revolvió en el aire, con cloqueos enfurecidos, en cuanto sintió despegarse del suelo. El hechizo de impulso solo contribuyó a enfurecerlo más, y en cuanto tocó fuera se lanzó con rapidez a envestir a los tres pileazules que acababan de llegar.

Estos solo habían quedado estupefactos unos segundos, preguntándose en shock qué pasaba allí. Ese estado no duró mucho: eran suficientemente hábiles como para superar su pasmo con facilidad y ponerse en posición defensiva, sus lanzas extendidas contra el animal.

El escorpión arremetió con sus pinzas extendidas, en un frenesí depredador más potente que el que los mivenses solían sufrir por su parte. Uno pudo hacerse lo suficiente a un lado como para clavar su arma en una de aquellas pinzas, pero los otros dos salieron despedidos.

Aquella bestia soltó un sonido que podía interpretarse como un grito y se sacudió con saña la lanza, que se había quedado clavada con firmeza. El tercer mivense cayó al suelo a pocos metros, y el escorpión aprovechó al instante la posibilidad, dirigiendo su pinza sana hacia aquella desdichada cena.


Hal contempló la pelea horrorizado. Deseaba lanzar algún hechizo que detuviera a aquel depredador antes de que fuera tarde, pero no se atrevió. El Consejo de Rocavarancolia le daba demasiado miedo como para que se atreviera a hacer algo que pudiera molestarles.

34 Re: Ormivas el 07/07/17, 10:47 pm

Yber

avatar
GM
—Tápate los ojos, criatura —susurró a Hal.

Acto seguido se produjo una explosión de luz entre los mivenses y el broskor. Virai reactivó el hechizo de levitación y movió de nuevo al broskor. Esta vez, sin embargo, añadió un hechizo de sueño a la ecuación y el animal descendió hasta la arena dormido. Varios metros lo separaban de los mivenses.

—Si siguen de gresca se acabará muriendo alguno y más de lo que he hecho por ellos no puedo hacer —le dijo al demiurgo—. ¿Te importaría si los mivenses aprovecharan para atrapar al bicho y hacerse una cena?

La respuesta sería crucial. Si a Hal le daba igual, dejaría que los mivenses siguieran su curso de acción natural ante un broskor dormido. Si a Hal le importaba, haría un último intento porque ambas especies se salvaran de aquel intento de gresca. Incluso si eso significaba condenar a los mivenses o al broskor a morirse de hambre.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

35 Re: Ormivas el 07/07/17, 11:53 pm

Zarket

avatar
GM
El demiurgo cerró los ojos en cuanto recibió la orden, percibiendo tras estos otro fogonazo lumínimo. Una garganta comenzó a gritar algo que, a juzgar por el tono, Hal sospechaba que eran insultos, pero los ruidos de la refriega pararon.

Miró la escena general, contemplando el escorpión alejado. Uno de los mivenses estaba en el suelo, frotándose los ojos, y Hal se dio cuenta de que era el casi asesinado. Los otros estaban a su lado, y su falta de ceguera solo era epxlicable porque, casi por azar, habían tenido los ojos cerrados en ese destello.

—No, no hace falta —suspiró ante la pregunta de Virai. La vida era corta, efímera, y el ciclo que marcaba era uno que ni él ni nadie podía (o debía) cambiar.

No se quedaron mucho más allí. Uno de los mivenses ayudó a su compañero a entrar hacia la extraña selva seca que crecía en el interior mientras el otro remataba al escorpión.

Y tampoco tardaron mucho en irse a dormir. Los dos soles no tardaron mucho en ponerse, y el cielo quedó dominado por aquel gigantesco planeta gaseoso.

Aquella no fue la noche de mejor sueño para Hal. Se despertó alguna que otra vez, aunque en ninguna de esas ocasiones llegó a moverse. No solo era la vorágine de sentimientos lo que le entorpecía el sueño: también había descubierto que no se le daba nada bien dormir de "acampada".

Cuando se despertó por última vez ya clareaba por el este. El gigante ya había desaparecido, por lo que el demiurgo pudo quedarse en silencio, contemplando algo adormilado aquel cielo donde las estrellas, poco a poco, iban desapareciendo para dejar paso a dos mucho más grandes.

36 Re: Ormivas el 09/07/17, 04:20 pm

Yber

avatar
GM
Virai dejó estar por fin al broskor y a los mivenses y los observó marcharse con alivio. Tardaría un rato en recordar que los mivenses eran herbívoros y que había dicho una tontería y, para entonces, se negaría a corregir la información. El brujo preferiría fingir que no había pasado nada antes que reconocer su error ante un recién llegado.

Para dormir, Nura sacó un par de sacos de su bolsillo sin fondo e improvisó una tienda de campaña con ramas y una carpa de hojas unidas mediante un hechizo de moldeo. El brujo volvió translúcida la carpa y dejó que el cielo nocturno se colara a través de ella. Tenía suficientes hechizos activos como para que no les pasara nada y aquel techo solo servía para evitarles una lluvia, asi que daba igual su opacidad. El brujo la sacrificó a gusto, a cambio de unas vistas bonitas para dormir.

Al contrario que el demiurgo, Virai durmió a pierna suelta y se levantó descansado con las primeras luces. Se incorporó para desperezarse y estirar el cuerpo y luego volvió a tumbarse un poco más, esta vez sobre su saco.

—Buenos días —sacó unas gafas de sol de su bolsillo y se las puso para contemplar el cielo—. ¿Qué tal la noche? ¿Alguna picadura? Mírate bien los brazos, que no conocemos toda la fauna y es mejor ser precabidos —se trataba de una broma y el brujo puso todo su empeño en que se notara.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

37 Re: Ormivas el 11/07/17, 05:20 pm

Zarket

avatar
GM
Escuchó a Virai moverse a su lado, aunque no dijo nada. Nunca se le había dado bien hablar, y eso no se lo había quitado la Luna Roja. Seguía pensando que romper el silencio era una tontería si lo que iba a sustituirlo no iba a ser mejor.

Hizo un amago en los brazos antes de darse cuenta de que el brujo hablaba en broma. Resopló, no sabiendo si reír o sentir vergüenza por haber caído durante un segundo en aquello. Tras un par de segundos salió del saco y se desesperezó, reprimiendo un bostezo. Unas molestias en su tripa le recordaron que hacía demasiado que no comía.

—Hmm, ¿tienes algo para el desayuno?

No estaba del todo a gusto pidiendo directamente que le dieran comida, pero el hambre que sentía en ese momento priorizaba sobre aquello.

38 Re: Ormivas el 12/07/17, 09:59 pm

Yber

avatar
GM
Virai asintió y sacó de su bolsillo sin fondo un tupper sin fondo. Para el brujo, aquel era uno de los mejores usos de la magia actual, lo más cerca que jamás iban a estar de crear un espacio infinito bien organizado: su neceser sin fondo.

Dentro del tupper, toda la comida estaba conservada: había bocatas fríos y calientes, de carne, de pescado y vegetales; ensaladas de distintos tipos; una docena de salsas y aliños diferentes; tortillas; bollos dulces y salados; panes normalitos y otros más extraños con naranja o cerveza; embutido en lonchas; tarrinas de patés, cremas y hummus; arroces cocidos... Aquel era su supermercado veinticuatro horas.

El brujo de la iridiscencia se levantó, desmontó la tienda de campaña improvisada y devolvió a la naturaleza los elementos que habia utilizado. Acto seguido sacó un mantel y se sirvió un plato con queso, tortilla de patatas con cebolla y pan del más barato. Antes de comer, se quitó cualquier rastro de suciedad o mal olor con magia y se sentó con mucho cuidado de que no se le vieran los calzoncillos bajo el jersey largo.

—¿Cuánto crees que tardarán hoy los dragones en intentar comernos?



_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

39 Re: Ormivas el 14/07/17, 03:56 pm

Zarket

avatar
GM
A Hal no le sorprendió demasiado aquella exhibición de comida: estar preparados, al fin y al cabo, era lo esperable. «Una pequeña similitud con Carabás», pensó, con una punta de incomodidad allí. Incluso si era muy subyacente, muy sutil, había algún que otro punto de unión entre Rocavarancolia y Carabás, y si bien el demiurgo los apreciaba también le fastidiaba. Hacían que recordara todas las diferencias, y no le gustaba aquello particularmente.

Hal se sirvió pan con naranja, un bocadillo de vegetales y algo de arroz. Comiendo aquello se le ocurrió la idea de una criatura cocinera y se quedó absorto unos segundos, pensando en ello. La pregunta de Virai le le hizo soltar una pequeña risa, algo nerviosa.

—Bueno, espero que...

Se interrumpió cuando empezó a escuchar rugidos, algo más arriba que ellos y mucho más al oeste. El nido de los dragones también empezaba a despertar.

40 Re: Ormivas el 15/07/17, 02:26 am

Yber

avatar
GM
—Mira como nos saludan, ¡qué monos! —dijo en un tono irónico vacío de ironía.

Virai no se inmutó y continuó llevándose a la boca bocados de tortilla, queso y pan; una mezcla extraña para algunos y una de sus combinaciones de sabores preferidas. Lo único que interrumpió a Nura su desayuno fue el final de este. Entonces limpió su plato con magia y lo guardó en el tupper sin fondo que iría en su bolso sin fondo bajo el pliegue de su jersey.

—Cuando quieras, Hal.

Virai nura se puso en pie y se ajustó la ropa para que todo su conjunto fuera en orden. Acarició los cristales incrustrados en su brazo y estos titilaron. Su mirada, sin embargo, estaba fija en las alturas.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

41 Re: Ormivas el 15/07/17, 11:42 pm

Zarket

avatar
GM
A Hal aquellos sonidos no le parecían exactamente monos. Más bien le daba una sensación mezcla entre pavor y asombro, entre terror y maravilla. La vida, cualquier vida, era magnífica, pero en el caso de los dragones aquello se exponenciaba hasta el infinito. Aquellas bestias quitaban el aliento de una forma rotunda y absoluta.

No tardaron mucho en ponerse en camino, el demiurgo con un molesto zumbido de fondo. Reprimió varios bostezos, intentando mantener su atención en aquella visita. No, definitivamente no le gustaba andar de camping, ni la magia podía sustituir a la placentera sensación de dormir en un entorno civilizado.

O tan civilizado como podía ser Rocavarancolia, de todas formas.

El espía no tardó mucho en activar la invisibilidad una vez estuvieron cerca del nido. El demiurgo, por su parte, contuvo el aliento durante unos instantes, justo cuando se acercaban hacia el límite.

El nido era una hondonada grande, circular, y estaba por completo desprovisto de vegetación, a excepción de algunos musgos rojizos. Era evidente que la roca se había fundido y ardido incontables veces, y que incontables veces en el futuro lo haría de nuevo.

Había casi treinta dragones jóvenes y adultos allí, cuyas escamas iban desde el azul más intenso hasta un tono medio de un verde algo desvaído. Había también numerosas crías en grados distintos de desarrollo, y varios huevos. Uno de estos destacaba por su color, tan rojo como el de la bestia que lo cuidaba, único dragón escarlata en aquel grupo. Cadáveres carbonizados de distintos reptiles y anfibios se desperdigaban por todo el lugar.

Las lindes más cercanas a aquel lugar tenían algunos pequeños troncos, la mayoría carbonizados de las llamaradas cercanas que surgían de tanto en tanto. Más allá había un área extraña, que no calificaba como bosque, como selva, como estepa ni entraba en ninguna otra clasificación imaginable. Una barahunda de algunas de las plantas más extrañas de Ormivas, ninguna de las cuales superaba los dos metros. Con mucha densidad en algunas zonas y muy poca en otras, la heterogeneidad de flores y colores de hojas eran abrumadoras. Todos sus frutos, sin embargo, eran pequeñas esferas con una dureza absolutamente increíble para su tamaño y composición, preparadas para resistir el fuego que llegaba de cuanto en cuanto.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 3 de 4.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.