Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Letargo
por Cuervo Hoy a las 03:11 pm

» El Cuchitril
por Giniroryu Hoy a las 01:34 am

» Krabelin
por Giniroryu Ayer a las 05:31 pm

» Las Dragoneras
por Tak 20/06/18, 11:58 pm

» Luna Alta
por Giniroryu 20/06/18, 05:29 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 175 miembros registrados.
El último usuario registrado es Frontera.

Nuestros miembros han publicado un total de 37164 mensajes en 703 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

El Cuchitril

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, ... 11, 12, 13  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 13.]

1 El Cuchitril el 20/11/12, 11:01 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Vivienda de piedra con dos plantas que antes de ser abandonada había sido utilizada como posada, por lo que su tamaño es mayor que el de una casa estándar. Actualmente está reformada y habitada por un grupo de transformados que trabajan como cazarrecompensas. Se les conoce como "mercenarios de la Brecha" debido al antiguo nombre de la vieja posada: " La Brecha Insondable". Sus ocupantes, no obstante, continúan llamando a su hogar "el cuchitril" debido a sus inicios en él a pesar de que ya no sea un calificativo adecuado para el edificio en la actualidad.


Interior:
En la planta baja hay una sala amplia con una mesa redonda y sillas alrededor, además de una chimenea. Según se entra, en el lateral derecho hay una barra detrás de la cual hay algunas estanterías y armarios y unas puertas de vaivén que separan la cocina de la sala principal. La cocina cuenta con un fogón de leña, unas alacenas y repisas. El suelo tras la barra es de madera y hay una trampilla para descender al sótano. La planta superior tiene ocho habitaciones y suelo de madera. Además de las dos plantas hay un pequeño patio en el que hay unas letrinas y un pozo.

Taller de Koval:
El taller de Koval se encuentra frente al cuchitril. Son dos edificios de dos plantas unidos a los que se les quitaron paredes para ampliar las estancias y la planta superior para aumentar la altitud del techo. Según se entra por la puerta se llega a un vestíbulo amplio donde hay una estantería con libros y un escritorio con un par de sillas. Una puerta a la derecha lleva al otro edificio, cuya entrada principal ha sido tapiada, y está dedicado únicamente a almacenar quimeras y experimentos nigrománticos. A la izquierda del vestíbulo hay otra puerta que lleva al taller propiamente dicho, una habitación con una mesa de operaciones grande en el centro, y otra supletoria pegada a la pared. También hay muebles llenos de diversos utensilios y un par de jaulas. Al fondo hay una puerta que lleva a un patio pequeño.

Ver mensajes anteriores:


13 Re: El Cuchitril el 10/08/16, 07:52 pm

Tak


GM
Ver lo aliviada que se sintió la frivy le hizo sonreír, contento por poder ayudar a alguien con un tipo de magia tan mal visto. No mal visto en Rocavarancolia, pero nunca había pensado que podría sacarse un dinero reviviendo mascotas. De hecho, como no solía tener encargos, no tenía muy claro ni cuánto cobrar por ellos, así que lo extrapoló de las tarifas que solían cobrar como cazarrecompensas por los recursos que iba a utilizar. Tal vez estaba cobrando poco, pero no valía la pena pasarse precisamente con una novata. Ni por una langosta.

Gael le estrechó la mano a la chica, por suerte aún con los guantes puestos. Le parecía realmente encantadora, y cuando la acompañó a la puerta se despidió educadamente, agradeciéndole que hubiese pensado en él para el trabajo. Le había parecido una mujer bastante enigmática, y aún pensaba en ello mientras se dirigía de vuelta hacia la barra. El draco fue quien le hizo a compartir en voz alta sus pensamientos al respecto.
Si fuese un hechizo me sorprendería que se haya enfocado ya en esa rama cuando no hace tanto que se ha transformado… Si nos quisiera engañar, por ejemplo, podría hacer cosas bastante más elaboradas que eso. Por no decir que dudo que nos viniera a engañar precisamente a nosotros. Pero quién sabe… Ha sido bastante extraño. En general.
Y al decir eso último miró a la langosta muerta, que había quedado sobre la mesa envuelta en las toallas. Gael se acercó a ella, pensando que era mejor dejarla en el taller cuanto antes, para no desagradar a nadie. La pregunta de Noel en ese momento hizo que el fuego fatuo soltara una carcajada.
Efectivamente, amigo mío. Esto no hay por dónde cogerlo. Lo único aprovechable es el caparazón —le respondió. Gael se giró hacia el almanaque que había colgado detrás de la barra—. Mañana tenemos el día vacío… Me voy a ir a Frivo de tiendas, ¿te quieres venir? —Una vez el draco respondiese, añadiría—: Voy un momento a llevar a Tenacitas al taller. No es un ambientador muy agradable.



Última edición por Tak el 12/08/16, 01:29 am, editado 1 vez

14 Re: El Cuchitril el 11/08/16, 12:04 am

Giniroryu


GM
El draco se rascó la barba, pensativo.
Supongo que es bastante improbable que estuviese usando magia. Creo que debería investigar qué clase de transformación es esa. Más que nada por si ella u otra persona con la misma transformación intenta usar esa… habilidad suya para tratar de engañarnos. —Cada vez más el sueco enfocaba la información que recibía del entorno en lo que podría conllevar para su estilo de vida—. Pero ya lo haré —añadió sin embargo haciendo un gesto con la mano. No era demasiado preocupante y tenían algo más divertido, aunque apestoso, entre manos en aquel momento.Y todavía no era tan viejo como para posponer la diversión.
Ante el apodo que Gael le puso al pobre animal no pudo sino soltar una carcajada.
Lástima que con este no podamos recrear la escena… O bueno, a lo mejor Kaethe sí puede —bromeó al recordar que al fin y al cabo tenían una amiga ghoul—. Claro que te acompaño; además me apetece volver a disponer de una de esas revistas tan fantásticas que tienen los frivy’s. La última me supo a poco —le respondió con diversión—. Mientras tú te ocupas de Tenacitas creo que yo me pasaré por el laboratorio de Giz: probablemente a Don Lagartone le interese acompañarnos; y si no le obligo a que salga de ese laboratorio antes de que sus escamas se fusionen con el edificio —dijo sarcásticamente mientras ya salían por la puerta.

Sigue en Frivowaldanny.

15 Re: El Cuchitril el 11/08/16, 10:53 pm

Muffie



Wednesday

Wen se encontraba en la cocina preparándose una pequeña merienda para descansar de su viaje. Acababa de volver a Rocavarancolia después de cuatro días en Krabelin y pretendía pasar una semana en la ciudad antes de volver al hostil mundo de nuevo. Tenía mucho que hacer ahí entre clasificar información, entregar muestras de fauna y flora, y recibir los resultados de las anteriores.

La vouivre se disponía a preparar su té cuando tocaron a la puerta. La británica no había visto a ninguno de los habitantes del Cuchitril desde que había llegado por lo que supuso que estaba sola, así que se encaminó a la puerta para abrirla. Tras ella, una idrina y lo que parecía ser una demonio la saludaron. Wen reconoció a la demonio como la engendro que ella misma había cosechado en Krabelin.


Kimbra

Kimbra realmente había pasado un tiempo considerable informándose sobre su transformación, adaptándose a ella y entrenando sus nuevas capacidades. Hacía ya tiempo que había decidido hacer un primer viaje a Krabelin para poder recuperar sus pertenecías y a Ámarok con ellas. La Hija de Lunas había puesto mucho empeño en habilitar una habitación en la torre Serpentaria, que posiblemente pasaría a ser la suya próximamente, para que su kerlax pudiera vivir a sus anchas.

Kimbra había comentado su idea de ir en busca de la extraña kepryna que la había cosechado para consultarle sobre el viaje entre otras cosas a Irianna y esta había decidido acompañarla. Tras algunas pequeñas averiguaciones consultando a los habitantes más veteranos de los refugios, que les habían remitido al edificio llamado “Burdel” y al edificio llamado “Cuchitril”, habían dado con la ubicación de la cosechadora en este último. También les habían informado que parecía estar haciendo algún tipo de trabajo que la mantenía largos periodos de tiempo fuera de su casa, por lo que realmente se estaban arriesgando a que no estuviera.

Kimbra se acercó a la puerta y tocó tres veces antes de esperar a que le abrieran. Para su suerte fue la misma cosechadora la que abrió la puerta.

- Hola. Si no recuerdo mal eres dama Diurna, la cosechadora del mundo de Krabelin- comenzó saludando. Ante un asentimiento de la susodicha, continuó-. Querría consultarte algunos aspectos de los viajes a mundos vinculados y de la legislación sobre los mismos y nuestras posibilidades de interacción con ellos.


Wednesday

Wen escuchó lo que tenía que decir la krabelinense antes de apartarse de la puerta e indicarles que pasaran. Ya se suponía que la buscaría para hablar de Krabelin, pues, a diferencia de con otros mundos vinculados, se trataba de un mundo del que ni la mayoría de la gente sabía mucho ni existían libros para informar de ello. Lo más seguro, al final, era ir a consultar a quien más supiera sobre el mundo que, después del consejo, solía ser el cosechador.

La británica guió a sus invitadas hasta la sala y haciendo gala de sus modales ingleses les ofreció sentarse, té y algo para picar, siempre manteniéndose alerta y desconfiada, ya que a pesar de que eran nuevas transformadas eso no quería decir en ningún momento que no resultaran una potencial amenaza. Una vez servido todo, incluida la merienda que se había preparado anteriormente, se sentó frente a ellas.

- Vosotras diréis.


16 Re: El Cuchitril el 11/08/16, 10:55 pm

Giniroryu


GM
A Irianna le había interesado al instante lo que Kimbra quería hacer y le dijo que la acompañaría en la búsqueda de su cosechadora. Tuvieron que esperar un tiempo, pues al parecer la chica en cuestión no se encontraba en la ciudad en aquellos momentos, pero aquel día finalmente tuvieron suerte. En cuanto les abrió la puerta, la idrina supuso que era la persona que buscaban a juzgar por la descripción que la krabelinense había dado de ella y el reconocimiento que notó en el gesto de su amiga. En cualquier caso, cualquier duda al respecto se disipó enseguida y cuando dama Diurna les invitó a pasar, Irianna expresó su agradecimiento tanto con palabras como con gestos y la siguió al interior del edificio, donde las condujo hacia una mesa con tallas bastante elaboradas que llamaron su atención. Mientras su anfitriona se perdió tras unas puertas vaivén localizadas tras una barra que parecía pertencer más a algún negocio que a una casa personal aunque era evidente que lo era, la nebulomante echó un vistazo a su alrededor. Era una casa bastante grande para que viviese una sola persona, por lo que cabía la posibilidad de que dama Diruna no fuese la única habitante del lugar. El pensamiento puso un poco nerviosa a la idrina, esperando no tener que interactuar con nadie más ya que agradecía que la cosechadora de Kimbra fuese una mujer con un aspecto marcadamente humano y sin añadidos amenazadores como de los que sabía que podía dotar la Luna a los elegidos. Claro que también sabía que eso no quería decir que alguien que apenas había cambiado externamente no pudiese suponer un peligro, pero al menos podía encontrarse más cómoda tratando con una habitante de la ciudad ya asentada.<<Parece bastante joven, de todas formas...>> pensó mientras se apartaba el pelo de un lado y fijaba su vista en la chimenea con restos de madera quemada, como si esta tuviera la respuesta de cuánto tiempo llevaba su dueña en la ciudad. La idrina decidió que prefería simplemente quedarse con la sensación de que la casa parecía bastante acogedora a pesar de todo antes que tener que repetirse por qué no era buena idea desplegar su niebla para comprobar si había alguien más. Habría sido bastante maleducado. Y estúpido. No tenía claro cuál de las dos cosas tenía más peso.

Gracias —volvió a decir cuando la humana colocó una taza con lo que parecía alguna infusión delante de ella—. Ah... Yo me llamo Irianna y he sido compañera de Kimbra durante la criba —dijo recordando que aún no se había presentado antes de que la demonio rakshasa comenzase a hablar y perdiese la oportunidad—. Pero es mejor que te explique ella el motivo de nuestra visita —añadió con un asentimiento hacia la hija de lunas.
Mientras Kimbra empezaba a hablar, Irianna removía lo más silenciosamente posible su infusión, esperando a que enfriase un poco.

17 Re: El Cuchitril el 11/08/16, 10:59 pm

Muffie


Kimbra

Kimbra asintió hacia Irianna cuando esta le cedió la palabra y dirigió su mirada de nuevo hacia dama Diurna.

- Según la información que he adquirido, no es posible viajar a los mundos vinculados sin compañía durante los primeros meses de ciudadanía a no ser que el nuevo ciudadano o los nuevos ciudadanos vayan acompañados de un ciudadano de pleno derecho que ejerza el papel de controlador-. La bruja maldita asintió confirmando sus palabras-. Como supongo recordaras de nuestro primer encuentro, mi intención es regresar a mi mundo de origen para recuperar a mi montura, entre otras cosas. Quisiera saber si eso, como me dijiste en aquel momento, sigue siendo posible, y si cabría la posibilidad de que fueras tú quien nos acompañara en dicho viaje- explicó tranquilamente la demonio rechazando silenciosamente la infusión ofrecida por la bruja.

Wednesday

La vouivre escuchó atentamente mientras degustaba su té. No era una petición que le sorprendiera, pues como bien había dicho la krabelinense ya le había comentado su deseo de traerse a Rocavarancolia a su montura y la británica no había esperado que se le olvidara en ningún momento.

- Bien- comenzó dejando la taza de té sobre la mesa-. Si realmente queréis ir a Krabelin y que yo os acompañe debemos concretar ciertos puntos antes. No tenéis permitido interactuar con ningún ser de ninguna de las especies inteligentes del planeta. No obstante, cabe la posibilidad de que hagamos contacto con alguno de estos seres. Si esto se da dejareis que sea yo en todo momento quien lo solucione de la forma en la que me parezca conveniente y vosotras solo acatareis mis órdenes. Tenéis que ser conscientes de que una vez cruzado el portal estaréis completamente bajo mi responsabilidad y, mientras vuestra muerte sería un mal menor atendiendo a las leyes de la ciudad, el que os expusierais demasiado o, directamente, la cagarais a ojos el Consejo yo sería tan responsable como vosotras y dada mi situación no me conviene el que me denieguen la entrada al mundo. Además, vosotras mismas os encargareis de vuestra protección frente al agresivo clima. Entiendo que tú, Kimbra, no lo necesites dada tu raza, pero tú, Irianna, vas a necesitar lanzarte algunos hechizos específicos para evitar morir al momento de cruzar el portal. Puedo enseñártelos, pero tienes que ser tú la que esté pendiente de echártelos y renovarlos. Saldremos dentro de una semana y estaremos en Krabelin tanto como creáis necesario, en eso no tengo ningún inconveniente, pero requiero un pago. Tranquilas, no será monetario. Quiero cierta información. Se trata de información superficial y de índole científico, por lo que tampoco os estaré exponiendo a traiciones o secretos inconfesables. Estas son mis condiciones, si las aceptáis ahora mismo puedo enseñaros los hechizos y concretar los detalles.

Kimbra

Kimbra asintió hacia la bruja maldita cuando esta terminó de hablar y seguidamente se giró hacia la idrina, esperando de ella algún veredicto o comentario especifico. A la demonio le parecían justas las condiciones y, en un principio, no percibía el pago como peligroso o sacrificado.

18 Re: El Cuchitril el 12/08/16, 04:01 am

Giniroryu

avatar
GM
Kimbra expuso su petición como siempre hacía: de forma precisa y directa. Irianna probó la infusión, comprobando que todavía se encontraba demasiado caliente para dar más que un pequeño sorbo. Dama Diurna procedió a continuación a responderle también sin rodeos y se sintió aliviada al comprobar hacia la mitad de su discurso que no parecía molestarle el hecho de que se uniese a ellas a pesar de que la demonio rakshasa era la única con un interés claro y lógico en acompañarla. La miró directamente cuando la mencionó, poniendo toda su atención en lo que le explicaba y asintió ante el requisito que le pedía. No sabía cómo de difíciles podrían ser los hechizos a los que se refería, pero dudaba que hubiese aceptado que les acompañase tan fácilmente si la cosechadora creyese que estaban fuera de su alcance. Cuando habló del pago se preocupó durante apenas un instante antes de escuchar que no sería monetario, pero lo que dijo a continuación le hizo suponer que se refería a información sobre Krabelin, y aquello era territorio únicamente de Kimbra.

Observó a su amiga y esta tan solo asintió. La lacustre esperó unos segundos prudenciales, pero no parecía que la demonio rakshasa fuese a añadir nada más. Irianna sabía que aquel estoico asentimiento significaba que estaba de acuerdo con todo lo que había dicho dama Diurna y la mirada que le dedicaba que estaba esperando a ver si ella añadía algo. Desde luego consideraba que la situación requería algo más que una simple muda afirmación.
Me parece justo —le dijo a la humana volviendo a mirarla a ella—. Si no te supone un problema sí me gustaría que me enseñases los hechizos tú misma: encontrar algo concreto en uno de los libros de la biblioteca podría llevarme la semana entera —dijo con una leve sonrisa, no estando muy segura de que estuviese exagerando. Sacó su libreta y su pluma y dejó los útiles sobre la mesa—. Tomaré nota para después practicar por mi cuenta en Serpentaria.

Recordó que la infusión ya debería estar lista para beber y le dio un trago más largo esta vez, comprobando que le agradaba su sabor. Tras posar de nuevo la taza, recogió su pluma y le quitó la tapa.
Podemos coger algunas provisiones de la torre, aunque imagino que tendremos que buscar gran parte de la comida allí, ¿no? Quiero decir… No podemos cargar con tantas cosas —<<Por suerte la ropa podemos limpiarla con hechizos>> pensó recordando que de otro modo también tendría que cargar con mudas limpias—. Si consideras que hace falta algo más dímelo y me aseguraré de prepararme lo mejor posible durante esta semana.
A la idrina había comenzado a entusiasmarle la idea: visitar un nuevo mundo, tan diferente al suyo, además, sin duda sería una experiencia fantástica e inspiradora para su escritura.

19 Re: El Cuchitril el 13/08/16, 07:14 pm

Muffie

avatar

La vouivre asintió complacida ante la aceptación de ambas neotransformadas, pero su rostro siguió mostrando una expresión seria.

- Teniendo en cuenta que todo lo que queráis llevar lo vais a tener que cargar vosotras y que el bulto no puede ser muy grande, podéis traer lo que queráis. Mi recomendación es que traigáis algo de menaje, útiles de aseo, ropa y algún tipo de saco de dormir. Yo llevo una tienda de campaña, así que no dormiremos al raso si se puede evitar. Cargad solo con lo estrictamente necesario. Y respecto a las provisiones, solo si estáis éticamente en contra de la caza y el robo. Si no es así, los mismos habitantes del lugar nos abastecerán. Oh, y también agua. Bastante. Para mí es un coñazo eso de tener que tratarla para poder beberla- dijo con una mueca de desagrado en la cara-. Actualmente Krabelin está en el periodo de bajas temperaturas así que id cargadas o bien de hechizos térmicos o bien de ropa de abrigo.

Wen le explicó y mostró entonces a Irianna los hechizos necesarios, pero no profundizó mucho más en la conversación, pues aún se encontraba cansada del viaje. Las tres mujeres concretaron algunos detalles y quedaron el día acordado en la explanada de los portales antes de que la británica despidiera a las dos invitadas.

Sigue en Krabelin.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

20 Re: El Cuchitril el 17/08/16, 04:57 pm

Tak

avatar
GM
Regresaron de Frivowaldanny con cosas de sobra para ahorrar en el mercado unas monedas en lo que quedaba de semana. Gael también había sugerido agenciarse una sartén nueva y, al llegar a casa, lo primero que hizo fue desterrar la que pretendían sustituir al fondo de la alacena. Las revistas pasaron a formar parte de los estantes del mueble del salón a modo de recuerdo, y las usarían más tarde al contar a los demás las anécdotas del viaje entre risas.

Al día siguiente Gael se puso al trabajo con el encargo en sus ratos libres. Tuvo que dejar encerrada a Pirita en su habitación porque el olor a marisco parecía atraerla a pesar de su apatía, y no le dejaba trabajar tranquilo.

Como en Frivowaldanny no había encontrado nada remotamente parecido a una librería o biblioteca, decidió que el primer ejemplar, una langosta excesivamente pequeña para su propósito, sería usada para investigar la anatomía de aquellos animales. La abrió y vio que, en lo esencial, era como las especies que él mismo podía conocer del banquete de alguna boda.

Lo que necesitó hacer el fuego fatuo fue limpiar bien la carcasa de «Tenacitas 1.0» y transferir a su interior la carne de un segundo animal, con sumo cuidado, y usando hechizos para moldearla y dejar todo en su sitio. Una vez lo logró, solo estaba a un hechizo nigromántico de «actualizar la versión de Tenacitas», en sus propias palabras.

Lo tenía en un cubito con un poco de agua en tu taller el día que la frivy volvería a recogerlo. El cubo no era muy grande, pero un crustáceo zombi tampoco podía aburrirse mucho. Le había enseñado el resultado tanto a Giz como a Noel, y a quien hubiese querido verlo. En aquellos días casi se había vuelto como una mascota más de la casa.

21 Re: El Cuchitril el 17/08/16, 05:56 pm

NH

avatar
Twixy's llegó el día acordado al Cuchitril con el pelo del mismo color que su langosta, todo trenzado con hilos amarillos. Traía el dinero en un saquito, y este a su vez en un bolso de tela que llevaba colgado del hombro.

No podía estarse quieta de los nervios. Después de llamar a la puerta se puso a juguetear con uno de sus mechones, mirando ahora la puerta ahora alguna de las ventanas. ¿Habría salido bien la cosa? ¿Volvería a tener a Surimy's con ella? ¿Y si no le gustaba cómo había quedado? ¿Y si la nigromancia lo convertía en algún tipo de monstruo que quería comerles el cerebro? Twixy's no recordaba quien de sus compañeros había hecho esa broma.

22 Re: El Cuchitril el 17/08/16, 06:19 pm

Tak

avatar
GM
Gael acudió a la puerta, pendiente como estaba de la visita de su cliente. Al recibirla recordó enseguida lo chocante que era su belleza, pero esa vez ya se lo esperaba y no hizo el ridículo quedándose mirándola. Le llamó la atención que ya se hubiese cambiado el color de pelo. «Pues sí que debe de tener pasta» pensó.
¡Hola! Llegas en un buen momento —la saludó—. Salió todo bien, la tengo en mi taller. Es por aquí.

Cruzaron la calle y Gael abrió la puerta, ofreciéndole pasar. Por suerte tenía la entrada algo recogida, aunque no se podía decir lo mismo de las habitaciones que permanecían cerradas. Inevitablemente había un olor rancio en el ambiente, pero el fuego fatuo esperaba que a la frivy no le molestase demasiado.
Un momento. —Entró en la habitación que él llamaba en broma quirófano, y salió con el cubo entre manos—. ¿Qué te parece? Hasta tiene buen color, aunque sea gracias al exoesqueleto —bromeó. Para la frivy tal vez no tenía mucho sentido su comentario, pero el fuego fatuo veía con frecuencia aspectos demasiado lánguidos y pálidos. La langosta, en cambio, podría pasar por un animal vivo—. No te voy a mentir, ha necesitado… bastantes parches. Muchos. Pero míralo por el lado bueno, ahora tienes una mascota realmente dura de roer.

23 Re: El Cuchitril el 17/08/16, 09:21 pm

NH

avatar
Twix arrugó la nariz cuando entraron en el taller. Olía realmente mal, incluso en estándares rocavarancoleses, aun así intentó mantener la compostura.

Cuando vio el cubo con su langosta dentro se le iluminó el rostro. Estaba perfecta, lustrosa y brillante como cuando vivía, moviendo sus antenitas. Era una ricura.

-¡Mira, si da la impresión de que me reconoce!- dijo ilusionada. Metió la mano en el cubo y le acarició el caparazón.- Es ideal, muchísimas gracias, pero de la total.

Le entregó al nigromante su dinero, observando ansiosa mientras contaba por si llegase a faltar algo. Ya había sacado a la langosta del cubo y la sostenía en brazos como a un cachorrito.

-¿Necesita cuidados especiales? Imagino que ya no necesitará comer.

24 Re: El Cuchitril el 17/08/16, 10:11 pm

Tak

avatar
GM
Gael sonrió ampliamente al ver tan contenta a su clienta. Cuando se quiso dar cuenta, estaba mirándola fijamente, demasiado. Apartó la mirada cuando ella sacó el dinero para el pago, y se fijó en cómo había cogido la langosta. Le recordaba a las personas que llevaban perritos diminutos debajo del brazo en la Tierra. Pensó que ni siquiera le sorprendería ver la langosta metida en un bolso y siendo paseada por Rocavarancolia. Su pregunta lo sacó de su ensimismamiento.
¡Ah! Por supuesto, te lo explico. Estos animales no necesitan comer, no, pero dan otros problemas a cambio. Bueno, este específicamente… lo dudo, pero otros animales se guían básicamente por sus instintos, lo que se traduce en que pueden ser agresivos, incluso con sus dueños. No creo que aprenda a reconocerte, así que yo tendría cuidado con las pinzas… Por otro lado, si tiene algún incidente y resulta herido, no se va a curar. Un nigromante puede arreglártelo. Si es algo pequeño tal vez puedas hacer tú el apaño, pero si es algo que le impida moverse… puedes imaginártelo. No “morirá”, salvo que quede muy chafada, pero en ese caso podría volver a echarte un cable.
»Ah, y no lo dije todavía pero, aunque no coma, sí requiere cuidados e higiene. A pesar de que no se enferman, pueden crecer en ellos hongos o bacterias, y ya no tienen mecanismos de defensa contra ello. A ver, no pienses que es frecuente, eso salvo que estén muy sucios y descuidados no pasa, porque están protegidos contra la podredumbre por el hechizo que los devuelve a la vida, pero eso no quiere decir que no se puedan deteriorar. Si en algún momento lo ves muy desmejorado, habla conmigo de nuevo, o con alguien que controle un poco del tema.


Gael se preguntaba si la frivy había logrado seguirle, ya que admitía que se había ido embalando hacia el final con detalles probablemente innecesarios. Por suerte aquella frivy parecía ya bastante adaptada a la ciudad, al menos a juzgar por lo poco que quedaba de su dialecto, y esperaba que no se fuese de allí pensando que era un rary insufrible.

25 Re: El Cuchitril el 17/08/16, 11:18 pm

NH

avatar
Twix tomó nota mental de todo lo que le dijo Koval. Si solo necesitaba que se mantuviera limpio no creía que fuera a tener ningún problema, había productos en Frivo para evitar los hongos, seguro tenía que haberlos también en Rocavarancolia. En cuanto a las pinzas << Tengo unos brazaletes monísimos para ponerte.>> pensó con cariño.

-De acuerdo, si tengo algún problema le llamaré- confirmó la frivy.- Muchas gracias otra vez.

Se despidió del nigromante y se alejó del taller y de su olor por fin. Sentía que se le había metido en la nariz y aún tardó un buen rato en dejar de olerlo, pero le daba igual, era feliz. Su primer problema para empezar su nueva vida estaba solucionado, ya sabía cómo conseguir dinero, y volvía a tener mascota.

-Ya verás cuando te vean los demás...


Sigue en la torre Serpentaria

26 Re: El Cuchitril el 19/09/16, 10:35 pm

Leonart

avatar
Tania

Doblaba las sábanas con algo de parsimonia. Adormilada como estaba, podia recordar vagamente no poder dormir aquella noche muy bien debido a que Toima volvió de noche borracho, como no, y aporreó su puerta en varias ocasiones. Siendo tan tarde, decidio ignorarle porque, aunque le costaba admitirlo, no queria lidiar con el a tantas horas y prefiriria que cualquiera de los otros cuchitrileros lo hubiese hecho.

Por desgracia para ella, el ulterano no cejó y vino otras dos veces. Ya, a la tercera vez, le abrió la puerta. Apestaba a beodo. Sudado y en mitad de la oscuridad, el watahre se puso a hablarle de cosas sin sentido, casi en susurros. Cansada, le mandó a dormir y le dijo que ya hablarían por la mañana. Toima volvió a su cuarto como un perro apaleado y la culpabilidad la reconcomió.
Se pasó toda la noche en vela preguntandose si era algo realmente serio y que significaba lo que le habia dicho. Se preguntó durante toda la noche si deberia decirselo a los demás cuchitrileros o si el ulterano hubiera preferido mantenerlo algo privado. Y con esto y muchas otras cosas, la nublina no habia pegado ojo y la mañana habia llegado.

Se vistió y salió del cuarto. Miró al otro lado de la planta, a donde la puerta de Toima, la cual lucia un cartel vistoso de rayas negras y amarillas con palabras en na lengua que no entendia, pero que sin duda era una advertencia a no entrar a su cuarto, como tanto habia expresado con anterioridad desde la separación . Se preguntó porque el watahre tenia que ser así. Suspiró y bajó por las escaleras a tomar su desayuno.

Pasaron unas horas hasta que la nublina decidió subir de nuevo y llamar a la puerta del argos. Un gruñido respondia, reminisciente de historias fantasiosas como un genio mágico que hablaba una lengua muerta la cual debias de entender para que se te permitiese entrar. Lejos de la realidad, se dijo, porque aquello era un Toima con una resaca enorme si habia visto. Decidió no molestarle más por el momento y dejarle descansar, aunque no se lo mereciese.

De hecho, la idea de tirar la puerta abajo tocando una guitarra especialmente ruidosa cruzó su mente, para vengarse más que nada, pero la nublina sabia que si alguien debia ser maduro entre ellos dos, debia ser ella.

A la hora de comer, a medida que la actividad ya habia vuelto al cuchitril y se iba activando, subió a avisarle, pensando que la promesa de comida serviria para motivarrle a salir. De dentro, salió la voz de Toima, pero lo extraño es que no habia su tipico tono gruñón o cansado. Sonaba confuso, desorientado, casi angustiado.
-S-Si... ya... ya voy...-
Lo que precedió fue un estruendo de botellines resonando, papeles revoloteando, quejas del ulterano que exclamaba profanidades y crristal rompiendose. Le llevó algo más de diez segundos llegar a la puerta. ¿Tanto habia bebido esta vez?

-¿Toima, estás bien?-preguntó.
-Si... ya voy...-su voz sonaba apagada. A continuación parecia buscar algo en las proximidades y, ante el sonido de más botellines siendo derribados, hubo una exclamación de júbilo antes de que la puerta se abriese de par en par.
La torre que era el watahre no dejaba a la nublina ver muy bien detrás, pero por el olor, las manchas y trazas de desorden, la chica habria jurado que su amigo vivia en un estercolero más bien.

-Te es imposible físicamente el recoger un poco, ¿no?-le espetó acusativa.
-¿Que? Ah... ya... no, es una paliza...-musitó. Tenia la cabeza cubierta con su vieja sudadera y, debajo de esta llevaba una camiseta de manga larga, algo novedoso ya que normalmente se le podian ver los ojos a todos momentos. Lo asoció a la resaca y lo dejó pasar.
-La comida está casi lista.-le informó, mientras se giraba para volver abajo.
-Ah... vale... voy ya...-respondió aletargado.

Algo no iba bien. Una cosa era la resaca y otra era esta nueva actitud. Anduvo un poco para girarse a hablar, pero lo que fuera que tuviera pensado decirle entonces desapareció por verle andar, manos hacia fuera, como palpando el aire. Cuando encontró la pared, comenzó a palparla de arriba a abajo mientras se agarraba a esta y andaba, cauteloso, a pequeños pasos.
-¿Pasa algo? ¿Te encuentras bien?-

Toima quien, para entonces, no se esperaba oir a la nublina de nuevo, dió un pequeñ salto. Su cara se torció en una mueca insincera mientras hacia lo posible por despegarse de la pared y parecer perfectamente normal.
-Claro que sí, coño... Solo... solo dejame ir poco a poco...-

La nublina frunció el ceño. Aquello definitivamente no era estar bien y no hacia falta ser un detective para verlo.
-No, no lo estas. Vas a esperar aquí, voy a llamar a los otros.-dijo, girandose sobre los talones y andando aprisa.
-¡Tania, no! Quieta para' no les digas nada ¿¡Me oyes!?-bramó el ulterano, muy alterado, pero la nublina ya se habia ido. Al faltar una contestación el watahre estrujó el quicio de la puerta a la que se estaba agarrando hasta astillarlo y avanzó a ciegas aún más deprisa.

Abajo, la nublina vió que unos cuantos de los cuchitrileros ya estaban reunidos cerca de la cocina.
-Chicos...-anunció, su cara revelaba su preocupación.-Creo que algo le pasa a Toima. Parece muy confuso y estaba andando a ciegas por el pasillo...-su mirada se dirigió al suelo entonces. Deberia haberles avisado antes.-Además, esta noche apareció en mi puerta, borracho y me dijo que...-

-¡Me cago en la hostia!-bramaba el watahre escaleras arriba, que andaba con los brazos abiertos a un metro de su cuerpo, farfullando hecho una fiera.-¡No escucheis a esa retaca mentirosa que miente mu...¡ARGH!- fueron sus últimas palabras, seguidas de una sarta de maldiciones y exclamaciones mientras, tras haber dado un paso en falso, no dandose cuenta de la presencia oportuna de las escaleras, los doscientos kilos de ulterano cayeron escaleras abajo. Intentó, en vano, agarrarse a la barandilla que acabó arrancando de cuajo, hasta finalmente dar con la planta final de cara en una postura reminiscente a un escorpión. Dientes y sangre fueros escupidos para una última maldición, mientras el peso de su cuerpo hizo efecto y golpeó el suelo con igual de sonoridad que aparatosidad.

Tania contuvo un grito mientras su cara se compungia de horror y corrió a auxiliarle.
-¡Dioses, Toima! ¡Te dije que te quedases arriba!-


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

27 Re: El Cuchitril el 20/09/16, 05:18 pm

Giniroryu

avatar
GM
Aquel día el cuchitril no parecía tan vacío como había sido costumbre en los últimos meses ya que Toima y Giz estaban en casa y, aunque seguían faltando Wen y Adara, Vac había ido a comer con ellos ese día. Se encontraba ayudando a llevar la comida a la mesa cuando escuchó llegar a Tania. La nublina parecía preocupada, y al draco no le sorprendió en absoluto que la fuente de dicha preocupación fuese cierto mastodonte descerebrado. El citado albino bramó desde el piso superior, interrumpiendo lo que Tania iba a revelarles a continuación. El sueco dejó la olla que sostenía en sus manos en ese momento sobre la mesa y, visiblemente irritado, se disponía a acercarse al hueco de las escaleras para decirle algo a Toima. Pero el repentino estruendo le hizo tener que cambiar de idea. Sin que pudiesen reaccionar a tiempo, el ulterano se precipitó escaleras abajo mientras un trozo de barandilla desprendido caía muy cerca de donde se encontraba Noel, quien lo apartó con un golpe para evitar que le cayese en la cara. Ignorando el estropicio por el momento, siguió a Tania entonces hasta la mole que era el argos estampado contra el suelo.

Genial, astillas y sangre por todo el comedor a la hora de comer —murmuró entre dientes, no mostrándose preocupado en absoluto por el ulterano.
No era realmente así, pero el draco estaba cansado de lidiar con las gilipolleces de Toima, y mostrar preocupación en otras ocasiones solo les había granjeado comentarios inmaduros y airados. En un principio se limitó a lanzar un hechizo de limpieza para eliminar al menos la sangre tanto del suelo como de las ropas y la cara de Toima.
>>¿Podemos tener el honor de recibir una explicación? —Su tono era tranquilo, aunque se notaba cierto sarcasmo de fondo—. Ya que, según tú, Tania es una mentirosa, puedes explicarnos tú mismo la verdad.
A continuación le colocó una garra en el hombro a la nublina y, tras dedicarle un gesto de comprensión, la apartó suavemente para encargarse él mismo de ayudar al argos a levantarse del suelo, o al menos intentarlo. Tratándose del ulterano se habría esperado que aquello fuese el producto de una resaca más, pero la nublina estaba tan acostumbrada como ellos a las borracheras del ulterano y dudaba mucho que se mostrase tan preocupada si no hubiese notado algo inusual. Además todavía estaba aquello que Toima le había dicho y no había llegado a poder contar.

28 Re: El Cuchitril el 20/09/16, 08:17 pm

Yber

avatar
GM
Ese día, Giz había traído algo de trabajo a casa. Pasaba demasiado tiempo en el laboratorio y, de vez en cuando, agradecía salir de allí y despejarse, hacer cosas pequeñas en casa. En esta ocasión, al mismo tiempo que comía junto a Vac, Noel y Gael; el goliat tenía posado en el hombro un mono con alas de colibrí que apenas superaba los diez centímetros. Giz alimentaba a la diminuta criatura con unas bayas pequeñitas de El Macetero, mientras llenaba su propio estómago. El animal se llamaba Amedio, a petición de Miloslava, y era un prototipo de cuerpo base que Giz estaba estudiando. Tenía que observarle para averiguar si crecía con normalidad, para así poder añadirle modificaciones extras al código más adelante.

Para Giz, el ruido que comenzó a formar Toima no era una sorpresa, el ulterano era cotidianamente ruidoso, pero para el mono era otra historia. El animalillo no se despegó de su hombro, pero comenzó a moverse de un lado a otro, inquieto hasta que Toima decidió caerse. Entonces, Amedio saltó sobre la cabeza de Giz y se aferró su nuca, escondiendo la cabeza entre su pelo.

El asreniano entrecerró los ojos.

No pienso arreglar eso —fue lo primero que dijo, antes de hacer levitar una silla hasta Tania—. Siéntate, él ya sabe levantarse solo.

Y asintió ante la petición de Noel de que les contara qué narices ocurría.

Mientras esperaba respuesta, cogió con cuidado al mono colibrí entre sus manos y le acarició el cuello y los mofletes para tranquilizarlo. Su expresión, sin embargo, no varió un apice. Giz dirigía a Toima una mirada inquisitiva, molesto en la superficie y preocupado en el fondo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

29 Re: El Cuchitril el 20/09/16, 10:35 pm

Tak

avatar
GM
Gael se encontraba sacando las últimas patatas de la sartén cuando Tania bajó y empezó a hablarles. Dejó la espumadera donde no gotease aceite y se asomó para escuchar mejor por encima del crepitar del aceite, aunque preocupado de que pudiesen pasarse de más las patatas. Y desde donde estaba, en la puerta de la cocina, observó el espectáculo de Toima, anonadado al verlo desplomarse por las escaleras llevándose un pedacito de cuchitril por delante. El fuego fatuo se golpeó la frente contra el marco de la puerta en señal de pura desesperación y desapareció de nuevo en la cocina. Al volver a salir llevaba una fuente de patatas en la que las que estaban por encima se veían ligeramente más tostadas. Lo dejó en la mesa y se acercó a argos, ahora levantado con la ayuda de Noel. No se le escapó la silla volando, pero no era el momento idóneo para hacer ningún comentario al respecto.
¿Te has roto o torcido algo? —le preguntó al argos. Quería escuchar lo que tuviera que decir tanto como los demás, pero después del mamporro que se había pegado no le extrañaría si se hubiese reventado algo más que los dientes.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 13.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, ... 11, 12, 13  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.