Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Tiempo de ocio en el burdel
por Nihil Hoy a las 03:05 am

» Barrio de los Mil Dioses
por Nihil Hoy a las 02:41 am

» Acantilados
por Giniroryu Hoy a las 02:30 am

» Torreón Maciel
por Naeryan Hoy a las 12:24 am

» Bahía de los Naufragios
por Yber Ayer a las 11:57 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 178 miembros registrados.
El último usuario registrado es Relatante

Nuestros miembros han publicado un total de 37985 mensajes en 718 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Noreste » El Cuchitril

El Cuchitril

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4 ... 8 ... 14  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 3 de 14.]

1 El Cuchitril el 20/11/12, 11:01 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Vivienda de piedra con dos plantas que antes de ser abandonada había sido utilizada como posada, por lo que su tamaño es mayor que el de una casa estándar. Actualmente está reformada y habitada por un grupo de transformados que trabajan como cazarrecompensas. Se les conoce como "mercenarios de la Brecha" debido al antiguo nombre de la vieja posada: " La Brecha Insondable". Sus ocupantes, no obstante, continúan llamando a su hogar "el cuchitril" debido a sus inicios en él a pesar de que ya no sea un calificativo adecuado para el edificio en la actualidad.


Interior:
En la planta baja hay una sala amplia con una mesa redonda y sillas alrededor, además de una chimenea. Según se entra, en el lateral derecho hay una barra detrás de la cual hay algunas estanterías y armarios y unas puertas de vaivén que separan la cocina de la sala principal. La cocina cuenta con un fogón de leña, unas alacenas y repisas. El suelo tras la barra es de madera y hay una trampilla para descender al sótano. La planta superior tiene ocho habitaciones y suelo de madera. Además de las dos plantas hay un pequeño patio en el que hay unas letrinas y un pozo.

Taller de Koval:
El taller de Koval se encuentra frente al cuchitril. Son dos edificios de dos plantas unidos a los que se les quitaron paredes para ampliar las estancias y la planta superior para aumentar la altitud del techo. Según se entra por la puerta se llega a un vestíbulo amplio donde hay una estantería con libros y un escritorio con un par de sillas. Una puerta a la derecha lleva al otro edificio, cuya entrada principal ha sido tapiada, y está dedicado únicamente a almacenar quimeras y experimentos nigrománticos. A la izquierda del vestíbulo hay otra puerta que lleva al taller propiamente dicho, una habitación con una mesa de operaciones grande en el centro, y otra supletoria pegada a la pared. También hay muebles llenos de diversos utensilios y un par de jaulas. Al fondo hay una puerta que lleva a un patio pequeño.

Ver mensajes anteriores:


25 Re: El Cuchitril el 17/08/16, 11:18 pm

NH


Twix tomó nota mental de todo lo que le dijo Koval. Si solo necesitaba que se mantuviera limpio no creía que fuera a tener ningún problema, había productos en Frivo para evitar los hongos, seguro tenía que haberlos también en Rocavarancolia. En cuanto a las pinzas << Tengo unos brazaletes monísimos para ponerte.>> pensó con cariño.

-De acuerdo, si tengo algún problema le llamaré- confirmó la frivy.- Muchas gracias otra vez.

Se despidió del nigromante y se alejó del taller y de su olor por fin. Sentía que se le había metido en la nariz y aún tardó un buen rato en dejar de olerlo, pero le daba igual, era feliz. Su primer problema para empezar su nueva vida estaba solucionado, ya sabía cómo conseguir dinero, y volvía a tener mascota.

-Ya verás cuando te vean los demás...


Sigue en la torre Serpentaria

26 Re: El Cuchitril el 19/09/16, 10:35 pm

Leonart


Tania

Doblaba las sábanas con algo de parsimonia. Adormilada como estaba, podia recordar vagamente no poder dormir aquella noche muy bien debido a que Toima volvió de noche borracho, como no, y aporreó su puerta en varias ocasiones. Siendo tan tarde, decidio ignorarle porque, aunque le costaba admitirlo, no queria lidiar con el a tantas horas y prefiriria que cualquiera de los otros cuchitrileros lo hubiese hecho.

Por desgracia para ella, el ulterano no cejó y vino otras dos veces. Ya, a la tercera vez, le abrió la puerta. Apestaba a beodo. Sudado y en mitad de la oscuridad, el watahre se puso a hablarle de cosas sin sentido, casi en susurros. Cansada, le mandó a dormir y le dijo que ya hablarían por la mañana. Toima volvió a su cuarto como un perro apaleado y la culpabilidad la reconcomió.
Se pasó toda la noche en vela preguntandose si era algo realmente serio y que significaba lo que le habia dicho. Se preguntó durante toda la noche si deberia decirselo a los demás cuchitrileros o si el ulterano hubiera preferido mantenerlo algo privado. Y con esto y muchas otras cosas, la nublina no habia pegado ojo y la mañana habia llegado.

Se vistió y salió del cuarto. Miró al otro lado de la planta, a donde la puerta de Toima, la cual lucia un cartel vistoso de rayas negras y amarillas con palabras en na lengua que no entendia, pero que sin duda era una advertencia a no entrar a su cuarto, como tanto habia expresado con anterioridad desde la separación . Se preguntó porque el watahre tenia que ser así. Suspiró y bajó por las escaleras a tomar su desayuno.

Pasaron unas horas hasta que la nublina decidió subir de nuevo y llamar a la puerta del argos. Un gruñido respondia, reminisciente de historias fantasiosas como un genio mágico que hablaba una lengua muerta la cual debias de entender para que se te permitiese entrar. Lejos de la realidad, se dijo, porque aquello era un Toima con una resaca enorme si habia visto. Decidió no molestarle más por el momento y dejarle descansar, aunque no se lo mereciese.

De hecho, la idea de tirar la puerta abajo tocando una guitarra especialmente ruidosa cruzó su mente, para vengarse más que nada, pero la nublina sabia que si alguien debia ser maduro entre ellos dos, debia ser ella.

A la hora de comer, a medida que la actividad ya habia vuelto al cuchitril y se iba activando, subió a avisarle, pensando que la promesa de comida serviria para motivarrle a salir. De dentro, salió la voz de Toima, pero lo extraño es que no habia su tipico tono gruñón o cansado. Sonaba confuso, desorientado, casi angustiado.
-S-Si... ya... ya voy...-
Lo que precedió fue un estruendo de botellines resonando, papeles revoloteando, quejas del ulterano que exclamaba profanidades y crristal rompiendose. Le llevó algo más de diez segundos llegar a la puerta. ¿Tanto habia bebido esta vez?

-¿Toima, estás bien?-preguntó.
-Si... ya voy...-su voz sonaba apagada. A continuación parecia buscar algo en las proximidades y, ante el sonido de más botellines siendo derribados, hubo una exclamación de júbilo antes de que la puerta se abriese de par en par.
La torre que era el watahre no dejaba a la nublina ver muy bien detrás, pero por el olor, las manchas y trazas de desorden, la chica habria jurado que su amigo vivia en un estercolero más bien.

-Te es imposible físicamente el recoger un poco, ¿no?-le espetó acusativa.
-¿Que? Ah... ya... no, es una paliza...-musitó. Tenia la cabeza cubierta con su vieja sudadera y, debajo de esta llevaba una camiseta de manga larga, algo novedoso ya que normalmente se le podian ver los ojos a todos momentos. Lo asoció a la resaca y lo dejó pasar.
-La comida está casi lista.-le informó, mientras se giraba para volver abajo.
-Ah... vale... voy ya...-respondió aletargado.

Algo no iba bien. Una cosa era la resaca y otra era esta nueva actitud. Anduvo un poco para girarse a hablar, pero lo que fuera que tuviera pensado decirle entonces desapareció por verle andar, manos hacia fuera, como palpando el aire. Cuando encontró la pared, comenzó a palparla de arriba a abajo mientras se agarraba a esta y andaba, cauteloso, a pequeños pasos.
-¿Pasa algo? ¿Te encuentras bien?-

Toima quien, para entonces, no se esperaba oir a la nublina de nuevo, dió un pequeñ salto. Su cara se torció en una mueca insincera mientras hacia lo posible por despegarse de la pared y parecer perfectamente normal.
-Claro que sí, coño... Solo... solo dejame ir poco a poco...-

La nublina frunció el ceño. Aquello definitivamente no era estar bien y no hacia falta ser un detective para verlo.
-No, no lo estas. Vas a esperar aquí, voy a llamar a los otros.-dijo, girandose sobre los talones y andando aprisa.
-¡Tania, no! Quieta para' no les digas nada ¿¡Me oyes!?-bramó el ulterano, muy alterado, pero la nublina ya se habia ido. Al faltar una contestación el watahre estrujó el quicio de la puerta a la que se estaba agarrando hasta astillarlo y avanzó a ciegas aún más deprisa.

Abajo, la nublina vió que unos cuantos de los cuchitrileros ya estaban reunidos cerca de la cocina.
-Chicos...-anunció, su cara revelaba su preocupación.-Creo que algo le pasa a Toima. Parece muy confuso y estaba andando a ciegas por el pasillo...-su mirada se dirigió al suelo entonces. Deberia haberles avisado antes.-Además, esta noche apareció en mi puerta, borracho y me dijo que...-

-¡Me cago en la hostia!-bramaba el watahre escaleras arriba, que andaba con los brazos abiertos a un metro de su cuerpo, farfullando hecho una fiera.-¡No escucheis a esa retaca mentirosa que miente mu...¡ARGH!- fueron sus últimas palabras, seguidas de una sarta de maldiciones y exclamaciones mientras, tras haber dado un paso en falso, no dandose cuenta de la presencia oportuna de las escaleras, los doscientos kilos de ulterano cayeron escaleras abajo. Intentó, en vano, agarrarse a la barandilla que acabó arrancando de cuajo, hasta finalmente dar con la planta final de cara en una postura reminiscente a un escorpión. Dientes y sangre fueros escupidos para una última maldición, mientras el peso de su cuerpo hizo efecto y golpeó el suelo con igual de sonoridad que aparatosidad.

Tania contuvo un grito mientras su cara se compungia de horror y corrió a auxiliarle.
-¡Dioses, Toima! ¡Te dije que te quedases arriba!-

27 Re: El Cuchitril el 20/09/16, 05:18 pm

Giniroryu


GM
Aquel día el cuchitril no parecía tan vacío como había sido costumbre en los últimos meses ya que Toima y Giz estaban en casa y, aunque seguían faltando Wen y Adara, Vac había ido a comer con ellos ese día. Se encontraba ayudando a llevar la comida a la mesa cuando escuchó llegar a Tania. La nublina parecía preocupada, y al draco no le sorprendió en absoluto que la fuente de dicha preocupación fuese cierto mastodonte descerebrado. El citado albino bramó desde el piso superior, interrumpiendo lo que Tania iba a revelarles a continuación. El sueco dejó la olla que sostenía en sus manos en ese momento sobre la mesa y, visiblemente irritado, se disponía a acercarse al hueco de las escaleras para decirle algo a Toima. Pero el repentino estruendo le hizo tener que cambiar de idea. Sin que pudiesen reaccionar a tiempo, el ulterano se precipitó escaleras abajo mientras un trozo de barandilla desprendido caía muy cerca de donde se encontraba Noel, quien lo apartó con un golpe para evitar que le cayese en la cara. Ignorando el estropicio por el momento, siguió a Tania entonces hasta la mole que era el argos estampado contra el suelo.

Genial, astillas y sangre por todo el comedor a la hora de comer —murmuró entre dientes, no mostrándose preocupado en absoluto por el ulterano.
No era realmente así, pero el draco estaba cansado de lidiar con las gilipolleces de Toima, y mostrar preocupación en otras ocasiones solo les había granjeado comentarios inmaduros y airados. En un principio se limitó a lanzar un hechizo de limpieza para eliminar al menos la sangre tanto del suelo como de las ropas y la cara de Toima.
>>¿Podemos tener el honor de recibir una explicación? —Su tono era tranquilo, aunque se notaba cierto sarcasmo de fondo—. Ya que, según tú, Tania es una mentirosa, puedes explicarnos tú mismo la verdad.
A continuación le colocó una garra en el hombro a la nublina y, tras dedicarle un gesto de comprensión, la apartó suavemente para encargarse él mismo de ayudar al argos a levantarse del suelo, o al menos intentarlo. Tratándose del ulterano se habría esperado que aquello fuese el producto de una resaca más, pero la nublina estaba tan acostumbrada como ellos a las borracheras del ulterano y dudaba mucho que se mostrase tan preocupada si no hubiese notado algo inusual. Además todavía estaba aquello que Toima le había dicho y no había llegado a poder contar.

28 Re: El Cuchitril el 20/09/16, 08:17 pm

Yber


GM
Ese día, Giz había traído algo de trabajo a casa. Pasaba demasiado tiempo en el laboratorio y, de vez en cuando, agradecía salir de allí y despejarse, hacer cosas pequeñas en casa. En esta ocasión, al mismo tiempo que comía junto a Vac, Noel y Gael; el goliat tenía posado en el hombro un mono con alas de colibrí que apenas superaba los diez centímetros. Giz alimentaba a la diminuta criatura con unas bayas pequeñitas de El Macetero, mientras llenaba su propio estómago. El animal se llamaba Amedio, a petición de Miloslava, y era un prototipo de cuerpo base que Giz estaba estudiando. Tenía que observarle para averiguar si crecía con normalidad, para así poder añadirle modificaciones extras al código más adelante.

Para Giz, el ruido que comenzó a formar Toima no era una sorpresa, el ulterano era cotidianamente ruidoso, pero para el mono era otra historia. El animalillo no se despegó de su hombro, pero comenzó a moverse de un lado a otro, inquieto hasta que Toima decidió caerse. Entonces, Amedio saltó sobre la cabeza de Giz y se aferró su nuca, escondiendo la cabeza entre su pelo.

El asreniano entrecerró los ojos.

No pienso arreglar eso —fue lo primero que dijo, antes de hacer levitar una silla hasta Tania—. Siéntate, él ya sabe levantarse solo.

Y asintió ante la petición de Noel de que les contara qué narices ocurría.

Mientras esperaba respuesta, cogió con cuidado al mono colibrí entre sus manos y le acarició el cuello y los mofletes para tranquilizarlo. Su expresión, sin embargo, no varió un apice. Giz dirigía a Toima una mirada inquisitiva, molesto en la superficie y preocupado en el fondo.

29 Re: El Cuchitril el 20/09/16, 10:35 pm

Tak


GM
Gael se encontraba sacando las últimas patatas de la sartén cuando Tania bajó y empezó a hablarles. Dejó la espumadera donde no gotease aceite y se asomó para escuchar mejor por encima del crepitar del aceite, aunque preocupado de que pudiesen pasarse de más las patatas. Y desde donde estaba, en la puerta de la cocina, observó el espectáculo de Toima, anonadado al verlo desplomarse por las escaleras llevándose un pedacito de cuchitril por delante. El fuego fatuo se golpeó la frente contra el marco de la puerta en señal de pura desesperación y desapareció de nuevo en la cocina. Al volver a salir llevaba una fuente de patatas en la que las que estaban por encima se veían ligeramente más tostadas. Lo dejó en la mesa y se acercó a argos, ahora levantado con la ayuda de Noel. No se le escapó la silla volando, pero no era el momento idóneo para hacer ningún comentario al respecto.
¿Te has roto o torcido algo? —le preguntó al argos. Quería escuchar lo que tuviera que decir tanto como los demás, pero después del mamporro que se había pegado no le extrañaría si se hubiese reventado algo más que los dientes.

30 Re: El Cuchitril el 26/09/16, 01:38 pm

Leonart

avatar
Toima y Tania

Un carraspeo a medida que el watahre, dolorido, escupia un par de dientes más. Apoyandose con las manos en el suelo, casi a gatas, se incorporó con la ayuda de Noel, aunque sus comentarios tan solo reportaron un chasqueo de lengua del ulterano, acompañado de una maldición en voz baja. Terco, borboteó unas palabras.
-Me he tropezado, eso es todo.-dijo, mientras se llevaba los dedos a la boca para comprobar cuantos dientes habia perdido en aquello.-No entiendfo porfque montaif tanto drama por nada...-protestó, mientras aun tenia los dedos en la boca.

Tania, que en aquel momento se habia sentido especialmente impotente, se apartó de la escena un poco y tomó el asiento que le ofreció Giz con pesadumbrez, casi absorta en sus pensamientos.

Toima entonces se giró, hacia lo que creia que era la mesa, e, intentando disimularlo, extendió sus manos a unos palmos de su cuerpo, para guiarse. Lentamente, descubrió una pared familiar y se guió por esta hacia la mesa, palpando una silla, logró sentarse primero a medias y finalmente abrió la boca entonces.
-¿Que hay de comer?-

Tania, quien veia la escena completamente desolada, alzó su cara y habló de nuevo.
-¿Veis? Le pasa algo...-sonaba ahora triste.

Toima no dudó de alzar la voz entonces y de un manotazó descargó tambien su ira.
-¡Que no me pasa nada coño!-

Tania pegó un salto en la silla, si aquella actitud del albino proseguia, sabia que no iba a poder aguantar sin llorar.
-Creo que está ciego, por si no es obvio.-comentó con aspereza.
-¡Tania!-exclamó el ulterano, pero la nublina no tomó la protesta.
-¡No! Ayer me dijo...¡No, me preguntó! Que si creia que alguien podia morirse por beber mucho.-
La voz de la nublina se tornó algo aguda hacia el final de la frase y se tapó la cara, conteniendo el sollozo. Toima, por su parte, gruñó sonoramente y se giró sobre si mismo, donde pensaba que nadie podria verle de frente.


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

31 Re: El Cuchitril el 26/09/16, 06:43 pm

Red

avatar
Vac, que había ido a comer al Cuchitril invitado por sus amigos, asistió al espectáculo que montó Toima en silencio. Había ayudado a poner la mesa antes de sentarse a la misma y, con una jarra de hidromiel en la mano, observó al argos magnético con atención. El batacazo había sido impresionante y se había llevado parte de la barandilla de las escaleras durante el mismo, pero lo preocupante realmente eran sus movimientos vacilantes. A pesar de que la visión de los dientes rotos y la sangre en el suelo era bastante aparatosa, el hado había visto al ulterano darse golpes mas fuertes y no tardaría en recuperarse, pero lo que les había intentado contar Tania antes de que la interrumpieran sonaba mal. Los bramidos del albino no ayudaban dada la situación, por eso prefirió ignorarlas mientras su hermano le ayudaba a ponerse en pie y los demás preguntaban si estaba bien.

Toima solo dio excusas y gruñidos como respuestas a las preguntas de los cuchitrileros, lo cual no resultaba novedoso, pero el griego no esperaba que le hablara de ese modo a la nublina. A pesar de los intentos de disuadirla del ibolense, la muchacha logró decirles que el argos la había despertado en mitad de la noche para preguntarle si alguien se podía morir por beber mucho. Después de decir esto Tania tuvo que contener sus sollozos, pero el albino se limitó a gruñir volteándose en su silla.
¿A qué te referías con esa pregunta, Toima? ¿Qué es lo que has estado bebiendo? —inquirió con suspicacia—. Te he visto beber cantidades de alcohol que dejarían en coma etílico a al menos tres hombres adultos y nunca te habías planteado esas cuestiones... —comentó, observando su cogote con cierta preocupación.

Al ver que el wathare no le respondía de inmediato el hado le lanzó un trozo de pan a la nuca tratando de llamar su atención, algo que habría esquivado sin problemas aunque le estuviera dando la espalda si no estuviera ciego.

32 Re: El Cuchitril el 27/09/16, 12:34 am

Giniroryu

avatar
GM
Puso los ojos en blanco ante la “explicación” del argos una vez se hubo separado de él tras comprobar que lo más grave que tenía era su habitual pérdida de dientes. Aunque no podía decir que nada de aquella escena fuese inesperado… hasta que el argos estuvo otra vez en pie y dejó que se moviese a sus anchas. Absteniéndose de decir nada por aquel momento, se cruzó de brazos mientras observaba el extraño comportamiento del ulterano. Todavía había empezado a asimilar lo que significaba, pero Tania lo puso en palabras e intercambió una mirada de sorpresa con el resto. ¿Cómo diantres se las había apañado para…?

Simplemente resopló, después de que la nublina les pudiese decir por fin qué era aquella cosa que Toima le había preguntado la noche anterior y que el albino tanto había querido evitar que los demás supiesen. Arqueó una ceja, preguntándose lo mismo que Vac pronunció en voz alta. Suponiendo que aquel interrogatorio iría para rato y que, a pesar de que aquello había tomado un cariz bastante inesperado, acostumbrado a las gilipolleces de Toima el suceso no le había quitado precisamente el hambre, decidió sentarse en la mesa y servirse la comida.
¿No te habrán envenenado, verdad? —Se le ocurrió añadir de pronto a lo ya dicho por su hermano.
Si existía esa posibilidad más le valía a Toima hablar sin rodeos de una puñetera vez: podría llegar a ocurrirle algo peor que una ceguera si se trataba de algún veneno de acción lenta y progresiva.

33 Re: El Cuchitril el 10/10/16, 02:52 am

Leonart

avatar
Toima

Toima pareceria que no iba a abrir la boca hasta segundos más tarde, cuando le dió un trozo de pan en la nuca y dió un respingo tan exagerado que botó en la silla. Sacudiendose el pelo de migas, pareció murmurar algo.
-Lo de siempre... Tampoco es que tenga la pasta para cambiar lo que tomo...-

Tania pareció acordarse de algo.
-Recientemente esta bebiendo algo nuevo, parece un alcohol barato y huele peor. Su cuarto está lleno de botellines...-

Ante la pregunta de Noel, se encogió de hombros. No parecia querer hablar. Fue la nublina quien le sacó respuesta tras escabullirse por su espalda y tirarle de una oreja con preocupación viciosa. Asi entre quejidos, Toima volvió a hablar.
-..Hay otros que beben lo mismo, muchos lo estan bebiendo. No se de ninguno que le haya pasado esto. ¡De todas formas, no tiene porque haber sido la cerveza!-se defendió.

Tania volvió a desplomarse sobre la silla.
-¿Quizás deberiamos llamar a Nia?-


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

34 Re: El Cuchitril el 10/10/16, 05:17 pm

Yber

avatar
GM
Conforme le iba llegando información, Giz se arrepentía de haber bromeado antes. Aquello era mucho más serio de lo que había intuído. No era una simple borrachera, era algo mucho peor. La preocupación se abría paso poco a poco en sus gestos cuando asintió a la pregunta de Tania. Debían llamar a Nia, sí.

Toima, sé más claro —le pidió con tono amable—¿De dónde o de quién sacaste esa bebida? ¿Quienes son esos muchos que la están bebiendo?

Quería regañarle por incauto, decirle que Nia le iba a desplumar de nuevo y que era imposible que no tuviera dinero para comprarse una cerveza que no lo fuera a matar por dentro, pero no lo hizo. No era el momento. Se limitó a lo que importaba.

¿Cuantos dedos tengo aquí alzados, Toima? —Giz nisiquiera se esforzó en levantar la mano. Así sabría con más precisión hasta qué punto era grave todo aquello.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

35 Re: El Cuchitril el 15/10/16, 08:37 pm

Leonart

avatar
Toima

Los ojos de Toima se abrian y cerraban indistintamente, intentando centrar su pesima visión en algo que creia tener enfrente de su cara. Unos segundos de meditación el watahre respondió.
-¿...Cuatro?-sonaba tan confiado como acertado.

Y así que decidieron llamar a Nia. La boticaria se disculpó, estaba ella personalmente muy liada con una emergencia en aquel momento para ir a atenderle en persona, pero dictaminó que mandaria a su ayudante para hacer un escrutinio previo y dictaminar si era una urgencia o no.
Y así, en menos de diez minutos tras colgar, aterrizó en el patio del cuchitril un vánara sobrecargado con un mochilón de aspecto pesado así como un casco enarbolandolo una perlada mirilla.

Kudryavka

Llamó a la puerta y cuando le abrieron se presentó con una sonrisa.
-¿Alguien ha pedido un enfermero a domicilio?-y risas lo siguieron, junto a un comentario de Toima, visiblemente molesto.
-¿¡Por que coño está el mono aquí!?-se aquejó el albino.

Haciendose en casa, el vánara pidió ser guiado hacia el enfermo. Traia bastantes nervios, pero se manejaba bien con el equipo.
-¡Venga no te enfades gigantón!-le dijo, vacilando si debia palmearle el hombro o no. Optó por evitar irritar al ciego ulterano.
-¡No me quedan rencores de mi parte asi que venga, no seas así!-añadió con una risa.-¡Si hasta la jefa me ha mandado aquí con la GoPro y una pantalla para que pueda ayudar a ver que te pasa!-exclamó, mientras dejaba la mochila y sacaba una tableta informática, mientras situaba su cabeza con estabilidad y encendia la cámara.

Toima tan solo gruñia. Parecia estar apunto de atacar como un perro salvaje, pero Tania, quien ya podia leerle desde dos millas se sentó a su lado y le apretó el hombro con severidad, causando que el ulterano regularmente chasquease la lengua.
-¿Jefa? ¿Me oyes bien?-probó Kudryavka, hablando a la pantalla.
-Si, te oigo, la imagen se está estabilizando.-sonaba la voz quebrajosa de la ulterana mientras la pantalla se iluminaba. Pronto pudieron discernir a la ulterana completamente cubierta en una casaca medica, con gorro y máscara quirurjica. Y, sin embargo, lo más llamativo era la cantidad de sangre esparcida por su ropa.
-Kudryavka, enfoca al paciente.-le recordó con cansancio en su voz, mientras se limpiaba el sudor de la frente.
Kud dió un respingo y alzó su cara para apuntar a con la camara al ulterano.
-Tiene las pupilas grisaceas por lo que veo... ¿es como los otros?-
Nia pareció meditar unos instantes. Sus ojos mostraron una revelación unos segundos antes de volverse a calmar.
-Si, suponia que iba a ser eso...-
Kud, inquieto, tenia el mochilón en mano ya.
-entonces... ¿La naranja?-preguntaba, mientras abria el mochilón de nuevo, buscando entre gasas herramientas, botes de pastillas hasta encontrar un pequeño estuche.
-Si, administrale la F103...-dijo, pero se cortó cuando algo o alguien fuera del plano pareció llamarla.
-Me tengo que ir ya. Han traido a otro.-dijo en una prisa.-Kudryavka, buscale la via como te dije y no les cobres nada, ¿entendido?-sonaba severa en sus instrucciones.
-¡S-Si!-exclamó, vacilante el ruso.
Y entonces, la pantalla se volvió negra, con la mirada estresada pero severa de la ulterana como último pictograma en su mente.
Buscando en el mochilón, sacó un estuche pequeño. Quitandole la cremallera a este, reveló una selección de jeringas finas, cada una de ellas etiquetadas y desde transparentes a algunas de radiante color.

Aquello de oir a Nia hablar con tanta casualidad, y hablar de administrarle algo no le gustó al ulterano, quien hizo un debil intento de levantarse antes de que Tania le cogiera del cuello tirandole de vuelta a su sitio.
-No te muevas ahora. Nia sabe lo que hace.-
Kud sacó una jeringa de un color naranja apagado y le quitó la capucha. Lentamente, hizo las comprobaciones necesarias y miró al watahre, muy vacilante, mientras este se sacudia en la silla inquieto.
-¡No me fio de la bruja, pero aun menos del mono!-sonaba angustiado. Sus ojos se movian por todo el lugar. Tenia miedo y se le notaba.
-¿Un poco de ayuda?-suplicó la nublina, cuando ya no podia pelear más con el albino.

Kud sacó una goma del mochilón y se lo dió al cuchitrilero más cercano.
-Si pudierais atarle esto al brazo, a la altura de tres pulgadas por encima del antebrazo...-recitó de memoria, pero su tono de voz no tenia confianza alguna.

Una vez atado, Toima comenzó a moverse más y más en la silla. Ya no se le podia sujetar. Respiraba hastiado y su voz se aflautaba ante el ataque de ansiedad.
-¿¡Que me va a hacer!?-repetia una y otra vez.

Kud que se habia quedado de piedra en aquel momento, decidió actuar.
-Lo mejor seria que estuviera despierto pero...-se acercó y le puso a dormir con magia.
Toima cayó a plomo entonces, todo su peso viniendose abajo, laxo, mientras que su cabeza se mecia a un lado hasta finalmente quedarse colgada en una postura incómoda.
-Ve va a odiar más ahora, ¿no?-preguntó con una risa debil.
Se acercó al brazo atado y buscó la via. Pareció costarle lo suyo, y tardó unos segundos.
-Lo se, piel tan clara y sin pelo no tengo excusa...-bromeó pero finalmente la encontró y le inyectó el contenido de la jeringa. Cuando la extrajo, un pequeño hechizo curativo cerró la picadura y de un tirón le quitó la goma.

Suspirando de alivio guardó la jeringa usada en una bolsa de plastico transparente y lo metió todo de vuelta en el mochilón.
-Son... ah, espera, me dijo que no os cobrase.-reflexionó unos instantes.-La verdad es que es una ventaja el ser amiga de la jefa. No os cobra ni nada. A mi me hace trabajar hasta cuando tengo un resfriado ¡y me cobra por la medicina!-bromeó riendose nasalmente, mientras se llevaba una mano al pecho.


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

36 Re: El Cuchitril el 15/10/16, 10:16 pm

Tak

avatar
GM
Gael se quedó realmente perplejo al ver a Toima palpando para orientarse, pasando tan cerca de la fuente de patatas que podría haberla tirado. Le tomó totalmente desprevenido verle así, tan de repente. Se preguntó desde cuándo podía estar pasando, a juzgar por las ganas del argos de ocultarlo, pero tenía que ser desde hacía muy poco tiempo. «¿Pero por qué demonios tiene que intentar ocultarlo? ¿Es idiota? ¿Cómo pretende saber qué le pasa y curarlo si no dice nada?». Con la medicina rocavarancolesa esperaba que no fuese nada serio, pero si se trataba de algo permanente o que dejase secuelas, la situación no tenía ni un ápice de gracia.

Después de la demostración ofrecida por Giz no hubo mucho más que hacer que esperar a Nia, aunque no fuese a venir personalmente. Gael, por algún motivo, había asumido que quien vendría sería la terra, pero ya sospechó que pasaba algo raro cuando la puerta a la que llamaron fue la del patio y no la principal. Era sorprendente que aquel vánara fuese capaz de entrar allí como Pedro por su casa, pero prefirió evitar comentarios al respecto. Cuando vio el equipamento que traía le dieron ganas de echarse a reír.
¿Y luego qué, lo subes a youtube? —bromeó, aunque no en el tono divertido habitual. La situación no se prestaba mucho.

Al verla, se preguntó en qué estaba metida Nia, pero era evidente que no era el mejor momento para interrumpirla. Cuando hablaron de tratamientos y de que ya conocían el caso, suspiró aliviado, porque quería decir que tenía cura. Aunque que la tuviera no implicaba que fuese a ser sencillo ponérsela.
¡Toima, por lo que más quieras! ¿Prefieres seguir ciego? —le reprochó mientras se ponía los guantes a toda prisa para ayudar a Tania—. Solo es un pinchazo y ya está, ¿te ha dado alguna vez Nia una medicina que te hiciese más daño?

Vac consiguió ponerle la goma, pero llegó un momento en que se hizo evidente la necesidad de hacer lo que hizo el vánara.
Gracias —suspiró Gael ante el repentino silencio en el cuchitril. Independientemente de que Toima se comportase como un niño, estaba empezando a pasarlo mal también viéndole sufrir. Mientras observaba cómo buscaba la vena el vánara estuvo a punto de decirle algo, preocupado por su presunta falta de experiencia, pero no tardó mucho en poner la inyección. Ya había tenido bastante tiempo para aprender con Nia, después de todo.

Cuando se puso a hablar al terminar sintió incluso lástima por el chico. No supo qué comentar al respecto, aparte de mostrarle una sonrisa dubitativa. Encontraba imposible resignarse con tanto humor a aquel trato, y sin embargo allí estaba. Aquel chaval era un bicho raro donde los hubiera. Y no parecía muy intimidado por volver a pisar aquella vieja posada.
No sé en qué anda metida tu jefa, pero dile que si se puede pasar cuando tenga un momento libre. Quiero preguntarle qué demonios le han dado a Toima y no estaría mal que le echase un vistazo de cerca. ¿Tú sabes algo? Por lo que me pareció entender, ¿hay más afectados?

37 Re: El Cuchitril el 16/10/16, 01:50 am

Leonart

avatar
Kudryavka

-Yo tampoco se en que anda. Desde esta mañana, ocupada.-responde, aunque no hubiera sido una pregunta directa.-Pero yo tanta sangre...-se estremeció.-Hemos tenido que cerrar la pajarería por hoy, me estoy ocupando de la botica.-

Ante la noción que le dijera que les visitase, el ruso tan solo soltó una pequeña risotada. La ulterana estaba tan ocupada últimamente que dudaba que pudiese, pero no dijo nada al respecto, con tal de no decepcionar.
-Hm... Si.-comenzó a responder a su pregunta.-Parece una epidemia. No... ¿cual seria la palabra? ¿Intoxicación masiva? Al parecer ciertas bebidas han sido envenenadas con un potente químico y a cuenta gotas, nos han ido trayendo más y más gente envenenada. Los sintomas son muy diferentes, pero casi todos acaban con el hígado destrozado. Mañana por la tarde... tarde noche, supongo que la jefa estará libre de trabajo. Deberiais llevar al gigantón a que le mirase. Algunos han estado muy cerca de morir por esto por lo visto. Otros se han quedado ciegos, como el... Vamos, que se ha liado parda. Por suerte, no ha habido casos de intoxicación por Vodka.-añade al final haciendo el gesto de victoria con ambas manos.

De pronto al ruso le vino algo a la mente y alzó la mirada, perdida entre el techo y las paredes, estuvo pensativo unos segundos. Finalmente, se encogió de hombros y decidió que no era nada.
Rascandose la nuca, reveló más.
-Pues hasta hoy la que se habia beneficiado mucho es la jefa, me ha estado dejando salir mucho antes y como esta vendiendo las naranjitas estas como pipas, ha empezado a venderlas por la calle a modo "preventivo" y ha contratado ayuda externa y todo. Y se la notaba bastante feliz en plan de, cada nueva jeringa usada parecia que los ojos se volvian de caricatura como si fuese una tragaperras que rueda y acaba en el simbolo del dolar.-comenta con una larga y honda carcajda.-Por lo visto, ha tenido una suerte inmensa, porque es la única capaz de curar los sintomas en la ciudad por el momento. Ni uno de sus competidores ha sacado un antídoto aún, y me dijo que, de hecho, el antidoto que esta usando es un bezoar muy caro, con una base elemental de oro y que por eso es tan caro. ¡Y vaya que si lo es! ¡Con mi mensualidad apenas me da para comprar uno para mi! Asi que ya no bebo cerveza. Os recomendaria hacer lo mismo, simplemente para evitar algunos de los sintomas que...-miró suspicazmente a ambos lados, como si alguien fuera a delatarle para luego susurrar, muy misterioso-...te obligan a ponerte pañal.-
Y tras la revelación se echó a reir, doblandose en dos mientras la cola se zarandeaba de un lado a otro de la cadera, llegando hasta tener lágrimas en los ojos.


_________________________________________

Soft Vapor Wave トップスペイン  [Siglo de Oro]  あなたの金をくれ  S·A·N·T·I·A·G·O
Spoiler:

inglés quien lo lea

38 Re: El Cuchitril el 17/10/16, 02:26 pm

Giniroryu

avatar
GM
Sus sospechas se confirmaron cuando por fin el ulterano se decidió a hablar. Estaba claro lo que tenían que hacer y ya que el resto le había hecho las preguntas pertinentes decidió mantenerse al margen, continuando con su comida, mientras esperaban a Nia. Para su sospresa no fue ella quien llamó a la puerta, sino el simio descerebrado. El draco resopló al escuchar su estridente voz, pero no abrió la boca. Vac se ofreció aquella vez a ayudar, por lo que el sueco permaneció una vez más en silencio, atento a las explicaciones de Kud. Aquel asunto no le gustaba ni un pelo, y sin duda alguien tendría que pagar por ello. Pero una vez hubiese terminado, él mismo se encargaría de indicarle al vánara la puerta correcta por la que tenía que salir con un escueto “gracias por ocuparte”.

39 Re: El Cuchitril el 13/06/17, 11:58 pm

Muffie

avatar

Wen había preparado una merienda simple con té y dulces. No era más que un aumento de cantidad y variedad de la merienda que ella solía tomar los días que pasaba en casa. La vouivre había pensado que probablemente esto hiciera más cómoda la tarde, sobre todo para la idrina que era la que más difícil lo iba a tener. Wen solo le había dicho a su amigos que aquella tarde iban a venir al Cuchitril las dos novatas que últimamente habían estado viajando con ella a Krabelin, la última vez hacía dos semanas. Si bien no les había contado nada de su problema (ella no era quién para hacerlo), sí que había tomado la probablemente inútil precaución de pedirle a Toima que se controlara, aunque no se sintió tranquila hasta que no le hubo pedido a Tania que se mantuviera vigilándolo, como si la nublina hiciera otra cosa.

La británica se encontraba repasando algunas de sus notas en el salón mientras mantenía con hechizos el té caliente y los dulces frescos a la espera de que llegaran sus invitadas, mientras Ornlu jugueteaba con un mordedor a sus pies cansado de perseguir a Odín por la sala para que jugara con él y contento de tener a su dueña en casa. La vouivre le había pedido a Kimbra que no llevara a su montura, ya que aunque tenían espacio, ya había demasiados animales con los que lidiar.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

40 Re: El Cuchitril el 15/06/17, 03:45 am

Giniroryu

avatar
GM
Irianna:

Aquel día también era un manojo de nervios, pero de una forma un poco distinta a cuando había decidido espontáneamente aventurarse en una taberna llena de gente intimidante. Seguía sintiéndose intimidada hasta cierto punto, pero también le preocupaba causar buena impresión. Con este pensamiento, resopló cuando ya podía ver el edificio a lo lejos, reconociéndolo de cuando se habían reunido con dama Diurna por primera vez, levantándose el flequillo en secuencia debido a la fuerza de su propio aliento. Una vez cerca de la casa de la bruja maldita, se giró hacia Kimbra buscando un mudo apoyo que la krabelinense no tenía ni idea de que necesitaba, pero aun así aquella suerte de ritual la confortaba un poco.
Que sea lo que el Reflejo quiera… Y espero que el otro lado se sienta generoso hoy —comentó para sí en voz alta justo antes de llamar a la puerta.


Noel:

El draco estaba sentando leyendo en el sofá tras haber ayudado a Wen a colocar los aperitivos que habían preparado para las invitadas cuando se oyeron los golpes en la puerta. Había oído murmurar una voz fuera, aunque no distinguió nada de lo que decía, y por ello había iniciado una fracción de segundo antes el movimiento de levantarse del asiento prácticamente de forma inconsciente. Hizo saber a la vouivre y a cualquiera que estuviese para oírlo que él abría la puerta y dirigió sus pasos hacia allí.
Ey, hola, pas… ¡Anda, si eres tú! —No pudo evitar sorprenderse al reconocer a la idrina: era la misma que acompañaba a Kirés aquel día en el mercado—. We… Dama Diurna me habló bastante de vosotras dos, pero no tenía ni idea de que ya nos conocíamos… —Se dirigió específicamente a la idrina a media frase porque a la hija de lunas sí que no la había visto nunca— más o menos. Yo sé tu nombre, y el de tu amiga también, pero probablemente tú no el mío. Creo que aquel día olvidamos presentarnos. —Le tendió una garra, sabiendo por Vivia que el apretón de manos era un saludo común en Idris—. Yo soy Noel, draco de estínfalo. —A continuación viró su cabeza hacia la demonio rakshasa e hizo un gesto de saludo con ella, no teniendo claro de qué forma debería saludar a alguien procedente de Krabelin.
Una vez hubo intercambiado saludos con la nebulomante, se dio la vuelta e indicó con un gesto de la mano que lo siguiesen al interior.


Irianna:

La nebulomante hubiese esperado encontrarse tal vez allí a Vac como persona que ya había conocido, ya que había supuesto que quizás era uno de los que vivían con dama Diurna habiéndose identificado como amigo suyo. Pero no se esperaba encontrar a otra persona con la que ya se había encontrado una vez. Además, alguien a quien le había recriminado el haberse llevado a Kirés en contra de su voluntad. Hizo lo que pudo por prevenir que su disparado nerviosismo se notase. La actitud del que se presentó como Noel era despreocupada y amistosa, podía notar en su lenguaje corporal que no tenía ninguna intención de mostrarse hostil. Se tuvo que repetir eso varias veces, no obstante, antes de hablar.
Esta ciudad me parece cada vez más pequeña —rió con nerviosismo mientras le tendía una mano ligeramente temblorosa, olvidando por completo que se suponía que debía añadir alguna fórmula de cortesía como "encantada" o similar.
Si el draco había notado que sus nervios la traicionaban, no lo mostró en ningún momento. El apretón fue demasiado firme para su gusto, pero era difícil pasar por alto el hecho de que se trataba de un tipo enorme y probablemente no podía culparlo por no medir del todo bien la fuerza. Asintió con la cabeza a Kimbra mientras seguía a Noel al interior, más para indicarse a sí misma que debía pasar que a su amiga, y enseguida distinguió a la bruja maldita en la periferia de su campo de visión.
>>¡Hola, dama Diurna! Muchas gracias por invitarnos hoy… Y a tus amigos también, claro.
Se esforzó en sonreír con cordialidad y en tratar de mostrar que sus palabras eran sinceras a pesar de que su cuerpo se empeñaba en hacerla quedar mal. Se preguntaba si el rocavarancolés que brillaba al que habían visto junto a Noel en el mercado también viviría allí. Su sensación de vergüenza aumentó un poco ante la posibilidad, pero aquello no podía ser peor que su incursión poco sensata a la taberna, ¿verdad?

41 Re: El Cuchitril el 15/06/17, 09:37 pm

Tak

avatar
GM
El fuego fatuo se encontraba en el taller aquella tarde. Sabía que iba a haber visita y quería conocer a las nuevas amigas de Wen y presentarse, pero decidió esperar mientras trabajaba. Cuando recibió un breve aviso de que habían llegado miró sorprendido por la ventana. «¿Se ha hecho tan tarde ya?».

Se quitó los guantes y el delantal que tenía para trabajar (que le recordaba al de los carniceros y solo por eso le resultaba gracioso), y llamó a Pirita chasqueando la lengua. La gata zombie a veces acudía a sus llamadas y a veces no, pero Gael nunca perdía la esperanza de que actuase como un gato normal. Tuvo suerte, porque al poco rato se escuchó el sonido de un tarro tambaleándose peligrosamente, y la gata saltó desde la parte superior de una estantería hasta su regazo. Por suerte el tarro no corrió más peligro después de eso.

Cruzó la calle acariciando la cabeza de Pirita, que le soltó un mordisco cuando se cansó de atenciones. Saltó de su regazo y se adelantó la primera en el cuchitril cuando el fuego fatuo empujó la puerta, desapareciendo escaleras arriba. Gael entró frotándose los dedos y saludó desde la puerta.
¡Buenas! —No tardó en localizar a las desconocidas con la mirada. ¿O no lo eran? La idrina le sonaba, y no fue hasta que se acercó un poco más que pudo reconocerla—. ¡Anda! Si eres… de aquella vez en el mercado. —No conocía su nombre, ni siquiera recordaba si se habían presentado. Pero a la de Krabelin no la conocía, así que de todos modos tenía que hacerlo de nuevo—. Yo soy Koval, encantado —dijo, mirándolas a ambas. No quería observar demasiado fijamente a la hija de lunas, pero su aspecto le llamaba la atención. Había oído hablar de su especie, pero era la primera vez que tenía a alguno delante.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 3 de 14.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4 ... 8 ... 14  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.