Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Krabelin
por Muffie Hoy a las 01:47 am

» Clínica y taller de biomecánica
por Giniroryu Hoy a las 01:30 am

» Torre Serpentaria
por Giniroryu Hoy a las 01:25 am

» Torreón Letargo
por Red Ayer a las 11:48 pm

» Calles
por Giniroryu Ayer a las 11:19 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 175 miembros registrados.
El último usuario registrado es Frontera.

Nuestros miembros han publicado un total de 36697 mensajes en 695 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

El Cuchitril

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 4 de 10.]

1 El Cuchitril el 20/11/12, 11:01 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Vivienda de piedra con dos plantas que antes de ser abandonada había sido utilizada como posada, por lo que su tamaño es mayor que el de una casa estándar. Actualmente está reformada y habitada por un grupo de transformados que trabajan como cazarrecompensas. Se les conoce como "mercenarios de la Brecha" debido al antiguo nombre de la vieja posada: " La Brecha Insondable". Sus ocupantes, no obstante, continúan llamando a su hogar "el cuchitril" debido a sus inicios en él a pesar de que ya no sea un calificativo adecuado para el edificio en la actualidad.


Interior:
En la planta baja hay una sala amplia con una mesa redonda y sillas alrededor, además de una chimenea. Según se entra, en el lateral derecho hay una barra detrás de la cual hay algunas estanterías y armarios y unas puertas de vaivén que separan la cocina de la sala principal. La cocina cuenta con un fogón de leña, unas alacenas y repisas. El suelo tras la barra es de madera y hay una trampilla para descender al sótano. La planta superior tiene ocho habitaciones y suelo de madera. Además de las dos plantas hay un pequeño patio en el que hay unas letrinas y un pozo.
Ver mensajes anteriores:


37 Re: El Cuchitril el 16/10/16, 01:50 am

Leonart


Kudryavka

-Yo tampoco se en que anda. Desde esta mañana, ocupada.-responde, aunque no hubiera sido una pregunta directa.-Pero yo tanta sangre...-se estremeció.-Hemos tenido que cerrar la pajarería por hoy, me estoy ocupando de la botica.-

Ante la noción que le dijera que les visitase, el ruso tan solo soltó una pequeña risotada. La ulterana estaba tan ocupada últimamente que dudaba que pudiese, pero no dijo nada al respecto, con tal de no decepcionar.
-Hm... Si.-comenzó a responder a su pregunta.-Parece una epidemia. No... ¿cual seria la palabra? ¿Intoxicación masiva? Al parecer ciertas bebidas han sido envenenadas con un potente químico y a cuenta gotas, nos han ido trayendo más y más gente envenenada. Los sintomas son muy diferentes, pero casi todos acaban con el hígado destrozado. Mañana por la tarde... tarde noche, supongo que la jefa estará libre de trabajo. Deberiais llevar al gigantón a que le mirase. Algunos han estado muy cerca de morir por esto por lo visto. Otros se han quedado ciegos, como el... Vamos, que se ha liado parda. Por suerte, no ha habido casos de intoxicación por Vodka.-añade al final haciendo el gesto de victoria con ambas manos.

De pronto al ruso le vino algo a la mente y alzó la mirada, perdida entre el techo y las paredes, estuvo pensativo unos segundos. Finalmente, se encogió de hombros y decidió que no era nada.
Rascandose la nuca, reveló más.
-Pues hasta hoy la que se habia beneficiado mucho es la jefa, me ha estado dejando salir mucho antes y como esta vendiendo las naranjitas estas como pipas, ha empezado a venderlas por la calle a modo "preventivo" y ha contratado ayuda externa y todo. Y se la notaba bastante feliz en plan de, cada nueva jeringa usada parecia que los ojos se volvian de caricatura como si fuese una tragaperras que rueda y acaba en el simbolo del dolar.-comenta con una larga y honda carcajda.-Por lo visto, ha tenido una suerte inmensa, porque es la única capaz de curar los sintomas en la ciudad por el momento. Ni uno de sus competidores ha sacado un antídoto aún, y me dijo que, de hecho, el antidoto que esta usando es un bezoar muy caro, con una base elemental de oro y que por eso es tan caro. ¡Y vaya que si lo es! ¡Con mi mensualidad apenas me da para comprar uno para mi! Asi que ya no bebo cerveza. Os recomendaria hacer lo mismo, simplemente para evitar algunos de los sintomas que...-miró suspicazmente a ambos lados, como si alguien fuera a delatarle para luego susurrar, muy misterioso-...te obligan a ponerte pañal.-
Y tras la revelación se echó a reir, doblandose en dos mientras la cola se zarandeaba de un lado a otro de la cadera, llegando hasta tener lágrimas en los ojos.

38 Re: El Cuchitril el 17/10/16, 02:26 pm

Giniroryu


GM
Sus sospechas se confirmaron cuando por fin el ulterano se decidió a hablar. Estaba claro lo que tenían que hacer y ya que el resto le había hecho las preguntas pertinentes decidió mantenerse al margen, continuando con su comida, mientras esperaban a Nia. Para su sospresa no fue ella quien llamó a la puerta, sino el simio descerebrado. El draco resopló al escuchar su estridente voz, pero no abrió la boca. Vac se ofreció aquella vez a ayudar, por lo que el sueco permaneció una vez más en silencio, atento a las explicaciones de Kud. Aquel asunto no le gustaba ni un pelo, y sin duda alguien tendría que pagar por ello. Pero una vez hubiese terminado, él mismo se encargaría de indicarle al vánara la puerta correcta por la que tenía que salir con un escueto “gracias por ocuparte”.

39 Re: El Cuchitril el 13/06/17, 11:58 pm

Muffie



Wen había preparado una merienda simple con té y dulces. No era más que un aumento de cantidad y variedad de la merienda que ella solía tomar los días que pasaba en casa. La vouivre había pensado que probablemente esto hiciera más cómoda la tarde, sobre todo para la idrina que era la que más difícil lo iba a tener. Wen solo le había dicho a su amigos que aquella tarde iban a venir al Cuchitril las dos novatas que últimamente habían estado viajando con ella a Krabelin, la última vez hacía dos semanas. Si bien no les había contado nada de su problema (ella no era quién para hacerlo), sí que había tomado la probablemente inútil precaución de pedirle a Toima que se controlara, aunque no se sintió tranquila hasta que no le hubo pedido a Tania que se mantuviera vigilándolo, como si la nublina hiciera otra cosa.

La británica se encontraba repasando algunas de sus notas en el salón mientras mantenía con hechizos el té caliente y los dulces frescos a la espera de que llegaran sus invitadas, mientras Ornlu jugueteaba con un mordedor a sus pies cansado de perseguir a Odín por la sala para que jugara con él y contento de tener a su dueña en casa. La vouivre le había pedido a Kimbra que no llevara a su montura, ya que aunque tenían espacio, ya había demasiados animales con los que lidiar.

40 Re: El Cuchitril el 15/06/17, 03:45 am

Giniroryu


GM
Irianna:

Aquel día también era un manojo de nervios, pero de una forma un poco distinta a cuando había decidido espontáneamente aventurarse en una taberna llena de gente intimidante. Seguía sintiéndose intimidada hasta cierto punto, pero también le preocupaba causar buena impresión. Con este pensamiento, resopló cuando ya podía ver el edificio a lo lejos, reconociéndolo de cuando se habían reunido con dama Diurna por primera vez, levantándose el flequillo en secuencia debido a la fuerza de su propio aliento. Una vez cerca de la casa de la bruja maldita, se giró hacia Kimbra buscando un mudo apoyo que la krabelinense no tenía ni idea de que necesitaba, pero aun así aquella suerte de ritual la confortaba un poco.
Que sea lo que el Reflejo quiera… Y espero que el otro lado se sienta generoso hoy —comentó para sí en voz alta justo antes de llamar a la puerta.


Noel:

El draco estaba sentando leyendo en el sofá tras haber ayudado a Wen a colocar los aperitivos que habían preparado para las invitadas cuando se oyeron los golpes en la puerta. Había oído murmurar una voz fuera, aunque no distinguió nada de lo que decía, y por ello había iniciado una fracción de segundo antes el movimiento de levantarse del asiento prácticamente de forma inconsciente. Hizo saber a la vouivre y a cualquiera que estuviese para oírlo que él abría la puerta y dirigió sus pasos hacia allí.
Ey, hola, pas… ¡Anda, si eres tú! —No pudo evitar sorprenderse al reconocer a la idrina: era la misma que acompañaba a Kirés aquel día en el mercado—. We… Dama Diurna me habló bastante de vosotras dos, pero no tenía ni idea de que ya nos conocíamos… —Se dirigió específicamente a la idrina a media frase porque a la hija de lunas sí que no la había visto nunca— más o menos. Yo sé tu nombre, y el de tu amiga también, pero probablemente tú no el mío. Creo que aquel día olvidamos presentarnos. —Le tendió una garra, sabiendo por Vivia que el apretón de manos era un saludo común en Idris—. Yo soy Noel, draco de estínfalo. —A continuación viró su cabeza hacia la demonio rakshasa e hizo un gesto de saludo con ella, no teniendo claro de qué forma debería saludar a alguien procedente de Krabelin.
Una vez hubo intercambiado saludos con la nebulomante, se dio la vuelta e indicó con un gesto de la mano que lo siguiesen al interior.


Irianna:

La nebulomante hubiese esperado encontrarse tal vez allí a Vac como persona que ya había conocido, ya que había supuesto que quizás era uno de los que vivían con dama Diurna habiéndose identificado como amigo suyo. Pero no se esperaba encontrar a otra persona con la que ya se había encontrado una vez. Además, alguien a quien le había recriminado el haberse llevado a Kirés en contra de su voluntad. Hizo lo que pudo por prevenir que su disparado nerviosismo se notase. La actitud del que se presentó como Noel era despreocupada y amistosa, podía notar en su lenguaje corporal que no tenía ninguna intención de mostrarse hostil. Se tuvo que repetir eso varias veces, no obstante, antes de hablar.
Esta ciudad me parece cada vez más pequeña —rió con nerviosismo mientras le tendía una mano ligeramente temblorosa, olvidando por completo que se suponía que debía añadir alguna fórmula de cortesía como "encantada" o similar.
Si el draco había notado que sus nervios la traicionaban, no lo mostró en ningún momento. El apretón fue demasiado firme para su gusto, pero era difícil pasar por alto el hecho de que se trataba de un tipo enorme y probablemente no podía culparlo por no medir del todo bien la fuerza. Asintió con la cabeza a Kimbra mientras seguía a Noel al interior, más para indicarse a sí misma que debía pasar que a su amiga, y enseguida distinguió a la bruja maldita en la periferia de su campo de visión.
>>¡Hola, dama Diurna! Muchas gracias por invitarnos hoy… Y a tus amigos también, claro.
Se esforzó en sonreír con cordialidad y en tratar de mostrar que sus palabras eran sinceras a pesar de que su cuerpo se empeñaba en hacerla quedar mal. Se preguntaba si el rocavarancolés que brillaba al que habían visto junto a Noel en el mercado también viviría allí. Su sensación de vergüenza aumentó un poco ante la posibilidad, pero aquello no podía ser peor que su incursión poco sensata a la taberna, ¿verdad?

41 Re: El Cuchitril el 15/06/17, 09:37 pm

Tak


GM
El fuego fatuo se encontraba en el taller aquella tarde. Sabía que iba a haber visita y quería conocer a las nuevas amigas de Wen y presentarse, pero decidió esperar mientras trabajaba. Cuando recibió un breve aviso de que habían llegado miró sorprendido por la ventana. «¿Se ha hecho tan tarde ya?».

Se quitó los guantes y el delantal que tenía para trabajar (que le recordaba al de los carniceros y solo por eso le resultaba gracioso), y llamó a Pirita chasqueando la lengua. La gata zombie a veces acudía a sus llamadas y a veces no, pero Gael nunca perdía la esperanza de que actuase como un gato normal. Tuvo suerte, porque al poco rato se escuchó el sonido de un tarro tambaleándose peligrosamente, y la gata saltó desde la parte superior de una estantería hasta su regazo. Por suerte el tarro no corrió más peligro después de eso.

Cruzó la calle acariciando la cabeza de Pirita, que le soltó un mordisco cuando se cansó de atenciones. Saltó de su regazo y se adelantó la primera en el cuchitril cuando el fuego fatuo empujó la puerta, desapareciendo escaleras arriba. Gael entró frotándose los dedos y saludó desde la puerta.
¡Buenas! —No tardó en localizar a las desconocidas con la mirada. ¿O no lo eran? La idrina le sonaba, y no fue hasta que se acercó un poco más que pudo reconocerla—. ¡Anda! Si eres… de aquella vez en el mercado. —No conocía su nombre, ni siquiera recordaba si se habían presentado. Pero a la de Krabelin no la conocía, así que de todos modos tenía que hacerlo de nuevo—. Yo soy Koval, encantado —dijo, mirándolas a ambas. No quería observar demasiado fijamente a la hija de lunas, pero su aspecto le llamaba la atención. Había oído hablar de su especie, pero era la primera vez que tenía a alguno delante.

42 Re: El Cuchitril el 16/06/17, 09:52 pm

Giniroryu

avatar
GM
La voz a su espalda le confirmó la sospecha poco después de que se girase para mirar a quién la saludaba ahora. Aquellas vibrantes llamas azules… ¿Aunque no había algo raro? No tardó en responderse a sí misma: recordaba un brillo azul igual al fuego que envolvía a Koval alrededor de un varmano casi tan grande como Noel. El chico que hablaba con ella la había reconocido, pero guardaba poco parecido con la imagen que recordaba del acompañante del draco.
Encantada, uhm… —Le respondió de vuelta, apenas haciendo un breve amago de subir el brazo por inercia, pero devolviéndolo a su sitio enseguida al reaccionar ante la obviedad de por qué no parecía buena idea un apretón de manos con Koval—. ¿Mi memoria me falla mucho o tú tenías un aspecto totalmente diferente aquella vez? —Rio con nerviosismo. Probablemente fuese cosa de su transformación, pero creía que un cambio de apariencia tan radical justificaba su curiosidad al respecto—. No me esperaba tantas coincidencias… Siento… Siento si aquella ocasión no parecía muy receptiva. A algunos de mis compañeros les cuesta menos, pero todavía estoy muy verde; mucho más aquella vez.
No supo que más añadir por el momento, aunque a su mente volvió el recuerdo de alguna de la información que había descubierto sobre ellos: eran mercenarios y hacían “trabajo sucio”, según sus propias palabras, por dinero. Pero la idrina no quería dejar que eso supusiese un prejuicio contra los amigos de dama Diurna, todo lo que la bruja maldita le había contado sobre ellos no encajaba con la imagen previa que cualquiera podría concebir a partir de aquellas nociones. Desde luego no había detectado hostilidad en ningún momento.

Escuchar a Kimbra presentarse a continuación la hizo salir de sus pensamientos y reprenderse por no haber pensado en que quizás no todos supiesen ya su nombre.
Y yo soy Irianna —se apresuró a añadir después—. Noel parecía saber ya mi nombre y por eso lo omití, disculpa —se explicó.

43 Re: El Cuchitril el 17/06/17, 02:16 am

Leonart

avatar
Toima y Tania

Como siempre. Como cada maldita vez, Toima se consideraba un optimista. Otros estarian muy en desacuerdo, pero el ulterano miraba con perspectiva positiva en cada momento en que alguien giraba en la calle hacia el Cuchitril. Quizás se habian equivocado, quizás eran mensajeros, quizás traian cerveza a domicilio. Pero cada vez se sentia muy decepcionado.

Quizás aquello no le molestaria tanto de no haber tan laxa seguridad a la hora de abrir la puerta a un cualquiera. Toima podria ser optimista, pero pensaba que si era algo en lo cual se podia esperar cosas malas era de gente de la ciudad. Ya le daba igual que fueran recien cosechados o viejos transformados. Si acaso, preferiria a los viejos transformados, debido a que ya se habian asentado en sus cambios y su posición en la ciudad. Los novatos, aunque débiles, eran sin duda más inclines a hacer cosas más estúpidas.

En un principio aceleró afuera de su cuarto, buscando las escaleras como un crio en la mañana de Navidad, pero se frenó paulatinamente hasta un tranquilo paso. Este, al contrario de la enloquecida carga que le precedio hasta el momento, alarmó a Tania quien se asomó de su propio cuarto, deteniendo una sesión de enceramiento de cordátiles y con el arco medio desmontado en mano, pensando que aquello que habia sido anunciado por los pisotones del ulterano podia ser algo más que una visita.

Y, siguiendole, bajó las escaleras tras él. Comprobó, como de costumbre, el aire de mala baba que traia consigo, propio de querer espantar a invitados no aceptados por sus requerimientos de lealtad extrema, pero quizás, lo más neurotico de ello, era que estaba adoptando nuevas técnicas para espantar a la gente. Normalmente se meteria en el mismo cuarto que los susodichos y comenzaria a mirarles mal a la cara.
La curiosidad la motivó a seguir, completamente consciente de que el ulterano la veia en todos momentos y no pretendiendo ocultarlo de ninguna manera.

Tal que así, llegaron los dos a la sala de abajo. No parecia nada fuera de lo común o alarmante, asi que Tania eluncubró que simplemente se trataba de unos novatos que venian ante una recomendación de terceros o curiosos varios, quizás posibles clientes.  Lo que Toima sin duda hizo a continuación no defraudó las expectativas que se tenian de él.

Andando suavemente con una expresión siniestra en sus múltiples ojos y unos labios fruncidos mostrando una dentadura viciosamente afilada, el watahré hizo gesto de prosa elocuente, concisa y clara.
-Y ahora que ya te has presentado, ya te puedes marchar.-gruñó, alzando una mano hacia su boca y formando un megáfono.- ¡La siguiente!-exclamó a continuación.

No hubo mucho tiempo para añadir nada después, cuando el arqueado metálico cuerpo del arco de Tania atrapó a Toima por el cuello, tirando de él con fuerza como si se tratase de un perro de presa jalado por su collar. De hecho, a ojos de Tania, aquello era lo que Toima se transformaba cuando actuaba así.
-Ale, ya te has lucido y te puedes volver al cuarto si quieres. Son nuestras invitadas y no te voy a dejar que les andes molestando todo el día.- comentó con un suspiro. Su voz sonaba tan cansada como era imaginable que la nublina estuviese ante la situación.

El ulterano tan solo gruñó y se deserenredó el cuello del arco de la nublina con un chasquido de la lengua molesto.
-Perdonad. Ladra mucho pero no muerde sin avisar.-dijo Tania, algo más positiva dirigiendose a las novatas.-Algunos libros dicen que depende de la posición de las orejas, pero yo estoy convencida que depende más de como de punta se le pongan los pelos.-añadió bromeante, pasando al gigante de largo y acercandose a una distanciá más amigable.
-Yo soy Tania. El blanquito este es Toima, pero no le hagais mucho caso.-


_________________________________________

!!SOICRET SOL NE ETATSILNE
Spoiler:

44 Re: El Cuchitril el 19/06/17, 06:18 pm

Lupin

avatar
Un gigantón ochrorio con pinta de cura católico pasa por delante de la antigua posada conocida por sus actuales habitantes como el Cuchitril. ¿Qué le traerá por estas calles? ¿Busca un lugar en el que establecerse? ¿O tal vez a alguien, o algo? ¿O simplemente se trata de un paseo de los que se dan de tarde en tarde?

Te aburres demasiado, Adara.

Anda, voy a saludar a las invitadas. Pero se está tan bien aquí arriba, con la brisilla… Supongo que podría bajar un pedrusco ventilador y que corra un poco el aire si tienen calor. No sé, ya se verá. Venga, se acabó gandulear en el tejado.

El extraño parece reconocerme, por el gesto que me hace —creo, creo, que es uno de los novatillos, pero no sé dónde lo he visto antes— y le devuelvo el saludo con un gesto de cabeza. Con una breve acrobacia, entro a mi cuarto por la ventana y… ¡NO!

Vale, ya. Menos mal que me he parado a tiempo, tenía la ventana cerrada. Menudo destrozo hubiera sido, como aquella vez… Pero ahora he frenado a tiempo. ¡Menos mal! Qué vergüenza.

—¡Buenas tardes! —saludo alegre justo después de Tania. Me he bajado a Purr, por supuesto, se lo pasa bien con las visitas aunque sea a su digna manera—. Yo soy Adara, y me sonáis de algo aunque no os puedo poner nombre. Bienvenidas a nuestro Cuchitril —y les ofrezco la mano.

45 Re: El Cuchitril el 20/06/17, 11:59 pm

Yber

avatar
GM
A Giz no se le pasó por alto la puerta al cerrarse y el ruido de fuera, sin embargo, no bajó inmediatamente. Mientras el resto se encontraba abajo, el asreniano tuvo que acabar de alimentar a uno de sus últimos experimentos: un ciervo escamado que había nacido ciego. Había estado a nada de darselo de comida a cualquiera de sus otras criaturas, pero Miloslava se lo había negado en rotundo. "Bastante tiene Bambi con estár él ciego y muerta su madre" le había dicho.

Una vez el cervatillo no quiso más, el asreniano lo durmió de una caricia, lo acomodó sobre su cama y salió de su habitación.

Hola —saludó mientras bajaba levitando hasta la planta baja. Miloslava y Lean se habian vuelto adictos a ver cosechas y tenían un par de monitores donde espiaban lo que pasaba en sus ratos libres. El goliat no sabía sus nombres, pero sabía pedazos de información inconexa y tenía teorías sobre sus transformaciones—. Giz, encantado.



Última edición por Yber el 01/07/17, 11:52 pm, editado 1 vez


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

46 Re: El Cuchitril el 22/06/17, 01:34 am

Muffie

avatar

Kimbra

A pesar de la incapacidad social de Kimbra, la krabelinense podía sentir la inquietud de la idrina y si bien no sabía el origen ni conocía la solución, si que se mantuvo en todo momento a su lado, mostrando así torpemente su apoyo. En silencio y mostrándose firme dejó que fuera Irianna quien abriera la puerta. Un individuo grande con alas, garras y cola les abrió la puerta, dio muestras de saber de su llegada y se presentó saludándoles. Kimbra se limitó a asentir con la cabeza a su gesto y pasó al interior tras su amiga cuando esta asintió en su dirección. Volvió a asentir en dirección a dama Diurna cuando esta entró en su campo de visión, dejando que fuera Irianna la que pusiera su saludo en palabras.

Al momento, un pequeño animal, claramente felino pero que definitivamente no olía a vivo, pasó a su lado y subió corriendo las escaleras perseguido por el kerlax en miniatura que había estado correteando alrededor de dama Diurna. Kimbra no prestó mucha atención a este suceso ya que en aquel momento entró tras ellas un individuo cubierto en llamas azules, que se presentó alegremente. La Hija de Lunas dedujo que se trataba de otro habitante de la casa y procedió a mirarle con curiosidad.

Tras algunas palabras de Irianna y recordando que Koval no había hecho alusión a conocer sus nombres, la engendro procedió a presentarse.

- Mi nombre es Kimbra- dijo añadiendo un asentimiento de cabeza en su dirección como forma sustitutiva del "encantado" que había recibido y que ella consideraba poco adecuado para si misma debido a la confusión que el término y su uso le generaban.

Al momento apareció otro individuo cubierto de ojos y considerablemente grande que les habló de forma despectiva y con ademanes toscos. Al instante, el cuerpo de la engendro se puso en tensión ante la amenaza y sus ojos se tiñeron de rojo, pero la chica que le acompañaba pareció controlarlo y se disculpó por su actitud, lo que, si bien consiguió que los ojos de Kimbra volvieran a su color habitual, no hizo que bajara la guardia.

A continuación, tras la chica, bajó una mujer de piel negra y alas rojas con otro pequeño felino entre las manos presentándose alegremente. Seguido de esta, un lagarto antropomórfico apareció levitando y presentándose de forma escueta. Kimbra casi esperó por si todavía quedaba alguien más por aparecer antes de repetir su presentación.

- Kimbra- dijo escuetamente acompañándolo de un asentimiento.

Exceptuando al individuo cubierto de ojos llamado Toima, todos parecían bastante cordiales.


Wednesday

Wen hizo ademán de levantarse a abrir cuando la puerta sonó, pero viendo que Noel se ofrecía a ello, se permitió terminar de organizar sus notas antes de guardarlas y empujar a Ornlu lejos de sus pies para no tropezar con el al andar.

- Irianna, Kimbra- saludó acercándose a ellas-. Oh, no te preocupes. Mejor guárdate tus agradecimientos por si acaso termináis huyendo de aquí sin mirar atrás- comentó a modo de broma, aunque con cierta realidad debajo.

Gael apareció en ese momento presentándose y, tras él, el resto, por lo que Wen esperó a que las presentaciones terminaran antes de invitarlas a sentarse. Se había abstenido de intervenir cuando Toima había hablado, o más bien berreado, ya que Tania se encontraba ahí para controlarlo.

- No te preocupes por Toima- le susurró a Irianna mientras se sentaban-. Estar enfurruñado es su estado natural, no te lo tomes como algo personal. Si te molesta, solo dale con un periódico en el hocico.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

47 Re: El Cuchitril el 22/06/17, 08:04 pm

Giniroryu

avatar
GM
Noel:

Le resultaba divertido el hecho de que ellos parecían resultar igual de insólitos para la hija de lunas como ella lo resultaba para ellos, ya que era la primera habitante de Krabelin que veían. Le causó cierta gracia el hecho de que la idrina pareciese tan empeñada en disculparse e intercambió una mirada con Gael. Aunque no tuvo oportunidad de decir nada en ese momento, porque aunque Ornlu se encontraba en la planta baja, el auténtico perro del cuchitril apareció justo en ese momento. El draco se limitó a poner los ojos en blanco y dedicarle una mirada asesina al argos cuando pasó de vuelta al piso de arriba. Ya le haría saber más tarde, cuando no tuvieran invitadas en casa, y por enésima vez lo harto que estaba de su mierda de actitud. Por suerte entre Tania y Wen, a quien pudo oír el comentario que le dedicó en susurros a Irianna que le produjo una sonrisa divertida, se encargaron de suavizar el momento que a todas luces había resultado incómodo para las invitadas. O al menos para la nebulomante, ya que no se le había escapado el detalle del cambio de color en los ojos de Kimbra, que según tenía entendido indicaba que se encontraba alerta. Por suerte la hija de lunas no parecía tener ganas de gresca como cierto simio descerebrado y la visita parecía que podía proseguir con normalidad. O eso esperaba, porque le había incluso sorprendido que la vouivre invitase a alguien a quien no hacía tanto que conocía de aquella manera. Probablemente aquellas fueran las primeras amigas fuera de su grupo que Wen hacía por su propia cuenta, y el hecho de que las tratase con aquel nivel de confianza denotaba que probablemente mereciesen la pena. De otro modo la vouivre no hubiera querido saber más de ellas más allá de sus asuntos en el mundo natal de Kimbra.


Irianna:

Se había percatado de la presencia de los animales que jugaban bajo la mesa e iba a preguntar por ellos cuando escuchó los pasos de la mole que bajaba las escaleras. Si creía que Noel era grande, al lado del enorme ulterano con el cuerpo cubierto de ojos casi parecía inofensivo. Especialmente porque, al contrario que el resto de sus compañeros, la actitud de aquel a quien poco después supo que se llamaba Toima, desprendía una agresividad que no recordaba haber percibido nunca antes, especialmente no sin motivo alguno. La idrina se quedó sin palabras ante el exabrupto, bloqueándose y ni siquiera siendo capaz de tranquilizar a Kimbra porque primero debía conseguir calmarse ella misma. Lanzó una mirada preocupada y asustada a dama Diurna, pero la pequeña nublina que había aparecido tras el albino fue la que captó primero su atención. En completo contraste, la chica fue amable y su actitud despreocupada le dio a entender a la lacustre que aquello no era algo nuevo. Aunque nerviosa como estaba no llegó a comprender del todo su broma, pero hizo un esfuerzo por realizar un saludo con la cabeza.
Encantada, Tania… Yo no pretendía… No pretendíamos resultar una molestia para ninguno de vosotros. No parece que vuestro amigo esté muy de acuerdo con nuestra visita —dejó escapar una risa nerviosa, plenamente consciente de que estaba añadiendo demasiada sutileza a lo que era una obviedad del tamaño de la Luna Roja.

Saludó a quienes llegaron poco después, estrechando la mano de Adara, observando al pequeño felino en sus brazos, y saludando al asreniano con gola que se presentó de forma escueta. La ángel negro desprendía también amabilidad, por suerte, y aunque Giz le resultaba más difícil de leer parecía tan relajado como el resto.
Gracias por acogernos hoy —dijo una vez habían llegado todos—. Yo soy Irianna —repitió para los recién llegados—. Kimbra y yo hemos acompañado a dama Diurna en varios viajes a Krabelin y estoy ayudándola con la redacción de su trabajo de investigación —explicó mirando especialmente a Adara, ya que había afirmado que no sabía exactamente quienes eran.
Mientras se sentaba, entre dama Diurna y Kimbra, la bruja maldita le susurró que no se preocupase por el ulterano, aunque aquello era más fácil de decir que de hacer. Se rio por lo bajo nerviosamente con su broma.
>>No quisiera acarrearte problemas a ti o al resto, de todas formas —le respondió con seriedad.
<<Pero supongo que sería todavía peor irse ahora>> se dijo para evitar darle demasiadas vueltas a aquello. Estaba allí para intentar vencer su miedo, y era plenamente consciente de que no podía caerle bien a todo el mundo; si dama Diurna las había invitado y el resto parecían no tener problemas con ello no debería darle tantas vueltas. No obstante, negar que su congoja había aumentado con la intervención de Toima habría sido mentirse a sí misma descaradamente.

Acababa de acomodarse en la silla cuando notó algo suave restregándose contra sus piernas. La idrina no se sobresaltó porque ya había visto al cánido y al felino antes, pero ahora por fin podía prestarles la atención que había querido en un principio.
Parece que tenéis bastantes mascotas —dijo mientras observaba al gato negro pasar de sus piernas a las de Kimbra y al cánido acercarse curioso—. Hace mucho que no tengo contacto con animales inofensivos. ¿Se sienten cómodos con los desconocidos?
El pelo de aquellos mamíferos debía de ser suave y pensó que probablemente le ayudaría a tranquilizarse un poco si se dejaban acariciar. Era obvio que si se encontraban allí a pesar de su presencia no debían de tener demasiados problemas con la misma, pero la idrina no se atrevía a asumir nada al respecto. Antes de recibir respuesta, no obstante, el felino negro se subió en su regazo sin previo aviso, como si hubiera entendido su pregunta y adivinado sus intenciones.
>>Oh… Vaya —dejó escapar una risa nerviosa. Había alzado los brazos ligeramente por acto reflejo ya que no se lo esperaba, pero los apoyó de nuevo lentamente sobre la mesa mientras el felino se acomodaba sobre su falda.


Noel:

Se acercó a la mesa y se sentó al otro lado de Wen y dejó escapar una carcajada ante la sorpresa de la idrina cuando su gato se adueñó de su regazo.
Odin es igual de descarado con todo el mundo aunque no le conozca de nada. Tranquila, puedes acariciarlo si quieres. No hace daño. Solo a mi hermano y a mí, nuestra estirpe no le gusta por algún motivo. Ahora mismo no tengo ningún arañazo porque esta mañana estaba demasiado entretenido metiéndose con Ornlu y los de ayer ya han desaparecido gracias a mi regeneración —explicó divertido—. E insisto en que no debéis preocuparos por Toima, actúa así con todos los desconocidos porque es peor que un crío con un ataque de celos porque su mamá está haciendo caso a otra persona. Solo que aquí nos ha tocado a todos nosotros hacer el papel de madre —añadió encogiéndose de hombros y tratando de hacer gestos que indicaban que había que quitarle hierro al asunto—. Vosotras disfrutad de la merienda y relajaos, no hace falta ser tan formales. No somos esos estirados del Consejo ni nadie importante en general. Si se nos conoce de algo es porque al parecer empezamos a dar un poco de miedo... —añadió sonriendo con diversión— Pero en realidad no hay nada que temer, el perro tiene bozal y el resto no mordemos fuera de nuestra jornada laboral.

48 Re: El Cuchitril el 23/06/17, 06:40 pm

Tak

avatar
GM
Gael tendía a olvidar qué cuerpo llevaba cada vez, así que se disculpó al momento por no recordar con qué aspecto había conocido a la idrina.
Lo siento, es cierto, es cierto. Este es mi cuerpo real, no me había dado cuenta de que no me habías conocido así. —No pensó que fuese el momento para dar detalles al respecto, así que dejo posibles explicaciones para el futuro y dependiendo de la curiosidad de las invitadas. Le sorprendió que la idrina se disculpase por su actitud aquel día. A él ni siquiera le había llamado mucho la atención. Noel y él se miraron brevemente y luego le respondió a la chica—. Los recién transformados no suelen abrirse mucho a los veteranos cuando acaban de transformarse, no te preocupes.

La hija de lunas se presentó, y tras ella la nebulomante. Gael respondió con una expresión de culpabilidad.
Estoy seguro de que Diurna ha mencionado vuestros nombres alguna vez, pero… —El fuego fatuo casi se alegró de que Toima los hubiese interrumpido, porque era enteramente culpa suya no haberle pedido a la vouivre que le recordarse los nombres de sus amigas previamente. El problema era que Toima estaba siendo… Toima, y que a la rakshasa no parecían haberle gustado nada sus formas (algo de lo que no podía culparla en absoluto). Por suerte, Tania había refinado el arte de tenerlo controlado. Era casi cómico verlos, pero se había acostumbrado tanto que no le llamaba la atención. Se preguntó qué pensarían las invitadas al ver a aquella mole ser dirigida por la nublina.

Los demás se unieron poco a poco hasta que todos estuvieron en la planta baja del cuchitril. Gael se había quedado flotando en medio, y cuando algunos empezaron a acomodarse en la mesa se acercó a Wen para hacerle una pregunta antes de sentarse.
¿Está todo en la mesa o falta algo por traer? —Mientras Noel explicaba las particularidades de Odín, Gael sonrió divertido.

49 Re: El Cuchitril el 26/06/17, 07:09 pm

Lupin

avatar
Mientras van se van presentando, voy a ir bajando a Purr, que se nota que quiere curiosear a las visitas. O jugar con el resto. O irse por ahí a dar un paseo. ¿Yo qué sabré? Es imposible entender nada de lo que hace esta gata.

—¡Es verdad! —¿Cómo no lo había pensado antes? Estuve alguna vez por allí con Wen y merece mucho la pena verlo, es bestial, pero nunca había coincidido con ellas—. Si es que sabía yo que de algo me sonabais.

Parece que por una vez he acertado, a la gata le ha llamado la atención la… demonio ra… ¿raskasha? ¿rakshaka? Cómo sea, Kimbra.

—Purr, la gata, es bastante simpática —respondo a Irianna—. Bueno, cuando se deja tocar. El resto del tiempo es una señorita que va de digna y se cree que la casa es suya. Hasta que le acercas un ovillo de lana, su peor enemigo. —¡Es superior a ella!

50 Re: El Cuchitril el 27/06/17, 08:43 pm

Muffie

avatar

Wednesday

Wen negó con una sonrisa cuando Irianna le dijo que no quería meterle en problemas, restándole importancia con un gesto a las acciones de Toima y dejando que fuera Noel quien les repitiera que ignoraran al argos. Tampoco era su intención que las novatas se llevaran una imagen terrible del ulterano, porque si bien Toima tenía sus defectos, era muy leal a sus amigos y a los amigos de sus amigos.

Cuando Gael se le acercó para preguntarle si faltaba algo, la británica negó con la cabeza y le agradeció con un gesto antes de girarse de nuevo a la conversación.

- Excepto yo- afirmó la vouivre cuando Noel comentó que todos habían hecho el papel de madre con Toima-. Mi relación con él no es la misma que con el resto. Parece que nunca llegó a aceptar que Noel y yo seamos... superamigos- comentó con mofa.


Kimbra


La krabelinense miró con interés el lugar. Si bien ya se había acostumbrado al tipo de arquitectura característica de la ciudad, que no dejaba de ser bastante caótica en si misma; seguía apreciando las características de cada detalle y novedad con la que se encontraba, como aquella mesa, a la que prestó especial atención intentando desentrañar sus relieves.

La Hija de Lunas se encontraba algo confusa sobre cómo debía proceder o comportarse, dado que aquel momento parecía tratarse de aquellas situaciones sociales tan desconocidas para ella, y teniendo en cuenta que nadie se había dirigido a ella de forma directa, la engendro se limitó a observar a las mascotas al rededor de las cuales fluía la conversación, no acostumbrada al trato con animales tan pequeños y aparentemente inocentes, mientras tomaba una taza de té frío que había reconocido de la alacena de la torre Serpentaria y que, por lo tanto, ya conocía sus efecto en su cuerpo.



_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

51 Re: El Cuchitril el 29/06/17, 04:02 pm

Giniroryu

avatar
GM
Irianna:

A Irianna le surgían muchas preguntas según escuchaba hablar a los amigos de dama Diurna, pero no estaba muy segura de que fuese correcto tratar de saciar su curiosidad teniendo en cuenta que la bruja maldita era la única con la que tenía confianza. Sonrió a Adara y a Noel cuando explicaron las particularidades de sus mascotas, viendo que la gata llamada Purr se había acercado a Kimbra y sintiendo curiosidad por ver como reaccionaría su amiga ante aquel animal. Pero en su cabeza trataba de imaginarse a qué se refería Koval exactamente con que en aquella ocasión no llevaba su cuerpo real, o más bien por qué motivo. Que Noel mencionase a su hermano llamó su atención, dándose cuenta de que había muchas cosas que todavía no conocía acerca del proceso de cosechar. Ella era hija única, así que no sabía qué pasaba en el caso de que hubiera varios niños o adolescentes en la misma casa. Porque que solo llevaban gente de edades específicas parecía obvio. No obstante, no era el momento de divagar sobre aquello. No estaba segura de comprender cuál era el problema exacto de Toima, pero no iba a insistir más en el asunto, no después de que le hubieran asegurado varias veces que no había problema y sin rastro alguno de que estuviesen mintiendo solo para no incomodarla.

Se permitió una leve risa ante la explicación del draco acerca del comportamiento del ulterano, y dedicó una mirada inquisitiva a dama Diurna cuando se excluyó, aunque no fue precisamente eso lo que más llamó la atención de su comentario. La palabra que había empleado la descolocó al principio, pero atando cabos, especialmente recordando una conversación que había mantenido con la humana en Krabelin, le hizo caer en la cuenta. Tal vez si no hubiese estado tan preocupada por mantener la apariencia de que se encontraba cómoda o de no resultar una molestia se habría dado cuenta cuando Noel se presentó de que  “draco de estínfalo” ya lo había oído antes. Trató de evitar pensar en lo que había acompañado a aquella expresión, aunque era obvio que las transformaciones de varios de los habitantes de aquella casa debían de exigir métodos de obtención de magia similares a los de Kimbra, y tenía sentido sobre todo con el tipo de trabajo que llevaban a cabo, tal y como el propio Noel mencionó.

Demasiadas cosas en las que pensar. Se dio cuenta de que se había abstraído demasiado y se sobresaltó ligeramente cuando Odin comenzó a ronronear en su regazo después de que empezase a acariciarle sin apenas ser consciente de ello.
Bien, con… Con permiso —dijo finalmente para evitar prolongar su silencio mientras cogía una pasta y se acercaba la taza de té que tenía delante, aprovechando lo último que había dicho Noel.
<<Se acabó el tiempo, tengo que decir algo ya>> se reprendió.
>>Parece que os va bastante bien a todos aquí —terminó por decir, algo titubeante—. Y que os conocéis desde hace mucho. ¿Os trajeron a todos en la misma cosecha?
Suponía que aquella era una pregunta inofensiva para empezar y que no les molestaría. Tal vez según fluyese la conversación pudiera plantear más de las cuestiones que rondaban por su cabeza.

Noel:

El sueco rio ante el comentario de Wen acerca de Toima.
Yo no estoy seguro todavía de qué se le pasa exactamente por esa jeta tan dura que tiene después de todos estos años, e intentar explicarle cualquier cosa solo desemboca en discusiones cíclicas que son un auténtico quebradero de cabeza —negó con la misma mientras lo decía—. Pero olvidémonos del aguafiestas profesional por ahora, porque de todas formas lo suyo no parece tener remedio.
Ya que la idrina parecía haberse decidido en empezar a merendar, decidió hacer lo mismo porque ya comenzaba a notar que la hora de la comida quedaba muy atrás. Se había fijado en que la demonio rakshasa parecía ausente, y todavía no había abierto la boca más que para presentarse.
>>Coge algo tú también, Kimbra, ¿o no tienes hambre? —Se dirigió a ella señalándole la merienda con la cabeza.
Centrando su atención en la krabelinense, dejó que fuese otra persona la encargada de responder a la pregunta de la idrina.


Irianna:

Cuando el draco se dirigió a Kimbra la idrina miró hacia su amiga enseguida, recordando que llevaba un buen rato queriendo decirle algo pero sin llegar a hacerlo porque cabeza había estado saturada con demasiadas cosas.
Puedes comentar o preguntar lo que quieras, el propósito de una reunión de este tipo es charlar y conocer a los demás un poco—. Le explicó, suponiendo lo que podía estar pasando por la cabeza de la hija de lunas— Y comer también, claro —añadió con una sonrisa para después dar un sorbo a su té—. Mira, a Purr pareces haberle gustado —señaló al pequeño felino que todavía centraba su atención en Kimbra—. Es un animal de compañía, les gusta que les prestes atención.

52 Re: El Cuchitril el 01/07/17, 04:54 pm

Yber

avatar
GM
¡Claro! —respondió el parqio aún de camino—. Son de mi manada —Eran parte de su familia—. Kimbra es muy seria, pero es una gran cazadora.

Rasqa pudo reconocer el edificio en cuanto sobrevolaron la calle.

Hace unas semanas. Vine a por Noel para poder ir de caza y de ahí nos fuimos al mundo de los colores raros —acabó la frase con un deje de añoranza. Un "ojalá repetir la carnicería de ese día pronto". El parqio aterrizó y dio un par de golpes más contra la puerta, dos toques hoscos y sonoros; dos golpes que habrían dañado la puerta de no ser por la magia que protegía el edificio.

---

Giz se había concentrado en escuchar. No había coincidido nunca con ninguna de las dos invitadas y sé sentía más cómodo atendiendo a lo que decían para conocerlas. O al menos, atendiendo a la que hablaba de las dos. Kimbra se estaba posicionando como una gran incógnita y, por lo tanto, llamando enormemente su atención.

Koval y Adara vinieron a la vez. Noel, Toima y yo compartimos cosecha un año después y al siguiente vino dama Diurna.

La puerta sonó escasos segundos tras su explicación y Giz la abrió sin moverse del sitio, mediante magia.  

---

Rasqa vio cómo la puerta se abría sola y se lanzó al interior a cuatro patas, con las alas plegadas para no llevarse ningún adorno por delante.

¡Hola! —gritaba ya desde el pasillo. Rasqa se fijó inmediatamente en los rostros de Irianna y Kimbra buscando sorpresa—. ¿A que no esperabais verme aquí?

Uno de los veteranos, el bípedo con escamas y bufanda de piel, lo ignoró y continuó hablando.

El que viene detrás de vuestro compañero es Vacuum, también de la cosecha de Adara y Koval.

Rasqa resopló y metió las narices en la mesa. ¿Qué tenían de bueno para comer? ¿Algo bien tostado? El parqio cogió entre los dientes la galleta más oscura que vio, la masticó un par de veces y su cara se descompuso. No era carne, no estaba bueno y la textura era tan terrosa que le dieron arcadas.

El moloch escupió la galleta masticada en el suelo y, con la boca aun abierta, usó la lengua para quitarse los grumos de entre los colmillos.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

53 Re: El Cuchitril el 06/07/17, 12:30 am

Tak

avatar
GM
Gael se sentó cuando Wen confirmó que ya estaba todo preparado. Cogió una taza de té y escuchó a los demás hablar mientras bebía los primeros sorbos, aprovechando que para él era difícil que el té estuviese demasiado caliente. No habló de Pirita porque era una gata un poco extraña como para compararla con la de sus amigos. Solo soltó una risilla cuando, hablando de Toima, Wen mencionó lo de los superamigos. Si preguntaban al respecto, iba a ser gracioso de explicar.

Sin embargo, las invitadas eran bastante reservadas a la hora de hacer preguntas, cada una a su manera. Aunque la idrina pareció empezar a perder la incomodidad un poco con el tiempo. Cuando les preguntó si había llegado en la misma cosecha, el fuego fatuo añadió después de Giz:
Es bastante curioso que hayamos acabado así siendo de cosechas distintas. Ni siquiera nos conocimos en los refugios, sino ya antes. —Gael sonreía mientras recordaba el momento en que había empezado a conocer a los de la segunda cosecha, en su segundo encuentro. Su explicación se vio interrumpida por la característica llamada de Vac a la puerta, y se giró para verle entrar cuando Giz abrió. Solo que a quien vio primero no era Vac, y se sorprendió, pero le sonrió enseguida al recién llegado.
¡Buenas! —saludó tanto a Rasqa como a Vac.

Gael no pudo evitar soltar una risa malamente contenida al presenciar la escena que había empezado a dar Rasqa. No tenía ni idea de qué cosas solía comer un parqio, así que aunque quería ofrecerle algo, no sabía el qué.
Podemos traerte algo que te guste más, si quieres —tanteó, aún divertido, antes de empezar a preparar un hechizo para limpiar los restos del suelo.



Última edición por Tak el 08/07/17, 07:00 pm, editado 1 vez

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 4 de 10.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.