Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Sendar
por Reifon Ayer a las 01:28 am

» ¿Qué god tier tendrían nuestros personajes? [HS]
por Giniroryu 19/08/19, 03:14 am

» Torreón Silente
por IsmalKreek_24 18/08/19, 06:50 pm

» Sede de los Taumaturgos
por Dal 14/08/19, 04:22 pm

» La resaca. (Tras el desfile de la bahía)
por Goliat 12/08/19, 06:52 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 98 usuarios en línea en la fecha 13/08/19, 07:13 am
Estadísticas
Tenemos 183 miembros registrados
El último usuario registrado es Vidar

Nuestros miembros han publicado un total de 40259 mensajes en 758 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Consejo » El archivo » El Cuchitril (Archivo I)

El Cuchitril (Archivo I)

Ir a la página : 1, 2, 3 ... 42 ... 83  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 83.]

1El Cuchitril (Archivo I) Empty El Cuchitril (Archivo I) el 21/11/12, 12:03 am

Lupin

Lupin
Observamos multitud de casas en la zona de la Plaza de los Colaespina y… lo cierto es que no resulta fácil encontrar un buen lugar, pues los edificios que sí cumplen con los requisitos que buscamos, después por dentro son inhabitables. Caso destacable aquel que parecía ser un candidato perfecto… hasta que me llevé un buen golpe en el culo en el suelto bajo el que pisaba. ¡Y las astillas tampoco perdonan! Y Gael se ríe… “¡No tiene gracia!”, pero no me oye en la burbuja que acaba de crear.

Me llama la atención un edificio grande que veo a un lado de la calle. No tardo nada en señalárselo y decirles de acercarnos a él, aunque algunos ya se habían fijado en él. Dentro del edificio, cuya puerta se conserva en un estado decente –aunque chirría como mil demonios–, encontramos un panorama que, de haber estado en mejor estado, podría jurar con las manos en el fuego que se trata de una posada. ¡Y eso significa muchas habitaciones! Además, es prácticamente toda de pierda. Mientras pienso esto, nos repartimos todos entre el salón, aunque yo no tardo en subir las escaleras para observar cómo está el piso de arriba. Este edificio está muy pero que muy bien, el suelo es mucho más resistente que el de otros edificios y los desperfectos que tiene se pueden arreglar. Las ocho habitaciones de las que consta el piso son más que suficiente para todos, aunque los muebles sí es necesario cambiarlos.

—¿¡Cómo va por ahí abajo?! –grito a los que se han quedado–. ¡Por aquí cumple con los requisitos mínimos de calidad, aunque mejor que por ahora ahuyentemos a los de sanidad!–observo mirando los insectos que recorren los muebles carcomidos.

2El Cuchitril (Archivo I) Empty Re: El Cuchitril (Archivo I) el 21/11/12, 01:11 am

Tak

Tak
GM
Después de saquear algunas ruinas más ya no podía meter nada más en la camiseta sin correr el riesgo de que se desanudara. En medio de la calle me paré un momento para volver a hacer los nudos, que se habían desplazado visiblemente y no quería ver cómo se desparramaba todo por el suelo. Cuando me levanté los demás estaban señalando una casa y comentando de ir a verla. Los alcancé en un momento y pude ver el edificio al que se referían. Al igual que todos parecía en mal estado, pero se veía algo más grande que el resto, y la mayoría se nos quedaban pequeñas para un grupo tan grande.

Cuando íbamos a entrar ni presté atención a los líquenes y musgos que crecían entre las piedras de la fachada y en la madera que aún quedaba en pie, acostumbrado ya a ver eso en cada casa. Sí me interesó la distribución y lo que podía llegar a ser aquel edificio si se restauraba, pero no parecía nada fácil. A pesar de eso, era una casa tan idónea que costaba decir que no aunque hubiese que trabajar. De todas formas cualquiera de las casas que habíamos visto iba a requerir grandes reformas.

-Es genial… ¡incluso hay un patio! –respondo alzando la voz cuando escucho a Adara, mientras salgo a la pequeña parcela de tierra. En el centro hay un pozo, además de las letrinas a un lado. En primer lugar me acerco al pozo y veo que de la polea, que parece atascada, cuelga un cubo a cierta profundidad. La tapa del pozo está tronzada a un lado. Espero que el agua sea potable.

Dejo el saco de utensilios en el suelo y busco una pequeña cazuela que tenía porcelana por el interior y la limpio con un hechizo. Haciéndola levitar la bajo por el agujero del pozo esperando que no esté seco, y cuando sube de nuevo viene llena. Es muy poca cantidad, pero de entrada no parece tener un color raro, y por suerte no ha llovido últimamente. Tampoco huele extraño, pero podría tener alguna contaminación no tan evidente.

-Habrá que hacer de tripas corazón. Si me muero o algo, asistidme –sentencio antes de beberme de un tirón gran parte del contenido del cazo. Paladeo el agua al terminar, buscando algún indicio de sabor extraño. Es… bueno, como todas las aguas de pozo. Aunque sí tiene un sabor diferente. Además en el fondo del recipiente se habían posado alguna que otra arenisca y algo que parece un resto vegetal -. No tiene tan mal sabor, pero creo que mejorará cuando podamos cerrar de nuevo el pozo.

Después de ver también como eran las letrinas quise subir al piso superior a ver esas habitaciones. Se podría aprovechar muchísimo esta casa. Me deprime pensar en todas las reformas que necesita, así que en vez de eso me ilusiono imaginando cómo puede llegar a quedar, sin saber siquiera cuánto podríamos tardar en hacer a mano algo que en nuestra vida habíamos hecho. Mientras silbo una melodía alegre vacío el contenido de la camiseta en lo que solía ser la cocina, y tras limpiarla me la vuelvo a poner.

3El Cuchitril (Archivo I) Empty Re: El Cuchitril (Archivo I) el 21/11/12, 01:45 am

Giniroryu

Giniroryu
GM
Con las siguientes casas que visitamos no tenemos mucha mejor suerte. Todas son demasiado pequeñas o están a punto de caerse a pedazos. Sin embargo algunas tienen algún que otro utensilio en buen estado que no tardamos en agenciarnos. Al cabo de un rato tenemos una buena colección de cubiertos y otros objetos útiles. Giz entra en una casa que parece habitada por unos extraños animales con púas, pero que tiene algunos muebles aprovechables que tal vez podamos utilizar. Tomo nota mental de cual es la casa en cuestión y sigo al resto, quien ya se dirigía hacia otro edificio que había llamado su atención. Pronto los alcanzo y puedo comprobar por mí mismo por qué parecen tan interesados en ella. Es grande, sin duda, bastante más que las que hemos visto hasta el momento, en las cuales apenas cabríamos todos en caso de instalarnos.

Al entrar lo primero que llama la atención sin duda es que hay una barra en la gran sala que se expande por casi toda la planta baja de la casa. Tras explorarla un poco no tardamos en descubrir que sin duda era el lugar perfecto para establecernos. Una vez arreglásemos todo lo que había que arreglar, que no era poco. Pero dadas las circunstancias no podíamos ponernos muy tiquismiquis. En cuanto Adara explora la planta superior y anuncia que hay ocho habitaciones queda claro que no podíamos pedir nada mejor. Hasta tiene un patio, al cual salgo siguiendo a Gael, quien no tarda en inspeccionar el agua del pozo.
-Si muere me pido quedarme con la que fuera a ser su habitación -bromeo mientras bebe el agua para comprobar su estado.
El pozo va a necesitar unos cuantos arreglos también, pero parece funcional. El patio si bien no era enorme, aún tenía espacio aprovechable. Me recuerda al patio de Letargo.
-Tal vez podríamos tener algún huerto por aquí -digo pensativo mientras camino por el patio-. Ya sabéis, como el que había en el Torreón Letargo.

Vuelvo a entrar al interior para ver la cocina. Cuando salgo de esta me fijo en una trampilla que hay en el suelo tras la barra. La abro pesadamente, estaba bastante encallada, levantando una nube de polvo al hacerlo. Hay unas escaleras de madera algo inestables que conducen a un sótano. O eso supongo, porque ahí abajo está oscuro como la boca del lobo.
-Necesitamos a la antorcha humana -anuncio entre risas mientras le hago una seña a Gael para que venga.
Gracias a la luz del Fuego Fatuo podemos bajar y ver el interior del sótano. Es espacioso, pero lo único que parece haber en él es porquería.
-Y ratas -añado cuando una de ellas pasa corriendo delante de mis botas-. Traeré a Odin aquí que seguro que se lo pasa bien echando a los anteriores inquilinos.
Subimos de nuevo pues del sótano de momento lo único que se puede sacar en claro es que necesita ser limpiado a fondo.

Finalmente subo a mirar las habitaciones. La planta de arriba comprende un largo pasillo con las ocho habitaciones dispuestas a ambos lados. Le echo un vistazo rápido a todas, constatando que no nos vamos a librar de tener que arreglar al menos algo en cada una de ellas.
-Nunca se me habría ocurrido ser carpintero o albañil, pero creo que vamos a tener que hacer un cursillo acelerado -comento con una sonrisa cansada.
Pero a pesar de lo abrumador que era sólo pensar en todo lo que había que arreglar y conseguir, me siento muy entusiasmado con nuestro descubrimiento. Si trabajábamos duro pronto podríamos mudarnos.

4El Cuchitril (Archivo I) Empty Re: El Cuchitril (Archivo I) el 21/11/12, 02:10 am

Leonart

Leonart
Toima y Tania

El ulterano iba con los demás, manos en los bolsillos. Ninguno de los edificios que su mirada contemplaba lograba llamarle la atención. Ni entraba a ellos cuando el grupo decidia comprobarlos. Simplemente se quedaba fuera, y usaba sus ojos para contemplar el interior. Sin embargo, todos ponian buena cara al estado de las casas hasta que, definitivamente, se demostraba que era inhabitable. Entonces el ulterano suspiraba y pasaban a otra casa. En una, cayeron de subito de una planta a otra y antes de que se diera cuenta, se estaban riendo y su preocupación se desvaneció.
Una última, más grande que las anteriores, de piedra, se alzaba ante ellos. En el patio, lo que parecia un pozo que necesitaba un arreglo y unas letrinas les dieron la bienvenida. El ulterano se rascó la cabeza y procedio igual. Mientras todos entraban, él se quedó fuera. Esta vez Tania entró con los demás, y Toima se quedó solo fuera, comprobando habitación por habitación, en busca de algo que le interesase.
Mientras en su interior, la nublina iba con los demás, intentando encontrar algo de utilidad. Una cuchara de un color que recordaba vagamente al cobre le llamó la atencion entre unos restos de madera podrida. Cuado lo extrajo de entre ellos, soltó un pequeño chillido al comprobar como unos insectos habian decidido anidarse en la cuenca de esta. El restallido del metal contra el suelo fue seguido por las zancadas del ulterano hacia el lugar que probablemente habia sido la cocina antes de que el lugar quedara inhabitado y comprobó como solo habia sido un susto de la nublina. Suspiró. No ganaba para disgustos.
La nublina se disculpó con el ulterano por preocuparle y este le quitó hierro al asunto. Entonces Tania subio escaleras arriba mientras que Toima se quedaba en la planta de abajo. Aburrido, decidio sentarse en una silla podrida que uno con dos dedos de frente no hubiera usado de asiento nunca. Pero hablabamos de Toima. Un crujido y un restallido de la madera podrida le hicieron caer de culo contra el suelo, quizás por el karma de no haber compartido el mismo destino que sus compañeros. Entre quejidos y gruñidos, se volvio a levantar, barriendose el polvo e intentando conservar la dignidad. Subió las escaleras al fin, para escuchar a la nublina hablando con Noel.
-Ah, yo se un par de cosas de eso, solia trabajar con mi padre en las chapuzas que haciamos por casa.-dijo al oir al draco mencionar el trabajo que tenian entre manos.-Vamos, si quereis...-añadio algo más tímidamente.
El ulterano no tardó en hacerse notar entre los presentes y dijo algo completamente aleatorio mientras comprobaba la humedad del marco de una puerta.
-Yo quiero una litera.-tras un rato añadio algo.-Nunca he dormido en una.-


_________________________________________


"I must inform you, first
and
foremost, that our country has its own bloody past."

Admiral Tōgō Heihachirō, 25 May 1905
Spoiler:
El Cuchitril (Archivo I) 84B12D08F9ECBDE88EC9836E2BED2586787DA335

5El Cuchitril (Archivo I) Empty Re: El Cuchitril (Archivo I) el 21/11/12, 10:19 am

Yber

Yber
GM
Tras algún que otro intento fallido más, Adara se fijó en un edificio de aspecto bastante mayor que el resto que habían visitado. A Giz, la imagen le resultaba familiar, era como si supiera qué tipo de edificio había sido alguna vez y a la vez no lo supiera. La barra fue lo que le hizo reflexionar. Tenía el aspecto peculiar de las tabernas, sin duda, pero subiendo a la planta superior, había bastantes habitaciones. << ¿Habrá sido en algún momento un edificio para cosechados? >>. No podía imaginarse qué sentido tenía dar a los cosechados una vivienda con barra y ni una sola protección como podían ser los fosos o las puertas enrejadas. Pero tampoco iba a dejar que las funciones originales del edificio le quitaran el sueño. Ahora tenía todas las papeletas para ser su nueva casa.

No estaba en buen estado, eso era tan obvio que asustaba. Pero la amplitud y la ausencia de inquilinos (salvo ratas, básicamente) o suelos asesinos la hacía un lugar perfecto para instalarse y arreglarlo con algo de tiempo. Tenía un patio enorme, en el que Giz apoyaba la idea de Noel de plantar un huerto, con un pozo de agua potable al que Gael le había dado el sello de aprobación.

-No sé qué son los albañiles o los carpinteros, pero seguro que esto se puede arreglar con magia-añadió ausente como siempre, mientras trataba de memorizar las palabras para buscarlas luego, así como algún libro que mezclara sus disciplinas con magia-. Este sitio es un diamante en bruto-añadió después. Había leído hace poco la expresión y le hacía bastante ilusión utilizarla.



Última edición por Yber el 19/09/13, 08:57 pm, editado 1 vez


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

6El Cuchitril (Archivo I) Empty Re: El Cuchitril (Archivo I) el 22/11/12, 01:14 am

Giniroryu

Giniroryu
GM
A partir del día siguiente al descubrimiento de la que sería nuestra nueva casa nos pusimos manos a la obra. Los entrenamientos se paralizarían por el momento y nos dedicamos enteramente a acondicionar nuestro futuro hogar. Nuestros demás amigos nos ayudan en varias cosas, y tomamos prestadas muchas herramientas del Burdel, además de proporcionarnos algunos restos que les sobraron cuando hicieron sus propias reformas.
Lo primero que tenemos que hacer está claro: limpiar a fondo. La casa está llena de porquería por todas partes y asusta solo pensar en todo lo que hay que limpiar. Nos vemos obligados a utilizar una pala para quitar la suciedad más arraigada en algunas partes. Todos colaboran en la limpieza, incluido Yloh. Limpiarlo todo lleva bastante tiempo y es una tarea bastante monótona, pero entre todos se vuelve más amena. A partir del segundo día cuando todo está bastante menos sucio, comienzo a llevar a Odin para que cace todas las ratas e insectos que se le antojen junto a los demás gatos.

Cuando el nivel de limpieza es aceptable, lo siguiente que hacemos es reparar el tejado. Hay varias tejas sueltas o rotas, por lo que conseguimos otras en mejor estado de otras casas cercanas y las sustituimos. Me centro en arreglar el tejado mientras otros hacen otras cosas, ya que decidimos que deberíamos dedicarnos a esta tarea sobre todo los que contamos con alas por cuestiones prácticas y evidentes.
Ayudo también a sustituir la madera podrida por tablones nuevos. Tenemos que hacer un par de incursiones a Nubla y a Varmania para hacernos con algunos materiales como clavos, tablas… Es la primera vez que visitamos Varmania la mayoría, pero Adara por suerte conoce bastante bien este mundo. Sin duda es un buen lugar para varias cosas y preveo que lo visitaremos muy a menudo, especialmente para cazar. En Serpentaria por las noches solía leer sobre los mundos vinculados más a fondo de lo que lo había hecho hasta ahora ya que pronto tendríamos que empezar a visitarlos con frecuencia para abastecernos.

Lo siguiente de lo que me ocupo es de buscar junto con el resto muebles que nos puedan ser útiles. Encontramos algunas mesas, sillas, armarios y otros muebles en diferentes estados que debían ser arreglados. Aún deberíamos seguir agenciándonos muebles a posteriori, pero lo esencial logramos reunirlo: una mesa grande para la sala en la que podamos sentarnos a comer, y sillas de sobra para todos; algunos armarios para las habitaciones, estanterías y alacenas para la cocina… Ayudo a reparar todo ello al igual que las puertas y ventanas de la casa, que necesitan también un arreglo urgente en su mayoría. Poco a poco también conseguimos algunos colchones. Las fundas están bastante podridas y tenemos que sustituirlas con telas que robamos en Varmania y Nubla. Tardamos unos cuantos días en reunir los seis colchones que nos hacen falta para todos y cuando colocamos las camas no es que sean las más cómodas del mundo, pero tendrá que servir por el momento.

Uno de los días decidimos ponernos con la chimenea. Para comprobar si está atascada y solucionarlo, pedimos ayuda a Tsusu, ya que su tamaño es idóneo para la tarea. El pequeño repoblador se introduce por la chimenea y la deshollina siguiendo algunas indicaciones nuestras. Cuando sale está completamente cubierto de hollín y no puedo reprimir una carcajada. Cojo entonces una regadera de madera que habíamos encontrado en una de las casas y la lleno con agua, para posteriormente verterla sobre Tsusu.
-Es que estabas tan sucio y ya que eres como una planta dan ganas de regarte –bromeo entre carcajadas mientras el repoblador me mira con mala cara.

A lo largo de los días trabajo con creciente entusiasmo, pero también estoy cada vez más cansado. Varias veces al final de la tarde cabeceo sin poder evitarlo hasta que volvemos a Serpentaria para cenar y dormir, más de una vez se me escapó el martillo sobre el dedo debido a esto. Finalmente, tras una semana en la que no paramos de trabajar en nuestra casa, a la que habíamos empezado a llamar “el cuchitril” bromeando y que se había acabado convirtiendo en una especie de nombre oficial, decidimos que ya está lo suficientemente habitable. Todavía faltaban muchos detalles y, sobre todo, muchas comodidades que cubrir, pero ya podemos mudarnos. El último día de trabajo anterior a la mudanza, se me ocurre una idea estúpida y cojo un trozo de madera sobrante en el que escribo con un poco de pintura: “Cuchitril, dulce cuchitril” y lo dejo colgado, entre risas, de un clavo en la pared del salón.

7El Cuchitril (Archivo I) Empty ¡SALTO DE RANA! el 22/11/12, 01:34 am

Tak

Tak
GM
Una vez escogida la casa lo que faltaba… era prácticamente todo. Pero la emoción de empezar a trabajar hacía que me hormigueasen las extremidades. Trabajaríamos duro para hacer algo para nosotros mismos, y aunque sería duro creo que era justo lo que todos necesitábamos. Al menos yo tenía ganas de apartar la mente de todo, dejar de lado hasta los entrenamientos y centrarme en aquello.

El primer día, tras decidir que aquella sería nuestra casa, repartimos las tareas para empezar cuanto antes. Al enterarse los del burdel que ya teníamos casa vinieron a echar un vistazo y siguieron colaborando durante los días de trabajo que siguieron, aportando incluso muchos materiales y herramientas que agradecimos enormemente. Porque no sabíamos casi ni por donde empezar, aunque el primer paso estaba claro. No quedaba más remedio que limpiar como nunca en nuestra vida y lanzarse a rebuscar cosas utilizables en todas las casas abandonadas de cualquier zona de la ciudad por la que pasásemos.

Todo lo que encontramos tenía que ser restaurado prácticamente, así que no se podía desdeñar nada. Una de las cosas más grandes que me tocó cargar fue una bañera bastante oxidada. Después de limpiarla, pulirla y pintarla parecía otra, aunque seguía siendo vieja. Podíamos agradecer que al menos no tuviese agujeros. Se quedó en una de las habitaciones que daba al patio, una de las que parecía más pequeña, y sería usada de baño a partir de entonces.

Pero lo que más costó de todo lo que hubo que hacer fue trabajar en el tejado y el suelo de la segunda planta. Había que reponer y secar madera, cambiar la pizarra… Ayudé bastante por allí arriba, y por culpa de nuestra inexperiencia tardamos más de lo que pensabamos, pero al menos si llovía no llovería dentro de casa… o eso esperamos. Seguramente aún quedasen goteras por solucionar, pero sin lluvia no podemos controlarlo.

Otra de las cosas que hubo que hacer fue adentrarse por los mundos vinculados para conseguir materiales. Nos pasamos por Nubla y Varmania, donde Adara hizo de guía. Noel se puso a leer sobre mundos vinculados por las noches, y aunque yo ya hacía tiempo que había leído acerca de algunos, mi intención es volver a revisar libros pronto para encontrar más información de otros mundos que no había visitado todavía. Sin embargo estos días ni siquiera intenté acompañarle en ello, ya que llegaba a Serpentaria tan agotado que solo podía dormir o tratar de conseguir magia con lo que pudiese. Pero ya que todos teníamos intención de seguir visitando mundos, no solo para encontrar materiales y lo que hiciese falta, sino por conocerlos, estaba decidido a informarme en cuanto pudiera. De todas formas las primeras incursiones para conseguir lo que necesitábamos fueron fugaces y sin distracciones. Íbamos en pequeños grupos y volvíamos con lo que necesitábamos, nunca cogiendo demasiado de golpe ni en el mismo sitio. Todo lo sustraíamos o tomábamos de donde buenamente podíamos, tratando de no llamar nunca la atención.

Otra buena parte del tiempo lo pasé en el patio. Ya la casa había dejado de apestar a podrido, gracias al trabajo de Giz en la madera mientras se iba arreglando el tejado, y cada uno andaba ocupándose de diversas tareas aquí y allá. Hubo que limpiar y adecentar la letrina, además de buscarle una puerta nueva. Por otro lado estaba el pozo, también hubo que volcarse a limpiar las paredes de piedra, y no solo eso. Entre Giz y yo buscamos hechizos con los que sanear el agua de las algas que podían cubrirlo después de haber estado en desuso, en vista de que dañina en principio no era. Gracias a los diferentes hechizos de limpieza que pudimos encontrar fue relativamente sencillo hacer todo eso.


Al final, pasada una semana, prácticamente todo lo más importante está hecho. No quedan muebles a punto de derrumbarse, la humedad y olor a moho ha desaparecido prácticamente, hemos limpiado todo lo encontrado por otras casas... Este cuchitril ya parece otra cosa. Otro cuchitril, más bien. Pero menos sucio, menos destartalado y menos lleno de plagas. Los gatos han dado buena cuenta de los ratones. Se nota bien el silencio que viene ahora del sótano bajo la barra, de donde siempre provenían sonidos causados por ellos. Precisamente a ese sótano le tenía yo echado el ojo por un motivo. Necesito un sitio donde guardar los cadáveres. No querría dejarlos en otra casa por ahora que son pocos, y así estarían lejos de la vista, sin molestar a nadie… pero por otro lado sería perder ese sótano tan útil. Decido que lo hablaré con los demás para ver si no les parecía mal que, por ahora, lo hiciésemos así. Más adelante quizá encuentre un lugar mejor para dejarlos.

Ahora que está terminado -al menos lo justamente necesario para mudarse- da gusto mirarlo. El cansancio de tanto trabajo pesa en el cuerpo, pero mirar el resultado levanta la moral. Puede no ser el lugar perfecto, pero lo hemos devuelto a la vida nosotros mismos. Es nuestro cuchitril, como bien bautizado ha quedado tras colgar Noel el cartel que tanta gracia me hace.

8El Cuchitril (Archivo I) Empty Re: El Cuchitril (Archivo I) el 22/11/12, 07:36 pm

Lupin

Lupin
Bueno, ¡al fin estoy terminando! Los demás ya se han marchado a sus respectivos –y, desde mañana, antiguos– hogares, rendidos después de toda una semana de trabajo. No ha sido tranquilita, pues el edificio necesitaba una reparación y un reamueblamiento urgentes.


Obviando la limpieza previa necesaria, el primer hecho destacable fue la reparación del techo, que realizamos los tres capaces de volar.

Cuando terminamos con esto, nos unimos a los demás en los últimos retoques en la limpieza. Después de esto, nos centramos en ir a Varmania y Nubla para conseguir herramientas que no nos hayan podido proporcionar en el burdel y otros materiales tales como madera y clavos.

Con estos reparamos puertas y ventanas, necesarios para luego cerrar toda la casa y centrarse en eliminar la humedad. Eso lo hice fijando runas térmicas configuradas para mantener durante varias horas un cuarto caliente, poniendo una en cada y ventilando la casa en las horas de más sol. En la configuración de estas runas me ayudaron sobre todo Gael y Giz, a quienes enseñé cómo tienen que aplicar la voluntad para configurarlas de forma adecuada. Es un gran gasto mágico, sobre todo el salón, pero precisamente aproveché las incursiones para llevarme algunas vidas por delante.

Durante las horas en que tuvimos abierta la casa nos ocupamos de diversas tareas que nos fuimos repartiendo; incluso los gatos juegan su papel con el exterminio de las alimañas que poblaron el edificio–las que no huyeron o muerto por el calor a las que les sometimos–. Purr al principio se mostró recelosa con los otros gatos, a pesar de ser su propia camada. Esta gata se ha vuelto un poco señorita, me parece a mí… pero no tardó demasiado en acostumbrarse a la presencia de los demás. Por mi parte, colaboro en tareas generales como la reparación de mobiliario, el suelo, o el tomar objetos útiles y necesarios de otros edificios.


Finalmente, me queda una última tarea a realizar con las maderas restantes. Mientras los demás ya se han marchado, aprovecho para realizar una última tarea: reparar las escaleras del sótano. Miro hacia Purr y la veo jugueteando con las que, espero, deben ser las últimas alimañas supervivientes de la casa. Me giro mientras oigo los chillidos de los roedores atormentados por la gata; me pregunto si obtendrá magia jugando con sus víctimas como Noel. Bueno, al menos parece que disfruta con el juego macabro.

Al principio pensé en aprovechar la estructura original de la escalera y arreglar solo los tablones caídos, pero después de una inspección no demasiado profunda he determinado por tirarlo todo abajo y montar de nuevo. Con una idea clara en mente y un diseño pintado al lado me pongo a cortar los pedazos de madera a la luz de un hechizo. Los escalones van unidos a dos estructuras laterales gruesas con hendiduras profundas limadas para encajarlos y clavarlos. Sabiendo que sólo con esto los escalones acabarían cediendo con el tiempo, ideé colocar unas columnas también de madera clavadas debajo de ellos, para aumentar su durabilidad. Cuando al fin termino de montar todo y fijarlo en el suelo, compruebo que las escaleras soporten bien mi peso y parece que lo hagan sin inmutarse. Me alejo algo y las observo… creo que deberían colgarme una medalla; no parece demasiado bonito pero parece sólido.

Subo al comedor acompañada por una ya tranquila Purr y doy una vuelta por él mientras subo hacia la habitación que me he asignado, la primera a la izquierda de las escaleras. No me apetece regresar a la Sede, y no tengo pertenencias allí que traer mañana. Observo por la ventana y veo que el cielo ha empezado a clarear, aunque el sol aun está lejos de salir. Me acuesto en la cama más o menos improvisada con la gata al lado hecha un ovillo, creo que tan cansada como yo.

9El Cuchitril (Archivo I) Empty Re: El Cuchitril (Archivo I) el 22/11/12, 08:40 pm

Yber

Yber
GM
Lo primero que hicieron para comenzar poder comenzar con los apaños en la vieja posada fue acabar de vaciarla de los restos inservibles de algunos muebles y útiles domésticos y echar a los inquilinos, que no eran más que bichillos y algunas ratas inofensivas.

Los días siguientes se dedicaron en primer lugar a la adquisición de madera en buen estado. Cogieron tanta como pudieron encontrar en algunas casas abandonadas, pero tuvieron que acabar yendo a algunos mundos vinculados a por más, requiriendo a métodos poco legales. Cada vez que Giz hacía volar algún tablón, se le venía a la cabeza el episodio del taburete en la taberna. Era un recuerdo divertido y hacía más amenos los robos.

De entre los muebles que se robaron, Giz consiguió adecentar varios camastros. Noel se encargó de conseguirle varios colchones y el asreniano repuso las fundas y las limpió a conciencia con varios hechizos saneadores que habían conseguido encontrar.

También hubo bastante trabajo con el agua. No es que no fuera potable, sino que al estar el pozo en tan mal estado, se había llenado la superficie de churre. Entre Giz y Gael se encargaron de purificarla y acabar de limpiarla después de que Toima areglara el pozo.

Había pasado ya una semana desde que habían encontrado de casualidad lo que ahora llamaban cuchitril y Giz se encontraba por fin acabando con los cuidados de la madera, que incluían runas y otros hechizos anclados para prevenir incendios y otros males innecesarios.



Última edición por Giz el 22/11/12, 09:36 pm, editado 2 veces (Razón : DERPYCIO WAS HERE ~)


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

10El Cuchitril (Archivo I) Empty Re: El Cuchitril (Archivo I) el 24/11/12, 05:35 am

Leonart

Leonart
Toima y Tania

Y una vez todo arreglado, todos se pusieron manos a la obra para poder llamar a aquel edificio un hogar. Tania se mostró de gran ayuda, puesto que tenia experiencia de haber ayudado a su padre con tareas de carpinteria y similares y, quizás, al sentirse útil, cogio más confianza con aquel grupo. Incluso fueron a Nubla a por materiales y a pedirle ayuda al padre de la chica, quien, encantado les mostró como podian reparar la mayor parte de la madera en la casa. Por su parte, Toima, todo aquello le venia en grande. La unica cosa que se le podria dar bien, ya se encargaba de ello los gatos. Y cuando las ratas se acabaron su frustración no terminó. Harto de clavarse astillas y de darse con el martillo en el dedo, Toima se agencio unos guanteletes de acero y aseguró que no estaba exagerando.
Cuando puertas y ventanas estuvieron completamente arregladas, él y Tania pasaron a arreglar el pozo. Aquello era un desastre. La cuerda, carcomida era inutil y roñosa polea habia visto mejores dias. La tapa, si es que la habia, faltaba y aquello habria sido un sin vivir de no ser por la ayuda de la chica que estaba en su salsa y gracias a los consejos de su padre, lograron terminar relativamente pronto aquel trabajo.
El primer dia en el que pasaron a arreglar el tejado, Toima se dejó los guanteletes en el piso de abajo y, por pura pereza no bajo a por ellos hasta que sus dedos indice y pulgar estaban purpuras de los golpes de martillo. Maldiciendo en voz alta, bajó de nuevo las escaleras. Cuando todo aquello estuvo terminado, Tania mencionó que habria que reponer nuevas vigas, pero a falta de unas, se logró suplir con magia por el momento. Toima, desconfiado, aseguro que el techo se les caeria encima, pero, por suerte, aquello no ocurrió. El último día de trabajo, Toima se tumbó en el patio, recostado contra una pared y se quedó observando la casa. Cuando habian llegado hace una semana, aquello parecia una ruina, ahora podia recordar a una casa que necesitaba un arreglo. Río por lo bajo, al sorprenderse a si mismo, habiendo usado sus manos para la construcción en vez de para la destrucción. Su sonrisa no duró mucho, al ver los moratones y heridas que la primera habia causado, seguia prefiriendo la segunda, pero al menos ya tenian un hogar. Y, pronto, sabia que habria un nuevo ocupante en aquella casa y el hecho de haber guardado la sorpresa a los demás lo hacia emocionante.
Tania aparecio al poco rato, habiendo terminado de ayudar a los demás con sus tareas asignadas. Un pasador recogia su flequillo y un moño el resto del pelo. Con las manos sucias se recogio la falda y se acuclillo al lado del ulterano.
-Esto ya va pareciendo un lugar decente.-comentó con una sonrisa. El ulterano asintio con la cabeza y se quitó el sudor de la frente con la mano sucia, dejandose un manchón oscuro en ella. La nublina rió por lo bajo.
-¿Vienes dentro? Acabamos de poner una alacena enfriada con magia, quizás podrias encontrar una bebida fria.-le comentó felizmente. Habia sido la primera vez en los casi dos años que habian estado juntos que se habia referido al Kaiser por tú en vez de por usted. Aquel cambio le chocó bastante, pues, sin pedirselo, habia dejado de tratarle asi. Sonrió y se puso de pie, imitado por la nublina.
-Vamos dentro entonces. Me muero por deslizarme en una bañera llena de cubitos de hielo...-comentó el ulterano con una risa seca.
La nublina a su lado rió y se barrió la falda con la mano antes de retomar la marcha. Se aplaudió a si misma, por haber superado tambien esa barrera entre ellos. Se sentia ya como una más del grupo, a pesar de sus origenes humildes.

Ndr o NdT o como se escriba: Son las 5:30 de la madrugada cuando he terminado este post, por preocupacion de mi bienestar fisico y mental mañana en la quedada. No se ni lo que he escrito ni me hago responsable por ello pero debo aclarar que Tania no esta embarazada ni esta saliendo con Toima, porque no se porque parece que lo he escrito para que suene que es eso. Es Toima refiriendose al lagarto y a su relacion como amigos/compañeros. No le busqueis más tuercas. Y ala hasta mañana (borrare esto pronto)


_________________________________________


"I must inform you, first
and
foremost, that our country has its own bloody past."

Admiral Tōgō Heihachirō, 25 May 1905
Spoiler:
El Cuchitril (Archivo I) 84B12D08F9ECBDE88EC9836E2BED2586787DA335

11El Cuchitril (Archivo I) Empty Re: El Cuchitril (Archivo I) el 26/11/12, 02:31 am

Giniroryu

Giniroryu
GM
Tras enseñarles el hechizo comenzamos a recoger las cosas para irnos. Giz hace un comentario que me hace gracia y más aún la respuesta de Gael.
-Sería muy propio de ella en realidad. Sobre todo si se entera de que estoy viviendo yo ahí, entonces seguro que quiere derribar nuestra casa -comento entre risas.

Pronto salimos de Serpentaria cargando con todo ayudados por Yloh. Vernos caminando por las calles de la ciudad cargados de cosas seguramente resultaría un espectáculo bastante peculiar si alguien nos viese. Al llegar al Cuchitril nos encontramos con Toima y Tania, ellos y Adara ya habían dormido esta noche en el Cuchitril. Para nuestra sorpresa también Vac había pasado la noche allí, aparentemente se había quedado dormido trabajando. El ulterano nos informa de que la ángel negro sigue durmiendo todavía. Tras intercambiar unas pocas palabras con Giz y Gael decidimos dos cosas. La primera es que ya era un poco tarde para seguir durmiendo, y la segunda que antes de despertarla no podíamos desaprovechar esta oportunidad. Subimos a la habitación de Adara con un trozo de yeso en la mano. Abrimos la puerta evitando hacer ruido, aunque chirría un poco, como casi todas las puertas en el Cuchitril. La ángel negro está totalmente dormida a pesar de las horas que son, ¿hasta que hora habrá permanecido despierta? Aguantándonos la risa comenzamos a turnarnos para pintarle cosas en la cara con el yeso, poniendo mucho cuidado de no despertarla. Le dibujamos un monóculo, un bigote, una perilla y otras chorradas similares. Tengo que llevarme la mano a la boca varias veces para ahogar las inevitables risas que me sobrevienen. Tras terminar la llamamos hasta que se despierta.
-Buenos días, maestra -le digo con una amplía sonrisa-. No tienes muy buena cara hoy...
Se me escapa una carcajada y salgo de la habitación de Adara riéndome ya sin poder conterme más.

Animados por la broma, decidimos que lo más justo es que Toima también reciba su parte. La idea se nos ocurre al pasar por la habitación que compartían el ulterano y la nublina. Ya que eran dos se habían quedado con la habitación más grande de la antigua posada y a Gael y a mí enseguida se nos ocurre una idea, la cual se la explicamos también a Giz. Sin embargo decidimos dejarlo para luego, ya que ahora tocaba limpiar la casa entera antes de la cena y preferíamos guardárnoslo para cuando estuvieran todos aquí.

Dicho y hecho, nos ponemos los siete a limpiarlo todo, pues desde la última vez que habíamos hecho limpieza a fondo ya estaba todo bastante sucio de nuevo debido a las obras que habíamos realizado posteriores a la limpieza. Como somos bastantes no tardamos demasiado y una vez puedo dejar el trapo, lo primero que hago es recoger mis cosas ya que todavía no las había subido a mi habitación. Guardo mis armas en la habitación vacía que habíamos decidido que haría las veces de armería y almacenamiento de otros objetos una vez tuviéramos más cosas. Ya sólo me faltaba la ropa. Con las prendas dobladas en un montón bajo de nuevo a la sala y busco a Gael.
-Te voy a dar un regalo de navidad con antelación -le digo al Fuego Fatuo con una sonrisa-. Tengo esta ropa criando polvo en un armario desde que me fui de Letargo, porque después de transformarme dejó de servirme. No sé como no caí antes en la cuenta, de verdad... Debes de medir más o menos lo mismo que medía yo cuando llegué a la ciudad, así que estoy seguro de que te tiene que servir. Le tenía mucho aprecio a esa chaqueta, cuidala bien, ¿eh? -finalizo sonriente dejando el montoncito de ropa cerca suyo.



Última edición por Giniroryu el 26/11/12, 01:04 pm, editado 1 vez

12El Cuchitril (Archivo I) Empty Re: El Cuchitril (Archivo I) el 26/11/12, 01:02 pm

Tak

Tak
GM
Cuando llegamos al cuchitril nos enteramos de que tanto Adara como Toima y Tania ya habían pasado allí la noche, pero no fueron los únicos, porque Vac también se ha quedado allí. Parece que no les había parecido suficiente el trabajo de toda la semana pasada y aún querían perder de dormir. Bueno, Adara está recuperando el sueño, y tanto que lo está haciendo, a juzgar por las horas que son. Casi muertos de risa, decidimos subir a su habitación a despertarla, no sin antes hacerle algunos arreglos con un pedazo de yeso. Turnándonos el pedazo vamos dibujando con cuidado sobre la cara de la ángel negro, aguantándonos la risa malísimamente. Cuando terminamos la llamamos hasta que abre los ojos.
-Buenos días, dormilona –digo a la vez que Noel. Cuando este se va, a punto de escapársele la risa, intento retirarme también estratégicamente-. Yo también me voy, que tenemos que acabar de preparar todo para la inauguración.
Salgo como una exhalación, con la sonrisa de oreja a oreja, y ya en el piso inferior me río por lo bajo cuanto quiero. Recojo todas mis cosas y las subo a la que a partir de ahora será mi habitación. Al volver a la planta baja busco a los demás y les pregunto si no les importa que deje por ahora los cuerpos en el sótano. Como nadie se opone los bajo rápidamente, viendo que la escalera estaba nueva. ¿No era eso lo que iba a hacer Adara? Debió quedarse hasta tardísimo para acabarla en una noche. Es un gran trabajo, pero no hacía falta que se diera tanta prisa.

Lo siguiente que decidimos ni siquiera tiene que ver con la organización de la fiesta, sino que es otra broma, esta vez de Noel y mía, aunque a Giz se la explicamos para que la entienda. La dejamos organizada para llevarla a cabo al empezar la fiesta y luego ya sí, toca limpiar a fondo los restos de la suciedad de obra y guardar la comida en la improvisada nevera de la cocina, creada con un hechizo.

Mientras limpiaba el polvo y los restos de serrín de una estantería de la planta baja, Noel se acerca con unas prendas dobladas en la mano y dice que me va a dar un regalo. Lo miro con los ojos abiertos de par en par y alargo las manos para coger la ropa un poco confuso, apartándolas después.
-Mierda, me las acabas de ofrecer y ya casi las estropeo –comento nervioso-. Oye, pero ¿estás seguro? Son un recuerdo… les tienes cariño.
El draco insiste y solo tengo la opción de aceptarlas. Pero no es que lo haga de mala gana, era una ropa genial, por eso pienso que debería quedársela de recuerdo. La verdad, ni siquiera había tenido ropa que me gustase tanto en la tierra. Me recuerda un poco a mi hermano…

Le doy efusivamente las gracias a Noel y le digo que puede que la estrene esa misma noche para estar más decente, y hechizándolas para poder ponérmelas las subo a mi habitación tarareando contento. En realidad ni siquiera puedo esperar a probármelas. Últimamente me daba la impresión de estar empezando a parecerme más a mi hermano, y con la ropa de Noel puesta sería un poco como verle. Salgo de la habitación para encontrarme el espejo de cuerpo entero que habíamos traído de una casa cercana. Tenía grietas y la imagen era poco nítida, pero más o menos puedo ver el resultado. Suelto una risita por lo bajo. Si tuviera el pelo largo me parecería más. Aun así, lo que veo me agrada, tengo que agradecérselo aún mil veces más al bueno de Noel. Giz pasa por el pasillo en ese momento y sintiéndome pillado simplemente me vuelvo con una sonrisa.
-¡Mira! ¡Un disfraz de Noel a lo bonzo! –digo riéndome. Después me doy cuenta de que no habrá entendido lo último y hago como si no hubiera dicho nada-. ¿Qué tal me sienta? Siempre quise una chaqueta así.
Estiro el cuero de una de las mangas con una sonrisa, preguntándome si creceré tanto como para no poder seguir usándola. Seguramente sí, así que habrá que sacarle partido.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 83.]

Ir a la página : 1, 2, 3 ... 42 ... 83  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.