Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Manual de Kiki: De como dormir con el enemigo (??)
por Reifon Hoy a las 12:30 am

» Sede de los Taumaturgos
por Giniroryu Ayer a las 11:51 pm

» Torreón Silente
por Giniroryu Ayer a las 11:40 pm

» Barrio de los Mil Dioses
por Jack Ayer a las 11:37 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Aes Ayer a las 07:48 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 113 durante el 20/11/19, 02:41 am
Estadísticas
Tenemos 185 miembros registrados
El último usuario registrado es Luki_137

Nuestros miembros han publicado un total de 41255 mensajes en 775 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Sur » La Espina Negra

La Espina Negra

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1La Espina Negra Empty La Espina Negra el 17/05/18, 04:22 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Torre altamente fortificada de aspecto tétrico construido en basalto reforzado con obsidiana. El exterior está minuciosamente decorado con escarpados tejados, ventanales por los que no pasa la luz diurna, torreones laterales y cadenas acabadas en garfios, o en damas de hierro, algunas todavia conservando los restos mortales de anteriores víctimas. Calaveras y gárgolas tétricas decoran los arcos y tejados del edificio. Tan solo uno de los tramos de escalera conecta entonces con el resto de la torre, igual de tétricamente decorada.

Interior:
Sus anteriores propietarios, un clan de vampiros especialmente reservados, se aseguraron de llenarlo de trampas y maldiciones que resultarian mortales para todos aquellos no bendecidos por el vampirismo. Aun a pesar de los mejores esfuerzos de su actual propietario, algunas partes de la torre, escaleras, miradores y cuartos estan bloqueados, pues las trampas ahí puestas han sido imposibles de quitar.

La entrada está franqueada por dos portones enormes que, de no ser por la magia activa que hay en ellos, criaturas sin mejoras físicas tendrian dificultad para abrir. Cuando estas se abren, tanto como para entrar como para salir, chillan. El chillido, mientras que nunca es el mismo, siempre es desgarrador y estridente.
La entrada inmediatamente conecta con un recibidor con puertas más modestas. En este cuarto solo hay espejos negros que apenas reflejan nada. Candelabros macabros compuestos por calaveras diminutas cuelgan del techo.
Tras las puertas conectan a varias series de escaleras, todas ellas falsas, unas que llevaban a cuartos llenos de maldiciones, fosos sin fondo o a los calabozos.

Es uno de los edificios más altos de la ciudad, por debajo de Rocavaragálago y al nivel de otras torres, y se alza soberano sobre los edificios colindantes. Un sistema intricado de escaleras pendencieras y caóticas aseguran que solo los habitantes podran moverse con facilidad. Los techos de las plantas cercanas a la entrada estan considerablemente bajados para mejorar la defensa en un asedio.

Por todos los pisos circulan una serie de fuentes y canales de piedra donde una vez circulaba sangre. En el interior, los cuartos que todavía estan amueblados están llenos de viejos armarios, camastros y demás muebles en estado viejo, sin contar con las numerosas telarañas que han hecho su hospedaje.
Los niveles subterráneos albergan una cantidad considerable de mazmorras y celdas, donde las victimas de los vampiros eran congregadas para su futuro consumo.
Parte de los niveles inferiores se conecta con los subterráneos a través de una serie de túneles asegurados con puertas de estanca reforzadas, empalizadas y una serie de trampas mortales para cualquier criatura que ose llamar a la puerta. Varios de estos túneles quedaron inutilizados con el paso de los años.

El tiempo ha hecho mella en el edicio y, aunque conserva varios de sus elementos reconocibles, muchas esculturas están rotas y la estructura general del edificio ha visto mejores días.

2La Espina Negra Empty Re: La Espina Negra el 21/12/19, 03:09 pm

Red

Red
El intara tuvo que preguntar a un par de personas antes de dar con la dirección correcta y tardó un buen rato en llegar a pie, pues la dichosa torre estaba al sur de la ciudad, pero al verla en la distancia estuvo a punto de desandar el camino hasta allí. El último mensaje del cizaña, que no paraba de resonar en sus oídos, fue lo único que logró disuadirle.
¿De verdad vive ahí? —masculló en voz baja para sí mismo mientras las suelas de sus botas resonaban contra el empedrado con pesadez—. Tiene un gusto tan desagradable como él… —se dijo, bufando mientras negaba con fuerza para que el grotesco aspecto de aquel lugar no tensara más sus nervios.

A veces le sorprendía lo repugnante que podía llegar a ser la arquitectura de aquella ciudad, pero a fin de cuentas iba a juego con muchos de sus habitantes, lo que le no se esperaba en realidad es que Roaxen se hubiera adaptado tan rápidamente a algo que estaba tan alejado de los refinados gustos de los de su clase. La Espina Negra era un bastión que evocaba la grandeza retorcida de los vampiros de antaño, cuando la ciudad era un hervidero de monstruos a cada cual más peligroso, y sus paredes negras eran un rancio recordatorio del poder de sus antiguos dueños. Aún había cuerpos ajados expuestos en viejas jaulas que colgaban de las extrañas aristas que imperaban en el diseño del edificio, balanceándose al viento, y Sekk aquel detalle le provocaba náuseas.
«Esto es un error… » pensó una última vez antes de poner un pie sobre el primer escalón de la única escalera que conducía hacia las puertas de la Espina.

Mientras ascendía el berserker se apartó el pelo de la cara y se lo recogió en un moño alto con una fina tira de cuero, como si se preparara para pelear, rotando los hombros por instinto cuando bajó los brazos de nuevo. Sus nudillos estaban blancos cuando golpeó con fuerza uno de los enorme portones de la entrada.
¡Roaxen! —llamó en voz alta, seguro de que el xolnita sabría de su proximidad desde hacía rato—. ¿Qué es lo que quieres de mi? —preguntó en un tono más normal, echando un vistazo intranquilo a la calle vacía a su espalda. A pesar de su elevada temperatura corporal aquel lugar le provocaba escalofríos.

3La Espina Negra Empty Re: La Espina Negra el 21/12/19, 06:10 pm

Leonart

Leonart
Basilisco

Espiando por uno de los portones ocultos sobre una de las ventanas, la cizaña se alteró como una fiera encerrada. Ojos cansados, ojos enfermos seguian a Sekk a medida que se acercaba a los portones y pronto entraron en frenesí. Abandonando la ventana, con el ansia y nerviosismo impropio, se acercó al espejo sucio puesto contra la pared. Tablones de madera y listones de piedra vieja, la criatura se movia bestialmente, corriendo a por el maquillaje, intentando ocultar lo imposible, la sombra de ojos de un milagro quizás serviria pero la base no podia ocultar lo que se habia convertido.. El vozarrón de Sekk, replicado mágicamente por el torreón llegó a sus oidos, distorsionado y roto, meramente inteligible. No habia tiempo. Se miró los dientes, frotandose con frenesí uno de los colmillos intentando borrar la mancha para no tener resultado alguno. Tendria que recurrir a aquello. Tiró del cajón y tras aspirar los contenidos de un vial que extrajo de sus bolsillos, extrajo el colgante ilusorio. Suspirando ansioso pero con energías renovadas, se lo pasó por la cabeza.

Los portones se abrieron con un chirrido y, al compás, un chillido se pudo oir. Aquello era, obviamente, natural, pero al ser la primera vez de Sekk, bien podría pensar que uno de los esqueletos colgando de la fachada habia cobrado vida y chillaba de puro dolor. Sin embargo, avanzando por debajo del umbral de la puerta, pudo oirlo repetido. La cizaña no bajaria a por su invitado, sin embargo, todas las puertas estaban abiertas, algunas cubiertas de sangre seca, otras con obvios esqueletos. En la lejania, podia ver el cadaver de un nublino que habia caido en una de las trampas, ahora deactivada. Solo los gusanos se atrevian a tocar su cuerpo y una nube de moscas lo rodeaba. La voz, distorsionada y retorcida del ulterano llegó a sus oidos.

Ad Internum, Sekk escribió:

La cuarta puerta, del segundo piso de las escaleras de la derecha. Después quinta puerta, gira el pomo hacia la izquierda.

No tardes.

Con el eco siniestro de aquella voz dejando su marca en el psique del intara, siguiendo las intruciones del xolnita, navegó los pasillos sin mucho más incidente, que el lejano chillido de dolor, así como el ocasional gruñido bestial de un monstruo alimentandose, filtrandose por las paredes y puertas más finas. No habia sino más razón de seguir las palabras del anfitrion a medida que navegaba tras cada puerta y trampa deactivada. Y, hablando de las puertas, habia de dos tipos, las que chirriaban ruidosamente o atentaban contra el coraje con el ocasional chillido desgarrador y las pesadas que se cerraban ruidosamente detrás de él. Estas no se moverian de lugar, sin importar cuando forcejeaba con ellas, pero siempre que se cerraba esas puertas, se abriria una nueva delante. A medida que se adentraba en la locura de la vivienda, más de estas puertas se encontraría. Llegando hacia el final, la última de las instrucciones del Xolnita, si giraba el pomo hacia la izquierda, abriria a un vestibulo con unas escaleras dobles en espiral, abriendose como un gran recibidor de una mansión.
En el primer rellano encontraría a su anfitrion.

Roaxen Tenvrai viil Ordante

Paladeando una copa de cristal con un líquido rojizo, el ulterano estaba limpio y vestido pristinamente con un traje, camisa y corbata negros. Mocasines con polainas blancas y extremadamente relucientes, todo cuero y telas ostentosas. Le llamaria la atención lo bien mantenido que se encontraba, tanto de manicuras como de maquillaje, que aparentemente habia retomado, decorando su piel, así como exquisita joyeria, dedos, gargantilla, pendientes. Sin embargo, en vez de gafas portaba un parche sobre el ojo dañado, negro decorado en oro con un simbolo que Sekk no podría realmente reconocer a primera vista. Su ojo bueno, era de un lustroso negro, como de costumbre, pero en él habia un cierto brillo aureo nuevo. En vez de la medalla de la Orden que solia portar en la cosecha, llevaba un colgante de obvia manufactura Rocavarancolesa, pero no por ello dejaba de ser increiblemente ostentoso. Oro y negro eran las claves de su vestuario.
A Roaxen Tenvrai has llamado y Roaxen Tenvrai te ha respondido.—comentó desde su ventaja de altura. La puerta detrás de Sekk se cerró de golpe, algo normal, pero esta vez podia oir claramente como un cerrojo se cerraba tras él. El único camino era hacia arriba, hacia su anfitrión. A no ser, claro esta, que el intara decidiera hacer su propio camino.

Extendiendo su mano tras dar otro sorbo al elegante vaso mostró la serrada sonrisa. Tenia piedras preciosas incrustadas en los dientes.
Te has tomado tu tiempo. Pero ya estás aquí, y eso es lo que importa. Bienvenido a mi humilde morada, amigo. Espero que llegar hasta aquí no te supuso demasiado esfuerzo.


_________________________________________


"I must inform you, first
and
foremost, that our country has its own bloody past."

Admiral Tōgō Heihachirō, 25 May 1905
Spoiler:
La Espina Negra 84B12D08F9ECBDE88EC9836E2BED2586787DA335

4La Espina Negra Empty Re: La Espina Negra el 19/02/20, 06:50 pm

Red

Red
A Sekk se le erizó el vello de la nuca cuando los portones de la Espina se abrieron emitiendo su característico chillido, algo para lo que dado su desconocimiento sobre aquel lugar no estaba preparado, y, con los nervios a flor de piel, el intara alzó la mirada hacia la fachada buscando el origen.
«¿Qué cojones ha sido eso?» pensó con inquietud, accediendo al interior del edificio con quizás demasiada urgencia. Se arrepintió casi al instante de aquella decisión, sin embargo, pues al mismo tiempo que comprendía de donde provenía el grito la puerta procedió a cerrarse a su espalda dejándole encerrado.

La primera reacción del berserker fue girarse para intentar abrirla de nuevo, pero tras darle dos fuertes golpes no consiguió nada. En ese momento sintió la necesidad de dejarse llevar, de derribar aquel estúpido portón a puñetazos para perder al xolnita de vista para siempre, y tuvo que hacer gala de todo su autocontrol para no hacerlo.
«Respira, respira… » recitó una y otra vez, cerrando los ojos mientras se forzaba a mantener la calma. «Aún es demasiado pronto para perder los papeles» se recordó, inspirando profundamente una última vez antes de echar un vistazo a su alrededor.

El interior de aquel edificio era igual de horripilante que su exterior y la voz del cizaña en su cabeza no mejoraba la experiencia, pero el rubio comenzó a andar sin que sus pasos vacilaran en la dirección que le había indicado. Ni la visión del cadáver del nublino a lo lejos ni los olores desagradables que impregnaban los pasillos consiguieron perturbarlo más de lo que ya estaba, pero para cuando alcanzó el recibidor de la segunda planta y giró el pomo hacia la izquierda su expresión era sombría. Sekk entró en la estancia con decisión, buscando a su excompañero con la mirada, y cuando sus ojos dorados se posaron sobre su figura se sorprendió por encontrarlo en tan buenas condiciones. Ni siquiera el sonido de la puerta cerrándose a sus espaldas consiguió que desviara su atención del otro ulterano, pero el rumor del cerrojo al pasarse le hizo apretar los puños..
El que me ha llamado has sido tú, Roaxen, y no estoy de humor para tus estúpidos jueguecitos —replicó a su saludo con voz grave, apretando los dientes con rabia contenida—. Tu “humilde morada” es espantosa, pero a pesar de ello parece que te va todo muy bien, así que no comprendo la urgencia de tus mensajes. —añadió, moviéndose por la habitación sin apartar la vista de su compatriota.

Sekk en aquellos momentos se sentía como una bestia enjaulada y la proximidad del pelimorado no era beneficiosa para su fortaleza mental.
¿Qué es lo que quieres de mí y qué te hace pensar que encerrarme es buena idea si quieres que esta conversación acabe bien? —preguntó, buscando una ruta de salida alternativa sin resultado. En aquella estancia no había ventanas y el intara aún no se decidía a subir las escaleras.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.