Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Biblioteca Mágica
por Nihil Hoy a las 02:03 am

» Sede de los Taumaturgos
por Evanna Ayer a las 11:21 pm

» Fechas de cumpleaños
por Aes Ayer a las 08:06 pm

» Aquella noche
por Aes Ayer a las 01:30 pm

» Actualizaciones
por Giniroryu 16/11/18, 06:15 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38502 mensajes en 726 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Norte » Torreón Letargo

Torreón Letargo

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 21, 22, 23 ... 28  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 22 de 28.]

1 Torreón Letargo el 31/10/15, 02:22 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Este torreón de cuatro plantas está completamente cubierto de enredaderas, por lo que en un inicio es un poco complicado encontrar la puerta, algo más pequeña que en los otros torreones. El puente levadizo suele estar bajado, y da a una franja de tierra que rodea la parte delantera del torreón. Los capullos de las flores, que solo se abren con la Luna Roja, despiden al anochecer una fragancia que atonta y adormece a quien la huele. En el patio tiene suelo de tierra y también está repleto de plantas, en su mayoría secas o raquíticas. En el centro hay una estatua de una ninfa atravesada por cientos de estacas.

Ver mensajes anteriores:

Hechizos que conocemos:

-Hechizo térmico.
-Pulso púrpura.
-Curación superficial.
-Lumínico.
-Hechizo de restauración
-Hechizo vigorizante
-Moldeo de materia orgánica


253 Re: Torreón Letargo el 03/08/18, 02:31 pm

Yber


GM
Eitne había salido al patio ayudado por sus muletas, porque se acercaba la hora del anochecer y nada le gustaba más. Le extrañó que esta vez los fulgores naranjas fueran rojizos y tuvo una corazonada que pronto se hizo real. Se estremeció al ver aparecer el astro rojo y abrió los ojos como si quisiera imitar la hermosura de lo que contemplaba con cada uno de ellos. ¡Qué bonita era! Se giró para decírselo a Milo o a cualquiera de los demás, pero los segundos que se había quedado absorto fueron suficientes para que se desatara el caos. Los gritos lo alertaron y, cuando se giró hacia el salón, se quedó helado. En su interior negaba una y otra vez, por el demiurgo, que no se volvieran monstruos.

Eitne corrió a la pata coja y volvió a plantarse en el suelo sin saber que hacer mientras analizaba lo que ocurría dentro.

La Luna está…

La puerta estaba abierta, Milo se había ido. Rox, tirado en el suelo, sus huesos… ¿eran suyos? Fuera de su mano. Pam… ¿Qué le estaba pasando a Pam? ¿Y a Zob? ¿Dónde estaba Guille? ¿Y Rena? Quería llorar.¿Qué le estaba pasando a todo el mundo? Con todo lo bonita que había podido ser esa noche… Eitne se paralizó durante unos instantes. Había demasiados sitios a los que acudir y él no tenía nisiquiera dos piernas para enviarse a ellos.

¡Nime! —llamó a su amiga—. ¡Ayúdame con Pam, por favor!

El niño dio un par de saltos hacia la mona del queso y trató de cortar la seda con sus manos. Si alguien podía ayudarlos… ¿quizás fuera ella? Siempre parecía saber qué hacer, incluso cuando Eitne no estaba de acuerdo. El niño hizo ademán de apretar las fibras para tirar de ellas y fue entonces cuando notó el primer síntoma de su propio cambio: sus manos parecían no tener fuerza, parecían… Las alzó frente a su cara y las agitó. Sus dedos bailaron igual que los lapiceros con aquel truco visual que le enseñó su abuela. Se combaban como si hubiesen perdido la solidez y… ¿Eso era humo? Humo negro. Era humo negro. Humo negro. Eitne olvidó lo que estaba haciendo. Su corazón se disparó y rompió a llorar.

¡Creo que me estoy muriendo! —exclamó horrorizado—. Me estoy muriendo, me deshago… —las lágrimas le caían por la cara en sendas cascadas—. Pam, por favor, ayúdame… O alguien... ¿Alguien puede? —preguntó desolado, mirando a su alrededor.

Parecía que cada uno fuera a morir de un mal distinto. Eso no podía salir bien. Sin embargo, en su egoismo infantil, a Eitne no le importó que Pam estuviera siendo… ¿secuestrada por su propio cuerpo? ¿Asfixiada? El niño necesitaba ayuda. No se podía morir ahora, no quería que lo metieran en un agujero y le pusieran una piedra encima, ni cristales, ni que ningún niño le pidiera hacer de emisario… Quería vivir y jugar y correr. Y llorar, sobre todo llorar ahora mismo. ¡Humo negro! El llanto se le descontroló. ¿Se estaba quemando por dentro? No sentía calor… ¿Y si no quedaba nada que enterrar? ¿Y si Rocavarancolia le negaba incluso eso?

254 Re: Torreón Letargo el 03/08/18, 04:02 pm

Tak


GM
Nime dejó de pelear con aquel hechizo cuando Guille se puso a repartir abrazos. Se hizo la molesta al principio, pero terminó por aceptarlo sin reservas. Claro que necesitaba algo que la tranquilizase, aunque fuese un poco, pero por algún motivo estaba más crispada que nunca.

Se dio cuenta de que estaba pagando su nerviosismo rascándose con furia los brazos. No era raro verla rascándose repetidamente cuando estaba nerviosa, pero aquel día además la estaba tomando con sus antebrazos por sentir un picor intenso en ellos. No pensó que algo iba mal hasta que se dio cuenta de que se estaba arañando, notaba incluso como algo se metía debajo de sus uñas.

No tuvo tiempo de investigar aquel suceso. Milo se estaba marchando, y solo se dio cuenta cuando escuchó a Rox hablando con él. No solo eso, sino que a Rox empezó a sucederle algo extraño. Nime abrió mucho los ojos y trató de llegar a su lado, pero, sin previo aviso, se había desatado el caos. Pelusa estaba produciendo algo que empezaba a cubrirla. Nime no supo hacia dónde dirigirse, a quién ayudar. Se quedó en mitad del salón, confusa y asustada. Claro que sabía lo que estaba pasando, solo había una posibilidad, pero se resistía a aceptarla con todas sus fuerzas. ¿Por qué de repente, por qué ese día? ¿Por qué así?

Echó un vistazo a su alrededor, escuchó gritos. Tenía la impresión de que se orinaría encima de un momento a otro. Lo único que consiguió hacerla moverse fue escuchar su nombre. Eitne la llamaba para ayudar con Pam.
Pero… ¿pero quién va a hacer volver a Milo? Yo estoy bien, podría… —buscaba aprobación de otros antes de dar el primer paso en aquel caos. Sin embargo, antes de acabar de hablar, paró en seco, sin quitarle los ojos de encima a Eitne—. Pero qu…

El daeliciano enseguida se dio cuenta también de lo que le estaba sucediendo. El instinto de Nime la hizo mirarse los brazos por donde se había rascado antes para asegurarse de que no estaba cambiando también como ellos, pero con las prisas solo vio las heridas. Tocó a su amigo para asegurarse de que aún era corpóreo.
No va a pasar nada… no va a… no…
«¿Qué hacermos… qué hacemos? ¿Qué hago?» pensaba, agobiada. Pam, Guille, Eitne, Rox, Zob… todos estaban en apuros. Y Milo se había ido. No sabía quién más podía estar en problemas.
¡¿QUÉ HACEMOS?! —gritó, sin saber cómo sacarse la frustración del cuerpo.

255 Re: Torreón Letargo el 03/08/18, 06:30 pm

Goliat


Al humano le quedó bien claro que no era un buen momento para quedarse atormentado por el shock, aunque eran tantas cosas las que pasaban al mismo momento que no sabría ni por donde empezar. Gritos y alaridos provenientes de todas partes del torreón, voces a su espalda y frases inacabadas, Pam en el suelo envuelta en una especie de seda, Eitne soltando humo negro. Y mientras, Milo marchándose. El reflejo rojizo del suelo le indicó lo obvio: la Luna Roja acababa de salir.

Un par de lágrimas le recorrieron el rostro, aterrado por el caos que se había creado, literalmente, a su alrededor en cuestión de meros minutos. La imagen le horrorizaba, casi tanto como los mismos huesos que sostenía en la mano que no se le había quedado muerta. Todo su cuerpo se sentía como una marioneta, y aunque nada le dolía, sus movimientos se volvieron tan sueltos e irregulares que el pánico terminó por adueñarse de él. Necesitaba hacer algo por sus compañeros, aunque al igual que Nime, tampoco tenía idea de qué demonios hacer para ayudarles. Él mismo necesitaba ayuda.

Con esfuerzo, logró ponerse en pie. Bastó con que el australiano se irguiese al máximo de su altura para que todos los huesos de su brazo izquierdo, de hombro a muñeca, corrieran la misma suerte que su mano. Rox se estaba desmoronando de la misma forma que lo haría un edificio en ruinas. Y a penas acababa de empezar. Rápidamente le siguieron las costillas, los omóplatos, todo el brazo derecho. Vio las rótulas deslizarse hacia el suelo, y perdió el equilibrio cuando su fémur derecho asomó por debajo del pantalón. Quiso gritar, gritar con todas sus fuerzas, pero la parte inferior de la mandíbula se le desencajó, igual que los huesos del cuello y la parte superior del tórax. Las costillas cayeron todas de golpe, chocando unas contra otras y saliendo disparadas más allá del resto de su esqueleto. El joven cayó al suelo, siguiendo su propio cráneo, el cual rodó un par de metros, poniendo fin a la lluvia de huesos.

Solo había sentido sus órganos cuando le dolían de forma específica, con dolores de estómago o bronquitis, como le pasa a cualquier ser vivo normal y corriente. Pero sin caja torácica para protegerlos, el impacto rebotó en su corazón, pulmones, y otros órganos que desconocía tener, en un dolor extraño y desagradable. Perdió el aire unos segundos largos, mareado, con los ojos fuertemente cerrados. Literalmente, era una alfombra. Todo su cuerpo perdió forma humana, en una postura que nada que tuviera huesos podría haber hecho. La parálisis del mordisco de Verael era una tontería comparada con su situación actual.

256 Re: Torreón Letargo el 03/08/18, 06:42 pm

Giniroryu


GM
En cuestión de segundos todo había empeorado hasta límites insospechados. Oyó a Pelusa llamarla, pero antes de que pudiera atenderla vio a Rox desmoronarse todavía más. Y oyó el grito de Guille, a la vez que a Eitne humear. El dolor de su frente aumentó considerablemente, ya que era el que más notaba debido al estrés que empezaba a apoderarse de ella, pero no fue el único. Cada vez le dolía más en otras partes del cuerpo, aunque no tenía tiempo para identificar cuáles. No obstante, no podía permitirse centrarse en unos simples dolores cuando todo el mundo a su alrededor necesitaba ayuda. ¿Pero qué podía hacer ella? ¿Dónde estaba Neil? Lo había perdido de vista, al igual que a Guille. Rena iba a ayudarlo, por suerte, aunque la sinhadre se preguntó fugazmente si el cambio que estaba sufriendo la irrense también le estaría doliendo. El vello de Rena no le impresionó tanto viendo lo visto, pero se preocupaba por todos ellos. Zobriel estaba llorando y tenía los dedos ensangrentados, Nime tenía algo brillante y extraño en los brazos. Pelusa cada vez se envolvía más y más en aquella… cosa. Y Milo, nadie había ido tras él.
¿¿N… Neil?? —Gritó de forma desesperada. Quería saber dónde estaba y asegurarse de que no le había pasado nada malo, pero también necesitaba su ayuda.
Miraba a un lado y a otro frenéticamente.
>>¡No, no te estás muriendo! —le respondió a Eitne en tono desquiciado—. Todo saldrá bien, todo saldrá bien… —repetía como un mantra. Se agachó para intentar, finalmente, hacer algo por Rox. Trataba de levantar al coreano que no dejaba de escurrírsele—. ¡NO LO SÉ, NECESITAMOS LA MAGIA DE NEIL! —acabó gritando en respuesta al grito de Nime, alzando tanto la voz como ella.
Confiaba en que su aurva pudiese hacer algo, tenía que poder. Era el único que podía. Seguro que estaba bien, no le había oído gritar. Mientras tanto, seguía intentando subir a Rox al sofá y el dolor no paraba de aumentar.

257 Re: Torreón Letargo el 03/08/18, 07:00 pm

Cuervo


Ahora estaba atrapado, no podía moverse no podía gritar, pudo escuchar como alguien subía y le pareció distinguir la voz de Rena, pero era diferente, guille tenía tanto miedo que no estaba dispuesto a dudar.

RENAAAAA!!! ESTOY AQUÍ!!! AYUDAAA!!!” pero su voz no salía, no podía hablar no podía hacer ningún ruido.
No pudo evitar recordar su pesadilla, no quería volver a estar atrapado y encerrado, sin poder hablar ni moverse y ahora no podía ver nada solo la oscuridad de debajo de la cama.

Podía escuchar los gritos de sus amigos, algo malo debía estar pasando también abajo, debía buscar alguna manera de escapar de los brazos, debía hacer algo. ¿Por qué le tenían atrapado? ¿Qué querían?
Están gritando, tengo que salir y ayudarlos “pensó guille entre lágrimas, miedo y impotencia. ¿Esto era el gran día? no veía más que dolor y miedo, esto era transformarse en dioses, ¿no se suponía que serían más fuertes?, sitio rabia por primera vez, e intento con todas sus fuerzas librarse de los brazos.

258 Re: Torreón Letargo el 03/08/18, 07:25 pm

Zarket

avatar
GM
Los intentos de Guille por liberarse serían por completo infructuosos, pero ganarían la atención de sus captores. Uno de los brazos tocó la punta de la nariz de Guille y luego acarició repetidamente la cara del humano, de manera horizontal.

Entre tanto otro de aquellos brazos surgió de la estrecha rendija que había entre la puerta y el marco, a espaldas de Rena. Agarrándola del pelo intentó empujarla fuera de la habitación. Entre tanto otro más surgió de la estrella rendija entre el marco de la puerta y la pared, del lado opuesto a su "compañero". La mano de este segundo brazo se movió con rapidez, intentando pegar una bofetada a la irrense.

259 Re: Torreón Letargo el 03/08/18, 07:26 pm

Evanna

avatar
Los gritos de  Eitne, echando humo, su desesperación pidiéndole ayuda la alteraron. << ¡No puedo ayudarte! No puedo hacer nada... ¡no soy omnipotente!>> La mona del queso quiso aun asi respondele, gritarle que dejase de llorar,  decirle que no iba a desaparecer, frustrarse por ser incapaz de moverse, gruñirle por pedirle ayuda viendo su estado. Pero no pudo hacer nada de eso pues aquel hilo sedosa que parecía enroscarse en torno a ella como su una invisible araña la hubiese cazado, empezaba a cubrirse cu cabeza.

Por el contrario sus nervios se dispararon, temerosa y fueron otras palabras las que salieron de sus labios, suplicante. <<No, no...vamos, sal de aquí...sal de aquí, no puede acabar todo así...>> no podía evitar recordar aquel sueño tan lejano en el pasado, la advertencia de la mariposa traicionera, la telaraña donde estuvo. Su pesadilla estaba cumpliéndose. Iba a ser devorada.

-S-sacadme...de...aquí....no quiero ser comi-....- no logro terminar su angustiada palabras, mientras la lagrimas bajan por sus mejillas, frustrada al ver como aquellos hilos iban a poco a poco cerrando sobre ella, cubriendo su boca, sus oídos, eliminando cualquier rastro de luz del exterior. Lo ultimo de lo que Pam fue plenamente consciente de ver, fueron los huesos de Rox caer junto a ella, antes de que todo se volviese negro.

No supo mas su mente se sumergios en la oscuridad misma de aquel capullo, dispersando su mente, sus sentidos, volviéndola ciega y muda. Un caparazón robusto y sedosos protegiéndola del exterior. Manteniendola fresca...y aun viva. <<No...no...me comas ...porfavor>> sus pensamientos apenas eran mas que murmullos sin sentido, desesperados sin saber a quien o que eran dirigidos. Mientras en medio de la oscuridad que la cobijaba los ruidos de fuera se escuchaban de forma difusa, tan distante que parecían lejano, un murmullo incomprensible  a los que Pam intentaba afianzarse con lo que quedaba de su consciencia que poco a poco iba desapareciendo.

El resto seguía allí afuera sufriendo como ella si...pero, la sacarían. No dejarían que se la comieran. ¿Verdad?


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

260 Re: Torreón Letargo el 03/08/18, 08:14 pm

Lathspell

avatar
¡¿Acaso eso estaba bien?! ¡Maldita sea!   Los llantos de desesperación habían pasado, había tragado como pudo aire y asquerosa saliva sabor sangre en medio de los ataques de tos. Los pocos momentos que podía respirar tranquilamente trataba de abrir los ojos empapados para ver que ocurrió con sus amigos. No pregunto cómo, ni por qué, ni nada cuando vio cosas blancas por el suelo y una cobija que tenia las tonalidades de Rox. No sabía si todo aquello estaba bien, si se habían condenado o qué demonios les tenía preparado aquel lugar.

Trató de ayudar a Adru con el cuerpo deshuesado de su amiga humana pero la sola presión de sus adoloridos dedos en la carne de Rox, hizo que le explotaran los dedos de dolor. Sentía cada fibra del musculo, que antes había estado bajo sus uñas,  quemarse en con el aire y presionarse unas contra otras. Amagó un grito de dolor interrumpido por la tos mientras se encogía agitado tosiendo en su propio pecho. Cuando termino el acceso de tos abrió nuevamente los ojos mientras trataba a duras penas de levantarse. Adru ya había llevado a Rox dentro donde estaba un....capullo....No, no pregunto. Avanzó tambaleante hasta entrar aun con gotas rodando por sus mejillas.

-  ¡¡ADRU!! ve....v-vete...busca a Neil ...busgggcchhh.... - se doblo apoyándose  en la pared y manchando con sangre el piso mientras pasaba el ataque - Buscalo....eres...la ....capitana...cálmate y ve con Neil....yo me quedo con Rox...yo....

La tos y la boca seca lo cortaron. Por primera vez desde que llego a ese lugar, Zobriel había hecho pausas para tomar aire y porque el cuerpo se lo pedía, esta vez no era su indecisión o su miedo a hablar. Quería decir mas pero no podía. Hizo un ademan con la mano para que Adrunelia se marchara a buscar a su otra parte (algo recordaba de aquella platica de sinhadres)  y la sangre salpico mas. En un vano intento  puso una mano sobre la palma abierta la otra tratando de contener las gotas para no manchar mas.


_________________________________________

El Odio es por mucho el placer mas duradero. El hombre Ama con prisas, pero llega a Odiar con mucha calma.

261 Re: Torreón Letargo el 03/08/18, 09:03 pm

Yber

avatar
GM
Eitne volvió a quedarse totalmente paralizado con el grito de Adru, pero se lo perdonó incluso antes de que le doliera. Enseguida se acopló al mantra de la sinhadre y lo repitió en voz alta: "Todo va a salir bien". Intentó respirar hondo entre los sollozos y logró, al menos, silenciarlos. Tan solo se sabía que seguía llorando por los hipidos entre frase y frase o el tono de cordero degollado con el que hablaba. "Todo va a salir bien". No se iba a morir... No se iba a morir nadie. El daeliciano se sentó junto al... lo que fuera en lo que se había quedado atrapada Pam y se apoyó en él. "Todo va a salir bien". Dobló la pierna que aún conservaba entera y la abrazó, dejando la otra tumbada en el suelo. "Todo va a salir bien". Eitne se sentía blando a todos los niveles. Sus dedos parecían hechos de espuma. "Todo va a salir bien". Buscó a Nime con la mirada y vio sus costras, sólidas, brillantes; como los talismanes en honor a Mike y a Hiss. "Todo va a salir bien". Zobriel sangraba por los dedos y lloraba por los ojos y, aunque lo segundo parecía algo normal, Eitne presentía que no lo era. No del todo. "Todo va a salir bien". Para Rox... Para él no había pensamientos de alivio. Lo que le estaba ocurriendo era terrorífico. Eitne aguantó las arcadas y no volvió a mirar en su dirección. "Todo va a salir bien".  Volvió a llevarse las manos a la cara y las contempló como si no fueran suyas (qué bonitas habrían sido entonces). Sin darse cuenta, sopló. El humillo se movió con el aire y sus dedos parecieron livianos.

Todo va a salir bien —dijo, convertido en un ovillo de humo negro junto al capullo de Pam.

Había dejado de llorar, pero miraba la puerta con expresión ausente a través de las volutas de humo que surgían de su cara. Fue entonces que, entre el humo y el miedo, se coló una chispa de pánico. Nada iba a salir bien si continuaban así, estaban condenados a morir (o quién sabía si a algo peor). Eitne se levantó con cuidado, ayudado por sus manos. Intentó coger las muletas, pero sus dedos inconsistentes le fallaron; así que cruzó el salón a una pata. Esquivaba las manchas de sangre y los huesos con la maestría de un cojo, la única cosa en la que se podía considerar experto desde que había llegado a la ciudad. Se apoyó en el marco de la puerta con el costado, ahuecó las manos en torno a su boca e hizo lo único lo que le pidió el instinto.

¡SOCORRO! ¡NECESITAMOS AYUDA! ¡QUE ALGUIEN NOS AYUDE, POR FAVOR! —gritó a pleno pulmón, en dirección a la calle.

Se dejaría la voz si no lo paraban, todo con tal de que algún alma piadosa los sacara de aquel pozo de negro y rojo. Ellos no podrían salir solos.

Fuera tronaba, pero Eitne no supo darse cuenta. Una tormenta eléctrica era mucho más amable que un salón como el de Letargo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

262 Re: Torreón Letargo el 03/08/18, 11:42 pm

Nihil

avatar
No lo encontraba << ¿Dónde se ha metido el puñetero crío?>> Podía oir el caos en la planta baja y quería acudir pero algo la empujaba a seguir buscando a Guille. Tal vez se había escondido al oir los gritos. Cualquier intento de pronunciar su nombre era inútil. ¿Qué le estaba pasando? ¿En qué se estaba convirtiendo? La espalda le dolía por culpa de la postura.

De pronto, algo la agarró de una de las patillas y tiró de ella hacia la puerta. Rena rugió. Sí, rugió. Su hocico, ya completamente cubierto de pelo, se alargó, sus dientes se afilaron. Agarró a lo que sea que le estaba tirando del pelo con el brazo metálico, pero este se desprendió de su hombro con un chasquido y cayó al suelo. Su espalda se ensanchó, reventando la camiseta que llevaba. Todo su cuerpo se cubrió de pelaje.

Rena, transformada en una enorme osa parda, se encorvó justo para impulsarse sobre las patas traseras y soltarle un zarpazo a las manos azules que la atacaban. La osa no comprendía qué carajo estaba pasando, solo sabía que había intrusos en el torreón y que su cachorro estaba en peligro. Su nariz buscó el olor del niño, extrañamente distinguible entre todos los otros olores. Lo encontró. Apartó la cama de un zarpazo y rugió con fiereza a las cosas azules que tenían atrapado al cachorro.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

263 Re: Torreón Letargo el 03/08/18, 11:54 pm

Zarket

avatar
GM
Cuando la cama se movió Guille pudo ver cómo las pendicularias eran arrastradas con ella, al estar sus puntos de invocación en puntos ciegos de la cama. Todavía intentaron empujarlo y agarrarlo, sin embargo, aunque no antes de que Rena les rugiera.

Los seres extraplanares extendieron toda su longitud a la vista de ambos, usando sus codos para mantenerse verticales. Luego, inmediatamente, se movieron.

Una se lanzó a la cara de la licántropa, intentando sacarle los ojos. Otras dos le agarraron los tobillos, intentando tirarla al suelo. Las dos que quedaban se mantuvieron alertas, queriendo evitar cualquier ataque de la irrense.

264 Re: Torreón Letargo el 04/08/18, 12:05 am

Cuervo

avatar
¡¡¡NOOOO, NOOOOOO, NOOO!!! ¡¡No hagáis daño a mis amigos!! Por favor…” dijo bañado en impotencia, lágrimas y rabia. No sabía qué hacer si gritar, caer en ira, o llorar suplicando. Pensó al escuchar el grito, que provenía del lugar donde estaba Rena, aunque ahora parecía casi un gruñido animal.

Cualquier cosa menos hacer daño a sus amigos, y menos por su culpa, por caer en una estúpida trampa, las caricias y movimientos de las manos no tranquilizaron a Guille.

No podría soportar que esto se volviera como su pesadilla, donde murieran y Guille solo pudiera mirar.

¡Dejarme salir! Por favor…” Fue entonces cuando la cama salió volando de un zarpazo, tras ella pudo ver un enorme oso pardo que intentaba pelear contra los brazos, pero guille se dio cuenta de que le faltaba un brazo, y llevaba restos de la ropa de…

-RENA!! ES RENAAA!! DEJARLA EN PAZ!!- grito con fuerza, todavía en el suelo- NO LA HAGAIS DAÑO


_________________________________________

He aquí mi secreto:


"Lo esencial es invisible a los ojos"

"Reír para alejar a los fantasmas"

"Una vez que conoces a alguien, nunca lo olvidas realmente"

"Un corazón es una carga muy pesada"

"Eres mas valiente de lo que crees, mas fuerte de lo que pareces y mas inteligente de lo que piensas"

"Yo no estoy loco, mi realidad es diferente a la tuya"





265 Re: Torreón Letargo el 04/08/18, 12:09 am

Zarket

avatar
GM
Guille era brujo de las pendicularias. Ellas le obedecían, incluso si la orden les parecía nefasta, como era el caso.

Las manos se detuvieron en el aire antes de poder tocar a la licántropo. Luego se pusieron a moverse, haciendo varios movimientos con la esperanza de, al menos, marearla y molestarla.

Únicamente les habían ordenado que no le hicieran daño, después de todo.

266 Re: Torreón Letargo el 04/08/18, 01:24 am

Nihil

avatar
Los brazos soltaron a Guille pero se reagruparon para volver a la carga. Rena rugió de nuevo, dispuesta a liarse a zarpazos con todos ellos, pero el grito del cachorro humano les hicieron retirarse. La osa resopló, satisfecha. No le dedicó ni un segundo pensamiento a esas cosas azules; lo que fueran o dejasen de ser le traía sin cuidado, lo importante es que ya no eran una amenaza. Se acercó caminando de forma torpe hacia Guille pero el cachorro fue más rápido y corrió a darle un abrazo. Rena gruñó con fastidio, apartándolo un poco con la zarpa para poder olirquearlo y ver si tenía alguna herida. Pero parecía que estaba bien, era un alivio.

Pasado el susto inicial la osa Rena pudo explorar la habitación con sus nuevos sentidos. Todo estaba lleno de olores que eran al mismo tiempo novedosos y familiares. La sensación de angustia que tenía antes había desaparecido por completo. Se sentía... bien, con energía. Quería correr por ahí, hacer la croqueta, descubrir olores nuevos. Incluso con la molestia del trozo de metal que tenía incrustado en el hombro se sentía mejor de lo que había estado en mucho tiempo.

Y tenía hambre.

El cerebro osuno de la irrense de alguna forma recordaba dónde estaba la comida, así que se dirigió a las escaleras cojeando y empezó a bajalas con torpeza.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

267 Re: Torreón Letargo el 04/08/18, 03:23 am

Muffie

avatar

De repente, Neil estiró la mano hacia la cera derretida sin pensarlo, fue como si algo en su mente dijera "tócalo" y él simplemente lo hizo. La cera se sentía familiar en sus manos, blanda, cálida, moldeable, correcta. Tocarla era como recibir un caudal increíble de energía. Se sentía revitalizado, fuerte y vivo. ¿No estaba ya cerca el momento de aparición de la mentada luna? Pues que viniera, Neil estaba tan cargado de energía que se veía capaz de superar lo que le echara.

Y ahí, pletórico por el contacto con la cera, fue cuando su mente anteriormente embotada se aclaró por fin y pudo escuchar la orquesta de gritos de sus compañeros. El aurva jadeó aterrorizado y angustiado. De repente era consciente de que aquellos gritos habían estado sonando en todo momento y que él, cegado por su fascinación por la cera, no había sido capaz de escucharlos. Angustiado y temiendo lo que podría encontrarse al bajar, comenzó de forma inconsciente a recoger todas las velas que se iba encontrando, las cuales se habían ido apagando a su paso, y las iba metiendo en sus bolsillos, pantalones, sudadera, incluso en la capucha, a medida que iba bajando, siguiendo los gritos.

- ¡Ya voy, Dru!- gritó casi histérico en contestación al grito de su edeel, con un puñado de velas entre las manos y otras tantas sobre saliendo de bolsillos y capucha, mientras intentaba ir lo más rápido que podía al encuentro de sus amigos, cuando un gran animal se cruzó en su camino. Al ver a aquel gran oso pardo dentro del torreón el cuerpo se le paralizó por completo, para seguidamente lanzar el chillido de terror más agudo y alto de su vida y correr como nunca lo había hecho en dirección hacia la planta baja al grito de:- ¡Animaaaaaaaaal!

"Con un poco de suerte" Neil pensó fugazmente, "Rena, Milo y Rox podrán hacer algo para echar al animal del torreón sin que nadie salga herido".


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

268 Re: Torreón Letargo el 04/08/18, 03:43 am

Red

avatar
Por fin lo vio entre la lluvia y su agitado corazón bajo varias marchas el ritmo, pero aquel alivio fue momentáneo, pues por encima del estruendo de la tormenta le llegó la voz angustiada de Eitne.
—Maldita sea —maldijo para si, apretando el paso de nuevo para alcanzar al daeliciano cuanto antes—. No salgáis del torreón... —añadió, distinguiendo la figura del niño recortada contra la luz que surgía del edificio.

No se dio cuenta hasta que lo tuvo prácticamente encima, pero cuando el irrense entró en el rectángulo iluminado que hendía la noche vio que Eitne parecía haber perdido consistencia.
¿Qué ha... ? —preguntó con la incredulidad pintada en el rostro, temiendo que el pequeño se esfumara frente a sus ojos en cualquier momento. Los gritos del peliazul le permitían hacerse una idea de como estaba la situación en el interior, pero a diferencia de lo que creía el pequeño Milo dudaba que alguien fuera a acudir en su ayuda—. Ya he vuelto, Eitne, ya estoy aquí... —murmuró, visiblemente arrepentimiento de su loca escapada.

Viéndole de cerca el niño desprendía humo negro de su cuerpo, pero no parecía estar ardiendo, y tras unos segundos de duda el norteño le paso una mano por el pelo, revolvíendoselo con suavidad antes de darle un ligero abrazo con el mismo cuidado. El daeliciano apenas tenía consistencia y su tacto se asemejaba al de la goma espuma, por eso la idea de que se le llevara el viento ganaba en fuerza y le impelía a buscar refugio bajo techo.
Vamos dentro, Eitne, antes de que sea tarde. Tenemos que ayudar a los demás cuanto antes. —propuso, las lágrimas de sus ojos confundidas con el agua de la lluvia.

Ayudó a la futura bestia del Crepúsculo a entrar al torreón, haciéndole de apoyo, y cuando por fin dejaron atrás el brillo de la Luna Roja la escena que les esperaba dentro le golpeo con la contundencia de un muro.
No puede ser... —acertó a decir aún plantado en la puerta, observando aterrorizado el destino de sus compañeros.

Sus ojos pasaban de la masa informe que había sido Rox y que aún parecía consciente al capullo de seda que había aparecido en el suelo, parando en Zob y sus sollozos y en Nime y los parches brillantes que le empezaban a salir por lo brazos. No sabía por donde empezar, pues había demasiados frentes abiertos, pero terminó decantándose por lo más obvio y se apresuró a subir el puente.
¿Donde están los demás? —preguntó, acercándose al nublino y al coreano y tragando saliva al ver su sino más de cerca. No se le ocurría nada más que decir o hacer, pues las palabras se le atragantaban, y cuando volvió a echar un vistazo nervioso a la habitación algo el movimiento en las escaleras le puso alerta.

Un enorme cuadrúpedo peludo bajaba con torpeza de la planta superior, arrastrando del lugar donde debía estar su pata delantera un implante que a su lado parecía de juguete. Necesitó un momento para reconocer la ropa de su compatriota echa jirones.
¿Rena? —acertó a preguntar con una hilo de voz, abriendo y cerrando las manos en un gesto de nerviosismo.

La bola de cobre que le ha perseguido desde los subterráneos también a entrado en el torreón y se mantiene cerca de sus pies, pero aún no la ha visto.

269 Re: Torreón Letargo el 04/08/18, 04:22 am

Tak


GM
La desesperación llevó a Nime a seguir rascándose los brazos con ganas. La piel empezó a desprenderse de forma exagerada, pero ella no estaba pensando en nada en aquel momento. Ya no podía hacer nada por Pelusa, ni por Rox. Fue con Eitne hasta la puerta e intentó averiguar por dónde se había ido Milo, pero ya no se le veía.

Nime había salido a la calle y había avanzado varios pasos en la dirección que se tomaba siempre que se iba a por cestas, ya que era la ruta que todos conocían mejor. Fue entonces cuando vio el brillo rojizo que se alzaba por el horizonte por primera vez. Miró atrás, hacia el torreón, y hacia el cielo, donde empezaba a formarse una tormenta. No se veía capaz de alejarse más, no en aquellas circunstancias. Tampoco de quitarle los ojos de encima al fragmento visible de la Luna Roja.

Por suerte la voz de Milo la hizo despertar del trance en que la Luna la tenía inmersa. La lluvia empezaba a caer y la niña se apresuró a volver al torreón, preocupada. Llegó justo para seguir a Milo y Eitne al interior varios pasos por detrás.

Quería soltar una ristra de insultos hacia el irrense, pero las cosas habían vuelto a cambian en el interior. Rox estaba mucho peor, en un estado lamentable, pero otra cosa también capturó su atención: la bestia que se encontraba en las escaleras. Al igual que Milo, pudo reconocerla, pero se asustó. De Rena. La Luna les estaba haciendo aquello, de forma incomprensible.

Para entonces, el picor de Nime se había extendido a zonas que no le resultaba tan sencillo rascar. La espalda le picaba horrores, y ese picor no tardó en convertirse en dolor. Cuando se examinó los antebrazos encontró por fin los minerales que se abrían paso por su piel y se sobresaltó de forma audible.
Nononononono. ¿Qué es esto? Nononono…

No quería saber qué venía después. ¿Se iba a convertir en una piedra? ¿Iba a quedarse así para siempre? No había manera de parar aquello, y la niña se rascó aún con más fuerza. Dolía, dolía horrores, pero no sabía qué otra cosa hacer. Su carne cada vez era más dura allí donde se rascaba. No se percataba de que llevaba ya tiempo sin sentir la necesidad de parpadear.



Última edición por Tak el 07/08/18, 01:00 am, editado 1 vez

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 22 de 28.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 21, 22, 23 ... 28  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.