Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Calles
por Jack Hoy a las 01:58 am

» El Cuchitril
por Giniroryu Hoy a las 12:41 am

» Acantilados
por Red Ayer a las 10:51 pm

» Torreón Silente
por Dal Ayer a las 05:36 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Cuervo Ayer a las 04:39 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 43 usuarios en línea en la fecha 08/07/19, 06:17 am
Estadísticas
Tenemos 182 miembros registrados
El último usuario registrado es Mrrblake

Nuestros miembros han publicado un total de 40145 mensajes en 757 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Anexos » Incisos » Tiempo de ocio en el burdel

Tiempo de ocio en el burdel

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1Tiempo de ocio en el burdel  Empty Tiempo de ocio en el burdel el 29/07/18, 10:43 pm

Nihil

Nihil

Cain pasaba fumado la mayor parte del tiempo que no se dedicaba a la protección del burdel. Cuando Dantalian ocupaba sus pensamientos no había peligro de que le alcanzasen las pesadillas. No podía dormir igualmente, pero era la única forma de descanso que había conseguido y le ayudaba a distanciarse del horror que le producía la vuelta de sus antiguas pesadillas. El invocador estaba acostumbrado al sufrimiento, al insomnio y a las intrusiones en su mente, era algo que vivía diariamente, sin embargo esta vez había algo diferente. La esencia maligna que perturbaba su sueño y el de toda la ciudad no era algo que pudiese poner bajo su control.

Sus empleados lo llevaban aún peor. Tenía suerte de contar con la intuición de Norou y las alarmas empáticas de Ziel pero igualmente se sentía inseguro dentro de su propio castillo. Veía a sus protegidos cada vez más y más cansados e irritables y temía de verdad por su salud y su seguridad. Ahora, con las pesadillas volviéndose cada vez más frecuentes había recurrido a reducir las horas de trabajo y darles períodos de descanso en mundos vinculados por turnos, para que al menos pudiesen dormir un par de noches seguidas. Pero la primera idea de Cain para calmar los ánimos generales cuando empezaron las noches de insomnio era, sin duda, lo que mejor estaba funcionando para que la gente del burdel no terminase de perder la cabeza.

-Jefe, ha muerto otra -dijo Jau asomándose a la puerta de su estudio.

Cain exhaló una larga bocanada de humo.

-¿De dónde?

-De Letargo. La chica humana del cuaderno.

El invocador chasqueó la lengua. Se levantó con dificultad y siguió a Jau hasta el salón de la planta baja. Allí estaban congregadas las chicas y Zedrig, mirando la pantalla blanca en la que se proyectaba el canal de la criba. Había comprado el aparatejo en el mercado por nostalgia, por curiosidad morbosa y para ver si podía entretener a sus chicos. El resultado había sido un éxito rotundo: todo el burdel estaba enganchadísimo a los logros y desgracias de los pobres cosechados.

-Y el crío ahí, encima. Yo de verdad no sé por qué lo dejan salir -comentó Ariven.

La novedad del alto número de niños pequeños que había en esa cosecha y si el Consejo debía o no traer cosechados tan jóvenes a la ciudad era un debate recurrente.

-Ahora estarán un rato lloriqueando y lamentándose. Pon Maciel, quiero ver a mi novio -dijo dama Circe intentando hacerse con el mando a distancia.

-Tienes la sensibilidad en el culo, Circe -le reprendió Vivia, que era la que estaba en poder del mando a distancia en ese momento. No tenía intención de cederlo.

-Son cosas de la criba. Tus compañeros se mueren, tú les lloras y la vida sigue. Ahora dame el puto mando.

A Vivia le chocaba bastante la naturalidad con la que sus compañeros transformados aceptaban algo tan brutal como la criba. Había oído desde comentarios mordaces y chistes negros hasta comparaciones con situaciones vividas y ataques de nostalgia. A veces lágrimas, pero muchas menos de las que podía esperar. Vivia veía a través de todos ellos, así que podía saber cuándo realmente no les importaba y cuando era una fachada que escondía sentimientos complicados. Le acabó dando el mando a la loba para que pudiera cambiar al canal de Maciel. Todos esperaron expectantes hasta que Rad apareció en pantalla.

-¡Ahi está! Míralo que guapo es y que cara de sieso tiene -dijo Circe ilusionada zarandeando a Jau.

-Meh, Sox es mejor -dijo Cain. Se había acomodado en un diván al otro extremo de la sala y se le escapó una media sonrisa cuando detectó el cambio de ambiente. Había abierto la veda.

-Con todos mis respetos, jefe -dijo Circe llevándose la mano al pecho con gesto sentido -Pero y una polla como una olla.

Vivia, Zedrig y Jau asintieron enérgicamente.

Como era de esperar allí cada cual tenía sus cosechados favoritos. A veces coincidían y a veces no, pero con Rad se había acabado creando un auténtico club de fans, no solo por su físico sino porque el hecho de haber sobrevivido (y sobresalido) en un ambiente principalmente mágico sin él poder hacer magia le había tocado la fibra a algunos. Cain y Wheem, por su parte, se decantaban por Sox, así que en el burdel había nacido una fiera rivalidad entre los defensores de los dos carabeses como no había ocurrido con ningún otro cosechado. Al invocador esto le parecía divertidísimo y metía baza cada vez que podía. Sabía que nadie se tomaba realmente en serio las discusiones y a veces insultos que provocaba esa diferencia de opiniones pero estaba bien indignarse por cosas sin importancia de vez en cuando. Sin importancia para ellos, claro.

Ariven no se decantaba por ningún bando pero siempre que había discusión no dudaba en dar su opinión al respecto:

-Yo creo que esos acaban liados.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

2Tiempo de ocio en el burdel  Empty Re: Tiempo de ocio en el burdel el 02/08/18, 07:32 pm

Nihil

Nihil
-¡Por fin! -Vivia hizo un gesto de dar las gracias a algún dios rocavarancolés. -He esperado toda la criba para esto, por fin algo de salseo bueno. Mira que han tardado los desgraciados.

-Eh, no los juzgues, follar durante la criba no es habitual -respondió Ariven, saliendo en defensa de los cosechados.

-Sí, el único aquí que folló toda su criba es el pichabrava este -dijo dama Circe señalando a Cain.

-No me llames eso que me haces parecer hetero -se quejó el invocador haciendo un mohín.

-Shh, callad que están hablando.

El grupo aguantó la respiración para intentar captar los susurros de los dos humanos. Esa mañana estaban solo Cain, Vivia, Ariven y Circe, todos aquejados por el insomnio y las pesadillas. Visto que no iban a poder volver a conciliar el sueño se habían hecho dos cuencos grandes de palomitas y parapetado en el salón central. Estaban todos en pijama, acurrucados entre los almohadones y envueltos en mantas suaves de pelo sintético. Los demás dormían o estaban fuera de la ciudad.

-¡No, no es tóxico, es bonito! -le gritó Vivia a la pantalla, como si pudieran oirla -No es malo ser feliz cuando pasan cosas malas! -Lanzó un puñado de palomitas a la cara de Tayron.

-Al final no follan con la mierda del drama, os lo digo yo -se quejó Circe.

Atendieron al resto de la conversación y lo siguiente que vieron fue a ellos bajando las escaleras.

-Yyyyyy no han follado – Cain hizo una mueca -Anda pon Letargo a ver si se ha muerto alguien más.

-¡¡Jefe!!

Cain puso como excusa que quería asegurarse de que todos estaban bien y enteros (más o menos) pero no coló para nadie. Dama Circe, que era la única que seguía atenta a los macieleros, pidió silencio.

-Esperad… - dijo -Creo que van a hacer algo chulo…

-¡Verdad o atrevimiento! -chilló Vivia

-¡Y se van a desnudar! -aplaudió Ariven -Jefe, traiga más palomitas que nos va a hacer falta.

La sala se lleno de risas y grititos de expectación. Por fin podían disfrutar de un entretenimiento que no implicase la sangre de nadie y en el fondo era lo que más les gustaba. Vivia felicitó a su compatriota idrino por su actuación, a lo que se unieron los demás, con un comentario de Cain sobre si reclutarlo. A la idrina no se le pasó ninguna de las expresiones ante la escena; ni la de excitación de Barael ni la de desagrado de Hyun.

-¡Buuuuuu! ¡Homofobia! -gritó lanzando de nuevo palomitas contra la pantalla.

-¡Fuera de aquí, Rocavarancolia es Tierra de putas y maricones! -dijo Circe uniéndose al abucheo.

Siguieron abucheando pero esta vez contra la pregunta de Daer a Barael por arruinar el ambiente. Menos mal que el nublino encauzó rápidamente el tono a lo que debería ser.

Dama Circe asintió orgullosa ante el comentario de Rádar sobre ser la persona más atractiva del torreón. Vivia y Ariven contuvieron la respiración y se abrazaron dramáticamente cuando oyeron al carabés decirle ‘’caliéntame esto’’ a su compatriota, pero mutaron a una mueca de decepción cuando vieron a lo que se refería en realidad.

-Joder Tayron, qué popular. A ver si lo voy a tener que reclutar a él también -comentó Cain.

-Bueno, es un poco niñato y no tan guapo como mi novio, pero tiene su aquel -le reconoció dama Circe.

Siguieron haciendo comentarios sobre los macieleros durante todo el juego, y cuando la conversación de los cosechados derivó a los cambios de la Luna que preferían empezaron a teorizar sobre posibles transformaciones.

-Yo solo le pido a la Luna bendita que no me haga feo a mi novio -pidió la licántropa. Todos rieron.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

3Tiempo de ocio en el burdel  Empty Re: Tiempo de ocio en el burdel el 03/08/18, 10:50 pm

Nihil

Nihil
-¡LUNA ROJA! ¡LUNA ROJA!

Desde la primera vez que pudo disfrutarla entre los muros del burdel la salida de la Luna Roja era uno de los eventos favoritos de Vivia. Sus compañeros transformados rebosaban poder y confianza y la magia se sentía en el ambiente, incluso para una persona normal como ella. Pero esta vez la ocasión era mucho más especial, pues por primera vez iba a poder ver cosechados transformarse en vivo y en directo.

-¡Ya sale, ya sale! ¡Jefe!

-Voy, voy…

Cain entró en el salón con una ristra de bandejas llenas de comida levitando tras él. Parecía mucho menos demacrado de lo habitual, tenía la piel divina. La Luna le sentaba bien. Vivia se lo había dicho por lo menos cinco veces ese día.

Dama Circe y Jau estaban ya fuera, disfrutando del ambiente y dejando ir sus instintos, igual que Ariven y Sobras. Wheem, por su parte, había decidido quedarse allí al menos las primeras horas.

-Quiero ver a mi Sox transformarse -dijo -Tiene que ser algo más molón que Rad para que luego pueda restregárselo a Circe por la cara.

-Yo quiero ver en que se transforman los niños -comentó Zedrig. Había retrasado su viaje a Libo para reunirse con Mephis en sus vacaciones para poder ver la Luna. Era todo un acontecimiento pues Zedrig había odiado con toda su alma la Luna Roja desde que llegó a la ciudad.

Los esclavos frivis se habían unido animados por la idea de ver un reality versión rocavarancolesa. Por suerte ya llevaban bastante tiempo viviendo allí como para haberse acostumbrado al nivel de violencia. Incluso Vanyme estaba allí con ellos con sus dos conejitos mascota. Cain cogió uno cuando fue a sentarse al lado del terra y lo acurrucó entre sus brazos.

-Muy bien, todo listo. Apago las luces.

Las lámparas del salón bajaron hasta que quedaron a oscuras y todos los de la sala contuvieron la respiración.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

4Tiempo de ocio en el burdel  Empty Re: Tiempo de ocio en el burdel el 10/08/18, 09:06 pm

Nihil

Nihil
Afuera el cielo tronaba. Los relámpagos se intercalaban con la luz rojiza que entraba por el tragaluz del techo. Los habitantes del burdel seguían acurrucados en el salón central, pegados a la pantalla, presenciando el horror que se había desatado en Maciel. Había sangre, vómitos, lágrimas… Vivia y Zedrig estaban abrazados, al borde del llanto. Habían oído historias sobre las transformaciones de sus amigos pero jamás se habrían imaginado que pudiesen ser tan brutales. El favorito de ambos se alzaba entre el caos como un mero espectador, como ellos al otro lado del proyector. Si la idrina ya se sentía impotente no quería ni pensar lo que sería viviéndolo en primer plano. Dafne apareció y su impulso fue el de alargar la mano para tomar la de Cain.

El brujo miraba la imagen con rostro impasible, arropado por la torre que era Vanyme, pero algo en su interior se había removido. Solo fue unos segundos, un corto ataque de empatía, pero fue suficiente para preguntarse cómo habría reaccionado él si Elliot hubiese vuelto con ellos en forma de fantasma. Desechó el pensamiento rápido.

-Bueeeeeno, parece que mi Sox se ha convertido en ángel buenorro y vuestro Rádar en pecoso que no hace nada -comentó Wheem, desesperado por aligerar el ambiente.

-Rádar no es un pecoso que no hace nada! Es… es algo super chulo, ya verás, le dará mil vueltas a tu ángel que seguro no tiene magia nunca porque le dará miedo mancharse las manitas -saltó Vivia.

Wheem le hizo burla, aunque era bastante probable que la idrina tuviera razón. Además sospechaba lo que podía ser Rad y había posibilidades de que, haciendo balance, ganase él, pero no estaba dispuesto a darle el logro a su compañera. El comentario había logrado su objetivo, las caras largas del grupo se fueron relajando. Los frivys dejaron de llorar y empezaron a comentar con los demás las transformaciones, cuáles les parecían bonitas y cuales horrendas de la total, y a preguntar a los veteranos de la ciudad sobre lo que hacía cada una.

-La hiena esa no sé lo que hace pero a la gárgola nublina le ha tocado la lotería -dijo Wheem. Cogió un aperitivo y se puso entre dos de sus compañeros para impedir que se pusiera tristones de nuevo. -En general son bastante molonas, solo lo siento por el aura oscura -Y dicho esto se santiguó como lo hacían los fieles a una diosa de su mundo.

-No seas cenizo, que el otro aura oscura fuera gafe no significa que les tenga que ir mal a todos -Vivia parecía querer contradecir todo lo que decía Wheem.

Zedrig se desembarazó de ellos y los dejó discutir, acercándose a Cain y Vanyme. Se sentó sobre el regazo del invocador y le rodeó el cuello con los brazos.

-¿Quiere poner Letargo, jefe? -preguntó con cautela.

El invocador salió de su ensoñación y sonrió al nublino.

-Sí, vamos a ver qué les ha concedido la Luna.

Dependiendo del día el grupo de Letargo podía ser el más alegre o el que más les deprimiera, y exactamente por la misma razón. Ver sufrir a niños pequeños no les parecía divertido, pero todos estaban deseosos de ver en qué se habían convertido.

-¡OSO, UN OSO! -gritó Vivia señalando la pantalla.

-Dos osos -apuntó Wheem.

-¿Serán cosántropos de esos? Seguro que a Jau y Circe les hace mucha ilusión.

-Que le jodan a los cosántropos ¡Mira cuantos brujos!

-¿Dónde? ¿Quiénes son los brujos?

-Pues ese, ese y… no se quien controla a las manos azules pero por descarte diría que es el enano rubio. -respondió Wheem señalandolos en la pantalla.

-¿Estás seguro?

-Segurísimo. Mi radar de brujos nunca falla.

Cain miraba las pendicularias con atención. La había estudiado y las recordaba por lo musical de su nombre y por la ligera semejanza con su propio dominio. Una parte de él quería ayudar al crío con su dominio, los niños seguían siendo una de sus debilidades, pero dudaba ser la persona más apropiada para hacerlo. Le acarició el cabello a Zedrig de forma distraída.

-Otro cambiante… espero que Mephis no le de problemas a este -comentó el nublino entre susurros.

-Está fuera de la ciudad, el novato está a salvo -respondió Cain, sonriendo de medio lado. No sabía cómo le iba al otro cambiante pero esperaba de corazón que lo bastante bien como para echarle un cable a su compañero de transformación.

De pronto, el niño sinhadre cayó al suelo y todas las miradas se clavaron en Zobriel.

-GASP

Cain se había puesto en pie de golpe, casi tirando a Zedrig y al conejo que tenía en las manos.

-¡Jefe, es tu prefe! -dijo Vivia ilusionada.

-Ya está, me lo pido. Es para mi. Y ya de paso al niño rubio coñazo. He adoptado Letargo. Ya está, no se puede deshacer.

A la idrina le dio un ataque de risa que pronto se contagió al resto, incluso a los pobres frivys que no entendian qué demonios estaba pasando.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

5Tiempo de ocio en el burdel  Empty Re: Tiempo de ocio en el burdel el 19/08/18, 03:05 am

Nihil

Nihil
Vivia se había puesto de pie y paseaba por delante de la pantalla como un tigre enjaulado. Acababan de comprobar el estado de los cachorros de Letargo y todo parecía marchar bien, seguían unidos y empezaban a acostumbrarse a los cambios y a todos les alegraba muchísimo, por desgracia la situación en Maciel no pintaba tan bien.

Lo cierto es la historia de Tuétano había sido la comidilla de todo el marujeo de los bajos fondos y allí todos le tenían bastante cariño, pero eso no significaba que quisieran que asesinase a todos los habitantes del torreón.

-¡Le ha saltado los piños! ¡De una sola leche! -había exclamado Wheem

-Y le acababan de salir, ahora le va a doler otra vez, con lo coñazo que es que te salgan dientes nuevos -comentó Cain. Sabía que la intención original de la quebrantahuesos no era matar a los cachorros, o ya lo habría hecho, pero había bastantes probabilidades de que se le fuera la mano dado el alto número de bocazas que había en el torreón y la influencia de la Luna Roja. -Espero que no me desgracie a ninguno de los chicos guapos, sería un desperdicio.

-Ya ves, menos mal que han parado a Sox, que encima que la Luna nos lo ha vuelto más guapo sería una pena que no nos durase.

-Jefe, ¿no puede ir a detenerla? Tiene que poder hacer algo… -Vivia hablaba con las manos sobre la boca. Todos los demás clavaron las miradas en Cain.

-La quebrantahuesos está en su derecho de cobrarse su venganza si quiere, no puedo intervenir cada vez que a un novato le parten la boca.

-¡Pero los va a matar!

Cain suspiró. Una parte de él quería ayudar a los nuevos transformados y la otra no podía no estar de parte de Tuétano. Su cerebro empezó a calcular los pros y contras y los riesgos para él, su negocio y su gente.

-Muy bien. Wheem, pásate por Maciel ahora cuando salgas. No te acerques mucho, solo lo justo para ver un poco el panorama. Llámame si se desmadra mucho, tampoco es plan de perder sangre nueva en la primera noche.

Wheem bufó con fastidio. No le hacía ninguna gracia meter el hocico en asuntos ajenos, mucho menos para salvar a un puñado de novatos a los que realmente no conocía, por mucho que alguno le hubiera caído en gracia. Pero si su jefe se lo había pedido debía ser por algo, tal vez viese potencial en esa ‘’sangre nueva’’.

-Muy bien, pero solo salvaré a Sox y a Tayron -dijo recogiendo su chaqueta del suelo.

-No, no es justo, tiene que ser a todos -le gritó Vivia, pero el brujo ya había salido por la puerta.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.