Conectarse
Últimos temas
Torreón SilenteAyer a las 11:23 pmHarekCalles21/06/21, 05:54 pmEvannaTorreón Sendar21/06/21, 04:49 pmAesVoces de los personajes21/06/21, 01:51 pmHarekUna de esas noches20/06/21, 07:34 pmKanon
Estadísticas
Tenemos 195 miembros registradosEl último usuario registrado es EumanValNuestros miembros han publicado un total de 46687 mensajesen 903 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Ir abajo
Aes
Status : Bailando entre llamas
Humor : Me meo ;D
Personajes :
Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)

Ficha de cosechado
Nombre: Fleur
Especie: Humana
Habilidades: Agilidad, oído musical y salto.
Ver perfil de usuario

La tormenta después de la calma Empty La tormenta después de la calma

13/04/21, 10:18 pm
Semanas después de la muerte de Iemai

El dolor por los días recientes seguía siendo fuerte, y Fleur creía que no podría concentrarse o prestarle atención a otros aspectos que seguían siendo importantes en su vida. Pero los quehaceres, las tareas y el preocuparse por los demás no tardaron en regresar. Y con ello volvieron sus pensamientos sobre Maila, la muerte de Iemai y Nori parecía haberlas unido en su momento álgido, aún recordaba como la chica se había puesto delante suya para protegerla de Lasca. Pero había sido una ilusión momentánea, con la repetición de lo cotidiano estaban de nuevo en la misma tesitura. Por su parte distante y más seca en el día, pero más cercana por la noche cuando poca gente miraba y la mayoría dormía. Entre medias de tanta ida y venida también estaba aquel beso, uno que era incapaz de aceptar, pero también de olvidar.

Subió a la azotea de madrugada, cuando su habitación estaba sumida en respiraciones fuertes y pesadas. Supo que estaría allí mirando el horizonte, con el cabello ondeante ante las ráfagas de viento y el cielo estrellado iluminándola tenuemente. No se equivocó.
¿Qué haces aquí arriba? Hace frío... —fue su manera de saludar torpemente, luego con suma delicadeza le dio un abrazo suave por detrás. Podía permitirse estar así ahora que no había miradas, y aunque sabía que ese contraste le hacía daño le daba un poco igual—. Sabes... tuve mucho miedo de perderte... —susurró clavando la mirada en la cantidad de sombras oscuras que era la ciudad en esos momentos. ¿Qué estaba haciendo?. Maila había mostrado sus sentimientos, debería de mantenerla lo más lejos posible. Pero saber que no eran intocables, que podían perderse mutuamente... hacía que volviera todas las noches a darse caricias y abrazos que en otras circunstancias no habría permitido. De sus labios escapó un beso suave en su espalda, tan tímido y corto que deseó que no lo hubiera notado.

Los ojos de la francesa brillaban con un fulgor diferente, era el fuego de algo nuevo y fuerte en su interior. Deseaba que la besara de nuevo, y esta vez no sabía si podría pararla. Pero no hizo nada más, esperó a ver cuál era la reacción de Maila. Quizá estuviera triste, últimamente estaba muy mal y se acordaba mucho de su familia.


Última edición por Aes el 13/04/21, 10:29 pm, editado 1 vez

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos"
Seth
Personajes : Devoss: Humano transformado en Licántropo Tigre:

Maila: Humana (Hawaii)


Armas : Devoss: Forma animal y lanza


Ficha de cosechado
Nombre: Maila
Especie: Humana
Habilidades: Velocidad natatoria,intuición, carisma.
Ver perfil de usuario

La tormenta después de la calma Empty Re: La tormenta después de la calma

13/04/21, 10:21 pm
A pesar de que hubieran pasado varios días Maila seguía pensando en el incidente de Lasca. Era algo difícil de ignorar y se echaba en falta la presencia de Iemai. La hawaiana estaba más triste aún si cabía ya que echaba en falta su hogar. y se había acostumbrado a irse de vez en cuando a la azotea a meditar sobre todo aquello. Por si fuera poco su relación con Fleur no había mejorado, la idea de morir y el miedo las había unido en aquellos momentos, pero ahora todo volvía a la normalidad

Y la normalidad era que Maila se sentía confusa respecto a los sentimientos de la francesa. Aquella noche la besó y sabía que le había gustado. Sabía que le gustaba a su amiga, al menos así lo demostraba por las noches cuando se daban caricias y abrazos pero después la francesa actuaba como si no existiera. Como si se...avergonzara de todo aquello que parecían tener. Maila había hecho un esfuerzo por entenderla, por entenderla por la educación que había tenido. Y si, para qué negarlo, había intentado entenderla porque le gustaba su contacto, porque no quería que acabaran esas noches en las que parecían estar unidas en cuerpo y alma, porque le gustaba mucho Fleur. Pero sinceramente empezaba a cansarse de todo aquello, de ser una especie de secreto que no terminara de gustarle del todo a ella. Y tal y como estaban las cosas... Fleur era la menor de sus preocupaciones. Solo quería... volver a casa.

Aquella noche como tantas otras se encontraba en la azotea mirando la ciudad, había terminado por acostumbrarse en parte a sus calles y edificios. Cada vez subía con más frecuencia allí arriba, necesitaba pensar, en su hogar y en Iemai. Cuando escuchó unos pasos supo que se trataba de Fleur, eran pasos gráciles y suaves. La hawaiana a veces pensaba que por instinto su amiga andaba como las bailarinas, como un efecto reflejo de cuando estaba en Francia. Eran pasos bonitos.

-Oh, hola...- Saludó sin darse la vuelta para mirarla. Sí que hacía frío, pero no es que le importara demasiado. De repente sintió el abrazo de Fleur por detrás y a diferencia de otras veces se puso tensa, sin querer devolverle el abrazo. <<Claro, ahora estamos solas, ¿verdad?>> Pensó con cierta rabia, tristeza y cansancio. Esa noche se sentía con fuerzas, empezaba a rozar su límite y no estaba de muy buen humor. Quizás los últimos acontecimientos también influyeran bastante. -Está bien, para.- Dijo con un tono de evidente molestia cuando sintió el beso de Fleur en su espalda. La hawaiana se apartó algo brusca de ella y se dio la vuelta para mirarla. No supo muy bien qué decir cuando vio sus ojos, así que se apoyó en el bordillo de la azotea.

-¿A qué estás jugando?- Le preguntó de forma seca finalmente. -No soy imbécil, Fleur-. Terminó de hablar mientras se recogía el pelo en una coleta sin dejar de observarla. En ese momento sentía un poco de lástima por estar diciéndole aquellas cosas, pero le daba igual. Ya iba siendo hora de aclarar las cosas.
Aes
Status : Bailando entre llamas
Humor : Me meo ;D
Personajes :
Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)

Ficha de cosechado
Nombre: Fleur
Especie: Humana
Habilidades: Agilidad, oído musical y salto.
Ver perfil de usuario

La tormenta después de la calma Empty Re: La tormenta después de la calma

13/04/21, 10:22 pm
Al principio la tirantez que sintió por parte de Maila lo achacó a la situación que estaban viviendo, o quizá a que se estuviera acordando de su familia en ese instante. Fleur iba a apartarse de todas formas para no importunarla pero la propia hawaiana lo hizo de manera cortante y brusca. Sus palabras evidenciaron que ocurría algo, y que estaba relacionado con ella. La francesa se apartó con expresión dolida, nunca la había despreciado de ninguna forma.

Cuando finalmente la pregunta llegó tragó saliva, escondiendo la mirada en cualquiera parte que no fueran chocando con los ojos verdes de la hawaiana. ¿A qué estaba jugando?. Era una muy buena pregunta, había estado intentando responderla sin éxito esos meses.
Yo... ¿A qué te refieres exactamente? —preguntó sin disimular demasiado que sabía de qué estaba hablando. Una cosa era bromear entre ellas, mantener ese juego extraño de miradas que tanto le gustaba, buscarse mutuamente en otras habitaciones cuando una de ellas desaparecía del campo de visión de la otra. Pero ahora estaba metida en un lugar más oscuro y profundo. Dios, la había besado. Y ahora le estaba pidiendo unas explicaciones que no podía darle—. Pero Maila no estés así conmigo... —quería decir enfadada, pero se cortó antes de tiempo. No tenía derecho a nada. Sentía pánico.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos"
Seth
Personajes : Devoss: Humano transformado en Licántropo Tigre:

Maila: Humana (Hawaii)


Armas : Devoss: Forma animal y lanza


Ficha de cosechado
Nombre: Maila
Especie: Humana
Habilidades: Velocidad natatoria,intuición, carisma.
Ver perfil de usuario

La tormenta después de la calma Empty Re: La tormenta después de la calma

13/04/21, 10:24 pm
Maila empezó a sentir cómo la rabia iba creciendo dentro de ella como una marea. Fleur sabía muy bien a qué se refería. La hawaiana se cruzó de brazos mientras escuchaba a su amiga, una parte de ella se preguntaba si no se habría pasado un poco con el tono, pero ahora no podía parar. Necesitaba decir todo lo que pensaba.

-Ya sabes a lo que me refiero-. Dijo con voz cansada pero igual de molesta. Su lado orgulloso se negaba a explicar de lo que hablaba, quería que fuera la misma Fleur la que lo explicara. Pero no sabía si sería capaz así que optó por decirlo.- Me refiero a esto que tenemos. A  que me evites durante el día y por la noche vengas y hagas justamente esto. Eso es lo que quiero que me aclares, porque me estoy cansando-. Maila desconocía lo que podría contestar la francesa, pero fuera lo que fuera sería mucho mejor a como estaban antes.
Aes
Status : Bailando entre llamas
Humor : Me meo ;D
Personajes :
Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)

Ficha de cosechado
Nombre: Fleur
Especie: Humana
Habilidades: Agilidad, oído musical y salto.
Ver perfil de usuario

La tormenta después de la calma Empty Re: La tormenta después de la calma

13/04/21, 10:26 pm
El tono molesto y cansado de la hawaiana iba escarbando poco a poco en su bienestar. Para una noche que sentía que podía alcanzarlo todo con la punta de los dedos ella quería hablar las cosas y ponerles un nombre. ¿No era eso complicarlo todo?. Pero por otra parte... ¿No tenía razón con que su actitud era difícil de entender?. La seguridad con la que se había levantado de la cama para buscarla se había esfumado y en su lugar quedaba una Fleur de mirada gacha que no sabía como escapar de ese interrogatorio. Estaba dolida, y apenada, había visto muchas veces a su amiga enfadada con sus hermanos (y era de temer) pero su ira nunca había sido dirigida hacia ella. Y aunque Maila no le estaba gritando ni nada por el estilo podía descifrar en todo su lenguaje corporal que aquello sería un punto de inflexión, para bien o para mal.

Le habría encantado ser sincera, de verdad que sí, y decirle que no se estaba riendo de ella ni pensaba que era una imbécil. Le habría hecho saber, por ejemplo, que a su lado todas las cosas eran más bonitas pero que cada vez que estaban juntas escuchaba a su madre de fondo decirle que era una aberración. Pero en su lugar volvió a fallar.
Te estás confundiendo... —la voz le salía temblona. ¿Cómo podía ser tan cobarde de negar una realidad?. Huir de esa forma haría daño a Maila, pero estaba más asustada por otras posibilidades. Sus ojos celestes se pusieron brillosos pero logró controlarse antes de hablar—. Creo que te dejé claro que...

>>Para<<
Era como tener lo que más preciaba entre sus manos y no fuera capaz de agarrarlo. ¿Por qué? ¿Por qué había sido siempre tan débil y sumisa? ¿No tenía ahora la oportunidad de ser libre, como le dijo Akeyo? Pero solo veía sombras, miedo y asfixia. Y su pecho iba de arriba a abajo sin control. Estaba enfadada. ¿Consigo misma? No... también con ella. La acusó con el dedo.
No tienes... derecho a hacerme esto —luego se señaló así misma y su tono de voz se agrió, pero no perdió los nervios, aquella era la primera vez que de alguna forma admitía que existía algo entre ambas. Pero tenía pavor de que su historia volviera a repetirse, un beso con una chica en la Tierra le había costado todo, fue apartada de sus sueños y exiliada de la que consideraba su familia. ¿Por qué había sido tan amable con ella siempre?—. Te dejé claro que no... yo no siento lo mismo que tú... estás muy equivocada... —volvió a negar sin mucho sentido, poco a poco iba echándose hacia atrás, solo había sido un pequeño arrebato, no tenía valor para enfrentarla, principalmente porque en el fondo sabía que tenía mucha culpa.

Las ganas de besarla y abrazarla no se habían esfumado, se incrementaban. Pero seguía siendo una niña tonta y rota, lo suficientemente estúpida como para dejar el tren escapar.

>>Por favor... no me odies por no ser capaz<<

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos"
Seth
Personajes : Devoss: Humano transformado en Licántropo Tigre:

Maila: Humana (Hawaii)


Armas : Devoss: Forma animal y lanza


Ficha de cosechado
Nombre: Maila
Especie: Humana
Habilidades: Velocidad natatoria,intuición, carisma.
Ver perfil de usuario

La tormenta después de la calma Empty Re: La tormenta después de la calma

13/04/21, 10:29 pm
Maila no apartó la mirada de la francesa, intentando descifrar lo que estaría pensando. Sus cejas estaban fruncidas y era evidente que la chica estaba cabreada. Quizás lo ocurrido recientemente con Iemai y Nori habían hecho una especie de "click" en su cabeza, y le había hecho darse cuenta de que la vida era corta y de que no tenía por qué vivirla así.

La hawaiana abrió mucho los ojos ante la respuesta de Fleur. <<¿Qué me estoy confundiendo...?>> Ya era problemático que la evitara durante el día, pero...¿Ahora negaba lo que ocurría durante la noche? La francesa podría ver en su cara que estaba decepcionada y enfadada a partes iguales. No era tonta, y sabía que todo ese numerito era por sus inseguridades. Había sido paciente con ella porque sabía todo por lo que había pasado, pero aún así...

La hawaiana apretó la mano contra el bordillo de la azotea cuando Fleur dijo que no sentía nada por ella. Era evidente que era mentira, pero estaba cansada de ser una especie de secreto. Un bicho raro que esconder en el armario cuando viniera alguien. Maila miró una vez más a las oscuras calles de Rocavarancolia antes de dirigirse a su amiga. Estaba muy enfadada.

-¿Dejarme claro? ¿Qué se supone que me has dejado claro?- Preguntó de forma seca.- Lo único que puedo sacar de todo esto es que tienes miedo. Si. Miedo. De lo que sientes. Porque o yo estoy loca y veo cosas donde no hay o todas estas noches siempre has buscado en mí algo más que una amiga-. Maila iba elevando cada vez más el tono de voz, no soportaba la idea de que le negara todo aquello. Tras tanto tiempo entendiéndola y dándole espacio para que reuniera valor de aceptar sus sentimientos se sentía a punto de explotar. -Explícame entonces todas las caricias, miradas o abrazos que hemos tenido. Y esta vez sé clara de una vez, porque como no lo seas lo seré yo por ti ¿Estoy loca entonces, Fleur?- Preguntó la hawaiana mientras se sentaba en el borde de la azotea.

Por su mente pasaban todos los momentos que había vivido con ella, tanto en Rocavarancolia como en la Tierra. Estaba aterrada de la posibilidad de que cambiara lo que tenían por aquella conversación, pero no iba a dar marcha atrás. Se sentía estúpida y utilizada.
Aes
Status : Bailando entre llamas
Humor : Me meo ;D
Personajes :
Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)

Ficha de cosechado
Nombre: Fleur
Especie: Humana
Habilidades: Agilidad, oído musical y salto.
Ver perfil de usuario

La tormenta después de la calma Empty Re: La tormenta después de la calma

13/04/21, 10:31 pm
El enfado de Maila parecía crecer por momentos, al igual que la sequedad con la que le hablaba. Aquella distancia que estaba poniendo entre ambas y sus acusaciones sobre que tenía pavor por lo que sentía le causaron sorpresa, porque en lugar de sentirse más pequeña sintió un bocado en las entrañas, se estaba molestando de verdad y posiblemente porque todas esas cosas eran ciertas. La frustración habló por ella, alzando la voz más de lo debido.

¡¿Y qué si tengo miedo?! Tú no tienes ni idea de por lo que he pasado, y nunca lo sabrás porque... no te has criado en una familia que preferiría enterrarte en vida —Fleur era consciente de que su tono de voz era inadecuado y contenía desprecio, algo inusual en ella, pero estaba estallando de alguna manera. No solo contra Maila y consigo misma, también cargaba hacia su familia, especialmente hacia su madre—. ¡Claro que tengo miedo! Estoy asustada... de todo, de la ciudad, de morir, de estar rodeada de todos vosotros y seguir sintiéndome sola —todas esas frases no tenían nada que ver con el hilo de la conversación, pero a la vez sentía que formaban parte de ella, porque no solo algo era lo que te destruía por dentro, si no un conjunto de cosas que se solapaban. No esperaba que Maila la entendiera, ni pretendía que lo hiciera.

El subidón le duró poco, Fleur agachó la mirada, sin querer ver la expresión que pudiera tener la hawaiana. Se sentía patética, era ridícula, de hecho. Pero... ¿Podía negar las caricias y abrazos nocturnos?. Llegados a ese punto, no.
Maila... —las palabras parecían atragantarse en su boca, pero terminó escupiéndolo furiosa, casi con repulsión, los impulsos que los Camus le habían instaurado seguían ahí, era difícil deconstruirse por completo—. No... no estás loca, ¿Vale? Era lo que querías escuchar —las lágrimas surcaron sus mejillas pero Fleur se deshizo de ellas con la manga del jersey viejo que llevaba puesto. Deseaba borrarlo todo, hasta sus sentimientos y quedarse como un caparazón vacío incapaz de percibir dolor—. No debiste besarme, no tenías derecho... ¡Ninguno! —estaba desquiciada, perdiendo el control. ¿Por qué le sentaba tan mal? Siempre había estado alejada de las personas que circulaban a su alrededor, no debía ser tan difícil quedarse sola. ¿Por qué le parecía estar cometiendo un error? ¿Acaso Rúa no le había demostrado por ejemplo que uno podía permitirse sentir y a la vez no ser peor persona por ello? Entonces... por qué tanta gente las odiaban... a chicas como ella. No entendía el odio, solo quería sentirse aceptada. Por dios, había estado a punto de aceptar sus votos en el convento, se había alejado tanto de ese... camino. Un camino que en realidad no había tomado ella. Y para qué servía, allí en Rocavarancolia estaba en tierra de nadie, no había ningún eco divino que le indicara qué estaba bien o mal. Sus plegarías no parecían obtener respuesta alguna, o quizás sí, porque la realidad es que ella todavía continuaba con vida. Y no todos podían decir lo mismo.

Vas a tener que perdonarme tú ahora —sus ojos bailaban de un lado a otro, de manera contradictoria y su respiración estaba agitada, para ser tan pequeña puede que Maila no notara si quería embestirla o besarla. Se trataba de lo segundo—. Déjame hacerlo —necesitaba saber lo que sentía de verdad. Porque desconocía si estaba descubriéndose así misma o si estaba enamorada. Y la diferencia era abismal.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos"
Seth
Personajes : Devoss: Humano transformado en Licántropo Tigre:

Maila: Humana (Hawaii)


Armas : Devoss: Forma animal y lanza


Ficha de cosechado
Nombre: Maila
Especie: Humana
Habilidades: Velocidad natatoria,intuición, carisma.
Ver perfil de usuario

La tormenta después de la calma Empty Re: La tormenta después de la calma

13/04/21, 10:33 pm
Maila escuchó con atención las palabras de Fleur algo perpleja. No estaba acostumbrada a oírla gritar, y aunque entendía lo que le estaba diciendo eso no era excusa para su comportamiento con ella. Por el camino le había hecho daño y no estaba tan dispuesta a dejar pasar eso. La hawaiana dejó que terminara de hablar, sabía que tarde o temprano se desinflaría y necesitaba que escuchara todo lo que tenía que decirle. <<¿Crees que para mí no ha sido duro? ¿Toda mi vida o mi infancia? ¿Qué clase de excusa es esa?>> Pensó con enfado.

Sin embargo justo cuando iba a replicar Fleur confesó sus sentimientos.<<Ha dicho que no estoy loca...Que le gusto>> Pensó algo pasmada. Ya era consciente de los sentimientos de la francesa, pero escucharlos de sus propios labios era totalmente distinto y reconfortante. Toda la fuerza y la coraza de Maila empezó a venirse abajo. Conocía a su amiga y sabía que tenía que costarle reconocer todo aquello, y en parte eso significaba también que debía gustarle mucho. La hawaiana se sintió un poco mal de haber reaccionado así, a pesar de haberlo hecho con razón, e hizo el ademán de acercarse a la chica para abrazarla. Sin embargo Fleur soltó a gritos de repente que no tuvo ningún derecho a besarla aquella noche. Maila negó con la cabeza cansada de todo aquello. De los " Sí, pero no" y de todas aquellas contradicciones. La coraza volvía a levantarse. Por eso cuando la francesa pidió que se dejara besar ella reaccionó así.

-No.- Negó la chica en voz muy alta, casi llegando a un grito mientras ponía las manos entre ambas. Estaba muy cabreada y Fleur podría notarlo con facilidad, pero sobre todo dolida y decepcionada -¿Quién te crees que eres, eh? ¡¿Crees que puedes hacer todas estas cosas... y que voy a estar siempre para ti sin rechistar como un perro?!- Preguntó esta vez a gritando ella. Cualquiera del torreón que estuviera cerca y despierto podría escuchar fragmentos de aquello.-¿Qué puedes ignorarme como si fuera una mierda y después pedirme estas cosas? No. No puedes. Lo siento pero me he cansado de arrastrarme de esta manera.- Dijo mientras se daba un pequeño tortazo en el muslo derecho, fruto de la tensión.

Se sentía utilizada, como si todo lo que hubiera sentido y hecho por ella desde que la conoció no valiera de nada. La hawaiana empezaba a sentir calor de lo molesta y enfadada que se sentía, y empezó a recogerse el pelo en una coleta algo cabizbaja. Después volvió a alzar la cabeza para mirarla a los ojos.

-Mira Fleur... Vamos a dejarlo aquí, ¿vale?-. Le dijo con voz seria y convincente.
Aes
Status : Bailando entre llamas
Humor : Me meo ;D
Personajes :
Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)

Ficha de cosechado
Nombre: Fleur
Especie: Humana
Habilidades: Agilidad, oído musical y salto.
Ver perfil de usuario

La tormenta después de la calma Empty Re: La tormenta después de la calma

13/04/21, 10:34 pm
Fleur continuaba mirando a Maila, hasta hace unos momentos la había visto más calmada, como predispuesta a rebajar la tensión, posiblemente por su confesión. Pero entonces el "No" salió de su boca casi en un grito y la francesa supo que estaban más alejadas que nunca, como si existiera de pronto un mar entre ellas y ya no pudieran escucharse desde orilla a orilla. ¿Cuándo había empezado a deteriorarse su relación? Posiblemente desde el beso, el mismo que ahora se le negaba. O más adelante, cuando empezó a acercarse a ella por las noches, pero sentía vergüenza de tener un gesto cariñoso delante de todos. No había sido justa, eso lo sabía, pero era tarde.

Ante los gritos de Maila no pudo ni rechistar, le habría gustado al menos decirle que bajara la voz, en parte para no molestar a los demás pero en especial porque no quería que nadie se enterara de lo que ocurría. De lo que le estaba pasando a ella, del desastre con patas que estaba resultando ser.

Cuando la hawaiana acabó Fleur se encontraba encogida en el sitio, si le hubieran soplado habría caído de espaldas. No podría hablar, no sin llorar primero y no quería que Maila pensara que se estaba victimizando. Así que así es como su amiga se había estado sintiendo todo ese tiempo, utilizada, arrastrada.

¿En el fondo, quién se creía que era? Nadie, nadie para estar causando tanto dolor, se dijo triste, pero también enfadada. Tantos meses sin valor y ahora que eclosionaba resultaba darse contra un muro de cemento. Cuando la chica le dijo que lo dejaran allí se le cayó el alma al suelo, era irónico, esa frase la había empleado ella cuando se le declaró para pasar a otro tema rápidamente.

Pero Maila... —susurró, encogiéndose de hombros y apretando los puños con fuerza—. ¿De verdad vamos a acabar así?... —la asió un poco de la muñeca pero ante su negativa a responder dos lagrimones salieron de sus ojos. ¿Cómo se atrevía a poner su vida del revés? El chaparrón que su amiga le había brindado era como una tormenta, implacable, y Fleur se sentía sola y varada ante un océano negro y profundo. Ya no había nadie allí para sostenerla y decirle que todo saldría bien. Ningún faro que iluminara su barco—. Ojalá no te hubieras fijado en mí ese día en la playa —dijo, y desapareció de la azotea a paso ligero, sollozando con el azote del frío nocturno en la cara y con ganas de gritarle al mundo que estaba cansada de seguir en él y estar regida por sus leyes, sin saber que en realidad estaba condenada a las suyas propias.

Por mucho que la chica gritara detrás suya como respuesta a la frase tan fuerte que acababa de decir solo obtendría silencio.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos"
Seth
Personajes : Devoss: Humano transformado en Licántropo Tigre:

Maila: Humana (Hawaii)


Armas : Devoss: Forma animal y lanza


Ficha de cosechado
Nombre: Maila
Especie: Humana
Habilidades: Velocidad natatoria,intuición, carisma.
Ver perfil de usuario

La tormenta después de la calma Empty Re: La tormenta después de la calma

13/04/21, 10:35 pm
Maila bajó la cabeza cuando vio cómo le habían sentado todas esas palabras a Fleur. En el fondo sabía que no lo había hecho a conciencia, pero eso ya daba igual. El daño estaba hecho. La hawaiana  apartó la mano y miró hacia abajo cuando la francesa quiso agarrarla y no le contestó, no podía más. Quería estar sola en aquellos momentos, no con ella. Por dentro intentaba que no le afectara ver llorar a su amiga, pero era inútil. La chica podría ver que sus ojos estaban enrojecidos aunque aún no había roto a llorar.

Cuando Fleur soltó esas palabras tan hirientes a la hawaiana le cambió el gesto de la cara y puso una mueca de pura ira e incredulidad. No sólo le dolía que dijera esas cosas, si no también que se empezara a ir de esa manera. Estaba harta de todo, de esa puta ciudad y de todo a su alrededor. Odiaba Rocavarancolia, odiaba a Akeyo por traerla allí y sobre todo se odiaba así misma por ser tan estúpida. Antes de que la francesa se fuera se fuera Maila volvió a abrir la boca, aunque quien habló fue su dolor y rabia.

-¡Eso es! ¡Vete!-. Gritó hacia ella, mientras miraba su espalda y cómo no interrumpía sus pasos.<< Pasos de bailarina. Pasos bonitos>>. -¡Es lo que siempre haces, ¿no?! ¡Huiste de lo que eres en Francia, después en el convento y lo haces ahora!- Gritó mientras sentía como le hacía daño en la garganta elevar tanto la voz, pero más aún sus propias palabras. Maila jadeó por el esfuerzo y la tensión y solo cuando se recuperó de toda aquella adrenalina se echó las manos a la cabeza angustiada y se apoyó en la azotea. Solo entonces empezó a llorar desconsoladamente por la decisión que había tomado, mirando a la ciudad que le había arrebatado tantas cosas. Pero eso no, irónicamente en aquella relación tan indestructible que tenían la ciudad no había tenido nada que ver en su destrucción.

La hawaiana se quedaría toda la noche ahí arriba, a pesar del frío. No habría sido capaz conciliar el sueño ni aunque lo hubiera deseado. Además, era una noche para recordar y decir adiós a lo perdido.
Contenido patrocinado

La tormenta después de la calma Empty Re: La tormenta después de la calma

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.