Conectarse
Últimos temas
Roca SagradaHoy a las 01:54 amJackBarrio DerruidoAyer a las 10:47 pmZarketCuartel General de los EjércitosAyer a las 08:26 pmGiniroryuTramaAyer a las 07:47 pmZarketBajos FondosAyer a las 07:46 pmZarket
Estadísticas
Tenemos 189 miembros registradosEl último usuario registrado es ALBA 08Nuestros miembros han publicado un total de 43537 mensajesen 828 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Ir abajo

Salón del trono - Página 10 Empty Salón del trono

el 03/08/11, 01:07 am
Recuerdo del primer mensaje :

Una amplia sala con el centro ocupado por una gran mesa rectangular con una decaestrella en madera roja inscrita sobre madera más clara. Algunas paredes tienen tapices bien cuidados o armaduras limpias. El tradicional Trono Sagrado de Rocavarancolia preside la estancia.


Ficha de cosechado
Nombre: Luci
Especie: Daeliciano
Habilidades: Carisma, oido musical, olfato fino
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 06/03/19, 03:48 pm
Rena vigilaba a sus compañeros de lejos. Estaba nerviosa, el sentimiento de culpa era fuerte, pero no tanto como la necesidad de ir a comprobar si los demás estaban bien. Aun así permaneció a la espera un poco más.

Vio como una chica de pelo claro se acercaba al grupo para decirles algo y luego como el gamusino localizaba a Rena. La osa se resistió un poco, a pesar de que lo que sea que ocurría parecía ser importante. Seguía estando insegura, y un picor en su brazo orgánico le recordaba que aún podía transformarse en cualquier momento.

Esta vez sí reconoció a Rox en el rostro de la niña pequeña. Se sujetaba el hombro desgarrado y a Rena le dio un vuelco el corazón.

-Rox… ¿eso blanco es sangre? Deberíamos llamar a un médico, hay algunos pululando por aquí


¿Le había hecho ella esa herida en sueños? No era posible, en el sueño Rox tenía el zarpazo en el pecho, pero aun así tenía la horrible sensación de que era responsible. Y esa sensación fue a peor cuando la peliblanca llegó arrastrando un bulto cubierto por una sábana.

<< No, dime que no>>

Ina estaba muerta. Eorlir estaba muerto también. Después de todo lo que habían pasado para encontrar a sus compañeros la ciudad se los había llevado unas pocas semanas después.

Rena dio un paso hacia atrás, alejándose del cadáver. No quería estar cerca de ella, no era justo. Apretó los dientes con fuerza y respiró hondo tratando de contener las lágrimas, pero no le hicieron ningún caso. El llanto vino igual, embotándole los ojos y la garganta, desbordándose como un gemido estrangulado.

-Esto no tenía que pasar.

Ficha de cosechado
Nombre: Fleur
Especie: Humana
Habilidades: Agilidad, oído musical y salto.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 06/03/19, 08:52 pm
Tayron ojeó a su alrededor contrariado y sin la más remota idea de lo que estaba ocurriendo, aún sentía el pulso acelerado por su pesadilla y de pronto se hallaba en el salón, solo. ¿Estarían bien sus amigos? ¿Acaso los habían transportado a un nuevo refugio?.
La duda le hizo conjurar el hechizo de levitación sobre sí mismo provocando que flotara a unos palmos del suelo, lo necesrio para que las personas que no conocía dejaran de obstaculizar su campo de visión.
Allí.

El subidón que le provocó reconocer al menos rostros familiares del otro torreón se vio suplido en seguida en cuanto llegó por una imagen desoladora y terrible. El lémur aterrizó con aplomo junto a los letarguinos reunidos lo suficientemente tarde como para perderse la explicación inicial de aquella chica de piel pálida. Pero ya había visto esas caras antes, conocía esa sensación, y por desgracia reconocer un cadáver.
El belga se puso de cuclillas y no pudo más que enterrar la cara en las manos, incapaz de gestionar la vorágine de sentimientos que el cadáver de Inna generaba en su interior. Lamentaba no haber hablado más con ella o con Eorlir, quiso conocerlos más y estaba seguro de que la Sede era la oportunidad perfecta. Pero seguía despidiéndose de unos y otros.

Tayron se preguntó entre lágrimas si se convertiría en una estúpida costumbre eso de decir adiós. O si se lo dirían a él algún día.
Dejó caer su mano sobre el cuerpo de la sinhadre y se le heló la sangre cuando lo notó frío, sin vida. Como si no hubiera albergado pensamientos e ilusiones.
-¿Por qué?- se preguntó con un quejido.

Ficha de cosechado
Nombre: Kahlo
Especie: Varmana granta
Habilidades: Habilidad manual, inmutabilidad, carisma
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 07/03/19, 01:19 am
Sueño:
Después de que una torre se plantara en mitad de sus pensamientos, el dullahan no había podido quitarse la sensación de inseguridad de encima. No era el único: su montura también estaba inquieta. Arañaba el suelo con las garras e inflaba todo el plumaje, el mismo gesto que hacía al notarse amenazada. Miraba a todos lados, como si un depredador mayor que ella rondase cerca. Jace no habría podido calmarla ni queriendo, ya que se contagiaban ese malestar el uno al otro.

Decidió montar en su rapaz y sobrevolar la ciudad, pero ni siquiera las alturas y la agradable sensación de vértigo le quitaron la tensión de encima. Las calles estaban particularmente vacías, como lo estaban los primeros días de cosecha, y teniendo en cuenta que todavía se encontraban en periodo de Luna, era algo como poco anormal. Sin embargo la influencia del sueño fue más fuerte que el razonamiento. En su mundo onírico el astro se había escondido hace cosa de un mes, y su subconsciente aceptó aquel detalle como quien acepta despertar con un día de lluvia.

El quebrantahuesos viró en el aire sin previo aviso. Jace pensó que el animal habría visto un hueso de su agrado y quería bajar a la cicatriz de Arax, como costumbre, pero el eco de varios gritos le dejaron claro que no se trataba de eso. Entre las nubes, Jace pudo ver como un monstruo acorralaba contra el borde de la cicatriz a un grupo de personas. Iban desarmados, y a simple vista no parecían tener ningún tipo de transformación ni cualidad mágica.

«Cosechados.»

Por lo general el dullahan evitaba a toda costa a los nuevos: ni encontrárselos ni interesarse por ellos, nada. Ponerles cara solo hacía más pesada su carga de consciencia, y para eso prefería sudar por completo. Esta vez, sin embargo, una de las voces llamó demasiado su atención. Bajó haciendo círculos, asegurándose de que se acercaban lo suficiente como para quitarse la curiosidad de encima, pero no lo bastante como para que repararan en su presencia. Escuchó la voz otra vez, dando órdenes al resto de jóvenes entre el caos, buscando una forma de salvarse, y en esas la reconoció. El corazón le dio un vuelco.

«No. Ni de puta coña, no puede ser» su cuerpo entero se tensó y el humo de su cuello salió más oscuro que antes. No tenía sentido que ella estuviera aquí, por su edad se pasaba del límite para ser cosechada.

Pero así era. Jace habría reconocido la silueta de su ex-novia donde se la pusieran. Se trataba de una joven de piel muy morena, pelo negro extremadamente corto y rasgos fieros a la par que refinados. Parecía recién sacada de un concierto de rock, con su chaqueta vaquera enorme y llena de parches, pantalones ajustados rotos y unos botines con algo de tacón, impecables, que le dejaban claro que acababan de despertar. Por su altura destacaba entre los demás, y más que probablemente fuese la única por encima de los 20.

Si hubieran acabado de malas maneras como había acabado con otras antes, puede que el dullahan hubiera disfrutado de verla en un aprieto, pero no era el caso. De hecho, técnicamente no habían cortado: él había desaparecido.

«Mierda.»

El monstruo con aspecto de ciempiés se alzó sobre sus patas traseras dispuesto a abalanzarse sobre el grupo, con colmillos y pinzas bien abiertas. El chico no dudó ni un segundo, ignorando por completo tan siquiera la existencia de la ley de no intervención: ordenó al quebrantahuesos a bajar en picado, con las garras por delante. La repentina aparición de un buitre gigante, clavando pico y uñas en el caparazón de aquel bicho, así como la visión de un hombre sin cabeza sobre este, no hizo más que levantar nuevos gritos de los cosechados. En ese momento Jace pudo ver con mejor detalle el rostro de la chica. En sus ojos verdes relucía el miedo, el sudor le bajaba por el cuello y su maquillaje estaba casi deshecho, pero al joven le pareció tan guapa como siempre. Volver a verla le taladró el corazón.

«Leonora» dijo, únicamente para ella.

Al oír su nombre y aquella voz en su cabeza la italiana dudó. Siguió retrocediendo a un lado, en la misma dirección en la que huían los demás, pero no le quitaba la vista de encima al otro. Jace apretó los puños contra el plumaje de la bestia, consciente por fin de lo que acababa de hacer. Sin decir nada más, yendo contra todos sus impulsos, se elevaron lo más rápido y lejos que podían, dejando detrás el agujereado cuerpo del ciempiés y a los aterrorizados cosechados.

«Gilipollas, eso es lo que soy. Un pedazo de gilipollas.»

Pasó todo el trayecto a Serpentaria pensando cómo diablos excusarse. Si decía que su buitre se había lanzado involuntariamente a lo mejor colaba. No habían salvado a la criba, tan solo estaba buscando qué comer, claro. El ave giró la cabeza unos segundos, inquieto, y aquello bastó para que Jace supiese que le pillarían mintiendo. No hablaba ni mucho menos, pero gracias a la conexión que tenían entendió el gesto perfectamente: “¿y si era por hambre, por qué me he dejado ahí la comida?

La imagen de la torre no le calmó en absoluto, consciente de que a partir de ahí todo era cuesta abajo. Desmontó a toda prisa y fue corriendo escaleras arriba, buscando a alguien a quien pedir ayuda para semejante caso, pero no llegó a ir muy lejos. Varios tipos le cortaron el paso en la puerta a la habitación de Irianna. Reconoció a Garoni, que se encontraba en medio de lo que supuso serían guardias, sin entender como demonios habían llegado tan rápido. El miembro del Consejo cargaba con una bolsa de tela, empapada y chorreando sangre.

Qué poco has tardado. He pensado que esto sería de tu agrado —la momia sacó de la bolsa la cabeza de Leonora, agarrándola del pelo. Se la tendió, pero con la única intención de mostrarla. Había verdadero asco en su mirada—. A lo mejor te hubiera gustado más que también te trajeramos el cuerpo.

Jace se quedó completamente congelado, con la mente en blanco. Había temido por salvar su pellejo, olvidando completamente que sus acciones tenían consecuencias no solo sobre él.

«No. ¡No, no, no, no, no, no!»

Rabia, impotencia, dolor, la urgencia de reventar el rostro de la momia a puñetazo limpio. Pero sobre todo miedo, un miedo atroz como no había sentido nunca. La había perdido una vez, solo para perderla de peor forma una segunda. Sin pensarlo dos veces el dullahan invocó su hacha vikinga, aunque apenas tuvo tiempo de hacer nada más allá que sacarla del humo. Su cuerpo cayó pesado como una plancha contra el suelo, inmovilizado.

Una pena que no vayas a poder exhibir su cabeza junto a la tuya —Garoni se acercó para recoger el arma, y lo último que supo Jace es que estaba muerto.

La oscuridad vino sin dolor. Jace despertó con náuseas, agitado y sudando. Cuando identificó aquel lugar como el salón del trono se mareó todavía más.

«Mierda, ¡mierda! ¡La he jodido!»

Su pulso seguía a mil por hora, y en su mente no cabía la posibilidad de que todo lo sucedido no hubiera sido real, o al menos no hasta que se obligó a calmarse, visto que nadie parecía reparar en él. Sí, había estropeado la cosecha, ¿pero de verdad se tomarían las molestias de teletransportarle hasta el rey? Y lo más importante, ¿por qué había tanta gente tirada en el suelo?
Una creación demiúrgica le sobrevoló, reproduciendo un mensaje con la explicación que necesitaba. El dullahan atendió como si su vida dependiera de ello, soltando el mayor suspiro de alivio que hubiera soltado antes en lo que este dio a entender que todo había sido un sueño. Ya podía arder la ciudad, que al menos no le iban a ejecutar, ni su ex estaba muerta. O sí, pero al menos no en su puta cara.

«Me cago en todo, menos mal.»

Se puso en pie, aún inestable, con la intención de buscar caras conocidas, pero fuera un insistente picoteo acompañado de arañazos y un sonoro batir de alas requería su atención urgentemente. Desde un ventanal pudo ver a su quebrantahuesos esforzándose por engancharse con las garras a la pared. Debía haber soñado algo del calibre, sino lo mismo, ya que tenía todas las plumas de la cabeza en punta y abría y cerraba el pico entre jadeos. Parecía igual de atacado que él. El dullahan se acercó haciendo aspavientos con los brazos.

«¡Calma, calma chico! ¡Estoy bien! ¡No la lies ahora, coño! Ahora mismo estoy contigo. ¡Y deja de arañar las putas ventanas, vas a conseguir que nos maten de verdad!»

Ficha de cosechado
Nombre: Pefka
Especie: Krabelinense
Habilidades: Instinto animal, técnicas de supervivencia y resistencia.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 07/03/19, 01:21 am
Sinceridad

Gracias a sus ojos, consiguió encontrar a Mónica y a parte del grupo... De hecho, sí. Parte del grupo. Literalmente.

Veía de lejos sus cabezas y escuchó lo inimaginable, lo que menos se podía esperar a aquellas alturas, al acercarse. Se abrió paso con ninguna suavidad entre el grupo y cuando lo vio, la vio, con sus ojos, no podía creerlo, a pesar de que pudiera haber visto el cuerpo desde lejos con su extraña visión. No pudo contener las lágrimas, ni vio motivo para ello, y volvió el temblor de antes. Si no se derrumbó fue por su recién adquirida fuerza, pero se tambaleaba al hablar.
N-no puede ser, no puede ser, estaba v-viva...

No tuvo ni que preguntar para que alguien le dijera que Eorlir también había muerto. Los dos. ¡La ciudad se los había devuelto sano y salvos hacía apenas unas semanas! ¿Por qué? <<¿Por qué?>> "¿Por qué?" Reparó en que también estaba Tay allí. No le miró, pero se dirigió a él en un susurro. No podía dejar de tartamudear.
Esto es Rocavarancolia, Tay... No es j-justo...

No podía hablar más. Justo hacía unos minutos que le había visto esperanza a la ciudad de monstruos... y la misma ciudad acababa de enturbiar esa misma sensación. No podían alegrarse ni mucho ni demasiado por nada. La ciudad siempre parecía acechar, dispuesta a traer más miseria.

Los amigos de los sinhadres lloraban sus muertes junto a ella. Sinceridad abrazaba a Mónica. Pero tenían que hacer algo porque aquel no era el lugar adecuado para hacer bulto.
¿Qué... qué podemos hacer con su cuerpo? Aquí hay mucho jaleo...

Ella podría cargarlo hasta la Sede o hasta donde fuera necesario, y se ofrecería para hacerlo incluso aunque alguien ofreciera su magia.


Alice
Continuación de esta serie de posts

La bruja despertó agitada, revolviéndose entre sus sombras, viscosas como nunca. No conocer al velador empeoró su agitación, pero el cambio de localización la devolvió a la realidad. Se disculpó cuando se limpió los ojos, atendió al mensaje... Y se quedó sin habla. ¿Toda la ciudad estaba igual?

Una onyce asomó bajo el pijama para confirmárselo. La habían traído allí desde Serpentaria junto a un buen montón de durmientes, los habían repartido según donde hubiera hueco, y les había ido despertando el velador. Entonces, sí había sido un sueño... Se miró las manos, aun así, asustada todavía.

Después de que Ozz les cubriera con un hechizo, habían conseguido repeler a las sombras del interior, pero en cuanto la barrera cayera se les echarían encima, así que ella se lanzó con su magia contra la copia de la torre. Sospechaba que dejarían en paz a sus amigos si se volvían contra ella y les daría unos segundos o incluso minutos para defenderse. Pero nunca lo supo. Las onyces se le echaron encima, la abrazaron, la encerraron, prácticamente la absorbieron entre sus jirones de oscuridad y perdió de vista toda la realidad. Solo había negrura. Y por ella deambuló un rato, asaltada por recuerdos de Marsi y sus amigos como sombras vaporosas superpuestas sobre sombras más oscuras. Y a cada paso que daba, más se hundía en aquel suelo de petróleo, de oscuridad líquida; y más y más onyces entraban en su cuerpo, pegándose a su piel hasta que eran parte de sí misma. Y a cada paso que daba, más recuerdos tanto reales como irreales alimentados por su ansiedad o sus miedos recurrentes. Avanzaba sin retorno, sin fin.

Hasta que algo la atrapó, de nuevo, y prácticamente la succionó de aquella realidad para traerla a la original. Por eso se detuvo para mirarse las manos y el cuerpo, aterrada por la negrura que había invadido su piel instantes antes. No había sido doloroso ni la habían magullado más que algún arañazo o moratón, pero la fría calma sin luz que había sentido, la apatía y la violencia que le habían transmitido con su roce, seguía presente en su cabeza. No quería convertirse en una onyce, ni acabar como un zombie movido solo por el hambre, o lo que es lo mismo, no quería perder la esperanza ni el optimismo con que tanto se identificaba.

Así pues, cuando por fin se recuperó del susto, pudo ponerse a trabajar. Lo primero sería localizar a sus amigos y lo segundo salir a la ciudad a ayudar.


Última edición por Jack el 05/07/19, 05:14 pm, editado 1 vez

Ficha de cosechado
Nombre: Rua
Especie: Humana. Sueca
Habilidades: Rapidez mental, valor, astucia
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 07/03/19, 04:36 pm
Pelusa


Despertó de golpe, abriendo los ojos en demasía siendo lo primero que vio frente a sus ojos fue un figura de alguien desconocido sobre ella. Pelusa no atino a decir nada cuando el chico se alejo y Pelusa con un tremendo dolor de cabeza miro alrededor. Sus antenas aprecia estar sufriendo la peor crisis de movimientos de la historia y una simple mirada alrededor le basto para darse cuenta con alteración de que no estaba en la calle y que había muchísima gente en un amplia sala.

por un instante Pelusa se sintió desorientada, hasta que las ultimas imagen vividas llegaron a su cerebro y abriendo los ojos con sobresalto lo busco.

-¡Guille!¿¡Donde esta!?- lo busco con la mirada rápidamente recordando claramente el cuello del niño rompiendo bajo el agarre de Drake. Lo vio y no dudo un segundo en acercarse, viendo que estaba junto a Rena y los demás que aprecian algo desorientados, Pelusa no se dio cuenta en ese instante sobre lo que pasaba. Y ni siquiera vio el cuerpo tendido entre las sabanas su mirada estaba posada en el niño.

Quiso pedir explicaciones pero estas llegaron antes de que pudiera decir nada de manos de uno pequeños artilugios voladores.<<¿Que...?...¿Un...un sueño?>> no sabia si creérselo pero ahí estaba Guille respirando y con su cuello en su lugar, allí estaban el resto reunidos y enteros, no enfrente de la casa de los dulces. Y no había rastro alguno ni de Drake, ni de Ain. Ni sus manos estaban llenas de sangre.

La confusión era evidente y un montón de flashes de lo que acababa de vivir bombardearon su mente confundiendola aun mas. No sabia que pensar.

El sonido del llanto llego a sus oídos y extrañada al fin lo vio. Se había centrado tanto en ver el estado del niño rubio que para la spriggan lo demás había pasado desapercibido. Rena, Rox, que lucia extrañamente igual a es aniña de su sueño y cuyo brazo no lucia muy bien, Eitne...estaban vivos, todos vivos aunque con heridas...y lloraban. Pelusa lentamente se acerco para ver que era lo que provocaba aquellos sollozos con u nudo en el estomago. Allí cubierta por una sabana blanca e claramente distinguible se encontraba Inna. Sus ojos cerrados, su respiración finalizada.

Pelusa se quedo sin palabras. Inna, Eorlir, ninguno de ellos estaban en aquel sueño con ellos.

-Inna...-susurro Pelusa incapaz de creérselo, tan sorprendida por lo que estaba pasando y el exceso de información de lo que había sido irreal y no, que no era capaz de procesarlo.¿Esto era la realidad? ¿Inna de verdad había muerto sin ser capaz de volver a despertarse? Miró a Sinceridad, Monica, Tayron....la aflicción de aquel grupo era tan real como el del suyo, las lagrimas de Rena y de sus amigos, eran claras. No estaba viviendo un sueño de nuevo: Realmente la sinhadre había muerto y a juzgar por la falta de Eorlir en aquel lugar...el destino del edeel probablemente había sido aun peor.

Pelusa no fue capaz de llorar la perdida, se sentía demasiado impotente y molesta, tan sorprendida por lo que estaba pasando en apenas segundo que no era capaz de reaccionar.

-Sobrevivir....todo este tiempo...para que una maldita pesadilla lo termine, no es justo- susurro Pelusa mordiéndose el labio inferior impotente. Guillle había muerto en su sueño, o lo que fuese eso.Pero el Guille real seguía vivo. ¿Que había ocurrido con Rena para morir realmente? no sabia si quería saberlo.Las palabras de Sinceridad algo congestionada intentando buscar que hacer con ella llegaron Pam, sus compañeros estaban bañados en sollozos, en tristeza e impotencia, en incredulidad de despertar y ver que uno de ellos no había logrado hacerlo.

-Hay...que darle sepultura, de la forma que sea el ritual de su mundo. Probablemente le gustaría estar con Eorlir, pero...sino esta aquí, supongo su cuerpo no fue encontrado...- sus palabras sonaría duras y posiblemente carente de emoción, pero Pelusa estaba intentando no dejarse llevar por el agobio que sentía. Sentía una rabia creciente, unas ansias casi palpables de devolver aquel daño con sangre ¿pero como te vengas de una pesadilla, de algo irreal y que no puede tocarse? Era una batalla perdida desde el comienzo y esa frustración la estaba carcomiendo junto con la impotencia.

Se sentía triste, si, pero el acabar de ver a dos muertas volviendo a la vida, incluso si había sido un sueño ella lo sintió real de alguna forma, habría congelado sus emociones en ese momento. De desahogaría, sabia que lo haría, peor lo haría a solas lejos de la miradas de sus compañeros que ahora no necesitaba las lagrimas de alguien mas haciendo compañía a las suyas, sino acciones que diera reposo a Inna. Miro a la niña, porque a pesar de su aspecto y transformación no dejaba de ser eso, una cria. Pelusa acaricio sus cabellos y las finas plumas que se esparcían entre ellos, apartándolos de su rostro. Si había tenido en algún momento duda de que eso era real lo estaba confirmando, su piel estaba tan fría.

Se alejo finalmente de ella.

-Llevemosla a la Sede por ahora... este lugar es un desastre, parece que no somos lo únicos que hemos perdido a alguien, nadie nos va a ayudar con esto...nosotros...tendremos que buscarle descanso -murmuro Pelusa esperando darle descanso, de la forma que no pudieron hacer con Drake y Ain...tal vez así Inna no decidiera perseguirlo en sus futuros sueños. Alrededor, Pelusa podía escucharse ajetreo, llamadas de ayuda por heridos, personas que buscaban a compañeros, amigos o conocidos entre la gente y cuerpos que nunca llegaron a despertar. Aquello era la verdadera pesadilla.

------------

Samika

Antes siquiera de abrir sus ojos, fue el ardor en su rostro,  por los arañazos sobre su piel. El calor de las lagrimas que había bañado sus mejillas. El olor de la sangre. Y el ruido un punzante e intensamente ruido que aprecia querer reventarle los tímpanos como si hubiese pasado la vida sin oír, sumergida en el silencio  y de la nada sin aviso, todos los sonidos y voces del mundo hubiesen sido alzados de golpe contra sus tímpanos.

Samika se despertó con un grito de sorpresa, llevando las manos a sus orejas, sus ojos abriéndose de golpe. Oscuridad por un instante ajustándola, mas pronto los tonos borrosos de la luz volvieron alcanzarla, formas borrosas y con colores danzaban a corta distancia. la figura de alguien que no conocía se cernía sobre ella aparentemente sorprendido por su reacción antes de alejarse. Si le dijo algo no lo oyó, Samika se sentía por un instante igual a aquel primer día donde la Luna la convirtió.

Como si todos sus sentidos se hubiese despertado al mismo tiempo que ella, activándose de golpe, se sintió profundamente mareada por un breve instante. <<Puedo oír....no todo esta oscuro....puedo toca ry oler...no se que esta pasando....>> nunca creyó que el sentir el dolor de las heridas sobre su piel fuese tan tranquilizador, ni que el barullos de voces confusas que iban a venia y que siempre le había resultado tan molestas fueran como un soplo de aire fresco.  Samika se acurruco en el lugar donde estaba intentando habituarse a que realmente no lo había perdido todo incluso sino sabia como.intentando acostumbrarse de nuevo a la sensación de volver a escuchar, buscando calibrarlo.

Un aleteo cercano la sobresalto y una figurita desconocida le transmitió un mensaje hablado de una voz que reconocía. Escuchar de propias palabras de la comandante lo que había pasado le sorprendió y sorprendida intento incorporarse, no importándole los arañazos de su cara.
<<¿Todo fue un sueño? Y todo esas voces, este lugar esta lleno ¿donde están Twixy's, Lanor, Eara, Ayne, Irianna...donde están todos!? ¿¡Que ha pasado con Cain y Eriel entonces!? >> no se olvidaba de sus compañeros de desventuras en aquella pesadilla y en lo que habría pasado con ellos. ¿Habrían despertado, o seguiría durmiendo sufriendo como ella lo había hecho hasta el ultimo segundo? Solo pensar en el silencio, el la ceguera total la hizo estremecer.

Dubitativa lo intento usos sus ultrasonidos temiendo que no funcionase, el alivio que sintió al ver que si lo hacia fue increíble. Muchos cuerpos, mucha gente, figuras conocidas y otras no tanta. Sin ser capaz de ver colores, sino simplemente sus estructuras corporales mucho de los que había allí podrían ser alguno de sus compañeros. Hasta que una figura se cruzo no muy lejos de donde ella estaba y reconociéndola instantáneamente, Samika no tardo en alcanzarla, esa forma de cuerpo era inconfundible.

-¡Dama isis! - la llamo agarrándola de la mano para llamar su atención aliviada de que estuviese despierta y bien, pero aun preocupada por todos los demás. no dudo en abrazarla- ¡Dios, me alegro que estés bien!.... ¿Donde están todos? ¿Que ha pasado con los demás? - pregunto de inmediato sintiendo como una gota de sangre se intentaba colar en sus ojos de los arañazos que recorrían casi toda sus cara de arriba abajo y que se quito con un adema, con otras prioridades.
Lupin
Personajes : · Adara: Humana ángel negro.
· Heraldo Rocuo: Ochrorio ominario.
· Sakrilt: Fiambre insectoide.
· Kradko: Clinger.
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Cada vez le gusta más tocar el tambor.
Armas : · Adara: ballesta, tonfas,  espada larga y lanza naginata.
· Heraldo Rocuo: -
· Kradko: bastón.

Ficha de cosechado
Nombre: Kradko
Especie: Clinger de la sociedad nómada
Habilidades: Agilidad, oído musical, habilidad manual
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 07/03/19, 06:36 pm
Continuación de esta serie de posts

Heraldo Rocuo dio una bocanada súbita, desesperada, como si hubiera estado conteniendo el aliento hasta que por fin consiguió recuperar la conciencia. Tras unos segundos, miró a su alrededor. Una vez encontró a sus allegados y se percató de su buen estado, no tardó en identificar el lugar y en percatarse de lo extraño de la situación. Más de media ciudad parecía concentrarse en el gran salón, muchos en su mismo estado y otros aún inconscientes. Y no dejaban de llegar más.

El sacerdote sintió una ligerísima punzada de dolor. Levantó una manga manchada de sangre y observó su brazo zurdo, que presentaba un conjunto de cortes irregulares desde el codo hasta la palma de la mano. Muchos de ellos plenamente superficiales, otros más profundos, pero para nada peligrosos. Con la vista atrapada en el caótico patrón, en algún punto rechazó la ayuda que le ofreció alguien. Sentía que no, que aquello era importante, no podía ser simplemente curado y olvidado. Aunque no supiera decir por qué.

Apretó el puño y el ligero dolor lo devolvió de nuevo a la realidad. Se acercó al resto de sus conocidos en busca de respuestas, especialmente a aquellos con los que había compartido el sueño.

—¿Estáis todos bien? —Preguntó en un tono coral menor, débil—. ¿Qué han dicho?
Tak
GM
Status : ✧ ᕦ(≧◡≦)ᕤ ✧

Personajes :
Gael/Koval: fuego fatuo terrícola.
Kin: demonio raigaurum irrense.
Ayne: anima sinhadre.
Eara: aurva de Ayne, sin esencia.
Nime: demonio mineral libense.
Iemai: cercana.


Síntomas : En ocasiones creerá ver algo moviéndose en su visión periférica.


Armas :
Gael/Koval: espadas rectas, maza y quimeras.
Kin: alfanje y guan dao.
Ayne: sable.
Eara: ballesta de repetición.
Nime: dagas.
Iemai: patas para salir corriendo.



Ficha de cosechado
Nombre: Iemai.
Especie: Cercana.
Habilidades: Planificación, astucia, orientación.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 08/03/19, 12:05 am
Cuando Eara vio a Varsai se horrorizó. Sacó rápidamente las gasas que llevaba en los bolsillos y limpió las heridas para que Enredo pudiese ver qué pasaba en ellas mientras aplicaba el hechizo curativo. Cuando dejó de sangrar fue a toda prisa a por una jarra de agua, y al volver el velador ya la había despertado. Su grito mental le dejó la sangre helada. La licántropa parecía aterrada, y no era para menos, por lo que contaba.

Al marcharse Enredo, la aurva se agachó junto a ella y le dejó cerca el agua. No quería atosigarla, y ya había bastante gente a su alrededor, así que se hizo a un ladoy observó durante unos momentos para asegurarse de que todo iba bien. Fue entonces cuando una mano se posó en su hombro, sobresaltándola.
Soy yo —Eara Ayne, que dijo aquello al percatarse de su reacción. Cuando Eara se giró hacia él pudo ver agotamiento en su cara—. ¿Va todo bien por aquí? Parece que ya casi los han encontrado a todos.
Sí. Aunque Varsai… —Eara se hizo a un lado para que pudiera ver la sangre del suelo y las heridas en proceso de cicatrización de la chica. El anima se la quedó mirando fijamente, sorprendido y preocupado—. Pero se pondrá bien, la despertaron a tiempo.
Menos mal.

--------

Las dudas de Nime desaparecieron cuando vio al monstruo dar un salto y situarse prácticamente a su lado. Recordaba lo temible que era su velocidad. El miedo hizo que dejase de controlar sus piernas. Primero temblaban, y después corrían, sin que ella tuviese que darles ninguna orden. Los dejó a todos atrás, aunque tal vez también habían salido corriendo. No tardó demasiado en darse cuenta de que había dejado de perseguirla a ella. Se encontró en una calle, sola, y temblando tan fuerte que sus dientes castañeaban.

«¿Dónde están los demás?». Entonces escuchó un grito. Y otro. Reconocía las voces de sus amigos y supo que, en alguna calle cercana, estaban siendo devorados por el monstruo, tal como le había visto hacer con Eitne tiempo atrás. Las piernas le fallaron y cayó al suelo.
No no no no no no no no…
Cuando levantó la mirada no vio nada. Volvía a poder llorar, las lágrimas no le dejaban ver más que borrones. Escuchó el gruñido de la bestia cerca, cada vez más cerca. Y sus pasos. Quería correr, quería huir, pero ya no tenía adonde ir.


Nime fue arrastrada a la realidad de forma violenta. Sintió frío, pero sus ojos percibieron enseguida, tras reajustarse durante unos segundos, que estaba en una sala enorme llena de gente, y la persona extraña que acaba de despertarla se alejaba. Despertarla. Había estado dormida, pero todavía sentía que lo que acababa de vivir era real. Se frotó la cara y se puso en pie de un salto, buscando caras conocidas a su alrededor.

Dio con gente de su grupo cerca de donde estaba. Todos vivos. Sorprendentemente, no se sentía mejor, porque el hecho de que su miedo le había hecho abandonarlos seguía ahí, así como las emociones que se había traido consigo del sueño.

La criatura demiúrgica la detuvo para darle una explicación que no supo interpretar bien. Por no decir que no estaba en condiciones de ayudar a nadie. Al juntarse con los de su grupo notó que no era la única que lo había pasado mal o que no tenía ganas de contar lo que había soñado. La situación, además, era muy confusa y nadie entendía muy bien lo que estaba pasando.

Todavía tenía que terminar de digerir su pesadilla cuando una mucho más real eclipsó a la primera. Una veterana a la que no conocía les pidió que esperasen solo para traerles el cuerpo inerte de Inna y noticias de la muerte de Eorlir. Nime se tapó la boca con las manos y se quedó petrificada. Se suponía que ahora que eran rocavarancoleses podían enfrentarse a cualquier cosa. ¿Por qué habían tenido que morir precisamente ellos, con la de gente que había en la ciudad? Aunque en los últimos meses hubiese aprendido a lidiar con la muerte, no era algo que uno pudiese aceptar sin más. Nunca se acostumbraría a aquellas emociones. La demonio mineral quería que aquello fuese una pesadilla también, despertarse de nuevo, ahora en su cama, y que todo fuese un mal recuerdo. Lamentablemente, estaban en la realidad. No había palabras de consuelo para nadie.
Nihil
Status : UNDEAD
Personajes : -Cain:Brujo demoníaco
-Mánia: Bruja autocinética
-Zmey: Piromante
-Twixy's: Veela
-Rena: Minera cyberPUNK
Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : En ocasiones notará un ligero olor a ceniza.

Ficha de cosechado
Nombre: Luci
Especie: Daeliciano
Habilidades: Carisma, oido musical, olfato fino
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 08/03/19, 12:39 am

A dama Isis ya no le quedaban tareas por hacer y eso no le gustaba. Había traído junto con Irianna a todos los durmientes que había podido y cuando esos se habían terminado había estado de acá para allá asistiendo con hechizos básicos o recargando talismanes. Llegado un momento incluso se había puesto a lanzar hechizos de limpieza a diestro y siniestro, eliminando los charcos de sangre, vómito y otras cosas desagradables que se repartían por el suelo del salón. Por supuesto, todo esto era una distracción para no subirse por las paredes mientras despertaban los amigos que aún estaban durmiendo. Era lo único que podía hacer: esperar a que les llegara su turno, rezar a dioses que ni conocía ni le importaban para que nada les ocurriese en sueños mientras tanto.

Un ruido familiar le hizo mirar hacia los ventanales, donde el pájaro de Jace estaba armando jaleo. Si el pájaro estaba allí, su jinete no debía andar lejos. Como esperaba el dullahan no tardó en aparecer para calmar a su montura y dama Isis se dispuso a correr hacia él para comprobar que estaba bien. Sin embargo alguien le agarró del brazo.

-¡Sami! -chilló tras girarse y ver a su amiga. Le dio un fuerte abrazo y la llenó de besos, feliz porque hubiese despertado sin problemas -¿Estás bien? ¿Te duele algo?

La miró y remiró en busca de heridas pero por suerte solo parecía tener unos cortes en las mejillas, superficiales, que se apresuró a curar con magia.

-Los demás están por aquí, todos están bien. Algunos tenían heridas pero los médicos se han ocupado, ya no hay peligro, estamos a salvo, ya ha pasado todo.

Sus palabras eran en parte para tranquilizar a su amiga y en parte para tranquilizarse a sí misma. La pesadilla estaba llegando a su fin y podía considerarse afortunada por haber salido indemne y sin bajas cercanas. La imagen de Irianna levitando el cadáver de una chica se había quedado grabada en su cabeza, sostuvo con fuerza la mano de la evaki para ahuyentarla.

-Vamos, reunamos a los demás y larguémonos de aquí, necesito un sofá y un chocolate caliente.


***

Ariven apareció sosteniendo a Wheem, que parecía tener dificultades para caminar. El brujo miraba al suelo, como intentando que su cabello ocultara los moratones y arañazos de su rostro.

-Dice que quiere que lo cure Cain, ha echado a todos los del equipo médico que se le han acercado -explicó Ariven. Por su expresión no estaba de muy buen humor.

El invocador tampoco estaba de buen humor. Había tenido una fuerte discusión con Mikk, que le acusaba de haber puesto a Vivia y a los demás en peligro, y podrían haber llegado a los maleficios si la idrina no se hubiera metido para separarlos. Aunque de forma racional Cain sabía que en ningún momento había querido que sus empleados corrieran peligro seguía sintiéndose culpable. Tendría que haberles pedido que se quedasen fuera de la ciudad, tendría que haberlo visto venir.

Le hizo una seña a Wheem para que se acercase y el brujo de las opiáceas le susurró al oído. Temblaba como un flan. Cain se apresuró a conjurar hechizos de curación, por lo menos para las heridas más preocupantes y para aliviarle el dolor.

Zedrig había recuperado la conciencia y estaba oculto bajo unas enormes alas emplumadas que se había creado Mephis.

-Llama a Vivia, dile que volvemos al burdel. Y puede traerse al idiota ese si quiere -le pidió Cain a Ariven una vez hubo terminado con Wheem. Ninguno de ellos iba a dormir solo esa noche, y seguramente tampoco las siguientes.

_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.
Reifon
Status : Cazador de la luna de sangre.
Humor : JAJAJAJAJA *se marcha riéndose*
Personajes :
Spoiler:

Síntomas : Pierde progresivamente el miedo a las alturas.
Armas :
Spoiler:
  • Arcan Rel: Garras y dientes.
  • Dama Abrazos: Mandobles y manguales gigantes duales, balas cañon.
  • Nery´s: Beyesha infinita. Esto que no sabe ni que es.


Ficha de cosechado
Nombre: Nery´s
Especie: Frivy
Habilidades: Velocidad, agilidad, resistencia.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 08/03/19, 05:41 pm
El nublino descansaba bocabajo y aquel grito le era familiar, era...

Zarpa.

El rapiña abrió los ojos alarmado y cuando intentó ponerse en pie su cuerpo apenas respondió. En los últimos segundos habían aparecido heridas de forma frenética por todo su cuerpo, y su hombro y su abdomen chorreaban sangre. Se levantó de manera lenta, estando bocabajo no se habían apreciado bien pero una vez se irguió dejó a la vista decenas de heridas que recorrían  su cuerpo y cara. Se levantó del todo agarrandose la herida del abdomen, incapaz de procesar lo que aquella pequeña criatura le decía, observando a su alrededor, la gente, los que vivían en la torre, a la shinadre en el suelo... Localizó a Zarpa, estaba bien. Dio un par de pasos hacia donde estaban todos, con su hermano, pero no pudo más. El cuerpo del rapiña se tambaleó y cayó hacia adelante.

_________________________________________

Motes:


Fleur = Fleurporquecojonesteparecestantoamihermanaaaaaaaaah
Iemai = ave1, en proceso
Jose antonio = Colmilly´s
Kyllikki = Nieve, porque es blaquita y frágil
Maila = Nofrivy, parece una frivy, pero no lo és chan chan CHAAAN
Nharee = no decidido
Pefka = Maniquí que mono es por dioooo
Qwara= Depis, por deportis porque esta en forma
Rubina = Avys, de altivys
Sarah = hmmmmmmmmmmmmmmmm
Ulmara = ave2, en proceso



Equilibrio:

Un blanco mas oscuro que el negro.

Un negro mas claro que el blanco.

El gris se desborda en mil tonos.

Y el arcoiris se hunde en monotonia.

Vivimos caminando el sendero dejado por los muertos.

Mientras brindamos nueva muerte a nuestro paso para extenderlo.
Evanna
Personajes :

Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : Quienes la toquen a veces se sentirán aturdidos.


Armas :

Ficha de cosechado
Nombre: Rua
Especie: Humana. Sueca
Habilidades: Rapidez mental, valor, astucia
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 09/03/19, 01:25 pm
DHELIAN


El dolor sacudió sus brazos cuando abrió los ojos, aturdido, miró alrededor con alteración. Si su corazón aun latiera estaba seguro que en esos momento estaría a punto del infarto, procesando los rostros de alrededor. La primera imagen que vio fue la de aquel sujeto desconocido sobre el y que sin mediar palabra fue hacia alguien mas y lo siguiente fue la pequeña creación de un demiurgo, que le comunicó lo que estaba ocurriendo.

-¿Que...esta pasando?- se pregunto mascullando por lo bajo, aun incrédulo de lo que acababa de oír. Una voz fue escuchada y Dhelian levantó rápidamente la vista, viendo a Heraldo acercarse a el y fleshaso de lo que acaba d e ocurrir hacia un momento hizo que mirase alrededor rápidamente, buscando a Onix, buscando al resto de sus amigos. Onix estaba allí igual que los demás, pero no había rastro de sus estirges. Mucha mas caras conocidas pululaban por la habitación algunas heridas y otras tan desorientadas como el mismo.

-No, no se que esta pasando tampoco- respondió Dhelian a Heraldo, viéndose sus brazos llenos de arañazos y heridas abierta, desde sus hombros hasta su muñeca. Arañazo profundos, tiras de piel desgarradas por la fuerza de los picos y uñas.¿Las heridas estaban allí, sangraban y dolían ¿como era posible?- No han explicado nada de lo que nos ocurrió, solo que parece que estamos bajo ataque y que necesitamos traer a todos los ciudadanos aquí. Al parecer, estábamos todos dormidos. Lo que hemos vivido parece ser un sueño pero...yo sigo teniendo estas heridas y tu tienes esa marca en tu brazo-dijo Dhelian no entendiendo tampoco como habían llegado a eso- Una creación demiurgica dijo que las explicaciones serian mas tarde. Nada mas. - respondió Dhelian apretando ligeramente los dientes, viendo sus brazos llenos de cortes. Le dolía moverlos para curarlos por si mismo, por lo que acepto de buena gana cuando alguien mas se acerco para hacerlo por el. Igual alguno de los cortes de las garras eran bastante profundos, así que iban a quedar cicatrices. Aun así eso era preferible a que sus heridas no sufrieran tratamiento y dieran mas problemas luego con su afinidad con la putrefacción del cuerpo.

Un rugido de su estomago, hizo que mirase a Heraldo con algo de vergüenza. El aire en es habitación estaba cargado de muerte y no pudo evitar la reacción condicionada.

-Se que es una pregunta tal vez tonta en este momento ¿pero cuanto llevaremos dormidos y aquí postrados? Este aroma, me esta poniendo un poco inquieto- susurro Dhelian agotado. Miró su ropa, llevaba una sencilla una camiseta larga de color verde lima, ahora con manchas de sangre y unos sencillos pantalones cortos debajo. Iba descalzo y no llevaba consigo su riñonera donde portaba, entre otras cosas, sus aperitivos. Realmente había sido sacado de la cama tal y como estaba.

----------

Samika sonrió del mas profundo alivio abrazando fuertemente a su amiga, que estaba sana y salva. la efusiva respuesta de Dama Isis le alivió enormemente y escuchar de propia voz de la veela que sus compañeros estaban bien e incluso Eara ya estaba echando un mano por el lugar, le trajo cierta calma. Sus amigos estaban bien y eso era la mejor noticia que podía haber oído, aun así seguía un poco preocupada por sus dos compañeros de desventuras. Esperaba que hubiese salido de esa pesadillas indemnes o al menos todo lo posible, incluso sino estaba segura de que hubiesen llegado a vivir realmente lo mismos sucesos. Intentaría comprobarlo mas tarde.

La cálida magia de Isis alivio el dolor de los arañazos de su cara, sacándola de su ensoñación.

-Realmente es la mejor idea, estoy mentalmente agotada en estos momentos. No puedo mas- susurro Samika aceptando de buena gana la idea de reunirse con el resto y descansar un poco. No durmiendo, no mas dormir por el momento, solo sintiendo que todos se encontraba allí  enteros y respirando era mas que reconfortante después de lo que acababan de vivir.

No sabia si llegarían a confesarse mutuamente lo que habían vivido mientras dormían, pero en esos momentos tampoco quería pensar mucho en ello.

_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

Spoiler:
Rua habla =  #9932CC
Rua piensa = #CD5C5C
Dédalo piensa = #FFFAFA
Yber
GM
Status : Es complicado.
Humor : La gracia de dios.
Personajes :
Dirke/Ramas.
Giz.
Tap/Malahierba.
Lara 37/Saria Omen.
Rasqa: parqio transformado en moloch.
Eitne.


Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades : Eitne: le falta la pierna derecha de rodilla para abajo.
Síntomas : Pierde la paciencia con mayor facilidad.

Ficha de cosechado
Nombre: Ulmara.
Especie: cercana alaí.
Habilidades: Velocidad, nociones de lucha y resistencia.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 09/03/19, 05:35 pm
Eitne despertó despacio, con un regusto desagradable en la boca y el cuerpo empapado; se sentía como si acabara de emerger de un capullo, igual que Pelusa hacía unas semanas. Sobre él, la figura de un salvador translúcido, flotante y misterioso al que no pudo reconocer como Granta.

¿Qué está… ?

Intentó incorporarse, pero al pequeño le sobrevino un fuerte dolor en ambos brazos. Su héroe se escurrió de su campo de visión y Eitne sintió un escalofrío. Ahora que le costaba levantarse sintió por primera vez el suelo de piedra. Alzó la mano levemente y la encontró cubierta de sangre azul. Ese era el líquido viscoso que lo empapaba: su sangre. Le sobrevinieron varios flashes, recuerdos de un sueño aterrador, y el niño chilló. Un grito agudo que nacía de lo más profundo de sus pulmones y que se mezclaba con el tintineo de campanillas de su forma diurna.

La bestia del crepúsculo no supo si la chica que vino a ayudarle lo hizo por gusto o empujada por su aura hipnótica. Ni siquiera se lo planteó. La mujer, de formas redondeadas, le habló en un tono calmado, suave, y Eitne pasó del grito descontrolado a un llanto ligero. Erika, que así se llamaba su segunda heroína de la noche, le ofreció un frasquito con un jarabe lleno de burbujas de colores y le habló de un amigo suyo de cosecha al que le recordaba. Eitne se lo bebió sin rechistar y pudo ver como sus heridas, agujeros abiertos por las uñas de un monstruo de pesadillas, se cerraban ante sus narices.

Más calmado gracias a su ayuda, Eitne le dio las gracias dos o tres veces y se incorporó, sentado. Ahora que su vida no corría peligro se dio cuenta de que estaba desnudo, tapado con una manta, y tan cojo como siempre. Utilizó el hechizo de levitación sobre sí mismo, se hizo un rollito bajo la tela y limpió la sangre con otro de los hechizos que había aprendido. No tuvo que levitar mucho para encontrar a varios de sus amigos.

Preguntó a todos, uno por uno, si se encontraban bien. Con el descontrol, su voz sonaba a veces sólo en oídos de los interpelados y a veces por todo el salón. De vez en cuando podía escuchar a desconocidos respondiendo con un “Sí, sí” o un “Podría estar mejor, pero gracias por preocuparte, niño”. Eitne no podía evitar esbozar una sonrisa y darles conversación brevemente, para que no pensaran que en realidad había sido un fallo de su voz. Quedaba feo decirles que no les preguntaba a ellos y también se merecían sentirse atendidos.

Él mismo también lo necesitaba. La situación era confusa cuanto menos. No tardó mucho en descubrir que su salvador se llamaba Granta y que era un velador que los había despertado a casi todos y que los había salvado de ser devorados por un edificio que tenía una magia muy, muy poderosa dentro de sus paredes. No era algo fácil de entender ni de digerir. Quería volver a la sede y tumbarse en la cama y mirar al techo y olvidarse de todo durante un rato. Pero sin dormirse.

Sin embargo, Rocavarancolia tenía otros planes para él y para los suyos. Una chica se acercó a ellos y se presentó.

Hola, Irianna. —Con una mano se sujetaba la manta que le tapaba y agitaba la otra a modo de saludo.

Su expresión de alivio progresivo se deshizo ante una noticia inesperada: no estaban todos vivos. El cadáver de Ina levitó ante ellos y Eitne, por un instante, se sintió sucio de utilizar el mismo hechizo para mantenerse en el aire. Sintió arcadas, pero por suerte en su estómago no quedaba nada más que el poso de un miedo atroz.

El llanto que había cortado Erika comenzó de nuevo, esta vez más sonoro y desconsolado; se hizo eco por todo el salón del trono. De vez en cuando, entre un berrido y otro, el tañir de unas campanillas invisibles se mezclaba con el dolor y le daba al llorar un tono de dulzor e indefensión. Algo que en aquel momento simplemente redundaba.

_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.
Red
Personajes :
Vacuum: Hado infernal originario de la Tierra.
Saren: Selkie roc idrino.
Keiriarei: Kitsune de nueve colas ulterana.
Sekk: Berserker ulterano.
Remilo: Brujo del cobre irrense.
Qwara Khumalo: Cosechada sudafricana.

Síntomas : Las palmas de las manos se le descaman con facilidad.

Ficha de cosechado
Nombre: Qwara Khumalo.
Especie: Humana sudafricana.
Habilidades: Rapidez mental, velocidad y nociones de lucha (boxeo y krav maga).
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 09/03/19, 09:43 pm
Granta despertó a Milo segundos antes de que su corazón se detuviera por completo, aunque esto el velador no pudiera saberlo, y cuando se alejó a traer de vuelta al mundo real a otro de los durmientes el irrense empezó a toser sangre.
¿Pero qué... ? —consiguió decir a duras penas mientras intentaba incorporarse, pero el latigazo de dolor en las costillas le dejó sin aliento y volvió a caer sobre el suelo con los ojos nublados. Le costaba muchísimo respirar, pues sus pulmones perforados se estaban empezando a encharcar, pero era incapaz de pedir ayuda. ¿Estaban sus amigos bien? ¿Donde se encontraba? ¿Si todo había sido un sueño por qué le dolía tanto el pecho?

Por suerte su pequeño debate no pasó desapercibido para los que estaban tratando a los heridos y estos, sin levantar apenas revuelo, no tardaron en ocuparse de sus costillas. El norteño volvió a respirar enseguida y los sanadores le dejaron tranquilo, pero el agotamiento mágico no se iba a ir así como así y el brujo se quedó sentado contra una columna. Con las pocas fuerzas que tenía buscó a sus compañeros con la mirada y los divisó en la distancia, pero incapaz de alzar la voz para llamarlos se limitó a esperar a que las fuerzas le regresaran con los ojos entrecerrados. Saber que estaban bien le había quitado un peso de encima y el alivio que sintió después le sumió en un estado de semiinconsciencia del que ni siquiera el llanto de Eitne le pudo sacar.

Cuando se enterara del destino de Ina y Eorlir mucho más tarde su alivio se tornaría en cenizas, consumido por una sensación de culpa casi irracional, y aunque el cadáver de Rutilante estaba a pocos metros de su posición el irrense tardaría bastante tiempo en averiguar que ya no estaba maldito.


Cuando le llegó el turno de despertar a Vac el hado se incorporó como un resorte, casi golpeándose la cabeza contra la frente del velador, pero a diferencia de muchos de los durmientes él no estaba herido. Tardó muy poco en ubicarse y en incorporarse a las tareas de ayuda en cuanto se aseguró de que sus amigos del burdel y del Cuchitril estaban bien, pero apenas si intercambió un par de palabras con nadie. Estuvo tentado de acercarse a Irianna cuando la vio junto a un grupo de novatos, preocupado por su estado, pero al final se mordió la lengua y agachó la cabeza para continuar con su trabajo.

No quería hablar con nadie, no quería que sus compañeros le recordaran la locura que la torre de los Soñadores le había mostrado durante la pesadilla.


A pesar de que Saren había sido uno de los primeros en despertar hubo que tratarle de urgencia cuando Granta lo trajo de la pesadilla, pues el fantasma de Verkan había tenido mucho tiempo para reabrir la mayoría de sus viejas cicatrices.
No las borréis, no las borréis... —murmuró una y otra vez durante todo el proceso de curación, taladrando con sus ojos febriles a los desconocidos que estaban tratando de ayudarle. No permitiría que nadie eliminara aquellas cicatrices, aquel recuerdo permanente de lo estúpidamente ingenuo que había sido en el pasado.

En cuanto estuvo curado se levantó desoyendo los consejos de los sanadores y empezó a buscar a Ka por el salón del trono, arrodillándose a su lado en cuanto dio con ella. El selkie permaneció a su lado en todo momento hasta que le llegó el turno de despertar, velando su sueño con el corazón en la garganta, y no empezó a respirar con normalidad hasta que la muchacha pudo devolverle la mirada.
Yber
GM
Status : Es complicado.
Humor : La gracia de dios.
Personajes :
Dirke/Ramas.
Giz.
Tap/Malahierba.
Lara 37/Saria Omen.
Rasqa: parqio transformado en moloch.
Eitne.


Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades : Eitne: le falta la pierna derecha de rodilla para abajo.
Síntomas : Pierde la paciencia con mayor facilidad.

Ficha de cosechado
Nombre: Ulmara.
Especie: cercana alaí.
Habilidades: Velocidad, nociones de lucha y resistencia.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 09/03/19, 10:20 pm
El cuerpo de Saria fue de los últimos en llegar al Salón del Trono, pues la ordesa fue de las últimas en incorporarse a la pesadilla. El sueño la pilló en ese momento de ligereza en el que se abandona un portal y el cuerpo cae de nuevo en las garras de la gravedad. Cayó de boca, bajo el vórtice de Ordesta, y así quedó hasta que la recogieron los voluntarios. Mientras tanto, su cabeza se llenó de imágenes horribles de bebés muertos, desastres imposibles de frenar y otros tantos bebés no-muertos. Siloco la perseguía por la ciudad azuzándole cadáveres reanimados de niños. Una pesadillas terrorífica para Saria, pero también común. Jamás había necesitado una torre para sufrir en sueños, eso era algo con lo que ya convivía la mala sombra. Un superpoder que obtuvo el día en que trajo a sus cinco retoños a Rocavarancolia, el día que sin saberlo los condenó a morir.

La diferencia más palpable era el grado de nitidez. No había borrones, ni copia-pegas, ni traslados imposibles. La ciudad se sentía real excepto por la marea de bebés que la buscaban. Saria se asustó y, como hacía siempre con todo, buscó en los porcentajes la forma de sobrevivir. Tuvo suerte y, cuando abrió los ojos en el suelo frío del salón del trono, seguía de una pieza, indemne.

Dio las gracias a Granta y se levantó tan rápido como se lo permitió su cuerpo. Sorprendentemente, el salón ERA un lugar seguro. Los porcentajes que bailaban entre dormidos y despiertos eran amables, todo lo que podían serlo en la ciudad. La ordesa se permitió el lujo de pisar allá donde sus pies cayeran sin fijarse demasiado en las lecturas del suelo y buscó entre la gente.

No tardó mucho en dar con Kin y Krono, gracias a los destacables cuernos del demonio. Les dio un abrazo, se preocupó por ellos y se informó del resto de sus amigos. No había señales de Keiria ni de Kud. Lo segundo era normal a estas alturas, lo primero… La mala sombra prefería no ponerse en lo peor. Quería creer que ambos volverían de algún portal felices y rebosantes de horas de sueño, ajenos a lo que había pasado.

Con esa brizna de esperanza en mente, Saria salió a las calles en busca de cualquier durmiente. De una forma un tanto retorcida, la ordesa entendía que aquel momento era su turno de brillar.

_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.
Dal
Status : Perdido en la ciudad de los milagros y los portentos.
Personajes :
Heridas/enfermedades : Finas cicatrices por todo el cuerpo.
Síntomas : En ocasiones, un ligero olor a hierro emana de él.

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 10/03/19, 12:22 am
Enredo.

El brujo se derrumbó contra una pared cercana a la hermaga de dragones. Se dejó caer hasta el suelo y quedó sentado enterrando la cara entre las manos.

Estaba cansado pero se sentía mucho peor. El balance de víctimas era demasiado alto, no sólo contando a los muertos que había en el salón. Además el gasto en magia había sido enorme y más sin el apoyo de su bastón. Enredo opinaba que las magias de curación eran las que más degastaban al que las usaba, no sólo por la complejidad de algunas, había que contar también con la concentración extrema que se necesitaba.

Irdil se acercó a él y se sentó pegado al humano. No dijo nada pero contempló el escenario que se desplegaba ante él. Había gente apenada por sus muertos, gente enfadada por los problemas causados. Empezó a preguntarse si la opinión que tenía en un inicio sería aplicable a todos. Quizá hubiera más excepciones como Enredo de las que el idrino pensaba.

Enredo levantó la mirada y miró al chico.

-Vámonos a casa - le dijo haciendo un esfuerzo para levantarse. Se dirigió al primer miembro del Consejo que vio y le dijo.- Si necesitáis ayuda y está en mis manos no dudéis en pedirlo.

Salió de la sala apoyándose en su aprendiz.

Sigue en la Clínica Luna Roja.


Varsai.

La niña se abrazó a Devoss y lo apretó mientras lloraba. Había estado cerquísima del desastre, ninguno de sus amigos llegaba a imaginar cuanto. Aún tenía demasiado fresca la impotencia que había sentido, las ganas de rendirse antes que seguir sufriendo aquello.

"¿Puedo dormir con alguien?" preguntó a sus amigos. No quería dormir sola, no se veía con ánimos. Y era posible que no pudiera en los próximos días.


Sigue en La Sede de los Taumaturgos.


Eriel.

El gárgola despertó a tiempo de ver una cola escamosa de color rojo saliendo por la puerta del salón del trono. Extrañado miró alrededor y lo que vio no le dejó buen cuerpo. Buscó con la mirada a Samika y la encontró en la distancia, parecía estar bien pero ya hablaría con ella.

Se reunió con los cercanos a él y por el camino buscó a Caín pero no lo vio por ningún lado. Llegó a pensar que se lo había imaginado.

Recibió la noticia de la muerte de los sinahdres con pesar. Pero no le dolió tanto. El hecho de haberlos perdido y llorado ya con anterioridad mitigó bastante el dolor. Aún así era un duro golpe, por suerte el resto estaban bien, en mayor o menor medida. Podían estar heridos pero estaban vivos.

Sigue en La Sede de los Taumaturgos.

_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .
Muffie
Humor : Absurdo

Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: brujo de la cera aurva sinhadre.


Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.

Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.



Ficha de cosechado
Nombre: Irenneil
Especie: Sinhadre
Habilidades: Artesanía, imaginación y habilidad manual
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 10/03/19, 05:25 am

Irenneil

Neil despertó entre llanto desconsolado, horrorizado ante la idea de perder a Adru, quien en seguida estuvo sobre él abrazándolo y calmándolo. Neil no pudo evitar suplicarle entre sollozos que jamás le abandonara.

Cuando por fin se calmó entre los brazos de su edeel, Neil consiguió comprobar que todos sus amigos se encontraban también sanos y salvos y con un suspirando de alivio se mantuvo cerca de Adru diciéndose así mismo una y otra vez que aquello había sido solo una pesadilla y que ya había terminado. Pero la pesadilla en realidad no había terminado porque el dolor volvió cuando una nebulomante que se presentó como Irianna se acercó para darles una terrible noticia. Ina y Eorlir habían muerto, aquella pesadilla les había matado. Con un jadeo Neil se arrodilló junto a Adru y rompió a llorar de nuevo abrazado a ella.


Kimbra

Kimbra nunca se había sentido tan inútil en toda su vida. A la demonio la embargaban cientos de sensaciones y sentimientos con los que hacía poco había comenzado a familiarizarse, pero siempre había sido consciente de la sensación de utilidad, la cual había sido motor de su vida durante toda ella antes de llegar a Rocavarancolia. Nunca se había sentido tan inútil. Tan vulnerable e impotente.

Y lo peor de todo era ser consciente que ni siquiera su angustia valía nada, porque eran ellos, todos ellos, quienes estaban sufriendo. Kimbra, encerrada en su propia mente, solo podía observar como su cuerpo se mantenía de pie e impasible en el centro de la enorme sala mientras a su alrededor los seres más mortíferos torturaban y descuartizaban a todos aquellos a los que había llamado alguna vez amigos.

Kimbra, que siempre había sido impasible ante cualquier cosa, se veía ahora obligada a ello sin ser capaz de salvar a nadie. Porque era débil. Porque era insignificante. Porque era inútil.

Cuando por fin despertó, después de haber visto morir de las formas más espantosas posibles a sus amigos una y otra vez, se mantuvo quieta, incapaz de aceptar que ahora que ya nada podía hacer por ellos es cuando podía por fin recuperar el control de su propio cuerpo. No fue sino hasta que escuchó la voz de Irianna a la distancia cuando pudo suspirar de alivio pensando que, si fuera por ella, nunca más volvería a dormir.


Karime


Lo primero que vió la loba cuando despertó fue la imagen preocupada de Saren.

- Joder- exclamó con la voz ronca, como si hubiera estado gritando con todas sus fuerzas-. Eres la imagen más jodidamente maravillosa del universo- le dijo aliviada de verlo a él y no a aquello con lo que había estado soñando, pero sintiendo todavía sus manos manchadas de sangre y con la risa de las hienas en sus oídos.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Nihil
Status : UNDEAD
Personajes : -Cain:Brujo demoníaco
-Mánia: Bruja autocinética
-Zmey: Piromante
-Twixy's: Veela
-Rena: Minera cyberPUNK
Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : En ocasiones notará un ligero olor a ceniza.

Ficha de cosechado
Nombre: Luci
Especie: Daeliciano
Habilidades: Carisma, oido musical, olfato fino
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 10/03/19, 03:13 pm
Nihil cayó sobre el suelo de piedra como salida de la nada. El dolor de la realidad la recibió en compañía de algunos rasguños y un ligero mareo, era una sensación muy diferente a sus habituales retornos del plano onírico.
Siloco corría hacia ella, la súcubo detuvo su marcha con un gesto.

-¡Trae al velador! -gritó, y dotó a sus palabras un tono de orden inconscientemente -Hay que despertar al soñador. ¡Ya!

A Siloco ni siquiera le hizo falta llamar a nadie, Granta había sido alertado por los gritos de Nihil y se aproximaba lo más rápido que podía. La súcubo le lanzó una mirada ansiosa a Melodes por el rabillo del ojo, como para cercionarse de que todavía estaba ahi, que ninguna herida había aparecido de repente sobre su cuerpo. Cuando Granta puso las manos sobre el soñador por fin pudo respirar tranquila.

-Ha terminado -susurró en un suspiro aliviado.

_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.
Giniroryu
GM
Status : Rest in fucking pieces.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Personajes :
Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna: Nebulomante idrina lacustre.
Adrunelia: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: enderth.


Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Oscurecimiento de las plumas alrededor de los ojos.
Armas :
Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y daga.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: ser un pollo.



Ficha de cosechado
Nombre: Lethe
Especie: enderth
Habilidades: conocimiento de técnicas de supervivencia, orientación y vista de lince.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

el 10/03/19, 03:15 pm
Melodes apenas tuvo tiempo de cubrirse de la cegadora luz que anunciaba el principio del fin de la Torre cuando fue arrastrado fuera de aquel lugar. Mientras su consciencia era absorbida fuera de aquel lugar en el que ya solo quedaba destrucción creyó haber visto dos sombras difuminadas a través de una pequeña ranura de sus ojos.

Su visión tuvo que acostumbrarse a una nueva luz, una mucho menos cegadora pero igualmente excesiva para alguien recién despierto. El libense se incorporó despacio, dándose cuenta primero de la presencia del velador junto a él.
—Gracias —dijo realizando una reverencia con la cabeza.
A continuación se giró hacia los rostros de los miembros del Consejo, que lo observaban expectantes.
>>Está hecho.

---

En el salón del trono continuaban los reencuentros, las tareas médicas y el barullo generalizado. Algunos ciudadanos ya se habían ido, aunque la mayoría había decidido permanecer allí ya fuese en busca de alguien, ayudando a allegados y desconocidos o simplemente a la espera de más información. Los miembros del consejo, acompañados de Granta, Nihil, Melodes y Akeyo, se acercaron en su conjunto hacia la mesa donde se reunian habitualmente y Andras Sula pidió silencio mediante el uso de un hechizo amplificador.
—Ciudadanos de Rocavarancolia: todo ha terminado. La Torre de los Soñadores ha sido destruida. Estamos a salvo.

El salón del trono se llenó de exclamaciones de victoria y alegría, pero también de alivio y cansancio. A continuación los miembros del Consejo explicaron por qué habían sido transportados al plano onírico, quién había sido el responsable, la implicación de dama Sueño en todo el asunto y como habían logrado evitar una catástrofe más que segura si permitían que la influencia de la Torre se extendiese hasta llegar al alma del planeta. Cuando Andras Sula pronunció sus últimas palabras, instándoles a abandonar el salón del trono, todos los allí presentes había comprendido una cosa sin duda: Rocavarancolia había hecho frente a sus peores pesadillas y había ganado la batalla.

_________________________________________

La quinta GM oculta representada en un gif:
Salón del trono - Página 10 WLJLnOD
Contenido patrocinado

Salón del trono - Página 10 Empty Re: Salón del trono

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.