Conectarse
Últimos temas
La Boutique de dama IsisHoy a las 11:24 pmDalBarrio DerruidoHoy a las 10:46 pmYberSinhdroHoy a las 10:37 pmGiniroryuFrivowaldannyHoy a las 10:36 pmDalCuartel General de los EjércitosHoy a las 10:07 pmDal
Estadísticas
Tenemos 189 miembros registradosEl último usuario registrado es ALBA 08Nuestros miembros han publicado un total de 43490 mensajesen 828 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Ir abajo

Salón del trono - Página 9 Empty Salón del trono

el 03/08/11, 01:07 am
Recuerdo del primer mensaje :

Una amplia sala con el centro ocupado por una gran mesa rectangular con una decaestrella en madera roja inscrita sobre madera más clara. Algunas paredes tienen tapices bien cuidados o armaduras limpias. El tradicional Trono Sagrado de Rocavarancolia preside la estancia.


Ficha de cosechado
Nombre: Maila
Especie: Humana
Habilidades: Velocidad natatoria,intuición, carisma.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 03/03/19, 08:02 pm
La conciencia del holandés iba perdiendo fuerza poco a poco. Esa hambre insaciable por carne humana, producto del sueño, era demasiado poderosa para resistirse. Y sin embargo Devoss luchaba con toda su alma, rechazando los ánimos de los hombres bestia. Su visión empezaba a emborronarse por los lados, siendo lo único visible el cuello de Ruth.

-Si no la matas tú lo haremos nosotros, pero primero la torturaremos como hemos hecho con el resto-. Dijo el líder al ver qué tardaba en actuar, cuya cara era cada vez más familiar para el licántropo. -Haz que me sienta orgulloso-.

-Da igual lo mucho que lo escondas, tu naturaleza sigue ahí. YO SIGO ESTANDO AHÍ. La caza, la carne, el sabor... Son las únicas cosas reales en este mundo. Y cuando la pruebes jamás podrás parar, humano. Esa es tu maldición... y tu verdad.- Afirmó  La Bestia, relamiéndose con el miedo del muchacho.

<<Os equivocáis, todos vosotros.>> Pensó Devoss, y cada uno de los presentes le escuchó.<<Somos lo que queremos ser. Podemos elegir... puedo elegir. Y  elijo seguir siendo yo. La Luna me ha vuelto más fuerte, y es cierto que me ha mostrado mi verdadera naturaleza. Pero no existe nada en mí capaz de hacer daño a otra persona para alimentarme de ella. La Luna no me dio esa maldición. Siempre... siempre lo he sabido,  únicamente he tardado en verlo. >>

La Bestia empezó a desaparecer, desprovista del poder y la influencia que ejercía sobre Devoss. Ni siquiera dijo nada, el holandés se lo impidió. La Bestia había sido la representación del miedo irracional del licántropo a él mismo, y una vez superado ese miedo su existencia carecía de sentido. Simulando esa derrota contra La Bestia, Devoss empezó a cambiar a humano otra vez de manera fluida y veloz.

-Cometes un error.- Dijo el líder sosteniendo todavía a la israelita por el cuello.- Solo tenías que hacer una cosa, no era tan difícil, humano.- Con un rápido movimiento de brazos el cuello de la chica crujió, con un sonido desagradable y acabando con su vida.

-¡NOO!-. Gritó con furia el licántropo mientras tumbaba al hombre contra el suelo y lo golpeaba a puñetazos. Con cada golpe su cara iba siendo más reconocible para Devoss, su barba iba acortándose y  las canas se volvían doradas. El pelo, antes una melena larga y gris ahora era corto y rubio, muy parecido a la tonalidad del holandés. Con la sorpresa por esos cambios no tardó en quedar inmovilizado contra el suelo por el resto de hombres bestia. Por algún motivo no podía transformarse, lo que lo dejaba más confuso aún. El líder apareció en su campo de visión, aunque ya no estaba desnudo y sucio como sus compañeros, sino completamente limpio y vestido con un uniforme militar. Devoss sabía muy bien quién era, había deseado cada noche que volviera a casa y poder estar con él.

-Como iba diciendo, solo tenías que hacer una cosa por mí. No has hecho más que decepcionarme cada vez que te veía-. Su padre estaba ahí, agazapado sobre él, con su corte militar y su barba corta. Era él.-¿Por qué crees que tardaba tanto en volver a casa? Esta es la última vez que me desagradas, hijo mío. Como ya te dije, quien toca nuestra comida se convierte en comida-.

Con un rápido movimiento su mandíbula se cerró en torno al hombro izquiedro de Devoss, quien aulló de dolor y de impotencia por no poder hacer nada. Otros hombres bestia empezaron a arañar sus  piernas, brazos y cara, mientras reían satisfechos como las hienas que Devoss había ido a buscar. A lo lejos, mientras forcejeaba para liberarse, el licántropo pudo ver a una niña mirando la barbarie entre los escombros. No le salieron las palabras para pedir ayuda .Su padre, con toda la boca ensangrentada y sonriendo alzó la vista hacia a su hijo y se lanzó hacia su rostro. No llegó a alcanzarle.

El despertar del licántropo fue brusco, el aire volvió a sus pulmones violentamente a la vez que sentía algo frío recorrerle el cuerpo. Estaba en el salón del trono, aunque no recordaba cómo había llegado. A su alrededor había más gente, algunos despiertos y otros  aún dormidos. Un asreniano iba de dormido en dormido despertándolos. Devoss soltó un quejido, en su hombro izquierdo aún estaba la prueba de lo real que había sido el sueño. Le faltaba algo de carne, ahí donde le había mordido su padre, además de múltiples arañazos en la cara y el resto del cuerpo. <<Aún no me lo creo... ¿Qué cojones pasa aquí?>> La criatura demiúrgica no se lo dejó  claro, y poniéndose en pie más confundido todavía buscó a alguien conocido.

A lo lejos pudo ver a Ruth, con sus mechas ardientes en el pelo, su piel roja y afortunadamente con su cuello donde debía estar. Al lado estaba Irianna y parecía mantener una conversación con la demonio. Devoss se acercó a las dos, con la mano derecha en la herida y sin parar de gritar : “¡Ruth!”

Cuando llegara a las dos chicas  preguntaría cómo estaban y si tenían idea de qué estaba pasando, sin parar de soltar quejidos y gruñidos de dolor.
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Lethe
Especie: enderth
Habilidades: conocimiento de técnicas de supervivencia, orientación y vista de lince.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 03/03/19, 09:22 pm
Sí, aunque si no, otro lo hubiera hecho —respondió restándole importancia y abarcando el salón con un gesto—. Todo el mundo ha estado trabajando duro para reunirnos y despertarnos a todos. Parece que ya no es necesario que volvamos a salir en busca de gente, ¿quieres que busquemos a Devoss y el resto entre la multitud? Seguramente acaben de despertarlos o aún no lo han hecho así que no creo que se hayan ido.

Pero no les hizo falta ir muy lejos, pues el licántropo tigre dio con ellas cuando apenas habían comenzado a dar unos pasos. La nebulomante llamó la atención sobre la presencia del huano a unos metros de su posición y se dirigieron a su encuentro.
Devoss… ¡Estás herido! Ven, vamos a acercarnos al equipo médico para que te atiendan —le hizo un gesto para que la siguiera mientras buscaba a Eara, que sabía que estaba trabajando junto al brujo Enredo—. En cuanto a lo que está ocurriendo… Es complicado y largo de explicar. Al parecer todos fuimos trasladados al plano onírico de algún modo que aun no entiendo. Y corríamos un grave peligro si no nos despertaban… —No pudo evitar volver a pensar en la sinhadre muerta que había dejado en un rincón momentos antes—. Hay un asreniano que tiene la capacidad de despertar a cualquiera, dicen que es un “velador”. Es gracias a él que estamos despiertos.

Pero antes de que pudiese localizar el cabello rosado de Eara, se toparon con un pequeño grupo de habitantes de la Sede todavía dormidos. No era el hecho en sí lo que llamó su atención, si no que había sangre bajo sus pies que levitaban a unos centímetros del suelo. En cuestión de un segundo siguió el reguero con la mirada y su vista terminó posándose sobre una persona conocida.
¡Varsai! —horrorizada, se acercó a la licántropo, a quien le estaban empezando a aparecer diversas heridas por varias partes del cuerpo—. ¡¡Velador!! ¡Despierta a esta chica, corre peligro! —Llamó apremiante alzando considerablemente la voz, esperando que estuviese donde estuviese el asreniano la hubiese podido escuchar.
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Iemai.
Especie: Cercana.
Habilidades: Planificación, astucia, orientación.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 03/03/19, 11:40 pm
Kin no había salido de la cama, así que no tenía ni idea de cómo había visto aquella torre delante de él. Por un momento pensó que se había dormido con las gafas de realidad virtual puestas, pero eso no explicaba el terror que le había infundido aquella visión.

Trató de levantarse de la cama de un salto cuando recuperó la consciencia y vio que ya había salido el sol, pero perdió el equilibrio al intentar apartar las mantas y no ser capaz. Tuvo que detenerse para procesar lo que acababa de suceder. Sus brazos no respondían. Ninguno de los dos. Apartó la ropa de cama a patadas y vio sus brazos mecánicos colgando como pesos muertos. ¿Cómo era posible que se averiasen los dos durante la noche?

El irrense se enfureció. «¿Qué clase de pesadilla es esta?». El comunicador estaba sobre la mesa, pero para poder usarlo tuvo que morder un lápiz con el que tomaba notas de runas y tratar de pulsar con él el botón que comunicaba con Archi. Antes de que pudiese hacerlo, la voz de Saria salió por el comunicador, sobresaltándolo.
—Chicos, los he encontrado. En la plaza del estandarte, ¡venid ya! Xalk y Kud están aquí. Sus… cuerpos. No sé qué los ha matado, pero los porcentajes en esta zona todavía…
La comunicación se cortó. Escuchó a Archi entonces.
—¿Saria? ¿Qué ha sucedido?
La única respuesta que obtuvo fue silencio. El resto de sus compañeros empezaron a conectar sus transmisores y sus voces se mezclaron dificultando interpretarlas. Por lo que pudo entender, todos estaban saliendo ya hacia la plaza. Menos él.
Mierda. ¡Esto no puede estar pasando! ¡Joder!
El irrense pateó la mesa con los pies descalzos de pura frustración, y no tuvo ni tiempo de arrepentirse. Buscó un calzado que pudiese ponerse sin usar las manos, y solo encontró unas pantuflas de andar por la sede. Luego echó a correr escaleras abajo y por la calle. No sabía a quién iba a ayudar así, pero sabía que no podía sentarse a esperar tras lo que acababa de escuchar.

En el trayecto perdió las pantuflas, primero una y luego la otra. Le dolían los pies, pero no podía detenerse. Lo que estaba haciendo no tenía sentido, y tendría menos si se detenía. Llevaban tiempo sabiendo que aquello podía pasar, que podía repetirse, al no saber nada de sus amigos desaparecidos. Y ahora Saria… No había podido llevar el comunicador consigo para saber si volvía a hablar, o si lo hacía alguien que llegase a la plaza antes que él. No tenía forma de saber qué se iba a encontrar cuando los alcanzase.

Entonces algo lo detuvo. De entre los escombros salió una alimaña. La clase de alimaña que no le habría preocupado en circunstancias normales, con sus dos brazos hábiles o alguna de sus armas encima. Se trataba de un roedor de gran tamaño que lo miraba fijamente. No podría engullirlo entero, pero definitivamente podría repartírselo a lo largo de varias comidas. Kin frenó en seco y dio media vuelta para tomar otra calle, esperando que aquella cosa perdiese interés en él si no se acercaba. No fue así, escuchó el sonido apagado de sus patas sobre la tierra, acercándose cada vez más. Le faltaron palabras para maldecir. Esconderse era una idea peor que seguir corriendo: no había ningún lugar donde pudiese entrar él y no un bicho elástico como un roedor de más o menos su tamaño.

Al girar una calle el animal logró alcanzarlo y embestirlo con el morro, haciéndolo saltar por los aires. El irrense se creyó perdido en el instante en que rozo el suelo y notó la arenisca clavándose en su piel. Trató de ponerse en pie enseguida, pero el roedor lo aprisionó debajo de sus patas, clavándole las garras en el pecho. Entonces el raigaurum soltó toda la electricidad que tenía acumulada. No parecía ser suficiente para matar o inmovilizar al animal, como habría sido lo normal, pero consiguió amedrentarlo lo suficiente como para que se retirase. Él echó a correr y no miró atrás. El roedor se recuperó del susto y empezó a perseguirlo de nuevo, aunque sus músculos estaban agarrotados y no era tan veloz como antes. Kin estaba herido, sin brazos y descargado; volvía a ser un cosechado insignificante, y era solo cuestión de tiempo que su atacante consiguiese lo que quería.


Pensó que se moría, que ya no podía correr más, pero en realidad estaba siendo arrancado del sueño. La realidad lo golpeó de tal forma que le costó unos momentos procesar que había estado dormido hasta ese momento, especialmente porque tenía los pies destrozados y la ropa de dormir ensangrentada.
¿Pero qué…?

Antes de que pudiese buscar caras familiares entre la multitud, una creación demiúrgica se acercó a explicarle a un pequeño grupo de recién despertados la situación. Kin abrió los ojos sin poder ocultar su incredulidad. Un vistazo alrededor le permitió ver lo que hacía el asreniano que los estaba despertando y tuvo que admitir que la cosa parecía grave. Se puso en pie, pero necesitó hacerse un apaño sencillo con magia para poder caminar. Nadie le había traido unos zapatos. Buscó a los suyos y divisó a Archi, a quien se acercó dispuesto a preguntar en qué podía ayudar.

--------

Los amigos de Gael se marcharon tras el examen de Enredo, que también se acercó a él para lo mismo. Se dejó hacer y antes de que el médico se marchara le dijo:
Muchas gracias por todo.

Permaneció al lado de Adara y trató de hacerla beber agua a pesar de su inconsciencia, con mucho cuidado de que no se atragantase. Él ya se había bebido su parte e imaginaba que era cuestión de tiempo que se encontrase un poco mejor. Cuando el pulso de Adara se normalizase se lanzaría un hechizo vigorizante para sobrellevar el mareo y se pondría en marcha como habían hecho los demás. Necesitaba saber que los del burdel estaban bien, y también poner su granito de arena para dejar de sentirse una carga.

--------

Eara se había alejado al divisar sangre, y cuando terminó de tratar la herida buscó con la mirada a Enredo. El brujo estaba hablando con un chico al que no conocía, y se acercó en silencio, no queriendo interrumpir hasta que Enredo le pidió que compartiera con él los hechizos. A pesar de ser su ayudante no debía de tener capacidad mágica, o al menos no la tenía en ese momento. No poseía ningún rasgo que delatase su transformación y tampoco estaba clara su procedencia.
Ten —le dijo ofreciéndole la mitad de los amuletos—. Será mejor que nos dividamos y cada uno cubra una zona, ¿no?

Cuando acabaron de hablar Eara se puso al trabajo. Buscó heridos a los que ayudar, llevándoles agua, vendándoles heridas menores o haciendo uso de los amuletos. El grito de Irianna la interrumpió cuando miraba alrededor en busca de víctimas. Se giró de inmediato para intentar ver qué pasaba, aunque sin éxito, ya que estaban bastante lejos.
Oh, no... —se le escapó, y apresuró el paso hacia allí.


Última edición por Tak el 05/03/19, 11:05 pm, editado 2 veces

Ficha de cosechado
Nombre: Luci
Especie: Daeliciano
Habilidades: Carisma, oido musical, olfato fino
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 04/03/19, 01:52 am
A Cain ni siquiera le dio tiempo a verle la cara al pobre velador cuando abrió los ojos, porque Mephis lo apartó rápidamente. La cambiante tenía los ojos hinchados y enrojecidos y estaba claro que le estaba costando mucho esfuerzo mantener su forma, pues aquí y allá se veían hilos sueltos.

-¡Gracias a todos los dioses! -dijo, echándose sobre él.

Rompió a llorar en sus brazos y no le dejó hasta que Ariven llegó y le pidió con suavidad que le dejara espacio. Mephis no se resistió, se dejó conducir por la demonio de fuego como un corderito, todavía sollozando.

-¿Qué cojones ha pasado? -preguntó Cain. Le dolía la cabeza horrores y la boca le sabía a bilis. Sentía un picor desagradable en la espalda pero Estigma no estaba allí y eso fue un alivio.

Ariven le señaló un bichito demiúrgico que revoloteaba a su alrededor. Cain le ofreció la mano para que pudiera posarse y escuchó atentamente la explicación pregrabada de Cicatriz.

-Una pesadilla…

- Sí, tienen a un pobre novato despertando a toda la ciudad. La verdad es que no sé qué habría sido de nosotros si no llega a estar él. Desde luego la Luna Roja cuida de sus hij – Ariven se llevó las manos a la boca, arrepentida por lo que acababa de decir. Mephis le dedicó una mirada furibunda. A Cain se le dispararon todas las alarmas.

-¡¿Qué ocurre?!

Ariven miró al suelo, incómoda.

-Zedrig y Vivia…

El brujo se puso en pie de un salto, casi tirando a Mephis que había vuelto a recostarse contra él. El vértigo por haberse levantado de forma repentina lo desestabilizó, pero puso todas sus fuerzas en buscar entre la multitud y se abrió paso a empujones a través de ella en cuanto vio un destello de verde y azul pastel.

Zedrig estaba tumbado sobre el suelo de piedra con la frente perlada de sudor. A su lado estaba Vivia, pálida y con un brazo en cabestrillo, pero bien, y Mikk que le cantaba un salmo contra la fiebre al nublino.

-Jefe, ya está despierto, nos tenía preocupados -dijo Vivia esforzándose en formar una sonrisa. -El novato ya despertó a Zedrig pero parece que se ha desmayado por el shock. Mikk lo está curando.

-¿Y los demás? -preguntó. El corazón le latía tan deprisa que parecía amenazar con romperle las costillas. ¿Cómo había ocurrido aquello? ¿No se suponía que eran solo pesadillas?

-Jau se fue en cuanto lo despertaron, decía que quería ayudar. Dama Circe fue con Ariven a traernos ropa pero no quiere salir de su forma lobuna, está por allí con Vanyme.

Señaló un punto de la sala donde se podía ver al enorme ulterano acurrucado sobre una loba de pelaje castaño. Dos de los frivys del servicio se habían acercado también en busca del calor y la sensación de seguridad que les daba la licántropa. Mephis llegó con ellos y se agarró a la bata de Caín. Miraba a Zedrig con ansiedad.

-Wheem aún no ha despertado, pero lo hará pronto. Ariven ha ido con él -dijo en susurros sin apartar la vista de su amigo.

Cain se mordió el labio inferior. Aquello no estaba bien, no iba bien. Quería salir en busca de sus amigos, comprobar si todos estaban bien, sin embargo allí le necesitaban. Cogió la mano de Mephis y le besó los nudillos, luego se remangó las mangas de la bata y se arrodilló junto a Zedrig.

-Déjame que te releve -pidió, y retomó el salmo en a sílaba siguiente adonde lo dejó el brujo.

Ficha de cosechado
Nombre: Fleur
Especie: Humana
Habilidades: Agilidad, oído musical y salto.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 04/03/19, 06:45 pm
-Sí, por favor- le rogó a la idrina intentando no sonar desesperada cuando con un simple vistazo se dio cuenta de que había más gente de la que pensaba. Multitud de personas se congregaban desorientadas como ella, otras inconscientes. Por suerte para ella la nebulomante no tardó en localizar a su amigo. Ruth cambió la dirección a la que se dirigía en un instante y prosiguió a su encuentro con alarma y preocupación.

-¡Devoss!- y le dio un abrazo tan fuerte como rápido sin querer hacerle daño, la camiseta empapada de sangre le dejó adivinar que estaba herido de lo que parecía un mordisco. Se llevó la mano a la boca y maldijo no haber estudiado magia curativa en todo ese tiempo- ¡Vamos! Te pondrás bien- Pero Irianna quiso conducirlos hasta el equipo médico y la israelita comprendió con fastidio que sería mejor posponer las charlas para otro momento- eso es... ni siquiera sé qué significa el plano onírico...- admitió cuando escuchó lo ocurrido con temor. ¿Habría muertos? ¿Amigos?

La demonio de fuego comprendió la gravedad de la situación más pronto de lo que creía cuando descubrieron a la varmana entre un grupo de cuerpos durmientes y con heridas que no pintaban nada bien.
-¡Velador!- gritó arrodillándose al lado de la chica e intentando despertarla con zarandeos sin saber si serviría de algo- ¡Varsai despierta! ¡Velador!- continuó secundando a Irianna y mirando con preocupación al holandés. Solo deseaba que la ayudaran rápido y poder curar a ambos licántropos.


___


-¿Quién cojones eres tú?- apuntó Tayron con la garganta seca y la vista dándole vueltas. Había soñado con cosas feas, había soñado con una ciudad sumida en las sombras. Con traiciones, sangre y tiranos a los que debía ser sumiso. La muerte había ido hasta él en forma de sus amigos y justo cuando estuvieron a punto de alcanzarlo vio retazos de una niña rubia antes de despertar con la camiseta pegada a la piel.
Tay se incorporó hasta sentarse con ciertas náuseas para no dañarse la cola por estar con todo el cuerpo encima.
Mierda. Quién era ese. Pero el chico con rasgos extraños no le dio explicaciones y se puso a tocar a más gente que había a su alrededor.
Se aclaró la garganta antes de poder tranquilizarse del todo.
-¿Hola? ¿Tíos?- pero por más que el lémur buscara con la mirada no encontraría ninguna cara conocida y mucho menos rastro de la noruega. El nerviosismo comenzó a a apoderarse de él y se vio obligado a ponerse de puntillas para poder discernir a alguien que pudiera servirle de ayuda- ¿Dafne?- Nadie.
Lathspell
Status : Disponible para cualquier debate ilógico
Humor : Culpable de dibujar horrible y hacer chistes peores aun
Personajes : Zobriel: Nublino transformado en Basilisco
Kyllikki: Humana cosechada.
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Dolores recurrentes de corta duración en la zona frontal de la cabeza.
Armas : Zobriel: Malicioso, Colmillo veneno, Cuchillada, Cola veneno
Kyllikki: Elataquedelasmilteoriascientificasypseudocientificasmasinutildetodoslostiempos

Ficha de cosechado
Nombre: Kyllikki Paasikoski
Especie: Humana
Habilidades: Buena menoria, muy buena, lealtad, y facilidad para los idiomas.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 04/03/19, 06:56 pm
Había corrido, en serio. Zobriel podía jurarlo, había escapado tomando a Pam de la mano, sus piernas habían corrido, y la cola se había agitado en su espalda, y se había agitado fuertemente. Sus músculos se cansaron, de verdad se cansaron, y aun así no se podía alejar. Sentía la voz de su abuela cerca, tan cerca como estaba antes.

- Cariño basta de esto... - le decía con el tono de quien tiene todo el control - Deja de correr, mírame, disfruta de ver a mis ojos, yo te mostrare el cómo ser un Dios...

-¡NO! ¡BASTA YA DE....JAME!!!1 - grito el basilisco jalando la mano a su compañera y girándose. Pero ya no estaba sosteniendo a la mona del queso. Su abuela sonriente estaba a su lado. No corrían, pues no se habían movido de frente de la casa. Ahora no había nadie más que ellos dos. Y la sangre que escurría por las comisuras de los labios de la señora goteaba cayendo en la cola del nublino. -¡NO NO NO NO! ¡NO SERE UNO DE TUS DIOSES.....NO QUIERO SSSER ESO....¡¡NI SIQUIERQA QUIERO SER ZOBRIEL!! ¡DEJAME....DE....jame......¡¡AHHHHHH!! - El grito del nublino se extendió en la nada mientras la pesadilla saltaba sobre él. Las uñas de la señora no estaban afiladas ni largas, pero empezaron a cortar al niño gris mientras él se tapaba la cara y los ojos. Cortes como de pequeñas garras se extendían por sus brazos y cuando ella lograba pasar mas allá, trataba de apuntar a los ojos. Algunos eran profundos en los brazos, curvos y con malicia, y algunos meros agujeros donde se clavaban los ataques. En la mejilla de Zob había un corte grande y la sangre le resbalaba como lagrimas falsas.

-  Mi pequeño Dios asesino, asesinado, Nunca fuiste bueno, nunca estuviste a la altura Zobriel....eres mi dulce decepción....pero yo acabare con ese error...

El basilisco quería llorar, y la Luna se lo había negado. Quería gritarle que él no sería ni un dios ni un demonio, pero sabia dentro de el mismo, que anhelaba serlo, pero con motivos diferentes. No lo sería para quemar niños en una casa, no sería lo que su abuela quería, y puestos ya a eso, tampoco sería Zobriel si eso lo ataría a ella. Cerro las garras tratando de empujar a aquella pesadilla de mujer y se lanzo abriendo los ojos y gritando, pero no había nadie, solo el sonido de pasos, como si ella hubiera echado a correr...y luz

--------------------------------------

Probablemente el nublino recién cosechado no era urgente, y además no pareciera sufrir más que otros. Había personas que tenían peores pesadillas que las de  un niño que no sabía como crecer. El velador se había acercado cuando la las gotas de sangre se caían por las comisuras de los ojos y había despertado al neblina. Los ecos de pasos del sueño se multiplicaron y se convirtieron en un montón de pasos alrededor, conversaciones  y mucho movimiento. EL despertar, afortunadamente, no había sido como el de otras veces, era más como cuando tomas aire después de salir del agua. y del mismo modo, Zob estaba con la boca abierta sin saber que pasaba.

Pudo ver al chico que se alejaba a seguir despertando gente, quiso hablarle pero no sabía que decir. Antes de poder preguntar a alguien una pequeña criatura se acerco. Se quito la sangre de su rostro con una mano, y luego se tomo ese brazo con su otra garra. No había sido un sueño normal, y aun así sentía que podría haberlo soñado en cualquier momento. Giro para todos lados buscando a sus amigos entre todos los extraños. No les dijo nada, mitad por sus instintos de basilisco y mitad porque no quería hablar aun, solo se quedo cerca de ellos quitándose la sangre de sus heridas de cuando en cuando.

Por primera vez, y para asombro del Zobriel del pasado, no le importo si todos eran dioses o demonios, si parecían peligrosos o maravillosos, después que escucho a la criatura demiurgica hablar de lo que paso, solo se alegro de que tantos estuvieran bien, y se paro quedándose cerca de sus amigos.

_________________________________________

El Odio es por mucho el placer mas duradero. El hombre Ama con prisas, pero llega a Odiar con mucha calma.
Jack
Status : Muster the Rohirrim!
Humor : On fire!
Personajes :
Jack: Vampiro de humo terrícola.
Atol/Skarog: Helión libense.
Alice/Onyx: Onycemante terrícola.
Tesón/Eterno: fantasma roquense, sin magia.
Sinceridad: Argos magnético roquense de Tierra Bruja.
Pefka: Hijo de Luna Kepryna.
Heridas/enfermedades : Pefka perdió el ojo derecho en su rito, lleva un parche
Síntomas : Se le reblandece levemente la coraza.
Armas :
Jack: dos espadas. Magia.
Atol: lanza, espada y escudo. Magia.
Alice: magia y onyces. Espada o arco.
Sinceridad: arco, jabalinas, espada/lanza y escudo.
Pefka: lo que pille, normalmente machete y arco



Ficha de cosechado
Nombre: Pefka
Especie: Krabelinense
Habilidades: Instinto animal, técnicas de supervivencia y resistencia.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 05/03/19, 12:59 am
Sinceridad

Salto post-Luna y pre-despertar:

No habría sido difícil adaptarse a su nueva vida si no le hubieran faltado tantos detalles que hasta ahora habían sido esenciales en su vida en la ciudad. Le faltaba Lebra. Le faltaban su equilibrio al andar y su maestría al volar. Le faltaban su rutina, sus salidas a por cestas. Incluso echaba en falta despertar cada mañana atacada por seguir buscando a los sinhadres, pero se emocionaba durante los primeros días en la Sede por verlos por el torreón.

También echaba de menos la tranquilidad, o la soledad de su refugio al borde de las olas. En el Faro habían sido cuatro más una, pero allí eran... Un montón. Caras nuevas, nombres que aprender y personalidades que conocer... Pero que dejó en un segundo plano. Se sentía insegura cuando se movía por la Sede con esos ojos torpes que lo veían todo sin discreción. Insegura, torpe y fea. Para colmo, ¿cómo lanzarse a conocer a gente nueva sin haber tenido el más mínimo luto con Lebra? No quería sentir que la estaba sustituyendo o llenando su pérdida con esperanzas de nuevos amigos, pero en el fondo sabía que esa no era más que una excusa para alejarse y no lamentar hacerlo (¡porque quería conocerles!). Se alejó, pero se prometió a sí misma que era para volver. Se centró en su par de dos y en ella, pero con contadas excepciones para explicar cosas de vuelo a Eriel y quien lo necesitase.

Las malditas alas. Tenía ojos incluso en ellas, pero tenía que acostumbrarse a volar con ese añadido o se las acabaría cortando. Y el problema no era cerrar los ojos, sino mantenerlos cerrados. Por ejemplo, si quería mirar algo a su espalda tenía dos opciones: girar su cuerpo o abrir algún ojo de su espalda. Esto no presentaba más problema que un mareo los primeros días que se fue suavizando con la práctica. Pero en el aire, si en lugar de citarse hacia atrás abría un ojo de las alas, un mareo podía derribarla al suelo o incluso costarle la vida. Tenía que aprender a no usar los ojos siempre sino a moverse y buscar la mejor postura. Por eso, mientras no lo dominase en tierra no se atrevería a dar el paso en el aire. Y precisamente por eso acababa con moratones por hacer piruetas en su cuarto o en la sala de entrenamientos, y no sería raro que sus vecinos escucharan los golpes. Al menos, sabía que su transformación tenía mucho potencial y le gustaba verse más fuerte y alta.

Quizá por eso era capaz de levantarse de la cama e ir a la sala de entrenamiento a practicar, o darse un baño de multitudes en las horas comunes. Los primeros días habían sido agobiantes, la verdad. Pero sabía que conseguiría adaptarse.

Sin embargo, ¿quién se adapta a las pesadillas? No dejaba de tenerlas desde la salida de la Luna Roja. Soñaba una y otra vez con la muerte de Lebra, el rapto voluntario de Fahran y la noche de la Luna.

Le cogió miedo a dormirse, y no era de extrañar: ninguna pesadilla podía ser peor a la última. La Luna Roja había tenido la decencia de cambiar su transformación. Se había convertido en un gran ojo con alas, un ojo hecho de infinitos ojos; sin manos, sin boca. Solo podía volar y observar. Observar cómo Lebra sobrevivía hasta la noche de la Luna y la pasaba sin aparente cambio. Observar cómo la cabeza y el torso de Lorenzo se convertían en algo más propio de un caballo. Observar cómo Mónica se quedaba encerrada en el espejo. No quiso ver nada de aquello. Pero tuvo que ver cómo el espejo se hacía añicos contra el suelo, ya que ella no podía sujetarlo. Y tuvo que ver cómo el secuestrador de Fahran decapitaba a Lorenzo mientras arrastraba a una Fahran con sus extremidades mutiladas. Y tuvo que ver cómo Lebra explotaba, literamente, llenando todo el salón de sangre.

Y huyó. Voló lejos del Faro. Con sorpresa, volvió a ver a Nime en el exterior... y volvió a ver al monstruo de las profundidades llevarse a la libense.

Y voló y voló hacia su anterior torreón como atraída por una gran fuerza mística... a tiempo para ver cómo morían, bien a causa de sus transformaciones o bien bajo las fauces de Tuétano.

Y volvió a volar y volar. Hacia donde fuera. Hacia donde manase la sangre o acuchillase la muerte. Allí donde se elevasen las súplicas o los gritos. Toda la desgracia de la ciudad pasó bajo su mirada fija, sin parpadear, desde el cielo resquebrajado por la tormenta.

Y no podía olvidar. Veía todo una y otra vez. Sus amigos. Sus vecinos de Letargo. Sus vecinos de la ciudad. Todos masacrados o torturados para la eternidad en su memoria. Condenada a saber que aparecería allí donde hubiera dolor para guardar el recuerdo, porque esa era la tarea que la Luna Roja le había encomendado.


Y despertó.

Exhausta, magullada y temblando tanto de miedo como de frío por la tormenta de la pesadilla. El velador le dijo que esperase y ella por toda respuesta se abrazó las piernas y se quedó ahí. Al poco una bruja se le acercó con burbujas de pociones y ungüentos. Alivió sus molestias, difuminó sus malos recuerdos con un brebaje y, tras un rato llorando, se descubrió abrazada a ella, aún alejándose emocionalmente del sueño. Se separó y se disculpó con brusquedad, pero la bruja la intentó tranquilizar. Y lo consiguió. Sinceridad escuchó de forma breve que había sido cosechada como ella muchos años antes (con todo el sufrimiento que ello conllevaba), y que había despertado hacía poco en ese mismo lugar tras una pesadilla propia. Supo que todo el mundo allí compartía lo mismo y le dieron ganas de llorar pero se le dibujó una sonrisa en el rostro emplumado cuando supo que toda la ciudad había corrido el mismo destino y había tanta gente volcada en ayudar. No solo había monstruos en Rocavarancolia.

Una vez recompuesta, le agradeció el gesto y la ayuda, y se propuso buscar a sus amigos o a cualquiera de Letargo o la Sede en general. Le preocupaba lo que estaba pasando y no se veía capacitada para buscar a durmientes por la ciudad, y no sabía si a ellos los excluirían de esa tarea. Se habían transformado hacía escasas semanas... Y ella ni siquiera era capaz de volar. Menos mal que el velador le había dicho dónde estaba, porque para colmo ni idea tenía la pobre roquense. Daba igual, porque de momento tendía que encontrar a su gente... Y esperaba no ver a los médicos ocupados con ellos como con otros. La menor visión de sangre o heridas le recordaba a su pesadilla.
¿Alguien ha visto a gente de la última cosecha? ¿Alguien de la Sede?

_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


Stuff:

New Sincy:

Salón del trono - Página 9 Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:
Nihil
Status : UNDEAD
Personajes : -Cain:Brujo demoníaco
-Mánia: Bruja autocinética
-Zmey: Piromante
-Twixy's: Veela
-Rena: Minera cyberPUNK
Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : En ocasiones notará un ligero olor a ceniza.

Ficha de cosechado
Nombre: Luci
Especie: Daeliciano
Habilidades: Carisma, oido musical, olfato fino
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 05/03/19, 02:52 am
Rena despertó en una sala desconocida, con techos tan altos que le dio vértigo. No llegó a reconocer a Granta, que pronto se escapó de su campo de visión para atender a otros durmientes. Solo con la visita del bicho mecánico fue consciente de la situación.

-Bien, bien, todo ha sido un sueño -dijo para sí misma. Había sido una de esas cosas mágicas chungas que pasaban en la ciudad, y por alguna razón había afectado… a todo el jodido mundo.

Por desgracia su mantra no llegó a calmarla pues al ir a secarse el sudor de la frente se dio cuenta de que su mano izquierda seguía siendo una garra de oso.

Golpeó la garra contra el suelo varias veces, en un gesto casi histérico, hasta que tornó a su forma original.

<< Era un sueño, un sueño, un sueño, un sueño...>> se repetía.

Buscó a sus amigos con la mirada, frotándose la mano lastimada contra la camiseta de dormir. Vio a algunos despertándose y aparentemente ilesos y sintió un gran alivio, sin embargo no fue capaz de acercarse a ellos. Su cuerpo no le respondía. Un sentimiento feo la mantenía en el mismo lugar: culpa. En el sueño había matado a sus amigos, y aunque podía ver que no había pasado de verdad, el recuerdo del olor de la sangre y la paz que había experimentado al resignarse a su parte animal estaba bien presente. Volvió a sentarse en el suelo y trató de hacerse pequeña y pasar desapercibida. No quería que la vieran todavía.

_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.
Dal
Status : Perdido en la ciudad de los milagros y los portentos.
Personajes :
Heridas/enfermedades : Finas cicatrices por todo el cuerpo.
Síntomas : En ocasiones, un ligero olor a hierro emana de él.

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 05/03/19, 03:44 pm
Irdil recogió los amuletos de mano de la chica y volvió sobre sus pasos en busca de gente que curar.

El grito de una idrina pidiendo ayuda los alertó tanto al brujo como a la sinahdre. Enredo aceleró el paso y llegó al lugar como una exhalación.

-Apartaos - les dijo sin mirar siquiera quién había alrededor.

Examinó las heridas y ante sus ojos volvió a abrirse un agujero, esta vez en el hombro de la chica. Ya tenía varios agujeros cubriendo su cuerpo, no había tiempo que perder.

Se arrodilló sin importar que la sangre manchada sus ropas, se concentró y empezó a marcar gestos en el aire. Las palabras salieron en cascada de su boca mientras tanto. Era un hechizo complicado, la curaría a la vez que se formasen heridas. Un paso en falso y podía provocar cosas peores que la curación. Pero otra cosa no bastaría, si la herida aparecía en un punto vital de esa manera podía curarla.

Un campo de energía anaranjada envolvió el cuerpo de Varsai reparando las heridas hechas. El hechizo estimuló la producción de sangre para reponer la que había perdido.

Granta no tardó en llegar, y sacudió el hombro de Varsai sacándola de su letargo.

Un grito mental se extendió por la sala. Seguido de unos sollozos quedos cuando la chica comprendió lo que pasaba.

"No... no podía escapar, una bestia muy rápida. Cada vez que me tocaba salía una espina y me atravesaba. No podía... no podía..."

-Dejadla descansar, se pondrá bien - dijo el brujo soltando el hechizo.

Se apartó y buscó a más gente que curar. Por suerte parecía que ya no quedaba mucha dormida. Enredo estaba cansado, mucha magia en poco tiempo. No quería imaginarse como estaría la primera persona del equipo médico en despertar.

_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .
Kanon
Personajes :
Jace Stanfield: Dullahan imbécil procedente de la Tierra. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Seo Rox: Cambiante pinche furro, humano. 1’75m
Kahlo: varmana granta. 1’59m (sin botines)

Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : El primer síntoma se te dará en evento.

Ficha de cosechado
Nombre: Kahlo
Especie: Varmana granta
Habilidades: Habilidad manual, inmutabilidad, carisma
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 05/03/19, 04:12 pm
Rox despertó bruscamente, con un grito ahogado en la garganta y lágrimas surcándole el rostro. Su primera reacción fue la de retroceder a rastras al notarse libre de la presión, pero detuvo su impulso al abrir los ojos y encontrarse en un sitio totalmente distinto, sin rastro de amenaza. Algo nuevo sobre su cuerpo restringía sus movimientos, y pronto pudo comprobar que era su propia ropa, cuya talla, varios números mayor, le sobraba por todos lados. Su pijama había desaparecido y seguía en el cuerpo de una niña.

¿Qué…? — su voz sonó distinta a como había sonado instantes atrás y aquel detalle le desconcertó sobremanera. Era mucho más grave, madura. Volvía a tener el tono respectivo a su edad real.

«Un sueño. Ha sido un sueño. Sigo soñando.»

Descartó que la explicación fuera tan sencilla tan pronto notó el dolor agudo en su hombro y el palpitar de su herida, así como el calor de su propia sangre bajando deprisa por su mejilla izquierda. Allí donde le habían mordido emanaba sangre blanca, colándose por los huecos de su hombro deshilachado, con el aspecto de una manta raída por las polillas o una cesta de mimbre a la que han pateado con demasiada fuerza. Verael, su padre, o fuera lo que fuese lo que le había atacado, no llegó a arrancar carne esta vez. Eso no quitaba que la herida fuera profunda, ni mucho menos dolorosa. En su rostro un buen número de hilos se había rasgado. Se trataba de un corte lo suficientemente profundo como para haberle dejado marca de por vida de haber tenido piel humana, que en este caso solo permitía ver una segunda y tercera capa de hilos debajo.

Se incorporó con una mueca de dolor, apretándose el hombro con la mano y sujetando sus pantalones con la otra. El cuello de la camiseta le caía hasta medio brazo. El velador que le había despertado ahora corría a despertar a más gente, y aunque le había insistido en que esperase sin moverse hasta que le curasen, no quería quedarse un segundo más rodeado de desconocidos. Vio a varios letarguinos no muy lejos de donde se encontraba, así que se acercó a ellos apresuradamente.

_________________________________________

♪♫♬:


Salón del trono - Página 9 Mercad11

Seth
Personajes : Devoss: Humano transformado en Licántropo Tigre:

Maila: Humana (Hawaii)


Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Ligero aumento de la temperatura corporal.


Armas : Devoss: Forma animal y lanza


Ficha de cosechado
Nombre: Maila
Especie: Humana
Habilidades: Velocidad natatoria,intuición, carisma.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 05/03/19, 04:36 pm
Devoss terminó de acercarse a la bruja y la demonio, recibiendo el abrazo de esta última con cuidado de no tocar su piel ardiente. Su contacto lo reconfortó y la abrazó con fuerza, aunque no pudo evitar sentir escalofríos al pensar en esa pesadilla tan real, en el cuello roto de Ruth y en su padre cubierto de sangre. Su sangre.<<Es mejor que deje eso para después o se me va a ir la cabeza.>> Pensó mientras cerraba los puños intentando calmarse.

El licántropo las siguió en medio de toda esa gente. A veces tenía que pasar las piernas por encima de gente soñando, en busca del equipo médico para tratar sus heridas . Cada vez que veía a alguien durmiendo temía que de repente le salieran cortes y desgarros en sus cuerpos.

-Pues menos mal que ese velador me ha despertado a tiempo-. Dijo secamente como respuesta a la explicación  de Irianna, que  lo dejó todo un poco más claro. Había sido un sueño, pero también había sido en parte real. Lo suficiente como para matarte. Cualquiera podría ver que en ese momento su cabeza estaba en otro sitio, reviviendo los últimos momentos antes de despertar para ser exactos.

El grito de la idrina lo sacó de ese trance, y no solo por la sorpresa sino también por el nombre pronunciado. Varsai. Varsai estaba en peligro y ninguno de ellos podía hacer nada. No paraban de salirle heridas nuevas y sangrientas por su cuerpo. Al final Devoss también se unió a Irianna y a Ruth en llamar al velador y en intentar despertar a la varmana.

-¡Ven de una vez, cojones!- Gritó fuera de si y sin dejar de mirar y zarandear el cuerpo sangrante de la licántropo. Por suerte la ayuda médica, por mano de Enredo, y Granta no tardaron en llegar y en un santiamén Varsai estaba despierta. Devoss respiró tranquilo a la vez que la abrazaba.

-Tranquila, ya ha pasado. Estás bien-. Dijo sin parar de pensar en lo cerca que habían estado de perder a otra amiga más.
Giniroryu
GM
Status : Rest in fucking pieces.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Personajes :
Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna: Nebulomante idrina lacustre.
Adrunelia: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: enderth.


Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Oscurecimiento de las plumas alrededor de los ojos.
Armas :
Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y daga.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: ser un pollo.



Ficha de cosechado
Nombre: Lethe
Especie: enderth
Habilidades: conocimiento de técnicas de supervivencia, orientación y vista de lince.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 05/03/19, 04:54 pm
Adrune

Y entonces el vacío fue sustituido por una luz muy brillante y el rostro de un asreniano que le resultó vagamente familiar.
¿¿Dru…??
Se había incorporado de golpe y tuvo que detenerse debido al súbito mareo. Para cuando su visión volvió a despejarse y vio la figura del asreniano de extraño aspecto alejarse se dijo a sí misma que no era Drusar ni era posible que lo fuera. Lo que acababa de suceder había sido una pesadilla horrible, aunque hubiese parecido totalmente real. Aun así buscó ansiosamente con la mirada a sus amigos y no empezó a plantearse que no tenía ni idea de donde se encontraba hasta haber localizado a la mayoría. Una extraña criatura voladora llegó para darle un mensaje del cual solo entendió que la ciudad estaba en peligro. Habría querido preguntarle al asreniano qué estaba pasando, pero ya no lo veía. Se dio cuenta de que había llevado las manos a sus cuernos y orejas y los palpaba de forma instintiva, queriendo asegurarse de que seguían ahí.

El llanto de Neil muy cerca de ella le hizo apresurarse y dirigirse hacia él, abrazándolo fuertemente y asegurándole que todo había sido un sueño. Poco a poco se fue acercando a sus compañeros, encontrando también enseguida a Zobriel que les estaba buscando. No mucho después se quedó boquiabierta al ver a la niña rubia del sueño, reconociéndola esta vez.
Rox, eras tú… —dijo mientras se acercaba al cambiante—. ¡Tienes una herida! Neil…
La sinhadre quería que su aurva curase al coreano, pero no mucho después se les acercó un desconocido que dijo que pertenecía al equipo médico y que curaría a Rox. Tras comprobar que trataban a su amigo como se debía se dirigió en busca de los demás sin dejar de apretar la mano de Neil. Llamó a Sinceridad en la distancia al reconocer sus múltiples ojos, agitando la mano para que supiera que estaban allí.


Irianna

El velador todavía no había llegado hasta ellos, pero si lo hicieron el brujo de las enredaderas y Eara que se apresuraron a tratar las heridas de una Varsai todavía durmiente. Se apartó para no estorbarles y le hizo un gesto a Ruth y Devoss para que hiciesen lo mismo. Por suerte despertaron a la varmana no mucho después, aunque el grito de la licántropo en su cabeza le hizo sentirse apesadumbrada al notar el sufrimiento de Varsai de aquella forma tan directa.
Era una peadilla —añadió en tono suave tras el licántropo tigre—. Eara y Enredo te curarán… —se giró hacia los mencionados—. Devoss está herido también. Yo... he encontrado el cadáver de una recién transformada y creo que debería hacérselo saber cuanto antes a sus compañeros.

La nebulomante no tuvo que buscar demasiado, pues reconoció enseguida alguna de las transformaciones más llamativas que sabía que pertenecían al nuevo grupo que se había instalado en la Sede de los Taumaturgos. Parecían estar casi todos juntos, lo cual facilitaría las cosas.
Hola… Soy Irianna la nebulomante y vivo en la Torre Serpentaria desde hace un año —se presentó para que tuvieran una referencia acerca de sí misma—. Tengo… algo importante que contaros. Reunid a todos los compañeros que podáis, por favor. Regreso ahora a este mismo lugar.

La nebulomante se alejó tras comprobar que hacían caso a sus palabras y se dirigió al lugar donde había dejado el cuerpo de la sinhadre. Esperó unos minutos antes de ponerse en marcha haciéndolo levitar a su lado, de vuelta junto al grupo de neotransformados.
Ella… era vuestra compañera, ¿no es así? —Con suma seriedad posó suavemente el cadáver en el suelo frente a ellos—. La encontré cerca de la Cicatriz de Arax… En el fondo estaba el cuerpo de otro sinhadre. ¿Era su pareja, quizás? Yo… Lo siento mucho. Ambos ya habían fallecido cuando llegué.

Adrune

Una chica en camisón de pelo blanco se les había acercado un tiempo después, presentándose y hablándoles en un tono muy serio. El gamusino no se imaginaba qué podía querer contarles, pero se presentó de vuelta como “Adru el gamusino” e hizo lo que le pedía. Encontró finalmente a Rena, quien no parecía encontrarse bien ni muy dispuesta a moverse del sitio, pero la edeel le insistiría tras referir brevemente lo que había dicho Irianna. Por más que buscó no pudo encontrar a algunos de los pertenecientes a los otros grupos, ni tampoco a Ina y Eorlir.

La nebulomante volvió mientras se preguntaban de qué se trataba, ya reunidos de nuevo en el mismo sitio, pero incluso antes de que empezase a hablar el sinhadre comenzó a temblar. La había visto y, juzgando la situación, no le costó entender qué estaba pasando. En otro tiempo su cerebro se habría negado en rotundo a aquella posibilidad por mucho que todo lo evidenciase, pero Adrune había aprendido que en Rocavarancolia no se lo podía permitir. Negarlo no iba a hacer que ninguno de sus amigos volviesen y tampoco lo haría ahora con Ina y Eorlir. Dedicó una mirada desconsolada a la nebulomante antes de dejarse caer al lado del cuerpo frío de la carandela.
No… A Sinceridad y Mónica les costó mucho encontrarles… Estaban vivos, estaban con nosotros… —lágrimas comenzaron a deslizarse por sus mejillas y agachó la cabeza, incapaz de continuar debido a los sollozos.

_________________________________________

La quinta GM oculta representada en un gif:
Salón del trono - Página 9 WLJLnOD
Nihil
Status : UNDEAD
Personajes : -Cain:Brujo demoníaco
-Mánia: Bruja autocinética
-Zmey: Piromante
-Twixy's: Veela
-Rena: Minera cyberPUNK
Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : En ocasiones notará un ligero olor a ceniza.

Ficha de cosechado
Nombre: Luci
Especie: Daeliciano
Habilidades: Carisma, oido musical, olfato fino
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 06/03/19, 03:48 pm
Rena vigilaba a sus compañeros de lejos. Estaba nerviosa, el sentimiento de culpa era fuerte, pero no tanto como la necesidad de ir a comprobar si los demás estaban bien. Aun así permaneció a la espera un poco más.

Vio como una chica de pelo claro se acercaba al grupo para decirles algo y luego como el gamusino localizaba a Rena. La osa se resistió un poco, a pesar de que lo que sea que ocurría parecía ser importante. Seguía estando insegura, y un picor en su brazo orgánico le recordaba que aún podía transformarse en cualquier momento.

Esta vez sí reconoció a Rox en el rostro de la niña pequeña. Se sujetaba el hombro desgarrado y a Rena le dio un vuelco el corazón.

-Rox… ¿eso blanco es sangre? Deberíamos llamar a un médico, hay algunos pululando por aquí


¿Le había hecho ella esa herida en sueños? No era posible, en el sueño Rox tenía el zarpazo en el pecho, pero aun así tenía la horrible sensación de que era responsible. Y esa sensación fue a peor cuando la peliblanca llegó arrastrando un bulto cubierto por una sábana.

<< No, dime que no>>

Ina estaba muerta. Eorlir estaba muerto también. Después de todo lo que habían pasado para encontrar a sus compañeros la ciudad se los había llevado unas pocas semanas después.

Rena dio un paso hacia atrás, alejándose del cadáver. No quería estar cerca de ella, no era justo. Apretó los dientes con fuerza y respiró hondo tratando de contener las lágrimas, pero no le hicieron ningún caso. El llanto vino igual, embotándole los ojos y la garganta, desbordándose como un gemido estrangulado.

-Esto no tenía que pasar.

_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.
Aes
Status : Bailando entre llamas
Humor : Me meo ;D
Personajes :
Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Le costará menos expresar sus ideas.

Ficha de cosechado
Nombre: Fleur
Especie: Humana
Habilidades: Agilidad, oído musical y salto.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 06/03/19, 08:52 pm
Tayron ojeó a su alrededor contrariado y sin la más remota idea de lo que estaba ocurriendo, aún sentía el pulso acelerado por su pesadilla y de pronto se hallaba en el salón, solo. ¿Estarían bien sus amigos? ¿Acaso los habían transportado a un nuevo refugio?.
La duda le hizo conjurar el hechizo de levitación sobre sí mismo provocando que flotara a unos palmos del suelo, lo necesrio para que las personas que no conocía dejaran de obstaculizar su campo de visión.
Allí.

El subidón que le provocó reconocer al menos rostros familiares del otro torreón se vio suplido en seguida en cuanto llegó por una imagen desoladora y terrible. El lémur aterrizó con aplomo junto a los letarguinos reunidos lo suficientemente tarde como para perderse la explicación inicial de aquella chica de piel pálida. Pero ya había visto esas caras antes, conocía esa sensación, y por desgracia reconocer un cadáver.
El belga se puso de cuclillas y no pudo más que enterrar la cara en las manos, incapaz de gestionar la vorágine de sentimientos que el cadáver de Inna generaba en su interior. Lamentaba no haber hablado más con ella o con Eorlir, quiso conocerlos más y estaba seguro de que la Sede era la oportunidad perfecta. Pero seguía despidiéndose de unos y otros.

Tayron se preguntó entre lágrimas si se convertiría en una estúpida costumbre eso de decir adiós. O si se lo dirían a él algún día.
Dejó caer su mano sobre el cuerpo de la sinhadre y se le heló la sangre cuando lo notó frío, sin vida. Como si no hubiera albergado pensamientos e ilusiones.
-¿Por qué?- se preguntó con un quejido.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos"
Kanon
Personajes :
Jace Stanfield: Dullahan imbécil procedente de la Tierra. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Seo Rox: Cambiante pinche furro, humano. 1’75m
Kahlo: varmana granta. 1’59m (sin botines)

Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : El primer síntoma se te dará en evento.

Ficha de cosechado
Nombre: Kahlo
Especie: Varmana granta
Habilidades: Habilidad manual, inmutabilidad, carisma
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 07/03/19, 01:19 am
Sueño:
Después de que una torre se plantara en mitad de sus pensamientos, el dullahan no había podido quitarse la sensación de inseguridad de encima. No era el único: su montura también estaba inquieta. Arañaba el suelo con las garras e inflaba todo el plumaje, el mismo gesto que hacía al notarse amenazada. Miraba a todos lados, como si un depredador mayor que ella rondase cerca. Jace no habría podido calmarla ni queriendo, ya que se contagiaban ese malestar el uno al otro.

Decidió montar en su rapaz y sobrevolar la ciudad, pero ni siquiera las alturas y la agradable sensación de vértigo le quitaron la tensión de encima. Las calles estaban particularmente vacías, como lo estaban los primeros días de cosecha, y teniendo en cuenta que todavía se encontraban en periodo de Luna, era algo como poco anormal. Sin embargo la influencia del sueño fue más fuerte que el razonamiento. En su mundo onírico el astro se había escondido hace cosa de un mes, y su subconsciente aceptó aquel detalle como quien acepta despertar con un día de lluvia.

El quebrantahuesos viró en el aire sin previo aviso. Jace pensó que el animal habría visto un hueso de su agrado y quería bajar a la cicatriz de Arax, como costumbre, pero el eco de varios gritos le dejaron claro que no se trataba de eso. Entre las nubes, Jace pudo ver como un monstruo acorralaba contra el borde de la cicatriz a un grupo de personas. Iban desarmados, y a simple vista no parecían tener ningún tipo de transformación ni cualidad mágica.

«Cosechados.»

Por lo general el dullahan evitaba a toda costa a los nuevos: ni encontrárselos ni interesarse por ellos, nada. Ponerles cara solo hacía más pesada su carga de consciencia, y para eso prefería sudar por completo. Esta vez, sin embargo, una de las voces llamó demasiado su atención. Bajó haciendo círculos, asegurándose de que se acercaban lo suficiente como para quitarse la curiosidad de encima, pero no lo bastante como para que repararan en su presencia. Escuchó la voz otra vez, dando órdenes al resto de jóvenes entre el caos, buscando una forma de salvarse, y en esas la reconoció. El corazón le dio un vuelco.

«No. Ni de puta coña, no puede ser» su cuerpo entero se tensó y el humo de su cuello salió más oscuro que antes. No tenía sentido que ella estuviera aquí, por su edad se pasaba del límite para ser cosechada.

Pero así era. Jace habría reconocido la silueta de su ex-novia donde se la pusieran. Se trataba de una joven de piel muy morena, pelo negro extremadamente corto y rasgos fieros a la par que refinados. Parecía recién sacada de un concierto de rock, con su chaqueta vaquera enorme y llena de parches, pantalones ajustados rotos y unos botines con algo de tacón, impecables, que le dejaban claro que acababan de despertar. Por su altura destacaba entre los demás, y más que probablemente fuese la única por encima de los 20.

Si hubieran acabado de malas maneras como había acabado con otras antes, puede que el dullahan hubiera disfrutado de verla en un aprieto, pero no era el caso. De hecho, técnicamente no habían cortado: él había desaparecido.

«Mierda.»

El monstruo con aspecto de ciempiés se alzó sobre sus patas traseras dispuesto a abalanzarse sobre el grupo, con colmillos y pinzas bien abiertas. El chico no dudó ni un segundo, ignorando por completo tan siquiera la existencia de la ley de no intervención: ordenó al quebrantahuesos a bajar en picado, con las garras por delante. La repentina aparición de un buitre gigante, clavando pico y uñas en el caparazón de aquel bicho, así como la visión de un hombre sin cabeza sobre este, no hizo más que levantar nuevos gritos de los cosechados. En ese momento Jace pudo ver con mejor detalle el rostro de la chica. En sus ojos verdes relucía el miedo, el sudor le bajaba por el cuello y su maquillaje estaba casi deshecho, pero al joven le pareció tan guapa como siempre. Volver a verla le taladró el corazón.

«Leonora» dijo, únicamente para ella.

Al oír su nombre y aquella voz en su cabeza la italiana dudó. Siguió retrocediendo a un lado, en la misma dirección en la que huían los demás, pero no le quitaba la vista de encima al otro. Jace apretó los puños contra el plumaje de la bestia, consciente por fin de lo que acababa de hacer. Sin decir nada más, yendo contra todos sus impulsos, se elevaron lo más rápido y lejos que podían, dejando detrás el agujereado cuerpo del ciempiés y a los aterrorizados cosechados.

«Gilipollas, eso es lo que soy. Un pedazo de gilipollas.»

Pasó todo el trayecto a Serpentaria pensando cómo diablos excusarse. Si decía que su buitre se había lanzado involuntariamente a lo mejor colaba. No habían salvado a la criba, tan solo estaba buscando qué comer, claro. El ave giró la cabeza unos segundos, inquieto, y aquello bastó para que Jace supiese que le pillarían mintiendo. No hablaba ni mucho menos, pero gracias a la conexión que tenían entendió el gesto perfectamente: “¿y si era por hambre, por qué me he dejado ahí la comida?

La imagen de la torre no le calmó en absoluto, consciente de que a partir de ahí todo era cuesta abajo. Desmontó a toda prisa y fue corriendo escaleras arriba, buscando a alguien a quien pedir ayuda para semejante caso, pero no llegó a ir muy lejos. Varios tipos le cortaron el paso en la puerta a la habitación de Irianna. Reconoció a Garoni, que se encontraba en medio de lo que supuso serían guardias, sin entender como demonios habían llegado tan rápido. El miembro del Consejo cargaba con una bolsa de tela, empapada y chorreando sangre.

Qué poco has tardado. He pensado que esto sería de tu agrado —la momia sacó de la bolsa la cabeza de Leonora, agarrándola del pelo. Se la tendió, pero con la única intención de mostrarla. Había verdadero asco en su mirada—. A lo mejor te hubiera gustado más que también te trajeramos el cuerpo.

Jace se quedó completamente congelado, con la mente en blanco. Había temido por salvar su pellejo, olvidando completamente que sus acciones tenían consecuencias no solo sobre él.

«No. ¡No, no, no, no, no, no!»

Rabia, impotencia, dolor, la urgencia de reventar el rostro de la momia a puñetazo limpio. Pero sobre todo miedo, un miedo atroz como no había sentido nunca. La había perdido una vez, solo para perderla de peor forma una segunda. Sin pensarlo dos veces el dullahan invocó su hacha vikinga, aunque apenas tuvo tiempo de hacer nada más allá que sacarla del humo. Su cuerpo cayó pesado como una plancha contra el suelo, inmovilizado.

Una pena que no vayas a poder exhibir su cabeza junto a la tuya —Garoni se acercó para recoger el arma, y lo último que supo Jace es que estaba muerto.

La oscuridad vino sin dolor. Jace despertó con náuseas, agitado y sudando. Cuando identificó aquel lugar como el salón del trono se mareó todavía más.

«Mierda, ¡mierda! ¡La he jodido!»

Su pulso seguía a mil por hora, y en su mente no cabía la posibilidad de que todo lo sucedido no hubiera sido real, o al menos no hasta que se obligó a calmarse, visto que nadie parecía reparar en él. Sí, había estropeado la cosecha, ¿pero de verdad se tomarían las molestias de teletransportarle hasta el rey? Y lo más importante, ¿por qué había tanta gente tirada en el suelo?
Una creación demiúrgica le sobrevoló, reproduciendo un mensaje con la explicación que necesitaba. El dullahan atendió como si su vida dependiera de ello, soltando el mayor suspiro de alivio que hubiera soltado antes en lo que este dio a entender que todo había sido un sueño. Ya podía arder la ciudad, que al menos no le iban a ejecutar, ni su ex estaba muerta. O sí, pero al menos no en su puta cara.

«Me cago en todo, menos mal.»

Se puso en pie, aún inestable, con la intención de buscar caras conocidas, pero fuera un insistente picoteo acompañado de arañazos y un sonoro batir de alas requería su atención urgentemente. Desde un ventanal pudo ver a su quebrantahuesos esforzándose por engancharse con las garras a la pared. Debía haber soñado algo del calibre, sino lo mismo, ya que tenía todas las plumas de la cabeza en punta y abría y cerraba el pico entre jadeos. Parecía igual de atacado que él. El dullahan se acercó haciendo aspavientos con los brazos.

«¡Calma, calma chico! ¡Estoy bien! ¡No la lies ahora, coño! Ahora mismo estoy contigo. ¡Y deja de arañar las putas ventanas, vas a conseguir que nos maten de verdad!»

_________________________________________

♪♫♬:


Salón del trono - Página 9 Mercad11

Jack
Status : Muster the Rohirrim!
Humor : On fire!
Personajes :
Jack: Vampiro de humo terrícola.
Atol/Skarog: Helión libense.
Alice/Onyx: Onycemante terrícola.
Tesón/Eterno: fantasma roquense, sin magia.
Sinceridad: Argos magnético roquense de Tierra Bruja.
Pefka: Hijo de Luna Kepryna.
Heridas/enfermedades : Pefka perdió el ojo derecho en su rito, lleva un parche
Síntomas : Se le reblandece levemente la coraza.
Armas :
Jack: dos espadas. Magia.
Atol: lanza, espada y escudo. Magia.
Alice: magia y onyces. Espada o arco.
Sinceridad: arco, jabalinas, espada/lanza y escudo.
Pefka: lo que pille, normalmente machete y arco



Ficha de cosechado
Nombre: Pefka
Especie: Krabelinense
Habilidades: Instinto animal, técnicas de supervivencia y resistencia.
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 07/03/19, 01:21 am
Sinceridad

Gracias a sus ojos, consiguió encontrar a Mónica y a parte del grupo... De hecho, sí. Parte del grupo. Literalmente.

Veía de lejos sus cabezas y escuchó lo inimaginable, lo que menos se podía esperar a aquellas alturas, al acercarse. Se abrió paso con ninguna suavidad entre el grupo y cuando lo vio, la vio, con sus ojos, no podía creerlo, a pesar de que pudiera haber visto el cuerpo desde lejos con su extraña visión. No pudo contener las lágrimas, ni vio motivo para ello, y volvió el temblor de antes. Si no se derrumbó fue por su recién adquirida fuerza, pero se tambaleaba al hablar.
N-no puede ser, no puede ser, estaba v-viva...

No tuvo ni que preguntar para que alguien le dijera que Eorlir también había muerto. Los dos. ¡La ciudad se los había devuelto sano y salvos hacía apenas unas semanas! ¿Por qué? <<¿Por qué?>> "¿Por qué?" Reparó en que también estaba Tay allí. No le miró, pero se dirigió a él en un susurro. No podía dejar de tartamudear.
Esto es Rocavarancolia, Tay... No es j-justo...

No podía hablar más. Justo hacía unos minutos que le había visto esperanza a la ciudad de monstruos... y la misma ciudad acababa de enturbiar esa misma sensación. No podían alegrarse ni mucho ni demasiado por nada. La ciudad siempre parecía acechar, dispuesta a traer más miseria.

Los amigos de los sinhadres lloraban sus muertes junto a ella. Sinceridad abrazaba a Mónica. Pero tenían que hacer algo porque aquel no era el lugar adecuado para hacer bulto.
¿Qué... qué podemos hacer con su cuerpo? Aquí hay mucho jaleo...

Ella podría cargarlo hasta la Sede o hasta donde fuera necesario, y se ofrecería para hacerlo incluso aunque alguien ofreciera su magia.


Alice
Continuación de esta serie de posts

La bruja despertó agitada, revolviéndose entre sus sombras, viscosas como nunca. No conocer al velador empeoró su agitación, pero el cambio de localización la devolvió a la realidad. Se disculpó cuando se limpió los ojos, atendió al mensaje... Y se quedó sin habla. ¿Toda la ciudad estaba igual?

Una onyce asomó bajo el pijama para confirmárselo. La habían traído allí desde Serpentaria junto a un buen montón de durmientes, los habían repartido según donde hubiera hueco, y les había ido despertando el velador. Entonces, sí había sido un sueño... Se miró las manos, aun así, asustada todavía.

Después de que Ozz les cubriera con un hechizo, habían conseguido repeler a las sombras del interior, pero en cuanto la barrera cayera se les echarían encima, así que ella se lanzó con su magia contra la copia de la torre. Sospechaba que dejarían en paz a sus amigos si se volvían contra ella y les daría unos segundos o incluso minutos para defenderse. Pero nunca lo supo. Las onyces se le echaron encima, la abrazaron, la encerraron, prácticamente la absorbieron entre sus jirones de oscuridad y perdió de vista toda la realidad. Solo había negrura. Y por ella deambuló un rato, asaltada por recuerdos de Marsi y sus amigos como sombras vaporosas superpuestas sobre sombras más oscuras. Y a cada paso que daba, más se hundía en aquel suelo de petróleo, de oscuridad líquida; y más y más onyces entraban en su cuerpo, pegándose a su piel hasta que eran parte de sí misma. Y a cada paso que daba, más recuerdos tanto reales como irreales alimentados por su ansiedad o sus miedos recurrentes. Avanzaba sin retorno, sin fin.

Hasta que algo la atrapó, de nuevo, y prácticamente la succionó de aquella realidad para traerla a la original. Por eso se detuvo para mirarse las manos y el cuerpo, aterrada por la negrura que había invadido su piel instantes antes. No había sido doloroso ni la habían magullado más que algún arañazo o moratón, pero la fría calma sin luz que había sentido, la apatía y la violencia que le habían transmitido con su roce, seguía presente en su cabeza. No quería convertirse en una onyce, ni acabar como un zombie movido solo por el hambre, o lo que es lo mismo, no quería perder la esperanza ni el optimismo con que tanto se identificaba.

Así pues, cuando por fin se recuperó del susto, pudo ponerse a trabajar. Lo primero sería localizar a sus amigos y lo segundo salir a la ciudad a ayudar.


Última edición por Jack el 05/07/19, 05:14 pm, editado 1 vez

_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


Stuff:

New Sincy:

Salón del trono - Página 9 Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:
Evanna
Personajes :

Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : Quienes la toquen a veces se sentirán aturdidos.


Armas :

Ficha de cosechado
Nombre: Rua
Especie: Humana. Sueca
Habilidades: Rapidez mental, valor, astucia
Ver perfil de usuario

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

el 07/03/19, 04:36 pm
Pelusa


Despertó de golpe, abriendo los ojos en demasía siendo lo primero que vio frente a sus ojos fue un figura de alguien desconocido sobre ella. Pelusa no atino a decir nada cuando el chico se alejo y Pelusa con un tremendo dolor de cabeza miro alrededor. Sus antenas aprecia estar sufriendo la peor crisis de movimientos de la historia y una simple mirada alrededor le basto para darse cuenta con alteración de que no estaba en la calle y que había muchísima gente en un amplia sala.

por un instante Pelusa se sintió desorientada, hasta que las ultimas imagen vividas llegaron a su cerebro y abriendo los ojos con sobresalto lo busco.

-¡Guille!¿¡Donde esta!?- lo busco con la mirada rápidamente recordando claramente el cuello del niño rompiendo bajo el agarre de Drake. Lo vio y no dudo un segundo en acercarse, viendo que estaba junto a Rena y los demás que aprecian algo desorientados, Pelusa no se dio cuenta en ese instante sobre lo que pasaba. Y ni siquiera vio el cuerpo tendido entre las sabanas su mirada estaba posada en el niño.

Quiso pedir explicaciones pero estas llegaron antes de que pudiera decir nada de manos de uno pequeños artilugios voladores.<<¿Que...?...¿Un...un sueño?>> no sabia si creérselo pero ahí estaba Guille respirando y con su cuello en su lugar, allí estaban el resto reunidos y enteros, no enfrente de la casa de los dulces. Y no había rastro alguno ni de Drake, ni de Ain. Ni sus manos estaban llenas de sangre.

La confusión era evidente y un montón de flashes de lo que acababa de vivir bombardearon su mente confundiendola aun mas. No sabia que pensar.

El sonido del llanto llego a sus oídos y extrañada al fin lo vio. Se había centrado tanto en ver el estado del niño rubio que para la spriggan lo demás había pasado desapercibido. Rena, Rox, que lucia extrañamente igual a es aniña de su sueño y cuyo brazo no lucia muy bien, Eitne...estaban vivos, todos vivos aunque con heridas...y lloraban. Pelusa lentamente se acerco para ver que era lo que provocaba aquellos sollozos con u nudo en el estomago. Allí cubierta por una sabana blanca e claramente distinguible se encontraba Inna. Sus ojos cerrados, su respiración finalizada.

Pelusa se quedo sin palabras. Inna, Eorlir, ninguno de ellos estaban en aquel sueño con ellos.

-Inna...-susurro Pelusa incapaz de creérselo, tan sorprendida por lo que estaba pasando y el exceso de información de lo que había sido irreal y no, que no era capaz de procesarlo.¿Esto era la realidad? ¿Inna de verdad había muerto sin ser capaz de volver a despertarse? Miró a Sinceridad, Monica, Tayron....la aflicción de aquel grupo era tan real como el del suyo, las lagrimas de Rena y de sus amigos, eran claras. No estaba viviendo un sueño de nuevo: Realmente la sinhadre había muerto y a juzgar por la falta de Eorlir en aquel lugar...el destino del edeel probablemente había sido aun peor.

Pelusa no fue capaz de llorar la perdida, se sentía demasiado impotente y molesta, tan sorprendida por lo que estaba pasando en apenas segundo que no era capaz de reaccionar.

-Sobrevivir....todo este tiempo...para que una maldita pesadilla lo termine, no es justo- susurro Pelusa mordiéndose el labio inferior impotente. Guillle había muerto en su sueño, o lo que fuese eso.Pero el Guille real seguía vivo. ¿Que había ocurrido con Rena para morir realmente? no sabia si quería saberlo.Las palabras de Sinceridad algo congestionada intentando buscar que hacer con ella llegaron Pam, sus compañeros estaban bañados en sollozos, en tristeza e impotencia, en incredulidad de despertar y ver que uno de ellos no había logrado hacerlo.

-Hay...que darle sepultura, de la forma que sea el ritual de su mundo. Probablemente le gustaría estar con Eorlir, pero...sino esta aquí, supongo su cuerpo no fue encontrado...- sus palabras sonaría duras y posiblemente carente de emoción, pero Pelusa estaba intentando no dejarse llevar por el agobio que sentía. Sentía una rabia creciente, unas ansias casi palpables de devolver aquel daño con sangre ¿pero como te vengas de una pesadilla, de algo irreal y que no puede tocarse? Era una batalla perdida desde el comienzo y esa frustración la estaba carcomiendo junto con la impotencia.

Se sentía triste, si, pero el acabar de ver a dos muertas volviendo a la vida, incluso si había sido un sueño ella lo sintió real de alguna forma, habría congelado sus emociones en ese momento. De desahogaría, sabia que lo haría, peor lo haría a solas lejos de la miradas de sus compañeros que ahora no necesitaba las lagrimas de alguien mas haciendo compañía a las suyas, sino acciones que diera reposo a Inna. Miro a la niña, porque a pesar de su aspecto y transformación no dejaba de ser eso, una cria. Pelusa acaricio sus cabellos y las finas plumas que se esparcían entre ellos, apartándolos de su rostro. Si había tenido en algún momento duda de que eso era real lo estaba confirmando, su piel estaba tan fría.

Se alejo finalmente de ella.

-Llevemosla a la Sede por ahora... este lugar es un desastre, parece que no somos lo únicos que hemos perdido a alguien, nadie nos va a ayudar con esto...nosotros...tendremos que buscarle descanso -murmuro Pelusa esperando darle descanso, de la forma que no pudieron hacer con Drake y Ain...tal vez así Inna no decidiera perseguirlo en sus futuros sueños. Alrededor, Pelusa podía escucharse ajetreo, llamadas de ayuda por heridos, personas que buscaban a compañeros, amigos o conocidos entre la gente y cuerpos que nunca llegaron a despertar. Aquello era la verdadera pesadilla.

------------

Samika

Antes siquiera de abrir sus ojos, fue el ardor en su rostro,  por los arañazos sobre su piel. El calor de las lagrimas que había bañado sus mejillas. El olor de la sangre. Y el ruido un punzante e intensamente ruido que aprecia querer reventarle los tímpanos como si hubiese pasado la vida sin oír, sumergida en el silencio  y de la nada sin aviso, todos los sonidos y voces del mundo hubiesen sido alzados de golpe contra sus tímpanos.

Samika se despertó con un grito de sorpresa, llevando las manos a sus orejas, sus ojos abriéndose de golpe. Oscuridad por un instante ajustándola, mas pronto los tonos borrosos de la luz volvieron alcanzarla, formas borrosas y con colores danzaban a corta distancia. la figura de alguien que no conocía se cernía sobre ella aparentemente sorprendido por su reacción antes de alejarse. Si le dijo algo no lo oyó, Samika se sentía por un instante igual a aquel primer día donde la Luna la convirtió.

Como si todos sus sentidos se hubiese despertado al mismo tiempo que ella, activándose de golpe, se sintió profundamente mareada por un breve instante. <<Puedo oír....no todo esta oscuro....puedo toca ry oler...no se que esta pasando....>> nunca creyó que el sentir el dolor de las heridas sobre su piel fuese tan tranquilizador, ni que el barullos de voces confusas que iban a venia y que siempre le había resultado tan molestas fueran como un soplo de aire fresco.  Samika se acurruco en el lugar donde estaba intentando habituarse a que realmente no lo había perdido todo incluso sino sabia como.intentando acostumbrarse de nuevo a la sensación de volver a escuchar, buscando calibrarlo.

Un aleteo cercano la sobresalto y una figurita desconocida le transmitió un mensaje hablado de una voz que reconocía. Escuchar de propias palabras de la comandante lo que había pasado le sorprendió y sorprendida intento incorporarse, no importándole los arañazos de su cara.
<<¿Todo fue un sueño? Y todo esas voces, este lugar esta lleno ¿donde están Twixy's, Lanor, Eara, Ayne, Irianna...donde están todos!? ¿¡Que ha pasado con Cain y Eriel entonces!? >> no se olvidaba de sus compañeros de desventuras en aquella pesadilla y en lo que habría pasado con ellos. ¿Habrían despertado, o seguiría durmiendo sufriendo como ella lo había hecho hasta el ultimo segundo? Solo pensar en el silencio, el la ceguera total la hizo estremecer.

Dubitativa lo intento usos sus ultrasonidos temiendo que no funcionase, el alivio que sintió al ver que si lo hacia fue increíble. Muchos cuerpos, mucha gente, figuras conocidas y otras no tanta. Sin ser capaz de ver colores, sino simplemente sus estructuras corporales mucho de los que había allí podrían ser alguno de sus compañeros. Hasta que una figura se cruzo no muy lejos de donde ella estaba y reconociéndola instantáneamente, Samika no tardo en alcanzarla, esa forma de cuerpo era inconfundible.

-¡Dama isis! - la llamo agarrándola de la mano para llamar su atención aliviada de que estuviese despierta y bien, pero aun preocupada por todos los demás. no dudo en abrazarla- ¡Dios, me alegro que estés bien!.... ¿Donde están todos? ¿Que ha pasado con los demás? - pregunto de inmediato sintiendo como una gota de sangre se intentaba colar en sus ojos de los arañazos que recorrían casi toda sus cara de arriba abajo y que se quito con un adema, con otras prioridades.

_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

Spoiler:
Rua habla =  #9932CC
Rua piensa = #CD5C5C
Dédalo piensa = #FFFAFA
Contenido patrocinado

Salón del trono - Página 9 Empty Re: Salón del trono

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.