Conectarse
Últimos temas
La TierraHoy a las 01:36 pmTakMesón “El jardín de sevli”Hoy a las 12:34 pmTakEmbajada de LiboHoy a las 01:10 amNihilJardines de la MemoriaHoy a las 12:22 amNihilTres tontos y un calzone de salmónAyer a las 03:53 pmRed
Estadísticas
Tenemos 188 miembros registradosEl último usuario registrado es henukNuestros miembros han publicado un total de 43214 mensajesen 827 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Sede de los Taumaturgos

el 02/08/11, 06:38 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Refugio para neotransformados. Se trata de un minarete de madera rojiza de cinco plantas decorado con cenefas y arabescos. El interior es amplio principalmente iluminado por antorchas. Se divide en dependencias individuales donde imperan los muebles de madera ignífuga, los colores cálidos y el cuero. También hay áreas comunes como una cocina, dos salas de entrenamiento bien equipadas, un pequeño estudio y un salón decorado con tapices que narran batallas importantes de la historia de la ciudad.

Los pomos de las puertas de los cuartos ocupados se vuelven de color rojo y una placa con el nombre de la o las personas que lo ocupan aparece en medio de la puerta.

Ver mensajes archivados:

Habitantes actuales:


Dama Abrazos
Adrune y Neil
Barael
Devoss
Eitne
Eriel
Guillermo
Hyun
Karime
Keiriarei
Kin
Lorenzo
Milo
Mónica
Nime
Pelusa
Rádar
Ramas
Rasqa
Rena
Rox
Ruth
Samika
Saren
Siete
Sinceridad
Sox
Surásara
Tayron (y Dafne)
Varsai
Xalkoth
Zobriel

Jack

Ficha de cosechado
Nombre: Pefka
Especie: Krabelinense
Habilidades: Instinto animal, técnicas de supervivencia y resistencia.

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 13/05/20, 02:27 pm
A la roquense le alegró saber que a Barael le iba bien, y se imaginó que acabaría superando lo que fuera que le frustraba. Le sonrió y así se lo dijo antes de responderle.
Me alegra oír eso, oye, y mucho ánimo con lo que tengas entre manos. A mí... En general me iba bien, y ahora que estos dos majetes me han aconsejado un par de cosas con las que puedo encarrilar ciertos asuntos diría que me irá mejor. Tengo tiempo, como bien decía Neil.

Estaba realmente agradecida por la conversación con ellos, la verdad, y en los días siguientes se pondría a investigar lo que le habían recomendado. Luego, siguió charlando con los demás hasta el momento en que la merienda parecía llegar a su fin. ¡Menuda merendola! Había estado genial y se lo había pasado mucho mejor de lo esperado. Sumó su agradecimiento a la voz de los demás.
Muchas gracias por haber organizado algo tan guay, gente. Ha estado súper guay y espero volver a veros a todos y hablar más —se despidió de los demás sonriente.

Tenía ganas de bailar y echar a volar un rato. Pero no se iría automáticamente, sino que insistiría en echar una mano para recogerlo todo. ¡Faltaría más!
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Lethe
Especie: enderth
Habilidades: conocimiento de técnicas de supervivencia, orientación y vista de lince.

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 13/05/20, 03:13 pm
Le había dicho a Neil que prometía contárselo todo, pero que al igual que había hecho con el tema del género, prefería que estuviesen todos juntos. En esa ocasión estaba casi más nervioso que en aquella otra, porque tenía muchas más inseguridades al respecto de cómo se iban a tomar la noticia. No había esperado problemas reales cuando les explicase que no era ni una chica ni un chico porque sabía que sus amigos eran abiertos de mente y porque, como mínimo, contaba de antemano con el apoyo total de Rox. Pero aquello… era distinto.

Les pidió a todos, solo aquellos con los que había compartido criba en aquella ocasión, que se reuniesen en una de las salas de entrenamiento a una hora que no solía estarla usando nadie. Consideró pedirles que fuesen a su cuarto, pero no creía que fuesen a estar cómodos con tanta gente allí dentro. Neil ya estaba allí con ella, por supuesto, y el gamusino no paraba de dar vueltas y vueltas de un lado para otro de manera inquieta. Su rostro, por una vez, se mostraba tenso y serio.

Fue saludando con una sonrisa escueta a los que iban llegando y, una vez estuvieron todos se colocó delante de ellos dedicándoles una mirada preocupada. Tomó aire y evitó mirar a nadie en concreto cuando empezó a hablar.
Bueno, os dije que tenía que contaros algo. Otra vez, ¿eh? —Se rio nerviosamente—. Yo, esto… Neil se enteró ayer de forma indirecta así que ya no tiene sentido que no lo cuente, uhm… —Sin poder evitarlo, su vista se posó finalmente sobre su aurva—. He estado entrando junto a Zarpa, con Strix como entrenadora. Porque, bueno… Ella quiere entrar al ejército y yo… Un día hablé con algunos chicos del ejército para preguntarles porque, ya sabéis… Los dragones eran muy impresionantes y me dijeron que el sueldo era muy bueno así que yo… —Hablaba tan atropelladamente como se movía de un lado a otro con nerviosismo. Finalmente se detuvo y se giró hacia el grupo con gesto firme y los puños apretados delante de su cuerpo—. ¡Voy a hacer las pruebas para el ejército y quizás algún día llegue a ser jinete de dragón!
Kanon

Ficha de cosechado
Nombre: Kahlo
Especie: Varmana granta
Habilidades: Habilidad manual, inmutabilidad, carisma

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 13/05/20, 07:12 pm
El -ahora- pelirrosa no se cortó en preguntar a quienes se dirigían a la sala si sabían de que se trataba el anuncio de Adru, curioso. No estaba especialmente preocupado, que él supiese no había secretos graves entre ellos y siendo Adru no se imaginaba otra cosa que no fueran buenas noticias, además, cualquier excusa para reunirlos estaría bien y al cambiante no le importaba. "¿Lo mismo se trata del negocio de Neil?" había preguntado antes de entrar. Dentro saludó a los sinhadre como lo haría normalmente, mas el cambio que notó en el ambiente hizo que su sonrisa dudase. No acostumbraba a ver a Adru tan serio. Dedicó una breve mirada significativa a sus compañeros mientras la incertidumbre se iba alojando en su estómago. Escuchó en silencio, inicialmente procurando verse receptivo si con algo ayudaba a quitar los nervios tan contagiosos del gamusino. Al ver hacia donde iban los tiros, sin embargo, el cambiante entreabrió la boca para respirar por ella y cambiar el peso de su cuerpo en otra postura, incómodo. En algún punto había empezado a fruncir el ceño, pero para cuando fue consciente de la presión en su frente no hallaba la manera de relajar el gesto de forma disimulada. Tampoco le salía hacerlo.

Estaba pensando en demasiadas cosas, una tras otra, tratando de aferrarse a los motivos que pudiera dar Adru para aquella decisión. No le importaba que entrenase, eso estaba bien, entendía que le gustasen los dragones, ¿a quién no?, pero, ¿alistarse en el ejército? Casi podía escuchar sus hilos tensarse dentro de sus oídos. Él se había librado del reclutamiento militar surcoreano por su género asignado de nacimiento, y aquella había sido una de las pocas cosas que le había agradecido al mismo en toda su vida. Que Adru quisiera alistarse por voluntad, y más concretamente al ejército de Rocavarancolia, era algo que chocaba fuerte con él. Tan solo tenía quince años, y aunque no dudase de cuanto había madurado desde el primer día ahora Rox no sabía que pensar.

Adru —arrancó al pronunciar su nombre—. En el ejército... —pero tan pronto quiso seguir, perdió el hilo. No encontraba palabras, y aunque por sus gestos era obvio que quería hablar le costaba verbalizar la respuesta. Se llevó una mano a la cara, suavizando su expresión—. Perdón, es que es todo... no sé, no me lo esperaba —miró al gamusino, serio, pero sin saber bien que decir—. A ver, Adru, pero... ¿tú sabes lo que se hace en el ejército, verdad?
Nihil

Ficha de cosechado
Nombre: Luci
Especie: Daeliciano
Habilidades: Carisma, oido musical, olfato fino

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 14/05/20, 06:01 pm
Rena se preocupó en cuanto le vio la cara a Adru. Se había extrañado de que volviera a convocarlos a todos pero no se había planteado que pudiera ser algo malo ya que, bueno, la vez anterior no lo fue y estaban teniendo una racha bastante buena desde que pasara todo el asunto de las pesadillas. Tuvo el ceño fruncido y los brazos cruzados sin darse cuenta desde que el gamusino empezó a hablar, y su expresión se fue endureciendo conforme avanzaba la explicación. Cuando el gamusino acabó su expresión mutó a una de angustia y confusión.

-Si es por el dinero ya tenemos siete sueldos, podremos pagar la deuda en nada, no hace falta… -empezó. No estaba enfadada. Conocía a Adru lo suficiente como para saber que no tomaría una decisión así por impulso o por encapricharse con un lagarto gigante con alas, de ahí su confusión. Descruzó los brazos solo para volverlos a cruzar otra vez en un gesto menos duro.

-No digo que no lo hayas pensado bien pero, ¿estás seguro? ¡Es el jodido ejército! ¡De esta ciudad! No creo que sean tan gilipollas de meterse en una guerra pero ¿y si lo hacen? No… no puedes.

Resopló, frustrada. No quería ponerse en modo ‘El ejército es malo porque la ciudad es mala y no deberías unirte’ Desde que habían empezado a conocer a más y más veteranos su opinión de la ciudad y su brújula moral eran un caos absoluto, pero le daba terror que Adru se expusiese a semejante nivel de violencia. No eran sesiones de sparring, no eran peleas de bar, era matar por orden de un gobierno que secuestraba niños y los dejaba morir.

-No te voy a mentir, Adru, tengo algo de miedo -confesó.


Última edición por Nihil el 15/05/20, 01:27 am, editado 1 vez
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Lethe
Especie: enderth
Habilidades: conocimiento de técnicas de supervivencia, orientación y vista de lince.

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 14/05/20, 06:33 pm
El gamusino dejó escapar aire por la nariz y trató de mantenerse quieto en el sitio escuchando los comentarios claramente preocupados de Rox y Rena. Sabía que ellos particularmente no iban a mostrarse favorables desde el principio, pero por otro lado sus preguntas le dieron el pie que necesitaba para poner en orden finalmente lo que quería decirles. El rostro de la sinhadre se tornó serio, más que antes y volvió a hablar. En aquella ocasión sí los miró a los ojos, especialmente al cambiante y la licántropo.

Sí, claro que lo sé. Sé para qué se tiene un ejército y sus funciones principales al menos —respondió a la pregunta de Rox—. Y bueno, sí, es también por el dinero. Pero eso no es todo… —se dirigió a Rena entonces—. Yo… Yo no soy inteligente como Neil, o como el resto de vosotros. No soy capaz de mantenerme mucho tiempo leyendo libros complicados, ni tengo la capacidad de aprender rápido a realizar tareas con muchos pasos y cosas así… Soy torpe y no sirvo para hacer nada delicado como la cocina o tallar cosas. Incluso no podría hacer bien el trabajo de Neil en el Macetero, porque aunque sé cosas de cultivos seguro que acabaría cometiendo algún error por mi torpeza o por no acordarme da algo. En el granero se gana poco y además ya me han echado la bronca una vez porque se me cayó una caja… —Se cruzó de brazos primero y luego se llevó una mano a la nuca, ladeando la cabeza con expresión culpable—. No sirvo para nada de eso. Pero soy fuerte. Mis padres siempre decían que era “una niña excepcionalmente fuerte”. Y, bueno, ahora solo la mitad de eso es cierto —se permitió una pequeña sonrisa volviendo a mirar a Rox—. Pero sigo siendo fuerte, lo soy más que antes por ser un gamusino. Ya sé que… existe la posibilidad de que tenga que hacer daño a gente. Pero sé que va a ser para proteger lo que me importa. Quiero poder protegeros a vosotros, al sitio donde vivimos, y también a mí misma, claro. Y al mismo tiempo puedo ganarme la vida haciendo lo que de verdad se me da bien. Puede parecer que no pienso bien las cosas y muchas veces es cierto, pero esto sí lo he pensado bien.  Por supuesto los dragones fue lo que me hizo querer saber cosas al principio, pero no lo hago solo por eso. Yo creo que…. Lo siento si no estáis de acuerdo, pero creo que no me estoy equivocando.

Tomó aire: había hablado mucho rato seguido. Volvió a apartar la mirada, incómodo, y se frotó la parte de atrás de la cabeza sin saber muy bien qué expresión debía poner, aunque durante la última parte de su discurso esta había sido la determinación que le caracterizaba cuando estaba dispuesto a darlo todo.
Red
Red
Personajes :
Vacuum: Hado infernal originario de la Tierra.
Saren: Selkie roc idrino.
Keiriarei: Kitsune de nueve colas ulterana.
Sekk: Berserker ulterano.
Remilo: Brujo del cobre irrense.
Qwara Khumalo: Cosechada sudafricana.

Síntomas : Las palmas de las manos se le descaman con facilidad.

Ficha de cosechado
Nombre: Qwara Khumalo.
Especie: Humana sudafricana.
Habilidades: Rapidez mental, velocidad y nociones de lucha (boxeo y krav maga).

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 14/05/20, 10:41 pm
Milo no supo qué contestarle al cambiante cuando este preguntó al grupo acerca de las intenciones de Adru, pues no tenía forma de saber el motivo de aquella reunión, pero nada habría podido preparar al brujo para las noticias que tenía que darles. La expresión seria del sinhadre, tan impropia de él, fue un primer indicativo de que quizás lo que tenía que contarles no iba a gustarle mucho, pero a pesar de todo el irrense se mordió la lengua y escuchó en silencio el discurso del gamusino deseando estar equivocado.

Para cuando soltó la bomba el norteño ni siquiera parpadeo, demasiado compungido por el desarrollo de todo aquello y la conclusión a la que había llegado el pelimorado, y no fue capaz de articular palabra mientras Rox y Rena intervenían. Se sentía igual que ellos dos y sus palabras eran reflejos de lo que él mismo ansiaba decirle para quitarle esa idea de la cabeza, pero cuando éste replicó de vuelta el mundo terminó de caersele encima.

Su habitual sonrisa había ido flaqueando poco a poco a medida que entendía la situación, perdiendo firmeza con cada palabra del gamusino, pero para cuando Adru terminó de hablar por segunda vez ni siquiera quedaba rastro de ella en sus ojos. La expresión del brujo era pétrea, seria, y aunque en su interior la preocupación y el miedo le atenazaban el corazón la rabia era lo único que se había abierto paso hasta la superficie por encima de todo lo demás. Ni siquiera las buenas intenciones que parecía tener al tomar aquella decisión eran capaces de amortiguar el golpe que suponía para él aquella noticia.

Era demencial, algo tan opuesto a la forma de pensar de Milo que la mera idea le provocaba un rechazo atroz, y comprender que nada de lo que habían dicho sus compañeros había hecho dudar al gamusino sobre su resolución le desgarraba por dentro. Una parte de él quería hacerle entrar en razón, explicarle como si aún fuera un niño lo que estaba bien y lo que estaba mal, pero otra se revolvía en su interior con el calor abrasador que provoca la ira y solo quería estallar en contra de aquella idea.
¿Qué es lo que vas a proteger, Adru? —preguntó al final con voz fría, congelando toda su rabia de sopetón mientras alcanzaba un equilibrio precario entre las dos reacciones que pugnaban por salir—. Dices que sabes para qué son los ejércitos, así que sabrás a quien mandara nuestro amado rey a apretar algunas tuercas el día que se levante con el pie izquierdo y decida que la producción de syv en Sinhdro no le satisface, ¿verdad? —dijo con los dientes apretados—. ¿Sabes también a quien enviará a la guerra la tarde que llegue a la conclusión de que la alianza que tenemos con Libo no es beneficiosa para esta gran ciudad? —inquirió con un escalofrío. Sus manos se habían cerrado en sendos puños para detener los temblores—. A su jauría personal de la que formaras parte, eso es, y entonces volaras con tu dragón a cualquier ciudad sin nombre llena de gente inocente y la reduciras a cenizas siguiendo órdenes. —sentenció con una mueca de desagrado. Sabía que se estaba yendo al extremo, pero en aquel punto le daba igual.

El cabreo de Milo había ido escalando con su discurso y amenazaba con superarle del todo, pero ver las expresiones de sus compañeros le hizo morderse la lengua con brusquedad. El brujo nunca había aparentado tanto enfado frente a los letarguinos y adivinaba el desconcierto en sus miradas, pero para que le entendieran tendría que hablarles de toda una vida dedicada a los antisistema y no tenía tiempo para eso. Rena era la que quizás podía comprenderlo mejor, pues ambos por ser irrenses tenían una visión muy similar de la violencia inherente a los conflictos armados y los ejércitos, y aún así no abarcaba todo lo que suponía para él que alguien cercano participara en todo aquello.
¿A quién estarás protegiendo cuando eso suceda? —dijo al final con un hilo de voz, hundiendo los hombros mientras retrocedía un par de pasos con la decepción pintada en el rostro.

El hacker no se había pensado sus palabras y un enfoque más comprensivo quizás hubiera sido lo más adecuado, pero ya era tarde y no podía borrar lo que había dicho. A pesar de todo no pensaba mal de Adru, al contrario: bajo todo aquel enfado lo único que había era miedo, el miedo atroz que amenaza con asfixiarte cuando no sabes lo que le depara el futuro a un querido miembro de tu familia.
Giniroryu
Giniroryu
GM
Status : Rest in fucking pieces.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Personajes :
Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna: Nebulomante idrina lacustre.
Adrunelia: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: enderth.


Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Oscurecimiento de las plumas alrededor de los ojos.
Armas :
Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y daga.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: ser un pollo.



Ficha de cosechado
Nombre: Lethe
Especie: enderth
Habilidades: conocimiento de técnicas de supervivencia, orientación y vista de lince.

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 15/05/20, 12:48 am
Desde luego que el gamusino había notado el rostro de Milo una vez empezó a fijarse en las reacciones del resto. Ella misma perdió todo rastro de sonrisa cuando el brujo del cobre comenzó a hablar: muy a pesar de lo que había dicho no era posible que no le afectasen las opiniones de quienes eran ahora su familia. Y mucho menos si estaba era expresada con tanta fuerza en contra de lo que acababa de decirles. Al principio se tensó enormemente. Sus orejas delataban por completo este hecho, manteniéndose muy rígidas en lo alto de su cabeza. Era como recibir una bronca de Yaiza, pero incluso peor. Ni siquiera la edeel de su madre le había hablado nunca de aquella forma, como si se sintiese terriblemente decepcionada de ella.

Pero Adru sabía que Milo no era su padre y se lo recordó a sí mismo según aguantaba la tormenta de palabras iracundas que le había granjeado su revelación. En realidad ni siquiera se llevaban tantos años el uno al otro y el gamusino no quería que le viesen más como a un niño pequeño. La Adru inocente, carente de sentido común e ignorante de hasta qué punto podían ser crueles algunas personas había desaparecido.
Eso no tiene por qué ocurrir. Nunca ha ocurrido nada parecido con este Rey: ya he dicho que no estoy tomando la decisión por un capricho tonto sin pensarlo bien y he hecho muchas preguntas. Sí: sé que puede haber una guerra, igual que la hubo cuando se creó la Cicatriz de Arax. Neil me ha leído sobre eso… La ciudad fue atacada y por eso está todo en ruinas y hay poca gente. Eso es lo que quiero proteger, aunque ya lo acabo de decir. Quiero ser capaz de poder defender lo que me importa. Creo que ese es mi punto fuerte y esta es la mejor forma que hay de que… de que… —En ese instante le falló la voz, a pesar de que se había mantenido firme hasta no mucho antes. Se vino abajo en ese momento debido al torrente de emociones en su interior. Según hablaba le había ido calando más y más el tono con el que Milo se le había opuesto, en conjunto con su propio discurso. Se le escaparon un par de lágrimas de uno de los ojos y se las limpió con rabia antes de darse la vuelta para evitar que le viesen derramar más—. Yo solo quiero hacerlo lo mejor posible. Dar lo mejor de mí. No quiero volver a sentirme como… Como aquella vez, en el incendio. —Se secó las lágrimas restantes con un brazo de golpe y se volvió a girar hacia el grupo—. Yo, creo que… eso era todo lo que tenía que decir, realmente.

Una parte de ella quería irse corriendo de allí, antes de que se avivase todavía más la discusión, pero no podía permitirse ser tan cobarde, no después de haber dicho que no cambiaría de opinión.

_________________________________________

La quinta GM oculta representada en un gif:
Sede de los Taumaturgos - Página 86 WLJLnOD
Muffie
Muffie
Humor : Absurdo

Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: brujo de la cera aurva sinhadre.


Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.

Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.



Ficha de cosechado
Nombre: Irenneil
Especie: Sinhadre
Habilidades: Artesanía, imaginación y habilidad manual

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 15/05/20, 01:45 am

Después de su primera visita al Macetero, Adru no había querido contarle todo acerca de su idea del ejército hasta que no estuvieran todos juntos, lo que Neil entendió y respetó y guardó sus dudas y miedos hasta que pudieran hablar con todo el grupo.

A pesar de sus reticencias con la idea, Neil se posicionó al lado de Adru en todo momento como apoyo, ya que entendía que tener que hablar delante de todos sus amigos con un tema como ese podía ser intimidante y, a diferencia de cuando les habló de su género, en este momento sí sabía la razón la de la reunión.

Durante el discurso de su edeel, el aurva solo murmuró "dragones" de forma enfurruñada porque para él los reptiles alados eran los únicos culpables de aquello. Aunque no pudo evitar asentir completamente de acuerdo con Rena cuando la irrense expuso su miedo. Aunque confiaba plenamente en las capacidades de su edeel, al brujo le aterrorizaba la idea de que pudiera sufrir algún daño.

Neil frunció el ceño cuando Adru dijo que no era inteligente, molesto con que el gamusino tuviera esa idea de sí mismo tan contraria a la que tenía Neil de él, quien veía a su edeel como alguien extraordinario, aunque ciertamente con poca capacidad de concentración, pero no quería interrumpir su discurso sabiendo lo importante que era para él.

El brujo de la cera se sorprendió muchísimo con las palabras de Milo, no habiéndole visto así de enfadado jamás. Podía entender hasta cierto punto de dónde venían esos sentimientos porque él también temía por la seguridad de su edeel, pero le pareció una manera de exponerlos bastante brusca y Neil sabía que las intenciones de Adru no eran hacer daño, sino que era otra forma de demostrar cuánto les quería, aunque el aurva hubiera preferido mil veces que hubiera encontrado otra forma de hacerlo.

Cuando percibió que las orejas de Adru se habían puesto rígidas, se acercó más a su edeel como un intento de apoyo silencioso, pero en cuanto empezaron a aparecer las primeras lágrimas, Neil no perdió tiempo en envolver a su edeel en un fuerte y, esperaba, reconfortante abrazo.

_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Lathspell
Lathspell
Status : Disponible para cualquier debate ilógico
Humor : Culpable de dibujar horrible y hacer chistes peores aun
Personajes : Zobriel: Nublino transformado en Basilisco
Kyllikki: Humana cosechada.
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Dolores recurrentes de corta duración en la zona frontal de la cabeza.
Armas : Zobriel: Malicioso, Colmillo veneno, Cuchillada, Cola veneno
Kyllikki: Elataquedelasmilteoriascientificasypseudocientificasmasinutildetodoslostiempos

Ficha de cosechado
Nombre: Kyllikki Paasikoski
Especie: Humana
Habilidades: Buena menoria, muy buena, lealtad, y facilidad para los idiomas.

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 15/05/20, 07:10 am
Los días que Zob después de conseguir trabajo aprecian pequeños, cortos, pero mucho mas llenos de lo que nunca antes había tenido. Un sitio al que regresar, algo en lo que enfocarse, cosas nuevas que aprender. Parecía demasiado bueno. Y cuando llegaron las clases de la señorita Miloslava su mente  colapso desde las primeras lecciones.  Para Zob ya era muchísimo el entender sobre células, sobre compuestos, sobre aminoácidos, ligasas, helicasas, tropoisomerasas...incluso cuando la humana le dijo que ella había encontrado el sentido de la vida, lo tomo muy en serio. Esperaba una respuesta mágica o mística que le descubriera mas cosas, y solo  obtuvo un  juego de palabras que no comprendió del todo hasta días después. De 3´a 5´no le decía mucho aun, pero había reído cortesmente aquella ves esperando captar la gracia en algún otro momento.

Se había enfrascado en la lectura de muchas cosas que le habían facilitado en el laboratorio, y aunque seguía sin poder entender del todo la complejidad de lo minúsculo, no podía negar lo que le habían mostrado. Células de diferentes animales, de diferentes habitantes de la ciudad, y aunque estaban lejos de mostrarle lo que el pensaba que era lo que los diferenciaba, le resultaba demasiado sorprendente como para no quedarse con la boca abierta en cada sesión. Habia logrado ya poder hacer su hechizo de niebla con bastante ayuda, y eso le facilitaba mucho las cosas, excepto cuando le pedían que lo quite para probar sus poderes. Seguía teniendo miedo de sobrepasarse. Pero ahora el nuevo  peligro era que chocara con alguien mientras caminaba leyendo los diferentes apuntes que tenia. El tener tiempo libre para hacerlo era suficiente motivación para que cumpliera los deberes que tenia en el laboratorio con rapidez antes de correr a preguntar si había algo mas o si le podían explicar algo de lo que se estaba haciendo.


Aquel día cuando Adru los invito arriba, asintió simplemente y salio como un muñeco autónomo con pasos lentos mientras subía a reunirse con los demás. La mirada siempre abajo y los pasos lentos normalmente no encontraban obstáculos pero al sentir un cuerpo y ver como sus apuntes se doblaban   se detuvo en seco levantando la mirada para poder disculparse. Reconoció a Arcan  y aunque parpadeo un par de veces detrás de su permanente niebla sin que el lo viera, se pregunto cuanto tiempo había pasado y aun no había tenido ni la oportunidad ni el coraje de hablar cvn los otros dos nublinos. - Perdón...Arcan, no te vi lo siento.  Dissculpame... - le dijo antes de seguir tras su amiga.

Era curioso como estaban reunidos allí después de todo lo que había pasado, y como otras cosas no cambiaban. Se quedo atrás con las notas en la mano mientras Adru hablaba y  su mandíbula se abría.

El ejercito era algo que no esperaba que se consolidara en la mente de su amiga, y no sabia que decir, o que hacer. Los demás empezaron a hablarle y si, estaba de acuerdo en muchas cosas, pero incluso con todo eso, entendía un poco a Adru. Guardo sus notas en la espalda cuando menciono lo de leer y aprender cosas, sintiendo que no era el mejor momento para tener eso entre sus garras, pero se puso a escuchar mas atentamente aun. No eran ya unos cosechados  mas que esperaban algo que no podían evitar, pero no sabia hasta que punto el ejercito era bueno o malo. No iba a ponerse moralista pues a lo largo de las semanas  había supuesto muchos pequeños detalles que no se expresaban en voz alta, incluso se le vino a la mente la idea de que los conejos del señor Giz podían llegar a ser armas terribles para usar en algún momento. Estaba a punto de abstraerse en eso cuando Neil se lanzo a abrazar a su edeel y so lo ayudo a convencerse.

-Yo creg....- carraspeo un poco  para aclararse al garganta que no usaba mucho apra hablar a multitudes. - ...wejem..Yo creo que tienen razón, Milo, Rena, Rox pero también Adru...Miren...se que soy el peor para leer el ambiente, pero no creo equivocarme al decir que quiere essto con muchas ganas. - Habia visto muchas pataletas en su vida cuidando a sus primos, pero esto iba mas allá. Adru habia cambiado, había cambiado hasta su nombre y había crecido, eso era muy obvio para el. -  Ya sea que nos falte información o que lo haya pensado mucho, poco, o lo que sea...esto no es un capricho de ella. Puede ir bien, o puede ir mal, no lo ssabemos, pero ahora mismo yo no me ssiento capaz de decirle que es lo que tiene o no tiene que hacer...Yo te apoyo Adru, en serio, si quieres entrar al ejercito tienes mi apoyo, pero antes de protegernos, o proteger la ciudad, cuídate tu ¿essstaa bien? ademas, no quiero se pesimista, pero tener un gamusino sobre un dragón no se que tan estratégico sea, así que debes estar preparada para todo...desssde que te manden a otras fuerzas o tengas que estar parada vigilando algo o tengas que ir a darle de comer a tu dragón...pero aun así, ánimos.. - Habia mantenido las manos en la espalda apoyado en la pared y solo termino con un encogimiento de hombros.

Curiosamente no se sentía tonto al decir todo eso, había ido mejorando con el tiempo por supuesto, pero mas que costumbre, estaba ahora tranquilo porque se sentía en paz al apoyar a Adru.  Habia visto a mucha gente de la ciudad, grandes, pequeños, algunos aprecian mas agresivos, otros que el conocía sabia que eran muy fuertes pero amables....y todos habían encontrado sus lugares en diferentes sitios, y aunque le preocupaba, no le parecía muy malo ni muy loco que el sitio de Adru fuera en el ejercito.

_________________________________________

El Odio es por mucho el placer mas duradero. El hombre Ama con prisas, pero llega a Odiar con mucha calma.
Evanna
Evanna
Personajes :

Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : Quienes la toquen a veces se sentirán aturdidos.


Armas :

Ficha de cosechado
Nombre: Rua
Especie: Humana. Sueca
Habilidades: Rapidez mental, valor, astucia

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 15/05/20, 08:18 pm
Cuando Adru les pidió reunirse para hablar con ellos, aun así, se inquietó un poco, esas pequeñas reuniones que a veces tenían siempre era para contar algo importante.

Con las primeras explicaciones que llegaron sobre la decisión de Adru de formar parte del ejercito de la ciudad, llegaron los primeros temores e inquietudes. Adru no era un niño, pero no por eso no iba a dejar de preocuparle que se pusiere en algún riesgo como le preocuparía cualquier de los presentes, grande o pequeño.

La preocupación de Rena, de Rox, eran comprensibles, porque de alguna forma compartía aquel temor. Si Adru entraba en el ejército tendría que pelear ¿verdad? Si una guerra ocurría, estaría en primera línea ¿cierto?. No es que no pudieras morir simplemente en la ciudad sin más, lamentablemente era algo que habían aprendido por las malas, pero meterte en el ejército era como añadirle una diana extra. No, no lo comprendía.

Y la explicación llego, y sintio a la vez un poco de orgullo por que Adru ya no era tanto ese adolescente revoltoso e imprudente que conoció en la cosecha y al mismo tiempo, molestia. Ciertas palabras dichas por el gamusino resonaron especialmente en su mente, pues se repitieron en más de una ocasión. << ¿No eres inteligente? ¿Solo tienes tu fuerza? ¡Que tonterías son esas!>> le enfadaba, le enfadaba y frustraba que el gamusino pensase así de si mismo.

Pelusa frunció el ceño, apretando sus puños, mirándole fijamente, teniendo tantas cosas ahogadas en su lengua que no logró decir a tiempo, cuando las palabras bruscas de Milo resonaron, bruscas, sorprendiéndola. Jamás había visto al tranquillo irrense así, mostrando una clara molestia y enfado…y en cierta forma algunas de las cosas que dijo, aunque no iban dirigidas a ellas y no eran las mis circunstancias ni por asomo, le incomodaron. Pelusa bajo la vista sintiéndose inevitablemente incomoda incluso si aún no había hecho nada malo, el pensamiento la sacudió de alguna forma.

<< Soy la única inmoral de entre mis amigos…la única que tiene que hacer sufrir a los demás para obtener parte de su “bendición”>> podría escoger no hacerlo, pero jamás tendría magia y eso todos sus amigos sabían era algo que siempre había ansiado. Sin contar que no podía evitar el impulso que sentía de vengarse y dañar a todo aquel que dañase a sus amigos por mínimo que fuese. Pelusa suspiro, sacudiendo suavemente la cabeza para evitar marear a sus antenas y decidió centrarse en lo importante: Adru.

Le miro de nuevo al escuchar al siempre alegre y animado Adru medio romperse. Odiaba cuando sus amigos lloraban. Las palabras de Zob apoyando su decision y pidiendole cudiarse antes de nada a si mismo llegarona a sus oidos, el chico habia ido cogiendo confianza y seguridad con el paso de los dias, era un hehco evidente; los reclamos a gritos de Nime llamandolos idiotas por no apoyarla tambien resonaron, dando un punto de vista que a grandes rasgos tampoco era desacertado. En esas circuntancias era normal que las cosas chocasen, todos tenian su parte de razon ahi, pero lo que primava en uno u otros era tanto la preocupacion por Adru, como el deseo de apoyarla en sus elecciones de futuro. Pelusa escuchaba, pero solo tenia ojos para el gamusino.

La pequeña niña alada se acercó a el, viendo como Neil la abrazaba de aquella forma que mostraba a todo su apoyo, su cariño y esa unidad única que tenían. No iba a regañarla por su decisión del ejército, no iba a decir estar a favor o en contra. No, para ella había algo tan o más importante que tocar en ese asunto. Ciertas palabras que sonaban en su mente como un gong.

- Adru, deja de menospreciarte y de decir que eres menos inteligente que nosotros, que tu fuerza es lo único que posees. No es verdad. Eres mucho más que solo inteligencia o solo fuerza – la niña estaba molesta, molesta triste en el fondo por escuchar lo que este sentía. Su expresión seguía calma, casi inexpresiva, porque expresar con su rostro era algo que aún le costaba hacer. Pero su mirada lavanda la miraban fijamente mostrando mucho mas que sus facciones- Ya das lo mejor de ti. Nos das tu presencia y tu animo alegre, cuidas que los pequeños no hagan trastadas y aprendan…cuidas que los grandes no se vuelvan locos por la presión y sepan que no están solos en esto. Estas ahí –dijo la niña acercándose un poco a ella de nuevo, extendiendo sus brazos en torno a ella, abrazándola hasta donde sus brazos y su pequeño tamaño alcanzaba.

A Pelusa no le gustaba que la tocasen. No le gustaba tocar a la gente tampoco. Por lo que sus gestos de aprecio, de afecto, eran algo como gotas de agua en el desierto.

-No queremos que te ocurra nada, Adru. Porque eres fuerte, eres inteligente y eres más astuta de lo que crees, pero este mundo y otros mundos, pueden volverse horribles.- dijo la niña abrazándola con más fuerza. Que le recordase lo del incendio le recordó también la impotencia que vivió en ese entonces, pequeña, frágil, sin magia. Tal vez resultaba hipócrita pedirle que no dejase de ser Adru en el fondo, pues si luchaa y mataba podia verse afectada por ello-  Que no haya habido guerras recientes, no significa que no puedan ocurrir ¿estas preparada para matar inocentes y no tan inocentes? ¿para el odio y el rencor que eso genera?Solo piénsalo Adru, porque entrando en el ejercito es un riesgo existente. Pero tanto si decides hacerlo sin dudar mas como sino, voy a apoyarte mientras sea algo que verdaderamente quieras – no iba a oponerse ni a intentar convencerla como tal, quería que pensase su pros y contra nada mas.

Porque si algo tenia claro Pelusa, es que tanto de los aciertos como de los errores se aprende y la unica forma de lograr eso, era probando, falllando y acertando.

_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

Spoiler:
Rua habla =  #9932CC
Rua piensa = #CD5C5C
Dédalo piensa = #FFFAFA
Tak
Tak
GM
Status : ✧ ᕦ(≧◡≦)ᕤ ✧

Personajes :
Gael/Koval: fuego fatuo terrícola.
Kin: demonio raigaurum irrense.
Ayne: anima sinhadre.
Eara: aurva de Ayne, sin esencia.
Nime: demonio mineral libense.
Iemai: cercana.


Síntomas : En ocasiones creerá ver algo moviéndose en su visión periférica.


Armas :
Gael/Koval: espadas rectas, maza y quimeras.
Kin: alfanje y guan dao.
Ayne: sable.
Eara: ballesta de repetición.
Nime: dagas.
Iemai: patas para salir corriendo.



Ficha de cosechado
Nombre: Iemai.
Especie: Cercana.
Habilidades: Planificación, astucia, orientación.

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 15/05/20, 08:35 pm
Adru los llamó para decirles algo a una de las salas de entrenamiento. Nime ni siquiera se planteó mucho qué podría ser. ¿A lo mejor quería hacer una fiesta sorpresa para el cumpleaños de Neil? «¿Cuándo cae el cumpleaños de Neil?». Nime ni siquiera era muy capaz de llevar la cuenta de en qué día vivía como para saber cuál era en otros mundos vinculados.

Adru parecía nerviosa cuando empezó a hablar, y todo el grupo estaba presente, así que se dio cuenta de que tenía que tratarse de algo importante. Al principio Nime no entendió por qué estaba tan nerviosa: una sonrisa enorme apareció en la cara dela niña cuando mencionó que quería unirse al ejército. «Qué suerte tiene» pensó, «a su edad ya puede alistarse».

Algo que era lo más natural del mundo para una libense, sin embargo, no lo era tanto para los demás, como no tardaron en demostrar. Nime los miró asombrada debido a sus preguntas, ¿cómo no iba a saber Adru lo que se hacía en el ejército cuando cualquier niño pequeño lo sabía? Casi era como si la estuviesen insultando. Aquello le molestó particularmente porque la gamusino parecía no considerarse lista, y Nime creía que lo era, así que estaba feo que la hubiesen llamado tonta insinuando que no entendía nada sobre ejércitos y guerras.

El tema de la guerra también le había parecido absurdo. Era cierto que habían pertenecido a otros mundos, pero ahora eran rocavarancoleses transformados en criaturas mágicas, el ejército que les correspondía era el de Rocavarancolia. No es que la niña sintiese una gran conexión con la ciudad por todo lo que habían sufrido allí, pero la transformación se le había subido a la cabeza lo suficiente como para sentir que el ejército de Libo le venía pequeño.

E iba a protestar, ya estaba empezando a abrir la boca para defender a Adru con uñas y dientes cuando Milo la hizo callar y, además, reflexionar. No solo había mencionado a Sinhdro, también mencionó a Libo, y eso consiguió que el corazón le diese un pequeño vuelco. No se había parado a pensar aquella posibilidad. Sus mundos eran aliados, ¿no? No iban a hacer nada malo en Libo, al contrario, lucharía junto a sus antiguos compatriotas cuando llegase el momento, que era otro de los motivos por los que todo aquello le resultaba tan natural.

Normalmente habría saltado a defender al ejército enseguida, pero tras la última pregunta de Milo se encontró sin voz para hacerlo. Miró al suelo y apretó los puños, pensando sobre lo que respondió el gamusino después. Tenía razón, ninguno de sus mundos había sido atacado por Rocavarancolia, ¿por qué iban a pensar que irían contra cualquiera sin motivos? Los ejércitos siempre actuaban contra la gente mala, eso era lo que le habían dicho a la niña desde que tenía uso de razón.

Entonces escuchó un sollozo y al levantar la vista se dio cuenta de que habían hecho llorar a Adru, y eso provocó un enfado en ella que barrió todas las dudas que habían sembrado las palabras de Milo.
¡Sois idiotas! —gritó, mirando a quienes todavía mostraban dudas o desagrado por la idea de la sinhadre—. Si ha dicho que es lo que quiere hacer no sé qué tiene de malo. Lo decidió ella y no es tonta. ¡Si a vosotros no os gusta pues no lo hagáis vosotros! Ser soldado es un honor enorme, porque las soldados protegen sus ciudades y a la gente, y seguro que el ejército de Rocavarancolia también. Y exploran mundos y construyen cosas y montan en dragones. ¡Cuidan de la ciudad, aunque no os guste! ¿Y... y quién os va a defender si hay guerra? ¿Los panaderos y los músicos? ¡Pues no! —La niña hizo una mueca de disgusto, como si aquello fuese la obviedad más grande del mundo y se sintiese idiota por tener que explicársela a gente bastate mayor que ella. Era cierto que estaban en Rocavarancolia y no en Libo, pero no le parecía que aquello funcionase tan diferente.
Yber
Yber
GM
Status : Es complicado.
Humor : La gracia de dios.
Personajes :
Dirke/Ramas.
Giz.
Tap/Malahierba.
Lara 37/Saria Omen.
Rasqa: parqio transformado en moloch.
Eitne.


Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades : Eitne: le falta la pierna derecha de rodilla para abajo.
Síntomas : Pierde la paciencia con mayor facilidad.

Ficha de cosechado
Nombre: Ulmara.
Especie: cercana alaí.
Habilidades: Velocidad, nociones de lucha y resistencia.

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 16/05/20, 02:54 am
Eitne conocía la guerra. Claro, que la que conocía era a la que jugaban con Nime a veces, cuando le tocaba elegir el juego a ella. Se imaginaban con espadas y armaduras y elegían un bando y peleaban hasta que se aburrían, o hasta que alguno perdía. También se imaginaban montando en panteras de batalla, cabalgando por la sede como si sus pasillos fuesen un prado verde en terreno fronterizo. Eso también le sonaba a otras cosas, le recordaba a su abuela y a las incursiones que hacía con el resto de brujas dulces de la zona para proteger su hogar de los monstruos de metal. Ellas no eran guerreras, en el pueblo no se hablaba de guerra porque no había había confrontaciones directas entre dos bandos, pero con el tiempo entendió que eran, en parte, la misma cosa.

Y desde aquel prisma sencillo e infantil, Eitne no le vio el problema a lo que les decía Adru. Se alegró mucho por ella, por tener las ideas tan claras y haber encontrado un propósito dentro de Rocavarancolia que a él le pareció muy bonito y noble, y, cómo no, ¡tendría un dragón! A Eitne se le iluminaron los ojos ante la mención. Estuvo a punto de dar saltitos de alegría y pedirle al gamusino que, por favor, lo llevase un día al trabajo para conocer a su montura. Luego las reacciones empezaron a… ¿chocar? Sí, algo así. Chocaban tanto con la determinación de Adru como con la idea inicial de la que había partido el niño. Los más mayores hablaban muy serios y parecían entender muy bien lo que decían, parecían llevar razón. Sonaban convincentes y ¿asustados?

Eitne se quedó callado, atento a los argumentos como el árbitro de un partido de tenis con la pelota. De Adru a Rox, de Rox a Rena, de Rena a Adru, de Adru a Milo y de Milo a Adru, y de Adru a Zobriel, y a Pam, y a Nime y… ¡oh, demiurgo! ¿Milo se iba? Él no sabía qué pensar todavía y la situación ya se había ido de madre. A la sinhadre se le habían escapado un par de lágrimas y a Eitne se le cubrieron los ojos del mismo líquido como si fuese una esponja emocional. Apretó los ojos como había aprendido a hacer durante la criba y aguantó como los adultos las ganas de llorar (aunque él sabía que era mejor soltarlas). Le quería decir que no era tonta, que no tenía razón en lo que decía sobre sí misma (salvo en lo de concentrarse, eso era verdad que le costaba), pero sentía que se acababa de prender un fuego peligroso y prefirió echar primero el agua.

No os enfadéis, por favor… —pidió a todos con su voz de cascabeles. Sin embargo, no sabía darles motivos para que se calmaran. Él también tenía un poco de miedo por Adru, pero dejó que hablase su deseo por él—. Seguro que Adru va a estar bien aunque haya guerras, es la más rápida del mundo y es muy lista y… —Le falló la voz.

¿Qué pasaría si Milo se enfadaba para siempre con Adru? El niño no se lo quería ni imaginar, debía de haber un lugar común, alguna forma de que hicieran las paces. Habían sobrevivido a cosas peores y se seguían queriendo mucho, no iban a separarse porque Adru se fuera a la guerra, ¿no?


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.
Kanon
Kanon
Personajes :
Jace Stanfield: Dullahan imbécil procedente de la Tierra. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Seo Rox: Cambiante pinche furro, humano. 1’75m
Kahlo: varmana granta. 1’59m (sin botines)

Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : El primer síntoma se te dará en evento.

Ficha de cosechado
Nombre: Kahlo
Especie: Varmana granta
Habilidades: Habilidad manual, inmutabilidad, carisma

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 16/05/20, 03:44 am
Rox suspiró cuando Adru le respondió, no siendo ese el sentido de su pregunta. El gamusino procedió a menospreciarse y el pelirrosa solo pudo llevarse una mano al rostro, saturado y dolido porque pensase así, incapaz de devolver ni una sonrisa. Su expresión se había suavizado al verse apoyado por Rena, mas las palpitaciones de su sien amenazaban en convertirse pronto en un dolor de cabeza.

Entonces Milo saltó. Se expresó mejor de lo que podría haber hecho él, y aunque le reconfortaba que alguien hubiera sido capaz de decirlo todo tan claro, su malestar y nervios solo aumentaron tras su aportación. Jamás le había visto así: la tensión en su voz, lo que su lenguaje corporal trasmitía, las palabras como cuchillos. No por nada era un antisistema con un mundo jodido, pero aún así su reacción le pilló por banda. Rox tragó saliva, intimidado, pasando la vista despacio de Milo al suelo y del suelo a Adru, esperando que con eso el gamusino entrase en razón... a la vez que le asustaba como pudiera afectarle.

Resonaba con el discurso del moreno, pero el alma se le dividió al ver a Adru llorar. Quizás fuera su condición como cambiante la que le hacía ser tan emocional, o simple y humanamente, que odiaba que sus amigos se sintieran mal. La mención a la casa en llamas le perdió todavía más y tuvo que resistirse por no abrazarle igual que lo había hecho Neil, hundiendo la mirada en el suelo entre sus pies. Gracias a ciertos incidentes -entre ellos, ese- él mismo se había dado cuenta de que estaba dispuesto a mancharse las manos de sangre con tal de defender a sus seres queridos, a su familia allí presente. Eso mismo es lo que le había movido a indagar sobre venenos mortales. Podía entender parte del debate de Adru, sin embargo su opinión no había cambiado y necesitaba aferrarse al cabreo para no dejarse influenciar en lo que consideraba una locura. Buscó la mirada de Milo mientras Zob habló, preocupado por lo alterado que estaba, y la cosa no dejó de escalar.

Nime les gritó y de repente Rox se sintió como si le hubieran ahuecado el pecho y todo el peso se le hubiera ido a los pies, anclado, lento y desestabilizado. Le preocupaba y asustaba a partes iguales la visión de la libense. Tal como había dicho Pelusa, el punto no era únicamente que Adru saliera herido físicamente: en un ejército si la orden era matar obedecías sin hacer cuestiones, y las heridas que dejaban esas acciones eran muy difíciles de tratar. Que no hubiera habido guerras desde hacía tiempo no quitaba el miedo a que una pudiera estallar a lo largo de sus vidas (especialmente tratándose de Rocavarancolia), y no quería ni imaginar las cosas que la ciudad era capaz de hacer en conflicto armado. Si la cicatriz era consecuencia de un ataque... lo que pudiera venir de fuera tampoco era mejor. «Un ejército no solo protege», se repitió numerosas veces. Imaginarse a Adru formando parte de esa escabechina ahuecaba su caja torácica más y más, espacio del que se adueñó su molestia, menguada únicamente por el portazo que propinó el irrense al salir.

El enfado de Milo, las lágrimas de Adru, el grito recriminatorio de Nime, el apoyo que sus compañeros ofrecían pero el cambiante era incapaz de dar, su propia tormenta intena. Su cabeza desconectó, abrumado con todo, empatizante de demasiados. La rabia se deshizo dejando un vacío extaño, apaciguado por las campanas de Eitne.

No soy el padre de nadie —habló en un tono difícil, mirando costosamente en dirección de los sinhadres. En realidad quería pedirle que por favor se lo pensase dos veces, que no era tonto, que podían protegerse los unos a las otros, que seguro encontraba un sitio donde encajase sin llegar a eso, pero no podía más. Estaba molesto, triste, se sentía culpable, le dolía la cabeza y necesitaba tiempo, todo a la vez. Fuera cual fuera la decisión seguía siendo del más joven y de nadie más—. Haz lo que quieras, Adru.

No se marchó de la sala ipso facto por la propia vergüenza de empeorar el ambiente, sobrecogido aún con la ida de Milo. Tan solo se apartó del corrillo sin mirar a ningún lado, presente solo en cuerpo. La ciudad les había arrebatado tanto como les había regalado, la odiaba y amaba a partes iguales. Su reconciliación aún no estaba completa, y lo que no sabía era hasta que punto quería que ninguno de los suyos arriesgase de nuevo la vida por ella.

_________________________________________

♪♫♬:


Sede de los Taumaturgos - Página 86 Mercad11

Nihil
Nihil
Status : UNDEAD
Personajes : -Cain:Brujo demoníaco
-Mánia: Bruja autocinética
-Zmey: Piromante
-Twixy's: Veela
-Rena: Minera cyberPUNK
Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : En ocasiones notará un ligero olor a ceniza.

Ficha de cosechado
Nombre: Luci
Especie: Daeliciano
Habilidades: Carisma, oido musical, olfato fino

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 16/05/20, 04:33 am
Rena oyó a Adru decir todas esas cosas sobre sí misma y se sintió como si la apuñalaran. Se identificaba con muchos de esos pensamientos, ella había creído durante mucho tiempo que no servía para nada más que trabajar en una mina y se suponía que en Rocavarancolia iba a cambiar eso.

Milo intervino y la osa suspiró angustiada. Se esperaba esa reacción, su compatriota había renunciado a mucho por sus ideales y por lo que creía correcto, y todos allí habían sufrido la crueldad de la ciudad. No fue capaz de mirarle, ni siquiera cuando se marchó de la habitación. No sabía cómo podía conciliar ambas visiones ni si sus amigos podrían llegar a un acuerdo. Su brújula moral seguía en el mismo sitio que cuando llegó a la ciudad, o eso creía. No siguió a Milo, ya hablaría con él más tarde, en ese momento Adru la necesitaba más. << Milo ya es mayorcito.>>

Pelusa se adelantó a su abrazo, pero no tardó mucho en seguirla y rodear al gamusino con una garra gigante. La estrujó contra su pecho estrujando a Neil y Pelusa de paso.

-Pelusa tiene razón, no debes hablar así de tí. Tú no eres tonta ni eres torpe, eres la Capitana. Creo que hay un huevo de cosas que puedes hacer y que se te darían de maravilla.

El exhabrupto de Nime solo le hizo poner los ojos en blanco. Durante la criba y después habían llegado a la conclusión de que el mundo de la libense estaba muy militarizado y tenía ciertas semejanzas con el sistema de la ciudad, así que su acusación no llegó a la osa lo bastante hondo como para que se cabrease. También habría que hablar con ella, pero en otro momento. Liberó a Adru del abrazo y le puso las manos en los hombros para mirarla a los ojos. Ya no tenía que agacharse para hacerlo.

-No es tan fácil, ¿sabes? Esta ciudad… lo ha cambiado todo. Nos ha arrancado de nuestras casas, nos ha dejado abandonados durante meses, nos ha visto morir y no ha hecho nada al respecto. Y los que dirigen esta ciudad son los que dirigen ese ejército y nos da pánico que estés bajo las órdenes de gente así -Rena intentaba mantenerse firme pero temblaba un poco. El llanto de Adru y el de Eitne se le habían contagiado. Quería decir las palabras correctas pero no sabía cuáles eran -Y ahora salió la Luna y hay gente viviendo como si nada, y haciendo su vida, y tengo dudas porque no sé cómo se supone que tenemos que vivir aquí. Y no es tan raro que hayas llegado a esa conclusión porque joder, es un trabajo y te da de comer y yo que sé vivimos con un huevo de gente del ejército que nos da los buenos días todas las mañanas pero…

Soltó a Adru para tomar aire y secarse los ojos con la manga de la sudadera.

-¡Yo que sé! -dijo, frustrada. -No puedo decirte que me guste, pero tampoco te puedo decir que no lo hagas porque está mal porque ni siquiera sé si después de entrar a formar parte de este circo tengo derecho a decir qué está mal. Solo te pido por favor que no creas que es lo único que puedes hacer y que no… no te pierdas…

Miró a Rox de reojo. Tenía la esperanza de que fuese tras Milo, de alguna forma sus propias dudas le daban miedo. Sentía que se estaba partiendo en dos.

_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.
Red
Red
Personajes :
Vacuum: Hado infernal originario de la Tierra.
Saren: Selkie roc idrino.
Keiriarei: Kitsune de nueve colas ulterana.
Sekk: Berserker ulterano.
Remilo: Brujo del cobre irrense.
Qwara Khumalo: Cosechada sudafricana.

Síntomas : Las palmas de las manos se le descaman con facilidad.

Ficha de cosechado
Nombre: Qwara Khumalo.
Especie: Humana sudafricana.
Habilidades: Rapidez mental, velocidad y nociones de lucha (boxeo y krav maga).

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 16/05/20, 09:53 pm
Cuando a Adru se le saltaron las lágrimas la resolución y el cabreo de Milo flaquearon un poco, pues empezaba a darse cuenta del tono de sus palabras y lo violentas que habían sido, pero a pesar de todo no era capaz de recular en su opinión ni un poco. El irrense no estaba enfadado con el gamusino, no directamente al menos, simplemente le aterraba y rechazaba la decisión que había tomado, pero hablarle así tampoco servía para nada.
Yo no… —intentó explicarse , haciendo un amago de avanzar en su dirección, pero antes de lograr articular una frase coherente los gritos de Nime le dejaron clavado en el sitio.

Había algo tan retorcido y fuera de lugar en las recriminaciones de la demonio mineral que el cerebro del brujo dejó de funcionar en cuanto la niña terminó de hablar, borrando de un plumazo tanto su capacidad de reacción como sus intenciones de llevar aquel asunto a un terreno más neutral. Se había quedado tan traspuesto después de aquello que incluso dejó de procesar lo que decían sus compañeros: la voz de Pelusa era como la estática de un televisor mal sintonizado.
—no  fue capaz de articular palabra en ningún momento, pero el hacker notaba como los bramidos se agolpaban en su garganta amenazando con abrirse paso a dentelladas.

A pesar de todo no se permitió explotar frente a los letarguinos y Milo abandonó la sala de entrenamiento dando un portazo que su pulso frenético ahogó por completo. El brujo, temblando violentamente, se encaminó hacia su habitación con bastante rapidez, aunque la sensación que tenía era muy similar a la de estar caminando bajo el agua, y una vez a salvo en su cuarto se resquebrajó por completo.

Una almohada fue la encargada de amortiguar su grito de rabia, al menos en parte, y en cuanto lo soltó todo los ojos del irrense se humedecieron de pura impotencia. Ya intuía que clase de sociedad era la libense, porque convivir con Nime durante tanto tiempo le había proporcionado bastantes pistas al respecto, pero no había sido consciente realmente de ello hasta hacía solo unos instantes. Sus palabras se le habían clavado en el pecho como puñales, pues no estaba preparado para oír semejantes barbaridades en boca de una niña, y que encima se las espetara en una situación tan delicada había sido devastador para su endeble compostura.

Milo había huido, lo que acababa de hacer no tenía otro nombre, pero a solas en la oscuridad ni siquiera era capaz de reconocer eso.
Giniroryu
Giniroryu
GM
Status : Rest in fucking pieces.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Personajes :
Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna: Nebulomante idrina lacustre.
Adrunelia: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: enderth.


Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Oscurecimiento de las plumas alrededor de los ojos.
Armas :
Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y daga.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: ser un pollo.



Ficha de cosechado
Nombre: Lethe
Especie: enderth
Habilidades: conocimiento de técnicas de supervivencia, orientación y vista de lince.

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 16/05/20, 10:30 pm
No se hizo de rogar en lo más mínimo para abrazar fuertemente a Neil en cuanto que su aurva le rodeó con sus brazos. La discusión continuaba mientras la pareja sinhadre se aferraban el uno al otro. Adru no podía decir que no agradeciese ni le tranquilizasen las palabras mucho más comedidas de Zobriel y Pelusa: sabía de sobra que todos tenían razón en estar preocupados y en que el gamusino se iba a tener que mentalizar de determinadas posibilidades desagradables. Dejó que la mona del queso le abrazase desde su corta altura, aunque no era capaz de devolvérselo adecuadamente en ese instante, no pudiendo separarse de Neil. Agradecía los halagos y quería decir que tal vez se había explicado mal y que no se estaba llamando tonto a sí mismo realmente.

Pero no podía. A pesar de todo ello había una cosa que estaba teniendo mucho más peso en su cabeza en aquel momento, particularmente después de la reacción tan visceral de Milo… y de que el irrense se fuese dando un portazo. Lo había hecho tras la intervención de Nime: si el ambiente no se sintiese tan hostil y ella tan mal habría intentado explicar a la libense que ella misma no compartía aquella visión tan idealizada del ejército aunque agradeciese su apoyo. Lo único que ocurrió en su lugar fue lograr hacerle sentir peor, aunque no culpaba a la demonio mineral en absoluto, mucho menos porque cada uno venía de mundos muy diferentes y sabía por comentarios de la propia niña de qué clase de sociedad venía.

El único comentario que hizo Rox tras todo aquello acrecentó aquella sensación tan desagradable que ya tenía y que le estaba haciendo sentir mal: no le apoyaban. Porque el cambiante, aunque había dicho que hiciera lo que quisiera, no le apoyaba. Milo muchísimo menos, y Rena… Soltó finalmente a su aurva para dejarse abrazar por ella, mojando ligeramente su camiseta con un rastro de lágrimas.

Por suerte para el gamusino las palabras de Rena sumadas al efecto calmante de los cascabeles de Eitne y sus mismas palabras consiguieron evitar que volviese a echarse a llorar y se empezó a sentir mejor poco a poco. Había estado preparada para escuchar algo como lo que le estaba diciendo la licántropo en ese momento y para que le quisiesen advertir de que había partes malas, como habían hecho también Pelusa o Zob. Pero nada le había preparado para la reacción que tuvo Milo y ni siquiera para el tono condescendiente de Rox.

Yo… No quiero que os sintáis mal por mi culpa. Pero, yo… Yo no quería decir que soy tonta, solo que… Bueno, yo… No sé qué decir, lo siento. Gracias por… por entenderlo.
Los que se habían quedado lo habían hecho, al menos, así que creía que podía decir aquella frase. A pesar de que se encontraba mucho mejor, en buena parte gracias a Eitne, no podía quitarse de la cabeza a Rox y a Milo. Especialmente a aquel último.
>>Lo siento —añadió, cabizbajo.
Tenía miedo, de pronto. Miedo a que el irrense no volviese a querer ser su amigo o algo peor.

_________________________________________

La quinta GM oculta representada en un gif:
Sede de los Taumaturgos - Página 86 WLJLnOD
Kanon
Kanon
Personajes :
Jace Stanfield: Dullahan imbécil procedente de la Tierra. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Seo Rox: Cambiante pinche furro, humano. 1’75m
Kahlo: varmana granta. 1’59m (sin botines)

Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : El primer síntoma se te dará en evento.

Ficha de cosechado
Nombre: Kahlo
Especie: Varmana granta
Habilidades: Habilidad manual, inmutabilidad, carisma

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

el 17/05/20, 01:16 am
Rox deseaba que las cosas no le hubieran afectado tanto, soltar el enfado al que se había ceñido y abrazar a Adru, pero simplemente no le salía. Le había hecho daño al gamusino, pero no encontraba forma de repararlo sin hacerse daño y mentirse a sí mismo en el proceso. «A lo mejor necesito que Eitne siga hablando» pensó amargamente. Tenía mucho que enfriar.

Agradeció quedarse lo justo para escuchar a Rena, asintiendo imperceptiblemente a cada cosa que añadía con un gesto casi mecánico. Le dio envidia lo bien que había gestionado sus sentimientos, como se expresó, como consolaba a Adru, jurando que, de alguna forma, la peliverde entendía mejor que él sus propios sentimientos. Le picaban los ojos. Si ya la había cagado ahí al menos intentaría mediar las cosas por el otro bando.

Se dirigió a la salida tratando de pasar lo más desapercibido posible, algo difícil cuando la situación les había puesto a Milo y a él en una especie de foco; sentía que eran algo así como los malos de la película, y no podía hacer otra cosa que aceptar el rol de momento. Lo último que necesitaba era levantar más heridas con su marcha así que salió rápido, procurando, a diferencia del irrense, cerrar la puerta detrás de sí sin hacer el más mínimo ruido. Una vez fuera se quedó congelado con la mano sobre el pomo con la culpa cayendo densa sobre sus hombros, mezclada con el alivio de verse fuera del ojo del huracán, protegido de lágrimas y miradas tristes. Sabía que tenía que hablar con Milo, pero no qué ni cómo decirle nada. Era un hipócrita por querer apoyar a Adru de alguna forma cuando dentro había sido incapaz de hacerlo.

Claro que ahí parado no le hacía bien a nadie, ni siquiera a sí mismo. Soltó la puerta y sin pensarlo más fue en dirección al cuarto de Milo con la esperanza de que el chico estuviera ahí. Antes de que la inseguridad le inmovilizase delante de otra puerta cerró nudillos y la tocó dos veces; el tercer toc lo hizo con la frente, abatido.

Milo, ¿estás aquí? ¿Puedo...? —la palabra perdió fuerza desde la primera sílaba. «No.» —. Voy a entrar.
Nada más asomarse le vio tendido en la cama con un brazo en la cara. Se movió en silencio hasta la misma para sentarse en el borde, atento a los gestos de su amigo. Seguramente no quisiese ni compañía, aunque algo tenía que intentar.
¿Estás bien...? —era una pregunta tonta y conocía la respuesta, pero ¿por dónde empezar sino?

_________________________________________

♪♫♬:


Sede de los Taumaturgos - Página 86 Mercad11

Contenido patrocinado

Sede de los Taumaturgos - Página 86 Empty Re: Sede de los Taumaturgos

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.