Conectarse
Últimos temas
Torreón SilenteHoy a las 01:57 amNihilIdrisHoy a las 01:14 amNihilEl octavo rey trasgoAyer a las 11:37 pmDalTemplo de los suicidas abnegadosAyer a las 11:23 pmDalAnunciosAyer a las 11:32 amGiniroryu
Estadísticas
Tenemos 195 miembros registradosEl último usuario registrado es EumanValNuestros miembros han publicado un total de 46802 mensajesen 906 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Ir abajo
Leonart
Personajes : Nia: Nayade
Toima: Argos Magnetico
Kudryavka: Vánara
Basilisco de Un Solo Ojo Cizaña
Lorenzo: Centauro
Reina: Cosechada
Heridas/enfermedades :
Heridas:



Ficha de cosechado
Nombre: Reina Tomoe
Especie: Humana, Asiática
Habilidades: Punteria, Reflejos, Oido Musical
Ver perfil de usuario

Nia - Dos Niñas y Una Boda No Deseada Empty Nia - Dos Niñas y Una Boda No Deseada

04/04/14, 06:19 pm
Se agarró de las puntas del vestido. Los nervios solo iban en aumento y que las hubieran separado de sus padres tan solo aumentaba los nervios. Moria se notaba nerviosa tambien, aunque ella habia sido siempre más madura. Nia, por su parte, cuidaba de su muñeca mientras Moria procuraba parecer elegante. En aquella sala habia numerosas mujeres jóvenes, pero sin duda las más jóvenes eran aquellas dos primas, de apenas diez años de edad.
Las dos intaras pasaban desapercibidas a ojos de las demás mujeres engalanadas en aquella sala. Los muros de un color celeste claro, con incrustaciones de plata, se antojaban imponentes ante las dos pequeñas ulteranas.
-¿Sabes que va a pasar ahora?-preguntó la menor.
-No lo se.-se dispuso a responder la mayor.-Quizas... Quizás esten hablando con ellos o...-

No tendria que haber contestado de primeras a su prima pequeña. Enseguida la muy llorona se aferró a la muñeca con verdadera ansiedad y comenzó a llorar, estropeando el poco maquillaje que habian logrado ponerle horas antes. Moria chasqueó la lengua y se acercó a su prima. Arrodillandose todo lo cuidadosamente que podia para no estropear su vestido, sujetó la cabeza a su prima pequeña y comenzó a limpiarle las lágrimas así como procurar adecentar su maquillaje.
-Niña tonta, no llores. Y estate quieta mientras te arreglo la cara... Vaya estropicio has hecho en nada...-le espetó a su prima, insultandola. Nia se limitó a asentir y dejarse hacer mientras la ulterana se llevaba el pulgar a los labios, lo salivaba y arreglaba la sombra de ojos dorada que se le habia aplicado encima a la niña. El color amarillento era predominante en su prima pequeña, como era el verde en ella. Casi sentia pena porque su prima pequeña tuviese que hacer el ridículo delante de tanta gente.

Otra cosa es que no la necesitase. Su simple presencia gritaba "Intara" mientras que la suya estaba decorada con ropas de lujo compradas en los mejores mercados Mesara de toda la zona, así como la joyeria prestada de su madre. Nia paliaba en comparación a su prima mayor. A sus ojos, la pequeña ulterana veia a su prima mayor como quien ve a una modelo. Era un ejemplo a imitar y a seguir y ella era lo bastante torpe como para apenas seguir sus elegantes y refinados pasos. Era estúpido que Nia participase en todo aquello salvo por un pequeño detalle. Sus ojos.

Si, sus ojos. La razón de envidia principal que la mayor sentia sobre la pequeña. Las viscitudes de Ul dicen de ser tan caoticas como la misma voluntad de la entropia. Y en algún punto del camino algo se torció y de ello nació la idea de que Nia y no ella, debia tener aquellos estúpidos ojos color zafiro mar. Lo peor de todo, era lo dependiente que era de ella. Moria no veia a Nia como a una hermana o prima pequeña. En ocasiones jugaba con ella, la convertia en su muñeca y le probaba vestidos. En otras la golpeaba y la insultaba. Era más un perro que una persona. No importa lo que le hiciera, ella siempre acababa volviendo, lustrando aquellos ojos pedigueños de cachorro abandonado. Sabia que la cria no tenia amigos, pero no sabia que llegaba a tanto su necesidad de conocer a sus iguales. Especialmente de la familia de la que provenia.
Pero, con el tiempo, habia empezado a sentir verdadera lástima por la cria. No habia sinó, sugerido que la acompañase en aquella aventura. En parte por su propio beneficio, en parte por la pena que le transmitia la pequeña, que hablaba en ocasiones consigo misma para darse compañia. Esa lástima pronto se truncó por una competición definitiva. ¿Quien ganaria? ¿Los ojos de la mocosa o todo el trabajo, esfuerzo y sacrificio que habia tolerado y los malostratos de la matriarca de su madre? Pronto lo verian.

_________________________________________

す           争            基         ま
べ           は            づ         す
て           欺            い          。
の           瞞            て          
戦           に            い          

Poema de Despedida Japonés (Anónimo, Sin Datar)
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.