Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Libo
por Nihil Hoy a las 04:04 am

» Referencias visuales para mundos vinculados.
por Nihil Hoy a las 03:39 am

» Sede de los Taumaturgos
por Nihil Hoy a las 02:09 am

» Plaza del Estandarte
por Tak Ayer a las 01:47 am

» Torre Serpentaria
por Evanna 19/10/18, 09:52 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Pablo Matthies Fonseca

Nuestros miembros han publicado un total de 38315 mensajes en 723 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Norte » Torreón Letargo

Torreón Letargo

Ir a la página : Precedente  1 ... 15 ... 26, 27, 28  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 27 de 28.]

1 Torreón Letargo el 31/10/15, 02:22 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Este torreón de cuatro plantas está completamente cubierto de enredaderas, por lo que en un inicio es un poco complicado encontrar la puerta, algo más pequeña que en los otros torreones. El puente levadizo suele estar bajado, y da a una franja de tierra que rodea la parte delantera del torreón. Los capullos de las flores, que solo se abren con la Luna Roja, despiden al anochecer una fragancia que atonta y adormece a quien la huele. En el patio tiene suelo de tierra y también está repleto de plantas, en su mayoría secas o raquíticas. En el centro hay una estatua de una ninfa atravesada por cientos de estacas.

Ver mensajes anteriores:

Hechizos que conocemos:

-Hechizo térmico.
-Pulso púrpura.
-Curación superficial.
-Lumínico.
-Hechizo de restauración
-Hechizo vigorizante
-Moldeo de materia orgánica


313 Re: Torreón Letargo el 01/09/18, 03:40 am

Goliat


¡Pueees, ahora mismo no lo sé! Cuando aprenda mejor me transformo en Mewtwo, prometido. —respondió a Guille, siguiendo con Adru—. No existen exactamente... se supone que son un mito. Un conejo con cuernos de ciervo, pero, lo que es 100% conejo. Sin la parte sinhadre... —rio con suavidad—. Un ditto es como un bicho blandiblú que puede transformarse en otros seres vivos ¡Y las gemas de cristal se parecen más a ti que a mi! La gracia es que no tienen género, como yo. Ahora literalmente. Pero tienen gemas en el cuerpo-...

Iba a elaborar más su respuesta a Nime cuando Rena se le acercó. El ronroneo le sorprendió. Ignoraba que los osos pudieran hacer un sonido semejante, aunque de por sí poco sabía del comportamiento de los osos. Tener a Rena tan cerca causaba impresión. El cabezaso le hizo perder el equilibrio, pero no le molestó en absoluto. Todo lo contrario, se dejó animar, soltando otra risa más suelta. Sujetó la cabeza de la osa con ambas manos para no irse al suelo, sonriendo tontamente, como quien acaricia a una mascota.

No me mates si te lo digo, pero estas adorable, Rena. Tus colmillos dan susto, pero... ¡mira que orejas!
Dejó a su amiga y el tono ridículo que estaba a punto de adoptar su propia voz, cuando esta se centró en la bola de cobre que seguía a Milo. Cada uno disfrutaba o asumía sus transformaciones, más o menos confusos. Él se limitó a observar. El rugido de Eitne fuera le pareció entrañable, y por una vez, la propuesta del daeliciano y el nublino por salir no le hizo arrugar la cara. En otros momentos su respuesta habría sido un no rotundo. Ahora podía partirle un rayo, que daba igual, no se sentía inseguro. Si se encontraban con algún monstruo, bastaba con poner a Zobriel a mirarlo.

¡Ey! ¿Os importa si hago una cosilla antes? Id adelantándoos si queréis.
Retrocedió unos pasos y, antes de que partieran, Rox agarró a Milo del hombro. Dio unos toques en su brazo mecánico.
Espera Milo. ¿Puedes poner las fotos que nos hiciste el día que nos cortamos el pelo? No quiero salir con... esto. —sacudió la mano delante de su rostro para referirse a este—. Es una chorrada pero me pone nervioso que me veáis así. Fijo doy miedo y me siento inexpresivo. Y un poco monstruo. —frunció los hilos—. Y como me haga de memoria voy a parecer un cuadro de arte abstracto.

Ante la positiva del irrense, el cambiante fue a la cocina para hacerse con la misma olla que ya habían usado de espejo. El corazón le latía con fuerza, entre agobiado y emocionado por lo que su nuevo cuerpo implicaba. Si de verdad podía imitar de forma controlada otros cuerpos, modificarlo a gusto, si de verdad era capaz de hacer algo remotamente similar a un ditto... sus hilos temblaron, levantando su piel humana momentáneamente. Le costaba creer que aquel desastre de ciudad le acabase de sacar los huesos para regalarle luego semejante don.

Sujetando la olla y echando vistazos cada poco a las fotos que proyectaba el brazo del irrense, Rox fue modificando los hilos de su rostro. Empezó por los básicos; la estructura de su mandíbula, nariz, la forma del pelo, todo hasta ser un molde sin definir, incoloro. Luego, despacio y con dudas, pasó a recrear en detalle su rostro: labios, ojos, dientes, color de piel, cejas, pelo. La foto ayudó en gran medida, saber como era su rostro con fidelidad era toda una ventaja.
No supo cuanto tardó, pero se le hizo largo y tedioso a pesar de que sus comandos respondían bien. El reflejo de la olla no era el mejor, la imagen de los hilos cambiando sobre su cara era perturbadora, y aunque el resultado no fuese perfecto, era más que suficiente para una primera vez. Algo así como un modelo 3D de personaje de videojuego. Cercano a la realidad, pero aún con falta en definición.

Mierda tío. —la voz se le rompió de la emoción, más aguda. Con los ojos bien abiertos, su reacción inmediata fue taparse la boca, ocultando una creciente sonrisa—. Que fuerte.

Tomó aire, sin dejar de mirarse. Temblaba ligeramente por la impresión y la alegría. Se inspeccionó cada lado, despeinando sus cejas, pellizcando el puente de su nariz, estirando sus mejillas hasta que dolieron como si nunca hubiera perdido la cara.

Sigo siendo yo. ¡Sigo siendo yo! —dedicó una mirada fugaz a Milo, radiante—. ¡Ah! Espera, ¡pruebo una última cosa y nos vamos! —con mucha más rapidez que al ponerse el rostro, el coreano tiñó su pelo de rojo oscuro. Sujetando la olla con fuerza, empezó a dar pequeños saltos en el sitio, como un crío en Navidad—. ¡Que puta pasadaaaaaa!
Morado, azul, verde, blanco, rosa. En cuestión de segundos, Rox había teñido su pelo de todo color que se le pasaba por la cabeza o veía a su alrededor. Se detuvo en el rojo nuevamente, eufórico. Satisfecho, se dirigió a su amigo.

¡Ya! Ya, ya está... uf. —la cara le dolía de tanto sonreir. Ni él esperaba que ponerse el pelo de colores le animase tanto—. ¿Para que quieres huesos cuando tienes magia, eh? —rio—. Por cierto, caragato... más te vale tener una buena excusa para haberte largado, capullo. Y la bolita esa no me vale. —dio un puñetazo al irrense en el hombro, ni muy flojo ni muy fuerte. A pesar de la aparente seriedad en su voz, sonreía ampliamente—. Tienes suerte de que Rena no te crugiese. Venga, ¡antes de darle más motivos a Mamá Osa para que lo haga!

Aunque hubiera parado, Rox seguiría pensando en todas sus posibilidades y lo mucho que necesitaba un espejo de cuerpo entero.

314 Re: Torreón Letargo el 01/09/18, 12:52 pm

Nihil


Rena siguió ronroneando, feliz por las palabras de Rox aunque posiblemente en otro momento se habría enfurruñado. El miedo se había esfumado, el ambiente estaba cargado de energía lunar y parecía que la osa por fin podia dejarse llevar por el impulso de seguir sus instintos. Oyó a Eitne fuera y corrió detrás, dándo así su respuesta a Zobriel. Rugió a la Luna Roja alzándose sobre sus patas traseras tan solo un segundo, pues un temblor de tierra le hizo perder el equilibrio. No le importó, se sentía exultante. Quería salir, quería correr.

Comprendió lo suficiente de la conversación de sus compañeros como para saber qué se proponían, y no podia parecerle mejor. Por un momento se olvidó de la fragilidad de los cachorros. Ahora parecían más Fuertes, estarían bien, y ella estaría con ellos, no había nada que temer.

Fue hacia el portón de entrada y se apoyó con su única garra, dejando caer su peso para abrirla, pues solo se había quedado encajado. Cruzó el puente levadizo con el hocico alzado hacia el cielo, olisqueando el aire. Había muchísimos olores nuevos y Rena quería investigarlos todos, aun así no se alejó aún del torreón, tenía que esperar a sus compañeros. Soltó varios gruñidos impacientes hacia el torreón. La lluvia caía, no con tanta fuerza como tronaban las nubes pero pronto la osa estaría hecha sopa, no tenían tiempo que perder.

315 Re: Torreón Letargo el 02/09/18, 01:32 pm

Evanna


Decir que para Pam reaccionar a todos los cambios que sus compañeros había sufrido, era fácil habría sido un gran mentira. La mona del queso logro escuchar las palabras que estos de dirigían entre si de forma un poco mas clara al cerrar los ojos, es así que pudo escuchar a través de la voz de Rox sobre lo que podría ser Adru, una criatura casticista de su mundo, que escucho como describían Eitne, Nime, a Milo o a Neil que no parecian haber sufrido cambios físicos algunos. Como decían que Nime era ahora una gema o Zobriel alguna especie de reptil, por como hablaban de su nueva cola. Eran retazos de información inconexos que no le decía gran cosa, pero ciertamente tampoco ninguno sabia en que se habían convertido.

Pam queria saber mas, quería poder verlo a todos de cerca, analizarlos, analizarse ella misma buscando una conclusión, disfrutar, tal vez del jolgorio que empezaba a sufrir entre todos antes sus cambios, al ver lo que podían hacer o sorprenderse de la apariencia que tenían, pero estaba siendo imposible. Abrir los ojos implicaban incrementar aun mas el mareo y confusión que ya sentía y que ni aun cerrando estos lograban desaparecer.  Se sentía frustrada escuchando a los demás impresionados por sus cambios, mientras ella era casi incapaz de poder siquiera mirar el suyo mismo con mas detalle sin que le sobreviviera una nueva hola de mareo por algún brusco movimiento. ¿Porque? ¿Porque seguía percibiendo cosas inconexas arremolinarse a su alrededor, como si todo el mundo mismo estuviera en movimiento gritándole sin voz que le prestase atención?

Inconscientemente, sus manos se movieron hacia sus antenas, como aquel que banamente intenta cubrir sus oídos cuando el ruido se vuelve insoportable y de nuevo, al igual que las veces anteriores, un escalofrió al recorrió cuando sus dedos rozaron las finas firmes antenas que surgían de su frente como si fuesen un órgano mas de su cuerpo, como si directamente conectasen con su cerebro. <<¿Sois vosotras verdad? Vosotras sois las que provocáis de alguna forma que todo el puto mundo sea caótico, sois lo único distinto que poseo, aparte de mis alas>> pensó Pam reclamando a esa parte de su cuerpo nueva.

La mona del queso sin prestar por unos momentos atención a sus compañeros quiso comprobarlo, y apretando los dientes intuyendo el gran mareo que le sobrevendría al hacerlo, golpe suavemente una de las puntas de las antenas con el dedo. Fue tal el mareo que sintió, que aun sentada tuvo que sostenerse del sofá, con un nuevo estremecimiento recorriendola en señal de alerta. << Dios, malditas cosas extras..¿que mierdas sois?¿Sois como unos nuevos, ojos, unos nuevos oídos o algo así? >> pensó con frustración aun respirado hondo. Fuese lo que fuesen esas cosas eran las culpables y al parecer el mas mínimo roce de algo con estas hacia que todo su cuerpo reaccionase con un respingo, confundiendola. <<No se que pasa pero no puedo dejar que nada os toque o no voy a poder ni andar derecha por vuestra maldita culpa >> pensó limitada incluso de maldecir coherente mente por la larga lengua con la que tenía poca practica. Suspiro profundamente, volviendo a aprestar atención al resto y captando unas palabras que hicieron que Pam abriera por fin los ojos tras tenerlo todo ese rato cerrados, sin saber que sus alas y antenas no eran lo único que había cambiado en ella.

-¿Quereis salir?- le parecía loco, solo de imaginar la lluvia que se escuchaba fuera golpeando las antenas le ponía el poco vello que poseía de punta. Y si coherentemente no quería, era estúpido e innecesario, pero por otro lado también lo deseaba, incluso a pesar de lluvia, incluso a pesar de que era tontamente arriesgado. Era mas difícil percibir para ella debido a la confusión sensorial, pero sentía el aire cargado de magia, como llenando sus pulmones, dándole ansias de hacer mas pero siendo ese hecho impedido por su propio estado actual. Era tan frustrante verse limitada. <<¿Limitada?...¡Al cuerno con las antenas! >> penso Pam imponiendo a su propia condición con pura mala leche.

-Rapigo, dagme algo para cubrigme mi..poncho, quiero ir...voy degnuda...y un trozo...de crisa...de la cosa de dongde sali...mis...antengnas...son las que me marean, tengo que cubrirlas – dijo con dificultad teniendo que hablar lentamente porque sino era imposible con la lengua. Sabiendo que seria cuestión de practica, levantándose del solfa como pudo mientras hablaba,notando que Rox se había movido de su lado en algún momento y parecía haberse alejado con Milo.

Espero que alguien, quien fuera, le hiciera caso y le diera su poncho que estaba en el baul de arriba, así como tomo el trozo grande de corteza de crisálida ya rota que tomo con intención de usarla de paraguas improvisada. La textura de esta era dura y rugosa, como noto también lo era su propia piel cuando andaba colocando el poncho sobre su cabeza con cuidado de no rozar las antenas y dándole libertad a sus alas bajo este, aunque ni supiera aun como moverlas. Al parecer su piel había cambiado también, ya no era suave y lisa, sino rugosa y mas dura. Cambios que estaban ahí pero que eran algo a los que no podía ponerle la suficiente atención en ese momento <<Tengo tiempo para verme mas claramente, espero que esto no dure mucho mas, porque entre las antenas, que ahora no puedo vestirme y que no se hace con esas cosas que cuelgan de mi espalda esto es un festival >> peso Pam viendo la figura de Rena salir por la puerta hacia la lluvia y se le ocurrió algo. No iba a lograr mucho andando con sus propio pie mientras cubría su cabeza, y sus antenas especialmente, bajo la lluvia.

Por lo que se acerco como pudo a la osa, llamándola desde el interior.

-¿Rena...puedo ir...sobreg tu lomo?- pregunto esperando que la osa diera algún signo de respuesta positiva y cuando le pareció ver que lo hacia, le pidió ayuda a Adru que estaba cerca para que la subiera sobre el cuerpo enorme de Rena, que era como tres veces ella. Apenas sintió que salía por la puerta para ser subida sobre Rena, Pam se cubrió instintivamente la cabeza con la crisálida, respirando aliviada cuando la lluvia no logro golpear directamente las antenas, incluso si el propio aire electrificado le provocaba algo de nauseas y confusion, lo soportarían mientras nada rozase esas cosas sensibles. Ella también quería disfrutar de esa adrenalina que la recorría incluso si tenía que ir medio drogada para ello.

316 Re: Torreón Letargo el 03/09/18, 12:16 am

Red


La bola continuó su movimiento nervioso hasta que Rena la atrapó bajo su pata, pero cuando la irrense levantó la zarpa el cobre se había aplanado en forma de disco y se alejó de ella deslizándose  por el suelo.
¿Una mascota mágica? —murmuró el irrense confuso, repitiendo las palabras de Nime como un loro—. Pero si solo es un trozo de metal... —añadió dubitativo, sin estar del todo seguro de las afirmaciones de sus compañeros al respecto.

Cuando el disco llegó a su altura volvió a cambiar de forma, tranformándose en un cubo, y para alivio del norteño se quedó completamente inmóvil. Con un suspiro imperceptible el chico volvió su atención a lo que le rodeaba, pero estaban pasando muchas cosas a la vez y apenas si pudo centrarse en nada en concreto. Si que oyó la propuesta de salida, algo que aunque le sorprendió en un principio no tardó en comprender. Él también sentía el tirón de la Luna Roja en la boca del estómago, atrayéndole desde el exterior del torreón para que su brillo pudiera cubrirle por completo.
Suena bien, si. —fue su aportación a la sugerencia, cambiando el peso de una pierna a otra con cierto nerviosismo.

En cualquier otro momento aquel plan le habría parecido una locura, pero la atmósfera que se respiraba hacía que todo pareciera posible, y un paseo nocturno con todos los letarguinos sonaba inexplicablemente apetecible. Los posibles peligros que se pudieran encontrar no parecían relevantes en aquel momento, por lo que el irrense ni siquiera pensó en ellos y se preparó para salir con los demás, pero Rox le abordó antes de que llegara a la puerta.
Claro, sin problema. —respondió a su pregunta, dispuesto a ayudarle a recuperar su cara.

Tardó unos segundos en encontrar las fotos y algo más en dar con una en la que se viera bien el rostro del coreano, pero cuando el cambiante regresó con la olla ya estaba preparado. Le colocó la imagen a la altura de los ojos y procedió a observar en silencio el proceso de cambio.
Es flipante, si... —secundó las palabras del rubio con los ojos muy abiertos, completamente fascinado con el movimiento de los hilos que ahora formaban el cuerpo de su amigo—. Pero el rojo te queda raro. —comentó a continuación con una sonrisa divertida, observando el aspecto de su compañero.

En conjunto su aspecto era un poquito artificial, como si hubiera salido de algún videojuego con gráficos hiper realistas, pero supuso que con práctica adquiriría naturalidad y solventaría aquella pega. Estaba apunto de comentarle aquel detalle cuando el coreano volvió a hablar, haciendo alusión a algo en lo que prefería no pensar.
No se porqué salí del torreón, la verdad, cuando quise darme cuenta ya estaba muy lejos de aquí. Encontré una gruta con un montón de este metal y entonces volví en mi y me apresuré a volver sobre mis pasos, pero no tengo explicación para ello. De verdad que lo siento, pero no se que más puedo decir... —añadió, desviando la mirada hacia la puerta.

Suponía que tenía algo que ver con el cubo que descansaba a su lado, pero desconocía los entresijos de la transformación de un brujo y solo podía intuir que ahora aquel metal era suyo de alguna forma. Casi podía notar como sus reservas mágicas, secas hasta hacía relativamente poco, comenzaban a aumentar por la proximidad del cobre.
Mucha suerte, sin duda. —le respondió a su amigo con una sonrisa nerviosa antes de seguirlo hacia la entrada para reunirse con los demás letarguinos.

317 Re: Torreón Letargo el 04/09/18, 12:51 am

Muffie



Neil frunció el ceño al pensar en tener lo que Adru había llamado "una mascota mágica", porque tener una bola de cobre que estaba viva parecía divertido, pero no le daban buena espina aquellas manos que supuestamente pertenecían a Guille. De hecho, prefería pensar lo menos posible en ellas.

- Tranquilo, Zob, no pasa nada. Solo ha sido un pequeño desmayo y ya estoy despierto. Además, no es como si lo hubieras hecho queriendo- intentó tranquilizar al nublino. Realmente no creía que hubiera sido algo grave y no quería que el Zob se preocupara por eso-. Pero... yo ya tenía magia. Quiero decir, podía hacer los hechizos sin tener que cambiar- contestó dudoso. A lo mejor su transformación era tan tonta y débil que ni siquiera ocurría en un momento especial como la de los demás. Aun así, asintió a la pregunta sobre buscar a su compañero, fuera o que fuera aquello. ¿Sería un animal? ¿Una cosa? ¿Algo desconocido? ¿Le asustaría?

Neil salió sin perder tiempo tras los demás. No tenía mucho ánimo, a diferencia de sus compañeros, ya que no creía que fuera a tener un compañero si este no se había presentado ya como a Guille y a Milo, pero tampoco quería quedarse solo en el torreón, por lo que sacó las velas de su capucha antes de ponérsela, y las metió a presión junto a las otras en sus bolsillos. Por un momento pensó que no cabrían, pero de un momento a otro estas parecieron fundirse y pegarse entre ellas haciendo más espacio sin que el sinhadre se percatara. Aunque la lluvia le gustaba, el frio le calaba los huesos, por lo que el aurva decidió echarse sobre si mismo un hechizo térmico, hechizo que se conocía tan a la perfección como el de moldeo de materia orgánica, para calentarse un poco mientras pensaba en lo calentito que se encontraría frente a un buen fuego. Las velas en sus bolsillos se fundieron entre sí perdiendo casi por completo su aspecto de vela y sus cordeles, mientras las velas del suelo se deslizaban sobre este sin dejar de seguir al sinhadre adoptando formas de llamadas.


318 Re: Torreón Letargo el 04/09/18, 03:07 pm

Tak


GM
La conversación sobre en qué se habían convertido era interesante, pero Nime no estaba atendiendo exactamente. Sus oídos no se perdían una palabra, pero su mente solo las procesaba a medias, pues los nervios subyacentes a todo lo que acababa de pasar y lo que estaba por venir eran enormes. La niña temblaba de forma que trataba de disimular, solo cuando recordaba hacerlo. Se sentía como un animalito recién nacido que todavía tenía que conocer el mundo. Porque uno nuevo se abría ante sus ojos, o esa era la teoría.

La escena de Guille con sus manos la sacó de su ensimismamiento. Se preocupó por un momento, pero no resultaron ser peligrosas. «A lo mejor aún tiene que aprender a usarlas» pensó, aplicándolo también a sí misma. ¿Tenía algo de especial su nueva forma? Todavía no sabía de qué se podía tratar.

Ante la propuesta de salir Nime necesitó meditar unos instantes. El entusiasmo de Eitne se le contagió con facilidad, decantando la balanza, pero la parte de ella que había aprendido lo que era el miedo en aquella ciudad no había desaparecido con el influjo de la Luna. Sin embargo, estaba más que dispuesta a creer la versión de Zob, a sentir que ya eran parte de la ciudad. Se suponía que habían superado la prueba, algo que había dudado conseguir solo unas horas atrás.

¡Vamos, vamos! ¡Hoy ni siquiera está oscuro! ¡Y está lloviendo! Cómo echaba de menos la lluvia…
La libense trataba de animar a los demás a estar listos para salir. Cuando Rox quiso quedarse atrás un momento ella salió igualmente afuera y dio vueltas bajo la lluvia, dejando que arrastrara los restos de sangre cristalizada, mientras esperaba a que saliese todo el mundo.
¿Adónde vamos? —preguntó sin dirigirse a nadie en concreto, mirando en todas direcciones.

En algún lugar a cierta distancia parecían emitirse fuegos artificiales, pero no de los que explotaban. Se parecía más a una pira encendida con leña verde infestada de enredaderas. La lluvia los estaba apagando antes de que se extendiesen por la ciudad, pero aquel espectáculo había atraído su atención de forma inevitable, y probablemente también la de los demás.

Sigue en Rocavaragálago.

319 Re: Torreón Letargo el 20/09/18, 11:20 pm

Nihil

avatar
Sus amigos fueron tirando cosas al foso de lava, algo que le ponía de los nervios. Toda la idea detrás de ello se le escapaba; algo de dejar cosas atrás? ¿El fin de una etapa? Rena no tenía nada que echar al foso. Pensó qué habría tirado de no estar convertida en un oso, algo igual de simbólico que un mechón de pelo o un adorno querido: su chaqueta verde, la que se había comprado la misma noche que la habían cosechado. Pero esa chaqueta estaba enterrada en el patio de Letargo, envolviendo los huesos de Hiss. En cierto modo ya se la había entregado a la ciudad, no necesitaba tirar nada a ningún sitio.

El discurso de Adru también le resultó confuso, pero no se paró mucho a pensar en ello. Al final se resumía en que seguía siendo Adru, o puede que ahora fuese aún más Adru. Qué importaba, era uno de sus cachorros.

Cuando Zobriel le habló cayó en la cuenta de que seguía teniendo a Pam sobre el lomo. Cuando no tenía que andar su peso resultaba tan liviano y su nuevo pelaje era tan espeso que casi se había olvidado de que estaba ahí. La voz lastimera de la mona le hizo sentirse culpable por el arranque de entusiasmo que había tenido en el camino hacia allí. Enfiló el camino de vuelta inmediatamente, teniendo en esta ocasión todo el cuidado posible en no moverse demasiado. Era complicado, su maldita pata de menos la obligaba a dar pequeños saltitos.

El torreón no se había movido del sitio ni la tormenta se lo había llevado. Rena se fijó por primera vez en las flores blancas que salpicaban el verde de sus enredaderas. Eran realmente bonitas. ¿Olerían a algo? No tuvo tiempo de comprobarlo pues llevar a Pelusa al interior tenía prioridad sin embargo le llegó algo al cruzar el arco de entrada y fue como si todo el cansancio del mundo le atacase de golpe, así que ya dentro dejó a la mona en un sofá, arrancó una manta de uno de los sillones y se echó en el suelo.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

320 Re: Torreón Letargo el 22/09/18, 04:29 pm

Cuervo

avatar
Guillermo agradeció el lametón de la osa Rena, y las respuestas de sus compañeros, no se iban a separar y eso le tranquilizó.
Miro atentamente como algunos iban tirando algo de ropa. Y le hizo gracias que Eitne tirará un calcetín.

-Yo también vendré otro dia, es que nose como llamarme, me lo pensaré, ¿Puedo ir con vosotros?- pregunto a Eitne y Nime.

Miró a Pam preocupado cuando dijo que se empezaba a encontrar mal. Debían volver, ya echaría algo de ropa otro día.

Camino de vuelta al torreón, quizas por última vez, pero ya no estaba triste porque sabía que iban a estar juntos, se lo habían prometido. Mientras tanto iba cantado la canción de Hermano Oso de "en marcha estoy"

Entró en él torreón y se acerco a los demas:

-¿Tenemos que empezar a recoger nuestras cosas?





_________________________________________

He aquí mi secreto:


"Lo esencial es invisible a los ojos"

"Reír para alejar a los fantasmas"

"Una vez que conoces a alguien, nunca lo olvidas realmente"

"Un corazón es una carga muy pesada"

"Eres mas valiente de lo que crees, mas fuerte de lo que pareces y mas inteligente de lo que piensas"

"Yo no estoy loco, mi realidad es diferente a la tuya"





321 Re: Torreón Letargo el 22/09/18, 05:42 pm

Evanna

avatar
La mona del queso no logro prestar mucho mas atención a sus compañeros ni a lo que decían, se había quedado un poco de lo dicho por Adru y sobre lo de cambiar de nombre pero era algo que cuestionario en otro momento. Aun así agradeció internamente cuando Rena, que aun la cargaba dio media vuelta para volver junto al resto tras su pedido, sabia que esta se encontraba coja porque había perdido uno de sus brazos que con su forma actual seria una de sus aptas delanteras y que por tanto para ella era inevitable el ir dando pequeños saltitos para avanzar.

Pero Pam cerro los ojos fuertemente juntando toda su fuerza de voluntad para garrarse, para cubrir sus antes de la luna y parano vomitarle encima a Rena que se esforzaba todo lo que podía para avanzar un ritmo ligero pero intentando no hacer movimientos muy bruscos. Rena seguía siendo Rena aunque ahora fuese una osa, seguía cuidándolos como siempre.

Aun así el alivio no llego hasta que alcanzaron el torreón y estuvieron bajo la seguridad de su techo, lejos de la lluvia y el viento. Fue donde el agotamiento, la confusión el mareo acabaron con la poca resistencia que le quedaba,cosa que se evidencio cuando, apenas logro bajar del cuerpo de Rena, cayo de rodilla, soltando todo lo que su estomago había estado conteniendo desde que salio de aquella crisálida.

Lar arcadas el propio olor, le provoco aun mas ganas de vomitar, aquello no aliviaba la sensación de captar demasiado todo lo que le rodeaba, pero una vez su estomago se vació sobre el suelo del torreón, solo quedaron arcadas, incomoda y angustiantes, y un ardor en la boca del estomago.

Asqueada consigo misma y su debilidad, harta de todo d aquello que percibía de forma tan confusa, gruño por lo bajo, se levantó algo mareada del suelo y sin articular palabra alguna fue a la cocina donde había por suerte un cubo de agua, con intención se sacarse el horrible sabor de la boca y poder limpiarse. Solo entonces respiro hondo <<Se que debo limpiar el estropicio,pero no tengo ni fuerzas ni energías ahora mismo>> pensó pasando la mano por la cabeza por mera costumbre , estremeciéndose cuando toco la antenas al hacerlo. Apretó los dientes y los ojos respirando hondo de nuevo.

Odia sentir a sus compañeros moverse, el aire colándose por la ventanas y puertas.¿No había ningún lugar tranquilo y pacifico donde nada pudiese colarse? ¿Ni la lluvia, ni el viento, ni la gente? Donde todo estuviese quieto? Porque lo necesitaba de forma imperios,a incluso si ya no sentía nauseas,la sensación de mareo contante estaba acabando con su paciencia.

-Deberia limpiag pero....mi cabeza va a matagme, lo siengto -pronuncio como pudo, haciéndose a entender a duras penas- Capgto demasiado y creo es culpa de la angtenas...son muy sensible a todo, al parecer, no logro...concentrarme y cada movimiento de ugsted o del aire, todo lo que roce las antenas...me incomoda, me provoca tal mareo...que soy incapaz de centragme en nada -añadió sin sabe como explicarles la sensación que ni ella misma lograba entender aun. <<Imagino que todo lo que las roces provoca una reacción, ya sea algo físico, como el roce de mis manos, o a la lluvia y al viento. ¿Pero es tan sensible como para que hasta los movimientos de la gente del torreón que están cerca mía me mareen? Porque aunque aquí corra aire tampoco es tan brusco como afuera >> pensó frustrada. No sabia si eso era normal que toda su percepción de su alrededores estuvieran tan hiperdesarrolladas como para medio captar confusamente los movimiento bruscos de sus compañeros, incluso si no sabia ni lo que hacían, porque todo se volvió un caos en su cabeza. ¿El aire? ¿EL movimiento? Algo hacia al moverse cerca suya que le hacia estremecer el cuerpo entero. Necesitaba tener unos minutos de calca de todo eso para pensar con mas claridad y para eso necesitaba estar sola.

-Necesito, estar sola hoy...un sitio dongde, no corra el aire ni soláis estar...- comunico a sus compañeros, que imaginaba querrían estar juntos en esa ultima noche pero para ella era imposible, necesitaba concentrarse en algo aunque fuese cinco minutos seguidos, sin que todos diera vueltas- Creo..me quedare en la armeria...allí, no hace, viengto...mañana...uhm podemos ver eso, de los refugios, juntos...porque no creo...que tengamos que irnos justamente hoy- habida escuchado sobre eso pero no había podido centrarse en ello en el momento peor ahora que al menos dentro del torreón no tenia que preocuparse por la lluvia, podía tranquilizarse aunque fuese un poco de hilar mas coherentemente. Ella no estaba tampoco para mas paseitos bajo la lluvia por esa noche.

Respiro hondo no teniendo mucho mas que decir, pellizcándose el puente de la nariz, fue hacia las escaleras que daba a la armería con andar pesado y algo zigzageante viendo que Rena ya se encontraba echada en el suelo cubierta con una manta. Estaba siendo una noche bastante dura para todos.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

322 Re: Torreón Letargo el 22/09/18, 06:30 pm

Giniroryu

avatar
GM
Adru mostró una gran sonrisa a todos según se acercaban para imitarla. Le aseguró a Neil que nadie iba a separarlos y asistió a los rituales de cada uno dando varios botes de alegría. Sus pies parecían moverse solos de un lado a otro, todavía más hiperactivos que de costumbre. No pudieron prolongar su salida mucho tiempo, pues Pelusa no parecía encontrarse muy bien. Si no fuera porque iría más cómoda sobre el enorme y peludo lomo de Rena, la propia Adru se hubiera ofrecido a cargar con ella, preocupada por su estado.
Una vez volvieron a Letargo, la edeel salió pitando hacia el sótano para subir el puente levadizo, dejando un par de “Adrus falsas” detrás. Cuando volvió sobre sus pasos frenó su carrera al verlas, pero estas desaparecieron no mucho después. Todavía preguntándose para qué servirían mientras volvía al salón, escuchó la pregunta de Guille.
Tenemos hasta mañana al mediodía: si nos levantamos pronto podemos recogerlo todo mañana.
Adru le quitó importancia al hecho: a fin de cuentas ella se levantaba muy temprano todos los días y si hacía falta despertaría al resto y no es como si tuvieran mucho que recoger, de todas formas. Les habían prohibido llevarse casi nada, y la edeel se dio cuenta de que iba a echar de menos “sus” armas. Esperaba que tuvieran otras en su nueva casa.

Pelusa vomitó y les explicó que necesitaba estar sola, disculpándose por no poder limpiar.
No, no, no te preocupes: ya limpiamos nosotros… Pero, ¿no vas a estar incómoda ahí abajo? Puedes ocupar tú sola uno de los cuartos y los demás dormimos en el otro… ¿Verdad? —Se giró preocupada buscando la aprobación del resto—. ¿Quieres que te baje un colchón?
La edeel seguiría un rato más detrás de la mona del queso hasta estar segura de que no iba a pasar una mala noche, sin darse cuenta de que tal vez la estuviese agobiando.

323 Re: Torreón Letargo el 25/09/18, 01:25 am

Evanna

avatar
A la mona del queso en otra situación posiblemente la preocupación de Adru le había resultado en parte molesta, porque tampoco era tan frágil y en parte agradecida. Pero esos momentos, teniéndola cual pequeño torbellino con orejas de conejo, a su alrededor, cuando había dicho que  necesitaba estar sola, provocaba que todo rastro de agradecimiento que pudiera tener en otras circunstancias pasara a ser simple molestia.

Pam sabía que tenía una personalidad un poco rancia a veces, y eso parecía acentuarse aun mas por en su estado actual, mas cuando la paciencia no era una virtud que lograse mantener siempre. Pero en esa ocasión se esforzó en conseguirlo, porque no era culpa de Adru, ni de ninguno realmente, que la luna le hubiese convertido en una especie de bicho sensitivo. Porque que era un bicho lo era, sus alas colgantes que ni sabia como mover y las antenas no podían ser de otra cosa. <<Me convertí en insecto, baje en la escala evolutiva aun mas, que suerte que tengo>> pensó bufando suavemente con cierta ironia, antes de mirar hacia Adru que la estaba poniendo ya un poco nerviosa, decidiéndose a responder o seguro no dejaría de preguntar.

Poner su nueva lengua en movimiento y que fuese comprensible lo que decía sin parecer estúpida, no mejoraba mucho su animo tampoco. Se estaba volviendo mas gruñona que de costumbre por culpa de todo eso.

-Arriba hay corrientes de aire -se sintió estúpidamente satisfecha de lograr decir una frase entera sin que se le trabase la lengua ni se la mordiera por error, otra vez- Abajo en la argmeria...-se paró y frunció el ceño al ver que volvía a pasar y soltó un suave gruñido exasperado antes de continuar, frustrada. Iba a tener que decir palabras mas cortas porque las largas le costaba mas-...allí no hay movi ...casi aire, bajar un colchón es mucho lio...con una mangta, algo de ropa para cabiagme y un cojin, ah...y mis cosas, me las apaño -respondió pues estaba bastante segura mucho no iba a poder dormir tampoco. Incluso sis seguramente no correría aire apenas en la armería, ni se atrevía a posar su cabeza en ninguna superficie solo por si por error se movía y dicha superficie rozaba las antenas

¿Se podía marear uno mientras dormía? No estaba segura y no deseaba comprobarlo tampoco. << Ademas tengo muchas cosas en la que pensar, que apenas he logrado estar atenta por culpa de todo esto>> pensó suspirando, se sentía agotada, con el estomago ahora vacío y aun confundida. Y sobretodo se sentía mas que anda fastidia y frustrad,a mucho, porque deseaba hablar con el preguntarles como les fue, como se sentían, mirra mas detalladamente los cambios que habían sufrido y pregustarse porque algunos no los habían hecho. Pero no eea capaz cuando de la nada podía venirle un nuevo mareo, así no había forma.

-Mm bajre...si puedes traegmelo, seria de mucha Ayuda Adru...- indico la mona del queso dirigiéndose hacia la armería con paso vacilante, agarrándose dela pared para bajar sintiendo un pequeño alivio cuando llego abajo y sintió como el único movimiento presente en el lugar, era el suyo. El aire de la armería siempre estaba algo cargado y un tanto estacando, con uno a metal, pero eso en su caso significaba que estaba mas quieto que el de arriba y para Pam era una bendición en esos momentos. Una bendición de corto tiempo.

<<Y mañana hay que salir de aquí, como siga lloviendo voy a llegar a ese refugio o lo que mierdas sea, ya no solo empapada, sino con ganas de darle un mordisco a alguien>> pensó pensando en lo mal que lo había pasado bajo la lluvia ya ese día como para tener que repetir la odisea otra vez al día siguiente.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

324 Re: Torreón Letargo el 25/09/18, 05:07 pm

Tak


GM
Los niños hicieron el camino de vuelta juntos. Al principio de lo que se habló fue de nombres, y Nime todavía estaba demasiado desconcertada como para pensar claramente. Se abría ante ellos un futuro misterioso y la niña todavía no sabía ni qué hacer con aquellos cristales que la cubrían, ¿cómo podía encontrar un nuevo nombre? Le gustaba quien era, le gustaba su nombre, y le gustaban sus raíces. Aquellas reflexiones la llevaron a no participar muy activamente en la conversación hasta que se cambiase de tema.

Cuando vio el torreón supo que le invadió por última vez la sensación de seguridad, de hogar, que aquel edificio se había ganado. Incluso con todo lo que les había pasado. A partir del día siguiente aquella dejaría de ser su casa, y supo que lo primero que debía hacer esa noche era elegir qué cosas quería llevarse y cuáles no. Había hecho una enorme colección de bichos, pero también había recolectado rocas y plantas secas, aunque pocas y juguetes tallados. La ropa con la que había llegado a la ciudad ya no le servía, pero esa tenía que tirarla al foso, así que de la demás debería elegir qué ponerse. Se sintió incluso un poco agobiada por la mudanza cuando ni siquiera tenía tantas pertenencias como en el pasado.

Antes de que pudiese ponerse en marcha escuchó las arcadas de Pelusa y ya no se movió del sitio. Ver a la mona así era muy extraño, ella siempre era fuerte aunque no se encontrase bien, así que Nime imaginó que debía estar pasándolo muy mal. Sentía pena por ella, pero se trataba de animar pensando que pasaría. Tal vez los demás pasaron dolor mientras ella estaba en la crisálida y ella tardaría un poco más en recuperarse.
Ponte bien pronto, Pelusa. Si necesitas algo llámanos —le dijo, apenada porque quisiera estar sola en el sótano—. ¿Te ayudo con el colchón, Adru? —preguntó a la edeel.

325 Re: Torreón Letargo el 27/09/18, 03:29 am

Muffie

avatar

Neil entró al torreón entristecido, consciente de que aquella sería su última noche en él. Habían vivido tantas cosas y tanto tiempo en aquel lugar que el aurva ya lo concebía como el único lugar seguro de aquella ciudad, incluso teniendo en cuenta en todo lo peligroso que había pasado dentro del mismo. Además, todavía tenía miedo de que, al irse de aquel lugar, le separaran del grupo por no tener nada especial como el resto.

Neil no tardó mucho en limpiar el vómito de Pelusa, procurando no mirarla en el proceso. A él le avergonzaba cuando le ocurrían esas cosas y prefería que no le miraran o evitar a la gente hasta que se recuperaba. Tal y como había dicho ella, probablemente solo necesitara aislarse y descansar para dejar de captarlo todo y así evitar marearse. Aún así no pudo evitar bajarle a la armería agua y algo de comida en caso de que sintiera hambre cuando se recuperara del mareo.

- Cualquier cosa, ya sabes. Estamos arriba, a un grito de distancia. No creo que la mayoría de nosotros durmamos hoy, de todas maneras- susurró suavemente, intentando no alterar sus nuevos sentidos para no provocarle más mareos. La cera, que se deslizaba a su alrededor ya fuera en esferas o haciendo formas, no hizo ruido alguno mientras seguía a Neil escaleras arriba.

Una vez ya en la habitación, mientras preparaba por última vez su cama y decidía si iba a llevarse algo de ahí, además de las velas, o no, una angustia terrible sobre su futuro próximo lo embargó. Tirar alguna pertenencia al foso y hablar de cambiarse el nombre porque ellos habían cambiado era bonito y esperanzador en cierta medida, ¿pero qué pasaría realmente con ellos de ahora en adelante? ¿Les seguiría resultando difícil salir adelante como hasta entonces a pesar de los cambios? ¿Se habrían terminado las muertes ya? ¿Habría más? ¿Qué significaba exactamente lo que les había pasado?


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

326 Re: Torreón Letargo el 28/09/18, 02:19 am

Yber

avatar
GM
Eitne era todo negrura y emoción, no podía ni quería contenerlo bajo ningún concepto. Pasó todo el viaje de vuelta hablando, chillando de alegría cada vez que se le ocurría un nombre para él o sus amigos. De vez en cuando se acordaba de que estaba andando sin muletas (¡Con tres patas más!¡El cuádruple!) y sonreía y saltaba. Ser un león le hacía feliz, la Luna Roja le hacía feliz; la sensación eléctrica que lo recorría entero probablemente fuera felicidad también. ¿Qué sabía él? La noche era mágica y, gracias a ella, todos lo se habían convertido en criaturas igual de mágicas. Eso era lo importante.

Al contrario que muchos de sus compañeros, Eitne no sentía pena por dejar Letargo. El torreón había sido su casa, pero confiaba en que pronto encontrarían otra. Una sin muertos en el patio. Recordaría el lugar con cariño y jamás olvidaría todas las cosas buenas que había vivido ahí dentro. Pero si pensaba a fondo en él, sabía que acabaría recordando los ataques monstruosos, los niños muertos o la pierna arrebatada. Prefería mudarse, vaya, lo tenía clarísimo.

Yo no sé si podré ayudar a recoger —se rió. Eitne no había pensado en las repercusiones de perder la solidez a fondo. En ese instante solo era algo gracioso, divertido—. En general, no sé si puedo recoger nada —añadió, agitando su garra de forma que se deformaba en el aire.

No se sentía con sueño, pero un bostezo enorme le obligó a abrir su morro leonino y el aire se adentró en la oscuridad de su boca. Volvió a sonreír, mostrando la que era su nueva expresión neutral, y entonces cayó en la cuenta de algo genial. ¡Tenía que decírselo a todos!

¡Voy a poder subir las escaleras! —dijo entusiasmado (y con muy poco tacto), mientras los demás se ofrecían para ayudar a Pam—. Podré dormir en mi cama esta última noche. ¡Qué bien!

Todo era felicidad para la bestia del crepúsculo, que subió las escaleras en un abrir y cerrar de ojos con sus cuatro veces más patas. Era prácticamente lo único en lo que pensaba. Que volvía a andar, que jamás volvería a ser una carga para nadie y podría desenvolverse solo e ir al baño sin ayuda de asideros especiales. Contuvo un grito al ver su cama. Luego vio que no le quedaba muy grande. Aun así, había decidido que pasaría la noche en ella y, sin el miedo, la terquedad sobresalió. Eitne se subió encima con mucho cuidado y se hizo un ovillo. Pensó que dormir como los gatos sería buena idea. Luego se dio cuenta de que no se sentía lo suficientemente gato. Intentó acurrucarse, tumbarse de lado, bocabajo, bocarriba… Sus patas le estorbaron en todas las posiciones y Eitne hizo un mohín.

Vamos, Eitne, tienes que dormirte —se susurró a sí mismo por costumbre.

Aunque no sintió nada de sueño con sus palabras, su cuerpo reaccionó a lo cotidiano de sus monólogos nocturnos y Eitne bostezó. A partir de ahí no tardaría mucho en dormirse y se sumergiría en un sueño tan agradable como su nueva realidad.

Eitne soñó que corría.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

327 Re: Torreón Letargo el 29/09/18, 04:36 pm

Lathspell

avatar
El regreso a Zob se le antojo más cansado. La euforia persistía latente, iluminada también por la luz de la Luna, pero ahora se sentía exactamente igual que cuando lo cosecharon. Había dado un paso y la vida que había llevado cambiaria. Ya lo habían dicho las voces, irían a sitios donde desarrollarían su poder, donde serian útiles....maldita momia, tanto tiempo después aun le quemaban esas palabras al basilisco. Sin embargo el regreso resulto tranquilo, para bien o para mal, nadie salió a felicitarlos ni a nada, y Zob y sus amigos llegaron de nuevo al sitio que había sido su hogar por esos terribles meses.

Volver a la comodidad de estar seco fue bueno, suspiro largamente al entrar en el salón y se quedo pensando si debería subir a buscar a Eorlir e Ina, o al menos hasta escuchar la voz del primero.  Pero el incidente de Pam le quito lo demás de su cabeza. No sabía si era normal, aunque la teoría de las antenas le parecía lógica de algún modo. Momentos después, y tan simple como cualquier otra noche, las cosas aprecian recobrar una pizca de normalidad, los niños se preparaban para dormir  y hasta la ciudad aprecia menos hostil.  Le daba vueltas por la cabeza la idea de que eran dioses, demonios, seres muy superiores a los niños abandonados que habían sido. Y no le gustaba para nada ver a Pam tan indefensa y vulnerable. Tomo un par de  cobijas raídas y bajo nuevamente, fue a buscar a la mona del queso alada, y se acerco despacio. No sabía si las antenas captaban movimiento o viento o quien sabe qué cosa mágica que ellos tenían ahora.

- Pam....¿Pam? ¿Estasss mejor? - Dio unos pasos mas quedándose quieto por si estaba molestando a su amiga. - Ehhhh....lo estuve penssando un poco y si te ssssientes muy mal, creo que sse como ayudarte... bueno no esstoy sseguro....podría funcionar...aunque... - apretó los puños al darse cuenta que estaba balbuceando de nuevo y continuo bajando la voz un poco. - Parece que misss ojoss pueden desmayar a la gente....ssi  te ssientesss muy mal, podría ayudarte a dormir....

Sonaba mucho peor de lo que le había parecido en su cabeza. Tal vez era mejor solamente dejarla descansar sola, pero ya no había manera de quitar lo que dijo, así que el basilisco se quedo allí meneando la cola inseguro, esperando la respuesta.  Tanto si Pam aceptaba o prefería que no, Zobriel se quedaría por allí cerca a dormir con las cobijas que tenia aferradas a la garra.

---------------

Aquella noche Zobriel soñó que volvía a Nubla. Estaba corriendo por los campos como lo hacía de niño para ir a almorzar, pero al llegar todos estaban arrodillados. Quiso acercarse a abrazar a su padre pero al extender la mano noto las garras. No era el Zob de Nubla, era el.....era el que no decidía su nombre aun. retiro la mano y entro donde estaba su abuela. La anciana trataba de agacharse ante su presencia, pero él se acerco y levanto su rostro. Le sonrió. Ella había sido más demoniaca que muchas cosas que había conocido en Rocavarancolia, pero aun así le sonrió y la miro directo a los ojos..... Soy yo...lo logré....se lo dijo sin sisear, sin odio y en susurro. La anciana sonrió y al ver los ojos del basilisco de la Gran Ciudad de los Dioses, murió.


_________________________________________

El Odio es por mucho el placer mas duradero. El hombre Ama con prisas, pero llega a Odiar con mucha calma.

328 Re: Torreón Letargo el 29/09/18, 11:24 pm

Nihil

avatar

Rena era una gran montaña peluda con una manta encima. Su hocico era lo único que sobresalía del extremo y a través del hueco observaba el ir y venir de sus compañeros. No tenía delicadeza suficiente en esa forma, así que no podía ayudar en nada. Eso le fastidiaba.

También sacaba algunas dudas que no había tenido en cuenta con el frenesí lunar: ¿iba a quedarse así para siempre? ¿Eso era todo lo que le había dado la Luna Roja? No sabía si ya podía hacer magia, no podía comprobarlo con una sola garra… y sin la capacidad de hablar. ¿No iba a poder hablar nunca más? Se le escapó un resoplido angustioso. La forma de bicho grande con garras y dientes le gustaba, pero también le gustaba su cuerpo anterior; su cara, su estilo… Al día siguiente tendrían que marcharse y tendría que conocer a más gente sin poder pronunciar más que gruñidos. De pronto la sensación de poder que les daba la noche se tornó en algo desagradable que se le instaló entre el pecho y la garganta. Movió la pata para taparse completamente la cabeza con la manta en un ingenuo intento por esconderse y aislarse temporalmente del mundo.

Los demás se fueron marchando a dormir. La noche había sido corta pero intensa, todos estaban cansados. Rena aguardó pacientemente hasta que todo quedó en silencio y luego salió de su manta para asaltar las cestas. Masticó una pera, un trozo de queso, carne salada… Hizo un pequeño destrozo y luego salió al patio a mirar la luna una última vez, a medias con expectación a medias con rencor, antes de subir al piso superior y echarse junto a lo que había sido su cama. Imaginaba que ya no podría aguantar su peso.

La osa soñó en blanco y negro con paisajes que no podía conocer, pues no los había visto en su vida. Caminó por bosques espesos y oscuros, con laderas de montañas parcheadas de nieve y ríos rugientes. Vio peces que no había visto en su vida, vivos y coleando, y los pescó. Cuando despertó seguía siendo una gran bestia peluda y seguía teniendo la misma sensación de angustia, a pesar de lo apacible de su sueño.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

329 Re: Torreón Letargo el 01/10/18, 12:01 am

Cuervo

avatar
Cuando la capitana le dijo que recogerían mañana se sintió aliviado, hubiera sido muy precipitado. La respiración hacia que su pecho subiera y bajará, subiera y bajará. Todavía no había conseguido tranquilizarse, cuando empezó a caminar en silencio, miró una a una las habitaciones, por una última vez, habían pasado tantas cosas, buenas y malas. Habia tantos recuerdos, tantas cosas que no queria recordar, pero había aprendido que no habia que olvidar nisiquiera lo malo. Miró la cocina de Neil, miró las armas de la capitana, miró los ojos que habían pintado, miró el sitio de juegos de las Supernenas, miró los libros y miró la habitación.

Iban a estar juntos, eso le tranquilizó, pero el mundo ahora parecía muy grande y eso a veces asusta.

-Buenas noches- dijo Guillermo en alto antes de acostarse-me gusta mucho cuando sonreis.-dijo incluso con un poco de vergüenza.

Le hubiera costado conciliar el sueño si no hubiera estado tan cansado. Una vez ya dormido un par de manos salieron de debajo de la cama y arroparon a Guille, y  afianzaron la manta  para que no se moviera, quien lo hubiera visto diría que incluso lo hicieron con cariño.

Durmió, durmió profundamente para descansar, soño que estaba tirado en un descampado, tumbado en el muyido césped, alado de su hermano. Y aunque se prometió madrugar no pudo evitar volverse a quedarse dormido.



Última edición por Cuervo el 01/10/18, 08:01 am, editado 1 vez


_________________________________________

He aquí mi secreto:


"Lo esencial es invisible a los ojos"

"Reír para alejar a los fantasmas"

"Una vez que conoces a alguien, nunca lo olvidas realmente"

"Un corazón es una carga muy pesada"

"Eres mas valiente de lo que crees, mas fuerte de lo que pareces y mas inteligente de lo que piensas"

"Yo no estoy loco, mi realidad es diferente a la tuya"





Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 27 de 28.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 15 ... 26, 27, 28  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.