Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Maciel
por Dal Hoy a las 01:20 am

» Rocavaragálago
por Lathspell Ayer a las 04:16 pm

» Bahía de los Naufragios
por Yber Ayer a las 02:41 am

» Equipos Pokémon de vuestros personajes
por Tak 17/09/18, 12:54 am

» Canciones para el rol
por Lupin 16/09/18, 10:05 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 0 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 0 Invitado :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 180 miembros registrados.
El último usuario registrado es Shadow Quartz

Nuestros miembros han publicado un total de 38180 mensajes en 723 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Oeste » Las Dragoneras

Las Dragoneras

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 8 de 10.]

1 Las Dragoneras el 14/07/17, 10:28 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Área entre Rocavaragálago y las montañas donde antaño se alzaban las majestuosas dragoneras, uno de los mayores orgullos de la ciudad. Los escombros de las imponentes torres y los claros signos de batalla cruenta es todo lo que queda de ellas. El Consejo ha iniciado el proceso de reconstrucción.


85 Re: Las Dragoneras el 15/06/18, 06:33 pm

Giniroryu


GM
¿Twixy’s? ¿De qué me suena ese nombre…? Ah, ya lo sé, es la veela que fue a hacerle un encargo nigromántico a Koval hace unos meses —recordó de pronto a la frivy que tan confusos los había dejado en su primera visita debido al aura propia de su transformación, y a la que el fuego fatuo había tenido que engañar “ligeramente” con el tema de “revivir” a su mascota—. Al final resultará que tendremos muchos más conocidos en común de lo que parece.

El draco se echó a reír ante la afirmación de Samika acerca de que, según sus propias palabras, no podía ser tan desagradable si no le habían dado ganas de pegarle.
Dicho así parece que seas una persona muy temperamental, aunque no es la sensación que me ha dado. En cualquier caso, no te aconsejaría meterte en peleas a la ligera.
Aunque no lo dejó ver, se incluía en el grupo de personas con las que no le aconsejaría buscarse problemas.
>>Sabiendo que estás en la Sede no hay problema para volver a encontrarnos —le dijo acerca de cuándo quedarían para ir a ver a Cain y tomarse algo—. Después podemos decidir un día.

Tenía sentido que sin poder verle siquiera Samika no hubiese sabido que antes era humano, aunque hasta que no lo mencionó no cayó en la cuenta de que ese podía ser el caso. No comentó nada más acerca de sus padres, porque solo él mismo entendía qué había querido decir con que había sido un “mal hijo”, incluso si no era totalmente en serio.
De Kiruna, al norte de Suecia —respondió a su pregunta sobre su procedencia—. La población más septentrional del país, de hecho. Rocavarancolia se me sigue haciendo un poco calurosa de más —añadió jocosamente, sabiendo que para la mayoría el clima de la ciudad era, como mínimo, moderado, la mayor parte del año—. Yo tampoco es que pueda atravesar portales como el de la Tierra de esta guisa, pero no te preocupes: para eso existen los amuletos ilusorios —le explicó cuando mencionó que no pasaría desapercibida—. De Londres, vaya. Como… alguien cercano a mí.
Prefería no hablar demasiado de Wen con gente que no la conociese previamente y por un momento había dudado en si decir “una amiga” o “mi pareja”, pero como no se sentía cómodo diciendo ninguna de las dos cosas optó por algo más genérico.

86 Re: Las Dragoneras el 16/06/18, 02:06 pm

Jack


Alice

Alice volvía a reír. El abrazo le sentó bien y asintió con sinceridad a la respuesta del brujo. La conversación siguió con ella al margen, pero se rió con varios de los comentarios y tuvo que intervenir con la llegada de Internet. También se le había ocurrido algo, pero lo dejó para después.
Podríamos perseguir o secuestrar a Archi si realmente puede montar una red así en la ciudad, eh? —bromeó—. Y Dhelian, sí pero no. Es como... como el chocolate o los videojuegos. No te vuelves un zombie por ellos, pero sí si dejas que se vuelvan una adicción.

Eso la dejó pensativa, sin embargo. O quizá no era su voz real sino la intrusiva. ¿La tristeza podía ser adictiva? ¿O la ansiedad? ¿O escuchar a tantos pensamientos? ¿Por qué era todo tan difícil? Tomó aire y se llevó la mano libre a la barbilla unos instantes.
¿Sabéis? Si pudiéramos irnos a vivir a mi mundo, tendríais trabajo todos. Mis padres tienen una reserva de reptiles y otros animales exóticos... Podría meteros allí y cobrar un sueldo. No es mala idea... excepto por lo venenosos que son algunos bichos que teníamos allí. Y eh, eh, no me miréis así —dijo entre risas—, oye, que es mucho terreno salvaje, nada de jaulas. ¡Hay sitio para todos, incluso para mí que soy la que peor está! —les sacó la lengua.

Se lo iba imaginando y le parecía tan surrealista que empezó a carcajearse de lo lindo. Solo faltaba que alguno la persiguiera para darle una colleja como en los dibujos animados.

87 Re: Las Dragoneras el 18/06/18, 08:44 pm

Evanna


Le sorprendió saber que también conocían a Twixy's y mas que el motivo por el que la conocieron fuese para hacer magia de nigromante. Aquella palabra hizo que viera en su dirección a pesar de no que podría verle, por mera reacción instintiva. Obvio sabia existía esa magia en la ciudad, cuando alguien del consejo poda hacerla, pero no tenia idea de que fuese un rama magica mas extendida.

También imaginaba porque Twixy's no había mencionado nada, aparte de por su privacidad, conociendo todos como conocían la opinión que tenia Lanor sobre dicha magia.

-Tu amigo debe poseer una transformación un tanto especial si puede usar esa magia con cierta libertad. He oído que es bastante difícil de aprender y ya ni decir de que salga bien, de un compañero de cosecha que sabe algo del tema ya que es un carabes, capaz también lo conozcáis ya -admitió Samika sonriendo calmada sin preguntar directamente de que transformación era por si era reservada de algún modo, que ella fuese tan libre en decir su transformación no decía que el resto también lo fuese.

-Tranquilo, no tendré ese problema- añadió tras sus ultimas palabras, soltando un risita por como le aconsejaba no pelearse con la gente - No es fácil hacerme enojar, aprendí bastante de auto-control cuando aprendía artes marciales. Aunque si le hecho llaves o tumbado algunas personas sin querer por reacción instintiva cuando se me acercaban de pronto por detrás. Es mas...a una amiga casi le di un bastonazo cuando llegamos aquí y estábamos en la fuente porque se me acercó de pronto sin decir nada- admitió riéndose recordando ese incidente aun a pesar de que había pasado tantísimo tiempo de ello, solo porque le hubiese gustado ver la cara de sorpresa de Ruth cuando paso- Y aun si me enojase, no iría en plan kamikaze las batallas sino se planean un poco son un mero suicidio, se que no soy indestructible, como también se que soy una novata y existe muchísima mas gente mas peligrosa que yo ¿cierto?- admitió mirando en su dirección y sonriendo a medias de forma significativa, pues suponía de sobra el era una de esas tantas personas en la ciudad que podrían tumbarla sin problema.

>>-Me parece perfecto, solo que si vienes por el día, no vengas en la horas de mayor sol de la mañana, es mi horario de dormir- añadió pues al fin de cuentas era diurna.

-Suecia eh, estábamos tan cerca...mas o menos- exclamo Samika ilusionada, no perdiendo aun el gusto sobre la posibilidad de viajar a múltiples lugares y en la tierra había miles de lugares increíbles. Ahora incluso mas con los lugares de otros mundos-Demasiadas coincidencias, ¿es una de las personas que querías presentarme?  -pregunto Samika interesada porque también tuviera un conocido de Londres, porque mira que había países, ciudades, provincias y todo lo que pudiese imaginarse uno, en la tierra. Era curioso- Yo tambien hecho en falta que llueva un poco mas por aquí, incluso si eso no me conviene cuando vuelo y todo eso, es simplemente el ambiente algo mas fresco, el olor a humedad...también es bastante cálido para mi gusto a veces.

88 Re: Las Dragoneras el 18/06/18, 10:41 pm

Giniroryu


GM
El sueco rio cuando le preguntó por la transformación de Gael. Conocía el respeto que le tenían los carabeses a la nigromancia así que pudo imaginarse qué clase de exageraciones habría oído Samika de la boca de su compañero de cosecha.
Bueno, aunque su transformación sí que tiene relación con la nigromancia en realidad la clave es que tiene muchos años de práctica. Pero por una vez, no —respondió a la suposición de que tal vez conociesen al compañero del que hablaba—. No conozco personalmente a ningún carabés.

No hizo muchos comentarios acerca de lo que le explico después sobre el auto-control pero le confirmó que en la ciudad había bastantes personas que podrían llegar a extremos por cualquier gilipollez. Por supuesto tenía en mente a Toima una vez más, en concreto el incidente con el simio descerebrado, aunque en esa ocasión consideró más conveniente no comentar nada al respecto.
Ah, descuida, no pensaba ir tan temprano —afirmó cuando le habló acerca de su horario—. En el burdel tampoco apreciarían que nos pasásemos por allí en sus horas de descanso.


>>Pues no, pero no porque no quiera —le dijo cuándo le preguntó si Wen sería una de las personas que pensaba presentarle—. No se encuentra en la ciudad ahora mismo. Te presentaré al nigromante del que hablábamos antes y… veremos, no estoy seguro de quién más estará disponible.
Gael posiblemente era el único con el que podía contar seguro, así que prefirió no arriesgarse a decir a nadie más. Estaba bastante convencido de que Giz podría dejar su trabajo para reunirse con ellos en la taberna en casi cualquier momento, pero no tenía claro si el asreniano se encontraría con el ánimo lo suficientemente aceptable como para acompañarles. El sueco intentaría convencerle si dudaba, pero no quería presionarle.

89 Re: Las Dragoneras el 20/06/18, 08:17 pm

Lupin


No era aquella la primera ocasión que Heraldo Rocuo había oído hablar de una red. Aunque su capacidad de comprender un todo el funcionamiento de un sistema así y todo lo que implicaba se veía claramente limitada por las diferencias tecnológicas con su propio mundo, hace poco había preguntado a Krono sobre estas al surgir el tema por casualidad en una conversación.

―Hasta donde alcanzo a comprender ―respondió el ochrorio―, una red sirve para conectar distintos equipos que funcionan con electricidad, como el que tenéis los irrenses en el brazo mecánico, y os permite consultar información que está en otros equipos. ¿Internet es como le llamáis en la Tierra?

Lo que dijo Onyx también le llamó mucho la atención, pues le resultaba muy extraño que existiera algo como una “reserva de animales”.

―¿Qué es una “reserva de animales”? ―preguntó―. Es decir, he entendido que es un terreno donde hay animales en un estado de semi libertad, ¿estoy en lo correcto? Creo entonces que sería más acertado si preguntara para qué los tenéis. ¿Los criais con algún fin específico, como usarlos para trabajar?

90 Re: Las Dragoneras el 20/06/18, 11:58 pm

Tak

avatar
GM
A Gael le hizo gracia el comentario de Evelhan y no lo ocultó. Que fuese de una civilización tan distinta y repitiese algo tan típico de gente mayor de su mundo le hizo preguntarse dónde se habría informado. Kin, en cambio, malamente había oído hablar de gente creyendo que la red zombificaba al personal. Si se hubiera referido a los videojuegos tal vez le habría tocado más de cerca. Como ambos estaban de acuerdo con Onyx, ninguno añadió nada a su explicación.
Así es, más o menos —le respondió el irrense a Heraldo. Él mismo no habría sabido explicarlo mejor en términos que todo el mundo pudiese entender.
Creo que internet en la Tierra es exactamente lo mismo que la red irrense, aunque no sabría explicar si hay alguna diferencia técnica en cómo funcionan. Tenía doce años cuando me cosecharon, bastante era que me dejasen navegar de vez en cuando —añadió encogiéndose de hombros.
Kin se giró hacia él, extrañado.
¿No te dejaban? ¿Y eso?
Creo que las cosas son muy diferentes por Irraria —le dijo Gael—. Aparte de que creo que allí con doce sois más maduros, nosotros tenemos a los padres encima todo el día. Y piensan como decía Evelhan —rió.
Bueno, lo de tenerlos encima sí que puedo entenderlo. —Kin suspiró.

Cuando se cambió de tema Gael se limitó a trabajar mientras escuchaba. Onyx parecía divertida, y no le importaba escuchar anécdotas de países que no había llegado a conocer. No pudo evitar reírse cuando Heraldo preguntó si los reptiles y animales exóticos eran para trabajar, imaginándose un carro tirado por dos lagartijas como las que veía por los muros en verano. Pero no le correspondía a él explicarlo, sino a Onyx. Él no sabía ni qué clase de animales había en aquella reserva.
¿Es una reserva de animales en extinción, A… Onyx? —preguntó Kin con curiosidad. En Irraria ya no quedaban sino en forma de genes congelados, pero por lo que conocía de la Tierra no le extrañaba que se tratase de algo así. Sabía que estaba siendo deforestada y explotada, y también las consecuencias que solía traer eso.

91 Re: Las Dragoneras el 28/06/18, 01:29 am

Jack

avatar
Alice

¿Se acostumbraría alguna vez a esa falta de trasfondo común entre mundos? Cada dos por tres hablaba de algo que incluía una o más referencias a conceptos alienígena para sus amistades. Pero era normal. Así aprendían todos de todos.

Asintió primero a Ozzy y después a Kin.
Sí, es eso, una parcela de terreno natural. Mis padres trabajan en un centro de conservación y crianza de reptiles, por ejemplo —dio una orden mental y una sombra se le acercó en forma de serpiente—. Este es un tipo de reptil. Lo que hacen allí con ellos es estudiarles y mostrarlos a la gente para que aprendamos cómo viven, cómo son, y cómo convivir con ellos. En mi país hay un montón de estas, por eso, y pueden ser muy peligrosas si no sabes cómo tratar con ellas.

La onyce les enseñó los colmillos y después quiso alejarse, pero la bruja la retuvo.
También hay otras reservas más especializadas en animales en peligro de extinción o que necesiten ayuda para sobrevivir. Por ejemplo... en mi ciudad había un señor que se encargaba de rescatar canguritos —mientras hablaba, la sombra imitó la forma de uno— porque a sus madres muchas veces las atropellan. Así que llevan a las crías a la reserva y cuando ya son adultos les ayudan a volver a la vida salvaje —la onyce aprovechó entonces para alejarse con sus saltos de canguro en el aire—. Si tuviera internet podría enseñaros fotos; eran una monada.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

92 Re: Las Dragoneras el 30/06/18, 06:10 pm

Evanna

avatar
Dhelian

La explicación sobre que era mas claramente lo del Internet hizo que Evelhan lo entendiera un poco mejor, ruborizándose un poco cante su suposición incorrecta y decidió no portar mas sobre ese asunto en particular del que no conocía gran cosa y tan solo escucho los comentarios que compartían Kin y Koval con curiosidad, siendo evidente para el que era algo que compartían entre sus mundos de orígenes.

Ademas las palabras de Alice atrajeron mucho mas su atención, al hablar de la reserva, d ella que alguna vez juraba le había escuchado mencionarla, aunque claro era la primera vez que veía a alguno de los animalillos que  mencionaba, observando curiosos la forma que tomaban una de las onyces.

-Tengo cierta curiosidad sobre como lucen en vivo,los animales de Daelicia son todos de colores muy...¿pastel?-murmuro Evelhan, pues no había mejor forma de describirlo que esa, todo en Daelicia era muy pastel, sin mas. Aunque el ahora allí luciría como un pastel podrido, algo no muy alejado de la realidad- Y eso que llamas canguro...tiene marsupio, como los ordeses. Me parece curiosos como siendo todos de mundos totalmente diferentes, tengamos algunas similitudes entre unos y otros, como si todos los mundos estuviesen conectados de alguna forma -dijo el niño sonriendo curiosos al respecto- Es decir, ya es particular de por si que todos luzcamos tan humanoides y tan similares en cierta forma, a pesar de ser de sitios tan diferentes. - cualquiera diría que siendo de diferente mundos lucirían todos mas diferente, como los monstruos de rocavarancolia, pero salvo alguno detalles como ojos, orejas, tipo de nariz o tal vez tono de piel, era prácticamente iguale en origen. Salvo algunas excepciones claro, como los ordeses, roquenses y demás.

Por eso le daba tanto curiosidad ir a ver otros mundos, ver como eran de diferentes y similares y descubrir mas de todo eso que en Daelicia ni siquiera existía. Y era algo que quería que se cumpliera cuando todo lo que se cernía sobre ellos se acabase, esperaba, que de buena forma.

--------

Samika

Conocía un poco de magia, bastante gracias a sus amistades a los que siempre le pedía le dijeran los hechizos que sabia en voz alta para memorizarlos en caso de pelea, pero lo de la nigromancia era un categoría un poco diferente, porque el único que sabia mas de ella no le gustaba mucho hablar del tema, así que escuchar que podía estudiarse como cualquiera otra magia, seguramente, le pareció curioso.

-¡Uno al fin!- rio levemente Smaika cuando dijo que no conocía a ningún carabés- En algún momento os lo presentare también, tiene prejuicios de mundo, simplemente, por lo demás es adorable...desde mi punto de vista claro- comento Samika entretenida al hablar del carabés, aunque dudaba fuese una buena forma de describirle- . Y bueno su transformación creo que en este caso también influye ante la forma en la que ve la vida.

Agradeció enormemente que fuese a escoger un horario mas adecuado para ir a visitar el burdel, incluso sino fuese a ir a tatuarse inmediatamente sino simplemente a ver si Cain aceptaría hacerlo y ver cuanto le cobraría por ello, prefería que no fuese estando ella medio dormida.

-Ya veo, es una lastima, en otra ocasión entonces -respondió Samika tras escuchar que la persona de Londres pues no sabia si era chico o chica, no podría asistir. Imaginaba que si aquella mini reunión iba a bien, sin malos entendidos ni cosas raras, podría conocerla en algún momento- Quienes puedan por mi estará genial, si puedo y no es molestia para vosotros tampoco, le preguntare a alguno de mis amigos si quiere venirse también. Sino es posible, pues ya en otro momento- indico Samika alegremente no gustándole mucho la idea de imponer la presencia de alguien que no conocieran sin antes consultar al menos, por ambos lados.

Ademas eso simplemente sera una especie de reunión de tranquileo, nada realmente exagerado, algo tan normal y tan...humano, que le daba cierta nostalgia y que se salia un poco de su actual vida diaria bastante poco relacional. Fuese como fuese le gustaba la idea de conocer gente agradable con sus propias particularidades, pues le era preferible a pensar en el extraño ambiente que se respiraba desde hacia ya un tiempo en la ciudad o en la muerte de Ergot.

Sigue en Taberna


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

93 Re: Las Dragoneras el 01/07/18, 06:28 pm

Lupin

avatar
Aquello le pareció muy curioso al sacerdote. Si bien conocía que muchos mundos contaban con ciertas especies animales especialmente peligrosas, en Ochroria aquello les quedaba demasiado lejos para que hubiera considerado cómo se podría lidiar con ese problema.

―Así que aprender de ellos como forma de protegeros… Entre otros motivos ―permaneció unos segundos en silencio, evaluando la información―. Me parece un enfoque, a primera vista, interesante e inteligente. Aunque se me escapa el motivo para rescatar y ayudar animales.

Para el ochrorio, “animal en peligro de extinción” constituía un concepto muy alejado de la realidad en su mundo y de sus preocupaciones para con el cuerpo y el alma, pues estas correspondían únicamente a especies inteligentes. Para él, salvaguardar la supervivencia de animales que no fueran de utilidad para el trabajo o con los que no se compartiera algún vínculo de afecto era poco menos que desperdiciar recursos.

94 Re: Las Dragoneras el 02/07/18, 01:05 am

Tak

avatar
GM
Tanto a Gael como a Kin les interesó lo que contó Onyx, pero al irrense le llamó mucho más la atención. Sabía que en algún momento se había intentado proteger a la fauna mediante el cautiverio en su mundo, pero jamás había podido ver una reserva de animales o cómo funcionaba. Lo más parecido a aquello que quedaba eran las granjas de irrqins, y ni eso había visto con sus propios ojos. La apreciación de Evelhan también era algo que habían llegado a pensar en alguna que otra ocasión. Gael, de hecho, había contrastado similitudes al estudiar anatomía. La forma de los diferentes animales permitía adivinar su estructura ósea o distribución de musculatura, aunque luego los órganos proporcionasen varias sorpresas.

Gael no estaba familiarizado con la forma de pensar ochroria, pero aun así intentó explicarle a Heraldo la importancia de conservar la fauna.
En la Tierra, y supongo que también en muchos otros mundos, desaparecen especies constantemente por cosas que los humanos hacemos sin pensar. Protegerlos es una forma de responsabilizarse de lo que se ha hecho. Es una lástima perder diversidad.
Es más que eso. Se rompe el equilibrio en la naturaleza cuando desaparece una especie. No quiere decir que sea el fin del mundo, pero… Cuando tu planeta llega a la situación a la que llegó el nuestro lo entiendes bien. En Irraria la variedad de animales es muy escasa comparado con otros mundos… comparada con la que había hace dos mil años. Aunque la mayoría simplemente desaparecieron por el cambio climático, hubo otras especies que desaparecieron por culpa nuestra antes de eso.


Aquella conversación no pudo continuar durante mucho más tiempo, dado que fueron llamados a un pequeño descanso en el cual volverían a cambiar a todo el mundo de tarea, cosa que era de agradecer. Todo el grupo se vio separado, aunque el irrense acabó de nuevo con una cara conocida, al menos. A los otros dos no los conocía.
¡Hey! —saludó, mientras se acercaba—. Me han mandado aquí. —Sin darse cuenta, había hablado mirando a Noel, así que decidió presentarse al ulterano y al repoblador que parecía un fantasma —su aspecto le daba mucha curiosidad— para no empezar con mal pie—. Soy Kin, creo que no nos conocíamos —dijo mirándoles.

95 Re: Las Dragoneras el 02/07/18, 02:12 pm

Giniroryu

avatar
GM
Tras quedar con Samika y confirmarle que no tenía problema en que llevase a amigos suyos también, Cicatriz no tardó mucho en aparecer para reasignar a Noel a otra zona de trabajo, por lo que tuvo que despedirse de la evaki hasta el siguiente día que planeaban pasarse para hablar con Cain y tomar algo en la taberna. El draco se había animado, sin duda, por haber podido charlar con alguien agradable y cuando vio que le tocaba trabajar con Kin en esa ocasión se dijo para sí que al final no estaba siendo tan malo como esperaba. Saludó al demonio raigaurum primero, pero poco después notó la presencia de alguien conocido también.
Hombre, Tap, últimamente coincidimos mucho en sitios aleatorios —le dijo al repoblador con una sonrisa divertida—. Supongo que me toca hacer las presentaciones en este caso, entonces —dijo al ver que el irrense y el poltergeist no parecían conocerse según las propias palabras del primero—. Tap, Kin. Kin, Tap —dijo señalándoles respectivamente.
Había otra persona más trabajando cerca de ellos, no obstante, a quién también se había dirigido el demonio raigaurum. El draco tampoco conocía a aquel ulterano de pelo corto y transformación previsiblemente de tipo guerrero.
>>Y yo soy Noel, draco de estínfalo —se dirigió hacia el ulterano entonces, ofreciéndole una garra para estrechar ya que sabía que ellos también se saludaban así—. ¿Estás aquí por tu cuenta o formas parte del ejército?

96 Re: Las Dragoneras el 02/07/18, 08:36 pm

Yber

avatar
GM
El poltergeist no disfrutaba mucho conociendo a gente nueva y la de su último turno no le había caído especialmente bien. Entre eso y los problemas para conciliar el sueño, estaba que trinaba. No sabía qué veían los gigantes en los repobladores para hablarles igual que lo harían a su nueva mascota y, francamente, no quería saberlo. Cuando vio su nuevo grupo y se percató de que trabajaría con Noel, Tap dio las gracias a la Flora por concederle un poco de paz. El poltergeist miró con mucho descaro a los otros dos gigantes, un descaro que pasaría inadvertido para quienes no acostumbraran a tratar con repobladores (o para quienes tuviesen problemas de visión, al fin y al cabo era pequeño y translúcido).

Tap movió los brazos imitando un saludo típico de los gigantes y utilizó la telepatía para comunicarse.

>>Menos mal que coincido contigo, Noel, o si pudiese me habría acabado arrancando los tallos de la cabeza —dijo unicamente para el draco, traspasando con sus palabras la alegría que sentía—. Han traído a mucho chuparranas a trabajar aquí.

Luego habló para todos.

>>También podéis llamarme Malahierba —esta vez su tono algo más cortante—. Y si podéis no hacer referencia a lo pequeño que soy, mejor para todos. —No serían los primeros en hacerlo ese día.

Echa la presentación, el poltergeist lanzó un hechizo de levitación a un pedrusco y lo poseyó para moverlo con más facilidad. Seguía con los sentidos pendientes de la conversación, pero  prefería no quedarse parado.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

97 Re: Las Dragoneras el 03/07/18, 06:06 pm

Yber

avatar
GM
Saria salió de su último turno con un sabor agridulce. Le había tocado con un fantasmilla muy mono pero con muy malas purgas, que se tomaba a mal las correcciones que le hacía en base a la buena suerte. Aunque trató de explicarle por qué era tan importante la precisión a la hora de mover bartulos, el repoblador no le hizo ni caso y no le quedó más remedio que ir detrás de él arreglando desperfectos. Estaban trabajando con números muy bajos y, en el fondo, la propia mala sombra sabía que no pasaría nada, pero tenía el temor a la catástrofe demasiado arraigado.

Por suerte, entró a su nuevo grupo con mucha esperanza (haber dormido a pierna suelta en Ordesta antes de venir ayudaba a su buen humor) y estaba preparada para seguir dando el callo como nadie. El consejo debía quedar impresionado con el trabajo que estaban haciendo. Así, Saria saludó con efusividad y se puso manos a la obra hasta que su búsqueda del buen fario la guió hasta Lanor. Conocía al demiurgo de vista, gracias a las clases de costura de Twix.

Eres Lanor, ¿verdad? —preguntó a la vez que se acercaba—. ¿Te importa mover ese pedrusco un par de milímetros hacia la derecha? Ha subido unas décimas más de la cuenta las posibilidades de catástrofe y no me fío mucho —le explicó, sin caer en que tal vez el demiurgo no sabía de su transformación.

Para aliviar el ambiente un poco, pues sabía que no todo el mundo se tomaba bien su puntillismo, decidió entablar conversación con él:

Los aparatos que están ayudando a cargar con peso son tuyos, ¿verdad? ¡Me parecen una pasada! —le elogió. Con otros compañeros, Saria solía iniciar la conversación preguntando por el ejército, pero con él lo tenía muy claro: no veia a Lanor capaz de matar a una mosca—. ¿Qué te ha animado a venir?


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

98 Re: Las Dragoneras el 03/07/18, 07:43 pm

Zarket

avatar
GM
Incluso con lo poco que habían interactuado en los últimos tiempos notaba el demiurgo la ausencia de Ergot. Era inevitable con la tranquilidad que poseían ahora las visitas de Samika, cuando antes esas visitas solían tener la energía (irritante, en no pocas ocasiones) del véspido. Era inevitable cuando buscaba en los libros de hechizos sortilegios de búsqueda más potentes que el que ya conocía, siempre en balde: no se aprendió ninguno, pero los probó todos. Y la magia bullía, la magia buscaba… Y la magia no encontraba nada.

A la desaparición de su amigo se unía el sueño acumulado. El demiurgo sobrevivía a base de hechizos de vela durante el día y de pesadillas durante la noche, pero aquello tenía sus límites. Así, el estudiante de arquitectura podía seguir rindiendo en sus esfuerzos, pero los resultados obtenidos habían caído en picado.

No pasó mucho hasta que llegó el momento de las obras de las dragoneras. El demiurgo se dirigió a ellas con dudas y reticencias. Todavía recordaba los dragones que había visto en Ormivas y el terror y la majestad que inspiró en él. Que fueran a estar al servicio de aquel reinos de monstruos le provocaba tanto rechazo como atracción le provocaba la posibilidad de ver y oír todos los días a aquellas bestias majestuosas y aterradoras.

Se sintió cohibido ante las palabras de la mujer alada, aunque aquello más consustancial al hecho de la evidente importancia que tenía. A Lanor nunca le había gustado interactuar demasiado con gente de posiciones sociales altas, y estaba casi seguro de que, si aquellos dos no eran del Consejo, sí serían servidores directos suyos.

Luego tocó ponerse a trabajar. Por suerte para su propia desidia por el trabajo físico allí, en su caso, contaban más otros factores. La magia y sus criaturas, en concreto. No era particularmente útil para llevar bloques de un lado a otro, pero sí para recogerlos en el aire, unirlos con otro y fundirlos gracias al hechizo de moldeado de materia inorgánica.

Quedó unido con varias personas, en grupos diversos que iban haciéndose y deshaciéndose conforme pasaban horas y días. Pronto tomó la costumbre de usar hechizos de vela justo antes de entrar en el trabajo, más que tras despertarse de una mala noche de sueño. Eso le permitía estar mucho más descansado durante las horas de levitación, fundido de materiales e instrucciones a sus propias criaturas.

Una conocida se acercó hacia él y empezó a hablarle, lo que hizo que Lanor no llegara a formular el hechizo de moldeo para unir los dos bloques. La reconoció enseguida como Saria, una amiga de Twix que asistía a las clases de tortura de Serpentaria.

Sí, los creé yo —le contestó, no del todo cómodo con llamarlos “aparatos”. Aunque sus constructores eran bastante simples, y no solo en diseño, seguía considerándolos como seres vivos—. Pues… quiero ser arquitecto —admitió, todavía algo tímido acerca del tema. Echó un vistazo nada disimulado hacia la inmensidad ruinosa que existía hacia sus espaldas, con cierto disgusto apenado pintado en su rostro—. No creo que Rocavarancolia… Bueno, me gustaría contribuir a que no sea unas ruinas aterradoras. Creo que no tiene por qué ser así.

Todavía le costaba a veces evitar llamar “nidos de monstruos inmorales” a aquella ciudad, al menos delante de aquellos monstruos. Que hubiera aprendido a amar la locura de Rocavarancolia no había llevado aparejado, al menos de momento, ni el amor ni la completa indiferencia hacia su abierto desprecio a la ética.

Oye, por curiosidad —se forzó a decir mientras lanzaba el hechizo de levitación para hacer lo que le había pedido—, ¿a qué te refieres con lo de probabilidades de catástrofe?

Criaturas acompañantes de Lanor Gris:

-Acompañante: su bufanda, con dos botones a modo de ojos.
-Defensores (3): "mosquitos". El cuerpo es un pequeño cilindro de madera, ojos y patas idénticos al de la libélula y alas de papel parecidas. Donde estarían sus bocas hay una triada de alfileres puntiagudos y relativamente largos. Están ocultos en su ropa.
-Vigilante (6): esferas de madera con dos grandes alas de tela (el "esqueleto" de las alas es alambre) en la parte superior y un gran botón pegado en la parte inferior. Ayudan al demiurgo a vigilar dónde colocar las cosas.
-Constructores (2): discos anchos y cortos ensartados en un esqueleto de varas de metal sirven para crear un cuerpo segmentado anatómicamente humano. A partir de los codos hay una lámina de metal gruesa y resistente segmentada en dos gracias a una bisagra. Miden aproximadamente 170 cms

99 Re: Las Dragoneras el 03/07/18, 11:22 pm

Red

avatar
Sekk había trabajado en silencio durante la mayor parte del día, cumpliendo sus tareas a rajatabla mientras se obligaba a regular su humor tempestuoso para mantener un buen ritmo. Había visto a compañeros de cosecha y conocidos en otros grupos, pero no había coincidido con ninguno hasta el momento, y los desconocidos con los que le habían emparejado no habían hecho ningún esfuerzo por entablar una conversación tras enterarse de cual era su transformación. No es que al berserker le importara demasiado, pues eso le permitía mantenerse concentrado, pero al cabo de unas horas aquel silencio empezaba a resultar tedioso.

Se estaba preguntando si repetir aquello todos los días merecía la pena cuando le volvieron a cambiar de grupo, emparejandole para variar con otras tres personas a las que no conocía de nada. En esta ocasión ellos si que parecían tener algún tipo de relación entre si, por lo que el ulterano prefirió dejarles espacio por si querían charlar y se preparó mentalmente para otro tedioso periodo de silencio. Sus compañeros, sin embargo, decidieron incluirle en la conversación, lo que sorprendió ligeramente al chico después del día que llevaba.
Sekk, un placer —respondió tras unos instantes, estrechando la mano del sueco con firmeza y dedicándoles un gesto de asentimiento al repoblador y al irrense—. ¿Quizás de vista? Esos cuernos no pasan desapercibidos —contesto a las palabras del raigaurum, encogiéndose de hombros como si se disculpara aunque no lo había dicho con mala intención—. Y por mi cuenta, supongo, esto sonaba mas interesante que cargar sacos de grano. —añadió en dirección al humano con una ligera sonrisa irónica mientras levantaba un pedrusco del suelo, indicando que al final no parecía haber mucha diferencia entre los dos trabajos. Que el poltergeist fuera susceptible al tema de su altura no le parecía divertido, pues el mismo era un experto en susceptibilidad desde que viera la Luna Roja, por eso se apunto mentalmente aquel dato para no meter la pata en el futuro.

Tras unos segundos de incertidumbre volvió a hablar, aunque fue bastante breve y conciso.
Berserker, por cierto. —informó. Preferiría haberse ahorrado el dato de entrada, pero no le parecía educado callárselo después de que el moreno le hubiera dicho su transformación como parte de su presentación.

100 Re: Las Dragoneras el 04/07/18, 12:46 am

Tak

avatar
GM
A Kin no le sorprendió que Noel ya conociera al menos a alguno de los otros dos. De hecho, hasta era raro que no conociese al otro. Se imaginaba que los de la Brecha conocían a todo el mundo, por algún motivo.

El conocido del draco, sin embargo, le pareció un tanto seco en cuanto habló de forma telepática —imaginó que no le era posible de otro modo, aunque decidió no preguntar por el motivo—. Se preguntó si tal vez Noel entendería mejor por qué estaba de mal humor el repoblador.
Ni se me había pasado por la cabeza —le respondió, encogiéndose de hombros. No tenía pensado señalar lo obvio.

Cuando el ulterano se presentó e hizo alusión a sus cuernos lo dejó pensativo, aunque podrían haberse cruzado en cualquier lugar. Pero en cuanto mencionó los sacos de grano, Kin se dio cuenta de qué se podían conocer.
Ah, ya veo. Trabajas en el granero, ¿no? Yo también, aunque por las tardes. Tal vez nos hayamos cruzado alguna vez.

El irrense tampoco tenía la costumbre de añadir su transformación a las presentaciones, y no era porque le importase que se supiera, ya que era evidente para cualquiera que la conociese. Pero ni Sekk diciendo la suya con retraso le hizo encontrar un momento idóneo para mencionarlo. Ni siquiera sabía en qué consistía ser un berserker, pero no solía ser muy adecuado pedir detalles durante una mera presentación.
¿Cuánto lleváis a la ciudad? —preguntó a los que no conocía, ya que en el caso de Noel sabía aproximadamente la respuesta—. Porque nunca nos hemos cruzado por los refugios, y todavía vivo en la sede.

101 Re: Las Dragoneras el 04/07/18, 01:24 am

Giniroryu

avatar
GM
Noel contuvo la risa ante las palabras de Tap. Conocía al repoblador y no quería enfadarlo aún más, pero no podía evitar que le hiciera gracia el fervor con el que expresaba su desagrado. De todos modos podía entenderlo: él mismo se consideraba afortunado por haber coincidido con gente agradable hasta el momento y no le costaba creer que tanto el repoblador como el ulterano que se había presentado como Sekk no hubieran tenido experiencias demasiado agradables. El ulterano no había mencionado nada sobre otra gente, pero había dejado bastante claro que se estaba aburriendo, por lo que supuso que tampoco había tenido una compañía especialmente amigable.
No hagas ni caso a esa gente, Tap. Si a estas alturas aún les sorprende ver a un repoblador como para tener que hacer notar la diferencia de tamaño, muy espabilados no serán —le dijo al poltergeist con una sonrisa de complicidad.
No estaba seguro de si el repoblador había coincido con tanta gente rancia de verdad o le ocurría lo que a todo el mundo: que el malhumor por la falta de sueño hablaba por él. Aun así prefirió no contradecirle, porque estaba claro que no era lo que necesitaba Tap en aquellos momentos.

Cuando Sekk mencionó cuál era su transformación el sueco volvió a centrar su atención en él, con curiosidad. Un recuerdo había acudido a su cabeza, pero espero a que Kin terminase de hacer un par de preguntas al ulterano y al repoblador antes de intervenir.
¿Por casualidad eres de la Luna más reciente? Eres amigo de Rasqa, Kimbra e Irianna, ¿verdad? —Estaba casi seguro de ello, pero esperó a que el propio ulterano se lo confirmase antes de añadir nada más—. Ahora caigo en que me han hablado de ti alguna vez, aunque no sé mucho más aparte de que tenían un amigo berserker, tampoco te creas —aclaró.
En concreto habían sido Rasqa, que hablaba a menudo de sus amigos cuando coincidía con él, y Wen mencionando de pasada alguna conversación que había mantenido con la nebulomante en sus viajes de Krabelin.
>>No sabía que estabas trabajando en el granero, Kin —se dirigió después al irrense—. ¿Os explotan mucho allí?
Expandió la pregunta hacia Sekk también, ya que según había dicho el demonio raigaurum, él también trabajaba allí. Se preguntaba si él hubiera aceptado años atrás, cuanto todavía vivía en los refugios como el irrense y el ulterano, trabajar para el consejo. Posiblemente no. Era irónico, porque eso era lo que estaba haciendo en ese mismo momento.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 8 de 10.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.