Conectarse
Últimos temas
Primer sueño de RägjynnHoy a las 01:40 pmTakApuestas de transformacionesAyer a las 08:15 pmLECTorreón SendarAyer a las 01:33 pmTakSubterráneos12/06/24, 06:31 pmGiniroryuBosque Fantasma12/06/24, 06:07 pmGiniroryu
Estadísticas
Tenemos 204 miembros registradosEl último usuario registrado es KeydiaNuestros miembros han publicado un total de 52133 mensajesen 1058 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Templo de los suicidas abnegados

+10
Aes
Naeryan
Jack
Bellota
Merodeador
Dal
Alicia
Muffie
Zarket
Rocavarancolia Rol
14 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Templo de los suicidas abnegados

13/04/12, 05:54 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Edificio alto con torres puntiagudas y fachada recargada y llena de salientes, de los que cuelgan ahorcados en distintos estados de descomposición. El interior es oscuro, con ventanas diminutas a través de las cuales apenas entra luz. Las paredes estan desnudas salvo por algunos frescos con escenas cruentas y deprimentes. No queda ningún mueble, y no hay pisos salvo por las escaleras que permiten subir a las fachadas y las que bajan a las catacumbas, cuyas paredes están cubiertas de huesos de todo tipo. Era donde se encontraba la sede de los Hijos de Ewa, y donde vivían la mayoría de los sacerdotes y algunos adeptos.

La secta fue completamente aniquilada por Azra y sus viragos, muriendo el culto a Ewa (así como la propia "diosa") junto a sus seguidores, y actualmente el enorme edificio está abandonado.

Dal

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

30/11/20, 10:10 am
Obel miró con curiosidad al trasgo cuando empezó a hablar, preguntándose con qué contraoferta le respondería. En su cabeza la imaginación estaba desbocada y empezó a imaginar precios desorbitados así que cuando Bastel pidió un humano... se quedó frío.

No porque le pidiera que le llevara un humano para comer, sino porque aquello le parecía tan pobre... Lo del humano le daba bastante igual, si no lo cazaba Obel Bastel podía mandar a otra persona y un humano moriría igual. Al menos de esa manera podría sacar un beneficio y volverse más fuerte para proteger a sus seres queridos. Además, por lo que sabía por boca de Tay los humanos eran muchísimos, uno más uno menos seguro que no habría gran diferencia.

-Tenemos trato - respondió con una mezcla de alegría y expectación en la voz.- ¿Cuando empezamos? - preguntó con emoción.- ¿Maestro? - añadió rápidamente con respeto para mostrar deferencia.
Zarket

Ficha de cosechado
Nombre: Rádar
Especie: Carabés
Habilidades: Resistencia, velocidad natatoria, nociones de lucha

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

22/12/20, 04:03 pm
Al cachorro no parecía afectarle nada en absoluto la petición del sacerdote. Bastel no estaba muy seguro de si era bueno o malo, pero no podía serle más indiferente. Precisamente él no era alguien que lamentara la corrupción moral que algunos vivían en Rocavarancolia.

No hace falta que me llames así —un gesto le bastó para quitar importancia al momento y al apodo. Sonrió ante su pregunta, en un gesto que era más una advertencia que una muestra de alegría—. Empezamos ahora, por supuesto. Explícame todo lo que sepas sobre magia. Y qué te ha llevado a estar tan deseoso de un curso rápido de hechicería.
Dal

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

09/02/21, 12:30 pm
Obel asintió cuando el trasgo dijo que no hacía falta que lo llamase de aquella manera. Se preguntó qué pensaría cuando le dijese el motivo de sus ganas de aprender rápido.

-No tengo mucha experiencia - empezó diciendo,- durante la cosecha hubo un tiempo en que no tuve magia y cuando la tuve era de los más débiles al usarla. Después de transformarme estuve un tiempo sin reservas, arañando lo que podía de donde podía para poder practicar. Sé hacer la mayoría de hechizos básicos que se aprenden durante la cosecha y alguno un poco más avanzado que he aprendido por mi cuenta - explicó con tranquilidad.

>> Y mi razón es que... ayer volví a sentirme impotente contra algo que nunca había visto. Mi falta de recursos mágicos me puso a mí y a unos amigos en peligro de muerte. Es pura supervivencia, quiero ser más poderoso para no volver a sentirme mal, saber que he hecho todo lo posible y si muero... al menos que sea con el orgullo de saber que no ha sido por mi.

Omitió el hecho de que también quería proteger a sus amigos a cualquier coste, dudaba que aquello fuese a agradar al sacerdote.
Zarket

Ficha de cosechado
Nombre: Rádar
Especie: Carabés
Habilidades: Resistencia, velocidad natatoria, nociones de lucha

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

17/03/21, 10:25 pm
El trasgo recordó por un momento una incursión que habían hecho los macieleros y los letarguinos a la bahía años antes, varios meses después de haberse transformado. No recordaba bien si él mismo había usado magia en esa pequeña aventura o no, pero se preguntó si la circunstancias del gárgola eran similares a las suyas en aquel momento.

¿Cuál era el peligro? —la pregunta era por genuina curiosidad más que por posible utilidad: aquella ciudad era tan demente que bien podría ser algún monstruo o entidad que él mismo no conociera.

Estuvo a punto de decirle que morir era uno de los posibles destinos más amables que podían sufrirse en Rocavarancolia, pero se lo calló por el momento. Estaba seguro de que podía sacar alguna lección para enseñarle eso.
Dal

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

19/04/21, 12:09 pm
La curiosidad del sacerdote le sorprendió, no creía que fuera a estar interesado en algo así pero Obel no dudó en responder tras meditar unos segundos.

-La verdad es que no tengo claro lo que era - respondió finalmente.- Parecía una especie de cubo brillante, muy grande y apestaba a magia. Normalmente el olor de la magia me parece agradable pero aquel ser despedía tanto olor que llegaba a ser vomitivo. Abrasaba todo lo que tocaba, las rocas, el suelo... hasta el aire parecía crepitar.

>>Usé magia contra eso y no pareció funcionar, las barreras físicas las ignoraba por completo y las mágicas las deshacía con tanta rapidez que apenas merecía la pena crearlas. Intenté un hechizo para dejarlo sin magia pero no funcionó en absoluto. Al final un amigo consiguió alejarlo.


Lo cierto era que Obel esperaba no volver a encontrarse con aquella cosa nunca más, pero si lo hacía necesitaba estar preparado, Rad no iba a estar siempre cerca para deshacerse del cubo.

-¿Sabéis qué podía ser? - preguntó esperando que el trasgo de Ewa le diera alguna pista.
Zarket
Zarket

Ficha de cosechado
Nombre: Rádar
Especie: Carabés
Habilidades: Resistencia, velocidad natatoria, nociones de lucha

Personajes :
Spoiler:

Armas :
Spoiler:

Status : Jinete del apocalipsis (¡ahora con extra de torpeza social!)
Humor : En muerte cerebral.

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

25/07/21, 08:08 pm
El trasgo escuchó atentamente el relato de la gárgola. Había muchos tipos de criaturas extrañas en Rocavarancolia, y reflexionó sobre ello. No le afectaba la magia, hedía a ella... Frunció el ceño en una expresión pensativa al escuchar lo que había hecho el amigo. ¿Cuáles eran las transformaciones de la última cosecha?

Que recordara solo dos tendrían la capacidad de alejar un ente extraño.

Rocavarancolia está llena de entes extraños incluso para nuestros estándares. Un espectro de alguna criatura desconocida fuertemente afín a la magia podría pegar con lo que dices. O una aberración surgida de un hechizo defectuoso: en ciertas circunstancias la magia puede ganar conciencia. O algo parecido, al menos. También hay otras posibilidades —le explicó—. ¿Quién era tu amigo? ¿El lémur, el astrario, o alguien con otra transformación?
Dal
Dal

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.
Personajes :
Heridas/enfermedades : Finas cicatrices por todo el cuerpo.
Status : Perdido en la ciudad de los milagros y los portentos.

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

30/07/21, 11:23 pm
Obel fue asintiendo a lo que decía el sacerdote escuchando atentamente su explicación. No parecía un fantasma ciertamente o al menos no se parecía en nada a los fantasmas que el gárgola estaba acostumbrado a ver por la ciudad. Abrió los ojos sorprendido cuando el trasgo le preguntó si había sido un lémur o un astrario, no sorprendido por la pregunta en sí si no por el hecho de que Bastel se hubiese interesado por las transformaciones que componían la última criba.

-Astrario - respondió rápidamente.- Sé que los astrarios pueden redirigir magias que entren en su campo de gravitación - recitó de memoria por lo que había leído en un libro,- aunque no termino de entender bien qué es un campo de gravitación - comentó rascándose la cabeza.- La cosa se fue volando con apenas un giro de mi amigo, como si la hubiera empujado una mano gigantesca...

-De todas formas si no hubiera funcionado es posible que mis amigos estuvieran muertos y estoy seguro de que hay otras formas de enfrentarse a algo así - dijo convencido,- por eso quiero aprender, cuanto más rápido mejor.

_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .
Zarket
Zarket

Ficha de cosechado
Nombre: Rádar
Especie: Carabés
Habilidades: Resistencia, velocidad natatoria, nociones de lucha

Personajes :
Spoiler:

Armas :
Spoiler:

Status : Jinete del apocalipsis (¡ahora con extra de torpeza social!)
Humor : En muerte cerebral.

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

31/07/21, 11:26 am
Con lo que dices suena que el ser que os atacó fue un ente informe surgido de algún hechizo defectuoso —le explicó el trasgo—. Es decir, algo formado por magia pura. Cualquier hechizo antimágico le habría hecho daño, si no mandado a la inexistencia.

El trasgo entrecerró los ojos por un momento, con una expresión pensativa. Se le empezaba a ocurrir una forma de empezar aquel... aprendizaje.

¿Sabías algo de esto? Seres hecho por magia pura, a raíz de hechizos defectuosos, hechizos cuyo fin es dañar o anular a la magia en sí, cualquiera de las cosas que te he mencionado hasta ahora.
Dal
Dal

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.
Personajes :
Heridas/enfermedades : Finas cicatrices por todo el cuerpo.
Status : Perdido en la ciudad de los milagros y los portentos.

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

03/09/21, 06:12 pm
Obel se sentó a la mesa donde estaba el trasgo olvidando los libros sacados de la biblioteca en la otra mesa. Lo cierto era que el gárgola no terminaba de comprender como era posible que algo estuviese por completo formado de magia. Tal como lo entendía la magia era poder, un poder del que alguien se podía servir para obrar milagros, ¿acaso la magia tenía pensamiento propio y podía formar cuerpos para moverse?

-No, bueno no del todo - respondió meditabundo.- Conozco un hechizo que hace mucho daño cuanta más reserva mágica tenga el objetivo al que se lo lanzo, supuse que funcionaría contra el ser que os dije antes, pero no hizo absolutamente nada.

>>Aparte de eso no conozco nada más que interactúe con la magia
- bajó la cabeza ligeramente avergonzado por su falta de conocimientos mágicos. No es que fuera enteramente culpa suya, pero le molestaba igualmente.

_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .
Zarket
Zarket

Ficha de cosechado
Nombre: Rádar
Especie: Carabés
Habilidades: Resistencia, velocidad natatoria, nociones de lucha

Personajes :
Spoiler:

Armas :
Spoiler:

Status : Jinete del apocalipsis (¡ahora con extra de torpeza social!)
Humor : En muerte cerebral.

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

04/09/21, 05:47 pm
Bastel frunció el ceño y se estrujó la cabeza al escuchar el hechizo que la gárgola había lanzado. Un sortilegio que hacía eso...

Casi tuvo que pellizcarse el puente de la nariz al recordar la saeta de gravitación mística.

Ese hechizo es solo para seres con esencia. ¿Sabes lo que es la esencia? —demasiado impaciente, el trasgo no esperó a la respuesta de su interlocutor—. Ser con esencia significa transformados. O cosechados. O cosechables. Esencia es la característica que hace que te afecte el poder transformador de la Luna Roja. No significa magia —le explicó, con el deje de desdén que alguien con poca piedad por el fracaso reservaría para un niño particularmente obtuso—. Podríais haber muerto por no haber parado medio segundo a pensar en eso.

El trasgo bufó, pero le afectó mucho más las siguientes palabras de la gárgola. Bastel lo miró, más sorprendido de lo que habría estado si le hubiera salido una segunda cabeza. ¿Cómo había logrado sobrevivir ese chico?

Vives en una ciudad mágica —le soltó, sin poder ni querer contenerse—. No, espera, es peor. Vives en una ciudad mágica y asesina —su tono dejaba en claro lo poco inteligente que consideraba lo que acababa de oír. Los ojos del sacerdote se alinearon con los de la gárgola—. Te voy a decir algo que pareces no saber: la criba no ha terminado. La criba no termina. Jamás. No me refiero a los habitantes, monstruos o trampas que poblamos esta ciudad y que ahora podemos hacerte daño —se apresuró a hablar, temiendo que Obel Reo le interrumpiera—. Me refiero a la propia Rocavarancolia en sí. Te ha estado probado durante meses y te va a seguir probando cada día. Si alguna vez fallas te matará y te hará a un lado como simple basura insatisfactoria. A ella le da igual que hayas pasado o no por la Luna Roja —sus palabras terminaron por un momento en un gruñido—. Así funciona el universo, así funciona esta ciudad. Así que ciertamente lo primero que vas a hacer es estudiar los hechizos de desvío, disipación y cualquier otro sortilegio antimágico al que puedas llegar. Y deja de confiarte con esta ciudad —le advirtió, entrecerrando los ojos—. O la próxima vez Rocavarancolia te matará.
Dal
Dal

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.
Personajes :
Heridas/enfermedades : Finas cicatrices por todo el cuerpo.
Status : Perdido en la ciudad de los milagros y los portentos.

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

04/10/21, 01:29 pm
-Yo... - empezó a decir cuando el chaparrón de Bastel pasó. Obel estaba avergonzado por haber fallado de aquella manera, quería protestar, decir que apenas llevaba unos meses en la ciudad como transformado, que nunca había oído nada de aquello en las historias de Nubla... Pero suponía que nada de aquello inmutaría al sacerdote, por lo que se mordió la lengua y alzó la mirada con resolución.- No volveré a cometer el mismo error.

Apuntó rápidamente lo que había dicho el trasgo acerca de la esencia, la magia y los hechizos. Planeaba investigar aquello por su cuenta para no hacer perder el tiempo a su nuevo maestro.

-¿Algún libro en concreto que me recomendéis? - preguntó dispuesto a añadir títulos a sus apuntes para buscarlos en la biblioteca.

El trasgo tenía razón, Obel debía esforzarse el doble o el triple que cualquiera de sus conocidos. Si quería mantener a sus seres queridos a salvo tenía que ser mejor, más fuerte, más listo. Su voluntad no se iba a doblegar por unos reproches, por más ciertos que estos fueran. Solo harían que volviera a alzarse más fuerte que antes.

_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Templo de los suicidas abnegados - Página 13 Empty Re: Templo de los suicidas abnegados

13/02/24, 12:04 am
Una vez el Consejo se encontrase encerrado de vuelta en el Castillo, bien lejos de la zona, Azra se pondría en marcha sin perder más tiempo. El templo de los suicidas abnegados estaba cubierto por una buena clase de hechizos bien camuflados, difíciles de detectar hasta para otros hechizos o habilidades especializadas en ello. Necesitaba que nadie supiese qué estaba sucediendo allí dentro hasta que hubiese concluido. Y teniendo en cuenta que ya se había descubierto la supuesta conexión del krampus con los secuestros, debía actuar rápido antes de que el Consejo metiese sus narices en la secta.

El caos se desató en cuanto que los viragos ascendieron desde los subterráneos hasta el interior del edificio, intangibles y acompañados del Sin Nombre oculto tras un sortilegio de invisibilidad.

Lah Donna se levantó lo más rápido que pudo de su diván cuando los acólitos que se encontraban en ese momento consumiendo bilis negra y murmurando febriles plegarias a su diosa comenzaron a exclamar y gritar maldiciones que nada tenían que ver con sus habituales delirios producto de la enajenación que les inducía la droga. La súcubo no necesitaba ver para saber que algo inesperado y terrible estaba sucediendo.

Para cuando la cabecilla de la secta comenzó a llamar telepáticamente a los sacerdotes la masacre ya había empezado: los drogadictos no podían defenderse ante aquellas amalgamas de distintas partes de incontables cuerpos que emitían sonidos que jamás habían oído y que los mascaraban uno a uno con una brutal contundencia. Los pocos intentos por huir o defenderse eran aplastados de inmediato ante la ineficacia que parecía tener cualquier hechizo, habilidad o táctica salida de las mentes embotadas de aquellos escasos desdichados que siquiera eran capaces de razonar un mínimo.

Entre los que habían tratado de defenderse, se encontraba un tremor que se había unido recientemente al culto, muriendo con una expresión de puro terror tras intentar protegerse con un hechizo defensivo y provocando un terremoto que solo sirvió para desestabilizar a los presentes en la sala, sin que ello fuese más que una ligera molestia para los mortales viragos. Uno de ellos había roto sus defensas con una embestida, lanzándolo contra un muro y haciéndolo presa fácil de otra de las criaturas que partió su cuello casi al instante.

Lah Donna trataba de huir acompañada ahora de Infecto y Quinto Portal, quienes habían acudido los primeros para intentar poner a salvo a su señora. Ambos magos utilizaban su dominio y hechizos preparados de antemano para abrirse paso entre los monstruos que se aproximaban a ellos, pero estaba resultando cada vez más complicado. Cualquier herida o golpe que lograban infligir a los terribles seres no parecía detenerlos en lo más mínimo: los insectos de Infecto cada vez acudían en menor cantidad, siendo masacrados sin piedad, y el repertorio de Quinto Portal, aunque en ocasiones parecía arrancar lo que tal vez fuese un grito de dolor a una de las criaturas, cada vez era menos variado y eficaz. Ambos estaban al límite de sus fuerzas, y lo poco que podía ayudarles la propia súcubo, quien se estaba centrando en la defensa, era lo único que los estaba manteniendo con vida en ese punto.

Nihil apareció abriendo una puerta de golpe desde el lateral de una habitación, justo delante suya una gárgola a la que conocía atravesó su campo de visión con un ala arrancada mientras gritaba de dolor. No podía pararse en ayudar a Obel, quien de todos modos pronto sería paso de las criaturas, y se unió abriéndose paso velozmente al grupo de sacerdotes que rodeaban a Lah Donna. Si consiguió alcanzarles sin recibir más que pequeñas heridas fue porque se había pertrechado considerablemente con defensas todo lo reforzadas que el tiempo que se pudo permitir gastar le permitió. Blandió su maza contra una criatura que se estaba ensañando con Infecto, y esta apenas se inmutó más allá de emitir un sonido penetrante.

—¡Vámonos de aquí, no podemos hacer nada por nadie! —gritaría desesperada Lah Donna al escuchar el sonido del cobre impactando contra el suelo: Quinto Portal acababa de caer.
—¡¡Lo sé!! —respondió Nihil mientras lanzaba hechizos y blandía su arma a la desesperada—. Mierda, ¡no te sueltes!

La última determinación de la súcubo de las pesadillas fue sujetar la mano de Lah Donna e intentar esprintar hasta la puerta del Templo, dejando atrás los cadáveres de los otros dos sacerdotes. Vio a Tero moverse a velocidades endiabladas de un lado a otro mientras gritaba incoherencias y se reía a carcajadas: le faltaban los dos brazos y una pierna e iba dejando un reguero de sangre allá donde se impulsaba, pero en su absoluta demencia parecía estar disfrutando de la situación. Su última carcajada sería aplastada junto a su cuerpo, bajo el peso de Obel transformado en piedra. Un virago lo había lanzado con una fuerza tremenda hacia el brujo autocinético y, tras aplastar el cráneo del sacerdote, Obel se deshizo en mil pedazos.

En otra punta del cuarto, ya solo quedaba un único sacerdote en pie además de la propia Nihil: Bastel se lanzaba con la furia propia de su especie hacia aquellos enemigos que estaban destruyendo su hogar. El trasgo tenía cada vez más heridas y más mortales, pero blandía un garrote enorme con sus largos brazos con el que conseguía mantener alejados temporalmente a alguno de aquellos seres.

Por la mente de la súcubo de las pesadillas se cruzó el pensamiento de que tal vez si el nublino conseguía distraerlos lo suficiente, Lah Donna y ella podrían escapar. Pronto descubriría que intentar sacrificar a uno de los suyos para su propio beneficio no le iba a ayudar para nada en aquella situación. Desde algún punto sin identificar llegó un potente hechizo que abrasó y penetró por completo las defensas que habían construido las dos mujeres sobre sí mismas. Ninguna supo si había sido alguna de aquellas criaturas o de qué dirección venía: lo siguiente que vieron fue a tres viragos abalanzarse sobre ellas y el forcejeo que duraría apenas unos segundos fue su último intento por sobrevivir.

Bastel, completamente agotado, era la única persona con vida en aquella sala plagada de decenas de cadáveres y criaturas de aspecto incomprensible. Jadeando, se movió apoyado en el muro que tenía más cerca, dirigiéndose instintivamente hacia la salida.

<<Buen intento, trasgo, pero es inútil>> pensaría Azra mientras observaba desde su esquina con expresión imperturbable la masacre que había desatado en escasos minutos.

El nublino lo sabía sin que nadie se lo dijese: aquel era su fin. La adrenalina del que se ve acorralado y sabe que va a morir se apoderó de él y con un feroz grito arremetió contra uno de los seres que se estaban acercando, enviándolo varios metros por el aire con un potente giro de su garrote. La criatura pareció tardar más en levantarse que en otras ocasiones, y por un brevísimo instante el trasgo se preguntó si en realidad sí que quedaba algo de esperanza...

Mucho ante de que pudiera intentar echar a correr con sus últimas fuerzas, no obstante, varios de los viragos que se habían centrado en otras presas comenzaron a ser conscientes de que ya solo quedaba una única persona con vida y corrieron en dirección a Bastel. El trasgo no tardó en ser sepultado también por aquellos seres, ya completamente incapaz de hacerles frente . El garrote cayó al suelo provocando un estruendo considerable y, el sordo sonido del enorme cuerpo del trasgo acompañándolo, fue lo último que se escuchó antes de un silencio atronador.

Azra había hecho que los viragos se detuvieran, y estos se encontraban de pronto paralizados en los distintos rincones del Templo, la mayoría hacinados junto al cuerpo de Bastel.
—Sé que os estabais divirtiendo, pero no podemos quedarnos para la post fiesta —diría el Sin Nombre, que se acercó al cadáver de uno de los acólitos y empezó a rebuscar entre su ropa.

Azra sabía perfectamente lo que contenía aquel diario ensangrentado y machacado, pues él mismo había hecho que aquel drogadicto al que nadie prestaba atención lo escribiese. En él se describía, aparte de varios capítulos intrascendentales acerca de las actividades diarias del acólito y su devoción demencial hacia su diosa Ewa, una suerte de conflicto interno que parecía haber comenzado en la secta desde hacía unas semanas. Hablaba de un tal Yukael, quien había escandalizado a la propia Donna por sugerir que podía resucitar a Ewa en el cuerpo de una persona cuidadosamente elegida y de como aquello había hecho surgir un conflicto interno que había ido escalando cada día, con dos facciones cada vez más claras.

Por supuesto, nada de aquello había sucedido entre las paredes del templo en realidad. Ninguno de los sacerdotes o los habituales de la secta habían sabido absolutamente nada de las acciones del krampus. El propio Azra y sus cómplices se habían asegurado de que nadie le investigase y pusiese en riesgo aquella parte del plan. Volvió a dejar el diario entre las ropas del acólito, no queriendo que fuese demasiado obvio pero seguro de que lo encontrarían tarde o temprano.

Como última medida, decidió anclar un potente hechizo térmico rebajando la temperatura de la sala hasta unos pocos grados bajo cero: tampoco vendría mal trampear un poco con las estimaciones de cuándo había sucedido aquella catástrofe cuando finalmente el Consejo accediese al templo y descubriese aquel bonito cuadro de vísceras y sangre seca aderezado con cuerpos de decenas de personas.

Satisfecho por el momento, el Sin Nombre volvió a descender junto a los viragos para devolverlos a su sitio antes de regresar una última vez para borrar los rastros que no le interesaba que pudiesen llegar a examinar.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.