Conectarse
Últimos temas
Fumadero AbandonadoHoy a las 03:11 amRedIdrisHoy a las 01:37 amRedSede de los TaumaturgosHoy a las 12:05 amKanonTorre SerpentariaAyer a las 11:45 pmKanonLa última cena (de Sendar)Ayer a las 07:13 pmPePo
Estadísticas
Tenemos 195 miembros registradosEl último usuario registrado es EumanValNuestros miembros han publicado un total de 47249 mensajesen 920 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Clínica Luna Roja

+3
Evanna
Dal
Rocavarancolia Rol
7 participantes
Ir abajo

Clínica Luna Roja - Página 8 Empty Clínica Luna Roja

29/10/15, 11:47 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Mansión de dos pisos de color burdeos rodeada por una verja. Dos entradas, la principal, destinada a invitados/clientes, da lugar a un hall con dos puertas laterales, la izquierda da a la clínica y la derecha a un pasillo. El pasillo tiene unas escaleras que suben al piso de arriba donde están las habitaciones, y bajan al sótano. La otra entrada es lateral para los habitantes y da a una cocina conectada al pasillo por una puerta cercana a las escaleras. Tiene un jardín trasero grande con un pequeño huerto donde se cultivan plantas para alquimia.


Interior:

La zona de la clínica tiene varias habitaciones. La primera es una sala de espera con sillas cómodas y adaptadas a cualquier tipo de transformación, hay un baño equipado con lo básico: Lavamanos, espejo, váter, etc. La consulta tiene una mesa de madera y unas sillas, una planta en una esquina y un armario con algunos libros de medicina y de magia.

Una puerta da a un quirofáno equipado con una mesa de operaciones metálica, varios armaritos con las cosas que podrían ser necesarias en caso de operación sin magia y runas con hechizos limpiadores que esterilizan la sala y lo que hay en ella al usarlos.

Desde el quirófano se puede acceder al laboratorio de Enredo*, lugar donde prepara medicinas o brebajes alquímicos (tiene una salida al jardín). En el laboratorio hay una pequeña despensa donde guarda ingredientes o pociones que se pueden estropear por la luz.

Desde el quirófano también se puede ir a una sala con varias camas por si alguien se tiene que quedar ingresado. De esa sala hay otra salida* que da al pasillo de la zona de vivienda. Lugar desde donde se puede ir a la cocina, a la entrada o subir las escaleras para ir al piso de arriba, o bajarlas para ir al sótano. Tanto las escaleras como la cocina están protegidas para que sólo dueños o allegados puedan traspasar sus fronteras.

La cocina está equipada con una mesa grande para comer y una despensa con comida, tiene también un horno y fogones para cocinar, así como armarios para guardar platos, vasos y demás utensilios de cocina.

El sótano contiene un centro de entrenamiento físico sobre todo para DL. También tiene una parte de almacenaje.

El piso de arriba contiene la vivienda propiamente dicha, tiene varias habitaciones. Tres dormitorios, un baño grande, una sala de estar con estanterías a modo de biblioteca y un salón comedor.

La casa está equipada con hechizos protectores, runas, salvaguardas y está cubierta por una capa de enredaderas muy venenosas que Enredo se ocupó de volver invisibles. Nadie puede mirar dentro ni traspasar sus paredes con hechizos de visión ni intangibilidad, incluso dentro de la propia casa no se puede mirar al interior de la zona de la clínica con magia y viceversa, todo para salvaguardar la intimidad de los habitantes y de los clientes de la clínica.


**Entradas y salidas sólo franqueables por Enredo, DL y a quien ellos permitan el paso.

Planos


Ficha de cosechado
Nombre: Rua
Especie: Humana. Sueca
Habilidades: Rapidez mental, valor, astucia
Ver perfil de usuario

Clínica Luna Roja - Página 8 Empty Re: Clínica Luna Roja

15/05/20, 04:47 pm
La respuesta de Dama Isis no tardó en llegar, desde luego pensaba ir a la apertura, tenía mucha curiosidad sobre cómo sería. Generalmente los negocios que se abrían en la ciudad no deban tanta importancia a las aperturas a simple vista, solía ser algo más discreto, mas pasado de boca en boca o con tarjetas mágicas, asi que le era algo llamativo el cambio que haría la frivy y que tal vez le daría posibles ideas cuando abriera el suyo propio.

Sonrió ante la respuesta de Enredo a su comentario, tanto mental como en voz alta, y escuchó curioso el interés de Dama Isis por aquellas enredaderas. Observó atentamente la foto que les mostró.<<Mm la verdad es que si quiere algo similar, sería algo vistoso en una ciudad tan gris como esta>> no había mucho verde en la ciudad, ni colores en general, asi que algo así definitivamente destacaría más el escaparate. Era una forma de vender y atraer a la gente.

El cambiante bebió de su té, mientras veía como su amigo se ilusionaba de inmediato al hablar sobre su dominio y no pudo evitar que le hiciera algo de gracia la situación. Últimamente, aunque fuera indirectamente, no dejaba de encontrarle clientela a este, de una u otra forma. <<Aunque bueno es más difícil que él me consiga a mi posibles contratantes a que yo le consiga a él personas interesadas por lo que hace>> ya fuese por su dominio o por sus habilidades como médico.

Los brujos con dominios como el suyo, plantas, madera, piedras…dominios no vivos; o si vivos pero manejables, eran bastante cotizados a la hora de realizar obras de cualquier tipo. No era ni tan raro.

Dédalo se mantuvo relajadamente en silencio, escuchándoles con curiosidad, cómodo, sin intervenir. Su conocimiento sobre el tema era bastante vago, sabia de plantas venenosas, aromáticas para especias o que servían para crear cremas, había tenido que ir aprendiendo poco a poco de tanto que viajaba y buscaba productos para vender, y seguía aún aprendiendo. Pero estaba lejos de saber tanto del tema como Enredo sabía sobre su dominio.

- Va a ser un interesante cambio. No solo el ya no tener que ir a otros mundos si se quiere cierta ropa confeccionada a las caracteristicas de cada cual, que es siempre lo mas fastidioso, sino que encontrar un edificio atrayecte a la vista sin connotaciones oscuras, suena increible- comento sonriendo, porque sí habia edificios muy espectaculares en la ciudad, pero generalmente contra mas lo eran mas inquietantes tambien. Que hubiese una tienda llamativa, sin que fuera un lugar de muerte para variar, era un alivio. Iba a tener que que informase bastante bien al respecto sobre como hacerlo con su fachada, para cuando abriera su propia tienda.

Ficha de cosechado
Nombre: Luci
Especie: Daeliciano
Habilidades: Carisma, oido musical, olfato fino
Ver perfil de usuario

Clínica Luna Roja - Página 8 Empty Re: Clínica Luna Roja

15/05/20, 08:09 pm
-Preferiría que no fuera muy llamativo, no quiero quitarle protagonismo a los escaparates -explicó. Le enseñó el tono de verde y el tipo de hoja que le gustaría para que pudiese hacerse a la idea -Aunque las flores luminosas son tan bonitas, me gustaría añadirlas al escaparate.

Dama Isis recibió con gratitud no solo que les hiciera ilusión la apertura de su negocio si no que apreciaran el cuidado que estaba poniendo en el diseño del edificio.

-Ya veréis cuando esté terminado, he contratado a un artesano libense para el frontal de la fachada principal y los muebles son todos restaurados -dijo con ilusión.

Una vez resuelto el tema de las enredaderas (que pensaba pagar, no aceptaría que el brujo le hiciese ningún favor) cogió la cajita con las muestras de perfume.

-No he podido investigar mucho sobre qué fragancias usan en la ciudad -dijo, sacando los botecitos uno a uno para mirar las etiquetas -Estoy buscando algo ligero y fresco que se pueda usar de diario y luego otro más suntuoso para la noche. ¿Qué me recomiendas? -le preguntó a Dédalo.

En la Tierra y en Libo además había visto que separaban los perfumes por género, cosa que no parecía tener relevancia en la ciudad aunque no lo sabía con seguridad. Esperaba que no, porque no tenía ni idea de qué criterios había que seguir para algo así.

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.
Ver perfil de usuario

Clínica Luna Roja - Página 8 Empty Re: Clínica Luna Roja

18/05/20, 10:38 pm
Enredo asintió a las palabras de su amigo. Ciertamente el hecho de tener un lugar decente donde comprar ropa iba a cambiar la perspectiva de muchos. Si bien estaba seguro de que unos cuantos seguiría robándola en mundo vinculados, el hecho de haber un lugar con reputación en buena costura podía ser una muy buena forma de mostrar estatus. Y por otra parte estaba bastante seguro de que Irdil pensaba gastarse el dinero en ropa, no es que hubiera tenido mucho en qué gastar desde que estaba allí.

Por supuesto que el brujo le pagaba, no era un gran suma de momento, pero iba aumentando a medida que el conocimiento y la ayuda que le daba crecía. Había enseñado al idrino a hacer fórmulas básicas de alquimia para poder ayudarle, anatomía y medicina. Además el chico tenía buena memoria cosa que Enredo agradecía.

-Entiendo - dijo mirando las fotos que le enseñaba la veela.- Si te parece me paso un día por tu local con distintos tipos de enredaderas con flores parecidas y vemos cuál te gusta más.

No quiso decir que en realidad tenía poca idea de combinar y que seguramente la mujer fuese a elegir mejor que él en casi el noventa por ciento de los casos. Al fin y al cabo ella era modista.

No dijo nada respecto a los perfumes, no tenía mucha idea con aquello tampoco y era el trabajo de Dédalo aconsejar con aquello y saber vender el producto. Ciertamente Enredo no usaba cosas así, desde que la Luna lo habían bendecido usaba magia para restaurar la limpieza de sus ropas y la de su cuerpo a veces, salvo cuando necesitaba un baño. A pesar de ello al brujo siempre lo acompañaba un olor a tierra húmeda y a flores, muy ligero y fácilmente pasable por alto salvo que se pusiera cerca.

Ficha de cosechado
Nombre: Rua
Especie: Humana. Sueca
Habilidades: Rapidez mental, valor, astucia
Ver perfil de usuario

Clínica Luna Roja - Página 8 Empty Re: Clínica Luna Roja

20/05/20, 06:22 pm
Escuchar toda la ilusión impregnada en la voz de Dama Isis al hablar de su tienda se le estaba contagiando y haciéndole darse cuenta también de lo mucho que aún le quedaba por hacer. El cuidado y mimo que estaba poniéndole a cada detalle desde luego iba a hacer una enorme diferencia.

<<Creo que voy a preguntarle luego quien está ayudándole con los muebles>> pensó sonriendo para sí, porque eso desde luego sí que iba a necesitarlo teniendo en cuenta la cantidad de mercancía distinta que poseía.

Dédalo la miro de vuelta, cuando vio a la frivy observando cada una de las botellitas de muestras, el cambiante se quedó unos instantes pensativos ante su petición. Bueno eso era un tanto generalizado, pero estaba bien con ello, aunque en la ciudad contaba mucho también el gusto de cada cual.

-Bueno, los maestros de los aromas son los daelicianos. No todos los olores que crean son súper dulces o asfixiantes, como se puede creer. Pretenden agradar al sentido, no matarlo- añadió pues cuando se hablaba de daelicianos se tendía a pensar en que todo era excesivamente exagerado, sacando un par de botecitos de muestra, uno con un contenido de un rosado apagado y el otro de un azul oscuro- Estos son bastante ligeros, se suaviza con el pasar de los minutos y dejan un aroma bastante perdurable durante el día, sutil. Y no dejan manchas, a pesar de lo coloridos que son - añadió con una sonrisa relajada  y confiadaantes de revisar un poco más los botes, intentando hacer memoria, antes de sacar otro par más para que ella pudiera también olerlos si le apetecía.

- Este es de libo, los aromas de allá suelen ser fuertes, atrapantes y con ese toque medio exótico, o bueno así los percibo yo. Es usado mayormente por las mujeres libenses de clase alta. Son mas de aromas florales, no pasan desapercibidas - rebusco entre los perfumes pensativo, hasta dar con uno mas que coloco junto al botecito libense- Tengo tambien esta muestra de alguno que suele usar los hombres libenses alla. Ellos son mas de aroma de especias y aderezos, como los que se echan en la comida -añadió porque era una más descripción y perspectiva propia, aunque lo de que si eran más llamativos sí que lo eran. Tener libenses perfumadas cerca era como esta en un prado de flores y con los hombres,  a la larga terminaba dandole hambre. A el al menos. Tras eso mostró el segundo botecito que saco.

- Y este es sinhadre, no es tan contundente como el de libo, pero es bastante suntuoso, como dijiste, mas elegante -añadió con una relajada expresión pensativo antes de continuar- Es aromatizante y agradable porque se queda en el olfato sin mucho esfuerzo. Tiene ese aroma inconfundible a madera y bosque. - añadió sonriendo de forma ligera, dejando las cinco botelltias frente a ella apra que lo comprobase por si misma, siendo solo alguno de los ejemplos. Eran aromas, que ademas que no podian encontrarse normalmente en la ciudad, no sin magia al menos, ya que las plantas, arboles y flores, brillaban por su ausencia en gran parte de la ciudad.

Ficha de cosechado
Nombre: Luci
Especie: Daeliciano
Habilidades: Carisma, oido musical, olfato fino
Ver perfil de usuario

Clínica Luna Roja - Página 8 Empty Re: Clínica Luna Roja

24/05/20, 12:41 am
-¡Sería ideal! Muchísimas gracias -le respondió a Enredo. -Aguarda que te escribo la dirección.

Sacó del bolso un taco de post-its con forma de langosta y su bolígrafo de Pusheen y anotó las indicaciones para llegar a su local y el horario en el que podía encontrarla allí, luego le pasó la nota al brujo.

-No es muy profesional pero todavía no me han llegado las tarjetas de visita -se disculpó.

La verdad es que parecía que todavía no había mucha costumbre de tarjetas de visita en la ciudad, aunque sabía de algunos negocios que las usaban. Supuso que con todo el tema de las calles no tenían nombres y las direcciones podían volverse largas y enrevesadas era algo más complicado.

Dédalo le hizo una breve explicación de sus recomendaciones, y según hablaba la veela iba probando los perfumes. Algunos eran cercanos a los olores a los que estaba acostumbrada en Frivo, otros eran algo completamente nuevo para ella, exóticos y mágicos. Le encantaron todos.

-Me parece una selección maravillosa. Me los quedo todos -concluyó con una sonrisa después de dejar el último frasquito de vuelta en su hueco -Puede que en el futuro te pida más variedad pero creo que es un buen comienzo, ¿no crees? Veamos qué falta…

Devolvió la caja al escritorio, ya solo quedaba el cofre con las últimas muestras. Miró su té, que se había quedado frío, junto al primer catálogo. Dama Isis tendía a centrarse en su trabajo y olvidarse de todo lo demás, pero tampoco era plan de no terminarlo ya que se habían tomado la molestia de preparárselo. Lo calentó con magia y lo apuró en un par de sorbos antes de abrir el cofre.

-Vaya… -murmuró, admirada, según fue sacando joyas y retales del cofre y colocándolos con cuidado donde pudieran verse bien. Le gustaba el sentido del dramatismo que tenían tanto Libo como Daelicia y que se reflejaba tan bien en su vestimenta. Quería eso en la ciudad.

Como antes, hizo las fotos pertinentes, añadiendo esta vez algunas anotaciones a cada archivo sobre el tacto y el peso.

-Te mandaré un dosier con el pedido completo en un par de días -le dijo a Dédalo una vez hubo terminado. Tenía que decidir las cantidades y eso le iba a llevar algo de tiempo.
Dal
Status : Perdido en la ciudad de los milagros y los portentos.
Personajes :
Heridas/enfermedades : Finas cicatrices por todo el cuerpo.

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.
Ver perfil de usuario

Clínica Luna Roja - Página 8 Empty Re: Clínica Luna Roja

02/06/20, 06:49 pm
Enredo observó como la veela escribía en el papel mientras se terminaba el té de su taza. Posó la taza ya acabada en la bandeja y miró el papel. El brujo dudaba que le fuese difícil localizar el lugar así que asintió y se guardó el papel.

-No te preocupes por eso - respondió restándole importancia.- Tengo que mirar en mi agenda pero un día que tenga libre te aviso antes de ir - miró su reloj.- Ahora si me disculpáis debo irme, tengo una poción que terminar. Ha sido un placer dama Isis.

Les dejó allí la bandeja con el té y las pastas. Se dirigió al laboratorio donde encontró a Irdil mezclando los ingredientes de una solución curativa básica. No curaba de forma mágica pero ayudaba al cuerpo a mejorar de forma que no hubiese ningún tipo de shock.

-Veo que estás mejorando - le dijo observando su desempeño.

Irdil lo había oído llegar y no se había sobresaltado o habría echado a perder el proceso. Pero estaba demasiado ocupado como para responder. El brujo se dirigió entonces a un matraz que estaba sobre el fuego. El líquido había pasado de un rosa fuerte a ser casi transparente. Ya no le quedaba mucho.

-¿Qué es eso? - le preguntó Irdil cuando terminó con lo suyo. El brujo levantó la mirada del matraz.

-Cuando se vuelva del todo transparente y se enfríe será un gel. Si lo aplicas sobre una quemadura esta se curará muy rápido sin dejar huellas de cicatrices. Funciona incluso con quemaduras antiguas - explicó Enredo volviendo a mirar la poción.- ¿Puedes adivinar lo que lleva?

-¿Algo de piromante? - aventuró el idrino.

-No, pero podría haber sido - respondió.- Valdría cualquier cosa de una transformación afín al fuego. Piromante, demonio del fuego, moloch... ¿algo más?

-Tu sangre - respondió con firmeza. La razón de su seguridad era que había visto al brujo echar unas gotas.

-Bien. Serviría la de cualquiera bendecido por la Luna Roja - asintió con la cabeza.

-Extracto de aloe - el brujo volvió a asentir.- Y ya no sé más.

-No pasa nada, el resto son cosas que pueden ser fácilmente sustituibles por otras. A excepción de una. Para crear esto necesitas la raíz de una planta que se llama Espina ardiente. El nombre le queda perfecto. Si te pinchas con una de sus espinas sentirás la zona como si estuviera envuelta en llamas. Bastante doloroso su veneno la verdad - la solución se volvió completamente transparente y el brujo apagó el fuego dejándola enfriar y reposar.

-Cuanto más aprendo de alquimia más me gusta pero también se vuelve más complicada.

-Sí, pero si no fuera así no merecería la pena - respondió riendo por lo bajo.

_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .
Evanna
Personajes :

Armas :

Ficha de cosechado
Nombre: Rua
Especie: Humana. Sueca
Habilidades: Rapidez mental, valor, astucia
Ver perfil de usuario

Clínica Luna Roja - Página 8 Empty Re: Clínica Luna Roja

02/07/20, 05:45 pm
El cambiante no pudo menos que mirar con curiosidad lo post-its en forma de langosta que la frivi le entrego a Enredo con su dirección, mientras intentaban ponerse de acuerdo de cómo hacer lo de las enredaderas. Por algún motivo aquella con de papeles de forma tan personalizad a le hicieron un poco de gracia. Aunque sabía que para marcas que quería hacerse conocidas tener un símbolo por el que fuera conocida era lo más preferible. Ahora tenía cierta curiosidad al respecto.

-Lo de las tarjetas de visita es algo en lo que debería trabajar yo también cuando pueda ponerme con mi tienda pero queda aún mucha cosas con la lidiar. Que hayas logrado tanto en tan poco tiempo es de admirar, yo aún estoy volviendo un poco loco con el tema- admitió con algo de humor, pues la mujer era relativamente nueva en la ciudad, aunque tener respaldo económico de frivo, porque sabía que era aún Total Diseñadora y por supuesto tener conocimientos de negocios previos ayudaba mucho a la hora de abrir su propia tienda y saber que hacer al respecto. Pero no por todo eso podía negar que todo lo que había hecho con la tienda y tenerla casi a punto en cuanto ¿un año aproximadamente? Mes arriba, mes abajo, era algo de admirar.

-Gracias por el té Enredo- dijo despidiéndose de su amigo, viéndolo salir, antes de girarse hacia la mujer, dejando que ella misma comprobara los aromas que le había presentado, sonriendo cuando ella decidía tomarlos todo, tomando apuntes de ellos y de los nombres de las botellas que había llamado su atención en un pequeño cuaderno aparte, ya que en el almacén lo tenía todo etiquetado por un número y el nombre, tipo de producto y del mundo de origen, así le era más fácil encontrar lo que quisiera entre todo lo que tenía sin acabar volviéndose loco.

- Cuando quieras, sino tengo suficiente en el almacén, lo cual dudo, no me costara más de un día o dos traer más material de donde sea. Si lo necesitas todo en un plazo especifico lo tendré lo antes posible -añadió lentamente mientras iba a recogiendo, tomando también la caja donde estaba las pequeñas botellas con las muestras de prueba de cada perfume que le había presentado a Dama Isis. Con movimientos tranquilos se levantó de nuevo dirigiéndose al mueble aparador de cual había sacado antes ambas cajas de muestras. Ssaco de alli un par de bolsitas de seda que se amarraba con un cordón y que eran de un suave de color azul oscuro, con un pequeño bordado blanco en uno de los extremos de las bolsas, con la forma de una única ala blanca.

Volvió al escritorio y con tranquilo movimiento, metió las botellas d elos perfumes de prueba perfectamente cerradas en ambas botellas, colocándolas luego frente a la frivy. Era un poco quisquillosos a la hora de las presentaciones y cuidado de los detalles.

- Son un pequeño obsequio por confiar en mi como proveedor para tu tienda. Por favor, tómalos. Espero que todo vaya bien para ambos y podamos seguir haciendo negocios en el futuro -dijo Dédalo con un profunda y tranquila voz, sonriéndole, si en algo se sentía claramente confiado era en lo productos que tenía, en lo que había trabajado documentando de ellos, etiquetándolos y organizándolos, ponerles precio. Porque no solo se la había pasado trayendo productos y almacenándolos, no…había tenido trabajo detrás, documentando de la gente en los propios mundos o incluso haciéndolo el mismo. Así que de algo se sentía orgulloso y seguro era de poder asegurar la calidad de lo que proveía, así como del cuidado que el mismo le ponía a todo.

_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

Spoiler:
Rua habla =  #9932CC
Rua piensa = #CD5C5C
Dédalo piensa = #FFFAFA
Nihil
Status : UNDEAD
Personajes : -Cain:Brujo demoníaco
-Mánia: Bruja autocinética
-Zmey: Piromante
-Twixy's: Veela
-Rena: Minera cyberPUNK

Ficha de cosechado
Nombre: Luci
Especie: Daeliciano
Habilidades: Carisma, oido musical, olfato fino
Ver perfil de usuario

Clínica Luna Roja - Página 8 Empty Re: Clínica Luna Roja

05/07/20, 12:42 am
-También ha sido un placer para mi -respondió dama Isis a Enredo -Muchas gracias por el té y por tu ayuda.

Una vez el brujo se fue solo quedaba ultimar los detalles del trato y concluir la reunión.

-Eres muy amable -le respondió al cambiante con una sonrisa educada -Pero esto es lo que hacía en mi mundo antes de que me cosecharan y he estudiado muchos años para ello así que tampoco es tan impresionante.

Había algo de falsa modestia en sus palabras, porque desde luego en la carrera no la habían preparado para lidiar con culturas alienígenas ni a trabajar con semejante atraso tecnológico. Debia dar gracias por la magia.

Siguió los movimientos de Dédalo con la mirada mientras terminaba su té y él recogía, y le vino la sorpresa cuando comprendió lo que estaba haciendo. Muestras, algo tan típico en su mundo y que apenas había visto fuera de este. Aceptó las bolsitas con una gran sonrisa.

-¡Muchísimas gracias! Ha sido un placer y espero veros a tí y a Enredo en la fiesta si todo sale bien.

Guardó las muestras en su bolso antes de despedirse definitivamente del cambiante y dejar que la guiara hasta la puerta. Ya en la calle, a una buena distancia del edificio, no pudo evitar dar algunos saltitos de alegría según se alzaba sobre la calle para levitar de vuelta a casa. Las cosas estaban saliendo bien, su proyecto avanzaba y tomaba forma. Estaba realmente ilusionada.

_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.
Dal
Status : Perdido en la ciudad de los milagros y los portentos.
Personajes :
Heridas/enfermedades : Finas cicatrices por todo el cuerpo.

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.
Ver perfil de usuario

Clínica Luna Roja - Página 8 Empty Re: Clínica Luna Roja

21/04/21, 10:50 am
Enredo abrió la puerta de la clínica poco después de que sonara el timbre, se encontró en la entrada con un hombre rubio, de pelo corto y barba arreglada, que vestía un traje hecho a medida y justo guardaba un reloj de bolsillo. Era un poco más bajo que el brujo pero más musculoso, cosa que se veía a simple vista.

-Buenas tardes, bienvenido a la clínica Luna Roja - dijo Enredo desde la puerta.- ¿En qué puedo ayudarte?

El hombre miró al brujo de arriba a abajo antes de hablar, lo hizo con disimulo y, si Enredo no hubiera aprendido de Shiz a observar como los idrinos no se habría dado cuenta, por eso no se lo tomó a mal.

-Buenas tardes, vengo por la entrevista de guardaespaldas - dijo con media sonrisa,- te mandé un mensaje hace un par de días, no sé si lo recibiste...

Enredo asintió y franqueó el paso al hombre señalando la entrada a la clínica. Sí que había recibido la carta que anunciaba la presencia del hombre en la casa. A decir verdad el brujo se había tomado el mensaje como una broma ya que estaba fechado con hora y todo a la que la persona pensaba acudir. ¿Quién rayos hacía eso en Rocavarancolia?

Ya en el despacho Enredo se sentó en su silla mientras el hombre se mantenía de pie, expectante. Enredo frunció ligeramente el ceño y finalmente le señaló una silla indicándole que podía sentarse.

-¿Puedo ofrecerte algo de beber? - preguntó una vez el rubio se hubo acomodado.

-Té negro, con una nube de leche por favor - indicó el hombre con buenos modales.- Si no tienes agua está bien.

Enredo asintió y avisó mentalmente a Irdil para que lo trajera. En el tiempo que transcurrió entre que Irdil llegaba y no se instaló el silencio entre ambos. No un silencio incómodo si no simplemente silencio. El hombre miraba disimuladamente las cosas que había en el despacho con una pierna cruzada sobre la otra. Finalmente el idrino entró la estancia tras picar suavemente en la puerta, depositó una bandeja con las cosas sobre la mesa y después salió en silencio. Enredo sirvió el té para el hombre, al que había estudiado en ese tiempo, determinando que era humano y de un país europeo seguramente. El hombre cogió la taza y le echó una cucharada de azúcar removiendo tranquilamente el líquido. Fue él quien terminó rompiendo el silencio.

-Bien - comenzó dejando la taza sobre la mesa.- Me llamo Brisa Distar, guerrero. Tengo un currículum escrito - dijo sacando un dossier del interior de la chaqueta de su traje.- Échale un vistazo y si después de leerlo tienes alguna pregunta responderé encantado. No es necesario que te presentes tú, sé quién eres, lo que eres y a qué te dedicas. Espero que no te parezca mal, investigo a mis posibles jefes antes de presentarme para un trabajo.

Enredo asintió sorprendido por lo preparado que había ido mientras tomaba el dossier de manos del guerrero. No le molestaba que lo hubiera investigado, en Rocavarancolia la información fluía como el dinero, a veces incluso mejor que éste. Estudió las hojas que venían escritas en una caligrafía perfecta mientras Brisa tomaba el té en sorbos pequeños. Finalmente dejó la carpeta sobre la mesa y miró al guerrero, estudiándolo sin ningún disimulo.

-Un currículum impresionante - mencionó.- Lo que me hace preguntarme por qué alguien de tus aptitudes querría un trabajo tan tranquilo. Si me has estudiado sabrás que soy una persona pacífica, que no busco enemigos y desempeño mi trabajo lo mejor posible. Podrías ganar más de lo que yo puedo ofrecerte en tu anterior trabajo - no era una pregunta estricta pero estaba implícita en lo que estaba diciendo.

-Muy cierto, sin embargo estoy cansado de tanto combatir y quería tomarme un respiro durante un tiempo - respondió el guerrero volviendo a cruzarse de piernas.- En caso de que no creas lo que pone ahí tengo buenas referencias y puedo dártelas para que lo compruebes por ti mismo.

Enredo asintió volviendo a mirar el dossier que le había dado Brisa. Estaba muy bien detallado, con su nombre, mundo y país de origen, año de nacimiento, habilidades, transformación, entrenamiento y distintos trabajos en los que había participado. Había una cosa que llamaba la atención al brujo sin embargo, algo que no estaba detallado en el archivo.

-¿Puedo peguntar por el origen de tu nombre? - preguntó volviendo a mirar al guerrero.- Es simple curiosidad, no tienes que responder si no quieres.

-En realidad mi nombre es Distar, en honor a un gran guerrero cuyo nombre está en la capilla de los nombres, yo solo le cambié una letra - respondió el hombre con una sonrisa encantadora.- Sin embargo según participaba en combates en los bajos fondos me empezaron a llamar Brisa, por cómo me movía en combate, al final me terminó gustando y lo adopté como nombre.

-Interesante - comentó el brujo.- ¿Comenzamos la negociación?

Brisa esbozó una sonrisa abierta y empezaron a hablar de las condiciones y pagos. Finalmente y aunque Enredo le ofreció más dinero Brisa no lo aceptó, intercambió ese dinero por comida casera y curación en caso de necesitarlo. También por recarga de las runas en caso de necesitar usarlas en combate. Después de la negociación Brisa se levantó y entregó otro dossier al brujo.

-Ésa es la información que tengo de ti, mi discreción la tienes garantizada, es la única copia que existe y la persona que me la dio es bastante cara y no trabaja con todo el mundo - dijo mirando a Enredo con una mirada significativa.- Puedes hacer con ello lo que quieras, quémalo por ejemplo.

Cuando Brisa se fue Enredo le echó un vistazo a su archivo y palideció visiblemente. Allí figuraba la lucha que había sostenido con los de Cerril y como ésta había terminado. Sin hacerse de rogar el brujo hizo arder los papeles hasta que no quedaron ni las cenizas.

_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .
Dal
Status : Perdido en la ciudad de los milagros y los portentos.
Personajes :
Heridas/enfermedades : Finas cicatrices por todo el cuerpo.

Ficha de cosechado
Nombre: Alec (Alasdair)
Especie: Humano; Escocés.
Habilidades: Fuerza bruta, nociones de lucha y resistencia.
Ver perfil de usuario

Clínica Luna Roja - Página 8 Empty Re: Clínica Luna Roja

03/10/21, 12:46 pm
Enredo se hallaba en el salón de su casa, sentado en un cómodo sillón frente a la chimenea que estaba encendida con un fuego mágico que no ardía realmente. No daba calor, solo luz y además lo hacía sin quemar madera alguna. En realidad la chimenea no era necesaria en ningún caso, solo un capricho del dueño de la clínica, ya que la casa entera mantenía una temperatura agradable precisamente gracias a la magia. Como brujo de las enredaderas probablemente Enredo debería haber odiado el fuego con todas sus ganas, sin embargo le encantaba ver las llamas danzar, era algo hipnótico. Y por mucho que le dijeran el brujo prefería la luz de un fuego antes que la fría luz eléctrica o que la luz mágica convencional.

Pasaban un par de horas de la hora de comer y como el brujo no esperaba ningún cliente para aquella tarde, a excepción de que se presentara una emergencia, planeaba dedicar aquel tiempo a leer.

Unos golpes sonaron en la puerta cerrada y, distraído, Enredo movió la mano para abrir mágicamente. Suponía que sería Irdil para hacerle alguna consulta acerca de las notas que le había dado para estudiar por eso se sobresaltó ligeramente cuando oyó la suave voz de Brisa.

-¿Un libro interesante? - preguntó con una sonrisa en los labios.

-Depende a quién le preguntes, a un médico le parecería muy bueno - respondió devolviendo la sonrisa al guerrero,- un niño seguramente lo usaría para impedir que una mesa cojee. ¿A qué debo el placer? - preguntó con curiosidad. Se suponía que a aquellas horas el guerrero solía entrenar en el jardín. Lo sabía porque varias veces lo había observado de lejos entrenar.

-He pensado en hacer un alto por hoy en mi rutina de ejercicios y ver si te apetecía conversar un poco - comentó ensanchando su sonrisa.

-Claro, acerca un sillón - indicó el espacio que estaba justo al lado de la mesita donde estaba el libro que había dejado. Puso un marcapáginas, lo cerró y lo devolvió mágicamente a su estantería mientras el guerrero levantaba el asiento en vilo y lo depositaba con mucho cuidado sobre el suelo.

Brisa se sentó con unos modales impecables y con una floritura extrajo dos copas y una botella de vino de un bolsillo mágico. El brujo alzó una ceja inquisitivo ante aquel gesto.

-He pensado que podríamos aprovechar para conocernos mejor - comentó el guerrero mientras hacía saltar el tapón de la botella,- y para eso un poco de vino siempre es bienvenido. Sí, sé que has leído mi dossier y yo te he investigado, pero eso es frío, impersonal - cortó antes de que Enredo pudiera hacer notar aquello mismo.- No es lo mismo que oír detalles de la otra persona por su propia boca.

Llenó ambas copas y dejó la botella a un lado. El brujo no era muy bueno en lo que al alcohol respectaba y estaba seguro de que el guerrero lo sabía perfectamente, aún así aceptó la copa de vino suponiendo que una sola copa no le haría mal. Intentando recordar lo poco que sabía de la cultura vinícola Enredo se llevó la copa a la nariz y olisqueó el caldo.

-Huele... - se quedó sin palabras para describir aquel olor. Miró desconcertado a Brisa y éste sonrió.

-No es por menospreciar el vino de Jack - dijo girando suavemente la copa y dejando que el vino girase arrancando destellos carmesí gracias a la luz de la chimenea,- pero este vino no lo encuentras ni lo bebes todos los días. Viene de Arfes - aquello explicaba mucho para Enredo, nunca había probado nada proveniente de aquel mundo pero decían que las manzanas no se pudrían nunca y su sabor era inmejorable. Solo de pensar en lo que debía haber costado aquella botella...- Un regalo de una admiradora a la que le hice ganar mucho dinero en las apuestas de los bajos fondos. Sospecho que quería conmigo mucho más que solo hacerme regalos pero no era mi tipo - dio un sorbo al vino y sus ojos se iluminaron.- Impresionante, creo que nunca volveré a beber un vino corriente. O al menos no sin decepcionarme.

Enredo probó el vino, era espeso y casi opaco, de un color rojo oscuro. Y dulce, muy dulce, pero no un dulce empalagoso, y la verdad es que si le hubieran pedido que describiera más acerca del sabor no habría podido. No tenía palabras para ello, dudaba que existieran palabras que le hicieran justicia. Levantó la mirada y al ver los ojos de Brisa supo que a este le pasaba algo parecido.

-Así que, ¿qué me cuentas de ti Enredo? ¿Algún sórdido detalle de tu pasado antes de venir a la ciudad? - preguntó el guerrero con una sonrisa.

-Ah, no. Eres tú el que ha venido aquí buscando conversar, deberías ser tú el que empezase a hablar de sí mismo - respondió el brujo.

-Me parece justo... - el guerrero dejó la copa sobre la mesita que estaba entre ambos sillones.- Veamos, por donde empiezo - comenzó a decir pensativo,- soy hijo de nobles ingleses pero mis padres casi nunca estaban en casa así que mis dos hermanos mayores cuidaban de mí casi siempre, ellos y el servicio claro. Lo cierto es que mis hermanos y yo estábamos bastante unidos, solíamos pasar mucho tiempo juntos y jugaban conmigo a pesar de que me sacaban unos cuantos años. Cuando tenía seis años me inscribieron en tennis y llamaron a un entrenador personal para adiestrarme en técnicas de defensa personal. Un hijo de nobles no podía no saber defenderse a sí mismo decían - sonrió con sorna.- Ahí empezó la vorágine. Yo aprendía rápido todo lo que me enseñaban mis entrenadores, muy rápido. No solo fue tennis y defensa personal, luego fue kárate, judo, muay thai, aikido, baloncesto, fútbol... Nunca me quedaba en un deporte mucho tiempo pero todos me decían que era un prodigio, que había nacido con unas facultades físicas increíbles. Coseché una cantidad de premios y medallas que apenas cabían en mi habitación. Visto en perspectiva no es de extrañar que Doce viniese a buscarme y por supuesto acepté la invitación. En la Tierra ya no había desafíos, con quince años sabía que cualquier deporte podía dominarlo con facilidad y ganar sobre mis oponentes con relativa facilidad, era más fuerte, más rápido, mis reflejos eran mejores... Nada comparado a lo que tengo ahora por supuesto, pero aquella pequeña diferencia ya me hacía superior al resto. No era divertido, y la verdad es que la ciudad tampoco fue divertida pero por el extremo contrario. Me di cuenta de que en realidad yo no era especial de ninguna forma, solo era uno más de los cosechados en la noche de Samhain. La ciudad puso mi mundo en su lugar y me dio un propósito, sobrevivir.

>>Supongo que esa es toda la historia a grandes rasgos - se rascó la, perfectamente, recortada barba y sonrió.- Me alegro de haber venido la verdad, aquí he conocido a mucha gente, y no cambiaría la experiencia por nada. Con todo lo bueno, lo malo y lo peor.

Enredo no dijo nada mientras el guerrero hablaba, bebiendo el vino a pequeños sorbos. Había oído otras cosas parecidas de otros transformados, que había destacado en alguna cosa u otra antes de ser cosechados. Si el brujo pensaba en su infancia si había algo que pudiera delatar su transformación quizá sería que las enredaderas bajo su balcón en la mansión solo crecían allí, en ningún otro punto de la gran parcela crecían, y no porque su tía no hubiera intentado transplantarlas muchas veces. Esbozó una sonrisa al recordar aquello.

-Bueno, yo también me alegro de que estés aquí, no creo que pudiera pedir un mejor guardaespaldas - alabó al guerrero que sonrió abiertamente.

Continuaron hablando de su tiempo en la Tierra, profundizando en sus pasados, durante horas. El vino se acabó y ninguno hizo el menor ademán de salir de la habitación, enfrascados como estaban en la conversación. Brisa bebía de cada detalle que el brujo contaba acerca de su pasado casi con mayor fruición de la que había dado cuenta del vino. Por su parte Enredo disfrutaba enormemente de las anécdotas que le contaba el guerrero. Cualquiera podría haberse dado cuenta de que allí pasaba algo. Para Irdil, que había ido a preguntarle una duda a su maestro, era tan evidente como la luz del sol. No hizo ningún comentario al respecto pero se pensó si debía darle algún empujón a la situación. Debía valorar aquello.

_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.