Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Faro
por Bellota Ayer a las 09:12 pm

» Torreón Letargo
por Tak Ayer a las 06:05 pm

» El Macetero
por Giniroryu Ayer a las 03:25 pm

» Torreón Maciel
por chicoaeseg15 Ayer a las 10:19 am

» Feliz navidad
por Yber 21/10/17, 09:54 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35850 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Barrio de los Callejones sin Salida

Ir a la página : Precedente  1 ... 20 ... 36, 37, 38  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 37 de 38.]

1 Barrio de los Callejones sin Salida el 03/08/11, 12:53 am

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

En el lado más céntrico queda aún parte de este laberíntico montón de edificaciones sin orden aparente. Perderse es tan fácil como encontrarse alguna criatura hambrienta.


433 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 26/09/14, 12:31 am

Tak


GM
Al final, el propio Ayne decidió salir. Que los acompañase el cazador y que durante la noche no se hubiera acercado ninguna alimaña más al torreón habían ayudado a que tuviese una pizca de confianza en salir por la puerta. Sin embargo, le dijo a Eara que ella se quedase. Sabía que no podía garantizar la integridad de ambos allí afuera y lo mejor era que no se pusiera en peligro. Sin nada mejor que hacer, la aurva continuaría con las labores de limpieza pendientes.

El sinhadre bajó a la armería dubitativo, pero el peso de la mayoría de armas las hacía más inútiles que útiles, ya que la mejor opción solía ser huir. Cogió una daga, solo por lo que pudiera pasar, y se unió al grupo de expedición cuando abandonaron el refugio.

Estaba más que aburrido de dar vueltas cuando llegaron a los callejones donde habían conocido al insecto. Se alegraba de que, al menos, no se hubieran topado ningún peligro, pero ahora sí se encontraban en una zona probablemente frecuentada por aquel monstruo, y les convenía andar con pies de plomo.
Ninguna. Si tuviésemos magia como nos prometieron podríamos hacer un milagro, pero no es el caso ―respondió a Kirés con una media sonrisa y encogiéndose de hombros―. Por mí hagamos eso, seguir caminando por ahí. ―Señaló la calle en la que los habían perdido―. Dentro de unos límites seguros. No me gustaría nada no encontrar después el camino de vuelta.

Como no hubo oposición a la propuesta del enderth, continuaron caminando sin tomar desvíos ni entrar en calles pequeñas. Con el oído atento, también.

Sigue en la Cicatriz de Arax.

434 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 24/10/14, 09:33 pm

Daninokuni


Tras abandonar la Plaza de la Fuente, Ziack se encontró de repente caminando por unos callejones extraños que formaban una especie de laberinto.
Se adentró en ellos en una búsqueda desesperada de alimento, a sabiendo de que los callejones eran un lugar donde cualquier cosa podía esconderse con facilidad: Acechar entre las sombras, caer desde los tejados o las ventanas, o simplemente embestir por una calle demasiado estrecha para la evasión. Ziack era consciente de ello pero no podía sino seguir caminando por el lugar más cercano, a la espera de alimento o cualquier prenda o manto con el que cubrirse y evitar el insoportable frío que le estaba helando sus huesos.

Las energías iban mermando y cada paso que daba era una tortura. Intentó resistir con todas sus fuerzas, luchando con los deseos de caer al suelo, cerrar los ojos y decir adiós a la vida, pero haber podido beber agua en la fuente le había dado esperanzas de encontrar otro tipo de suministros.
La falta de energía hizo que su permanente vigilia se convirtiera en un juego de sombras, en el que los depredadores aparecían ante sus ojos incluso cuando no existían en realidad. Prueba de ello es que los depredadores que veía de reojo eran ejemplares de las criaturas más agresivas de Dryfus.

Finalmente, Ziack logró salir de ese horrible callejón. La amplitud del nuevo terreno le hizo sobrecogerse. Ahora que los edificios no perturbaban su visión, podía ver cuánto camino le quedaba por recorrer hasta la siguiente esquina, hacia la siguiente posibilidad de encontrar algo bueno. La energía se estaba agotando, no tardaría en caer de una vez por todas, después de luchar contra la muerte tanto tiempo.
Armado con sus últimas fuerzas, el enderth logró dar unos pocos pasos más...

Sigue en la Cicatriz de Arax

435 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 30/10/14, 02:08 am

Merodeador


Seguir a la voz predicadora de alimentos al principio fue fácil para el humano y el pequeño repoblador que le hacía función de corona. Pero cuanto más se aproximaban más complicado se hacía seguirla. Con cada metro de separación que ponían entre la plaza y ellos, mayores dificultades encontraban para continuar en línea recta, y pronto su carrera se fue apaciguando hasta que finalmente se resignaron a andar, viendo sus pasos truncados por el paisaje urbano que les ofrecía Rocavarancolia. En su camino se interponían callejones sin salida, giros, edificios colocados sin ton ni son, paredes, montículos de ruinas y escombros de tamaños diversos, esquinas, y la extraña sensación de no estar solo. Las callejuelas que conformaban esta mole de piedra eran incoherentes y caóticas, creando en mitad de la ciudad un laberinto que nada tenía que envidiar al de David Bowie.

Caminaron desorientados con la única referencia de los cánticos pregoneros que recitaban cosas como: “Empanada de cola de escorpión.”, “Ratas confitadas.” o “Excrementos de ayer recién horneados.”. Este último no estaba dispuesto a probarlo el pequeño ser verde, pero no dijo nada porque tal vez a su acompañante si le gustaba aunque se dijo así mismo que le recomendaría no hacerlo si llegaba a darse el caso, a sus ojos lo excrementos solo cumplían una función: abono para las plantas.

El repoblador estaba considerando seriamente el comerse “las verduras en podredumbre” cuando la voz calló sumiéndoles en el silencio más absoluto. Entonces una sombra les sobrevoló y sobre sus cabezas divisaron una bañera voladora, aunque a los ojos del repoblador era un trozo de metal tallado y con patas de garra, en todo caso no vio al espantapájaros que volaba ni las velas de ropas mugrientas.

Casi por instinto y sin mediar palabra tomaron la dirección contraria al extraño medio de transporte, solo un giro en la siguiente esquina y se encontraron con la comida “prometida”. Pero al igual que Abraham al llegar a Canaán se encontraron con algo mucho mejor de lo esperado.

Allí en medio de una calle, apiladas cuidadosamente se encontraban varias cestas y su contenido no eran las guarrerías que habían escuchado antes, no, dentro había un surtido de los alimentos más diversos y coloridos. Pero el nativo del “macetero” solo tenía ojos para los vegetales: frutas, verduras, bayas, hierbas, hojas gruesas,… De la impresión se resbalo hasta el suelo y a pesar de que le dolió el golpe contra la piedra, se recompuso con una velocidad sobre-repobladora, se abalanzo sobre la comida sin esperar la reacción de su compañero de infortunio y sin saber que pronto serían más de dos.

Pero los que se aproximaban ¿serán amigos o enemigos?

436 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 01/11/14, 02:39 am

Jack


Como en la ocasión anterior, Kirés lideró al grupo y, igual que antes, llegaron a salvo a la zona de las cestas, precedidos por la chirriante voz del maldito espantapájaros. Esto sumaba puntos de confianza para su compañero, de lo cual se alegraba Tesón, pero este pensamiento quedó nublado cuando descubrieron que no eran los únicos que habían llegado allí. Un humano macho difícilmente reconocible desde aquella distancia.

Kirés se adelantó al grupo y se acercó al otro, a una distancia tan prudencial como suicida a ojos del roquense. No solo se acercó sino que dio un par de vueltas alrededor y, finalmente, declaró en voz alta que no eran los del otro grupo. ¿Entonces? ¿Ciudadanos? ¿Alguien que pudiera rob... Espera. ¿Eran? ¿Acaso había alguien más? Se tragó su cobardía y se acercó lo suficiente como para ver que, en efecto, había otra criatura viva... aunque era una muy extraña.

—¿Quiénes sois? ¿Y qué es... eso? —inquirió sin más, señalando a la criatura más pequeña.

437 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 01/11/14, 03:39 pm

Shiogen


La voz que prometía los "exóticos" manjares seguía sonando en aquel laberinto de callejones, pero desde hacia algún momento Emmit consideraba que contrario a guiarlos, lo que estaba haciendo era desorientarlos aun más.

En medio de la nada, la voz prometió intestinos recientes, con voz de asco Emmit manifestó en voz alta no querer comer nada de lo que le ofrecieran. En respuesta su compañero solamente le dio una palmadita en la cabeza.

Tratando de orientarse decidieron por alejarse de la voz, corriendo con la fortuna de dar con las cestas casi al instante.

Al contrario de lo que se ofrecía el contenido de las cestas era algo de envidiar, carne en conserva, verduras, frutas, vitaminas, plantas, hierbas, y un sin fin de alimentos desconocidos reposaban a la espera de que alguien hambriento los tomara.

Su compañero también estaba muy emocionado y antes de que Emmit se acercara a la comida, el repoblador se cayó de su posición, pero sin inmutarse corrió hacia la comida que los esperaba.

____________________________________________________________________

Estaban tan embelesado por la comida que no se percató que su compañero de nuevo estaba en su cabeza y le daba golpes tratando de mostrarle algo.

Cuando reacciono se encontró casi de frente con una criatura alada, que con cautela mantenía la distancia. su primer impulso fue huir, pero al notar que su compañero se mantenía firme en su posición decidió ser valiente.

La criatura era algo desconocido, pero ese color tan perfecto lo convertía en algo majestuoso, además la tranquilidad en sus ojos en ningún momento mostró signo de hostilidad, solo de una prudente precaución.

Tras el había un grupo de más criaturas, solo distinguió bien a otra de color rojo, estaba tan embelesado admirando al ser alado que lo tomo por sorpresa cuando este hablo.

—¿Quiénes sois? ¿Y qué es... eso? —Preguntó, refiriéndose al pequeño repoblador.

Antes de que Emmit pudiera responder, sintió como su compañero le tiraba del cabello, al parecer le molestaba ser tratado de eso.

-No somos enemigos, y por favor no te refieras a mi compañero como eso, al parecer lo ofende-

-Me llamo Emmit, soy un humano, ahora ¿me harías el favor de explicar donde estamos y que debemos de esperar de este extraño mundo?



Última edición por Shiogen el 02/11/14, 12:05 am, editado 1 vez

438 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 01/11/14, 06:52 pm

Merodeador

avatar
El pequeño repoblador se había lanzado hacia las cestas sin dudarlo, y en cuento llego a la  primera de ellas comenzó a comer. Comía con una tranquilad pasmosa teniendo en cuenta la situación, incluso se había tumbado sobre unas manzanas mientras engullía una a una las bayas que tenía a su lado. Tumbado boca arriba observaba el cielo, sin preocuparse de lo que les esperaba ni por lo que les rodeaba, “eso ya llegaría y ya improvisarían” le susurraba una parte de su mente. Nunca había sido ni muy precavido ni muy nervioso a pesar de ser un guerrero, las preocupaciones se las dejaba a los otros, a él le daban jaquecas y desde que había llegado a Rocavarancolia tenía la sensación de haber estado continuamente preocupado, y eso no podía ser sano en su opinión. Estaba perdido en sus ensoñaciones sobre verduras, frutas y demás flora escondida de Rocavarancolia cuando lo sintió.

Sus reflejos de guerrero lo pusieron alerta y de un salto se posó sobre la cabeza de su compañero, este no reaccionó ya que seguía embobado por la comida. “¡Por la diosa, no peso tan poco! ¡Reacciona que viene algo!” Y acompañado de ese pensamiento le dio unos golpecitos en la cabeza. Al fin alzo la cabeza y los vio.

El pequeño repoblador ya los había visto y a muchos los reconocía como los seres de la plaza pero no estaban todos, y eso le daba muy mala espina, tampoco ayudaba que una criatura alada completamente blanca se acercara a ellos aunque lo hiciese con precaución, era inquietante. Entonces hablo uno de ellos y lo que dijo no le gustó nada al repoblador:

-¿Quiénes sois? ¿Y qué es... eso?- Ignorando el dedo acusador que lo señalaba pensó “¿Eso? ¿¡Eso!? Nadie llama ESO a alguien que va conmigo. Este ser plumífero es más feo que un cardo (solo por el hecho de mezclar el verde de sus escamas con el rojo de sus plumas no se merece nada mejor) y le llama eso al de las hebras marrones, esta criatura no puede ser buena… Si tuviera mi lanza se estaría despidiendo de uno de los ojos.”

El grupo que lo acompañaba ya no tenía la menor importancia, su intensa mirada estaba fija en el Roquense y sin quererlo, de la rabia, estaba tirando de las hebras de la cabeza de su compañero. Pero antes de que pudiese seguir con un hilo de pensamientos, para nada agradables sobre lo que les hacía frente, su compañero habló:

-No somos enemigos, y por favor no te refieras a mi compañero como eso, al parecer lo ofende.- Hasta que no hizo el comentario, el nativo del macetero no se dio cuenta del daño que infligía a su compañero, soltó inmediatamente las hebras y se le descompuso un poco el gesto al comprender todo el sentido de lo que había dicho. “Oh. Así que hablaba de mí con el “eso”, bueno en este lugar de gigantes debo ser relativamente extraño aunque sigue sin ser amable, no me cae bien y sigue sin gustarme.” Sin perder de vista al ser que había hablado comenzó a observar detenidamente también a los del grupo, de soslayo, disimuladamente. “Hay un ave blanca, es hermosa pero blanca aunque también hay flores blancas, no es tan malo, pero podría ser peligrosa. La mayoría se parecen a mi compañero aunque con diferentes colores. Uno está moteado por toda la cara y hombros me recuerda mis tatuajes... Luego esta el más tonto que un cactus en mitad de un lago que es escamoso con tonos verdes y azules, eso es bueno pero también tiene plumas rojas lo que es malo… este ser es muy contradictorio, no me gusta. ¡También hay otro plumífero parecido a este último! este me gusta más… tonos marrón claro y grises oscuros, bonito, le falta verde pero bonito y no contradictorio.” Entonces su compañero continúo hablando por lo que presto atención y dejo su escrutinio para más tarde:

-Me llamo Emmit, soy un humano, ahora ¿me harías el favor de explicar dónde estamos y que debemos de esperar de este extraño mundo?- Observo al humano desde la cabeza de este con suma atención. “Así que a estos seres se les llama humanos… y le llaman Emmit, suena bien, Emmit es su nombre, igual que las plantas tienen nombres los humanos parece ser que también tienen… pero a mí no me llaman, no me llamo nada, solo soy un repoblador, no tengo algo por lo que me llamen, yo no tengo nombre. ¿Necesito un nombre? No, nunca lo he necesitado pero quiero tenerlo, quiero un nombre.” Continúo reflexionando sobre las palabras dichas por Emmit y se dio cuenta de lo ingenuo que parecía en ese momento su compañero. “Lo único que podemos esperar de este mundo son pocas plantas y muchas sorpresas desagradables. Lo que esperan de nosotros, eso es lo que deberíamos preguntar…” pensó con desgana. Volvió a clavar sus ojos en el grupo a la espera de su respuesta.

439 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 02/11/14, 09:42 pm

NH

avatar
El camino fue corto y aburrido, pero Twixy's imaginó que era preferible que fuese aburrido a tener algún encontronazo desagradable. La voz dela bañera seguía gritando cosas desagradables, y la frivy empezó a temerse que les hubiesen cambiado el menú, que la comida rary pero comestible fuese nada más que un regalo de bienvenida, o algo por el estilo, sin embargo no pronunció sus miedos en voz alta.

La bañera aterrizó, y el grupo se detuvo en seco en la boca de una callejuela. Twixy's se aproximó unos pasos para ver mejor, justo cuando Kirés volvió para decirles que había dos nuevos asaltando la comida, y que no pertenecían al grupo perdido. Tesón pidió nombres, con sus habituales malas maneras. Lo último que necesitaban era ganarse una enemistad, por lo que Twixy's llegó al extremo de tocar al roquense, poniéndole una mano en el hombro, para apartarlo y tomar ella la iniciativa.

Se puso al frente del grupo, apartando el escudo para que pudiesen verla mejor, en actitud de bienvenida, y les dedicó una de sus mejores sonrisas.

-Hiperteneis que perdonar a mi compañero, superes un borde de la total. Soy Twixy's, totaldiseñadora de Frivowaldany, un buenorry's me prometió cosas en un mundo mágico que te rompes, pero todos hiperacabamos en este antro. ¿Megaestais solos? Nosotros supersomos un grupo bastante grande, vivimos por aquí cerca, y esa- señaló la bañera.- Super es nuestra comida. Pero megapodemos compartirla.

Había hecho énfasis en que eran un grupo grande. El grupo significaba protección y poder, y dos individuos solos serían mucho más manejables si se veían abandonados o desvalidos. Si estaban solos podían acogerles, tal vez tuvieran información interesante. Por el momento tenía curiosidad por el bichito de colores...

440 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 03/11/14, 12:33 am

Merodeador

avatar
El repoblador siempre había pensado sobre mismo como un ser de inteligencia media, pero en estos momentos se sentía lo suficientemente estúpido como para plantar una flor de loto en mitad de un desierto. Sin palabras, así se había quedado tras escuchar el discurso de la Frivy. Incluso su disgusto con el roquense había desaparecido. En su cabeza ya solo cabían el asombro y la confusión. Observo detenidamente a la Frivy, su piel oscura con un toque rojizo, sus ojos naranjas, su pelo, su altura, sus formas,…se parecía mucho a Emmit pero al mismo tiempo no se parecía en nada. Lo que realmente les diferenciaban era la forma de hablar y un algo más que el pequeño bicho no sabría explicar. El repoblador no había sido capaz de entender ni una sola parte de la frase de manera coherente, una letra por allí una silaba por allá, algunas palabras sueltas pero poco más, en su cabeza estudiaba las palabras en todos los sentidos: de arriba abajo, de izquierda a derecha, nada, no lo entendía y punto.  Y lo poco que había captado sonaba amenazador: “Total… algo de romper… algo sobre un objeto llamado antro que suena como malo y el <<estáis solos, nosotros grupo grande, vivimos aquí y nuestra comida. >>”

El repoblador quería sugerirle a Emmit que se marchasen con cautela, despacio, sin perderles de vista, caminando hacia atrás hasta doblar la esquina y entonces salir corriendo. Pero su orgullo de guerrero que aunque tenía bien poco lo tenía, le ordenó desechar la idea. Aun así tenía que preguntarle a Emmit si había entendido algo de todo ese enredo de palabras selváticas y para eso tendría que usar la voz, su aguda y humillante voz. Tampoco ayudaba que cuanto más observaba al grupo que le hacía frente más ganas tuviese de tocarlos, incluso al plumífero que le caía mal, puede que incluso fuese a quien más ganas tenía de tocar. Lo pensó detenidamente unos segundos, se dio cuenta que tardaría más en preguntar a Emmit que en preguntarlo el mismo, suspiro y sabía que se odiaría a si mismo después de hacerlo pero era la mejor opción:

-Primero ¿Alguien podría traducir qué hongos ha dicho? Segundo ¡sinceramente me importa un bledo quienes seáis pero necesito saber de una vegetariana vez si sois amigos o enemigos! Tercero ¿Quién en su sano juicio mezcla el color rojo fuego con el verde de las plantas?- Esta última parte la hizo señalando al roquense, hasta que se fijó en su propia mano y se dio cuenta de lo irónico de todo el asunto y continuo diciendo: -Que conste… que lo de mis tatuajes rojos fueron culpa de unas setas alucinógenas…

Había intentado sonar todo lo enfadado que se puede llegar a conseguir con una voz aguda, el resultado fue ridículo incluso para el mismo, en la última parte de su discurso ni siquiera fue capaz de esconder la vergüenza y mantener el tono de ira. Bajo el brazo señalador y se cubrió la cara con sus cuatro manos y contra sus palmas aunque perfectamente audible dijo:

-No voy a hablar nunca más.

441 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 03/11/14, 03:40 am

Shiogen


Una de los integrantes del otro grupo se adelante y antes de que su compañero pudiera contestar a las preguntas del humano, empezó a hablar sin parar, varias de las palabras que usaba eran compuestas por un prefijo de cantidad y la palabra normal que Emmit ya conocía.

Obviando la jerga usada por la exótica mujer, todo se resumía a que ellos conformaban un grupo, no querían hacerles daño y un ofrecimiento de compañía. Al parecer pertenecer a un grupo brindaba seguridad en este extraño lugar.

Antes de que el dialogo continuara, una voz aguda interrumpió, exigiendo saber si el extraño grupo eran amigos o enemigos y resaltando a manera de regaño los colores de uno de los extraños, terminando con una explicación del tinte rojizo de sus propias extremidades y con una promesa de nunca más volver a hablar.

La sorpresa de Emmit fue grande, ya que pudo confirmar que su compañero si podía hablar y lo mejor de todo lo hacia de una forma en la que se imaginaba que hablaría un insecto.

-Creo que Twixy's dejo claro que podíamos llegar a ser parte del grupo, y si se refiere al lugar como antro, no es nada bueno- Respondió el humano a su compañero.

_Me alegra que puedas hablar, espero poder conocerte mejor cuando todo este embrollo se haya calmado- agrego el joven, mientras con una sonrisa se adelantaba y le ofrecía su mano en señal de cortesía a la amable mujer.

442 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 04/11/14, 12:47 am

Jack

avatar
El macho aparentemente humano respondió de una forma que no rebajó los humos al roquense. No se fiaba de ellos, sencillamente. ¿Quién les había acusado de enemigos? ¡Ellos se habían revelado como tales al negarlo! Con respecto al "compañero" diminuto... ¿a quién le importaba que le llamaran eso? Le seguiría tratando así hasta que supiera qué era.

Abrió el pico para responder con total sinceridad, pero Twixy's se le adelantó. Desde el principio de su retahíla hasta el final de esta miró el roquense a la hembra con los ojos entrecerrados, desvanecido ya su buen ánimo mañanero. Cómo se atrevía a calificarle de borde. Cómo se atrevía a pretender acoger a esos dos sin saber quiénes eran. Y cómo se atrevía a pretender compartir la comida que, sin duda alguna, habían ido a robar. <<¿Por qué no invitaste al escarabajo gigante a casa, Twixy's?>> pensó, pero no lo dijo en voz alta. No por no querer sino porque la criatura que acompañaba al humano habló por vez primera. Su vocecilla era peculiar, lo que suponía una bonita diferencia al compararla con el resto de voces, pero era tan estridente que ojalá se hubiera quedado callado. Ojalá se callaran todos, realmente, y dejaran de decir estupideces, como quejarse de su combinación de colores.

—¡Nací así, criatura estridente sin deseo! ¡Lo de las setas es la excusa más pobre que la Voz ha oído nunca, hereje! —graznó en respuesta. No había visto nunca una criatura semejante en Roca Sagrada, así que era de esperar que fuera tan o más hereje que sus compañeros—. Twixy's ya os ha ofrecido techo y comida, así que si eso nos hace enemigos, es que estáis locos —no estaba de acuerdo con acogerles, pero intuía que se quedaría solo si se ponía en contra de las palabras de la hembra, así que... ¿Pero qué? ¡¿Pero por qué, por la Voz, le interrumpía Kirés ahora?!


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

443 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 04/11/14, 12:57 am

Poblo

avatar
A diferencia de la otra vez, en esta encontrar las cestas con comida no resultó tan difícil. Por muy enrevesado que fuera aquel lugar ya habían estado allí antes, y eso sumado a que podían oír al espantapájaros permitió llegar sin incidentes. Sin embargo no tardaron en ver que no eran los únicos allí. La sospecha de que podría ser alguien del grupo perdido llevó al enderth a acercarse con cuidado, para luego negar con la cabeza y decir en voz alta que no era así.

Uno de ellos encajaba con la descripción que tenía de los humanos, pero había otro ser vivo que no era capaz de identificar, y que el primero llevaba en la cabeza. “¿Un parásito tal vez?” No, no lo era. Aquello quedó confirmado en cuanto empezó a moverse y a hablar, y respecto a eso último la cosa empezó bastante mal.  Decir tan solo una o dos cosas ya había molestado a los desconocidos, y aunque las palabras de la frivy le parecieron correctas (Aunque la propia ave las hubiera tomado más como una combinación entre amenaza e invitación que por lo que era en realidad) estas acabaron molestando a Tesón. El resultado final era que se estaba iniciando una discusión que podría acabar muy mal de seguir.

Aquello puso nervioso a Kirés, que miró a un lado y al otro de forma frenética mientras pensaba qué hacer, y al final solo se le ocurrió una cosa: Llenó sus pulmones de aire y, sin  previo aviso, soltó un graznido no muy alto, pero increíblemente agudo y chirriante que taladró los oídos de todos los presentes, enderth incluido.

– ¡Ya basta! – Fue lo que dijo después mientras se llevaba las garras a los oídos.  – ¡Estamos metidos en una ciudad llena de cosas que pueden matarnos! No necesitamos también hacerlo entre nosotros. Esto se resume en que hemos venido a por las cestas, ellos pueden ayudarnos y venirse con nosotros o limitarse a coger las que sobren.  Es así de simple. ¿Y bien?– Iba a terminar ahí y esperar respuesta, pero decidió añadir algo más.

Y por favor: Nunca, nunca más volváis a ponerme tan nervioso como para hacerme graznar. ¡Suena horrible! Encima luego me dolerán los oídos y la garganta. – “Y además es vergonzoso”

444 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 04/11/14, 01:03 am

Jack

avatar
El ruido que hizo Kirés no podía ser natural. El roquense dio un saltito en el sitio de la impresión y lo miró alucinando.

—¡Por la Voz... —empezó a voz en grito, aún sobrecogido, pero recapituló y bajó la voz a casi un murmullo— ¿cómo pretendes no hacer ruido con semejante graznido? Coincido; cojamos las malditas cestas y volvamos —y luego miró a los otros dos—. Que los nuevos se ganen el pan. Humano Emmit, coge una cesta al menos. Y tu compañero sin deseo... No sé para qué sirve, así que ni idea.

Y, dicho eso, agarró una cesta y pasó otra a Lemus. Entre tanto, estaba pensando en obligar al humano Emmit a coger una cesta o dos, para que se "ganase" su derecho a ir con ellos y compartir la comida. Por otro lado, sin embargo, si les atacaban, ¿qué sería mejor? ¿Que sobrevivieran los compañeros originarios o los nuevos, con los que aún no había tenido conflicto alguno y, por tanto, tendría más posibilidades de cumplir su misión? No tenía ni idea. Prefirió dejarlo al azar y que volvieran al torreón los que pudieran.

—Ah, a mí podéis llamarme Tesón —añadió al darse cuenta de que se había olvidado de sus modales—. Volvamos antes de que aparezca el insecto gigante del otro día.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...

Compis de Sinceridad:
De momento, estos son los deseos/nombres que Sinceridad coloca a sus compis:
Sox= Chamán
Nadzieja = Silencio
Mónica = SinGritos
Tay = Directo
Eorlir = Mapa
Ina = Tímida
Eriel = Fanático 1
Barael = Fanático 2
Dafne = Cría
Lorenzo = Enrevesado
Sakrilt = Sakosa
Siete = Dudoso
Rádar = Callado/Carabés
Fahran = Madura

Warning: estos nombres están sujetos a cambios según el parecer de Sinceridad.

445 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 04/11/14, 01:25 am

NH

avatar
Lemus le estaba explicando qué significaba el gesto del humano, cuando Tesón intervino demostrando de nuevo sus maravillosas cualidades sociales. Twixy's quiro enterrar la cara en las manos y fingir que el mundo exterior no existía, pero por desgracia no podía, y tendría que poner paz o volver a enfrentarse a un mal rollo innecesario. El pajarraco menos feo del torreón fue el que puso orden, y ganó un par de puntos a ojos de la frivy, que se tomó la libertad de remendar la situación una vez estuvieron todos de acuerdo. Cogió una cesta ella misma y se puso a la altura del humano y su mini-compañero, dejando que los pajarracos abriesen la marcha.

-Lo superdicho, un borde que te rompes- le dijo al humano dedicándole una sonrisa cómplice, no muy alto para que solo ellos dos pudiesen oírla- Tu amiguito megaes como que cuqui'zz de la total, no supercreo que no deba hablar nunca mas. ¿Hipertienes nombre, bichito cuqui'zz? No te megaenfades conmigo, ninguno aquí es un enemigo de la total, ni siquiera ese pajarraco rary y feuchy's...

Les hizo un par de preguntas no muy personales, como confirmar que el chico era de la Tierra y preguntar de dónde venía el bichito. Lemus se unió a la conversación haciendo preguntas más concretas sobre la Tierra, como el país del que venía. El camino de vuelta se les hizo tranquilo, sin más que contar a sus compañeros que dos nuevas y exóticas adquisiciones.

Sigue en Torreón Maciel.

446 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 04/11/14, 04:26 am

Shiogen


Las cosas no habían ido tan mal, ser calmado siempre tenía buenos resultados, por lo menos cuando los demás entendieran tu idioma.

La criatura de color rojo fue algo grosera y demostró su mal carácter desde el principio, percibía que no le terminaba de agradar su compañero insectoide, por el momento la más agradable era Twixy's, seguido de la criatura de plumaje blanco. Solo el tiempo decidiría como seria la relación con aquel extraño grupo.

Una cosa le quedaba clara y era que el mundo que los acogía no era amigable, los peligros parecían estar a la orden del día y si quería sobrevivir debería de conservar su puesto en ese nuevo grupo; por lo menos no se sentía solo, su pequeño compañero lo acompañaba, le gustaba mucho ese entendimiento silencioso que compartían.

Ayudo con la cesta que le ofrecía la mujer y siguió a su nuevo grupo al lugar donde al parecer se refugiaban.

Sigue en: Torreon Maciel

447 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 04/11/14, 08:35 pm

Merodeador

avatar
El pequeño repoblador estaba sintiendo demasiadas cosas al mismo tiempo en su interior como para poner en orden sus ideas.

Se sentía sumamente avergonzado no solo por su voz sino por lo que había dicho, estaba claro que aquella criatura que hablaba tan raro y que le había desconcertado era lo más amistoso del grupo, también había sido estúpida la acusación de los colores pero nunca lo admitiría, incluso la Diosa naturaleza que cuidaba de todos los seres no podía considerar aquella criatura de carácter tan <<pinchoso>> como algo bueno… Aun así la vergüenza era tan grande que su ser le gritaba arder vivo y dejar que el viento arrastrase sus cenizas hasta desaparecer. También la confusión estaba presente, eran demasiadas cosas al mismo tiempo en las que pensar. Tampoco tenía muy claro como interactuar con los otros correctamente, lo que le producía una punzada de malestar. Aunque no todo era malo, también estaba embargado por una hasta el momento desconocida alegría que estaba acompañada por un ligero alivio, la criatura blanca alada se presentaba ante el repoblador como un ser maravilloso, no solo era porque parecía el que tenía mejor ancladas las raíces sobre la tierra, era claramente el más cuerdo del grupo según el repoblador, pero sobretodo había sido ese chirriante y agudo graznido que le había dado dolor de oídos que para él había sonado como música celestial enviada por la mismísima Diosa, ya no importaba que su plumaje fuese de uno de los colores que más detestaba, lo que importaba es que no era el único que podía producir sonidos tan agudos y se preguntaba si él también se avergonzaba por ello, la intervención del Enderth le había elevado el ánimo lo suficiente como para apartarse las patas de la cara. Por otro lado, estaba su enfado hacia Tesón, y por su mente pasaban florecillas de pensamiento sobre él: “Ese plumífero no tiene derecho a llamarme hereje, no, para nada, claro que creo en la Diosa, soy su fiel seguidor, es parte esencial de mi vida creer en ella, de verdad que es más estúpido que un alga marina que decide emigrar a la montaña, ¿Y desde cuando una Voz escucha? Vaya con la alguita de montaña… él sí que es una criatura estridente sin deseo ¿y a que rábanos se refiere con sin deseo? Claro que tengo deseos, quiero ver plantas, arboles,… quiero poder comer en paz sin que me moleste su careto, quiero descansar, quiero seguir vivo, quiero estar con gente BUENA, quiero ser de ayud…” El hilo de pensamiento se cortó porque sobre todas las intensas emociones que sentía, una predominaba sobre el resto, el repoblador se sentía impotente, inútil. No podía hacer nada para ayudar, no podía cargar con las cestas, ni dar información importante, tampoco podía proteger a nadie sin sus armas, ni preparar venenos sin plantas, no podía hacer nada más que estar sobre la cabeza de Emmit y estorbar al grupo. Esto era nuevo para él, en sus bosques, en el macetero, la gente se cuidaba la una a la otra, vivían en comunidades, todo el mundo servía para algo y aunque no fueses imprescindible nadie era un estorbo. Ahora el pequeño repoblador se daba cuenta que para este grupo, para esta comunidad, él era una carga. Tal y como dijo Tesón, él tampoco sabía para que servía.

Con todo esto en su cabeza apenas escuchaba lo que decía la extravagante Twixy’s, pero sabía que le hacía preguntas pero no tenía animo para contestarlas por lo que permaneció callado durante todo el trayecto, observando como Emmit se integraba en el grupo sin dejarle atrás, se preguntaba si Emmit no estaría mejor sin él pero su egoísmo le impedía separarse.

El repoblador sentía que si quería destruir la maleza imaginaria que le separaba del resto tendría que poner de su parte para conseguirlo. Por lo que se juró a sí mismo: “Esto va a cambiar. No seré un estorbo. Y lo primero que haré al llegar será hablar, les responderé a todas sus preguntas, les contare todo lo que quieran saber,… No seré un estorbo. Puedo ayudar. Tengo que ayudar. Debo de ayudar. Sobreviviremos. Sobrevivirán todos incluso si para ello yo no lo hago, excepto la alguita de montaña ese puede hacer compañía a los gusanos.”

Sigue en:Torreón Maciel

448 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 19/01/16, 09:18 pm

Dal

avatar
Varsai había salido a correr, algo que desde la luna tenía como una necesidad. Según los libros que había leído hacer ejercicio era algo bueno para ella, fortalecería sus músculos y su resistencia.

Había aprendido a cambiar de forma días atrás, pero aún le costaba unos buenos minutos de concentración salvo que hubiese algún tipo de disparador. Todavía no se acostumbraba a ser un leopardo ni a sus sentidos felinos y desde luego no era capaz de realizar una transformación parcial. Había intentado cambiar a medias, pero no conseguía parar la transformación una vez se había iniciado, tampoco estaba preocupada por ello, tarde o temprano lo conseguiría.

Llevaba unos pesos en las extremidades y su libreta con el lápiz en el interior de la camiseta ya que pensaba pasar por Serpentaria a la vuelta. A lo primero de su transformación a lo que se había acostumbrado era a no sentir el frío, al menos no al frío de la ciudad que siempre tenía temperaturas suaves.

Estaba dando vueltas por el barrio cuando vio una silueta conocida. <<¿Esa no es Twix?>>. Se acercó a la carrera y comprobó que sí era ella, llamó su atención son un silbido y se acercó a ella con una sonrisa.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

449 Re: Barrio de los Callejones sin Salida el 19/01/16, 10:05 pm

NH

avatar
Twix se deleitaba de volver a tener una vida atareada. Se ejercitaba por las mañanas, estudiaba por las tarde y socializaba con el mayor número de personas que podía. Uno de sus últimos hallazgos, que le había costado algunas noches en vela dominar, había sido la alquimia, concretamente los tintes alquímicos. Con ellos había dado una excusa a su constante cambio de color de pelo para aquellos que no supiesen de su transformación, y le había permitido teñirse los ojos de azul aguamarina. Como premio y descanso, había decidido dejar aparcados susestudios unos días y centrarse en la decoración de su nuevo cuarto.

Ahora tenía más herramientas y más medios para personalizar tanto su vestimenta como su espacio, y con más de un diseño en la mente y una carretilla flotante había salido a la caza de muebles viejos y objetos abandonados que pudiera aprovechar, ya que aún no tenía dinero propio que gastarse << Todo a su tiempo.>> Se había cortado el pelo por encima de los hombros para que no le estorbase, y llevaba ropa cómoda que no le importase mancharse, ya que estaba mentalizada para escarbar entre la basura... o hacer levitar la basura para buscar en ella. El silbido le hizo dar un respingo.

-¿Eh? Oh, Varsai, holis. ¿Como superestas? - saludó, devolviéndole la sonrisa.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 37 de 38.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 20 ... 36, 37, 38  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.