Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» El Cuchitril
por Yber Ayer a las 06:28 pm

» Torreón Sendar
por Lathspell Ayer a las 05:38 pm

» Pozos
por Lupin 16/01/20, 11:09 pm

» Libo
por Evanna 12/01/20, 09:24 pm

» La Boutique de dama Isis
por Nihil 10/01/20, 12:52 am

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 113 durante el 20/11/19, 02:41 am
Estadísticas
Tenemos 184 miembros registrados
El último usuario registrado es aceice

Nuestros miembros han publicado un total de 40961 mensajes en 773 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Otros Mundos » Mundos vinculados » Ordesta

Ordesta

Ir a la página : Precedente  1, 2

Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 2.]

1Ordesta - Página 2 Empty Ordesta el 23/07/13, 04:49 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Ordesta

Portal situado sobre pleno oceáno, a medio camino entre los Alrededores y Cardantea.


13Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 27/10/15, 08:04 pm

Naeryan


Dama Aroma alzó las manos. No necesitaba armas, solamente tiempo. La Picadura de Morfeo se iría expandiendo lentamente por el salón hasta que lo colapsara.
—¿Por qué no tú? —inquirió—. Vengo a por gente especial, sea quien sea. La llevo a un lugar donde se aprovechan sus capacidades, donde sacan a la luz su potencial. A cambio solo tienen que entregar los días vacíos de su futuro aquí.

>>Nunca has oído hablar de Rocavarancolia, pero supera todo lo que puedas imaginar. Me permite existir, porque soy imposible, y también me ha permitido entrar aquí sin que los guardias de tu señor se enteren.

14Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 27/10/15, 08:40 pm

Evanna


Sus ojos lavanda emitieron una chispa de interés. ¿Especial? ¿Se debía aquello a su mutación? Había escuchado que era un mono del queso extraño, pero no especial. Pam bajo lentamente el cuchillo, intrigada por aquellas palabras que despertaban un nuevo mundo para ella. Un lugar lejano, un sitio donde sus capacidades podrían mostrarse sin encadenamientos y todo eso a cambio de salir una existencia monótona. Aquello era un pequeño precio a pagar si a cambio podía vivir de verdad.

-¿Quien eres tu?- la pregunta salio de sus labios. Clara. Dudosa. Tardía, pero importante. Porque era el nombre del ser que estaba dándole ciertas esperanzas de ver sus deseos cumplidos- ¿Seré libre de verdad? -una sencilla pregunta con mucho significado para ella.

Porque Pam llevaba años hambrienta de algo mas que una vida de esclavitud. Tenia sueños donde era libre, nadie le daba ordenes, podía vestir ropa bonita si quería, podía ir donde quisiera, cuando quisiera, sus palabras tenían poder, la suerte le sonreía.

La niña soñaba, porque era lo único en lo que era realmente libre.

Con cuidado guardo su cuchillo en su delantal, la picadura de morfeo haciendo perfectamente su trabajo en doblegar sus defensas, en atontarla. No le tenia miedo y la desconfianza lentamente iba a pasando a admiración, con ansias y deseos de que esas palabras fuesen verdad y no un engaño. Pam no solía creer en nadie, porque nadie le había dado motivos para hacerlo, pero por una vez de verdad quería hacerlo. Quería irse lejos.

Esa persona era extraña, sus ropas, sus ojos vendados, su altura, su pelo. Todo eso era tan extraño que Pam no era capaz de contradecirle. Era un ser imposible. Una mutación mas allá de cualquier conocimiento.

-Quiero ir -respondió Pam sin pensarlo, segura, sin titubeos. Tan mareada que la imagen de la persona empezaba a tornarse borrosa. Muchos monos del queso estarían feliz de estar en su lugar, pero para Pam aquello no era vida, tan solo una mala tirada de los dados- Cualquier vida es mejor que vivir como esclava  -añadió sintiendo que sus fuerzas empezaban a abandonarla. Si era un error, no le importaba.

La suerte había escuchado sus plegarias de una forma que nunca hubiera esperado y no iba a darle la espalda.

15Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 27/10/15, 11:03 pm

Naeryan


—Dama Aroma, mi niña —ante su pregunta los ojos de la bruja se volvieron impávidos bajo la venda—. Tendrás toda la libertad por la que estés dispuesta a luchar.

No había habido dados trucados, promesas de aventuras o de doblegar a la Suerte. Había bastado con "te sacaré de aquí", y a día de hoy dama Aroma aún no sabía si aquellos cosechados eran los que le producían más orgullo o más pena.

—Soy bruja de los olores, ¿sabes? Ah  —añadió como si se le hubiera olvidado algo importante—. ¿Podrías inspirar y decirme a qué huele, por favor?

Al despertar el olor a Picadura de Morfeo todavía anidaría en el olfato de Pam.

16Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 05/11/15, 05:17 pm

Yber


GM
Salto de Saria Omen (mediados de sexta cosecha - Salida de la Luna Roja)

Tras descubrir el secreto de Nana Fina, Saria Omen apenas pasaba tiempo en casa. Seguía dispuesta a trabajar por ella (y lo hacía, le llevaba materiales ordeses a menudo para que trabajara), pero se tomaba mucho tiempo para sí misma. Había decidido que no le importaban las arañas siempre que los intereses de la falsa maga no contradijeran los de la mala sombra. Y de momento, lo único que le interesaba a Saria Omen era adquirir poder.

Había pasado la mayor parte del tiempo en Ordesta, dónde estaba adquiriendo la autonomía que no había tenido nunca. La mala sombra le había echado el ojo a una casa solitaria en plena montaña y había hecho de ella su hogar, garantizando a sus antiguos dueños una muerte piadosa. Los días los gastaba entrenando magia en su nuevo hogar, recogiendo o robando materias primas o en la biblioteca de Rocavarancolia. Las noches ordesas, Lara se divertía: acudía a las fiestas nocturnas de los pueblos más cercanos para hacerse rica. La ordesa se iba siempre con las manos llenas a su cabaña; de excelente buen humor tras estafar a estafadores y robar a ladrones. Ser mala sombra empezaba a tener sentido, Lara percibía que había mucho más en su nuevo ser que la maldición con la que lo había definido hasta ahora.

La diversión nocturna, sin embargo, no solo se daba mediante juegos de mesa y apuestas, los mejores días, los más brillantes, Saria Omen asistía en directo a escenas de acoso, palizas y otros males endémicos derivados de la tendencia ludopática ordesa. Sus paisanos solían tener problemas para aceptar las pérdidas o negocios turbios para evitar perder y la mala sombra cortaba todo de raíz. Matones, acosadores, violadores y embaucadores no vivían para repetir sus delitos. Sus cuerpos desaparecían de la faz de Ordesta.

Curiosamente, con el tiempo, alrededor de la cabaña aparecían móviles de huesos colgados de los árboles.

Pasaron los días y los viajes de Saria Omen a Rocavarancolia fueron a menos, se alejó de Fina sin decir nada y aprovechó la diferencia de poder que había entre ella y el resto de su pueblo para crecer. La ordesa robó un par de monos del queso vírgenes y especialmente obedientes con los que empezó a entrenar esgrima, artes marciales y puntería. Los había obnubilado con la muestra de un par de hechizos simples y las pobres criaturas vivían felices en un rincón de la casa, contentas de servir a una poderosa maga de verdad. La ordesa ya dominaba su habilidad para causar mal de ojo en circunstancias normales y quería optimizar su capacidad para usarlo a su favor en plena refriega.

Lara no decidió volver a Rocavarancolia hasta que no necesitó cambiar todos los puntos que había logrado de nuevo con sus engaños. O tal vez fuera solo una excusa para encontrarse de nuevo con la Luna Roja, cuya salida tenía cronometrada. Fuera como fuera, la mala sombra sobrevoló el mar hasta el portal y lo cruzó.

Sigue en las Calles.

17Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 23/08/16, 12:30 pm

Yber


GM
La muerte de Nana Fina, a la larga, fue un alivio. Saria Omen volvía a Ordesta más o menos una vez a la semana, pero lo hacía contenta y por interés y no había ningún miedo paranoide obligándola. No había arañas invisibles, ni altos porcentajes de catástrofe. Nada que la ordesa no pudiera controlar. Al contrario. Cada día que pasaba en su mundo natal, a Lara le obedecían los dados, las cartas, las monedas... Incluso las herramientas amañadas perdían el truco ante su visión. Y los dueños de estas, más tarde, las manos y la vida.

Cada semana, nuevos móviles de huesos rodeaban la cabaña de Saria. Su pequeño rincón en las montañas se volvía un pelín más acogedor, tras saber que en él yacía un desafortunado más. La mala sombra sabía de sobra que estaba abusando de un poder al que los ordeses comunes no podían enfrentarse y que cada victoria en Ordesta no significaba nada. Matar a un puñado de ordeses desgraciados era fácil. Nada que ver con lo que ella quería en su futuro.

Tres meses más tarde, adquirió un par de monos del queso y los llevó a su casa. Había empezado a estudiar los principios básicos de varias maldiciones en Rocavarancolia y cada vez tenía menos tiempo para ocuparse de la casa. La ordesa se sentó con ellos frente al fuego de la chimenea y, no solo les habló de Rocavarancolia, sino que les mostró lo que era capaz de hacer. Chivo y Doce fueron los monos del queso más trabajadores que jamás había conocido y el temor que le profesaban no tardó en volverse indistinguible de una adoración enfermiza que Saria disfrutaba.

Cada semana, la ordesa les enseñaba trucos nuevos y les traía regalos de la ciudad. A veces era comida de otros mundos, en otras ocasiones libros de aventuras o alguna baratija. Una vez, sin embargo, les dio una de las cosas que más agradecieron: un par de amuletos que les librarían para siempre de la suda de leche. Chivo y Doce se aburrían mucho en la casa del bosque y con aquellos colgantes hechizados, tenían un método más disponible para divertirse.

Una semana después de la cosecha, Saria Omen volvió a la cabaña cargada de velas aromáticas y un libro enorme. Las velas las había robado en Ordesta y el libro venía directamente de la biblioteca de Rocavarancolia. La ordesa se pasó todo un día moldeando los móviles de huesos que había colgado en las ramas de los árboles alrededor de la casa, abriéndoles un pequeño hueco para que sostuvieran una vela.

Una vez acabó, la mala sombra atrapó a un pájaro, le partió el cuello y derramó parte de su sangre en un vaso transparente de cristal. En ese mismo instante comenzó un ensalmo que se alargaría de forma indefinida. Mientras lo cantaba, encendió una de las velas y la hundió en el vaso. La mecha ardió bajo la sangre y del recipiente comenzó a emanar un humo espeso, de color rojo. Lara lo sujetó con ambas manos y caminó de espaldas alrededor de la casa, dibujando con su paseo un círculo perfecto. Los porcentajes y su instinto le ayudaban a mantener el dibujo lo más exacto posible sin que aquello acabara mal.

El humo, lejos de disolverse, permanecía anclado en el aire, trazando una circunferencia a la altura a la que Saria mantenía la vela, hasta que la ordesa acabó su camino y unió el primer extremo del humo con el último. En ese momento, Saria calló; el humo rojo se extendió hacia arriba, formando una columna alrededor de la casa y finalmente se expandió por el lugar en forma de una neblina carmesí. Saria hundió el dedo en la sangre, apagó la vela y luego lo sacó para llevárselo a la nariz y disfrutar del aroma dulzón que había dejado.

Saria Omen volvió al interior de la casa, desde la cual Doce y Chivo la habían estado observando, y obligó a sus sirvientes a olfatear también el olor de la vela. Los monos del queso no despegaron el pico en absoluto y olisquearon de buena gana. La mala sombra entonces, posó el vaso de cristal en la repisa de la chimenea, se sentó en una mecedora el doble de grande que ella y se dirigió a ellos.

Los monos del queso se sentaron en el suelo a escuchar.

Esto ayudará a que nadie que no queramos se interese demasiado por la casa, cielos míos —les explicó en un tono amable de más, parecido al que utilizaría un humano para hablar a sus perros—. La niebla roja desaparecerá esta noche, pero yo me quedaré aquí para asegurarme de que todo ha ido bien —les tranquilizó—. He repartido velas en los árboles de alrededor que mantendrán el rito activo siempre y cuando se repongan con frecuencia. Confío en que vosotros os aseguraréis de revisarlas a diario. He guardado recambios de sobra en el baúl, ¿vale?

Saria dedicó un buen rato a resolver algunas dudas de sus chiquillos respecto al rito protector y pasó el resto de la noche estudiando su compendio de rituales y maleficios. Doce y Chivo, por su parte, permanecieron fuera de la casa hasta bien entrada la mañana, sentados al fresco y dados de la mano. Contemplaban obnuvilados cómo las estrellas brillaban a través de la niebla roja mientras esta perdía densidad poco a poco.

Al día siguiente, la mala sombra volvería de vuelta a Rocavarancolia y no vería a sus monos hasta la próxima semana.

18Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 23/06/17, 02:37 am

Yber

Yber
GM
La noche se escurría en el horizonte y el cielo de Ordesta empezaba a clarear. Aún no asomaba el sol. Saria saltaba entre las copas de los árboles con una precisión que solo podía tener alguien con sus mismos ojos. Era una mancha negra con fulgores amarillos que no resbalaba, ni rompía rama alguna. Ni el bosque ni ella sufrían daños. Detrás de la mala sombra, un par de cadáveres flotaban sin gracia alguna; orrdeses, ambos degollados.

Saria aminoró el ritmo en cuanto vio el humo que nacía de la chimenea de su casa. Saltó al suelo, seguida de los cuerpos flotantes, y se desvió. De vez en cuando se cruzaba con móviles de huesos y los hacía sonar con la punta de los dedos. La ordesa se acercó hasta la base de uno de los árboles del perímetro; entre dos raices gordas, el resquicio de una vela amenazaba con consumirse.

¡Justo a tiempo! —canturreó.

Metió la mano en su marsupio y sacó una vela. Larga y fina, negra con detalles amarillos; una vela como Saria. La mala sombra encendió la mecha con la llama de la anterior y sustituyó la nueva por la vieja. Saria recogió la arruga de cera en la que se había convertido la primera y la apagó con un soplo.

-

Doce y Chivo esperaban a Saria en el porche, contemplando el cielo desde un par de butacas. Los monos del queso se habían entregado de lleno a la nueva vida. El sudar requesón había quedado lejos y los consentimientos de la rocavarancolesa se habían traducido en ropajes mejores que los que muchos ordeses jamás soñarían con tener. Eran felices en su pequeño retiro, con tanta baratija y tan poca orden. Se sentían libres.

La mala sombra atravesó el claro en un visto y no visto y ambos se incorporaron como resortes. Los muertos volantes aún la seguían.

—¿Necesitas algo? —preguntó Doce.
—¿Qué han hecho? —preguntó Chivo.
No, no —Saria les sonrió y ambos monos se sintieron halagados—. Estos indeseables han estafado a varias familias pobres, les convencían de que tendrían más oportunidades de ganar en su mesa; pero los dados estaban trucados.
—Qué ceros desgraciados.
De lo peorcito, sí —Saria le dio la razón y continuó—. Así que esperé a que cerraran las carpas y les pedí por favor que me dejaran probar suerte con una tirada, les dije que había pasado toda la noche trabajando y que quería volver a casa con algo de dinero. —La ordesa hizo una pausa dramática y se giró para contemplar a los muertos durante unos instantes—. Después de ganarles con sus propios dados, ¡truqué sus muertes!—la mala sombra se golpeó con el puño izquierdo la palma de su otra mano.

Chivo y Doce la contemplaron fascinados y acabaron dirigiendo su vista hacia los cadáveres, igual que ella. No había asco en sus rostros, sino trazos de orgullo y devoción por la señora a la que habían creído elegir libremente.

—¿Qué hacemos con ellos? —preguntó Doce.
—¿Los llevamos a la bañera? —preguntó Chivo.

Saria deshizo el conjuro de levitación de los estafadores y los dejó caer a plomo sobre el suelo, ambos cuerpos bocarriba.

Están muertos, no tienen prisa —los monos del queso rieron con prudencia la gracia de su señora — ¿Os apetece que veamos el amanecer desde el tejado?

Fervorosos, ambos asintieron.

Ante un público tan fiel, Saria se sentía como en casa.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

19Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 29/03/19, 01:53 pm

Birdo

Birdo
Cosecha de Qirra
oof
oofEl sol se había puesto hacía unas horas y los chavales ya empezaban a recogerse. Los chicos más jóvenes no solían quedarse despiertos mucho tiempo después de la cena, pero por muy joven que fuese Qirra, parecía que esa norma no estaba hecha para ella. Durante el día había visto unas nubecillas rosas de aspecto esponjoso flotando a unos centímetros sobre las olas en una playa cercana. Por desgracia, los otros dos chicos que iban con ella hicieron que se distrajese el tiempo suficiente como para que perdiese de vista a aquellos pequeños entes. La joven soltó una maldición. ─ ¡Los habéis espantado! Con lo bonitos que eran... ─ bufó Qirra, desanimada. Ahora no iba a poder quitárselos de la cabeza en todo el día. Riga parecía quitarle importancia al asunto, y Eqo no hacía más que disculparse, aunque no tuviese muy claro por qué lo hacía. Ninguno de los dos parecía creer lo que había visto su amiga, pero aun así tampoco la pusieron en tela de juicio.
oof
oofPasaron el resto del día como otro cualquiera, paseándose por los cielos en busca de un nuevo sujeto de estudios, aunque esta vez sin éxito. Le perdieron la pista al conejo con 4 cuernos y medio la semana pasada, y aún no habían encontrado nada que fuese lo suficientemente interesante como para saciar su hambre de rarezas. La chica se encontraba dispersa después del encuentro con aquellas bolitas de algodón rosado, por lo que al final decidió que sería una buena idea centrarse en buscar piedras. Al menos estas no podrían huir. Por desgracia, lo más interesante que encontraron fue un pedrusco esférico de unos 10 centímetros de diámetro, el cual Eqo y Riga cedieron a Qirra para que no se fuese a la cama con las manos vacías. La chica la inspeccionó con mirada crítica, pero ante la expectativa de no encontrar nada mejor con lo que trastear, decidió que merecía la pena guardarlo. La capitana de lo extraño no decidió que la jornada hubo terminado para ellos hasta que cayó la noche. No estaba satisfecha, solo había que prestar un poco de atención a su comportamiento para adivinar su estado de ánimo. Llevaba todo el día bufando desde el suceso de la espuma en la playa de esta mañana. No estaba dispuesta a que esos bichejos rositas se riesen de ella de esa manera.
oof
oofUna par de horas tras la cena, dispuesta a encontrar a aquellas cosas, se escabulló en un despiste de su tutor. No era la primera vez que hacía esto, y si era tan fácil es porque una vez que creía que todos dormían, Qarro cesaba la vigilancia casi completamente. Un vez creyó estar fuera de su campo de visión, Qirra extendió sus alas y se dirigió a la playa.
oof
oofA medida que se iba acercando, a lo lejos, comenzó a vislumbrar unas lucecitas rosadas manchando el horizonte que hacían contraste con el blanco de las estrellas que manchaban el cielo de Ordesta. Cuando llegó a la playa no podía creer lo que estaba viendo. Ante sus ojos, a unos metros de la orilla, una constelación de pequeños cúmulos de agua y espuma iluminados salían del mar para dirigirse lentamente hacia las alturas. En su interior albergaban unos pequeños insectos rosados bioluminiscentes que se encargaban de alumbrar todo aquel espectáculo. Estos pequeños seres iban danzando entre burbujas etéreas, subiendo y bajando en el cielo nocturno. Era como si las mismísimas estrellas hubiesen decidido bajar del cielo y bailar sobre las aguas rosadas del mar de Ordesta. Qirra, ensimismada bajo la luz rosada de sus amigas las estrellas bailarinas, decidió que lo mejor que podía hacer era sentarse cerca de la orilla y disfrutar del espectáculo que la naturaleza había preparado para ella. Podría haber avisado a sus amigos, pero estaba tan concentrada en aquel extraño baile que no reparó en ellos.


_________________________________________

upper secret oof
secret oof
*cries in scalie*
secret oof

20Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 29/03/19, 04:21 pm

Yber

Yber
GM
Giz apareció tras Qirra, flotando a media altura, envuelto en una burbuja de silencio para que ella no lo pudiera escuchar. El asreniano llevaba la gola abierta, la había encantado para que las escamas brillaran iridiscentes, y vestía únicamente con pantalones vaqueros y un poncho que había adquirido recientemente. En la tela había dibujadas varias ramas sobre un fondo verde y había un pajarillo naranja, pequeño y gordito que se movía como si estuviera vivo. A veces saltaba de una rama a otra, o se iba volando hacia el fondo hasta desaparecer para volver luego y reiniciarse.

Al goliat también le fascinaba lo que estaba viendo la parqia, Ordesta era así de particular, era un mundo caprichoso. Giz no solo lo pensaba, sino que lo sentía a través de la gola. La magia flotaba en el ambiente, acariciaba el mar y lo hacía volar sin gestos ni ensalmos, era energía pura arrastrada por el aire. Hoy hacía flotar las gambas, mañana podría hundir todo el Archipiélago. Por suerte para Qirra, si eso ocurría no se enteraría jamás.

Deshizo la burbuja.

Es bonito, ¿verdad? —alzó la voz.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

21Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 01/04/19, 02:24 pm

Birdo

Birdo
oofSí que lo es, sí. ─ dijo Qirra sin inmutarse. Era como si la presencia de su interlocutor no pesase nada al lado de las luces nocturnas sobre el mar. Le llevó unos segundos darse cuenta de lo improbable que era tener un encuentro en la playa a esas horas. Giró parsimoniosamente la cabeza hasta que divisó a una especie de persona rosada erguida sobre sus patas traseras que parecía no tener alas. Ladeó la cabeza. Reparó en que quizá la persona no era rosa, pero no podía descartar ninguna posibilidad viviendo donde vivía.
oof¿Qué haces aquí? ─ preguntó. Se dió cuenta de que ya sabía cuál era la respuesta, y antes de dejar que respondiese hizo una segunda pregunta ─ ¿Quién eres? ─.


_________________________________________

upper secret oof
secret oof
*cries in scalie*
secret oof

22Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 01/04/19, 03:48 pm

Yber

Yber
GM
Giz sonrió. Qirra estaba en lo cierto: no había nada rosa en él. Su piel era del color de la arena y su pelo azul.

Me llamo Giz, vengo de Rocavarancolia, otro mundo; lejos, muy lejos de tu Archipiélago. Te traigo una invitación.

Hizo un par de movimientos rápidos de mano y moldeó el agua flotante, alterando con su propia magia el ir y venir del alma ordesa. Creó una esfera del tamaño de un balón, grande comparada con la parqia, y la hizo levitar hasta ubicarla frente a su cara. Varias gambas se habían quedado dentro, nadaban ajenas a la escena que se había formado.

Giz descendió y se sentó al otro lado de la esfera, con las piernas cruzadas. Miraba a Qirra a través del agua, observando cómo su rostro dragontino se deformaba por la refracción. Igual que el suyo propio desde la perspectiva de la parqia.

Al contrario que el resto de parqios, tú tienes un don para moldear el mundo. Podrías convertirte en una leyenda y alcanzar un poder equiparable al del mayor de tus dioses. —Con otro hechizo hizo que el suelo se estirara como un chicle, varios hilos de arena se retorcieron hasta formar el tallo de una copa. Después atrajo piedras erosionadas y conchas de diferentes tamaños, las convirtió en un cáliz capaz de recoger dentro de sí mismo todo el globo de agua. Acto seguido endureció aquella creación espontánea, una copa que era un pedazo de playa, y provocó en la superficie de la esfera varios destellos irisados—. Puedes venir conmigo y aprender por ti misma o puedes quedarte aquí, pero en ese caso tú y yo JAMÁS volveremos a vernos.


»¿Qué decides?


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

23Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 02/04/19, 08:21 pm

Birdo

Birdo
oofLadeó la cabeza una segunda vez. ¿Especial decía? ¿Moldear el mundo? ¿Quién en su sano juicio se creería capaz de hacer eso? Sí, vale, este extraño señor había creado un cáliz de playa bastante bonito, pero eso no quitaba que no se creyese capaz de hacer nada del estilo por sí misma. Fuera como fuese, si pasaba por alto menudeces como estas, la propuesta que acababa de hacerle era bastante interesante.
oofEspera un momento. ─ soltó Qirra al pensar en Eqo y Riga. ─ Dices que soy única y que estoy invitada a Piedravarancolia para aprender a moldear el mundo y todo eso. ¿Significa eso que tengo que ir sola? Tengo a otros dos moldeadores de mundos algo más torpes que yo que con serían capaces alcanzarme si practicasen. ¿Nos los podemos llevar con nosotros? ─ dijo mientras ponía cara de lagartija degollada. Tenía una promesa que le vinculaba a los otros dos, y estaría traicionándolos si se fuese de aventuras sin ellos.


_________________________________________

upper secret oof
secret oof
*cries in scalie*
secret oof

24Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 02/04/19, 09:26 pm

Yber

Yber
GM
Giz contuvo una carcajada al escuchar a la parqia hablando de “Piedravarancolia”.

Lo siento. Tus dos amigos no tienen la esencia necesaria para venir con nosotros, pero podrás volver a por ellos en el futuro, si es lo que deseas.

No quería dormirla y llevársela a la fuerza, prefería que Qirra sintiese que había tomado una decisión que en realidad no le perteneció nunca. Aun así, Giz estaba impacientándose.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

25Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 03/04/19, 12:45 am

Birdo

Birdo
oof¿Esencia? Hmm… ─ soltó la chica pensativa. Estaba claro que no iba a dejar pasar esta oportunidad. Hacía tiempo que no encontraba nada interesante en los alrededores, y si iba a poder volver a por los otros, técnicamente no se estaría yendo de aventuras sin ellos, sino que solo se les estaría adelantando un poco. ─ Bueno, si pueden venir más adelante no creo que pase nada. ─ cedió. ─ ¿Podemos ir a avisarles cuando me vaya? Ahora están dormidos, y lo mejor sería esperar a mañana, pero no se qué harían sin mí si de repente desaparezco de un día para otro. ─ dijo con inocencia.
oofLa chica estaba realmente preocupada por su pequeña familia, pero la posibilidad de sorprenderles más adelante con aquellas peripecias imposibles le podía. En el fondo sabía que estaba incumpliendo su promesa, aunque estaba convencida de que sus amigos lo entenderían y podrían perdonarle.


_________________________________________

upper secret oof
secret oof
*cries in scalie*
secret oof

26Ordesta - Página 2 Empty Re: Ordesta el 03/04/19, 01:12 am

Yber

Yber
GM
Asintió.

Yo mismo podría hablar con ellos —le dijo. No era una mentira porque estaba usando condicional, claro que no les diría nada, pero poder, lo que es poder, podría hacerlo—. El viaje será largo y debemos partir ya, pero no te preocupes…

Giz conjuró sobre la parqia un potente hechizo de sueño.

Para ti será como un abrir y cerrar de ojos —pudo escuchar a la vez que se dormía—. Buena suerte, Qirra.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 2.]

Ir a la página : Precedente  1, 2

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.