Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» La resaca. (Tras el desfile de la bahía)
por Nihil Hoy a las 04:22 am

» Libo
por Nihil Hoy a las 03:31 am

» Sede de los Taumaturgos
por Giniroryu Ayer a las 04:57 pm

» Torreón Sendar
por PePo Ayer a las 12:45 pm

» El Cuchitril
por Tak Ayer a las 12:22 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 98 usuarios en línea en la fecha 13/08/19, 07:13 am
Estadísticas
Tenemos 183 miembros registrados
El último usuario registrado es Vidar

Nuestros miembros han publicado un total de 40269 mensajes en 758 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Otras Áreas » Calles

Calles

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 21, 22, 23 ... 32 ... 43  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 22 de 43.]

1Calles - Página 22 Empty Calles el 11/05/14, 11:24 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Avenidas, plazas, callejas... Todo aquel barrio de Rocavarancolia de nombre y localización indeterminados.


253Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 16/09/15, 08:12 pm

Leonart


???

Nacido de huesos rotos, polvo, ceniza y sangre, el ulterano salió a superficie de los escombros boqueando por aire fresco. La garganta se le secó al instante cuando inhaló la polvareda en el aire. Pero daba igual. Necesitaba el óxigeno desesperadamente. Su cuerpo se retorcia de dolor, pero su mente estaba fuera de si por la perdida de sangre. Se sentia debil, muy debil. A los hombros parecian que le habian colgado kilos a ambos lados y apenas podia incorprorarse. Jadeaba, más polvo entrandole.

¿Habia sobrevivido? Se preguntó.

La respuesta corta era si. La larga era que, a los segundos su primer pensamiento seria no y de ahí en adelante esa seria la verdad: Roaxen Tenvrai habia muerto entre los escombros.

Abrió su único ojo, que tambien se secó rápidamente. Se fijó que apenas podia percibir su ambiente: la bestia habia destrozado sus gafas con su cara y estaba seguro que habia más cosas rotas.

Las gotas de sangre pendian a un lado de la cabeza y la cara, la mitad inmaculada, la otra mitad parecia que habia tenido una sesión ardiente con una trituradora. Casi en una parodia de un parto real, el nuevo ulterano estuvo apunto de llorar, por dolor, por cansancio, por confusion.
Se encontraba enterrado de cadera para abajo en escombros y juraria que se habia torcido un hombro y quebrado unas costillas con la caida, así como menores cortes y contusiones. No sentia la pierna izquierda. Ni dolor ni control. No habia sensación alguna. Maldijo.

Lentamente, empezó a intentar retorcerse en vano, pues le fallaban las fuerzas y apenas se mantenia consciente por un hilo de terquedad de simplemente negarse a reconocer la derrota.
Su sable, aunque la vaina habia desaparecido, se mantenia sujeto por el cinto. Con su, ahora única mano, alcanzó el mango y lo extrajo lentamente. Con debilidad, lo clavó entre los escombros y con aun más esfuerzo logró sacarse hasta las rodillas de estos. Sudando, sangrando y muriendose, el neonato se tomó un descanso contra el pedrusco más cercano. Sus oidos, aun algo conmocionados, captaron una voz familiar.

-Sekkeh...-susurró en mitad de un jadeo, un fragmento de esperanza asomandose a su quebrado espíritu. Su corazón dió un vuelco amargo cuando recordó cuales eran las intenciones reales de aquellos con los que habia convivido. Desangrandose y cansado, el neonato no tenia las fuerzas para luchar ya más. Si iba a acabar con el, despues de todo, que así fuera. No estaba más que harto de aquello.

A medida que la humareda se despejaba, se escuchó un pequeño susurro. Piedrecitas, polvo fino y otros pequeños escombros apartandose. Otra cosa habia sobrevivido a la caida. Si acaso, aquella caida habia sido especialmente inepta a la hora de realizar el trabajo, pues solo habia matado a uno de los tres seres que estaban dentro cuando se desprendió la casa. Un roedor incandescente se podia adivinar entre dos planchas irregulares de escombros, ahora apagado y espachurrado.
La bestia emergió de entre los escombros y se sacudió, muy desorientada.
-No... no... ¡no!-gemia el ulterano, su voz tomada por la sequedad, el cansancio y la desesperación. Parecia que aquello no bastaba. La ciudad debia regodearse aun más en su desgracia cuando la bestia volvió en si al oler la cuantiosa sangre que empapaba al neonato.
Mostrando sus fauces en una moción lenta, la bestia se giro hacia el tullido y comenzo un trote debil, pero que aceleraba gradualmente.
Una vez más, el pavor inundó el corazón del neonato. Su mente de nuevo iba más rápida que su cuerpo. No tenia las fuerzas ni la velocidad para desenterrarse e intentar salir corriendo. No queria morir. Nunca lo habia hecho, pero aquello era demasiado. Pequeñas piedrecitas se deslizaban desde arriba. Mientras todo iba a cámara lenta, su mente viajaba a una velocidad increible. Se acordó que Sekkeh estaba bajando, con motivo de matarle, pero aquello no pareció importarle al neonato cuando su reacción ante acordarse de aquello le causó el pensamiento más estúpido que jamas habia cruzado su mente. Y tan estúpido que era.

Se consideraba a si mismo muerto, eso sin duda. Si no le acababa el monstruo, lo haria la turba, su desangramiento o a saber que otra cosa. Pero Sekkeh... el todavia tenia una oportunidad, su compatriota aún podría vivir. Si tan solo no bajaba.
Asesoró la situación. Tenia dos opciones:

A) Alertar a Sekkeh de la situación de una manera que entendiese que su destino estaba sellado y que no lograria sino matarse si bajaba.

B) De algún modo, acabar con la amenaza más abajo.

Roaxen Tenvrai se hubiera retorcido de humillación con que se hubiera dado por vencido su vida tan "fácilmente". Pero habia luchado. Vaya que si lo habia hecho. Pero ya su vida no importaba, habia otras prioridades en su mente.

Con la garganta tan seca y, calculando la velocidad de la criatura y el poco trecho que habia entre los escombros y su ejecutor, calculó que no habia metodo efectivo y preciso para cumplir la opción A). Solo quedaba la B). Imposible que pareciese, simplemente siguió con ella, pues se la habia planteado el mismo y, aunque moribundo y tullido,el seguia siendo un genio, asi que era infalible.

La imposibilidad desapareció a los tres segundos antes de que la criatura le alcanzase, al vislumbrar en su reducido campo visual las coseduras en sus párpados, lo cual le dió la mejor idea que podria haber engendrado.

Apurando hasta el último segundo, la última milesima para accionar la idea que le salvaria la vida: Una trampa, tan efectiva y letal cuando alzó el sable en el último segundo de la carrera de la bestia que, por falta de ojos, no lo vio venir a tiempo y cayó sobre su filo con la boca abierta, atravesandole el paladar, el cerebro y la quija gracias a la gran fuerza que su embestida habia causado, matandole en el instante.

Tanta fue la fuerza que el neonato se vió empujado fuera de su tumba de escombros y dió contra un duro murete, para caer al lado del peludo cadaver con una nueva herida: La muñeca torcida en un angulo aparentemente imposible.


Tosió un poco y escupio unas palabras llenas de arrogancia hacia el cadaver, mientras soltaba el sable aun clavado y se agarraba el muñón con su única mano.
-La fuerza... es igual a la masa por la aceleración, maldita bestia.-tosió de nuevo.

Poco sangrado habia que detener ahora, que la poca adrenalina que le quedaba abandonaba su cuerpo. Anemia, dolor y perdida de fuerzas alteraron su percepción del tiempo y apenas se dió cuenta que Sekkeh ya habia alcanzado el fondo. Se alteró un instante, tranquilizandose finalmente al mirar al cadaver a su lado.

Definitivamente no iba a poder huir. Su pierna izquierda no respondia.

Pero su actitud cambió a su sorpresa cuando Sekkeh se acercó a el. Puede que sus intenciones fueran lo opuesto a lo que se imaginaba el xolnita, pero el neonato todavia tenia algunas malas costumbres de Roaxen Tenvrai. Al instante que invadió su espacio personal se sobresaltó y, con el gesto asustado y debil habló.
-No... me hagas daño...-gemia lastimosamente, como un niño pequeño.-No... me mates...-suplicaba en estado de shock mientras se achantaba en una especie de postura fetal contra los escombros.

254Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 16/09/15, 09:21 pm

Red


Sekk empezó a descender por el terraplén de forma apresurada, pero la tierra suelta dificultaba su avance, y tuvo que asistir impotente al ataque de la bestia contra su compatriota.
Maldita sea, maldita sea —maldecía una y otra vez, tratando de no romperse la crisma en su descenso. Se habría detenido para acribillar a la criatura con sus flechas, pero el blanco no estaba claro y no podía arriesgarse a ensartar al xolnita. Por suerte el susodicho no se había quedado quieto y se había puesto en pie a duras penas, desenvainando su sable para defenderse. Quizás no estaba todo perdido.

El choque del capellán y el monstruo retumbó por toda la hondonada, pero el intara había adivinado las intenciones de su compañero observando su postura, y cuando la criatura se derrumbó con la cabeza atravesada el rubio esbozó una amplia sonrisa, sonrisa que no tardó en morir cuando alcanzó al pelimorado. Su estado era lamentable y estaba cubierto de sangre, pero lo peor es que se puso a suplicar que no le matara cuando se acercó a atenderle.
Deja de decir estupideces, Roaxen, no he venido a hacerte daño —aclaró, evaluando los daños con gesto preocupado antes de descolgarse el petate del hombro. Sekk no disponía de magia para cerrar aquellas heridas, pero sus compañeros llegarían pronto y él tenía que ser capaz de estabilizar al capellán hasta dicho momento—. Cierra el pico y guarda tus fuerzas, ¿entendido? —inquirió, tratando de no quedar aturdido frente a la gravedad de su estado.

Roaxen se había quedado manco y tuerto, y era muy posible que su pierna no volviera a funcionar correctamente, pero debía detener sus hemorragias. Ya habría tiempo más tarde para lamentaciones, lo importante ahora era mantenerlo con vida.

Sekk trabajó en silencio, de forma metódica, tapando las heridas abiertas con vendas improvisadas a partir de su camiseta y aplicándole dos torniquetes en la pierna y en el  brazo con su cinturón y el del propio xolnita.
¿En qué estabas pensando? —gruño el intara, sentándose sobre sus talones cuando concluyó los remiendos improvisados sobre el capellán. No tardaría en oír a sus compañeros en lo alto de la pendiente, pero permanecería junto a Roaxen hasta que los dotados de magia los alcanzaran—. Podrías haber muerto, idiota—masculló con el ceño fruncido. Había desenvainado su sable y se mantenía alerta por si algo decidía acercarse a ver si podía comer algo.

255Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 16/09/15, 10:43 pm

Muffie



Cuando el grupo encontró el lugar del accidente, Kimbra pudo percibir el nivel de gravedad del accidente. El estado de Roaxen era bastante grave y moverlo podría afectarle severamente, pero dado el lugar en el que se encontraban y la poca visibilidad, lo más conveniente para el grueso del grupo sería realizar una rápida retirada estratégica.

Kimbra evaluó rápidamente la situación mientras se acercaba al lugar donde Sekkeh atendía a Roaxen, centrándose más en el espacio en busca de cualquier peligro del que todavía no se hubieran percatado.

- Dada la situación es preciso efectuar una rápida retirada- informó la krabelinense sin apartar la vista de los posibles lugares de entrada-. Sekkeh, Devoss, cargad con el herido, evitad los movimientos bruscos. Ruth, encárgate de proteger el flanco izquierdo, Varsai, tu posición es el flanco derecho. Permaneced atentas a cualquier sonido o movimiento fuera de lo normal. Irianna, abre la marcha con el arco en ristre. Rasqa, se requiere de tu habilidad para controlar el perímetro desde una posición elevada. Yo me encargaré de cubrir la retaguardia. No disponemos de mucho tiempo así que os requeriría que acelerarais vuestra capacidad de reacción y movimientos.

La krabelinense no se detuvo a comprobar la efectividad de sus órdenes y se acercó a la bestia cuya cabeza estaba ensartada en lo que parecía el sable de Roaxen. Con movimientos rápidos, deslizó el sable fuera de su posición y ejecutó varios cortes profundos en el monstruo, con la intención de que este se desangrara a mayor velocidad.

- Debemos dejar el lugar cuanto antes. El olor de la sangre de esta bestia tiene mayor intensidad que el de las heridas de Roaxen Tenvrai, por lo que los depredadores de la zona deberían verse más atraídos por esta pieza que por nuestra carga, pero será mejor no comprobar si mi deducción es errada.


256Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 16/09/15, 11:38 pm

Giniroryu


GM
El estruendo les había alertado de que algo había ido realmente mal, pero ni siquiera en sus pensamientos más pesimistas hubiera imaginado que, de encontrar al xolnita con vida, su estado pudiera siquiera acercarse a aquel que observó con horror desde lo alto del desnivel. Irianna siguió los pasos de Kimbra usando la antorcha para evitar tropezarse mientras descendía en dirección a los dos ulteranos, con la mente puesta únicamente en qué debía hacer a continuación. Apenas le dedicó una mirada al engendro muerto cerca de donde yacía el capellán, con un sable clavado que supuso que habría sido el suyo y sin apenas pensar en lo que hacía, le pasó la antorcha al siguiente que llegase tras ella.
Alúmbrame, por favor, voy a intentar evitar que se desangre por el camino.

La hija de lunas había comenzado a organizar la marcha, pero la lacustre creía necesario aplicarle unos primeros auxilios a Roaxen.
Espera, Kimbra, ha perdido demasiada sangre —le dijo mientras ya examinaba, con horror, las numerosas y terribles heridas que presentaba el xolnita.
Irianna tragó saliva y trató de hacer caso omiso a lo que se estaba revolviendo en su estómago a medida que se fijaba más y más en el estado del ulterano al arrodillarse cerca de él: había perdido una mano y su ojo parecía irrecuperable. El amasijo de sangre y carne desgarrada resultaba una visión sobrecogedora, y la idrina tuvo que inspirar hondo para tranquilizarse antes de comenzar a conjurar un hechizo de sanación superficial, colocando sus dedos a escasos centímetros sobre el muñón de Roaxen. La lacustre siguió entonando el hechizo para aplicarlo también a su ojo, desviándose de la zona sobre la que quería aplicarlo debido al nerviosismo, pero un chillido cerca del grupo la sobresaltó y provocó que se levantase torpemente.

Media docena de murciélagos flamígeros se habían visto atraídos hacia el lugar y se lanzaban en ristre contra los cosechados. Irianna dejó escapar un chillido de sorpresa cuando uno pasó volando muy cerca de su cabeza y fue entonces cuando decidió que era el momento de ponerse en marcha.
¡Intentemos repelerlos sin gastar magia! —dijo mientras sacaba el arco y se colocaba en cabeza, tal y como la krabelinense había dicho—. Volvamos cuanto antes…
Disparó una flecha hacia un punto donde había más quirópteros congregados con la intención de dispersarlos y alejarlos de su posición. Comenzó a ascender por la rampa mirando hacia atrás constantemente sin poder evitarlo, con el corazón totalmente desbocado.

257Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 17/09/15, 01:51 am

Yber


GM
Rasqa descendió lo suficiente para contemplar el estado de Roaxen. El parqio estaba acostumbrado a ver animales en un estado peor que el del ulterano, estaba acostumbrado a provocar él ese aspecto y ni le asustó ni le obligó a contenerse el aliento. De hecho le faltó nada para soltar una carcajada agria al comprobar lo roto que estaba Roaxen. Se lo merecía. Se lo merecía por racista, por intentar matar Irianna y por todo el daño psicológico que había provocado con su miserable presencia en Letargo.

El parqio habría deseado estar en el lugar de la bestia durante el ataque al ulterano o incluso darle un final limpio después, pero vio a sus compañeros intentando curarle y decidió que no. ¿Qué gracia tendría que se muriera? Morir no era pagar suficiente por el daño, vivir como un desgraciado incapaz sí que lo sería. Y Rasqa se aseguraría de volar cerca de él para recordarle a quienes le debía esa vida insidiosa.

Alzó el vuelo ante la orden de Kimbra porque le pareció lo más lógico que podía hacer en aquel momento, no por Roaxen, sino por el resto de la manada, que si se merecía volver entera de vuelta a casa. Al ver los murciélagos más abajo, el parqio no necesitó orden nueva. Lanzó un rugido a pleno pulmón y descendió en picado. No eran los primeros murciélagos que cazaba, el parqio los había estudiado, por lo que tenía muy claro en qué momentos frenar y dar la dentellada.

Atrapó a uno de los murciélagos por la cabeza, cerrando los ojos para evitar deslumbrarse, y apretó con fuerza las mandíbulas. El fuego le había quemado superficialmente en el labio, pero el fuego de las alas se extinguió en cuanto los huesos del animal crujieron bajo su boca. Rasqa sintió la sangre deslizarse entre sus dientes y escupió el cadáver enseguida. <<Demasiado cocinado para mi gusto>>.

El parqio abrió los ojos al mismo tiempo que notaba varios golpes en el costado, acompañados de calor . Los murciélagos le placaban rápido y no llegaban a quemarle, pero la sensación era desagradable. Rasqa estaba siendo acosado por el resto de la pequeña bandada. El dragón dio un impulso para dejarles atrás y dar tiempo a sus compañeros para que hicieran algo antes de que se lanzara a por el segundo. Estaba disfrutando como un niño y no había alas de fuego que le frenaran.

Por fin había algo de emoción.

258Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 17/09/15, 05:37 pm

Aes

Aes
El recorrido no va mucho más allá de torcer varias esquinas y por suerte tengo un poco de descanso antes de llegar al desastre, toda la furia que tenía acumulada hacia el xolnita se viene derrumbada por un nuevo sentimiento que nunca pensé que llegaría a tener por alguien como él, piedad. Había una casa derrumbada, el polvo me impide la visión absoluta de lo que acababa de pasar minutos antes así que me tapo la boca para evitar toser más de la cuenta, llegamos al borde del terraplén dónde en el fondo se encuentra Roaxen, entre los escombros, con un aspecto tan fatal que me obligo a quitarle la mirada.
-Dios santo- se me escucha decir antes de descubrir que el intara ya había bajado y está vendándole algunas de las partes más heridas.

Le contemplo con una mueca de horror en la mirada, su cuerpo estaba mutilado, una de sus manos había sido arrancada de cuajo y en su lugar solo quedaba un amasijo de sangre, su ojo no se quedaba atrás y empiezo a preguntarme si el ulterano va a sobrevivir a esto, a su alrededor se extiende un charco de sangre que me produce varias arcadas. Luego le miro a los ojos lo más seria posible. >>Este es lo que se ha hecho, menudo idiota de mierda<<. No soy tonta y no me engaño, Tenvrai es subnormal y nos ha menospreciado muchas veces como raza y persona, lo sé, y probablemente siempre le guarde rencor, pero esto...>>¿Tanto nos odiaba como para marcharse de esta forma?<<. Empiezo a compadecerme conforme voy bajando la cuesta sin dejar de tener cuidado para no perder el pie, pequeñas piedras y gravillas se deslizan hacia abajo conforme vamos bajando, observo el campo de batalla, porque es exactamente lo que ha sido, él no se ha hecho esto solo. Imposible.

Mis sospechas solo se confirman cuando la hija de lunas comprueba si la bestia que casi acaba con la vida del xolnita sigue respirando, de hecho no debería dar como resuelto que llegue a sobrevivir de esto, va a hacer falta mucha atención, y conocimientos de supervivencia, y magia, pero sobre todo querer hacerlo, tenemos que querer ayudarle, y yo...supongo que voy a hacerlo, ¿Es lo moralmente correcto?, pues no lo sé teniendo en cuenta que no creo que él se replanteara esa pregunta cuando amenazó a Irianna, pero ayudaré, seré de utilidad, solo su estado es lo que me lleva a hacer eso, no se lo merece demasiado, diablos, para qué engañarnos, no se merecía que Sekk fuese a buscarlo pero aquí estamos y no voy a abandonarlo, mis manos no se van a machar de sangre, al menos en sentido figurado.

Así que me uno al plan, mientras el intara lo lleva a cargas el resto establecemos un perímetro alrededor de él para mantener la seguridad.
-¿Preparada Varsai?- le digo a la varmana con una sonrisa fingida, ella se encuentra justo en el otro flanco.- lo conseguiremos, te lo prometo- intento animar dándome cuenta quizás de que puede que la chica ya no necesite esas palabras.
Sujeto las dagas con fuerzas y tiro la antorcha al suelo, consciente de que puedo verme obligada a usar las dos manos para combatir, con la respiración acelerada partimos hacia la seguridad de Letargo.
Aún así la misión no sigue como esperaba, los murciélagos de Rocavarancolia, cubiertos de flamas que destellan en la oscuridad nos atacan, con una ojeada contemplo a mis compañeros defenderse de ellos y es cuando doy gracias a que Kimbra nos haya organizado tan bien, >>Vamos no te quedes paralizada.<<, algunos disparan, otros muerden al enemigo entre sus dientes como el parquio al que no se le puede ver más acostumbrado a ello, y otras como yo nos dedicamos a dar cuchilladas, cortando el aire al paso de la daga, con la esperanza de ahuyentarlos o acertar en alguna piel.


_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos"

259Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 17/09/15, 07:40 pm

Seth

Seth
A los pocos minutos llegamos al lugar de dónde vino el estruendo. Nos encontramos una escena un tanto caótica. Ha habido un derrumbe, al principio no veo a los dos ulteranos, pero pronto los logro divisar. Roaxen está muy destrozado, aunque Sekk le está ayudando en lo que puede. Me acerco para ver mejor su estado y lamento haberlo hecho. El capellán está manco y tuerto. Puede que con magia recupere lo que ha perdido, no me quiero ni imaginar el alcance de su sufrimiento. Y no me extraña que esté así al ver a la bestia con la que se ha enfrentado.

Mis emociones son confusas, me da pena y aún así se lo merece. Es el precio por haber desconfiado de nosotros, lo que yo llamaría : “Karma”. No tuvo que haber salido de noche y espero que haya aprendido la lección. Aún con todos estos pensamientos vengativos quiero que se cure, tampoco quiero verle tan tullido. A ver si así confía más en sus compañeros.

Kimbra empieza a darnos órdenes y yo no puedo negar que se le da bien. Pronto estamos en posición defensiva quedando en el centro Sekk, Roaxen y yo. En un principio el intara y yo íbamos a cargar con el pelimorado, pero ante la negativa del intara me quedo a su lado para cubrirle, cosa que agradezco pues me da náuseas mirar al herido aún más tocarle...

Volvemos a Letargo vigilantes por si aparece algún obstáculo en nuestro camino. Estoy deseoso de volver ya al torreón y sobre todo a mi cómoda cama. Pero no tarda nada en aparecer una complicación. Esta vez se trata de murciélagos de fuego, como los que hay alrededor de Letargo.

Me pongo en guardia sobresaltado y nervioso. Debo proteger a los ulteranos sea como sea. Los dos están desprotegidos; uno herido y el otro cargándolo a cuestas. La lucha comienza y veo de refilón al parqio matando a uno de los murciélagos. Me he entrenado bastante con el objetivo de no volver a salir herido, ya sean hienas o bichos de fuego. No pienso volver a ser dañado por Rocavarancolia.

Voy dando estocadas con la lanza cuando uno pasa cerca, con la esperanza de matarlo. <<Tengo una misión y no puedo fallar en ella>>. Pienso totalmente nervioso.

260Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 18/09/15, 09:09 pm

Red

Red
Sekk dejó espacio a Irianna para que trabajara, esperando de pie con el grupo mientras Kimbra daba instrucciones de forma eficiente. El intara atendió a medias, aún conmocionado por el estado de su compatriota, pero cuando se pusieron se acercó a Devoss para informarle de que podía cargar con Roaxen el solo. Sería mejor así, pues si algo les atacaba al menos el humano podría defenderse.
Vamos —murmuró, levantando con cuidado al pelimorado y cargándoselo a la espalda.

Se pusieron en marcha hacía Letargo sin mediar más palabras, y apenas habían avanzado unos pasos cuando un grupo de murciélagos flamigeros se lanzó sobre ellos atraídos por el olor a sangre. El ulterano maldijo sonoramente, pero poco podía hacer dada la situación, y se limitó a apretar el paso mientras sus compañeros se ocupaban de los roedores incandescentes.

Continúa en el Torreón Letargo.

261Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 21/09/15, 12:55 pm

Zarket

Zarket
GM
Bran y Hal

El trasgo se encontraba deambulando por la zona norte. Había estado en la biblioteca curioseando diversos libros de magia y resistiendo la tentación de espiar a los letarguinos. Sabía poco de cómo iba aquella cosecha, pero tenía que admitir que tenía muchas ganas de ver cómo les iba. Se preguntó si habían muerto ya muchos, si conocían la crueldad de la ciudad. Si sabían lo que el destino y la Luna Roja les había deparado.

Al girar por una calle un olor cercano le hizo detenerse. Tras un momento de duda decidió usar el hechizo de niebla mágica. No le gustaba utilizarlo porque siempre tenía que reforzarlo y renovarlo una y otra vez, pero tenía la sensación de que merecía la pena.

El trasgo sonrió cuando vio en la calle paralela un grupo de niños asustadizos. Cosechados. Y, a juzgar por la dirección que tomaban, eran de Maciel. Aplastó el repentino acceso de nostalgia que había tenido y comenzó a coger varios callejones que le llevarían a justo donde esos futuros milagros se encontraba.

Salió cerca de ellos, sólo unos metros por delante. El encuentro parecía completamente fortuito, y sin duda la sorpresa tuvo que aumentarles al verlo salir casi de la nada. El trasgo sonrió al examinarles sus caras. Se dio cuenta de que el chico blancuzco (carabés o libense, no estaba seguro) preparaba algún hechizo sin lanzarlo, probablemente en previsión de que les atacara, cosa que le hizo mucha más gracia.

—Vaya, vaya, mirad con qué me he encontrado... Semillas en proceso de germinar —repasó visualmente al pequeño grupo. ¿Se habían quedado muchos en el torreón o es que quedaban realmente pocos? Imposible saberlo, aunque por ser aquello Rocavarancolia apostaba por lo segundo—. Os daría la bienvenida a esta ciudad de lo imposible, pero no llegaréis realmente a Rocavarancolia hasta que la bendición de la Luna Roja caiga sobre vosotros.

Su voz era oscuramente aterciopelada. En contraste con la amplia y demente sonrisa resultaba especialmente inquietante, o eso le parecía a Hal.

262Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 21/09/15, 01:54 pm

Poblo

Poblo
Durante el último tramo dentro del edificio Kirés había tenido la suerte de llevar siempre consigo su capa de agua, y se había cubierto con ella, pero el resto del grupo había salido empapado de la última habitación, que por suerte dio al exterior al fin. Comprobaron todos que una vez fuera los cambios de apariencia revertían e iniciaron el viaje de vuelta a Maciel. En general había ido todo bien y no habían corrido peligro… pero aun así aquella no era una experiencia que le apeteciera repetir.

Ya en las calles e ave empezó a tener esperanzas de que pudieran finalizar la salida sin incidentes, pero parecía que a la ciudad le gustaba echar por tierra aquellas cosas, porque fue entonces cuando aquel ser les salió al paso. La reacción de kirés fue claramente ponerse en guardia con su lanza a la vez que simultáneamente se preparaba preparaba para realizar un hechizo defensivo de ser necesario pero no lo fue, ya que quien se les había puesto delante habló lo suficiente como para que se le identificara como habitante de la ciudad. Ante esta información relajó un poco su postura, pero solo un poco.

Las palabras del rocavarancolés hicieron que el enderth entrecerrara los ojos como respuesta. Ya se conocía aquel discurso: toda la gente no cosechada con la que se encontraban parecían disfrutar contando su propia versión, pero todos significaban lo mismo y a estas alturas no aportaban nada salvo quizás que el orador de turno se hiciera el interesante. EN cualquier caso el enderth ya estaba cansado de aquellos juegos.
No nos la des entonces, y a menos que este intento de conversación nos vaya a aportar algo útil pues preferiría que se quedara en eso. –Miró al resto y luego hizo ademán de seguir caminando para pasarlo de largo. Ahora conocían las leyes y sabía que fuera quien fuera no podía hacerles daño. pero tampoco las tenía todas consigo asi que mantenía una distancia prudencial y tenía las alas desplegadas por si necesitaba usarlas. No sabía el resto, pero él estaba ya harto de que la gente de allí los usara como elemento de ocio cuando les venía en gana.

263Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 21/09/15, 03:22 pm

Merodeador

Merodeador
La infinidad de habitaciones que no parecían acabar de aparecer, formaban un laberinto tan aterrador y fascinante que estar al aire libre era una bendición y un lujo que el repoblador agradeció en su fuero interno a quien quisiese escucharle. Y aunque la última parte había sido bastante desagradable y ahora tenía aspecto de alga mustia, poco le importó a Ergot que en aquellos momentos estaba más que feliz de haber conseguido escapar con todos y sin conversiones vegetales o infestaciones de gusanos.

Si la sorpresa hubiese sido menor el repoblador habría gritado “¡No! ¿de verdad? ¿No podemos no tener problemas por una vez?” ante la aparición del Trasgo, pero en su estado de alivio absoluto tras escapar de la casa lo último que se esperaba era ver aparecer de la nada un rocavarancoles, por lo que su reacción natural fue sobresaltarse y agarrar la mini-lanza-mondadientes que llevaba a la espalda. Aun así escucho con interés lo que les dijo el desconocido.

Las palabras de Branniel lo dejaron pensativo. Ya sabían que se transformarían cuando llegase la dichosa luna roja pero sólo ahora comenzaba a darse cuenta el repoblador que aquel evento suponía mucho más que un cambio físico, era algo más… y no estaba muy seguro del que o de si quería saberlo, y no solo eso, ahora más que nunca tenía la impresión de que se les acababa el tiempo. Ahora con las preguntas en su mente plantadas no pudo evitar soltarlas por la boca a pesar de que Kires claramente quería marcharse de ahí, además el trasgo se había ganado parte de su estima solo por usar las palabras “semillas” y “germinar” para referirse a ellos. Comenzó dubitativo pero poco después sus palabras ganaron fuerza y convicción:

-¿Cuánto… ¿Cuánto queda para que llegue la luna? ¿Y a que te refieres con llegar “realmente” a Rocavarancolia? Dinos ¿Qué va a pasar cuando nos transformemos? ¿Qué paso con los que llegaron antes que nosotros, los de otras “cosechas”?-


_________________________________________

"Mientras no tengan conciencia de su fuerza no se rebelarán, y hasta después de haberse rebelado no serán conscientes. Éste es el problema." G.O.

264Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 21/09/15, 04:12 pm

Zarket

Zarket
GM
Bran y Hal

El carabés se encontraba aterrorizado por la aparición de aquella ciratura monstruosa. No era para menos: más de dos metros, aquella boca, la cola, los cuernos, los ojos... Todo en Bran gritaba peligor, como bien sabía el trasgo. Y al nublino le encantaba ser la fuente de tal terror.

Las palabras de Kirés supusieron un sensible cambio. La demencia desapareció de su mirada, que se volvió más seria y cabal, pero, de algún modo, también más fiera. Los cosechados no podían saber que la sonrisa anterior había sido fingida. Ahora era cuando llegaba la amenaza real.

—Ten cuidado, pajarito —canturreó, con una sonrisita traviesa. Alzó las manos, repentinamente serio. El miedo de Hal pdoría haber disminuido si no se hubiera dado cuenta de las bocas que poseía—. No hay nada que os pueda hacer, cierto. La ley de no intervención os protege. Pero esa protección terminará en el mismo instante en el la luz de la Luna Roja se pose sobre tus plumas.

«Imbéciles» pensó el trasgo, aunque no estaba realmente enfadado. Si bien no se lo admitiría ni siquiera ante sí mismo sentía cierta envidia de ellos. Todavía eran libres. De momento, aunque creyesen lo contrario, no estaban en un peligro mortal eterno. Al fin y al cabo estaban protegidos de lo más peligroso que albergaba Rocavarancolia: sus propios habitantes.

El carabés, por su parte, estaba aterrorizado. No sólo de aquel ser, sino de ver en primera mano algunos de los cambios que podía provocar la magiactividad de la Luna. Comenzó a imaginarse alguna de las posibles deformaciones y tuvo que parar, temiendo que pudiera comenzar a temblar de forma incontrolada.

—Tranquilo, tranquilo repoblador —la risa del trasgo acompañó a sus palabras. Y era lo único del engendro que no resultaba aterrador—. Ya falta poco. ¿No habéis visto a la Emisaria?

Bran levantó su vista a los cielos diurnos. Faltaban horas para que oscureciera, pero estaba seguro de que aquel grupo ya se había dado cuenta de aquella señal. De repente se puso serio y distante. A Hal se le antojó un profeta ominoso que hablara de la revelación de su divinidad.

—Esa es la primera señal. La primera estrella. Tras ella vendrán otras señales. Y la más visible provendrá del cielo. Cuando se alce la Luna no veréis un vacío negro, sino el firmamento en todo su esplendor«muy bien, la señal más visible. ¿Y el resto cuales son?» el carabés miraba con recelo al trasgo. La cola oscilaba tras él, con un ritmo extrañamente hipnótico—. Entonces os pasará lo mismo que me pasó a mí. A mí y a todos los que fuimos cosechados antes que vosotros: revelaréis lo que sois realmente Dejaréis atrás vuestras viejas pieles. Y Rocavarancolia os reconocerá como sus hijos—el trasgo volvió sus ojos hacia ellos, con la mirada encendida—. Quizás seais vampiros o brujos. Magos o ángeles guerreros, engendros inmorales o hermosos prodigios casi omnipotentes —Bran se encogió de hombros, abriendo los brazos en un gesto que abarcaba todo—. Lo mismo da: en realidad, simplemente, os convertiréis en lo que ya sois. En lo que de verdad sois, en lo más profundo de vuestro interior. Y entonces...

Volvió a posar su mirada en Ergot, recordando repentinamente a Tap. Sonrió. Aquel repoblador parecía muy distinto.

—Entonces ya no seréis cosechados. Seréis ciudadanos. Y creedme, Rocavarancolia es tremendamente distinta dependiendo de a qué grupo pertenezcas.

265Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 21/09/15, 04:48 pm

NH


Su pequeña victoria no duró mucho, al girar una esquina se toparon con algo que podía haber salido perfectamente de una de las peores pesadillas de la frivy. Más aún cuando empezó a hablar.

La primera reacción de Twixy's al verlo fue ponerse en guardia, calculando qué hechizos tenía a su alcance, cuanto tardaría en formularlos y donde podría lanzarlos para que fuesen más efectivos, mientras sujetaba con firmeza su lanza y su escudo. Según fue comprendiendo lo que el trasgo decía, su entereza se fue al traste.

El cerebro de Twix luchaba por echar tierra sobre los pensamientos e ideas que iban surgiendo en su cabeza. Protecciones desesperadas que cada vez surtían menos efecto. Aquel monstruo horrible era en lo que se iban a convertir, estaba viendo su futuro frente a ella, y la certeza de que no podía huir de él. Se mordió el labio con fuerza, sintiendo un nudo en la garganta. Estaba aguantando las lágrimas como buenamente podía, pues no quería echarse a llorar delante de aquella cosa. Aún así, su miedo era palpable. Bajó la lanza, y habló:

-¿Qué pretendes con todo esto?- su voz era un susurro irregular, quebrado por la angustia.

266Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 21/09/15, 05:58 pm

Evanna

Evanna
Samika frunció el ceño al escuchar aquella voz, el tono en el que lo decía, no necesitaba verlo ni tener su confirmación para saber que era un habitante. Reconocería la voz de sus compañeros de cosecha, fuese de Maciel o no, y esa voz no era de ninguno. Ni la forma de hablarles tampoco.

Entendió que Kires quisiera irse, estaban todos un poco quemados ya con los habitantes de la ciudad y aquella necesidad de restregarles por la cara lo inferiores que eran, o lo que les esperaban con la llegada de la luna. Pero al contrario de Kires, ella se quedo quieta, interesada en saber las respuestas las preguntas de Ergot. Se arrepintió de oírlas, porque era una confirmación de alguien que había vivido lo que ellos vivirían y eso significaba que era real, que no había ninguna forma de escape, ni de evitarlo. Bastel era apenas un borrón frente a sus ojos y tal vez por eso, para ella, sus palabras tenían MAS peso que para el resto, que podían ver con total claridad cual seria el futuro que se les avecinaba. Aunque Samika no sabia que era peor, si dejar su imaginación volar a las peores situaciones o simplemente ver la realidad. Ninguna de las dos cosas le convencía.

Que encima dijera que solo estarían seguros mientras esa luna no llegara, seguros relativamente claro, no era muy tranquilizador. Básicamente era como decirles que podían acabar asesinados sin mas la noche de esa luna roja; tras haber sufrido toda una estúpida cosecha sobreviviendo, transformarse en vete tu a saber. ¿Sobrevivir una cosecha entera para que luego pudiera venir quien le diera la gana y poder matarles tras la luna y no recibir castigo? Eso era una gran putada.

Sobretodo porque lo veía como una gran posibilidad, mas si tenia en cuenta lo que había ocurrido con el cabeza en llamas y Dama Poda, que habían tenido contacto con ellos y atacado, directa e indirectamente de forma respectiva, cuando aun estaba en la zona "protegida". Si eso era así, nadie le decía que el primero de los dos no viniera en la luna para cobrarles aquel ataque, el o cualquiera, y a aquello le ponía de los nervios.

-¿Intentas asustarnos?- pregunto Samika a su vez dirigiéndole una fija mirada a Bastel, realmente confusa por sus intenciones- ¿O solo avisarnos que la luna va a llegar, nos va a transformar en monstruos y nos vamos joder, nos guste o no? - añadió, sin alzar la voz, ni tan siquiera ser hostil tan solo intrigada por sus intenciones al hablarles. Es mas estaba bastante tranquila, pues el miedo, la incertidumbre, el fastidio, lo llevaba por dentro. Que parecía que la gente de ese lugar no solo tenia un inquietante sentido del humor, sino también un fetiche colectivo con asustar cosechados. Y Samika, a poder ser, no pensaba darles el gusto de verla así.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

Spoiler:
Rua habla =  #9932CC
Rua piensa = #CD5C5C
Dédalo piensa = #FFFAFA

267Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 21/09/15, 07:01 pm

Merodeador

Merodeador
Ergot escuchó con atención todas y cada una de las cosas que les relataba el trasgo. Y a pesar de que Branniel estaba respondiéndole a todas sus preguntas, las respuestas eran tan enigmáticas y enrevesadas que a lo largo de su discurso el repoblador tenía más preguntas nuevas que respuestas, aun así espero hasta el final y una vez llegado este, aguardo en silencio para asimilar todo lo que les había contado. Su vista no se apartó en ningún momento del rostro que les hacía frente así que cuando clavo sus ojos en él, al acabar de hablar, el repoblador estaba preparado para devolverle la mirada.

Las reacciones de sus compañeras le sorprendieron, o más bien sus preguntas, a Ergot las intenciones del trasgo le parecían claras: responderle y tal vez, ahora después de escucharle, conocer a sus futuros vecinos. El repoblador tenía una ligera idea de porque estaban así la frivy y la humana, claramente las palabras y las cosas que contaba la criatura asustaban e intimidaban pero Ergot no olvidaba que su encuentro había sido aparentemente del todo casual y no solo eso, aquel ciudadano de Rocavarancolia había respondido a sus preguntas sin obligación a ello, podría haberle ignorado olímpicamente pero no lo había hecho. Y eso el repoblador lo agradecía y se lo hizo saber.

-Gracias por responder a mis preguntas, pero ahora necesito más respuestas.- El recuerdo de las preguntas de Twixy’s y Samika estaba presente cuando continuo: -No sé si solo quieres asustarnos o si tienes otras razones para estar aquí. Y te creo cuando dices que nos convertiremos en "hijos" de esta ciudad cuando… cambiemos… pero necesito saber.-

Vacilo antes de seguir, dudoso de si lo que estaba a punto de decir era una tontería o una verdad como un templo:-¿La emisaria es la única estrella que brilla en el cielo? ¿Y qué otras señales hay? ¿En qué nos vamos a transformar? Y no entiendo lo último que has dicho ¿a qué te refieres con que es distinta?…- Su voz estaba agitada y su habla era rápido, la confusión y los nervios por lo que se les venía encima empezaba a hacerle mella. Justo cuando pensó haber acabado con los enigmas una idea le atravesó la mente, necesitaba saber que era la luna roja realmente, pero no estaba seguro de que fuese lo más adecuado en aquella situación, por lo que su voz se volvió casi un susurro aunque perfectamente audible a pesar de ello:

-¿Qué eras… como eras antes de transformarte en “esto”?


_________________________________________

"Mientras no tengan conciencia de su fuerza no se rebelarán, y hasta después de haberse rebelado no serán conscientes. Éste es el problema." G.O.

268Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 21/09/15, 08:26 pm

Zarket

Zarket
GM
Bran y Hal

—Nada, el encuentro ha sido fortuito —mintió, de forma completamente convincente—. Aunque no puedo decir que lamente el encuentro. Siempre es interesante ver a los cosechados cuando todavía no revelan su auténtica naturaleza.

Hal estaba en medio del grupo, callado y con la bufanda tapándole media cara. Ahora estaba moderadamente convencido de que no iban a morir... o no a manos de aquel ser. Sin embargo no pudo dejar de escanear los alrededores. Aquello seguía siendo Rocavarancolia, y bien era posible que algún ser les atacara aprovechando la distracción.

—Las señales las iréis descubriendo conforme aparezcan. Ya habéis visto la primera, la Emisaria, esa estrella solitaria que brilla en las alturas. En los próximos dáis aparecerán más —declaró, paseando la mirada por todo el grupo—. Cada noche habrá más. Anunciando el fin de la criba. Anunciando la cercanía de nuestra bendita madre —levantó uno de sus brazos, hacia el cielo, hacia la nada, y luego lo fue bajando—: la Luna Roja.

La penúltima pregunta del repoblador hizo que Bran sonriera con cierto humor. Allí estaba aquel bichito: impaciente por saber qué pasaría tras la Luna. Sin entender que, en aquel momento, en lo que debían pensar era en lo que podía pasarle antes de que llegara el astro que realmente gobernaba Rocavarancolia.

—No quieras adelantarte tanto, repoblador —advirtió, mirándole a él en concreto—. No es tiempo de que sepas en qué consiste ser ciudadano de Rocavarancolia. Para eso te quedan todavía tres meses.

»En cuanto a lo que serás... Si sólo te anuncio que seréis prodigios portentosos es sencillo: no sabría qué clase de milagro concreto seréis cada uno de vosotros
—volvió a mirar al grupo entero. ¿Qué poderes ocultaban? ¿En qué seres se convertirían? Bran todavía estaba poco acostumbrado a captar síntomas—. Yo soy esto que veis. Un amigo es una estatua de hielo viva. Otro tiene el poder de convertirse en cualquier ser vivo que se le antoje. Otro gobierna ciertos tipos de plantas, cualquier orden que él les dé, ellas la cumplen. Ya sea mecerlo hasta que se duerma o matar a sus enemigos. Hasta conozco a dos que fueron como tú —dijo, mirando otra vez a Ergot—. A uno la Luna lo convirtió en un poltergeist. Tiene la habilidad de poseer cualquier objeto que se le antoje. El otro es un drake. Alado, luminoso, brillante, y con grandes capacidades mágicas.

Hal sentía que iba a estallarle la cabeza. Sospechaba que en lo que aquel ser les decía había mucha paja mezclada con el grano. El dato temporal le había asombrado, dado que coincidía con sus propias cuentas. En cuanto al resto estaba tan perdido como, probablemente, el resto de sus compañeros.

—Era un chico de Nubla —Bran sonrió, contento con el atrevimiento del repoblador—. No conocéis a nadie de allí. Ni en Letargo ni en Maciel hay nublinos. Pequeños, escuálidos, débiles y de piel gris. Así es alguien de mi mundo. Y así era yo antes de recibir la bendición de la Luna Roja.

269Calles - Página 22 Empty Re: Calles el 21/09/15, 09:29 pm

Tak

Tak
GM
Se le cortó el aliento cuando una criatura apareció en la calle que transitaban, tan solo unos pocos metros por delante del grupo. Se pararon en seco, y el sinhadre no supo qué actitud adoptar. La simple realidad era que tenía miedo, nunca había visto una criatura como aquella, y por mucho que sus palabras fuesen las de una persona con uso de razón, su aspecto seguía siendo de monstruo. Lo único bueno es que cuanto más cuerdo pareciese, más podría confiar en que respetase las supuestas leyes de la ciudad. Ayne optó por no sacar el arma.

Quizá, y solo quizá, el rocavarancolés podía proporcionar información diferente o nueva, y aunque estaba deseando seguir a Kirés, no creía que debiesen irse. No fue el único en desear hacerle preguntas, pero según avanzaba la conversación, un ligero mareo por el exceso de información comenzó a sustituir el terror inicial. Fuera o no por las leyes, aquel monstruo no tenía intenciones hostiles, pero estaba confirmando y detallando lo dicho por la anciana, y no había escapatoria ni malinterpretación alguna. Sin embargo entendía que seguía habiendo algo más de lo que nadie quería hablarles. Con la Luna debía pasar algo más que cambiar, pero nadie parecía dispuesto a explicárselo.

Tenía que admitir que entre los cambios que enumeró había varios que no parecían nada malos, pero por el otro lado estaba él, el propio nublino.
No paras de decir que es una bendición, ¿pero tú consideras personalmente la Luna una bendición? —No pretendía ser desafiante ni insultar el aspecto del rocavarancolés, sino que tenía verdadera curiosidad. ¿Había gente que dominaba las plantas, por ejemplo, y él se había vuelto meramente feo?

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 22 de 43.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 21, 22, 23 ... 32 ... 43  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.