Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Charla despues de entrenar. Nerys y Kiki.
por Lathspell Hoy a las 04:52 am

» Burdel de Dama Espasmo
por Nihil Hoy a las 04:27 am

» Torreón Sendar
por Tak Hoy a las 01:34 am

» Biblioteca Mágica
por Goliat Hoy a las 12:09 am

» El Cuchitril
por Tak 19/10/19, 02:09 am

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 98 usuarios en línea en la fecha 13/08/19, 07:13 am
Estadísticas
Tenemos 184 miembros registrados
El último usuario registrado es aceice

Nuestros miembros han publicado un total de 40598 mensajes en 768 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Anexos » Incisos » Conversación en la armería

Conversación en la armería

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 2.]

1Conversación en la armería Empty Conversación en la armería el 18/09/19, 06:42 pm

Yber

Yber
GM
(Durante la tarde, después de las revelaciones de Nery's)

Ulmara bajaba al sótano para echar un vistazo a la armería. Se sentía un poco perdida después de comer y no sabía muy bien por dónde abordar todo eso de poner aceptable el torreón, así que optó por bajar a un sitio con poca luz para descansar la vista y hacer algo tranquilo. Allí se encontró con Pefka, el hijo de las Lunas, y lo saludó con un leve “Perdón”. Había oído que quería estar solo.

¿Te importa si me quedo por aquí? —Ante su respuesta afirmativa, Ulmara le sonrió y se acercó a uno de los baules. Mientras contemplaba los cristales que guardaba, probó a entablar conversación—: Eras cazador, ¿verdad? ¿Habías visto alguna vez algo similar al kelpie de hoy?

Sacó varios cristales y los examinó con cierta cautela. Eran fragmentos un poco toscos, llenos de aristas puntiagudas, no habían sido tratados para adornar nada, ni se podía decir que formasen parte de un todo mayor que se hubiera roto en cien pedazos. De cerca, se dio cuenta de que todos contenían un pequeño canal. Frunció el ceño levemente.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

2Conversación en la armería Empty Re: Conversación en la armería el 18/09/19, 07:12 pm

Jack

Jack
Quizá por el ruido, o quizá por huir de lo mismo que él, de todo lo nuevo, alguien entró en la armería. El nombrado levantó la cabeza y le sonrió y asintió cuando le preguntó si podía quedarse. Era Ulmara, así que no pasaba nada. Compañía tranquila.

La chica le preguntó algo mientras colocaba un carcaj cerca de los arcos.
Sí, lo era. Y no, nunca vi nada como lo de hoy... —se quedó pensativo hasta que se encogió de hombros—. No me extrañaría que hubiera algo parecido, sin embargo. Hay bestias de todo tipo allí, y a algunas las domamos para que nos ayuden a cazar y conseguir recursos. Como a mi Karane... —añadió con añoranza.

Volvió a quedarse pensativo, pero sin dejar de ordenar. De vez en cuando veía más joyas pero aunque no entendía qué hacían en una cueva como aquella, las iba amontonando en el mismo sitio.
Aquí somos todos diferentes, pero... ¿solo hay bestias en mi mundo y en este? Nosotros vivimos en una ciudad y fuera hay que saber moverse. ¿Y vosotros?


_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


New Sincy:

Conversación en la armería Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:

3Conversación en la armería Empty Re: Conversación en la armería el 18/09/19, 07:40 pm

Yber

Yber
GM
Cerró el baúl y continuó mirando: espadas, cuchillos, lanzas, escudos… Había mucha variedad, un catálogo de armas mayor del que la propia Ulmara sabía utilizar con cierta desenvoltura. Sonrió con cierta tristeza cuando Pefka mencionó un animal con nombre propio, uno que parecía algo más que una mascota. Pensó inmediatamente en los caretíes con los que había trabajado durante su entrenamiento militar y en el cariño que le había cogido a Lila, en concreto.

En mi plano… O bueno, en mi mundo es igual —le confirmó—. Están los titanes esteparios. —Nada más mencionarlos se dio cuenta de que aquellas palabras tal vez no significaran nada para el krabelinense—. Unas aves terrestres enormísimas. También tenemos unos peces que se mueven en la niebla y que son un dolor de muelas. Parte de mi trabajo allí consistía en evitar que entraran en nuestro pueblo. No entiendo muy bien por qué aquí no se plantean… No sé, ¿sacarlos de las calles? ¿Qué sentido tiene dejarlos campar a sus anchas?

Se autoproclamaban dioses, pero no podían controlar ni su propia fauna. ¿Qué sentido tiene arrastrar una mentira tan obvia? Ulmara negó con la cabeza y agarró un lucero del alba. Llevó un dedo a una de las púas, rozándola. No pudo evitar pensar en los destrozos que podrían hacer con un arma así; en lo que también podrían hacerle a ella y sus compañeros de torreón.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

4Conversación en la armería Empty Re: Conversación en la armería el 19/09/19, 08:24 pm

Jack

Jack
Era cierto que el nombrado no entendía algunas de las cosas que escuchaba, pero solo con hablar de criaturas le bastaba. Aún no había asumido de verdad el concepto de que existieran varios mundos, pero hablar de su fauna le sorprendía y maravillaba a partes iguales. Le gustaría poder verlos o explorarlos si tuviera esa posibilidad. Pero esa no fue su única sorpresa esa tarde: Ulmara se dedicaba a algo parecido a él. Sonrió al escucharlo.

Sin embargo, la conversación volvía a discurrir sobre la ciudad. Pefka pensaba como ella, pero tenía una posible respuesta.
Yo tampoco lo entiendo, pero quizá sea para ponernos a prueba, por lo que dijeron en el "discurso" —masculló la palabra con desprecio, dirigido realmente a quienes lo dieron—, y porque no hemos visto a nadie más que refugiados como nosotros... Bueno, y una criatura extraña que iba en la bañera, pero no pudimos verla bien.

Y aun así... ¿Podría ser? Si venían de mundos distintos, sus lunas, sus divinidades estarían allí también? Sabía que en Rocavarancolia había una Luna Roja, que suponía sería de dicho color, pero era distinto a las lunas Kepryna y Levyna... Como todo lo religioso que conocía de Rocavarancolia parecía girar en torno a ese astro, el nombrado creía definitivamente que eran tres divinidades emparentadas entre sí. Encajaba con su teoría de que aquello era una prueba impuesta por sus lunas.
En vuestro mu... En vuestro plano, digo, ¿tenéis otra luna que sea vuestra divinidad?

No sabía qué era un "plano", pero no era la primera vez que lo escuchaba y no quería ser irrespetuoso. Se acabó sentando un momento después de preguntar lo último, porque la cabeza le daba vueltas. Era inconmensurable todo lo que desconocía, pero también lo era su fascinación.


_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


New Sincy:

Conversación en la armería Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:

5Conversación en la armería Empty Re: Conversación en la armería el 21/09/19, 06:16 pm

Yber

Yber
GM
Ulmara soltó el lucero del alba y lo intercambió por una espada corta. La sostuvo en la mano, la agitó y comprobó su peso. Mientras tanto escuchaba a Pefka y se esforzaba por mirarle a la cara, a los ojos. Por un lado, era para que el krabelinense se sintiese escuchado, pero también para acostumbrarse a la extrañeza que sentía al observarlo. Tenía que habituarse a sus facciones extraplanares, a su coraza calcárea y su aspecto de juguete vivo…

Espero poder ver todas esas cosas cuando me acostumbre al sol —dijo. Era un pensamiento, más que una respuesta a Pefka.

Le sacó una sonrisa la corrección que hizo el krabelinense, contraria a la suya propia escasos segundos antes. Era una muestra de interés por su parte, la sensación de que ambos buscaban el entendimiento. Una actitud que no veía en todos sus compañeros, aunque suponía que también era normal, al menos al principio.

En mi mundo apenas se ven las lunas, la niebla y las nubes ocultan todo lo que hay ahí arriba. Hay quienes piden un deseo cuando se da el milagro a pie de calle y otros que dedican su vida a escalar montañas para estudiarlas, pero para nosotros no son más que luces en el cielo. —Hablaba con un tono suave, con la esperanza de que sus palabras no hirieran la sensibilidad de su interlocutor—. Nuestros dioses son otros. Étrame, Silaria, Abarol… Seres inefables de gran poder, cuyas leyendas todavía nos acompañan. Mi nombre es un compuesto de dos de estas figuras: Ulularia, La Incógnita, y Aramara, La Oyente.

>>¿Tus lunas tienen nombre? Me gustaría hablarle de ellas a mis dioses.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

6Conversación en la armería Empty Re: Conversación en la armería el 22/09/19, 07:40 pm

Jack

Jack
Una vez recolocados los cristales, pasó a otra cosa. Unos tubos largos de madera, huecos, que al momento reconoció como cerbatanas. Buscó también sus dardos, pero lamentó no conocer apenas sobre venenos para sacarles más partido. Pero por ahora le daba igual. ¡Más cosas familiares! Trató esa y otras cerbatanas con tanta delicadeza que Ulmara podría percatarse de ello.

Sin embargo, el rostro del nombrado se contrajo cuando la escuchó hablar. No se imaginaba vivir así, a oscuras... Se imaginó a sí mismo escalando sus montañas para buscar las lunas en otros mundos, de hecho. Y después, con lo siguiente que dijo la cercana, lo entendió, más o menos. Por lo visto tenían otros dioses, un montón, y quizá también todos tendrían un sobrenombre como las dos que daban forma al nombre de Ulmara.

Se quedó con más dudas que respuestas, pero respondió lo primero.
Sí, la luna plateada es Kepryna y la dorada es Levyna. Yo nací bajo el brillo de Kepryna y me dio el color de los ojos y dones para la doma de bestias y la caza. A los que nacen bajo Levyna se les concede el don para crear pociones y venenos. No hay que confiarse, sin embargo, y yo aprendí por las malas en mi rito de doma —y dicho eso, le señaló el parche del ojo, pero no lo dijo con pesar.

Sonrió después, para quitarle hierro al asunto.
No me esperaba que pudiera haber tantos dioses por ahí, pero tiene sentido, ¿no? Incluso aquí parecen tenerlos... Pero lo que no me explico es cómo vamos a usar su energía superior, pues eso fue lo que me dijeron al traernos. ¿O quizá sea el don que dan los dioses de este mundo? ¿A vosotros os otorgan alguno los vuestros?

Pensaba en voz alta, realmente. Tenía muchas dudas y muy buena memoria para lo que habían hablado desde llegar a la ciudad y lo que le había dicho la mensajera de las lunas. Necesitaba saber, y cualquier hipótesis era buena.


_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


New Sincy:

Conversación en la armería Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:

7Conversación en la armería Empty Re: Conversación en la armería el 23/09/19, 12:28 am

Yber

Yber
GM
Era extraño, pero aquella conversación estaba haciendo feliz a Ulmara: estaba hablando tranquilamente con una criatura de otro plano, compartiendo sus diferencias e incluso dandoles cierta cabida en el puzle tan grande que se había desplegado ante ellos. Sonrió con cierto pesar ante la mención del ojo. Ella también tenía una herida, pero en otra persona.

Levyna y Kepryna… —saboreó los nombres. Le gustaban, tenían como cierta magia. Definitivamente hablaría de ellas a Aramara y al resto del panteón—. Tal vez solo son mortales con el ego subido… Tienen a su merced un buen puñado de planos y el poder, tal y como lo veo, tan solo nos llena de aristas. Es una mierda todo.

Bufó, pero luego acabó sonriendo.

Mis dioses nos han liberado de la muerte. Al contrario que otras criaturas de nuestro plano, los cercanos dejamos atrás nuestro cuerpo físico y nos trasladamos a un plano interpuesto con el nuestro. Pasamos de la Cercanía a la Lejanía. Nos volvemos pálidos, translúcidos e incorpóreos, pero de alguna forma permanecemos. Al menos hasta que queramos poner rumbo a lo Desconocido. ¿Tenéis algo así los hijos de las Lunas?

La posible respuesta le daba un poco de miedo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

8Conversación en la armería Empty Re: Conversación en la armería el 24/09/19, 03:01 pm

Jack

Jack
El kepryno escuchaba con atención y la cabeza ladeada. «¿Acaba de decir que no mue...? Ah, no...» Se parecía a su concepción de la muerte pues, aunque no lo había dicho, abandonar el cuerpo físico le recordaba a sus creencias en el viaje del alma hacia las lunas. No le asustaba estar hablando de diferentes divinidades, finales, de tantas posibilidades, sino que le maravillaba y le emocionaba ver lo distintos y similares que eran en unas y otras cosas.
Algo... parecido. Al morir, ayudamos a las almas de los caídos a volver a las lunas, mientras que nos aseguramos de que su cuerpo vuelva con la naturaleza. Los ojos se los devolvemos a las lunas en la Fuente de los Nacimientos, nuestro cuerpo se entierra y la coraza la dejamos en el mar.

Pero le había llamado la atención el hecho de que pudieran elegir... porque, ¿de qué servía? ¿Acaso podían vivir, interactuar, de otra forma? Le costó empezar a hablar, pues aquello le hacía cuestionarse demasiadas cosas. Sentía una emoción extraña, como si fuera una mezcla de miedo y fascinación. La pierna derecha le temblaba visiblemente.
¿Cómo... cómo es eso de que podéis quedaros en ese plano? Nuestra alma queda atrapada en nuestras capas de plumas en el funeral (como la que traía al venir) y luego las llevamos a un bosque para que se liberen y vuelvan con las lunas... Pero no estoy seguro de que podamos elegir quedarnos...

>>¿No es... doloroso estar en ese plano intermedio?

Se estaba metiendo donde no le llamaban, pero no podía evitarlo. No sabía qué era preferible, si poder elegir o estar abocado a reunirse con las lunas. Y aún peor, no sabía qué significaba que, al cuidado de sus dioses, unas criaturas pudieran decidir cuándo llegaba su verdadero final y otras no... ¿No eran todos los dioses iguales? No le tenía miedo al más allá, pero sí a la muerte en sí. Pero tampoco quería quedarse vagando por el mundo, que era lo que parecía esa libre elección. ¿Pero entonces? ¿No era la muerte lo mismo para todos? ¿Quería saberlo, de veras?


_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


New Sincy:

Conversación en la armería Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:

9Conversación en la armería Empty Re: Conversación en la armería el 25/09/19, 12:47 am

Yber

Yber
GM
No, no, no duele nada. —Se olvidó de todo lo que estaba haciendo y se centró en la conversación—. Una de mis tatara-tatara-abuelas aun permanece en la Lejanía y repite como un loro que abandonar el cuerpo es lo mejor que le ha pasado. Dio el paso muy vieja, necesitaba ayuda para cosas muy sencillas...Ahora vive distanciada de muchas de nuestras necesidades cercanas (ya no come, por ejemplo), pero sigue siendo ella al traslúcido y sin las limitaciones de su antiguo cuerpo. Para llevar cientos de años en la Lejanía se mantiene fresquísima, ya te lo digo yo.

Al principio, Ulmara esbozó una sonrisa, pero esta decayó antes de formarse por completo. Se hizo un silencio algo triste para la cercana, que de repente pensó en la posibilidad de que la vieja lejana avanzara hacia Lo Desconocido mientras ella permanecía secuestrada. Resopló y trató de pasar a otra cosa. El rito de los hijos de las las lunas le había parecido precioso y quiso saber más.

La Luna… —Ulmara había pecado de sesgo y había entendido el rito de Pefka como un paso, uno diferente a los suyos, pero un paso al fin y al cabo. Fascinada, se imaginaba a los congéneres del krabelinense viviendo una nueva etapa de su existencia en aquellos astros de plata y oro. La imagen despertaba en ella el sentido de la maravilla—. Tiene que ser un buen viaje. ¿Podéis hablar con sus almas? ¿Sabéis qué hay allí arriba?

Se sentó sobre un baúl cerrado.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

10Conversación en la armería Empty Re: Conversación en la armería el 25/09/19, 10:42 pm

Jack

Jack
Si el nombrado no hubiera estado sentado, se habría caído al suelo. Aguantó la mirada brevemente hacia Ulmara, pero acabó desviándola a la pared. Ni siquiera podía sostener otra de las cerbatanas que estaba limpiando, así que la dejó en el suelo.

¿Abandonar el cuerpo y seguir vivos? ¿Hablar con los vivos? ¿Disfrutar de ese plano intermedio y no desear retornar a la naturaleza? Era demasiado. Demasiado para asimilarlo. Demasiado para cuestionarse su propia muerte, sus propios ritos. Demasiado para juzgar a su interlocutora, a quien prácticamente estaba conociendo, y sus dioses, de quienes no sabía de su existencia minutos antes. Evitó pensar en ello mientras escuchaba, por su propia salud mental, porque se sentía al borde de un mareo colosal. Demasiadas emociones cruzadas.

Consiguió tragar saliva antes de abrir la boca para responderle. Estaba afectado y la pregunta final había podido con él, solo que no quería reconocerlo. Su cuerpo lo haría por él.
Nosotros... ¿Desaparecemos? La... la idea es volver a la naturaleza y a las lunas, pero no nos vemos ni nos hablamos ni na...

No pudo terminar. No aguantaba sentado. Se levantó temblando y entonces tropezó con la cerbatana de antes. Pudo esquivarla, pero a cambio perdió el equilibrio y se dio con el hombro en la pared. Estaba tan desorientado que ni se quejó, tan solo apoyó la frente en la superficie y se quedó ahí unos segundos.
Es... estoy bien, no te preo... —y paró porque se descubrió emocionado hasta el punto de que se le escaparan algunas lágrimas al parpadear—. Debería... deberíamos seleccionar lo de mañana para el entrenamiento, ¿n-no? —cambió de tema con la respiración entrecortada.

Fue un cambio a la desesperada, pero no quería que nadie le viera en aquel estado. No solo vulnerable, sino cuestionándose bastante de aquello en lo que creía sin dudar. Tampoco quería que la chica se ofendiera, se preocupara, se asustara o lo interpretara mal de cualquier forma posible, así que se lo explicaría en otro momento si no le preguntaba. Pero primero debía tranquilizarse.


_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


New Sincy:

Conversación en la armería Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:

11Conversación en la armería Empty Re: Conversación en la armería el 28/09/19, 01:06 am

Yber

Yber
GM
Para Ulmara hablar de la muerte o de su ausencia algo natural, su creencia la respaldaba y ayudaba enormemente a evadir sentimientos peligrosos. Como los de Pefka, probablemente. Por eso la pilló desprevenida su reacción (en la Cercanía la habría tachado de exagerada) y no llegó a tiempo para evitarle el golpe. Sí que se levantó del baul y se acercó a él de una zancada.

¿Seguro que estás bien? —preguntó para confirmarlo, a pesar de lo que había dicho el hijo de la luna Kepryna—. Siento si he tocado un tema delicado para ti.

Le tocó en el hombro en un intento de reconfortarlo, pero se sorprendió a sí misma al recordar que debajo de la camiseta había una coraza. Contuvo el reflejo de retirar la mano, manteniéndola los segundos necesarios para que se hiciera notar su gesto. Luego se separó enmascarando la incomodidad. Más tarde se regañaría a sí misma. Más tarde.

Sí, mejor —le siguió el rollo en el cambio de conversación—. Por mi parte creo que bastan las espadas de madera, aunque tampoco estoy segura de que las vayan a utilizar mañana. Es muy pronto —. Su idea era comenzar con estiramientos y hacer unos cuantos ejercicios básicos para comprobar el aguante de cada uno, no veía seguro darles armas a pelo, más a unos (como Toni o Fleur) que a otros (como Qwara o Nery’s)—. ¿Qué opinas de los arcos que tenemos?, ¿nos valdrán?

Sentía todavía la sombra de la anterior conversación, pero esperaba haberla atenuado un poco.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

12Conversación en la armería Empty Re: Conversación en la armería el 01/10/19, 06:45 pm

Jack

Jack
Pefka consiguió recomponerse y después miró a su compañera. Agradecía cambiar de tema así que le siguió el rollo. Se limitó a asentir cuando le preguntó por su estado.
Podríamos ponerles a correr con las de verdad y luego que entrenen la postura con las otras —dijo entre risas. La diversión de la ocurrencia era sincera—. Creo que valdrán, sí. De momento, con el arco y las cerbatanas pensaba enseñarles lo básico como las espadas, o sea, cómo poner los brazos y los pies, cómo cogerlos, esas cosas.

Sabía bloquear las preocupaciones y centrarse en lo práctico, pero esa noche y los días siguientes pensaría en ello sin lugar a dudas. Cómo no hacerlo, si le corroía el alma la idea de rehuir volver a la naturaleza. Era como si le hubieran hablado de quemar bosques enteros por diversión... y le chocaba. Ulmara y Iemai no eran como los guerrero de Bakaiar, así que debía haber algo más.

Sacudió la cabeza y se sonrió fugazmente. No lo estaba bloqueando tan bien a fin de cuentas.
Además, ayer corrimos bastante y algunos estarán cansados. Podríamos entrenar y luego charlar de estas cosas... Quizá no tan en profundidad —volvió a bromear—, pero sí conocernos mejor —y le sonrió. No quería mal rollo porque no lo sentía así, solo eran diferencias de mundos. Bueno, diferencias colosales, pero... Aún tenía que pensarlo.


_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


New Sincy:

Conversación en la armería Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 2.]

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.