Conectarse
Últimos temas
Torreón SendarAyer a las 01:01 pmTakPrimer sueño de Rägjynn20/06/24, 01:30 pmTakBarrio Gigante19/06/24, 10:41 amLECBosque Fantasma15/06/24, 11:41 amLECApuestas de transformaciones13/06/24, 08:15 pmLEC
Estadísticas
Tenemos 204 miembros registradosEl último usuario registrado es KeydiaNuestros miembros han publicado un total de 52147 mensajesen 1058 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Subterráneos

+22
Raven
Kanyum
Dal
Red
Evanna
Zarket
Matt
Poblo
Muffie
alpeca
Leonart
Lops
Naeryan
Alicia
Giniroryu
Administración
Yber
Tak
Elliot
Jack
Fundador
Rocavarancolia Rol
26 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Subterráneos - Página 29 Empty Subterráneos

03/08/11, 11:04 am
Recuerdo del primer mensaje :

Los subterráneos ocupan todo el subsuelo de la ciudad y están plagados de horribles criaturas. Se puede entrar en ellos desde cualquier punto de la ciudad y puedes salir en cualquier sitio.

Descripción más detallada sacada de la saga:

Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

23/05/24, 07:10 pm
Todo lo que tenían en sus cabezas empezaba a caer sin parar, sin detenerse. Numerosas rocas caían, amenazaban con sepultarlos entre terribles castañazos como o se pusiesen a correr de verdad. En unos traspiés no pudo evitar ser adelantado por Ethan y Rick, quienes ya iban a mal ritmo pero le traicionaban las piernas, le temblaban como si no fuese suficiente el instinto de querer correr.

Y, de pronto, se comió de boca las espaldas de los que iban delante sintiendo el impacto con dolor por ser tan repentino. No había tiempo para quejarse ni para frotarse la nariz magullada por el golpe que le hizo perder el equilibrio.

Lo peor de todo, lo que le hizo enmudecer fueron esas advertencias de Ethan y lo que le puso los pelos de punta. ¿Un oso? Miró confundido a Aniol y luego a los de delante, pegado a la pared y con el corazón en la boca que, de hecho, se tapó con las manos sin dejar salir siquiera el aire. ¿Qué cojones podrían hacer? El ruido que estaba escuchando, esos golpes… ¿Era un bicho así de tocho? No lo estuvo viendo, escondido y negando a asomar media cabeza pero precisamente aquello lo estaba acojonando a muchísimos niveles por no saber cómo de grande era.

Y un gruñido con obvia molestia del pedazo bicho entró de pronto en sus oídos, intentando controlar sus exhaladas llenas de terror para no hacer más ruido de lo debido. Al oír de Rick aquel “están ahí”, se le vino a la cabeza el peor de los escenarios, uno con el que tuvo que vivir de cerca los rugidos de otro animal gigantesco. Ellos... ¿Qué estaba pasando detrás suya? Debía hacer algo, ayudarlos, socorrerlos.

Golpes, golpes...

Sangre, fauces, un grotesco espectáculo invadía su mente distraída en pánico, le pitaban los oídos y sus ojos derramaban lágrimas de miedo, no quería soltar su mano tapando una boca que contenía gritos, llantos de impotencia que pedían no volver a ver ningún animal más, de no encarar lo que no quería tener ante sus ojos de nuevo en un arranque de cobardía que lamentaba tener a costa de no impedir que sus amigos estuvieran en peligro, aunque no pudiese hacer nada de nada porque era un enano, un crío.

Golpes, golpes...

No pudo escuchar lo que dijo Rick, estando con la mirada fija a la nada y luchando con contener la respiración de nuevo. Si lo del brazo se cumplió entonces solo quedaba un daño feral y entonces… oscuridad. No le quedaba valentía ciega, podía oler el peligro y la creciente amenaza, enfrentarlo era una locura. No tenía planes, no tenía una mierda, ni armas, ni magia, ni voluntad, tan solo quería salir de ahí y no nadar en el recuerdo de ver el brazo de su madre, mordido por más animales grandes. No quería ver más animales. No quería ver más monstruos.

Ese monstruo golpeaba demasiado la pared... No paraba...
Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

24/05/24, 10:11 am
Connor esperó con la maza en alto y el corazón acelerado como una puta locomotora. En instantes como aquellos, escondido y tenso, casi prefería que se desatara el caos y la adrenalina empezara a hacer efecto en su cuerpo antes que estar esperando un jodido segundo más a que el monstruo les descubriera. Ahora bien, cuando llegó ese momento Connor no pudo desearlo menos. Todo pasó en unos instantes. Airi lanzó la piedra, y aunque no vio la trayectoria quedó claro que no llegó muy lejos por el ruido que hizo al impactar demasiado cerca de ellos. <<JODER...>> Pensó mientras aferraba el arma con más fuerza y empezaba a pensar que quizás tendría que haber sido él quién se encargara de esa parte, en un pensamiento enfadado fruto de la desesperación y el puñetero miedo.

Los pasos del animal, lejos de alejarse, se empezaron a acercar más atraído por el ruido ocasionado mientras emitía un gruñido no muy alentador. <<MIERDA>>. Les iban a descubrir nada más se acercara a ellos... Connor agarró la maza con más fuerza, pegado a la pared y pensando en esperar a que estuviera más cerca para golpearlo. Pero mucho antes de eso Nohlem ya se había adelantado y el inconfundible sonido de la cuerda del arco sonó dentro del escondite. No le dio tiempo a desear que lo matara de un puto flechazo cuando el proyectil ya estaba haciendo un ruido desagradable de succión contra la carne. Había acertado el tiro. Pero no estaba jodidamente muerto. Y con ello terminó la tensa espera y vino el jodido caos.

Si le preguntaran a Connor cómo sentía los impactos del animal... Respondería que eran como si una puta excavadora no dejara de estrellarse una y otra vez contra ellos. El ruido era ensordecedor mientras fragmentos de rocas salían despedidos por el aire. De cuando en cuando, mientras seguía pegado a la pared, podía vislumbrar pequeñas partes de la puta bestia intentando entrar en la pequeña abertura. Un trozo de pelaje por allí, uno de sus grandes colmillos asomando por allá... Los ojos de Connor buscaron los de Räg, Nohlem y Airi con terror y pánico, sin saber qué podían hacer. Le sanaí sentade en el suelo con las rodillas abrazadas... Los latidos de corazón del motero se fueron acelerando mientras su vista se fijaba en las consecuencias que las embestidas estaban ocasionando en la pequeña cueva donde estaban escondidos. Un hilo de polvo caía desde el techo y fue como si su corazón se parara en seco. El puto monstruo, golpe tras golpe, acabaría echando la puta cueva sobre ellos. Aplastados como si no valieran una mierda. Tenían que salir de allí. YA.

-¡Tenemos que salir de aquí, joder!- Repitió ésta vez dándole voz a sus pensamientos. Su tono era la pura expresión del miedo y la desesperanza, pero también se adivinaba determinación debajo de eso. Porque quería sobrevivir... No, quería vivir... Dentro les esperaba la muerte enterrados en vida, tarde o temprano. Fuera la muerte bajo colmillos y garras, pero fuera... Había una puta posibilidad. Connor se armó de un valor y rabia suicidas, el que tienen los animales acorralados y no pueden hacer otra jodida cosa que devolver los golpes. -¡NO PODEMOS QUEDARNOS AQUÍ! ¡VAMOS, JODER!- Vociferó antes de esperar uno de esos segundos entre embestida y embestida para asomar el cuerpo por la abertura, sin llegar a salir de la cueva.- ¡VEN AQUÍ, HIJO DE PUTA!- Su voz fragmentada y rota por el miedo y la rabia, mientras agarraba la maza con ambas manos y dejaba escapar un bufido para liberarse de los puñeteros miedos. Frunció el ceño mientras se intentaba concentrar.

Su plan intentar reventarle la cabeza al monstruo con un buen mazazo cuando volviera a la carga.
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

24/05/24, 06:35 pm
Contra todo pronóstico de todos excepto él la piedra llamó la atención del animal, y durante el momento de la verdad Nohlem se sintió como extraido de la realidad, calmado de alguna forma. La criatura se estaba acercando. “Ya está” se repetía, “ya está”. Era mejor tirarse al mar que recrearse en lo helada estaba el agua.

Entonces falló.

El soplo de serenidad no evitó que le temblara el pulso, ni que la respiración le traicionase o se le fuera el disparo a un lado y no a la cabeza. En lo poco que la flecha rasgó el aire y se clavó donde, sin lugar a dudas, no debía, Nohlem fue terriblemente consciente de su error. Estaban condenados.

Mierda —la voz salió sin fuerza, rota, un quejido susurrado en el que escapaban años de vida antes de quedar sepultada por otros ruidos. El animal comenzó a arremeter con furia, erguido sobre sus cuartos traseros todo lo grande que era.

Por instinto Nohlem se fue todo lo atrás posible, junto Airi, visión de tunel y corazón en lo más alto de la garganta, atorado. Su respiración se descontroló en jadeos ansiosos que hacían más ruido que bien, pues por mucho que entrara aire -y polvo- su sistema no parecía tener suficiente. Se ahogaba, como pronto se ahogarían todos bajo esas piedras. No soltó el arco pero casi soltó el cuerpo, al punto que tuvo que sujetarse a la inestable pared para no irse al suelo junto le sanaí. Tendría que disparar otra vez, el animal estaba ridículamente cerca, pero justo por estar tan cerca el ángulo que le quedaba era nefasto. Veía marrón, polvo, rocas sueltas, colmillos. No reconocía nada. Quería cerrar los ojos y taparse los oídos por poco que eso curase sus males.

Sin embargo la voz de Connor le devolvió a tierra, una muy diferente a la suya, la de alguien que aún no ha tirado la toalla y todavía cree que puede salvarse. Siendo sinceros no es que fuera de la cueva su destino pintase mejor, prefería morir aplastado que devorado vivo, claro que Connor no parecía pensar en un final. Es más, por culpa de sus gritos Nohlem empezó a ser víctima del engaño, obnivulado por su falsa esperanza de supervivencia. Una cuerda invisible a la que sujetarse, tan fina y fuerte como hilo de pescar. A lo mejor igual que con las aguas heladas es peor pensar en la muerte que llegar realmente a ella.

Joder —gruñó, tomando las riendas de su respiración, separándose de la cada vez más insegura pared para quedar tras el motero. Gritó, gritó para empaparse de adrenalina, para fingir ser valiente como su amigo, para que la muerte no le pillase temblando—. ¡CONNOR DAME ESPACIO!

Y con los dientes apretados en una mueca volvió a tensar el arco. Dispararía donde fuera, a bocajarro. Con que se clavase en el cuerpo peludo de la bestia se conformaba. Quizás no pudieran matarlo, pero iba a hacerle daño. Con suerte el dolor sería suficiente para apartarlo de la entrada y que pudieran salir corriendo, fuese a donde fueran con eso.
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

25/05/24, 12:58 am
-No.

Murmuró como un eco aterrado de lo que era su mente en esos instantes. Sus pensamientos se hundían en la más fría consciencia de que no había vuelta atrás, el derrumbe les había dejado acorralados entre una muerte segura y una huida demasiado alejada de sus posibilidades.

-No.

Repitió absorto, en un shock que bombeaba con tanto frenesí que sentía su corazón estallar tras sus oídos. El resto de ruidos se le hacían horrorosamente lejanos a pesar de escucharlos nítidamente. Una flecha cortando el aire, el rugido de la bestia cabreada, el impacto de garras contra piedra dura, todo resultaba ensordecedor y a la par nada conseguía igualar sus propias pulsaciones. Era un oso demasiado grande y él en comparación era demasiado pequeño, demasiado vulnerable, demasiado débil.

-¿Rick, que…?

Preguntó a medida que trataba de negar con la cabeza para empezar a quitarse la escarcha acumulada en el cuerpo. Moverse era agotador, como si a cada músculo tensado tuviera que romper una espesa capa de hielo. Su vista se fue momentáneamente hacía los niños pero lejos de sentir una empatía que acabara de hundirlo lo que sintió fue miedo e incertidumbre. ¿Qué estaba diciendo su compañero sobre la piedra?

Ah.

Quería lanzarla.

El instinto golpeó más rápido que la lógica, como un cervatillo que salta antes de razonar que la caza ha comenzado o un pájaro que huye antes de la tormenta. Ver aquella roca sostenida fue un disparador, un pistoletazo que indicaba el inicio de una carrera, por eso actuó antes su cuerpo que su mente. Su único brazo hábil sostuvo la muñeca de Rick y sin mediar palabra pegó un tirón hacía abajo con toda la adrenalina recién inyectada. Ahí se quedaría sosteniéndolo, forcejeando a menos que el neoyorquino decidiera soltar un objeto que en esos instantes consideraba más bien una maldición.

-¿En qué estás pensando? ¿¿Quieres matarnos?? -La confusión seguía siendo evidente en su tono de voz, no estaba cabreado, estaba asustado como un animal que ve su único escondite expuesto. -¡Si esa bestia se gira hacia nosotros estamos muertos!

Que difícil era contener el volumen en no más que un susurró agravado, uno que rozaba el hablar normal pero que se escuchaba como un grito silenciado. Ethan se le quedó mirando en una mezcla de estupor e incredulidad sin poder ver más allá de todos los malos posibles finales que un acto así podría acarrarearlos. No estaba pensando en el otro grupo, no tenía tiempo suficiente como para hacerlo. Pensaba en los dos niños aterrados que tenía pegados a la pared, en que Rick no podía correr y en que él apenas podía sostener un palo maltrecho. Pensaba en el amplio escenario que les separaba de su escape, en que carecían de armas y en que estaban simplemente arrinconados en un triste escondrijo.

Ethan no quería ser ningún héroe, no en esos instantes donde la realidad era mucho más dura que la ficción. No cuando intentar serlo suponía una muerte evidente. Los gritos de sus compañeros que sonando en la lejanía afianzaron su agarre. Ellos tenían armas, tenían un escondite. Por una vez y solo por una vez simplemente quería sobrevivir, aunque eso significase tener que esperar.
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

25/05/24, 05:13 pm
Observó con horror como el enorme animal se dirigía hacia ellos ignorando por completo la piedra. El disparo de Nohlem no se hizo esperar y les ganó unos segundos en los que la criatura sintió el dolor del flechazo e intentaba arrancarse el proyectil, pero por desgracia no bastó para detenerlo. Era demasiado grande y aunque la herida le podía provocar consecuencias a la larga, solo estaría pensando en ir a por sus presas en ese momento: ellos. El nivel de inteligencia del animal era una desventaja y ventaja para ellos a la vez, pero posiblemente en aquellos momentos en los que estaba enfurecido y quizás hambriento se podía decir que las ventajas eran casi nulas.
Rägjynn simplemente no sabía qué hacer. Una vez más completamente inútil ante una situación en la que se necesitaba… ¿el qué? No lo sabía, nunca se había tenido que enfrentar a un animal salvaje. Pero por no poder ni siquiera podía intentar pensar en algún truco con los escasos hechizos que podían realizar como ya había hecho Airi… Eso le hizo dirigir su mirada hacia le sanaí y volvió a sentir con fuerza la impotencia. Le chique probablemente se sentía igual, pero al menos elle lo había intentado con todo lo que podía… Él solo podía… Pero no, no podía. Tenía miedo.

Y el miedo fue aún mayor cuando llegaron las embestidas. Algo de tierra empezó a caer desde el techo, y sabía que Connor tenía razón en que no podían quedarse allí, pero… Estaba paralizado.

Vio al humano salir enarbolando su maza y llamando la atención de la criatura. Sintió miedo por la vida de Connor.

Vio al varmano, arco en mano y dispuesto a volver a disparar, pidiéndole al humano que le ayudase a encontrar una oportunidad. Sintió miedo por la vida de Nohlem.

Volvió a ver a Airi, que no parecía capaz de salir de su estado, y también sintió miedo por elle. En un arrebato y sin apenas ser consciente de lo que hacía, arrojó fuera del agujero su jō… por si les servía de algo en algún momento a sus compañeros y se acercó a le sanaí. Con mucha torpeza, como pudo con un solo brazo, le arrastró hacia una esquina para que se refugiasen de más posibles embestidas del animal. Si caían escombros o el ser volvía su atención hacia ellos trataría de proteger a Airi con su propio cuerpo. No podía hacer… otra cosa.

<<Hay algo…>>

<<No>>.


1-30: la maza de Connor impacta con fuerza contra el cráneo del jaboso, le provoca una herida que lo deja aturdido y no consigue actuar de inmediato para replicarle de vuelta.

31-70: el impacto a la cabeza sigue siendo considerable, aunque el jaboso reacciona más rápido y no recibe tanto daño, esquivando parte del golpe. Lanza un zarpazo en dirección a Connor.

71-100: el jaboso logra apartarse del golpe de Connor con un movimiento rápido e intenta embestir a Nohlem, tirando a Connor al suelo en el proceso.

Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

25/05/24, 05:13 pm
El miembro 'Giniroryu' ha efectuado la acción siguiente: Número Aleatorio


'Dado de 100 caras' : 4
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

25/05/24, 06:22 pm
El flechazo de Nohlem no se hace esperar, y con el animal aturdido, la flecha se clava limpiamente en su pecho, provocando un nuevo rugido de dolor. La sangre que mana de su cráneo empieza a caer también sobre sus ojos, dificultándole la visión. Durante unos instantes no sabe qué hacer.

En ese momento, se escucharía una risa familiar a través de la galería por la que había llegado el animal. Sutileza haría acto de presencia, volando por encima de las cabezas de todos, sintiéndose a salvo de la furiosa criatura desde las alturas.

—Vaya, vaya, sí que sois unos pringados, ¿verdad? —el roquense revolotea alrededor sin dejar de emitir unas risillas que, aunque armoniosas en su tono, sin duda están completamente fuera de lugar—. Aunque supongo que tendré que informar sobre este tipo fuerte: ¡no esperaba que pudieseis darle ese golpe tan tremendo!

Sutileza se acerca cada vez más a a su posición, llevando ancladas algunas protecciones mágicas.
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma
Personajes :

Heridas/enfermedades : Raspazos y contusiones varias, luxación del tobillo izquierdo
Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

25/05/24, 11:43 pm
Por supuesto aquel día estaba maldito y cualquier cosa estaría en contra de todo el grupo para llegar con vida a la mañana siguiente. El plan del neoyorquino era uno improvisado, que tenía su buena parte de posibles fallos en la práctica. El primero llegó en cuanto se dio cuenta que no iba a poder contar con Aniol. No le culpaba en absoluto, aunque él estuviera reuniendo todas sus fuerzas a sus compañeros que estaban en el hueco, bajo la adrenalina se escondía pacientemente el miedo. Miedo tanto por todos como por él mismo, todos estaban en peligro (y ese grupito más aún) mientras esa cosa siguiera allí.

En la urgencia del momento, se tomó un breve momento para ver el temor que tenían los niños, sintiendo en el alma con tantas otras veces que tuvieran que aguantar todo aquello. -(Vale, toca improvisar)- pensó decidido mientras volvía su atención al oso con cabeza de jabalí. Había preferido lanzar la piedra con olor para minimizar el que el animal pudiera darse cuenta de ellos cuatro, pero todavía tenía algunas opciones. Si no estuviera atacando ya lo mejor habría sido mandarla en la otra dirección, pero ahora que estaba tan ocupado... Darle directamente a la bestia podía distraerlo por un momento que podrían usar para escapar, pero sería muy arriesgado para todos... -(Joder)- se quejó con un resoplido sin tener clara la acción. Mientras pensaba, fue preparando el brazo para lanzarla y...

-¿Pero qué...?- musitó desconcertado en cuanto sintió su brazo bajar. Hasta que no miró instantes después para comprobar qué era la presión en su muñeca no proceso lo que estaba pasando. Y luego tampoco es que entendiera mejor. Su mirada se quedó en el británico, incrédulo con lo que estaba haciendo. -Ethan, ¿Qué demonios haces?- se quejó confundido, intentando no alzar la voz. Luego llegó su explicación y las dudas fueron cambiando a otros sentimientos más complejos, un cúmulo de confusión, ira, miedo y frustración. Todavía podría comprenderlo si estuvieran en el torreón, pero allí la única ventaja que tenían es que el monstruo había encontrado antes a unos que otros, pero ni arropados debajo del saliente estaban seguros del todo. Por supuesto que no quería que les pasara nada a cualquiera de ellos, pero el mismo sentimientos lo compartía con los que estaban atrapados. -¿¡Y el resto qué!? ¿¡Vas a dejar que esa cosa los mate mientras te quedas mirando!?- el volumen había subido un poco con el enfado y el neoyorquino intentaba zafarse del agarre de su compañero, tirando sin mucho éxito al principio, pero aumentando la fuerza hasta que acabó por librarse ayudado de su otra mano, aguantando como podía la vara.

En otro momento lo habría juzgado duramente con la mirada tras aquello, pero tenían otros asuntos más urgentes. En cuanto escuchó los gritos, Rick se giró de nuevo hacia la bestia, aunque la escena había cambiado considerablemente. Connor y Nohlem estaban asomados con sus armas y estaban consiguiendo plantar cara al monstruo. Sumado al colgante que habían encontrado, era de lo poco que le estaba dando esperanzas desde que habían caído. Todo parecía que estaba bajo control y el chico estaba sintiendo una pizca de alivio, hasta que una voz lamentablemente familiar hizo acto de presencia. Sutileza acababa de entrar por la galería que había más allá y volvía como siempre a molestarles. Su mofa le resultó más amarga que de costumbre hasta que las llamas de la decisión se encendieron con fuerza. Si estaba allí es que iban por buen camino, pero más importante aún, tenían una oportunidad para devolverles la jugarreta. Allí no tenía muchas vías de escape y si conseguían derribarlo tal vez podrían capturarlo. Era una pena que su arco se hubiera roto pero por suerte iba sobrado de piedras.

Rick se concentró para apuntar y, con todas sus fuerzas, lanzó la primera piedra al pajarraco. Un golpe en la cabeza o en las alas es lo que andaba buscando, pero cualquier cosa que lo desestabilizara le serviría. Mientras no le quitaba el ojo de encima ya estaba cogiendo una segunda piedra para repetir la jugada hasta que estuviera en el suelo. -Rápido, hay que hacerle bajar- diría al británico, dejando por un momento la pelea de hacía un momento. Si el otro grupo se estaba encargando bien del monstruo, era la oportunidad del suyo para una segunda victoria en esos subterráneos.

1-40: la piedra da de lleno a las defensas de Sutileza, desgastándolas ligeramente.

41-59: la piedra no llega a su destino, pero cae encima del jaboso (no tiene mucha repercusión en el comportamiento del animal ya que está aturdido y apenas nota el impacto).

60-100: el lanzamiento falla y la piedra cae sin acertar.
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

25/05/24, 11:43 pm
El miembro 'Harek' ha efectuado la acción siguiente: Número Aleatorio


'Dado de 100 caras' : 73
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación

Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

26/05/24, 02:27 pm
-¡El resto tiene armas y desde luego que se pueden defender más que tú, que yo o que los putos críos!

Le replicó con el mismo tono de voz molesto. A esas alturas seguía sin entender como Rick veía el árbol pero no el bosque. Desde donde estaban si el monstruo se giraba desde luego que ninguno de ellos iba a tener margen de alcanzar la salida. Sintió el nervio crecer por la garganta como un veneno mal curado y por un momento el escozor de su lengua le instó a decirle algo más punzante que racional.

¨Si te quieres suicidar siendo un héroe al menos hazlo lejos de los niños.¨

Pensó sin llegar a vocalizar pues ni con todo el resquemor que estaba sintiendo le dedicaría un desdén tan horrible a uno de sus compañeros. Claro que no deseaba ningún mal a nadie, por mucho que en esos instantes sintiera que estaba tratando de rescatar un naufragio completamente solo mientras el neoyorquino salvaba a otra tripulación sin siquiera mirar antes por la suya. La impotencia le hizo morderse el labio y contener la postura dejando que el otro se zafara de su agarre.

-Ni si quiera estamos a salvo nosotros como para que te des el lujo de pensar en los demás.

¿Lo haría el resto? Su mirada se dirigió al otro lado mientras se acercaba a los niños más que dispuesto a cargar con ambos si la situación se complicaba. La respuesta llegó rápido cuando Connor emergió de entre las rocas para golpear con fuerza a la bestia y tras él, como una salvación rompiendo el mal cuerpo una flecha atravesó el aire en otro impacto certero. La sonrisa se le ensanchó al momento sin saber si reír, llorar o gritarles en un eco lleno de ánimos.

Claro que no estaban pensando en los demas, estaban pensando en sobrevivir.

Esa decisión aclaró parte de su mente. La culpabilidad se deshizo tras una nueva oleada de confianza y tras la promesa que le había hecho a Connor asintió decidido. No podía ayudarles dándoles de sacrificio a un cojo y a dos niños pero eso no significaba que no hubiera otras maneras. Que irónico lo bien que le venía la llegada del pájaro, ahora sí tenían un cebo en condiciones.

Nohlem era el mejor tirador del torreón, Connor era el más fuerte y desde luego que Aniol era el mejor mago. Creía ciegamente en las aptitudes de sus amigos pues las estaba viendo en acción y al igual que ellos estaban luchando por salir vivos de esa él debía de mirar lo mismo para con los suyos. No, esa cosa no iba a matarlos, pero no por lo que ellos pudieran o no hacer si no porque simplemente no se iban a dejar matar. No eran unas princesas atrapadas en el torreón al igual que ninguno de ellos era un caballero en brillante armadura. Eran unos desgraciados y eso era lo mejor que podían ser, porque al menos lo eran juntos.

-¿Aniol, recuerdas esa vez que me enseñaste lo bien que partias las zanahorias con magia?

Ethan se había agachado junto a ambos peques, dirigiéndose al polaco pero cogiendo la mano de Damian para que también pudiera prestarle atención. Los necesitaba cerca, con los oídos atentos a lo que pudiera decirles. Su hombro dolía y los ruidos de fondo seguían como aguijones en su mente pero si quería salir con ellos los iba a necesitar más que nunca.

-Hoy vamos a jugar a ser otras personas. Aniol tu vas a ser Elsa y tu Damian, Rambo. ¿Así que como ellos vamos a defendernos como podamos de la gente mala que intenta hacernos daño, si?

Su mano iba de uno a otro, tratando de ocultar todo el miedo con el que su cuerpo latía. Acariciaba el brazo de uno, apretaba el hombro del otro, siempre buscando que sus miradas se cruzaran, que pudieran ver más allá del miedo. Rick estaba tirando ya la piedra pero no podía darle el mismo ritmo, necesitaba crearles cierta seguridad, aunque fuese falsa, porque sabía que si los recuperaba serían tan fuertes como ellos.

-Rambo, vamos a coger piedras, hay que lanzarlas contra el pájaro. A donde puedas, el cuerpo es más fácil de dar y Elsa. -Su mirada se apoyó sobre la de Aniol, tratando de buscar en aquellos ojos color miel la perspicacia que necesitaba pedirle prestada. -Las alas, no pueden volar sin ellas. ¿Crees poderle dar? Eres la mejor en esto, no hay nadie más fuerte que tú, así que confío en ti, mi princesa, para que nos saques de esta.

Respiró hondo sin saber qué resultado tendría todo aquello, desesperado porque aquella fuera su única baza para avanzar. Si Sutileza estaba allí la salida no podía quedar muy lejos. Un último empujón, una última esperanza. Tomó una piedra con su única mano hábil, agradeciendo en esos instantes mantener la derecha sana y se incorporó con la completa duda de si iba a poder darle desde esa distancia. Eran tres, alguno debería de impactar, podían hacerlo, juntos.

-Si veis que cae, corred a la salida, no esperéis a nadie.

Le informó a los pequeños mientras hundía el pie entre las piedras y cargaba un hombro hacía atrás. No quedaba otra, así que tras cerrar momentáneamente los ojos y contener la última exhalación de aire, lanzó el proyectil.
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 4/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

26/05/24, 09:10 pm
La sanación del brazo de Damian y la obtención de aquella especie de artefacto reparador no fueron suficientes para levantar el ánimo del niño. No cuando la ciudad les sonrió con unos dientes afilados de puro mal fario.

La criatura mitad jabalí - mitad oso embestía a sus amigos con tanta furia que estaba seguro de que ese era el final de la otra parte de su tribu. Por eso lo único que hizo fue hiperventilar apoyado en una pared con el sonido de las rocas siendo destruidas por una fuerza descomunal. Y con el grito de su propio corazón a galope pitando más allá de sus oídos.

Ni siquiera le brotaban lágrimas. Era un estado de resignación muda donde solo hablaba el miedo a modo de tirano. Su verborrea dictaminaba un monólogo gris, opaco y desesperanzador que no entendía de ilusiones fantasma.

Los estaba viendo morir.

Los estaba...

¿Qué?

Qué y Cómo.

Parpadeó varias veces a través del polvo, el pecho subía y bajaba fruto de una excitación que nacía del mismo vientre donde antes sangraba en forma de media Luna. Connor y Nohlem estaban respondiendo. Dos flechazos. Una maza.

Ahora sí. Las lágrimas surcaron sus mejillas abriendo también los pulmones en el proceso como un manantial que rompe una presa de madera. Respiró con la emoción en la garganta y exhaló aliento contenido sin ser consciente de que todo este tiempo se había estado privando de respirar.

No fue hasta que avistó a Sutileza que las palabras de Ethan prendieron una mecha a la que no le hacía falta mucha pólvora. El polaco se dejó acariciar por el medio japonés, incluso cerró los ojos con cierto alivio cuando su voz le impulsó a dar unos pasos más allá del temor.

Sí, podía hacer eso. Podía jugar a ser otra persona. Una más capaz y valiente. Un teatrillo en el cual encarnara a Elsa, la hechicera más poderosa de Arendelle. Aniol le dedicó una última mirada al italiano mientras terminaba de limpiarse las lágrimas con el dorso de las manos, las mismas con las que planeaba conjurar el hechizo menos parecido a asomar la bandera blanca que se le ocurría. Siempre prefería a Anna en lugar de a Elsa, pero es que la menor de las hermanas nunca alcanzaría hacer lo que él sí.

¿Damian?... —no se equivocaba, todavía seguía asustado. Aún permanecía aterrado cuando vio la piedra de Rick desaparecer en la distancia muy lejos de su objetivo. Y lo siguió estando al contemplar el aleteo del pajarraco que había mandado a Serena a la casa de campo de su tía abuela. Pero usaría ese miedo, porque no estaba dispuesto a que siguiera riéndose de ellos. Ni mucho menos a perder a cualquiera de su familia—. Vamus a salvar el reino... —su voluntad cobró forma y olor a plata justo antes de que la manera malhablada y aprendida del motero pareciera poseerle—. Vamos... a salvar el reino... joder.

Los dedos regordetes del niño comenzaron a desprender unos hilos invisibles que hasta ahora solo habían conseguido cortar zanahorias cuando los esgrimía. Esta vez recordó el cabello caótico y pelirrojo de Serena desparramado en el suelo. Y pensó en las bromas de Nohlem, pero sobre todo en la expresión amable que ponía cada vez que se dirigía a él como Ania. Se imaginó a Räg llorando sangre de nuevo y la escena mental de Ethan despertando entre sudores cada amanecer.

Lo último que sintió fue la rabia de Connor.

Su muñeca respondió con un tajo a distancia que pretendía desdibujar el ala de Sutileza con toda la fuerza de la que fue capaz de conjurar. El único aviso que dio fue el tintineo débil de las pulseras que aún le quedaban en el antebrazo que sonaron como un eco sigiloso y hambriento.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Tak
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.
Personajes :
Gael/Koval: fuego fatuo terrícola.
Kin: demonio raigaurum irrense.
Ayne: anima sinhadre.
Eara: sinhadre sin esencia.
Nime: demonio mineral libense.
Iemai: cercana, fallecida.
Airi: sanaí.


Unidades mágicas : 3/8

Síntomas : Tendencia a alargar sus baños.

Armas :
Gael/Koval: espadas rectas, maza y quimeras.
Kin: alfanje y guan dao.
Ayne: sable.
Eara: ballesta de repetición.
Nime: dagas.
Airi: diálogo y esconderse.


Status : (ノ☉ヮ⚆)ノ ⌒*:・゚✧

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

27/05/24, 01:25 pm
Se había distanciado del mundo, ocultándose tras sus ojos apretados con fuerza y sus oídos cerrados por instinto. Mientras se protegía de la posible caída de escombro sobre sus cabezas, Airi no fue consciente de que Connor salía del escondite ni que Nohlem volvía a cargar su arco. No fue consciente de nada, hasta que sintió que la vibración y los golpes paraban. Alguien le agarraba y arrastraba con torpeza, y después se quedaba a su lado. Aquella mano escamosa solo podía ser de Räg.

Airi quiso moverse, dejándose arrastrar y ayudando en el proceso. Al abrir los ojos no entendió lo que estaba pasando y solo soltó un par de balbuceos para llamar la atención de Räg y preguntárselo. Necesitó un momento para forzar la apertura de sus tímpanos, con tan mala suerte que estos se abrieron justo para escuchar la risa irritante de Sutileza haciéndose eco por la cueva. Aquella voz jovial le puso la piel de gallina, pero también le hizo apretar los dientes con furia mal contenida. ¿Venía a rematarlos ahora que estaban indefensos? ¿Y qué podían hacer?
¡R… Räg! —llamó a su compañero tirándole de la manga del brazo sano—. ¿Qué está pasando?
Las piedras no se los habían tragado y el animal no había entrado en su refugio todavía. La muerte inminente que había visualizado no ocurrió, pero la voz de Sutileza amenazaba con exterminar el pequeño hilo de esperanza que había nacido al notar que los golpes se detenían.
»¿Qué hacemos? —logró articular. Solo era cuestión de tiempo que el pájaro los encontrase, pero no podía pensar. Su idea había sido terrible, y no tenía ni su palo –que habría sido inútil igual– ni su arco. Los hechizos que conocía no podían aportar nada en aquella situación, y mucho menos contra Sutileza. Se sentía un completo lastre.

Le pareció escuchar la voz de Aniol conjurando en la lejanía. No sabía si era su imaginación haciéndole una jugarreta, pero si los demás andaban cerca, entonces no podían dejar tampoco que les hiciesen nada. Su agarre se hizo más fuerte en torno a la manga de Räg y con la mirada pareció suplicarle por alguna idea, mientras elle misme hurgaba en su cabeza en busca de algo. Lo que fuera.
Isma
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad
Personajes :
Síntomas : En ocasiones se desconcentra con más facilidad.
Armas :
  • Adam: Cimitarra y cuerpo de caballo. La incomodidad
  • Damian: Dientes
    Daga

Status : muñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñones
Humor : ajjaj

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

27/05/24, 10:38 pm
Testarazo tras testarazo, Damian podía sentir lo pequeño que se le quedaba todo. No se sentía listo para hacer nada, aun con su brazo como nuevo y la adrenalina disparada mientras todo a su alrededor le andaba superando. No podía hacerlo solo, no quería hacerlo, nada dentro de él le impulsaba a querer hacer un poco entre el fangoso pavor que le enterraba las piernas.

Pero un leve vistazo, un intento de ver a que diablos se estaban enfrentando le hizo abrir los ojos. El bicho, enorme, estuvo encarado en esos instantes por la enorme figura de Connor y detrás a Nohlem con su arco tensado y…

Era como ver luz, más que cualquier rescoldo que se colaba en el techo que tenía sobre su cabeza. El golpe de la maza en toda la cabeza, el flechazo de Nohlem de seguido, todo era tan intenso y lleno de fuerza y valor. Damian abrió sus ojos, impactados y llenos de un brillo que le hizo encender algo dentro de él.

Esperanzas.

Recuperó el aliento, apretando los dientes al oír una voz tremendamente recurrente en salidas pasadas y también lo último que vio mientras estaba en la mierda, en ese hueco de luz. El ambiente caldeado de Ethan y Rick indirectamente aportó leña al fuego que el italiano tenía dentro, un sabor tan amargo y a la vez tan familiar. Era demasiado odio para su cuerpo, ni siquiera pudo gesticular o formar media palabra en su cara tensa.

De pronto Ethan empezó a contar a Aniol acerca de un hechizo y Damian prestó atención, conservando ese fulgor candente en su mirada. Es verdad… debían ser algo más, debían ser más que niños porque él quería ser un soldado, un tío capaz de defender a sus amigos y a sí mismo. Quería fuerza, fortaleza de un guerrero armado que masacraría a un puto pollo porculero sin pestañear aunque solo sea ametrallándolo a puras piedras en las alas y, de paso, en la jodida cabeza mientras observaba el pedrazo de Rick yendo fuera de su objetivo. Él no quería fallar, él quería reventarlo.

Aniol… —el reflejo del miedo, menguante pero persistente, seguía en los ojos de ambos niños. Damian podía sentirlo, como enfrentarían de cara al miedo y a todos los que los lleguen a molestar con ese corto pero intenso discurso de su mejor amigo. Apretó los labios, arrugando la frente con rabia—. Vamos... a reventarlo… de una puta vez.

Claro que quería salvar su reino, lo salvaría con las piedras que estaba recogiendo mientras el polaco estaba respondiendo con su propio dominio. El circense no poseía ese poder y no lo necesitaba, lucharía a su modo y como mejor se le daba.

A lo bruto.

Usando toda la fuerza que su brazo derecho repuesto le dejaba, lanzó a mala uva cada piedra a ese pájaro que le hizo pasar horrible y gruñendo con los dientes cerrados. No tenía palabras para ese hijo de puta, solo quería cargárselo a balazos, en su mundo donde tendría una ametralladora para coser a tiros a sus enemigos mientras la magia de su colega lo acompañaría en un ataque lleno de contrastes unidos.
Seth
Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental
Personajes :
Devoss: Humano (Países Bajos) Licántropo Tigre

Maila: Humana (Hawaii) Bruja de la Arena

Connor: Humano (Canadá)
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Sufre episodios de insomnio.

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

28/05/24, 12:45 pm
Era curioso como funcionaba el tiempo en ocasiones. Alguna veces las horas sucedían tan rápido que uno no se daba cuenta hasta que el sol caía por el horizonte, pero también había momentos donde los segundos y minutos se hacían tan largos que parecían una puta eternidad. Éste era uno de esos momentos. Aquella jodida bestia casi parecía cargar contra él a cámara lenta, con sus fuertes músculos tras el pelaje dejándose ver a cada paso a la carrera que daba. Sus colmillos curvos de jabalí apuntando con violencia y rabia animal. En un alarde de puta fuerza en la que prometía destrozar al motero nada más tocarlo. La tensión y el pulso de Connor seguían disparados, pero tras varios bufidos para relajarse había conseguido enterrar la mayor parte del miedo bajo una caja fuerte. ¿Estaba acojonado? Joder, que sí... Pero también estaba harto de que el miedo le controlara, de sentir el temblor en su mano y la impotencia de que allí, en esa ciudad de cabrones, de nada valía ser uno de los putos Wyverns de Texas. Estaba hasta los cojones de no poder hacer nada, y lo más importante: Quería golpear a ese puto bicho con todas sus fuerzas. Era un Wyvern, joder. No iba a matarlo un oso de mierda cruzado con jabalí. Tenía que volver a casa. Tenía que volver al club.

En aquella concentración tan profunda: con los ojos entrecerrados, el ceño fruncido y ambas manos agarrando la maza... Sus sentidos estaban atenuados, como si supieran que lo importante era lo que tenía delante y ninguna otra puñetera cosa alrededor. Los sonidos llegaban distorsionados y apagados, como el eco del jo de Räg al caer al suelo cuando lo lanzó hacia ellos en un intento de ayudarles... Nunca era mala idea si perdía la maza y lo agradeció en silencio. Pero si algo escuchó a la perfección fue el grito de Nohlem a su espalda, pidiéndole que se apartara para dejarle espacio para tener un tiro claro. Connor dio un paso hacia la derecha rápidamente haciéndole caso, y aunque su rostro era el de alguien concentrado y enrabietado, por dentro sonrió de alivio y alegría al no verse solo contra aquel puto bicho. Nohlem estaba allí con él... Nohlem y su arco. Y también daba las putas gracias por ello.

Con la maza en alto y el cuerpo preparado para el golpe inminente, Connor pensó en todo lo que habían pasado para llegar hasta allí. Las mazmorras, las ratas lanza espinas, la sombra esquelética... Nada de eso les había dañado tanto o matado como si lo había hecho ese puto grupo... Serena ahogada en veneno. Los días sin comer por culpa de aquel puto pajarraco. Aquella cabrona de mierda y el resto, que les habían metido en esa trampa mortal explosiva. Al final siempre se reducía a eso, ¿verdad? <<Los más hijos de puta siempre son los desconocidos...>> Y si quería vengarse de ellos antes tenía que pasar por ese puto animal. La eterna espera, a sus ojos, llegó a su fin. Cuando la bestia estuvo lo suficientemente cerca de él, Connor gritó. Un grito carente de miedo o terror. Solo pura adrenalina y rabia, como cuando mató a Roderick a cuchillazos. Solo había lugar para la violencia, la que surge cuando sabes que solo queda matar o morir. Cara o cruz.

-¡AAAAAAAAAHHHHHHHHHHH!- Y rápidamente bajó el arma con ambas manos hacia la cabeza de la bestia. En un movimiento cargado de fuerza y explosividad, usando toda la inercia de su cuerpo. Rodillas dobladas y cadera baja. No atacaba con los brazos, sino con todo él.  Impacto. Nada más notarlo, Connor sabía que había tenido que provocar daños. Sintió un golpe seco provenir de la cabeza del animal, producto del metal de la maza al abrirle una herida. Y una corriente de calambres le recorrió los brazos desde las muñecas hasta los hombros. Una parte de él esperaba que la propia inercia del animal quizás se lo llevara por delante, pero en cambio paró en seco completamente aturdido para reaccionar o moverse. Una energía de júbilo y más violencia le recorrería el pecho. La esperanza de que no todo estaba perdido. Ni un segundo después la flecha de Nohlem silbó a su lado y se clavó en el pecho de ese cabrón peludo. Marcando su pecho en sangre a juego con la que le caía de la cabeza y le entraba en los ojos. Otra fuerte oleada de júbilo le recorrió ante la imagen exitosa del tiro del varmano. Podían contra aquella cosa, joder. Iban a destrozarlo entre los dos. -¡VAMOS, VAMOS JODER!- Gritaría con un frenesí violento más propio de los tiburones al oler la puta sangre, mientras se decidía a golpearlo de nuevo.

Sin embargo, un sonido familiar lo distrajo lo suficiente para frenar en seco un segundo mazazo. Sutileza estaba allí. Burlándose de ellos, como siempre. Comentando que le informaría a su grupo de él. En aquel momento la rabia de Connor era incontenible, más aún al ver el éxito del ataque al monstruo. Una parte de él quería decirle que hacía bien en advertirles de él, porque pensaba matar a cada uno de esos putos cabrones. Pero la bestia seguía delante de ellos, entorpeciendo su paso y aún no estaba muerta. Oía la voz de Airi dentro de la pequeña cueva y gritos de fondo que no pudo distinguir bien, hasta que vio a Rick asomarse para lanzarle una piedra fallida a Sutileza. Estaban allí. Rick, Ethan, Damian y Aniol estaban allí... La voz del polaco haciendo nacer de sus labios un hechizo y Damian y Ethan también lanzando piedras. El alivio de estar todos juntos se mezclaba con el miedo de que estuvieran en el mismo lugar que aquella bestia peluda. Pero los cuatro estaban luchando. Los niños estaban luchando. Con energías renovadas Connor alzó la maza de nuevo preparando un nuevo ataque. Echó un rápido vistazo hacia Nohlem y asintió, con la esperanza y la camaradería de quién sabe que tenía las espaldas jodidamente bien cubiertas.

-¿¡ESO ES TODO LO QUE TIENES, PUTO CABRÓN DE MIERDA!?- Le gritó al monstruo mientras bajaba la maza con fuerza otra vez hacia su cabeza. Sutileza era para Ethan, Rick, Aniol y Damian. A ellos les tocaba enseñarles al jabalí- oso que había elegido a las presas equivocadas.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

28/05/24, 08:51 pm
El impacto de la maza y la sangre del animal le causaron júbilo y mareo a partes iguales. Su parte menos acostumbrada apretó los labios ante el rojo que brotó del cráneo de la bestia (el golpe había sido espeluznante se viera como se viera), mientras que su parte instintiva se emocionó por ello, aupado a más por los gritos de Connor y la certeza de su propia flecha. La victoria era adictiva en casi cualquier formato, y luchando por su condenada vida cualquier ventaja por mínima que fuera se sentía espectacular. No consideraba tenerlo todo bajo control, ni por asomo, pero al menos sabía que no lo estaban haciendo tan mal. El granta gritó con su amigo, puro sentimiento contenido que le devolvió el control de sí mismo, centró su cabeza y acompañó su adrenalina, y es que si gritando podía intimidar al animal se dejaría la voz en ello. Claro que tampoco iba a permitirse la duda de si funcionaba o no... si con eso no bastaba Nohlem ya estaba preparando el siguiente tiro. Que se arrepintiera de atacarles, fuera vivo o muerto.

Pero por supuesto las cosas no iban a ser tan idílicas. Como si tener que enfrentarse a una bestia de 500 kilos no fuera ya bastante, una voz familiar le hizo desviar los ojos de su objetivo hacia arriba, sobre su cabeza. Una voz que le erizaba el pelo, que le hacía enseñar colmillo y tensarse con cero raciocinio. Hacía escasos minutos le había tenido miedo, se había sentido débil; ahora no. De la mano de la victoria venía la violencia. No tenía que verlo para reconocerlo.

El putísimo pollo.

Exhaló el aire que malamente había estado conteniendo en un temblor de completa furia. Su flecha seguía apuntando al oso, pero con corazón y alma deseaba estar dirigiéndola al otro. ¿Cuántas veces había intentado Sutileza matarles? Ya no se trataba solo de cuando se cobró la vida de Serena, eran todas las veces que les había tirado la comida, era esa trampa a la que habían ido a caer, era ahora mismo distrayéndoles con el jabalí-oso. Santos, si tan solo pudiera regodearse en la fantasía de matarle y machacar con el tacón de su bota su nauseabundo cadáver, presentárselo así a sus amigos... chasqueó la lengua. El varmano estaba tan obcecado entre su repelente figura y la urgencia que tenía delante que no vio a los demás, Rick, Ethan, Damian y Aniol asomando por su escondite, siquiera esa primera piedra errada que bien podría parecer el techo cayendo a trozos. En segundos fugaces sus ojos dilatados habían vuelto a la criatura de gruñidos y dientes, pues por mucha venganza que quisiera cobrarse tenían que encargarse del oso o el oso se encargaría de ellos primero. Asintió a Connor con ímpetu, echándose a un lado donde su amigo no estuviera en medio de su trayectoria. Sobrevivir se estaba tornando en una cuestión de orgullo.

¡Te voy a hundir el pico tan hondo de tu ano QUE TE VAS A AHOGAR EN TU PROPIA MIERDA! —gritó mientras soltaba la flecha, apuntando esta vez al cuello del animal; sus palabras cargadas de un veneno soez que no había experimentado para nadie nunca, sin saber que quizás en su volumen pudiera beneficiar como distracción. Si hacía ruido no podía escuchar su propio miedo.

En todo lo rápido que la flecha viajase su mano izquierda buscaría la siguiente, comprendiendo con horror en el hueco de su carcaj vacío que solo le quedaba una. Y muy posiblemente, la decisión más difícil de su vida hasta entonces sería decidir si tenía o no el nombre de Sutileza.

_________________________________________

♪♫♬:
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

29/05/24, 12:37 am
Lo que Rägjynn estaba sintiendo al comprobar que Connor y Nohlem estaban logrando plantarle cara a aquel enorme animal enfurecido era una sensación completamente desconocida para él. Nunca habría pensado que podría verse en vuelto en una situación como aquella y en el que no solo su vida sino la de muchas otras personas corrían peligro por el ataque de un terrible animal salvaje. En cualquier otra circunstancia se habría sentido mal por estar presenciando tanta violencia, pero… ¿Acaso podía sentir otra cosa que no fuese alivio?

Bueno, lo cierto era que sí: frustración. La misma que llevaba sintiendo todo ese tiempo al verse completamente inútil. Además seguía teniendo la sensación de que en cualquier momento podría volver a ocurrir y…

Aquella risa que había aprendido a temer le sacó del trance en el que estaba entrando de nuevo. ¿Sutileza? ¿Por qué? El mjörní no podía comprender la motivación del extraño pájaro para tomarse la molestia de ir hasta allí para reírse de ellos. ¿O es que le habían enviado para hacerles algo en caso de que…?

Una vez más, salió de sus pensamientos debido a influencia externa. En aquel caso, el tirón en su manga y la voz de Airi llamándolo le hizo mirar hacia le sanaí, abriendo la boca para intentar responderle. Tras realizar ese movimiento un par de veces más y aclararse la garganta logró hablar.
Connor y Nohlem le han hecho bastante daño a esa cosa y… Los demás están aquí. Los he oído…

La súplica de Airi le hizo morderse la mandíbula con indecisión. ¿Qué podían hacer? Él solo podía… No, hechizos. Podía hacerle alguna sugerencia a Airi como antes. Su mente buscó entre los sortilegios del libro de cocina en busca de algo, lo que fuera. Detuvo su búsqueda mental en la página imaginaria de un hechizo con el que estaba muy familiarizado.
>>El… ¿el hechizo térmico? Quizás si puedes calentar el metal del arma de Connor sea de ayuda…

No estaba para nada seguro de su propia idea, pero fue lo primero y único que se le vino a la mente con cierta facilidad. Fuera de su pequeño escondrijo Connor y Nohlem seguían luchando. Gritaban. Creyó escuchar de nuevo las voces de los demás… ¿Dónde estaban exactamente? ¿Estaban a salvo? El animal rugía con fuerza, Sutileza volvía a reírse y lo vio pasar en la otra dirección…

Rägjynn no podía soportarlo más. Su cabeza le ardía, una jaqueca se estaba empezando a instalar en ella, pero no era lo único. Solo había una cosa que él realmente pudiera hacer con aquel brazo inutilizado, y además llevaba mucho rato siendo cada vez más insistente. Había vuelto al punto de no retorno y no podía controlarlo. Sin apenas ser consciente de sus propios movimientos y la vista nublada salió del escondrijo.

Emitiendo un grito, sus globos oculares estallar por segunda vez aquel día. Chorros de sangre salieron disparados en varias direcciones.
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Subterráneos - Página 29 Empty Re: Subterráneos

29/05/24, 12:51 am
El híbrido de oso y jabalí empezaba a recuperarse del aturdimiento, sacando las fuerzas de la adrenalina y la furia que sentía al haber recibido tanto daño. Las carcajadas de Sutileza no ayudarían a que no empeorase su ira, precisamente, y el animal se prepararía para cargar contra quien tuviese más cerca.

---

1-15: Connor acierta el golpe de nuevo en la cabeza del animal, al cual ya casi no le quedan fuerzas.

16-70: acierta, pero el jaboso está cargando enfurecido y le da en un costado. Esto hace que se detenga y emita un rugido, buscando torpemente lanzar un zarpazo a su atacante.

71-100: falla el mazazo debido a que el animal lo esquiva dando un salto en dirección hacia Nohlem.


Tirada de dados escribió:El miembro 'Giniroryu' ha efectuado la acción siguiente: Número Aleatorio

'Dado de 100 caras' : 46

El disparo de Nohlem no se hace esperar.

1-80: acierta el flechazo. El jaboso vuelve a retorcerse de dolor y no alcanza a Connor.

81-100: debido a la distracción de Sutileza, esta vez la flecha solo roza al animal. Este lanza el zarpazo hacia Connor, quien recibe una herida algo profunda en una parte del cuerpo a elegir.


Tirada de dados escribió:El miembro 'Giniroryu' ha efectuado la acción siguiente: Número Aleatorio

'Dado de 100 caras' : 86
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.