Conectarse
Últimos temas
Torreón SendarAyer a las 10:10 pmTakPrimer sueño de Connor18/04/24, 01:17 amTak¡Cenicienta, que ya son las doce!17/04/24, 01:25 amKanyumPsicología Surcamentes16/04/24, 04:39 pmHarekCasino Lago Áureo15/04/24, 10:37 pmRaven
Estadísticas
Tenemos 203 miembros registradosEl último usuario registrado es LiebreNuestros miembros han publicado un total de 51927 mensajesen 1055 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Barrio Gigante

+12
Bellota
Aes
Neith2
Dal
Jack
Alicia
Giniroryu
Tak
Yber
Naeryan
Poblo
Rocavarancolia Rol
16 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Barrio Gigante - Página 9 Empty Barrio Gigante

04/04/14, 01:24 am
Recuerdo del primer mensaje :

Los mayores edificios de Rocavarancolia se encuentran aquí. Acomodada a su talla, fue el hogar de la mayoría de los transformados en gigante o de aquellos que necesitasen de recintos de grandes dimensiones.

LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

10/03/24, 10:43 am
A lo mejor ser tan directa había sido un completo error, pero Amira no era ni Kahlo ni Fleur y no se le daba bien eso de ir con segundas, disimular inocencia y demás. Al menos parecía haber animado a Erknest lo bastante como para que terminase de hablar de una vez. Muy probablemente iban a tener que salir corriendo, pero era mejor que seguir en aquella oscuridad ante la que no podían hacer mucho.

No le gustaba el silencio ni los cuchicheos, y escudriñó las zonas donde supuso que había gente como si fuese a descubrir en medio de la oscuridad donde estaban y si iban armados. Todo le gritaba que tenían que irse, especialmente cuando llegó el silbido y unos pasos. Llevó la mano al arma de nuevo, esperándose un ataque, pero ni siquiera llegó a rozar la empuñadura antes de que la cegase la luz. «Mierda», pensó, cerrando los ojos con brusquedad y luego parpadeando con rapidez para acostumbrarse lo más rápidamente posible a la nueva iluminación de la sala. Al menos nadie parecía haberles atacado en aquel momento de vulnerabilidad, y eso era buena señal.

Lo primero que vio fue al ser emplumado con el que habían estado hablando. Además de las plumas, a Amira le llamó la atención el hecho de que también tuviera una prótesis como la de Kahlo, o eso le pareció por la mano metálica. ¿Habría perdido el brazo también en su criba? Al menos ahora sabía dónde situarle en aquella escala que iba llenando poco a poco, y aunque no estaba por encima de ella el posible hecho de que pudiera ver en la oscuridad le daba una ventaja que tenía que tener en cuenta.

La sala no podía importarle menos. Se dedicó a mirar a todos los presentes, deteniéndose un par de segundos de más en ciertas caras conocidas del mercado antes de volver al de los ojos verdes. Soltó un bufido de risa cuando dijo que se acomodasen, viendo la falta de muebles en los que sentarse. Al menos Erknest no había sido tan tonto de hacerlo en el suelo, porque se veía dándole una colleja para que no acabase en una posición tan vulnerable cuando seguían en desventaja. Caerle medianamente en gracia a alguien por ir de cara no significaba que ese trato fuera a mantenerse.

Le dedicó una sonrisa llena de satisfacción con su mirada, una que significaba claramente “así que te lo has comido”, pero no iba a decirle que le debía una hostia porque ya había jugado bastante con fuego. Eso y que había comprobado que veía en la oscuridad, lo cual era útil.

Se quedó en silencio, cruzada de brazos, esperando. No es que le gustase la incomodidad de estar callada, pero no tenía nada que decir, y al menos mientras a Erknest no le diera por seguir hablando y pareciendo una parodia de un caballero andante podía simplemente mirar al tío (que ni se había presentado) fijamente con seriedad por si intentaba algo.
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

12/03/24, 12:50 pm
En la sala, los demás miembros de los Dragonfly comentaban en voz lo suficientemente baja para no opacar al ave de medianoche mientras observaban curiosos a los recién llegados. Los dos reclutas más nuevos sabían quienes eran, pero no habían dicho nada al respecto para no meterse en más líos por culpa de los aires de Iceberg. En cuanto la valkyria los miró, Nari se escondió tras la columna más cercana y el ursántropo, aunque aguantó un poco más, la siguió con la misma cara de circunstancia y preocupación por su bienestar.

Luego de haber acusado justamente al grupo allí mismo, Erknest temía que, como delincuentes que eran, le hicieran arrepentirse de haberse acercado a su guarida para algo así. Y aunque que alrededor de una treintena de personas los vigilara no es que lo ayudara a destensarse, al menos que el que parecía un cabecilla de la banda les estuviera dando una pequeña tregua era suficiente para que el kamaitachi confiara en que no iba a morir en un futuro muy cercano. -Oh... Eh, muchas gracias- respondió dubitativo tanto a la " muestra de hospitalidad" como al "cumplido". Si bien no lo mostró por la situación, por dentro le sentó un poquito bien aquello. No lo esperaba en absoluto, pero si hasta alguien como él reconocía su valentía y la de su compañera era un logro que no iba a pasar por alto. Ya que se sentía algo mejor, el caballero se lanzó más preguntando tímidamente: -¿Es... complicado hablar con él? Espero que podamos llegar a algún entendimiento-

El chico medio pájaro se cruzó de brazos con una sonrisa divertida. -Bueno, todo depende de cuanto cuidéis vuestras palabras, pero no es imposible. Desde luego es quien mejor os puede explicar lo que hacemos, pero entre vosotros y yo- fue explicando, echándose hacia adelante con lo último como si fuera a contarles un secreto, incluso bajando la voz -no os conviene que se enfade. Es buen tío, pero si de verdad venís a aclarar algo mejor que lo tengáis en cuenta.- Ya se podía imaginar que no le iba a hacer gracia saber que aquellos dos hubieran entrado en la guarida pidiendo verle, pero confiaba completamente en Kelgan y esperaba que no la liara. Simplemente allí había un malentendido, nada más, y podía arreglarse.

-Y-Ya veo- contestó Erknest mientras notaba como la cara se le iba poniendo pálida. Las pocas esperanzas que había recuperado se empezaban a tirar por la borda con rapidez con lo que iba contando. ¿Sería otro grandullón malhumorado como el oso del mercado o incluso peor? ¿Cuánto debían tener cuidado con lo que decían exactamente? De nuevo se estaba arrepintiendo de estar allí, pero ya era demasiado tarde para huir. Solo le quedaba seguir adelante con valentía por el bien de la ciudad.

-¡Ah, se me olvidaba! Soy Klaas- se presentó llevándose la mano metálica al pecho. Ya que iba a tener que hacer de anfitrión hasta que Kelgan llegara, al menos que supieran su nombre. No era un problema cuando tal vez podían encontrarlo de casualidad en algún concierto y, aunque el listón no es que estuviera muy alto, esperaba que no fueran tan tontos como para intentar nada raro con esa información. -Tú eras Erknest y... ¿tú?- miró primero al kamaitachi y luego a la francesa, extendiendo la presentación si la aceptaba.
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

12/03/24, 05:04 pm
De Nari, que le había parecido más tímida, podía haber esperado que se escondiese, pero que Iceberg la imitase resultaba extraño en cierto modo. Ella no le tenía miedo a él, y no esperaba que él se lo tuviese a ella, y menos rodeado de compañeros suyos. Le daba miedo admitirlo, y sentía fuertes remordimientos por ello, pero sentirse temida no le había disgustado del todo.

Alzó la ceja ante las palabras del desconocido, curiosa. Amira sabía de sobra que era mejor no ir provocando, pero no podía evitar buscar cuestionar cualquier autoridad, aunque esta fuera la de un tío que no tenía ningún poder cercano al del gobierno de la ciudad. No le tenía miedo a las amenazas veladas de no dejar que se enfadase, y aunque no pensaba arriesgarse a pinchar a un oso (metafóricamente, esperaba que no fuese otro ursántropo) por diversión, tampoco pensaba mantener la boca cerrada solo por que estuviera tranquilo.

Que, para variar, Erknest demostrase el miedo que le daba todo no es que ayudase a sus argumentos, pero contra eso no podía hacer nada más que mirar al de los ojos verdes para dejarle claro que a ella no iba a asustarla. Al  menos que pareciera que uno de los dos tenía un mínimo de presencia. Ni siquiera tenía que fingir, ninguno de ellos iba ser peor que Setenta y siete.

Por fin el tal Klaas se había dignado a presentarse. Ella no pensaba hacerlo hasta que él lo hiciera o diese muestras de querer hacerlo, por reciprocidad pura.
Cálamo —respondió, con una seriedad impropia. Era raro usarlo delante de gente por primera vez, y solo lo había practicado frente al espejo.
No había querido perder su nombre, ni cambiárselo, y las tradiciones rocavarancolesas no podían importarle menos, pero después de saber que a alguno de sus compañeros les habían secuestrado y matado había pensado al respecto. Tras el encuentro en el mercado solo podía pensar en que toda información que pudiera vincularla con Lethe o Adam podía ponerles en peligro, por el riesgo de sus transformaciones, y no quería jugar con ello. Era un nombre que no pensaba usar con nadie de su cosecha, o en quien tuviera bastante confianza, pero precisamente en momentos como aquel resultaba extremadamente útil.
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

18/03/24, 02:11 pm
Erknest miró de reojo a la francesa ligeramente extrañado con su respuesta. ¿Desde cuándo Amira se llamaba Cálamo? Habría avisado algo tan importante, ¿no? -(Ahora que lo pienso, creo que alguna vez mencionó que estaba considerándolo)- empezó a unir puntos en su mente. Claro que eso no duró mucho, pues no recordaba si de verdad lo había dicho o se lo estaba imaginando, incluso si ya le había dicho ese nuevo nombre ya o no. En cualquier caso, menos mal que no había tenido que presentarla o la confusión podría haber sido muy incómoda.

Klaas se percató de la expresión del kamaitachi, aunque sin ello ya se podía imaginar que aquel no era el nombre original de la chica, o al menos no se le ocurría ningún lugar de La Tierra donde fueran similares a ese. -Me lo apunto- asintió con firmeza. Luego, el ave de medianoche se cruzó de brazos con una sonrisilla. -¿Sabes? En los Dragonfly damos la bienvenida a quien quiera unirse y compartir nuestros ideales. Creo que tienes madera, por si quieres pensártelo- dijo más desenfadadamente, aunque no por ello menos enserio. Seguían siendo una banda pequeña y nunca venía mal ganar más apoyos, pero además por lo que había ido viendo, Cálamo podría encajar bastante bien allí. La invitación era sobre todo para ella.

Otra cosa es que Erknest también se diera por aludido y, mientras que lo anterior había sido un cumplido inesperado, esto no se lo tomó tan bien. -¡No puedo aceptar tal propuesta! ¿Cómo va a unirse un héroe a una panda de ladrones? ¡Habrase visto!- soltó en alto sin pesar en las implicaciones ni el lugar en el que lo estaba diciendo, con una indignación algo exagerada que podía llegar a quitarle peso a lo ofendido que estaba según el observador. De hecho, las reacciones del improvisado público pasaban por los cuchicheos, las risas por lo bajini y los "uuu" propios del que se espera una respuesta contundente a semejante cagada.

-Eh, eh. Menos lobos, cervatillo.- contestó bromeando el ave de medianoche con las manos al frente en señal de calma -Aquí no se obliga a nadie. Además, va a ser mejor que te guardes esas ideas un ratito y escuches más. Sin diálogo no hay entendimiento, ¿no?- Las acusaciones del chico más que molestarle le estaban divirtiendo por lo surrealista que era, pero aún en ese tono le servía para recordarles el consejo anterior. Mejor que lo tuvieran en cuenta cuanto antes.

Erknest fue a abrir la boca indignado para responder, pero no encontraba las palabras para rebatirle. Simplemente se cruzó de brazos apartando la vista, con el mosqueo propio de un niño que infla los mofletes un poquito.
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

18/03/24, 08:25 pm
Solo la mirada de Erkenest le hizo caer en que no le había dicho su nombre nuevo. Le había comentado, como al resto de sus amigos, la idea de ponerse uno nuevo, pero su aislamiento no había ayudado a poder decirle que ya lo tenía decidido. Al menos no había dicho su nombre real antes, porque hubiera tenido que corregirle y hubiera sido aún más caótico que la imagen que iban dando.

Las palabras de Klaas, por otro lado, la hicieron entrecerrar los ojos y escudriñarle, tratando de averiguar si había algo más de fondo en todo aquello. Parecía un..¿cumplido?, si es que podía llamarse así, sincero, pero no sabía exactamente en qué lo basaba. Si era en su apariencia de seriedad…bueno, no es que ella precisamente fuera así, pero le costaba hablar sin hacer de menos a Erknest y por eso no estaba abriendo la boca. Si tenía otros motivos, tenía curiosidad por saberlo.

Iba a responder cuando el kamaitachi se adelantó, demasiado ofendido para la situación en la que estaban. Amira quiso ser capaz de tener telepatía para cantarle las cuarenta, pero se conformó con dirigirle una mirada de advertencia. Era la segunda vez que la jodía, y a la tercera se lo pensaba llevar de allí a rastras. Podía con él, estaba segura.
Eso. Se supone que has venido a hablar —reforzó las palabras del chico. Demasiada gracia les había concedido ya Klaas, y no podían vivir eternamente de que Erknest diera más gracia que miedo y de que ella no se acobardase.

Que Erknest se pillase una pataleta propia de un niño pequeño no ayudaba lo más mínimo. «Lo que tengo que aguantar». Al menos ahora podía responderle a Klaas, cuya oferta no había olvidado.
Ni siquiera sé cuáles son esos ideales vuestros —quería saber más, desde luego. Su mirada buscó a cierto ursántropo detrás de cierta columna —. Además, no creo que a Iceberg le haga demasiada gracia —dijo, con una sonrisita. Llevaba demasiado tiempo sin soltar una coña, y aquella había sido demasiado fácil.

Ya se lo había dicho a Erknest, ella no era ninguna heroína. No iba a cerrarse tan en banda a escuchar a los Dragonfly, ya que estaban allí.
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

22/03/24, 12:48 pm
-Sí, y eso haré- contestó con algo de hastío cuando Amira coincidió con el cabecilla de los Dragonfly, deshinchando todo su enfado. Por lo bajo, aunque casi inaudible, se iría justificando después: -Pero no es de buen gusto que inviten a un caballero a un grupo así. Tengo principios y si están intentando comprar mi simpatía para irse de rositas no es algo que vaya a permitir.- ¿En qué momento el bueno se aliaba con los malos? Podía llegarse a un entendimiento tal vez, pero nunca a eso.

Klaas asintió a lo primero que dijo la valkyria, era comprensible que quisiera saber más. Y se lo habría contado de no ser por la pullita que vino a continuación. La sala estalló de nuevo en cuchicheos, risas y "uuus", esta vez de los que se impresionan por el comentario. Entre el jaleo, una voz reconocible apareció, acompañada de un gruñido grave de su compañero, intentando pasar disimulada: -¡Si es que para qué haces nada! Y yo que pensaba que habíamos tenido suerte y nadie se iba a enterar...-

El ave de medianoche escuchó aquello y miró con interés a Erknest y Cálamo, su mirada avisando de que quería saber más sobre eso. -Vaya, no sabía que os conocíais. Por curiosidad, ¿cuándo fue?- dijo de brazos cruzados, con un peso pausado que, mientras para ellos dos era interés con un poquito de subtexto, para Iceberg y Nari era el augurio de una bronca según lo que contestaran. Y estaban temiéndose muy fuerte lo que fueran a contar. Más cuando el kamaitachi fue el primero en abrir la boca.

-En efecto, fue hace unas semanas, en el mercado. Tal y como dije, lo encontramos a él y a su compañera amenazando a algunos tenderos, pero conseguimos detenerles antes de que fuera a más- empezó a explicar con un golpe de valentía repentina. El neerlandés iba tomando nota mentalmente de ello, no le quedaba constancia de ello y tenía pinta de que alguien había ocultado información. Un error, y no porque le molestara a él precisamente, que también.

Amira tendría algo de tiempo para añadir parte de su versión de los hechos, pero a mitad de la explicación la sala se llenó de un silencio sepulcral y el propio Klaas adelantó la mano para pedirle lo mismo a los dos a la vez que miraba a su derecha, hacia una puerta que, aunque nuestros "héroes" no veían desde allí, acababa de abrirse. Cada miembro de la banda miraba en dirección a las pisadas que se iban acercando hasta llegar al lado del ave de medianoche. -Jefe- sería la única palabra que saldría de Klaas mientras se echaba un lado para que el drake se pusiera en el centro. A pesar de ir algo  desgarbado, el libense transmitía la seriedad de su puesto y su expresión neutra y fría dejaba relucir que, de primeras, esa inesperada visita no le gustaba nada. Incluso sus alas y la punta de la cola iban cambiando entre matices rojos y verdosos, una mezcla de ira contenida y hastío inicial por tener que hablar con dos parguelas.

Erknest no le había quitado el ojo desde que había aparecido de entre las columnas. Allí estaban por fin, lo había conseguido, pero sentía que lo que estaba a punto de comenzar era la parte más difícil de todo el plan. Con Klaas podía hablarse con más tranquilidad de lo que esperaba, pero el jefe parecía que iba a ser todo un reto. El kamaitachi se estremeció cuando Kelgan habló por fin, luego de mirarlos a los dos. -¿Qué queréis?- una pregunta ronca, que demandaba ir al grano. El Caballer Ciervo iba a necesitar toda su valentía para aquel desafío.
LEC
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.
Personajes :
Dama Puente: Maga logomante austriaca (1.60).
Kaethe/Dama Sobras: Ghoul nublina (1.46).
Yttria: Bruja percusionista canadiense (1.53).
Amira : Valkyria francesa (1.63).
Kalna : Libense, del Imperio (1.78).
Nefer : Ammut hijo de luna Levyna. (1.85)

Armas :
Dama Puente: Magia, báculo
Kaethe/Dama Sobras: Daga, fuerza bruta
Yttria: Arco, hacha, magia, mala leche, cucharillas y otros objetos metálicos.
Amira: Espada corta, pegaso (shire)
Kalna : Espada bastarda; lanza y escudo
Nefer : Lanza, venenos

Status : One flesh, one end
Humor : Permanent resting bitch face

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

22/03/24, 01:34 pm
«Tampoco es de buen gusto colarse en sitios, Erknest», pensó muy fuerte, como si la telepatía no fuera un hechizo sino algo que podía conseguir en base a pura fuerza de voluntad. Podía aguantarle muchas cosas al kamaitachi, pero que se comportarse como un niño al que le dices que no puede ir al parque no era una de ellas, y la paciencia no era una de sus virtudes.

Igual que no lo era que su rostro se mantuviera impasible. La voz de Nari le borró la sonrisa tan rápido como había aparecido. Había supuesto que todos sabrían lo del encontronazo. Tal vez no que había sido con ellos, pero sí que habían ido a robar al mercado y les había salido mal. La curiosidad de Klaas no ayudaba a que dejase de sentirse incómoda, imaginando que acababa de provocar que a alguien le cayese una bronca. Que fuese merecida no quitaba que se sintiese un pelín culpable de ser la responsable de ella.

Tal vez por eso dejó que fuese Erknest el que explicase lo que había pasado, aunque no tardó en arrepentirse un poco cuando implicó a Nari en el asunto. Iceberg podía ser un matón y un bruto, pero ella tampoco había parecido estar muy a favor de todo aquello.
Bueno, Nari trató de impedir que la cosa escalara, no creo que ella merezca… —comenzó a defenderla. Al menos podía intentar ayudar un poco a la chica.
Tal vez podía haber dicho más, pero el silencio repentino hizo que se quedase a medias, sin querer ser aún más el centro de atención y sin necesidad siquiera del gesto de Klaas. Trató de localizar el origen de las pisadas sin demasiado éxito, y no esperaba de repente tanta solemnidad por parte de Klaas.

Observó al líder, que parecía tener muy pocas ganas de estar allí y menos aún de tener que hablar con ellos. No sabía qué leches significaban las lucecitas de sus alas, pero con los colores parecía un árbol de Navidad con muy poca paciencia. Claro que aquello requería más seriedad que hacer chistes sobre el patrón lumínico que empezaba a ver entre el que veía en la oscuridad y la bombilla andante. Amira podía no tenerle miedo, pero tenía ojos para ver que el tipo imponía. Claro que ya era siendo demasiado tarde para echarse atrás.

Le dirigió una mirada significativa a Erknest, un “venga, que para esto hemos venido, haz lo tuyo”, porque realmente ella ya estaba haciendo su trabajo de acompañarle. Le hubiera dicho que habían ido a hablar, pero suponía que aquello ya lo sabía y que si se lo decía iba a parecer que le estaba vacilando, algo que quería evitar. Aquel tío no parecía tener la misma actitud hacia las bromas que Klaas, y no quería arriesgarse sin haberle calado bien.

_________________________________________

Regocijaos, pues ahora sois parte de la leyenda de Kalna, hija de Mánide
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

24/03/24, 06:01 pm
Con "toda su valentía" también incluía el apoyo de su compañera, por supuesto, porque si del coraje solamente de Erknest dependía, probablemente le diera un ataquito más fuerte que el del mercado. El kamaitachi giró la cabeza en tensión hacia Amira por un momento, que justamente también lo estaba mirando para apremiarle. Bueno, su ánimo lo tenía al menos, aunque no se sentía preparado en absoluto. Asintió con cierta lentitud hasta que el nerviosismo le pudo y aumentó la velocidad a medio gesto, un silencioso "va-vale." Tragó saliva mientras volvía a centrarse en el drake, que no le quitaba el ojo de encima en un silencio que lo había apuñalado ya cien veces.

Se aclaró la garganta para ganar algo de tiempo para calmarse y el caballero empezó por fin. -Señor...- comenzó con un buen pie que duró hasta el momento en que se dio cuenta que no sabía su nombre. -Kelgan- le informó "amablemente" el jefe con sequedad, un golpe que puso algo más nervioso a Erknest, que soltó un bajito "Ah, sí. Gra-gracias." antes de continuar. -Señor Kelgan, he venido... como caballero de Rocavarancolia a quejarme por los actos delictivos de su grupo. No puedo permitir que sigan alterando la seguridad de la ciudad, por eso le pido encarecidamente que cese sus actividades cordialmente. Me encantaría llegar a un acuerdo con usted, al fin y al cabo hay... muchas formas de... ganarse la...vida...- fue diciendo con decisión y algo de nerviosismo, que fue creciendo exponencialmente a medida que veía la reacción del drake. El caballero prefería exponer con claridad aquello, tal vez perdiendo sin querer el consejo de Klaas, ya que confiaba en la buena fe incluso de los rufianes. Puede que no fuera tarde para que enmendaran sus errores y buscaran otra forma de trabajar. Aunque viendo la seriedad y la mirada del jefe, algo estaba yendo terriblemente mal en todo ese razonamiento.

-A ver si me estoy enterando bien- empezó en una falsa calma, adelantándose un par de pasos mientras seguía, alzando las voz poco a poco -No solo tienes los cojonazos de plantarte en nuestra guarida, ¡¿sino que te sacas un título del culo y me pides que disuelva la banda porque te da la puta gana?!- Lo último lo acabó casi gritando, literalmente poniéndose rojo (al menos sus luces) de la ira y con las manos fuera de los bolsillos de la sudadera. De un solo vistazo quedaba bastante claro que aquellos dos no venían en nombre del ejército, lo cual le tenía menos sentido aún y salvaba a las fuerzas rocavarancolesas de más burlas por su parte. -¿Desde cuándo está perseguido tener una opinión distinta?- dijo con burla antes de acercarse del todo al kamaitachi con cara de pocos amigos.

De no ser porque era más alto, Kelgan se habría inclinado frente a Erknest. Aún así, la mirada que le echó de cerca era todo un desafío. -¿Y si no nos da la gana qué? ¿Nos vas a obligar a cerrar? Os podemos moler a hostias ahora mismo si quisiéramos- se envalentonó con una sonrisa pícara, sin apartarse lo más mínimo esperando una respuesta.

Una pena que ahora mismo Erknest se había quedado en blanco. El temblor de la armadura volvió a sonar ligeramente mientras que pensaba con toda la rapidez posible cómo contestar y recuperar la poca valentía que tenía.


Última edición por Harek el 30/03/24, 10:31 pm, editado 1 vez
LEC
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.
Personajes :
Dama Puente: Maga logomante austriaca (1.60).
Kaethe/Dama Sobras: Ghoul nublina (1.46).
Yttria: Bruja percusionista canadiense (1.53).
Amira : Valkyria francesa (1.63).
Kalna : Libense, del Imperio (1.78).
Nefer : Ammut hijo de luna Levyna. (1.85)

Armas :
Dama Puente: Magia, báculo
Kaethe/Dama Sobras: Daga, fuerza bruta
Yttria: Arco, hacha, magia, mala leche, cucharillas y otros objetos metálicos.
Amira: Espada corta, pegaso (shire)
Kalna : Espada bastarda; lanza y escudo
Nefer : Lanza, venenos

Status : One flesh, one end
Humor : Permanent resting bitch face

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

24/03/24, 07:09 pm
La cosa empezaba ya mal. Demasiado respeto le estaba teniendo Erknest llamándole señor y tratándole como si le estuviera hablando a alguien del consejo, aunque suponía que para él era más normal y que las movidas con no hacer la pelota a una autoridad eran cosa suya. Podía concederle al kamaitachi que había sacado más valor del que esperaba de él, aunque se hubiera ido diluyendo por momentos. Pasito a pasito, suponía.

Mientras él hablaba, Amira había tenido tiempo de sobra de evaluar al tal Kelgan según su escala mental y añadiendo una valoración subjetiva de que al menos no era otra putísima torre. Su actitud no le daba ninguna buena vibra, y que empezase a subir el tono y a andar hacia él hizo que la sangre le empezara a arder en las venas.
¿Pero quién coño te crees tú para hablarle así?—dijo en bajito. Tendría que haberse quedado en sus pensamientos, pero estaba flipando de que después de que el kamaitachi le tratase con más deferencia de la que merecía le respondiese así.
Podía no tener con Erknest la misma confianza que tenía con el resto de sus compañeros de criba, pero no iba a dejar que le tratasen así.

Se las apañó para interponerse en medio del kamaitachi y el otro, clavándole la mirada a Kelgan con la cara de menos amigos que podía poner. En Rocavarancolia podía no haber persecución política, pero eso no quitaba que en otros mundos, incluido el suyo, la hubiera, así que la queja de Kelgan se le hizo extraña.
Y yo podría hacer lo mismo contigo antes de que cualquiera de tus amigos me tocase, lucecitas, así que vamos a tener la fiesta en paz y a hablar como personas civilizadas —ella no iba a tenerle el mismo respeto que Erknest. Que diera gracias que no hubiera hecho ni amago de llevar la mano al arma y solo se hubiera quedado en medio para que dejase de intimidar a su amigo. Incluso si apagaban las luces iba a saber dónde estaba por los brillitos de sus alas, así que la ventaja de Klaas perdía fuerza.

»No hemos venido aquí por la ideología que sea que tenéis, te lo aseguro. ¿Qué coño ganáis amenazando a los pobres trabajadores del mercado? ¿Os dan demasiado miedo sus jefes para no hacerlo con ellos directamente siquiera?
Probablemente hubiera sido más fácil coger a Erknest y llevársele a rastras, pero ahora estaba lo bastante cabreada como para exigir explicaciones de parte del kamaitachi. Amenazar a un chaval que tenía miedo a todo no tenía ningún mérito, y si él estaba haciendo esfuerzos por luchar contra sus fantasmas, ella podía ayudarle, incluso si ponía en riesgo su integridad física por el camino.

_________________________________________

Regocijaos, pues ahora sois parte de la leyenda de Kalna, hija de Mánide
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

31/03/24, 12:35 pm
Ciertamente, aquello no era lo mismo que tener a Masacre delante, pero el terror se le empezaba a hacer muy similar. En ambas ocasiones había empezado igual, con él sacando fuerzas para encararse con el malvado que tenía delante. El cocodrilo se había reído entonces mientras su valor se desplomaba y entonces llegó el golpe y todo el caos. Con Kelgan... Vale, todavía estaba haciendo alguna broma, pero la amenaza estaba siendo más directa que con aquel monstruo. La duda que tenía Erknest era si, esta vez, también habría un ataque. Uno que lo tumbara de nuevo y acabara en desastre para Amira y él, empeorando aún más el ánimo de sus compañeros del torreón. -(Me...¿Me he vuelto a equivocar? Sigo siendo un cobarde y he puesto en peligro...)- el tren de pensamiento del kamaitachi se acercaba al barranco de la desesperación de nuevo, pero... No, ahora debía tener otro final.

El cambio en su mente llegó justo a la vez que la valkyria se puso delante de él. Había tocado fondo, por lo que ahora solo quedaba subir y seguir adelante. Se lo había propuesto y, además, no era un camino que tuviera que hacer solo. Tal vez los pasos serían muy pequeños y tardaría mucho, pero el héroe de Rocavarancolia se haría realidad en algún momento. La armadura dejó de temblar y los primeros trazos de determinación aparecieron en el chico.

Kelgan ni se inmutó cuando su mala leche pasó a estar posada en la francesa, como mucho frunció ligeramente el ceño por entrometerse. A medida que fue hablando, las luces de sus alas brillaron un poco más en el mismo rojo que empezaba a gritar "peligro" con bastante fuerza y su expresión se iba endureciendo de la rabia. -Mira, alitas de codorniz, los que habéis entrado en primer lugar aquí sois vosotros. Y lo que pedís me puede parecer una mierda, pero lo que no voy a permitir es que vengáis para menospreciar a mi gente- el drake no cejó en absoluto, manteniendo el tono y, ahora que sí podía, inclinándose un poco. Que se atreviera a pegarle, se arrepentirían de haber pisado su escondite para el resto de su vida. El público mientras tanto, guardaba un tenso silencio.

Erknest tenía mucho que decir, aunque empezó por intentar desescalar todo aquello. Se adelantó hasta ponerse al lado de su compañera y dijo: -Por favor, no hay necesidad de empezar ningún conflicto. Esto puede resolverse hablando con cordialidad- En su mente terminó añadiendo un pequeño espero, pero no era el momento de enseñar sus dudas.

El chico mantuvo el tipo (con bastante dificultad), cuando Kelgan lo fulminó con la mirada. El libense tenía toda la intención de soltarle un "Tú te callas", pero lo siguiente que dijo Amira lo interrumpió antes y fue la pieza que faltaba para que la conversación cambiara sustancialmente. Incrédulo, le preguntó: -¿De qué coño hablas? ¿En qué momento...?- La ira se había esfumado por un momento. El jefe giró la cabeza hacia Klaas, pidiendo explicaciones con la mirada. Con tranquilidad, el neerlandés asintió comprendiendo su sorpresa y le informó: -Al parecer encontraron a dos reclutas armando jaleo. Sin que informaran de nada y sin autorización.-

Con esa nueva información, Kelgan volvió a centrarse en los dos visitantes, sus luces perdiendo fuerza a medida que se tranquilizaba un poco. -¿Quiénes? ¿Qué estaban haciendo?- pidió escuetamente, volviendo a tener las manos en los bolsillos de la sudadera.
LEC
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.
Personajes :
Dama Puente: Maga logomante austriaca (1.60).
Kaethe/Dama Sobras: Ghoul nublina (1.46).
Yttria: Bruja percusionista canadiense (1.53).
Amira : Valkyria francesa (1.63).
Kalna : Libense, del Imperio (1.78).
Nefer : Ammut hijo de luna Levyna. (1.85)

Armas :
Dama Puente: Magia, báculo
Kaethe/Dama Sobras: Daga, fuerza bruta
Yttria: Arco, hacha, magia, mala leche, cucharillas y otros objetos metálicos.
Amira: Espada corta, pegaso (shire)
Kalna : Espada bastarda; lanza y escudo
Nefer : Lanza, venenos

Status : One flesh, one end
Humor : Permanent resting bitch face

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

31/03/24, 03:45 pm
Ver el ligerísimo cambio en la expresión de Kelgan, junto con unas luces todavía más brillantes, hicieron que Amira se diera cuenta de que igual la había cagado. Había actuado sin pensar en las consecuencias. Bueno, más bien había actuado sin pensar, punto. Irónicamente era más fácil pensar cuando la amenazaba a ella y no a Erknest, porque podía vivir con llevarse una hostia merecida pero no con dejar que amenazase al kamaitachi.

Trató malamente de disimular que el nombrecito que le había puesto le había hecho gracia en el fondo, y es que reírse le parecía una idea horrible, pero difícilmente iba a disimularlo en su expresión al menos en un primer momento. De todos los pájaros, que eligiese una codorniz solo le parecía más gracioso. Luego volvió a mirarle fijamente, mordiéndose la lengua para no soltarle que «Y yo no voy a permitir que nos estés amenazando». Su mano izquierda buscó a Erknest por detrás, en vista de que muy posiblemente iban a tener que salir de allí corriendo, pero no le encontró.

Que se hubiera puesto a su lado y dejado de temblar era una mejora, aunque no pudo evitar mirarle fijamente. Sin saberlo, había tenido exactamente el mismo pensamiento que Kelgan sobre que mejor se callase, aunque por su parte iba porque sentía que eso mismo le había dicho ella. Con muchas peores formas, y la cordialidad de una patada en la espinilla, pero el espíritu era el mismo.

«Ah, ¿tú tampoco lo sabes?». No es que le sorprendiera después de ver cómo se lo había tomado Klaas, pero no esperaba que de todo fuera aquello lo que fuera a tranquilizarle. No solo se notaba en el tono y en que ya no parecía que las luces fueran tan deslumbrantes, sino que su lenguaje corporal también parecía más relajado. Amira cruzó los brazos de nuevo, viendo que al menos había arreglado un desastre que no había tenido intención de provocar sin querer arreglarlo.
Iceberg y Nari —esta vez no les buscó con la mirada, no quería apartarla de Kelgan. Por si acaso—. Estaban amenazando a un tendero y diciendo que era por “propósitos importantes” —marcó las comillas con los dedos— de los Dragonfly, sean los que sean.

No había ido allí por eso, pero en su tono se notaba que no le iba a sobrar una explicación de esos propósitos.

_________________________________________

Regocijaos, pues ahora sois parte de la leyenda de Kalna, hija de Mánide
Harek
Harek

Ficha de cosechado
Nombre: Rick
Especie: Humano
Habilidades: Puntería, habilidad mental y carisma

Personajes :

Síntomas : A veces tendrá ataques de claustrofobia.
Armas :

  • Rick: Sable y arco
  • Erknest: "Espada legendaria" y cuchillas de aire

Status : The journey never ends

Humor : Cualquier cosa me vale.

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

08/04/24, 07:58 pm
Si la vez anterior la sala se había llenado de cuchicheos con las noticias inesperadas sobre los más nuevos de la banda, ahora el silencio era sepulcral, y no precisamente porque la mayoría supiera ya de lo que iban a hablar. La tensión se concentraba en dos focos: uno el propio Kelgan, que esperaba la explicación, y el otro Iceberg y Nari, que por una vez ambos querían que se los tragara la tierra.

Erknest empezó a tranquilizarse por dentro ahora que la cosa empezaba a desescalar, al menos para ellos.  Ya que Amira había sido quien había conseguido darle el giro a la conversación, dejó que empezara a explicar lo sucedido, asintiendo a sus palabras con confianza. -Cabe mencionar que Nari no parecía estar de acuerdo con dicha actuación y fue sobre todo su compañero, pero sí, ocurrió tal y como dice- matizó, invirtiendo los papeles de antes. No la libraba de su parte de la culpa, pero tampoco le parecería justo que se llevara la misma reprimenda que el ursántropo. Cogiendo un poquito de confianza, el kamaitachi añadió algunos detalles más: -Ocurrió hace unas semanas y gracias a nuestros esfuerzos pudimos pararlos a tiempo y no se llevaron nada.-

Kelgan había escuchado en silencio con una neutralidad fría en la cara, aunque las luces que recorrían sus alas decían otra cosa. Se movían lentas, con el mismo carmesí de hacía un rato que ahora recordaba a las primeras chispas antes de un incendio. Quitando el leve ascenso momentáneo de una ceja con la última afirmación del caballero, no fue hasta que terminaron de hablar que se rompió su inmovilidad mirando hacia un lado, justo donde estaban Icerberg y Nari. Fue fácil encontrarlos cuando la mitad de la banda se había encargado de encontrarlos con la mirada al temerse el destino que les esperaba antes de que él lo hiciera. Con una furia contenida en la más brusca seriedad, les ordenó: -Ya podéis esperarme en el despacho. En cuanto termine aquí vamos a tener unas palabras.- Con un gesto de la cabeza le indicó a otro pandillero que se encargara de vigilarlos mientras tanto y se centró de nuevo en los "invitados". Con el miedo no llegó a verbalizarlo, pero a la cabeza del ursántropo empezaron a llegar una gran ristra de quejas de la bruja mientras se iban. Hasta Erknest sintió pena por lo que les fuera a esperar.

El drake resopló antes de decir: -Lo que fuera que os dijeran de esos "propósitos importantes" es una mierda, en Los Dragonfly no somos de esa clase.- Ya que le habían ayudado indirectamente a recordar a los nuevos los valores de la banda y lo que pasaba si alguien los rompía, se habían ganado esas explicaciones que tanto querían. -Algunos os dirán que somos unos capullos igualmente, pero a los únicos a los que nos planteamos joder son a los cabrones que se aprovechan del sistema roto que tiene esta ciudad. Ni de coña vamos a colaborar con explotadores que no hacen nada por Rocavarancolia- explicó con decisión

El Caballero Ciervo estaba haciendo el difícil esfuerzo de procesar el medio discurso del jefe, principalmente porque había un par de cosas que no terminaban de encajarle. Por lo que decía parecían querer que la ciudad mejorara y con ese sueño podía empatizar sin dificultades, al fin y al cabo lo compartían. Pero lo otro... ¿confirmaba que eran unos maleantes, no lo eran o no estaba entendiendo? Para salir de dudas, mientras que se había llevado un puño a la sien para pensar en los matices morales de todo aquello, aventuró a preguntar con algo de corte: -Esto... ¿Qué se supone que buscáis exactamente en vuestra banda?-

Kelgan se cruzó de brazos, con una sonrisilla pícara. -Tsh, acabar con todas las injusticias y los cabrones que las mantienen- comenzó. -Si todos somos ciudadanos en teoría, deberíamos tener voz y voto para mejorar de una vez el estercolero en el que nos tienen sumido desde el castillo. No vamos a parar hasta que tengamos un gobierno legítimo que se preocupe de verdad por nuestro futuro.- Por supuesto le daba igual si los dos estaban en contra de aquello, nada iba a cambiar sus ideales y los de la banda.
LEC
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.
Personajes :
Dama Puente: Maga logomante austriaca (1.60).
Kaethe/Dama Sobras: Ghoul nublina (1.46).
Yttria: Bruja percusionista canadiense (1.53).
Amira : Valkyria francesa (1.63).
Kalna : Libense, del Imperio (1.78).
Nefer : Ammut hijo de luna Levyna. (1.85)

Armas :
Dama Puente: Magia, báculo
Kaethe/Dama Sobras: Daga, fuerza bruta
Yttria: Arco, hacha, magia, mala leche, cucharillas y otros objetos metálicos.
Amira: Espada corta, pegaso (shire)
Kalna : Espada bastarda; lanza y escudo
Nefer : Lanza, venenos

Status : One flesh, one end
Humor : Permanent resting bitch face

Barrio Gigante - Página 9 Empty Re: Barrio Gigante

10/04/24, 02:48 pm
El ambiente se había vuelto mucho más tenso que antes, aunque Amira prefería centrarse en Kelgan por no ponerse nerviosa. La situación requería que no se agobiarse por la gente y las miradas, y era complicado si empezaba a fijarse en los demás, especialmente en Iceberg y Nari. Aunque Erknest había hablado también a favor de la chica, sentía leves punzadas de culpabilidad de que fuera a caerles bronca porque ella había contado lo que habían hecho, especialmente cuando las luces de Kelgan y su rabia contenida daban una idea clara de que no iba a ser precisamente una regañina ligera. En parte sabía que se lo merecían, pero una cosa era que les cayese porque sabían lo que habían hecho y otra que fuese porque ella hubiese hablado. Ahora era causa activa de todo lo que sucediera.


Alzó una ceja con curiosidad cuando dijo que en la banda no eran “de esos”, sin saber muy bien a qué se refería pero con interés creciente por saber de qué iba todo aquello. Y cuando Kelgan empezó a hablar, la francesa no podía evitar que le sonase bien. Podía empatizar con querer un lugar mejor y con querer luchar contra un sistema roto, cosas que ella compartía en la Tierra, pero que en Rocavarancolia sonaban extrañas, acostumbrada a que el sistema contra el que luchar fuera el capitalismo salvaje y no… lo que fuera que había allí. La gente que se aprovechaba de cualquier sistema era horrible, pero en Rocavarancolia se le sumaba que eran literalmente monstruos. Era fácil imaginar a Setenta y siete beneficiándose de todo aquello, cometiendo actos horribles como lo había hecho en vida.


¿Y cómo pretendéis hacerlo? No es que los poderosos le quieran dar el poder a los de abajo con facilidad —preguntó, cruzándose de brazos —Y no me malentiendas, pero no es que con lo que hemos visto parezca que tengáis claro el plan de acción.
Tenía muchas preguntas al respecto de todo aquello, y aunque estuviera en negación respecto a que Rocavarancolia era su futuro y no iba a poder volver a la Tierra, no veía mal el cambiar las cosas a mejor mientras estuviera en la ciudad. Claro que iba a necesitar más información, especialmente cuando Kelgan no parecía ni poder controlar a sus subordinados o al menos dejarles claro que había acciones con las que no comulgaban.


A diferencia de Erknest, podía tolerar actos más…”cuestionables” si el fondo moral de estos era correcto. Acabar con las instituciones que mantenían el control no se conseguía pidiéndolo por favor, y como francesa aquello era algo que sabía bien.

_________________________________________

Regocijaos, pues ahora sois parte de la leyenda de Kalna, hija de Mánide
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.