Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Barrio de los Callejones sin Salida
por Cuervo Hoy a las 10:55 pm

» El Cuchitril
por Giniroryu Hoy a las 07:13 pm

» Faro
por Bellota Ayer a las 12:22 pm

» Torreón Letargo
por Muffie Ayer a las 01:53 am

» Primer sueño de Rad con los dolientes de Marsi.
por Yber 10/12/17, 09:58 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 2 Invitados

Zarket

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 36030 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Casa Gamides

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 20, 21, 22

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 22 de 22.]

1 Casa Gamides el 02/08/11, 04:24 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Una extraña construcción circular de una sola planta con varias puertas que van a parar a distintos corredores que convergen en espiral, llenos de más puertas de infinidad de habitaciones. La particularidad de este edificio es que nada más entrar en él, tu sexo cambia. Además es muy difícil salir una vez que has entrado.


253 Re: Casa Gamides el 20/09/15, 01:35 am

Evanna


Samika se rió, sintiéndose extraña con su voz, cuando Ayne bromeo sobre sus palabras.

-Puedes ser una interesante victima para probar - bromeo con un poco de humor. No es que fuese alguien especialmente tímido, simplemente no se daban la oportunidades de bromear y aquella era perfecta. Twixy's fue mas directa, tocando su cuerpo y logrando que el color llegara momentáneamente a sus mejillas. Al parecer daba igual el cuerpo, se ruborizaría igual en el momento en que la tocaran, suponía era la falta de costumbre.

El ambiente no tardo en cambiar de uno un poco incrédulo y divertido a algo mas inquieto cuando escucho una puerta cerrarse. Por suerte para ella Hal no tardo en tranquilizarlos y suspiro aliviada. Ahora tardarían mas en salir, pero la salida estaba allí, en algún lado.

Siguió a sus compañeros a otra habitación al escuchar el llamado de ¿Ayne?, si ese cabello lila era suyo, cuya voz aun le costaba identificar.

-Hal ¿todos los cuartos de este lugar...?- dejo al respuesta inconclusa, mejor no saber. SI esa casa y sus cuartos eran tan cabrona como la ciudad,  era posible que encontraran cuartos no muy agradables- Cuidad donde pisáis y lo que tocáis -pidió Samika, bastón por delante en todo momento.

254 Re: Casa Gamides el 20/09/15, 02:26 am

NH


Fue un alivio saber que los hechizos de la casa eran simples bromas. Sin embargo no iba a sentirse completamente segura hasta que salieran de la casa.

Tanteó con el pie el suelo acolchado, de un verde pastel. Daba algo de pena pisar tanta tela suave con las botas sucias de la calle, pero tampoco se fiaba de quitárselas. Empezó a caminar por la habitación, buscando con la mirada alguna salida. Las paredes estaban cubiertas de papel pintado con dibujos infantiles, pero no parecían tener ninguna puerta, hasta que se asomó a la espalda de un oso de peluche gigante, que ocultaba una puerta de doble hoja de madera clara.

-¡Aquí!- llamó a los demás. Esperó a que todos se reunieran antes de abrir.

255 Re: Casa Gamides el 20/09/15, 02:20 pm

Zarket


GM
Aquella habitación le parecía casi fuera de lugar en Rocavarancolia. No entendía cuál era el propósito de haberla metido en aquel edificio, pero ya hacía tiempo que había aprendido que usar la lógica en aquel lugar era imposible. Aun así estuvo en guardia, siempre con los hechizos que sabía a disposición de sus manos y sus cuerdas vocales. No se fiaba de que por allí no hubiera alguna clase de trampa.

La siguiente habitación era más grande y, especialmente, alargada. Estaba completamente vacía, pero su pintura era un poco mareante. Paredes, techo y suelo eran del mismo material y estaban pintado igual: un montón de figuras irregulares que se interseccionaban, cada una coloreada de un color distinto a la de las figuras adyacentes, aunque, tras un vistazo rápìdo, Hal comprobó que sólo se habían usado cuatro colores en esa habitación*. El conjunto quedaba chillón y desagradable, pero por suerte a unos treinta metros se veía la puerta.

Sólo llegaron a la mitad. En cuanto el más adelantado llegó al centro de la habitación Hal salió disparado hacia el techo. Apenas había sobrepasado la mitad cuando se sintió caer. Tras un par de segundos se dio cuenta de que estaba en equilibrio en el aire, a mitad del camino entre el suelo y el techo. Igual que el resto.

El carabés gimió, todavía mareado. El corazón seguía latiendo con fuerza del susto momentáneo, pero ahora parecía que el funcionamiento de la habitación se había estabilizado. De momento.

«Quién demonios ha anclado barreras de inercia a cada cara de esta maldita habitación» se preguntó, profundamente irritado. Estaba intentando encararse a la puerta, pero en un espacio así estaba resultando ciertamente difícil.

*Nfdr: la habitación (en pintura, incluyendo techo y suelo) sigue el teorema de los cuatro colores.

Nfdr2: por si no queda claro: al llegar al centro se activó una trampa: primero una barrera de inercia en el techo, y unos milisegundos después otra en el suelo y una en cada pared, creando, así, un campo antigravedad. nare dice que si se acercan mucho a una de las paredes "ganará" esa barrera y se pegarán una hostia.

256 Re: Casa Gamides el 21/09/15, 03:06 am

Poblo


Kirés simplemente había negado con la cabeza para responder a Twixy’s. Aquella era una información que nunca había considerado relevante y por eso no se lo había contado a nadie, tampoco esperaba que les interesara.

La relativa tranquilidad que tenían en aquel lugar comenzó a desaparecer cuando de repente se quedaron atrapados y aunque Hal había explicado la naturaleza de los hechizos el ave no podía dejar de pensar que habían caído en algún tipo de trampa peligrosa. Las habitaciones que fueron visitando tenían pintas de lo más extrañas todas, pero en la última había algo más que extraños conceptos de arte. Apenas alcanzaron el centro algo se activó y antes de que se dieran cuenta se encontraban flotando en el aire. Pestañeó varias veces ante la pérdida de la horizontal, pero fue el primero en estabilizarse, probablemente debido a su condición de ave.
–¿Hal? Explicación por favor. –El carabés era el mejor capacitado para saber lo que acababa de pasar, y efectivamente lo sabía. Una vez entendió cómo funcionaba aquella habitación kirés se quedó unos segundos pensativos. –Hmmm si eso es cierto entonces debería poder… –El enderth desplegó sus alas y con ellas se impulsó hacia la pared donde se encontraba la siguiente puerta. Funcionó, y en cuanto hubo avanzado poca distancia la atracción de dicha pared superó a la de las demás, provocando que cayera a plomo en esa dirección. Tuvo que dar una voltereta para volver a recuperar la nueva horizontal pero aterrizó sin percances.

–Los que conocéis el hechizo de levitación usadlo y venid hacia aquí. Samika, Ayne, vosotros dos agarraos y Ergot: tú no te sueltes de Twixy’s– En cuanto los dos primeros hicieron lo que el ave les había pedido este conjuró un hechizo de levitación sobre uno de los dos, y con este “tiró” de ellos hacia él. El resto llegaron por su cuenta y tras confirmar que todos estaban ilesos abrieron la puerta y entraron por ella, o más bien saltaron porque debido a los hechizos del cuarto se encontraban en dicha pared como si esta fuera el suelo.

Les recibió el cielo nocturno, y por un mero instante uno pudo creerse que habían salido, solo por un segundo. Ante ellos se alzaba un pasillo que se adentraba en el espacio exterior, o al menos esa era la impresión que daba. El “pasillo”  era en realidad un simple camino de poco más de un metro de anchura, sin paredes ni techo, que se adentraba en el cielo estrellado que los rodeaba como si de un puente se tratara. De hecho no se podía ver pared alguna allí. La propia puerta por la que habían entrado flotaba en el vacío sin ningún tipo de superficie que la rodeara. Eso sí, las vistas eran de lo más espectaculares, y aquel cielo no solo tenía una cantidad enorme de estrellas, sino también nebulosas y todo tipo de formaciones galácticas.

Mirando al frente el camino serpenteaba e iba ramificándose  hasta formar un total de seis posibles rutas, cada una de ellas en una puerta idéntica a la que acababan de cruzar. Tras comprobar que no había detalle alguno que pudiera guiarlos Kirés se encogió de hombros y se volvió al resto –¿Probamos una al azar?

257 Re: Casa Gamides el 21/09/15, 03:31 am

Merodeador


Las palabras de Hal parecían intentar tranquilizarlo pero la vacilación en la voz del carabés le quito todo poder de convicción. Aun así hizo un gesto de cabeza en señal de comprensión y de supuesta tranquilidad, pero en realidad en aquellos momentos pensaba en lo que bien que le vendría que estuviese allí Emmit para contarle lo aterrado que estaba y preguntarle que era una facultad y las novatadas…

Al final, por sugerencia de Ayne, se pusieron en marcha por la misma puerta que tiempo atrás había sido la entrada a la casa.

La primera habitación que atravesaron era una guarida de peluches y de objetos infantiles, con las paredes cubiertas de papel pintado y los suelos acolchados. Al repoblador le encantó. Y a pesar de las advertencias de Samika, de no tocar nada, Ergot no pudo evitar acariciar varios peluches a su paso.

La segunda habitación le dolió a la vista. Era muy alargada con colores chillones en figuras extrañas pintadas por todas partes, el repoblador agradeció en el alma que la siguiente puerta estuviese bien visible. Encontraba la habitación fascinante y perturbadora en el mal sentido y tampoco ayudaba que a mitad de recorrido entre puerta y puerta comenzasen a flotar, del susto se agarró a los pelos de Ayne al que pidió perdón enseguida. El recorrido hasta la siguiente puerta de repente se convirtió, a los ojos de la planta, en toda una pesadilla pero por suerte y tras una explicación de Hal a Kires se le ocurrió una solución que les saco de allí rápidamente y enteramente ilesos.

La siguiente habitación no era tal, sino más bien un pasillo flotante sin paredes que mostraban el cielo abierto. Era una de las cosas más bellas que hubiese visto en su vida el repoblador. El gran problema con aquel pasillo era que había que decidir porque puerta continuar puesto que había 6 opciones. A la pregunta del Enderth fue Ergot quien respondio:

-Si. Probemos con esa, tiene una puerta muy bonita.-Sus palabras eran dudosas al tiempo que señalaba una puerta blanca, acristalada y con molduras. Pero nadie puso inconvenientes y continuaron por aquella puerta.

La tercera habitación era perfectamente cuadrada y la más grande que habían visto hasta al momento. Los suelos estaban recubiertos de alfombras viejas y mohosas; de tamaños diversos, con patrones dispares sin relación aparente y de colores apagados. Las alfombras estaban sobrepuestas las unas sobre las otras creando un suelo irregular. Las paredes, por otra parte, estaban decoradas en su mayoría de papel pintado con trozos de pared donde habían arrancado a tiras y a cachos el papel a rayas azules y blancas, las humedades habían conquistado gran parte de su superficie. El techo estaba cubierto de moho y mugre negra. Pero lo que más llamaba la atención de esta habitación era que estaba completamente encharcada. De su techo caían decenas de goterones de agua que iban a parar a toda clase de recipientes que constituían el único mobiliario de la sala: cubos de metal oxidados, jarras de porcelana, vasos de cristal, copas de plata, barreños de madera,… Todos rebosando agua y en algunos casos creando incluso charcos, también había algunos de estos que estaban hechos añicos. Las goteras caían a un ritmo rápido, constante y cada una de ellas al suyo propio creando un efecto de lluvia lenta. Había dos puertas que se encontraban en las paredes laterales, la una enfrente de la otra, se notaba que en otro tiempo fueron blancas pero en aquellos momentos estaban llena de manchas y puntitos de moho negro.

Una vez localizadas las puertas con la mirada Ergot se lo hizo saber a los demás a pesar de que seguramente las hubiesen visto al mismo tiempo que él.

-Probemos la puerta de la derec- no, la de la izquierda, Twixy’s vamos a la izquierda.- Ergot estaba asustado por la situación pero empezaba a tomárselo como un juego de azar y eso le animaba a participar.

Intentaron a travesar la habitación intentando evitar mojarse con el agua sucia que les caía encima pero les resulto imposible. Al final llegaron hasta la puerta completamente empapados.

Al abrir la puerta se encontraron en el exterior.

258 Re: Casa Gamides el 21/09/15, 12:36 pm

Zarket

avatar
GM
Kirés fue el primero que preguntó qué había pasado allí. Tras la explicación del carabés al enderth se le ocurrió una forma de corregir eso con rapidez. Hal tuvo ganas de golpearse la cabeza por no habérsele ocurrido eso, pero en su lugar recurrió al hechizo de levitación para volver a una postura más o menos normal. El golpe se lo dio igualmente, dado que el carabés nunca había suado aquel hechizo en condiciones como aquellas. La barrera de inercio superó a la fuerza de su hechizo y el carabés cayó a plomo contra la pared. Tras gemir un momento, se puso de pie. Aunque, eso sí, con mucho cuidado.

El salto a través de la puerta le dejó unos momentos de mareos cuando el centro de gravedad se desplazó de la pared al suelo. El carabés tropezó y volvió a caerse, maldiciendo entre dientes a quien fuera que había tenido la maravillosa idea de usar barreras de inercia para crear espacios de ingravidez.

Al fijarse en el paisaje que les rodeaba no pudo menos que maravillarse por unos momentos. Aquello, debía admitir, sí estaba bien hecho. Y también era precioso, no podía negarlo. Crear una habitación así en un edificio como aquel era, por otra parte, una pérdida de energías mágicas muy típica de aquella ciudad. Ante esto el carabés formó una expresión de fastidio. Aquello habría sido mucho más útil en otro tipo de edificios, al menos si realmente tenía algún tipo de exactitud astronómica. En cualquier caso su vena más artística se había encandilado de aquel lugar.

La siguiente habitación no era tan agradable. De hecho el carabés miró al lugar con cierto asco, preguntándose si la habían creado específicamente así. Las mentes rocavarancolesas eran imaginativas, lo admitía. Era una auténtica lástima que aquella imaginación se malgastara de forma tan inútil y primitiva.

Y por fin, al abrir la última de las puertas, salieron de aquel lugar.

Sigue en las calles.

259 Re: Casa Gamides el 21/09/15, 01:17 pm

Evanna

avatar
Atravesar el cuarto de Ayne, por así decirlo, fue un pequeño dolor para Samika cuyo suelo acolchado impedía una pisada fuerte y firme. Tuvo que echar mano de los brazos del compañero mas cercano para llegar la puerta.

El siguiente cuarto al que entraron, era al parecer, un simple pasillo. Si a Samika le hubiese dado a escoger entre ese cuarto y el anterior, cuando llegaron a mitad del pasillo habría escogido sin duda alguna el de suelo acolchado. Al menos ahí tenia los pies en tierra.

-¿Que cojones...? - Samika lucia incrédula cuando su cuerpo fue separado del suelo y sintió el pánico creciente. La explicación de Hal ayudo a entender de alguna forma. No parecía ser muy diferente a estar en un campo anti gravitatorio, como aquellos que se encontraban en las naves o simuladores para los astronaturas, o eso quería pensar. << Claro, con la gran diferencia de aquí no te puedes mover >> pensó Samika frustrada, terminado por agarrarse a Ayne, el mas cercano, incluso antes de que Kires dijera nada. No tenia los pies en tierra y aquello le ponía de los nervios. Sabia que el suelo estaba ahí, a medio metro, o tal vez un metro, pero no dejaba de incomodarle no tener sus pies firmemente tocando una superficie estable. Su ancla fue Ayne hasta que Kires lo devolvió a la zona no flotante y Samika cayo de culo al suelo, siendo incapaz de mantenerse en pie.

-Odio este cuarto... -se quejo fastidiada, levantándose del suelo, alejándose del centro de la habitación y esperando que la siguiente puerta fuese la dichosa salida, o al menos que no les hiciera caer por un acantilado. En serio, quería sus pies en tierra.

La siguiente habitación no fue nada especial para Samika, que apenas si podía ver todo oscuro y multitud de luces de colores por todos lados, confundida miro alrededor, manteniéndose cerca de sus compañeros. La descripción que le dieron le hicieron abrir la boca lentamente en asombro. ¿Estaban en el espacio? ¿Pero que demonios era esa casa? Para su gran alivio aquella habitación solo imitaba el espacio en su imagen y no también en la falta de oxigeno. << Si mezclamos este cuarto con el anterior, tendríamos una vivencia como astronauta >> pensó Samika. No tardaron en escoger un cuarto, por elección de Ergot.

Por un momento la londinense pensó que había salido y que estaba lloviendo fuera. La presencia de cubos y los charcos a sus pies le quitaron esa idea de su mente. No necesitaba ver toda la habitación para darse cuenta que era un cuarto con goteras.

-Espero que esa agua no venga de ningún sitio inmencionable - comento Samika, que teniendo en cuenta que acababan de salir de un cuarto espacial, esperaba cualquier cosa. Y ese cualquier cosa era tan literal que le ponía el vello de punta.

Cuando al fin consiguieron salir, la londinense respiro suspiro aliviada, viendo que su cuerpo volvía a ser originalmente el suyo. Con el inconveniente de que el estar empapada de la cabeza a los pies, no se había quedado con su genero masculino en el interior.

-Recordarme que si venimos de nuevo, me traiga un paraguas -murmuro con todo el humor que pudo reunir, estando echa una asco. Y sino fuera porque estaban en medio de la calle se quitaría la camiseta, le molestaba que se le pegara de forma tan desagradables. Samika suspiro, exprimiendo esta sin quitársela mientras decidían volver al torreón: iba a necesitar un buen baño.

Sigue en Calles


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

260 Re: Casa Gamides el 21/09/15, 01:50 pm

Tak

avatar
GM
No quedó más remedio que adentrarse en el laberinto de habitaciones. La siguiente a la que llegaron llamaba la atención de la vista en primer lugar, pero su mayor particularidad se descubría al entrar en ella. Gracias a Kirés y Hal no se quedaron allí atrapados, pero se podía decir que habían tenido suerte con los componentes del grupo. Ayne no hizo más que quejarse en el proceso, pero lo cierto era que no creía que las “trampas” de aquella casa estuviesen pensadas con auténtica malicia. Si lo estaban, no encontrarían la salida nunca, pero era pronto para centrarse en una posibilidad tan pesimista.

La siguiente habitación le hizo olvidar el mal trago que se había quedado tan solo en una anécdota. Era tan bonita que el sinhadre no dijo ni una palabra mientras la atravesaban. Le habría gustado que todas fuesen algo como eso, y especialmente al atravesar otra puerta más y ver la habitación que se presentaba esa vez. El olor a moho se coló en las fosas nasales de Ayne, que puso cara de asco. Por desgracia para él los demás ya empezaban a atravesar el umbral, porque estaba a punto de sugerir emplear otra puerta diferente.

Se mojó y se fastidió, y cuando abrieron la siguiente puerta tenía cara de poder matar con la mirada… hasta que vio que allí estaba el exterior.
Y ya está, lo hemos conseguido, gracias al trabajo en equipo al que he aportado una barbaridad —bromeó mientras se dirigían a la salida. En mitad de la frase su voz cambió de nuevo a la habitual—. Creo que es la primera vez que volvemos de un lugar que queríamos ver sin hacerlo escarmentados. Un buen cambio, podría acostumbrarme. A menos que esta agua contenga… algo —añadió mientras se escurría la manga de la camiseta. En realidad continuaba bromeando, pero la posibilidad era inquietante.

Sigue en las calles.

261 Re: Casa Gamides el 21/09/15, 04:26 pm

NH

avatar
Fue un paseo movidito hasta la salida. En un principio pensó que la habitación de los colores estridentes combinados de forma hortera iba a ser lo peor que podían encontrarse. Su forma física le permitió parar el golpe más o menos y evitar hacerse daño.

La siguente habitación le hizo olvidarse momentáneamente de los improperios y maldiciones que iba a usar, ya que quedó completamente embelesada por su belleza. Era la primera vez que veía un cielo estrellado, y la impresión la clavó en el sitio durante unos segundos, hasta que los que venían detrás de ella le recordaron que tenían que avanzar. Ergot eligió la puerta, y con ella la revelación deque había cosas peores que una trampa ingrávida.

Estuvo quejándose y soltando grititos de asco todo el camino. Prácticamente le suplicó a Samika que se callara cuando sugirió de donde podría venir el agua. Recorrió los últimos metros en sprint, hacia la puerta que el repoblador le había señalado. Salieron fuera, por fin, y parecía que volverían al torreón de una pieza. Twixy's se llevó las manos a los pechos, feliz de que hubieran vuelto a su sitio, y emprendió el camino de vuelta pidiéndose primera la bañera cuando llegasen. Necesitaba urgentemente un baño de tres horas.

Sigue en las calles.

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 22 de 22.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 20, 21, 22

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.