Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Letargo
por Giniroryu Ayer a las 05:39 pm

» Faro
por Giniroryu Ayer a las 05:17 pm

» Trama
por Giniroryu 13/11/17, 11:02 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Cain 13/11/17, 11:00 pm

» Barrio de los Mil Dioses
por Kial 13/11/17, 10:49 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 27 el 26/09/15, 12:02 am.
Estadísticas
Tenemos 174 miembros registrados.
El último usuario registrado es Lily Bell.

Nuestros miembros han publicado un total de 35967 mensajes en 684 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Barrio de los Mil Dioses

Ir a la página : Precedente  1 ... 7 ... 11, 12, 13, 14, 15  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 12 de 15.]

1 Barrio de los Mil Dioses el 02/08/11, 06:28 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Zona cercana al anfiteatro donde una buena parte de los escombros y edificios a medio derruir corresponden a viejos templos, tipo de edificación prolífica en aquel barrio a la que debe su nombre. Varios edificios mantienen milagrosamente medio en pie algunas habitaciones donde hay pertenencias de antiguos rocavarancoleses, de todo tipo. Las hienas han hecho de este lugar su territorio.



Última edición por Rocavarancolia Rol el 14/07/17, 10:55 pm, editado 1 vez


133 Re: Barrio de los Mil Dioses el 03/07/17, 09:09 pm

Yber


GM
La hiena gigante derriba otro muro esencial y esta vez todo cae: el temblor dura varios segundos y el edificio acaba sucumbiendo ante su propio peso. Dentro se oye un gruñido lastimero a cuatro voces, que queda sepultado por escombros y polvo. Fuera, los cascotes vuelan.

Tirada 1 - 2 dados:

Orden: Barael, Tayron.

Menos de 50: Salen ilesos.
Entre 51 y 90: varios de los restos que más lejos vuelan les provocan arañazos en los pies. Si tienen ropa, también la romperán.
Entre 91 y 100: arañazos + esquirlas clavadas.

Sakrilt ya se había retirado y sale ilesa. Charlie iba por detrás y uno de los cascotes le golpea con fuerza en la cabeza. Durante unos segundos, todo desaparece para el humano. Un fuerte dolor le inunda el cráneo y el muchacho se queda quieto en el sitio.  Conmocionado, se lleva las manos sobre la oreja y nota la sangre que nace de la herida. Los nervios le invaden y trata de llamar a sus compañeros, pero no le salen las palabras. Está pálido y le falta muy poco para perder el equilibrio.

Al mismo tiempo que se produce el derrumbe, la última superviviente sube las escaleras. El ruido enmascara sus pasos y le permite vislumbrar a una de sus presas. Impulsada por sus cuartos traseros, la última hiena menor salta sobre Sox.


Tirada 2 - 1 dado:
Del 1 al 10: mordisco leve en el brazo.
Del 11 al 50: mordisco profundo en el brazo.
Del 51 al 100: mordisco profundo en el brazo; la hiena se abalanza con tanta fuerza que tira a Sox al suelo.

Una nube de polvo envuelve la calle.



Última edición por Yber el 03/07/17, 09:15 pm, editado 2 veces

134 Re: Barrio de los Mil Dioses el 03/07/17, 09:09 pm

Rocavarancolia Rol


El miembro 'Yber' ha efectuado la acción siguiente: Número Aleatorio


#1 'Dado de 100 caras' : 84, 98

--------------------------------

#2 'Dado de 100 caras' : 34

135 Re: Barrio de los Mil Dioses el 04/07/17, 03:42 pm

Naeryan


Sox había anticipado el derrumbe, pero eso no evitó que se le pusieran los pelos de punta ante el imponente sonido de un edificio entero cayendo. Oír el rugido a cuatro voces le recordó al coro de gritos al caer a los subterráneos semanas atrás. Le produjo un cosquilleo en el estómago (puede que triunfo, puede que aprensión): aquella vez no habían sido ellos las víctimas.

Contuvo el aliento mientras esperaba a que la espesa nube de polvo se disipara. Parecía que tardaría, y había visto cascotes volando por el aire: fue a asomarse a la escalera a ver cómo estaban los que ahora subían a su encuentro.
Registró tarde que la figura que se aproximaba no tenía forma humana.

El corazón tuvo el tiempo justo de darle un vuelco en el pecho antes de recibir la embestida, un instante apenas mayor que el de un relámpago del que hicieron presa el miedo y la imagen de mandíbulas abiertas. Sox consiguió dar un paso lateral para esquivarla, pero no fue suficiente: la hiena atrapó su brazo entre los dientes y sus mandíbulas se cerraron como un cepo. La saliva pegajosa de la hiena quedó eclipsada pronto por la sensación de varios cuchillos clavándosele en la carne, repentina y explosiva como un golpe de látigo.

El carabés aulló de dolor. La ballesta cayó al suelo, inocua sin la fuerza de su mano para sujetarla. Podía sentir los colmillos atravesándole la carne y abriendo hueco; y el dolor era endemoniadamente intenso, como si el brazo le hubiera estallado en llamas. Su primer impulso fue revolverse, intentar quitársela de encima: la presa obstinada de los dientes de la hiena se negó a soltarle tan fácilmente y las heridas punzantes se convirtieron en desgarros casi hasta el codo. La sangre resbalaba hacia abajo, empapándole el antebrazo: cálida y ennegrecida manchándole los dedos y goteando al suelo.

El puñal. Tenía... el cuchillo al cinto. Intentó apartarse a la hiena de la cara, pero no podía mover el brazo mordido: colgaba muerto de su hombro, chillando en protesta a cualquier intento de soportar peso. Intentó patear al animal como pudo mientras la otra mano, temblorosa por la adrenalina y el dolor, buscaba su arma de repuesto. Había olvidado al resto: sólo era capaz de pensar en que quería a aquella alimaña tan muerta como todas las demás.

136 Re: Barrio de los Mil Dioses el 04/07/17, 04:45 pm

Dal


Eriel contempló con satisfacción cómo otra hiena caía por una de sus flechas. Desvió la mirada a la pierna de Rad cuando Sox le dijo si podía hacer algo.

-Espero que sí, pero no sé hasta qué punto servirá de algo - dijo poco convencido.- Rad no te muevas.

Soltó el arco y realizó el hechizo poniendo especial cuidado en los gestos y palabras. Notó la magia surgiendo de su cuerpo, una sensación a la que se había acostumbrado en aquel tiempo, también al olor. Era un olor que le gustaba especialmente aunque no sabía por qué. Vio las heridas de la pierna de Rad curarse, las más leves, otras ni siquiera dejaron de sangrar y mucho menos hicieron ademán de cerrarse. El ruido del edificio cayendo no le sorprendió tanto, se esperaba que aquella bestia terminara tirando la casa abajo.

-Lo siento, no puedo hacer más - se disculpó con el carabés.- Al menos ya no debe doler tan...

Un grito de dolor lo sorprendió y sobresaltó por su cercanía. Se giró a tiempo para ver a Sox intentado soltarse de una hiena que estaba aferrando su brazo entre los dientes. El corazón del nublino se saltó un latido al ver la sangre, por un momento temió que el carabés perdiese el brazo al igual que su hermano. Sin pensarlo echó mano a la alabarda de su espalda para darse cuenta que ya no la tenía.

En un segundo valoró todas las opciones, podía disparar una flecha pero el peligro de darle a Sox lo frenaba. Miró hacia Rad y su espada.

-Rad, déjame tu espada - le pidió. El chico le tendió el arma y Eriel la blandió ante sí. No había usado nunca ese arma, pero había visto los entrenamientos del resto y la premisa era parecida a la de la alabarda: clavar el arma por la punta.

Con rabia Eriel avanzó raudo hasta donde estaban Sox y la hiena.

-Suéltalo cabrona - gritó al animal antes de atravesar el cuello de la hiena de parte a parte con la espada. La sangre salpicó a Sox y al sacar la espada también salpicó al nublino. La hiena no tardó en morir con un gorgoteo desagradable en la garganta.

-Sox, Sox - le llamó ayudándolo a librarse las fauces del animal.- Joder, necesitamos al anillo, esto es grave - miró hacia las escaleras y alzó la voz.- ¡Chicos subid rápido, Sox necesita el anillo! - esperaba que la urgencia en su voz les hiciese darse prisa.- No te preocupes, te pondrás bien - le dijo bajando la voz.

137 Re: Barrio de los Mil Dioses el 05/07/17, 03:12 pm

Zarket


GM
Rádar resopló, pero hizo caso al consejo de su congénere. Se dejó arrastrar por la gravedad, apoyado a la pared, intentando mantener la pierna alta. El dolor era brutal, mareante, pero el carabés apenas se permitía externalizarlo. Una respiración con una agitación extraña, una mandíbula apretada, un rictus contenido. Y unos gemidos apenas ahogados.

El ruido del derrumbe le puso los pelos de punta. Por instante una sombra del más puro pavor surcó su rostro, pero pronto quedó claro que no habían tenido pérdidas. O, al menos, eso interpretó de la falta de excesiva alarma por parte de sus dos compañeros.

No tuvo ni tiempo de pensar. Una hiena más apareció de súbito y se lanzó contra Sox. El corazón le dio un vuelco en el pecho ante el grito y el repentino frenesí que se adueñó de la habitación, hasta el punto de que apenas se percató de darle a Eriel la espada. Por suerte todo acabó pronto, y sin que hubiera que lamentar otra pérdida más.

—¿De dónde ha salido esa? —preguntó, echando una mirada horrorizada hacia la sangre que manaba de su compatriota—. ¿Y dónde están los otros? Necesitamos el anillo.

Su voz apenas contenía el dolor del muslo, teñida de resignación. No había querido que lo usaran allí, pero ahora comprendía que sería imprescindible.

138 Re: Barrio de los Mil Dioses el 05/07/17, 11:29 pm

Yber

avatar
GM
El edificio de la derecha ha quedado convertido en una montaña de escombros, debajo de la cual aún respira la hiena. Muy mal herida, la criatura se mantiene tan quieta como una estatua, con la esperanza de que la regeneración que la ha salvado en otras ocasiones repita su milagro. Para los macieleros, no habrá señal de que nada siga vivo bajo las ruinas.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

139 Re: Barrio de los Mil Dioses el 06/07/17, 01:39 am

Reifon

avatar
-Eso intento. -Respondió a Sox y su hermano, aunque no sabía si le oirían desde ahí.

La mano en su espalda le dio un respingo, demasiado contacto  y demasiado cerca de su herida como para concentrarse bien con ella ahí. La daga paró y comenzó a volver a medio fuelle, de todas maneras ya había errado y no era lo suficientemente rápida como para perseguir los movimientos de las hienas.

-Podría ser bastante peor. -Aquel animal y él no se hubieran coordinado tan bien para atacar al unísono ni entrenando, pero no era momento de pensar en eso.

-¿Qué? -Dijo confuso. No entendía que había dicho para que ahora el hablase de la razón de su hermano y Sox. -En fin. <<Da igual.>> El edificio podría derrumbarse. Creo que deberíamos vendarnos afuera y retirar rápido hacia la biblioteca mientras que esperamos a esa cosa en formación.

Otro estruendo sonó en el edificio y los cascotes de su derrumbe golpearon los pies del nublino y la dentellada en su izquierda provocándole otra mordida de dolor al nublino. Clavó su estoque más fuerte y soltó un improperio a la par que evaluaba sus heridas. Más cortes, mas resquemor inundándole y no podía decir si ahora la dentellada sangraba más o seguía igual. Aparte, ahora sus botas parecían un par de coladores. A su lado Tay comenzó a gritar insultando a todo lo que se podía insultar y Charlie... No le gustó nada lo que vio, estaba agarrándose la cabeza y parecía totalmente perdido, incluso parecía estar tratando de decir algo y no podía. Barael no dudó, aquello se veía demasiado mal como para tener remilgos a usar el anillo.

Inspiró aire y lo retuvo, no había tiempo para cojeos lastimeros. Apoyó la pierna mientras guardaba el estoque y el dolor paso de molestia a puro fuego devorándole la pierna, un presagio de muerte que le decía "estás vivo", que le hacía apoyarla más fuerte mientras apretaba la mandíbula.

No fueron más que unas zancadas, aunque fueron suficientes como para que deseara cortarse la pierna, pero ya estaba allí. Tocó al humano con suavidad, para que se diera cuenta de que estaba ahí sin ponerlo nervioso. -Charlie. -Lo llamó con la voz dulce y firme que solía usar con sus hermanos y esperó a que lo mirara para seguir hablándole. -Charlie, coge el anillo. -Cada palabra iba despacio y bien marcada, el humano tardó en reaccionar pero lo hizo, y en cuanto el anillo estuvo a la vista Barael hizo que la gema rozara su piel en un movimiento simple. Y los gritos comenzaron.

-Lo se... lo se... -Dos pequeñas palabras que se repetían en su boca mientras intentaba acomodar  como podía a aquella persona que se convulsionaba y tensaba ante él. -Pronto parará. -Sus palabras se volvían más pesadas, al igual que su aliento. Estaba mareado, aquella pequeña carrera hacia su compañero le había hecho perder más sangre y las consecuencias se manifestaban mientras el dolor anidaba en su pierna como un parásito.


_________________________________________

Un blanco que es mas negro que el negro.

Un negro que es mas blanco que el blanco.

140 Re: Barrio de los Mil Dioses el 06/07/17, 01:21 pm

chicoaeseg15

avatar
Puede que como un golpe a su orgullo por no tener ni un rasguño serio en aquella pelea el destino decidió torcer las cosas, en este caso con otro derrumbe. Tayron no habría salido magullado si hubiera hecho caso de las palabras del nublino y se hubieran internado en la biblioteca, o como mínimo alejado de aquella hiena suicida. Fue un error el querer comprobar el estado de los demás y resguardarse de todo peligro. En aquel momento no solo los muros del edificio contiguo al de sus amigos se había caído, con él, toda esperanza de misión relativamente perfecta se hacía polvo.
Los cascotes volaban. Y las esquirlas se clavaron en él como sanguijuelas sedientas de sangres y carne virgen en aquella batalla, que hasta entonces para el humano, no había resultado tan desastrosa.

-¡Hija de perra!- le arrancó un grito de dolor el primero de los tres fragmentos al hundirse en uno de los dedos gordos del pie. Los otros dos fueron peores. El más grande de ellos, afilado como ninguno, fue a parar a su rodilla, haciéndole caer por el dolor que la presunta aguja de fuego provocaba. El último, más pequeño se fundió en la carne justo en el pecho, donde la hiena le había dado un cabezazo y donde se había pegado el mayor planchazo de su vida en los bajos fondos.
Tayron jadeaba.
Además de cagarse en los muertos de la hiena y de los que aún estaban vivos. Puede que el nombre de algunos de sus compañeros asomaran en sus palabras. El belga negaría cualquier acusación.

-¿¡Qué hago!? ¡Su madre entera!- la sangre, que se deslizaba hacia el ombligo poco a poco, lejos de ayudar lo desequilibraba aún más. No tardaría en sentir diversos arañazos en los muslos y uno particularmente irritante en la oreja izquierda. El muchacho se arrancó la camiseta con manos temblorosas allí donde la astilla se había clavado. Comprobó para su alivio que era menos grave de lo que parecía pero ya no sabía cuánta sangre era suya y cuánta de la hiena muerta que él mismo había levitado.
No poder levantarse le sentó como un cubo de agua fría en pleno invierno y en la Antártida. Buscó a sus compañeros mientras se resentía de las heridas, podría incorporarse y andar a pata coja de no ser porque la esquirla del dedo y la de la rodilla se habían compinchado contra él. Estaban en una pierna diferente cada una.

El polvo, la piedra, la sangre y el anillo empezaban a ser más comunes de lo que le gustaría, y no tardó demasiado en comprender que le ocurría  a Charlie. El belga se encogió en el sitio, conmovido. Se daba cuenta ahora del efecto tan oscuro que el anillo provocaba en uno mismo y en los demás. El estadounidense, ese chico amable y risueño que en tan poco tiempo les había ayudado tanto, estaba siendo manchado por aquel objeto, ahora maldito para Tay. Le fastidiaba escucharle gritar. Porque no era justo. No quería que dependieran de él, en lo más hondo de sus pensamientos la esperanza de no tener que usarlo más había incubado. Y aún así sabía que lo necesitaban. Porque si le daba miedo usarlo más pánico se extendía en su cuerpo cuando veía la palidez del otro chico.
-Charlie...- sin darse cuenta, había retrocedido hacia atrás, arrastrándose y sin saberlo dando con el sitio exacto donde Sox había levitado a Rad. Lo despertó una de las hienas muertas al rozar su codo con el hocico lleno de sangre. Desde lejos nadie sabría decir si Tayron había empezado a levitarse o había sido un bote lo que le había hecho despegar del suelo con tanta fuerza, pero lo que sí que constó fue la queja de su rodilla al volver al suelo- ¡Coño!, joder, joder- lejos de tener ganas de gritar, el humano silbó con fuerza, llamando a Barael con urgencia cuando el americano acabó de gritar. El derrumbe había ocultado el grito de Sox y Tayron no se paró a pensar como iban las cosas arriba, así que uno de los dos necesitaría el anillo, guardó una carga mentalmente para Rad, pero quería discutir lo más rápido posible quién sería el siguiente de ellos dos. Una parte de él le tentaba a ofrecerse, con todo lo que eso significaba.
La otra deseaba estar en el torreón, con vendas en el cuerpo, totalmente mimado y descansado en una cama con Dafne a su lado.
Una tercera brotó, haciendo añicos el egoísmo.

-Joder, agg, tengo una puta diana en el pecho- se maldijo cuando empezó a notar que le ardía esa zona cuando respiraba o hablaba- barael- alzó la voz un poco con un quejido grave de tirria- pregunta arriba, coño y diles que bajen- se decantó al final antes de ponerse él el anillo. Estaba claro que ni en buen estado subiría arriba, empezaba a tener miedo de los edificios de Rocavarancolia.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Conquistar Sin Riesgo, Es Triunfar Sin Gloria."

141 Re: Barrio de los Mil Dioses el 06/07/17, 03:39 pm

Reifon

avatar
Empezó a debatir si debía usar el anillo en si mismo mientras aún sonaban los gritos, debía elegir entre curarse un poco y seguir como estaba con la esperanza de que se le pasase el mareo al dejar de perder tanta sangre o gastar una carga en renovarse.

El silbido llamó la atención del nublino que se giró intentando no apoyar demasiado la pierna pero con su mano en la empuñadura de su estoque, por suerte solo era Tayron con las heridas y no más malditos animales atraídos por los gritos. Tenía razón, era hora de llamar a los de arriba y o correr hacia la biblioteca o largarse. Guardo el anillo en uno de sus bolsillos y gritó.

-¡EEEEEEH! ¡¿QUE HACEIS?! ¡BAJAD Y VAMOS A LA BIBLIOTECA YA O RETIRAMOS PERO NOS VENDRÍA BIEN UNA AYUDA! -Tomó una buena  bocanada de aire, tenía la sensación de necesitar más y gritar le había costado. -¡SAKRILT, VEN Y AYUDA A CHARLIE!

Consoló un momento al humano que ahora se encontraba quitándose el desayuno de encima y empezó a acercarse al belga apoyándose de nuevo en su estoque.

-A ver. -Dijo respirando hondo. -Cálmate y dime donde están las heridas.


_________________________________________

Un blanco que es mas negro que el negro.

Un negro que es mas blanco que el blanco.

142 Re: Barrio de los Mil Dioses el 06/07/17, 04:06 pm

Zarket

avatar
GM
No tardaron mucho en llevar sucesivos gritos desde fuera, confirmando el bienestar de los otros. Y aun así Rad habría estado tentado de darse varios cabezazos de no sentir ya corrientes de agonía desde su muslo. ¿Cómo diantres se le ocurría al nublino gritar así?

—Dile al imbécil de tu hermano que grite más, no vaya a ser que no lo hayan escuchado absolutamente todas las alimañas de Rocavarancolia —resopló, mirando a Eriel. Ahogó un nuevo gemido de dolor al sentir otro calambrazo, echando la cabeza hacia atrás y cerrando los ojos—. Y que yo no puedo bajar. Con esta pierna es imposible que vaya por unas escaleras —se sentía frustrado por, una vez más, depender de otros, pero en especial por tener que recurrir una vez más a un instrumento sanador tan poco agradable como el que tenían—. Que alguien me traiga el anillo.

Y, a pesar de las palabras, su tono no era el de una orden. Era el de una súplica.

143 Re: Barrio de los Mil Dioses el 06/07/17, 05:03 pm

chicoaeseg15

avatar
Tayron observó en silencio como Barael llamaba al resto a voces y apretó los puños reuniendo toda su paciencia.  La compasión que sintió al ver las heridas del nublino cuando se acercó fueron anuladas por sus palabras. ¿Qué le enseñara las heridas?. ¿En qué mundo vivía?. ¿Es que estaba ciego?
-Tú eres gilipollas- fue su saludo al tiempo que se inclinaba para que las viera mejor, al cambiar de ángulo descubrió a lo lejos su lanza, muerta en la piedra fría, sin uso. Un despiste por el que se sintió más que tonto- agg, ah!, duele, duele- se quejó al moverse, el pecho escocía, pero la rodilla lo eclipsaba todo- ¿qué me calme? JA, sangro por tres lados diferentes, y tú...- no le mintió- estás hecho un desastre. Tenemos que llegar a la biblioteca.

Y la escuchó. Aquel sonido se coló en su mente en bucle. El ruido de las piedras moviéndose, de algo que no estaba muerto. Tenía que ser valiente. Tenía que pensar. Y sin embargo...
-Barael- clavó sus ojos en él, con determinación, el pánico acuciaba en su voz. Miró su arma que no estaba tan lejos- sácame de aquí- era consciente del caminar de su amigo, apoyado en su estoque. Pero le daba igual- sácame ya.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Conquistar Sin Riesgo, Es Triunfar Sin Gloria."

144 Re: Barrio de los Mil Dioses el 06/07/17, 07:09 pm

Naeryan

avatar
El forcejeo y el impulso del ataque de Eriel terminaron sentándolo en el suelo, el cadáver de la hiena haciendo peso ahora muerto sobre él. La sangre de la alimaña manchaba el pecho de su camisa tiñéndola de rojo brillante; la suya propia ahora manaba más despacio pero Sox podía notarla empapándole la mano, parte reseca y parte todavía goteando. Soltó una exclamación al notar los dientes desclavándose de la carne. Siseó y musitó un agradecimiento a Eriel cuando pudo controlarlo. La mano sana aún aferraba con fuerza el puñal que no había llegado a usar, como si hubiese olvidado que el peligro había pasado.

Estaba un poco mareado y no captó al principio lo que Rad estaba diciendo. Parpadeó para deshacerse de la sensación, devolviendo el puñal a su lugar y procurando tapar la herida. Maldijo no haber traído manga larga que poder quitarse.
—No, espera —dijo a media voz mientras se incorporaba con cuidado, usando como apoyo las piernas bajo sí en lugar de los brazos sobre el suelo—. Puedo caminar —el pulso todavía acelerado y la nueva conciencia del dolor le impedían hacer las cuentas con la misma nitidez, pero tener miedo de gastar cargas de más se había convertido con el tiempo en una preocupación de fondo en la mente de todo el grupo—. ¿Alguien me venda?

Dolía, rayos si dolía y rayos si no estaba deseando curarse ahora mismo, pero si algo deseaba más era no ser él el que perdiera tiempo gritando con sus compañeros delante, como estaba haciendo ahora mismo Charlie.
El dolor le distraía, presente en su cabeza aun mientras se asomó a la ventana para comprobar de nuevo el estado de los de abajo. Mierda, mierda. Sox habría dado un pisotón al suelo con tal de desahogarlo de no querer arriesgarse a que eso le doliera más. El mismo acto de levantarse había enviado punzadas de advertencia. Eriel hizo lo que pudo por curar los parches más superficiales, y para entonces Sak ya había subido la escalera anillo en mano. La clinger parecía cansada por la refriega y la sarta de quejas fue menor de la habitual cuando utilizó su poncho para improvisar un vendaje para el carabés.

—Se ha debido de colar —comentó por fin en respuesta a Rad. Por favor, que no hubiese escapado ninguna más. Se agachó en cuclillas para recoger la ballesta con la mano sana. Hasta ahora no se había dado cuenta de lo aparatoso que era solo poder usar la izquierda.

Usaron de nuevo el anillo para que el otro carabés pudiera caminar. La única carga que quedaba flotaba ahora en sus conciencias con un peso inmaterial, y con ello en mente bajaron al encuentro de los demás.

Sox apartó con el pie el cadáver de la hiena para pasar. Deseó poder patearlo.


_________________________________________

"And if you gaze long enough into an abyss, the abyss will gaze back into you."
Al veros conspirar... (CLICK):


Al poner un evento... (CLICK):
Durante el transcurso del evento... (CLICK):

145 Re: Barrio de los Mil Dioses el 06/07/17, 10:10 pm

Zarket

avatar
GM
Fue Sakrilt quien le llevó aquel objeto tan fácil de odiar y que, sin embargo, tanto necesitaba. Y en cuanto lo rozó Rádar revivió, una vez más, lo que era el auténtico dolor, el verdadero sufrimiento.

Chillidos de agonía escapaban de su pierna, mientras el carabés intentaba ahogar los de su garganta mordiéndose la mano. Aquella tortura tardó apenas unos segundos en pasar a aquella extremidad, los que tardó el carabés en comenzar a saborear la sangre. Se sacó la mano de la boca mientras comenzaba a sanar por obra y gracia del anillo, aunque tardó poco en lesionarse otra vez: comenzó a dar fuertes puñetazos contra el suelo en otro fútil intento de no dejar escapar los gritos que su cuerpo demandaba.

Le pareció que aquello duraba años, siglos, milenios quizás. Una eternidad de agonía acompañada por pequeños huesecillos rotos y curados una y otra vez, por hematomas que aparecían y desaparecían al son de los puñetazos del tipo E y una magia tan curativa como agresiva.

Cuando terminó se levantó, temblando. No quedaba traza de dolor ni de herida en todo su cuerpo, pero eso no significaba que su mente se sintiera menos débil ni asqueada. Resopló y siguió al resto, todavía algo aturdido, pero intentando sobreponerse a su propia debilidad.

Al llegar abajo contempló a los otros, cansado. Aquella salida había comenzado sin un segundo de respiro, y la energía consumida, además de las heridas y curación, comenzaba a pasarle factura.

—¿Solo queda un uso, no? —preguntó, con una seriedad cansada impropia de él—. ¿Quién lo necesita más? Tenemos que ir ya a la biblioteca y acabar con esto.

146 Re: Barrio de los Mil Dioses el 07/07/17, 03:44 pm

Reifon

avatar
-Y tú un llorica. -Le contestó mientras le inspeccionaba las heridas, el moratón tenía peor pinta que la esquirla en su pecho y la del pulgar era una gilipollez que simplemente no se tenía que infectar pero lo de la rodilla pintaba mal, un mal sitio y adiós a que el humano caminara con esa pierna... a no ser que usara el anillo con él. No. Al menos no de momento, podían cargar el anillo luego en casa. Y para ponerlo todo peor, la bestia empezó a quejarse debajo de los escombros.

<<¡Es buena idea! ¡Vayamos a plantarle cara a la ciudad! ¡Será divertido!>> -El nublino maldecía en su mente a aquellos brillantes señores que habían propuesto tal estupenda idea, entre ellos su hermano.

-¿Se te ha clavado algo en los ojos? Soy Barael con una pierna hecha colador, Charlie el fortachón le está ofreciendo el desayuno al suelo por ahí atrás. -Sin embargo la mirada de pánico del belga le hizo suponer que no tendrían otra opción. -Agh... necesito un vendaje así que mueve el culo. -Alcanzó su lanza y se la pasó para que se apoyara en ella, el mismo sacó su estoque para usarlo nuevamente de bastón.

-Uno, dos y... -Ambos se levantaron de manera tan lastimera como patética y comenzaron a andar hacia el edificio para estar más cerca del resto, Charlie se recuperó como pudo y vino a ayudarles mientras Sakrilt iba hacia arriba con el anillo para que Rad no perdiera la pierna.

-Hagamos un trato. -Le dijo al humano. -Tú me vendas la pierna y yo te curo los arañazos con magia. -Y comenzó a hacerlo.

Por fin bajaron, pero Sox estaba recubierto de sangre y con el brazo vendado. Automáticamente Barael se dirigió a su hermano alarmado. -¿Estás bien? ¿Te ha pasado algo?


_________________________________________

Un blanco que es mas negro que el negro.

Un negro que es mas blanco que el blanco.

147 Re: Barrio de los Mil Dioses el 07/07/17, 05:32 pm

Yber

avatar
GM
El camino hasta el edificio queda tan despejado como es posible en Rocavarancolia. Los macieleros escucharán gruñidos y risas y se encontrarán con hienas lejanas en los cruces, pero si siguen el camino en línea recta, no se las verán con más miembros de la manada.

La biblioteca es, ante todo, una decepción. Una habitación pequeña dentro de un enorme edificio en ruinas. En el interior de la casa quedan restos de los viejos lujos que albergó: cuadros rasgados, vajillas rotas, colchones destrozados y sábanas sucias... Todo cojuntado con los restos de alimañas muertas y el olor a mierda y pis de hiena.

Los libros se encuentran todos recogidos en una única habitación, un cuarto cuadrado y muy pequeño con las paredes cubiertas por estanterías que llegan hasta el techo. Estas están ocupadas en su mayoría por novelas negras e historias costumbristas escritas en un idioma tan viejo, que ninguno de ellos podría traducirlo ni después de transformarse.

Si buscan con atención, encontrarán un par de libros pequeños con ilustraciones sobre la antigua Rocavarancolia, ángeles negros, gigantes y brujos deformes con ejércitos a sus espaldas. Dibujos sin ningún tipo de contexto entendible.

Además, podrán dar con un ejemplar de bolsillo que cuenta diferentes episodios de la historia de la ciudad y que guarda las hojas arrancadas de un grimorio en las que aparecen las instrucciones a medio traducir de varios hechizos. Las hojas solo cuentan con los nombres y las instrucciones. Los macieleros no podrán saber para qué sirven hasta que no los realicen correctamente.

Hechizos:

-Esculpir llamas.
-Colorear llamas.
-Nudo de Cerática.
-Imagen de Néctar.
-Hechizo de dentera.
-Hechizo humedecedor.

Mientras disfrutan de su éxito relativo, la zona de la trifulca atraerá poco a poco a las hienas cercanas. Los macieleros tendrán que dar un largo rodeo para volver al torreón sin vérselas contra otras quince hienas.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

148 Re: Barrio de los Mil Dioses el 07/07/17, 09:43 pm

Dal

avatar
Eriel asistió en lo que pudo a los heridos. Ayudó a Sox a vendarse el brazo hasta ver como estaban el resto, también le quitó las heridas menores que tenía. Apenas sentía el cansancio pues lo atenazaba una culpa que se había dado cobijo en su mente.

<<Si hubiera estado más atento no tendría así el brazo. Si mi magia fuera mejor habría sido de más ayuda.>>

A esos pensamientos se le sumaron los gritos de dolor de Charlie y más tarde los de Rad pesando en el nublino como una lápida.

Con el carabés por fin recuperado bajaron de la casa y Eriel observó el percal. <<Si hubiera tenido mejor puntería ellos no estarían tan heridos>>. La pregunta del su hermano le desconcertó.

-¿Yo? - preguntó incrédulo. El joven había sido de los pocos que había salido ileso de la aventura.- ¿Pero tú te has visto? Apenas puedes tenerte en pie. Deberías usar la última carga - dijo sin pensarlo. En aquel momento no podía ser objetivo, le parecía que su hermano era el que en peor estado estaba de todos los presentes.

-Tay, ven un segundo, intentaré quitarte alguna herida que tengas por ahí - lo llamó.- Luego deberíamos ir yendo hacia la biblioteca esa antes de que se presenten aquí más hienas si es que no las hemos matado a todas ya.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

149 Re: Barrio de los Mil Dioses el 08/07/17, 11:29 am

chicoaeseg15

avatar
A Tayron no le gustaba las miradas que el nublino le dedicaba a sus heridas, había que ser poco espabilado para no entender que la rodilla era su principal problema. Por suerte se pusieron en marcha y tuvo que concentrarse en otra cosa que le hiciera olvidar su situación. Caminar sin barrer el suelo con la barbilla parecía una buena distracción.
-Y tres- respondió con un quejido lastimero, ayudándose de la lanza a duras penas para darse impulso y aproximarse al edificio. La manera en la que daba sus pasos le hizo entender que no llegaría a la biblioteca de esa forma. Por mucho que urgiera, era mejor esperar- trato hecho- y se dispuso a vendarle la pierna como buenamente pudo, alegrándose de que su compañero tuviera cierta mano para la magia y no se tratara de Sinceridad o Sakrilt. De vez en cuando, y a escondidas del nublino, intercambió miradas intermitentes con Charlie. Nunca supo si el estadounidense llegó a entenderle, pero los ojos del belga expresaban preocupación. Era fácil relacionar por qué, teniendo en cuenta los gritos que provenían del edificio de los tiradores. Podía diferenciarse la voz de Rad.

Sus sospechas se vieron confirmadas cuando la otra parte del grupo descendió a reunirse con ellos. Rad estaba curado pero mantenía una expresión impropia de él. Tay se imaginó en el suelo, con aquel dolor indescriptible recorriendo su cuerpo. Los más observadores percibirían un leve temblor en sus dedos, los cuales apoyaba en la herida del pecho y estaban tintados de rojo.
-¿Qué coño te ha pasado?- preguntó algo asqueado, la herida en el brazo del carabés aumentaba la dificultad de la misión, y disminuía sus posibilidades como el siguiente en curarse. Luego suavizó el tono, advirtiendo que estaba pecando de hostil y gruñón.- ¿Estás bien?.

Las palabras de Eriel al completo, más allá de aliviarle por continuar con los hechizos de curación sobre sus arañazos, le revolvieron el estómago. El humano se acercó a él, pero lanzó una mirada furtiva a Sox que quiso decir que había que discutirlo al menos. No por él claro, pero estaba lejos de aceptar una decisión como esa sin tomar palabra.
-Claro, porque el resto estamos de puta madre- volvió a quejarse por la rodilla- ahora mismo iba a la cola para apuntarme a una carrera de aquí a Maciel.


_________________________________________

" Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Conquistar Sin Riesgo, Es Triunfar Sin Gloria."

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 12 de 15.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 7 ... 11, 12, 13, 14, 15  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.