Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Silente
por Poblo Hoy a las 11:02 am

» Acantilados
por Tak Ayer a las 11:55 pm

» Calles
por Jack Ayer a las 01:58 am

» El Cuchitril
por Giniroryu Ayer a las 12:41 am

» Burdel de Dama Espasmo
por Cuervo 17/07/19, 04:39 pm

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 43 usuarios en línea en la fecha 08/07/19, 06:17 am
Estadísticas
Tenemos 182 miembros registrados
El último usuario registrado es Mrrblake

Nuestros miembros han publicado un total de 40149 mensajes en 757 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Oeste » Prisión

Prisión

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 2.]

1Prisión Empty Prisión el 02/08/11, 06:47 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol

2Prisión Empty Re: Prisión el 05/04/19, 11:59 pm

Tak

Tak
GM
Cuando los cosechados se despierten notarán que no son los únicos en las mazmorras. Podrán escuchar pasos en los corredores y las escaleras. Los cosechados que se despertaron antes que ellos están dirigiéndose al exterior del edifico, y se les puede oír vociferar, llamándose unos a otros con apremio en diferentes lenguas.

Si se asoman al exterior por las ventanas o salen de las mazmorras, verán un pequeño grupo de personas en la plaza de la fuente y otro dirigiéndose allí desperdigado. El motivo por el que se están juntando en aquel lugar es que un extraño navío escamoso con forma de dragón levita sobre la zona. Hay tres siluetas encima del artefacto flotante, y es evidente que la gente de la plaza está pendiente de lo que vayan a hacer o decir.



(Off rol esto significa que el discurso está a punto de empezar y vuestra mejor opción para averiguar lo que está pasando es seguir al grupo de pnjs. Estos son de un batiburrillo de mundos, no hace falta que os detengáis en descripciones ahora mismo).

3Prisión Empty Re: Prisión el 06/04/19, 12:48 am

Cuervo

Cuervo
Todo se hizo negro, no recordaba haberse dormido, su respiración calmada la trajo a la realidad. Cuando abrió los ojos, no encontró nada que pudiera reconocer.

¿Qué es este lugar?” Pensó, levantándose con cuidado pudo ver una sala en ruinas, “¿Cómo he llegado aquí?” Vio su ropa, estaba vestida de calle, incluso tenia todavía su bolso puesto … gracias a eso un recuerdo cruzo su mente “la sacerdotisa...

Los ruidos del exterior la atrajeron, había más personas, debía intentar acercarse y preguntar que estaba pasando. Como pudo se puso de pie y salió, siguiendo a la gente. Miraba intentado analizar, intentando conseguir el mayor número de información de este lugar en ruinas, de este sueño o pesadilla.
Caminaba elegantemente, parecía ausente de miedo y preocupación, solo se dedicaba a intentar a analizar lo que iba observando, “en la tierra no poder desarrollar mi potencial, fue lo que me dijo… ¿me ha traído a su mundo? Lo único que veo son ruinas” Pero pronto se dio cuenta que no entendía a nadie, las voces que le animaron a salir, ahora se tornaban extrañas, no podía entender nada. Vio que la mayoría miraban al cielo en el tres figuras se sostenían volando sobre lo que parecía un dragón.

Cuando pudo fijar la vista en las personas, lo primero que sintió fue su desorientación ninguno sabía claramente que hacer. Parecían jóvenes, aunque muchos de ellos no los podía clasificar como humanos, algunos tenían plumas, otros hocicos… Sarah pensó en todas las opciones, intento no destacar y esperar a que algo pasara para ir adaptándose.


_________________________________________

☽◯☾:


BRUJA 1.ª
Habla.
BRUJA 2.ª
Pregúntanos.
BRUJA 3.ª
Á todo te responderemos.

4Prisión Empty Re: Prisión el 06/04/19, 01:14 am

Red

Red
En temporalidad este post va antes que el de Tak. Perdón por mi retrasaurio.

Qwara despertó bruscamente y se incorporó en el camastro como un resorte, casi cayendo al suelo por lo repentino de sus movimientos. Notaba la cabeza pesada y tenía la boca seca, pero lo peor de todo era el frio.
J-joder... —murmuró con voz entrecortada, observando la habitación de piedra desnuda en la que se encontraba mientras se frotaba los brazos con fuerza. La camisa apenas le abrigaba y tenía la piel de gallina.
«¿Dónde coño estoy?» pensó para si en cuanto asimiló que aquel no era su cuarto. No recordaba su encuentro con Akeyo ni que había accedido a ir con ella, por lo que la situación empezaba a asustarla.

La sudafricana se puso de pie con cierta cautela y empezó a saltar en el sitio para ahuyentar el frío, tratando además de apartar de su mente las telarañas del sueño para poder pensar mejor. Necesito un minuto largo para entrar en calor y descartar la posibilidad de que aquello fuera una broma de mal gusto, pero resuelta a que las circunstancias no la superaran empezó a analizar la estancia en la que se encontraba tratando de no dejarse dominar por el miedo. Aparte del catre y una antorcha apagada sujeta a una argolla no había mucho más, pero la luz que entraba por el hueco que hacía las veces de ventana en una de las paredes era más que suficiente para ver con claridad. Justo enfrente de dicho agujero estaba la puerta de la celda, hinchada por la humedad y de aspecto endeble.
Por probar... —susurró nerviosa en un tono inaudible, apoyando las manos sobre la superficie de madera y afianzando los pies en el suelo antes de empujar con fuerza.

Con un sonoro crujido la plancha cedió y pivotó sobre las bisagras hasta dar con la pared, provocando un estruendo aún mayor y que el corazón le diera un vuelco en el pecho del susto. Paralizada por la impresión la morena tardó unos segundos en reaccionar, aguzando el oído por si escuchaba algún sonido en la distancia.
«Estúpida.» se recriminó, asomándose al pasillo con cautela mientras trataba de controlar su agitada respiración. Con el alboroto que acababa de montar tenía que haber alertado a sus captores por fuerza y Qwara no tenía ganas de encararlos, así que se deslizó hacia el corredor en silencio y avanzó pegada a la pared con paso ligero, entrecerrando los ojos para ver en la penumbra. En su precipitación ni siquiera se había percatado de que su tabla de skate no estaba por ninguna parte.

Avanzó conteniendo el aliento y completamente alerta, preparada para saltar sobre cualquiera que se cruzara en su camino, pero solo necesitó recorrer unos pocos metros para acabar en el hall de las mazmorras. La enorme estancia estaba desierta y la puerta de entrada del edificio estaba entreabierta, invitándola a salir, por lo que llegados a aquel punto la sudafricana no se lo pensó ni un segundo y echó a correr. Salvó la distancia que la separaba del exterior en unos instantes y se deslizó entre los portones como una comadreja, apretando el paso y dejando que el golpeteo de sus zapatillas contra el pavimento aligeraran la tensión acumulada. Era tal el alivio que sentía al respirar aire fresco que ni siquiera se detuvo a observar el paisaje ruinoso que la rodeaba, escogiendo una dirección al azar para poner tierra de por medio cuanto antes entre ella y la celda en la que había despertado.

5Prisión Empty Re: Prisión el 06/04/19, 01:20 am

Leonart

Leonart
Reina

El fundido desde negro que se produjo en su vista se fue aclarando gradualmente. Ojos afectados intentarán ajustarse a la oscuridad segundos antes que la cabeza se le llenase de señales de dolor provenientes del costado.
Con un quejido mudo, se llevó una mano debajo del pecho. Se había dormido con el sujetador puesto y las endiabladas anillas se le habían estado clavando durante todo el tiempo que había estado acostada y podía notar los surcos en su piel, ahora sensible y dolorida.
Intentó incorporarse y justo al tiempo que lo hacía, se percató de donde estaba. Su mente, confusa, intentaba reordenar los eventos de hacía horas, darle sentido a donde se encontraba y que tenía que hacer. ¿Había sido secuestrada al final? Voces distantes y una puerta abierta le daban señales un tanto contrarias a tal noción. Suspiró y se puso de pie.

Todavía llevaba puesto el disfraz de Dalton. Arreglándose la falda y batiendo el polvo de sus hombros, miró en sus bolsillos. El móvil y la cajita con los airpods todavía estaban ahí. El primero parecía estar bien, pero recordaba que estaba bajo de batería. Sin embargo, no podía decirse lo mismo de los airpods. Una parte del plástico se había fundido hacia afuera y solidificado mientras en el bolsillo de su falda, llevándose con ello un trozo generoso de tela.
Chasqueó con la lengua y fue a abrir la cajita para comprobar si los airpods estaban bien por dentro, pero la cajita no cedió. Estaba completamente sellada desde dentro y temía partirse una uña si la intentaba forzar. Ahí se iban unos cuantos de miles de yenes al traste, sea como fuera que hubiese pasado.
まったく...— Musitó enojada, guardándose de vuelta y pasando a comprobar el teléfono.
Los colgantes estaban bien, por suerte. Las peludos y otros apeluchados parecían haber acojinado al resto de ellos que eran más considerablemente frágiles. La dura mirada de un Clint Eastwood mayor se cruzaba entre las piernas de fieltro de un unicornio rosa, mientras que en la periferia de llaveros, al lado de un llavero metálico de dos ciervos bailando sobre sus dos patas traseras, un mismo Clint Eastwood, más joven y de vaquero, fumaba un puro con una ceja levantada .
Abrió la tapa del teléfono, sujetando el aparato con ambas manos y cerró los ojos. Si pudiera hacer una llamada, seguro que podría aclararse de que habia pasado y donde estaba. Ahora bien…
Mirando por encima de su hombro podía oir las voces de la gente andando en el pasillo, pero no podía entender lo que decian. No parecían estar entendiéndose entre ellos tampoco, pero sí que andaban en un mismo sentido. Otro suspiro y sus ojos volvieron a la pantalla del smartphone.

Esta se iluminó cuando Reina lo encendió al pulsar un botón del lateral. Tardó escasos segundos en inicializarse, iluminandola mientras en la oscuridad que la rodeaba. Ocasionalmente levantaba la mirada hacia la puerta y pegaba el oido para prestar atención de vez en cuando, pero de momento lo que le interesaba era el teléfono.

Las malas noticias llegaron cuando por fin cargó y mostró cuán desesperada era su situación. No solo tenia bateria baja, considerablemente menor que la noche anterior, sino que no parecía tener servicio alguno de internet o telefónico. Maldijo para si misma para después apagar el aparato y acercarse al umbral de la puerta.

Aquello iba de malo en peor, porque cuando lo hizo, comprobó que eran la mayoría gente joven, incluso niños entre ellos, pero algunos de ellos no parecían humanos si quiera. Otros ni parecían personas.

宇宙人!?— Se preguntó en un susurro. Llevándose las manos a los labios se calló a si misma y rehuyó acercarse al umbral de la puerta durante un rato. Lo que estaba pasando era muy raro. ¿Qué hacían extraterrestres en un lugar como este? ¿Qué lugar era aquel, siquiera? ¿Era esto Rocavarancolia?

Al final se acabó asomando una vez más y decidió salir al pasillo. En la distancia veia un grupo reducido que le dió más confianza y comenzó a seguirles muy por detrás. No conocia a nadie y estaba segura que no podría comunicarse con ninguno de ellos, así que no decidió acercarse mucho por si acaso.
La suerte de su disfraz es que por lo menos era cómodo y le permitiría correr si la situación lo necesitaba. El verdadero sino de la cuestión, sin embargo, sería correr ¿A dónde?

Con el costado resentido, masajeando por encima de la ropa, la mujer se abrió paso siguiendo al grupo hacia una salida, de donde luz natural provenía, esperando a que todo aquello no fuera más que una mala pesadilla.


_________________________________________


"I must inform you, first
and
foremost, that our country has its own bloody past."

Admiral Tōgō Heihachirō, 25 May 1905
Spoiler:
Prisión 84B12D08F9ECBDE88EC9836E2BED2586787DA335

6Prisión Empty Re: Prisión el 06/04/19, 01:37 am

Nihil

Nihil
Luci se despertó acalorado. Oía voces que no conocía aunque parecían muy lejanas. Lo primero que vio al abrir los ojos fue una masa de un gris tan feo y apagado que temió haber perdido la vista. El olor a humedad ya era un aviso de que no se encontraba en la casa de sus amigos ni en su habitación, pero desde luego no había esperado que la imagen que lo seguía fuese tan horrible.

Estaba en un cuarto de piedra tosca, en un camastro duro y chirriante, completamente empapado de sudor por llevar el jersey debajo del pijama. Se abrió los botones con ansia y se apresuró a sacarse el jersey por la cabeza. Recordaba habérselo puesto… más o menos. ¿Se estaba vistiendo para salir? Sí, un chico desvaído le había dicho que lo llevaría a una ciudad especial, pero eso no tenía nada de especial, ni de mágico. Estaba recibiendo tantísimos estímulos desagradables que empezaban a darle náuseas, en su vida había visto nada tan alejado del Demiurgo ¿Estaría teniendo un mal sueño? Se levantó del catre y puso los pies en el suelo. El tacto suave del forro de sus zapatillas le resultó reconfortante en contraste con todo lo que le rodeaba, se concentró en ello para poder sobrellevar lo demás y respiró hondo varias veces para reunir valor y explorar la sala. No había mucho: una ventana que no alcanzaba por la que entraba una luz pálida, telas de araña blancas como la muerte, polvo, moho. Luci sentía que iba a ponerse a vomitar en cualquier momento. No hacía tanto frío como en su ciudad pero desde luego no era para ir en ropa interior así que se abrochó el pijama mientras se aproximaba a la puerta.

Podía oír voces fuera. No reconocía ni una sola palabra pero desde luego alguien hablaba. Con mucho cuidado y envolviéndose las manos en la manga del pijama para no tocar el picaporte abrió la puerta, que chirrió como una condenada, y nada más asomarse al pasillo vio pasar una criatura tan horrible que no había visto ni en sus peores pesadillas. Cerró de golpe y cayó sentado, con la espalda contra la madera de puerta. << No he podido aceptar venir aquí, no he podido, esto no puede ser, quiero irme a casa, no puede estar pasándome esto>> Buscó en sus bolsillos con ansiedad. No tenía su mochila ni nada de equipaje lo que remarcaba su teoría de que él no había accedido. Tenía su pintauñas, brillo de labios, el lubricante que se había llevado para probar con sus amigos, purpurina… Entonces Luci notó el tacto suave de una pluma. Pensó en el pájaro colorido y la pluma de dulce y luto que le había regalado el espantapájaros, el que le había dicho que era especial. Sacó la pluma del bolsillo. Era negra. Luci rompió a llorar como un crío desamparado sin importarle que los monstruos de fuera pudiesen escucharle.

Lloró hasta que le dolió la garganta, y cuando paró se dio cuenta de que las voces de fuera prácticamente no se oían. Nadie había abierto su puerta, ningún monstruo había ido a por él. << A lo mejor estoy siento un poco tonto>> pensó. Tal vez había sido el susto inicial y la desorientación y en realidad no había monstruos y eso era todo una broma de mal gusto. La puerta no estaba atrancada así que no le habían encerrado y desde fuera entraba aire (aire apestoso pero aire al fin y al cabo).

-Muy bien Luci, vas a salir y vas a decirle cuatro cosas al degenerado que te ha metido en este sitio -se dijo, dándose palmaditas en las mejillas para animarse.

Volvió a meterse la pluma en el bolsillo, se ató el jersey a la cintura y abrió la puerta gritona para salir al pasillo. Así, pasito a pasito y con cuidado de no cruzarse con ningún otro monstruo salió del edificio gris.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

7Prisión Empty Re: Prisión el 06/04/19, 02:15 am

Jack

Jack
El Hijo de Lunas tardó bastante poco entre salir del sueño y saltar de aquella especie de mueble extraño. Parecía una mesa, pero tenía algo mullido encima, además de alguna de sus pieles. Después de echarse todas por encima, tocó con curiosidad aquella cosa, y después se pasó una mano por la espalda, como diciendo "¿de verdad he dormido sobre eso?". Era blandito, al menos, y si hubiera tenido un cuchillo a mano habría curioseado más allá: lo habría abierto. Parecía más cómodo que dormir al raso o encima de Karane, aunque fuera bastante difícil acostumbrarse... Pero no pudo seguir indagando o pensando en aquello. <<Karane...>> No estaba por allí. Olfateó el aire, pero allí solo olía a humedad. Echó de menos su cercanía e instintivamente se llevó una mano al silbato.

Pero, ¿dónde estaba, por cierto? Su habitáculo era novedoso. Por la piedra, parecía una cueva, pero esa superficie no estaba labrada ni por el agua ni por el viento. Allí dentro no se movía más corriente que la que entraba por las grietas, de hecho, y... una única alteración en la monotonía gris. Al tacto era madera. Recorrió su superficie con los dedos y descubrió que estaba anclada a la piedra con unas cosas que parecían de hierro. Pero cuando se pegó más a esta, cedió. Cedió y el hijo de lunas saltó hacia atrás. Aquella cosa se había movido, pero ahora permanecía bamboleante en su sitio, aún anclada. Y más allá, más monotonía gris. Se escondió, pegado a la pared lejos de la abertura, por si acaso <<Por las lunas, ¿dónde estará Dama Diurna?>>

Recordaba la noche anterior, la festividad, la carrera con Karane y la enviada de las lunas. Y se esperaba despertar en otro tipo de sitio, no algo tan... ¿Destartalado? Los anclajes de esa madera estaban marrones, y crujían. Y donde pusiera la vista vería grietas. Esperaba otra cosa. Pero no podía quedarse ahí, mucho menos con aquel largo pasaje abierto justo frente a él sin saber dónde estaba ni qué podía haber al otro lado. Así que se asomó, despacio, cauteloso, a la abertura en la piedra. Al otro lado solo había más piedra y más "placas", por llamarlo de alguna manera, de madera vieja, a ambos lados, seguramente colgadas de igual forma en la piedra. El invento era útil, eso se lo tenía que conceder, pues incluso en ruinas esas placas tapaban de la vista el interior de los habitáculos.

Dio un paso fuera, casi de puntillas, todo lo sigiloso que sabía y que el suelo duro le permitía, pero allí no parecía haber nada ni nadie. O quizá sí, pero no cerca precisamente. Cuando caminó un poco más, le llegó un rumor de sonidos distintos desde un lateral. Una de las placas de madera estaba movida hacia fuera y desde un agujero en la pared pudo ver ¡luz, luz en el exterior! Confirmó así que estaba en una cueva, aunque era sorprendente porque parecía elevada. <<Si hay luz, podré salir y enterarme de algo>> También confirmó que había algo o alguien fuera, pero desde ahí no podía ver su origen, solo ruido.

Las voces aumentaban según bajaba. Descubrió otro invento, maravillado: las escaleras. Muy diferentes de las que usaban los Nombrados, pero el concepto era el mismo. Miraba a su alrededor, tan curioso cómo desconfiado, pero más lo primero. ¿Qué tipo de herramientas habrían excavado esa estructura entera? ¿Y para qué era, o por qué abandonar algo tan resistente? Bajó y bajó, guiado por las voces y los resquicios de luz. Hasta que se detuvo, perplejo.

Se acababa de equivocar en lo de "abandonada". Tragó saliva. Había bestias allí. Bestias que no había visto nunca, jamás, ni en sueños. Acumulándose por los pasajes de piedra, abandonando cubículos grises, y moviéndose. Mirándose entre sí Mirándole a él. Parecía un rebaño desorientado pero buscando una fuente de agua. En su caso, de luz, la salida.

Prácticamente se dejó llevar y, por fin, aunque tuvo que cubrirse la cara con parte de su capa de piel, llegar al exterior. Había mucha luz, demasiada. Caminaría encorvado a partir de ahí, pero sin dejar de mirar a su alrededor. Definitivamente no estaba en ningún sitio conocido, y mira que había viajado y hablado con aventureros Nombrados sobre tierras lejanas a su ciudad. No olvidaría detalle de lo que se levantaba allí, mirase donde mirase, pues solo con lo poco que había visto ya ardía en deseos de contar el invento para proteger los rebaños que acababa de conocer: ¡una cueva de piedra con habitáculos!

No pudo entretenerse mucho, sin embargo, ya que las criaturas se movían y él estaba parado en medio. Haciéndose sombra pudo ver la que esperaba fuera la última sorpresa de la mañana. Algo flotaba en el aire. Y ese algo llevaba a tres bestias encima, pero desde aquella distancia no podía distinguir nada con tanta luz.


_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


New Sincy:

Prisión Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:

8Prisión Empty Re: Prisión el 06/04/19, 02:37 am

Giniroryu

Giniroryu
GM
Abrió los ojos lentamente. Le costaba enfocar, como si en lugar de una persona se tratase de uno de los miembros de su clase menos evolucionados. Pero mover la cabeza no lo arregló, si no que incorporarse en… donde quisiera que estuviera tan de repente no se probó como una buena idea.
Por todos los clingers haraganes… ¿Qué plumas…? —Se llevó una mano a la cabeza y esperó unos segundos con los ojos cerrados, tratando de estabilizarse. La otra mano la colocó sobre un costado en el que notaba un dolor punzante—. A ver, Lethe, piensa. Esto no puede ser peor que aquella ocasión en la que un incompetente casi hunde el barco.
Por fin comenzaba a ser capaz de ver, aunque todavía tuvo que parpadear y frotarse los ojos unas cuantas veces para despejar su visión nublada. Y lo primero que hizo, mucho antes de analizar sus alrededores, fue darse cuenta de que con la otra mano había tocado algo. Algo de madera. Algo de madera y roto. Podía ser peor, al parecer. Y lo era.

¿¿Por qué tengo un trozo de mi valiosa caña en mis manos sin que esté unido al resto de ella?? —Gritó al aire saltando del camastro en el que se encontraba—. Alguien va a pagar por esto. Oh, ya lo creo que sí. ¿Cómo se llamaba aquel tipejo que desafiaba las leyes de la naturaleza? Da igual cómo se llame: va a pagar por esto.
Sin pensarlo se había dirigido a la puerta de la sala en la que se encontraba, al verla entornada y había salido al pasillo, demasiado enfadada como para hacerse preguntas más apremiantes para casi cualquier otra persona. El pequeño jaleo del exterior, lo que parecían voces incomprensibles, era ruido de fondo para ella en aquel momento. Había empezado a recordar poco a poco lo último que ocurrió antes de perder el sentido y no poder acordarse al detalle todavía le enfadaba más. ¿Cómo iba a encontrar a aquel medio desplumado si no?

<<Hablando de desplumados…>>. La visión repentina de los dueños de las voces le hizo dejar en segundo plano durante un instante el trozo de caña. Sus ojos recorrían el pasillo y Lethe, inmóvil, estaba teniendo problemas para procesar lo que estaba viendo. Muchas… ¿personas? de aspecto a cada cual más extravagante iban y venían, entrando y saliendo de otras puertas. O al menos creía que eran personas, los ojos de sus rostros tenían el brillo de criatura inteligente y era posible que estuviesen hablando idiomas desconocidos y no simplemente emitiendo sonidos propios de animales. Aunque, bueno, a la enderth no le gustaba sacar conclusiones precipitadas y eso de que eran inteligentes estaba por ver.

Sopesaba si acercarse a alguno de ellos cuando fue uno de ellos quién se acercó a ella. Una criatura desplumada, que no se parecía en nada al tal Noel <<eso, leches>> se le había acercado y hacía gestos muy exagerados que parecían querer indicar claramente que le siguiera. Lethe lo examinó unos instantes antes de encogerse de hombros. No parecía querer hacerle daño y no tenía ni la más mínima idea de donde se encontraba, por lo que tal vez no sería mala idea seguirle por el momento. De hecho, un grupo de personas <<qué raritos son>> parecía ir en la misma dirección y tal vez lo más prudente fuese seguirlos. Cuando atravesó el gran portón supo enseguida hacia donde se dirigían. No podría decir que aquel barco volador no era impresionante, aunque no parecía demasiado práctico. Quizás en él viajaba alguien a quien pudiera preguntar QUIÉN IBA A PAGAR POR SU CAÑA.



Última edición por Giniroryu el 06/04/19, 03:33 am, editado 1 vez


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Prisión WLJLnOD

9Prisión Empty Re: Prisión el 06/04/19, 02:54 am

Yber

Yber
GM
¿Aramara? ¿Qué ha pasado? Y ya que estamos, ¿dónde coño estoy?

Me duele la cabeza. Recuerdo lo de anoche, pero solo regular. Una criatura nariguda, sin pico, pero como nosotros. La niebla verde… Me dijo que me llevaría a Rocanosequé y que encontraría una cura para mi padre, pero también me dijo que no existís, que no sois reales y que hay gente de a pie, como yo, ostentando vuestro poder. ¿Me explicas por qué vine tan rápido? Todas las dudas que tengo ahora las debía de tener ayer, ¿no? Espera… ¿me han drogado, verdad? Tiene que ser eso. Mira, me cago en todos los misterios de Ulularia, pero no se lo vayas a decir. Esto queda entre tú y yo.

Me levanto de una cama de mierda, en una habitación de mierda. Las paredes son de piedra, lo cual no me da en absoluto sensación de cárcel, ¡qué va! No hace más frío que en el puesto de vigilancia, pero hay algo en el ambiente que me lleva a abrazarme. A lo mejor es que estoy cagada, o quizás es la sequedad que lo cubre todo: la ausencia de niebla. La luz del día entra por una ventana pequeña que quizás tuvo barrotes en otra vida o en otro plano, pero ahora es el primer agujero que me comunica con este nuevo lugar.

Para poder asomarme necesito cubrirme los ojos con la mano, es el día más brillante que he visto nunca y… ¡Por los dioses! Aramara, ¡¿eso es el cielo?! Arrastro la cama hasta la ventana y me subo en ella para asomarme mejor; miro hacia arriba. Hay pequeños cúmulos de niebla, o eso creo, pero todo está cubierto de un azul despejado. Es precioso, uniforme, y está lejos. Muy lejos. No tiene nada que ver con lo que hay en casa, la niebla pegajosa que lo empapa todo. El sol llega sin filtros hasta aquí.

Perdóname, porque aunque sigo con una sensación desagradable en el fondo del estómago, estoy flipando. Tanto que he tardado en oír las voces que hacen eco por el pasillo y mucho menos ver la gente que se acumula fuera del edificio en el que estoy. ¡Qué barullo! ¿Serán todos polluelos secuestrados como yo? Hay formas extrañas entre ellos.

Todavía me siento estúpida por haber sido tan fácil de secuestrar, Aramara, no te miento, pero hay algo que me hace cosquillas en la nuca. ¡Mira, mira! Se me erizan hasta las plumas de la cabeza. A lo mejor dama Enigma no me mentía, o no del todo. A lo mejor era la señal que te pedí y aquí es donde encontraré la cura por la que tanto os he rezado.

Por favor, Aramara, que todo esto sea un regalo vuestro. Por mi padre y por vosotros, estoy dispuesta a pelearme con quien haga falta.

Salto de la cama y me dirijo hasta la puerta. Está abierta y enseguida veo a las primeras… ¿Personas? No sé qué son. No sé cómo llamarlas, desde luego cercanas no son. Sus caras muestran expresiones de confusión y perplejidad y en el fondo siento que yo tengo más claro qué hago aquí que ellos. Les dedico una sonrisa a dos… ¿Muchachos o muchachas? Todos tienen rasgos anómalos, algunos podrían haber salido de cualquiera de vuestras leyendas. ¿Eso que hablaba era una hierba? Dioses… Está claro que no nos entendemos. Tiene sentido que no hablemos el mismo idioma. Pero ¿sabes qué, Aramara? Que me la sopla todo. Abandono el edificio de piedra y sigo a los polluelos que nos guían. Si veis a una cercana intentando mirar el sol sin cegarse a través de su namitka, esa soy yo.


Os podéis echar mi destino a suertes, Aramara. ¡Qué maravilla!


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

10Prisión Empty Re: Prisión el 06/04/19, 05:17 am

Lathspell

Lathspell
- Pulso normal.... - dijo tocándose el cuello. Había despertado recostada y pestañeando. El frío parecía no irse y estaba segura que las drogas que le habían dado tenían efectos secundarios. - Demasiado normal...lo que ya es anormal de por si de unos secuestradores que piden permiso y....bien pulso normal y sin nada de inyecciones en el cuello.. - Kyllikki continuo su examen poco a poco antes de tomar valor para levantarse y sentarse en la oscura habitación. Se ajusto la chalina con calma, respiro pesadamente, comprobó que no tenia nada fracturado, que no habían retirado y vuelto a poner su ropa, y al final se puso de pie nuevamente moviéndose un poco - Bien bien bien bien, tenia razón, tenia rozan, si era de otro mundo  yo estoy ahí, y estoy sana,mas o menos....ay no ay no ay no,debí leer todo....

Empezó a dar saltitos mientras movía las manos desesperadamente. La parte buena era que no la había secuestrado una banda de traficantes de órganos de la deepweb, al menos no había cámaras ni buena iluminación para algo así, y la mala era que, lo que a causa de la picadura de Morfeo parecía impresionante, seguía siéndolo ahora. No le habían mentido ni los recuerdos que tenian le aprecian menos persuasivos, y ahora estaba en otro mundo, con mucha letra pequeña que no había leído, con frió y absolutamente sola. - No no no no, bueno si, pero....no, como se supone que me den ahora toda esa magia y.... - Se callo tapándose la boca mientras oía ruidos afuera. Su curiosidad pudo mas que su sentido del miedo y corrió a la puerta abriéndola y mirando como una niña pequeña. Habia mas gente, chicos de su edad, alienigenas de edad similar, mas pequeños, mas grandes, pero definitivamente humanos y no humanos. Entro nuevamente como si temiera que la sorprendieran y comenzó a respirar casi casi al borde la de hiperventilación.

- Muy bien muy bien Kiki, ya estas aquí....gracias a una droga rara por esa linda ratita y una muy vil engatusadora...pero al menos no parece que fuera todo mentira... - se acomodo su gorro, se aliso el polerón que tenia y acomodo su cabello debajo de la chalina antes de dar un saltito y decidirse a salir. Dio un paso fuera de la habitación vieja y derruida donde había dormido y se quedo parada, como esperando a las alarmas que jamas llegaron. Miró a ambos lados y se fijo que algunos la miraban antes de seguir caminando, trago saliva y levanto una mano formando un arco antes de ponerla nuevamente tiesa en su costado. - ¡Hola! ... claro ni siquiera en la tierra se usa el mismo idioma y tu decides saludar así sin mas...Pues... Hei, Hallo, Hi... y Ciao...Salve, y...Privet... - Estaba contando con los dedos las varias maneras de decir hola que sabia -   ...Alofa, Salut....y Koa...bueno no se mas.... - dijo ruborizándose y empezando a caminar sin tratar de adelantar a nadie  y mirando a los costados con nerviosismo - No parecen muy preocupados por encadenarnos o algo, lo que sugiere que no tenemos manera de escape fácil, por cosa de la distancia o porque realmente estamos en otro planeta...lo que también da que pensar dado el estado de este sitio, no es que quisiera una academia de magia como en.....¿por que siempre tiene que hacer frío? - termino diciendo mientras se frotaba los brazos y seguía camino a la salida detrás de los demás cosechados..


_________________________________________

El Odio es por mucho el placer mas duradero. El hombre Ama con prisas, pero llega a Odiar con mucha calma.

11Prisión Empty Re: Prisión el 06/04/19, 11:12 am

Goliat

Goliat
Antes de recuperar la consciencia por completo, Kahlo percibió el olor a humedad y polvo del ambiente, el duro camastro sobre el que se encontraba y la presión de su propia mano cerrada con fuerza en torno a una piedra. La duda la embargó desde antes de tan siquiera abrir los ojos, y no hizo sino aumentar. Sus labios se entreabrieron para respirar por la boca, agitada por el repentino latir brusco de su corazón al descubrirse en un lugar totalmente extraño. Se incorporó a toda velocidad en cuanto se fijó en el asqueroso polvo que se acumulaba allí donde yacía, en las telarañas viejas de las paredes y el moho oscurecido del techo. No quería estar en contacto ni remotamente cerca de nada.

¡Santos!

El mareo de levantarse tan deprisa invadió su cuerpo, y aún sin soltar aquello que tenía en la mano se abrazó a sí misma, quitándose el polvo del trasero, de los brazos y del mantón de manila con expresión de horror, como si por dormirse allí pudiera pillar cualquier enfermedad crónica. Antes de arreglarse la falda abrió su mano, descubriendo en esta todas las perlas de rutenio que… un segundo. Todas las perlas de rutenio del collar que le había regalado Ovhirio. Su mente viajaba a todos los recuerdos de esa noche, de la fiesta, del numerito de su prometido para darle la prenda, de Nohlem en las escaleras, de…

¡¡Esa pedazo de furcia malparida!! —gritó sin pensar, tapándose ipso facto la boca ante la agresividad de su propio tono. Su cara se había teñido en rojo de la furia, pero sus ojos no tardaron en inspeccionar el lugar con miedo. Si estaba secuestrada… o peor, lo último que le interesaba era gritar y llamar la atención.

«Me ha secuestrado un espíritu. ¡PUES CLARO QUE SÍ! Imbécil, incauta, inútil. ¡Y TÚ VAS Y LE CREES!»

Giró sobre sí misma para ver a su alrededor, todavía con la mano sellando sus labios. El repentino sonido de pasos y murmullos tras lo que parecía la entrada le hizo abrir los ojos como platos, congelándose de puro miedo. El ruido no hizo sino aumentar, y ella sintió ir a desmayarse de un momento a otro.

«Por las raíces del mundo, dónde estoy. ¿Estoy muerta? ¿Estoy en el más allá?» apretó el rutenio en su mano hasta que el dolor al comprimirlo contra sus anillos se hizo de notar. «No, no estoy muerta. Por favor, ojalá estuviera muerta. Me está bien merecido por estúpida…»

La varmana quiso llorar, quiso arrinconarse contra una esquina mugrosa y esperar a que alguien o algo viniese a por ella -fuese para lo que fuese-, pero su orgullo, todavía presente a pesar de todo, la instaba a enfrentarse a lo que pasaba fuera. Si moría nada más salir: bien, al menos acabaría con la frente alta y tragándose su propio pánico.

O al menos ese era el plan. Nada más abrir la puerta vio lo que parecía un reptil bípedo tamaño varmano vestido con harapos. La cerró de bruces.

No, no, no, NO. He muerto. He muerto y la… la… la tipa esta tiene la culpa. No me han dado entierro, no me han sacado los ojos. Y ahora estoy viendo el infierno. Sí, exacto, esto es lo que pasa cuando le vendes tu vida a un espectro —recitó para sí a toda prisa, importándole un comino que la oyeran. El sonido de su propia voz la calmaba un poco. Se quedó otro rato así, parada, con los brazos temblando y la vista fija en la punta de sus botines. En lo que se hubo calmado emitió un suspiro, alzó la cabeza, se quitó las gafas, las colgó de su camisa y se arregló el mantón, apretando los puños antes de abrir la puerta—. De acuerdo.

Kahlo miró a la gente pasar unos instantes desde el marco, oyendo de sus hocicos amorfos todo tipo de sinsentidos. No repararon en ella e iban todos en la misma dirección. Uno remotamente varmanoide la miró unos segundos, hizo un gesto con la cabeza apuntando hacia donde marchaban y dudó antes de hablar, como si ya supiera que no le entendería.

Está bien. Está bien.

Siguió al grupo hasta el exterior, procurando evitar el contacto visual con ninguno, ni reparar en todas las rarezas de sus cuerpos y sus lenguajes. La luz de fuera resultaba cegadora, y se arrepintió de no haber cogido las gafas de sol en lugar de las de hipermetropía, especialmente una vez hubo vislumbrado el espectacular barco volador. La potente imagen distrajo a su cerebro de los seres que la rodeaban, de lo feo que era todo lo demás e incluso de los monstruos que pisaban la cubierta.


_________________________________________

♪♫♬:


Prisión Mercad11

12Prisión Empty Re: Prisión el 06/04/19, 11:29 am

LEC

LEC
Lo primero que notó Amira al despertar fue su pulso en las sienes y un intenso dolor de cabeza.
Ugh… —se quejó, llevándose la mano a la cara. Aún llevaba las gafas del disfraz puestas—¿Tanto me pasé anoch…

No terminó de formular la frase antes de caer en dos cosas: la primera, no estaba en casa; la segunda, anoche no había llegado a salir de fiesta. Se incorporó y aún sentada en el catre observó la habitación en la que se encontraba: la piedra gris y fría no le inspiraba demasiada confianza, y el catre en el que estaba tampoco era muy bueno. «¿¡Dónde hostias estoy!?». Se levantó apresuradamente, mientras trataba de recordar todo lo de anoche, aunque estaba algo borroso. Recordaba haber tenido que volver a casa, la desconocida que se había encontrado y le había insinuado que podía saber algo sobre su pasado y… el olor a incienso del humo verde. Una expresión de pánico se instaló en su cara por momentos, cayendo en que la habían drogado con total seguridad.

Respiró profundamente para calmarse, quitándose las gafas del disfraz y frotándose los párpados tratando de pensar en algo. En ese momento agradecía no haber llevado las lentillas como había pensado inicialmente, porque haber dormido con ellas le hubiera destrozado los ojos.

Iba a dirigirse a la puerta cuando entre las raídas sábanas del catre vio su bolso y se le iluminó la cara. Si habían sido tan descuidados de dejárselo, a lo mejor podría llamar a emergencias, y además saber dónde estaba exactamente por el GPS. Abrió el bolso con esperanzas renovadas y al encontrarlo se le escapó un suspiro de alivio. Pulsó el botón de encendido para desbloquear la pantalla, pero no encendió. Lo pulsó más tiempo, tratando de apagarlo y encenderlo a la fuerza; quitó la batería y volvió a ponerla; pulsó frenéticamente todos los botones e incluso le dio un suave golpe contra el catre con esperanzas de que funcionara, pero nada hizo que encendiera. Lo peor de todo es que estaba segura de que no se había quedado sin batería, porque había salido de casa con ella completamente cargada: solo quedaba aceptar que había muerto.
No. Nononononono. Mierda, joder, MIERDA —estaba realmente frustrada. Sus esperanzas de llamar a la policía para que la rescatasen acababan de desaparecer por completo, y además se había quedado sin poder usar su Twitter y su Instagram hasta que pudiera salir de allí como poco.

Guardó el móvil en el bolso con pura resignación y se dirigió a la puerta. Desde luego, si Akeyo Kau la había drogado y secuestrado anoche, no había elegido un buen lugar: aunque el resto de la habitación fuera de piedra, la puerta de madera estaba carcomida y estaba segura de que no haría falta demasiada fuerza para forzarla. De hecho, ni siquiera parecía tener cerradura.

Fuera comenzaba a hacerse más fuerte el ruido de voces y de pasos que hasta entonces había ignorado mientras trataba de poner orden en sus pensamientos. «A lo mejor alguien tiene un móvil que funcione…». Empujó la puerta sin demasiada fuerza y esta cedió con un chirrido, revelando que ni siquiera estaba cerrada. Si de verdad la habían secuestrado, habían hecho un trabajo pésimo.

Amira salió de la mazmorra y siguió a la muchedumbre, fijándose en algunos al azar. «Joder, como se curran los cosplays algunos. Tengo que pedirles consejos...», pensó inicialmente, hasta que un bicho-pájaro le paso cerca y pudo fijarse más en él. —¿PERO QUÉ COJONES? ESO NO ES HUMANO —exclamó, aunque había más sorpresa que rechazo en sus palabras. Tratando de no destacar demasiado entre el gentío —algo un poco difícil después del grito que había pegado—, siguió a los demás hacia donde quisiera que fueran.


_________________________________________

On se tiendra prêt parce qu'on a la rage, le cœur et la foi

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 2.]

Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.