Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Charla despues de entrenar. Nerys y Kiki.
por Lathspell Hoy a las 04:52 am

» Burdel de Dama Espasmo
por Nihil Hoy a las 04:27 am

» Torreón Sendar
por Tak Hoy a las 01:34 am

» Biblioteca Mágica
por Goliat Hoy a las 12:09 am

» El Cuchitril
por Tak 19/10/19, 02:09 am

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 98 usuarios en línea en la fecha 13/08/19, 07:13 am
Estadísticas
Tenemos 184 miembros registrados
El último usuario registrado es aceice

Nuestros miembros han publicado un total de 40598 mensajes en 768 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Oeste » Plaza de la Fuente

Plaza de la Fuente

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 21, 22, 23 ... 33 ... 44  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 22 de 44.]

1Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Plaza de la Fuente el 02/08/11, 06:49 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Es una plaza amplia y rectangular con un monumento en el centro, una fuente formada por serpientes entrelazadas de cuyas bocas sale el chorro que llenaba la pila.


253Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 30/06/13, 02:32 pm

Zarket


GM
Alguien que tenía la piel bastante pálida y parecía un poco de mal humor se acercó, matando a las alimañas que se acercaban y ayudándome a ponerme de pie. Lo ignoré un poco, la Luna estaba en lo alto y, a pesar de mis heridas, me sentía lleno de fuerza. Mi naturaleza de trasgo, apenas contenida para no hacer daño a nadie, deseaba entrar en la pelea que había en ese lugar en la plaza. DL comenzó a curarme las heridas de las que salía sangre, lo que tardó su tiempo, probablemente debido a que ahora era más resistente a la magia. «Puedo vivir con ello», me dije mientras veía a la bestia que me había perseguido caer muerta. Notando que las heridas de la espalda, las peores, estaban menos profundas y sangraban bastante menos, me giré a DL con una sonrisa. El chico se veía bastante nervioso, y me imaginé que se había sorprendido mucho cuando caí por allí.

—Creo que ya está suficientemente bien, buena parte de la sangre que tengo encima es de alimañas, no mía. Gracias por gastar magia y no estés tan nervioso hombre. Ahora que la Luna está en el cielo es hora de disfrutar y dejarse llevar —le dije con una sonrisa algo maniática—.

Haciendo caso a mi propio consejo, me tiré inmediatamente sobre unas pequeñas alimañas cercanas. Sentía lo mismo que habían sentido mis compañeros unas horas atrás, y no tardé en decapitar a una de ellas. Otra, más ágil que su compañera, comenzó a morderme la pierna, mientras la tercera intentaba saltar directamente a mi cabeza mientras gruñía, aunque la mantenía alejada con la espada. «Joder, es difícil luchar agarrando a la vez la maldita cola». Agitando la pierna conseguí soltarme de la criatura, pero al despistarme la otra consiguió saltar y esquivar mi espada, fijándose con unas finas garras a ambos lado de mi cara. Rugiendo de furia al ver que el cuerpo de la criatura me quitaba la visión, solté la cola y la agarré con la mano. Caí al suelo al perder el equilibrio, pero pude quitarme el pequeño zorrillo y aplastarle la cabeza con los dientes. Al medio incorporarme, el que quedaba saltó sobre mí gruñendo, pero con un rápido movimiento quedó ensartado en la espada.

Alguna clase de bicho saltó sobre mí, haciéndome perder la espada, que salió volando hacia la fuente. El ser y yo rodamos unos cuantos metros, hasta que me di cuenta de que era igual que mi anterior cena. Comenzó a golpearme la cabeza contra el suelo con una fuerza que me sorprendió, mientras yo intentaba ahorcarlo con mis manos. «No necesito la espada para matarte, la Luna me ha dado suficiente fuerza como para hacerlo sin problemas», pensé de forma arrogante, aunque también falsa. Soltando aullidos al golpearme la cabeza contra el suelo, consiguió morderme en una de las manos. Furioso, le di con los dos puños en su nariz, provocándole sangre y que me soltase durante unos momentos, que aproveché para darle una patada y ponerme en pie. Pronto volvió a saltar sobre mí, agarrándose a mi espalda e intentando ahorcarme. Dimos tumbos por toda la plaza mientras intentaba quitarme sus manos del cuello. Cuando conseguí mover algo una de sus manos, el ser la cerró en un puño y buscó mi boca. La abrí casi por instinto yse lo arranqué de un bocado, descontrolado con el olor de carne tan cerca. El ser aulló de dolor y cayó al suelo, agarrándose el muñón. Descontrolado por completo con el olor que despedía y con la euforia de la Luna corriendo por mis venas me tiré sobre él, decidiendo que esa presa debilitada era prioritaria. Aquella parte de mí que todavía no había aceptado su transformación decidió no tener misericordia con el ser, deseando ante todo no hacer daño a sus amigos.

Cuando terminé con mi cena me levanté, mirando al astro que reinaba en ese momento. La noche era maravillosa y la plaza olía a sangre y presas. Un grupo de pequeños seres que cabían en la palma de mi mano, parecidos a ardillas, con los dientes realmente picudos, saltó sobre mí, mordiéndome. Al sentir un mordisco en la cola aullé de dolor y la agité sin saber muy bien qué hacía, haciendo que la alimaña que había sobre ella saliese volando. Una que estaba sobre mi pechó me mordió a unos milímetros de donde me había pordido uno de los murciélagos. Siseando, la agarré y cerré el puño, sintiendo cómo se quebraba por completo. Repetí este proceso con un par de bichos de mi brazo y conseguí que los de las piernas saliesen despedidos contra un edificio. Cogiendo unas piedras comencé a lanzárselas. Eran ágiles y consiguieron esquivarlas, pero pronto apareció otra alimaña. De cuerpo serpentease y escamoso, gris, tres largas protuberancias como cresta, cuatro extrañas patas y dos brazos que acababan en tres dedos con ventosas, tenía una enorme boca que sonreía, con unos dientes llenos de sangre. Agarró las pequeñas ardillas y se las comió en un momento, para a continuación fijarse en mí.

Con un rápido salto consiguió cubrir la distancia que nos separaras y agarrarse a mi cuerpo, cambiando de dolor a morado, mientras que la cabeza y el cuello se volvían verde oscuro. «¡¿Es que todas las alimañas de la ciudad han decidido que mi cuerpo es un lugar maravilloso para colgarse o qué?!». Al instante usó sus dedos para comenzar a estrangularme, con una fuerza mayor incluso que la del ser bestia del que me había alimentado. Comencé a dar tumbos, chocándome con edificios y tirándome al suelo en un intento de quitármela, mientras intentaba estrangularla, sin demasiado éxito. En un momento, al tropezar con mi cola, comencé a tropezar hacia atrás intentando mantener el equilibrio, hasta que caímos de lleno en la fuente.

En un primer momento la criatura se hizo de un azulado blanquecino, confundiéndose bien con el agua, para volverse roja en cuanto el agua se enrojeció gracias a la sangre que me cubría. Recordando que la espada había caído aquí, comencé a buscarla con una mano mientras con la otra intentaba seguir asfixiando al bicho. El aire comenzaba a faltarme, y temía acabar mis días ahogado dentro de la fuente donde todo comenzó. «No, no va a terminar así», pensé al encontrar la espada. Intenté hacerle un tajo en mitad del vientre, pero la criatura era muy ágil y, por más que lo intentaba, siempre esquivaba mis golpes con el arma con una velocidad increíble. Lo veía todo rojo por la luz de la Luna, por el color de la criatura y por la sangre que flotaba en el agua, además que la falta de aire me agobiaba bastante. En ese momento la criatura se quedó extrañamente quieta. Aprovechando, hundí (con esfuerzo) la espada en su carne, atravesándola de parte a parte repetidas veces. La propia sangre de la criatura comenzó a inundar la fuente y, quitándome sus dedos muertos, salí a tomar una bocanada de aire. Dando gracias por poder volver a respirar, comencé a ir al otro borde de la fuente, aprovechando para limpiarme de la sangre de alimañas (y propia) que llevaba mojándome desde que salí del Templo. Aunque la sanguinaria luz que inundaba la ciudad entera daba a entender que esa limpieza no duraría mucho.

254Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 30/06/13, 04:39 pm

Jack


Para nuestra sorpresa, aunque más aún para DL, el pergamino quedó destrozado, reduciéndose a cenizas y humo de colores raros a los que preferí no acercarme. Finiquitado eso, tocaba juntar a los recién transformados y ponernos en dirección a Letargo. Así fui abriendo camino para DL y yo hasta llegar a la fuente, "recogimos" al trasgo y luego busqué a Pablo, quien estaba luchando como una bestia más con una espada y sus manos en ocasiones. Le liberé el camino a base de hechizos de impulso y nos juntamos los cuatro. Pero antes de salir renové los hechizos de DL -quien además dijo algo de que sus compañeros, Ariv incluida, estarían en la Biblioteca- y le puse los mismos a Pablo. Brann sin embargo tendría que quedarse tal cual, no me salía rentable renovarle los hechizos a cada poco... A no ser que...

Me aplico el hechizo de levitación y sin darle tiempo al otro a reaccionar, le cojo como puedo aunque pronto tengo que hacerle una llave para que no me atice ya que al principio se revuelve un tanto.
-¡Nos largamos!-y una vez en el aire, estallo en carcajadas.-Maldita noche. Y maldito espectáculo de cuatro transformados distintos levitando sobre las alimañas, mientras el que va delante lleva a cuestas a un trasgo... Continuará, damas y caballeros, en la Biblioteca Mágica.

255Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 30/06/13, 05:20 pm

Evanna


La cara de incredulidad de DL al ver que el pergamino indestructible se había destruido no tenia precio. "¿En serio, solo con fuego?" pensó mientras se ria de forma algo desquiciada, es anoche estaba siendo caótica y sus nervios a esas alturas estaban demasiado descompuestos. Si a eso se le unía la aparición repentina de Branniel seguido de un quimera deforme, era ya el desastre total. Se agarro la cabeza con ambas manos al verlo siendo lanzado por los aires y salvado por Jack.

-¡Pero no traigáis mas quimeras!- exclamo hastiado, por suerte Jack pudo encargarse de ella mientras el refunfuñando aun, intentaba curar a Branniel, maldiciéndolo por lo bajo cada vez que su magia era repelida. pero consiguiendo tras bastante esfuerzo curarlo lo suficiente para que no se desangrara allí en medio. Justo cuando Jack se acerco tras ayudar a Pablo, renovando sus hechizos de levitación intangibilidad. Parpadeo al ver que hacia lo propio con Pablo, pero sin embargo a Branniel lo agarro como si fuese un pájaro a su presa, llegando a ver como las heridas que tenia Jack en sus brazos al igual que las de atol iban cerrándose sin necesidad de hechizos "¿Como es posible? ...¿Sera su transformación?" se pregunto curioso, pensando en preguntar mas tarde que es lo que eran ya que aprecian humanos relativamente normales...sin contar el convertirse en polvo claro.

DL aviso que se encontraran Ariv y Saren allá. "Esta noche es eterna, espero que los que se fueron por su cuenta estén bien" pensó recordando que Shizel había sido el primero en irse solo, y seguramente Wintel o seguiría en Maciel o habría salido también al igual que Karime- Jack, ¿hay alguna forma de saber si los que faltan de nuestro torreón están bien? Nos desperdigamos hace un buen rato...-pregunto mientras intentaba con hechizo echar a las criaturas que intentaba alcanzarles.

Biblioteca Mágica

256Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 03/08/13, 06:30 pm

Red


El paseo no duro mucho, aunque para Keiria el tiempo avanzó muy despacio. El ambiente que impregnaba la ciudad no le inspiraba ninguna confianza, no había nadie a la vista, pero en ocasiones tenía la sensación de que alguien o algo la observaba. La decadencia que le rodeaba no ayudaba a tranquilizarla, porque creía intuir la amenaza de lo que fuera que había destruido aquella urbe sobre su cabeza, y mientras caminaba asegurándose de no tropezar con el adoquinado en mal estado, jugueteaba nerviosamente con la punta de su trenza, retorciéndola entre los dedos hasta el punto de resultar ligeramente doloroso.

Su primera suposición había resultado ser correcta. En el centro de aquella plaza rectangular se alzaba una fuente de piedra en la que varias serpientes se retorcían entre si y echaban agua por las bocas abiertas. Seguía sin haber nadie a la vista, y la ibolense se acercó despacio hasta el borde de la estructura. El agua parecía clara y cristalina, así que rompió su superficie con ambas manos y se las llevó al rostro, limpiándose la cara y agradeciendo el frescor en su piel. Recogió un poco mas de líquido y se lo acercó a la boca, dando un largo trago con el que aplacó su sed.
Se puso derecha limpiándose la boca con la muñeca y observó mas detenidamente los edificios que rodeaban la plaza, tratando de ser mas positiva. Tenía agua, y si tenía suerte podría encontrar algo de comida en aquella ciudad polvorienta.
-Vamos, trata de pensar y aclara tus ide... -empezó a decirse, pero se calló cuando se dio cuenta de sus palabras no habían sido ulteranas, había hablado en otro idioma totalmente distinto. Incluso los pensamientos que circulaban por su cabeza eran en aquella extraña lengua.

Keiria estaba confusa y algo atemorizada, y miraba a su alrededor sin saber que estaba pasando. Sus ojos buscaban algo que explicara aquel extraño fenómeno, y al girar sobre si misma totalmente y encontrarse de nuevo con la fuente volvió a beber de aquel agua con cierta premura, tratando de recuperar su idioma.
-Funciona, funciona... -rogaba entre trago y trago, pensando que si aquella cosa había sustituido su lengua podía funcionar en la otra dirección, pero termino por desistir al no experimentar ningun tipo de cambio. Se alejó de la fuente y se dejó caer a la sombra de un edificio, sentándose sobre una roca y apoyando la espalda contra el muro de ladrillos. Empezaba a recordar trazos de la conversación que había mantenido con Cordia, una conversación que su memoria se resistía a reconstruir. Era cierto que había hablado de magia, un termino tan ambiguo que la ulterana no le había dado demasiado crédito, pero acababa de asistir a una demostración en la que ella había sido el sujeto de pruebas.

Estaba claro que aquella ciudad si que escondía algún secreto, pero la muchacha no tenía tan claro hasta que punto aquellas maravillas podían ser buenas. Normalizó su respiración poco a poco y alzó de nuevo la mirada hacia la plaza, atisbando a lo lejos una figura que se acercaba, una figura que venia por el mismo camino que había seguido ella apenas unos instantes. Su primera reacción fue refugiarse aun mas en la sombra del edificio, no sabía quién podía ser, así que prefirió esperar a ver que pasaba.

257Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 03/08/13, 06:44 pm

Lupin


Antes que sus ojos se acostumbraran a la luz excesiva y pudiera contemplar la ciudad, sus pasos mecánicos ya le dirigían hacia la fuente. No se le escapó la hembra que estaba entre los edificios, pero la rutina tenía más fuerza. Cuando llegó a su destino, se vio reflejado sobre el agua. Vestía aún la sotana con sobreveste, el mismo tipo de ropa que llevaba desde hacía cinco años; pero a nada de ello prestó atención Ozzchreanos. Se lavó la cara como infinidad de despertares durmientes ya transcurridos y se agachó para beber el agua del cuenco formado por sus manos. Como la de todas las mañanas, no sabía a nada. Sin que ello suponga algo de lo que Ozzchreanos se sorprendería, otra hembra que no podía saber que era hembra se acercaba adonde estaba él. Y gritaba, gritaba como mil demonios para el ochrorio acostumbrado a los susurros y el silencio. Él la observó con una mirada fuera de toda curiosidad, solo fija la vista en el único objeto animado del paisaje. Esta no es su rutina. Así Ozzchreanos buscó un espejo.



Última edición por Lupin el 03/08/13, 09:31 pm, editado 2 veces

258Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 03/08/13, 07:23 pm

Dal

Dal
Fui bajando por la calle, mientras andaba iba mirando los alrededores con la esperanza de encontrar algo alegre, pero aquella ciudad no parecía mas que una maraña de escombros. <<¿Acaso nadie limpia en esta ciudad?>>, aunque después de ver como estaban algunas cosas otro pensamiento me cruzo la mente, <<¿Que demonios debe haber pasado aquí para que esto este así de mal?>>.

Al fin llegue a lo que veía como una explanada, realmente era una plaza con una fuente en medio, junto a la fuente estaba un chico, me acerque recelosa al ver su pelo rapado, eso solo podía significar que había cometido algún tipo de crimen, me lleve una mano a mi pelo para asegurarme de que estaba bien y por fin llegue a la altura del chico, me sacaba unos centímetros y cuando vi su cara empece a parpadear sorprendida.

-Tu.....-dije señalándole,- no eres ulterano ¿no?,- el chico no parecía responder y le pasé una mano por delante de la cara, al final me encogí de hombros y centre mi atención en la fuente.

Tenia cierto encanto visto desde algún punto de vista, pero yo no acababa por vérselo, en ningún momento paré de tocarme el pelo mientras contemplaba la fuente. El agua parecía apetecible pero yo no tenia mucha sed así que mire hacia otras partes.

Mi atención se centro en una figura que había contra una pared, el primer sitio al que se dirigieron mis ojos fue su pelo, de un color rojo, mis ojos se abrieron de par en par y corrí hacia aquella chica. Cuando estuve frente a ella empece a parlotear.

-Hola, veo que hay una paisana de mi tierra,- la alegría no podía haber sido mayor,- ¿que es lo que haces por aquí?, es decir, donde la fuente se esta mejor yo creo, al menos hay más luz.

Seguí hablando de cosas insustanciales pero llegado el momento me callé para ver que decía ella.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

259Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 03/08/13, 08:26 pm

Red

Red
La figura que se acercaba a la plaza resultó ser una criatura bastante extraña, un ser que la muchacha no había visto en la vida. Tenía forma antropomorfa, pero estaba cubierto de pelo y el cabello de su cabeza estaba rapado. Keiria se llevó los dedos a la punta de la trenza de forma inconsciente, sin entender como alguien podía mutilarse de aquel modo. La fisionomía de aquel chico, si es que lo podía calificar como tal, tampoco era ulterana; su nariz se parecía a un hocico y sus orejas eran muy pequeñas. La pelirroja se relajó un tanto al ver que el peludito pasaba de ella, por lo que se fue incorporando poco a poco valorando las opciones que se le presentaban. Podía acercarse al chico y ver si podía hablar con él, algo bastante seguro porque estaba bebiendo de la fuente y su idioma probablemente desaparecería en breve, sustituido por la lengua que ahora hablaba ella; o podía darse media vuelta e irse. Estaba tratando de decidirse cuando otra persona apareció en la plaza, una ulterana.

Keiria se quedó quieta, observando como aquella chica se acercaba al rapado y trataba de llamar su atención, pero el peludito la ignoró, como si no fuera importante. La pelirroja observó la fuente unos instantes y miro en rededor, percatándose de la presencia de la otra ibolense y acercándose a ella rápidamente, con los ojos abiertos de par en par. La chica se tensó cuando la desconocida se le acercó tanto y se puso a hablar como si se conocieran de siempre, pegándose un poco mas a la pared. No estaba acostumbrada a aquel trato con nadie, y menos con un desconocido, había vivido encerrada en su casa con la compañía de unas pocas personas y no le cabía en la cabeza que alguien se pudiera mostrar tan entusiasta con un extraño. Para mas inri no entendía una palabra de lo que decía, al beber de la fuente había sustituido su idioma natal por otro muy distinto, y si aquella chica no bebía, le iba a ser imposible entenderla.

-No te entiendo, lo siento -trato de explicarla con ojos confusos ante la perorata que le estaba soltando, pero al ver que le dirigía una mirada confusa procedió a gesticular-. Bebe de la fuente, si no bebes esta conversación es inútil -dijo recalcando las palabras como si hablara con un niño pequeño mientras señalaba la fuente y hacia el gesto de llevarse un vaso a los labios.

Las habilidades sociales de Keiria eran deficientes, y por unos instantes se sintió realmente estúpida.



Última edición por Red el 04/08/13, 01:02 am, editado 1 vez

260Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 03/08/13, 08:50 pm

NH


Marsi no miró atras para comprobar si la seguían, siguió corriendo un par de calles mñas hasta que el sentido común le dijo que se detuviera. Correr a lo loco en una ciudad desconocida no era una idea muy inteligente. Se tomó unos segundos para calmarse y soltar a Alis, disculpándose inutilmente, pues sabía que no podía entenderla. Habían llegado a una larga calle completamente vacía, y los edificios estaban hechos escombros a un lado y a otro. Si escuchaban con atención, podían oir rumor de agua y murmullos de varias voces. Marsi echó a andar lo que quedaba de calle, hasta llegar a una plaza.

Había unas pocas personas reunidas alrededor de una fuente, que al acercarse mejor vio que estaba cubierta de serpientes de piedra. Saludó con un gesto tímido. y se acercó a la fuente para mirar lo que al tipo rapado de los bigotes le llamaba tanto la atención. No había nada en el agua. Estaba bastante limpia para lo que se esperaba de una ciudad ruinosa como aquella, pero por lo demas no se diferenciaba del agua de cualquier otra fuente, así que pasó a estudiar el aspecto del tipo. Todo el mundo allí tenía las orejas diminutas, y el pelo de colores extraños. El de las chicas que estaban más apartadas tal vez no tanto, pero no concordaba con su piel pálida de balera. Se sentó en el borde de la fuente y metió la mano en el agua para hacer hondas. Estaba muy fría.

261Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 03/08/13, 09:41 pm

Dal

Dal
La ibolense desconocida empezó a hablar pero no entendí nada de lo que dijo, desde luego no estaba hablando en ulterano, pero ella era ulterana, se veía a la legua, <<¿Como es que no esta hablando ulterano entonces?>>.

Ella comenzo a gesticular hacia la fuente y me hizo señas para que bebiese, <<Pero si no tengo sed, ¿o es que lo de beber va por otros motivos?>>.

Decidí fiarme de lo que dijo la chica y me acerque a la fuente solo para comprobar que ya había allí mas mujeres. Una de ellas con el pelo verde parecido al de los ulteranos, sin embargo sus orejas diferían bastante por no mencionar su nariz. La otra chica de pelo negro también estaba morena. Les dirigí un saludo y metí las manos en el agua, bebí el agua pero no sentí nada especial.

-¿Que se supon....?,- cerré la boca con sorpresa, las palabras que salían no se parecían a las que debía decir, eran sosas, carecían por completo de sentido.

Los pensamientos también eran en esa lengua, al principio me chocó la sensación, pero poco a poco me fui acostumbrando.


_________________________________________

Soy Dal, hijo del Estío y el Crepúsculo. Señor del Vacío y Amo del Infinito. Destructor de Mundos y Artífice de Infiernos. Conde de la Nada y Duque de los Océanos. Rey del Purgatorio y Terror del Cielo. Marqués del Inframundo y Barón de la Muerte. Por todos estos titulos, Invitado, reclamo tu vida para mí .

262Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 03/08/13, 10:11 pm

Jack

Jack
La chica respondió por fin al señalarla y dijo algo que sonó a "Marsi", lo cual no me sonaba en absoluto, pero dicho por ella sonaba bien. Como era de esperar, no entendía qué había escrito, pero parecía dispuesta a escribir algo. Sin embargo no le dio tiempo a escribir nada pues un grito nos interrumpió. Venía de abajo y fuimos a investigar. Abajo se repetía lo que habíamos hecho de intentar comunicarnos, excepto por el digamos "detalle" de que había ¡seres de otros mundos! <<Pero ninguno con pintas de alien americano, fíjate>>

Antes de que Marsi tirase de mí, pude fijarme en un extraño insecto gigante, una rata gigante para lo que suelen ser, el chico rubio de antes junto a otro rubiales y otro de pelo negro, terrícolas aparentemente excepto por los brazos. Lo siguiente que pude ver fue una puerta cerrada que no se resistió ante nuestra salida y por fin, las calles de la ciudad, desiertas.

Tras un rato corriendo llegamos a una plaza con una fuente en el centro y más gente... Rara. <<Hay uno que por muy antropomorfo que sea, tiene rasgos claros de las nutrias, aunque vaya rapado. Y viene con túnica, con ese bigote le pega un monóculo. ¡Pero mira a las pelirrojas!>> Marsi se adelanta y, creo, saluda, para luego ir a sentarse en la fuente, la cual está decorada con serpientes de piedra. Me acerco, saludo con la mano ya que parece remotamente probable que me entiendan, y me siento en la fuente.
-Idea.

Cojo un poco de agua y aprovecho para peinarme y hacer mejor la desastrosa trenza, a la par que intento imitar el pársel sin dejar de reírme y mirar a las serpientes. En cuanto acabo, me echo agua por la cara y de paso doy un trago para calmar la sed.
-No parece enve...¡Agh! ¿Qué es esto?-me interrumpo, llevándome las manos a la garganta.

Pruebo a decir algo más entre susurros y de nuevo aparece ese idioma tan distin... <<¿Distinto del mío? Espera, ¡no recuerdo nada del mío! Pero incluso al pensar lo hago en esta nueva... Esto solo pasa en las películas y en los cuentos de hadas...>> Y entonces miro a los demás, en especial a una de las pelirrojas que acaba de decir algo que he entendido sin problemas.

-¿Has bebido de la fuente? Hablas este idioma, ¿no? Soy Alice, por si me entiendes-digo, levantándome curiosa.-¿Es la fuente la que hace esto? Eso sería magia...-digo en un tono reverencial.-Magia, ¡magia! ¡Marsi!

Acto seguido intento que la chica me imite bebiendo de la fuente, igual que hice antes con los nombres. Frustra perder la lengua materna, pero si nos dan una nueva <<¡Claro, la básica de algunos libros!>> mejor que mejor.


_________________________________________

«Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier nach Liebe!»
Spoiler:
«El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Codicia de Amor!»


New Sincy:

Plaza de la Fuente - Página 22 Birds_in_the_buff_3


Alt:
+0171 / +0187 / +0151


Banda sonora de mis pjs:

263Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 03/08/13, 11:03 pm

NH


Marsi encogió las piernas sobre el borde de la fuente y se abrazó las rodillas, mirando como Alis se peinaba y hacía siseos mirando a las serpientes de roca, como si intentase hablar con elas. Desviaba la mirada de cuando en cuando hacia las pelirrojas y el tipo rapado. De pronto el grito de Alis la hizo sobresaltarse. Había sido la fuente, pero no parecía nada malo, porque de pronto la chica corrió a hablar con las pelirrojas en tono entusiasta. Marsi se puso en pie y se dispuso a ir hacia ella, con la interrogación pintada en el rostro, cuando Alis volvió, llamándola. Le dijo con gestos que bebiera, su acento era distinto, ya no hablaba el mismo idioma, lo había oído cuando hablaba con la pelirroja. No se fiaba, pero acabó cediendo, como siempre, y bebió.

El agua parecía absorverle la boca, y su propio idioma escapaba de sus labios para recibir uno nuevo. Marsi miró a los demás con los ojos abiertos como platos, confusa.

-¿Qué... ha pasado?

Había hablado en otra lengua. Un idioma distinto, la misma cadencia que había oido instantes antes. Miró a la fuente y luego a los demás.

-Supongo... que ahora puedo presentarme correctamente. Soy Marsi- dijo, algo cortada.

264Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 03/08/13, 11:22 pm

Red

Red
Keiria se relajo un tanto cuando la otra le hizo caso y se alejó por fin hacia la fuente, devolviendole su espacio vital. Mientras la ibolense se disponía a beber, la ulterana se percató de que había dos nuevos individuos en la plaza, dos chicas: una de pelo verde y piel morena, y otra de pelo oscuro y piel similar a su compañera. Tampoco eran ulteranas, las orejas de la primera eran mas grandes y puntiagudas de lo normal, y los dientes de la segunda eran planos. La primera les dirigió un gesto tímido de saludo, al que la pelirroja correspondió de forma parecida, apoyándose de nuevo en la pared y observando la escena sin intervenir. Primero bebió la ibolense, sorprendiéndose al perder su idioma natal, seguido por la morena de los siseos, que se dirigió hacia ambas ulteranas de forma entusiasta tras lo que instó a su compañera a que bebiera también.

El chico peludito aun no había dado señales de querer presentarse, pero las otras tres muchachas empezaron a hacerlo, acercándose a su posición.
-Yo soy Keiriarei -se presentó en voz baja, asegurándose de que su parche seguía en su sitio y sin saber exactamente como debía de continuar-, encantada... supongo -aquel idioma le resultaba extraño, y había matices que no podía reflejar en sus frases.
Tenía la impresión de que la plaza solo había empezado a llenarse y que en unos instantes habría mas personas allí. La pelirroja no estaba acostumbrada a los desconocidos y no estaba segura de como debía comportarse si la situación se le iba de las manos.



Última edición por Red el 04/08/13, 01:01 am, editado 1 vez

265Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 03/08/13, 11:38 pm

Lupin

Lupin
Tampoco fue motivo de impresión para Ozzchreanos el que de pronto la lengua de los demás cambiara y que, misteriosamente, él la entendiera a pesar de no haberla oído en su vida. Es posible que en este instante le asaltara la duda de si él también podía hablar ese idioma, pero de ser así quedó sofocada por la necesidad instintiva de espejos.
Sin dejar este instinto de lado, posó de nuevo la mirada alternativamente sobre los distintos interlocutores según estos iban hablando. Esta era totalmente inexpresiva, pues realmente no había ninguna emoción que exteriorizar con sus ojos color gris claro. Cuando llegó la ronda de las presentaciones, destapó los labios por primera vez de forma mecánica y pronunció una única palabra después de que lo hiciera Keiriarei: su propio nombre.
Así habló Ozzchreanos.

266Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 04/08/13, 12:11 am

Giniroryu

Giniroryu
GM
Archime guardó el destornillador ante las palabras de Cío, escrutando el brazo desde la distancia con su inalterable expresión en la que escondía un "déjame examinar eso".
-Ya veo -dijo simplemente sin mirar al chico a la cara.

El irrense mayor, a continuación, hizo notar aquella plaza que se divisaba desde la puerta de la mazmorra a la cual el biomecánico ya le había echado el ojo. No se distinguía muy bien desde la distancia, pero parecía haber más gente allí. Podían ser más como ellos, pero también podría haber algún rocavarancolés. El chico no dijo nada, pero siguió a Cío cuando inició la marcha. Se paró tras unos pasos, dándose la vuelta para comprobar que al menos Ippon también les seguía. No podía perder de vista a aquel pequeño, al menos no antes de arreglar el estropicio que había hecho con el improvisado recorte.

Más alienígenas. Archime decidió a partir de ese punto hacer algunas anotaciones en su ordenador. Se colocó las gafas para poder escribir más cómodamente, y pronto comenzó a teclear frenéticamente datos sobre las personas que había visto hasta el momento. Hizo una lista de características y rasgos similares que había visto en ellos, agrupándolos por su mundo de procedencia fuera cual este fuera. Allí en aquella plaza había otro alienígena con la cabeza rapada y que tenía unas orejas peculiares, distinto a los que había visto hasta el momento.

Llamó su atención también el parche que cubría uno de los ojos de una de las hembras, o eso supuso, de pelo rojo. Si había perdido el ojo y se lo cubría quería decir que probablemente en su mundo no disponían de la suficiente tecnología como para sustituirlo. Aunque inmediatamente pensó que él mismo nunca se había operado la vista, así que también podría ser por otro motivo el que llevase el ojo tapado.

En cualquier caso, Archime hizo otra foto de los presentes a los que aún no había visto, y a continuación del anticuado surtidor de agua que había en medio del lugar, adornado con serpientes, reptiles igual de primitivos en su mundo que el resto del paisaje. Ver el agua correr le hizo notar la terrible sed que sentía, no había bebido nada desde hacía muchas horas y el terrible calor que aún podía sentir en la ciudad le había secado la garganta por completo. Acercó el hocico al chorro de agua y bebió.

No pasó siquiera un segundo. Archime estuvo a punto de pegar un bote por la sorpresa, pero lo que sí hizo fue abrir considerablemente los ojos y moverse espasmódicamente, sobresaltado. Algo había cambiado por completo en su mente. <<Suena diferente, pero igual>>, en su mente aquellas palabras tenían sentido, pero resultaba tan evidente que el lenguaje había cambiado que sus propios pensamientos le inquietaban. La magia era sin duda algo prodigioso si podía enseñarte un idioma entero tan sólo con beber un poco de agua de apariencia normal.

Pero entonces se dio cuenta de que no podía volver a pensar en irrense, y su respiración se agitó. No podía ser. Pero era. Una comprobación rápida en su ordenador le confirmó lo que estaba temiendo. No lo entendía. Aquello no podía ser. ¿Qué iba a...? Sí, el terminal, todavía recordaba donde estaban las cosas y podría progamar en binario y...

Miró a su alrededor, al darse cuenta de que ahora comprendía las palabras que le llegaban de los alienígenas a los que antes no entendía. Aquella era la solución de Rocavarancolia. Una solución muy drástica, pero tal vez la magia sólo permitiese sobreescribir y fuese imposible la inclusión de nuevos datos sin flashear primero. O quizás era alguna prueba y más adelante podrían recuperar su idioma. En cualquier caso Aeris, el cosechador, hablaba irrense, así que tenía que haber alguna explicación aceptable para todo aquello.

-Hola... -se atrevió a decir en voz alta a nadie en concreto para probar como sonaba aquel nuevo lenguaje.
La sonoridad lo sorprendió, cosa que le hizo volver a mirar preocupado su ordenador. Las notas que había tomado hasta ese momento ya no le servían para nada. Ni siquiera el alfabeto era parecido, por lo que no podía tomar anotaciones tampoco salvo que abriese algún programa para escribir a mano. Haciendo uso de su memoria, sus dedos se deslizaron automáticamente por las opciones adecuadas para abrir un terminal en su ordenador que le permitiría comenzar a programar en binario. Tenía que crear un editor que le permitiese escribir en aquella nueva lengua, y tal vez podría traducir por comodidad los programas que solía utilizar aunque le llevaría bastante tiempo...



Última edición por Giniroryu el 04/08/13, 04:28 am, editado 1 vez

267Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 04/08/13, 12:28 am

Yber

Yber
GM
Por mucho que lo intentó, Lara quedó algo alejada del grupo. Todos los macacos sin pelo se pusieron a andar sin aviso previo ni nada y la ordesa tardó en levantarse del suelo y coger el ritmo. Además, sus piernas no dejaban de ser bastante más pequeñas en comparación a las de las moles que habían resultado ser compañeras suyas. Conforme caminó, las ruinas le parecieron menos preciosas o, al menos, bastante más peligrosas. Podían seguir siendo igual de bonitas a la vista, pero su oído y cierta intuición, probablemente heredada de su madre, le impedían fiarse de lo que pudiera haber detrás de todo esto.

Cuando avistó la fuente, no pudo sino alegrarse. Le daba igual que todos los allí presentes parecieran ser más macacos con calvicie incipiente y extrañas melenas en el cabezón, al menos había más gente elegida y, por lo tanto, más compañeros. Además había agua, que ya la iba echando en falta.

Mientras acababa de llegar, sacó su pequeña cantimplora de debajo de su falda. Se trataba de un fruto azul bastante pequeño, parecido a una calabaza, que había vaciado por dentro para llenarlo de cualquier líquido que se requiriera en sus partidas de rol. A veces le pedían recolectar ingredientes para “pociones” y siempre le había venido bien.  En cuanto aterrizó en la plaza, se dedicó a esquivar a la multitud acumulada allí y fue casi brincando hasta la fuente.

Se sentó en el bordillo, con las piernas cruzadas, de cara a la escultura con las serpientes escupiendo agua, y llenó la cantimplora de agua para darle un trago. En cuanto lo hizo, sintió como sus pensamientos cambiaban de base lingüística y se asustó. Se llevó las manos a la garganta.

-Hola. Hola. Hola. Hola. Hola...-por más que lo repetía, no encontraba la palabra que hasta hace un minuto había utilizado siempre para saludar y, aún con todo, esta se le hacía extrañamente natural. Al menos hasta que su cerebro se atrofió momentáneamente de tanto repetirla.

<<Me han hecho tragar magia...>> creyó comprender. <<Esto es trabajo de algún afín para... ¿Jodernos?>>. En cuanto consiguió escuchar a la gente hablando a su alrededor y vio que pudo comprender lo que decían, cambió de parecer. <<Para ayudarnos>>. Con una ilusión nacida de la nada, agarró su cantimplora y fue a buscar a los calvos de antes para ofrecerles un trago. <<No me lo puedo creer... ¡Tengo agua mágica en la cantimplora!>>. La niña que en el fondo era Lara no cabía en sí de gozo.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

268Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 04/08/13, 12:51 am

Poblo

Poblo
A pesar del frío, con el tiempo su curiosidad había acabado imponiéndose a la sensación de estar congelándose lentamente, lo que le había  llevado a preguntarse varias cosas.
La primera: ¿Dónde coño estaba? Por las temperaturas era de suponer que estaba en uno de los polos, pero no recordaba que hubiera rastro alguno de civilización en ellos.
Suponiendo que así fuera la siguiente pregunta bien podía ser acerca del origen y posterior decadencia de la ciudad en la que se encontraba. No parecía ser tecnológicamente avanzada, por lo que difícilmente podía ser una ciudad enderth. ¿O quizás eran las ruinas de una mucho más antigua que las que conocía? ¿De una época anterior tal vez? De ser así, el clinger estaría realizando un descubrimiento histórico, pues sería la ciudad enderth más antigua descubierta hasta la fecha.

Mientras se comía la cabeza soñando con la fama y con ser reconocido como el explorador experto que tanto deseaba ser, Xalkoth se fue aproximando a la plaza. Cuando salió de sus ensoñaciones se fijó en que había una fuente en ella, con un diseño muy peculiar, y a sus ojos de mal gusto. "¿A qué imbécil se le habrá ocurrido representar reptiles? Ya se los ve bastante cuando intentan comernos" 
Por si no fuera suficiente, el agua caía en abundancia. No pudo sino horrorizarse ante semejante desperdicio de líquido. La única explicación que encontraba para algo así solo podía ser que el agua no fuera potable. Eso o que estaba rota, algo más que posible dado el estado de la ciudad.

Pero el agua tenía que ser potable, ya que los mamíferos ya presentes bebieron de ella sin mostrar ningún síntoma de intoxicación, si bien Xalkoth notó el cambio del tono de voz de los que bebían no lo asoció a la fuente.

“Bueno, a ellos no parece hacerles nada raro, y tengo sed. Probemos” Lo mejor sería hacerlo con cautela primero, así que el clinger metió un dedo en el agua, que estaba aun más fría que el aire helado que lo hacía temblar. Maldijo para sí mientras se llevaba el dedo a la boca, probando el agua en busca de cualquier anormalidad.
No tardó en encontrarla. Apenas tragó un poco su mente se volvió loca, reordenándose de formas extrañas a las que, de forma sorprendente les veía el sentido. Lo más raro de todo fue que de repente los animales que le rodeaban ya no emitían ruidos extraños, ahora decían palabras comprensibles.
-¿Hablan?- Dijo Xalkoth totalmente sorprendido. Y más que lo estuvo cuando se oyó. “¡El agua hace que cambies tu idioma! ¿Pero cómo?”

Demasiadas cosas a la vez. No solo había descubierto que la fuente te hacía cambiar tu lengua, sino que además tenía que asimilar que los mamíferos que lo rodeaban no eran simples animales. Eran seres inteligentes que tan solo hablaban lenguas distintas. “Pero una vez beban del agua esta los entenderé. Bien, creo que empiezo a entender como va esto”

En el tiempo que Xalkoth había estado sumergido en sus debates mentales el simio pelado al que se había abrazado en el edificio de antes había aparecido. Se había acercado a la fuente y se había lavado la cara con el agua, pero no la había probado. Ante esto el clinger suspiró. “A este paso no beberá nunca” Entonces una idea cruzó por su mente. “¿Y si le hago beber? Entonces le habré ayudado. Estará en deuda conmigo y podré pedirle  sus telas para poder abrigarme. ¡Si! Eso es lo que haré”

Plan trazado. Ahora había que ponerlo en práctica. Se acercó al simio, que todavía no daba muestras de ir a beber y se plantó a su lado.
-Bueno creo que no me entiendes. Así que como veo que no te das cuenta de lo que hay que hacer voy a ayudarte. Puedes agradecérmelo luego cuando me entiendas- Dicho esto agarró al simio de la cabeza y la hundió en la fuente hasta el cuello.
-Bien. Ahora bebe-

269Plaza de la Fuente - Página 22 Empty Re: Plaza de la Fuente el 04/08/13, 01:33 am

alpeca

alpeca
Siguiendo a los seres que vi en las habitaciones raras llego a una plaza donde hay una…una…no sé lo que es. Parece una cascada, pero muy pequeña, pero no es natural, eso seguro. La “cascada” se retuerce haciendo formas de serpientes. Cuanto más veo de este sitio, menos me gusta. Es muy distinto a mi casa. Todo parece sucio y roto. No sé cómo describirlo exactamente, pero hay algo que tengo claro: es diferente a todo lo que conozco, y eso no me gusta nada.

La gente poco a poco se congrega en las cercanías de la cascada. Hay algunos que beben de esa agua. No sé de qué va todo esto, pero parece que siguen vivos después de beber de ahí, por lo que deduzco que se puede beber sin padecer nada a corto plazo, o al menos eso espero, dadas lo diferente que soy comparado con todos los demás. Me acerco a la cascada, con algo de sed, y me dispongo a beber, cuando oigo que esos seres, que hablaban en lenguas distintas la gran mayoría, se ponen a hablar en la misma lengua todos a la vez. Les miro muy sorprendido y retrocedo con rapidez, mirando el agua con suspicacia. Me acerco a uno de esos seres, bastante más bajito que yo, con pelo negro por todo el cuerpo (aunque con motas blancas repartidas). También destacan sus ojos, muy grandes.

No trato ni de hablar, no me va a entender. Parece un poco desorientado, no para de repetir una palabra en este nuevo idioma. Trato de adivinar si es chico o chica, pero no puedo estar seguro del todo. Hay demasiada diferencia entre este ser y yo. En todo caso, miro al mamífero y le señalo la fuente. Hago un gesto de beber, miro la fuente y vuelvo a mirar a este animal con un interrogante en mis ojos. No sé si va a entenderme, pero me arriesgo. En todo caso, parece que deberé beber si quiero entenderme con esta gente, pero aun tengo muchas dudas acerca de esto.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 22 de 44.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 12 ... 21, 22, 23 ... 33 ... 44  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.