Conectarse
Últimos temas
Dudas a puerta cerradaAyer a las 11:18 pmKanyumTorreón SendarAyer a las 07:30 pmHarekUna noche helada13/07/24, 12:13 amRaven¿Y ahora qué?12/07/24, 12:33 amHarekTorre Serpentaria11/07/24, 01:08 amHarek
Estadísticas
Tenemos 204 miembros registradosEl último usuario registrado es KeydiaNuestros miembros han publicado un total de 52198 mensajesen 1061 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Casino Lago Áureo - Página 4 Empty Casino Lago Áureo

11/04/23, 04:58 pm
Recuerdo del primer mensaje :

Localizado en el Barrio Derruido, este llamativo edificio de piedra de dos plantas cuenta una torre abalconada a ambos lados. El edificio y ambas torres culminan en un tejado del color de la Luna Roja. La fachada cuenta con varias cristaleras grandes en ambas plantas y varios arcos dan acceso a la planta baja, donde se encuentra la parte principal del casino y a la que se accede mediante unos ostentosos portones de cristal. Hay cuatro vidrieras en cada extremo de la planta baja, en las que predominan los colores rojos y dorados y en ellas aparece una representación de la decaestrella.
También cuenta con una puerta trasera algo más discreta y, a través de ella, cruzando los arcos que también se encuentran aquí, se accede a un lago creado específicamente para el casino, al estar lindando con las montañas. En el lago hay embarcaciones protegidas mágicamente para que no puedan sacarse del mismo pero que los clientes pueden utilizar si lo desean.

Interior:

Referencia de la fachada
Referencia de la parte trasera
Vista del lago de noche

Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Casino Lago Áureo - Página 4 Empty Re: Casino Lago Áureo

27/04/24, 01:20 pm
No respondió al del velo, solo asintió despacio, elegante y conforme con su respuesta. No confiaba en ellos, pero tampoco dudaba de la veracidad de sus afirmaciones por pura lógica: aún habría idiotas que se interesaran por su perla como quien cree que de un pegaso muerto se puede aprovechar todo, pero no eran más que eso, idiotas. Y por lo pronto él ya había capado a una.

Además, rota o no, si la querían tendrían que matarlo a él antes.

No volvió a mirar a la chica de los insectos una vez hubo notado el efecto del robo. Su focus ahora estaba en el resto. Su olor se quedó en el aire para el gusto del fuzanglong, un fresco contraste del aroma a lujo dentro del casino y el de la ruina de fuera. Puede que no estuviera cómodo, pero al menos no apestaban a fuego, alcohol ni sangre como tantos otros con los que en el casino tenía la desgracia de relacionarse.

El primero en mirarle fue el daeliciano, y la sensación de mar fue tan clara que por un segundo el carabés tuvo la impresión de respirarlo. Su voz sonó como las olas de su mente, y ante la transparencia de su deseo le dejó pasar sin más interacción. No era ninguna novedad que gente con afinidad al mentalismo o alta consciencia de como funcionaban sus poderes creara cierta voluntad y resistencia a los mismos, una particularidad que a su modo le daba pistas. Quería saber que eran y sus intenciones más allá de la reunión, no quepa duda, pero tenía paciencia. Un fuzanglong trabajaba despacio.

El siguiente fue el ulterano, quien le ignoró, aunque no había que ser un genio de la intuición para sentir su incomodidad. Como muy remota posibilidad quizá de recordar mejor el estricto orden social de Ulterania le habría sorprendido un poco la actitud, pero aparte de que no podía importarle menos si los rosas o los naranjas eran los calamares más importantes, la ciudad hacía buen trabajo en volver al más egocéntrico en la criatura más humilde. A simple vista no tenía misterio.

Y cerrando la fila estuvo la dullahan. Como odiaba esas transformaciones. Era peor que la gente con gafas de sol; a pesar de saber donde miraba siempre le dejaban con la incertidumbre. Sus orejas se agacharon ligeramente, incómodo de estar oyendo una voz pero no a través de ellas. No reaccionó a la reverencia ni le sorprendió lo que dijo, incluso si no entendió la mitad de su amenaza. Esa excentricidad solo podía ser humana. No era exactamente el tipo de tortura que esperaría de un dullahan, pero pillaba la parte de forzarle a desear una lobotomía.

No tienes… cocorota —es todo lo que llegaría a puntualizar, como si ella no fuera consciente. Observó su humo, rebuscando en sus deseos de forma superficial antes de echar un último vistazo atrás y cerrar fila. En verdad, ¿dónde tendría la cabeza?

Dentro el casino estaba vivo: voces, música, luces, las risas de los afortunados y el silencio de los que estaban o no por serlo, un ambiente aún moderado dada la juventud de la noche, pero sorprendentemente lleno. Los jugadores no parecieron reparar en ellos, y si los trabajadores lo hicieron tuvieron la decencia de ser disimulados. Al verles entrar, un evaki lo bastante grande para parecer la montura de alguien abandonó la pared desde la que fingía no vigilar las mesas para retomar su puesto en la entrada. Al pasar los miró a todos, dedicándole una más larga y entendida a Xiao.

Desde que cerró el burdel la gente busca alternativas con las que entretenerse —explicó mientras se adelantaba para quedar primero y guiarles. No es que fuera el más dicharachero ni aquello una pregunta, pero si tenían un negocio era una buena forma de invitar a la información.
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación

Casino Lago Áureo - Página 4 Empty Re: Casino Lago Áureo

12/05/24, 05:14 pm
Que Xiao mencionase la falta de rostro en el personal levantó asperezas al momento. Las llamas de Astro se agitaron delatando más de lo que emocionalmente habría querido confesar. Sus compañeros por el contrario observaron la situación y mientras Adelfa soltaba una ligera risa apenas sonora Nym devolvía la mirada al joven dragón con una interrogación de quien no entendía la frase. La falta de una conversación como contexto había llevado a Oxy a dar un par de palmadas sobre el hombro de la Dullahan, un intento de consuelo y un ruego para que se avanzará después de haberse parado en seco y es que por mucho que las palabras del roba deseos no hubieran ido cargadas de malicia, habían dolido igual, como quien señala una inseguridad que aún no habías superado.

¨Y tu no tienes perla, gilipollas.¨

El mismo resquemor con el que cargó la frase inundó sus pensamientos como un maremoto de llamas caóticas. No es que su mente hubiera sido antes muy calmada, es que ahora Xiao había echado alcohol al incendio. Sus deseos más cercanos iban y venían, una interferencia sutil para el vistazo tan rápido que había echado Xiao. Podría haber notado cabreo tanto como hambre pues era tan complicado rebuscar ahí como quitarse el regusto a metal de había dejado Adelfa al investigarla. Era enrevesado pues para un inmoral con tanta edad el sadismo propio de su transformación se convertía en algo tan cotidiano como ir a comprar el pan. Los deseos más sanguinarios no cobraban mayor intensidad ni relevancia que los más absurdos, siendo que su mente estaba tan desorganizada como el humo de su cabeza.

-Oh, así que en vuestro caso fue el burdel. -Respondieron melódicas voces bajo el velo. Si el jefe de aquella mafia se había percatado de la situación no parecía mostrarlo. -En el nuestro nos ayudó mucho la desaparición de esa secta tan… curiosa.

Astro farfulló en bajo, un pensamiento fugaz que se dibujó en la mente de los presentes como un mal recuerdo. Fueron palabras sueltas, entrecortadas, donde mencionaba una cita con un súcubo que no había acabado muy bien. Nadie le dio más importancia a pesar de que Oxy frunció el ceño con sumo desagrado, se acordaba de aquella anécdota con demasiada nitidez. Por su lado el joven líder se situó más cercano a Xiao, ahora que intuía el camino prefería mantener una conversación más cercana sin tener que seguirle por detrás.

-Pensé que habías oído sobre nosotros. Tenemos también un local bastante bello, aunque no se compara con este lugar, claro está. -En sus palabras no había modestia, sino sinceridad y por cómo levitaba la tela a su alrededor podía verse que estaba entretenido observando la instancia. -Si algún día quieres visitarnos, sin compromiso alguno laboral, eres bienvenido. No se ven muchos como tú últimamente, es todo una valor de tu parte no esconderte a pesar del peso de tu transformación.

Lo último lo dijo con suavidad, tratando de evidenciar que tras una educación formal había una invitación honesta que podía o no aceptar. En cuanto llegaron a la zona de la reunión, antes de pasar a la habitación correspondiente, sacó una pequeña flor de una de sus mangas, un broche de un tono dorado con el símbolo de un lirio bien definido que decidió ofrecer con dulzura al joven dragón. El metal no olía a magia pero podría evidenciar que tenía pequeñas runas talladas bajo sus hojas, ninguna similar a la de un hechizo ofensivo. Si no quería cogerlo el soñador simplemente volvería a guardarlo sin insistir al respecto.

-Si no te importa mi escolta esperara fuera de la sala, han venido a protegerme pero no han de saber más de lo necesario.

Comentó entrecruzando sus brazos sobre su regazo en un gesto tranquilo. Tanto Astro como Oxy se dieron al instante por aludidos dando un paso atrás obedientes, ninguno parecía ofendido por sus palabras, al contrario se encontraban agradecidos al contar con una tarea mucho más sencilla. Ninguno de los dos era bueno con las palabras.
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma

Casino Lago Áureo - Página 4 Empty Re: Casino Lago Áureo

24/05/24, 09:40 pm
Xiao supo que había dicho algo que no debía porque era obvio, y aún así no tuvo respuesta ni reacción más allá de inclinar levemente una oreja, inocente en su ignorancia. Era increible como alguien capaz de leer tan extremadamente bien a la gente era a la vez incapaz de pillar cosas más sencillas.

Sí tengo —comentó escueto, una obviedad en la que no se atrevía a indagar. Su perla estaba rota, creía que eso había quedado claro—. Por eso no estoy muerto.

Y sin más preámbulo, con el sabor a hierro y olor a incendio aún en la boca y fosas nasales, el carabés encabezó la marcha pensando vagamente en lo ocurrido. La cabeza de los dullahan tenía una importancia equiparable a la perla de un fuzanglong, si tan delicado era el tema… ¿es que no conservaba la suya? ¿No recordaba quien era? Le lanzó una última y breve mirada cargada de discreta curiosidad. “Cupido” encontraba alivio en los enamorados y el dragón sacando a la luz tesoros enterrados. Nunca le habían gustado los deseos de inmorales (que por desgracia eran sus habituales) pero por ese tipo de secretos podía hacer exceptiones.

Ya veo —pronunció con cautela al jefe, más como si no le importara. Tenía dos dedos de frente, nunca le habían gustado los fanáticos de Ewa, pero no era quien para quejarse de la clientela—. Cuando los monstruos se aburren hacen estupideces —sin mover la cabeza echó un vistazo significativo a su alrededor—. Que menos que sean de provecho.

Si se entretenían en algo mejor que en la secta, bienvenido fuera. Permitió que el enmascarado se pusiera a su altura, sin mirarlo, como si su presencia no le provocara tantas preguntas como lo hacía, simplemente dejándolo hablar. Si le quedara orgullo habría sonreído en referente al local, consciente del mérito que era no tanto conseguir algo así sino mantenerlo entre inestables y desgraciados dispuestos a estropearlo, pero tal era Rocavarancolia; de glorias y derrotas veloces. Ante la propuesta, no obstante, su vista no se resistió a viajar al otro. Interesado, sí, pero sobre todo reservado. Sabía algo de los Lirios Violetas, pero toda información era escasa para lo desconfiado que era. Las drogas eran una vía de escape a la que alguna vez había acudido sin mucho éxito, y su interés general demasiado vago para seguir intentando. Quería volver a sentir, sí, pero a veces hasta ese “querer” era para él una línea extraña. A duras penas los deseos que robaba tapaban ningún hueco.

Mi valor no tiene mérito —contestó sin más. No de forma hostil, solo tan claro y sincero como el enmascarado. Para lo otro aún no tenía respuesta.

Al llegar al área privada observó con atención como la figura misteriosa reajustaba sus mangas hasta sacar lo que parecía un abalorio de dentro. El carabés no se tensó pues no sentía que fuera una trampa, arma o runa, escrutinando la florecita que ahora le tendía como quien ve una simple pero brillante moneda. Tardó unos segundos, pero finalmente la aceptó.

Os encontráis en los subterráneos, ¿verdad? —preguntó finalmente, dándole lentas vueltas a la flor entre sus garras. No necesitaba respuesta; ya lo sabía. La pregunta solo era una seña, una positiva aunque no una confirmación. Eso se vería según lo que ofertasen, igual que ningún agradecimiento suyo—. Lo tendré en cuenta.

Se guardó el broche en el bolsillo del traje y asintió a sus últimas palabras, conforme con su sensatez. Con la mano de nuevo libre tocó la puerta para avisar de su llegada. Al abrir se asomó primero.

Están aquí, señor Barone —anunció.

Pasó y se hizo a un lado para que los tres restantes entrasen, el del velo, el daeliciano y la malhallada de los insectos, echando un último ojo a quienes se quedaban atrás antes de cerrar.
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Casino Lago Áureo - Página 4 Empty Re: Casino Lago Áureo

25/05/24, 09:10 pm
Luca leía unos documentos que le había pasado Garoni, que consistían en una mezcla de ideas que tenía para el Casino y quejas acerca de como se estaba invirtiendo el presupuesto. Sobre todo lo segundo, la verdad. El kell, suspiraba y tamborileaba con su mano libre sobre el escritorio: qué nula visión a largo plazo podía llegar a tener a veces la momia... por no decir prácticamente siempre.

Al escuchar la familiar forma de llamar a la puerta de su guardaespaldas, guardó los documentos en un cajón y se puso en pie mientras este se asomaba.

—¡Ah, gracias, Xiao! —su expresión frustrada se había convertido en una sonrisa cordial de inmediato. Por supuesto, no se había olvidado de la reunión que su socio había aceptado en su encuentro onírico con  aquel que llamaban "El Morador". No sabía muy bien qué esperar, pero era más interesante que los presupuestos del viejo avaro—. Adelante, por favor —se dirigió de igual forma a sus invitados.

El kell trató de analizar disimuladamente a los integrantes de los Lirios Violetas que habían entrado a su cuarto. La humana podría ser maga o quizás bruja dada la carencia de cambios evidentes en su aspecto, mientras que el daeliciano, a pesar de que a simple vista parecía que podría tratarse del mismo caso... Había algo en él que le hacía pensar que podía tener alguna habilidad que no era capaz de precisar.

Y, por supuesto, los encabezaba la persona con la que Garoni había acordado aquel encuentro. Fuera del plano onírico parecía rodearle el el mismo misterio que dentro de él, a juzgar por la descripción que le había ofrecido la momia. Incluso con la capacidad analítica del kell, no le era posible intentar averiguar nada acerca de esta persona. Desde luego, que cubriese su rostro era un gran impedimento, pero tenía la sensación de que iba más allá de ese hecho.

Extendió la mano para estrecharla a los tres sin dejar de sonreír.
—Mi nombre es Luca Barone y soy el co-propietario de este lugar, encantando.

A continuación ofrecería asiento a sus invitados frente a su escritorio antes de volver él mismo a su silla. Dejaría que Xiao se colocase donde quisiese, por mucho que le pidiese que se sentase probablemente no lo iba a hacer.
>>Sean bienvenidos al Casino Lago Áureo. Entiendo que tengo el placer de tratar con los representantes de "Los Lirios Violetas", ¿es así?
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación

Casino Lago Áureo - Página 4 Empty Re: Casino Lago Áureo

02/06/24, 11:18 pm
-Nos encontrarás fácilmente, somos bastante vistosos.

Mencionó bajo el velo, una leve turbulencia indicó una risa que no llegó a sonar. La frase quedaba perdida a dos aguas entre la más dulce de las inocencias y el más sutil de los sarcasmos. Solo había que verlos para entender que desde luego les gustaba destacar. Como flores venenosas a las que les agrada atraer a sus víctimas o exóticas aves que desconocen lo que es ser una presa. La longevidad en Rv dotaba a uno de muchos rasgos y desde luego que en ellos las personalidades eran remarcables en su propio código de vestimenta. Brillaban sin ningún miedo de ver a quien atraían hacía ellas.

Xiao era por ejemplo una buena pesca. Su ¨tal vez¨ era tan esperanzador como el hecho de que se guardase aquella invitación. El morador asintió contento ante sus palabras pues confiaba en que entre ellas habría suficiente curiosidad como para querer buscarlos más adelante. Mientras esa nueva puerta se abría también lo hacía la suya propia por lo que uno a uno avanzaron a la sala de reuniones.

Si alguno se sorprendió por ver a Luca no lo demostró. Por orden de llegada fueron presentándose, devolviéndole educados el gesto en diferentes formas. El primero fue su líder, enmarcado en la elegancia su apretón fue más la caricia de una suave brisa que en sí un tacto fuerte. La seda de sus guantes era aterciopelada y el escaso contacto que le regaló hizo del intercambio uno efímero antes de que fuera a tomar el asiento del centro.

-No esperaba encontrarme con usted. -Tejió en una multitud de voces dulcificadas. -Lo tendré en cuenta para mi próxima visita, perdónenme si hablé con la persona incorrecta.

En su ingenuidad había escondido una interrogante, había plantado una semilla esperando ver si era correctamente regada. Era de dominio público las diferentes éticas de ambos propietarios y si bien no había escuchado buenas palabras de Garoni más allá de su increíble red de contactos, si lo había hecho de Luca. La intrincada red de sueños no solo permitía conocer los miedos más superficiales, a veces, unas buenas manos podían buscar información más detallada. Hilar el destino era muy complicado y el entresijo de ataduras era tan enrevesado que discernir el futuro de meras posibilidades a veces resultaba irrisorio. Él se lo tomaba como una costura lenta, como quien empezaba a tejer sin saber qué es lo que quiere obtener. Claro está, cada costura dada es una pista a la que sumar y es en los pequeños detalles donde uno ha de encontrar respuestas.  

Su mente ya cerraba puertas a destinos que no coincidían con el nuevo recorrido. Trenzando los nuevos senderos que más accesibles le parecían, pues aún recordaba una ventana  profunda y abismal en el interior de Garone. Una que no pensaba abrir por su cuenta pero que esperaba ansioso que otros lo hicieran por él. Ah, qué caprichoso podía ser el futuro y desde luego, que incierto.  Una sonrisa invisible se dibujó bajo el velo, con la expectativa de conocer mejor al nuevo director.

-Puedes llamarme como gustes. La gente se está acostumbrando a ponerme nombres y por ahora ninguno me desagrada.

Se presentó por mera educación una vez sentado. En contraposición a su dulzura Adelfa dio un buen apretón de manos, uno que sin fuerza era decidido y contundente. Compartía la elegancia y la mirada fría de un político, permitiendo que tras su deslumbrante sonrisa cerrada se pudieran esconder unos colmillos deseosos de morder. Era como un tiburón que había olido sangre y ese sadismo se transmitía en el nuevo brillo que reflejaban sus oscuros iris. Sus uñas escarlatas y alargadas se clavaron sutilmente sobre su piel antes de que se soltara para hacer una ligera reverencia.

-Adelfa, un gusto.

Sentenció sentándose en el lado derecho, con una pierna sobre la otra y la espalda bien erguida. Había una belleza extraña en la joven, pues aún con la piel marchita se veía deslumbrante, aunque para belleza la del pequeño Nym quien entró último un tanto atolondrado. No había elegancia en su actuar, ni se le veía tan avispado como su compañera. Cuando vio cómo le ofrecía la mano apenas llegó a tomarla tan desganado como estaba. Le sostuvo por el final de los dedos con la suavidad con la que un niño agarra a su madre para no perderse y siquiera hizo amago de mover la mano, dejando la inocencia de su tacto como único saludo.

-Hola, me llamo Nymphaea pero bueno puedes llamarme Nym, es más fácil. Mis amigos me llaman así. -Pestañeó confundido sin soltar aún la mano. Estaba esperando alguna señal indicativa de que ya podía separarse. -Hmmmm y eh, un placer conocerte, tienes un local muy bonito.

Termino diciendo apresuradamente. Había intentado tocar todas las teclas del piano para ver si alguna sonaba lo suficientemente bien. Una vez liberado se dirigió al único asiento libre y se quedó escurrido en el mismo, era bastante más bajito que sus compañeros.

-Bien, si hemos terminado con las formalidades me gustaría poder empezar. Imagino que le habían informado sobre nosotros, ¿verdad?  
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Casino Lago Áureo - Página 4 Empty Re: Casino Lago Áureo

12/06/24, 05:58 pm
El kell tomó asiento de nuevo una vez que sus invitados también estaban acomodados.
—Oh, no, por supuesto que no —respondió al Morador—. El señor Garoni tiene la misma autoridad que yo en este establecimiento y no nada incorrecto en ponerse en contacto con él. Es solo que prefiere dejar que yo me encargue de las relaciones públicas —explicó con una sonrisa.
Por supuesto, no iba a añadir que él mismo también lo prefería. Era casi un milagro que la vieja momia se fiase de él lo suficiente como para dejar que se encargase de aquel asunto por cuenta propia.

>>Se me informó acerca de usted como "El Morador", si no soy yo el que está cometiendo un error ahora —respondería cortésmente—. Supongo que ese nombre es adecuado, entonces.

Asintió ante la breve pero educada presentación de Adelfa, y después puso su atención en el daeliciano, a quien dedicó una sonrisa.
—Muchas gracias, Nymphaea —a menos que insistiese, no acortaría su nombre—. Estoy seguro de que vuestro local también debe de ser exquisito.

>>Por supuesto, he sido informado de su conversación con Garoni —respondió al Morador—. Creo que tengo una idea bastante  clara acerca de la naturaleza de vuestro negocio, así pues... ¿Qué desean proponer al Casino Lago Áureo?
Desde luego, aquel punto sí que no lo tenía claro en absoluto, incluso a pesar de su buen olfato para los negocios, y sentía bastante curiosidad por lo que fuese a escuchar.
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Casino Lago Áureo - Página 4 Empty Re: Casino Lago Áureo

24/06/24, 11:41 pm
Tan pronto quedaron a solas en el despacho el ambiente se llenó de un embriagador olor a flores. Era un perfume suave, tan sutil que con el tiempo uno normalizaba que el ambiente de golpe tuviera un dulzor especial y carismático. Los tres desprendían esa melancolía que daba un campo en primavera, una añoranza y un gusto que para muchos era tan familiar como sus tiempos antes de que la luna roja los bendijera. Para los que no, se quedaban en una bella elegancia, quizá más desconocida pero no por ello menos familiar. Curioso que a veces un perfume no tuviera porque ser mágico para transmitir simples emociones mundanas.

-Bueno, como bien has dicho, conocéis a qué nos dedicamos. Para algunos no somos más que, hmmm, simples ¨dealers¨ digámoslo así.  -Tras el velo quedó oculta una sonrisa velada, un orgullo que si llegó a unas manos perfectamente enguantadas que acabaron entrecruzadas sobre su regazo. -A mí me gusta más pensar que solo aprovechamos unas virtudes que ya se nos conceden en la naturaleza, como un jardinero que sabe cómo podar correctamente sus flores para que nazcan mucho más bellas.

A su lado Adelfa colocó educadamente el maletín que llevaba cargando. No era muy grande, reluciendo un extraño metal negruzco lleno de engranajes cobrizos. Lo apoyó tumbado, dejando que se pudiera ver una concavidad en el centro del mismo donde el mecanismo quedaba incomunicado como si faltara una pieza que pudiera unir todo el entramado.

-Nos gusta crear espacios donde nuestros clientes pueden simplemente desconectar, regalarles el confort de un buen sueño, la familiaridad de un hogar ya olvidado o simplemente la fragancia de una naturaleza que tan distante queda a veces de esta ciudad.

El morador hablaba siempre con el mismo tono de voz, igual de suave y controlado, rozando incluso un susurro alto que sólo interrumpió para darle una señal a su compañera de que podía continuar. Adelfa les dirigió una sonrisa menos sutil, cerrada y amplia antes de hacer una ligera reverencia como quien está a punto de abrir un buen espectáculo. Estiró una mano hacía el hueco ovalado de su maletín permitiendo que un único escarabajo más grande y robusto se adentrará a ocupar dicho lugar. Sus alas internas tenían un matiz azulado que se extendió en pequeños símbolos en torno a su cuerpo en cuanto ambas quedaron abiertas. Cuando las dos puntas rozaron los engranajes de los laterales un suave traqueteo inició el funcionamiento de aquel mecanismo. La magia se dio entonces en una mezcla de ingeniería, plata oculta y flores.

Desde el centro se empezaron a evidenciar unos cortes simétricos en el maletín que hasta ahora habían permanecido ocultos tras la decoración. Uno a uno, como si siempre hubiera estado destinado a florecer fueron abriéndose unos pequeños pétalos acristalados en torno a la figura del escarabajo hasta qué lejos quedó la forma antigua pues ahora, moviéndose en pequeñas secciones podían ver la forma perfecta de una flor de loto que acababa de germinar. Tal era el espectáculo visual que bajo el sonido metálico quedó oculto que ahora el insecto se hallaba muerto en el interior de la flor. Aplastado por los diferentes mecanismos ahora sangraba un extraño plasma tan azul como lo había sido su brillo escasos momentos atrás. Como base quedaba lo que en su día habían sido las paredes del maletín y sobre el mismo se levantaba una iridiscencia bordada en filigranas doradas conformando los pétalos de la planta.

-Por ello, como aliados dedicados precisamente a darles un entretenimiento a nuestros queridos ciudadanos os ofrecemos una sutil idea que podría beneficiar ambos negocios. ¿Adelfa, podrías hacerme el honor?

Nym llevaba rato sin observar la escena, más interesado en tratar de dirigirle miradas de reojo al dragón que en prestar atención al trato formal. Su curiosidad seguía altiva pues no todos los días uno era conocedor de una transformación de riesgo por mucho que esta ya no lo fuera tanto. Encontraba en su pequeño tamaño una similitud agradable pero si Xiao estaba por la labor de devolverle la mirada este simplemente la apartaría pudoroso, disimulando su actuar hasta que escasos segundos después intentara volver a observar con el mismo nulo disimulo.

-Claro, este es un nuevo artilugio que estamos creando. Lo que tenéis ante vosotros es solo un prototipo en pequeña escala, uno más manejable para que podáis ver por vosotros mismos el potencial. Las llamamos Loto azul y son dispensadores inteligentes de aroma, capaces de adaptarse al entorno para saber qué cantidad es la adecuada. Esto no es más que una herramienta formal para que nuestras dosis sean dadas correctamente, funcionan por voz aunque son bastante reprogramables. -Hasta ahora explicaba con una formalidad pasmosa, propia de un profesor dando una lección que ya se sabe de memoria. -Lo importante igualmente es el líquido que ahora mismo guarda la flor, no te preocupes no hará reacción hasta que no se active el artefacto. Si no deseas probar el efecto por ti mismo hemos traído protección para usted, aunque recomiendo por la experiencia que lo viva de primera mano entendemos si no quiere darnos tantas confianzas.

Era un discurso aprendido pero no por ello lo dedicaba con menos elegancia. Adelfa se quedó en el lugar incorporada frente a su invento a la espera de que le dijeran qué opción prefiere. Habían traído protección contando mínimo para tres personas pero desde luego necesitaban de algún sujeto de pruebas para poder mostrar su droga, ya fuera trabajador o jefe les daba igual.

-Si estás listo usted mismo puede ponerla en marcha, solo diga en alto que quiere soñar.
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Casino Lago Áureo - Página 4 Empty Re: Casino Lago Áureo

30/06/24, 03:12 pm
Xiao se colocó tras Luca, aguardando de pie -porque por supuesto no iba a sentarse- con la vista relajada en los integrantes de los Lirios según hablaban. No pretendía interrumpir ni indagar en la cabeza de nadie mientras estuvieran en reunión, sabía cuando usar sus poderes y cuando hacer su trabajo, incluso si en alguna ocasión le dieron ganas de interrumpir para quitar peso al rol de Garoni en el casino. No cuestionaba la fama y autoridad de la momia, él mismo había empezado como guardaespaldas de Luca por sus directrices, pero era palabra popular que en el casino ya pintaba poco. Solo era el jefe pesado al que le gustaba llenarse la boca con logros, logros que en gran medida pertenecían a Luca.

Pronto supo que Adelfa, Nymphaea y el Morador eran los nombres (o títulos) de quienes estaban en la sala. La primera seguía sin gustarle un pelo, y estuvo particularmente atento a sus movimientos cuando tendió su mano a su jefe, pero con los demás su curiosidad menguó a niveles más sanos y moderados. Había algo en la voz y en la forma de expresarse del morador que le hacía querer oír más, como buen político que vende humo de cosas menos agradables, mientras que Nym parecía demasiado inocente. Xiao se encontró dando un paso adelante -discreto y siempre tras la espalda de Luca- cuando Adelfa se acercó a la mesa con un maletín, no alerta como podría haber estado tratándose de ella, sino legítimamente interesado por el sinfín de sonidos y mecanismos que bajo aquel escarabajo se habían activado. Estar medio muerto por dentro no significaba que no pudiera apreciar lo que era precioso. Cuando la flor de loto se abrió por completo el fuzanglong hizo un barrido de seguridad para fijarse en las reacciones de sus tres invitados, como si eso pudiera arrancarles una explicación, momento en el que la mirada de Nym se pegó a la suya como un pequeño imán. No sabía cuantos años tendría pero le hacía pensar en un niño, no ya por los rasgos suaves dados en su especie, sino por sus gestos. La timidez con la que huyó de sus ojos le tuvo ladeando levemente el rostro, intrigado.

Mientras Adelfa daba su explicación, sus ojos seguían buscando los del daeliciano. No fue hasta que oyó que querían ponerlo a prueba que no volvió al objeto, tensado como un juguete al que acababan de dar cuerda. No sabía que le parecía peor, que Luca fuera el conejillo de Indias o tener que serlo él también, pero independiente de A o B lo que no le gustaba era caer los dos drogados. Fuera como sujeto experimental u observador de la alucinación onírica que provocase aquello, no quería quedar vulnerable. Tampoco es que se le ocurrieran muchas cosas que quisiera soñar personalmente.

¿Qué efectos tiene? —se adelantó a preguntar, incluso si fuera osado como subordinado. Por eso por si acaso su tono fue suave, meramente curioso, bordando lo aburrido—. Si vamos a inspirarlo por seguridad al menos uno de los dos debería mantenerse inalterado —le dedicó una breve mirada al kell al dirigirse a él—, señor.

Sus ojos volvieron a Nym. Quizás tenía suerte en sacarle algo antes de lo que sucediera.

_________________________________________

♪♫♬:
Tak
Tak
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Airi
Especie: Sanaí
Habilidades: Habilidad manual, memoria, imaginación.

Personajes :
Gael/Koval: fuego fatuo terrícola.
Kin: demonio raigaurum irrense.
Ayne: anima sinhadre.
Eara: sinhadre sin esencia.
Nime: demonio mineral libense.
Iemai: cercana, fallecida.
Airi: sanaí.


Unidades mágicas : 3/8

Síntomas : Tendencia a alargar sus baños.

Armas :
Gael/Koval: espadas rectas, maza y quimeras.
Kin: alfanje y guan dao.
Ayne: sable.
Eara: ballesta de repetición.
Nime: dagas.
Airi: diálogo y esconderse.


Status : (ノ☉ヮ⚆)ノ ⌒*:・゚✧

Casino Lago Áureo - Página 4 Empty Re: Casino Lago Áureo

03/07/24, 01:51 pm
Luca aguardó a la explicación con las manos cruzadas sobre la mesa de su despacho, sin ocultar ni su interés ni sus reservas, en señal de honestidad. A medida que escuchaba, el olor floral que desprendían sus invitados calaba en la sala, sin llegar a resultar empalagoso. Algo parecido ocurría con las palabras del Morador. Hablaba con suavidad y eufemismos, pero no sentía que debiese tomarle a la ligera por ello.

Su atención se centró en el maletín cuando apareció en escena. Sus ojos se mantuvieron pegados al mecanismo de apertura por su singularidad, no esperando que de este mismo floreciese una planta artificial. La luz suave del despacho atravesaba los pétalos de cristal distorsionándose y cambiando de color, dándole un halo irreal como si se tratase de una vidriera.

Luca solo levantó los ojos cuando comenzó la explicación. Había mucho que aún estaban dejando fuera de su conocimiento, y antes de lanzarse a probar cómo habían sugerido sus invitados necesitaba saber más. Xiao se adelantó a mostrar cierta desconfianza, algo que casi agradecía porque así no tenía que salir directamente de sus labios. Por otra parte, no tenía miedo de lo que acababan de mostrarle. Los Lirios Violetas habían acudido allí por su cuenta, metiéndose en la boca del lobo para hacer negocios. No era el lugar para jugársela.
—Así es, Xiao. Yo lo probaré y tú te mantendrás al margen —le dijo. No necesitaba ni intercambiar una mirada para dar a entender que confiaba en su criterio en caso de que ocurriese cualquier cosa inesperada—. Pero antes quiero saber un poco más sobre vuestro artefacto. Aparte de qué efectos puede causar —citó a su guardaespaldas porque aquel punto era el más importante—, ¿es posible cancelar los efectos una vez lo haya probado?
Sin duda no podía permitirse cerrar un negocio habiendo inhalado una sustancia desconocida. Si había alguna manera de detenerlo, Xiao tendría que asegurarse de que se hiciese correctamente.
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Casino Lago Áureo - Página 4 Empty Re: Casino Lago Áureo

09/07/24, 11:33 pm
Adelfa tuvo que contener sus horrorosas ganas de cambiar el gesto tras una sonrisa fingida. Que le preguntasen sobre los efectos de su químico le resultaba tan faltoso como exigir al dueño de Coca cola la receta de su bebida, pero claro, ya contaba con que ese contratiempo acabaría ocurriendo tarde o temprano. La confianza no se podía ganar en una charla de cinco minutos y desde luego que en aquella ciudad en concreto, no se ganaba ni en años.

-Veras, no suele gustarme compartir los efectos totales de ¨nuestros aromas¨ para evitar un posible intento de adaptación al medio. Quiero decir, no es que pensar en ello te vaya a hacer inmune, pero si puede volverte hmm más consciente del cambio o al contrario, que el efecto placebo incremente el resultado debido a las expectativas generad-

No necesitó más que un leve chasquido y el rumor bajito que hacía un conjunto de voces exasperadas para saber que a su jefe no le estaba agradando los derroteros por los que iba. Desde luego que la ciencia no solía ir de la mano con la imagen y hasta Adelfa sabía comportarse según mandaba su estatus actual. El respeto podía aplacar su orgullo, no del todo pero si lo suficiente para que acabara carraspeando con la mano cerrada en un puño frente a su boca.

-Dicho esto, obvio haremos una excepción. Nym por favor, trae la máscara.

El joven asintió sin demasiadas ganas, bajando de la silla para recoger otro de los artilugios que guardaba Adelfa en sus enseres. Lo que sacó fue una preciosa máscara de porcelana blanquecina, con filigranas doradas decorando el contorno y filtrándose como pequeñas venas allá donde en su día había sufrido roturas. No había mucho más allá del primer aspecto así que tras tomarla se acercó despacio al Fuzanlong, siempre con los brazos en alto enseñando el objeto como ofrenda para que viera que no había mala fe en sus acciones. Irónicamente, Nym no le sacaba demasiada altura al compañero.

Xiao podría contemplar al cogerla que en el interior de la misma había grabadas diferentes runas, apenas visibles por sus tonos amarillentos pastel. Era un hechizo que a pesar de ser de cosecha propia contendría suficientes matices similares como para deducir que era alguna clase de protección específica, en concreto y por mera lógica a la inhalación de humo mágico.

-Nuestro invento crea un estado de euforia contenida a largo plazo, de forma que no resulta ni invasiva, ni tiene por qué ser detectable. Empezarás a sentirte más sosegado y calmado hasta que, con el suficiente tiempo, esas emociones se conviertan en una cómoda alegría a la que uno no quiere simplemente decir adiós.  -La joven iba explicando de la forma más sencilla posible los resultados esperados, mientras la luz reflejada sobre la flor dotaba de nuevos brillos a la habitación. -Jugamos con ciencia y con magia, la esencia es inhalada como cualquier otro aroma así que muchas defensas mágicas no están preparadas para evitarla. Igualmente y como prueba de nuestra confianza en lo que vendemos ninguno de nosotros irá protegido.

-No se preocupe, cuando terminemos la conversación yo mismo me encargaré de limpiar toda traza de aroma que contenga en su cuerpo. Al fin y al cabo esta es nuestra especialidad, pero tampoco deseamos firmar un contrato influenciados.

Esta vez quien habló fue el morador, con una sonrisa risueña convertida en un coro de voces alegres, sonaba de forma lejana a un cántico inocente que bien podrían compartir unos niños jugando en el césped. Tras comentar todo se quedaron expectantes a las nuevas decisiones, Nym regresaría a su asiento a pesar de que se le notaba más animado en la cercanía del dragón y Adelfa esperaría a que activaran su producto para tomar también asiento.

-Ah y  nuestro aromatizador no nubla la mente hasta volverla estúpida, simplemente crea un ambiente más favorable a que uno se encuentre a gusto.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.