Conectarse
Últimos temas
SubterráneosHoy a las 12:44 pmRavenPrimer sueño de Connor15/05/24, 09:52 amSethCasino Lago Áureo12/05/24, 05:14 pmRavenCanciones para el rol09/05/24, 01:29 pmHarekSede de los Taumaturgos09/05/24, 11:26 amKanyum
Estadísticas
Tenemos 203 miembros registradosEl último usuario registrado es LiebreNuestros miembros han publicado un total de 52045 mensajesen 1056 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Cicatriz de Arax

+55
Birdo
Harek
Percy
Reifon
Bellota
Cuervo
Hiss
Lobo_Negro
Lathspell
Kial
Manasard
Jikan11
Merodeador
Shiogen
Kanyum
Daninokuni
Shahrazad
Seth
Aes
Aliera W
Lops
alpeca
Poblo
LEC
Dal
Evanna
Zarket
Carmesí
Álvar
Naeryan
Frikomid
Matt
Muffie
HurzaComeojos
Shylver
Yber
Vlad
Alicia
Caillech
Giniroryu
Martalar
Fundador
Leonart
Helli
Sevent
Reisha
Salokin
Rincewind
Elliot
Tak
Administración
PeloVerde
Jack
Red
Rocavarancolia Rol
59 participantes
Ir abajo
Rocavarancolia Rol
Rocavarancolia Rol

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Cicatriz de Arax

03/08/11, 11:05 am
Recuerdo del primer mensaje :

La cicatriz de Arax atraviesa la ciudad de este a oeste. Es una fosa común repleta huesos entre los que se mueven unos enormes gusanos ciegos con bocas repletas de afilados colmillos.
A su largo se han instalado recientemente varios puentes colgantes de unos dos metros de ancho. Aunque se tambalean considerablemente la madera es firme y está en buenas condiciones, así como las cuerdas.

Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

10/07/21, 12:15 pm
La presencia de Rúa ya era impresionante cuando Fleur aún era humana y el astro rojo no la había rozado con sus dedos imbuidos en magia. Pero con la pérdida de altura que implicaba ser un cisne aquel unicornio todavía la maravillaba y asustaba más. Sin embargo no podía tratarse de otra persona que no fuera su amiga, y sus gestos parecían demostrarlo. Era irónico que la chica con la que más había conectado (obviando a la hawaiana a quien ya conocía de antes) tomara forma animal al igual que ella, como si hubieran tenido algo en común desde el principio.

El cisne contempló como el equino bajaba la cabeza para darle lo que entendió como un gesto de afecto, quiso recibirlo encantada pero algo sucedió entonces. En apenas lo que duró el pequeño empujoncito que le dio con el morro Fleur sintió que desconectaba de la realidad, somo si hubieran tirado todos sus sentidos por el retrete. Dejó de escuchar momentáneamente a Maila mientras explicaba que Sarah había despertado, todo se volvió oscuro y no captó ningún olor. Además, dejó de sentir el suelo bajo sus nuevas patas palmeadas. No como si estuviera flotando en otro lugar, si no como si estuviera en la nada, eso la aterró muchísimo y Fleur retrocedió asustada graznando por unos segundos antes de que todo volviera a la normalidad. De nuevo se hacía evidente que el contacto de la sueca tenía algo especial.

Llegaron a la cicatriz de Arax y Fleur no sabía si pretendían cruzar, ella no lo deseaba pues su centro de gravedad estaba cambiado y temía caerse, ya que había quedado claro que no por ser un cisne sabía volar. En cambio, se vio obligada a centrar su atención en otras cosas. Pefka le prometió que le ayudaría y Fleur no pudo más que mostrarse agradecida pegando su pico a las manos del hijo de Lunas. No sabía por qué hablaba tan raro, pero más extraño le resultó que la calificara como criatura. Pero en especial que Toni dijera que podían montar un zoo. Creía haber entendido el humor del español pero ella no sabía si volvería a ser humana alguna vez, y poder hacer gestos tan simples como llorar o reír. Graznó enfadada.

Luego trastabilló y chocó con suavidad con una de las patas del unicornio. Todo volvió a ser negro hasta que se retiró. Desatada, volvió a graznar.
Evanna

Ficha de cosechado
Nombre: Rua
Especie: Humana. Sueca
Habilidades: Rapidez mental, valor, astucia

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

12/07/21, 11:58 pm
Rua sintió un cierto alivio al escuchar que Sarah parecia estar bien pese a todo, ella había llegado a pensar que estaba muerta por un momento, aunque la idea de que se quedara sola seguía preocupándole, seguramente necesitaría descansar, no sabía que cambios realmente habrían ocurrido en ella y seguramente querría también información, no sabrían si podría obtener algo sin tener mucha idea de lo que le había pasado más allá de los sutiles cambios de apariencia, al menos que ella supiera, claro.

Pero lo que más le llamo la atención sobresaltándola un poco, no fueron las palabras de Maila al explicarles eso sino escuchar el repentino graznido de Fleur, el cual evidentemente no comprendió pero que se veía repentinamente alterada. <<¿Eh,?¿qué paso?>> pensó un poco frustrada por no poder preguntar y que tampoco Fleur pudiera responderle de una forma que fuese entendible.

La Cicatriz de Arax, como venía escrita en el libro que habían tomado tantos meses atrás ya estaba finalmente a la vista con aquella inquietante visión del cementerio de huesos. Y conforme más se acercaban más inquieta se sentía Rua, no sintiéndose nada convencida de ser capaz de atravesar el puente al que aun debían llegar. La idea de retroceder y no continuar en su empeño de ir a buscar ella misma una respuesta cruzo su mente, había sido una mala idea una muy mala idea al final.

<<Pero quiero respuestas maldita sea no puedo quedarme esperando a que vuelvan… pero sino puedo cruzar…me quedare sola a este lado de esa maldita grieta, sin poder hacer una mierda con este cuerpo>> no, sentía miedo, no era miedo, era inquietud y nerviosismo, porque se sentía poderosa y desprotegida a partes iguales. Desprotegida se había sentido muchas veces en tiempo en la ciudad, pero había tenido formas para lidiar con ese sentimiento. Ahora se sentía poderosa perono podía hacer nada contra el hecho que no podía hacer nada.

Rua cerro los ojos soltando un gritito frustrado <<Eh….¿¡eh!? ¿Grite? ...¿no bufe o relinche? ¿¡Grite!?>> y y tan pronto lo emitido sus ojos se abrieron en demasía, sintiéndose repentinamente mareada y confundida, un tanto desorientada y desequilibrada como si su eje central de equilibrio hubiese cambiado de un segundo a otro, como parecia haber ocurrido. El tacto de la manta húmeda ya no estaba sobre ella, había resbalado hacia el suelo repentinamente sin tener un lugar más firme donde sostenerse…su visión periférica ya no estaba, ya no era capaz de ver por encima de la cabeza de todos los demás solo con erguir mínimamente la cabeza. Y sobre todo, miro incrédula sus manos

- ¡Tengo manos! - exclamo con eufórica casi sin voz y sintiendo como algunas lágrimas se mezclaban con el agua cuando pudo escuchar su propia voz, sin podérselo creer ante el impresionante alivio- Oh dios mío…puedo hablar ¿qué? ¿cómo? ¿¡volví!? ¿¡volví verdad? Y mi ropa volvió conmigo ¿Qué demonios…? – murmuro extasiada mirando a los demás con ojos muy abiertos en alivio e incredulidad, mientras tocaba sus manos sorprendida de notar que no las tenía manchadas de barro como debería haberlo estado y su ropa apenas emepzaba a empaparse ahora como si ante shubeira estado totalmente seca. No había crines, no había cuerpo de caballo, más si estaba el cuerno de un profundo color ónix y su piel emitía un obvio, aunque tenue resplandor en la oscuridad y se veía realmente tan blanca como su piel de unicornio.

Volvía a ser Rua sin serlo al 100% una Rua claramente cambiada. Y no tenía ni la más remota idea de cómo había sido capaz de volver a su forma normal de nuevo, sin contar el cuerno y que ahora era campanilla.

- ¡VOLVI, LA PUTA MADRE! – exclamo en un grito de euforia y alivio absoluto, no importándole una mierda estar empapada hasta los huesos. Volvía a ser humana, no sabía como ni porque- ¡Fleur, volví!! ¡Si yo pude tu podrás…ni idea de cómo carajos lo hice y si es para siempre o qué, pero podrás! Vamos…vamos rápido…no sé si esto es para siempre o que mierda- se sentíamos entusiasmada aun con la idea de llegar a la biblioteca, una inmensa sonrisa surcaba su rostro. Sentía que podría tragarse el mundo entero en aquellos momentos.
PePo

Ficha de cosechado
Nombre: Jose Antonio De Arnaiz y La Vega Lopez (Toni)
Especie: Humano andaluz
Habilidades: habilidad mental, rapidez mental, reflejos

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

17/07/21, 03:42 pm
Toni chistó a la regañina de Pefka y se mantuvo en silencio hasta que Maila le habló.
Pues veras, no puedo respirar, es decir, si que puedo pero cuando suelto aire se forman remolinos. Creo que controlo el viento, almenos el viento que me sale de la boca, espero que solo sea el que me sale por la boca. No lo termino de entender todavía.– se mantuvo en silencio unos segundos – También siento una sensación rara cuando respiro. Es muy leve pero está.

Se quedó pensando sobre su supuesto control del viento. ¿Sería así o funcionaria solo con su aliento?

Ruaaaaaaaaaaaa—gritó al ver que su amiga volvía a ser humana y tuvo la intención de abrazarla pero recordó lo que producía su tacto y se paró en seco delante de ella sin saber que hacer.
Jack

Ficha de cosechado
Nombre: Tawar
Especie: Repobladore de la montaña
Habilidades: Artesanía, habilidad manual y resistencia

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

19/07/21, 10:02 pm
Pefka siguió brincando y caminando en torno al grupo, a veces se adelantaba, a veces les seguía el ritmo. Llegaron a la Cicatriz de Arax mientras escuchaba las conversaciones de sus amigos sobre sus cambios, Sarah incluida, y esperaba que la Biblioteca pudiera ayudarles a ellos también y que pudieran volver pronto con la chica. En el pasado lo habría dado por hecho, pero no desde que había visto la ausencia de sus lunas en el cielo. Ahora dudaba de muchas cosas que había asumido en su momento.

El grupo se detuvo un momento cerca del puente, y el mismo hijo de lunas observó la orilla opuesta mientras se planteaba si podría saltar de un lado a otro... pero no. La energía que chispeaba por su cuerpo y su nueva piel parecía afirmarlo e incitarle a ello, aunque no lo descubriría esa noche pues no quería arriesgarse. Lo había decidido apenas unos segundos después de que aflorara la idea, y después tardó exactamente lo mismo en discernir por qué pensaba tan rápido: sería cosa de la Luna y la energía superior que parecía insuflarles y que lo alteraba todo. «No tendremos respuestas hasta que no lleguemos»

Poco después, un grito de sorpresa le hizo girar de un salto sobre sí mismo. Los demás también habían exclamado algo, pero lo más impactante fue el origen del primero. El equino con un cuerno ya no estaba y en su lugar estaba Rua, con la misma ropa que llevaba antes de que toda aquella locura comenzara, y con la manta empapada caída a un lado a sus pies. «¿Cómo había cambiado la forma de su cuerpo tan rápidamente? Lo sabremos en la Biblioteca o en otra parte. Debemos llegar pronto, por el bien de ella y el ave más que nada, por si acaso volvían a cambiar a otro animal o algo peor.» Bastante suerte habían tenido si iban a transformarse en bestias y la Luna les había concedido unas tan hermosas, pero quizá la suerte era temporal. «Solo lo sabremos en la biblioteca»

Se acercó a la chica pero luego cambió de idea y salió corriendo hacia el puente mientras les urgía a moverse.
¡Pues venga, vamos, tenemos que llegar cuanto antes!
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

21/07/21, 03:27 pm
Como cisne a Fleur no le quedaba más remedio que escuchar las dudas de sus amigos respecto a sus transformaciones, algo que ella misma llevaría a cabo de no ser un ave sin la capacidad de hablar. ¿Por qué? Pefka parecía tener rasgos anfibios y aun así podía comunicarse aunque fuera hablando de manera extraña. En su caso se trataba de un animal en su totalidad, no parecía estar en una fase intermedia, aunque recordaba que antes de encogerse su cabeza tenía plumas, y sus pestañas parecían diferentes también, hacían cosquillas como si fueran más grandes.

Todas estas reflexiones se vieron interrumpidas de pronto cuando el unicornio que tenían delante desapareció, y en su lugar regresó Rúa, eso sí, con un cuerno negro como la noche en su frente haciendo contraste con el resplandor de su piel. Estaba hermosa, y era aterradora. De nuevo... ¿Qué había ocurrido?. Desvió sus ojos y pico al cielo, pero era imposible que una nube hubiera tapado la Luna Roja. El astro seguía resplandeciendo con fuerza. No era momento para sumergirse en el pozo de sus pensamientos, puede que hubiera una solución a sus problemas después de todo.

El cisne daría vueltas alrededor de la sueca mientras agitaba las alas con alegría antes de seguir las indicaciones del hijo de Lunas y seguir sus pasos tan rápido como sus patas palmeadas le permitieran.

Seth
Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental

Personajes :
Devoss: Humano (Países Bajos) Licántropo Tigre

Maila: Humana (Hawaii) Bruja de la Arena

Connor: Humano (Canadá)
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Sufre episodios de insomnio.

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

25/07/21, 11:07 am
Maila escuchó con atención las palabras de Toni sobre las cosas que había descubierto sobre sí mismo. Las similitudes entre ambos era evidente, el chico sospechaba que podía controlar el viento, o al menos su propio aliento. Por otro lado la arena parecía hacerle caso de vez en cuando. Aunque por lo general iba de un lado a otro de forma caótica y sin ningún sentido. ¿En qué se habían convertido? No tenía ni idea de ello pero se moría de ganas de averiguarlo.

Pegó un grito de alivio cuando vio a Rua en forma humana pero con el cuerno aún presente. Si había vuelto a ser ella quizás habría esperanza también para Fleur, se sentía más optimista en ese aspecto de lo normal. Quizás debido al astro rojo del cielo.

-¡RUA, QUÉ ALEGRÍA!- Gritó con entusiasmo acercándose a ella. La nube de arena se arremolinó en torno a los brazos y piernas de la hawaiana antes de seguir a Pefka cuando los apremió con ir a la biblioteca. Maila cogió a francesa en brazos y se encaminó con sus amigos rumbo al conocimiento con una sonrisa.<<Te pondrás bien, Fleur. Te lo prometo.>>

SIGUE EN BIBLIOTECA MÁGICA
Aes
Aes

Ficha de cosechado
Nombre: Aniol
Especie: Humano
Habilidades: habilidad manual, automotivación, olfato fino.

Personajes : Ruth: Humana (Israel)
Demonio de Fuego
Tayron: Humano (Bélgica)
Lémur
Fleur: Humana (Francia)
Siwani
Aniol: Humano (Polonia)


Unidades mágicas : 12/12
Síntomas : Querrá salir más del torreón.
Status : KANON VOY A POR TI
Humor : Me meo ;D

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

26/03/23, 10:09 am
Aniol asintió conforme y con una sonrisa nerviosa ante las palabras de Colmillo. Sentía interés por la perrita madre del perrito y cómo ésta podía emplear el arte de la adivinación. A lo mejor estaba relacionado con roer un hueso mágico, o con las almohadillas de las patitas de manera similar a las líneas de la mano. Estaba ilusionado por eso y no dejó que las advertencias de Damian sobre Kalna le influyeran ahora que sentía menos miedo. No es que la mujer no le diera susto, pero a lo mejor solo pegaba cuando te portabas mal, y él distaba de ese comportamiento. Lo que sí perturbó su estado de ánimo fue la explicación de Ethan, el pequeño se le quedó mirando entonces con cara triste y sintiéndose muy mal por haberle juzgado, aquel día era la segunda vez que se hacía una opinión equivocada de alguien y sus padres siempre le dejaban dicho que no se guiara por primeras impresiones y que le hiciera caso a lo que le dictaba su intuición. Si escuchaba un poco lo que el corazón le decía el británico le había prestado su ayuda y cobijado todo ese tiempo. Una última sombra en su mente le susurró. ¿Acaso estaba malito? ¿De esos que morían pronto en cuestión de semanas como el marido de la pescadera?

Continuaron caminando por un largo rato, cruzando calles y calles sin llegar a correr pero sin pausa para no perder la bañera voladora. El pequeño lo haría completamente en silencio afectado por el cansancio y el hambre, y sin tener fuerzas para preocuparse por el pie de Serena, además la chica le recordaba a su hermana Nelka, muy hermosa pero tozuda. La única reflexión que se permitió fue que deseaba con todas sus fuerzas que el hada mágica se posara en su cabeza, al menos el trayecto sería más divertido. Aquel hilo de pensamientos surgió de estar mirando desde atrás la nuca del elfo y a la criatura, pero se dijo que en el fondo tenía sentido. Si Nohlem era realmente un elfo no podía ser tan malo, de lo contrario un ser feérico no se dignaría a posarse en sus cabellos anaranjados. Quizás pasara como con los siete enanitos de Blancanieves, no todos eran tan amables aunque Aniol pensó que había más de un “Gruñón” en el grupo. Se distrajo asignando nombres al resto. Räg era sabio, Damian feliz y Airi tímida. Quizá Abel mocoso, de momento ningún mudito entre ellos.

Nu… no tenemos por qué acercarnos a eso… ¿Verdad? —preguntó, apretando la mano de Abel y buscando a Ethan entre el grupo, aunque si este le miraba directamente cortaría el contacto visual, avergonzado. Ante ellos se extendía una planicie yerma y hostil y una caída considerable repleta de huesos, se parecía un poco a la morada de Scar y el cañón donde murió Mufasa. Mirando a todos lados y esperando las risas de las hienas volvió a hablar con una poquita de urgencia en la voz—. Cuando se llene de nieve será muy chuli como atracción del Polo Norte, pero ahora nu me parece divertido —la incertidumbre no le impulsó a acercarse al borde del precipicio, tenía muy presentes los dichos de las mujeres de su familia ahora, y la curiosidad siempre mataba al gato. O al reno.

Jamás había visto nada parecido en su breve vida.

_________________________________________

"Ya No Hay Fuego, Pero Sigue Quemando."

"Son Un Sentimiento Suspendido En El Tiempo, A Veces Un Evento Terrible Condenado A Repetirse."

"Deja Que Tu Fe Sea Más Grande Que Tus Miedos."

"¡Se Lo Diré Al Señor Santa!"
Giniroryu
Giniroryu
GM

Ficha de cosechado
Nombre: Rägjynn
Especie: mjörní
Habilidades: memoria, buen oído y don de lenguas

Personajes : Noel: Draco de Estínfalo de origen sueco.
Archime/Krono Rádem: Kairós irrense.
Irianna/Dama Enigma: Nebulomante idrina lacustre.
Adrune: Gamusino sinhadre, edeel.
Lethe: Horus, enderth.
Rägjynn: mjörní.
Naeleth: Bruja del Hielo, nublina.


Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Aumenta su resistencia progresivamente.
Armas : Noel: hacha de dos manos y espada bastarda.
Archime/Krono Rádem: sus monólogos sobre biomecánica avanzada.
Irianna: arco y estoque.
Adrune: lanza, espadas cortas y arco.
Lethe: arco y lanza.
Rägjynn: jō.
Naeleth: arco, sai y báculo.


Status : Gin: do the windy thing.

Humor : REALLY NOT FEELIN' UP TO IT RIGHT NOW. SORRY.

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

26/03/23, 02:09 pm
Airi le dio una breve explicación sobre cómo hacían magia en su mundo y él asintió con aire distraído. Le gustaría profundizar en aquella conversación, pero estaba claro que no era posible en ese momento.
Nosotros tenemos cargadores y catalizadores de magia que sirven para almacenar y aumentar la energía mágica; y las runas también se pueden colocar en artefactos para que hagan diversos usos, pero imagino que estamos hablando de cosas muy distintas —le explicó brevemente de todas formas.

Ethan aclaró lo que quería decir y el mjörní se quedó muy preocupado por su afirmación. Estaba claro que lo habían malinterpretado y que el chico parecía sentirse una carga por alguna clase de problema que tuviera. Al contrario que otros, Räg no intentó buscar dónde estaba el problema, pero sí que sintió cierta congoja al conocer aquel detalle. Él prefería saberlo, pero no para dejarle atrás precisamente. Una vez más, Airi verbalizó cómo se sentía al respecto.
Yo… espero que no nos encontremos ningún peligro, pero si ocurre haré lo posible por ayudar a quien lo necesite.
Aunque dijo eso, la incapacidad de realizar hechizos era un problema grave y dificultaba enormemente poder cumplir esa promesa con éxito.

Parecía que, en general, el ambiente volvía a tranquilizarse un poco, aunque le preocupó cuando vio pasar a Serena con mala cara hacia la parte de atrás del grupo, y aún más cuando se hizo daño. Tan pronto como había pensado una vez más que si pudiese hacer magia podría solucionar algo con facilidad, volvía a golpearle en la cara. No entendía por qué Serena no tenía los pies cubiertos igual que el resto de humanos, ya que estaba claro que sus pieles blandas no estaban hechas para pisar sin riesgo las irregularidades del terreno y se hizo evidente cuando tras apenas caminar unos metros se hizo un corte en la planta del pie.
Zapatos es eso que lleváis cubriéndoos los pies, ¿no? Oh, eso sería genial, pero nunca se me han dado muy bien esa clase de cosas y tampoco sé qué propiedades necesitarían… —respondió a Airi con el rostro algo compungido.
Sería tan fácil curar las heridas de Serena y Damian, así como de hacer levitar a Ethan…

Tras caminar durante un buen rato siguiendo el extraño barco volador y agradeciendo mentalmente que Nohlem intentase calmar a Damian, quien empezaba a ponerle verdaderamente nervioso incluso si ya no estaba justo a su lado, divisaron a lo lejos lo que parecía un punto muerto: una enorme grieta en el suelo los separaba de su destino, pues el barreño había pasado al otro lado. Cuando estuvieron más cerca, Rägjynn tuvo que contener una exclamación ante lo que estaba viendo: la grieta estaba llena hasta arriba de huesos y otros restos. La visión era terrorífica, no por sí misma si no por lo que implicaba. Con las palabras de las personas del barco volador le habían quitado cualquier esperanza de que se encontrasen en un lugar pacífico, pero aquel foso de muerte era una prueba muy visible: para Rocavarancolia la violencia, posiblemente la guerra, no era algo del pasado lejano.

En realidad deberíamos intentar buscar una forma de cruzar, pero no hace falta que te acerque si no quieres —le dijo a Aniol, que estaba claramente asustado y luchando contra sus propio recelo. Trató de esbozar una sonrisa para el pequeño. Tras dudar un poco se dirigió a Serena—. ¿Puedes quedarte con Aniol y Damian? Quiero decir… Alguien se tiene que quedar con ellos y te vendrá bien descansar tus pies. Si… si te parece bien.
Muffie
Muffie

Ficha de cosechado
Nombre: Szczenyak o Colmillo
Especie: vittya zawodny
Habilidades: Habilidad mental, habilidad manual y orientación
Personajes :
Wednesday: Vouivre humana británica.
Karime: Licántropa loba libense de la capital.
Kimbra: Demonio rakshasa krabelinense Hija de Lunas engendro.
Irenneil: Brujo de la cera aurva sinhadre.
Edén Damkinea: Atlante daeliciano de la Ciudad del Norte.
Szczenyak//Colmillo: vittya zawodny nómada.



Unidades mágicas : 5/5
Heridas/enfermedades :
Ka: Le falta el ojo izquierdo.
Colmillo: Tiene partido el colmillo derecho.


Síntomas : Gusto por dibujar trazos sin ton ni son cuando vacía la mente.
Armas :
Wen: Guadaña doble y arco.
Ka: Espadas gemelas, arco y dardos.
Kim: Arco, machetes y dagas.
Neil: Cuchara de madera y cera.
Edén: Magia y sonrisas amables.
Colmillo: inutilidad.



Humor : Absurdo

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

26/03/23, 03:28 pm

Cuando el ser que había intentando organizar al grupo aclaró por qué había dicho lo de dejar a alguien cuando se quedara atrás, Colmillo se sintió un poco mal por haberle fruncido el morro, lo que se pudo apreciar al ver caer su cola, por lo que, aunque no dijo nada, decidió caminar detrás de él cuando empezaron a avanzar por las calles. No es que el vittya fuera a ser de mucha ayuda, en realidad, pero pensó que al menos podía apoyar de alguna manera. Además, a diferencia de Damián, al que ya estaba ignorando por simple autoconservación, no olía mal.

-No entiendo por qué tanta puta preocupación con que anochezca -murmuró para sí mismo, más por ser incapaz de no poner en voz sus pensamientos que porque quisiera que alguien le respondiera.

Si bien cada vez estaba más preocupado de lo que podía pasar una vez cayera la noche con el cielo por culpa de las palabras de su nana, no entendía exactamente por qué esto era una preocupación para el resto, ya que Connor no era el único al que había escuchado decir algo parecido. “¿Habrán oído algo parecido a lo que me dijo mi nana?” pensó sin convencerle del todo la explicación, pero sin poder reflexionar tampoco mucho al respecto ya que en ese momento se dio cuenta de que Serena se había dañado el pie y Airi le ofreció improvisar unos zapatos.

-¿Qué son unos jodid…? -comenzó a preguntar, pero Räg resolvió su duda antes de que pudiera terminar.

Colmillo se quedó mirando los pies de todos los que tenían esos zapatos y luego volvió a mirar los de Serena pensando que tenía bastante sentido que si todos tenían pies parecidos, tan aparentemente delicados, era normal que llevaran cosas para protegerlos. “Es como si fueran bebés recién nacidos hiperdesarrollados, con toda esa piel blandita y expuesta” pensó no sin cierto desagrado ante la imagen, decidiendo automáticamente que no volvería a pensar en sus compañeros de esa forma. Por su salud mental, más que nada.

El grupo siguió a la extraña ¿bañera? voladora durante un rato sin que pasara nada más destacable hasta que el avance se les hizo imposible. Hasta que alcanzaba la vista a izquierda y derecha una gran grieta en el suelo parecía partir la ciudad. La bañera cruzó sin detenerse, pero excepto que el grupo desarrollara de forma espontánea la capacidad de volar, no había manera de que pudieran cruzar.

-¿Y ahora qué? -preguntó un poco ausente ya que no podía dejar de mirar el interior de la grieta.

Estaba toda llena de huesos. A Colmillo le sorprendió mucho la cantidad de huesos, tanto que al principio se le erizó todo el pelo, pero no tardó en que su lenguaje corporal cambiara y sus orejas cayeran tristes. La cantidad de huesos era tal que o bien habían muerto una cantidad innumerable de personas o todas las personas que ahí habían muerto no tenían ni un familiar que hubiera querido recuperarlos. Tanta gente sin nadie, solas en el mundo. Colmillo agarró el collar de dientes de su yaya con tristeza. Él tenía ese collar porque su conexión con su nana y su yaya era muy grande, pero tranquilamente podría haberse quedado sin ellos. Su yaya tenía tantísimos seres queridos que era normal que así fuera. A esas personas no las había querido nadie.

-¡Joder! -exclamó saltando hacia atrás casi tropezando con sus propios pies-. ¡Hay jodidos gusanos gigantes ahí abajo! ¿Pero qué coño es este lugar?


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."
Sevent
Sevent

Ficha de cosechado
Nombre: Abel
Especie: Humano español
Habilidades: Intuición, imaginación y velocidad
Personajes :
Abel: humano español (1,90m)
Unidades mágicas : 5/5
Armas :
Abel: su arrolladora personalidad

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

26/03/23, 05:44 pm
De repente, vio a Serena, parecía que lloraba. Se había herido en los pies. Airi fue la primera persona en ir a socorrerla. No le extrañaba, le daba la sensación de tener un gran corazón. Abel también quiso colaborar, pero por mucho que le gustara mucho la moda, desconocía como hacer unos zapatos. Por dichos motivos, solo pudo ofrecer su gruesa sudadera roja y su coletero como material de elaboración.

- Tomad - dijo ofreciéndoles a Airi y a Serena sus pertenencias. La sudadera todavía estaba algo mojada, pero esperaba que sirviese, aunque tuviese que pasar más frío.

Llevaban ya bastante tramo caminado y parecía que habían llegado a una zona distinta de la ciudad. Frente al grupo, se extendía una llanura tétrica llanura surcada por un profundo foso, del cual no alcanzaba a ver el final. Dicho paisaje distaba con creces de los verdosos bosques encantados que Abel creía poder encontrar un mundo mágico. Sin embargo, Abel comenzaba a encontrarse mejor que antes y el hecho de haber podido formar un grupo de aventureros le daba esperanzas. Aunque el miedo y la incertidumbre persistían, se empezaba a sentir como uno de los protagonistas de una historia de fantasía.

Notó que Aniol apretaba su mano y se tranquilizó un poco más. Agradecía la cercana presencia del niño, puesto que le hacía sentir bastante acompañado. El imaginativo chiquillo estaba en los cierto, ahora el lugar no lucía demasiado acogedor, pero con la llegada del frío podía convertirse en una preciosa zona nevada en la que habitasen criaturas hechas de hielo.

- Tienes razón. En el foso deben de estar durmiendo las criaturas mágicas– contestó, de acuerdo con su afirmación –. En invierno seguro que salen a jugar.

Ya podía imaginarse a todo tipo de especímenes mágicos saliendo del foso y correteando por la nieve: hadas invernales, osos gigantescos, pingüinos voladores y duendes de hielo. Un lugar tan seco era impropio de un mundo de fantasía, así que tal explicación le resultaba muy plausible

Continuaban su camino detrás de la bañera voladora. Sin perder de vista al espantapájaros, se dio cuenta de algo. Por su experiencia con las obras de ficción, era inevitable que los héroes se enfrentasen al custodio del tesoro para obtenerlo.  Era cierto que eran más de diez y el enemigo solo un espantapájaros, pero las apariencias podían engañar y no sería inverosímil que se tratase de parte de la primera prueba. Abandonar la comida no era una opción posible, ya que, por poca hambre que tuviese, seguro que necesitaba comer en algún momento.

Pensó en que Kalna, la guerrera del grupo, podría saber qué hacer. También estaba Connor, quien parecía igual de fuerte. Sobre todo se dirigiríaa a ellos dos, pero tenía que plantear al grupo sus dudas.

- Me preocupa que tengamos que enfrentarnos a eso si queremos conseguir la comida - dijo mirando hacia el espantapájaros. Quizás le estaba dando demasiadas vueltas y les resultaba ridículo, puesto que ese bicho esmirriado de primeras no tenía porque imponerles. Aun así, a Abel le asustaba la perspectiva de no estar lo suficiente preparados. Más aún sabiendo que el chico de la coleta tenía un punto débil. Además, él mismo no se encontraba recuperado del todo.

Justo en esos momentos, Räg y Colmillo plantearon la necesidad de cruzar para poder seguir la bañera, señalando el contenido del foso: huesos y gusanos gigantes. Abel se dio cuenta de lo equivocado que había estado con si hipótesis anterior. Eso jamás sería un vergel de criaturas níveas, sino que más bien era todo lo contrario: un peligroso cementerio.

Le volvieron a entrar ganas de vomitar, pero se tapó la boca con la mano libre y consiguió contenerse. Inconscientemente, apretó con fuerza la mano de Aniol. Desde que había llegado a Rocavarancolia su corazón se había debatido entre la emoción y el miedo. Ahora, otra vez ganaba lo segundo. El contenido de la cicatriz lo volvía a enfrentar a la realidad; Rocavarancolia era inmensamente diferente a lo que esperaba.

La perspectiva de tener que cruzar lo aterraba. Räg le había preguntado a Serena si quería quedarse atrás, pero él habría deseado que le hubiesen dado esa opción también. Se acercó lentamente a Serena y a los niños, sin atreverse a decir que se quería quedar con ellos, pero haciéndolo evidente.

_________________________________________

Ven conmigo,Ven conmigo por la ciudad,ven conmigo, desatemos un vendaval, esta noche, no me importa lo que dirán
LEC
LEC

Ficha de cosechado
Nombre: Kalna, hija de Mánide
Especie: libense, del imperio
Habilidades: Automotivación, nociones de lucha, valor.

Personajes :
Dama Puente/Kaila: Maga logomante austriaca (1.60).
Kaethe/Dama Sobras: Ghoul nublina (1.46).
Yttria: Bruja percusionista canadiense (1.53).
Amira/Cálamo : Valkyria francesa (1.63).
Kalna : Libense, del Imperio (1.78).
Nefer : Ammut hijo de luna Levyna. (1.85)

Armas :
Dama Puente/Kaila: Magia, báculo
Kaethe/Dama Sobras: Daga, fuerza bruta
Yttria: Arco, hacha, magia, mala leche, cucharillas y otros objetos metálicos.
Amira/Cálamo: Espada corta, pegaso (shire)
Kalna : Espada bastarda; lanza y escudo
Nefer : Lanza, venenos

Status : One flesh, one end
Humor : Permanent resting bitch face

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

27/03/23, 10:20 am
El de la coleta estaba revelando sus debilidades de una manera tan abierta que casi le hacía gracia. ¿De verdad pensaba que aquella sinceridad le hacía parecer algo más que débil? No entendía cómo se le ocurría presentarse tan vulnerable, pero igual era cosa de aquella estupidez de la que estaba haciendo gala desde que había decidido dejar a los niños con otros y ponerse a dar órdenes como si fuera el líder. Aunque bueno, no es que fuera muy listo ya cuando dejaba que el chiquillo que no dejaba de gritar (y al que Kalna quería dar otra colleja para que cerrase el pico) se comportase como un energúmeno.

El otro chico, al que había preguntado qué era aquel animal, le dio una explicación que sonaba rara y a la vez familiar. Nunca había visto algo así en Libo, pero sí conocía otros pájaros domesticados.
¡Ah! Sí, tenemos codornices. ¿Sabes lo que es una codorniz? —le dijo. No estaba segura si podría describirla bien, teniendo en cuenta que había visto más bien pocas vivas y normalmente las veía ya perfectamente cocinadas en el plato, así que esperaba que lo supiera.

La conversación se vio interrumpida cuando aquella plebeya se cortó el pie y empezó a llorar. La libense la miró fijamente, algo confusa al principio. ¿Le dolía? ¿Cómo a un niño pequeño? ¿Acaso había algo mal con ella y no había dejado de sentir dolor, o serían todos como ella? Viendo las reacciones parecía más lo segundo, lo cual era incluso más sorprendente. Ignoró al de la gabardina para dirigirse a ella, y le sujetó la barbilla con quizás algo más de brusquedad de lo necesario. Se quitó la garra del pulgar, pues aunque no estaban afiladas no quería sacarle un ojo, y le secó las lágrimas con cuidado.
La cabeza alta —le susurró, seria. Si Serena esperaba compasión no la iba a tener de ella —. Eres mejor que ellos, demuéstralo.

El apaño que se había hecho y las ideas que saba el resto eran inútiles en aquel momento, por lo que se ofreció a llevarla a la espalda. La negativa no fue una sorpresa, entendía que Serena quería seguir estando orgullosa y no sentirse débil. Ella misma lo hubiera hecho, pero el camino no dejaba de alargarse y Kalna empezaba a hartarse de tener que ralentizar el paso para esperarla.
Nos estás retrasando —era una crítica, y una dura. Estaba luchando contra sus instintos de abandonarla, de dejarla atrás y sola para que se las apañase por su cuenta. Había ido a probarse a sí misma, no a hacer de niñera. Y sin embargo, le costaba, porque la pelirroja era la única otra chica (a falta de confirmar si el lagarto o el de los cuernos o el animal no identificado lo eran) que había allí —. Venga, sube.

No había palabras de consuelo, ni de decirle que no era una carga. Le daba igual si Serena las quería, Kalna no era la persona para darlas. Al menos la chica aceptó, y la llevó el resto del camino hasta que llegaron a una enorme grieta llena de esqueletos. Un cementerio, uno muy grande. Dejó a Serena en el suelo y se mantuvo cerca de ella y los niños. Aquello no tenía el más mínimo interés, más allá del tamaño, pero si se acercaba para buscar una forma de cruzar no podría vigilar si venía algo. No tenían salida, por lo que en aquellos momentos lo más importante era estar alerta, y no iba a fiarse de los hombres para ello. Además, si había que salir corriendo tenía que coger a Serena de nuevo, porque no iba a abandonar allí a la otra única chica.

_________________________________________

Regocijaos, pues ahora sois parte de la leyenda de Kalna, hija de Mánide
Raven
Raven

Ficha de cosechado
Nombre: Ethan
Especie: Humano
Habilidades: Buen oído, valor y motivación
Personajes : Ethan: Humano, Ingles/Japonés 1.75

Síntomas : En ocasiones, se le desenfocará brevemente la vista.
Armas : Ethan Lanza partesana y una daga

Status : Ciego y cojo, el chiste se cuenta solo.

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

27/03/23, 07:43 pm
Tras la incertidumbre inicial, Ethan noto como varias miradas se posaban sobre él. Algunas con pena, la mayoría intrigadas. La respuesta fue positiva, hasta el “hombre lobo” se le había acercado con la cola gacha. En su cabeza se preguntaba si compararlo con un perrito sería algo descabellado, ahora que lo tenía próximo le resultaba bastante entrañable.
Y eso le aterró.
Estaba normalizando la situación a un ritmo enfermizo. Detrás suyo tenía a dos alienígenas hablando de magia, a un perro humanoide del tamaño de un adolescente, a una joven llorando después de iniciar ella misma la confrontación… y no es que las cercanías fueran mejores, solo más humanas.

Por ello, cuando se encontró con el escrutinio disimulado del gato encontró cierto alivio. Reconoció esa mirada de refilón, porque en la tierra las había tenido. Al menos no solo los humanos buscaban que las discapacidades fueran visuales. Movido por esa sensación familiar decidió suavizar el ambiente con una estúpida broma.

-Oh puedes mirar cuanto quieras. A menos que tenga mala pata no vais a ver el porqué lo digo. -Tan pronto como le estaba dedicando una media sonrisa se tuvo que volver hacia Damian suspirando por lo bajo. Y ahí volvía a activarse sin remedio ninguno… Escuchó cómo el felino se dirigía a él y le pareció una buena idea. Damian tenía la costumbre de desobedecer como acto de rebeldía, pero quizá si en vez de órdenes se trataba de logros… -Claro claro, ya le has escuchado. Esta es nuestra primera misión y como futuros magos no podemos fallar o será un desastre… Así que a avanzar con mucho sigilo no nos vayan a descubrir los malos y la liemos.

Igualmente le dedicó una mirada a Connor de pura exasperación negando con suavidad. Se imaginaba que querría hacer, porque hasta el tenía ganas pero necesitaban ser pacientes con el crio. Ahora bien… si continuaba así todo el trayecto, estaba dispuesto a probar otras soluciones que a poder ser no fueran violentas.

Una vez empezaron a avanzar Ethan comenzó a vislumbrar como su broma podría dejar de serlo. El ritmo de su compañero era una marcha rápida y el camino desconocía si tenía final. Daba gracias a que tenía aguante, pero con los recuerdos regresando se sentía estupido. Había pedido una grulla como último requisito. UNA PUTA GRULLA. El, que iba en skate precisamente para no forzar la pierna. Teniendo la oportunidad de llevarse algo que podría quitarle su enorme desventaja, prefirió el papel arrugado.

Cuando el horizonte se despejó ya notaba los primeros pinchazos. Eran lo suficientemente ligeros y distantes entre sí como para ignorarlos, pero molestaban. Igualmente, tenían problemas notablemente mayores, ante ellos el camino se abría en dos. Nunca se había considerado una persona con vértigo, pero aquel despeñadero imponía. La ciudad era un lugar horrible, y al asomarse se lo confirmó. Lo preocupante no era solo la inmensa cantidad de huesos, si no la variedad de tamaños de los mismos. Algunos de ellos alcanzaban unas longitudes aterradoras. No le apetecía encontrarse con ninguno de sus posibles dueños, al menos no si estos siguieran vivos.

-No se si me agrada la idea de empezar a dividir el grupo… -Dijo al escuchar a Rag sin ser capaz de despegar la vista del lugar. Tenía cierto hipnotismo morboso que le impedía alejarse. Cuando una piedra cayó sobre el foso impactando contra los huesos, Ethan tardó en ver a lo que Colmillo se refería. Fue efecto cadena, pues tras el bote que pegó el cánido, el no pudo evitar dar un respingo contenido. Centrándose rápidamente para confirmar que no había sido una ilusión. Y no, definitivamente no lo era. -Por mi puta m-vida… No te jode, hay lagartos gigantes, no íbamos a tener putisimos gusanos gigantes.

Masculló entre dientes, de forma que solo los más cercanos le podían escuchar. Cuando levanto la mirada acabo resoplando, la grieta distaba de tener final y no se veía al menos desde allí ningún puente.

- Y encima no veo ninguna forma de cruzar… ¿Quizá más adelante? Si queréis hacemos lo que ha comentado Rag. Avanzamos rápido y si vemos un puente regresamos a comunicarlo.. O si os veis bien seguimos todos juntos.

A él no le apetecía en especial dividirse, nada les prometía que los únicos peligros se quedaran en el tétrico abismo. Pero si los chiquitos estaban cansados, eran la mejor opción que tenían. Igualmente y aprovechando la parada, decidió quedarse en contraposto. Dando ligeros toques con el zapato al suelo antes de dejarlo descansando con todo el disimulo que le era posible.
No iba a meter prisa alguna, para eso ya estaría Connor.
Seth
Seth

Ficha de cosechado
Nombre: Connor
Especie: Humano
Habilidades: Fuerza bruta, inmutabilidad, rapidez mental
Personajes :
Devoss: Humano (Países Bajos) Licántropo Tigre

Maila: Humana (Hawaii) Bruja de la Arena

Connor: Humano (Canadá)
Unidades mágicas : 8/8
Síntomas : Sufre episodios de insomnio.

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

28/03/23, 02:45 pm
El grupo por fin inició la marcha, azuzados por el deseo de no perder de vista la bañera voladora. Aquella ciudad era una completa ruina y el largo paseo que dieron solo confirmó esas sospechas. El motero andaba al frente, acompañado de Ethan, con decisión y paso ligero. No sabía exactamente qué hora era en ese lugar, pero tenían que encontrar el refugio cuanto antes. Cuando había que girar en algunas calles Connor asomaba rápidamente la cabeza antes de continuar el camino. Les habían avisado de los peligros de Rocavarancolia, así que intentaría no ser sorprendido de ninguna de las maneras posibles. Su pulso era algo acelerado, fruto de la adrenalina, pero su expresión corporal no delataba aquello. Su mente había entrado en modo automático, completamente centrado en vigilar todas las esquinas y recovecos, el mismo modo automático en el que entraba cuando estaba haciendo algún trabajo de la banda. Sin pensamientos externos irrelevantes, solo la orden que Eva le había dado y el objetivo de cumplirla. En este caso la orden se la había puesto él mismo: "Sobrevive pedazo de gilipollas... Sobrevive y vuelve a casa".

Sin embargo no siempre podía mantenerse así de centrado, y había veces que algo ajeno a su propio control aparecía de repente y amenazaba con estropearlo todo. En este caso esa puta amenaza se llamaba Damian, y a pesar de que le había advertido el niño volvía a tocar los cojones de nuevo con aquellos berridos y gritos. El motero se giró hacia el mocoso, y le faltaron dos segundos más para que le diera una colleja o lo elevara en el aire por la camiseta para reprenderle. Pero Nohlem lo intentó calmar antes de que a Connor le diera tiempo a hacer nada, de forma más diplomática y pacífica. A lo que se le sumó también Ethan, al que le dedicó la misma mirada de exasperación aunque cargada de más ira, en referencia a lo mucho que le molestaba Damian. <<A este enano lo que le hacen falta son dos putas hostias, no mimitos de mierda o jueguecitos de los cojones.>> Pensó mientras volvía su vista al frente y seguía andando. Si Damian volvía a gritar Connor tenía lista la mano para descargarla contra la cabeza del niño, en aquel caso sí estaba más que de acuerdo en que una buena colleja era la solución. No pensaba morir por culpa de que sus gritos alertaran a lo que sea.

-Es un puto espantapájaros, joder.- Le contestó a Abel sobre si aquel ser les daría problemas a la hora de coger la comida, no creyendo semejante gilipollez. Aunque luego lo sopesó mejor y era cierto que aquella idea del chico no era tan descabellada, teniendo en cuenta donde se encontraban.-Pero si resulta ser un cabronazo... lo reventamos a hostias. Tenemos que comer, ¿no?- Le diría echándole un rápido vistazo hacia atrás. Connor creía fervientemente que algunos del grupo debían cambiar rápidamente el chip de sus cabezas, si querían sobrevivir a esa ciudad.

Finalmente llegaron a una amplia zona, libre de callejuelas. Y aunque ya había experimentado grandes sorpresas desde que llegó a la ciudad: alienígenas, una fuente que te cambiaba el idioma, barcos y bañeras voladoras.... Nada se comparaba con la enorme impresión e impacto visual que provocaba esa gran grieta, mayor aún por la cantidad de huesos y esqueletos que poblaban su interior. Era un enorme abismo que alcanzaba hasta donde llegaba la vista, y Connor anduvo más lento mientras observaba cómo la bañera cruzaba la grieta y se alejaba de ellos.

-Joder...puta mierda...- Dijo el motero sin dejar de buscar algún sitio por donde cruzar en vano. Aquel lugar era sobrecogedor y Connor se asomó un poco al borde para ver su interior, movido por la curiosidad. Muchos de aquellos huesos era incapaz de reconocerlos como humanos, y otros muchos dejaban que jugara con la imaginación y pensara en la clase de titánicas criaturas que tenían que haberlos llevado en vida. De repente el perro humanoide gritó, y Connor se giró hacia su dirección para mirarlo con alerta, para después volver su vista a la grieta al escuchar su alarma.<<Gusanos... jodidos gusanos gigantes>>. Tras un rápido vistazo buscando pudo ver algo blanquecino y móvil, que en nada tenía que ver con los esqueletos de allí. El motero dio dos pasos atrás para alejarse del borde, con el ceño fruncido y preguntándose por primera vez si sería capaz de...sobrevivir a todo aquello.- Como se te ocurra hacer el gilipollas en el borde te juro que te vas a llevar tantas collejas como putos huesos hay abajo, Damian.- Le diría al niño italiano, con expresión autoritaria. Aniol era mucho menos alocado y sabía que no hacía falta que le dijera nada.

Connor se cruzó de brazos, con aire pensativo mientras escuchaba los comentarios e ideas del resto. En algún lugar tenía que haber algún puente o forma de cruzar, como sugirió Räg. Pero no le gustaba la idea de dejar a Aniol y Damian a solas con Serena, teniendo en cuenta el comentario que había dicho antes sobre dejarlos atrás a él mismo y a Ethan. Además acababa de darse cuenta de que se había atado varias telas para hacer de zapatos por haberse hecho un corte y no sería capaz de defender a los críos de nada.<<Ten cuidado Serena, lo mismo hay que dejarte atrás... subnormal de los cojones.>>.

-Separarnos sería una puñetera cagada.- Le dijo tanto al lagarto como al británico, negando con la cabeza sin estar de acuerdo.- Hagamos lo que hagamos deberíamos hacerlo todos juntos.- No le gustaba la idea de alejarse del resto, al menos en grupo podían defenderse mejor o salir corriendo mientras otro moría en su lugar. Por otro lado no parecía haber ningún puente a la vista, y eso significaba que si iban a buscarlo podrían tardar bastante en encontrarlo. Aquella grieta parecía cortar la ciudad entera en dos, a juzgar por su longitud.-Creo que tenemos que mandar la comida a tomar por culo, y buscar el jodido refugio.- Sugirió el motero observando la bañera, cada segundo mucho más lejos de ellos. Sus gritos hablando de la comida que llevaba se escuchaban cada vez menos claros y fuertes.

Connor creía que para cuando encontraran el puente ya habrían perdido de vista la bañera.
Trish
Trish

Ficha de cosechado
Nombre: Serena
Especie: Humana
Habilidades: Astucia, agilidad y habilidad manual
Personajes : Serena: humana (1,60 cm)

Unidades mágicas : 5/5

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

28/03/23, 06:47 pm
Si era cierto que en aquel mundo se podía conjurar cualquier tipo de magia, lo único que quería Serena era encontrar el modo de hacerse invisible.

El arreglo que había conseguido con la chaqueta no sirvió de mucho tras unos minutos y, aunque intentaba no apoyar la planta del pie, cada vez que lo hacía sentía que el corte volvía a abrirse de nuevo. Tampoco mejoraba la situación el hecho de que nadie tratara de ofrecerle ayuda. Era cierto que no quería sentir ningún tipo de compasión hacia ella y que, además, había hablado de manera bastante cortante, pero ¿de verdad nadie iba a proponer que pararan un rato? Se le estaban ocurriendo varios adjetivos -propios del vocabulario de Connor- cuando se tranquilizó al escuchar que Airi y Abel hablaban preocupados sobre ella. Es más, cuando al final alguien se dignó a prestarle ayuda, en lo que a Rick le pareció una propuesta disimulada, incluso se sintió agradecida. Sabía que estaba siendo totalmente incoherente con sus propios pensamientos, pero de poco serviría su orgullo si acababa sola en medio de aquella ciudad por no haber podido seguir el ritmo de los demás. Además, no pudo pasar por alto el hecho de que la actitud arrogante del chico había desaparecido, dirigiéndose a ella con cierto respeto y precaución en el tono de su voz.

Serena ya había decidido que estaba dispuesta a aceptar la ayuda de Rick, pero algo hizo que dejara de andar antes de que pudiera dirigirse a él. Tuvo que alzar la cabeza hasta encontrar la mirada de Kalna; había podido apreciar la altura de la chica desde que la había visto en las mazmorras pero ahora, tan cerca de ella, hacía que se sintiera más pequeña que nunca. Estaba preparada para recibir cualquier tipo de reproche por el espectáculo que estaba montando, pero su cuerpo entero se tensó en cuanto notó una de sus manos sujetándole la barbilla. Podía notar que sus mejillas habían comenzado a arder de manera inconsciente, ¿se habría dado cuenta Kalna? Una vez más, Serena tan solo quiso desaparecer. Además, el agarre de la chica ejercía la suficiente fuerza como para no permitirle apartar la cabeza, por lo que su única opción era tratar de mostrar el enfado que sentía a través de la mirada. Se dio cuenta de que estaba intentando transmitirle un mensaje de ánimo pero, ¿quién se creía que era para acercarse así?

¿¡Qué!? —Serena la miró boquiabierta y negó con firmeza cuando le propuso llevarla subida a la espalda. ¡Como si ella fuera un saco!—. Esto… Gracias, pero aún puedo andar yo sola.  

Lógicamente no podía o, al menos, no durante mucho más tiempo si no quería que aquel corte empeorara considerablemente. A una parte de ella le parecía demasiado tentadora la oferta; humillante, sí, pero también sensata teniendo en cuenta el estado de su pie. Sus dudas se disiparon cuando irremediablemente volvió a quedarse atrás y Kalna se acercó de nuevo a ella, esta vez de forma mucho más contundente.

Está bien… Pero solo un rato, hasta que descanse un poco el pie  —aclaró Serena, mientras Kalna se limitaba a sujetarla entre sus brazos y acomodarla sobre la espalda.

Se sentía ridícula, pero al menos Kalna no tenía palabras de consuelo para ella; estaba segura que, de haberlas recibido, habría vuelto a romper a llorar, y las pocas fuerzas que le quedaban habrían desaparecido. Sin embargo, la vergüenza que sentía fue disminuyendo poco a poco. La espalda de la chica era tan fuerte que Serena tuvo que acomodarse hasta encontrar una posición cómoda entre sus músculos. Mientras lo hacía, se aseguró de apretar con sus manos más de lo necesario, sabía que no le podría hacer daño a Kalna, pero quería vengarse del ridículo que le había hecho pasar. Apartó la vista del entramado de trenzas de la chica y distinguió un torreón que se erguía entre los edificios destruidos. No debía encontrarse a demasiados minutos andando, por lo que le pareció una buena opción como posible refugio. Más que comer, lo que necesitaba Serena era poder limpiarse la herida y reposar el pie.

El grupo dejó de andar al llegar a una gran grieta que parecía dividir el terreno en dos, y Kalna la dejó en el suelo de nuevo. No tardó en escuchar los gritos del perro y los comentarios de Ethan. ¿De verdad había gusanos gigantes? Estaba deseando acercarse para comprobarlo, pero decidió no arriesgarse al recordar que no podría salir corriendo en caso de peligro.

El lagarto se acercó a ella y le preguntó si quería quedarse con los niños. Decidió que lo incluiría en el grupo de las pocas personas que toleraba desde que había despertado en esa ciudad, al menos se dirigía a ella con respeto.

No me importa quedarme con ellos. —Serena agradecía la confianza depositada en ella, aunque no le convencía tener que quedarse con el niño gritón maleducado—. Pero quizá es mejor idea acercarnos a aquel torreón y asegurarnos de encontrar refugio antes de que anochezca —señaló, ignorando a Connor y negándose a darle la razón.

_________________________________________

No existen los finales felices; son espejismos. No te cuentan que siempre, al final, todos mueren.
Isma
Isma

Ficha de cosechado
Nombre: Damian
Especie: Humano itaiano
Habilidades: Agilidad, dibujo, espontaneidad

Personajes :
Síntomas : En ocasiones se desconcentra con más facilidad.
Armas :
  • Adam: Cimitarra y cuerpo de caballo. La incomodidad
  • Damian: Dientes
    Daga

Status : muñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñonesmuñones
Humor : ajjaj

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

28/03/23, 08:15 pm
Con las tripas que le daban media vuelta con la de hambre que arrastraba, Damian no paraba quieto ni tenía intenciones de callarse. Daba botecitos y pequeños saltos, haciendo sonidos con la garganta que iban y venían con cada bote de su cuerpo. Como era un sitio nuevo para él, tambien le emocionaba como sería la comida que no eran cacahuetes. Lo que no reconocía lo imaginaba como verdaderos manjares deliciosos y gigantescos. Tal era su euforia que no le dedicaría ni un momento a la que estuvo herida del pie por el camino.

Nohlem se le acercó, era la primera vez que hablaba directamente a Damian quien lejos de ser discreto lo miro extrañado, sus ojos gritaban “que raro eres”. Verlo de cerca, sin embargo, hizo que el chico se centrase en sus rasgos no humanos. El hocico, las orejas, todo era gatuno pero muy sutil comparándolo con colmillo. En su tono hubo suavidad asi que Damian se paró por un momento a escucharlo.

Lo primero como que no lo entendió, tampoco veía peligro alguno por la zona, pero cuando mencionó que sus gritos espantarían al de la bañera. Ethan también se unió a la conversación y ellos dos pudieron ver que calaron sus palabras en el niño.

Dejó ir un pequeño grito ahogado, mortificado—. ¡Ah! ¿En serio? Mierda... —susurró asustado por quedarse sin comer, hablando muy bajito—. Vale, me callo. Lo juro. Lo prometo —selló una promesa colocando un dedo sonre sus labios. Tardaría bien poco en romperse pero, por lo pronto, consiguieron sellar temporalmente la bocaza del circense.

Habían llegado a lo que parecía ser una raja en el suelo, una enorme que se extendía bastante lejos. No pudo contener su curiosidad y, cercano a Connor, se asomó con él al abismo lleno de…

Ostias… Eh, ¡¿Qué?! ¡Ayayay que cojones! ¿Qué son esas cosas, joder? Coño, qué es este sitio... —expresó con un repelús por todo su cuerpo. Eran huesos, huesos, muchísimos, acompañados de gusanos gigantescos que hicieron retroceder a Damian, algo perturbado por la visión. No era el único, los que miraban tambien eran invadidos por el mismo sentimiento. ¿Dónde lo habían mandado? Connor lo amenazó con no liarla como era costumbre pero Damian ya tuvo más respeto por la situación en la que estaban, se le notaba en la mirada más seria que antes. Conque esos eran los peligros a los que Nohlem y Ethan se referían, ¿habrían más cosas así, fuera de esa grieta?

¡Yo quiero que vayamos juntos, eso es mejor! —revaloró la situación, entendiendo el peligro y acobardándose un poco. Él en su cabeza se veía capaz pero… no, no quería perder a gente con la que poder contar. También era la primera vez que empatizaba con el chucho, mirándolo algo asustado. Esos bichos han comido cosas de las que solo han dejado huesos. Abel, aquel chico que en un principio no lo asustó con el pelo por delante, también se retorció de asco. Era el perfecto ejemplo de que ya no era un juego. No eran huesos de mentira como alguno que tenían en el circo ni tampoco eran cosas que solo aparentaban ser perturbadoras, también hacían daño. Comen. Matan. Tragó esos sentimientos, podía hacerlo. Solo tenían que estar a salvo.

Por ello asintió a la sugerencia de Connor con rapidez. Le dolía estar sin comer pero que un bicho igual de peligroso lo atacase, esa idea le quitaba el hambre. No podían cruzar, asi que debían hacer algo. Solo quedaban dos opciones, derecha o izquierda. Suspiró un poco ante la idea de estar con la pelirroja y si no lo mandaban directamente haría oidos sordos y se pegaría a Ethan y al pelogallo.

¡Si nos movemos rápido lo encontraremos, vamos de una puta vez venga! —el chico se impacientó, respondiendo a lo de buscar el refugio. Lo mismo dentro habría comida, camas como las de la prisión o quizás se encontrarían a Akeyo y por fin le daría sus poderes sin esperar tanto y volvería al circo en brazos de su mamá.
Jack
Jack

Ficha de cosechado
Nombre: Tawar
Especie: Repobladore de la montaña
Habilidades: Artesanía, habilidad manual y resistencia
Personajes :
Jack: Vampiro de humo terrícola.
Atol/Skarog: Helión libense.
Alice/Onyx: Onycemante terrícola.
Tesón/Eterno: fantasma roquense, sin magia.
Sinceridad: Argos magnético roquense de Tierra Bruja.
Pefka: Lenguaraz hijo de Luna Kepryna.
Tawar: Repobladore de la montaña

Unidades mágicas : 12/12
Armas : Jack: dos espadas. Magia.
Atol: lanza, espada y escudo. Magia.
Alice: magia y onyces. Espada o arco.
Sinceridad: arco, jabalinas, espada/lanza y escudo.
Pefka: lo que pille, normalmente machete y arco


Humor : Os falta bosque, gigantes

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

29/03/23, 10:11 pm
Después de que Nohlem hablara con el pequeño gigante para que hablara más bajo (y conseguirlo), Tawar se aferró a su cabeza peluda para no caerse durante el camino. No se agarró a nada sino que repartió sus extremidades como pudo para mantener el equilibrio pero le costaba mirar a todo lo que había alrededor del grupo mientras seguían a la bañera con promesas de extrañas viandas. No entendía cómo podían salir semejantes estructuras de piedra del suelo ni por qué los demás las llamaban ruinas. ¿Acaso antaño habían lucido otro aspecto? ¿Cómo habrían sido? Entendía que los gigantes debían vivir dentro, pues tenían unos tamaños proporcionales a esas cuevas. Pero también... ¿brotaban del suelo? Tenían formas muy similares, quizás eran un mismo tipo de montaña... o quizás las podían horadar y trabajar con herramientas de gigantes. Y a todo esto, ¿dónde estaban los demás gigantes?

Tenía numerosas preguntas, pero se agolpaban una detrás de otra de tal manera que no fue capaz de enunciar ninguna. No hasta que el grupo se detuvo y empezaron de nuevo los improperios y los comentarios de frustración. Le repobladore se irguió entonces sobre las dos piernas para ver qué lechugas podridas estaba pasando...
¿¡Pero qué es eso!?

Se acercó al borde con la frente de Nohlem y se puso de puntillas para poder mirar mejor adelante y a continuación a ambos lados. Un tremendo corte atravesaba la tierra de lado a lado hasta donde sus ojillos podían alcanzar. Para colmo, la bañera voladora se había marchado a la otra orilla.
Quizás yo pueda saltar y trepar, se nos da bien... —aventuró, pero entonces escuchó que hablaban de "gusanos gigantes". Sabía lo que significaban ambas palabras, pero no quería asumir lo que entrañaba la suma de ambas. Qué rayos, Nohlem incluso se estaba acercando y le bastó un vistazo rápido para echarse hacia atrás y tirar de sus pelos—. ¡No he dicho nada, yo por ahí no paso! ¡No te acerques tanto! ¡Quietes todes, atrás! —gritaba y gritaba, aterrade.

No había llegado a ver los gusanos. Tampoco le temía al salto o a las alturas ni a lo escarpado de la pared opuesta. No. Lo que le había hecho tragar más saliva que nunca era la inmensa cantidad de esqueletos que había visto y el olor a muerte que despedía la grieta. No quería estar allí cerca ni un segundo más ni entendía cómo podían acercarse y asomarse tanto los demás. Si por Tawar fuera, la bañera se podía quemar.

_________________________________________

No Hope. No Dreams. No Love.
My Only Escape Is Underground
Kanyum
Kanyum

Ficha de cosechado
Nombre: Nohlem
Especie: Varmano granta
Habilidades: Puntería, intuición, carisma
Personajes :
Jace: Dullahan, humano americano. 1’73m (con cabeza 1’93m)
Rox: Cambiante, humano australiano/surcoreano. 1’75m
Kahlo: Aparición nocturna varmana granta. 1’62m
Nohlem: varmano granta. 1’69m
Xiao Taozi: Fuzanglong carabés. 1’55m

Unidades mágicas : 5/5
Síntomas : Mayor interés por acumular conocimiento.
Status : Prrrr prrrrr

Cicatriz de Arax - Página 32 Empty Re: Cicatriz de Arax

30/03/23, 01:02 am
Oh, no me lo digas dos veces…” pensó ante la provocación del otro, y en seguida posó la vista en sus piernas creyendo que el juego de palabras vendría por algo.
El truco con el pequeño inquieto funcionó de maravilla, más de lo que hubiera esperado considerando lo caótico que era. Le guiñó un ojo a Damian para sellar el trato, y en cuanto este ya no miraba le dio las gracias en silencio al de la “mala pata” con una sonrisa, a tiempo de ver el intercambio de miradas entre él y Connor con una exhalación a modo de risa.

Incluso sin la alarma andante el camino fue horrible, y a más veía más se le caía el alma a los pies. Lo primero y más chocante era el estado de las “calles” y edificios, que exceptuando algún que otro en la distancia estaban todos hechos pedazos. Lo segundo e incluso peor era la ausencia de árboles. El terreno estaba yermo, con poco o nada de verde ahí por donde posaba la vista, y más que nunca hasta entonces se le apretó el corazón por volver a Varmania cuanto antes. Era lo más antinatural de todo, más incluso que estar andando al lado de un lobo bípedo, tener un duende en la cabeza o que el más alto se preocupase por un espantapájaros en una bañera. No quería que el paisaje le mermara de nuevo el ánimo, ni pensar en la locura que era el tema de su hermana, así que hizo lo propio y le tomó la palabra al chico de la coleta: era bastante más mono que las ruinas. Incluso Connor lo era… a su manera y si no le diera miedo posar la mirada en él más de 10 segundos. En general y para todos los varmanoides, si ignoraba las particulares narices no estaban tan mal. También se aseguró varias veces de que el resto les seguían, viendo como la pelirroja herida era cargada por la hija de Mónika con cierto alivio.

Aunque si creía que el camino era horrible no había adjetivo para el cañón que partía la tierra. Nohlem creyó de primeras que se trataba de un río, mas la idea cayó en descarte pronto al no escuchar agua y…
Por todos los Santos y la madera de sus tumbas…
Con los ojos abiertos como platos se asomó detras de la primera avanzadilla con cuidado, quedando boquiabierto por la cantidad de huesos y el tamaño antinatural de algunos de ellos. Se quedó hipnotizado con el espectáculo e hizo gala de un mínimo de reflejos colocando una mano por encima de su frente para hacer de valla entre el vacío y Tawar, aunque hubiera distancia de sobra.

No sé si… ¿Estás seguro…? ¿Segure? —se corrigió, algo confuso. Su pregunta murió con el grito del lobo y el respingo que le provocó, viendo efectivamente el asqueroso movimiento de los gusanos de los que les advertía. La imagen le heló la sangre, pero por alguna razón también hizo que no pudiese despegar los ojos de ellos. Quería saciar el morbo acercándose más para tener mejor detalle, pero Tawar se aseguró de que no lo hiciera tirándole del pelo—. ¡Ey ey, vale vale! ¡Que no me iba a tirar! ¡Tranquilidad!

En Varmania había insectos gigantes, así que aquellos no eran TAN horripilantes y extraños para él. En su mundo los ciempiés eran más grandes que él y para más inri, volaban. Desde su ignorancia los encontraba bastante peor que los que estaba viendo, claro que… no podía decir que hubiera estado tan cerca de ninguno vivo antes, y tampoco es que un “podría ser peor” lo hiciera menos espeluznante.

Secundo eso de no separarnos… —añadió, volviendo allí donde Tawar no le dejase calvo, aún con los ojos en la grieta. No le hacía gracia dejar ir la comida, pero menos se la hacía acabar como en las novelas de terror que tanto le gustaban a su padre. No había otra. Su vista fue guiada por la pelirroja hasta una gran construcción aparentemente entera -necesitó las gafas para comprobarlo-, y aunque no quería cantar victoria era el mejor objetivo que podían ponerse ahora mismo. A menos que ya estuviera ocupada. O que el dueño no quisiera ayudar a un grupo de raritos. O peor, que tuviera hambre. Al sentir que estaba apretando los dientes de más hizo los pensamientos a un lado—. Como sea, vamos a acercarnos. Ya intentaremos dar con la bañera más tarde.

>>Oye, eh… No conozco tu nombre, lo siento —comentó por lo bajo a la pelirroja antes de seguir andando. Hablaba con delicadez y las orejas algo caídas; seguramente no fuera el momento, pero no podía dejarlo más tiempo—. ¿Vas bien? ¿Te has hecho mucho daño?

_________________________________________

♪♫♬:
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.