Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Torreón Silente
por Percy Hoy a las 06:32 pm

» Burdel de Dama Espasmo
por Nihil Hoy a las 12:30 am

» Torreón Sendar
por Reifon Ayer a las 07:51 pm

» Libo
por Nihil 17/11/19, 03:22 am

» Clínica y taller de biomecánica
por Nihil 17/11/19, 02:00 am

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


El record de usuarios en línea fue de 98 durante el 13/08/19, 07:13 am
Estadísticas
Tenemos 184 miembros registrados
El último usuario registrado es aceice

Nuestros miembros han publicado un total de 40722 mensajes en 770 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Este » Bahía de los Naufragios

Bahía de los Naufragios

Ir a la página : Precedente  1 ... 27 ... 51, 52, 53, 54  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 52 de 54.]

1Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Bahía de los Naufragios el 02/08/11, 06:21 pm

Rocavarancolia Rol

Rocavarancolia Rol
Recuerdo del primer mensaje :

Esta playa no es de arena, sino que está hecha de diminutos trozos de concha y cristal pulido que brillan cuando les da la luz, algo que no pasa muy a menudo, pues la playa está a la sombra de los acantilados, y solo se puede llegar a ella a través de un estrecho pasaje entre la roca. Una ingente cantidad de barcos naufragados y maderos descansan allí.



Última edición por Rocavarancolia ROL el 01/11/11, 08:57 pm, editado 1 vez


613Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 18/04/19, 02:20 pm

Evanna


Evelhan Kaw

Ver las mejillas pecosas del otro brujo sonrojarse de aquella manera por su acción fue bastante gratificante. Al menos no había sido el único en avergonzarse un poco en esa situación. No es como si Evelhan hubiese hecho esas cosas antes al fin y al cabo, cuando aun vivía en Daelicia no tenia muchos amigos. Su baja autoestima tampoco había dado pie a que quisiera probar esas cosas con nadie como si veía hacer a sus hermanas y el resto de daeliciano. Así que se sentía un poco torpe haciendo esas cosas, improvisadas en su mayoría pero que aparte de provocar cierta vergüenza le hacia gracia por las reacciones que provocaba en Zmey.

Realmente casi no creía el llegar a provocar eso así que era ciertamente entretenido.. Escucharlo emocionarse de aquella forma tras contarle todo su plan le hizo sonreír ampliamente sonrojándose aun mas.

Vale puede que hubiese mejorados y confianza y autoestima, pero aun le eran raros lo halagos. Especialmente si eran dichos de forma tan sincera activa y con un tono tan impresionado como Zmey andaba diciéndolo. La emoción también lo llenó incluso mas.

-Eres de los primeros, fuera de mis amigos, al que se lo cuento con mas detalle- afirmó Evelhan sonriendo ampliamente al verlo todo nerviosos y enérgico por su idea, casi como si fuese también suya- No se...pensaba que era a lo mejor una idea muy grande y que me tomarían por loco si lo contaba. O como algo irrealizable, especialmente lo de los correo entre mundos...pero en serio ¡lo tengo mas o menos planeado! -estaba realmente emocionado con aquello, sin duda alguna

- Pero para eso aun queda, tengo que afianzar todo en la ciudad primero. No podría expandirme a otros mundos con el esfuerzo que supone mostrarle a mis estirges las zonas, si aquí no consigo clientes- dijo Evelhan riendose, explicándole un poco como era que había pensado en todo eso- Era hijo de comerciantes en Daelicia, así que por suerte se un poquito del tema. Aunque también es que me estoy documentando desde hace bastante tiempo. Me queda aun mucho por saber igual. -aseguró confiado aun así en su idea, tenia muchas cosas pensadas, cosa por pulir pero la base de todo estaba ahí y le alegraba enormemente. Soltó una risa divertida cuando le escucho decir que no sabría en que podría ayudarle y sin embargo a el si se le ocurrían algunas ideas. Miró a Zmey colocando un mano en su cabeza como si fuese un niño bueno, con aire juguetón.

- Bueno...aparte de quemar cosas...sabes dibujar igual que yo, podría ayudarme con los planos del edificio. No soy muy bueno en eso, si te soy sincero. O con la construcción una vez lo inicie...tengo que buscar también una buena ubicación para poner el correo, porque necesito que este mas o menos cerca del Portal para no dar a las estirges vuelos extras innecesariamente largos una vez tenga hecho lo de ir a otro mundos.- añadio enumerando ligeramente con los dedos porque ciertamente habría cosas en las que necesitaría ayuda

- También parte de mi dinero se me fue comprando metal moldeable para las anillas de mis estirges, así que imagino que o tendré que trabajar en algo mientras para conseguir fondos o pedir un eh ¿préstamo? Aunque me da un poco de miedo eso, si te soy sincero. No quiero endeudarme antes de empezar siquiera- añadió Evelhan con un puchero, un poco temerosos de eso, pues tampoco le apetecía endeudarse con nadie de antemano, así que eso lo tomaría en principio como ultima opción. Intentaría hacer lo que pudiera por si mismo y con ayuda de sus amigos y si veía que luego necesitaba mas manos que ayudasen con un poco mas de conocimientos en restauración  de edificios ya vería como conseguir el dinero.





Pelusa

Estaba sin poder evitarlo, atenta a las acciones de Guille y sus pendicularias, que realmente la estresaban. El no saber, cúando, cómo o dónde, ese dominio del niño haría de las suyas la mantenía siempre ojo avizor. Sabía que Guille no hacia eso a malas, no lo de las pendicularias al menos,  sino que simplemente aun no aprecia controlarlas bien, pero le seguía pareciendo un dominio complicado y difícil para un niño que aun tenia la cabeza en las nubes. Imaginaba que con el tiempo y conforme el niño humano madurara la cosa seria un poco mas fácil. Pedía al suerte por ello.

Aun así pese a estar medio atenta a Guille y su dominio también presto atención a la conversación por lo que pudo responderle con desenvoltura a Wheem al que miro curiosa por su gesto.

-Dama Isis es una excelente diseñadora, vais a quedar todos muy guapos, mas digo.- aseguró Pelusa confiada pues respetaba realmente la labor que hacia su jefa, que aparte de haberle enseñado como usar la maquina de coser, esa maravilla, también le había mostrado como era los conjuntos que sacaría una vez la tienda estuviera abierta. A Pelusa realmente le sorprendía semejante muestra de imaginación a la hora de crear ropa. Ya no solo simplemente con su función inicial de ser eso, ropa, sino que también pudiera resultar, vistosa llamativa y con telas agradables al tacto. La mona del queso nunca se había preocupado de eso antes de llegar a al ciudad, pero teniendo ahora que ingeniárselas con su tamaño para no ir desnuda le había cogido cierto gusto. Por ello le prestaba total atención a Isis. Eso y que sinceramente creía que los dos prostitutos eran llamativos de por si cada uno a su manera.

Atenta a la charla, escucho de nuevo de Wheem interpelar a Guille. <<¿Parecido a su jefe?>> aquello llamo realmente mucho su atención porque significaba que si había alguien mas con un dominio parecido, también sabría como controlarlo o contrarrestarlo ¿no?. Estaba a punto de pregutnar algo al respecto pero la duda de Adru le descoloco un poco e hizo que le mirase confundida. <<¿No sabe que es un burdel?>> le parecía ilógico que no existiera era en su mundo. Penso como decirle y al final decidido ser directa, sin hablar muy alto pues no quería recibir las preguntas de Guille al que consideraba mucho mas niño mentalmente que Adru.

-Un burdel cuando anda en horario de trabajo al menos, cuando no es un edificio normal y corriente con gente a lo suyo, es un lugar donde vas a pedir un servicio sexual a los empleado del lugar que estén a cargo de eso, puede haber empleados que no estén a cargo de eso también. Pagando por ello claro. -explicó Pelusa siendo directa en ese punto mirando atentamente al gamusino- Aunque no es solo un servicio sexual, también vas si quieres compañía de otra persona, alguien con quien hablar...imagino que lo que ocurra en la habitación una vez pagas es cosa personal de cada uno. Pero en esencia eso es. -indicó sin vergüenza y apuro alguno, explicándolo de forma mas simple y concisa posible. Ya había visto ya bastante cosas en ordesta como para asustarse, con esa manía que tenia los ordeses de usas sus manos para todo.

Esperando que Adru hubiese mas o menos entendido, volvió su atención  ala mesa en pos de buscar algo de beber, cuando vio a Wheem alejarse un poco para hablar con un sujeto desconocido. La niña logro escuchar parte de las palabras del varmano por lo que dirigió sus iris lavanda a Guille, con una ceja alzada. Quiso aliviarse al ver que Guille medio “regañaba” a sus dominio de forma que Pelusa no andaba muy segura de si funcionaria, pero viendo como poco después un grupito de pendicularias hacia el intento de acercar una mesa  entera hacia ellos, hizo que un tic surgiera sobre su ceja derecha. Se volvió de inmediato hacia Wheem y Vanyme, recordando lo que no había dicho anteriormente, tras escuchar sobre el dominino del brujo. Ojala algo tan pasivo de dominino para Guille, o algo parecido a lo de Neil. Suspiró

-¿Podremos conocer por un casual a vuestro jefe si vamos al burdel?- pregunto claramente firme e interesada en eso, esperando que respondieran a la duda de Adru antes de preguntar- Como veis nuestros pequeño brujo no tiene mucho control sobre esas manos...y temo que acaben metiéndonos en algún lío por causa de ello. Llevamos demasiado poco tiempo en la ciudad como para saber lidiar con algo así, si ocurre - dijo lanzándole un breve pero aterradora mirada a Milo que lucia como si anduviera contundiendo con toda sus fuerzas el reírse, o tal vez el  el quejarse, a saber. Pelusa se mordió el labio inferior- Y yo…me gustaría conocer si hay alguna forma de tratar con ellas, con las pendicularias quiero decir. Ya sea nosotros o el- continuo Pelusa con voz suave pero clara, dudosa con lo que quería añadir porque seria decir algo un poco mas personal, pero al final respiro hondo y decidió decirlo. Daba igual que lo dijera, cualquiera que intentara atacarle se daría inmediatamente cuenta de todo lo que estaba por decir. No era un secreto que fuese a guardarse fácilmente- Soy una spriggan, pero aun no poseo magia, apenas estoy aprendiendo a usar las alas y si se meten en líos no hay mucho que pueda llegar a hacer para ayudar. No se pelear tampoco. Así que si hay alguna forma de evitar posibles líos con su dominio, sería de ayuda– aquello era lo que le preocupaba en si, que se metieran en líos por las pendidularias o por cualquier otra cosa, ya sea Guille o el resto y que debido a su actual condición no poder hacer nada por ayudar.

Obvio no estaba sola y había mas gente con la que contar, como Rena, Rox, Milo o Adru, si algo ocurría ¿pero quedarse cruzada de brazos sin poder hacer nada mientras algo podría dañarlos? ¿Apartarse y solo mirar porque mas que ayudar podría estorbar? No podía lidiar con ello. Solo servia para aumentar aun mas sus estrés. Se sentía un poco impotente, muy impotente, por eso andaba de tan mal humor cada vez que los niños daban gestos de meterse en algún lío, porque si eso llegaba a ocurrir no podría hacer absolutamente nada.

614Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 18/04/19, 06:31 pm

Nihil


-Tú pregunta y yo ya responderé si eso -respondió Rena.

Las carcajadas  de Rox eran contagiosas. A pesar de que la botella de vodka estaba ya apartada habían bebido lo suficiente como para que aún les durase un buen rato la tontería. La idea que propuso el cambiante le pareció de pronto la mejor idea del Universo, solo de imaginar la cara que pondría Milo le daba risa.

-Sí, joder, vamos, ahora yo también tengo curiosidad -dijo poniéndose en pie, no sin cierta dificultad pues la borrachera y la manquedad la desestabilizaban. De hecho casi tiró a Rox al intentar agarrarse a él para no perder el equilibrio. Lo apartó de un manotazo cuando lo vio de nuevo con el hocico irrense, sin poder contener la sonrisa -No necesito ayuda con los tíos, me manejo bien, gracias – le respondió.

Su grupo estaba más lejos de lo que pensaba, o sería que andar por la arena de repente se había vuelto como ocho veces más complicado. Había dos desconocidos muy bien vestidos charlando con ellos aunque la osa no prestó mucha atención al ambiente, simplemente saludó a nadie en particular y rodeó los hombros de Milo con el brazo para llevárselo aparte.

-Milo ven con nosotros que tenemos una pregunta super importante que hacerte -dijo en tono conficencial -Ahora venimos -le dijo al resto.

**

-Si, son dragones, pero son algo distintos a los que han aparecido hoy -respondió Vanyme -Y a mi me daría un poco de miedo montar en dragón, lo reconozco.

Cain lo había llevado a volar una vez en uno de sus demonios y si no le había dado un infarto entonces no se lo daría nunca. El terra prefería mantener los pies en el suelo.

-Creo que nunca he visto ningún gamusino en la ciudad. ¿Wheem?

-Ni yo -coincidió el brujo -Será una de esas transformaciones poco comunes.

Dejó que la mona del queso respondiera a la pregunta del burdel. Lo estaba explicando bastante bien así que solo vio necesario apuntar que Vanyme y él eran de los que daban sexo. Asistió a la regañina y al intento de orden de Guille temiéndose los resultados, aunque prefirió no decir nada por el momento.

-El dominio sobre la cera es una pasada, seguro que haces cosas chulísimas -le dijo a Neil, luego se volvió a Adru -Más que de las flores soy brujo de las adormideras, y no es un dominio tan versátil -Rebuscó en un bolsillo interior de su chaleco y eligió algunas semillas. A una orden muda las plantas se desarrollaron a toda velocidad y dos amapolas, una del color del pelo de Adru y otra de el de Neil florecieron desde su palma -Y hasta ahí llega el truco -se rió -Pero es fácil tenerlas cerca, es recarga segura y son un ingrediente muy útil en alquimia así que no me quejo.

La mona del queso volvió a hablarle y su noto, a pesar de ser firme, parecía angustiado. No la culpaba, los dominios como el de Guille eran trabajosos y el chico parecía inmaduro incluso para su edad. Él ahbría tenido una respuesta totalmente diferente a la que había visto en los mayores del grupo de novatos y desde luego jamás se habría echado semejante responsabilidad sobre los hombros. Wheem no sabía si sentir admiración por ellos o pena.

-Mira, pelusa, voy a serte totalmente sincero: El dominio es del crío y al final él único que va a tener control sobre esos bichos va a ser él, así que o espabila o lo tenéis claro. Esta no es una ciudad que tenga paciencia -La lista de brujos que habían muerto a manos de sus dominios o por consecuencia de no saber controlarlos era larga -Nuestro jefe os recibirá con gusto y no creo que tenga problema en dar un consejo o dos aunque no sé hasta qué punto estaría dispuesto a hacer de mentor.

Cain era raro. Le gustaba hacer favores, pero tan pronto se volcaba en una persona como decidía que otra no merecía su atención, Wheem  no iba a pillarse los dedos con promesas.

De pronto aparecieron otros dos integrantes del grupo que también se habían pasado un poco con la bebida. Los prostitutos respondieron al saludo de la irrense con una sonrisa animada y vieron como secuestraba a Milo por alguna razón.

-Una cosa, Wheem -dijo Vanyme, acercándose adonde estaba el brujo -¿No era Vacuum algo como ella? -señaló a Pelusa.

-No, Vac es un hado infernal, es otro bicho distinto, pero tienen las mismas alas -respondió el varmano -Puedo preguntarle si se apunta a la merienda y así lo conoces también. Decidme un día, os haré brownies felices.

-¡WHEEM!

-Vale, nada de brownies felices.



Última edición por Nihil el 07/05/19, 01:39 am, editado 1 vez

615Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 18/04/19, 08:32 pm

Yber


GM
Eitne no podía parar de sonreír con su pequeño ego hinchado, gracias a los comentarios de sus amigos. No estaba muy seguro del motivo, pero quería dejar una buena impresión en Wheem y Vanyme y a su entender, lo estaba consiguiendo. Se unieron más amigos suyos y Eitne los saludó con la mano, mostrando los dientes como si le fuera la vida en ello. ¡Iban a visitar el burdel!

La escena que montaron las pendicularias lo distrajeron momentáneamente. Eitne no era consciente en ese momento de lo peligroso que era causar alboroto entre veteranos, así que estaba al borde de un ataque de risa. Cuando volvió a incorporarse a la conversación ya habían cambiado de tema y hablaban de diferentes transformaciones. La bestia del crepúsculo los escuchó curioso y no intervino hasta que mencionaron brownies felices.

En su cabeza se imaginaba pasteles de chocolate con caras dibujadas en fondant de colorines.

Puedes hacerlos tristes, así parecerá que se asustan cuando nos los comamos —añadió de buen humor.

Dejó que la fecha de visita la decidieran los adultos, pero el niño tenía claro que cuanto antes, mejor. Si por él fuera, se presentaba al día siguiente en el burdel, a primera hora.

616Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 20/04/19, 05:01 pm

Dal


Enredo


Enredo se rió de buen humor por lo que decía su amigo. Sí que Dédalo había cometido errores, pero el brujo creía que Mephis podría haber sido más comprensiva con alguien de los suyos. Por supuesto a veces olvidaba que la comprensión hacia otros escaseaba en la ciudad.

Estaba atento a la mente de su amigo por si volvía a decirle algo y por eso no se le escaparon sus pensamientos. "Sí, lo mejor sería que me quedase aquí con él por ahora. Pero dale recuerdos al resto cuando los veas" le dijo por telepatía.

En cuanto el cambiante se fue el brujo miró hacia su acompañante, lo evaluó y le dirigió una sonrisa. Se le había ocurrido una idea que quizá podría iluminar un poco las sombras que había en la mente de Irdil.

-Sé que te has encontrado con muchas cosas malas. Déjame mostrarte una maravilla - le dijo clavando el báculo en el suelo y concentrándose.

A pesar de que los hechizos que iba hacer eran muy básicos iban a ir muy seguidos. Enredo respiró hondo y comenzó a hacer movimientos y a murmurar por lo bajo.

Una luz estalló en el cielo iluminando la bahía, acto seguido una estela de luces verdes brillaron y se apagaron. Poco después otra luz y otra estela de distinto color, así durante un par de minutos, cada vez más rápido hasta convertirse en un verdadero espectáculo de luces. Por último estallaron dos más, pero está vez tomaron forma, en una Doce Punto con los brazos extendidos y sus creaciones alrededor, todo de color plateado. La otra Silente, agachado en lo que se suponía una cornisa con la daga preparada, parecía que en cualquier momento saltaría a dar muerte, con un color morado brillante.

El brujo agarró el báculo hizo un pase mágico y ancló las luces a las alturas. Era su tributo a los muertos que habían caído para salvar al resto. Suspiró y contempló su obra, quizá alguien más se animase a poner una figura de luces en el cielo en honor a algún amigo.


Eriel.


El gárgola miró mal a su amigo una vez la mujer rara se fue.

-Que te toquen a ti por la espalda sin previo aviso, a ver qué tal reaccionas. Y da gracias de que no me he petrificado en el sitio y os he dejado solos con ella - le dijo.

Puso los ojos en blanco pero viendo que su amigo tenía ganas de buscarle algo decidió probar suerte.

-De acuerdo, ayúdame a buscar al chico con el que tropecé - le pidió.- Tengo que pedirle disculpas de forma apropiada.

Justo en ese momento empezó el espectáculo. El nublino se quedó embobado mirando las luces brillar, en su mundo no había nada parecido y era la primera vez que contemplaba aquello. Eriel no tenía ni idea de que los hechizos de luz se podían usar para crear algo tan bonito.

617Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 22/04/19, 12:07 am

Evanna


Dédalo


Dejó finalmente a Enredo junto a Irdil, alejándose de ambos para buscar entre la gente a aquellas caras bien conocidas de sus amigos. No fue a los primeros que único, vio también otras caras conocidas de gente con la que había tratado, pero teniendo claro su objetivo no se acercó a nadie.

Tardó un poco porque realmente la bahía estaba bastante llena, pero finalmente dio con ellos, siendo aquella enorme armadura bien conocida la primera en ver. Malahierba no pasaba desapercibida con eso puesto. Se acercó viendo curiosos que, junto a él, se encontraba un pequeño grupo bastante dispar, entre ellos, Karime y Saren, precisamente a los que buscaba…y luego, Valek. La principal presencia en ese lugar que hizo que el cambiante le observe con incredulidad.

¿Valek había salido a una fiesta y estaba sonriendo no de forma arisca o con ganas de explotar a alguien? ¿Qué milagro era ese? Es más, andaba junto a MalaHierba sin liarla. Resultaba sorprendente habiendo sido testigo más de una vez de sus encontronazos en el pasado <<Pues sí que han cambiado muchísimas cosas en mi ausencia…sino es de mucho antes >> pensó intrigado y sonriendo, seguro, se acercó a ellos. La última vez que había visto a sus amigos había sido tras lo del Pub y a MalaHierba y Valek desde hacía bastante antes. Es más posiblemente había visto más al poltergeist que al vampiro con eso de vivir ambos en Luna Alta, lo cual era por demás irónico.

Se acercó sigilosamente a pesar de seguramente sería previamente visto por Malahierba y Valek con eso de que andaba viéndolo de frente, pero su intención inicial era al fin de cuentas sorprender a sus amigos. Especialmente esquivar los agudos sentidos de la loba. Una vez estuvo casi detrás de ellos, le paso los brazos a Karime por los hombros abrazándola de forma imprevista y apoyando la cabeza contra ella con diversión, medio echándose sobre ella de improviso, casi tirándola. En realidad viéndolos ahí vivos y charlando tan normal le alegraba y aliviaba enormemente mas tras todo lo que había escuchado así que realmente se se sentía bien al verlos.

-¡Te cace! – exclamó con voz suave siendo claramente la suya reconocible por sus amigos antes de sonreír divertido, girando un poco la cabeza para verla con una sonrisa maliciosa- Hacia mucho tiempo que no veía a mi increíble loba favorita y mira que últimamente he visto mucha líbense. Lo siento Karime…aunque sigues siendo la mejor, sin duda– aseguró Dédalo con humor viendo al resto de grupo- Saludos al resto también…os abrazaría también con la misma o mayor efusividad, pero no quiero que mi miréis con cara de haber chupado un limón, que e smuy deprimente - dijo divertido levantando una mano para saludar a Saren, Valek y Tap con indolencia y buen humor- Pero vamos si me decís que si yo encantado ¿eh? -añadió mirándolos con una ceja alzada en genuina malicia, al tiempo que soltaba a la libense de su abrazo de oso.

-Espero no interrumpir gran cosa, sino ya seria empezar con mal pie cuando apenas acabo de volver a la ciudad. - añadió un tanto divertido por la posibilidad, aunque viendo lo relajados que estaba sus posturas claramente clamadas aprecian simplemente haberse estado poniendo al día.

618Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 23/04/19, 12:58 am

Muffie

Muffie

Irenneil

Neil atendió muy interesado a la conversación sobre dominios sintiéndose alagado cuando Adru dijo lo buen escultor que era y uno de los adultos que acababan de conocer le dijo que su dominio era una chulada, y emocionándose cuando este hizo uso de su propio dominio haciendo crecer dos semillas en su palma de las que nacieron dos flores con colores preciosos.

- ¡Qué bonito! ¿Puedes mandarlas crecer? ¿También puedes pedirles que den frutos?- preguntó entusiasmado.

En ese momento Pelusa preguntó a los adultos si había alguna manera de controlar a las pendicularias de Guille, a lo que ellos respondieron que solo Guille podría hacerlo. Neil no se había percatado de la travesura bienintencionada que estaban haciendo las pendicularias, así que cuando vio a Guille intentando darles órdenes claras le entró un poco la risa al verlo tan concentrado pero sin ser capaz de hacerlo de forma completamente clara. Por supuesto, no le hizo ninguna gracia cuando las pendicularias intentaron levantar un mesa entera, más preocupado en la posibilidad de un accidente.

- ¡Guille! ¡Diles que paren! Luces, nos van a echar- exclamó apurado.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

619Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 23/04/19, 01:11 pm

Giniroryu

Giniroryu
GM
Frunció ligeramente el sueño durante la explicación de la mona del queso, tratando de concentrarse en entenderlo lo máximo posible. El sinhadre seguía sin ver claro todo aquel asunto del sexo, resultándole ajeno y nada atractivo, pero asintió a la mona del queso cuando finalizó su explicación.
Sí, creo que lo entiendo. Gracias, Pelusa.

Volvió a mostrar una pose orgullosa cuando hablaron de su transformación, pasando de estar encorvada mirando los bordados de Vanyme a estirarse y colocar los brazos en jarras.
Nadie la conoce, parece. Puedo moverme muy rápido y saltar muy alto. Y dejo “remanencias” cuando lo hago que son como otros gamusinos que no se mueven y que pueden recibir daño en mi lugar. Era así, ¿no, Neil? —quiso confirmar con su aurva—. ¡Y todavía tengo que intentar correr por encima del agua! —añadió girándose de un pequeño salto hacia el mar en la distancia.

Intercambió una expresión de asombro con Neil cuando Wheem hizo brotar flores en su mano en un instante, del color de sus cabellos.
¡Hala! Eso te sería muy útil para tener abejas —le dijo a su aurva después de que este hiciese sus propias preguntas.

La conversación cambió a Guille y su problemático dominio. El gamusino tenía en buena estima a Kétchup y las demás pendicularias sin nombre, pero era cierto que podían llegar a meterles en un buen lío si el humano no aprendía a darles órdenes más precisas. Dejó que fuese la spriggan quien concertase una visita a aquel burdel si era necesario y se centró en la mesa que las pendicularias estaban a punto de levantar, apelando a Guille junto con Neil para que solucionase el embrollo cuanto antes.

Mientras las pendicularias desataban un pequeño caos a su alrededor de pronto un silbido muy fuerte en el cielo llamó su atención sobre el mismo. Luces de colores explotaban en el aire formando figuras que la edeel no reconoció pero apreciándolas de todas formas. Comenzó a saltar de entusiasmo mientras se las señalaba a Neil y a los pequeños del grupo mientras se imaginaba volando en un dragón entre aquella lluvia de estrellas artificiales.


_________________________________________

El quinto GM oculto representado en un gif:
Bahía de los Naufragios - Página 52 WLJLnOD

620Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 25/04/19, 03:02 am

Goliat

Goliat
Rox se las apañó para ponerse en pie con relativa soltura y evitar comerse el suelo por los movimientos de la irrense. Esta vez fue él quien le sacó la lengua cuando afirmó no necesitar ayuda con los rollos que le salieran.

Eso hasta que te cueles por un alien, ya verás. Entonces vendrás corriendo a mí.

No se olvidó de recoger la botella de vodka, ya a un cuarto de acabar. No tenía intención alguna de seguir bebiendo, al menos de momento, pero creía mejor dejarla de vuelta en la mesa a ensuciar las ya bastante lúgubres playas de la ciudad. El camino se le hizo largo no por la distancia real, sino por el ritmo in crescendo de sus latidos al pensar hacia dónde se dirigían. Hablar de Milo sin Milo delante le provocaba cosquillas, pero hablar con él después de su tan reciente revelación era otra cosa. Por suerte el alcohol le envalentonaba y le hacía pensar menos en su propia vergüenza. No sería extraño que creyesen que su rubor también fuese culpa de este.

Los dos desconocidos cortaron un poco al cambiante y sus ropas le distrajeron lo suficiente como para no ponerse nervioso por el irrense y la estupidez que estaban a punto de hacer. Saludó brevemente, mirando con interés sano sus prendas mientras dejaba los restos del alcohol en la mesa. Cuando su amiga tiró del moreno volvió en seguida a la tarea, como si nunca se hubiera distraído en primer lugar. Seguía llevando el morro irrense, pero era difícil de decir si a posta o por olvido.

Sí sí —se puso al otro lado del “secuestrado”, imitando el tono de Rena—. En privado. Es serio.

Lanzó una mirada atrás para asegurarse de que los demás se quedaban ahí y no les seguían. No se alejaron tanto como antes del grupo, pero sí lo suficiente como para que no les oyeran con el barullo de gente.

Vale, Milo —miró a Rena, buscando complicidad. Al encontrar su mirada asintió suavemente, de forma casi solemne, mas la risa contenida empezaba a deformar su sonrisa—. Mira, a ver. Hemos estado hablando de que… —su mente trabajaba a toda prisa, encontrando excusas casi automático— En fin, has pasado mucho tiempo mirando cosas en internet, con eso de ser un hackerman y tal, y nos preguntábamos si…

Tuvo la genial idea de mirar al otro a los ojos. El dorado de estos hizo que se bloqueara unos segundos, notando una flecha atravesarle el corazón así como su propia risa por la tontería buscando una salida.

¿Te mola el porno de escarabajos? —soltó sin más, sin pensar y con menos esfuerzo del que podría uno imaginar. Poco duró la fachada: hizo un ruido nasal y finalmente rompió en una risa. El pecho le temblaba en el esfuerzo en vano por contenerse—. O sea, escarabajos… con irrenses.

Chocó una mano cerrada contra la otra torpemente mientras todo él vibraba en risas silenciosas. Lo típico que le preguntas a tu crush.

Dama Isis x Jace (+18):

Jace emitió una carcajada ante su pregunta esquivada y la orden tajante de la veela, pero no rechistó. Al dullahan no le iba la sumisión, o al menos no lo había hecho hasta el momento, pero para su propia sorpresa recibir órdenes de Twix le resultaba lo natural, como tenían que ser las cosas. Obedecer era de algún modo gratificante, pero más lo era la idea de actuar en rebeldía. No lo haría ahora, claro, él mismo se moría por hacer aquello y provocarla más, pero el sentimiento estaba ahí latente.

Podría haberse puesto de rodillas en ese mismo instante, encajado entre sus piernas para pasar a algo más intenso, pero siguió el camino que había marcado con el sirope a un ritmo lo más lento que su ansia le permitía. El hechizo térmico aumentaba su temperatura a ritmos acelerados, con lo que tuvo que alejar su humo del pecho de Twix para deshacerse de su camisa por completo, dejándola caer al suelo sin reparo alguno. En lo que estuvo descubierto de cintura para arriba, devolvió ambas manos al pecho de la frivy mientras su humo bajaba cada vez más. Siguió en descenso el recorrido de sus curvas con ambas manos hasta encontrarse, ahora sí, de rodillas en el suelo.

El tanga de la veela dejaba muy poco a la imaginación, lo cual apenaba de una forma u otra al chico. Colocó ambas manos sobre el hilo de la prenda y tiró de ella despacio, con la vista fija en su rostro, tratando de no distraerse demasiado en lo que tenía delante. Si Dama Isis quería que fuera más lento tendría que apartarlo de una patada. Jace agarró la botella de sirope nuevamente, alzándola allí donde la chica pudiera verla para dejar claras sus intenciones.

«¿Puedo?» preguntó fugazmente. «No me creo que esté pidiendo permiso para esto» añadió después con tono socarrón, acompañado de un ruido a medias de risa y jadeo.


_________________________________________

♪♫♬:


Bahía de los Naufragios - Página 52 Mercad11

621Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 26/04/19, 08:54 pm

Red

Red
Saren:

El norteño asistió al intercambio de abrazos y saludos en silencio, manteniendo ligeramente las distancias por costumbre. Ya hacía tiempo que limitaba el contacto físico con otras personas al mínimo imprescindible, pues desde lo de Verkan solo se sentía cómodo con la libense en aquel sentido, pero le habría encantado ser tan efusivo como su amiga. «Quizás la próxima vez» se dijo con una media sonrisa, asintiendo en dirección al poltergeist cuando este se dirigió a él.
Si, ya le había oído lo del ejército a alguien, pero de lo de Gar y de lo de tu nueva casa no tenía ni idea —comentó riendo, acomodando la postura con gesto natural cuando Ka se apoyó en él y rodeando su cintura con el brazo libre—. ¿Hace cuanto tiempo te mudaste exactamente? —se interesó.

El intercambio de pullas entre el vampiro y la morena fue entretenido, pero fue la pregunta del humano lo que le atrajo hacia aquella conversación.
Yo estoy trabajando en el Burdel de Dama Espasmo como miembro del personal de seguridad... me recomendó la anterior encargada y de momento conservo el puesto —explicó muy por encima, sin entrar en detalles de las circunstancias que le habían conducido a aceptar aquel curro ni su relación con Wen—. Además de eso poco más hay que decir: dibujo de vez en cuando, entreno todos los días y últimamente nuestra amiga aquí presente me ha secuestrado para visitar su mundo natal. Su hermano es un encanto, os lo digo yo, nadie diría que comparten padres. —añadió con una sonrisa burlona, claramente de broma.

El repentino placaje que le hicieron a la licántropo por la espalda les desequilibro a los dos de malas maneras y el idrino estuvo a punto de irse al suelo de boca. Con el ceño fruncido se dio la vuelta dispuesto a encarar al estúpido en cuestión, pero el pelo blanco y la voz le hicieron detenerse. Hacía mucho que no veía al foner y cambiaba mucho de aspecto, pero después de tanto tiempo había aprendido a reconocerle prestando un poco de atención. En aquella ocasión, además, lucía un aspecto muy similar al suyo original, así que no había duda sobre su identidad.
No interrumpes nada, de hecho nos acabábamos de encontrar y nos estábamos poniendo al día, Dédalo —respondió con una mueca, esbozando a pesar del susto repentino una amplia sonrisa—. Hola a ti también, por cierto. —añadió, palmeando el hombro del cambiante en un gesto de afecto bastante más efusivo de lo que era habitual en él.

Reunirse con los amigos después de tanto tiempo era refrescante y empezaba a creer que no había sido tan mala idea asistir a aquel acto oficial. Ka tenía muchas ganas de fiesta y habría estado animada aún sin los encuentros con sus compañeros de cosecha, pero para el selkie aquello último era lo de verdad estaba haciendo grata la experiencia.
¿Qués es de tu vida? Sigues viviendo con Enredo, ¿verdad? —le preguntó al peliblanco, enfatizando sus palabras con gesto de la mano que indicaban su genuino interés.


Milo:

La mente del brujo había desconectado ligeramente cuando Pam les empezó a explicar a los pequeños que era lo que se hacía exactamente en un burdel, pues no se sentía preparado para lidiar con ello, así que la aparición de Rena y Rox le pilló por sorpresa mientras se comía su cuarto donut.
¿Pero qué... ? —acertó a decir con el hocico lleno de azúcar glass cuando la ursántropa le rodeó los hombros con su brazo bueno y empezó a tirar de él.

La fuerza de su amiga era claramente superior, así que ni se molestó en resistirse, y tras dejar caer una disculpa apresurada se dejó llevar por sus dos compañeros. Una mirada perspicaz le hizo percatarse rápidamente de que ninguno de los dos estaba precisamente sobrio, pues si las risas tontas no eran un suficiente indicativo también tenían el rostro congestionado, pero guardó silencio y se limitó a observar al coreano fijamente mientras este empezaba a hablar. Le llamó la atención el morro irrense que le asomaba bajo el sombrero de ala ancha, pues en conjunto le quedaba sorprendentemente bien, pero antes de que se le ocurriera algún piropo se percató de que se estaba yendo por las ramas.
«¿A donde quiere ir a parar... ?» empezó a preguntarse mientras el rubio intercambiaba miradas cómplices con la irrense, sorprendido del rodeo que estaba dando, pero cuando soltó la bomba se arrepintió al instante de no haberse resistido a seguirles.

Milo, con la cara como un tomate y una expresión a caballo entre la vergüenza y la indignación, observó a los otros dos con ojos como platos.
¡¿Po-porno de escarabajos?! —preguntó en voz demasiado alta y con un tono ligeramente agudo, cambiando el peso de una pierna a otra de forma notable—. ¿Pero tu que cosas le has contado, Rena? —añadió, mirando esta vez a la ursántropa con el ceño fruncido.

No sabía si echarse a reír o salir huyendo, pues la cuestión le había pillado con la guardia baja y su capacidad de reacción no era la mejor en aquel momento. Respiro hondo, sin embargo, y trato de no mirar alrededor, pues no quería saber si habían llamado la atención de algún veterano.
No, yo no veo porno de escarabajos —respondió al final tras un ligero carraspeo, esbozando una sonrisa forzada. Sabía a que venía la pregunta y conocía el oscuro mundo de la red irrense, pero siempre había evitado aquellos rincones como la peste—. Me parece una falta de respeto a los pobres insectos, si señor, semejantes criaturas no merecen ser el fetiche raro de algún pervertido pajillero. —comentó con suficiencia, tratando de sonar serio sin demasiado éxito: su bigote de azúcar no aportaba peso a sus declaraciones.

Nunca había juzgado a nadie por sus gustos sexuales, pero aquel tipo de pornografía le parecía de mal gusto aunque fuera todo digital, y que le metieran en el mismo saco le daba mucho palo. Si la tierra lo hubiera tragado en aquel momento el brujo habría sido muy feliz, pero no tuvo esa suerte y su bola de cobre empezó a orbitar a la altura de sus rodillas trazando elipses irregulares que reflejaban su nerviosismo.

622Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 29/04/19, 01:12 am

Muffie

Muffie

Karime rió alagada por el comentario de Tap, algo eufórica por el reencuentro.

- Con lo cerca que trabajamos y lo poquísimo que nos vemos. Es triste, pero todo el servicio de espías esta siempre rodeado de mucho secretismo. A veces pienso que ni siquiera Cicatriz se entera de algunas cosas que ahí hacen. Pero también es verdad que a veces da la sensación de que sabe muchas más cosas de las que aparenta- comentó como si fuera una broma, pero podía notarse la admiración en su tono-. Un momento, ¿vives en Luna Alta?¡Qué nivel! Podrías invitarnos alguna vez. Prometemos no liarla demasiado- propuso con una amplia y fingida sonrisa de inocencia, pero en seguida se derrumbó en picardía-. ¿A quién quiero engañar? No puedo prometer eso.

La loba soltó una risotada ante los comentarios del vampiro, encantada como siempre de su malestar general. No es que a la libense le gustara que Pablo estuviera mal, pero le hacía mucha gracia su caracter derrotista y cenizo. Cuando Saren habló de Ilol, Karime rió con ironía.

- Lo dice porque no le ha visto sacar su fiereza todavía. Una vez amenazó a un soldado que le ofendió con el pincho con el que sujeta sus orejas ceremoniales, ¡si le hubiera visto la Reina Madre! ¡qué espectáculo! Me sentí tan orgullosa de él- dijo fingiendo que se limpiaba una lágrima, aunque claramente siempre estaba orgullosa de su hermano-. Tengo que decir que se lo está guardando, pero aquí el pececillo y yo nos hemos centrado mucho en la parte física de nuestra relación- comentó giñándoles su único ojo-. Por desgracia no ha sido de la forma en la que a mi más me gustaría, aunque también es divertido darse de hostias, para que mentir. Contacto físico, sudor, jadeos, euforia. Mmmm... Me pongo cachonda solo de pensarlo-. explicó con cara de satisfacción. La verdad era que para Karime el sexo y la lucha eran casi lo mismo y le proporcionaban el mismo placer. De hecho, el mejor polvo para ella era el que empezaba con una lucha. O la mejor lucha la que terminaba con un polvo.

- La verdad es que en este tiempo me he centrado bastante en el ejército y en mejorar. Pero también he hecho otras cosas divertidas, ya sabéis. ¡Y mirad, me he hecho un tatuaje nuevo! - exclamó encantada levantándose la vaporosa falda por encima del muslo para que pudieran apreciar bien la composición geométrica de un lobo aullándole al símbolo de la Luna Roja-. Me lo hizo aquí Saren que es un artista. Sugerente, ¿verdad? Por desgracia, esto tampoco teminó en sexo. A veces pienso que no tienes sangre en las venas, Burbujita.

De repente, alguien chocó contra su espalda, pero no llegó a alertarse por ello porque enseguida le llegó el aroma de uno de sus amigos y sus instintos se calmaron.

- ¡Tirachinas! - exclamó encantada, girándose para abrazarlo con fuerza. Cuando por fin le soltó se fijó en su vestimenta-. ¡Pero qué guapo vas, por los Grandes Felinos! ¿Has estado todo este tiempo en mi tierra y no me has dicho nada? ¡Podría haberte enseñado todos mis sitios favoritos y geniales! Por lo menos hemos sacado algo bueno con esto porque no podemos negar que la moda libense te queda estupendamente. Yo no entiendo por qué nuestra moda no se populariza más con lo mucho que favorece.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

623Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 29/04/19, 04:45 pm

Nihil

Nihil
-¿Cómo que fuera de tus amigos? ¡Pensé que yo era amigo tuyo! -se quejó Zmey, aunque guiñó un ojo para dejar claro que estaba de broma -Y esta es la ciudad de los milagros y los portentos y todo eso, es el mejor sitio para pensar a lo grande y estar loco ¿No has pensado en eso?

Había cierto brillo en los ojos del piromante. Comprendía la inseguridad de Evelhan porque él mismo la había sentido y la seguía sintiendo a veces, pero el tiempo en el que se avergonzaba de su elección de nombre, de cuando temía estar siendo osado o pretencioso se había acabado. Nadie llegaba a nada pensando en pequeño o haciéndose de menos.

Le concedió lo del dibujo. No era un talento que hubiese traído de Sinhdro, sin embargo había tenido que aprender para sus clases de anatomía y Nihil era una profesora dura pero eficiente. Ayudaría con gusto con los planos que hiciese falta y así se lo dijo al daeliciano.

-Respecto al dinero… No creo que endeudarse sea una buena idea, especialmente si necesitas una cantidad muy grande. Podrías ir ahorrando o buscarte un trabajo temporal que te de dinero fijo así si pides un préstamo al menos sabrás que podrás ir pagándolo poco a poco.

No conocía a ningún usurero famoso en la ciudad. Había prestamistas en Gar y algunos ricachones que hacían inversiones de vez en cuando pero nadie fiable. Podría preguntarle a su maestra.

De pronto, el cielo que había empezado a apagarse para entrar en las últimas horas de la tarde se encendió con centenares de luces. Zmey señaló las figuras titánicas casi con demasiado entusiasmo.

-¡Evelhan mira! ¡Mira eso! -gritó incorporándose de golpe.

Era un bonito tributo a los caídos. Por el momento dudaba que fuera cosa del Consejo, tal vez una idea espontánea por parte de algún ciudadano. Zmey no tenía ni idea de que era un antiguo compañero suyo el autor, pero se sintió inspirado para unirse al homenaje.

Los hechizos pirotécnicos fueron de los primeros relacionados con su dominio que aprendió, así que las palabras acudieron prestas a sus labios. Se colocó en pie sobre la arena, algo alejado de su amigo y trazó formas en el aire con los brazos. Sus manos ardieron en llamas, el fuego quedaba suspendido en el aire y con el primer giro el dragón empezó a tomar forma. Un paso firme, impetuoso en el suelo fue la orden que necesitó la bestia para desplegar las alas y echar a volar. El dragón tomó distintos colores, tras de sí dejaba una estela incendiaria que se multiplicaba en otros tantos dragones más pequeños. Bailó alrededor de las figuras de los héroes, poniendo la guinda que Zmey creía que le faltaba al mensaje: La esperanza de un nuevo comienzo.

**

Rena trató de poner cara de poker todo el tiempo que Rox estuvo hablando, sin embargo la reacción de su compatriota le provocó tal ataque de risa que se dobló por la mitad, casi llevándose al pobre Milo de paso. Ya no sabía ni qué demonios estaban haciendo ni qué le parecía tan gracioso pero igualmente no quería que parara, aunque le doliesen las mejillas de reír.

-¡Míralo como intenta hacerse el digno! -se burló -Vamos, confiesa que tienes un lado oscuro. Seguro que algún gusto rarillo tienes por ahí…

La Divina Providencia, la Suerte o los dioses oscuros intervinieron en ese momento para rescatar a Milo de Rena. De pronto el cielo se llenó de lucecitas y toda la gente alrededor estalló en expresiones de asombro ante el espectáculo. La irrense no fue menos.

-¡Joder qué pasada!

Había dos figuras iluminadas de tipos que no conocía de nada pero que supuso serían importantes, y para colmo luego se unieron un montón de dragones de fuego que parecían querer emular el desfile que había tenido lugar unas horas antes. Rena gritó de júbilo y vitoreó como había hecho entonces, puede que incluso más gracias al efecto del alcohol.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

624Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 02/05/19, 02:16 am

Goliat

Goliat
Rox se mordió ambos labios para calmar su creciente sonrisa y evitar no pisar las respuestas de Milo con risas, pero en el momento en el que le preguntó a Rena qué le había contado, el cambiante abrió mucho los ojos y se rió sonoramente. A sus oídos aquello había sonado como si su amiga hubiese destripado un secreto oculto entre los dos, como si, efecticamente «¡ve porno de escarabajos!»
Me ha contado COSAS —alzó las cejas y abrió los ojos como platos al recalcar la última palabra. El ruido nasal de otra carcajada contenida impidió que siguiera hablando.

El chico se esforzó por negar todas las acusaciones, poniéndose rojo de vergüenza por las ocurrencias. Ante esa reacción, la cual el coreano interpretó como afirmación más que como bochorno, señaló al moreno y miró a la peliverde mientras se partía con ella, haciendo aspavientos con la otra mano. Sus hasta ahora moderadas risas con forma de tembleques pasaron a ser un legítimo ataque de risa con las burlas de Rena.

¡Se ha puesto todo rojo! ¡Que mono! —canturreó sin parar de reír. Bajo su mofa había total sinceridad: ruborizado estaba adorable. Cambió el tono de voz abruptamente a uno más violento al continuar—. ¡Te hemos pillado, cabrón! —le dio un golpe con el puño cerrado (sin medir fuerzas) en el hombro. No se lo pensó demasiado al pasarle un brazo por encima instantes después, pegándose a él para picarle más, malicioso—. ¿Eres más de polillas o de escarabajos? ¿Con seis brazos o...?

Los fuegos artificiales detuvieron la tortura de Milo. Si el irrense no se zafaba de su agarre, sería él mismo quien se apartara. Rocavarancolia era más fea que pegarle a un padre, sin duda, pero el olor a sal, la brisa marina, las risas de sus amigos y aquel espectáculo de luces hacían que el chico volviera a una época de su vida mucho más feliz. Podría haberse dejado llevar por la nostalgia y la pena, pero lo que sintió fue la reconfortante sensación de haber recuperado parte de lo perdido. No serían sus amigos de la infancia, un grupo de ocho, ni surfistas ni skaters, pero tampoco necesitaban serlo. Rox observó el cielo boquiabierto y maravillado, pensando en las muchas ganas que tenía de llevarles a la Tierra, de dejarse los tres juntos las cuerdas vocales en un concierto o de pasar un día en una playa de verdad. La sonrisa le duró hasta que reconoció a una de las dos figuras que formaban las luces.

Eh, ¡ese es el hijo de puta que me sacó de mi casa! —sus labios se curvaron en una mueca de sorpresa y disgusto. No estaba realmente enfadado, pero desde luego no le parecía lo mejor celebrar una fiesta con su secuestrador hecho de lucecitas gigantes sobre sus cabezas. Verle el careto le arruinaba el espectáculo—. Ojalá se hubiera tragado la puta zapatilla. —masculló entre dientes, más divertido que ofendido al recordar su primera reacción al encontrárselo en su cuarto: había amenazado con lanzarle sus adidas a la cabeza.
Si tuviera el poder y el conocimiento, el cambiante haría que un segundo dragón le atravesase el cráneo. Se centró en ver danzar a la criatura por el cielo, arrugando el morro cuando pasaba cerca de aquel pobre diablo. Miró de reojo a sus dos amigos y, considerando que no había chinchado lo suficiente a Milo, volvió a dirigirse a él.

A mi también me molan cosas raras, no te ralles —dijo en un “susurro” perfectamente audible para Rena, actuando como si estuviese distraído con los los fuegos artificiales. Luego le sonrió con naturalidad.

Con confianzas esas bromas eran normales en él, pero era el alcohol el que le ayudaba a dejar caer bombas semejantes en las narices de su recién descubierto interés amoroso. Más allá del leve rubor que le había acompañado media fiesta, no hubo rastros de vergüenza en su expresión y su voz no había flaqueado, así que confiaba en que el doble sentido escapase a la comprensión del irrense. Podía creerse que le gustaba el porno más hardcore, que le daba igual.

Ya se avergonzaría mañana.


_________________________________________

♪♫♬:


Bahía de los Naufragios - Página 52 Mercad11

625Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 03/05/19, 12:33 am

Red

Red
Sekk:

Sekk escuchó con atención las palabras del nublino y frunció un poco el ceño cuando aseguró que no tenía compañeros de cosecha. «¿Acaso los ha perdido a todos o es que no se relaciona con ellos?» se preguntó, tratando de no juzgarle precipitadamente solo por aquello. El berserker había perdido el contacto con Roaxen desde que ambos vieran la Luna, por lo que no era el más indicado para hablar sobre el cultivo de las relaciones, pero era una pena que Arcan no tuviera a nadie que hubiera vivido lo mismo que él y compartiera sus vivencias.
Si, en cuanto todo deja de darte miedo duermes mucho mejor —asintió en respuesta a su último comentario—. Al menos hasta que una torre asesina cobre conciencia e intente acabar con toda la ciudad, ¿verdad? En ese caso vuelves a dormir de pena. —añadió con una sonrisa sardónica, tratando de recordar con un humor algo ácido el motivo de aquella fiesta.

El intara ayudó a extender el mantel sobre el suelo y se dejó caer sobre una piedra en cuanto llegaron al pequeño remanso de tranquilidad que les había señalado a sus compañeros, pero antes de que pudiera darle a Pollo su comida el quebrantahuesos decidió que ya había esperado demasiado.
¡La madre que te parió! —maldijo el ulterano cuando el pájaro le pellizco el brazo obligándole a soltar la bandeja de malas maneras. El ave, centrado en sus huesos, ni siquiera le prestó atención—. El día que menos te lo esperes voy a hacerme un caldo con tu culo emplumado. —masculló entre dientes con expresión peligrosa mientras se frotaba el antebrazo

El rubio no estaba enfadado de verdad, no al menos en plan descontrolado, pues estaba más que acostumbrado a las salidas de la montura de su amigo y no iba a perder los papeles por aquella chorrada.
No te preocupes, no me ha hecho mucho daño. Ha sido más la sorpresa que otra cosa. —le respondió a la rapiña cuando este le preguntó si estaba bien, quitándole importancia con un gesto de la mano y un leve suspiro de resignación. Antes de seguir hablando, sin embargo, alcanzó una de las botellas de cerveza y le dio un largo trago, dejando que la bebida le calmara un poco los nervios para retomar la conversación con más tranquilidad.

El frescor en su garganta ayudó bastante, pero en el fondo el ulterano empezaba a sentir que ya había tenido fiesta más que suficiente. Se esforzó en que no se le notara, no obstante, y haciendo un pequeño esfuerzo puso buena cara y decidió aguantar un rato más.
Así que trabajas con Isis, ¿eh? Seguro que es buena profesora de magia —comentó, esbozando una media sonrisa que podía significar varias cosas—. Y además una maestra de combate... —añadió, soltando un silbido de admiración—. Yo en cambio me pase mi primer mes de transformado haciendo el vago he intentando no destrozar todo a mi alrededor —recordó riendo—. Los jóvenes de hoy en día no saben relajarse, ¿verdad Sami? —le preguntó a la evaki en tono de broma—. Que no te de cosa chupar del bote del Consejo durante un tiempo, Arcan, los dioses saben que todos nos merecemos un buen descanso después de pasar por ese circo de mierda al que llaman cosecha... —concluyó en un tono algo más serio.

626Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 05/05/19, 03:07 pm

Goliat

Goliat
Quebrantahuesoe

La montura hizo caso omiso a Sekk y a sus amenazas, demasiado concentrado en recoger todos los huesos del suelo. Alguien o algo tocó una de sus alas, y el pájaro reaccionó alzando la cabeza para ver quien había sido, buscando al culpable entre los tres allí presentes. No fue más que un gesto fugaz, que pasaría fácilmente desapercibido al no ver nada sospechoso. El ave volvió a su tarea, nuevamente interrumpida por otro toque. Infló las plumas y miró a todos lados, captando un movimiento extraño por el rabillo del ojo. Subió las alas para ver mejor a sus pies cuando otro toque le pilló la cola. Todas las plumas de su cabeza se erizaron al ver con detalle la mano que salía de rincones para fastidiarlo, claramente molesto.

En cuestión de segundos, el quebrantahuesos empezaría a repartir zarpazos a diestro y siniestro contra suelo, atrapando nada más que conchas de mar y arena entre sus garras. La frustración hacía que todo su lenguaje corporal fuese violento y agresivo, pero no por mucho: fastidiado al no conseguir atrapar aquella estúpida molestia, el pájaro terminó por alzar el vuelo. Sin más dilación tomaría altura para mantenerse dando círculos muy por encima de la bahía.


_________________________________________

♪♫♬:


Bahía de los Naufragios - Página 52 Mercad11

627Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 05/05/19, 06:02 pm

Cuervo

Cuervo
Guillermo atendió a los comentarios sobre sus Pendicularias, parecía que tendría que empezar a tomarse enserio su relación con ellas. Durante un segundo había pensado que podría apañárselas, pero solo le basto girar la cabeza hacia ellas para ver que no era así.

Salió disparado gritando detrás de ellas:

-AAAAAAAAAAAAAAAA!!! ¿Oyeeeee no podéis portaros bien? - dijo casi en modo de súplica, las Pendicularias le miraron, ellas no estaban haciendo nada más que lo que se les había dicho y lo que veían hacer a Guillermo, aprendiendo de sus acciones e ideas alocadas, y lo peor de todo es que aprendían rápido.- Os vais a quedar quietas y no os vais a mover en lo que queda de fiesta está claro… y vais a estar cerca mi para que os vea no hacer nada malo-dijo mirándolas fijamente, empezando a entender que quizás esto fuese lo mismo que sentía Pam cuando el se metía en líos.

Esta vez sí, las Pendicularias se quedaron quitas alrededor de grupo, dos de ellas jugaban a piedra papel y tijera mientras nadie miraba, y Kétchup decidió colgarse de entre los pliegues del jersey de Guille y dejándose su peso muerto.

Volvió al grupo y se corrió a hablar con Wheem:
-Necesito ayuda… se supone que son mi dominio o como se llame, pero no hace nada más que estar tiradas por ahí y romper cosas, y robar cosas y jugar…es como tener muchos gatos a la vez, ¿que se supone que se hace con ellas?



Última edición por Cuervo el 07/05/19, 12:33 am, editado 1 vez


_________________________________________

☽◯☾:


BRUJA 1.ª
Habla.
BRUJA 2.ª
Pregúntanos.
BRUJA 3.ª
Á todo te responderemos.

628Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 06/05/19, 05:36 pm

Evanna

Evanna
Samika

Para Samika los arranques repentinos del rapaz de Jace le eran algo nuevo pero teniendo en cuenta las claras muestras de tener hambre que había mostrado hasta ahora, aun así le sorprendió notar movimiento de este a su lado cuando ya andaba casi llegando para quitarle los huesos. <<Que bruto es, por dios >> pensó la evaki ante el acto del ave, aun algo sobresaltada por el arranque. Miro en dirección ala figura borrosa de Sekk y sus gruñidos contra a el pájaro, al menos aprecia no haberse enfadado demasiado, que en su caso ya un poco era bastante explosivo de por si.

-Deberías darle una buena colleja luego a Jace por tener de niñero de esta manera. Menos mal que no te hizo mucho daño, su pico no es ninguna broma- suspiro Samika terminando por sonreír ligeramente una vez llegaron al lugar, tomo asiento cogiendo una de las botellas de hidromiel para darle un trago no olvidándose de las palabras dichas por Arcan. ¿No tenia compañeros? <<¿No que estaba su hermano? Ademas tengo entendido que buena parte de los de Maciel esta en la sede ¿no se llevaban bien acaso?>> pensó confundida y algo pensativa.

- No se que habrá ocurrido ni voy a preguntar por detalles, pero... ¿no es solucionarle? Lo de tus compañeros y tu quiero decir, pro que se que mayormente todos lo de Maciel están en la sede, aunque solo hablé con algunos- no preguntaba detalles, muchas cosas que ocurrían en la cosechas pues se quedaban en las cosechas, las convivencias podían acabar siendo buenas o malas y era muy difícil llevarse bien con todo el mundo, sino imposible. Ella había tenido suerte con su grupo de torreón y aun así hubo diferencias.

Ante el comentario de Arcan sobre que estaba prendiendo magia de Isis y también combate , de forma tan rápida se intereso un poco.

-¿Quien es tu maestra de combate? Tal vez la conozco. ¿Esta en el ejercito? -pregunto curiosa ante de reírse ante el comentario de Sekk. Dama Isis como maestra de magia, tenia que ser como poco interesante y obnubilante, se preguntaba seriamente como era capaz de centrarse con el encanto de la veela siempre presente aunque bajase sus dones. Samika daba gracias de ser medio ciega o se la pasaría como besuco todo el día siempre que estaba con Dama Isis, como seguramente le ocurría casi todo el que se topaba con ella de primera y le golpeaba ya fuese el canto de veela o el simple aspecto de la frivy.

-Ey, tu caso era un poquito especial Sekk, no cuenta. Era preferible la tranquilidad y la paz ceremonial en tu caso...a cualquier cosa.- dijo Samika con humor, pues sabia que lo berserkers durante sus inicios de trasformación era como bombas de cuentas atrás con mechas muy, pero que muy cortisimas-¿Te imaginas la cantidad de reparaciones que habríamos tenido que hacer?Y ya no solo de edificios, de huesos rotos también...como poco.- no dudaba que aun podría ocurrir eso si sekk realmente se enfadaba en serio, peor era diferente del comienzo, ahora se le podía hablar, sin que estallase, al principio hasta eso era costoso. Pasaba de 0 a 100 relativamente rápido.

-Yo tampoco soy un buen ejemplo de joven que descansa- bromeo ella juguetona ante su comentario- Que prácticamente fue transformarme y empezar a ver que podía hacer para iniciar con el entrenamiento para mis pruebas del ejercito – dijo sonriendo por un momento, aunque su sonrisa se terminó tambaleando un poco al final. Bajo la mirada tomando un trago, recordando repentinamente quien había sido quien había realizado su prueba. Había sido un encuentre breve y claramente formal, pero no dejaba de ser un poco extraño- Fue Silente quien me realizó la prueba, incluso le abrace en mi arranque de alegría por haber aprobado...pobre, que susto se dio- añadió casi como un recordatorio en voz alta pensativa, pero al notar que sonaba un poco cabizbaja de la nada, sonrió ligeramente, recordando las ultimas palabras de Sekk para volver a unirse a la conversación y cambiar de tema- Pero Sekk tiene razón, no tengas miedo de chupar del bote...algunos es que somos unos intensitos, que no podemos estarnos quietos. -. añadió encogiendo ligeramente de hombros, moviendo un poco sus alas para replegarlas mejor contra ella y no estorbase.

Distraída, observo la borrosa y enorme figura de Pollo comiendo tranquilamente, lo vio medio moverse inquieto peor inicialmente no le dio importancia. Hasta que empezó a escuchar sus uñas dar inquietos movimientos sobre el suelo, a pocos pasos de ellos. Samika frunció el ceño, retrocediendo sin ver lo que ocurría.

-Wow...- dijo cuando uno d e los movimientos bruscos de Pollo que parecia andar enrabietado con parpadeo sorprendida cuando de la anda el ave, harta levanto el vuelto, levantando un ventolera contra ellos, que levanto incluso piedrecitas del suelo de la  bahía en todas dirección. Samika bufo sacudiéndose estas del pelo-¿Que acaba de pasarle? Estaba comiendo súper tranquilo...¿algo le ataco que no pude ver? -pregunto frunciendo el ceño, extrañada usando su ecolocalizacion con un chasqueo pero no viendo nada, ni insecto ni nada que pudiera haber estado incordiando a Pollo. No estaba entendiendo nada.

Ademas otra cosa que había ocurrido con el repentino alzar de vuelo de Pollo y el viento que levantó al hacerlo, fue que parte de la comida que llevaban en la bandeja quedara desparrama sobre el suelo, el mantel y parte de su vestido. Parte de la falda se había ensuciado de salsa. Samika soltó un suspiro exasperada.

-¡Bien, me rindo! Estaba sentenciado que este día este vestido se iba a ensuciar, era su destino -comentó entre exasperada y con ganas de reírse tontamente mientras quitaba los restos de comida de la ropa, ya para que sulfurarse había sido un accidente, esperaba que al menos luego de limpiarlo o pedirle alguien usar magia no quedase ninguna mancha por la tela era especialmente delicada. El alcohol también ayudaba bastante a tomarse las cosas con cierto humor, con el mejor humor posible. Tomo otro largo trago de su botella, perezosamente dejando la botella sobre el mantel antes de levantarse- Supongo que hasta aquí llega el ir bien vestida, estaba intentando exprimir el máximo tiempo posible de lucir guapa y medio elegante, pero ya da igual...ya puedes quitarme la levitación Arcan, gracias -dijo sonriendo en la dirección del borroso cuerpo del nublino. Dicho eso, lleno su dedos a su nuca allá donde tenia el tatuaje con la runa de vestir y pronuncio apenas por lo bajo la palabras para activarla.

El traje de azul cayo con un suave ruido sordo a sus pies, siendo sustituido por una sencillas botas negras de hebillas, que poseía magia en la plantas para ser usadas de ventosas cuando lo necesitaba, pantalones negros largos ajustable al cuerpo de la evaki y sus movimientos. Y un croptop que se amarraba al cuello de color azul, que dejaba sus brazos y omoplatos descubiertos así como parte de su vientre, con los abdominales ligeramente marcados por el ejercicio. Una vez cambiada de ropa, se estiro perezosamente, mas cómoda con su ropa habitual de vestir, soltó un suave suspiro de satisfacción. Mucho mejor así, llevar vestidos en general no era muy común en ella, aunque le gustasen.

Bien, cenicienta volvió a su ropas de sirvienta, bastante antes de la medianoche. Que aguante aquí hasta medianoche ya si es mas dudable...mi tolerancia al alcohol no es excesiva, así que hasta donde pueda sin ir causando molestias a nadie- sonrió entretenida agachándose a recoger su vestido del suelo para doblarlo bien y dejarlo junto a sus tacones, tomando seguidamente botella para darle otro trago, teniendo mas que clarisimo que ambos no tendría idea de lo que hablaba pero no dándole mucha importancia.


–----



Evelhan Kaw


No pudo evitar reírse un poco ante su queja cuando dijo que sino el no era también su amigo, porque evidentemente lo era, pero era un poco diferente- Al fin de cuentas con sus amigos el no hacia esas cosas que si hacia con  Zmey. Así que era otra clase de amigo, o algo así.

-Eres un amigo importante pero de una forma diferente a Sura, Heraldo, Onyx o cualquiera de los demás de mi cosecha -explico el brughou sacando le la lengua infantilmente. Pero tal vez por lo demás Zmey tuviese razón ¿donde mas que esa ciudad que apenas iba a resurgir de nuevo tras todo lo ocurrido, para planes locos y descabellados? Y el suyo ni siquiera era tan loco, difícil y complicado de realizar si, pero con esfuerzo, mucho estudio y dedicación estaba seguro podría conseguirlo. Ademas recibiría ayuda.

Por ello no pudo mas que alegrarse cuando Zmey acepto en ayudarle con los dibujos para el edificio que le gustaría arreglar mas adelante, dos cabezas pensaban mas que una y también cuarto menos trabajaban mas que solo dos. Estaba seguro que se le ocurrían  cosas geniales, Zmey tenía mucha imaginación en realidad.

En cuanto al dinero también dudaba, si, no le hacia mucha gracia eso de endeudarse desde el principio sin saber a ciencia cierta si le iría bien sus planes y el negocio en si. Seria como ponerse una soga al cuello y no le apetecía para nada morirse de nuevo y esta vez si, definitivamente. La idea de Zmey de buscarse un trabajillo para ahorrar le aprecio definitivamente mucho mejor. <<¿Pero donde podría ganar un sueldo decente? Tengo algunos ahorros pero no demasiado y me gustaría empezar con la remodelacion para mediados de la próxima cosecha si los primeros encargos empiezan a funcionar.>> pensó aun dándole vueltas. Iba a tener que buscar un poco la ciudad para ver que podría encontrar, sino tendría que volver a trabajar en el granero temporalmente.

Se encontraba aun dándole vueltas a eso, viendo que podría hacer cuando la repentina exclamación e Zmey le sobresalto y con sorpresa miro hacia el cielo, viendo con ojos brillantes de asombro como el cielo empezaba a llenarse de luces que formaban la apariencia de Silente y de Doce puntos. Ver aquel tributo a aquellos que cayeron le sorprendió. Era bonito y triste al mismo tiempo. Pues el también tenia caídos que lamentar incluso si ya había llorado por ellos, seguían siendo personas queridas que ya no estaban.

Recordó el llanto de Sura tiempo atrás por Marsi. Se mordió el labio inferior, viendo como Zmey lanzaba sus conjuros pirotécnicos con maestría, creado dragones de luces en el cielo. Un nuevo comienzo, un nuevo futuro en la ciudad. <<También eres un héroe >> pensó en un murmullo y con esfuerzo, se concentro lanzando un centenar de luces al cielo que formaron lentamente la forma de un grifo con cabeza de lechuza, que se encontraba montada por una jineta con cabeza, con puntiagudas orejas que adivinaban su condición y uno rasgos reconocibles para quienes la conocieron antes de convertirse.

Marsi, tal cual al recordaba antes de que la Luna la convirtiera, pocos sabrían como lucia en ese entonces. Y entre esos pocos estaban sus amigos.

Era también para Evelhan su tributo y también, su despedida final. Porque iniciaba algo nuevo, la recordaría siempre, pero tenia que definitivamente terminarla de despedir como una héroe mas de aquella ciudad. Tras eso, sonrió levemente medio apoyándose en Zmey para terminar de admirar el cielo plagado de luces.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

Spoiler:
Rua habla =  #9932CC
Rua piensa = #CD5C5C
Dédalo piensa = #FFFAFA

629Bahía de los Naufragios - Página 52 Empty Re: Bahía de los Naufragios el 07/05/19, 01:37 am

Nihil

Nihil
Vanyme no pudo evitar reírse con la salida de Eitne. Era demasiada inocencia de golpe, empezaba a dolerle el corazón, y por su expresión Wheem parecía estar sintiendo algo parecido.

-Por desgracia las flores que controlo no dan frutos pero sí que puedo hacerlas crecer -respondió el brujo volviendo a la conversación con los sinhadres. Les regaló las flores, no sin antes congelarlas en ese estado para evitar un disgusto -Y tu transformación suena a que es una pasada, buscaré algo más de información, si no te molesta, pero si vas a correr por el agua te aconsejo que lo hagas en algún mundo vinculado con menos monstruos o que le pidas a tu mitad brujil que te llene de protecciones.

En opinión de Wheem era tedioso tener mar en la ciudad y no poder disfrutarlo sin blindarse o establecer un perímetro seguro con magia.

El mini brujo consiguió más o menos que su dominio dejase de liarla y volvió pidiendo ayuda. Wheem se rascó la nuca.

- Mejor que les des órdenes sencillas que no puedan malinterpretar y si no las estás usando puedes mandarlas de vuelta a su plano. Aunque yo no soy ningún experto en esto, a lo mejor deberías buscar en la biblioteca algún manual…

No cayó en que los manuales debían haberlos trasladado a la nueva torre de hechicería y de todas formas no habría podido corregirse pues los improvisados fuegos artificiales acapararon la atención de ambos prostitutos. El varmano no era muy aficionado a ese tipo de sensiblería pero no iba a arruinarles la ilusión a Vanyme y los novatos. En esas vio a Jau cargando un equipo de música modificado y cómo les hacía señas.

-Será mejor que volvamos con nuestro grupo. Ha sido un placer conoceros a todos. No os metáis en líos antes de venir a vernos.

Acordaron la fecha y la hora de la cita y se despidieron. A ellos aún les quedaba fiesta por delante.


**


Dama Isis x Jace (+18):
Dama Isis quería cerrar los ojos y dejarse llevar por las caricias pero no podía no mirar el torso de Jace. Ver sus músculos contrayéndose y flexionándose bajo su piel mientras se desprendía de la camisa era hipnótico y le hacían anotar mentalmente todos los sitios en los que le besaría cuando recuperase el control.

Aunque, quién diría que había perdido el control en algún momento. El dullahan se arrodilló ante ella y le quitó el tanga con un poco de su ayuda. La poca tela que tenía estaba húmeda, y de hecho un par de gotas tímidas de flujo caían por el inicio de las nalgas de la frivy. Jace se había quedado allí, colocado entre sus piernas, como un perrito obediente. Isis se mordió el labio inferior con deleite, saboreando el momento de tensión.

-Es que eres todo un caballero -respondió con una pequeña risa. Le ponía que pidiera permiso. -Sigue -ordenó una vez más.


_________________________________________

Y con este nombre yo te maldigo, y ni tan siquiera la muerte podrá librarte de tu condena, pues todo aquel que intente matarte recibirá siete veces tu castigo.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 52 de 54.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 27 ... 51, 52, 53, 54  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.