Conectarse

Recuperar mi contraseña



Últimos temas

» Adru y Rox charlan sobre género
por Goliat Hoy a las 05:06 am

» Libo
por Nihil Hoy a las 03:25 am

» Sede de los Taumaturgos
por Tak Hoy a las 12:42 am

» La Bodega
por Jack Ayer a las 04:48 am

» El Cuchitril
por Yber Ayer a las 01:02 am

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 28 el 03/08/18, 11:03 pm.
Estadísticas
Tenemos 181 miembros registrados.
El último usuario registrado es Percy

Nuestros miembros han publicado un total de 38643 mensajes en 730 argumentos.
Licencia
Licencia de Creative Commons
Rocavarancolia Rol por los usuarios del foro está licenciado bajo Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

No estás conectado. Conéctate o registrate

Rocavarancolia Rol » Rocavarancolia » Área Sur » Torre Serpentaria

Torre Serpentaria

Ir a la página : Precedente  1 ... 19 ... 35, 36, 37, 38, 39, 40  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 36 de 40.]

1 Torre Serpentaria el 02/08/11, 06:42 pm

Rocavarancolia Rol

avatar
Recuerdo del primer mensaje :

Una de las torres de hechicería. Está situada junto a la plaza de la fuente y su puerta protegida por un hechizo que solo pueden desactivar los inquilinos. Tiene cuatro plantas, la última de las cuales está coronada por una cúpula de cristal y solo pueden acceder a ella los magos, en ella se encuentra el estudio con una pequeña biblioteca y está surtida de amuletos y artilugios mágicos. En las plantas inferiores se encuentran las habitaciones, dos salas comunes con dos chimeneas centrales interconectadas y una cocina comedor. La mayoría de los muebles están hechizados y a algunos les gusta gastar bromas.

Ver mensajes archivados:

Habitantes actuales:


Aldhias (PNJ)
Ayne y Eara
Baste 12 (PNJ)
Evelhan Kaw
Fiuxy's (PNJ)
Granta (PNJ)
Gres (PNJ)
Heraldo Rocuo
(Dama) Isis
Irianna
Jace
Kimbra
Kirés
Lanor Gris
Lulú (PNJ)
Naeleth (PNJ)
Onyx
Saria Omen
Sekkeh Reikayame
Seon


421 Re: Torre Serpentaria el 09/04/18, 10:45 pm

Lupin


Aquella no había sido una buena noche para el sacerdote conocido como Heraldo Rocuo. Morir en un sueño tan real de manera tan horrible no era una experiencia agradable. Aún recordaba el dolor, el dolor inimaginable de múltiples fracturas que seguía sintiendo hasta minutos después de haber muerto, de haber despertado. Como si su cuerpo no reconociera que nada le pasaba, que el dolor no era más que un sueño del que ya vagamente solo recordaba ciertos fragmentos. Sabía que no estaba solo, sabía que estaba en Rocavarancolia ―si bien no era como la conoce― y que habían tenido que abrirse paso para llegar, llegar… No lograba recordar dónde, ni a qué, pero sabía que él no lo logró. Hizo lo que pudo, pero finalmente el dolor fue demasiado. Cayó, murió y despertó con la impresión de haber sido escupido fuera del sueño, como si no fuera más que una molestia una vez muerto.

Cuando pudo superar la ansiedad inicial y verificó su integridad física, intentó otra vez dormir. Pronto descubrió que aquella iba a ser una tarea imposible, pues su cabeza aún se encontraba en el sueño. Se levantó y miró a través de la ventana. Empezaban a verse las primeras luces, por lo que no era tan pronto como había pensado en principio. No podía decir que no hubiera dormido, pero casi diría que se notaba más cansado incluso que al acostarse. Usó el don para espabilarse, aquel día iba a necesitarlo y más de una vez.

Se vistió con lo poco que tenía ―«necesito un trabajo», pensó por quincuagésima vez en el último mes― y decidió bajar al patio a ejercitarse un rato. Necesitaba aire fresco y creía que la actividad física le ayudaría de despejar los fantasmas que le había dejado la pesadilla.

*********

El ominario entró en la cocina al poco de que el sol despuntara, dispuesto a tomarse su desayuno habitual. Aunque aún sentía un poco la incomodidad de aquel sueño, el ejercicio había contribuido sin duda a mejorar su humor y a animarlo de cara a la nueva jornada.

Mientras se encontraba atareado, vio a quien menos se esperaba de buena mañana: Onyx. Llevaba días sin verla, aunque lo encontraba perfectamente lógico teniendo en cuenta lo que su amiga estaría pasando. Si él mismo sentía en parte su dolor ―una sensación bastante nueva en él, dado su pasado―, claramente ella estaría viviendo un inferno. La miró a la cara, una cara evidentemente ojerosa, dolida, agotada. El sacerdote no pudo más que sentir piedad por ella, tristeza sincera por su amiga. Aunque su expresión era tan neutra como era habitual, realmente lo sentía.

―BMQAJueuyoeénydnue- ―El ochrorio carraspeó. En ocasiones, especialmente de buena mañana, aún le fallaba algo el control sobre su voz coral―. Buenos días. ¿Te preparo algo de desayuno?

422 Re: Torre Serpentaria el 09/04/18, 10:48 pm

Evanna


Era sorprendente como cuanto mas deseabas olvidar algo que te hacia daño, mas presente lo tenias en tus pensamientos, todo te lo evocaba, una palabras, una acción, un objeto como si todo contuviera fragmentos de la memoria de esa persona que ya no estaba allí. No había cambiado anda desde ese instante que vio a Marsi, en su cama sin vida, daba igual cuantos días hubiese transcurrido era como si su subconsciente que parecía no querer darle ni un segundo de descanso, ni siquiera en sueños.

Evelhan pese a la pesadilla que acababa de tener, donde su ultimo pensamiento fue que nuevamente no había podido hacer nada por salvar a su amiga, muriendo patéticamente antes de alcanzarla, se despertó lentamente,. Sin prisa, se sentó en su cama, su mirada vidriosa se paseo por la habitación desorientado y cansado.

-Estoy harto de esto- susurro observando sus manos se aferraba a las sabanas casi desgarrandola, único signos de su alteración al dormir, mientras algunas lagrimas caían de sus ojos sin control, silenciosas. No era la primera vez que soñaba con Marsi, sueños donde la veía junto a ellos y podía escuchar su voz y su risa...recuerdos bonitos que terminaban a volviéndose una pesadilla cada vez que despertaba y se daba cuenta que ella ya no estaba. Si, no era la primera vez que soñaba con ella, pero esta vez, este sueño, había sido diferente  era el que mas real se había sentido pese a lo surrealista de que ocurría en e. Aun así, había sentido, como si lo que ocurriese en el fuese a tener un real significado, como si pudiera ejercer un cambio en la realidad. Como si realmente el salvarla en el sueño, pudiera devolverle la vida en el mundo real. Había sido una iluso,un iluso y un inútil que no había sido capaz de llegar a ella en ninguno de los dos mundos.

¿Cuanto mas duraría eso? ¿Cuanto tiempo mas iba a seguirle doliendo ese corazón inútil que aun tenia en su pecho? ¿Serviría de algo si deshiciera de el? ¿Dejaría de doler? Eran preguntas que se llevaba haciendo los últimos días y a las que nunca le había dado respuesta. Su existencia le enfermaba, pues nada iba a cambiar.

- ¿Cuanto mas continuara esto?- susurro para si, mientras recogía sus piernas  y las abrazaba,e escuchando el suave aletear de sus estirges en la habitación, sin prestarle atención. Estas podían que su estado anímico no era el mejor y llevaban bastante alteradas desde lo ocurrido con Marsi, posiblemente afectadas por el mismo, al grado de que incluso Evelhan estaba teniendo problemas para controlarlas de forma puntual. Necesitaba recomponerse antes de que se fuera de su control, era consciente de eso, pero no sabia como levantar su animo, toda la poca seguridad que había obtenido empezaba a desvanecerse aun mas cuando veía como sus amigos eran afectados también. Alice sobretodo, esta con ella le producía un profunda tristeza...ya ni recordaba cuando la había visto sonreír por ultima vez. Y cada vez que lo hacia lo envolvía esa sensación de impotencia, haciéndole sentir inútil y patético por no poder hacer nada por ayudarla...por no ser capaz de devolver todo lo que ella y el resto habían hecho por el.

Siempre se había sentido el mas débil de entre sus amigos desde que llego, primero escondiéndose bajo la personalidad de Lhelian  debido a su poca confianza, luego bajo el amparo protector de Marsi y Alice, incapaz de tomar decisiones propias sin consultarlas. Como un pollito siguiendo a la gallina. Siempre dependiendo de otros.

Incluso ahora lo hacia, porque tal vez fuese el brujo de la estirges, pero las mas cercanas a el, no lo veía como el brujo que las dominaba, sino como un pollo mas al que cuidar.¿Que tan patético podía ser para que propio dominio lo viera de esa forma? No podía hacer nada. Ni por el ni por sus amigos.

Se llevo las manos a la cabeza, enterrando sus dedos tan fuertemente en sus cabellos que por un instante deseo perder el control de su fuerza y que dedos atravesase la carne y hueso, acabando así con esa penosa criatura. Pero no lo hizo. No podía ser tan egoísta de provocarle mas tristes a sus amigos.

-Hasta para esto soy un cobarde- susurro con una risa sarcástica mientras finalmente sus ojos verdes se  posaron en Hugin, la estirge que le observaba desde el borde de la cama. Evelhan la observo por unos instantes, observando sus pequeños ojos oscuros sumergido en los pensamientos que no sabia si eran suyos o de la estirge, antes de finalmente suspirar y levantarse para  vestirse de forma perezosa. Un suave aleteo y el peso de una garras sobre su hombro al terminar de vestirse fue suficiente para saber que Hugin iba a acompañarle aquel día.

-Vayamos a desayunar – murmuro viéndola de reojo mientras salia de allí, realmente no tenia apetito, menos sabiendo cual tenia que ser su comida quisiera o no. Su mera transformación era un recordatorio constante de la muerte y aunque antes eso no le importaba, eso evocaba irremediablemente a Marsi. Era un circulo sin fin- Tal vez este día mejore para variar – indico saliendo finalmente de la habitación y con cada paso que daba en dirección a la cocina intentaba recuperar el animo, lo suficiente para no preocupar a nadie, ya tenían suficiente con sus propias cosas, como para también lidiar con un inútil brujo dependiente del resto.

Sus pasos no tardaron en llevarlo a la cocina, donde Alice ya se encontraba junto a Oz, no parecia tener buena cara, algo bastante normal en los últimos días.

-Buenos días – dijo mirándolos evocando el sueño de aquella noche de nuevo al mirarlos. Lucían igual que en este, tan similares en todo en una escenario tan extraño-O espero que lo sea...no he tenido buena noche por culpa de una pesadilla- dijo mientras iba a por su comida que guardaba aparte para que no se mezclase con la del resto.

423 Re: Torre Serpentaria el 10/04/18, 02:32 pm

Jack


No se cruzó con nadie escaleras abajo, pero Ozz estaba en la cocina, desayunando. Las onyces le acompañaron hasta la puerta. Le saludó y ella le sonrió, sincera, sin necesidad de forzarlo, acostumbrada a que al ominario le costase articular los sonidos de vez en cuando.

Buenos días, madrugador. Y huuum... bueno, vale, gracias, guapo —le respondió y tomó asiento.

Un par de las sombras que se habían quedado fuera se coló entonces pegadas a la pared hacia el techo y los muebles de la cocina, pero la bruja les ignoró. En lo posible, al menos, ya que sabía de sobra que la estaban juzgando desde su despertar esa mañana. Ahora juzgarían al ochrorio, su interacción con ella y... <<¡Dhelian!>>

¡Buenos días! Qué mala cara traes, aunque yo también estoy hecha un desastre... —quiso levantarse para saludarle con un abrazo, pero le pudo el sueño y siguió en la mesa, su mejilla apoyada sobre sus brazos cruzados.

Además, al decir aquello, cayó en algo <<¿Cuántos días hará que no me ven?>> pero no sabía si dejarlo correr, si sería mejor no comentarlo. Total, sabían por qué de sobra y no quería refrescar el asunto... <<¿Pero y si creen que les echo la culpa o que les quiero menos que a...?>>

Tuvo que forzarse para dejar de pensar en ello y volver a la cocina de Serpentaria. Su amigo había mencionado una pesadilla, no obstante, y no sabía si preguntarle o siquiera si hablar de la suya. Era terrible. ¿Cómo demonios se le cuenta a alguien que le has visto morir en sueños y que no pudiste salvarle, que no pudiste salvar a nadie, ni siquiera a ti misma? O, peor, lo que le hizo al carabés en lugar de rescatar a Marsi. Recordaba ser consciente en el sueño, recordaba disfrutar con sus gritos. Giró la cara, dejó de mirarles y la enterró en los brazos. La pesadilla le perseguía incluso despierta.

¿Cómo le mirarían si lo contaba? Se lo podía imaginar, y era mucho más doloroso que la mirada fija de sus onyces. Esta vez no pudo detener ese tren de pensamiento <<Me odiarán, me tendrán asco. Soy un monstruo, soy una asesina,soyunmonstruosoyunaasesina>> y se echó a llorar en silencio sin ser consciente de ello, con el rostro aún enterrado en los brazos. Podía imaginar perfectamente sus miradas de asco pendientes en esos momentos de ella, o sus palabras de desprecio, pues solo había salido del cuarto para ensuciar su mañana.

Escucharse, ser consciente de que sollozaba, solo lo empeoraba. Sobraba allí, su sitio era su pozo de sombras, con los monstruos que habitaban su dormitorio. Su sitio era bajo la cama, como un monstruo vulgar más.

424 Re: Torre Serpentaria el 10/04/18, 04:40 pm

Zarket


GM
En otro tiempo...

El libro de arquitectura demiúrgica básica había resultado ser una maravilla, en especial por la simpleza con la que empezaba y la progresión con la que seguía. De esa forma Lanor Gris siguió dedicando su tiempo, de forma fundamental, a la formación: formación sobre arquitectura, formación sobre magia, formación sobre sí mismo y sus habilidades.

A lo que más tiempo dedicaba era a su futura profesión, tanto desde el punto de vista de la teoría pura (más relacionada con matemáticas y física que con otra cosa) como desde el punto de vista de las formas de aplicar la magia a esos conceptos, en especial al fortalecimiento físico de los componentes de un edificio. En Rocavarancolia era aquella quizás la aplicación más importante, al menos si se tenía en cuenta que la ciudad sufría terribles terremotos cada vez que salía la Luna Roja.

A la magia dedicaba menos tiempo del que, en parte, le gustaría. El demiurgo, debido a su vida, la veía fundamentalmente como una herramienta que facilitara las cosas, y debido a eso se había focalizado en dos cosas. La primera había sido reaprender todos los conceptos más teóricos, la segunda era aprender hechizos útiles según grado de dificultad. Por cuestiones de tiempo prefería usar dos hechizos más fáciles de aprender que dejaran un efecto igualmente útil a uno solo que fuera más difícil de aprender.

En cuanto a la demiurgia, lo que podía aprender de esa rama todavía era basto, pero dicha cantidad iba haciéndose progresivamente menor. Lo que más se le dificultaba todavía era la propia creación de una criatura, y la mayor parte de lo que debía aprender en el futuro eran aplicaciones a campos de la magia concretos. Su siguiente reto en aquel campo eran las emociones de sus creaciones, que todavía no afinaba del todo.

Y, sin embargo, no se recluía tanto como antes. Hablaba más con sus antiguos amigos, en especial con Samika y Twix, y también se encontró varias veces a Virai Nura. A Tap no pudo verlo en todo aquel tiempo, pero por contra asistió con bastante frecuencia al taller de costura de Serpentaria. Apenas hablaba, pero al menos le servía para pasar el rato y ver más a sus antiguos compañeros.

Con el tiempo los conocimientos se fueron asentando, y con ellos la necesidad de obtener material con el que empezar a trabajar. No se llevaba a engaño, y sabía que necesitaria mucha ayuda, que prefería que fuera de sus criaturas antes que de...

«Esclavos» escupió su mente, con disgusto. No podía sorprenderle que Rocavarancolia hiciera aquello, pero eso no significaba que le agradara.

Y, sin embargo, conforme pasaba el tiempo más iba surgiendo en su mente una idea. Idea que no le gustaba, pero que cada vez parecía más necesaria. No podría construir nada sin criaturas constructoras, y la cantidad de material que necesitaba para crearlas era ampliamente superior a lo que podía encontrar por los edificios derruidos de Rocavarancolia. Y mientras no empezara a recibir dinero por encargos no podría comprar dicho material.

Racionalmente solo se le ocurría una solución, pero no era algo que quisiera hacer.

Tardó varias semanas en decidirse a hacer aquello, aunque en el fondo siempre supo que lo haría. No en vano pasó ese tiempo en la biblioteca, leyendo sobre diversos mundos vinculados y afinando un par de hechizos que sabía que iba a necesitar.

Y llegó un momento en el que no pudo postergarlo más.

Sigue en Varmania.

425 Re: Torre Serpentaria el 11/04/18, 04:57 pm

Lupin


Ver a sus dos amigos, sus caras evidentemente cansadas y la mención a las pesadilla reavivaronla misma en la mente en el místico ochrorio. Ellos estuvieron allí, entre otros, ellos le ayudaron a vencer al dragón, a los ejércitos. Y Keiria, y Kin, y Sura. Y otros se perdieron. Y Onyx, ella quería avanzar, llegar, deprisa. Llegar a Marsi.

Los recuerdos se abarrotaban y daban sentido al sueño, a la extraña mañana en que se reunieron en aquella cocina y a las lágrimas que no tardó en derramar una Onyx que parecía empequeñecer. Heraldo no conocía el final del sueño, pero sí los precedentes y hasta cierto punto su sufrimiento. No le costó mucho saber cómo actuar en aquel momento no como persona de fe, sino como amigo.

―Acércate, Evelhan ―le dijo señalando a su amiga. Pasó por uno de sus largos brazos por encima del hombro de la terrícola y esperó a que el daeliciano se uniera. Un gesto íntimo del que ellos tres podían conocer todo lo que representaba.

Creía definitivamente que todos habían estado allí, que habían compartido esa pesadilla. No sabía cómo, pero Heraldo conocía Rocavarancolia: no le cabía mucha duda de que aquello era posible. Y le parecía mucho más que una broma de muy mal gusto.

―Pagarán por esto ―dijo simplemente. La sentencia iba más allá de cualquier crimen cometido o de cualquier castigo propiciado por la voluntad de los Dioses. Aunque, como sacerdote, nunca lo reconocería.

426 Re: Torre Serpentaria el 12/04/18, 10:03 pm

Evanna

avatar
Cuando dijo que había tenido una pesadilla y viendo en la cara de Alice que tampoco había dormido bien, Dhelian no se espero aquella reacción de su amiga. La iro acongojado y aturdido dirigiéndole una mirada nerviosa a Oz, sintiéndose inexplicablemente culpable del llanto de su amiga sin saber muy bien por que aun.

<< ¿Que pasa? ¿Dije algo malo? >> se pregunto nervioso, queriendo acercarse a su amiga pero temiendo erróneamente que seria rechazado por ella o por sus protectoras, y posesivas, onyce que no se alejaba de ella ni a sol ni a sombra en ultimo tiempo,como si fuesen un bruma oscura buscando tragarse, haciendo incluso difícil habar con ella o acercarse. No entendía porque la mención de su pesadilla había afectado tanto Alice, vale que ella también estuvo en esta, pero eso ella no podía saberlo...¿cierto? Aturdido aun y muy nerviosos dirigió una mirada a Ozz, que también estuvo en aquella espantosa pesadilla que inútil le había hecho sentir.

-Que...¿que ocurre? -pregunto en un murmullo, acercándose a ambos, viendo como Ozz los abrazaba fuertemente a ambos.Inexplicablemente aquel gesto en el siempre serio ochrorio, atrajeron de nuevo las lagrimas a los ojos de Dhelian al sentir lo sollozos de Alice casi contra su pecho. Su brazos también la rodearon, cobijandola en un apretado abrazo. ¿Porque todos aprecian estar compartiendo un mismo dolor¿ Era como si hubiesen vivido de nuevo todos ellos la muerte de Marsi, la impotencia de perderla. <<¿Y si es realmente así?>> pensó Dhelian algo abrumado. Sueños compartidos en Rocavrancolia no eran imposible, pero si era cierto, aquello era especialmente cruel.

-Era...era una Rocavrancolia distinta...despertábamos todos en celdas individuales...-comenzó Dhelian suavemente, mirando con sus inquietos ojos verdes a sus amigos, como buscando una confirmación de lo que ya sospechaba. El abrazo protector de Ozz y las lagrimas de Alice que parecía querer hundirse hasta desparecer, no podían ser mas que por eso. ¿Lograron salvar a Marsi al menos en ese sueño? ¿Servia de algo preguntar? << Creo que si lo lograron seria incluso mas cruel...salvarla para luego perderla de nuevo >> pensó mordiéndose el labio inferior, recordando sus aterradores pensamientos anteriores, como si confianza se hundia-Lo siento...yo...no fui de ayuda...incluso en un sueño...no fui de ayuda...perdon...- susurro Dhelian cabizbajo, peor abrazando aun fuertemente a Alice, quería preguntar si llegaron hasta Marsi, pero sentía realmente miedo de hacerlo, de como la encontraron, de lo que tuvieron que hacer para llegar. Tal vez un sueño, pero en este sueño, Dhelian recordaba bien haber matado sin ningún remordimiento. En lo sueños era donde el subsconciente de las personas tomaban mas presencia ¿Así era el en el fondo?. Casi no se reconocía...y lo que era peor, no estaba seguro de que le disgustara lo que vio.

El Evelhan de esa estúpida pesadilla poseía una confianza que el Evelhan real no sentía. Debía ser una mala broma.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

427 Re: Torre Serpentaria el 21/04/18, 03:22 am

Jack

avatar
No escuchó las palabras de ninguno de ellos hasta que sintió sus brazos, sus cuerpos, hasta que su calor la arropó. Se dejó abrazar, no opuso resistencia, Lloró en silencio hasta que escuchó a Dhelian y negó con la cabeza varias veces. Se secó los ojos. ¿Celdas? Así empezaba su propia pesadilla... Ozz también... <<Han visto que soy un monstruo, lohabránvistolohabránvisto>> No quería creerlo, no podía creerlo, pero no era la primera vez que le pasaba. Sin embargo, esta vez era terrible. Si habían soñado lo mismo, lo habrían visto todo. Se habrían visto morir. Habrían visto cómo no pudo ayudarles. Y, lo peor, habrían visto lo peor de ella. Su egoísmo: salvar a Marsi a toda costa. Su impaciencia: arriesgar su vida y la de ellos en pos de llegar a la dullahan. Su obsesión con la venganza: disfrutar con la tortura al líder enemigo. Su propio final: rendirse. Y el final del otro: asesinado a sangre fría.

Cualquiera le diría que estaba equivocada, pero no podía evitar verse como una bestia, ciega por el dolor.

Hipaba cuando respondió.
Y-yo... Os h-he fallado. No pude salvaros... No pude salvar a Marsi... No pude, nopudenopude...

Se soltó del abrazo con suavidad, se levantó y clavó su mirada en ellos, de uno a otro, con los ojos vidriosos y la cara húmeda. Habló bastante serena para su estado.
No salvé a Marsi. Os vi morir... Todo para nada. Preferí matar al malnacido que nos hizo eso. Le torturé y le maté. Desarmado. Indefenso. Soy un monstruo. Y no quiero arrepentirme ―tenía los puños apretados, pero no era consciente.

Pero perdió la compostura al continuar. Las lágrimas volvieron a caer y su voz acusaba la pérdida de decisión. Muchas pérdidas.
Pero duele. Que-quería que suf-sufriera antes qu-que salvar a mi Marsi... Lo disfruté... ―cerró los ojos y se detuvieron las lágrimas. Volvió la serenidad―: Y volvería a hacerlo. Soy un monstruo más de esta ciudad, ya da igual... Pagarán, como el del sueño. O peor.

>> Pero yo no os convengo. Soy un monstruo. Preferí torturarle antes que salvarnos. Soy una asesina.

Y volvió a derrumbarse en la silla. Deseaba que sus sombras entrasen en tropel y se la tragasen de una vez por todas, cruzar el umbral y ser tan libre como ellas, movida solo por la venganza y la violencia. Pero no sucedió. No pudo dar semejante orden ni una similar. No si no salía del bucle o la montaña rusa de emociones. Pasaba del dolor al placer con solo recordar sus gritos (los de sus amigos o los del carabés) en unos instantes, con tan solo avanzar un paso en la cuerda floja por la que se movía sin retorno ni destino.



Última edición por Jack el 23/04/18, 08:25 pm, editado 1 vez


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...


New Sincy:

428 Re: Torre Serpentaria el 22/04/18, 08:37 pm

Lupin

avatar
Heraldo Rocuo no podía conocer qué había sucedido después de su muerte onírica, pero sentía que nadie precisaba ser perdonado. El ochrorio creía que, en el plano de los sueños, los comportamientos y razonamientos transcienden la consciencia, incluso en uno de naturaleza tan extraña como el que se habían visto envueltos durante las pasadas horas. No veía por qué aquel iba a ser una excepción.

―No existe motivo por el que nadie aquí deba ser disculpado ―empezó mirando muy fijamente a ambos―, pues saben los Dioses que los sueños, sueños son. ―Proyectado por su voz polifónica, casi pareció que realmente estuviera recitando las mismas palabras de sus divinidades―. No hay nada que hayáis hecho realmente, todo ha quedado ahí dentro. Y ahora, más que nunca, sois conscientes de lo que debéis hacer.

Siguió con la mirada los movimientos de Onyx. Le preocupaba, pero sentía que ella necesitaba pasar por esto para empezar a levantarse y sobreponerse al dolor.

―Somos monstruos, en eso estas en lo cierto ―comenzó su réplica. Incluso él mismo se sentía como uno―. Queremos que paguen, queremos que sean castigados. No, no solo eso: queremos castigarles. Hacerles pagar por lo que han hecho, incluso si eso implica que nuestra sea la mano ejecutora.

»Pero también somos mucho más que solo eso. No ha sido sino el amor el que ha despertado estos sentimientos ―sentenció con su tono habitual.

Tras estas palabras, se incorporó finalmente y regresó a terminar de preparar el desayuno para todos. A pesar del mal trago de la noche, a pesar del mal sueño, ahora creía que, por perversas que hubieran sido las intenciones, esta mala experiencia acabaría jugando a su favor.

«Así hablaron los Dioses».

429 Re: Torre Serpentaria el 22/04/18, 09:31 pm

Evanna

avatar
No era el único en culparse por lo sucedido en el sueño, Alice también lo hacia, de una forma tan dolorosa que Evelhan sentía que su muerto corazón se estrujaba al oír su llanto, sus palabras cargadas de decepción y rabia. El niño, la miro cuando se alejó para contar con palabras a medias los acontecimientos del sueño que el no había alcanzado a llegar a ver. Sintió cierto peso en el estomago cuando escucho que Alice decía que no pudo salvar a Marsi en el sueño. Ridículo de algún modo si lo pensaba bien, pero igualmente dolía.. y al mismo tiempo sentía alivio porque no lo hubiese conseguido.

-Esta bien Alice...- susurro Evelhan, negando con la cabeza, tras escuchar las contundente palabras de Ozz, aunque el no estuviera completamente de acuerdo con el en ciertas cosas de las que dijo- Esta bien...q-que no pudieras salvarla...creo...creo que así es mejor. Salvarla en el sueño...para luego despertar y comprobar que eso es falso es incluso mas doloroso -aseguró el niño, pues si, a el le hubiese gustado salvarla también, pero solo si eso podía devolverles a Marsi en la realidad. Miro a Ozz, allí cocinando, transmitiendo un seguridad, como si fuera un enorme muro protector. Se mordió el labio inferior, alcanzando la mano de Marsi, sobre la mesa. Monstruos...si...eran monstruos, negar esa afirmación sería tan ridículo. Solo un monstruo viviría con un corazón que no palpita, incluso si le costaba pensar que Alice lo era, era monstruos diferentes. El de Alice, empezaba a hacerse paso desde el interior, al exterior, como un agujero negro, cambiándola lentamente y estaba seguro que sus onyces no ayudaban precisamente a que ese cambio no se realizara. Alice estaba lentamente, volviéndose, una onyce mas. Ni siquiera sus palabras diciéndole que disfruto de la tortura de aquel que se llevo a Marsi, provoco alteración alguna en el niño, pus ni el mismo estaba seguro de como habría reaccionado de haberse encontrado en la misma situación.

-No debes sentirlo, Alice...no puedes hacerlo todo, también es...es importante que sepamos cuidarnos nosotros mismos. - aseguró Evelhan encogido en su asiento observando la mano que le agarraba, apretándola con fuerza- ¿No nos convienes? No digas tonterías. Perder los estribos es lo que te hace humana, el dolor tiene muchas formas de mostrarse....no todo es a través del llanto y el silencio. - susurro Evelhan suavemente, buscándola convencerla tanto a ella, como a el mismo de ello- ¿Te aterra haberle torturado? Solo estabas devolviendo tu dolor... - no sabia cuan ciertas podían ser sus palabras, pero así las sentía. No podía ver a Alice como el monstruo en el que ella creía convertirse. Podría ser mas oscura, pero todo eso tenia un motivo, un trasfondo. Perder  Marsi, perder a tantos otros, había hecho que se rompiera, dejando huecos vacíos donde las pérfidas palabras de la onyces habían podido colarse. No era culpa de Alice, era culpa de la ciudad y del don que le había entregado- Nosotros también estábamos siendo torturados, nos han quitado a Marsi dos veces. - aseguró el niño, limpiándose el rastro de lagrimas, para levantar la vista hacia ella, viendo como sus mejillas seguían cubiertas de estas. Acerco su mano hacia su rostro buscando limpiarlas con suavidad. No sabia como ayudarla, como hacer que volviera a sonreír, que recuperara un poco de ese brillo que tanto la caracterizaba...que no se volviera una onyce mas. Porque era Marsi la que le entregaba parte de ese brillo y el no tenía forma alguna de competir con eso.

Con dificultad aun pues su mente estaba completamente en turbios pensamientos, miro a Ozz, recordando sus palabras. Sueños, meros sueños. Dhelian no lo creía. Esa ciudad tenia muchas formas de enviarles mensajes, lo comprobaron cuando aun era cosechados y el hecho de que todos compartieran este no podía ser mera casualidad.

-Y para mi...no fue solo un sueño- añadió mirándolos, sonando mas seguro que antes, a pesar d que su voz aprecia cortada aun por el llanto anterior, como si tuviera aun algo  ferrándose a su garganta sin poder salir- Que todos lo hayamos compartido, tiene que significar algo...aunque no sepa el que. ¿Lo habrán visto también los demás que estaban en este?- no podía evitar preguntarse esto. Tal vez no fuese el momento sintiéndose Alice de esa forma pero veía preferible pensar en eso, que en todo lo sentimientos confusos que el sueño les había entregado. Necesitaba buscarle significado y ser mas objetivo o nuevamente seria presa del llanto.


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

430 Re: Torre Serpentaria el 23/04/18, 05:37 pm

Yber

avatar
GM
Saria entró en Serpentaria canturreando, de buen humor. Sus retiros en Ordesta le permitían dormir y había pocas cosas tan valiosas estos días como un sueño reparador. Desplazándose a saltos, se asomó por las puertas en busca de sus amigos y dio con tres de ellos.

¡Buenos días, cariños! ―los saludó, y les lanzó un beso a cada uno, incluso al serio de Heraldo―. ¿Estáis bien? Tenéis muy malas caras... Si necesitais dormir, sabéis que estáis invitados a mi casa en Ordesta.

Hecha la invitación, la ordesa se subió de un salto al borde de la mesa y se sentó. Le gustaba sentirse a la altura de la gente con la que hablaba y su escaso metro y pico se lo ponía difícil. Una vez acomodada, su rostro se ensombreció ligeramente.

Traigo dulces de la mejor pastelería en todo el Pezón Izquierdo, pero antes de comerlos quería hablar con todos, incluídos los de la Sede. Es algo muy importante... ―Miró a Dhelian―. ¿Puedes mandar a tus pajarillos para avisarles? Diles que acudan a la biblioteca en un ratito, que nos busquen en la mesa más cercana al área de Maldiciones. Allí no entra nadie, así que estaremos seguros y tranquilos.

Hizo un redoble con los dedos en la mesa y miró a un lado y a otro, comprobando unas cifras que nadie más que ella podía ver. Luego volvió a mirarles y añadió:

¿No os importa que vayamos a la biblioteca, no?

Se dio cuenta de que ni siquiera les había preguntado.


_________________________________________

No llores por no poder ver tu pierna,
las lágrimas te impedirán ver los cadáveres de tus amigos.

431 Re: Torre Serpentaria el 23/04/18, 07:59 pm

Jack

avatar
El primero en hablar fue el ochrorio. Ya se le había ocurrido varias veces lo que decía, que no podían juzgarse por un sueño, pero lo había sentido tan real... Quizá no podría juzgarla nadie, pero sí que se castigaría por ello a sí misma... O quizá no. O quizá no tanto como llevaba haciendo desde que se había despertado.

Ozz le sorprendió. Habló de pagar, de castigar, de ejecutar... Y también habló de amor. ¿Cómo podía ligar dos conceptos tan distintos, tan lejanos? <<Ya lo ha dicho. Somos monstruos. Y esto es Rocavarancolia>> Pero no era tan fácil, ¿o sí? Para él y para mucha gente en la ciudad lo parecía, por no hablar de sus onyces.

Sin embargo, tuvo que mandar esos pensamientos a un segundo plano cuando habló Dhelian, quien también le dio varios asideros a los que agarrarse. No había caído en lo doloroso que habría sido rescatarla y despertar a la realidad, por ejemplo. Pero aunque agradecía haberse ahorrado ese cubo de agua fría, habría matado por verla viva en el sueño. El otro, el hecho de que habían perdido a Marsi dos veces, escuchar esas palabras y repetir esa idea en su cabeza... Las onyces se agitaron con la reacción interna de la bruja, que solo se materializó en apretar puños, labios y frente. Tuvo que hacer un esfuerzo por salir de ahí, consciente y activo.

Inspiró profundamente varias veces antes de hablarles, aunque lo hizo dirigiéndose a su brugho.
No perdí los estribos, Dhelian. Disfruté con ello. Hemos perdido a Marsi dos veces, y la perderemos muchas más mientras el culpable siga vivo. Si esta ciudad quiere monstruos... —hizo una pausa para mirar a Ozz—. Los tendrá.

Consiguió decir aquello con decisión, pero algo dentro de ella acababa de quebrarse. Y las onyces lo celebraron con más agitación en el techo y los muebles de la cocina. Pero las ignoró y al rato pararon, un rato antes de que apareciera Saria. La bruja se había secado la cara varias veces y estaba desayunando cereales cuando la ordesta les saludó, pero las ojeras y los ojos enrojecidos no se los cambiaba nadie. Un hechizo, quizá, pero ganaban la pereza y el desconocimiento.

Buenos días, preciosa... Lo has notado, ¿no? Una pesadilla... —respondió con una mirada significativa, pero le dedicó una media sonrisa después de que les terminase de hablar—. Yo lo veo bien, vale, vayamos, así me despejo. ¿Te podemos preguntar mientras vienen los demás?

Le vendría bien estirar las piernas y que le diera un poco el aire. Toda la conversación seguía rondando por su cabeza y ahora se le ocurrió que ¿cómo podía venirle bien a nadie pasear por una ciudad infestada de monstruos asesinos? No le había preocupado hasta ahora... y de hecho no le preocupó más que unos instantes; vio cómo llegaba y se iba el pensamiento, como quien ignora a un niño pequeño que llora sin motivo, o como cuando ignoraba a sus onyces que solo querían atención insana. Era mejor que discutir con el crío o con las sombras. Quizá conseguiría "aceptar" el pensamiento o la realidad de que eran monstruos. <<Como Dhelian o los transformados inmorales...>> Muchos conocidos tenían su propio código ético, no eran meras bestias, así que eso debía contar algo... Para ellos. Para ella misma.

Pero no podía dejar de pensar en eso mismo, en que era un hervidero de pensamientos, tanto intrusivos como conscientes, tanto ansiosos como deseables. Iba de un punto a otro de su laberinto mental, antaño su templo o refugio bien construido, buscando darse orden a sí misma, y aunque confiaba en que lo conseguiría, temía perderse. Perderse en el laberinto significaría romper demasiado con sus principios y con ella misma. Quebrarse. Pero no, sabía quién era, qué era, y debía confiar en sí misma y tener compasión de su propia identidad.

Incluso un paseo por el mismísimo foso de Rocavaragálago le vendría bien. Necesitaba despejarse.


_________________________________________

Die wahre Macht, die uns beherrscht, ist die schädliche, unendliche, verzehrende, zerstörende, unstillbare Gier...
Spoiler:
El verdadero Poder que nos controla es la vergonzosa, interminable, desgastante, destructiva e insaciable Sed...


New Sincy:

432 Re: Torre Serpentaria el 23/04/18, 11:40 pm

Evanna

avatar
Observo a Alice atentamente por unos segundos mas, sin tener mas que decir y suspirando se dispuso a comer algo.Estaba en ello, compartiendo trozos de carne de origen no agradable para sus compañeros con su estirge, lo le que recordaba vagamente que pronto debería ir de nuevo de caza, cuando Saria apareció. La escucho atentamente ante sus palabras, sin decir nada, pero asintiendo lentamente, extrañado al notar como su agradable expresión afable inicial se volvía seria. Las palabras "maldición" y "avisar al resto con tus pájaros" tomó mucho peso en la mente de Dhelian aun lenta por no haber dormido demasiado bien, observándola con un lento parpadeo.

-Ah, claro, si tienes por ahí algo con lo que escribir la notas, ellas las llevaran, aun estoy enseñándoles a "hablar"- dijo Dhelian viendo a la estirge sobre su hombro que con un graznido entendió el mudo mensaje del brujo, gracias a la telepatía que había logrado por fin conectar con el resto de su bandada, con la que tenia mas contacto o estaba criando el mismo, siempre que tuviera una de sus estirges junto a el como enlace.

Pronto un aleteo se escuchó y a través de las ventanillas del torreón y varias estirges se colaron posándose graciosamente sobre la cabeza, hombros, brazos y muslos del brujo como si el fuese un espantapájaros andante casi cubriendo a este por completo.

-Os toca hacer de mensajeras.- les indico Dhelian mientras terminaba de prepara las notas- Llevareis cada una de vosotras las notas a uno de mis amigos, aseguraros de que las reciben y las leen -indico mostrandoles a través de la conexión telepatía una imagen de cada uno de ellos a cada estirge confirme les entregaba a cada una la nota que debía llevar. Siendo serio pero tranquilo y contundente, que últimamente andaban muy peleonas.

-'I-Idiotarw...'-graznó una de las estirges de forma comprensible para el resto de personas presentes, claramente no gustándole andar de paloma mensajera y Dhelian alzo una ceja bufando con cierto humor cansado, por que fuese lo que mas rápido había aprendido. Con un gesto despacho a todas que salieron por donde habían venido con la notas, menos a Hugin que seguía acomodada sobre su hombro.

- Vamonos entonces, nos encontraran en la biblioteca- añadió Dhelian habiendo terminado de comer, estando de acuerdo en ir con Saria pues realmente aprecia ser algo serio.

Sigue en Biblioteca


_________________________________________

Invitado, sueñas con un mundo perfecto...
...tu paraíso personal...
...donde lloras tu imperfecta realidad

433 Re: Torre Serpentaria el 24/04/18, 08:44 pm

Tak


GM
Eara se despidió de Irianna en las escaleras al llegar a Serpentaria. Imaginaba que Ayne habría salido y que tal vez aún no hubiese regresado, pero cuando abrió la puerta de su habitación el anima se encontraba allí, leyendo un libro. En vez de cerrarlo la miró dubitativo, inseguro sobre si su aurva iba a querer hablar o no. Temeroso, más bien. Eara cogió fuerzas del buen humor que traía y extrajo un manojo de especias de su bolsa para ponérselo a su edeel bajo la nariz.
¡Huele! ¿No las echabas de menos?

El anima se quedó tan sorprendido que tardó un poco en poner distancia entre su nariz y el ramillete. Olía a guiso, y a hogar. Eara le había dicho aquello sonriendo, pero él se preguntó incluso si sería alguna clase de resarcimiento por parte de su aurva.
Claro que las echaba de menos —murmuró—. Como todo.
Eara perdió la sonrisa. Su intención no había sido mostrarle lo que se había perdido, sino hacerle un regalo.
¿No tienes ganas de cocinar con esto? Voy a ponerlas a secar antes de nada. He traído hierbas para infusiones y especias. Pensé que te gustarían…

Ayne no contestó de inmediato. La observó desenvolver con cuidado los ramilletes de hierbas y atarlos con hilo de coser, el único del que disponía. Sopesó diversas respuestas, pero no eran más que conversación vacía. La inseguridad le corroía. Ver a Eara de tan buen humor le había hecho suponer que había disfrutado enormemente de volver a Sinhdro.
¿Cómo… cómo ha ido? —logró preguntar.
Bien. Muy bien. A Irianna le gustaron la ciudad y los lagos de syv, estoy bastante segura de que querrá volver algún día. ¿Tal vez la próxima vez te gustaría acompañarnos? —Eara habló con la confianza que había ganado ese día. Sabía que su edeel estaba inquieto y se obligó a que no le importara. En ese momento decidió que si le molestaba no haber ido, no era su problema—. Hemos asistido a un concierto, incluso, fue precios…
Por favor, no… —la detuvo el anima, con voz dolida—, no me refería a eso.
¿A qué, entonces? —Eara lo sabía de sobra, pero quería que se expresara con claridad. Con más claridad que en los días que habían precedido al viaje, al menos.
¿Has tomado una decisión? —preguntó Ayne tras una breve pausa—. ¿O necesitas más tiempo?
Eara suspiró y dejó de colgar ramilletes bocabajo en el perchero para mirarle.
No ha cambiado nada, Ayne. Me quedo. Y lo hago por mí, porque es lo que quiero yo. Ir a Sinhdro me ha aclarado las ideas, pero ha sido gracias a la compañía de Irianna. Tengo cosas aquí que nunca habría tenido en Sinhdro, no es solo una cuestión de deber ni nada parecido. ¿Prefieres esta respuesta a la que te había dado antes?

El anima no había dejado de mirarla a los ojos con una expresión indescifrable. Desde que su cara había cambiado era más difícil aún saber en qué estaba pensado, así que Eara esperó a que él mismo se lo dijese.
Sí. Claro.
La sequedad de su tono hizo que el aurva pusiese mala cara.
¿Hay algún problema?
No, claro que no. Luces, has decidido quedarte, ¿no he dicho ya que era lo que quería?
Sí, pero por un momento ha parecido lo opuesto.

No era ninguna mentira que Ayne estuviese aliviado, pero últimamente estaba aterrorizado de que algo le pudiese pasar a Eara, y si se quedaba una parte de él seguiría sin poder relajarse. Pero ese no era el único problema, al fin y al cabo sin Eara también se sentía perdido. Todavía estaba procesando la respuesta sincera de su aurva. Por mucho que él mismo se hubiese replanteado la relación entre aurvas y edeels, todavía sentía apego por aquel vínculo, y las palabras de Eara, que siempre había hecho todo por y para él, parecían significar que ya no era una parte importante de su elección. En el fondo, temía que Eara se cansase de él y del monstruo en que se había convertido.
No era mi intención. Me alegro de verdad de que hayas decidido quedarte.
Eara volvió a sonreír brevemente, y continuó colgando ramilletes. Ayne se levantó y se acercó para examinarlos mejor. Pudo reconocer más de la mitad de las hierbas, a pesar de que sus olores se mezclaban. Sin previo aviso abrazó a Eara por la espalda y murmuró:
Gracias.
Antes de que ella pudiese reaccionar, su edeel ya la había soltado y estaba recuperando su libro para sentarse sobre la cama. La aurva decidió que aquello era suficiente como disculpa, aun si al día siguiente volvían a discutir cuando tratasen de llevar a cabo su primera práctica de tiro con ballesta.

434 Re: Torre Serpentaria el 25/04/18, 01:16 am

Muffie

avatar

Cuando Kimbra llegó a la torre, se dedicó a cepillar y alimentar a Ámarok antes de asearse ella misma. No es que ella considerara que lo necesitara, pero ya había absorbido toda la carga mágica que podían haber tenido los fluidos que la cubrían y había aprendido que sus compañeros solían ser más receptivos a su presencia cuando iba debidamente aseada. De hecho, había limitado el uso habitual de los fluidos de aspecto y hedor más desagradable, siendo más común encontrarla haciendo uso de fluidos más agradables a la vista y al olfato en la medida de lo posible.

Una vez se hubo aseado debidamente, la demonio se dispuso a buscar a Irianna, esperando encontrarla en su habitación.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

435 Re: Torre Serpentaria el 25/04/18, 01:16 am

Giniroryu

avatar
GM
La lacustre estaba absorta escribiendo, en mitad de la niebla y olvidando el mundo más allá de esta y su pluma, que se movía con fluidez sobre el papel. Debido a ello, dio un pequeño bote en la silla al escuchar cómo llamaban a la puerta e instintivamente hizo que varios jirones de niebla se colasen por debajo de la misma para comprobar quién había al otro lado. No tardó mucho en reconocer a la demonio rakshasa una vez la suficiente cantidad de niebla envolvió los pies de la visitante, por lo que se apresuró en cerrar el útil de escritura y levantarse para abrirle la puerta e invitarla a pasar con una sonrisa.
Hola, Kimbra, ¿necesitas algo?

436 Re: Torre Serpentaria el 25/04/18, 01:19 am

Muffie

avatar

Kimbra esperó pacientemente a que Irianna le abriera la puerta viendo como la niebla rodeaba sus pies.

- Buenas tardes, Irianna- le saludó tal y como le habían enseñado-. ¿Me permitirías unos minutos? Quisiera comentarte algo en referencia a mi último viaje a Krabelin- solicitó la demonio y siguió a la nebulomante al interior cuando esta se lo permitió-. De forma algo irracional por mi parte considero que el no haber contado con toda la información y conocimiento disponible para mí en mi mundo de origen en el momento de haber sido "cosechada" supuso un importante handicap para mi. Con la intención de subsanar este hecho pretendo hacer uso del amuleto de Lakra en Krabelin y para ello necesito tu ayuda.


_________________________________________

"Rocavarancolia es una ciudad llena de misterios y sorpresas, como un acertijo complicado y excitante."

437 Re: Torre Serpentaria el 25/04/18, 01:20 am

Giniroryu

avatar
GM
Los ojos de la idrina mostraron algo de confusión al principio al oír el inicio de la exposición de la krabelinense, pero cobró sentido cuando mencionó el amuleto de Lakra. Irianna recordaba lo que Kimbra le había contado sobre dicho objeto y, tras los viajes a Krabelin y el trabajo de investigación con el que ayudaba a dama Diurna, conocía detalles sobre qué contenía y cómo funcionaba.
Ya veo… Te iban a dejar usar el amuleto justo antes de que fueras cosechada, ¿no es así? —Hizo memoria a conversaciones que habían mantenido tiempo atrás—. Por supuesto, te ayudaré en lo que necesites.

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 36 de 40.]

Ir a la página : Precedente  1 ... 19 ... 35, 36, 37, 38, 39, 40  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.